Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 16.55 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5583757
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 746 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

La policía me acaba de llamar para decirme que vienen para acá.

Te están buscando.

Saben que llevas algo en la mochila y quieren saber qué demonios es.

-Está limpio.

-Dime que no has tirado las pastillas.

-Sí. Iba en serio, sí.

¿Sabes por qué lo he hecho?

Porque no me puedo permitir que un niñato ande en mi local

con esa mierda encima y que entre la policía

y me pille a mí con eso en las manos.

¿Te estás enterando?

-Hubo una redada en el Moonlight y me escondí en el baño

para deshacerme de las pastillas.

Las tiré.

-¿Adónde, Nico? ¿Dónde las tiraste?

-Al váter.

-Debes devolverme el dinero de las pastillas.

-Tú tiraste las pastillas.

¿Seguro que tiraste las pastillas?

-Escúchame bien, chaval, porque puedo perder la paciencia.

Deberías agradecerme haberte librado de la policía.

De no ser por mí, ahora mismo estarías en la cárcel.

-Acabo de darte todo lo que tenía.

Mis ahorros para estudiar en EE. UU.

-La lección que has aprendido es más valiosa.

¿Qué estás buscando aquí? Espiar a Karim.

Forma parte de un operativo secreto

que coordina mi jefe de Bangkok.

Creemos que forma parte de una célula yihadista.

¿Karim colaborando con la yihad? Parece surrealista.

A mí también me lo pareció,

pero esta noche no he parado de pensar

en que Martos tiene las comunicaciones intervenidas

y los mensajes que recibió eran muy abstractos,

como si estuviera avisado.

Creo que deberías continuar con tu rutina en comisaría.

Es muy buena idea porque cualquier movimiento en falso

podría hacer sospechar a los compañeros y a Karim.

¿Qué hubiera pasado si el otro día

acepto tu propuesta de darnos una segunda oportunidad?

En ese momento, aún no sabías el verdadero motivo de mi regreso.

Hubiera tenido que mentirte.

Y seguir llevando una doble vida.

Y no quería hacerlo.

Porque me importas de verdad.

(KARIM) -No sé quién te envió las fotos,

pero he podido averiguar

es que el número pertenece a un fallecido.

(PAULA) -¿Las fotos están manipuladas?

(KARIM) -No. -Mi madre sabía perfectamente

lo mal que lo pasé cuando lo dejamos.

Y tú...

Me has decepcionado, Toni. -Paula...

(VERÓNICA SORPRENDIDA) -Mateo.

Mateo...

Lo nuestro ya estaba muerto; no iba a ningún sitio.

¿Y adónde crees que te lleva tirarte a ese chaval?

¿Sabes qué pasa? ¡Siempre has ido de santa por la vida

y no eres más que...! ¡Papá, papá! Ya está.

(Música emocionante)

(MARÍA) Y vuestras infusiones.

Muchas gracias, María. Manzanilla y un té verde.

-Gracias, María.

-¿Algo más, chicas? No, está todo.

Muchas gracias. Hasta ahora.

Bueno, estás pletórica, ¿eh?

(RÍE) Pues sí.

¿A qué viene esa sonrisa? Es por Emilio.

No digas que no porque él tenía la misma cara esta mañana.

Anoche nos besamos, Claudia.

(SORPRENDIDA) ¿Qué me dices? (RÍE) Sí.

Me alegro mucho.

Lo que no entiendo es por qué le diste calabazas el otro día.

¿Qué ha cambiado?

Si lo rechacé el otro día fue porque no me veía capaz

de estar con él, de estar cerca y no poder contarle... Ya sabes.

Ya...

Supongo que no querías que nada te distrajera de tu misión.

(ASIENTE) Exacto.

No sabes lo duro que fue

verle tan hecho polvo

después de pedirme que le diera esa oportunidad

y tener que decirle que no.

Cuando la realidad es que nunca pude olvidarlo.

¿Ni siquiera en Bangkok?

Todo lo contrario. Me di cuenta de lo mucho que lo echaba de menos

y de que había sido un error dejar la relación.

Por eso me puse tan contenta cuando me pidió retomarla.

Me alegro mucho por los dos.

La verdad es que a él le afectó mucho la ruptura.

¿Sí? Sí, muchísimo.

Le costó remontar.

Bueno, desde luego, por mí no va a ser.

Haré todo lo posible porque salga bien.

Estoy segura de que por él tampoco. (RÍE)

Buenos días.

¿Qué tal, Karim? ¿Todo bien? Sí, muy bien.

¿Necesitas algo de trabajo? No, no, no.

Tenía un hueco libre y vengo a tomar algo.

Seguro que estáis con vuestras cosas y no quiero molestar.

(RÍE) Gracias. De nada.

(KARIM) Buenos días. (MARÍA) -Hola, ¿qué tal?

-Bien. ¿Me pones cuando puedas...? Como te iba diciendo,

el mes pasado le ofrecieron a Olga que abriera un restaurante,

pero dijo que no

porque se vio demasiado joven para meterse en un lío tan grande.

¿No crees? Puede ser.

(Teléfono)

Dime, Celia.

Sí, dile que pase. Le estaba esperando.

Hola.

¿Cómo estás? Bueno, bastante mal.

Me lo imaginaba.

Bueno, cuéntame qué es eso tan urgente que tienes que decirme.

(SUSPIRA) ¿Recuerdas que te dije que sospechaba

que Verónica estaba con otro

y que esa podía ser la causa de mi divorcio?

Sí, claro.

Ahora sé que las sospechas eran ciertas.

(SORPRENDIDO) Qué me dices.

¿Estás seguro? Seguro no, segurísimo.

Ayer la vi besándose en el centro cívico con ese tipo.

Y no te lo pierdas: por la noche se lo conté a Paula

y ya estaba al tanto desde hace un par de días.

(RESOPLA)

(Música triste)

¿Cómo se lo ha tomado ella? Muy mal.

Muy mal. Los dos estamos muy mal.

Ya, me imagino.

Esto tiene que ser muy duro para vosotros, pero...

no tenéis otra que encajar la nueva situación.

Verónica es libre de hacer con su vida lo que quiera.

Mi mujer ha estado con alguien todo este tiempo,

mientras yo intentaba arreglar mi matrimonio,

y quieres que lo encaje como si nada.

No. Como si nada, no.

He dicho que va a ser duro, y lo entiendo,

pero no te queda otra, hermano.

¿Sabes quién es ese hombre?

La palabra hombre creo que le queda muy grande.

¿Qué pasa? ¿Lo conoces?

Sí, claro que lo conozco.

Tú también lo conoces.

Incluso mejor que yo, diría. ¿Quién es?

Es Toni.

¿Qué Toni?

El agente Toni Ríos.

¡Toni Ríos!

Pero ¿qué dices? ¡Hombre, no! Eso es imposible.

Emilio, los vi besándose con mis propios ojos,

en el centro cívico.

Paula dice que llevan juntos varios meses

y ellos dicen que están enamorados.

(Música triste)

Pero ¿qué locura es esta? ¿Toni y Verónica liados?

Sí, ya me cuadra todo.

Verónica y yo estábamos intentado arreglar nuestro matrimonio

y, de la noche a la mañana, todo cambió.

Su actitud cambió; ella empezó a distanciarse de mí.

Y crees que es porque ya estaba con Toni, ¿no?

Por supuesto, claro.

Todo se ha ido a la mierda porque ese imbécil se ha metido.

Escucha, ¿esto lo has hablado con Verónica ya?

Sí, ayer vino a casa y nos lo confirmó a Paula y a mí.

Yo exploté.

Exploté... Estamos muy enfadados con ella.

Lleva meses engañándonos.

Es comprensible.

Supongo que sería una situación muy tensa, ¿verdad?

Sí, sí.

Al final tuvo que irse.

Y fue lo mejor que podía hacer

porque yo no estaba controlando la situación.

(La puerta se abre)

¡Uy!

Perdón, vuelvo en otro momento.

No, no te preocupes. Me tengo que ir.

Tengo que pasarme por Jefatura antes de ir a comisaría.

Mucho ánimo, hermano.

Luego hablamos. Venga.

Gracias.

Adiós, comisario.

¿Y esas caras?

¿Por qué te da ánimos? ¿Qué ha pasado?

Siéntate y te lo cuento.

(LARA) ¡Anda, mira! El mes que viene empieza el juicio

a Malek Handal en la Audiencia Nacional.

-Ese es el terrorista que pillaron cuando iba a cometer el atentado

en la Plaza Mayor, ¿no? -Sí, el mismo.

Yo moví algunas píldoras en redes con imágenes de su detención.

-Me acuerdo. Me suena que hace poco ha vuelto a salir en la prensa.

-Sí. Al parecer, el tío se dedicaba a captar y a radicalizar

a otros presos para que se unieran a la yihad.

-Creo que el juicio va a generar bastante expectación.

El tema es muy goloso para los medios.

-Sí. Creo que será un proceso largo y complejo

por la cantidad de cargos que tiene.

-Espera... ¿Esa es la hora?

(LARA ASIENTE) Ay, qué rápido se pasa el descanso.

Venga, vamos al tajo.

(LARA) -Espera, que pago yo.

Invito a los cafés, que me toca.

María, ahí te lo dejo, ¿vale? Está justo.

-Muy bien. Oye, ¿habéis visto a Elías?

No se ha pasado a por el café de media mañana.

-Estará haciendo un servicio porque tampoco lo he visto

en toda la mañana. -Yo tampoco.

-Buenas. Compañeras, ya os podéis marchar que ha llegado el relevo.

-¿Dónde os metéis?

-Pues nada, pillando a unos camellos que trapichean con marihuana

en el Parque Cáceres.

-Más bien los has pillado tú que te has metido un carrerón...

-A reponer fuerzas. (NACHA) -Ya te digo.

(ESPE) -Ahí tienes a tu Romeo. -Sí.

Se os ha hecho tarde para el café. Os he puesto falta.

-Hemos tenido que resolver un marroncillo.

-Para variar... ¿Qué os pongo?

-Un café solo.

-Él lo de siempre y yo una bebida isotónica de limón.

-Necesitas hidratarte, ¿no?

-Reponerme un poquito tras el carrerón que me he metido

detrás de esos dos elementos.

-Hemos tenido que perseguir a un par de chavales y...

Bueno, ella los ha perseguido.

Se ha metido un carrerón y mira cómo está.

Menos mal que no han saltado la valla de las vías del tren.

(NACHA ASIENTE) -De todas formas, la rodilla me ha quedado un poco...

María, ¿dónde está Paty? Le quería preguntar por el contacto

del fisio al que va ella.

-Paty no está.

Está echando unas horitas en casa de Leonor.

-¿Paty está trabajando en la casa de la madre de Rojo?

Es muy raro.

-Sí. Eso me pareció a mí cuando me lo contó María.

-Bueno, más que raro... No sé.

Paty le ha cogido mucho cariño a esa mujer.

Dice que no tiene nada que ver con el impresentable del hijo.

-Ajá, ya, pero ¿no hay más gente para hacer ese trabajo?

¿Tiene que ser Paty?

-Lo estaba haciendo Carmen, su amiga.

-Ah, la que solía trabajar en el mercado.

-Sí, pero le ha salido un trabajo de dependienta en una tienda

y ha dejado tirada a la mujer.

A Paty le ha dado lástima y ha ido a echar unas horas.

Así se saca un dinerillo extra.

-¿Y no te importa que esté trabajando en ese sitio?

-A ver, de momento, se ha comprometido a ir

cuando hay momentos más flojos en el bar.

-No sé, a mí no me acaba de encajar

ni me hace gracia que esté trabajando

en la casa de la madre de Rojo.

-A mí tampoco.

(ANDRÉS SORPRENDIDO) -¿Verónica?

¿Con ese chaval? No lo hubiera imaginado en mi vida.

Ya ves.

Y no es un rollo pasajero; están enamorados.

¿Cómo he sido tan imbécil?

No me extraña que estés dolido; te la ha jugado.

¿Cómo es posible que haya podido llevar una doble vida?

Es como si hubiese querido devolverte todas tus infidelidades.

Ya sé que lo he hecho muy mal durante años,

pero le pedí perdón de todas las maneras posibles,

he dado un giro radical a mi vida.

Mientras yo intentaba arreglarlo, ella me la pegaba con Toni.

La he defendido siempre, pero lo que ha hecho es muy feo.

Y la pobre Paula... Debe estar destrozada.

Imagínate. Para ella es doble traición.

Toni fue su novio y es su compañero de comisaría.

¡Y se ha liado con su madre!

No quiere ni verlo. No me extraña.

Ese niñato se ha cubierto de gloria.

Y tiene mucha culpa de tu divorcio.

Ya, ya lo creo.

Si no se hubiera metido por medio...

Mateo.

Tienes que hacer algo para devolverle la jugada.

Ese niñato se ha reído en tu cara.

Sí.

Sí, esto no va a quedar así.

Se arrepentirá de lo que ha hecho.

¿Qué estás pensando?

No lo sé.

No lo sé, pero...

Quiero hacerle lo mismo que me ha hecho, y que sufra.

Hablas como si ya estuvieras barruntando algo.

(Llaman a la puerta)

Adelante.

Me han dicho que quería verme.

Sí. Pasa y cierra la puerta.

Eh... Me imagino por qué me ha llamado.

Nada, decirle que lo siento.

La lié con los chavales que vendían marihuana.

Así que, por lo menos, lo sabes.

Sí.

Si se nos escaparon a Merche y a mí, fue por un despiste mío.

Tuviste un despiste y ya está.

Asunto arreglado, ¿verdad?

Por mi parte, puedo decirle que no volverá a ocurrir.

No sabes lo que me costó que Mercedes me contara

la cagada del pinganillo.

Te quería cubrir.

Porque Mercedes es buena compañera.

Sí, exacto.

Ella es buena compañera.

¿Y tú?

¿Puedes decir lo mismo?

Yo creo que siempre he demostrado, día a día, que...

¿Qué? ¿Qué es lo que has demostrado tú?

Has cometido un error de principiante

que podría haber puesto en peligro a Mercedes.

Por suerte, Nacha y Elías

ya han atrapado a esos camellos.

¿Sabes por qué ellos hacen bien su trabajo y tú no?

Porque están en lo que tienen que estar.

No tienen otras cosas en la cabeza.

Lo siento, comisario.

Estoy cansado de tus "lo siento" y tus meteduras de pata.

Me parece que se...

Me parece que se está pasando un poco conmigo.

Si habla solo de los pinganillos, claro.

¿Insinúas que hay algo más?

No sé. ¿A qué se refiere, comisario?

¿Tienes algo que contarme?

A la relación que tienes con mi cuñada.

¿Cómo has podido hacer algo así?

Pensaba que eras un tipo íntegro, que tenías principios,

pero ya veo que vas a tu puñetera bola.

Con el debido respeto, comisario. Es muy deshonesto lo que has hecho.

Cuando me he enterado, no me lo podía creer.

No he hecho nada malo.

¿De verdad que eso es lo que crees?

¿Destrozar una familia no es algo malo?

¿Meterse en medio de un matrimonio no es algo malo?

Estaban luchando por salvar su relación

y volver a ser felices juntos.

Y tú lo has destrozado todo.

Creo que el matrimonio estaba roto mucho antes de que llegara yo.

Ya. Y tú te has encargado de rematar la faena,

sabiendo el daño que estabas haciendo.

Yo no creo que...

Tú no crees nada y tú no sabes nada.

Pero ¿sabes una cosa?

Eso no te quita responsabilidad ninguna.

Indica que eres un inconsciente que no sabe dónde se mete.

Para mí tampoco está siendo fácil.

¿Vas a hacerte la víctima? ¡Lo que me faltaba por escuchar!

Te has comportado como un egoísta, ¿y el que lo pasa mal eres tú?

No me estoy haciendo la víctima, comisario.

Digo que para mí también está siendo difícil.

Primero te liaste con Paula y, después, con su madre,

que da la casualidad de que son mi sobrina y mi cuñada.

Dime una cosa, Toni.

¿Ese es el respeto que tienes a una compañera y tu comisario?

Perdón, señor, pero me parece que es un asunto personal.

Me parece mal que lo use para reprenderme por el pinganillo.

¿Sabes una cosa?

Si eres capaz de algo tan rastrero en tu vida privada,

también puedes hacerlo en tu vida profesional.

¿Por qué me voy a fiar ahora de ti?

Me parece muy injusto porque siempre me lo he currado mucho.

He cumplido con mis obligaciones y he fallado pocas veces.

Lo del pinganillo es una excepción.

El problema es que no sé cuándo volverás a fallar.

Te advierto que a partir de ahora te voy a estar vigilando.

No te voy a pasar ni una, así que ten mucho cuidado

porque no me fío de ti ni un pelo.

Hemos terminado.

Vete de mi vista, anda.

(Llaman a la puerta)

¿Estás bien?

¿Por qué gritabas?

Mi hermano me ha dicho que ese impresentable

tiene un lío con mi cuñada.

Sí que ha sido una sorpresa, sí.

Eres la última persona que esperaba encontrar por aquí.

-Yo también me alegro de verte, Fernando.

Seguro que me has echado de menos.

(RÍE IRÓNICO) -Sí, claro que te he echado de menos.

Sabes perfectamente que eres una mujer que deja huella

y muy difícil de olvidar.

-Sí, sobre todo, si te sirvo para limpiar tu conciencia.

Tus lecciones de moral puedes ahorrártelas conmigo.

-No, por Dios.

Quién soy yo para darle lecciones de moral a nadie.

Cada uno allá con su propia conciencia.

-Yo tengo la mía muy tranquila.

De hecho, vengo de pasar unos días muy relajada

en uno de los paraísos más hermosos de Dubái.

-Ah, vaya, qué bien.

Supongo que habrás estado allí por algún asunto relacionado

con tus negocios, ¿no?

-¿De verdad quieres que siga contándote mi vida?

-No, no es necesario.

Para nada.

Me gustaría decirte algo.

-Sorpréndeme.

-A mí no me engañas.

Por más que intentes aparentar que eres una mujer feliz

dedicándote a lo que te dedicas,

yo, en el fondo, sé que no lo eres.

-¿Ahora vas de psicólogo?

Que te vaya muy bien, Fernando.

Pero búscate a otra persona a quien sermonear

y salvarle la vida.

Yo me las arreglo muy bien, como me las he arreglado siempre.

Sola.

(Música dramática)

-¡Hombre, Fernando! ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Muy bien, María. Ya sabes que se podría estar siempre mejor,

pero no me puedo quejar. -Me alegra oír eso.

¿Te pongo lo de siempre? -Sí, por favor.

-Muy bien. Ahora mismo.

-¡Nico! Qué sorpresa. Siéntate ahí un momento.

Me gustaría hablar contigo.

-No tengo nada que hablar después de lo de las pastillas.

-¿Quieres dejarte de tonterías?

Si no te quieres sentar, al menos escúchame.

A ver... Supongo que has ido a ver a Rojo.

¿Qué ha pasado?

-Que le he dado toda la pasta que tenía para la universidad.

Eso es lo que ha pasado.

-Entiendo que es una faena, pero podría haber sido peor.

Ahora mismo podrías estar en la cárcel

si la policía te hubiese pillado con esas...

pastillas encima.

-Tendrías que haberlas guardado y no tirarlas.

Así, no tendría que haberle dado toda la pasta a Rojo.

-Sabes perfectamente que no permito que nadie entre en mi negocio

con esa mierda encima ni que se me relacione

o que se me haga cómplice de cualquier asunto con drogas.

Lo mejor que puedes hacer ahora es alejarte de Ramón Rojo

y dejar de trabajar para él. Tienes mucha vida por delante.

-Claro, quieres que deje de trabajar ahora que no tengo ni un pavo.

Tengo que buscarme la vida para pagarme el máster.

Déjame en paz, Quintero.

(Música de suspense)

-Ya tengo los planos de la cárcel.

Os mantendré informados.

"Allahu akbar".

(Música de suspense)

¿Cómo estás?

-Pues mal.

No he pegado ojo en toda la noche.

-¿Pudiste hablar con tu madre? -Sí.

Sí...

Mi padre pilló a mi madre liándose con Toni en el centro cívico.

Así se enteró de que están juntos.

¿No te parece muy fuerte?

-Pues un poco sí.

¿Le dijiste que tú ya lo sabías? -Sí, sí, claro.

Le enseñé las fotos. Se quedó en "shock".

-Es normal. Enterarse de algo así es un palo muy grande.

-Entonces, llegó mi madre a casa.

Quería explicárnoslo todo.

Fue horrible.

Se dio una situación supertensa.

Hasta que mi madre se tuvo que ir de casa.

-Lo siento.

-Es que, de verdad...

No me cabe en la cabeza que mi madre y Toni estén juntos.

¿No había otro hombre ni otra mujer más que mi madre?

Me entra mucha rabia solo de pensarlo.

-Lo sé, y es normal que te sientas así, Paula.

Estas cosas suceden y, aunque nos gusten o no...

Creo que lo mejor es dejar que el tiempo pase

y todo vuelva a su lugar. -No termino de creerlo.

O sea, Toni fue mi novio.

Yo a mi madre le contaba todas mis historias sobre él.

Sabía que si hacía eso me iba a hacer mucho daño.

-¿Has pensado en hablar con ella?

-No pienso cogerle el teléfono en mucho tiempo.

-No es una conversación para tener por teléfono.

-No, pero no estoy preparada para tenerla en persona.

-¿Y con Toni has pensado hablar? -No, qué va.

No quiero hablar con ninguno.

A Toni ya me lo encontraré por la comisaría.

-¿Por qué no pides el día libre?

Con todo esto dentro no podrás trabajar bien.

-No voy a dar pie con bola.

-Ve donde Bremón y Miralles y coméntaselo.

-Sí, voy a ir a ver qué me dicen. -Claro.

Te va a venir bien tomar el aire un poco hoy, sí.

-Gracias.

-Su voz retumbaba en toda la comisaría.

La bronca de Bremón a Toni la hemos escuchado todos.

-Lo que no sabemos es el motivo de la bronca.

No sé...

Merche, ¿tú sabes algo? -Ni idea.

-Será por su metedura de pata de ayer.

-¿Qué pasó?

-Yo qué sé. Lo sabrá Merche, que estaba con él.

-A Toni se le olvidó coger los pinganillos

para un operativo para detener a unos camellos.

Cuando escapaban, no pudimos avisar a la unidad de apoyo

y no pudimos detenerlos.

-No me extraña que Bremón esté cabreado con Toni

porque menudo fallo.

-Bueno, por lo menos, Nacha y Elías los han detenido hoy.

-No me parece suficiente para lo nervioso que estaba Bremón.

Es que... No sé...

Toni tampoco lo ha hecho tan mal y, al final,

la metedura de pata se puede solucionar.

(Música triste)

-¿Qué? Me estabais poniendo a parir, ¿no?

-No, Toni. Estábamos hablando de la bronca que te echó Bremón.

¿Qué ha pasado? ¿Ha sido por los pinganillos?

-Te podría decir que sí y quedarme tan ancho, pero...

Te voy a decir la verdad.

La bronca ha sido por un tema personal.

-¿Qué te pasa, Toni?

-No hace falta que nos des explicaciones.

-No, os lo quiero contar. Prefiero que os enteréis por mí.

Sé que la gente empezará a hablar y empezarán los cotilleos.

(Música triste)

Me ha echado la bronca porque cree que soy el responsable

del divorcio de los padres de Paula.

-Pero eso es absurdo. ¿Tú qué tienes que ver?

-Sí tengo que ver.

Eh...

Estoy saliendo con Verónica.

Bremón se ha enterado y me ha echado la bronca.

Por eso me ha dicho que...

que le he faltado al respeto, no se fía de mí...

-Qué quieres que te diga, yo creo que Bremón se equivoca.

No debería mezclar lo que hagas en tu vida personal

con tu trabajo en comisaría. -Pues lo ha mezclado mucho.

Yo ya no sé si he hecho bien, si he hecho mal...

-Mira, no te machaques.

Quien sea tu pareja es una cosa que solo te incumbe a ti.

-Yo lo estoy pasando mal por Paula porque ella está sufriendo.

-Pero ¿Paula lo sabe? (TONI) -Sí.

Yo os juro por Dios que pensé en Paula.

Y Verónica también, pero es que...

No puedo evitar sentir lo que siento por no hacer daño a una persona.

Yo estoy enamorado de Verónica.

Estamos enamorados.

-Y... (CARRASPEA)

¿Seguro que no es un rollo pasajero? -Estoy seguro, Merche.

-Lo digo porque tienes cierta... -No, no. Estoy seguro.

-Vale.

-Me duele que penséis que soy una mierda

y que Paula esté sufriendo,

pero no puedo dejar de sentir lo que siento por ella. ¿Qué hago?

-Ni falta que hace.

Nosotras te conocemos y no vamos a pensar mal de ti.

Además, no somos nadie para juzgar tu vida.

-No. Es un tema personal y todo el mundo debe respetarlo.

Además, cada uno hace lo que quiere,

o lo que puede, con su vida privada.

-Venga, anímate, pimpollo.

(TONI SUSPIRA)

Ahora lo ves todo negro, pero pronto estará bien.

¿Necesitas algo? -No. Estoy bien.

-¿Seguro? -Sí.

-Te espero fuera, ¿vale? -Vale.

(Música emotiva)

(TONI SUSPIRA)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 746 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 746 (Parte 1)

27 may 2020

El comisario arremete contra Toni acusándole de destrozar el matrimonio de su hermano. Verónica y Toni están convencidos de no estar haciendo nada malo. Karim parece estar planeando algo relacionado con los yihadistas.
 

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 746 (Parte 1)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 746 (Parte 1)"
Clips

Los últimos 2.318 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios