Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.20 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5575970
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 741 (Parte 2) - ver ahora
Transcripción completa

-Rojo no es buena persona.

Es un proxeneta. -¿Qué dices?

-Esto no te lo he contado yo.

Ese dinero... los regalos caros de repente...

viene de la prostitución.

-Me traes el género del laboratorio por las buenas o por las malas.

Tú ya sabes de lo que soy capaz, ¡así que tenlos cuando te lo pido!

-Me han ofrecido un trabajo,

de encargada en una "boutique" de ropa.

Creo que hay que hacer algo. Me estoy planteando volver.

-Para pillarle hay que infiltrarse en una organización criminal.

Hay que buscar pruebas...

¡Es muy arriesgado!

Y además, al mínimo error,

te puede costar la vida.

-¿Vienes a ver al doctor? (ASIENTE)

-¿Nerviosa?

-¿Yo? -Yo me subo por las paredes.

Estoy dispuesta a llegar al final.

Si hace falta, me gastaré todos mis ahorros.

Voy a estudiar tu caso con calma.

Necesito un historial médico completo.

Así veré si tu estado de salud es el conveniente

para hacer la operación que me pides.

¿Mi historial? Sí, eso es.

Tenemos el número de Rubén Martos.

Y también tenemos la orden del juez para intervenir el teléfono.

Perfecto.

Si Paula y Karim descubren algún dato relevante

que me informen inmediatamente.

Lo reconozco, Miralles,

últimamente estoy despistado.

Mucho me temo que tiene que ver con la oficial Zamora.

No te había visto así desde que Merche se fue a Bangkok.

Pero pensé que ninguno de los dos teníais interés

en retomar la relación.

En realidad yo sí tengo interés. ¡Anda, no sabía nada!

Pero esto es cosa de dos. Ya.

Pero donde hubo fuego quedan brasas.

Al menos en mi caso.

Me estás dando unas calabazas de campeonato.

Tú me haces una propuesta como amigo,

y yo, como amiga, te digo que no.

-Sigo enamorado de ti. Vamos, como siempre.

-Tengo que terminar un informe.

-¿Te puedo hacer una pregunta sin que te moleste?

-Claro.

-¿Te enrollaste con alguien del máster?

-No. Si he dejado de querer a tu padre

es porque el amor no dura siempre.

-Dime que no eres tú.

-¿Quién te lo ha enviado? -No quiero volver a verte.

-Tienes hasta mañana para decidir

si vas a hacer lo que te diga o no.

-Cuando zarpe el barco de Lisboa allí estaré.

-Aquí tienes la información que necesitas.

-Entendido.

-Aquí está.

Jacobo me ha dado las que le pagamos y alguna extra.

-Al final se dio cuenta de lo que le convenía.

Te dije que le iba a mandar un argumento más contundente.

-Si has venido para pedirme que no me vaya,

te lo puedes ahorrar.

Ya he tomado una decisión.

-Siento haberla fastidiado.

(SARA SOLLOZA)

-¿Me lo podrías poner, por favor?

-"Confirmado. La reunión será mañana en el parque de la Dehesa

a la hora convenida: 16:00".

¿Tú qué opinas?

Es muy raro, inspectora.

Hasta ahora Rubén Martos había sido muy cuidadoso.

¿Entonces? Yo creo que es una trampa.

En cualquier caso, hay que investigarlo.

Activaremos un operativo para ver con quién se reúne Martos.

(Música emocionante)

-Salam. (ENFADADO) -Salam.

-Has metido la pata hasta el fondo.

Te dije que cuidado con las comunicaciones.

Y vas y envías un mensaje desde tu teléfono personal.

Menos mal que estaba yo para detectarlo y borrarlo todo.

Pero mi compañera ha detectado el mensaje que has dejado.

¿Te das cuenta del error que has cometido?

-Lo siento, Karim. -Lo siento.

Lo siento... Casi lo echas todo a perder.

El parque de la Dehesa va a estar hasta arriba de policía.

Da gracias a que estoy aquí para avisarte.

"Lo siento...". Yo también lo siento.

Ya no sirves para nuestra lucha.

Esta tarde sales hacia Bruselas, y lo haces por carretera.

¿Entendido?

Y ahora vete de mi coche.

Ya.

Andrés, ¿puedes venir a mi despacho?

Sí.

Dime.

Quería hablarte del historial de Rosa Alfaro.

¿Hay algo que no te cuadra?

Nada. No me cuadra nada.

Según el cuestionario y la analítica que adjunta,

podríamos operarla hoy, sin necesidad de preoperatorio.

Eso es muy extraño,

esa chica tiene obesidad crónica. Sí.

No hay nada reseñable.

Solo una fractura en una falange porque se calló por la calle.

¿Nada más? Un par de intervenciones pequeñas.

Le quitaron el apéndice y la operaron de miopía.

Y tiene lumbalgia.

¿Y del corazón no dice nada?

Según el cuestionario que ha rellenado,

el último electro fue hace 4 meses y está impecable.

Pero ¿esa analítica de cuándo es? Del mes pasado.

Sistema endocrino y perfil hepático perfectos.

Me sorprende muchísimo que tenga los niveles normales.

A mí me saltan todas las alarmas.

Una obesidad crónica así

tendría que conllevar problemas de salud.

No sé, hipertensión, diabetes, colesterol y triglicéridos altos.

Problemas en las articulaciones...

Aunque lo mismo ha heredado los genes de Supermán,

pero es muy extraño.

¿Sin tomar ninguna medicación? No lo sé.

¿Adónde quieres ir a parar?

A que el historial y la analítica son falsos.

Yo la veo con mucha ansiedad.

Quiere hacerse la liposucción a cualquier precio.

Entonces nosotros encantados.

Andrés, no hagamos bromas. Vale.

¿Lo que me quieres decir

es que ha falsificado los datos del historial y la analítica?

Sí, creo que sí, que lo hace para que le hagamos la operación.

¿Tú la crees capaz de arriesgar su vida de esa manera,

solo por someterse a esa intervención?

Está obsesionada con perder 30 kg en dos meses.

Al parecer, tiene una reunión con exalumnos.

Bueno, no vamos a hacer ninguna intervención

sin hacer un preoperatorio.

Así sabremos cómo está su salud. Ya, pero...

hacerle alguna prueba creo que le alimentaría las esperanzas.

No creo que debamos aceptarla.

No podemos prescindir de una operación así.

¿Sabes la facturación que supondría?

No es una cuestión de dinero,

es cuestión de que su salud no corra peligro.

¿Y qué podemos hacer?

Si está tan obsesionada, seguro que lo ha intentado en otro sitio

y habrá quedado constancia. Eso es casi seguro.

Voy a llamar algún colega, a ver si mis sospechas son ciertas.

No, Mateo, la ley de protección de datos no lo permite.

Tienes razón. Pero es que hay que decirle algo

antes de que se vaya ilusionando más.

Mira, el preoperatorio no nos compromete a nada.

Si tiene alguna patología, es la única manera de saberlo.

No todas las patologías saltan con ese chequeo.

¿Entonces qué hacemos? No lo sé.

(Teléfono)

Dime, Celia.

¿Quién?

Sí, dile que entre.

¿Qué pasa?

Una amiga de Rosa, que viene a contarme algo muy urgente.

(Llaman a la puerta)

(Sirena lejana)

¿Qué hora es ya?

-Casi las cinco, y aquí no aparece nadie.

Esto tiene mala pinta.

-Dudo que a estas horas vaya a venir nadie.

-¿Has dado con el móvil de Martos? -No hay señal, está muerto.

-Lo peor no es que no esté aquí,

sino que se haya dado cuenta de que le estamos siguiendo.

-Igual dejó el mensaje para tendernos una trampa

y ver si tenía el móvil pinchado.

Esta gente está muy bien preparada para despistar a la policía.

-¿Y no puede ser que le hayan dado un chivatazo?

-No.

Hemos llevado el caso con total discreción y rapidez.

No puede ser.

-Sí, tienes razón. No creo que se haya filtrado tan rápido.

(Móvil)

-¿Quién es?

-Miralles. Querrá saber de nosotros.

Sí. Inspectora, dime.

"¿Cómo vais?". La verdad es que mal.

Son las 17:00 y aquí no aparece nadie.

"¿Qué hacemos?".

Nada, Elías. Aborta el operativo y volved a comisaría.

"¿Nos vamos?". Sí, cada minuto que estéis ahí

aumentan los riesgos de emboscada.

Es que estamos haciendo el canelo.

Y estos, o se retrasan mucho o no pensaban venir.

De eso ya nos enteraremos, espero.

Vale. Venga, corto. Nos vemos en comisaría.

Venga, inspectora.

¿Qué demonios ha pasado?

¡Yo qué sé!

Igual se han olido la tostada, pero me extraña.

Rubén Martos no había dado signos de sospechar nada.

Entonces ¿qué ha pasado?

Pues no sé. Igual...

Igual no se han querido arriesgar.

O a lo mejor era una trampa, como decía Karim

para averiguar si estábamos investigando.

¿Hoy han detectado alguna comunicación a Martos?

No. Han rastreado el móvil durante todo el día y no.

Me temo que se ha deshecho del terminal.

Solo nos falta que desaparezca y no vuelva ni a casa de sus padres

ni al mercado.

Nos podemos hacer a la idea de que lo hemos perdido.

Debí haberlo detenido nada más saber que estaba en España.

Pero ahora de nada sirve lamentarse,

porque eran órdenes de Jefatura.

Pero no seamos pesimistas.

Igual no ha desaparecido y podemos dar con él.

Ojalá esté equivocado.

Lo que está claro es que hay que organizar un operativo

de vigilancia las 24 horas.

Sí, además le voy a pedir al juez una orden para intervenir

las comunicaciones de los familiares

y de la gente que trabaja con él.

¡Adelante!

Perdón, no sabía que estabais reunidos.

No pasa nada, Mercedes.

¿Qué tienes?

El caso de maltrato animal ya está resuelto.

Ah, ¿qué ha pasado?

Hemos encontrado a cinco perros y once cachorros,

rodeados de excrementos, desnutridos y con signos de maltrato.

¿Y qué habéis hecho con ellos?

Hemos llamado al Centro de Protección Animal

para que se hagan cargo.

El dueño de los perros está abajo en calabozos,

esperando a ser puesto a disposición judicial.

Enhorabuena. Lo habéis solucionado en tiempo récord.

Gracias.

¿Y qué tal el operativo yihadista?

No parecéis muy animados.

Sin paliativos: un fracaso total.

En el parque de la Dehesa no se ha presentado mi Martos

ni ningún yihadista.

Qué pena. Era buena ocasión para echarle el guante.

Sí, además sospechamos que Martos se ha esfumado.

Me voy a comunicárselo a Jefatura.

Les va a sentar como un tiro la información.

Mucho ánimo, Emilio. Sí, suerte.

Gracias.

(Llaman a la puerta)

Adelante.

Buenas tardes. No esperaba que me llamara tan pronto.

¿Va a darme cita para la operación?

Siéntate, Rosa, tenemos que hablar.

A ver, según el cuestionario que tú nos diste,

tienes una salud de hierro. Y los análisis dicen lo mismo.

Están todos perfectos.

Mejor, ¿no?

¿No te parece un poco raro?

¿Por qué?

Aunque esté un poquito gorda, me cuido mucho.

Rosa, voy a ir al grano.

No me dijiste que estás en tratamiento psiquiátrico.

¿Quién le ha dicho esa barbaridad?

Yo no estoy en tratamiento de ningún tipo.

Rosa, no pasa nada, puedes decírmelo.

Bueno, a ver...

sí que tuve una pequeña depresión,

pero yo me recuperé completamente.

¿No se me nota?

Si fuera como dices, no estarías tomando medicación.

También nos lo has ocultado y es muy grave.

Te juro que yo estoy bien.

O sea, no sé quién te ha dicho eso. ¿Quién ha sido?

Alguien que se preocupa por ti me ha puesto sobre aviso.

¿Gemma?

No, pero... es que esa mujer es una lianta.

No te puedes fiar de ella. Fíate de mi analítica.

Tu amiga me ha dicho que esos análisis son de ella.

¿Qué?

Se los pediste para falsificarlos.

Ella te los dio para ayudarte, pensó que, si te operabas,

arreglarías tus problemas. Pero pronto se dio cuenta

de que te estaba poniendo en peligro y vino a contármelo.

Deberías darle las gracias.

Esos análisis son míos, te lo juro.

Lo que pasa es que me tiene manía.

Siempre ha sido así, desde niñas.

Gemma me ha enseñado tus análisis originales.

No tienen nada que ver con esta fotocopia.

Deja de mentir. Admite que estás en tratamiento psiquiátrico.

No me lo puedo creer.

Los médicos se empeñan en darme pastillas, pero estoy curada.

Según creo, hace tiempo que no acudes a tu psiquiatra,

y él no te ha dado el alta. ¿Has dejado la medicación?

Mi único problema es estar radiante

para la cena con mis antiguos compañeros.

Lo que yo necesito es bajar 30 kg.

¿Vas a ayudarme, sí o no?

Lo siento, no estás en condiciones ni psicológicas

ni físicas para afrontar una operación como esa.

Es que no me puedes dejar así tirada.

Entonces sí que recaigo en una depresión.

Tu trastorno tiene mucho que ver con tu imagen corporal,

y, además, tus expectativas no son nada realistas.

Eso sí podría dañar tu salud mental.

¿Cómo tengo que decirlo?

Lo que necesito es pasar por quirófano, nada más.

¡Hazlo y ya verás qué bien me siento después!

Solo intento que entres en razón. Puedo ayudarte,

pero tendría que ser con un tratamiento menos agresivo.

Vale, ¿y eso qué significa?

Podríamos empezar por colocar un balón gástrico

y con una buena alimentación.

Haría que perdieras peso de forma equilibrada.

¿Y cuánto puede durar?

Mínimo un año.

No. Yo no tengo tanto tiempo y lo sabes.

Necesito perder 30 kg de aquí a dos meses.

¡Todo lo demás no me sirve!

Lo siento, no te voy a hacer esa operación.

Y, por tu bien, no deberías hacértela en ninguna otra clínica.

Vale.

Los cirujanos plásticos dais asco.

¿Qué os creéis, dioses?

La vida de las personas os importa una mierda.

Al contrario, si hago esto es porque me importa.

¡Esto no va a quedar así!

¿Qué vas a hacer, Rosa?

Ya te enterarás cuando llegue el momento.

(Portazo)

Hola, cuñada.

Emilio, ¿qué tal?

Quería haber venido antes, pero he estado ocupado.

¿Cómo lo llevas?

Puedes imaginarte: regular.

Lo siento por los dos.

He pasado por una separación y sé lo duro y doloroso que es.

Sobre todo cuando creías que la relación duraría toda la vida.

Pero tengo motivos para poner punto y final

a este matrimonio, si es lo que quieres saber.

¿Lo que quiero saber?

No me tienes que dar ninguna explicación.

No he venido para eso, ni mucho menos para que recapacites

y vuelvas con mi hermano.

Me alegro de que respetes mi decisión.

Si has tomado una decisión así, tendrás tus motivos.

Además, algunos ya los conozco. Por eso te entiendo tan bien.

Gracias por tu comprensión, Emilio.

Quiero que sepas que puedes contar con mi apoyo.

Que os separéis no significa que desaparezca mi cariño hacia ti.

Seguimos siendo familia.

Puedes contar conmigo para lo que sea.

No sabes cómo me tranquiliza oír eso.

¿Y de Mateo sabes algo? ¿Cómo lo ves?

No te voy a mentir, lo está pasando mal.

Es cierto que acepta la situación y entiende tu decisión.

Me está poniendo las cosas más fáciles de lo que creía.

Estáis teniendo un comportamiento ejemplar

en este proceso los dos. Bueno, los tres.

Paula también está demostrando una gran madurez.

Me ha sorprendido cómo ha encajado la noticia.

Lo ha debido de pasar mal, pero se la ve muy entera.

No, no lo está pasando bien.

Pero lo entiende y no se pone de parte de ninguno de los dos.

Nos está apoyando a ambos. Me siento orgullosa de ella.

Yo también me siento orgulloso.

Además, está haciendo un gran trabajo en comisaría.

¿Está centrada en el trabajo? Sí, mucho.

Es muy responsable, muy trabajadora...

y tiene ganas de aprender. Además, es valiente y decidida.

Eso no lo pongo en duda.

Lo que aún me da miedo es que vaya a trabajar a la calle.

Siempre puede surgir algún imprevisto,

pero confía en ella. Se está formando muy bien.

Se implica como la que más y aprende a marchas forzadas.

Y en la UIT está teniendo mucha actividad.

Y yo que creía que lo de ser policía

iba a ser un capricho pasajero...

Ya que hablas de la UIT,

¿qué tal se lleva con Karim?

Bien, trabajan muy bien juntos.

No me refiero a nivel de trabajo, sino de pareja.

¿Me estás diciendo que Paula y Karim son pareja?

Es mi primera noticia. Acabo de meter la pata.

No, no, no. No pasa nada.

Hay muchos policías que son pareja.

Mientras no afecte en el trabajo, no hay problema.

Espero que no se enfade conmigo Paula.

¿Y qué tal es ese chico, Karim?

Es un chaval formidable, muy trabajador.

Puedes estar tranquila por ahí.

Gracias, cuñado. Gracias por la visita.

¿Sales ya? Sí. ¿Salimos juntos?

Venga.

(PENSANDO) A ver...

(Música sosegada)

-¿Qué estás preparando?

-Una ensalada de quinoa, romero, con aceitunas negras,

un poco de calabaza, tomate "cherry"...

¡Está buenísima! Ya verás.

-Sí, tiene buena pinta, pero es que...

la verdad, no tengo hambre.

-Bueno, tú primero la pruebas y luego ya me dices.

¿Te parece que cenemos ahí y nos ponemos una peli?

Así te despejas con el tema de tu madre.

-Pues sí, me apetece, pero...

Es que tengo un nudo en el estómago

y como escalofríos, ¿sabes?

Siento que no voy a poder disimular cuando la tenga delante.

-Es que no tienes por qué hacerlo.

A ver, en el estado en el que estás,

lo mejor que puedes hacer es hablar claro con ella.

-Ya, ¿y si le da un jamacuco

o si nos enfadamos así en plan mal?

-¡No!

Si lo haces con cariño y con cuidado no tiene por qué sentarle mal.

Pero te tienes que enfrentar a la situación,

no puedes estar así,

viviendo en la incertidumbre de no saber si eres una bebé robada.

-Pues sí.

(Timbre)

Pero, bueno, ¿a estas horas? -No sé.

¡Hombre, Yoli, qué sorpresa!

-Hola, Lara. -Pasa, pasa.

-Mamá, ¿qué haces aquí? ¿No venías mañana?

-Tenía ganas de verte y de darte un abrazo.

-Y yo.

-¿Qué te pasa? Estás seria.

-Pues... No sé que tenías que haber avisado.

Porque, además, no vivo sola.

-No había caído en eso.

-Yoli, por mí no te preocupes.

Ya sabes que no hay ningún problema.

-¿Y si nos pillas aquí en mitad de una cena de amigos?

Así no se hacen las cosas.

-Espe, ya te dije que a mí no me importa.

Íbamos a cenar. ¿Te apetece? Seguro que vienes con hambre.

-Lo siento, hija.

No ha sido buena idea presentarme un día antes.

-Pues no... Aunque Lara diga que no le importa,

la gente no se presenta en casa de otra persona sin avisar.

Es de cajón, mamá.

-Claro. Tendría que haber venido directa a la revisión.

-Tendrías que haber venido cuando dijiste que vendrías.

-¿Y qué quieres, hija, que me vaya a un hotel?

-Anda, mamá, a estas horas. No digas tonterías.

Mira, voy a arreglarte el cuarto.

Te meto la maleta. Ahora salgo.

-¿Qué le pasa a mi hija? Está muy rara.

-Nada, es que ha tenido un día terrible.

-¿Seguro que es eso? -Sí, seguro que sí.

-Pues no sé, yo la he visto muy diferente.

-Se le pasará, no te preocupes.

Te voy a poner un cubierto y cenas con nosotras.

He hecho una ensalada buenísima, ya verás.

-Gracias, Lara.

-Quiero saber por qué no le has dicho a Mateo lo de Toni.

-Estás obsesionado, Andrés. -Puede.

O puede que me quede algo de conciencia y me duela

ver a mi amigo engañado y traicionado.

Ese niñato ha sido la razón de tu divorcio.

-Hacemos una cosa: llamo a Miralles y le digo que...

que llego una hora tarde, y te acompaño.

-No hace falta. No merece la pena.

-Si estoy lista en cinco minutos.

-Si te digo la verdad, prefiero ir sola.

Si hay malas noticias, dímelo sin tapujos, por favor.

-A Martos se lo ha tragado la tierra.

-El jefe lo ha estado llamando

y el móvil está apagado o fuera de cobertura.

-En resumen, que se ha largado de su casa,

del trabajo y no coge el móvil. Esto pinta mal.

-Va a ser como buscar una aguja en un pajar.

¿Qué probabilidad hay de encontrar a alguien que haya visto a Martos,

que lo reconozca por esta foto,

o que nos diga por qué no acudió a su cita?

-Nadie nos ha pedido que hagamos eso.

Nos han pedido que hagamos preguntas y tengamos cuidado.

Esto se nos está complicando de una manera un poco rara.

Hay algún ángulo que no estamos viendo con claridad.

Seguiremos alerta y con cuidado. Sí, por favor.

Sé que te he dado malas noticias,

pero yo me guío por criterios científicos...

Con la ciencia en la mano me has arruinado la vida.

Esa operación era lo último que me daba un poco de esperanza.

-Creo que deberías ir a esa reunión.

A Ricardo le haría mucha ilusión verte.

-Si Ricardo me ve así ahora, se muere del susto.

-El otro día mi hijo trajo a una... ¿Cómo se llamaba?

Estefanía, eso es.

Pero, hija, un desastre. Hubo que despedirla.

-No me diga.

-Sí, es que no sabía hacer la o con un canuto.

-Se me ocurre algo, si a usted le parece bien, ¿eh?

Yo podría pasar de vez en cuando a echarle una mano.

-Ramón Rojo se ha cogido a un chaval que no está fichado

para cobrar a algunas chicas.

-Está interesado en mover la prostitución de alto "standing".

-"Escorts".

¿Y sabemos algo de ese chico? ¿Cómo se llama?

Sí, el nombre: Nico.

-Tú tenías un sueño de estos imposibles

y lo lograste a base de cabezonería.

(RÍE)

-A base de cabezonería, sí, se podría llamar así.

Pero digamos que cometí unos cuantos errores en mi vida.

Cogí algún que otro atajo poco recomendable.

-Espe, perdona que me meta donde no me llaman,

pero estás siendo muy borde con tu madre.

(LLORA) -Es que no puedo ni mirarla a los ojos.

-Las cosas hay que hablarlas, aunque sea doloroso.

Los reproches pueden ir creciendo como un tumor maligno.

-Puede que tengas razón, pero no sé si estoy preparada.

-¿Sabes quién es el Dr. Barbastro?

-Es ginecólogo.

-Era ginecólogo.

Había muchas mujeres que lo acusaban de lo mismo.

Decían que les habían robado a sus bebés.

Les dijeron que había nacido muertos,

y los vendían.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 741 (Parte 2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 741 (Parte 2)

14 may 2020

Se lleva a cabo un operativo para atrapar a Rubén Martos, pero ocurre algo totalmente imprevisto... Mateo descubre que Rosa está en tratamiento psiquiátrico. La madre de Espe, Yoli, viene a Madrid.
 

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 741 (Parte 2)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 741 (Parte 2)"
Clips

Los últimos 2.321 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. victor r. garcia

    Veo su serie "Servir y Proteger",no posee la misma agilidad que series similares norteamericanas. Tiene una aureola de telenovela, y hay personajes que lucen excesivamente vulnerables. Quiero referirme especialmente al papel de Karim, que adolece de que todo lo que le piden parece como si fuera muy dificil. Verifiquen papeles similares en series norteamericanas, que se caracterizan por ser un "hacker" de 1ra. categoria. Espabilecen, denle mas fuerza al personaje.

    17 may 2020