www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3890264
Para todos los públicos Seguridad Vital - 29/01/17
Transcripción completa

¿Sabían que la lluvia reduce la visibilidad

y empeora la adherencia de nuestros neumáticos?

¿Y que para evitar accidentes debemos aumentar

la distancia de seguridad y reducir la velocidad?

Esto es "Seguridad vital". Comenzamos.

Esta semana nuestro Radar analiza algunas situaciones reales

en las que la conducción bajo los efectos del alcohol

vuelve a ser el triste protagonista.

Nuestros presentadores sabrán de primera mano

la necesidad de tomar precauciones

cuando conducimos en carreteras con agua.

Se me ha ido totalmente de atrás. Creo que sí.

Sí, se me ha ido de atrás y se me ha calado, claro.

La movilidad de las ciudades está cambiando;

los peatones y ciclistas pasan a ser la prioridad

y hoy conoceremos algunas de las medidas

que se están fomentando para conseguirlo.

Y entrevistamos a Pedro Carreño,

que nos deja claro cuál sería la noticia que más le gustaría dar

en el telediario del fin de semana.

Ojalá llegásemos un domingo y pudiésemos decir:

"Hoy no tenemos que contarles ningún accidente mortal

que se haya producido en las carreteras".

Bueno, 0,0. Qué bien, muchas gracias.

Hola, muy buenas. El consumo de alcohol puede tener

consecuencias graves para la conducción

y es por lo que las autoridades hacen controles como este.

Según datos de la DGT, en 2015 casi el 30% de los conductores

y más del 20% de los peatones fallecidos en accidentes de tráfico

habían consumido más alcohol del permitido legalmente.

Así es, Carlos. Saludos a todos.

A partir de 0,25 mg/l los efectos del alcohol

son evidentes en la mayoría de personas.

Por eso, como vamos a ver, uno de los primeros síntomas

en aparecer es la reducción del sentido de la responsabilidad.

Seguro que recuerdan este vídeo.

Fue grabado hace unas semanas por los Mossos d'Esquadra.

Un vehículo circula durante más de 20 km en dirección contraria

y con una rueda menos.

Estas imágenes son las que preceden al vídeo.

La conductora, que duplicaba la tasa de alcoholemia permitida,

llega a un peaje

y por algún motivo decide darse la vuelta.

Lo que esta chica demuestra

es una gravísima irresponsabilidad

y probablemente una pérdida total de control

y de los límites.

Cuando el alcohol se metaboliza en el cuerpo humano

y pasa a la sangre,

nosotros valoramos peor, evaluamos peor.

Evaluamos peor la distancia con el coche que nos precede,

el tiempo de frenada, la velocidad a la que circulamos,

cómo se aproximan otros coches, otros vehículos,

tanto por nuestra derecha como por nuestra izquierda

o de frente;

por lo tanto siempre va a afectar

y siempre recomendamos un consumo 0 al volante.

No es un caso aislado.

En España un 12% de los conductores reconocen

coger el coche después de haber bebido.

Los Mossos d'Esquadragrabaron este vídeo hace unas semanas.

El conductor,

que dio una tasa de 0,88 mg por litro de aire aspirado,

acabó por despeñarse por un puente.

Afortunadamente no le ocurrió nada.

Hay un primer momento en el consumo de determinadas sustancias,

fundamentalmente el alcohol,

que produce un efecto que se denomina "efecto euforia";

uno se siente con más capacidades que cuando no ha consumido nada,

y es precisamente ese efecto uno de los más dañinos

porque de hecho ya estamos metabolizando

la sustancia en la sangre

y ya estamos empezando a sufrir

los efectos de esa pérdida de reflejos, de control,

y de evaluación correcta de lo que nos rodea.

La Guardia Civil ha publicado una tabla

donde trata de informar de cuáles son los consumos mínimos

para dar positivo en un control de alcoholemia,

tanto en hombres como en mujeres.

No todos tenemos la misma capacidad de absorción del alcohol

y de metabolizarlo en sangre.

Todas las bebidas con alcohol son susceptibles

de dar positivo en un control de alcoholemia.

Si bien esa tabla es informativa,

la única conducción segura es 0,0 al volante.

El tener absoluto control sobre nuestros reflejos

es clave a la hora de evitar accidentes de tráfico.

Buscamos su colaboración.

Si quieren denunciar algún punto negro en la circulación,

señales que no se respetan

o cualquier problema que afecte a la seguridad vial,

pueden hacer como muchos de nuestros espectadores

y enviarnos un vídeo para mostrarlo en el programa

a nuestro correo: participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.

Mi nombre es Ángel Espinosa.

Hace 29 años que tuve el accidente; un accidente de moto

que me originó que el brazo izquierdo se quedara no operativo

y disfuncionalmente inútil.

El accidente fue un puente del 15 de agosto.

Me dirigía a ver a unos amigos a la Comunidad Valenciana.

La carretera era una doble curva

que pasaba por debajo de las vías de un tren,

que al ser doble curva, muy estrecha,

los camiones de gran tamaño

invadían un poco la dirección contraria.

Como era mediodía,

pues el calor, ya llevaba más de 250 km de viaje,

me faltaron los reflejos,

al llegar a la doble curva y ver el camión de frente,

de esquivarlo.

Me di contra la rueda con la clavícula,

la clavícula se rompió

y es por lo que el brazo se quedó disfuncionalmente no operativo.

Me desperté en una cama de hospital en el Hospital La Fe, de Valencia;

me entero de que el brazo,

a no ser que evolucione favorablemente,

no va a ser operativo, va a estar muerto.

Pero el problema del accidente, más que la inmovilidad del brazo,

fue que me quedó un síndrome de miembro fantasma doloroso.

Me hicieron evaluaciones físicas;

me dieron una discapacidad absoluta,

que me impedía hacer cualquier tipo de trabajo.

Te encuentras que no tienes más que un brazo,

que todo lo que hacías

la mayoría de las cosas no las vas a poder hacer,

y cuando pasan los meses

te das cuenta de que se te cae el mundo encima.

Entonces, bueno, hay que aclimatarse,

hay que echar la vista hacia adelante...

En ese momento,

coincidió cuando tuve el accidente, era el bum de la informática;

pues empecé a aprender a dibujar con ordenador,

a hacer cosas de fotografía con ordenador...

Ves que poco a poco vas pudiendo hacer

todo tipo de cosas,

querer sentirte que si hay una cosa que te gusta,

¿por qué no intentar hacerla?

Cuando vayas por una carretera, al mínimo síntoma de cansancio,

para y descansa.

Tú lo puedes evitar.

Probablemente en sus carnés de conducir

haya números como estos.

Su significado es común en toda la Unión Europea

y reflejan las limitaciones, adaptaciones o restricciones

del titular del permiso de conducción.

Los más comunes suelen ser el 1,

que indica la necesidad de llevar gafas o lentillas para conducir,

o el 2, que advierte que debemos utilizar prótesis auditivas.

Sin embargo, hay otros números,

como el 5, que indica que podemos conducir,

pero con determinadas restricciones o de número de kilómetros.

El 10, 15, 20, 25 y 30

indican que el vehículo debe tener adaptados diferentes mecanismos.

Como dice este anuncio de la DGT,

quizá ha llegado el momento de cambiar la historia

y pasar de un modelo de movilidad clásica,

en el que el coche es el rey

a uno nuevo y diferente en el que ganan

espacio y protagonismo ciclistas y peatones.

Por ejemplo, calles que se hacen peatonales,

aceras más anchas, más y mejores carriles bici;

privilegios en fin para los que menos contaminan.

Son medidas que en ocasiones generan polémica,

pero que cada vez se implantan en más ciudades españolas.

La movilidad en nuestro país

ha tenido unos cambios significativos tremendos.

El coche particular tiene su espacio;

lo que hay que invertir es el orden de prioridades,

la jerarquía.

El objetivo en las ciudades ya no es lograr

una fluidez del tráfico rodado, no es la rapidez;

el orden de jerarquía lo deberán encabezar los peatones,

las bicicletas, el transporte público,

y por último este vehículo privado.

¿Cómo se consigue esto?

Pues básicamente a través de tres acciones principales.

Una configuración adecuada del espacio.

-Tenemos que conseguir que esas ciudades

sean lo más vivibles posibles,

de manera que las zonas 30 o las zonas peatonales

puedan cumplir con esa función.

-También hace falta una gestión viaria,

limitando la velocidad general en nuestras ciudades

y promoviendo, favoreciendo, ayudando a los municipios

a que elaboren sus planes de seguridad vial.

-Medidas que tienen que ver

con la promoción del transporte público,

con la gestión del aparcamiento,

con la planificación íntegra de transportes y usos del suelo,

peatonalizaciones, etc.

-Y lo que tenéis que hacer, porque tenéis muchos atropellos,

es mejorar el espacio público.

¿Qué podéis hacer?

Siempre aceras que tengan más de 2 o 2,5 m.

Los elementos reductores de velocidad son importantísimos;

no basta con poner una señal de 30 km/h

si el conductor no percibe

que esta prioridad pertenece al peatón.

Y también es muy importante la vigilancia y la sanción.

Todas estas ideas,

toda esta configuración puede ser muy buena;

pero no siempre las normas se cumplen por sí mismas.

-La columna vertebral de esa movilidad urbana

es un buen transporte público,

pero cada vez se incorporan más los sistemas como la bici pública

o bici compartida, el coche compartido;

y para eso hay que dotar a las ciudades de infraestructuras.

-Compartir el coche entre los empleados.

Hay muchos empleados que hacen el mismo recorrido,

salen a la misma hora;

si logramos que en nuestras ciudades y carreteras,

en vez de cinco coches, esté uno,

imaginaos todas las ventajas que lograremos con ello.

Las bicis; pues exactamente igual.

Es un modo de transporte ecológico, sano,

con lo cual no vale la opinión; lo que vale es

facilitar su integración dentro del tráfico viario,

sea a través de carriles bici o de otro tipo de segregaciones

donde sea posible,

y donde no integrándoles en la calzada

logrando una velocidad adecuada.

Todas estas medidas son las que harían que pudiéramos hablar

de una movilidad urbana sostenible.

-Yo me imagino que en un futuro, eso espero,

se usarán menos los coches

y se usarán más medios como las bicicletas.

-La verdad que un poco catástrofe

porque cada vez los coches respetan menos.

-Yo creo que en 20 años va a avanzar un montón

y creo que los coches volarán.

-No sé si volarán, pero serán más limpios.

-Y a ver si encontramos un nuevo medio más sano,

más ecológico...

-Con el cambio climático, nos concienciaremos más

y seguramente dejaremos los coches que usamos ahora.

-No, porque en realidad el coche es muy cómodo

y todo el mundo prefiere el coche a la bici.

-Sí, creo que dejaremos de usarlo

y usaremos más transporte público y otros sistemas.

-La pereza nos puede

y el coche lo tienes a mano y siempre que puedes lo coges.

-Ojalá, pero yo creo que no va a pasar.

-Tienen que cambiar mucho las personas

y la conciencia sobre el medio ambiente.

-En ciudades grandes como Madrid o Barcelona,

yo creo que aún no estamos preparados.

-En ciudades llanas, sí;

pero sí, sería perfecto, estaría superbién.

-He notado que aquí mucha gente utiliza las bicis que se alquilan.

-Porque son ciudades muy grandes donde hace falta coche.

Hemos quedado para desayunar con Pedro Carreño,

que fue compañero mío de la carrera.

Me encanta cómo presenta el telediario.

¡Hombre, Marta, Carlos! ¡Pedro! ¿Qué tal?

¿Qué pasa, Carlos? No se cree que fuimos compañeros.

Sí. ¡Pero él está más joven!

Yo ya ligaba más que él.

(RÍE) ¿Sí?

Oye, a estas horas yo necesito desayunar.

Por favor, un café, algo... Yo también.

Vamos a TVE y os invito allí. Ah, que se desayuna muy bien.

Pues vale. Vamos a desayunar.

Venga, vamos. Hala.

Pedro, tu padre era taxista

y eso debe marcar a la hora de conducir, ¿no?

Claro que marca, marca mucho,

y además el hecho de que mi padre fuera taxista,

porque falleció hace seis años, es un auténtico orgullo;

haber tenido a alguien que se conocía Madrid sin GPS...

El GPS estaba puesto en su cabeza. Eso iba a decir,

cuando no había GPS, claro; es otra historia.

Oye, eso me imagino que por un lado está muy bien

porque es la enseñanza y tal; pero luego habría una presión...

O sea, ni se te ocurriera suspender en el examen, ¿no?

Bueno, la verdad es que fue... Lo recuerdo perfectamente.

O sea, mi padre daba por hecho

que yo en la comunión ya tenía que haber sabido...

(RÍE) Conducir.

Obviamente presumo de mi padre,

pero también de la educación y de la seguridad vial que aprendí.

¿Por ejemplo? Pues por ejemplo,

mi padre siempre decía que la distancia era fundamental.

Conducir con anticipación, ¿no? Sí.

Y que la vista nunca fuera hacia abajo,

que hiciera como si rebotara en el suelo y mirara hacia arriba.

Y la distancia, nunca menos de 50 m,

y en condiciones como las de ahora, lloviendo,

si se puede ampliar, mejor.

Recuerdo una conversación, o una discusión,

yo era mucho más joven,

y entonces discutí con mi padre por el tema del coche

y le dije: "Bueno, eso es para los profesionales".

Se dio la vuelta y me dijo:

"Profesionales somos todos al volante".

Qué buena frase. Y se me quedó grabado.

¿Qué comportamientos de otros conductores,

en Madrid o en carretera, te sacan de quicio?

La intransigencia.

Yo creo que en parte se conduce como uno es.

Notas algunos comportamientos en el vehículo, en la conducción,

que dicen muy poco bien de las personas que conducen.

Es decir, las personas que se pegan atrás,

que eso me pone muy malo...

Una de las noticias que siempre dais los domingos

es primer balance de víctimas del fin de semana

en las carreteras.

A las 8 de la tarde la Dirección General de Tráfico,

que es una maravilla, saca el primer balance del domingo.

Ojalá llegásemos un domingo y pudiésemos decir:

"Hoy no tenemos que contarles ningún accidente mortal

que se haya producido en las carreteras".

Eso sería una noticia fantástica. ¿Pero daríais esa noticia?

Yo la daría y espero darla.

Bueno, Pedro, ya está aquí el pirulí.

Aquí está; ¿a que es precioso? (RÍE) Me suena, me suena.

Oye, cómo me apetecen esos churros a la española.

La verdad es que sí, y el café muy calentito.

Vamos un poco justos porque tengo que hacer la escaleta,

que me espera. (RÍE)

Pues te echamos un cable la Solano y yo.

Eso, eso. Muy bien, muy bien acompañado.

-¿Cuánto falta, papá? -Mamá, ¿cuánto falta?

(NIÑOS) Papá, ¿cuánto falta?

-¿Qué pasa, qué están haciendo?

-¡Están locos!

-¿Están mal o qué les pasa?

-Ah, ya lo he visto. ¡Mira! -Sí, está en rojo.

-Ya está.

-Pues que esos conductores... -Bueno, sigue, sigue.

-Pues que en los semáforos... -Estaba en rojo.

-Estaban pasando los coches

sin que el semáforo esté en verde, porque estaba en rojo.

-Y estaban pasando los conductores.

-Y los peatones aún no podían pasar.

-Un accidente grave. -Grave, grave, grave.

-Puedes tener muchos accidentes.

-Si te saltas el semáforo hay una multa...

-De más de 1000 millones de euros.

-Bueno, algunas pueden ser de 1000 millones de euros

y otras pueden ser de 90.

-No, no es normal.

-Para que aprendan la lección de respetar la ley.

-La norma. -Las normas, la ley.

-Porque puedes chocarte o accidentarte.

-No podemos pasar el semáforo en rojo

porque si no, nos hacemos daño. -Daño, muchísimo. ¡Nos herimos!

¡Perfecto!

-A medida que se desarrolla la red de autopistas

en los países modernos de densa circulación,

van entrando en servicio otras mejoras complementarias.

Así, en las autopistas italianas se han instalado

centros asistenciales del automóvil,

que por medio de un equipo de ojos electrónicos,

montados sobre torres de observación,

envían al equipo central de control de tráfico

una imagen de lo que ocurre en cada sector.

El enlace entre los distintos puestos es permanente;

de manera que en el mismo momento de producirse dificultades

de circulación por fallos mecánicos de cualquier vehículo,

el lugar del percance aparece señalado

y la estación de control cursa inmediatamente

el oportuno aviso a grúas y talleres rodantes

para prestar al coche la ayuda necesaria

y dejar expedita la carretera.

Un detalle importante de esta ayuda

es que cuando se trata de turistas extranjeros

se presta gratuitamente.

-Si te contara cómo conducíamos en otros países...

-Para mí la mayor sorpresa fue cuando entré en Italia,

que pude empezar a circular por autopistas;

una cosa que yo no conocía.

Para mí aquello era una obra de ingeniería maravillosa.

-No conocía apenas las rotondas

y casi me llevo por delante a un ciclista,

en una de las rotondas que me encontré cerca de Marsella.

-Y en Portugal, pues te salían de las...

Ibas por una carretera, de dos sentidos por supuesto,

y te salía un señor con un tractor

como si saliese por la calle de la ciudad;

o sea, directamente, no paraba. No, él salía.

Y si tú le dabas o te daban, pues mala suerte. Terrible.

-En Génova había unos viaductos para circular...

Era impresionante. Eso fue lo que me impresionó.

-Cuando uno está fuera,

yo creo que tiene más temor a que le pase algo

y se va más por la derechita y a una velocidad prudente.

La realidad virtual tiene múltiples usos

y no todos son recreativos. Por ejemplo, en medicina,

se puede utilizar para simular intervenciones quirúrgicas,

y en la educación,

para mostrar a los alumnos lugares y objetos lejanos.

Yo por ejemplo puedo ver aquí dónde está Marta.

¡Hola, Solano! Hola, Carlos.

Y también sirve para tratar las fobias, como la amaxofobia,

que es el miedo a conducir.

Los pacientes, a través de la realidad virtual,

recrean situaciones que más estrés le generan

con el fin de aprender a combatirla.

Pues estamos en marcha. Vamos a ir, Raquel,

a una carretera más amplia, que es lo que a ti te da miedo.

¿Cómo vas?

-Siento ahora mismo que me tiemblan mucho las piernas

y bueno...

-Lo más importante es eso, que te centres en la conducción

y no en lo que puedas estar sintiendo en este momento.

-Yo tengo el carné de conducir desde hace 14 años;

llevaba muchos años sin conducir,

un día cogí el coche para ir por carretera

y era un día de mucha lluvia.

Tuve la sensación de perder el control del coche

y desde entonces no he vuelto a conducir.

Porque me vi que no tenía agilidad de conducción.

-Que podías perder el control, no ibas segura,

no controlabas el coche, ¿no? -Exacto.

-La amaxofobia es fobia a conducir;

es decir, es tener miedo a la situación de coger un coche

y conducirlo o bien anticipar que voy a tener que hacerlo.

Se manifiesta a tres niveles.

A nivel fisiológico, aparece la sintomatología física:

taquicardias, sudoración, sensación de mareo...

A nivel cognitivo,

aparecen pensamientos de anticipación de peligro;

me puede pasar algo o puedo provocar un accidente.

Y a nivel conductual, aparece la evitación;

es decir, uno deja de conducir.

-¿Cómo es el tratamiento para superar la amaxofobia?

-Tiene unas sesiones que realizamos aquí, en consulta,

porque lo que queremos es exponernos,

pero con una serie de habilidades que nos faciliten esa exposición;

si no, sería muy difícil.

Para eso contamos con unas gafas de realidad virtual

en las que yo te voy a exponer a lo que a ti te da miedo.

Si te da miedo la carretera, a la carretera.

Si te da miedo la lluvia, a la lluvia.

-El paciente, cuando se expone a la realidad virtual,

es como si estuviera en la situación real.

Puede estar al volante del coche

o sentado en el asiento del copiloto...

Y esto lo conseguimos mediante gráficos generados por ordenador,

gráficos 3D, hiperrealistas,

que permiten al usuario realmente ponerse en esa situación.

-Ahora hay una incorporación y viene un bus por la izquierda.

-Estos estímulos pueden variar mucho de paciente a paciente.

Hay pacientes con miedo a incorporarse a la autopista

con muchos coches y camiones...

Todos estos estímulos son controlables por el profesional

para adaptar la experiencia

a las necesidades de tratamiento de cada paciente.

-Respira debidamente como hemos aprendido a hacer...

Y vas a ir viendo cómo la ansiedad va bajando.

-Cuando suba al coche, ¿qué es lo primero que debo hacer

para controlar un poco la ansiedad?

-Un poco lo que aprendemos previamente a hacer aquí.

A nivel fisiológico,

tratar de llevar la musculatura relajada,

respirando abdominalmente y controlando esos pensamientos;

de manera que cuando llegas al coche,

a nivel fisiológico y cognitivo, vas mucho más relajada,

porque llegar a la exposición sin haber trabajado eso previamente

no tendría sentido.

Estamos en la escuela de conducción y seguridad de Ilunion

y, aunque hace un día espléndido,

vamos a hablar de conducción sobre mojado,

que es muy importante. Lo vamos a hacer con David Torres.

Hola, ¿qué tal? Hola.

Hay que tener en cuenta una serie de consejos

antes de ponernos al volante cuando está el pavimento mojado.

Sí, uno de los más importantes es reducir la velocidad;

dejar mucha más distancia...

La distancia de seguridad siempre es importante,

pero en mojado mucho más. Exacto, es aconsejable doblarla.

Y el tercero, el buen mantenimiento

de neumáticos, escobillas y cristales.

Y lo mejor es verlo como siempre. Hoy me pido voluntaria.

Venga, vamos a probarlo. Yo me quedo aquí.

Yo he dicho muy valiente que me pido voluntaria,

pero no sé para qué.

Vamos a hacer un ejercicio ahora

sobre todo para reforzar la importancia de la velocidad.

Es superficie de baja adherencia y además en curva.

O sea, curva, superficie mojada... Exacto.

¿Y a qué velocidad tengo que entrar en la curva?

Vamos a probarlo a 30 km/h y vamos a desconectar el ESP.

Sí, porque recordamos que aunque es obligatorio

para los coches fabricados a partir de 2014,

muchos coches no lo llevan. Exacto.

Bueno, a 30 es muy despacito, ¿no? Eso es.

Voy en segunda, a 30...

Esto es un paseo. Eso es.

No veo ningún problema.

El coche se mantiene, no hace absolutamente nada...

Ahora vamos a subir un poco la velocidad.

¿A la velocidad a la que yo tomaría esta curva en mojado?

Sí, vamos a subir a 40.

(RÍE) Bueno, tampoco... Y vamos a ver qué ocurre.

A 40, ¿no? Va bastante más rápido. Sí, se nota.

Esto es lo que pasaría; derraparía...

¿Qué tal?

¿Qué ha pasado? Se me ha ido totalmente de atrás.

Sí, se me ha ido de atrás y se me ha calado, claro.

¿Y por qué? ¿Qué he hecho mal? El coche ha sobrevirado.

No te esperabas lo que iba a ocurrir,

te asustaste y te fuiste al freno.

No me ha dado tiempo a nada, ni a contravolantear ni embrague...

Exacto. Nada.

Todo sucede muy rápido en la realidad.

Y todo por ir a 10 km más. Exacto, fíjate cómo influye.

A ver cómo lo ha visto Carlos desde fuera.

¿Has visto, Carlos? Se me ha ido totalmente.

Pero lo que más me ha impresionado es

que no ibas muy rápido y el coche se ha ido de atrás.

Efectivamente.

A 30 km/h Marta controló el vehículo

y a 40 km/h se fue el coche de atrás.

El sobreviraje que se llama, ¿no? Exacto.

Pues esto imagínate a 100 km/h en una carretera mojada en curva...

Bueno, las consecuencias fatales, imagínate.

Por eso, con lluvia, con el firme mojado,

ir más despacio, mayor distancia de seguridad

y revisar siempre neumáticos y el resto de cosas.

Gracias, David. A vosotros.

Hasta la próxima.

Pues me lo saqué todo a la primera.

En el teórico recuerdo que tuve un fallo...

Y el práctico igual; todo a la primera.

Fue llegar y topar.

Pues hace exactamente cuatro años que me lo saqué.

Eso venía comentando, que todavía, y toco madera,

todavía no me han multado nunca.

No, nunca he cambiado una rueda.

Bueno, iba acompañando a mi padre y fue lo típico, ¿no?

Te pasan las pruebas y todo estaba correcto...

Y muy bien.

Siempre que noto las ruedas que están un poco flojas,

siempre voy al taller y que me lo miren con seguridad

y ya está.

Estará en el maletero, ¿no?

Claro, no hay otro sitio donde llevarlo.

No, yo soy tranquilo.

A veces me encuentro a alguien que me desespera un poco,

pero bueno, normal, normal. Soy tranquilo.

Un nueve. Un nueve.

¿A quién cogería de copiloto? Ahora mismo a mi guitarra.

Esto ha sido "Seguridad vital". Gracias por estar ahí.

La próxima semana, más.

Te voy a proponer un plan algo raro,

pero los accidentes de tráfico provocan mucha demanda de sangre,

así que... ¿Nos vamos a donar? Buena idea.

Hala, adiós. ¡Adiós!

Esto es "Seguridad vital". Comenzamos.

Ahí, ¿vale?

Cuidado que nos empapamos.

La ventanilla de la derecha.

¡Mie...! Jo...

Vamos que nos vamos.

Para mostrar a los alumnos objetos o lugares lejanos.

Yo por ejemplo estoy buscando... (RÍE) Que se me están cayendo.

Qué difícil es ponerse esto, tío.

Puedan ver lugares...

(RÍE A CARCAJADAS)

Dime que sí, que esta sí. Dame una "s", dame una "i".

No.

(BALBUCEA) Medidas en...

(RÍEN)

Del modelo clásico de movilidad... urbana...

No, no...

¡Grabando! Vale.

Cómo ha aprendido la Solano a dar palmadas.

¡Desde que estoy con un malagueño! ¡Ole!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 29/01/17

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad Vital - 29/01/17

29 ene 2017

Hoy las precauciones con la lluvia en carretera; efectos del consumo de alcohol al volante; peatones y ciclistas en las ciudades. Invitado: Pedro Carreño.

ver más sobre "Seguridad Vital - 29/01/17" ver menos sobre "Seguridad Vital - 29/01/17"
Programas completos (195)
Clips

Los últimos 1.543 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios