Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17:35 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5858657
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 950 - Ver ahora
Transcripción completa

-¿Cómo está? -Arruinado.

Y mi hija que se despida del máster. No tengo ni para uno en España.

"La comisaría de Distrito Sur

investiga a Guzmán Santigosa, policía nacional

y presunto corrupto que trabajaba para la mafia rusa...".

¡Increíble, encima nos señalan!

¿Quién es ese?

-Es Martín Páez, un jugador.

-Algo me preocupa,

que Ramiro dé con él antes que nosotros.

-¿Tú conoces al novio de mi hija?

-¿Al Angelillo? -¿Entonces no estáis liados?

-Sí, estamos juntos.

¿Lo habéis encontrado? ¿Qué pasa?

-Está muerto.

-Quiero que estés con nosotros en el centro cívico.

-¿Me estás dando trabajo?

-¿Qué es esto?

-Estaba en el descampado, junto al móvil de Santigosa.

-"En el móvil de Santigosa

hay un vídeo de interés para la policía".

(Música emocionante)

(VÍDEO) -"Lorenzo Tamayo no fue la persona que traicionó

a Ramiro Infante vendiéndolo a la mafia rusa.

Esa persona fui yo, Guzmán Santigosa.

Yo soy el culpable

de la muerte de la mujer y la hija de Ramiro Infante...

y del intento de asesinato

de su hijo Lucas y de él mismo".

Impresiona, ¿eh? Sí.

Sobre todo la mirada, es de auténtico terror.

Esto debe de ser cosa de Ramiro Infante.

Sí, pero no nos podemos aventurar hasta tener más información.

¿Cómo os ha ido por la escena del crimen?

¿Científica os ha dado algún indicio nuevo?

-Solo nos han confirmado que Santigosa murió estrangulado.

Están analizando todo, algún rastro del asesino saldrá.

¿Qué opináis? ¿Hay algo que lo relacione con Ramiro?

Cuando vimos el cadáver descartamos directamente a Ramiro Infante.

El "modus operandi" es distinto: murió estrangulado.

No llevaba vendados los ojos y además llevaba la placa encima.

-Y el detalle del vídeo es nuevo.

Quizá sea la mafia rusa borrando sus pistas en la costa del Sol

al estar en la prensa. Santigosa podía cantar si lo detenían.

-Es muy de la mafia rusa eso de dar castigos ejemplares.

Pero este vídeo... Si hubieran sido ellos,

hubieran dejado la ejecución hasta el final,

y el estrangulamiento no es marca de la casa.

-Por eso no nos convence la hipótesis de la mafia rusa

ni es el "modus operandi" del asesino de policías.

El estrangulamiento es propio

de homicidios por motivos personales.

Y no suelen ser planificados.

Yo creo que tal vez Ramiro Infante no tenía planeado

el asesinato de Santigosa.

Pero al leer que había sido él quien le había traicionado,

tal vez lo quiso comprobar.

Y luego, en un arrebato... ...lo estranguló.

Algo que no hizo de manera prevista ni planificada.

-Tampoco hay testigos. Nadie vio nada.

-Bueno, voy al descampado.

Voy a ver qué tiene Científica.

A ver si han situado a Ramiro en la escena del crimen.

Cuanto antes lo sepamos, antes nos pondremos en marcha.

Miralles, Cepeda.

Acaba de entrar un correo anónimo en la dirección general. Algo raro.

¿Malas noticias?

Ya no hace falta que vayas al descampado.

Ramiro Infante es el autor del crimen.

¿Lo ha confirmado Científica? Lo ha confirmado él mismo.

"Queridos excompañeros:

gracias por descubrir al responsable de la muerte de mi familia.

Pero aún no estamos en paz. Me debéis una.

Aún tenéis que pagar por la muerte de mi hijo Lucas".

No está firmado, pero es él.

Hay que poner un perímetro de seguridad para evitar

que salga de Distrito Sur.

-Iván está registrando las imágenes de las cámaras seguridad.

A lo mejor hay suerte y le damos caza.

-Será una noche larga. Llamaré al comisario.

Pongámonos en marcha.

¿Emilio?

Madre mía.

Otro compañero asesinado. Qué horror.

A veces creo que esto no va a terminar nunca. ¿No te pasa?

-No sé. No sé.

-Discúlpame, Pau.

Imagino que te agobia mucho saber que ese tío

anda suelto por Distrito Sur.

-Todos sabíamos que Infante no estaba muy lejos,

pero... saber que está en el barrio

no es muy tranquilizador, la verdad.

-¿En serio? ¿Has ido correr después del turno de noche?

-Pensábamos que estabas durmiendo.

-Con la noche que he pasado, como para pegar ojo.

(Notificación)

-Esa carita... Ese mensaje de curro no es, ¿eh?

-No.

-Déjame adivinar. ¿Es una chica rubia muy guapa

que trabaja en un conocido bar de Distrito Sur?

(LARA RÍE)

¿Qué pasa, volvéis a ser amiguitas?

De verdad, qué pesaditas sois.

Sois como una montaña rusa de emociones.

Os odiáis, os queréis, os odiáis.

-Y a veces en el mismo día.

-Una pregunta, por curiosidad solamente:

por si me la encuentro, no meter la pata.

-Amigas. Punto.

Y el mensaje era para darme las gracias por una cosa.

-Vaya rollo. Pensaba que ibas a contar algo más jugoso.

-Pues no; es esto.

Decidimos ser amigas y lo estamos consiguiendo.

-¿Solo amigas? -Sí, solo amigas.

¿Podéis parar de haceros pelis?

-Si tú lo dices...

Nos hemos visto un par de veces esta semana porque...

quería mi opinión para unas dudas que tenía

y me gusta que Hanna se abra y cuente conmigo.

-Pues nada, ese es el primer paso para que en un futuro, quizá,

podáis ser algo más que amigas.

-Sí, nunca se sabe, pero no es mi intención.

-Yo me voy, que tengo muchas cosas que hacer.

-¿Y qué quería consultarte Hanna?

Perdona.

Que soy una cotilla, yo qué sé. -No te lo cuento.

De todas formas, te ibas a enterar, trabajando en la UFAM

y colaboras con el centro cívico.

-¿Pues?

-Pues Hanna quería ayudar a una amiga suya,

que estaba metida en el mundo de la prostitución.

Le aconsejé que fuera al centro cívico

y la cosa fue muy bien.

Y ahora Paty le ha propuesto colaborar con ella

como voluntaria.

Lo que pasa es que Hanna tiene dudas.

-¿Qué dudas? Parece una idea muy buena.

-Ya, lo haría muy bien y podría ayudar a muchas mujeres

que han pasado por situaciones parecidas a la suya.

-Claro. Lo que me fastidia que no se me haya ocurrido a mí.

Me habría servido de ayuda para hablar con chicas

que están en su situación para que denuncien a los proxenetas.

-Sí, lo puede hacer muy bien.

-Menudo fichaje ha hecho Paty. Vaya.

El cierre perimetral de Distrito Sur

se hizo cuando tuvimos pruebas fehacientes

de que Ramiro Infante estaba por la zona.

No, todavía no lo hemos localizado.

Mire, le puedo asegurar que esa información

no fue filtrada por nadie de esta comisaría.

No insinúo nada, señor; afirmo.

El responsable está en Jefatura.

Santigosa estaría vivo si todos hubiéramos sabido cerrar la boca.

(MALHUMORADO) Gracias.

¿Te has quedado a gusto?

Bueno, solo les he dicho lo que pensaba.

Por una vez hemos estado de acuerdo.

¿Qué quieres decir?

En Jefatura sospechan que la filtración salió de allí.

Pero no lo reconocen oficialmente.

¿Saben quién ha sido?

Sí, un amigo de Ángela Muñiz, la viuda de Tamayo.

Creen que él le dio la información y ella la filtró a la prensa.

O sea, que no íbamos tan desencaminados.

Eso parece. Bueno, la viuda estará contenta.

El nombre de su marido ha quedado limpio.

Sí, y va a conservar su querida medalla.

Pero nosotros seguimos teniendo un problema, otra víctima.

Y el asesino, campando a sus anchas.

En fin, ¿qué dice la UIT del "e-mail" que recibió Miralles?

Solo que el correo está alojado en un buzón zombi

y el servidor está en la India. Un clásico.

¿Y del vídeo sabéis algo?

Lo grabaron hora y media antes de que llegaran Alonso y Cepeda.

Díaz y Abarca están en ello ampliando cada "frame"

a ver si encuentran algo que no se vea a simple vista.

Pero no espero demasiado.

¿Y los de Científica cómo van?

Trabajando a toda marcha, ya sabes que lo suyo lleva tiempo.

Pero tenemos un informe preliminar del forense.

¿Y? Confirmado:

estrangulamiento a manos desnudas. Y nada más.

No hay ni el más mínimo resto que pueda confirmar

la autoría de Ramiro, ni en el cadáver

ni en la escena del crimen.

¿Qué piensas?

Quizá había una tercera persona grabando esas imágenes.

No, lo hemos pensado. Y tras ver el vídeo más de mil veces

lo hemos descartado.

Santigosa siempre mira de frente.

Si hubiera otra persona, habría desviado la vista.

El vídeo lo grabó Ramiro, lo cual es inquietante.

¿Por qué lo dices? Porque no encaja en su perfil.

Él planea cuidadosamente sus asesinatos

y la ejecución es de una precisión quirúrgica.

Esta vez se ha dejado llevar.

Ha exigido a su amigo Santigosa

que confesara públicamente su traición antes de matarlo.

Es la primera vez que se deja llevar por la rabia.

Quizá sea más humano de lo que imaginábamos.

Y lo que me sorprende es que no cogiera la placa de Santigosa

y que no dejara la de Aguirre.

Quería diferenciar a Santigosa del resto de sus víctimas.

No lo consideraba digno

de una ejecución canónica.

Lo que lo hace más imprevisible.

Podemos esperar cualquier cosa de él.

-Préstamo personal. Sí.

Pero no me cuentes historias de tin de taes

o de tois.

¿Cuánto es la cuota al mes?

¿En serio? Si lo voy a pagar en cinco años.

¡A ver...!

¿De esa cuota cuánto son intereses?

¿Cómo?

Vale, vale, muy bien. Muy bien, buenos días.

Y suerte con el próximo atraco.

Ladrones.

¿No ves que estoy ocupado?

-Jefe, es importante. Tenemos que hablar.

-Me mandas un mensaje y pides cita.

-Le mandé un montón y no contesta.

-A lo mejor no quiero. ¿No se te ha ocurrido?

-Pero en algún momento tenemos que hablar, digo yo.

Aparte de la relación que tenemos de empleado-jefe,

también somos amigos.

-"Amigo" es una palabra que te viene grande.

Un amigo no se acuesta con mi hija a mis espaldas.

-Se lo juro por Dios que se lo iba a decir.

Pero Cristina me pidió que no se lo dijera.

-¡La cuestión es que no deberías haberte acostado con mi hija!

-Si fuera eso lo entiendo, pero en realidad...

-¡No, no! ¡No vayas a contarme la milonga

de que te has enamorado! Cierra la puerta.

¿Cómo puede pasarme esto? ¡Y delante de mis narices!

-Son cosas que pasan, uno no elige de quién se va a enamorar.

-Pero ¿qué...? ¡No me seas cursi!

-Jefe, se lo juro por Dios que se lo quería decir.

Sobre todo para poder ir por ahí y estar tranquilo.

-¡No me fastidies, Ángel!

Tú no sabes el dinero que he invertido en mi hija

en colegios, para que se codee con gente bien,

¿para que acabe con un tío como tú? ¡No, hombre!

-Con un tío como yo.

¿A qué se refiere? -Lo sabes perfectamente.

-Ah, a un arregla-váteres,

sin estudios, que no está a la altura.

-Yo no he dicho eso. -Es exactamente lo que piensa.

Yo pensé que usted era diferente.

-No me cambies de conversación.

-Sí, usted es un clasista y yo pensé que era diferente.

-No, si el ofendido vas a ser tú.

Ángel, tú me has traicionado,

seduciendo a mi hija a escondidas.

-No seduje a nadie, no tiene ni idea.

-Y como ayer no hiciste tu trabajo,

perdí lo que tenía ahorrado para el máster de Cristina.

A ver cómo le explicamos eso.

No sé cómo tienes la poca vergüenza de venir aquí.

-¿Qué, estoy despedido?

-Sería lo más sensato.

-¿Crees que han averiguado algo de Ramiro Infante?

Quizá han dado con él o lo han detenido.

Ni idea.

Pero si hay alguna novedad, nos lo dirán ahora.

¿Han detenido a Infante?

Tened paciencia. El comisario ha convocado esta reunión

para informaros de cómo están las cosas en este momento.

No sé más. Eso sí, es importante que tengáis claro

que la información es confidencial.

Sabéis que ha habido filtraciones,

así que lo que se diga aquí no sale de comisaría.

¿Y si es confidencial por qué nos lo cuentan en asamblea?

Alonso, es una reunión informativa

por vuestra propia seguridad, ¿vale?

Así que no puede informaros uno por uno.

Bien, como sabéis ya,

Ramiro Infante se ha cobrado una nueva víctima.

Se trata de Guzmán Santigosa,

un excompañero que fue quien reveló su verdadera identidad

a la mafia rusa.

¿Cómo saben que ha sido Infante?

Por el "modus operandi" no parece él.

Él mismo lo ha reivindicado.

Nos ha mandado un correo para agradecernos

que hayamos descubierto que Santigosa lo traicionó.

Ya, pero...

¿Cómo sabía que estaba Santigosa en Madrid?

La prensa no lo había filtrado.

No lo sabemos. Suponemos que vigilaba la comisaría.

Ramiro Infante buscó a su excompañero

para que desmintiera o confirmara lo que había publicado la prensa.

Santigosa, al verse acorralado confesó.

Entonces Ramiro lo asesinó para vengar a su familia.

Poca broma con Ramiro Infante.

En cuanto localizamos el cadáver de Santigosa,

procedimos a cerrar perimetralmente Distrito Sur

para evitar que Ramiro escapara.

¿Y hay alguna pista?

No, de momento no.

La UIT ha revisado las cámaras de seguridad

próximas al descampado.

Pero solo hemos conseguido confirmar

que Infante es muy escurridizo, no hay dejado rastro.

Las ratas son muy escurridizas.

-Esta es una cucaracha más bien.

En conclusión, el peligro sigue vigente.

Como os dije la semana pasada, tomad muchas precauciones

tanto si estáis de servicio como si no.

Estamos igual que antes. Peor, más asustados.

No hemos avanzado nada.

Os aseguro que detendremos a ese criminal.

Y vamos a hacerlo sin sufrir más bajas.

"Un mensaje para nosotros.

Mataré al asesino de mi hijo. Sé que estás en Distrito Sur".

Gracias a todos por vuestra colaboración.

Inspectora.

¿Por qué no habéis dicho nada del vídeo? Es relevante.

Bueno, el comisario entiende

que no es necesario que todo el mundo lo vea.

No aporta nada y es demasiado doloroso.

Bueno, la UIT además está trabajando en él.

¡Hola, papi!

Qué guapo estás hoy. Me encanta tu corbata.

-Es vieja. -No te la había visto nunca.

-Porque no te fijas.

-¿Te pasa algo? Estás muy serio.

-¿A mí? No. No sé por qué dices eso.

A lo mejor tiene que ver con no hayas venido a dormir a casa.

¿Te crees que es un hotel?

Te vuelves a casa de tu madre y no me avisas. A lo mejor es eso.

-Papi, que no, lo siento.

Pensaba que te habías enfadado pero que se te habría pasado ya.

De pequeña si te enfadabas se te pasaba en un día.

-Pero ya no eres una niña.

-A ver, que no ha sido para tanto.

Ángel es un rollete, como mil que he tenido.

Lo que pasa es que antes no te enterabas.

-Mil rolletes, me dejas mucho más tranquilo.

Lo estás arreglando.

-Que no. Lo que quiero decir es que al final

es un chico con el que ha pasado el rato, no es nada serio.

Si me lo pides, dejo de enrollarme con él.

Para mí lo importante es tu felicidad.

-Oye, no intentes manipularme, Cristina.

-¿Quién yo? -Si tú,

siempre haces lo que te da la gana.

Te vas de casa de tu madre sin decir nada.

-Te pregunté. -No me cortes.

-Vuelves a casa de tu madre y no tienes la decencia de avisar.

Te enrollas con mi empleado de confianza porque te apetece,

¿y ahora quieres irte a EE. UU. y que te lo pague papi?

¿Sabes qué? Que hasta aquí hemos llegado.

-¿Cómo? ¿Eso qué significa?

-Que no te pago un máster en EE. UU.

Si quieres, lo haces en España.

-Pero, papá... -Ni papá ni leches.

Yo trabajando como un esclavo para que te rías en mi cara.

-¿En serio? ¿No me vas a pagar el máster?

-En EE. UU. no. Búscate uno en Europa o en España,

que los hay muy buenos.

-Pero mis amigos...

-Tus amigos tendrán padres con mucho dinero.

Tu padre trabajó desde joven para pagarse los estudios.

-¿Vas a dejarme sin el máster en EE. UU.

mientras te llenas los bolsillos con tus timbas ilegales?

¿Creías que no lo sabía?

Menudo chiringuito te has montado.

-¿Quién te lo ha dicho? ¿Ángel?

-No, me he enterado yo solita. No me chupo el dedo, papi.

Eres un hipócrita y un egoísta. No te lo voy a perdonar nunca.

-¿Qué pasa? Debes de estar reventada, ¿eh?

Después de la tensión del caso y las horas que llevas de servicio.

-Me he corrido juergas peores.

-Y esta mañana te vas a correr pudiéndote quedar en la cama.

Mira que eres bruta a veces.

-A mí correr me centra.

Aunque hoy no me ha servido de mucho.

-¿Quieres que te dé un masaje?

-¿En serio? -Hombre, claro.

¿No dicen que debemos proteger la espalda de nuestros compañeros?

-Pues venga, protégeme.

-Ay, qué maravilla.

-Cómo lo tienes. ¿Te duele? -Sí, pero da igual. Tú aprieta.

-Sí que se habrá hecho la noche larga.

-Ya te dijo.

Oye, hay algo que no me termina de cuadrar.

¿Cómo los jefes dan por hecho que ha sido Ramiro Infante?

-¿Por qué lo dudas?

-Bueno, porque cuando he preguntado

he notado a mi tío incómodo.

Creo que nos ocultan algo.

Nos mandan un "email" y dan por hecho que ha sido él.

¿Tú crees que se han puesto en contacto con él

o que han averiguado algo nuevo?

-Paula, ¿por qué no le preguntas a tu tío?

Yo no te puedo contar más.

-Bueno, vale, mira:

es que todo esto me tiene de los nervios.

Y ver a mi tío tan preocupado...

Solo dime si saben algo nuevo.

-Bueno, lo que nos han contado.

Básicamente eso y que siguen investigando.

Ya has oído que lo están llevando con mucha discreción

para que no se filtre a la prensa.

¿Por qué quieres saberlo?

-Supongo que me gustaría participar de forma activa

en la resolución del caso.

-Pues yo ahí no puedo ayudarte.

-Mira, Lidia, no hay nadie más interesado que yo

en encontrar a ese tío.

Está la comisaría en peligro por mi culpa.

-Hiciste lo que tenías que hacer.

Si no hubieras sido tú, habría disparado otro.

-Pero fui yo.

Y estáis amenazados todos por lo que hice yo.

Y no tengo manera de arreglarlo.

-Lo que dices te honra y eres muy valiente.

Pero si yo fuera el comisario haría lo mismo que está haciendo:

te mantendría al margen.

Piénsalo, ¿qué harías tú en su lugar?

-Piénsalo tú.

¿Qué harías tú si estuvierais en mi lugar?

-¡Maldita sea!

-¿Pasa algo, Fernando?

-Nada, Hanna, nada.

Que esto de ir corriendo el rumor por las calles

para que alguien me dé información sobre ese malnacido

no está funcionando.

Hace días que no recibo ningún mensaje

ni una llamada... No sé qué demonios pasa.

-Pues ya sabes lo que dicen, ¿no?

Que cuanto más mires el móvil, más tarda en sonar.

No sé por qué, pero dicen que es así.

¿Y por qué no te tomas algo y te relajas un poco?

Quiero decir...

Si tiene que llegar información, ya llegará

y, si no, no. No podemos hacer más, Fernando.

Sabes que Khan es muy listo y se habrá cubierto las espaldas.

La gente le tiene mucho miedo. -Lo sé, lo sé.

Y eso es lo que más me preocupa. Porque, una de dos:

o la gente no tiene más información y nos han dicho lo que sabían

sobre ese malnacido, cosas que ya sabíamos...

O este cerdo puede haberle dado la vuelta a la tortilla

y está comprando voluntades para conseguir información sobre mí,

o sea, todo al revés.

No sé qué está pasando.

-Pues no lo sabremos.

Así que...

Lo siento, Fernando, pero es que toda tu vida

gira en torno a Khan. Es insano.

De verdad...

-Ya estamos.

¿Se puede saber qué haces aquí?

¿No ves que el bar está cerrado? -Ya lo sé.

-Te dije que no quería volver a verte en mi local.

-No pasa nada, en el fondo me lo merezco.

La verdad es que venía a disculparme contigo.

Sé que lo que hice no estuvo bien, pero estaba desesperada.

-Esperas que lo entienda, ya.

Si vienes a contarnos lo triste que es tu vida,

será mejor que se lo cuentes aquí a tu amiga.

Yo tengo cosas mejores que hacer.

-Oye, ven.

No se lo tengas en cuenta. Está teniendo un día muy raro.

Pero ¿sabes qué?

A mí me parece bonito que hayas venido a disculparte.

Y a él también, pero nunca te lo va a decir.

-Eso espero.

-Oye, ¿qué tal en el nuevo piso? ¿Cómo estás?

-Muy bien. Las chicas son muy majas

y me han acogido muy bien.

-Claro, ¿cómo te van a acoger?

-Y Paty me ha conseguido una entrevista de trabajo.

Es para empleada de hogar. ¡Pero estoy feliz!

-Qué bien, me alegro muchísimo.

-No vengo solo a disculparme con tu jefe.

También quería darte las gracias

por todo lo que has hecho por mí.

No estaría tan bien si no fuera por ti.

-No me des las gracias, lo he hecho de corazón.

-Ya lo sé.

Pero de todas formas te he traído esto.

-No hacía falta. ¡La pulsera!

(ILUSIONADA) ¡La pulsera!

¡Qué bonito! Pero no hacía falta que me regalaras nada.

-Ya, me apetecía.

¿Te acuerdas cuando todas llevabais mis pulseras?

Parecíamos una secta.

-Oye, ¿y te acuerdas de cuando insistías

en enseñarme a bailar samba?

-¡Qué mala eras! ¡Se te daba fatal!

-Es que hace falta un poco de sangre caribeña.

-¿Y la vez que Vlado Khan nos pilló bailando?

(SERIA) -Sí, me acuerdo.

Pero se lo tomó hasta bien esa vez.

Pero nos quitó a todas las pulseras.

-Bueno, estas no nos las van a quitar.

Ni Khan ni nadie.

-Nunca.

-Quería darte las gracias

porque si he salido del hoyo ha sido por ti.

Es la primera vez en mucho tiempo

que me siento tan comprendida.

-Lua, si no nos ayudamos entre nosotras,

¿quién nos va a ayudar?

Y ahora a disfrutar de la vida y a ser feliz.

¡Que nos lo hemos ganado! -Sí, venga.

-¿Te gusta?

-¡Sí, la pulsera! Qué mona.

(LAS DOS RÍEN)

(EMOCIONADO) ¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos!

(TECLEA FRENÉTICAMENTE)

No me lo puedo creer, Iván. ¿Qué haces?

No me distraigas ahora.

¡Que si entra alguno de los jefes se te cae el pelo!

¿Qué haces? ¡Deberías estar buscando a Ramiro Infante!

Carlos, por favor, estoy a punto de pillar a Sonz.

¿El "hacker"? Sí.

¿Y las cámaras de seguridad?

Iván, ¿has encontrado a Ramiro?

¡El caso de Infante lo lleva Abarca y está en el baño!

¿Y te parece momento de ponerte a jugar con un sospechoso?

No, Carlos, estoy trabajando. Llevo días metiéndome en los foros

y he dado con un usuario en una plataforma de "gamers"

que se hace llamar Sonz.

¡Vamos! Le tengo.

¿Me estás diciendo que Sonz

utiliza su nombre de "hacker" para partidas en abierto?

Nadie ha dicho que sean en abierto. Me ha costado mogollón entrar.

Y al final he retado a Sonz y aquí estamos jugando.

No me puedo creer que estés jugando con el sospechoso.

Sí, y mientras... mis equipos de rastreo están a "full".

Tenía la conexión replicada en unos servidores para camuflarse,

pero no sabe que ha dado con uno que tiene más truquis que él.

¡Vamos, vamos, vamos!

¡"Cuidao"! ¡Dios, casi!

Buenísima.

(EUFÓRICO) ¡Lo tenemos, Carlos! Te lo imprimo, ¿eh?

Vale, vale.

¡Pero dale ahí, dale ahí!

Imprimiendo. Esa es la dirección, id a detenerlo.

Vale, lo tengo. Iván, eres un máquina,

¡el mejor inspector de la UIT! Gracias.

Me quedo aquí para entretenerlo.

¡Vamos!

Toma, toma.

¡Vamos! ¡Toma!

Vamos.

-Cómo me alegro.

De verdad, qué bien que haya salido todo tan bien.

No, mujer, gracias a usted.

Y para lo que necesite, yo estoy aquí.

Genial.

Pues vamos hablando. Adiós.

¡Ey! Hanna, ¿qué tal?

Hablaba con la dueña de la casa donde han entrevistado a Lua.

-¿Y qué tal ha ido?

-Mejor de lo que nadie esperaba.

Se han caído superbién y la ha contratado para ya.

-No me lo puedo creer.

Lo que te puede cambiar la vida en cuatro días.

Piso, ahora trabajo...

Me cuesta creerlo, y eso que yo estaba metida en el ajo.

-Ya ves, es genial.

-Hermanas de pulsera. -¡Hermanas de pulsera, tía!

Es que Lúa es un amor, me la ha hecho ella.

Oye, gracias por ayudar a mi amiga.

-Ha sido cosa de las dos.

-Sinceramente, nunca me había interesado

por lo que hacéis aquí,

pero verte ayudar a la gente es una pasada, Paty.

-Aquí somos muchas personas. Yo solo soy una más.

Y, si no hubiera sido por ti, Lua nunca hubiera venido.

-Fue tan emocionante el momento en que me dio la pulsera

y la miré a los ojos...

Y es que nunca la había visto tan feliz.

Tenías razón, ayudar a la gente sienta muy bien.

-¿Entonces te has pensado eso de ser voluntaria?

-No sé. Le he estado dando vueltas, pero es que...

no sé si me veo aquí, yo,

ayudando a las mujeres.

Con Lua fue tan fácil porque éramos amigas

y me conocía.

-Ya. A ver, yo entiendo cómo te sientes.

Cuando entré de voluntaria me sentía igual.

Y cuando me dijeron que dirigiera esto no te quiero ni contar.

Pensé que no iba a poder,

que esto iba a ser demasiado para mí.

Pero hasta que no te arremangas y te metes de lleno

no sabes hasta dónde puedes llegar.

Creo que lo que nos frena es la inseguridad.

Nuestro peor enemigo somos nosotras mismas.

Y no vemos que, si nos lo proponemos,

lo podemos conseguir.

-No sé. -¿Ves? Eso es inseguridad.

Las cosas se ven mucho más claras desde fuera

y yo desde fuera creo que has nacido para esto.

Y no digo que ahora lo vayas a hacer todo superbién

a la primera ni mucho menos.

Yo, de hecho, no he parado de cagarla desde que entré.

(HANNA RÍE)

Pero de los errores se aprende. Y yo te ayudaré en todo.

-Paty, qué presión.

-Ya. Yo creo que es hora

de creer en nosotras mismas y de atrevernos.

-La verdad es que, ahora que lo dices,

cuando pienso en el infierno que pasé con Khan

me hubiera venido bien que me ayudara alguien

que supiera por lo que estaba pasando.

Pero cuando se me acercaba alguien para ayudarme

no podía evitar sentirme juzgada.

-Entonces ¿eso es un sí?

-Eso es un lo voy a intentar.

-¿Sí?

-Sí, pero escucha.

No quiero decepcionarte. -No digas tonterías,

porque lo harás genial. ¡Hanna, bienvenida al equipo!

-Muchas gracias, Paty. -Qué ilusión, de verdad.

-¿Te pongo alguna cosita más?

-No. ¿Me pones la cuenta, "porfa"?

-Vale.

-Voy al baño. -Muy bien.

-Hola, Dani. -¿Qué tal, Angelito?

Tu amiga con derecho a roce está aquí.

-No estoy "pa" bromas. -Está en el baño.

-Aquí te dejo el dinero. Gracias.

-¿Un "hola, cómo estás, Angelito"? ¿Nada?

-No tengo nada que decirte. Hablaste por los dos.

-Lo siento, es que ya no puedo mentir más.

-¿Ah, sí? Pero si eres un mentiroso de campeonato.

Como mi padre, tal para cual.

-Estás siendo injusta. -Yo creo que no.

-Te da igual si tu papá me echó del trabajo.

No te importa.

-No, no me importa.

-Te da igual utilizar a las personas.

-Pero ¿qué dices? Yo lo estoy pasando peor que tú.

-¿Ah, sí? ¿Y cuál es tu problema?

Si llegas a fin de mes, si tienes trabajo... ¿Cuáles son?

-Eres un egoísta y solo piensas en ti.

Mi padre no me va a pagar el máster en EE. UU.

Claro que lo sabes.

Serás un buenazo y estarás enamorado de mí,

pero te has callado lo del máster.

¿Sabes lo que es para mí renunciar a él?

Era muy importante para mí.

De haberlo sabido, me habría puesto a currar

y hubiese ahorrado para hacerlo.

Pero eso no lo entenderás. Déjame en paz, Ángel.

-Terminó mal la cosa, ¿no?

-Ya lo viste, peor de lo que pensaba.

-Ya.

-Nada de "te lo advertí", ¿eh?

-No, ni se me pasó por la cabeza.

(Música tranquila)

No te hagas el interesante, cuéntamelo.

Tenemos a Sonz. ¿Sí?

¡Bien!

El juez ha sido muy rápido con la orden de registro

y le hemos pillado en medio de la partida.

¡Bien, bien!

Necesito saberlo, ¿cómo es su aspecto físico?

Va, Carlos. ¿Cómo te lo imaginas?

Entre treinta y treinta y pico...

entrado en carnes, gafas, calvo... No es español.

Puede ser ruso. ¿Es ruso?

O paquistaní. Allí son unos monstruos con los ordenadores.

¿Sí? Buen intento, pero no.

¿No? ¿Y cómo es?

Es de Carabanchel. ¿Español?

Vive en una casa modesta con su madre y con su abuela.

Tiene 15 añitos. Se llama Carolina Fuentes Martínez.

En algo has acertado: es una máquina con los ordenadores.

Carlos, ¿estáis seguros de que es Onz?

¿Habéis ido a la dirección que os di?

Hemos ido. ¿No os habéis equivocado?

No, para nada. Su habitación es como una pequeña UIT,

pero con una cama con peluches.

Y sus amigos son gente que conoce de internet.

¿Esto os lo ha contado ella?

No, ella no nos ha contado casi nada.

No tiene un pelo de tonta. Ahora a ver qué nos dice el juez.

O sea, que el "hacker" que he estado persiguiendo

es una adolescente de Carabanchel.

Entiendo que lo flipes. Yo me he quedado en "shock",

pero, bueno, es lo que hay.

Oye, vamos a necesitar el informe para cerrar el caso.

Estaba con ello.

Estoy pidiéndole al juez poder entrar

en los ordenadores de ella, donde estarán todas las pruebas.

Y va a ser interesante.

Sí que lo va a ser.

Paula está ahora con ella haciéndole la exploración.

Solo queda que el juez de menores diga qué podemos hacer.

¿Estás bien?

Sí. ¿Seguro?

Sí, sí. Vale.

Pues no te demores en enviarnos el informe.

A ver si la podemos vincular

a la estafa de la tienda de "gamers" o a otra cosa.

Lo redacto y te lo mando por "mail".

Hecho. Venga.

¡Enhorabuena!

Gracias, sí.

Una adolescente.

A mí tampoco me coge el teléfono.

Claro que estoy preocupado, pero no histérico.

Si no lo coge será porque no puede.

Estará enfadada por no hacer el máster en EE. UU.

Yo he hecho todo lo posible, hasta pedir un crédito al banco.

Cuando no puede ser, no puede ser.

Es culpa nuestra por darle todos los caprichos.

¡Ah, que la culpa es mía!

Vale, adiós, madre perfecta. Adiós, adiós.

¿Te pasa algo a ti?

-Tampoco me contesta al teléfono.

-No quiero imaginarme para qué la llamas.

-No tengo que darle explicaciones, pero ya no estamos juntos.

Todo por el máster.

-No hay dinero para el máster.

Cuando las cosas no pueden ser, no pueden ser.

Y que se acostumbre. En la vida, las cosas hay que ganárselas.

-Igual no debió darle esperanzas.

-¡Otro! Ya tengo bastante con mi mujer.

Pero una cosa, yo dinero tenía.

Pero lo perdí por tu culpa. Cristina tenía razón.

-¿Qué quiere que haga? Ya le pedí disculpas.

¿Por qué no me despide? -No creas que no me apetece.

Pero por ahora sigues trabajando, así que no me des la murga.

¡Otra vez el contestador!

Cristina, hija, soy papá.

Sé que estás enfadada, pero cógeme el teléfono.

Venga, hombre.

Responde y te invito a cenar, siempre que no sea muy caro.

Un beso, cielo.

Empezamos con los entrantes:

tenemos queso manchego con unos picos

y jamón ibérico de cebo...

deconstruido.

-¿Deconstruido? Pero si es jamón de toda la vida.

-Pero hay que sacarlo del envase sin que se rompa.

Por eso es deconstruido o destruido.

-Muy bien. Qué morro tienes, ¿eh?

Pero es un detalle que te hayas currado la cena

y además vas muy guapo.

-Bueno, es la primera camisa que he cogido.

(LARA RÍE)

-¿Y cómo va el caso del puñetero "hacker"

que nos fastidió la noche? ¿Está resuelto ya?

-Pues sí, sí, sí.

Además, alucina, porque el megaciberdelincuente...

esa mente criminal que estábamos buscando

es una adolescente de Carabanchel

que vive con su madre y su abuela.

-¿En serio? -Si la ves, te caes de culo.

Tiene una carita de no haber roto un plato en su vida.

El dinero que robó lo ha invertido

en criptomonedas y en ordenadores de última generación.

-Ah, qué emprendedora, reinvirtiendo en el negocio.

-También ha ayudado a su madre a pagar la hipoteca de la casa.

-¿Y la madre no se preguntó de dónde sacaba la pasta?

-Creía que sacaba la pasta

de hacer vídeos para videojuegos, de "streaming"...

Nunca pensó que estaba haciendo algo ilegal.

-Pues cuando fue la policía a detenerla,

habrá quedado alucinando.

-Imagínate: pensando que su hija está jugando a las maquinitas

y es una ciberdelincuente.

-Ya. Jolín, vaya papeleta.

Pues lo siento muchísimo por ti,

que pensabas que ibas a detener a un "hacker" internacional

y al final era una cría de 15 años.

Pero no te deprimas, eres buenísimo en tu trabajo

y si fuera un "hacker" de verdad... -Es un "hacker" de verdad.

-¿En serio? -Sí.

Al principio aluciné, porque no me lo esperaba,

pero cuando vi lo que había hecho, es de quitarse el sombrero.

Es una "crack", me lo ha puesto superdifícil.

Al final la cacé y tengo mi honor a salvo.

De hecho, ¿sabes qué?

Esto me ha hecho darme cuenta de varias cosas.

Una, que entré por la puerta de atrás en la UIT

y que ahora mismo estoy orgulloso de mi trabajo

y de que tenía muchas paranoias ridículas

y neuras e incluso...

un ego herido.

-¡Ay!

Esto que estás diciendo es muy inteligente.

¿Tengo un novio filósofo y no lo sabía?

-Y más cosas.

Soy capaz de coger a una "hacker" adolescente,

de prepararte una cena,

incluso de ver una película de miedo con Carlos.

Y mira que es difícil, porque no para de hablar.

-¡Ya!

Oye, ¿y lo de pasar una noche con tu novia?

¿Crees que eres capaz?

-Soy capaz de hacerlo hasta sin cenar.

-Qué bien.

¿Sabes qué deseo pedir cuando sople las velas?

-No, pero me encantaría saberlo.

-Pues te lo voy a decir.

(LARA RÍE)

Te parece bien, ¿no? -Sí, fenómeno.

-Unos vecinos han llamado. Parece un caso de malos tratos.

Acaban de enviar una patrulla.

-Empezamos bien el día.

Santigosa suplantó la identidad de Tamayo.

¿Cómo, exactamente?

Primero falsificó su DNI y abrió una cuenta a su nombre.

Luego, con ayuda de un "hacker" manipuló la fecha de apertura

para que coincidiera con una época en que Tamayo estuviera vivo.

Me voy a apuntar a un concurso.

¿Ah, sí? Voy a presentar un relato policial.

¿Y tienes alguna idea de qué va a ir?

Quiero inspirarme en ti para desarrollar el personaje principal.

-Cristina no aparece y su madre y yo estamos preocupados, ¿sabes?

-¿Cómo le digo que no he estado con ella?

Inspector Salgado, te presento a Zacar Smirnov.

Conocido por sus compatriotas como Zacar el Viejo.

No parece tan mayor.

Es el capo más importante de la mafia rusa en Marbella

y eso sucedió cuando Ramiro estaba infiltrado.

Este tío es raro.

Está tranquilo, no se arrepiente. Es como si no fuera con él.

Yo creo que va a volver a las andadas, no se rendirá.

-Ramiro nos ha dejado en ridículo.

Y a Jefatura parece que no le importa.

Lo mismo les da pedirnos opinión sobre si publicar esa información.

Ellos son los jefes, dan las órdenes

y no nos queda otra que acatarlas. ¿Y los defiendes?

¡Me traicionaste!

¡Así que estoy decepcionado con tu comportamiento!

-Lo que no sé es por qué no me ha despedido.

-Ah, yo también me lo pienso.

-Es una pérdida de tiempo estar buscando pistas

de hace diez años.

A mí me parece que te estás obcecando.

¡Es que he perdido la paciencia! ¿No te has dado cuenta?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 950

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 950

30 abr 2021

Un mensaje confirma que el autor del estrangulamiento de Santigosa es Ramiro Infante. Hanna se anima a trabajar como voluntaria tras saber lo mucho que le ha servido su apoyo a Lúa. Joaquín echa en cara a Ángel haberse liado con Cristina y piensa en despedirlo.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 950" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 950"
Programas completos (1045)
Clips

Los últimos 2.623 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios