Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5644321
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 772 (Parte 2) - ver ahora
Transcripción completa

Te divorcias de Mateo y te vas a vivir con él.

-No me voy a vivir con él.

-Te ha dejado tirado para irse con el hombre que más la ha engañado

y, encima, limpiarle el culo.

-Cállate, Andrés.

-¡Con lo que tú has hecho por esa mujer!

-¡Eres un...! -¡Eh!

-¡Vale ya! ¿Qué demonios pasa aquí?

¿Qué te pasa, Andrés?

-Nada, la juventud.

-Diana del Val fue paciente del hospital de Santa Feliciana

en la época de los bebés robados.

Perder a un bebé marca la vida y, además, tan joven.

-Han pasado 37 años.

Esa niña hubiera cambiado el sentido de mi vida.

-Tu sospecha se confirma.

-Si comparan nuestros ADN en un laboratorio independiente

saldríamos de dudas.

Sería superefectivo.

Necesito cotejar un ADN con la base de datos

para ver si coincide con los que tenemos.

La experiencia me ha enseñado que es mejor hacer caso al corazón.

Mírame con Fernando. Nunca me imaginé llegar a quererlo.

(LARA) ¿Qué dice? -Que Diana del Val

es mi madre con una probabilidad del 99,9%.

Me voy a perder unos cuantos días. Me voy a Consuegra.

Me deben días libres; me los cojo y me voy con mi madre.

Carranza está en Madrid. Quiere verme urgentemente.

No me puedo creer que nos hayan engañado fácilmente.

Dejemos de lamentarnos.

La lucha continúa y la persecución, también.

-No entiendo cómo han adelantado el juicio a Malek.

Lo importante es que servirá para presionar a la célula

y, si quieren liberarle, necesitarán armas.

Así será más fácil que cometan un fallo.

Esa es la idea: forzarles a ir al mercado negro.

He centrado toda mi búsqueda

en pedidos de armas automáticas y fusiles.

He dado con uno de ellos.

Aquí tienen.

-Tenemos pruebas suficientes para detenerle.

¿Y si te ofrezco un trato?

No tienes que hacer nada.

Deja que la venta siga su curso con una diferencia:

has de intercambiar una de tus pistolas por una nuestra.

¿Aceptas?

(MERCHE) -¿Que no lo vas a coger por mí?

-Es importante para tu carrera

y le creas cargo de conciencia a tu madre.

-¿Tú dejarías a Claudia sola?

-Llama a tu amiga y acepta ese trabajo.

-Mamá, por favor.

-Yo me mudo contigo a San Sebastián.

Tengo un confidente que puede darnos información sobre Rojo y Vlado.

¿Es alguien cercano a ellos? Un chaval que trabaja para Rojo.

A partir de ahí, podemos hallar pruebas sustanciales.

¿Tenemos un chalet?

-Estoy en ello. No es fácil.

La semana que viene lo tendré.

-Si llega el cargamento y no está,

pongo a las chicas en un hotel y pagas tú.

-¿Cuándo llegan las chicas?

-Cuando esté todo cerrado en aduanas.

-Es el suyo.

(Móvil)

-¿Sí?

Bien, buenas noticias.

El cargamento llegará perfecto, no como la otra vez.

-El número ya lo he comprobado.

¿Tú? ¿Cómo? En Internet.

Pertenece a un tal Adolfo Padilla,

funcionario de aduanas en Algeciras.

¿Es el funcionario al que paga Vlado para pasar sus cargamentos?

Supongo que sí.

Sobre el cargamento no escuché nada, pero decían algo de la carne.

(Música emocionante)

-¡Emilio!

En Jefatura están celebrando por todo lo alto

la detención de los yihadistas.

Ya me imagino.

No sabes la cantidad de altos mandos que han llamado para felicitarnos.

Nos dan la enhorabuena por el trabajo con la Europol.

¡Cómo me alegro, cariño!

¿Te acuerdas hace unos meses cuando estabas con ese bajón?

Pensabas que no confiaban en ti.

Sí. Veía fantasmas donde no los había.

Eso nos puede pasar a cualquiera cuando tenemos una mala racha.

Ahora has de estar tranquilo y celebrarlo.

Y tú, ¿qué?

Tu trabajo ha sido crucial y te has llevado la peor parte.

Le podía haber pasado a cualquiera.

Ahora, lo importante es celebrarlo.

¿Qué tal Karim? ¡Bueno! Está contentísimo.

No hacen más que llamarle los jefes para felicitarle.

Y creo que también te han hecho una llamada, ¿no?

Sí, me han llamado

para agradecerme mi participación en el operativo.

Ya me llamaron cuando resulté herida.

No es para menos.

En la reunión te han nombrado varias veces.

Valoran mucho tu trabajo.

Está bien que se acuerden de una.

¿Y esa mirada?

¿Qué pasa?

Te veo un poco decaída.

¿Te duele algo? ¿Llamo al médico? No.

¿Qué ocurre?

¿Qué tienes que contarme?

No es nada malo.

Es...

a Aitana le han ofrecido el puesto de enfermera jefe

en una clínica en San Sebastián.

¡Qué susto! Es una noticia estupenda.

Significa para ella un ascenso

e irse a vivir a una ciudad como San Sebastián,

con un nivel de vida altísimo. (MERCHE ASIENTE)

¿Cuál es el problema?

Mi recuperación va para largo.

Tres o cuatro meses hasta recuperar la movilidad del brazo.

El brazo se recuperará del todo.

Si te preocupa no tener a Aitana cerca,

no te preocupes porque yo puedo estar ahí.

¡Que sí! Puedo pedir una reducción de trabajo.

Hablo con Jefatura y encuentro el tiempo para atenderte.

Mi amor, sabes que siendo comisario es imposible.

Además, yo no te quiero pedir eso.

Tú te tienes que ocupar de tus hijos.

Ellos sí te necesitan.

¿A dónde quieres ir a parar?

Me mudo con Aitana a San Sebastián mientras esté de baja.

He hablado con el seguro y cubre mi rehabilitación

en el mismo hospital donde va a trabajar ella.

Eso sí que no me lo esperaba.

Lo siento mucho, mi amor.

Sé que estamos retomando la relación.

No me tienes que dar ninguna explicación.

Me va a afectar que te vayas, pero, pensándolo,

creo que es la mejor decisión.

Vas a estar con tu hija rehabilitándote.

¿Para cuándo es esto?

Pasado mañana.

¿Tan pronto?

Verás, es que ella se incorpora ya.

Y para mí es más cómodo trasladarme con ella.

San Sebastián está a tiro de piedra.

En cualquier momento me puedo escapar e ir a verte.

En cualquier momento, no.

Te espero los fines de semana que puedas.

Haré lo posible por ir todos los fines de semana.

(MERCHE RÍE)

Son unos meses. Pasará volando.

¿Como que unos meses? Nos vamos a ver antes, ¿eh?

En cuanto pueda, voy a San Sebastián

y nos vamos a tomar un pescadito al puerto.

Y un paseo por la Concha.

Mm.

Se han enterado de que Distrito Sur ha colaborado en el operativo.

-¿Qué operativo? -¿No te has enterado?

-Ni idea.

-Han desarticulado una banda yihadista

gracias a Distrito Sur y la Europol.

¿Cómo te quedas? (NACHA RESOPLA)

-¡Qué fuerte! No tenía ni idea.

-Hasta luego. -Adiós.

-Flipas. Dicen que muchos agentes participaron en el operativo.

¿No sabes nada?

-¡Que no! Estoy flipando. Me acabo de enterar por ti.

-Creo que lo del tiro de Merche tiene que ver.

Del operativo de la armería nadie sabía nada.

Miralles tampoco comentó nada.

Había un secretismo raro.

¿No te parece? (NACHA ASIENTE) -Sí, es verdad.

Pero cuando no cuentan con nosotros para estos operativos

no nos dicen ni mu.

-¡Qué guapo colaborar en un operativo así!

-Como dice la jefa: "No hay ningún caso pequeño".

-Está muy bien decir eso,

pero no es lo mismo desarticular una banda con la Europol

que atrapar a un carterista.

-Ya. No es para tanto.

-¿Los de la Europol hablarán en inglés?

-No tengo ni idea.

-No tienes ni idea de nada.

Creo que sabes más de lo que me cuentas.

(RÍE) -¡Qué pesado! Que no, que me lo acabas de contar.

-Ya.

Vale.

Me tengo que ir. Me voy con mi madre a un musical.

-Yo no te hacía de musicales.

-Ni yo, pero a mi madre le flipan.

-¡Qué bueno que puedas pasar un rato con la familia!

-Sí.

Desde lo de la cárcel, lo pienso mucho.

Tuve mucho miedo de no volver a ver a mi madre,

a Verónica, a mis amigos.

Supongo que me llevo eso:

valorar momentos con la gente que quiero.

-Me alegro de que hayas reflexionado sobre eso.

Yo también le he dado vueltas a ese asunto.

-¿Sí? ¿Por qué?

-Pues...

por Aitana, ¿por quién va a ser?

De repente,

me gustaría plantearme tener algo más estable con ella.

Ya sé que soy de otro rollo e ir a mi bola,

pero me gustaría cambiar.

-Me mola lo que dices, Nacha.

Me alegro.

Yo te puedo decir que en pareja estoy muy contento.

Siento que formo parte de algo,

como una familia. Y eso mola.

(ASIENTE) -Entiendo lo que quieres decir.

Igual siento eso porque estoy madurando.

-Puede ser.

¿Se lo vas a decir?

-Hay que esperar un poco a ver

porque ahora mismo, con su mamá en el hospital,

no es el momento.

-Yo te digo que no hay un momento adecuado para esto.

Si se siente algo así, cuanto antes se diga, mejor.

(ASIENTE) -Ya, pero...

No sé. Aitana acaba de salir de una relación difícil,

una ruptura,

e igual...

ella ahora no se encuentra en ese momento.

-Ella te dijo que se enamoró de ti desde el primer momento que te vio.

Yo creo que si lo sientes, díselo, tía.

Si ella considera que no es el momento o las circunstancias,

que lo decida ella.

-Ya, pero ¿y si no es el momento?

-¿Qué momento ni qué momento? Que somos policías.

Mañana vas a un operativo, sale mal y a tomar por saco.

-Sí, tienes razón. Lo voy a intentar.

-Bueno, me voy.

Me da la impresión de que cuentas menos de lo que sabes del operativo.

-¡Qué pesado!

-Venga. -¡Que no! No tengo ni idea.

Mira quién me llama. ¡Adivina!

Aitana. -Es una señal clarísima.

(Móvil)

-Calla. -Chao.

-Hola, bonita.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Cómo sigue tu madre?

(AITANA MÓVIL) -"Bien, aunque va para largo".

-Ya. Lo siento.

¿Te quedas esta noche con ella en el hospital?

(AITANA) -"No, por eso te llamo. Estoy libre.

Si te apetece, podemos tomar algo cuando acabes tu turno".

-Vale, perfecto. No tengo ningún plan.

(AITANA) -"Muy bien. ¿Dónde quedamos?"

-Eh...

¿En el Moonlight? Puedo estar en media hora.

Estaba acabando de recoger para irme.

(AITANA) -"Vale. Ahora te veo".

-Un beso.

¿Qué andas trasteando con el móvil? ¿Te escribes con Olga?

No. Tengo una alerta.

Me avisa cuando hay noticias de la comisaría

y está que echa humo.

¿Ya ha trascendido a los medios la detención?

Todos y en portada.

(LEE) "Desarticulada una célula yihadista

gracias a la colaboración entre Europol y Distrito Sur".

Y esta otra:

(LEE) "Cae uno de los terroristas más buscados".

Sí que le están dando bombo. Aunque no es para menos.

Seguro que ha salido en todas las teles.

No se te ocurra poner la tele.

Está bien que nos reconozcan, pero no me alimentes el ego.

¿Ah, sí?

¿Qué hay de malo en estar orgulloso de ti?

Eres una de las inspectoras más inteligentes de todo el mundo.

(RÍE) ¡Mira que eres exagerado!

¿Exagerado? Ahora dirás lo de que sois un equipo.

No te quites mérito.

Haces las cosas muy bien.

A sentido de la responsabilidad no te ganan.

Quienes se han jugado la vida han sido Karim y Merche.

Mira dónde está.

Ellos se han dejado la piel

y se han jugado la vida para desarticular esa célula.

Yo estaba en la retaguardia.

(SONRÍE)

(Timbre)

¡Alicia! Hola, perdona las horas.

¿Puedo pasar? Claro, pasa.

Buenas noches. Hola. ¿Pasa algo?

Vengo a hablar con Claudia de algo importante.

Ya lo he entendido. Me voy a la habitación

a seguir escuchando cosas sobre la comisaría de Distrito Sur.

Siéntate, por favor.

A ver, cuéntame qué pasa.

Tengo una noticia buena y otra mala. Primero, la buena.

La Policía de Algeciras ha detenido al funcionario Alfonso Padilla.

¿Y el interrogatorio?

Primero negó conocer a Vlado Khan, pero luego confesó

que había hablado con él en más de una ocasión.

¿Ha contado cuándo se van a reunir o a hablar?

Ahí está la mala.

Se negó a seguir hablando.

No lograron que dijera nada más.

¿Siguiente paso?

Quiero interrogarlo yo.

He pedido que lo traigan.

Mañana estará en la comisaría de Distrito Sur.

Vale.

Me parece bien.

Pero hay que ser discretos.

Si alguien puede sacarle información a ese tipo, eres tú.

(AITANA) ¡Toma ya! ¡Dentro! (AMBAS RÍEN)

-¿Jugamos otra?

-Vamos a charlar y tomar una cerveza.

-Vale. Entiendo que no quieras que te dé otro palizón.

-Reconoce que has tenido suerte.

-Sí, claro. Al saber le llaman suerte.

-¿Qué os pongo?

-Dos cervecitas, ¿no? La mía, sin alcohol.

-Nacha, ¿tú conoces San Sebastián?

-Sí, estuve de vacaciones hace tiempo. Me encantó.

La comida es riquísima y la gente, muy maja.

¿Por qué?

¿Estás pensando en que...?

-Aquí tenéis. -Gracias.

¿...nos hagamos una escapadita? Me apunto.

-¿Perdona?

Pensaba que nuestra relación consistía en dormir juntas

y no incluía pasar un fin de semana.

-Sí.

Es cierto que he intentado omitir todos los compromisos,

pero podría cambiar.

-¿En serio?

-Sí.

Le he dado vueltas al tema

y a mí me encanta estar contigo.

Creo que a ti te pasa lo mismo. ¿Por qué no intentarlo?

-Me estás dejando descolocada.

Lo de tener pareja no iba contigo. Lo dices siempre.

-Te lo digo siempre porque tenía ciertas cicatrices sin sanar.

Pero ahora ya está todo bien

y mi corazón tiene un espacio para compartir contigo.

Vale, no tienes que decir nada.

Sé que acabas de salir de una relación complicada

y quizá no estás en el mismo momento.

-Nacha, me encantaría que fuéramos pareja.

-¿De verdad? -Sí.

Pero no va a poder ser.

-¿Por qué no?

-Me han ofrecido un trabajo de enfermera jefe

en una clínica en San Sebastián.

Al principio no lo vi claro porque quería estar con mi madre

durante su rehabilitación.

Pero dice que se viene conmigo y la hace en la clínica donde voy.

-¿Eso es que lo has aceptado?

-Sí.

-Suena todo muy bien. ¿Cuándo os vais?

-Pasado mañana.

Es un poco precipitado, pero necesitan que me incorpore ya.

-Genial para ti.

Estás harta de curros temporales y te sale esto, que es fijo.

-E indefinido.

Si esta conversación la hubiéramos tenido hace unos días,

ahora las cosas serían distintas.

-¿No lo hubieras aceptado? -Creo que no.

-Yo no hubiera dejado que dejaras pasar la oportunidad.

Creo que te la mereces y las cosas hay que encajarlas.

Son como son.

Creo que me voy. Mañana tengo un día superlargo.

-Ni siquiera has probado la cerveza.

-No.

-¿Nos veremos antes de irme?

-Sí.

(Puerta abriéndose)

Hola.

¿Qué haces aquí tan tarde?

No sabía que tenía que pedirte permiso para venir.

He venido a decirte que mañana me reincorporo.

¿No es pronto? No estás en condiciones de operar a nadie.

No cogeré un bisturí hasta que esté al 100%,

pero quiero ponerme al día y ver que todo va bien.

¡Ah!

A partir de ahora, asumiré tus tareas de gestión.

¡Ah!

Claro, ya no confías en mí.

Por supuesto que no.

Tengo razones. ¿No te parece?

Haces mal relegándome.

Esta clínica ha llegado donde ha llegado

gracias a que yo me he comido todos los marrones.

Te equivocas.

El éxito de la clínica se debe a mi destreza con el bisturí.

La gente viene para pasar por mis manos.

Solo eres un anestesista solvente.

Tu trabajo lo podría haber hecho otro.

Otro te hubiera dado la patada en tus horas bajas

y ahora estarías en la ruina.

¿Te doy las gracias por hacer tu trabajo

o por darme dos tiros e intentar matarme?

De eso prefieres no hablar. No. Sé lo que hice.

Me odias mucho si has llegado a eso para quedarte con la clínica.

Esto no debería ser una novedad para ti. Te lo dije.

Lo recuerdo, pero me alucina que creas

que todo va a seguir como si nada.

Yo no quise matarte para quedarme con la clínica.

Lo que pasa es que tu vanidad es tal

que tu ego te impide ver lo que pasa a tu alrededor.

¿Qué se supone que tenía que ver?

Puede que alguna vez haya tenido

envidia de ti por tu éxito con las mujeres

o por tu prestigio profesional

pero lo que he deseado siempre es justo lo que acabas de perder:

Verónica.

Siempre he amado a Verónica con locura.

Si tú no te hubieras interpuesto, ella y yo estaríamos juntos.

Pero tuviste que aparecer y quitármela.

Verónica no es tuya, ni mía ni de nadie.

Nos casamos porque nos enamoramos y ella me quería,

aunque viendo como eres está claro

por qué pasó de ti.

No, ella no pasó de mí. Tú lo estropeaste todo.

¿Para qué?

Para nada.

Nunca la trataste como merecía.

La engañaste en cuanto pudiste.

Conmigo hubiera sido la mujer más feliz del mundo.

Nunca hubiera tenido que buscarse a un niñato como Toni

para resarcirse de tus engaños.

(RÍE) Claro.

Mira, Verónica nunca ha sentido nada por ti.

Ni lo va a sentir.

¿Qué sabrás tú?

La he querido con locura.

Estaba seguro de que la convencería de que yo era el hombre de su vida,

pero entonces...

Hace unas semanas ocurrió algo, de repente.

¿Cuándo?

Cuando estabas en el balneario supe que tenía una aventura con Toni

y que iban en serio.

Me di cuenta de que nunca iba a estar conmigo.

Por eso le envié a Paula aquel anónimo,

para reventarlo todo.

¿Cómo no?

Si Verónica no estaba conmigo,

no estaría con nadie.

Por eso intenté matarte e incriminé a Toni

enviándole un mensaje desde tu móvil.

De esa manera,

de un plumazo, me quitaba de en medio a las dos personas

que impidieron que yo fuese feliz con la única mujer

que he amado en toda mi vida.

Debería salir ahora por esa puerta, irme a comisaría y contarlo todo.

No puedes. Entonces, yo contaría lo de Malena.

Has arruinado mis planes.

Tú debías estar muerto y Toni, en la cárcel.

Verónica se hubiera refugiado en mí, en su único amigo de verdad.

Me alegro de haber arruinado tus planes.

Fracasé esta vez,

pero más adelante...

Más adelante, ¿qué?

Nada.

Ya he hablado demasiado.

En La Haya se está diseñando tu próximo destino.

Haré que esté a la altura de lo que mereces.

-Siento comunicarle que no será posible.

No participaré para la Europol como agente infiltrado.

No estuve fino. Te dije muchas burradas.

Y yo no respondí de la mejor manera.

Y te provoqué en muchas ocasiones. Todos creían que te había disparado.

Eso está aclarado.

Porque recordaste. Y menos mal.

Ahora lo importante es que pillemos a ese desgraciado.

A ver si la descripción nos ayuda a dar con él.

¿Ya has vuelto? ¿No eran tres días?

Ya, pero aquí me tienes al pie del cañón.

¿Alguna novedad sobre el caso de Laia Giménez?

Nuestro principal sospechoso es Vlado Khan.

¿Habéis sabido algo de Diana?

¿La habéis interrogado por algo relacionado con el caso?

¿Qué preocupación tienes con esa mujer?

Parece una obsesión.

Cuando te fuiste, me dijiste que te ibas a pensar.

¿Tienes conclusiones?

-No me siento identificada con esa mujer,

pero no dejo de preguntarme

qué hubiera sido de mi vida si no me hubieran separado de ella.

En el fondo, me da mucha pena.

Lo menos que puedo hacer por ella es contarle mi descubrimiento.

¿Ese hombre de ahí fuera es

el funcionario de aduanas de Algeciras?

Sí. He acabado con él. ¿Qué le has sacado?

Primero no quería hablar,

pero le he dicho a qué penas se enfrentaría

como colaborador de trata de personas

y los delitos que eso conlleva.

Le ha cambiado la cara.

¿No te vas a La Haya?

-No, Merche. Esta vez me quedo.

-¿Renuncias a ser un poli de élite?

-Renuncio a estar separado de todo por el trabajo.

De mi familia, de mis amigos, del amor.

-Te entiendo.

Dime. No. Compórtate con naturalidad.

Hablo con Algeciras y me coordino con ellos.

Vlado acaba de contactar con él. ¿Qué quiere?

Permiso para pasar un container al amanecer en Algeciras.

Esa novia le ha sorbido el seso para que se quede aquí

y me han robado a uno de mis mejores hombres.

No pienso soltar fácilmente a Karim.

-Sí. ¿Cuánto tiempo sería?

Sí, suena muy tentador.

-No te mereces vivir esa vida y lo repetiré un millón de veces.

¿Y tú qué has conseguido

poniendo toda tu energía en arruinarme?

Estás solo.

Y esta clínica es la máscara que te pones

para tapar que tu vida está vacía.

Eso también te lo quitaré para que no te quede nada.

Quiere echarme.

-Tú quisiste matarlo.

¿Qué esperabas?

-Quiero hablarle

de una investigación que hicimos sobre el doctor Barbastro.

Le acusaron de ser el cabecilla de una trama de bebés robados.

Fue en los años 80.

Mire.

-No sé qué relación tiene este hombre conmigo.

-El doctor Barbastro

fue ginecólogo jefe del hospital de Santa Feliciana

durante años.

Estas fotos fueron tomadas en 1983.

Hace 37 años, justo cuando usted fue ingresada en el hospital.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 772 (Parte 2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 772 (Parte 2)

10 ago 2020

Karim detiene, por fin, al verdadero Emir. Nacha se decide a pedir a Aitana que sean pareja. Mateo tiene un encontronazo con Andrés, que le confiesa que siempre ha estado enamorado de Verónica.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 772 (Parte 2)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 772 (Parte 2)"
Programas completos (861)
Clips

Los últimos 2.382 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios