Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5727101
Para todos los públicos Shalom - La vida judía en Málaga hoy - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días. "Shalom". Bienvenidos un domingo más.

Hoy les saludamos desde Málaga

para conocer a la comunidad judía que aquí vive,

conocer a las personas

que residen aquí, como es su día a día

y cómo viven su vida judía en Málaga.

Este es el comienzo de uno de los viajes que queremos hacer

para darles a conocer las comunidades judías de España

que llevan viviendo aquí,

en su querida Sefarad, desde hace generaciones.

(Música en sefardí)

La comunidad de Málaga,

los inicios fueron en los años 60.

Los orígenes son de muchachos que venían

de las comunidades vecinas,

como Ceuta y Melilla,

que no tenían cómo continuar sus estudios.

Buscando dónde seguir, precisamente, los estudios,

en el año 1960,

empiezan a hacer varios lugares sedes

que se iban turnando

varias familias.

En el año 1975,

don León, con el apoyo de David,

funda la comunidad como lo que es en sí una comunidad.

-La vida en Málaga para una mujer judía

ha tenido las dificultades del "kosher",

de buscar productos "kosher"

que nos valieran o productos que fueran fáciles

para consumir según las leyes nuestras.

Pero, gracias a Dios, tenemos varias tiendas "kosher"

y hoy por hoy tenemos de todo lo que nos hace falta

para poder elaborar cualquier plato

y cualquier receta dentro de las normas del judaísmo.

-Ser judío en Málaga,

en primer lugar, es difícil y ser judío y joven, me incluyo,

también es un poco complicado.

Lo que pasa es que sí es verdad que el judío

siempre está bastante identificado

y siempre intentamos que el mero hecho de ser judío

venga a ser una faceta más en nuestra vida

y sea parte de nuestra vida,

un poco desarrollando nuestra personalidad en ese aspecto,

intentando siempre llevar a cabo nuestras costumbres.

El judío de por sí tiene que vivir en comunidad

y eso lo tenemos...

Siempre está conectado, en principio, con la familia.

La familia, siempre hay una unión, así se san abuelos, hijos, nietos,

siempre hay una unión y de relación familiar.

Y eso lleva también a las demás familias.

Las familias se interrelacionan.

Incluso los sábados, después de los rezos,

la mayoría de las sinagogas,

no somos la excepción,

hacemos un "kidush", que sería el rezo del sábado,

donde la mayoría de los que participaron

en el rezo del "sabbat"

se sientan juntos y es como si fuera una familia.

Son varios miembros de varias familias,

pero somos una familia en ese momento.

-Yo, como mujer,

no he tenido nunca ningún tipo de discriminación.

Tengo amigas no judías.

Mis hijos se han educado en colegios laicos o religiosos,

concretamente, en los jesuitas.

Nunca han tenido problemas,

siempre desde el respeto, porque digo que, si respetas

tu religión, la gente te va a respetar.

Por otra parte, mis hijos han crecido en Málaga,

a la Universidad han ido fuera,

pero alguno sí ha ido aquí a la Universidad,

y han tenido contactos

con muchos niños, muchos amigos no judíos,

por su puesto, que aparte del Tamuz Torá,

parte mucho de la casa.

-Creo que el judío en sí es

una persona que siempre tiene un vínculo familiar muy cercano

y eso, desde el primer momento

en que me relacioné con amigos no judíos,

siempre vi que yo era mucho más cercano a mi familia

que el resto de mis amigos.

A raíz de respetar el "sabbat" y esto,

ya conlleva toda una serie de actitud

ante la vida.

Entonces ellos saben que tienen unas limitaciones.

Sé que han tenido muchísimo respeto

por sus compañeros, compañeros no judíos

que, cuando han organizado cualquier cosa, han dicho:

"Sí, pero el viernes por la noche no porque Moisés

no viene, porque Patricia no viene,

porque Sara no viene o porque Jacobo no viene".

Han tenido mucho respeto.

La verdad, no he tenido ningún tipo de problema.

Una hija mía, que estudió en Málaga,

hizo Medicina, nunca le pusieron problemas

para los exámenes.

Se los trasladaban si eran en sábado.

No ha tenido problema. La verdad, no hemos tenido problema

en ese tipo de antisemitismo.

Sé que lo hay,

pero no lo hemos tenido.

-Llevo cinco años aquí, en Málaga.

Ya me siento malagueño,

gracias a Dios, ya estoy muy integrado,

con la junta directiva

de la comunidad.

Y tenemos personas de todas partes.

Tenemos personas de Suramérica,

personas del norte de África,

de Marruecos y Melilla,

Ceuta.

A las personas que vienen se les trata de dar la bienvenida,

darles el apoyo necesaria y guiarlos lo que necesiten.

Hace unos cuantos años,

fui "madrij". "Madrij" es, para que todos lo entendamos

como monitor. A día de hoy no lo soy

por falta de tiempo,

aunque, aun así, siempre que puedo colaborar,

lo intento.

Y aquí debo tirar de una gran persona,

un gran amigo, una brillante persona,

que es Daniel Guisen,

que es el director de Juventud en Málaga.

Es la persona que organiza todos los eventos,

todas las actividades

con los jóvenes. Y la verdad es que actualmente

estamos trabajando bastante,

incluso a pesar de la situación pandémica mundial

que tenemos entre manos, el COVID,

aun así, estamos realizando bastantes actividades vía Zoom,

virtuales, a través de WhatsApp.

Hemos hecho incluso a través de la federación de comunidades

un "escape room".

¿Cómo trabajamos en la pandemia?

Fue una situación bastante dura,

una serie de decisiones bastante complejas.

Pero lo hemos capoteado bastante bien. Un día en casa,

una vez ya decretado el estado de alarma,

hablando con el rabino y en casa hablando con mi padre,

que es el actual presidente de la comunidad israelita de Málaga,

tuvimos la brillante idea

de hacer "shiurim" en vivo a través de YouTube.

Para ello creamos un canal, en el que, junto al director

de Juventud, Daniel Guisen,

y junto a otros miembros

de la junta directiva, como son el señor Moisés Hayón

y el señor Raúl Levy, ayudaron muchísimo muchísimo

a la hora de difundir todos estos "shiurim"

que pudimos facilitar.

En estos momentos en que todos estábamos preocupados

con lo que estaba pasando,

necesitábamos el mensaje de un rabino,

de alguien que nos diera un apoyo de decir:

"Esto va a pasar. Esto es una advertencia".

Siempre nos lo decían, que este virus, algo tan chiquito,

nos afectó a todos

y tuvimos que tener un nuevo estilo de vida.

Y eso cada rabino nos lo estuvo transmitiendo.

La comunidad hizo ese apoyo a cada miembro de la comunidad

llegándole a su casa a través de los Zoom

que hacíamos a diario.

-La pandemia ha afectado no solamente psicológicamente

y físicamente a gente más bien joven,

la verdad, algunos mayores han fallecido,

pero pocos, la verdad.

Familias que vivían

de un sueldo y a lo mejor se han quedado paradas

han necesitado ayuda económica.

La federación los ha ayudado.

Los Lubavitch de Marbella nos han ayudado.

Hemos podido proveer de comida para Pesaj

a toda persona necesitada que había por la Costa del Sol.

A nadie le ha faltado ni vino ni torta, nada,

no le ha faltado nada, ni carne, ni todos los productos,

hasta los más pequeños,

como podían ser un dulce,

una galleta, una mostaza, una mayonesa.

Ha tenido de todo gracias a las donaciones.

-Tuvimos un Pesaj todos en casa,

cuando nosotros teníamos la alegría de ir a la sinagoga.

Y la reunión de los hijos,

que tenemos la tradición de que los niños lean la Hagadá,

no la pudimos hacer este año.

Fue muy duro y eso nos trajo mucha tristeza,

pero a la vez nos dio muchos momentos de reflexión

y de seguimiento espiritual.

Nos puso a reflexionar.

Sí tuvimos varios miembros también que fueron afectados

por la pandemia.

Todos, creo que no hay

una sola persona que no estuviera pendiente,

por respeto, voy a omitir los nombres,

pero siempre preguntaba: "¿Tal persona cómo va?".

Y todo el mundo estaba preocupado por esa persona

que estaba en esos momentos en la uci.

Realmente, la comunidad siempre ha sido muy solidaria

y ha tratado de ayudar en lo que pueda

a cada miembro.

-Hemos hecho eso, tés

o meriendas con bingo, hemos hecho actividades,

como, por ejemplo, el jalatón,

que jalatón es hacer pan con una bendición que hay que decir,

pero todas juntas, todas a la vez.

Entonces como que eso tiene muchísimo valor espiritual

para la religión judía. Entonces hemos hecho esto.

Luego también hemos organizado,

a través también del Departamento de Juventud,

que también se ha ocupado de ello,

viajes, como, por ejemplo,

a Lucena, a Córdoba, a varias ciudades con un pasado

o una historia judía.

Aparte de eso, tenemos, entre un grupo de mujeres también,

un grupo que se llama Tzedek,

que viene de "tzedaká". "Tzedaká" es "donativo",

"tzedaká" es "ayuda".

Entonces la "tzedaká" es una obligación del judío.

Con este grupo, recogemos dinero

y damos bolsas de comida todos los meses

a las familias que están necesitadas.

-El principal reto que tenemos como comunidad

es la convivencia de la familia judía,

donde se pueda desarrollar

cómodamente

y de manera libre la tradición judaica

y seguir continuando

nuestras costumbres y nuestras tradiciones.

Eso nos lleva a tener reunión familiar,

que es tradición nuestra,

y también tener la educación a los niños, a los muchachos,

tener la educación que necesitamos como judíos

y como personas, tener los valores éticos y de moral

tanto dentro de nuestras tradiciones

como de las tradiciones civiles.

La relación con nuestras comunidades hermanas

podría definirlo, es fantástica o brillante.

Por supuesto que estamos muy cerca.

Torremolinos nos queda a 15 o 20 minutos de Málaga

y Marbella a 40 o 45 minutos.

La relación es bastante buena.

Siempre intentamos trabajar en común,

de hecho, a las actividades,

vienen chicos de Marbella, vienen chicos de Torremolinos

y vienen chicos y chicas de Málaga.

Entonces la relación es muy buena.

Los chicos y chicas entre ellos se van juntando,

fomentan, hacen lazos.

Y ya también me gustaría añadir

que no solo de Málaga, sino que también a nivel nacional,

en Barcelona, Melilla, Ceuta, incluso Alicante y Valencia,

Las Palmas, si no me equivoco,

también hay una comunidad.

En general, es una relación bastante buena,

de hecho,

en muy breve, tendremos el seminario de "madrijim" aquí,

en Málaga, en el que acogeremos

a chicos de toda España.

Son muy cordiales las relaciones que tenemos con las instituciones

a nivel civil tanto municipales como nacionales.

Una prueba de esto: que tenemos el solar

y le damos el agradecimiento al excelentísimo alcalde de Málaga,

doctor Francisco de la Torre,

por el apoyo que siempre nos ha dado.

Tenemos cerca de aquí el solar donde, si Dios quiere,

ya dentro de poco, pondremos la primera piedra.

En este momento ya están aprobados los estudios arqueológicos

del solar donde levantaremos el centro cultural donde tendremos

una nueva sede para Málaga. La disfrutaremos no sola Málaga,

sino toda España.

En Málaga nunca me he tenido que esconder

como judío. Me siento identificado como judío.

Nunca me he sentido avergonzado,

todo lo contrario, por decir que soy judío,

he ganado muy buenos amigos,

me han respetado. Por lo menos, a mí,

a mi persona, puede ser que sí lo haya,

pero no he sentido ningún antisemitismo directo

conmigo. La verdad, me siento orgulloso

tanto de Málaga como de ser judío en Málaga.

(Música en sefardí)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La vida judía en Málaga hoy

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Shalom - La vida judía en Málaga hoy

29 nov 2020

Uno de los principales objetivos de nuestro programa SHALOM es dar a conocer la vida judía, sus tradiciones, sus valores y su forma de vida a las personas que nos siguen.

ver más sobre "Shalom - La vida judía en Málaga hoy" ver menos sobre "Shalom - La vida judía en Málaga hoy"

Los últimos 675 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios