Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5839295
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 942 - Ver ahora
Transcripción completa

Yo quiero tener hijos.

- ¿Con qué condición? - Que tú seas la madre.

- Ángel, mi hija Cristina.

- Encantada de conocerte.

- Si tú te dedicas a esto y tienes tus clientes,

más vale que encuentres a uno al que le coloquemos las armas

que le pedimos a Hariri.

-¿Tan importante es ese máster?

-Es vital para mi formación.

-Ramiro es un enemigo público

y cualquier cosa que sepamos de él es poca.

Presionaré para que nos den el informe completo del caso.

He conocido a Matías Vives.

-¿Sí? ¿Y eso?

-Ha entrevistado a la gente de la bolsa de trabajo

del centro cívico.

Les pagará por la aplicación para agilizarlo todo.

¿Vienes de Régimen Disciplinario? Intuyo que no son buenas noticias.

Me han suspendido de empleo y sueldo.

(Música emocionante)

(Música animada)

-Me alegro mucho de que hablarais de tener hijos,

porque es importante en una relación,

y de que le hayas sacado el tema.

-Pero no fui yo. Fue Iván el que lo sacó.

-Ah, ¿sí? -Sí.

Me pilló por banda en la sala de descanso.

Me dijo que cuando se lo comenté

se había quedado rayado porque no se lo esperaba

y quería hablarlo conmigo y aclararlo de buen rollo.

-¿Y quiere tener hijos o no?

-Me dijo que no lo tenía muy claro.

-Ya... -Espera.

No lo tenía claro

porque era algo en lo que no había pensado nunca.

Pero al planteárselo yo, se quedó todo pillado diciendo:

"¿Y ahora qué?".

Le estuvo dando vueltas y...

Pues que sí.

Que en un futuro quiere formar una familia conmigo.

(LARA RÍE) -¡Oye!

Qué bien. No me lo esperaba de él.

-De verdad, estoy supercontenta. -Normal.

A mí me das mucha envidia

No por lo de tener hijos, porque ahora no quiero,

pero en un futuro seguro que sí.

Me das envidia

por estar en la misma onda con él, que eso es muy difícil.

-Sí, es difícil. De verdad, estoy como en una nube.

-Buenos días, chicas. ¿Qué tal?

Anda, ya os dejo, pesadas.

(PAULA) -Oye, pesada tú. -Pesadas las bolsas, que pesan.

Ay...

¿Qué? -Has madrugado hoy, ¿eh?

-Hace dos horas ya que estoy despierta.

-Pensaba que estabas remoloneando en la cama.

-¿Cuándo me he quedado remoloneando en la cama?

(LARA Y PAULA) -Es verdad.

-Ni cuando te pegaron el tiro.

-Me he levantado, he corrido, me he duchado, he desayunado

y he ido a hacer la compra.

-¡No recojas!

-Sí, que os vais a trabajar y no tengo nada que hacer.

-Pues te vas al Retiro y te das una vueltecita

o vas a ver una exposición. -Eso.

O puedes ver la tele, te pones una serie

y te comes unas palomitas, que te las has ganado.

-Venga, siéntate. ¿Qué quieres desayunar?

-Ya he comido unos huevos revueltos y fruta.

(BRUSCA) -Siéntate, pesada. -Bueno, vale.

-Hay novedades en esta casa.

Lara va a ser madre. -¿Qué me dices?

-No le hagas caso.

-Sí, que Iván y ella quieren formar una familia.

-Pero ahora no, en un futuro, ¿sabes?

-Pero no sabemos cuándo será eso.

-Córtate un poco, ¿no? (LIDIA) -¡Da igual!

Sea lo que sea, enhorabuena, claro que sí.

Por vuestros hijos. -¿Cuántos hijos queréis tener?

-O sea, tía, para ya. Qué pesada es.

Si lo sé, no te lo digo, jolín.

(BROMISTA) -Es una pregunta bastante importante.

Estas cosas hay que planificarlas. -Yo las planifico, no te preocupes.

Yo con uno iría bien, pero no, mejor la pareja.

Yo que soy hija única

siempre he echado de menos tener hermanos.

¡Ostras! Perdón, soy idiota.

-Que no, tranquila. No pasa nada.

Además, mi hermana desapareció cuando yo tenía siente años.

Casi que soy hija única, como vosotras.

-Ya, eso debió de ser duro, ¿no?

-Era una cría.

Dormíamos juntas.

Y cuando...

Cuando se fue, yo me seguía levantando

pensando que estaba ahí, porque como ella tenía miedo,

me pedía la mano siempre por las noches.

En fin, voy a colocar la compra, que se va a poner mala.

Y luego igual hasta paso la aspiradora,

porque, chicas, está un poco...

-Ya que estás, haz un puré. (LARA) -Qué estrés.

(SUSPIRA)

¿Qué ha pasado? ¿Cómo ha ido?

Estoy hasta las narices de la burocracia de Jefatura.

Parece que todavía seguimos en el siglo XX.

Pero ¿no nos dan el expediente?

Sí, nos lo dan, pero mi trabajo me ha costado.

Pero, claro, el caso del vigilante les salpica

y todo lo que sea una mínima posibilidad de cerrarlo,

les interesa, pero es que se venden muy caros.

¿Entonces lo tenemos?

Sí, os lo he enviado a vuestro correo hace un minuto.

¿Y lo has podido leer ya? ¿Hay algo interesante?

Le he echado un vistazo en el ascensor.

Espero que sirva de algo.

¿Lo estás abriendo ya? Sí.

Ni que decir tiene

que ni se comparte ni se comenta con nadie

que no esté asignado al caso.

Por supuesto. Sin problema.

Veréis que la línea de investigación

incriminaba a dos sicarios de la mafia rusa.

Dimitri Gorki y León Illich leo aquí.

Veréis que la última misión de Ramiro Infante en el GRECO

fue como agente infiltrado

en una organización donde estaban estos dos.

O sea, lo mordieron y decidieron que debían cargárselo.

A él y después a la familia, en represalia.

Estarán cumpliendo condena ahora mismo.

Si están en Madrid, hoy podríamos ir a verlos.

¿Necesitaréis refuerzos? Yo creo que con Néstor vale.

Bueno, dale acceso a la información,

pero recuérdale que nos la han desclasificado

como algo muy excepcional. Vamos, que tenga cuidado.

¡Venga ya!

¿Qué pasa? Están muertos.

No fastidies.

¿Por qué cada vez que tiramos de un hilo

volvemos al punto de partida?

¿Causa de la muerte? A tiros.

Un ajuste de cuentas.

Y atención: tres meses después de la muerte de Ramiro Infante.

De la supuesta muerte, quiero decir.

Ajuste de cuentas. Déjame adivinar.

Nunca apareció el que realizó los disparos.

¿Cómo lo sabes? ¿Qué estás insinuando, Claudia?

Algo me huele mal.

A ver, un tiro en el pecho y otro en la cabeza

y se llevaron un alijo de droga y de dinero del chalé.

Creo que tiene la firma de un sicario de la mafia.

Sí, podría ser.

Claudia, si estás pensando algo, dilo.

Prefiero estudiarme bien el expediente antes de hablar.

Yo también. Te vamos diciendo. De acuerdo.

Ya llego tarde. No me da la vida, de verdad.

(Música de intriga)

A ver. Vamos allá.

Fechas, fechas, fechas. Sí.

(Música tranquila)

(SUSPIRA)

-Eh, Ángel.

-Jefe, ahora voy a la cocina cuando termine.

-Que no.

Yo quería comentarte otra cosa.

No hagas planes para mañana. Tenemos faena.

-¿Timba? -Ruleta, sí.

-No se preocupe, a las diez estoy allí.

-A las nueve mejor.

Vienen muchos empresarios con la cartera repleta

y hay que preparar cáterin y muchas cosas.

-¿Vienen nuevos o habituales?

-Un poco de todo. Viene Andrés Gimeno.

-Andrés Gimeno vive aquí. Creo que su matrimonio está muy mal.

Si no, no vendría cada día. -Me da igual.

Lo que hace falta es que apuesten mucho dinero.

Yo necesito ganar dinero.

Le he prometido a mi hija pagarle un máster de los caros.

-Se nota que es la niña de sus ojos.

Y ella a usted también lo admira mucho.

-¿Tú crees? -Sí, se le nota.

En cuanto lo ve, le brilla la mirada.

-Está pasando una temporada conmigo. Se ha peleado con la madre.

Es que Pura es mucha Pura.

Se llevan fatal. Y yo lo entiendo, la edad...

Tampoco es tan comprensiva como yo.

Hombre, a ver... -Y a usted le gusta consentirla.

-Pues sí, no te lo voy a negar.

Pero será mi manera de compensar

las noches que he pasado fuera de casa trabajando.

Ahora no me veo capaz de negarle nada.

No te lo pierdas. Quiere hacer el máster en EE. UU.

-Uy, eso le va a salir cariñosito...

(SOPLA) -El máster, el alojamiento,

los billetes de avión, lo cara que es la vida allí...

En fin, bueno... -Sí.

Si uno quiere aspirar alto, hay que pagar.

-Y aparte ADE ya lo ha hecho aquí en España

en una universidad de pijos, pero de estos pijos rancios.

-Ahora es el siguiente nivel. Es lógico.

-Espero que esto le sirva para ganarse bien la vida

el día de mañana

para no verme jubilado y manteniéndola.

-No, jefe.

De toda la vida, el dinero llama al dinero.

Oiga, no es que me meta donde no me llaman,

pero por puro chismerío: ¿por cuánto le saldrá?

-No lo sé, no lo he mirado. Miedo me da.

-Mejor ni lo mire.

¿Y si a lo mejor la convence de que se quede en España?

Mejor, ¿no? Así la tiene aquí y no tiene que pagar el máster.

-Si aquí ya le he pagado una universidad cara.

Yo quería que se quedara en España,

pero empezará a llorar y al final acabaré apoquinando.

Ángel, ya te enterarás. Por un hijo, uno da la vida.

Vámonos a trabajar, que ya es hora.

-Sí. Yo acabo con esto y voy para la cocina.

-Vale.

(SILBA)

(Música suave)

(Barullo)

-A ver si me aclaro,

que lleváis ventaja por haber leído el informe.

Estos dos rusos: Gorki e Illich.

¿Por qué fueron ellos los que intentaron matar a Infante?

-Buena pregunta, porque no los juzgaron nunca

y tampoco están vivos para que nos digan si sí o si no.

Pero hubo un testigo.

Un arrepentido de la mafia. Se llamaba...

Volkov. Boris Volkov.

Declaró que cuando delataron a Ramiro se ordenó su secuestro

y que les tocó a estos dos.

Tenían que secuestrarlo y cargárselo.

-Entiendo, pero no vio cómo lo hacían.

-No. Ese es el quid de la cuestión.

Pero sí vio cómo le metían en el coche.

Luego contó que Gorki fanfarroneaba constantemente

de que al español le habían dado un paseo por los acantilados.

Le pegarían un tiro y lo tirarían al mar aún vivo

en vez de rematarlo. -Una chapuza.

-Total, que el testigo este, Volkov, delató a Gorki y a Illich

y mandarían a alguien a por ellos, ¿no?

Afirmativo.

Enviaron al equipo que lo investigaba

y cuando llegaron, estaban muertos.

Los encontraron en un chalé a las afueras de Marbella.

Llevaban muertos más de una semana.

Y entre el "modus operandi" y el currículum de estos dos rusos,

cerraron el caso como ajuste de cuentas.

Entonces había ajustes de cuentas entre grupos del este

por controlar la Costa del Sol.

Tenía sentido cuando todo el mundo pensaba

que Infante estaba muerto en el mar con un disparo en el cuerpo.

Pero con la información que tenemos, la cosa cambia.

Crees que Ramiro se los cargó.

-Motivos tenía.

Medios y oportunidad, eso ya es otro tema.

-Conociendo el percal, sí que puede haber sido él.

-Ya.

Pero no podemos probarlo.

Pero es un hilo del que tirar.

A ver si por ahí encajan las piezas.

Me parece muy bien.

-A ver, no.

En ese trayecto que va desde Zamora

hasta la frontera con Portugal

nunca han puesto ningún control de la Guardia Civil.

Si te lo ha dicho un compañero transportista,

tendré que hacer unas llamadas y averiguar qué ha pasado.

Tranquilo, no te preocupes, ¿vale?

En el mapa que te di

tienes marcada la ruta alternativa, ¿vale?

Coge por ahí.

Ve con cuidado y no te entretengas en el camino.

Sabes que esa ruta son dos horas o dos horas y media más

hasta atravesar la frontera con Portugal

y esa mercancía debe estar mañana en Oporto.

Venga, si tienes algún problema

o sucede algo, llámame inmediatamente,

pero llámame a este número, no al personal, ¿vale?

Si no te lo cojo,

deja un mensaje y te devolveré la llamada cuando pueda.

Venga, muy bien.

Estupendo. Hasta luego.

(SUSPIRA)

(Llaman a la puerta)

¿Sí? ¿Quién es? -"Eva".

(Música de tensión)

-¿Qué pasa, Eva? ¿Qué haces aquí?

-Paso yo, si me dejas. Se dice: "Buenos días".

-Se avisa o se llama antes de recibir una visita. Pasa.

-Gracias.

-A ver.

¿Qué ocurre? ¿Qué quieres?

-He resuelto tu cagada con Cosme Carmona.

Tengo comprador. -No hace falta.

La mercancía ya está colocada.

-¿Cómo que está colocada? -Sí.

Está colocada.

Sé limpiar mi mierda si cometo un error

o una cagada.

-Vamos a ver, Quintero. Somos socios.

¿No sabes qué es eso?

No puedes ir a la tuya, por libre.

-Lo siento mucho, Eva.

Debería habértelo consultado,

pero te gusta hacer muchas averiguaciones

y puede que termine yéndose al traste una operación.

Había alguien con la cartera abierta y aproveché.

La mercancía está colocada. Problema resuelto.

-¿Alguien? ¿Qué alguien?

-Joao Ferreira.

Portugués.

Un tipo que me abastecía de mercancía colombiana.

Empezó de la nada, con unos barcos de pescadores

y movía pequeñas cantidades de mercancías ilegales

por la costa de Portugal,

bordeando siempre el litoral

para moverse fuera del alcance de los radares.

-Suena un poco cutre. ¿Tiene pasta?

-Sí que tiene pasta.

Me ingresó la mitad por adelantado.

Cuando llegue la mercancía a Oporto, me ingresará la otra mitad.

Si es cutre, como todos, que hemos empezado de la nada.

Incluso tú. Todos hemos empezado de la nada.

Este hombre ahora mismo es uno de los capos más poderosos

del norte de Portugal.

-Bueno, yo de la nada... -Claro, tú eres siempre más lista.

-¿Llegamos o no, Quintero? -Claro que llegamos, Eva.

Problema resuelto. Podremos pagarle a Hariri.

No te preocupes.

¿Vale?

Sé que debería haberte hecho caso y habértelo consultado...

(Móvil)

Debería habértelo consultado,

pero no te preocupes, no volverá a pasar.

-Te llaman. -Sí.

Ya lo cogeré luego.

-Igual es importante. Veo que es el otro.

-¿Y? ¿Que tú solo tienes un teléfono?

-No, pero cuando suena el que tengo guardado,

suele ser algo urgente, ya me entiendes.

Mira a ver. Igual es por el envío.

No quiero más cagadas.

(Música de tensión)

-Deberías llamar a Elías, ¿no? -¿Para qué?

-Pues para hablar con él. -¿Hablar de qué?

-Déjalo, si te pones así...

-Perdona, María, tienes razón.

Podría llamarle y desahogarme, pero ¿para qué?

No quiero calentarle la cabeza, que ya tiene bastante.

-Si se va a alegrar de hablar contigo.

-Con el humor de perros que tengo hoy, igual no.

Si ya sé qué me va a decir.

Tengo lo que me merezco, María. Ni más ni menos.

¿Me pones otro pincho?

-¿Otro? Ya van tres.

-Pero es o comerme tu tortilla o limpiar toda la casa.

-Pues chica, toma, pásate a la cocina.

-Si quieres...

-No digas tonterías, mujer.

Tú eres como yo. No sabes estar quieta.

A veces, cojo vacaciones y para qué, si no me hallo.

-Yo prefiero doblar turno que estar así, como una ameba.

-Flamenco.

-¿Perdona?

-Que necesitas apuntarte a clases de flamenco.

(RÍE) -¿Qué dices, María? ¿Me ves a mí de faralaes?

-Oye, te voy a decir una cosa.

Cuando se fue Elías, yo estaba como tú,

como títere sin cabeza.

Venga a limpiar, a fregar... Nada me llenaba.

-¿Y el flamenco sí?

-Oye, es más duro de lo que parece.

Sales de las clases sudando como un pollo.

Como si salieras de boxear, pero sin dar una paliza, más alegre.

-Que no, que no me veo yo dándole ahí al tacón.

-Pues algo tendrás que hacer.

-Es mentar al diablo y aparece por la puerta.

(HANNA) -Hola. -Hola, cariño. ¿Qué te pongo?

-¿Me pones un bocadillo de tortilla para llevar?

-¿Con unos "pimienticos"?

-Sí, gracias. -Voy a sacártelo.

-Espera, María.

Cóbrame, tengo prisa. Quédate con el cambio.

-Vale, gracias.

-¿Te vas? -Sí.

-¿Y eso? ¿Mucho curro en la comisaría?

-No lo sé, no trabajo hoy. Ni mañana, de hecho.

-¿Vacaciones?

(DUDA) -Sí, obligadas.

Me han suspendido de empleo y sueldo,

porque la lie un poquito.

-Ostras.

Quédate y te terminas el pincho,

yo me como el bocata aquí y me cuentas.

-¿Qué quieres de mí?

-No quiero nada de ti.

Tomar algo, dar una vuelta... Creía que estábamos de buen rollo.

(DUDA) -Sí.

Pero una cosa es estar de buen rollo y ser amable

y otra darme esperanzas.

Te recuerdo que tú no quieres estar conmigo.

-Lidia, solo quería animarte. Tienes un mal día en el curro...

-Pero hay mucha gente que tiene malos días en el curro

y no creo que vayas detrás con un: "¿Te apetece tomar algo?".

No sé qué quieres de mí, Hanna. Me vas a volver loca.

(Música triste)

-Los pillaron por sorpresa.

Dimitri estaba en la cocina comiendo y León tumbado en el sofá.

-No les dio tiempo ni a sacar las armas.

-No tenían encargos pendientes ni notaron que entraba alguien.

Porque se sentían seguros en el chalé.

La persona que lo hizo era un auténtico profesional.

Fijaos bien.

Cuatro disparos, dos a cada uno.

El primero a distancia en el pecho

y el segundo a la cabeza a bocajarro,

para rematar.

Limpio y eficaz.

El primer equipo que investigó el caso

sospechaba que era un exsoldado.

La precisión les cuadraba con un entrenamiento militar.

Por eso pensaron que era un ajuste de cuentas,

pero a mí me encaja más con el perfil de Infante.

Alguien que no deja huellas, con un trabajo pulcro,

que trabaja con sangre fría y por sorpresa.

Estuvo infiltrado en la banda y esto es importante.

Este chalé era un escondite seguro para ellos.

Lo conocían los de dentro.

Estaba fuera del radar de la Policía.

-Sí.

Tiene todo el perfil de Ramiro,

pero hace falta algo más que un perfil

para situar a alguien en el escenario de un crimen.

Pero es que tenemos algo más.

Tenemos el ADN.

(Música de suspense)

En las diligencias de entonces

hay un informe de Científica

en el que...

...se explica que se recogió una muestra de ADN.

Sí, y aquí dice

que el asesino se hizo un corte cuando forzó la puerta

y que lograron coger una gota de sangre del suelo.

-Pero cotejada con la base de datos,

no daba coincidencias.

Porque se creía que Ramiro Infante

era un policía caído en acto de servicio y no estaba fichado.

Nosotros tenemos el ADN de Ramiro. Hay que cotejarlo rápido.

Llamo a Científica.

Diles que voy para allá. Esto corre prisa.

Venga.

-Bien visto, Miralles. De aquí sacaremos algo.

No sé si nos conducirá a Infante,

pero quizá, de rebote, cerramos un caso de doble asesinato.

(Música de suspense)

¡Madre de Cristo!

¡Esto es un robo a mano armada!

Sí. ¿Señor Conde?

Sí, hola. Soy Joaquín Rodríguez.

¿Qué tal? ¿Qué tal su señora? ¿Todo bien?

Me alegro, hombre.

Señor Conde, sé que es un poco precipitado.

(Llaman a la puerta)

Estamos organizando una noche de ruleta potente

para mañana.

Mañana por la noche, sí. ¿Estaría interesado?

(DUDA) Por supuesto, tendremos el vino que usted prefiere.

Entonces, le llamo más tarde.

De acuerdo, señor Conde. Gracias.

-Jefe.

Debo hablar con los del cáterin de la timba de mañana.

¿Sabe si hay algún vegano

o celíaco, de esta gente así?

-¿Qué? -Que si alguien tiene

alguna necesidad especial,

porque la gente está vulnerable últimamente.

-No, estos viene cenados, Ángel.

Nada, cuatro cosas para picar dulces y unos sándwiches y ya está.

-¿Está todo bien, jefe?

-No, estaba mirando lo del máster de Cristina y vamos...

No sé...

Estoy alucinando. -¿Por?

-100.000 euros, Ángel. 100.000 euros.

-A ver... ¿100.000 euros?

¿100.000 euros?

-Vale que son dos años, está incluida la estancia,

pero por el amor de Dios...

-Pero ¿le enseñan a volar o qué? ¿O viene con mariachis incluidos?

Pensaba que iban a ser 5000 o 6000 euros...

-Sí.

En España también hay másteres que valen más de 5000 euros,

pero no llegan a estas cifras ni por asomo.

-¿Y qué piensa hacer?

-¿Qué vamos a hacer?

Hincharnos a organizar timbas a ver si podemos reunir

esos 100.000 euros.

-A ver, espere.

¿Piensa decirle que sí?

-Mi hija me pide ese dinero para estudiar,

no para un yate, y ella vale para los estudios.

Aparte, si lo miras así como inversión a largo plazo,

igual hasta sale rentable.

¿Sabes los puestazos de trabajo que se consiguen con ese máster?

-No sé, pero usted nada más dice 100.000

y a mí me duele el corazón.

-Bueno, vamos a tranquilizarnos,

porque el casino va bien.

Mientras siga así, yo puedo conseguir los 100.000

e incluso ahorrar algo para una jubilación dorada.

-Bueno, eso si no venden el hotel y nos invitan a retirarnos.

-No seas cenizo, por favor.

Si sucede eso, pasará dentro de unos meses.

-Voy a hablar con los del cáterin.

-Ah, Ángel, espera.

Mi hija estará pululando por aquí unos días.

Más nos vale que no se dé cuenta de nada.

De las timbas.

-Sí, entendí perfecto. -No lo parecía.

-Más bien vaya pensando usted de dónde le dirá que sacó el dinero.

Porque es bastante. -Otra vez.

Te agradezco que... (CRISTINA) -Papi.

No sabía que estabas reunido. -Hola, Cristina. Ya hemos terminado.

-Claro que sí. -Gracias, Ángel. Adiós.

-Hasta luego. -Adiós.

-Este anda siempre por aquí, ¿no?

-Sí. Bueno, ¿qué quieres?

-¿No es el de mantenimiento? -Sí, ¿por?

-No sé, se me hace raro que estés a puerta cerrada.

¿Por qué no le dices lo que arreglar y ya?

-A ver, Cristina,

se encarga del mantenimiento, reparaciones, herramientas,

suministros...

A veces, confecciona algún presupuesto.

Pero ¿por qué querías verme?

-Por si habías mirado lo del máster. -Claro que lo he mirado.

¿Sabes lo que cuesta?

¿Eres consciente de que con lo que gano aquí

no tengo para pagarlo?

Ni para pagar la mitad.

-¿No? ¿Crees que es imposible?

Yo podría contribuir.

-¿Contribuir?

-Trabajando aquí de lo que sea.

-Cristina, ¿qué dices? -A ver, sé idiomas.

Sé de contabilidad, la informática se me da bien...

Como si tengo que limpiar o servir desayunos, no me importa.

-Tú debes dedicarte a estudiar y a disfrutar, no a venir aquí...

-No, papá. Yo lo que quiero es ganarme la vida, como tú.

-Pero, a ver,

aunque vengas aquí a trabajar, no conseguirás tanto dinero.

-Bueno, dame una tarea.

Vamos haciendo y si no se puede, pues nada.

-Me estás liando. En fin...

-No, papá. Lo que quiero es ayudarte.

¿Es raro con todo lo que haces por mí?

-Vale, puedes venir aquí un par de horas por la mañana

a modo de prácticas,

pero ni se te ocurra estar todo el día metida.

-No. Si yo tengo que estudiar

para las pruebas de ingreso al máster.

-Yo tengo mucho trabajo. Si me disculpas, cielo.

-Perfecto. Hasta luego, papi. -Adiós.

-Chao. -Chao.

(Cierra la puerta)

(Música suave)

(SUSPIRA)

Eugenio, escúchame.

Conde ya está tocado...

Sí.

-Sí, por supuesto, lo voy a mirar.

No es una actividad del centro cívico como tal,

pero yo les puse en contacto con él.

Creo que debo ser yo quien mire qué está pasando.

Estoy segura de que es un error y que todo se solucionará.

Déjenme ponerme en contacto con Matías

y le digo en cuanto sepa, ¿vale?

No, quien se disculpa soy yo. Gracias por avisar.

Nada, hasta luego.

-Qué bien que te veo.

¿No tendrás el DVD que nos dejó la profesora de flamenco?

Me he aprendido ya los pasos de la soleá,

pero no cojo el punto.

-No sé, María, lo miro. ¿Te corre mucha prisa?

-No, pero como te he visto y digo: "Si lo tiene...".

-Un momento.

(Móvil)

¿Sí?

Sí, soy yo.

¿Cómo?

(SUSPIRA)

¿No me diga?

Ya.

Perdone que le interrumpa.

Hay varios vecinos que me han contado lo mismo.

Ya estoy en ello.

En cuanto sepa algo y localice a Matías, les aviso.

Nada, gracias a usted por avisar. Hasta luego.

La madre que me parió, María, la madre que me parió...

-¿Qué pasa?

(SUSPIRA) -Matías Vives. Sabes quién es, ¿no?

-Sí, ¿qué le pasa?

-Pues que me la está liando parda. Le voy a montar un pollo...

-¿Qué ha pasado?

-¿Qué ha pasado?

Que supuestamente iba a dar trabajo a cuatro vecinos

y les han vaciado las cuentas del banco.

-¿Cómo que "vaciao"?

-Pues "vaciao".

¿Ha pasado por el bar? ¿Le has visto?

-No, desde que vino a hacer las entrevistas,

no lo he vuelto a ver.

-Y no me lo coge ahora.

Madre mía, María...

Creo que es una estafa.

-Pero, a ver, ¿a ti qué te han dicho los vecinos?

-Que se descargaron la aplicación esta que les dijo,

la que servía para que les ingresaran la nómina...

Lo que me contaste. -Sí, lo oí yo.

-Pues al descargársela,

han mirado las cuentas del banco y no hay ni un duro.

Les devuelven las facturas, no pueden sacar dinero... Nada.

-Si esa gente llevaba mucho tiempo en el paro y viven al día.

-Imagínate en qué situación están.

-Pero ¿han ido a preguntar al banco a ver si se trata de un error?

-Sí, han ido dos y les han dicho que seguramente era una estafa.

Que la aplicación debía ser un virus de estos malignos

o como se llamen.

Les han averiguado las claves y...

Y yo les puse en contacto con él.

-Muchacha, llama a ese hombre.

A ver si hablamos mal de él y es un error.

-Que no, el error es mío

por dejar que les vendiera la moto.

Madre mía...

-Yo estuve a punto de poner a mucha gente en contacto con él.

-No entiendo cómo hay gente que es capaz de algo así,

de aprovecharse de personas en paro y desesperadas.

-Porque hay gentuza en el mundo de toda la vida.

¿Qué piensas hacer?

-¿Qué pienso hacer?

Ir a denunciar.

Ahora mismo me voy a denunciar.

¿Puedo decirles que estuvo en el bar?

-Claro, diles que yo les cuento lo que oí, lo que vi y todo.

-Estoy muy afectada. -No te apures.

(Música de intriga)

-¿Sabes lo que no consigo quitarme de la cabeza?

¿Dónde duerme ahora Ramiro?

Porque la guarida que tenía en el polígono se la reventamos.

-Se esconderá en más de un sitio.

Ha tenido tiempo de sobra para tener preparado un plan B.

(Móvil)

-Espera un segundo.

Es Miralles.

"Tengo los resultados de Científica".

¿Ya?

Reconozco que ha sido una buena idea que te acercaras para meter presión.

-¿Qué tenemos?

-Miralles, estoy con Néstor. Te he puesto en manos libres.

"El ADN que encontraron donde los rusos

era de Ramiro Infante".

Tenías razón.

-Estás que te sales. Buen trabajo, Miralles.

"Gracias, pero tampoco resuelve nada.

Solo es un dato más".

Ahora ya sabemos dónde empezó la venganza.

-Pero ¿por qué no terminó ahí?

Esos dos sicarios se cargaron a su familia.

¿Por qué seguir matando?

-Es evidente. Le echa la culpa a la Policía.

Desde que Tamayo lo traicionó,

Ramiro está cegado por el odio

y esa sed de venganza no se calma nunca.

Siempre habrá otro culpable más.

-Eso es lo que confesó su hijo Lucas.

-Sí. Y me apuesto lo que quieras a que fue el padre

el que alimentó esa forma de pensar.

¿No crees, Miralles?

"Aquí hay algo más.

Esto no es solo una venganza".

¿A qué te refieres?

"Lo del ajuste de cuentas, lo que dijo Bremón.

¿Por qué pensaban todos

que esto era cosa de un sicario de la mafia?".

Porque los ejecutaron de forma profesional

y se llevaron dinero y un alijo.

Claro.

Esto es un vuelco.

-¿Un vuelco? A ver, Ramiro puede ser lo que queráis,

pero traficante no es.

-Pero para vivir en la sombra necesitas dinero en efectivo,

un buen escondite o dos, armas,

documentación falsa y sobornar a gente.

-Y si de paso te vengas de unos tíos

y te llevas una pasta para ir tirando un tiempo...

-Exacto.

-Ramiro Infante podría llevar años dando golpes para financiarse.

"No me extrañaría que si cruzamos su ADN

con muestras de casos abiertos, acabemos por encontrar su rastro".

Claro, tiene todo el sentido.

Ramiro estaba en el ajo y sabía cosas del crimen organizado.

Y entre eso y su entrenamiento,

podía ir dando vuelcos a narcos o atracadores.

-Esto nos va a llevar mucho tiempo.

-Pero merece la pena.

Debemos concentrarnos en casos parecidos.

Aparentes atracos entre bandas con mercancía y dinero desaparecidos

y que sigan abiertos.

"Avisaré a los de Científica para que sepan lo que les espera.

Les necesitaremos al pie del cañón para cotejar todas las muestras.

En 20 minutos estoy por allí y empezamos".

Cuanto más sepamos de sus movimientos de entonces,

más posibilidades tenemos de saber dónde está.

-Creo que hoy comeremos delante del ordenador.

-Bueno, me voy a La Parra a por unos bocadillos.

¿Alguna preferencia?

-Trae de todo y que dure hasta la cena,

porque hoy no salimos de aquí hasta encontrar el rastro

de Ramiro Infante. -Venga.

-¿Sigues ahí, Miralles?

"Iba a colgar ya. ¿Necesitáis algo?".

No.

Hoy te va la cabeza a cien por hora.

"Se hace lo que se puede". Sí.

Disculpa que haya cuestionado antes tu teoría.

"No te preocupes, ahora nos vemos".

Miralles.

(Música de suspense)

-Vamos a repasarlo y lo dejas firmado.

Así, nos ponemos con ello.

-Sí, porque esta gente está desesperada.

Algunos no pueden ni hacer la compra.

Entonces, Paty, declaras que este tal Matías Vives

se presentó en el centro cívico

con ofertas de trabajo

y que instó a varios vecinos a descargarse una aplicación.

Una aplicación que en teoría les serviría

para hacer un seguimiento de su jornada laboral y algo más.

-Y cobrar la nómina inmediatamente. -Eso es.

Vale. ¿Te descargaste la aplicación?

Qué va. ¿Y él no te habló de la aplicación?

Si yo de esto me he enterado por María

y por los vecinos que me han llamado.

-Deberían venir a poner una denuncia también.

-Ya lo estoy haciendo yo. ¿Con eso no vale?

-Sí vale, pero si vienen ellos,

puede que el banco les devuelva el dinero.

-¿Se lo van a devolver?

Cuando te clonan la tarjeta de crédito

y ves que hay cargos que no sabes de dónde vienen,

si pones una denuncia,

te presentas en el banco y reclamas, te lo devuelven todo.

(SOPLA) Ojalá les pase eso. Solo quiero que recuperen el dinero,

porque no os imagináis en qué situación están.

Algunos pueden perder sus casas.

-Nosotros pasaremos el caso a la UIT

y seguramente den con ello rápido.

Lo que ha podido pasar es que desde la aplicación

hayan sacado las claves de las cuentas bancarias.

Paty, mira si el CIF de la empresa, la razón social y eso está bien.

Esto está bien, esto también...

Lo único es que la dirección me la dio él.

En teoría, era donde estaba su centro de formación,

pero han ido vecinos a mirar y hay naves abandonadas.

-Ya.

-No entiendo nada. Os juro que investigué la empresa,

me metí en internet y miré. Parecía una empresa solvente.

Llevaba años en funcionamiento. Parecía legal. No entiendo nada.

El hombre era un encanto.

Suele pasar con los estafadores.

La simpatía es el mejor arma para engañar a la gente.

Para engañar a tontos como yo. No sé cómo no lo he visto venir.

-Porque no te podías imaginar que una persona

se quisiera aprovechar de otras estando en paro.

-Eso es otra. ¿Cuánto habrá sacado? Estaban todos a dos velas.

Un poquito de aquí y de allá.

Se ha podido hacer un buen sueldo.

Solo ha tenido que quedar con ellos para tomar un café

y convencerles para descargarse la aplicación.

Seguramente, con el "modus operandi" que ha usado, demos con él pronto.

-Pues ojalá.

No te preocupes.

Firma aquí, ¿vale?

Y nosotros nos encargamos.

Te avisamos cuando sepamos algo. Genial.

-Que no se te olvide decirle a los vecinos

que vengan a denunciar,

o quizá algún abogados del centro cívico

puede hacerlo de forma conjunta.

-Mira, eso es mucho mejor.

Así no tienen que venir todos uno por uno.

Vale, genial. Muchas gracias por todo.

Muchas gracias a ti.

De verdad, tranquila, que seguro que se resuelve.

Pues eso espero. Me vais contando, ¿vale?

-Venga, ánimo. -Hasta luego.

(Música de suspense)

(Música animada)

(MIKI CHISTA)

-Te invita la chica.

-¿Quién? -La del otro día.

-Hola.

-Muchas gracias por la cerveza.

-¿Y tu traje de ligoteo? ¿Lo tienes en el tinte?

-Muy graciosa.

-Cuando te invitan a una copa, se suele dar conversación.

-Verdaderamente me encantaría, pero me voy a tener que ir.

Lo siento.

-El otro día querías verme y ahora ni me miras.

-Tú dijiste que este lugar era una mierda para ti.

-Igual me pasé un poco de estupenda.

Por eso te he invitado, para hacer las paces.

-Gracias, te lo agradezco,

pero debo irme, porque tengo que madrugar.

-No.

No, tú tienes miedo de que te dé una paliza.

-¿Cómo?

-¿Qué pasa? ¿No te ibas?

-¿Te estás refiriendo

a que tú a mí me vas a ganar en los dardos?

(ASIENTE)

¿Sí? -Sí.

-A ver, tira.

-Venga.

(Ladridos)

(Música emotiva)

(Se abre la puerta)

(LARA) -Eh. -Eh.

-¿Qué tal?

-Bien.

(PAULA) -¿Has estado limpiando? -Sí, iba a tirar la basura ahora.

-Vale, genial. ¿Cenas con nosotras? -Sí, claro.

-¿Qué llevas en esa bolsa?

-Cosas.

-¿Cosas? Son los recuerdos de tu hermana.

¿Vas a tirarlos o qué?

Venga, vamos a hablar. ¿Nos sentamos?

-¿De qué?

¿Qué pasa?

-¿Por qué vas a tirarlo?

-Porque me sale del...

¿A ti qué te importa? -Tranquilízate.

Lara solo se preocupa por ti.

Si estás enfadada, no lo pagues con nosotras.

-¡Vete a la mierda!

¡Idos a la mierda las dos!

Perdón, chicas. Lo siento.

(SOLLOZA) No quiero que os vayáis a la mierda.

Sois lo único que tengo.

(SOPLA) Es que...

Es que no me lo quito de la cabeza.

Os juro que lo tenía superado,

pero ha sido volver a abrir el tema con el desgraciado ese

y ya está, se ha abierto la herida.

-¿Por eso te pusiste así con él en el calabozo?

(LLORA) -Antes miraba las fotos estas, los peluches...

Y me hacía, no sé...

Me hacía bien, me hacía estar cerca de Blanca.

Ahora lo único que pienso es que le fallé.

-¿Qué dices, tía? No le has fallado a Blanca ni a nadie.

-Todo lo contrario.

Siempre la has tenido presente.

-Ya sé que tengo que cerrar la puerta

y que tengo que asumir la pérdida,

pero es que sigo empeñada que igual ahí...

(SOPLA) Igual puedo encontrar algún día una pista

o algo.

¿Por qué no me rindo?

-¿Sabes por qué?

Porque tú no sabes rendirte.

Porque eres una luchadora.

(PAULA) -Exacto. Y por eso te admiramos.

-Y otra cosa te diré.

Algún día resolverás este caso y lo harás tú solita.

Porque tú lo vales, porque te conozco.

Con esa cabeza que tienes y ese par de ovarios,

eres capaz de hacerlo.

(Música emotiva)

-Ay, gracias, chicas.

Bueno, ¿qué? ¿Aquí no se cena o qué?

Porque hay pasta fresca y no se hace sola,

así que a hervir el agua y tú ralla el queso,

que te queda bastante bien, y yo voy...

...a guardar esto.

-Muy bien, esa es mi Lidia.

-A sus órdenes, oficial Alonso. (RÍEN)

(Música animada)

-¡No! Pero...

Oye, qué suerte, ¿no?

-El que avisa no es traidor. -¿Pero sin mirar?

-Sabía que me ganarías, porque no soy bueno.

Es la primera vez que juego a los dardos.

Pero ganar así, tampoco...

O sea, qué suerte. ¿Cuándo aprendiste?

-¿Y tú? ¿Cuándo has aprendido a jugar así?

Con las tías, digo.

Porque yo nunca he ido a un bar a buscar a un tío.

-Si yo he sido simpático, nada más.

-¿Perdona? El otro día me tirabas la caña.

Igual has cambiado de opinión. Yo te lo respeto,

pero no me lo he imaginado.

-Está bien, algo de ficha te metí.

Pero creo que no es buena idea.

-¿Solo lo haces cuando vas con el traje de ligar?

-Pago las copas y me voy.

-Me da igual si eres relaciones públicas,

encargado de mantenimiento o físico nuclear.

No juzgo a la gente por su curro.

¿Me vas a criticar por estudiar en un sitio pijo?

-Somos de dos mundos opuestos.

Tú eres del mundo máster, EE. UU... y yo no.

-¿Cómo sabes eso?

-Me lo dijo tu papá.

-Es eso, que te da miedo mi padre.

-No me da miedo.

-Me lo imagino. Te habrá dicho que ojito conmigo.

Es muy protector, pero yo decido con quién me lío.

-Yo también puedo decidirlo.

Y liarme contigo es mala idea, así que lo siento.

Y no es porque me dé miedo.

-¿Y por qué es?

-Porque esto no es el tipo de hombre que buscas.

Miki, gracias.

(Música tranquila)

(Claxon)

(Llaman a la puerta)

¿Se puede?

Sí, adelante. ¿Hay algo más?

-Sabemos que Ramiro participó en otros dos vuelcos.

Uno en la Costa del Sol y otro más tarde en Barcelona.

-¿Y el ADN de Ramiro estaba en los dos?

Afirmativo, pero no hay nada más en ocho años.

¿Ocho años?

Demasiado tiempo para vivir con solo tres vuelcos.

Ha seguido haciendo la misma actividad

perfeccionando sus métodos y ha conseguido no dejar rastro.

Siendo policía y con lo bien que lo planificaba,

eso tiene todo el sentido.

-Quizá no es eso.

Quizá encontró un trabajo legal,

algo discreto que le permitió mantenerse durante un tiempo.

No sé, su hijo anduvo en el Pirineo como pastor.

-Una mezcla de las dos cosas.

Se volvió más cuidadoso y sobrevivía con un trabajo legal.

Daba golpes cuando los tenía planificados

y sabía que sacaría dinero para dos o tres años.

Quizá, pero no nos lleva a ningún lado.

Necesitamos más movimientos para llegar a alguna conclusión.

Ya.

Pues hoy eras tú la que estabas sembrada.

Si no se te ocurre nada, igual nos tenemos que ir a casa.

Siento deciros que no se me ocurre nada más,

excepto lo evidente, que es trabajo de pico y pala.

Hay que revisar esos casos en los que estuvo involucrado

y preguntar a los implicados, a ver si recuerdan algo.

Podemos ponernos ahora.

-No, eso llevará tiempo, idos a descansar.

¿Y tú?

Enseguida. Reorganizo esto y me voy.

Tienes algo en la cabeza.

Quizá es una tontería, hoy he estado espeso.

¿Qué? ¿No os iréis hasta que os lo diga a los dos?

-Hemos comido y cenado un bocadillo y hemos estado currando.

Si tienes algo, lo suyo es compartirlo.

-Tamayo.

¿Qué pasa con Tamayo?

Bueno, Tamayo fue quien delató a Ramiro.

Él quería vengarse y se cargó a los rusos.

Debemos suponer que Ramiro se cargó a Tamayo.

-Comprobemos si Científica tomó muestras de ADN

para cotejarlas con el de Ramiro.

Eso es fácil. Hay que revisar las diligencias.

Las sacamos ahora y lo hacemos rápido.

No, idos a descansar.

Ya lo haremos mañana. Solo es una teoría.

¿Pero tú no te vas? Sí, me voy ya.

Ya. Venga, idos.

-Sí.

(IRÓNICA) Sí, nos vamos, como tú. Ya nos estamos yendo.

(Música de suspense)

Entiendo que te quieras ir con Daniela, claro.

¿Y si se viene ella? ¿Ella? ¿A vivir con nosotros dos?

-Hay una parte del expediente de la muerte de Tamayo

que está clasificada.

No puedo saber si hay algo relacionado con Ramiro.

-Cristina empieza a trabajar en el hotel.

-Ah.

Tiene miedo de que descubra las partidas.

-Por eso no puede saber

lo que hace su padre aquí por las noches.

-¿Qué pasa?

-A partir de este mes

vas a tener una variación en tu nómina.

-Vale. -¿Vale?

-Igual viene tu papá y...

Imagínate...

Aunque entre el mismísimo Moctezuma, de verdad...

Ven a vivir conmigo.

Conmigo y con Iván.

¿Contigo y con Iván a vuestro piso?

-También quiere que charlemos sobre la "dark web"

y sobre los problemas que tiene de seguridad con los clientes.

-¿Podremos atacarla por ahí?

(JOAQUÍN) -"Tienes que ir a preparar el sótano para la ruleta".

-Sí, no se preocupe, va a estar todo perfecto.

Tenemos luz verde para revisar

el informe desclasificado de Asuntos Internos

de Lorenzo Tamayo.

Excelente noticia.

Si hay algo que nos sirva para encontrar a Infante,

lo encontraremos ahí.

-Jefe, ¿entonces qué?

¿Fueron unos 6000? Nos quedan unos 3000.

-¿En serio?

-Quintero guarda la información de la ruta del sur

en un teléfono móvil

que está en su habitación.

(ASIENTE)

-¿Quieres que lo robemos? Que lo robe yo.

-Claro. ¿Quién es la maga aquí? (BEA RÍE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 942

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 942

20 abr 2021

Salgado y Miralles llegan a la conclusión de que Ramiro mató a los dos mafiosos rusos que creyeron ejecutarlo. Eva se percata de que Quintero tiene un segundo móvil con sus contactos de la Ruta del Sur. Paty denuncia a un empresario que contrataba a vecinos desempleados, porque en realidad los ha estafado. Cristina convence a su padre para hacer prácticas en el hotel. Ángel pone barreras a Cristina que intenta ligar con él. Lidia pasa su primer día de sanción de mal humor y carga contra Hanna.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 942" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 942"
Programas completos (1012)
Clips

Los últimos 2.573 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos