Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 16.55 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5609936
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

Tuve que abortar la misión.

Tenemos que vernos en persona.

¿Hasán?

-¿Crees que tu comportamiento ha despertado sospechas en ellos?

-No les ha gustado que actúe por mi cuenta.

Eso va a complicarme bastante las cosas.

Eres mi único contacto con el emir. ¿Cómo seguiré con la misión?

-No sé. Además, me han prohibido que contacte con nadie de España.

Quieres saber demasiado, hermano. Siempre preguntas mucho.

Y eso siempre es muy sospechoso.

-Si me consideran un traidor, llegarán a mí de cualquier manera,

por Hasán o por cualquier otro.

Yo no os pedí que os deshicierais del cadáver.

Fue cosa vuestra.

Estoy en esta pesadilla por vuestra culpa.

Para librarte de la cárcel, imbécil, a la que ahora tienes prisa por ir.

No, no... Lo hiciste porque te convenía.

Sabías que así me tenías pillado. Pero se acabó.

Haremos lo que dijiste: eliminaremos a Mateo

y le cargaremos el muerto a Toni Ríos, el madero.

-No hará falta ningún sicario.

Lo voy a hacer yo.

Yo voy a matar a Mateo Bremón.

Quiero ver con mis propios ojos cómo los de Mateo Bremón se cierran

por última vez.

Tu mala racha está a punto de terminar.

Hazme caso. Y antes de lo que crees.

-Esta tarde tendrás la pistola con las huellas de Toni.

Yo me buscaría una buena coartada. -La tengo.

-Si te pillan, no podré ayudarte.

-No me van a pillar.

Si esas huellas están en la pistola,

todos pensarán que es un crimen pasional.

-Como confiamos en ti,

confiamos en que te marques otra invitación esta tarde

con un vinito para Nacha.

-Qué espabilado. Hoy complicado porque he quedado a las ocho

con unos colegas en el Moonlight. Cóbrate, Paty, "porfa".

Quédate con el cambio. -Gracias.

(ROJO) -Ya tenemos el vaso.

Quiero que las huellas aparezcan aquí.

-Lo que ha pasado es que cada vez me mete en líos más raros.

Paso de seguir pringándome por él.

Da igual. Háblame del archivo que quieres que borre.

-Lo único que necesitas saber es que es un vídeo en el que le dan

una paliza a un hombre y sus dos guardaespaldas

en una habitación de hotel.

Estoy harto de que te metas en mi vida.

¡No me toques! -Agente, esto no es necesario.

-Si se me pone chulo, me voy a defender.

Se me va a ir la olla y la voy a liar.

¡Dame! ¡Vamos, dame!

¡La próxima vez te reviento!

No, no, no, espera, espera.

Tranquilo, no lo hagas.

(Disparos)

Se han oído disparos en la clínica Di Matteo.

-¿Cómo? -Es un aviso del 112, de un vecino.

Vámonos urgentemente.

-Pedid refuerzos, compañeras, por favor.

(TONI) -Joder, joder.

-¡Policía! -Elías...

-¿Qué haces aquí? ¿Qué ha pasado?

-Estaba a punto de llamar... -¡No te muevas!

-Toni, esto es duro para nosotros, ¿vale?

¿Conoces tus derechos?

(Música emocionante)

(Música dramática)

(VOZ AMORTIGUADA) -Merinero.

Lleva esto a la sala de pruebas.

Hay que pasárselo a Científica. (MERINERO) -Muy bien, ahora mismo.

-Toni, ¿te quieres sentar?

-Toni... ¿Qué está pasando aquí?

(Música dramática)

(ELÍAS) -Han disparado al hermano de Bremón.

Cuando hemos llegado Nacha y yo, estaba allí Toni

y un arma en el suelo.

(LARA) -¿El hermano del comisario está muerto?

-No lo sé... Nacha se ha quedado con los sanitarios.

Tenía mala pinta.

(Música dramática)

(VOZ AMORTIGUADA) Toni.

Toni, ¿por qué tenías una pistola?

¡Toni!

¡Toni! -¿Eh?

-Que por qué tenías una pistola.

-Yo no tenía una pistola. La pistola estaba en el suelo.

Yo fui a la clínica porque Mateo me mandó un mensaje.

Habíamos discutido en el Moonlight. -¡Pues nada!

Los dos comunicando. -¿Habíais discutido?

-Sí. Y cuando llegué allí, me lo encontré en el suelo

lleno de sangre. Pero yo no toqué la pistola.

-¿Has vuelto a discutir con ese hombre?

-A ver, Toni, tienes derecho a guardar silencio

y no ser tan bocazas.

Por favor, a ver si localizas a Bremón y a Claudia.

-Claro.

-Nadie piensa que te hayas cargado al hermano de Bremón, ¿vale?

-¿No? ¿Y por qué me habéis detenido? -Es el procedimiento.

Estabas allí solo y le habías amenazado, ¿qué quieres?

-¿Piensas que soy culpable o no?

-No, yo no.

-Elías, aquí lo que importa es la pistola, y lo sabes.

Mételes prisa a los de Científica porque no encontrarán mis huellas.

-Meteré la prisa que pueda, pero tú estate calladito.

-Y que me hagan las pruebas de residuos de disparo.

-¿Me vas a dar clases de Criminalística?

-Pues sí.

Hay un asesino fuera

y estáis perdiendo el tiempo conmigo.

-Este no es el sitio para discutir. ¡Merinero!

Llévate a Toni a la sala de interrogatorios.

Dale de comer, de beber... Lo que necesite.

-Cuando lleguen los jefes, te digo algo.

-Venga, vamos. -¡Venga, vamos!

(Música de suspense)

-Yo creo que aquí ya hemos terminado.

Yo me puedo encargar de cerrar.

Regresa a la comisaría y nos vemos allí.

Tú te quedas conmigo.

(RESOPLA)

¡Jefe!

Nacha, cuéntame qué ha pasado. ¿Dónde está mi hermano?

En el hospital. Se lo ha llevado la ambulancia urgentemente.

Está grave.

Pero ¿qué ha pasado?

Cuando llegamos, estaba en parada. Intenté hacerle la reanimación,

pero no tenía pulso.

Cuando llegó la ambulancia, logró reanimarlo con el desfibrilador.

Pero está inconsciente.

Nacha, ¿se va a recuperar?

Cuando llegamos, había perdido muchísima sangre.

No sabemos el tiempo que pudo haber estado en parada.

(RESOPLA) ¿Qué dicen los médicos?

De momento, nada. Tendrá que preguntarlo en el hospital.

(RESOPLA) Jefe...

Lo único que...

Tenemos a un detenido.

Toni Ríos.

¿Cómo? ¿Qué estás diciendo?

Estaba aquí cuando llegamos. Y había un arma.

¿Me estás diciendo que Toni ha disparado a mi hermano?

No, yo no estoy diciendo eso.

El arma estaba en el suelo, pero...

Estaba aquí y Elías lo ha tenido que detener.

¿Y Científica?

Científica está realizando su trabajo.

Van a hacer las pruebas de residuos a Toni.

¿Habéis revisado las imágenes de las cámaras de seguridad?

Así es, las hemos revisado todas,

pero alguien las desconectó antes de todos los hechos.

De todas formas, tranquilo, nos patearemos las calles

buscando testigos.

Lo único que le puedo decir es que Toni estaba aquí.

Y... él asegura que no es culpable.

Qué va a decir, ¿no?

¿Qué ha pasado? ¿Dónde está Mateo?

En el hospital.

Estaba inconsciente, ha perdido mucha sangre.

No sabemos qué va a pasar, Claudia.

Lo siento mucho. ¿Tú cómo estás? ¿Estás tranquilo? ¿Sí?

¿Has sido la primera en llegar, Nacha?

He venido con Elías, jefa, en cuanto recibimos el aviso

de los disparos en la clínica.

¿Estáis bien? Sí, Elías y yo estamos perfectos.

No te preocupes. ¿Sospechosos?

Sí, uno. Toni Ríos.

Nacha me lo estaba contando ahora.

Lo encontraron aquí, con mi hermano, y tenía un arma.

Sí, pero él realmente asegura no ser el culpable.

Me voy a comisaría. Quiero encontrarme con ese niñato.

No, no, tú no vas a comisaría. Tienes que ir al hospital.

Y de camino, llamas a Paula y a Verónica.

A Verónica, que ahora es la pareja de Toni.

Bueno, sea lo que fuere, pero tienes que llamarla.

Sí, lo sé. Tengo que coordinar con Científica

y avisar a Régimen Disciplinario de lo que ha pasado.

Emilio, de eso me ocupo yo.

Tienes que irte al hospital con tu hermano.

Si le pasara algo, no te lo perdonarías.

(Música dramática)

Tienes razón.

(Música dramática)

(Claxon)

Buenas, Rojo.

Te traigo la recaudación.

-¿Cómo ha ido? -Bien, bien. Todo en orden.

-Muy bien.

Toma y vete a casa, que tengo mucho que hacer.

-Rojo, una cosa más. Antes me he quedado preocupado.

He visto que me has enviado la lista de chicas por "mail".

No quiero ser paranoico, pero no me parece un método seguro.

La Policía suele controlar esas cosas.

-¿Qué cosas? ¿Los "mails"?

¿La Policía controla todos los "mails"

de todos los españoles

por si una persona le pasa a otra una lista con prostitutas?

Además, aunque la Policía interceptase ese documento,

son nombres de pila de chicas y nombres de sitios.

-Ya, pero si la Policía te está vigilando,

ese documento puede ser una pista muy buena para ellos.

-Explícate.

-Tendrás instalado un VPN al menos, ¿no?

-Nico, ¿qué es eso? -Es un "proxy"

para que no te localicen por la IP de tus "mails".

-¿Y?

-Esto es algo muy básico y sencillo.

Es como ir en coche sin cinturón de seguridad.

Si quieres, puedo hacértelo en cinco minutos.

Además, últimamente he leído que la Policía envía troyanos

a través de los "mails"

y así pueden controlar tu ordenador a distancia.

-¿Eso es legal? -Ni de coña,

pero lo utilizan para encontrar información

que luego usarán en investigaciones legales.

-¿Puedes instalarlo en cinco minutos?

-En menos, si tú quieres.

(Música de tensión)

-Adelante. -Gracias.

A ver...

(Música de tensión)

Vale, todo en orden.

(Música de tensión)

(Teléfono móvil)

-Dime.

Espera.

Nico, deja eso para otro momento.

-¿Seguro? Solo tardo unos minutos... -Largo.

-Como quieras.

Nos vemos. -Chao.

Dile a Andrés que pase. Y que no nos moleste nadie.

(Música árabe de suspense)

(Llaman a la puerta)

(HOMBRE CON ACENTO EXTRANJERO) -Karim, sé que estás ahí. Abre.

Tenemos que hablar.

Me envía el emir.

(Música de suspense)

No creo que necesites el juguete.

-Cierra la puerta, date la vuelta y abre las piernas.

-No traigo armas ni micrófonos. Soy de los tuyos.

Bueno, más o menos.

-¿Quién eres?

-Darko. Me envía el emir.

Digamos que soy sustituto de Hasán.

-¿Y cómo sé yo que eso es verdad? -Pregunta lo que quieras.

Vamos, pregunta.

-¿Qué pasó con la última misión? -La abortaste tú.

Para evitar a la Policía.

-¿Cuándo ha sido la última vez que me he visto con el emir?

-Nunca. Todavía no estás preparado para eso.

-¿Dónde está Hasán? -Se ha ido a Siria, vía Ankara.

(Música árabe de suspense)

-Perdona, pero tenía que asegurarme.

Cuando Hasán se fue corriendo, yo me preocupé.

Pensé que había un topo entre nosotros

y que el emir estaba sospechando.

-En realidad sí que había un topo. Un desertor, más bien.

Hasán no se ha ido a Siria.

En realidad, no ha llegado a salir de España.

Y nunca lo hará.

-Lo habéis matado.

-Ejecutado.

-¿Por qué?

-A Hasán le venía grande esta misión.

Esto es una guerra, hermano.

Si te dan orden de atacar, tú atacas.

Que Policía esté vigilando no es excusa.

-Ya, pero la misión la aborté yo.

-Pero Hasán era el responsable ante el emir.

-Entiendo.

Has venido a matarme.

-Relájate. No estás al mismo nivel que estaba Hasán.

Cuando conozcas al emir y jures fidelidad al ISIS,

entonces tendrás que prepararte para dar tu vida por la causa.

De momento, eres más útil vivo, vigilando en la Policía.

-No tiene sentido.

Hasán y yo hicimos exactamente lo mismo.

La única diferencia es que yo estoy vivo, y él muerto.

-Hay tantas cosas sin sentido en vuestra religión...

En la vuestra y en todas.

-¿No eres musulmán? -No. Yo estoy aquí por dinero.

Ahora trabajo para ISIS, pero antes estuve con FARC,

Boko Haram, Sendero Luminoso...

Voy con quien me paga bien.

-Eres un mercenario. -Llámalo como quieras.

Supongo que me viene de familia.

Mi padre estuvo en la Baader-Meinhof.

Es igual, no he venido aquí a hablar de mis padres,

sino de tu misión.

A partir de ahora te contactaremos a través de este móvil.

Es prepago. Tiene memorizado mi número.

-¿Y qué se supone que debo hacer?

-Por ahora, esperar instrucciones.

(Música de suspense)

(Música triste)

¿Cómo estás?

¿Cómo está Mateo? De eso ya hablaremos luego.

¿Cómo estás tú?

Bueno...

¿Necesitas algo? ¿Han llamado a tus padres?

He pedido que no los llamen.

¿Pa qué? ¿Pa asustarlos?

En cuanto Científica tenga los resultados,

van a tener que soltarme.

Les estamos metiendo mucha prisa. Eso espero.

Media comisaría pendiente de mí cuando el tío que disparó a Mateo

está de rositas, seguramente destruyendo pruebas.

-¿Llamaste a la Policía con el móvil de prepago?

-Sí, por supuesto.

Me hice pasar por un vecino y les dije que había oído disparos.

Y me fui para casa.

-Llevarías la cara tapada. -Sí, tal y como convenimos.

-¿La ropa? -En el contenedor. Bueno, miento.

Cada prenda en un contendor distinto de camino hasta aquí.

-Te habrás ducha bien. Si sospechan de ti,

buscarán restos de pólvora.

-Una hora frotándome sin parar para no dejar ni rastro.

Y la esponja, en el contendor.

De lo que no sé nada es de Toni. Habrá que esperar a mañana.

-No hay que esperar a mañana.

La Policía llegó hace un rato con Toni Ríos en el asiento trasero.

Esposado.

-Ha caído en la trampa como un conejo.

Entiendo lo que dices, pero antes de salir a buscarlo,

tenemos que asegurarnos de que la persona

que estaba junto a la víctima

está fuera de toda sospecha.

¿Qué ha pasado? Según tu punto de vista, claro.

Según mi punto de vista,

y me da igual que Elías y Nacha estén tras el cristal,

la han cagado, pero mucho, deteniéndome.

Ni me han visto disparar, evidentemente,

porque no he disparado,

ni tiene sentido que sospechen de mí.

Bueno, eso lo decidiremos nosotros, ¿no te parece?

Nacha y Elías han actuado conforme requerían las circunstancias.

Y me han dicho que estabas muy nervioso.

Porque una persona estaba a punto de morirse en el suelo.

Y que cuando te pidieron que te alejaras del arma,

te resististe.

Estaba nervioso, se lo repito.

Una persona en el suelo con parada cardiorrespiratoria,

y otros dos apuntándome con una pistola.

Es normal, ¿no?

Toni, ¿qué hacías en la clínica a esas horas, por favor?

(SUSPIRA) Tuve un encontronazo con él en el Moonlight esa tarde.

Él me mandó un mensaje para arreglar las cosas civilizadamente.

Por eso fui a la clínica. Espera, espera.

¿Tuviste un encontronazo con Mateo? ¿Quieres decir que fue una pelea?

Sí. No fue una pelea como tal...

Pues aquí lo vamos a dejar.

Necesitas un abogado.

No, no necesito nada, inspectora.

Antonio Ríos, en el hospital hay un hombre con dos disparos.

Da la casualidad de que ese hombre es el marido de tu actual pareja.

Además, habíais tenido una pelea momentos antes en el Moonlight.

Creo que necesitas un abogado.

Y entonces, ¡bum!, le volví a disparar.

Resulta que tengo puntería. Dos disparos, los dos en el blanco.

-Parece que te lo has pasado bien. -Ha sido muy fácil.

De verdad. Y sí me he divertido. ¡Sí que me he divertido!

Tenías que haberle visto la cara.

Me decía: "No me dispares, tengo mujer e hija".

¡Bum! Menudo imbécil.

-¿Hubo algún imprevisto? (ANDRÉS RÍE) -No.

Todo salió tal y como estaba previsto.

Bueno, lo de la llamada en mitad de la cena en Toledo...

salió perfecto.

Hasta me acordé de poner el altavoz

para que escucharan al de seguridad avisándome de que saltó la alarma.

Fue un golpe de efecto perfecto.

Tómate una, hombre. -¿Después de disparar qué hiciste?

Te acordarías de dejar la pistola.

-Sí, dejé la pistola junto al cuerpo de Mateo,

y usé su móvil para mandarle el mensaje a Toni.

Seguí el guion paso a paso y todo salió perfecto.

-Al final va a resultar que tienes madera de criminal.

(RÍE)

No te pongas las cosas más difíciles de lo que las tienes.

Necesitas un abogado. Llámalo.

No voy a llamar a Verónica para que me haga de abogada.

Y como espere a que me manden uno del Colegio de Abogados,

podemos estar hasta mañana.

Bueno, como tú quieras, pero creo que te equivocas.

Inspectora, va a dar negativo.

Y las pruebas de dactiloscopia igual,

porque no toqué esa pistola.

¿Que me llevaba mal con Mateo? Sí, lo sabe todo el mundo.

¿Tuvimos alguna palabra más alta que otra? También.

De ahí a meterle dos tiros, por favor.

Si le hubiera disparado, perdóneme, no me hubiera quedado allí,

donde, precisamente, él me citó.

Nadie está diciendo que dispararas tú.

Pero estabas allí, y eras la única persona que estaba.

Así que hasta que no tengamos los resultados de las pruebas

y tomemos declaración a los testigos...

¿Qué testigo, inspectora? Los de la pelea en el Moonlight.

Que no fue una pelea.

(SUSPIRA)

¿Los testigos? Muy bien. Pues estaban...

Miki, el camarero nuevo del Moonlight,

estaba Andrés, el socio de Mateo, y estaban mis colegas.

Luego le doy los números.

(Teléfono móvil)

¿Sí?

(MUJER) "Claudia, da positivo.

Hay residuos de plomo, bario y antimonio".

(Música dramática)

Vale.

Supongo que en una media hora podré tenerlo impreso, ¿no?

"Un poco más, porque tengo lío, ¿vale?".

Gracias. "A ti. Chao".

(Música dramática)

La prueba de residuos ha dado positivo.

Había restos de pólvora en tu ropa.

No, no, no. Tiene que ser un error. Es imposible.

Inspectora.

Ah, no, vale, vale. Ya sé qué está pasando aquí, claro.

Yo me acerqué a Mateo para asistirle.

Si tú tocas a la víctima, te puedes contaminar, ¿no?

Aunque no hayas cogido la pistola, eso pasa.

Las partículas quedan flotando y se te pueden pegar a la ropa, ¿no?

¡Inspectora, le juro que yo no disparé a nadie!

Lo más importante es mantener la calma.

Todos sabemos que esa prueba no es concluyente al 100 %.

De momento, me temo que tendrás que quedarte en el calabozo.

Espero que lo entiendas.

(Música dramática)

Bien.

Vamos a hacer todo lo que podamos.

Pero mucho me temo que si esto pasa al juzgado de guardia,

se nos va a escapar de las manos.

(Música dramática)

(La puerta se abre)

(Llaman a la puerta)

¿Sí? (PAULA) -Soy yo, Karim.

(Música de tensión)

Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Eh... ¿te pillo bien?

Sé que tendría que haberte avisado, pero se me ha apagado el móvil.

-Bueno, no te esperaba.

Pensaba que hoy te quedabas con tu padre.

Déjame que recoja un poco esto porque está hecho un desastre.

-Sí, había quedado con mi padre para cenar,

pero me ha dicho que se queda trabajando.

Le he llamado, no me lo ha cogido, me ha mandado un audio

y por eso estoy aquí, pero si quieres estar solo...

-No, no. ¿Te quedas a dormir?

-Sí, claro, si te va bien.

-Por supuesto.

Podemos pedir algo de cenar, pero no sé si por la hora

estará abierto el servicio de habitaciones.

-Por mí, no. ¿Me dejas el cargador? -Espera, espera, te lo dejo yo.

Lo tengo aquí.

-¿Qué pasa, Karim? -¿Qué pasa?

-¿Quieres que me vaya?

-No, ya te he dicho que no.

-Sabes lo mal que lo pasé con lo de lo de mi madre y Toni.

Que te mientan durante tanto tiempo es muy doloroso.

-No entiendo.

-Te esto pidiendo que no me mientas.

Que me digas lo que sea.

Aunque sea, dime que es privado y que no me lo quieres contar.

Pero, por favor, no me mientas.

No soy una persona controladora.

Ni celosa, ni cotilla.

Pero me doy cuenta de las cosas.

Desde que he llegado, has intentado ocultarme

el móvil que estaba encima de la cama.

-No, no... Es por un caso que estoy llevando en la UIT.

Y sí, es confidencial. Lo siento, no puedo decirte nada.

-Bueno, pues dime eso.

Yo también soy policía y sé que hay cosas confidenciales.

Pero, si intentas ocultármelo, puedo pensar cosas raras.

-Es que no hay nada raro.

Simplemente, pensé que sería mejor callarme, nada más.

No volverá a pasar.

Lo siento. ¿Me perdonas? -Pues claro.

-Ojalá pudiera contarte en lo que estoy metido, Paula,

pero no puedo.

-No te preocupes, no te iba a preguntar.

Me voy a duchar, ¿vale?

(Notificación de móvil)

(Notificación de móvil)

-Madre mía. Te dejas el móvil un rato apagado y no veas.

(TURBADA)

Es un audio de mi tío.

¿Qué?

No, no... No puede ser.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 757 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 1)

26 jun 2020

Toni es interrogado y pasa la noche en calabozos. Rojo, enterado de que Mateo sigue vivo, obliga a un atemorizado a Andrés a acudir al hospital a fingir preocupación. Un nuevo terrorista aparece en la esfera de Karim.
 

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 1)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 1)"
Clips

Los últimos 2.313 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios