www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3652210
Para todos los públicos Seguridad Vital - 03/07/16 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que conducir cuatro horas seguidas

reduce en un 25% nuestras capacidades

como conductores?

¿Y que un viaje sin descanso puede provocar dolores

en músculos y articulaciones además de pérdida de concentración

y de reflejos?

Esto es "Seguridad vital", hoy desde Teruel, ciudad del amor.

Comenzamos.

Nuestro Radar se fija esta semana en las infracciones que cometemos

cuando perdemos la paciencia en los atascos.

Algunos camiones cisterna

transportan mercancías muy peligrosas

y hoy veremos lo importante

que es que el resto de los conductores

facilitemos su circulación.

Tenemos que ser conscientes los conductores de turismos

de que si hacemos una maniobra brusca

a un camión como este,

lo obligas a una maniobra brusca peligrosísima.

Eso es.

Conoceremos una iniciativa

de Anesdor y el Servei Catalá de Transit

para que los motociclistas sean conscientes de sus errores

a la hora de circular y mejorar en su conducción.

Y entrevistamos a la actriz Antonia San Juan,

que a pesar de no conducir,

ha tenido varios sustos en la carretera.

Mi pareja metió un volantazo para no pisar el perro,

nos metimos por la mediana, el hierro se dobló

y entró por mi puerta justo por delante.

Un poco más atrás, nos revienta a los dos.

Hola, muy buenas. En Teruel no hay muchos atascos,

pero se calcula que de media

los españoles estamos 18 horas al año

en embotellamientos.

A nadie le gusta perder el tiempo dentro de su coche,

pero hay algunos que piensan que los atascos no van con ellos;

son los que se cuelan,

los que no respetan las distancias de seguridad

o circulan por el arcén.

Con su actitud incívica no solamente nos ponen en peligro,

sino que también provocan más kilómetros de retenciones.

Muchos se enfrentarán a algo así todas las mañanas.

Los atascos se han convertido en algo habitual

para los conductores de grandes ciudades.

Y algunos creen que en estas situaciones,

todo vale.

No olvidar que no podemos circular por el arcén

ni invadir cebreado,

no podemos salir de las zonas habituales

de circulación.

Fíjense en este vídeo enviado por un espectador

y grabado en la A-8.

Estamos parados en una carretera sencilla,

un carril solo y siguen pasando coches

por el arcén.

Esto es Gijón.

Los vehículos utilizan el arcén derecho

como un carril improvisado.

Ahí va una furgoneta. Muy bien. Venga, otras más.

Nadie espera la cola. Venga, otro.

Qué vergüenza.

Madre mía. Todos por el arcén.

Un carril de bajada que no tiene mucho tráfico,

pero el de subida, siguen colándose.

Los atascos irritan a la gran mayoría

de los conductores.

Presten atención a cómo este coche

invade en cebreado para adelantar por la derecha.

Por eso el mejor consejo es sencillo.

Con respecto a los atascos, lo que tenemos que hacer

es intentar evitarlos.

En los atascos del día a día,

adelantar la hora de salida de casa.

Hay navegadores de última generación

que nos permiten ver la densidad del tráfico

y buscar rutas alternativas.

(MÓVIL) "Tenemos todo preparado. Conduce con precaución".

Cuando estamos metidos en un atasco,

ya tenemos pocas posibilidades de actuación, salvo la paciencia.

Algo que tenemos que tener en cuenta

es que al detenernos, mantener una distancia de 2 m

con el vehículo que está delante.

Hay una cuestión muy sencilla que llamamos el efecto cremallera,

que es dejar alternativamente que se vayan incorporando

vehículos a nuestra vía, lo que hace que el atasco

y la fluidez del tráfico mejore.

Y ahora que se acercan las vacaciones,

recuerde planificar su viaje ysi se encuentra en un atasco,

la mejor solución es la paciencia.

Si quieren denunciar algún punto negro

en la circulación, señales que no se respetan

o cualquier problema que afecte a la seguridad vial,

pueden hacer como muchos de nuestros espectadores

y enviarnos un vídeo para mostrarlo en el programa

a nuestro correo: participacion@seguridadvital.es

Además también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.

Me llamo Miguel Ángel. Estoy en este hospital

de parapléjicos porque tuve un accidente de moto

el día de la lotería, el 22 de diciembre.

Como consecuencia del accidente, me produjo una lesión cervical.

Yo iba a un pueblecito de Ávila bordeando el embalse de Burguillo

y es una carretera que frecuento bastante

porque mi suegra tiene una casa allí.

No es una carretera para ir deprisa,

pero quizá por exceso de confianza,

iba más deprisa de lo que debería haber ido.

Con lo que ha llovido este año,

se había incrementado la arenilla y la grava.

Cogí una curva y se me fue la moto y pegué contra el pretil,

me fui al suelo, la moto volteó y cayó encima mío;

lo que agravó las lesiones.

No perdí la consciencia porque me preguntaron

cuando llegó la Guardia Civil y las asistencias.

Me hacían preguntas que yo contestaba perfectamente.

Luego a partir de ahí,

fue cuando empecé a perder la consciencia

y ya no la recuperé hasta tres meses y medio después.

Me fui dando cuenta poco a poco

de que estaba ingresado en un hospital.

Tras saber lo que me había pasado,

tardé mucho tiempo porque la gente no me quería decir nada.

Porque incluso en un primer momento,

pensaban que me iba para el otro barrio.

Me lo fueron diciendo cuando yo pregunté

sin demasiado énfasis para que no vieran

que estaba muy preocupado por lo que me podía haber pasado.

Porque una fecha tan próxima a Navidades,

yo pensaba: "Qué navidades habrán pasado

esta gente teniéndome en una situación tan crítica"

y no quería agravar esa situación.

Desde el primer momento ya se pensó en trasladarme

aquí a Parapléjicos de Toledo.

Participo en uno de los grupos que hay.

El día que uno está más bajo de moral,

pues se le anima.

Hay una cosa importante.

Que no hay que mirar atrás.

El atrás no tiene vuelta de hoja, hay que mirar hacia adelante

y decir: "¿Qué tengo que hacer para superar esta situación

y para mejorar lo más rápido y lo mejor que pueda?".

He empezado a andar, con andador, pero ya voy pudiendo desenvolverme

con más libertad de lo que podía antes.

Que antes no podía moverme nada en absoluto

y ahora muevo los brazos, muevo las piernas.

Se van viendo logros y te anima mucho.

Cuando vayas por la carretera o en cualquier trayecto,

no te confíes, el exceso de confianza

puede ser fatal para ti y también para los que te rodean.

Tú lo puedes evitar.

Con la idea de reducir los niveles de contaminación,

el Gobierno francés ha acordado

no dejar circular por las calles de París

a todos los vehículos anteriores a 1997.

Para facilitar esta labor, todos los utilitarios

deberán llevar pegatinas en el parabrisas

donde aparecerá la antigüedad del vehículo.

El objetivo de la capital francesa es cerrar el tráfico en la ciudad

a los vehículos diésel en 2020, una idea que pronto podría llegar

a algunas ciudades españolas.

En Seguridad Vital hemos hablado muchas veces

de que las motos están más expuestas

que otros vehículos a los peligros de la carretera.

Las empresas del sector de las dos ruedas

y las autoridades catalanas de tráfico

están intentando convencer a los motoristas

de su propia fragilidad y lo están haciendo

con unas lecciones prácticas a pie de carretera

que incluyen la grabación de un recorrido,

luego lo ven con ellos para saber cuáles son

los fallos que están cometiendo.

La iniciativa de la formación 3.0 surge de la colaboración permanente

que Anesdor tiene Transit y en un momento dado

lo que detectamos fue un repunte de accidentes de moto

y en especial un repunte en fin de semana, en carretera

y con conductores experimentados con muchos años de carné.

Y por eso surgió esta idea de desplazar la formación

adonde hay un punto de concentración de motoristas.

-Se trata de una concienciación de que es un colectivo vulnerable,

de el riesgo que tiene la conducción

del vehículo de dos ruedas,

de la necesidad del cumplimiento de las normas

y que muchas veces el conductor de moto

no es consciente.

Con este programa conseguimos que él se dé cuenta de esos errores

y que pueda corregirlos

y por lo tanto, aumentar su seguridad.

-Buenas. Tenemos una campaña. Informaros sobre unas indicaciones

de seguridad y alguna cosa más que podéis aprender.

Podéis pasar por aquí.

-Una vez pasan por la carpa, se inscriben, hacen el recorrido

grabándolos con unas cámaras en el casco que llevamos.

Al finalizar el recorrido, descargamos las imágenes

en unas pantallas de televisión y a veces cuando dices:

"Corrige la posición de pies", "Yo ya los llevo bien";

"Pues vamos a ver las imágenes".

En las imágenes queda clarísimo si lo hace correctamente

o pueden modificar algún detalle de su conducción.

Tú vas con los dos pies un poco demasiado abiertos,

pero estas motos se llevan mucho con la punta en los estribos

y con la rodilla, la moto tira a la derecha,

cosa que aquí no haces.

Vas como una pieza, en la moto hay que ir suelto.

Hay momentos que vas un poco descolocada.

Tienes que saber mirar lejos para dibujar un poco la carretera.

Con eso vas a ganar una seguridad cuando se complican las cosas

cuando se cierra la curva, porque sale un coche;

pues luego vas con mucho más margen.

-Una vez se les hace la devolución de las incidencias,

aprovechamos para mandar los mensajes de seguridad.

-Hay que tener mucho cuidado.

Esa visión a tenerla a largo y a corto,

eso es muy rápido.

Esa evaluación, por eso no adelantas

y tardas tanto.

De izquierda a derecha

hay que cogérselo con un poquito de flexibilidad.

Vuelve a ser la rutina, la seguridad con que lo hagas.

Si tuviese que dar un consejo a cualquier motorista,

le diría que no se confíe, que nunca se sabe lo suficiente.

El: "Yo no necesito un curso";

sí, todos necesitamos formación continúa siempre.

Taxi.

Lo había llamado yo.

Llevaba haciéndole señas hace un rato.

Pues nada, cógelo tú. En serio.

Si da igual, no tengo tampoco tanta prisa.

Yo tengo un montón de prisa. ¿Tú no eres Antonia San Juan?

Sí, tú eres el del tiempo.

El tiempo es lo único que no he hecho,

pero soy el de "Seguridad vital".

¿Adónde vas tú? Yo voy al aeropuerto.

Yo voy por esa zona también.

¿Por qué no vamos juntos y te hago una entrevista?

Ah, pues vale. Pasa que dejo la maleta atrás.

Mil gracias porque voy fatal y tengo que llegar al aeropuerto.

No, gracias a ti.

Haces una obra. Sí, en el Apolo.

Estrené el 17 de junio y ha ido muy bien

y esto me viene estupendo.

Me han contado que tú no conduces ni has conducido nunca.

He arrancado un coche en alguna película,

pero no he conducido nunca. Le tengo miedo a los coches.

De hecho, he tenido tres o cuatro accidentes.

Uno yendo de gira, se cruzó un perro,

mi pareja en ese momento metió un volantazo

para no pisar el perro, nos metimos por la mediana,

el coche empezó a saltar, el hierro ese se dobló

y entró por mi puerta justo por delante.

Un poco más atrás, nos revienta a los dos.

¿Cuál es la principal crítica que tú como peatón y como pasajero

le puedes hacer a los conductores españoles en general?

Cuando voy a cruzar y está titilando el semáforo,

cómo a veces en verde

la gente va con prisa y se lo salta.

Hay que esperar a que el coche pare.

Si confías en que va a parar... Eso me dice mucha gente:

"Tú puedes pasar, te ceden el paso".

No, yo hasta que no se pare, yo no cruzo ni loca.

Creo que la gente se cree inmortal.

Se cree siempre que le va a pasar al otro,

que nunca le va a pasar a él.

En nuestra juventud,

qué cantidad de veces hemos hecho el bestia.

¿Qué recuerdos tienes de aquella época?

Hay una cosa que me pasó. El día que cumplí 19 años,

fuimos a un sitio llamado Terot, nos vino un coche de frente

y dimos dos vueltas de campana. Joder

¿Y no os pasó nada?

Nos quedamos colgados de un barranco.

Y recordaré siempre que Vicente dijo:

"¿Y qué le voy a decir a mi padre,

que le cogí el coche el fin de semana?".

Y nosotros diciendo: "Nos podíamos haber matado,

al coche que le den por saco".

Cuando ves a alguien que va conduciendo

y le ves con el móvil... Primero yo lo advierto.

El móvil no lo utilices y una vez con un taxista,

que fue por la calle San Mateo,

que venía poniendo WhatsApp y le dije:

"No pongas WhatsAap que he tenido varios accidentes".

"Eres gafe" y le dije: "Eres un ignorante".

Él nos hacía responsable. Si teníamos un accidente,

como yo había tenido tres; yo era gafe.

Hemos llegado ya. Se me ha hecho cortísimo el viaje.

Qué bien. No sabes lo que te agradezco

primero la entrevista. No, te lo agradezco yo a ti.

Muchísimas gracias. Que tengas buen viaje.

Muchas gracias. Que volvamos a coincidir.

Que sigas teniendo suerte con tu obra.

Muchísimas gracias. Espero que vayas a verme.

Sí, en cuanto vuelva, voy a verte. Venga, gracias.

Gracias. Chao.

-¿Cuánto falta, papá? -¿Mamá, cuánto falta?

-No lo sé. -El reposacabezas.

-Sí.

Es como un cojín,

pero está en la silla.

-Es la parte de encima del asiento

donde tenemos la cabeza.

-Lo puedes mover para arriba y para abajo.

-Donde apoyas la cabeza en el coche.

En la silla tuya.

-Y no estar así todo el rato.

-Lo que tienes aquí atrás.

-Te lo pones para apoyar la cabeza.

-Para que note des un golpe contra la silla.

-Porque si te chocas, te vas para delante.

-En todos los asientos.

-Entonces te lo pones para si chocas y te vas atrás,

te frene. Te dé en la cabeza y no te hagas daño.

En las colisiones contra señales verticales,

es fundamental que estas ocasionen el menor daño posible.

El poste MX4 es una de las soluciones

que puede ayudar a disminuir el problema.

Se trata de un poste deformable que en vías urbanas

con limitación de 50 km/h,

lo que hace es contener al vehículo.

El coche quedaría parado mientras el poste

permanecería en su sitio absorbiendo todo el golpe,

dejando a salvo a peatones,

ciclistas y usuarios próximos a la colisión.

Si el choque es a 100 km/h, el poste se deforma y se rompe,

minimizando los daños para los pasajeros del vehículo.

Además al partirse la zona superior,

esta cae sobre el lugar de la colisión,

mientras que el vehículo pasa por debajo

independientemente del ángulo

y la altura del impacto del vehículo.

Con un camión, la visibilidad es limitada.

El conductor va situado en una posición elevada

y tiene bastantes ángulos muertos.

Hay elementos más vulnerables, sobre todo los peatones,

los ciclistas, los motoristas, también los automóviles;

pero por lo menos a los automóviles les protege la carrocería,

mientras estos otros son más vulnerables.

En el año 2010 pusimos en marcha este proyecto de investigación

para tratar de minimizar los daños personales

en este tipo de incidentes y sobre todo que el camión

pudiera anticiparse a las situaciones de riesgo.

Utilizamos unos sensores, cámaras y radares

que permiten monitorizar el entorno del camión,

detectando los objetos que hay, los identifica y puedes saber

dónde están situados, si están detenidos o moviéndose

y, si se mueven, a qué velocidad lo hacen

y en qué dirección.

Y de esta forma define escenarios probables

con una anticipación de cinco segundos

y analiza al mismo tiempo cómo actúa el conductor.

Si el conductor invade un territorio con riesgo,

lo primero que va a hacer será mostrar una advertencia

para que pueda reaccionar

y si ve que el conductor no reacciona,

va a actuar sobre los frenos y sobre la dirección

para evitar esta situación de riesgo.

El Grip Control es un sistema

que aprovecha los elementos electrónicos

que ya están disponibles en muchos vehículos

para ayudar a la conducción en diferentes circunstancias.

Hay hasta cinco modos de uso.

El modo estándar,

cuando no hay problemas de adherencia.

El modo nieve, que adapta de manera instantánea

el control de tracción de las dos ruedas motrices

a las condiciones de adherencia existentes.

El modo todoterreno permite circular sin problemas

por terrenos deslizantes como barro o hierva mojada.

El modo arena para poder conducir

sobre suelo blando

y el modo ESP off que permite desconectar

totalmente el sistema ESP y el Grip Control

para gestionar la motricidad de manera totalmente manual.

En la época de los amantes de Teruel,

no había coches ni motos, pero también tenían que descansar

en los viajes largos los conductores de los carruajes.

La fatiga está presente entre un 20% y un 30%

de los siniestros que se producen actualmente en nuestras carreteras.

La regla de oro es descansar cada dos horas

cuando hacemos un viaje, pero también es muy importante

que sepamos reconocer los primeros síntomas

de esa fatiga.

Una ligera incomodidad, un parpadeo excesivo,

picor de ojos; son síntomas no muy graves,

pero que deben llevarnos a detener inmediatamente

el vehículo porque el riesgo es que nos quedemos dormidos.

La fatiga es una reacción que tiene el cuerpo

que hace que las condiciones para conducir no sean las mejores

ni las más adecuadas.

Un atasco, prisas por llegar, nerviosismo,

un niño gritando detrás;

todo eso hace que la fatiga mental al conductor

se acreciente.

Las tres fases de la fatiga son fase de alerta,

el conductor empieza ya a notar cansancio,

monotonía en la conducción, empieza a picar los ojos,

a no estar a gusto en el sillón.

Segundo estadio, fase de resistencia.

El conductor empieza a creer que ha superado

esa fase inicial de cansancio y empieza a mermar las condiciones

de atención a la carretera.

Desde el punto de vista visual,

lo que hace es tomar decisiones muchísimos más arriesgadas.

No puede valorar las circunstancias

que se puede encontrar dentro de la carretera.

Desde el punto de vista auditivo, cualquier mínimo ruido

va a alterar la consciencia del conductor,

dándole un movimiento raro

que puede provocar además una salida de vía.

De hecho, a 130 km/h, un conductor con fatiga

recorre hasta 172 m frente a los 125 m sin fatiga.

A 50 km/h prácticamente duplica la cantidad de espacio que recorre

un conductor al tener fatiga frente a no tener fatiga.

Y en el tercer estado, la fase crítica.

Es cuando comienzan los microsueños;

ahí ya la guerra está perdida.

Es el momento en el que debemos tomar una decisión segura,

una decisión responsable y parar.

La fatiga al volante no es inevitable.

La fatiga al volante se evita cuando descansas.

Parar, tirar tu asiento para atrás

y dormir 15 minutos es suficiente para que tu cuerpo refrigere.

Si tú descansas las horas que tienes que descansar

antes de tomar un coche para hacer un viaje largo,

no tiene que aparecer la fatiga.

No tomar comidas copiosas, no tomar alcohol,

parar cada 200 kilómetros o cada dos horas,

no salir cuando llevamos ocho horas de jornada laboral

y debemos hacer 600 o 700 kilómetros.

Siempre que haya dos conductores, alternar, cambio de conductor

cada cierto tiempo para evitar la fatiga del mismo.

Evitar salir en las horas de mayor cantidad de sol,

entre las dos y las cuatro de la tarde.

A la hora de conducción nocturna, evitar las horas centrales

de la noche; entre las tres y las seis de la mañana

nuestro cuerpo va a querer descansar

porque es el biorritmo habitual que va a tener,

y evitar la monotonía a la hora de la conducción

hablando con los ocupantes del vehículo,

e incluso poner la radio donde haya una tertulia

para que el cerebro intérprete que estamos hablando con alguien.

-Para resolver las crecientes necesidades

de la población madrileña en lo que se refiere

a los coches de servicio público,

el primer contingente de los nuevos taxis

que han sido importados se muertran en el parque de El Retiro

ante el ministro de comercio, el alcalde de Madrid

y otras autoridades.

Estos automóviles ofrecen admirables condiciones

tanto en lo que se refiere a su mecanismo

como a su presentación.

Efectúan su primer viaje de pruebas por la ciudad

antes de incrementar el tráfago urbano.

-Si yo te contara cómo eran los taxis antiguamente.

-Era montarse en un coche negro con una raya colorada,

y antiguos total.

-Llevaban un cacharro atrás que quemaban el carburo

y andaban con gasógeno.

Estoy hablando del año 45.

-Había mañanas que me quedaba dormido

y para llegar pronto a la tienda, pues tenía que coger un taxi.

-Por la mañana temprano, sobre las 7:30 o 8:00 de la mañana.

-Yo el taxi alguna vez lo he cogido porque me he ido de juerga.

-A las doce de la noche cuando salíamos de los cines,

de los bailes y esas cosas.

-¿Yo coger un taxi para mí? No ganaba ni para comer,

como para coger un taxi.

-El calor que se pasaba en un taxi era mucho

porque no tenían aire acondicionado.

-Sabían que éramos taxistas

porque este brazo lo teníamos negro siempre..

Como ibas así.

Y me decían: "Tú eres taxista" y decía yo: "¿En qué se me nota?",

"Mira cómo tienes el brazo".

¿Sabes?

Aquí estoy que me he colado en uno de los cursos

que BP está haciendo desde hace 20 años

para formar a los conductores de sus camiones cisterna

y que no haya problemas.

Teresa Corrales, la Directora de Seguridad Vial

de BP España,

¿en qué consisten esos cursos que hacéis a vuestros conductores?

En estos cursos lo que intentamos es modificar y cambiar

los comportamientos seguros que tienen los conductores

de mercancías peligrosas en el riesgo de su día a día

conduciendo un camión de estas características.

El peligroso no es el camión,

suele ser el conductor si no está bien formado

y los otros conductores cuando vamos en nuestros coches

y nos metemos en medio.

De eso sabe mucho Paco Vázquez que me va a instruir.

Me voy a montar en este camión que va con ruedines...

Bueno, ruedones. Vamos al camión. Estupendo.

Verás que con todo conectado, volcaremos abajo.

No aceleres más, gira. Eso es.

Bueno, bueno, bueno. Bueno, bueno, bueno.

Si te fijas en el lado izquierdo...

Si, estaba la rueda, el ruedín apoyadísimo.

Apoyado en el suelo. Hemos volcado en el primer giro.

El sistema funciona cuando detecta ese giro,

pero con la adherencia que teníamos no era capaz

de parar. ¿Cuántos litros llevamos?

Aproximadamente habrá unos 12 000 o 13 000 litros.

12 000 kilos que se mueven. Se están moviendo, exactamente.

Tenemos que ser conscientes los conductores de turismos

de que si hacemos una maniobra brusca

y las hacemos frecuentemente, a un camión como este

le obligas a una maniobra brusca peligrosísima.

Eso es.

Ahora quitaremos todos los sistemas.

Eso es.

Hemos quitado todos los sistemas. Eso es.

De seguridad. No aceleres, no hagas nada.

Derecha.

Izquierda.

Y salimos, derecha.

Volcar ahora. Joder si ha volcado.

La velocidad más la inercia es la que ha provocado el vuelco.

Escandaloso, ¿verdad? Y además lo que sí se nota

es el movimiento del agua. Eso sí que se nota.

Vamos a hacer una prueba de frenada

sin sistemas. A ver qué hace. Vale.

Sobre todo, yo te aviso y máxima presión de freno,

frenada de emergencia. Vale.

Si no patina, sigues frenando.

Que ves que patina, hay que solucionarlo.

Lo importante, frenar siempre

con las ruedas lo más rectas posible.

Giras lo necesario para esquivar el obstáculo.

No aceleres. Vale.

Dale freno a tope.

Miramos la cisterna. Mira cómo patina.

Eso es. Muy bien. cada vez que patina,

veo que me está intentando adelantar la cisterna.

Está yendo por un lado y el problema es que al pegar

el volantazo, por muy suave que lo haga,

la cisterna se mueve con mucha inercia.

Con mucha rapidez. Lo importante, por si alguna vez

nos encontramos con un camión cisterna;

no le obliguemos a hacer esto.

Con que quede claro ese mensaje para todos...

Así que mil gracias, Paco. Un placer.

Y hasta la próxima. Hasta otra.

-Reprobé dos veces el examen en Florida.

Pero bueno, después me puse serio y a la tercera fue la vencida.

-Soy más inteligente que mi hermano.

Pasé a la primera vez.

-Dos o tres veces al año. Las últimas multas

han sido por las cámaras escondidas de los semáforos

en EE. UU.

-Sí, alguna vez y me tocó de madrugada

en un lugar un poco peligroso y lo pasé un poco mal.

Tardé un tiempito porque soy muy torpe,

tardé casi media hora, pero lo logré al final.

Salí ileso.

-Sí, sí. En el baúl del carro.

A veces Hulk, a veces Gandhi.

-Yo creo que soy un poco Gandhi. A veces me regañan

porque voy muy lento, como las viejecitas.

Yo manejo como una viejita.

-Yo me pondría un ocho. -Yo tengo como tres.

-A mi hermano, no. Pero me toca a veces.

-Yo llevaría a Sofía Vergara, pero no creo que me acompañe.

Estaría chévere.

Esto ha sido "Seguridad vital", gracias por haber estado ahí.

La próxima semana, más.

Aprovechando que empiezan las fiestas,

a ver si encuentro un buen jamón de Teruel. Adiós.

¿Por dónde empiezo?

Esto es "Seguridad vital", hoy desde Teruel.

No es fácil hacer un corazón con las manos.

Esto es "Seguridad vital".

Comenzamos.

Empieza. Ah, dime tú.

Ah. Y seguro que lo...

¿Qué?

Es que no oigo una mierda, tío. ¿Qué?

Si a mí me gritáis, yo lo oigo, pero me tenéis que gritar.

Un viaje sin descansos

puede provocarnos dolores musculares

y en la articulaciones.

Y aprovechando que empiezan ya las fiestas,

voy a ver si encuentro un buen jamón de Teruel.

Jamón de Teruel.

Vale.

Y yo aprovechando que comienzo...

Estornuda, estornuda, no nos importa.

Jesús.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 03/07/16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad Vital - 03/07/16

03 jul 2016

Hoy: la impaciencia en los atascos, vehículos que transportan mercancías peligrosas, revisión de los errores de los motoristas.

ver más sobre "Seguridad Vital - 03/07/16" ver menos sobre "Seguridad Vital - 03/07/16"
Programas completos (170)
Clips

Los últimos 1.518 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios