www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5585932
Para todos los públicos Seguridad Vital - 31/05/20 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que solo la mitad de los conductores españoles

revisan una vez al mes los neumáticos de sus vehículos?

¿Y que un 8% no lo hace ni tan siquiera

antes de emprender un viaje?

Esto es "Seguridad vital", comenzamos.

Saltarse un semáforo en rojo por parte de los conductores

es de las conductas más peligrosas que hay desde el punto de vista

de seguridad vial.

Es una conducta muy peligrosa,

sobre todo para los más vulnerables.

¿Sabemos en qué asiento colocar la sillita?

En la actualidad con los datos que tenemos no podemos determinar

cuál de los tres asientos traseros es más seguro.

Vamos a intentar ver qué ventajas y desventajas

tiene cada uno de esos asientos.

Los efectos especiales de las películas son solo ficción.

También en la carretera podemos provocar efectos peligrosos,

pero aquí el riesgo es totalmente real.

Hola, muy buenas. El rojo es un color llamativo

que no solamente indica peligro, sino que también tiene

una mayor longitud de onda que otros colores

y por tanto se ve desde más lejos.

No es casualidad por eso que en los semáforos

la luz roja indique la obligación de detenerse.

Sin embargo, muchos conductores no los respetan,

como sucede con este semáforo en Madrid,

y nos ponen en peligro

al resto de conductores y a los peatones.

Saltarse un semáforo en rojo por parte de los conductores

es de las conductas más peligrosas que hay desde el punto de vista

de seguridad vial porque lo que hace es

aumenta el riesgo de accidente y colisión con otros vehículos

y el riesgo de atropello de peatones.

Es una conducta muy peligrosa,

sobre todo para los más vulnerables.

Cada año hay cientos de accidentes en España

por no respetar los semáforos.

Madrid es una de las ciudades del país

donde más siniestros ocurren por este motivo.

Las estadísticas arrojaron en el 2018 474 accidentes

por saltarse un semáforo.

De ellos, 176 fueron atropellos.

El 37% son atropellos

y el resto de los accidentes son alcances, choques;

bien con otros vehículos,

bien con motos, motocicletas, bicicletas, etc.

En la capital hay unos 130 000 semáforos.

Este, situado en el Paseo de la Castellana,

es uno de los menos respetados por los conductores.

El número de sanciones en 2018 fue casi de 25 000.

La mayoría de estas sanciones se imponen utilizando

lo que se denominan foto-rojos.

-Este sistema es capaz de detectar

cualquier vehículo que se salte un semáforo en rojo.

Se caracteriza por tener un sensor de luz,

una cámara que graba la infracción y un lector de matrícula.

-En Madrid hay instalados unos 35 aproximadamente,

ubicados en zonas especialmente peligrosas

por la tendencia de los conductores a ir a mayor velocidad

y saltarse esos semáforos.

Al ser una conducta muy peligrosa

desde el punto de vista de seguridad vial,

no solo lleva aparejada la sanción económica,

que es de 200 euros,

sino que además lleva aparejada la pérdida de 4 puntos del carné.

Ningún usuario de la vía se libra de incumplir las normas de tráfico.

El peatón que no respete la señal del semáforo al cruzar

será sancionado con 30 euros.

Es importante indicar

que dentro de la fase verde para peatón,

cuando nos encontremos con que el semáforo está

en verde intermitente para el peatón,

no se debe iniciar la marcha, sobre todo en los casos

en los que haya algún tipo de movilidad reducida,

que no seamos demasiado rápidos cruzando.

Si vamos sin prisas y nos fijamos en estas luces,

haremos nuestro trayecto más seguro y evitaremos imágenes...

Como esta.

Ayúdanos a mejorar la seguridad vial.

Si tienes fotos o vídeos como estos,

envíalos a nuestro correo participacion@seguridadvital.es,

compártelos en nuestras cuentas de Twitter, Facebook o Instagram,

o envíanos un WhatsApp a nuestro número de teléfono:

644 648 138.

Yo me creía capaz de aguantarlo todo.

Tenía 23-24 años;

me levantaba a primera hora de la mañana, me iba a correr;

venía de correr, me duchaba, me iba al trabajo;

después del trabajo,

me quedaba a tomar algo con unas personas u otras...

¿Qué conllevaba eso? Pues mucho tiempo sin dormir.

Entonces en una de estas noches,

que salí, estuve con una amiga,

al volver para casa me quedé dormido al volante.

Al dormirme y no llevar puesto el cinturón,

pues se me desplazó el coche hasta golpearme con la mediana.

Salí despedido del vehículo y tuve grandes secuelas.

Voy en una silla de ruedas, tengo una lesión medular.

Me fracturé las costillas, perforándome un pulmón;

perdí el bazo,

tuve un traumatismo craneoencefálico.

Lo primero que pregunté fue si había hecho algo a alguien,

porque no sabía lo que me había pasado.

Me dijeron que no, y ya a partir de ahí

yo asumí que esto que pasó

al fin y al cabo eran consecuencias tomadas por mí

y tenía que asumirlas, ¿no?

Yo sé muy bien lo que es estar recluído,

ya que por esta circunstancia durante un largo periodo de tiempo

yo me quedé metido en mi casa debido a las muchas trabas

que tenemos a la hora de desplazarnos por la ciudad.

Tuve que tomar la decisión de irme a vivir a las afueras de Madrid

porque allí me era imposible.

Tuve que hacerme una casa con unas especificaciones

preparadas para mi movilidad.

Estoy seguro de que si me hubiera puesto el cinturón,

hubiera tenido lesiones,

pero no estaría en una situación tan grave.

Si volviera para atrás,

por supuesto que me habría puesto el cinturón

o me hubiera quedado con esa persona,

con esa chica que había quedado ese día...

Yo me equivoqué

y espero que otras personas no se equivoquen,

porque ahora ya cada día tenemos mucha más información.

Tú lo puedes evitar.

-Venía por la ruta, tranqui, qué sé yo,

a 70, 80...

De repente se me cruzó un perro, así, de la nada.

Lo esquivé, mordí un cacho de la banquina

y perdí el control del auto.

Empecé a volantear.

Me fui para un lado, para el otro y terminé arriba del guardarraíl.

Todo en un segundo.

Entonces apareció un hombre;

me preguntó si estaba bien, me dijo que me quedara quieto.

Y apareció otro que llamó a una ambulancia.

Efectos en la vida hay muchos.

Se pueden hacer efectos con un balón,

con una pelota de golf, de tenis o de béisbol,

y están los efectos especiales de las películas.

Lo que muy poca gente sabe es que hay cuatro efectos concretos

que se producen dentro de un vehículo

por nuestras propias negligencias,

y son, porque vamos a hablar de ellos,

el efecto submarino, el efecto túnel,

el efecto elefante y el efecto mirón.

Los efectos especiales de las películas son espectaculares

y nos atraen porque en el fondo sabemos que son solo ficción.

También en la carretera podemos provocar efectos peligrosos,

pero aquí sin embargo el riesgo es totalmente real.

El efecto mirón es una distracción del conductor

absolutamente innecesaria. Somos muy cotillas,

para que nos entendamos. El ser humano,

en cuanto ve una incidencia del tráfico, tiende a mirar.

La parte racional del cerebro debería identificar

que eso está ocurriendo y decir: "Esto es una distracción",

porque probablemente el vehículo de delante mire.

Entonces debo prestar atención a la distancia de seguridad.

Como no guarda ninguno

la distancia de seguridad, es una colisión en cadena,

que no solo termina en daños materiales;

al final el movimiento del cuello

a muy poca velocidad produce lesiones muy graves.

El efecto elefante se produce cuando colisionamos,

chocamos contra algo que sea fijo, que haga que nos quedemos quietos

simplemente en el tiempo que tarda el vehículo en arrugarse.

Por ejemplo, a 50 km/h chocamos contra un muro de hormigón;

eso provoca que la masa de los objetos

que estén en el vehículo se multiplica por 15.

Es decir, una persona de 100 kg generaría una fuerza

durante un instante de 1500 kg.

Y así cualquier cosa que nos parezca irrelevante:

un maletín, un brick de seis de leche suelto...

Todo lo que podamos al maletero o a la guantera.

El efecto submarino se produce cuando deslizan los pasajeros

por debajo del cinturón de seguridad.

Eso provoca que las rodillas alcancen el salpicadero.

Además, si el cinturón no está en la pelvis,

nuestro cuerpo se viene hacia delante.

Nos va a aplastar violentamente todos los órganos internos.

El cinturón debe estar pegado completamente.

Debemos ir en mangas de camisa o con un jersey finito;

no con un abrigo o un pluma.

Está alejando el cinturón, golpearemos contra el cinturón

y no va a estar apoyado en la pelvis.

El efecto túnel se produce con el incremento de la velocidad.

Empiezan los estímulos que son relevantes,

los importantes de la vía,

a llegar al cerebro y no le da tiempo

porque enseguida viene otro y otro...

Entonces empieza a no hacer caso a los estímulos laterales

y centra en los estímulos que vienen de frente.

Genera al final un túnel,

pues no se da cuenta de la bici, de la moto, de la señal,

o si hay dos carriles o uno.

¿Se imaginan conducir un coche como si pilotáramos una nave?

Pues es lo que sentirán

quienes se suban a este vehículo de diseño futurista

que ha creado un compañía surcoreana.

Lo primero que llama la atención es que no tiene volante.

En su lugar tiene dos joysticks

situados a ambos lados del asiento del conductor,

que sirven para mucho más que para llevar la dirección.

El diseño también afecta al salpicadero.

En el modo conducción, la pantalla mostrará

los indicadores habituales, como la velocidad.

Cuando dejamos de conducir, el panel de mando se oculta

para que no haya elementos innecesarios.

Todo esto sumado a las numerosas luces de su interior

hace que nos sintamos como auténticos aventureros espaciales.

Y si este joystick ofrece más prestaciones

que el tradicional volante,

ocurre lo mismo con el novedoso pedal sensorial,

que además de acelerar,

nos ayudará a que tengamos una conducción más eficiente.

El sistema utiliza el "eco assitant",

una tecnología que se sirve de los datos de la orografía,

el tráfico y nuestra propia velocidad

para anticipar lo que encontraremos más adelante en la carretera.

El pedal recibe esa información y advierte al piloto

para optimizar al máximo su conducción.

Por ejemplo, si el coche detecta que el conductor

tiene que frenar en breve,

le avisa a través de unas vibraciones en el pedal

y evita frenazos bruscos.

Esta tecnología, desarrollada por una empresa alemana,

consigue una conducción menos contaminante

y además optimiza los procesos

que usan los frenos de los coches eléctricos

para recargar sus baterías.

Cuando los vehículos autónomos circulen libremente por las calles,

uno de los puntos más peligrosos estará en los pasos de peatones.

Al no tener conductor, la persona que quiera cruzar

no podrá saber si el vehículo le ha visto o no.

Una empresa británica ha diseñado una ingeniosa solución

que consiste en ponerle ojos virtuales al coche

para generar confianza en el peatón.

El funcionamiento es muy sencillo.

Si un peatón es detectado por el vehículo,

los ojos le miran directamente, estableciendo contacto visual.

De esta manera,

el coche le indica al transéunte que le ha visto

y que va a detenerse para dejarle pasar.

Además, el vehículo le sigue con la mirada

mientras cruza el paso de peatones, como lo haría un conductor real.

Esta tecnología es posible gracias a dos pantallas circulares

situadas en el frontal del vehículo,

sobre las que se proyecta la imagen de unos simpáticos ojos.

Lo más aconsejable es que los niños tengan

un sitio para jugar

y lo más lejos del tráfico que sea posible.

Cuando antes, debe saber el código de los semáforos

y aprender a cruzar las calles.

Esto es un peligro.

En las aceras los niños deben ir siempre por la parte de dentro,

nunca por el lado de la calle.

Lo más necesario es dar ejemplo al niño,

como conductor y como peatón.

En el coche el niño debe ir siempre en los asientos traseros

y debe tener totalmente prohibido

jugar con las manillas de ventanas y puertas.

Y cosa importante: a la hora de salir del coche,

debe salir siempre, siempre, siempre,

por el lado de la acera.

Sorprende ver estas imágenes de finales de los 80,

cuando no era obligatorio el cinturón de seguridad

en los asientos traseros

y cuando los niños iban sueltos en los coches;

pero lo más sorprendente es que todavía hoy hay

personas que llevan a los niños sin asegurar en sus vehículos.

Para que se hagan una idea,

llevar a un niño sin un asiento de retención infantil

es como tirarlo desde una azotea.

Nosotros no íbamos a poner en peligro a Manolín.

Pero una vez que hemos comprado la silla,

debemos saber en qué asiento colocarla,

en el del centro o en los lados; vamos a resolver esa duda.

Todos los niños con una altura igual o inferior a 1,35 cm,

deben ir sentados obligatoriamente

en un sistema de retención infantil,

¿pero sabemos en qué asiento colocar la sillita?

Hoy día con los datos que hay no podemos determinar

cuál de los tres asientos traseros es más seguro.

Vamos a intentar ver qué ventajas y desventajas

tiene cada uno de esos asientos.

Detrás del piloto tenemos que tener en cuenta

la distancia desde la cara del niño

a lo primero que se encuentre inmediatamente delante.

Así que ojo a la hora de colocar el asiento del conductor

y echarlo excesivamente hacia atrás.

Hay que tener en cuenta que ese asiento solo dispone

de Isofix en el 4% de los vehículos

matriculados en el primer trimestre de este 2020.

Es importante cuando coloquemos la sillita en este asiento central

o en cualquier otro asiento,

que los niños viajen en sistemas de retención infantil

con protección en cabeza, porque si van en un simple alzador

o van ya sin sistema de retención infantil

y sufren un impacto lateral,

el coche va a hacer que su cuerpo haga esto

y su cabeza se desplace mucho.

Sin embargo, si va metido dentro del espacio de seguridad

de su propio sistema de retención infantil,

ante el mismo impacto,

su cabeza va a tener tan solo un desplazamiento así de pequeño.

Tenemos una ventaja añadida

y es que en la mayoría de casos nos vamos a encontrar

con la acera en ese lado.

Teniendo la acera en ese lado, vamos a garantizar la tranquilidad

y la seguridad a la hora de subir y bajar al menor

y de ajustarle correctamente en el sistema de retención.

Un reciente estudio revela que el 68% de los usuarios

coloca la sillita detrás del asiento del acompañante.

El motivo es no perder el contacto visual con el niño.

Sin embargo, mirar hacia atrás mientras conducimos

puede ser muy peligroso.

Debemos intentar no tener que mirar a los niños cuando viajan detrás

para no apartar la vista de la conducción,

y eso se puede evitar no dándoles nada en las manos,

ni juguetes, ni comida...

Si los niños lloran, buscamos un lugar adecuado,

nos detenemos con toda la seguridad del mundo,

para el niño, para nosotros,

y para el resto de usarios de la vía,

y entonces le atendemos de forma adecuada.

Es mejor prevenir que tener que lamentar.

-Las señales de velocidad son unos carteles...

-Triangulares, cuadradas.

-Son redondas, y eso significa que son obligatorias.

-Para indicar el límite de kilómetros por hora

a los que tienes que ir.

-Depende de si es cuesta arriba o cuesta abajo.

-Tiene a veces números.

-Tiene el número siete.

-He visto la más grande, 220.

-120 km/h.

-Significa que tienes que ir a esa velocidad o menos.

-Si uno se salta el número ese...

-Puede causar accidentes y...

-Le pueden meter una multa y hundirle.

-Si vas más despacio, pues menos peligro tienes.

-Si vamos muy deprisa... -Pasa esto.

-Si corres, vas a hacer un accidente.

-La gente en el coche debe ir como un caracol.

-Así.

-Despacio.

-Los mayores a veces hacen un poco de pirulas.

-Desgraciadamente sí.

-A veces los padres...

-Porque se estresan mucho.

-Cuando van muy deprisa...

-Se despistan.

-Porque no tenemos paciencia y queremos llegar ya.

-Eso no se debe hacer.

-Mi madre cuando vamos al cole hace alguna.

-Como siempre llegamos tarde o casi siempre,

pues tiene que meter volantazos para adelantar a la gente.

-Con el coche de mamá veo más el paisaje

y con el de papá menos porque va muy deprisa.

-Cuando está la señal de velocidad y alguien no la ve,

mi padre le grita...

"¿Pero qué haces?".

-Sin señales de velocidad...

-Sería un desastre porque cada uno iría como quisiera.

-Necesitamos todos que nos marquen unas normas.

-Es más importante llegar tarde a salvo,

que no llegar.

En algunos países de la Unión Europea

el uso de las luces para conducir es obligatorio a todas horas

y en todas las vías.

Por las condiciones meteorológicas y las pocas horas que dura el día,

Finlandia, Suecia, Noruega, Islandia, Dinamarca,

República Checa o Polonia

han puesto en práctica esta normativa.

En otros países solo es obligatorio en algunas carreteras

y en determinadas estaciones del año.

En España se trata de una recomendación

y no de una norma obligatoria.

Hay que tener en cuenta que a 170 m un vehículo oscuro

es difícil de ver si no lleva activado el alumbrado.

¿El motivo? El contraste visual entre el coche y su entorno.

Hace unas semanas hablábamos con Miquel Silvestre,

que es un aventurero que ha recorrido

prácticamente todo el mundo,

y nos contaba las enormes diferencias que hay

en infraestructuras, en seguridad vial y en movilidad

entre Europa y otros continentes.

Nosotros le hemos pedido que nos cuente

qué fue lo que se encontró cuando recorrió América del Sur

y les aseguro que hay cosas realmente chocantes.

En mi viaje por Sudamérica en moto para rodar

la primera temporada de "Diario de un nómada",

me encontré con muchas ituaciones curiosas, sorprendentes.

Una, por ejemplo, es lo que llaman el ripio.

Por aquí, ¿no?

-A la izquierda, sí. -¿Todo ripio?

-¡Todo ripio! -Vale.

El ripio es la grava,

con la cual se cubren las pistas o las vías

que no están asfaltadas, que hay muchísimas;

es más barato su mantenimiento y se estropean menos

con las inclemencias climáticas,

y, por ejemplo, cuando recorres la Patagonia,

son interminables los kilómetros que haces sobre esta superficie.

Lo que pasa es que el ripio es riesgoso;

es una superficie que agarra poco;

de modo que al menor descuido te puedes ir al suelo.

Cuando fui a repostar en la Patagonia,

el empleado de exigió que me bajara de la moto.

Al estar manipulando un líquido altamente inflamable,

si surgiera una chispa de cualquier sitio

y aquello se prendiera en llamas,

yo no podría escapar por estar encima de la moto.

En mi viaje por Sudamérica no todo fue positivo y agradable;

también hubo sorpresas negativas,

como por ejemplo que en ocasiones había más basura

de la que me hubiera gustado tirada en los arcenes.

La gente sencilla no tiene la culpa,

pero durante mucho tiempo no se les ha enseñado.

Yo tuve cierta experiencia en cuanto a caídas en Sudamérica.

Recuerdo tres caídas en concreto.

La primera fue subiendo al Cristo de los Andes,

un monumento que hay entre Chile y Argentina;

está a más de 4000 m de altura,

y la carretera que sube allí es de caracol.

Son curvas muy cerradas que suben por la montaña,

y está sin asfaltar, con unos cascotes bastante grandes.

Enganchó... la piedra... en la rueda...

Y me la di.

Otra caída la tuve en Paraguay, cruzando el Chaco.

En este caso no era ripio, era barro,

y cuando llueve esa superficie se convierte prácticamente en jabón

y entonces era muy resbaladizo,

y ahí también tuve la mala suerte de caerme.

Aquí vas con un poco de velocidad, en esta arena...

Y adiós.

Y otra de las caídas fue en Bolivia, en el salar de Uyuni,

porque la superficie es muy engañosa.

Parece que es plana, pero puede ser barro

formado por el agua de la lluvia con la sal.

Entonces a veces te caes

y otras veces es muy complicado sacar la moto si se queda atrapada.

Ya está bien de tanto aventurero de pacotilla,

que parece que sea el último superviviente...

Y todo sea al borde de la muerte.

No, hombre, no es para tanto.

Se cae la moto, se levanta.

Aunque pudiera parecer que los estadounidenses

aceptan con gusto la cultura del coche para todo,

la realidad es bien distinta.

En un reciente estudio

encargado por la oficina de transporte americana,

más de la mitad de las personas afirma que desearía tener

otras opciones de movilidad, además del coche.

Un 80% confiesa que conduce porque no tiene más remedio.

Además, la mayoría de encuestados están a favor de aumentar

el gasto en transporte público

y apoyarían transferir el 66% del actual presupuesto

destinado a carreteras

a mejorar la red de autobuses y trenes.

Hoy la móvil se queda aparcada, pero seguimos interesados

en lo que nos tengan que decir los ciudadanos de España.

Como no podemos ir a Oviedo

a hablar con sus vecinos de seguridad vial,

los ovetenses desde sus casas han venido a nosotros.

-Lo mejor de la ciudad es que es una ciudad pequeñina

en la que es muy fácil moverse caminando.

-¿Qué es lo peor? -Yo creo que es todo muy guapo.

-Que no haya carriles bici.

-Oviedo es una ciudad muy peatonalizada.

La cosa viene de atrás;

en su día fue un acierto y ahora también.

-Incluso se podría estudiar

la posibilidad de ampliar la peatonalización.

-Te obliga a caminar. -Que es muy sano.

-Es sano, sí.

-Nos encanta pasear por el centro, sobre todo los fines de semana.

-Para la vida de una ciudad es la gente que los coches.

-Sí, utilizo la bicicleta para...

-No utilizo ni bicicleta ni patinete

porque no tengo edad. No tengo ganas de matarme.

-Las rotondas... Hay muchas.

-Si no tuviésemos tantas rotondas, sería mucho más locura.

-Pero a veces se complican demasiado con los semáforos.

-Hay semáforos y cedas al paso en algunas de ellas,

lo que provoca un poco el desconcierto de los conductores.

-No tenemos todavía tren de alta velocidad,

aunque lleva años haciéndose.

-Para irte hacia el sur,

si tienes que depender de la autopista, es un dineral.

-Estaría bien que alguna vez a los asturianos

la única salida por autopista que tenemos de Asturias

hacia la meseta fuera gratis, pero bueno.

-En el transporte público de Oviedo...

No tengo ninguna sugerencia especial porque...

(RÍE) -Porque no lo usas.

-Y nada más.

(ELLA RÍE) -Madre mía.

Ayúdanos a mejorar la seguridad vial.

Si tienes fotos o vídeos como estos,

envíalos a nuestro correo participacion@seguridadvital.es,

compártelos en nuestras cuentas de Twitter, Facebook o Instagram,

o envíanos un WhatsApp a nuestro número de teléfono:

644 648 138.

Fundamentalmente conduzco y camino.

Diésel.

Sí, y sobre todo en Madrid.

Utilizo poco la bici y es verdad que uso poco el casco.

Debería utilizarlo más.

Siempre me preocupo de que lo lleve el niño,

pero yo a veces...

Sí, por exceso de velocidad.

No me pondría una mala nota. Me pondría un... 7 a lo mejor.

Sí los que están señalizados, los fijos sí;

pero no tengo ningún mecanismo para saber los no señalizados.

No, porque lo he hecho,

pero soy consciente de que es un riesgo brutal.

Notas enseguida que una falta de atención mínima

puede provocar un desastre.

Pues tengo su silla de retención necesaria.

Normalmente los reviso cuando voy a hacer un viaje largo.

Hago bastantes, con lo cual los reviso a menudo.

Prefiero conducir.

A Emma Suárez,

porque la echo mucho de menos, la verdad;

hemos estado cuatro meses rodando juntas

y ahora como que me la llevaría a todas partes.

Esto ha sido "Seguridad vital", gracias por haber estado ahí.

La próxima semana más. ¡Adiós!

Doy palmada.

Estoy hoy con las palmas

que me echarían de cualquier cuadro flamenco.

¿Cuando quiera? -Sí.

-Casi me mato, así que mejor.

-Empieza otra vez. -Los ciudadanos... Ay.

Desde una azotea.

(Golpe)

Vaya leche que ha pegado.

¡Es un muñeco, eh!

Estoy en la misma posición, lo cojo aquí.

Al borde de una conmoción cerebral.

Está ya inmejorable, ¿no?

Como no valga, te crujo.

Espero no ser tan negligente cuando lo haga.

Ay, la rodilla... O sea, estoy como...

De aquí al quirófano directo, queridos amigos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 31/05/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad Vital - 31/05/20

31 may 2020

En el programa presentado por Carlos García-Hirschfeld alertamos de los enormes riesgos que provoca saltarse un semáforo en rojo, sobre todo para peatones y motoristas. Además, explicamos los efectos visuales y sensitivos más peligrosos que podemos sufrir al volante.

ver más sobre "Seguridad Vital - 31/05/20" ver menos sobre "Seguridad Vital - 31/05/20"
Programas completos (175)
Clips

Los últimos 1.523 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios