www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3241819
Para todos los públicos Seguridad vital - 08/08/15 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que un choque a 120 km/h equivale a lanzar un coche

desde lo alto de la torre de Pisa?

¿Saben que a 40 km/h uno de cada diez atropellados muere?

Esto es "Seguridad vital"; comenzamos.

Lleva 20 años midiendo la seguridad de nuestros vehículos;

conocemos más sobre el programa Euro NCAP.

En nuestro Radar, comprobamos lo difícil que nos resulta

respetar los límites de velocidad.

En la Autoescuela, aprendemos las técnicas

para conducir un vehículo todoterreno.

Y Anne Igartiburu nos revela sus debilidades como conductora.

No me gusta que piten

porque sí.

¿Te crees que yo te estoy haciendo una faena?

Parecen pequeños cuando los ves en carretera,

pero tú y yo cabemos tras un radar. Desde luego.

La velocidad es un factor determinante

en caso de siniestros con víctimas.

Detrás de uno de cada tres accidentes

está precisamente circular a una velocidad inadecuada.

Por eso hemos sacado las cámaras de nuestro Radar a las carreteras

para comprobar que el exceso de velocidad sigue siendo

una de las asignaturas pendientes de los conductores españoles.

¿No has visto la señal?

¿Y si vas más despacio?

-Este camino lo hago

con los ojos cerrados.

-¡Cuidado!

-Piénsalo; tú puedes reducir el número de muertos y heridos

en accidentes de tráfico.

Respeta siempre los límites de velocidad marcados.

Esta campaña es de 2004;

desde entonces hasta ahora España ha conseguido reducir

el número de muertos en carretera de manera espectacular.

Ahora estamos en 36 fallecidos

por accidente de tráfico por millón de habitantes.

Hasta hace no tanto superábamos los 100.

Detrás de esto hay políticas públicas

que han tratado de concienciar al conductor

de que la velocidad perjudica y mata.

El 30% de los accidentes con víctimas mortales

están provocados por la velocidad.

No solo son grandes excesos de velocidad

por encima del límite; sino son velocidades

en muchas ocasiones inadecuadas para las condiciones de la vía.

Puede estar lloviendo, haber niebla...

O para las condiciones del trazado; en curvas cerradas, por ejemplo.

Los radares que van incorporados a los helicópteros de la DGT

captan infracciones como estas.

Si circulamos a una velocidad muy excesiva, es un delito.

Por ejemplo, si circulamos en autopista a más de 80 km/h

del límite establecido,

acabaremos posiblemente en la cárcel.

El récord está en 241 km/h; el doble de la velocidad permitida.

Hay dos tipos de accidentes relacionados con la velocidad;

uno son los grandes excesos de velocidad;

pero también los pequeños excesos cotidianos de velocidad,

que precisamente por ser cotidianos y todos incurrimos en ellos,

suponen un riesgo general muy importante,

sobre todo para los usuarios vulnerables.

En "Seguridad vital" hemos querido comprobar si los conductores

son respetuosos con los límites de velocidad.

En zona urbana, donde hay que ir a 50 km/h,

varios vehículos nos adelantan.

Sin salir de la ciudad,

en una vía de servicio con un límite de 60,

también captamos todas estas infracciones.

Ocurre igual cuando salimos a la autovía de circunvalación,

en la que la velocidad máxima está limitada a 100 km/h.

Pero es en un tramo de 70 km/h donde apreciamos que los vehículos

circulan a una velocidad muy superior a la permitida.

Hay quienes creen que en ocaciones los límites son inadecuados

y es aquí donde habría que desmontar algunos mitos.

Por ejemplo, el caso de Alemania, que se dice:

"Bueno, Alemania no tiene límite de velocidad en autopista

y no tiene mucha siniestralidad". Pues tiene peores datos que España.

Pero no debemos bajar la guardia;

en un accidente, a mayor velocidad, mayor es también el daño.

Que vayan las bicis por el mismo sitio que los coches

no me parece seguro en absoluto.

-Con el peligro que hay de coches hoy en día es una locura.

-Siempre y cuando sea un sitio no muy peligroso

de circulación de coches y esto, pues sí.

-Habría que hacer unos itinerarios muy claros para ellos.

-Acompañados sí, pero solos de ninguna manera.

-Los dejaría si yo viera que manejaban la bici.

-La gente de los coches no está concienciada con las bicis.

-No, para mí no es más seguro.

-Si no hay mucho tránsito, el camino es seguro...

Yo creo que bajo esas circunstancias, sí.

-Es un medio de transporte sano; el riesgo lo corres igualmente

y siempre he fomentado que hagan deporte;

así que creo que está bien que usen la bici.

-Bueno, chicos, ¿estamos preparados

para coger nuestra bicicleta, en verano, que tenemos mucho tiempo

para ir a la biblioteca, a la piscina...? ¿Sí?

Vamos a recordar las normas de tráfico

cuando cogemos la bici en ciudad. ¿Cuál es la primera?

Coger el casco y ponérnoslo, porque es obligatorio

para los menores de 16 años.

Recordad que por las aceras

siempre debemos ir bajados de la bici,

porque es el espacio del peatón.

Y cuando entremos a la calzada, que nos convertimos ya

en conductores de un vehículo, no podemos estar jugando.

Chicos, cuando vamos por un carril, siempre vamos por la mitad,

por el centro del carril,

para evitar que nos den con la puerta de un coche

y para que los otros coches deban cambiarse a un lado.

Cuando vamos en grupo

y vemos un coche en segunda fila ocupando nuestro carril,

le indicamos al compañero que va el último,

para que él sea el primero en desplazarse al carril contrario.

Bueno, chicos.

Recordad que somos un vehículo más y debemos respetar las normas.

En este caso, el semáforo en rojo.

Vamos a girar por esta calle a la derecha, ¿vale?

Así que hay que marcar el giro

para que los conductores de detrás lo vean.

O con la derecha o con la izquierda. Adelante.

Cuando llegamos a una rotonda, debemos ir como siempre

pegados por el carril derecho, con mucha precaución.

Un ceda el paso; significa que hay que mirar a ambos lados.

Paramos y miramos a un lado y a otro.

Y si no vienen coches, seguimos.

Ir en bici por la ciudad es una manera muy agradable

y aconsejable de hacer nuestros desplazamientos en ciudad,

pero siempre por supuesto con mucha precaución.

Carlos, aquí estamos tomando café con un amigo

que desde hace años ayuda a mejorar nuestra seguridad vial.

En muchos lugares de investigación, los "dummies" como Manolo

son ya como de la familia. En Euro NCAP, desde el año 96,

se hacen pruebas de impacto de coches nuevos.

Igual que a los hoteles les dan estrellas,

a los coches se les dan estrellas en seguridad.

Hay accidentes que son inevitables;

por eso, cuando el impacto va a producirse

hay que estar convencido de que nuestro vehículo

es lo más seguro posible.

Con iniciativas como Euro NCAP,

las marcas buscan que los fallecidos en accidentes

sean cosa del pasado.

Hoy en día Euro NCAP se asocia

con seguridad, fiabilidad y credibilidad.

Por eso los clientes lo toman como una norma más

al comprar sus coches.

Euro NCAP no solo es una herramienta para verificar

la protección que ofrecen los vehículos;

también es garantía de seguridad.

Cuando salió este test,

ellos mismos consideraban

que era imposible lograr cuatro estrellas

y hoy en día se esfuerzan en comunicarlo de inmediato

al conseguir cinco.

La primera concesión de cinco estrellas se dio en 2001,

cuando el vehículo testado obtuvo la máxima puntuación

en los cuatro aspectos fundamentales.

En primer lugar, se prueba cómo reaccionaría el vehículo

para proteger a los pasajeros adultos en caso de accidente.

En segundo lugar, qué protección tendrían los niños.

También se analiza la protección a peatones en caso de atropello.

En estas pruebas,

se mide el impacto que tendría una cabeza contra el capó

o la violencia con la que una pierna golpea

contra la parte frontal del vehículo.

Por último, se analizan los sistemas Safety Assist,

como el ABS, el ESP

o los sistemas de cambio de carril involuntario.

Hoy en día y mientras la tecnología avanza,

Euro NCAP continúa probando vehículos

para intentar aumentar nuestra seguridad.

Buscamos su colaboración.

Si tienen algún vídeo o imágenes que puedan ayudar a mejorar

la seguridad vial, pueden enviarlos a nuestro correo:

participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras de Twitter, Facebook e Instagram.

Hay muchas personas que se compran un todoterreno, un 4x4,

y piensan que lo pueden conducir con total seguridad

como si fuera un coche normal,

y no es así. Hoy aprenderemos las reglas básicas

para aprender a conducir con seguridad un todoterreno,

comenzando, por ejemplo, por atravesar

un agua como esta.

Subiremos una cuesta muy empinada,

bajaremos una pendiente muy pronunciada

y terminaremos con una pendiente lateral.

Nos hemos venido a la escuela de seguridad de Ilunion

para que su monitor, Roberto González, nos cuente

lo básico cuando uno se va a montar en un todoterreno,

para conducir con seguridad.

Las nociones básicas: no pisar el embrague,

ir muy despacio,

los pulgares siempre por la parte de fuera,

no meterlos por dentro. Te puedes dañar.

Y la visión, no como en conducción normal,

que debemos mirar lejos; aquí debemos ir mirando cerquita

para evitar obstáculos que podamos tener delante.

para evitar obstáculos que podamos tener delante.

Hala, vamos al primer obstáculo, que es un charco un poco profundo.

Perfecto; vamos a ello.

El truco es no pisar embrague; solo poner primera...

Soltamos de golpe.

Y dejar que el coche... Suelta el embrague ya.

Vamos en la reductora, que es poquita aceleración...

Si yo acelero, el problema es

que se puede meter el agua en el motor, ¿no?

Exacto; podemos provocar una ola en la parte delantera

y el agua puede acceder al motor creándonos una avería.

Si aceleramos fuerte,

con tracción podemos hacer que patine el coche.

Ahora ya acelero... Un poquito.

El coche tendría suficiente fuerza para subir.

Lo importante en el todoterreno,

no tener prisa.

Efectivamente.

Vamos a subir esta cuesta.

A mí el instinto, del que no sabe nada,

me dice que rápido subiría mejor. Error. Mientras más despacio,

mejor tracción tendremos. Lo mismo; no toco embrague

y prácticamente toco muy poco el acelerador.

Un poquito nada más.

Vale. Y que el coche suba despacio.

La cuesta arriba no es muy bestia,

pero lo que sí tenemos ahora es muy pronunciada la cuesta abajo.

¿Precaución principal? No tocar nada.

No tocar, porque podemos salir disparados si pisamos el embrague.

Y soltamos todo de golpe ahora. Y ahora...

que el coche baje retenido, con la propia reductora.

Totalmente; perfecto, muy bien.

Vamos con la pendiente lateral.

Decías que hay que mirar el manual

para ver qué inclinación permite. Exacto.

35 grados ya es una inclinación

bastante importante. Y aquí

intentando no ir lo más arriba de la pendiente...

Velocidad constante, sin acelerar...

Empezamos a inclinarnos.

No toco el embrague. No.

En caso de problema, siempre hacia abajo.

Eso es; a no ser que tengamos un barranco o algo.

Y una vez que he pasado,

intento estabilizar el coche y para arriba.

Esto ha sido lo fácil. Volveremos para una ya

con maniobras más complicadas. Algo más complicado,

efectivamente.

Muchas gracias. Nada, a ti.

-Me llamo Óscar Javier López Martín.

Hace 24 años

tuve un accidente de tráfico.

Veníamos de Mora, de Toledo,

era el amanecer, y había un tractor que no lo vimos.

No iba señalizado.

Cuando ya estábamos encima, dio el volantazo

y yo me llevé todo el golpe.

Me rompí tres vértebras

y se me metió un arado por el lado izquierdo,

me destrozó el brazo, el hombro izquierdo...

y se me clavó en el codo.

Por cierto, tengo que decirte que yo era zurdo.

Yo antes de tener el accidente, fui carpintero;

aunque tenía en la mente el tema del Ejército,

porque los mandos que tenía yo

cuando estuve haciendo el servicio militar

me dijeron que yo valía para eso.

Me operaron en el mes de marzo.

Ha sido todo un éxito...

la operación.

Me dicen

los fisioterapeutas

que voy muy bien; yo noto mejoría.

Pero es que cuando recupere los brazos,

me dijo el cirujano que me tienen que operar de las manos...

para hacer yo con el dedo índice y el pulgar

lo que comúnmente se llama la pinza.

Después de 25 años,

si sale bien la operación, esta y la de las manos,

para mí va a ser como volver a nacer,

que yo calculo que acabaré a los 50 años.

Y ahora, antes de la operación, yo estaba estudiando en la UNED,

Geografía e Historia.

Y soy miembro

de la Real Hermandad de Veteranos

de las Fuerzas Armadas.

Y a mí me gusta eso y es lo que pienso seguir haciendo;

estudiar y las cosas que me gusten.

Ojalá esta fatalidad se haya quedado en mí.

Los vehículos de trabajo, por favor,

cumplid todas las legalidades siempre,

tened mucho cuidado,

porque lo que me ha pasado a mí te puede pasar a ti.

Mi historia con el asunto

de la conducción viene de lejos,

porque a mí me ha gustado siempre ir sobre ruedas; desde pequeña.

Me saqué el carné de conducir

en EE. UU., con 16 años; con un Cadillac, fíjate las cosas.

He sido muy motera; siempre he tenido moto.

Anne, pero ahora ya no tienes moto.

Pues vendí la moto porque de repente,

cuando tienes niños, te cambian las cosas.

Y me asusté un poco; pensé que no iba

tan protegida.

La conducción para ti, ¿es un placer,

es algo que haces porque hay que desplazarse...?

A mí me ha gustado eso de ir sobre ruedas desde pequeña.

He tenido la suerte de tener padres muy viajeros.

Recuerdo viajar con las bicis y la tienda de campaña en el coche,

y parar y dormir en la tienda,

y siempre ir muy lejos.

¿Te has cambiado en el coche, repasar guiones...?

Sí, eso sí;

mi coche sí que es un poco mi casa. Ahí está el set de maquillaje

por si tengo que retocarme, tengo un libro aquí

por si tengo que esperar a las niñas al salir del cole...

Y tú como conductora, ¿qué nota te pones?

Creo que conduzco bien,

que controlo el coche; pero soy poco paciente.

¿Qué tal eres de copiloto?

Ahí sí que puedo decir que sí,

que acepto al que está al lado...

A no ser que esté haciendo alguna locura.

¿Qué cosas

te ponen de mal café? Pues mira, hay conductores

que cuando explicaron izquierda y derecha, en el cole,

no fueron. Se lo perdieron.

En las rotondas, izquierda y derecha;

y es una cosa que no. Si vas despacio, vete a la derecha.

Y no me gusta que la gente pite porque sí. "Pi, pi" todo el día.

¿Te crees que te estoy haciendo una faena o qué?

Y en caso de multa,

han dicho: "Anda, hemos parado a Anne Igartiburu".

"Agente, hágame soplar, hombre"; pero no, no me ha pasado nunca.

¿Qué tal aparcas?

Aparco bastante bien, sí, y tengo suerte.

¿Te gusta como espacio familiar,

como espacio de conversación...? Sí,

me gusta mucho viajar.

Hombre, ya sabes que viajar con niños pequeños,

para ellos es un poco...

latoso, ¿no? Me dedico a poner canciones

y con las mayores,

pues a acertar las canciones, por ejemplo.

O el "veo, veo"; lo típico.

Parar en el camino; llevar una tortilla de patatas

y parar en el camino a hacer un pícnic.

¿Has conducido mucho en el extranjero?

Sí, sí, tanto...

Tanto en Alemania, con en el Reino Unido,

que es un poco más... complicado.

Los italianos en Roma, sobre todo los taxistas,

son muy peligrosos.

Música, conducción, viajes; ¿qué te gusta escuchar?

Soy muy melómana.

Yo qué sé, desde tararear a Bowie o Janis Joplin superalto

a escuchar clásica...

¿Los viajes en carretera te gustan?

Hay un viaje que me gusta mucho. Yo soy de Elorrio, Vizcaya,

y me gusta mucho ir al Peine de los Vientos, en Donosti.

Hay días que estoy cansada, he llegado

de Madrid... Y me levanto por la mañana, cojo el coche

y voy a Donosti; aunque llueva; voy en coche a ver el mar.

-Una de las situaciones más temidas por el ciclista es el pinchazo.

Hoy en día nadie repara un pinchazo;

todos ponemos una cámara nueva.

En primer lugar, quitamos la rueda de la bicicleta,

aflojando el cierre rápido.

En segundo lugar, debemos destalonar la cubierta.

Para ello usaremos un desmontable.

Una vez destalonada la cubierta, sacaremos la cámara,

tirando por la zona de la válvula.

Tiramos de nuestra cámara

y sacamos la cámara.

Buscamos nuestro pinchazo. Una vez comprobado

que no tenemos ningún cristal o algo que produzca un pinchazo,

procedemos a montar la cámara nueva.

En primer lugar, metemos la cámara por el agujero de la válvula.

Una vez tenemos talonada nuestra cubierta y cámara,

procedemos a montarla en la bicicleta

y darle aire.

Una vez comprobado que la rueda está perfectamente hinchada,

ya tendríamos el pinchazo totalmente reparado.

No la he visto nunca.

-Es un poco difícil.

-Pues no me suena nada.

-Esto para mí es el sol...

-La interrogación me despista un poco.

-El sol hoy está; mañana quién lo sabe.

-Con la duda es... La luz.

-Es que yo soy español, pero vivo fuera.

-Puede ser... ¿peligro de deslumbrar con los faros?

-Esta es la luz; esta sí me la sé.

-El color aquí está indicando el cielo.

-Las luces; que puedes seguir llevándolas

o, como ya has salido del túnel, puedes quitarlas.

-Al salir de un túnel,

tienes que acordarte de apagar las luces.

-Ah, pues sí.

-Puede ser.

-Eso iba a decir.

-Ah, ¿sí?

-¿Es eso?

La próxima vez que todos veamos esta señal,

ya sabremos qué significa;

aunque hace unos siglos, la señal debería haber sido una vela,

porque esta era la primera iluminación

que utilizaron los coches de caballos.

La vela fue lo primero, los leds lo último;

los sistemas de iluminación son de los elementos de seguridad

que más han evolucionado en los últimos años.

Ahora son tan sofisticados que son capaces casi de convertir

la noche en día.

Son los ojos de nuestro automóvil

y, al caer la noche, uno de los elementos

más importantes para la seguridad en carretera.

La buena iluminación es fundamental para la conducción nocturna

o en condiciones de poco visibilidad

y, en los últimos 20 años,

nuestros coches han visto cómo las luces halógenas daban paso

a la nueva generación de lámparas xenón.

Las ventajas que ofrecen son enormes.

Han sido proporcionar una luminosidad muy cercana

a la luz del día,

pero a su vez eso ha implicado modificar los coches

con normativa para limitar el haz de luz

y que no deslumbre al de delante.

Una sensible mejora para nuestra seguridad,

pero que sin haberse aún implantado de forma masiva,

ya tiene un sucesor en los leds.

Un led es una fuente luminosa completamente distinta,

que en sí misma es un dispositivo electrónico

y abre gran cantidad de posibilidades.

Es pequeño, la larga vida útil, sus posibilidades de reacción...

Un xenón, que ya tiene muchísima más similitud

a la luz del día que una luz halógena,

no tiene la misma homogeneidad de intensidad de luz que un led.

Eso nos produce un descanso y podemos conducir más seguros

al tener mayor visibilidad.

El pequeño tamaño de los leds permite desarrollar

una tecnología que adapta la iluminación

a la carretera y su entorno.

Matrix es una iluminación que se adapta en tiempo real

a lo que está pasando en la carretera.

-Porque automáticamente esa fuente de luz se va a adaptar

a las condiciones, dándote la mayor visibilidad

sin que al mismo tiempo deslumbres.

-En una carretera, por ejemplo,

con un coche delante y uno que viene de frente,

solo esas zonas quedarían apagadas

mientras el resto nos permitiría tener la misma luz

que si no tuviéramos nada delante, no vinieran coches de frente.

Y el paso siguiente ha sido el desarrollo de los OLED.

Pasamos de cristales conductores

a una tecnología ya de materia orgánica.

-Se puede poner en cualquier punto de la carrocería,

porque es tan fino y tan flexible,

que coge cualquier forma y se adapta a cualquier sitio.

-Permitirá de alguna manera crear avisos más visuales

para los vehículos que van detrás nuestro.

Al conductor de detrás nuestro le avisará más rápidamente

y será capaz de actuar más rápidamente sobre el freno.

Pero el último avance dentro de la iluminación

tiene nombre propio: el láser.

Tiene innumerables ventajas.

La principal sobre todo es la visión, ¿no?

El alcance de la luz es de hasta 600 m;

cuando una luz led son 300 m.

No solo el alcance, sino el brillo.

Realmente estamos circulando como si hubiera plena luz del día.

Aunque aún tendremos que esperar para verla

de manera generalizada en el parque móvil.

Es una tecnología muy nueva; no está en pruebas,

pues lo que hay homologado ya funciona.

Calculamos que hasta dentro de unos años no veremos

esta tecnología láser de forma generalizada

y sobre todo en vehículos más asequibles.

Buscamos su colaboración.

Si tienen algún vídeo o imágenes que puedan ayudar a mejorar

la seguridad vial, pueden enviarlos a nuestro correo:

participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras de Twitter, Facebook e Instagram.

Al comienzo del programa, hemos visto en nuestro Radar

cómo nos cuesta respetar

los límites de velocidad. Por eso, nos hemos venido

a un kilómetro de un control de velocidad

para saber de una manera lo más científica posible

si es cierto o no.

Estamos con un cinemómetro láser. Esto no se utiliza ahora en España,

sí las famosas fotografías; pero es un aparato muy útil

en EE. UU., Francia o Reino Unido.

Correcto. Este aparato la ventaja que tiene es

que tiene un alcance muy superior al radar tradicional

y permite apuntar vehículos que están más lejos.

Vamos a hacer una cosa. Nos vamos a poner a 500 m

del lugar en el que está el radar para ver si la gente frena o no

y se ponen a la velocidad, y luego 500 m después

a ver qué sucede una vez que hemos pasado el radar.

Vamos para allá. Vamos.

96, la furgoneta blanca.

79, el turismo oscuro.

A ver el camión...

74.

Coche negro.

108.

125.

El plateadito, el plateadito...

130.

A 500 m de aquí, en el control de velocidad,

todo el mundo iba muy por debajo del límite,

que eran 120,

y aquí estamos viendo que hay muchos coches que superan

ampliamente esos 120 km/h.

Correcto; que es quizá lo que podríamos esperar.

Los coches, una vez pasado el control,

adquieren otra vez su velocidad de crucero.

El blanco este...

133.

El negro...

125.

130.

125.

Hay discusión sobre si los radares están colocados

en los lugares más adecuados, pero eso es otro debate.

Lo que sí parece obvio

es que desde que hay radares la velocidad media española

se ha reducido y, por tanto, los accidentes,

y también hemos comprobado que la gente

va despacio en el radar y no tanto cuando lo ha pasado.

Incluso reducen más allá de la velocidad permitida

por temor a la sanción.

Hay que cumplir la velocidad reglamentaria

no solo para evitar la multa, sino durante todo nuestro viaje.

Sí, hay que cumplir todas las normas de circulación.

Despacito y buena letra. Hasta luego.

A la primera.

La verdad es que di muchas clases teóricas,

pero en general, sí, sí, bien.

Sí me han multado; me han multado varias veces.

Alguna injusta; alguna de esas que dices:

"Es que es para sacar la pasta". ¿Sabes? Que se nota, ¿no?

Yo cambié la rueda por última vez hace unos 15 años.

Se pinchó; empezó el coche... Y dije: "Pum".

No es difícil, pero te pones perdido; es un rollo.

Creo que sí, está en el maletero;

levantas una tapa que hay y ahí está.

Quizá el intermitente.

Voy pendiente de mí y casi tanto o más de los demás.

No sé; si de repente alguien para en seco, se frena

o no pone el intermitente. "Joder, tal...".

Dentro del coche, conmigo mismo, sí me encendía un poco;

pero hace ya años que voy muy tranquilo

y, si me hacen una pirula, pues mira...

Yo voy muy feliz si va un hijo mío en el coche;

voy muy a gusto.

Nunca seré objetivo evidentemente; pero yo me pondría un 8.

Sí, sí.

Esto ha sido "Seguridad vital", gracias por estar ahí.

La próxima semana, más.

(AMBOS) ¡Adiós!

A mí se me ha calado.

¿Sabían que...? ¡Me cago en la...!

Un choque a 120 km/h es lo mismo que lanzar un coche...

Probablemente la próxima vez que veamos esta señal,

ya sabremos... de qué son.

Eh... (RÍE)

Lugares de investigación; por ejemplo...

Me cago en la leche.

Por eso nosotros hemos querido salir a las carreteras con...

Me cago en la...

Por eso nosotros hemos querido salir a...

Que el exceso de velocidad...

De todos los accidentes con víctimas... Ya me he liado.

Mira lo que debo hacer para grabar una entradilla.

Aquí enseñar las piernas a toda España.

No es que lleve medias blancas, es que estoy así de... blanco.

Ah, qué asco, puf...

Se puede conducir como un coche normal con total seguridad.

Me cago en...

(AMBOS) ¡Adiós!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad vital - 08/08/15

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad vital - 08/08/15

08 ago 2015

Hoy las autoescuelas de todoterrenos, los niños y las bicis, el test euroncap, los sistemas de iluminación...invitados: Anne Igartiburu y Josema Yuste. Programa semanal de corte divulgativo que quiere acercar al público familiar los temas relacionados con la SEGURIDAD VIAL.

ver más sobre "Seguridad vital - 08/08/15" ver menos sobre "Seguridad vital - 08/08/15"
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 1.539 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios