www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3767776
Para todos los públicos Seguridad Vital - 23/10/16 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que casi un tercio de los fallecidos

en accidente de tráfico son personas mayores de 65 años?

¿Y que el 40% de los siniestros en los que están implicados

ancianos ocurren en ciudad?

Esto es "Seguridad vital".

Hoy desde Buitrago de Lozoya.

Comenzamos.

Esta semana, nuestro Radar se desplaza a zonas rurales

para comprobar cómo deben circular los vehículos agrícolas

y qué precauciones debemos tomar si nos encontramos alguno.

Cada vez se imponen más en zonas urbanas

las limitaciones a 30 km/h.

Carlos y Marta nos mostrarán las diferencias

que hay entre circular a 30 km/h frente a los habituales 50.

La sensación que uno tiene es que el coche va parado;

por tanto, una sensación de control mucho mayor.

A partir de los 65 años nuestras capacidades disminuyen.

Hoy asistiremos a unos cursos de reciclaje en seguridad vial

para personas mayores.

Y entrevistamos a Pepe Viyuela, que nos habla de la necesidad

de cambiar la forma de disfrutar de la conducción.

Cambiar los motivos por los que presumimos al volante.

"No sabes lo que he disfrutado".

"Normalmente se hace en cuatro horas, lo hice en seis,

porque he parado muchas veces y he estado visitando sitios".

De la catastrófica actitud de nuestro amigo

quizá podamos sacar la consecuencia

de lo que debe y no que no debe hacerse con un tractor;

pero como él no va a ser menos, le daremos la segunda oportunidad.

Cuando el tractorista se tenga que incorporar

habrá de tener un cuidado especial.

El borde de la calzada es el lugar más apropiado para circular.

La velocidad excesiva está fuera de lugar en un tractor.

Una carga voluminosa resta visibilidad.

Los retrovisores y la buena colocación de la carga

facilitan las maniobras.

Esperemos que esta segunda oportunidad un tanto desenfadada

y extraña sirva de algo a los agricultores

en la confianza de que ellos no la van a necesitar nunca

porque no se van a tomar el tractor a broma.

Muy buenas. Anda que no han cambiado las cosas

en el mundo rural desde que Paco Costa diera estos consejos

sobre cómo conducir un tractor.

Han cambiado mucho las cosas, pero lo que no ha variado

es la siniestralidad de los vehículos agrícolas.

Saludos a todos. Según la DGT cada año se producen

400 accidentes en los que están involucrados

este tipo de vehículos. La principal causa

es colisión por alcance.

Cada año se producen en España aproximadamente 400 accidentes

en los que están implicados vehículos agrícolas.

De ellos, un 10% son mortales.

Un porcentaje muy alto si tenemos en cuenta

que los accidentes con otro tipo de vehículos

registran una mortalidad de 1,6%.

La mayoría de los accidentes que suceden en vías asfaltadas

son de alcances de vehículos que se meten debajo del tractor,

porque la velocidad que llevan es inferior a la de los vehículos.

-Los tractores y la maquinaria agrícola son vehículos especiales,

van a una velocidad inferior al resto de vehículos.

Tenemos que tener en cuenta que los tractores

tienen que ir a 40 km/h como máximo,

y cuando van con un remolque o con máquinas,

deben ir a 25 km/h como velocidad máxima,

independientemente de la vía por la que circulen.

Además de la velocidad, estos vehículos

deben respetar una posición concreta en la vía

en función de su peso.

Cuando no llegan a 3500 kg, independientemente de la vía,

deben circular lo más próximo al arcén,

ocupando el mínimo de la vía. Cuando superan esos 3500 kg,

entonces sí que deben estar utilizando el carril normal

de la carretera.

El girofaro es esta señal luminosa

y nos permite ver a los vehículos agrícolas con anticipación

para reducir la velocidad y extremar las precauciones.

Tenemos que tener en cuenta que son máquinas.

Tenemos que tener mucho cuidado

porque suponen un peligro si no vemos sus condiciones.

-Vehículos como este circulan todos los días

por nuestras carreteras y es lógico pensar

que por su peso y sus medidas tienen limitaciones de velocidad

diferentes a la del resto de usuarios de la vía.

Pero pese a que van más despacio,

no debemos caer en comportamientos como el que van a ver.

-¡Dónde vas, atontado!

-En ningún caso podemos adelantar si hay una línea continua

o una prohibición de adelantamiento a un vehículo agrícola.

Esperamos a que la línea sea discontinua

o desaparezca la prohibición.

No hay ningún caso que lo justifique.

Las palas de los vehículos agrícolas pueden ser un peligro.

Como ya vimos en el testimonio de Enrique Rodríguez,

que perdió a su hijo en un accidente con este elemento.

Y en el cruce de Can Brians había una excavadora que salía

y se quería incorporar a la vía preferente por la que él bajaba

y cuando justo pasó por delante de la pala,

la pala le dio en el costado,

lo arrancó de encima de la moto y lo dejó seccionado por la mitad.

Por lo que yo tengo en el atestado de los Mossos d'Esquadra,

que hicieron. La pala no estaba parada

donde debería y él trataba de arrancar

para incorporarse en ese momento, ¿no?

En el momento en que Iván pasaba por delante.

-En vehículo como este, lo suyo es llevar la pala levantada

cuando vas circulando. Los conductores de estos vehículos

con pala tenemos la problemática de que pierde mucha estabilidad

y de que al tomar las curvas se balancea, pero la normativa

lo dice y por evitar accidentes, hay que corresponderlo.

A pesar de que no es tan común encontrarnos

estas máquinas en la carretera, si lo hacemos, recuerde

que lo mejor es siempre prevenir.

Buscamos su colaboración.

Si quieren denunciar un punto negro en la circulación,

señales que no se respetan

o cualquier problema que afecte a la seguridad vial,

pueden hacer como muchos de nuestros espectadores

y enviarnos un vídeo para mostrarlo en el programa

a nuestro correo: participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.

Me llamo Domingo Mejías Estévez.

Hace nueve años tuve un accidente de coche.

Me produjo una lesión parapléjica.

El día del accidente salimos de fiesta

celebrando mi cumpleaños.

Habíamos bebido, yo me encontraba mal,

me fui al coche, me acosté, me quedé dormido.

Mis amigos se volvieron al coche

y a la vuelta de la fiesta,

casi llegando a casa, entrando por un polígono,

en una rotonda pequeña,

otro coche se metió en dirección contraria

y nos chocó de frente.

Los conductores no habían dado tasa de alcohol

y aun así, sin haber bebido, que se meta en dirección contraria

es un riesgo y un peligro igual que el haber bebido.

Ese choque me produjo la lesión porque no llevaba el cinturón.

Estaba totalmente acostado en el coche, dormido.

Choqué con los asientos y produjo la rotura de las vértebras

y de la médula espinal.

A mis compañeros no les pasó nada y a los otros conductores tampoco,

solamente a mí.

Antes del accidente terminé de estudiar,

terminé mi módulo de Grado Medio de Electricidad.

Terminé justamente antes del verano, las prácticas,

y antes del verano empecé a trabajar.

Seguí mi vida adelante,

seguí buscando trabajos que pudiera realizar,

seguí con el gimnasio, a través de la asociación ALMA,

y me intenté fortalecer lo máximo posible.

Me interesé por dar charlas,

me acordaba de cuando yo estaba en ese mismo instituto,

me acordaba de cómo era. Tenía una cierta edad

en la que es muy fácil tener un accidente.

Las motos con los cascos, los coches sin el cinturón,

quedarse dormido después de una borrachera es muy fácil.

Y yo intenté darles mi experiencia.

Yo he tenido una segunda oportunidad,

pero a lo mejor ellos no la tienen.

Yo lo asumí desde el primer momento,

nunca perdí la sonrisa

para no preocupar nunca a mi madre, a mi padre, a la familia.

Seguí adelante, me he echado novia

y ahora nos vamos a ir a vivir juntos,

así que soy muy feliz y no voy a mirar atrás.

Cuando vayas en el coche no intentes atajar,

no vayas en dirección contraria

y ponte siempre el cinturón.

Tú lo puedes evitar.

Todos los radares tienen un margen antes de comenzar a multar.

Si la velocidad máxima de la vía es inferior a 100 km/h,

el radar comenzará a multar si lo sobrepasamos en 7 km/h.

Si en la vía se puede circular a más de 100 km/h,

entonces el margen es del 7%.

Esta regla se aplica a radares fijos, móviles o de tramo,

pero no a Pegasus, el cual nos multará si sobrepasamos un 10%

la velocidad máxima permitida,

independientemente de la limitación de velocidad

que tenga la vía por la que conducimos.

La velocidad excesiva inadecuada es una de las principales causas

de muerte en carretera. Si todos respetásemos las normas,

habría menos tragedias,

pero a veces es difícil controlar el acelerador.

Por eso cada vez son más los modelos de vehículos

que incorporan tecnologías que nos ayudan

a regular nuestra velocidad.

Vamos a ver cómo funcionan, porque tienen un manejo sencillo

y ayudan a salvar vidas.

El proyecto I-SAFER consiste en salvar vidas.

Después de las distracciones y el consumo de alcohol y drogas,

la velocidad es el factor más importante.

Interviene en aproximadamente entre un 30 y un 40%

de todos los accidentes graves y mortales.

El mensaje para el conductor es muy claro.

La velocidad mal gestionada puede causar tragedias

y muchos fallecidos al año.

Tenemos que cumplir con los límites,

incluso los pequeños excesos son importantes;

pero es que además ahora hay nuevas tecnologías

que nos pueden ayudar a salvar vidas.

Traducido a cifras de personas,

estaríamos hablando de que el sistema de ayuda

a la selección de la velocidad

salvaría en España 400 vidas todos los años

y también cerca de 2000 heridos graves.

Los sistemas de control de velocidad

más frecuentes hoy en día son

el control del crucero, que fue el primero que salió.

Simplemente con él activamos el sistema,

seleccionamos la velocidad a la que queremos circular

y a partir de ahí el vehículo la va a mantener.

En caso de necesitar desconectarlo, basta con pisar el freno

o el embrague, y el sistema se desconecta.

Los más avanzados disponen de control de crucero activo,

que añade la función de mantener una distancia mínima al vehículo

que va por delante. De esta manera,

el sistema mantiene la velocidad;

pero si el vehículo que nos precede se ve obligado a frenar,

nuestro sistema va a bajar nuestra velocidad

para mantener la distancia.

Tenemos una última opción

muy interesante, que es el limitador de velocidad.

Cuando lo seleccionamos, fijamos la velocidad,

el vehículo no la superará aunque pisemos más el acelerador.

El limitador tiene la ventaja

de que podemos descansar el pie sobre el acelerador

y volver al freno con gran rapidez en caso de necesidad.

Los últimos avances en limitación de velocidad

apuntan el reconocimiento automático de señales

y, por tanto, la adaptación de la velocidad a la limitada,

y más adelante pues vendrá la comunicación entre vehículos,

el reconocimiento de la ruta y sus condiciones,

lo cual permitirá mejorar la seguridad

e incluso el consumo.

-Sí lo he visto. -Debería ser por carretera.

-Pues en carreteras convencionales.

-En carretera y ciudad.

-Por ciudad no tiene lógica.

-En algún túnel creo que lo he visto, en carretera.

-¿Cómo actuaría? La ignora un poco.

Ves el cartel y dices que sí, está ahí, pero no le haces caso.

-He procurado mantener la distancia de seguridad que te recomienda.

-Intentas mantener la distancia. Es difícil, pero lo intentas.

-Sin sacar la cinta métrica.

-Igual 70 m no haría, 50 sí, pero 70...

-70 es como un edificio de no sé cuántas plantas, ¿no?

-Me parece que depende de la velocidad.

Si circulas más lento, me parece excesiva;

pero si circulas a velocidad elevada, es poca.

-El nombre de esta señal...

-Se tiene que guardar una distancia de seguridad

de 70 m con el coche de delante.

-Una distancia mínima de seguridad de 70 m

con el coche que te precede.

-No te puedes arrimar mucho al coche de delante.

-Si no, puedes tener un accidente.

-No te comas al coche de frente.

-Así se lo explicaría yo a mi sobrina.

-Sí que tarda, sí.

¡Cabo Olmos! Os estaba esperando.

Perdón el retraso, Pepe Viyuela.

¿Qué tal estás? Estupendamente.

No sabemos si vamos a aprender de la Guardia Civil, de Pepe...

De todo un poco, yo ya soy un híbrido,

ya no sé si soy guardia o si soy civil.

¿Eres buen conductor? Ahí, ahí.

Ahora lo vamos a ver. Lo vamos a comprobar.

A ver qué nota te ponemos.

No me gusta ponerme medallas.

Bueno, somos superfans de la serie "Olmos y Robles".

¿Qué tienes tú del personaje, del cabo, a la hora de conducir?

Yo creo que lo que tengo de él es que me gusta.

El cabo ama su profesión, le encanta, se entrega,

y una de las cosas que más me gusta es conducir.

¿Sí? Sí, me encanta.

Las cifras de siniestralidad de cuando tú y yo éramos jóvenes

eran brutales.

¿Qué ha sido lo que mejor hemos hecho

para que se hayan reducido tanto

desde los años 90 hasta hoy?

Supongo que lo que hemos hecho ha sido conducir mejor,

da igual correr menos...

Lamentablemente creo que lo que es el control,

las multas, el castigo a la infracción,

me parece que tiene eficacia.

La Guardia Civil, ahora que hablo mucho con ellos,

juega un papel muy importante. A veces, cuando aparece el guardia

malencarado, que te hecha la bronca,

no nos ponemos en el lugar de alguien que ve cosas terribles.

Pepe, ¿te ha tocado en la ficción o en la vida real

protagonizar o ser testigo de algún accidente de tráfico?

He visto, concretamente, un atropello.

Y cuando ves, de pronto, lo que puede ocurrir

al hacer cualquier barbaridad con un coche,

te lo piensas no dos, siete veces antes.

Es muy importante concienciarse de que lo que llevamos entre manos

es una máquina que puede matarte y que puede matar a otros...

Y disfrutar, porque es compatible.

Pero se disfruta más conduciendo de una forma tranquila.

¿Te has montado alguna vez en un coche en el que el conductor

hubiera bebido más de la cuenta?

Sí, me ha pasado de niño,

incluso con mis padres, con algún familiar o algún amigo

que se había tomado alguna copa de más.

Yo ya de niño pensaba eso, esto no debe ser muy recomendable.

Con nuestra edad era, hala. No pasa nada.

Yo controlo. Sí, sí.

Ese tipo de cosas son las que podemos hacer,

cambiar los motivos por los que presumimos al volante.

Cuánto he disfrutado del viaje.

Normalmente se hace en 4 horas, yo lo he hecho en 6

porque he parado muchas veces y he visitado sitios...

Es decir, abundar y subrayar la importancia de disfrutar

más que de hacer el trayecto en menos tiempo

o de haberlo hecho bebido, que eso ya...

Venga, aparcamos aquí y vamos a tomar un vermú.

Fenomenal.

Nosotros, porque tú como estás conduciendo, no puedes.

¿Cuánto falta, papá? -Mamá, ¿cuánto falta?

-En nuestra clase, ha venido un policía...

-A primera hora.

-A contarnos...

-Que siempre teníamos que ir de la mano

y que nos teníamos que fijar por dónde íbamos.

-Que hay que mirar a los semáforos.

-A los semáforos, a las señales y todo eso.

-O si no, te puede pasar un accidente.

-No entres por el lado que viene el coche, entra por el otro lado.

-Que nos enseñaron a ponerse muy bien el cinturón,

porque si estás así, mal sentado, y con el cinturón así,

no está bien

porque se hay un frenazo así, que te chocas o algo así,

te puedes hacer daño.

-Y nos enseñó una señal azul y una señal roja.

-La azul es que vas bien

y la otra es que no vas bien. -Vas mal.

-Todo lo que hace el poli, siempre voy.

-A mí me gustaría aprender más cosas de educación vial.

-Para aprender. -Para aprender mucho.

-Para que seamos mejores conductores.

Los mayores de 65 años son personas muy vulnerables

cuando hablamos de seguridad vial.

A partir de esa edad el índice de mortalidad

en accidentes de peatones, conductores y ciclistas

es muy superior al resto.

Una formación es fundamental para reducir el número de víctimas.

El curso que les vamos a mostrar

lo han realizado 6000 personas

y en él se enseña, entre otras muchas cosas,

cómo llevar a los nietos correctamente en el coche.

Los mayores de 65 años forman parte del colectivo vulnerable.

Por eso, varias instituciones han puesto en marcha una iniciativa

que ayudará a las personas mayores a convivir de forma segura

con conductores y peatones.

-Llevamos ya tres años. Alcorcón es nuestra décima ciudad

realizando una campaña cuyo objetivo es la reducción

de los atropellos en las personas mayores de 65 años,

especialmente en el ámbito urbano.

-Dentro de 20 años, un tercio de la población tendrá más de 65

y cuanto antes atajemos esa situación,

no ese problema, sino esa situación, mejor.

Lo que consiste es, primero, en un aula móvil,

en la cual los técnicos les informan

y conciencian a todas las personas de cuál es la realidad.

-Tienen que tener conciencia de la edad que tienen.

Es fundamental saber que no tienen los mismos reflejos,

tienen falta de atención en alguna ocasión.

Son cosas normales, nos pasará a nosotros que somos más jóvenes,

que ya les puede estar pasando a ustedes.

-Les recomendamos que no se fíen de los pasos de los semáforos.

Aunque tengan la prioridad, asegúrate de que para el vehículo

y después pasa, y si ves que tienes que correr, espérate,

que no vayan apurados, porque ellos van más lentos.

-No pasa nada por perder un minuto más.

Tienen que estar convencidos de que lo que van a hacer está bien.

-Cuando acabamos esa actividad, salimos a la calle,

utilizamos el vehículo, por un lado, para dar formación

a la hora de ponerse al volante.

-Siempre la posición de espalda recta

con unos cinco grados

y el reposacabezas a unos dos dedos de la cabeza.

Y a utilizar una silla de retención infantil

porque son los responsables de ir a buscar a los nietos

y por lo tanto, la silla se usará igual que ellos usan el cinturón.

-Mire, Nosotros cogemos, pasamos el cinturón por la cinta roja,

pasamos por aquí debajo y tenemos anclado.

-Los mayores tienen una vida cada vez más activa.

Cada vez se dedican más a los pequeños

y que les ayuden a poner una silla de retención infantil

es fundamental.

-Cómo adaptarte tú a colocar una silla con seguridad.

Para mí eso es lo que más me ha sorprendido y me ha gustado.

-Lo de los pasos de peatones, pasar por los pasos de peatones

y respetar las cosas porque los accidentes vienen

por no respetar las cosas.

-Esto es como todo en la vida, lo has practicado,

pero los tiempo van cambiando. -Son unos consejos muy buenos

para que no sucedan las cosas que suceden

por no estar advertido. Me ha parecido muy bien.

-Si yo te contara cómo era la velocidad antes...

-90 como mucho.

-Si no se podía correr, por dos razones,

primero, los coches corrían muy poco.

-Explíqueme con un 600, cómo se podía correr.

-Para poner un 600 a 115 había que sacar el pie por debajo,

del acelerador.

-Segundo, las carreteras eran en aquellos tiempos muy malas.

-No había coches veloces,

por lo tanto, la velocidad se respetaba.

-Aunque quizá alguna vez he intentado pasarme algo,

mi mujer me frenaba.

-No había radares, con que hubiera carretera era suficiente.

-Por lo tanto, no había forma de cazar a nadie.

-Estaban camuflados y cuando veían u otros compañeros llamaban,

entonces le paraban a uno.

Creo que sería así, porque no había radares ni nada de eso.

-Éramos muy prudentes entonces.

Ahora, como se corre más, se aprovechan más.

Muchas veces nos preguntamos por qué esa diferencia

entre 50 km/h, 30 km/h, igual no es para tanto,

pero hoy comprobaremos que sí.

Nos lo contará Pedro Hernández,

de la escuela de conducción de Ilunion. Hola.

Hola. Porque hay datos iniciativos

muy llamativos, ¿no? Pues sí.

Un dato, un atropello a 50 km/h,

fallece el 50% de los atropellados,

sin embargo a 30, baja al ocho.

Vamos a hacer dos pruebas, la primera, distancia de frenado

yendo a 50 o yendo a 30 y luego también

si hay mucha diferencia en lo que tardamos

yendo a una velocidad o a la otra.

Yo tengo el cronómetro. Comenzamos

con la distancia de frenado. Me pondréis un obstáculo

y yo freno. A ver cómo lo haces.

Voy un poco por encima de lo que tengo que ir, 32...

Bueno, Carlos, cuéntanos.

La diferencia, increíble, o sea...

¿Y la sensación de control de una velocidad u otra?

Totalmente, a 50 parece que vas apretado,

a 30 iba como parado.

Pedro, es una situación bastante cotidiana.

O bien un peatón o cualquier imprevisto,

una pelota de un chaval...

Es el día a día de la circulación en la ciudad.

Ahora prepárate que tengo un cronómetro

y tiene una explicación. Cuéntanos.

Hemos planificado dos vueltas a un circuito

a distintas velocidades,

a 50 y a 30.

Vamos a ver si realmente por ir un poquito más rápido

llegas mucho antes.

Listos...

La sensación es que el coche va prácticamente parado,

pero por tanto, una sensación de control mucho mayor.

En las curvas prácticamente no tengo ni que frenar

yendo a 30 por hora.

Ahora mismo voy a 51, 50.

Aquí, como me tengo que poner a 30, casi,

porque es una curva muy cerrada.

Estoy yendo perfectamente a 30, 31,

pero no he tenido que tocar todavía ni una sola vez el freno.

Estamos yendo a una velocidad absolutamente de control

en la que tienes la seguridad de que si sucede cualquier cosa

vas a poder reaccionar a tiempo para no atropellar a nadie.

1,08,31.

Vamos a 30 km/h.

Vamos a ver si ha habido mucha diferencia de tiempo.

1,22,79.

Bueno, Carlos, ¿qué crees? Solo 14 segundos.

14 segundos. Entre circular a 30 o a 50.

Si no es nada.

En un recorrido en ciudad que son 3 o 4 km,

no llega al minuto de diferencia. Parece una chorrada 20 km/h,

pero es una diferencia tremenda.

Nos ha quedado claro, así que, tomamos notas.

Gracias. Nada.

Gracias. Hasta otra.

¿Sabían que en 2007, el Vaticano creó los 10 mandamientos

de la carretera preocupado por la gran cantidad de fallecidos

en accidentes de tráfico?

Entre ellos encontramos la petición de convencer a los jóvenes

de que no se pongan al volante si han bebido

o tener prudencia para superar los imprevistos.

Puede que estos mandamientos no abran las aguas,

pero seguro que han ayudado

a mejorar la seguridad en las carreteras.

Buscamos su colaboración.

Si quieren denunciar algún punto negro en la circulación,

señales que no se respetan

o cualquier problema que afecte a la seguridad vial,

pueden hacer como muchos de nuestros espectadores

y enviarnos un vídeo para mostrarlo en el programa

a nuestro correo: participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.

El teórico a la primera, siempre he sido empollona;

pero el práctico a la tercera; es decir, tuve que renovar papeles.

Parecía que no tenía mucha destreza yo al volante.

Muchas, muchísimas. Casi todas por velocidad.

También alguna por aparcamiento.

Sí, lo que pasa es que cuando he pinchado,

he tenido siempre a alguien al lado

que ha hecho esas labores.

Sí, está en el maletero, hay que levantar una tapa y ahí.

El pacífico Gandhi. No me gusta el conflicto.

Es verdad que a veces me sale el Hulk y digo: "Elena, qué pasa".

Pero normalmente soy calmadita, como en la vida real.

Del uno al diez, yo me pondría un siete.

Me gustaría llevar a Luis Buñuel.

Me gustaría haberle llevado y que me hubiese contado cosas.

Le hubiese hecho millones de preguntas sobre su cine

y sobre su persona. Es un personaje

que sí que me hubiese gustado llevar como copiloto.

Esto ha sido "Seguridad vital"; gracias por estar ahí.

La próxima semana, más. Y ahora, ¿qué hacemos?

No sabía que había en Buitrago de Lozoya un museo Picasso.

Está aquí, ¿lo vemos? A verlo.

Adiós. Hasta luego.

Grabando. ¿Cómo se llamaba el programa ese

de japoneses que se daban...? "Humor amarillo".

Bienvenidos a "Humor amarillo".

¿Viene algún coche para acá?

Voy.

Grabando. -¡Grabando!

Qué bien lo haces. Unas moras.

Intenta decir "en Madrid" cerca. Vale, ya, ya.

Esto es "Seguridad vital".

Hoy desde Buitrago de Lozoya, en Madrid.

Comenza... Otra vez.

No sé por qué me pasa, tío.

Va.

Correctamente a los nietos en el coche.

¿Qué haces ahí?

La principal causa de estos siniestros es colisión por alcance.

Y ahora, ¿qué hacemos? Me he enterado de que aquí hay...

Capullo.

Bien, ¿no? Impresionante.

A verlo, hasta luego. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 23/10/16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad Vital - 23/10/16

23 oct 2016

Marta Solano y Carlos García-Hirschfeld se suben al coche con Pepe Viyuela. Además la presentadora de 'Historia de nuestro cine' y 'Días de cine', Elena S. Sánchez, responde al cuestionario del programa. En 'Seguridad vital' además se habla de las diferencias en cuanto a seguridad de conducir a 30 y a 50 km/h y sobre cómo se enseña seguridad vial en los colegios.

ver más sobre "Seguridad Vital - 23/10/16" ver menos sobre "Seguridad Vital - 23/10/16"
Programas completos (180)
Clips

Los últimos 1.528 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios