Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.20 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5587595
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 748 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué estás buscando aquí?

Espiar a Karim.

Forma parte de un operativo secreto

que coordina mi jefe de Bangkok.

Creemos que forma parte de una célula yihadista.

-El lunes empieza el juicio a Malek Handal

en la Audiencia Nacional.

-Ese es el terrorista que pillaron

cuando iba a atentar en la Plaza Mayor, ¿no?

-Ese mismo.

-Ya tengo los planos de la cárcel.

Os mantendré informados.

-Muchas gracias, guapos. Buen día. -Gracias.

-Hasán, ¿qué haces ahí? -Son órdenes del emir.

-¿Lo has visto ya? -Todavía no está en Madrid.

Me ha ordenado que me reúna contigo.

-Me habías dicho que venías por trabajo.

¿Has mirado el tablón de anuncios? Suele haber ofertas.

Puede que alguna te encaje.

-Sí, pero ningún perfil encaja conmigo.

-Aquí hay una zona donde se imparten clases y talleres.

Bien. Al lado hay un pasillo por donde desfila mucha gente.

Visitantes, presos, profesores...

-Bastaría con falsificar unas credenciales.

-Efectivamente. Ve y habla con el emir.

Dile que tenemos un plan que no necesita armas.

Todavía no has jurado el cargo y estás pendiente de calificación.

No deberías permitir que nadie te desviara de tu objetivo:

formarte.

Eso es precisamente lo que hago con Karim.

Si quieres que lo deje con él, no lo haré.

-¿Qué haces tú aquí?

-Darte una sorpresa. ¿No te invitas a un café ni nada?

-No me gustan tus sorpresas. No me gusta encontrarme contigo.

No vamos a asociarnos.

Solo trabajaremos juntos en negocios puntuales.

-He conseguido estas fotos.

Igual con esto tenéis un hilo del que tirar para detenerlo.

-¿Quién es esta mujer? -Solo sé que se llama Diana.

(VERÓNICA) -Mateo.

Mateo. ¿Toni y Verónica liados?

Sí. Ya me cuadra todo.

Se ha ido a la mierda porque ese se ha entrometido.

Paula, eres lo que más quiero en este mundo.

Ojalá existiera una manera de hacer las cosas

sin hacerte daño.

-Si yo fuera lo que más quieres,

me lo habrías contado todo. Pero no lo hiciste.

-Me daba miedo tu reacción. -Ya has visto lo que está pasando.

No te perdonaré ahora porque vengas llorando.

-Tú no eres un cobarde que se queda de brazos cruzados

mientras un panoli le roba su mujer, su familia, su felicidad, su futuro.

Siempre te has enfrentado a los problemas

y no vas a consentir que ese imbécil

te robe tu vida.

Has roto una relación de 20 años. No me toques.

No sabes lo que eso significa. Ni te lo imaginas,

porque no eres más que... ¡Te digo que no me toques!

-¡Oye, oye! Tranquilos los dos, ¿eh?

-Venga, no empeores las cosas. Vámonos.

Tenemos que eliminar a Mateo por las malas.

Y me duele, porque es mi amigo.

Todo el mundo ha visto a ese policía

amenazar a Mateo si volvía a ponerle las manos encima.

-¿Quieres deshacerte de Mateo

y que piensen que fue el policía?

-Es la solución perfecta.

(Música emocionante)

(Música intrigante)

¿Te han seguido?

-No empieces con tus manías.

-No son manías, Hasán. Sé cómo trabaja la policía.

-Solo somos dos tipos hablando. No hacemos nada raro.

Además,

nadie nos está mirando.

-Te sorprendería lo que la gente recuerda cuando preguntas.

-¿Qué gente? No he hablado con nadie.

-No hace falta que lo hagas, Hasán.

Un repartidor que viene cada mañana,

simplemente con cruzarte con él,

puede que tú no te fijes en él, pero él en ti, sí.

-¿Por qué se fijaría en mí? -Por todo.

Tu forma de andar o de vestir, tu pinta de moro...

El repartidor o el señor que pasea a su perro cada día

conocen muy bien estas calles. Ellos recuerdan todas las novedades.

-Me empiezo a hartar de tus manías.

-Hasán, no son manías. Son precauciones.

-Bueno, ¿entonces qué hacemos? ¿Nos vamos?

-No.

Dime lo que has venido a decirme y márchate.

-Son tres direcciones de tres armerías de Madrid.

-¿Quién las ha elegido?

-El emir o su gente. No lo sé.

Debemos dar el palo en una de esas.

-Eso lo decidiré yo, ¿no?

¿O son ellos quienes desconectarán las alarmas?

-No discutas las órdenes del emir. Escoge una y prepara el golpe.

No debe ser tan difícil

si eres capaz de conseguir los planos de la cárcel.

-¿Tienes fuego?

-No sabía que fumabas. -Y no fumo.

-¿Qué haces?

-Tranquilo. Tengo buena memoria.

¿A quién se le ocurre

ir con tres direcciones

de tres armerías por ahí,

por el centro de Madrid?

Si te pilla la policía, ¿qué les habrías dicho?

-No sé.

¿Que me gusta la caza? (IRÓNICO) -Qué gracioso.

Nos íbamos a reír cuando estuvieses en comisaría.

O mejor aún,

cuando te estuvieran trasladando en el furgón hacia los juzgados.

O quizás nos reiríamos aún más

cuando el juez dictaminara contra ti la ley antiterrorista.

Nos partiríamos de la risa.

-No te pongas borde. Estamos teniendo cuidado.

¿Para qué te tenemos a ti ahí dentro?

-No.

A mí me tenéis para prevenir cagadas como la del papel.

¿No recuerdas lo que pasó con Rubén Martos?

Una cagada y tuvo que irse de España.

-Me acuerdo perfectamente. -Pues no lo parece.

Ahora, dime. ¿Para cuándo queréis que tenga esto?

-Para mañana. El emir tiene prisa por conseguir las armas.

-Muy bien.

Vete tú primero.

(SE DESPIDEN EN ÁRABE)

(Música de suspense)

-Aparentemente no parece gran cosa, pero me parecía importante informar.

No sé qué decirte. ¿Qué hago con Karim?

¿Lo expediento por quemar un papel y tirarlo al suelo?

Es que...

Está claro que sí que se reunieron,

pero a plena luz del día y no demasiado temprano,

no era una hora extraña.

Cierto. Ya.

También sé que el otro chico era árabe,

pero no podemos convertirlo en sospechoso por serlo.

Eran las nueve de la mañana

y se han reunido apenas cinco minutos,

de pie, en una calle desierta.

Se han intercambiado un papel que han quemado.

¿No te parece sospechoso?

Sí, algo sospechoso sí que es,

pero no sé muy bien qué hacer con esto.

¿Qué opinas, Emilio?

No sé. Estaba pensando...

Mirad, es que es nombrar a Karim y empiezo a pensar en mi sobrina

y se me llevan los demonios.

Lo que deberíamos hacer es intentar separarlos.

Emilio, eso es muy arriesgado. Podría sospechar.

¿Y no es arriesgado que salga con un terrorista?

Emilio, por favor,

presunto colaborador con banda armada,

y no está confirmado. Todavía no es oficial.

A mí eso me basta y me sobra para no dormir tranquilo.

Vamos a ver.

¿Y si Paula descubre algo por accidente

y Karim se da cuenta?

Entonces sería mala suerte

que estemos vigilándolo de cerca y no encontremos nada para acusarlo

y sea Paula quien lo encuentre accidentalmente.

Estoy de acuerdo con Merche.

De todos modos, no vamos a menear el avispero.

Lo que voy a hacer es sacar a Paula de la UIT y ya está.

Ahora debemos encontrar pruebas contra él.

Bien.

Mercedes, después de esa reunión, ¿a dónde fue?

Seguí al chico

porque Karim tenía turno de nueve y media

y pensé que vendría directo a la comisaría.

No quería arriesgarme a que me mordiera.

¿Y descubriste algo interesante? Poco pero, sí, interesante.

Resulta que viene al centro cívico. ¿El de aquí de la plaza?

Al aula de informática.

Esta noche tiene reservado un ordenador.

He pensado acercarme para ver si veo algo.

Si no, charlaré con Miguel Herrera, a ver si él sabe algo.

Bien, pero no le des ningún dato. Si te pregunta, balones fuera.

Por supuesto.

¿Necesitas alguna cosa?

Puedo poner a disposición dos hombres

para el trabajo de campo.

La verdad es que he pensado

que me podríais buscar una tapadera.

Me paso el día fuera de comisaría

y los compañeros terminarán sospechando

que estoy en algo. Sí, eso es cierto.

Lo que podemos hacer es, bueno,

buscar un caso externo.

Algo que tenga que ver con otro distrito

y con el que haya que colaborar. ¿Te parece?

Perfecto. Muy bien.

Buen trabajo, Mercedes. Gracias.

Venga.

(Música suave)

Buenos días. (GIME) No grites.

No he gritado.

Tienes resaca, ¿no?

¿Te bebiste la botella tú solo?

Puede ser. No lo recuerdo.

Papá, la botella estaba medio llena.

Eso es porque eres optimista. Yo la veía medio vacía.

No puedes seguir bebiendo cada noche.

Lo haré hasta que consiga olvidar a tu madre.

Y con visitas como la de ayer,

me va a costar mucho.

No sabía que la habías visto. No, no la vi.

Tampoco me hace falta verla para recibir la puñalada.

No te entiendo.

¿Quieres café?

Quiero que me cuente qué pasó anoche.

(SUSPIRA PENSATIVO)

Papá.

¿Qué pasó con mamá?

¿Se llevó algo importante?

Lo peor es lo que no se llevó.

Cogió parte de su ropa y cuatro cosas más,

pero no se llevó ningún recuerdo de viajes,

ningún recuerdo de aniversario...

Tu madre se había olvidado de mí antes de salir por esa puerta.

Y sin beber güisqui.

Mira, papá. Entiendo que lo estés pasando mal.

Pero no puedes tomártelo todo a la tremenda.

Las cosas ya se calmarán.

Y mamá no te ha olvidado.

Eso tú no lo sabes.

Pues no, no puedo hablar por ella.

Pero lo que está claro es que si sigues emborrachándote

y buscando pelea, no conseguirás nada.

Papá, ¿qué te ha pasado?

Eras una persona civilizada.

Para lo que me ha servido... ¿De qué te sirve pelearte con Toni?

De momento, para demostrar lo que yo ya sabía.

Que mucho ir de machito y de héroe por la vida,

pero cuando un hombre le pone contra las cuerdas,

llora por las esquinas.

Ya, pero es que no le pusiste contra las cuerdas.

Fue un atentado contra la autoridad

y eso puede llevarte cuatro años de cárcel.

Que se atreva ese niñato a denunciarme.

Mi hermano se lo come crudo.

Debería haberlo expedientado ya. ¿Expedientarlo por qué?

Por agredirme.

Tú no sabes lo que me hizo. Fue alucinante.

Me destroza la vida y luego me humilla públicamente.

Es lo que se dice ser un cornudo y, encima, apaleado.

Papá, lo agrediste en público.

Los policías que conozco te habrían metido en el calabozo

y después te habrían denunciado.

Toni solo te dio un aviso.

No me lo creo, te pones de su parte.

¿Qué dices? No me posiciono. A ti también te ha engañado, ¿eh?

Se ha reído en tu cara.

A ver si no se acostaba ya con mamá cuando salía contigo.

Eso ha sido un golpe muy bajo. Perdóname.

No te enfades conmigo, sino con él.

Te digo que el tío no se saltará las normas

porque quieras que te dé un capricho.

Toni puede ser un cerdo y una mala persona,

pero tiene sus derechos.

Si vas a seguir defendiéndole, mejor cállate.

Me callo y me voy a trabajar. Será mucho mejor.

Haz una solicitud para que le den una medalla a policía del año,

o a semental del año. Así ya las tiene todas.

(ENFADADA) Que te quede claro que no he defendido a Toni,

pero no voy a tolerar estas tonterías que estás diciendo.

Estoy de tu parte,

pero si sigues emborrachándote, peleándote

y hablando como un energúmeno, no te defenderé más,

porque, sinceramente, así no hay quien te aguante.

(Música dramática)

-Se ha dicho por activa y por pasiva

que la línea con el prefijo 56 es de estafadores.

Se ha dicho en la tele, en los medios de comunicación...

-Pero es gente mayor que no se entera ni con las redes

ni con los móviles ni nada.

-Ya, pero dar todos esos datos personales...

-¿A esta mujer la llaman diciendo que tienen a su hijo secuestrado

y tú qué crees que hará?

-Hay que tener un poquito de seso para ver dónde te gastas el dinero

y cómo lo haces.

-¿En tu época estaba la clase

donde te enseñan a empatizar con la víctima?

-Una cosa es ser empático y otra, tonto.

Venga, que no tenemos todo el día.

A ver. Reparte, Marta, por favor.

Muy bien.

En primer lugar,

precisamente, Paula Bremón

continuará con su rotación de prácticas

y se incorpora hoy a la UFAM

a las órdenes de la subinspectora Beltrán.

Pues bienvenida, Paula. -Muchas gracias.

Siguiente: Lara Muñoz está organizando

unas jornadas de orientación laboral.

Lara, por favor.

Necesitamos voluntarios

para que nos ayuden a explicar a los jóvenes

en qué consiste ser policía.

Quienes estéis interesados, podéis apuntaros...

-¿Enseñar a 300 adolescentes cómo suenan los pirulos del Z?

¿Dónde hay que firmar, inspectora?

La orientación laboral es un tema muy importante y serio.

¿Hay algún voluntario?

¿No? Bien. Muñoz, por favor, apunta cuatro horas de voluntariado

la semana que viene a Elías Guevara.

Vale.

Muy bien. Gracias, inspectora. -Voluntario, ¿eh?

Sí, me había parecido que antes te apuntabas.

Bien. Siguiente punto.

Toni Ríos, a partir de hoy, formará binomio con Salgado.

Pero... Perdón, inspectora.

Tengo casos abiertos con la oficial Zamora.

La oficial Zamora se incorpora hoy a la UDEF.

Nos han pedido refuerzos para un caso de alcance nacional.

Así que los casos abiertos con la oficial Zamora

los investigas con Salgado. Ponle al día.

A ver. Y el último punto...

Guevara, mientras...

Mientras esperas ansioso ese momento tan brillante

de voluntario que vas a tener,

aquí tienes un caso para resolver con Aguirre.

¿El robo de una guitarra? ¿Va en serio?

¿Me ves cara de broma? No.

Bien. Esto es todo, compañeros. A trabajar.

Recordad que los ciudadanos no se protegen solos. Venga.

Oye...

Inspectora, lo de antes era una broma.

A ver si me vas a dar ahora los casos más cutres.

Lo sé, pero habrás visto

que no había mucho más que repartir.

A este paso, me pondrás a parar el tráfico.

No me des ideas. Perdona, Miralles, una preguntita.

¿Es cierto que esta guitarra está valorada en 100 000 euros?

El valor no está especificado

porque la guitarra no está en venta.

No se sabe.

Los 100 000 euros es la póliza de seguros

que ha suscrito el coleccionista.

Una guitarra de 100 000 euros es algo gordo, ¿no?

Sí, pero el denunciante asegura que vale mucho más que eso,

aunque no ha habido ninguna aseguradora

que se haya arriesgado a subir esa cifra.

¿El tipo pagó dos millones de pesetas hace años por ella?

Sí. ¿A que ya no es un caso tan cutre?

Pero, si quieres, se lo doy a Salgado y a Toni.

Ni hablar de eso, jefa.

Estamos encantados de ocuparnos de este caso.

Esa es la actitud, compañeros.

¿Charo Manzanero?

-Hola, doctor Torres.

-¿Cómo estás? Cuánto tiempo sin verte.

-Sí, mucho. La última vez fue con mi abuelo.

-Ah, sí, el bueno de don José. ¿Cómo está?

-Bien. En la residencia lo cuidan bien, la verdad.

-¿Ya está en la residencia?

-Sí, el alzhéimer. Se olvidaba de las cosas,

se dejaba los fuegos encendidos,

salía de casa y no sabía volver...

-Y tú, ¿cómo estás? -¿Yo? Trabajando mucho.

-Limpiabas casas, ¿no? -A ver.

Sin estudios es lo único que me sale,

pero no me quejo. Trabajo no me falta.

-Hay una compañera mía de ginecología

que busca a alguien que le ayude en casa.

Al ver tu nombre en la lista, he pensado en ti.

-Ay, qué detalle. Muchas gracias, doctor.

-¿Le doy tu teléfono?

-Es que yo ahora mismo no puedo coger más casas.

No doy abasto con lo que tengo.

Me sabe mal decirle que no, pero...

Echo entre doce y catorce horas al día.

-¿En serio? -Hombre. Entre el trabajo en sí

y lo me lleva ir de una casa a otra, no tengo tiempo.

No puedo ni ir a visitar al abuelo, y eso que la residencia está cerca.

Vuelvo "reventaíta". -No me extraña, son muchas horas.

-Aunque la mitad de los días, ni me reconoce, el pobre.

-El alzhéimer es una enfermedad terrible,

pero habla bien de ti que vayas a verlo cada día.

Seguro que te lo agradece mucho.

-Eso espero. Hay días buenos también.

A veces se acuerda de cosas de su juventud

y las cuenta con detalle.

-¿Conoces la asociación Música para Despertar?

-No.

-Es un grupo de voluntarios, creo que psicólogos,

que están desarrollando una terapia, ya que la memoria musical

es lo último que se pierde.

Tengo aquí el contacto.

Les ponen música, alguna canción que les marcó,

y se ponen a cantar.

Recuerdan toda la letra, palabra por palabra.

-¿En serio? -Ahí tienes la web.

Contacta con ellos. Igual pueden ir a verlo.

Consiguen cosas sorprendentes.

-Lo miraré. Muchas gracias.

-Bueno, ¿tú cómo estás?

-Tengo muchos dolores de cabeza, no se me van con nada.

Ni con ibuprofeno ni con paracetamol, no hay manera.

-¿Te molestan la luz o los sonidos agudos?

-No especialmente.

-¿Antecedentes familiares con migrañas?

-No, que yo sepa.

-A veces, la sobrecarga muscular produce dolores de cabeza.

Son muchas horas de trabajo.

¿Te echo un vistazo? -Sí.

-Ya hablaremos de eso de andar automedicándose.

-Ya sabía yo que una bronca me caía.

(RÍE) -Quítate la chaqueta.

(Llaman a la puerta)

Adelante.

(ESPE) ¿Se puede? Sí, pasa, Espe.

(ESPE) Vengo con mi nuevo fichaje. (PAULA) -Con su permiso, inspectora.

-Traemos novedades sobre Diana del Val.

Paula y yo hemos hablado con una persona del entorno de ella.

-En realidad, no he hecho nada, ha sido todo Espe.

-Paula, por favor. En la UFAM somos un equipo.

Si nos comemos los marrones juntas, los méritos los compartimos también.

Todos los jefes de unidad deberían ser como Esperanza Beltrán.

Bueno, pues al turrón.

Hemos hablado con una mujer que trabajó para Diana.

Dice que se define a sí misma como una "conseguidora".

¿Una "conseguidora"? Sí.

Por un lado, tiene una agenda con empresarios adinerados

a quienes les gustan las chicas jóvenes.

Y, por otro, busca chicas generalmente universitarias

que necesitan dinero para sus estudios.

-Son mujeres atractivas, de veintipocos.

Las pone en contacto con el empresario

y las "entrena". ¿Cómo que las entrena?

Les enseña a comportarse en la alta sociedad.

Les dice cómo moverse, qué colonia usar...

Vamos, que es una "madame" de lujo, pero una "madame".

Es decir, una proxeneta.

No exactamente. Ese es el problema.

¿Por qué es el problema? Se llamará una "conseguidora",

pero sus chicas se prostituyen, ¿no?

Sí, pero no podemos demostrarlo.

En su negocio, ella no interviene en las citas

ni fija los precios

ni tiene relación con los lugares donde se producen los encuentros.

¿Quién es vuestra fuente? Una chica que trabajó para ella.

Es modelo.

Ganó unos concursos de belleza

cuando Diana del Val le propuso el trabajo.

Hace un par de años que no trabaja con ella.

(ASIENTE)

Cuando decidió dejarlo, ¿qué pasó?

Nada de nada.

Esa es otra diferencia entre Diana y el proxeneta clásico.

Cuando una chica decide dejar a Diana,

ella la tacha de su lista sin reproches ni amenazas.

-Tampoco las presiona para que hagan ciertas prácticas

ni controla las idas y venidas.

-Solo les pide que cumplan lo que pacten con el cliente.

Y una comisión, supongo, ¿no? No.

La chica nos dice que ella no le pide dinero.

Y, entonces, ¿dónde está el negocio?

Diana factura al empresario a cuenta de trabajos legales:

servicios de imagen, asesoría, estilismo, decoración...

Tiene empresas legales dadas de alta para este tipo de trabajos.

Ya.

Por ahí sí que nos costará engancharla.

Además, dependemos de Hacienda.

Ya.

Supongo que la chica con la que habéis hablado

no querrá denunciarla.

No, si no quería ni hablar con nosotras.

No tiene nada en su contra, dice que en el pasado la ayudó

y que si no hubiera trabajado para ella,

habría sido para otra persona.

-Pienso que...

Bueno, nada, perdón.

No, ¿perdón de qué? Di lo que piensas, somos un equipo.

Todas las opiniones cuentan.

Pienso que deberíamos centrarnos en su relación con Rojo.

Ahí fallará seguro.

-Totalmente de acuerdo. Sí, buena idea.

Lo que choca es que un "modus operandi" tan pulcro,

tan sofisticado,

esté relacionado con un tipejo como Rojo.

Quizá ahí esté su talón de Aquiles.

Vamos a investigar por ahí.

A ver si tenemos suerte y matamos dos pájaros de un tiro.

Gracias, inspectora. Muy bien.

No corráis ningún riesgo. Por favor, mantenedme informada.

(Música animada)

Venga ya, tío. ¿Qué pasa hoy?

Me vais a dejar sin un céntimo.

(CHISTA) Quiero la revancha. Id preparándola.

Te voy a pedir dos tercios y una sin alcohol.

-¿Se puede saber a qué demonios juegas, Nico?

-¿Al billar?

-Al billar... Ya lo veo, ya.

Ya veo que estás jugando al billar. Pero ¿por qué te dejas ganar así?

¿A qué esperas para darles el palo? -Calla, tío, te van a oír.

-Pensé que eras un tío más inteligente.

-Bueno, y lo soy.

Yo estoy bien con mi cerveza sin alcohol

y estos cada vez más borrachos. -Sí, ya lo veo.

Pero parece que se te olvida que los borrachos,

cuando beben más de la cuenta, se ponen algo agresivos.

Sobre todo, si van en pandilla

y se dan cuenta de que alguien les está engañando.

Creo que has elegido una forma peligrosa de conseguir

el dinero que necesitas para el máster en Estados Unidos.

Por otro lado, esa gente no debe llevar mucha pasta encima.

¿Crees que te merece la pena el riesgo?

-Quintero, no hay ningún riesgo.

En la siguiente me juego cien pavos.

Les gano por los pelos,

me pagan, se piran y hasta luego.

-Sí, el timo más viejo del mundo.

-¿Tú los has visto?

No tienen dos dedos de frente. (RÍE) -Sí, en eso tienes razón.

No tienen dos dedos de frente, pero tampoco son tontos, ¿sabes?

Cuando se den cuenta de que les estás engañando,

te van a partir la cara y yo no quiero broncas en mi local.

-Cóbrate las cervezas y déjame en paz.

-¿Que te deje en paz?

Mira, chaval.

No te consiento que vuelvas a faltarme al respeto.

Si estás aquí es gracias a mí.

Si yo no llego a echarte un cable el otro día,

ahora mismo estarías encerrado en un calabozo.

No lo olvides.

-Lo que tú digas, Quintero.

Bueno, ¿qué, chavales?

(RÍE) -¿Te has pedido una sin alcohol?

¿Qué pasa? ¿Estás mareado de tanto perder?

-¿Empezamos o qué?

(Música de tensión)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 748 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 748 (Parte 1)

02 jun 2020

Merche sigue a Karim y descubre que se reúne con Hassan en un parque. La policía investiga el robo de una famosa guitarra española. Espe investiga el pasado de Diana y descubre su implicación en el mundo de la prostitución.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 748 (Parte 1)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 748 (Parte 1)"
Clips

Los últimos 2.319 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios