www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5777722
Para todos los públicos Seguridad vital - 31/01/21 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que atender una llamada con el teléfono,

sin usar el manos libres,

multiplica por nueve el riesgo de sufrir un accidente

y que ese riesgo se multiplica por 23

si lo que hacemos es leer o escribir un mensaje?

Esto es "Seguridad vital", comenzamos.

En las travesías españolas cada año acontecen unos 50 muertos;

la mitad de estos son peatones.

-La infracción más común es exceso de velocidad

y algún adelantamiento.

Eso puede ocasionar algún accidente mortal.

-El vehículo de apoyo protege física y psicológicamente

al ciclista de cualquier ataque.

Cuando tú te encuentras un coche de apoyo,

te pones en guardia y dices: "Debo extremar la precaución".

-Ellos por adelantarnos y llegar un minuto antes,

no consiguen nada;

sin embargo, si nos dan un golpe, para nosotros puede ser mortal.

-¡Sigue, sigue! -¡Ah!

-¡Sigue, sigue!

Te has quedado empanzada, ni adelante ni atrás.

Hola, muy buenas.

Cuando circulamos por carretera y nos acercamos a zona urbana,

entramos en lo que se conoce como travesía.

Son lugares muy peligrosos en los que cada año

hay más de 1500 accidentes de tráfico.

Para que no tengamos ningún problema en estas vías,

que estrictamente no son ni urbanas ni interurbanas,

debemos extremar la precaución y moderar la velocidad.

Una travesía es un tramo de carretera

que discurre dentro de una población.

En las travesías españolas cada año acontecen unos 50 muertos;

aproximadamente la mitad de estos son peatones,

que son los usuarios más vulnerables en las travesías.

Por tanto, se debe conciliar la convivencia

entre usuarios vulnerables con el tráfico motorizado de paso.

Siempre que entremos en una travesía,

no superaremos la limitación de velocidad indicada,

pondremos especial atención en pasos de peatones,

adelantaremos a ciclistas dejando un margen de 1,5 m

y nunca encenderemos las luces de largo alcance.

En este municipio de unos 1200 habitantes

reclaman mayores medidas de seguridad en su travesía.

Vamos a comprobar con este cinemómetro

cómo la falta de ciertos elementos hace que algunos conductores

sobrepasen, por ejemplo, la velocidad máxima.

El camión que acabamos de ver pasar circulaba a 58 km/h;

8 km por encima de la velocidad establecida en esta travesía.

Podría haber causado graves destrozos

en caso de salida de vía o choque frontal.

Ese todoterreno iba a 85 km/h,

sobrepasando en 35 km la velocidad establecida.

-La infracción más común es exceso de velocidad

y algún adelantamiento.

Eso puede ocasionar accidentes mortales,

choques frontales, atropellos...

Al haber aquí tanto cruce, insistir en que la solución

creemos desde el Ayuntamiento es poner un semáforo en cada entrada

y otro en el centro del pueblo.

-A tan solo 15 km de la travesía de Villar de Olalla

se sitúa la travesía de Chillarón de Cuenca.

Aquí sí encontramos más elementos

que ayudan a reducir la siniestralidad,

como semáforos reforzados con fotorrojos,

un radar fijo o bandas sonoras.

A 28 km/h.

A 49 km/h.

El único vehículo que hemos encontrado

que roza la limitación de velocidad.

-Es fundamental repensar el diseño de las travesías.

Por ello la DGT presenta el documento "Estrategia T",

que viene a ser un nuevo enfoque.

Se incluyen herramientas de calmado del tráfico;

como miniglorietas;

así como aspectos estéticos o visuales

que mejoran la identificación de la travesía,

como son las puertas de entrada,

elementos visuales, como los dientes de dragón,

que generan un estrechamiento visual de la carretera

y ayudan a calmar el tráfico;

medianas, más pasos de peatones, semaforizaciones inteligentes,

controles de velocidad, etc.

-Para mí la bicicleta era una liberación.

Me sentía en otro mundo; yo estaba en otro sitio.

Yo siempre tomaba caminos por el respeto que le tenía

a los accidentes que veía.

Decía: "Si vas por caminos, vas tranquilo".

Cuando llegué al camino por el que iba siempre,

la noche anterior habían estado regando todos los campos;

preferí tomar un pequeño desvío,

que tenía que entrar en la carretera,

de dos kilómetros, para después volver al camino.

Y lo único que recuerdo es como un golpe muy fuerte

y aparecer en la UCI.

Luego posteriormente un compañero que venía de frente

y la Guardia Civil me explicaron lo que sucedió,

que un camión, sin respetar la distancia de seguridad,

porque yo iba por el arcén,

me embistió por detrás con el retrovisor

y entonces del golpe yo perdí el conocimiento

y amanecí en el hospital.

Entonces partió el casco, tuve heridas en la cabeza,

en la boca, en la nariz, el codo;

me partió la espátula, me rompió dos costillas...

Yo pensé que todo eran secuelas físicas

hasta que una enfermera me dijo:

"¿Tú has pensado en tener tratamiento psicológico?".

Y me quedé así un poco parado, de repente,

porque, con perdón de la expresión, te crees el rey del mambo.

Y de hecho todavía estoy en tratamiento.

Y fue una de las mejores decisiones que he tomado.

Hace 15 o 20 días me encontré con esa enfermera

y le di las gracias; digo: "Aquel día me ayudaste

a que mi cabeza pensara de la forma en la que hay que pensar";

porque yo no había superado esa situación.

Yo lo que veo ahora,

ese camionero, ¿qué ganaba con adelantarme a mí?

¿Llegar un minuto antes le compensa

con la opción de haber podido matar a una persona?

Tú lo puedes evitar.

Ayúdanos a mejorar la seguridad vial.

Si tienes fotos o vídeos como estos,

envíalos a nuestro correo participacion@seguridadvital.es,

compártelos en nuestras cuentas de Twitter, Facebook o Instagram,

o envíanos un WhatsApp a nuestro número de teléfono:

644 648 138.

Quizá algún día exista un escudo electromagnético

que proteja a los ciclistas en carretera,

pero mientras llega ese invento

podemos utilizar un coche de apoyo como este,

que tiene una luz destellante y un cartel anunciando

la presencia de personas que circulan en bicicleta.

La iniciativa se llama "Juntos en el asfalto";

una marca de coches pone de manera gratuita

este vehículo a disposición de cualquier club ciclista

prácticamente en toda España.

Cualquier mala conducta o distracción

por parte de los conductores

puede fastidiarnos el plan de fin de semana,

que para nosotros es el mejor:

deporte al aire libre, desconexión, libertad...

-"Juntos en el asfalto" es una iniciativa

con la que queremos mejorar

la convivencia entre conductores y ciclistas

creando un espacio más seguro para la bici en carretera.

Ofrecemos un servicio gratuito a través de un coche de apoyo

a peñas y clubs ciclistas durante sus entrenamientos

para las salidas por vías interurbanas.

El vehículo de apoyo o en seguimiento de ciclistas

es un elemento de seguridad vial cuya función es escoltar

a un grupo de ciclistas en su parte trasera;

la más peligrosa y por la que más atropellos reciben.

El coche de apoyo, que fue autorizado a partir de 2004

en el Reglamento General de Circulación,

permite circular a la velocidad de los ciclistas y por el arcén

y, si no hubiera arcén, lo más a la derecha posible.

Es obligatoria una señal rectangular encima del vehículo,

de "precaución ciclistas",

junto con una leyenda que pone "ciclistas".

Cuando tú te encuentras un coche de apoyo,

te da la información de que hay un grupo de ciclistas;

por tanto, ya te pones en guardia

y dices: "Debo extremar la precaución";

y segundo, sabes que tienes que adelantar cuando puedes,

como si fuera un tractor o un trailer;

y no le sienta tan mal como si ve un grupo de ciclistas,

"ya están estorbando".

Protege física y psicológicamente al ciclista de cualquier ataque.

Debe quedar muy claro

que los conductores de vehículos a motor

pueden perfectamente, al adelantar al ciclistas o grupo de ciclistas,

pueden pisar la raya continua;

están autorizados en ausencia de peligro;

y deben ocupar parte o la totalidad del carril contrario,

pues así se garantiza el 1,5 m de distancia de seguridad esencial.

Cada año alrededor de 40 ciclistas

mueren en las vías interurbanas españolas.

Cada vez que veo que salta cualquier noticia,

algún accidente que implica a ciclistas,

se me ponen los pelos de punta.

Por desgracia es algo que sigue ocurriendo periódicamente.

Ellos por adelantarnos y llegar un minuto antes,

no consiguen nada;

pero si nos dan un golpe, para nosotros puede ser mortal.

-Hay que tener paciencia, que tenemos todos el mismo derecho

y que está detrás de esa persona una vida.

¿Sabías que a lo largo de nuestra vida pasamos

una media de seis meses parados en los semáforos

y que ese tiempo esperando a que el semáforo se ponga en verde

es uno de los más peligrosos para la salud?

Según un equipo de investigadores de la Universidad de Surrey,

durante esos minutos inhalamos

mayor cantidad de gases contaminantes.

El momento de mayor concentración de esas partículas

se produce cuando el semáforo se pone en verde

y los vehículos arrancan y aceleran.

De hecho, en ese instante esta exposición es 29 veces mayor

que cuando hay tráfico fluido.

Estos gases pueden provocar

problemas respiratorios y cardiacos.

Por este motivo los médicos recomiendan mantener

las ventanas del vehículo cerradas

e incluso aumentar la distancia con el coche que nos precede.

También es aconsejable poner el sistema de climatización

en la función de recirculación del aire,

dentro del vehículo, sin que entre aire del exterior.

Fomentar la movilidad sostenible significa apoyar

los nuevos medios de transporte;

es decir, habilitar carriles pero también aparcamientos,

y que esos aparcamientos no sean necesariamente las aceras

destinadas al paso de peatones.

-Vimos que la ciudad estaba totalmente desordenada

y había un caos absoluto porque los patinetes

aparcaban en las aceras, las bicicletas, las motos...

Veíamos que realmente los peatones tenían dificultades para caminar

de una forma cómoda, ¿no?

Creamos un piloto que dotamos de todo lo que es

una red de aparcamientos en ese entorno,

en esa manzana del centro de la ciudad,

para bicicletas, patinetes y motocicletas.

Y una vez que teníamos equipadas las infraestructuras en calzada,

entonces entró en vigor

la prohibición de aparcar en las aceras.

Cuando empezamos a salir del confinamiento,

valoramos exportarlo a toda la ciudad.

-¿Serán los ciudadanos conscientes de estas novedades?

¿Qué pensarán de ellas? Vamos a preguntarlo.

-Es un problema para todo el mundo, sobre todo para los minusválidos,

para las personas que van con carritos, con bebés...

-No, estorban menos, pero cuando veo un patinete tirado

o una bici que se ha caído, digo: "Jo".

-Me he encontrado con este problema al salir de casa,

tener una bici o patinete en la puerta.

-Es que las aceras son para los peatones,

no para vehículos, ni patinetes ni bicicletas.

-Tendrán que buscar una zona para que aparquen los motoristas,

las bicis, los patinetes...

-Podrían poner como en las bicis, para los patinetes,

para que estuvieran todos juntos y en un mismo sitio.

-En mi barrio ya han empezado a hacer

más aparcamientos para bicis.

-Me parece una excelente idea.

-Hay mucha restricción de aparcamiento para coches;

estarían mejor en las aceras, en calzada son un obstáculo.

-Bueno, a la gente que aparca el coche en la calle

no le sentará nada bien,

pero si lo hacen, pues habrá que aceptarlo.

-Entiendo que haya gente a la que le afecte y que se queje,

pero yo personalmente lo veo mejor.

Cada día en España 17 000 autocares trasladan a sus colegios

a más de 630 000 niños,

y las cifras dicen que es un medio muy seguro.

De hecho, el transporte escolar

es el primer colectivo de la seguridad vial

en el que se han alcanzado las 0 víctimas

en accidentes de tráfico.

Sin embargo las familias siguen prefiriendo mayoritariamente

llevar a los niños en vehículo privado.

¡Adiós, mami! -¡Adiós!

-El transporte escolar tiene que tener tacógrafo,

sistema ABS, cinturones de seguridad;

no pueden tener una antigüedad mayor de 16 años;

sin embargo, los padres no lo ven

como el medio más seguro de llevar a los niños al colegio

y va detrás del vehículo privado o de llevar a los niños andando.

-Normalmente elijo el coche

porque mis hijos son muy pequeños; tienen dos y cuatro años;

y me parece que el transporte en mi propio coche

es lo más seguro.

-Desde el año 2007 los autocares de transporte escolar

deben de llevar cinturón de seguridad.

El cinturón de seguridad es mejor que nada, desde luego,

pero lo que demandan casi el 70% de los padres

es que se instalen sistemas de retención infantil.

Existe actualmente un sistema homologado

de retención infantil que abarca el grupo 2;

es decir, desde tres hasta siete años,

aunque dependerá de los pesos de los niños.

Pero tiene un problema

dado que no existe un sistema de retención infantil, digamos,

universal para todos los pesos y tamaños de los niños.

-Perfecto.

Hemos decidido utilizar este sistema de arnés infantil

precisamente porque,

aunque todos los autobuses están dotados

de cinturón de seguridad, este tipo de arnés

lo que nos da es una seguridad máxima.

-Debía ser pequeño, ligero y fácil de instalar.

Lo que contamos es con la butaca y, a modo de abrazadera,

unos arneses que rodean el respaldo

y un tercero que es la unión del respaldo con el asiento.

Entonces ya hemos fijado la silla. Después lo que se hace es sentar

al menor con un cinco puntos como el del automóvil.

Así en el transporte escolar los menores viajan seguros.

-Si tuviéramos algún percance, esto permite evidentemente

que el niño vaya con una fijación completa

al asiento del bus,

y no se pueda caer ni darse ningún golpe.

Y nosotros como monitores de ruta,

nos aseguramos de que lleven el cinturón

y el sistema de retención infantil bien colocados,

cuando se suben y durante todo el trayecto.

-Así comienza una jornada laboral cualquiera

para decenas de miles de personas.

llegar al puesto de trabajo se ha convertido en una pesadilla,

sobre todo si se vive fuera de la ciudad

o en uno de sus mal comunicados barrios dormitorio.

Tras 45 o 60 minutos de atasco, cuando no más,

la mayoría llega cansada ya a su trabajo.

-Tardo 25 minutos para hacer menos de cuatro kilómetros.

-Un acceso de, por ejemplo, 2,5 km,

llevamos ya... Pues unos 35 minutos.

-A menudo se habla de las repercusiones económicas

y pérdida de horas que conllevan estos continuos atascos.

Sin embargo, los efectos psicológicos y ambientales

son igual de graves.

Según los psicólogos ambientales, la incertidumbre que produce

en el conductor un atasco que no sabe cuánto durará,

la tensión, el aburrimiento y el cansancio

generan agresividad, fatiga, estrés, sentimientos negativos

y dolencias cardiovasculares.

-Cuando conducimos por la calzada no es normal

encontrarnos pendientes elevadas, zanjas o barro.

Pero cuando nos salimos de la carretera,

por despiste o por necesidad...

Podemos vernos en situaciones comprometidas, ¿verdad?

-Cierto, no solo comprometidas, sino incluso peligrosas.

-¿Peligrosas? -Sí, si quieres te enseño

a llevar un 4x4 y hacerlo de la mejor manera posible

y de la forma más segura.

-Venga, vamos a comprobarlo. -Adelante.

-¿Cómo hay que hacerlo?

-Debes ir en marchas cortas

y manteniendo la dirección totalmente recta.

Si giras el volante, puedes salirte de la pista

y, como estás en una inclinación,

el coche puede llegar a volcar.

-Si tuviera que hacer esto con mi coche normal...

-Tendrías que hacerlo en primera y con mucho cuidado con los bajos.

-Pero una cuesta menos pronunciada. -Claro, claro.

-¿Vamos? -Con decisión. Acelera un poco más.

¡Acelera, sin miedo! ¡Vamos, vamos, acelera!

¡Sigue, sigue, sigue! -¡Ah!

-¡Sigue, sigue, sigue! -¡Ah!

-¡Sigue! ¡Bravo! -¡Ay!

-Vamos con la bajada. Pon el volante recto,

primera levantas el pie del embrague...

Y sin frenar, los dos pies fuera,

dejas que el coche baje. -Sin frenar.

Y con mi coche, en una pendiente no tan pronunciada...

-Tendrías que frenar muy suavemente o pequeños toques para...

-Pequeños toques con el freno.

-Sin llegar a bloquear las ruedas nunca.

-Y sin embrague para que las ruedas agarren bien.

-Exacto. -Suelto el embrague...

-Y no toques el freno. Déjalo caer y mantén la dirección recta.

¡Fuera pies!

Frena solo el coche. Te va bajando, ¿lo ves?

¡Bravo, bravo, bravo!

¡Muy bien! -Madre mía.

-Vamos, qué control. -Madre mía.

-Hay que intentar dejar la grieta

entre las dos ruedas. -Vale.

-Y si debes cruzar la grieta, lo haces en diagonal;

sin meter las dos ruedas a la vez dentro del obstáculo.

-¿Por qué? -Porque sería muy complicado salir

y seguramente tocarían los bajos.

Pasa una rueda, pasa otra, otra y otra.

-Vale, ¿pues vamos?

-Sigue todo recto, con la grieta entre las ruedas.

Acelera un poco... -¿Eh?

-Gira un poco la dirección.

Venga, y hacia el otro lado.

Sigue, así como vas. Sigue, sigue.

Sigue, sigue.

La grieta entre las ruedas, recuérdalo.

Acelera un poquito.

Buscando la trazada... Muy bien pasadas esas grietas.

El barro es traicionero, hay que intentar evitarlo siempre.

Primero, comprobar la profundidad del barro

o del charco que vamos a cruzar.

Ten en cuenta que el vehículo pesa mucho.

Hay como 30 cm, se va a hundir casi 50 cm.

-¿Todo esto? -Sí.

-¿Y podrá? -Creo que sí, pero con dificultad.

Lo intentamos. -Venga.

-Debemos coger inercia y, siempre que vengan dos coches,

primero pasa uno y luego pasa otro.

Si no, nos quedamos los dos empanzados.

-A ver qué pasa.

Para pasar esto, ¿en primera? -Sí.

Siempre sin embragar y sin tocar el freno.

Tienes que entrar con decisión.

-¿Más rápido? -Sí, venga, más, más...

Sin miedo, sin miedo. Y ahora haz así.

-¿Para qué? -Vale, para.

Se te ha quedado. -Sí.

-Vamos a ir para atrás.

Te has quedado empanzada, ni adelante ni atrás.

-He hecho el ejercicio mal porque no sabía hacerlo

y el coche se ha atascado en el barrio.

La conclusión que saco es que jamás me voy a meter en el barro

y mucho menos con mi coche.

He quedado con el actor Jorge Bosch,

que se ha empeñado en que yo boxee, como él,

así que me va a llevar a su gimnasio

y me va a enseñar los secretos del boxeo.

Pues viene en moto.

¿Qué tal, Jorge? ¿Qué tal, Carlos?

No sabía que venías en moto.

¿Tienes un casco para mí? No.

¿Vamos en mi coche? Venga.

Pues vamos para allá.

¿Tú crees que Madrid es una ciudad

que acoge bien al que se mueve en moto?

No, la verdad es que no.

Yo creo que no se respeta ni al ciclista ni al motorista;

no demasiado.

Y tú conduciendo en moto ¿has tenido alguna vez un susto

de estos de ver muy cerca algo grave?

Sí, hombre, en Madrid sucede muy a menudo.

Una vez que venía de trabajar, por la noche,

y pasé así, y un coche dio

un cambio de sentido donde no debía...

Y lo pasé a esto. Dios.

Fue un susto enorme.

Lo malo de la moto es que el parachoques eres tú.

El coche está ya aquí. Si quieres, vamos yendo para el gimnasio.

Venga. ¿Es el blanco?

¿Tú sueles moverte en coche o tiras siempre de moto?

Pues mira, me muevo un poquito en todo tipo de vehículos:

en moto, en coche, en patinete eléctrico...

Ah, ¿eres de patinete también? Sí.

Y en transporte público. Cojo un poco de todo.

¿Y del patinete qué opinión tienes en general?

Porque hay mucha gente que es:

"Hala, los de los patinetes, que van como locos

y que invaden al peatón". Sí, yo he visto de todo, la verdad.

Ahora se está empezando a regular un poco,

pero sí he visto a gente yendo en dirección prohibida,

en las aceras, saltándose semáforos...

La verdad es que cómo han cambiado las cosas desde la época

en la que tú y yo nos sacamos el carné a hoy, eh.

¡Hombre! Brutal.

Es que no tiene nada que ver. En aquella época íbamos en moto,

íbamos dos, a veces tres, en los vespinos, yo me acuerdo,

y no llevábamos casco; no era obligatorio.

¿Qué crees tú que es lo que hace

que haya todavía gente que sigue sin llevar casco en moto

o el cinturón en el coche?

No sé, pero me parece que...

Porque hay muchos ejemplos, se ve en muchos programas;

esos accidentes que se ve si vas con cinturón

o si no lo llevas, que es brutal cómo sales despedido.

Eso yo creo, por ejemplo,

que evidentemente las sanciones ayudan;

pero yo creo que también ser machacones en la información.

Pero hay que machacar mucho; si no, no funciona.

Eso, publicidad, promoción,

programas como el que hacéis vosotros...

Son, no solo interesantes,

sino que creo que son muy importantes y necesarios.

Estamos ya llegando al gimnasio, ¿no?

Me has dicho que era por aquí. Sí, está un poco más atrás.

Vale, entonces giro aquí y volvemos.

A ver qué tal se me da.

Somos alumnas del colegio... -Esclavas de Salamanca.

-Y hoy vamos a hablar... -De las gasolineras.

-Una gasolinera es un sitio donde...

-Van los coches para cargarse.

-Para que el coche no se acabe sin gasolina.

-Para que el coche se mueva.

-Y hay diferentes tipos de gasolina.

-Tiene que elegir el que sea para el coche.

-De diesel, de gasolina...

-Hay un señor y coge una manguera.

-Gasolineros.

-Y lo echa.

-Se abre como una puertita pequeña.

-De detrás del coche.

-Quitas un tapón que tienen como en la bici.

-Y ahí se mete la gasolina.

-Así lo echa.

-Papá se baja para cargar.

-Pero no nos saca nunca del coche. -Nunca.

-Pues tiene que ir a una tiendecita que hay a pagar.

-Hay muchas chuches.

-Gusanitos.

-Y puedes ir a lavar el coche.

-Ah, sí. -Lo limpian.

-Primero meter un euro.

-Hay que pagar.

-Hay unas ruedas que van girando que ponen jabón.

-Como cepillos gigantes.

-Nunca lo he visto. -Nunca lo he visto.

-También hay baños.

-Te vas a la gasolinera y haces pipí.

-Si quieres encontrar una gasolinera...

-O lo miras en Google Maps o...

-Tienes que ver como señales.

-Un cartel negro con luces.

-Y pone, por ejemplo: "Gasolinera, 200 m".

-Las gasolineras son divertidas.

-Para echar gasolina y para hinchar las ruedas.

-Bueno, camino.

Camino.

Yo, si alguna vez he ido en bici, fundamentalmente he ido

con mucho susto.

Pero... cuando la bici era mi medio de transporte,

como cuando era pequeño, entonces nada.

Y cuando la he cogido ahora, pues... me he puesto un casco.

Todo el rato.

Pues me han multado todo el rato porque no me aprendo

las nuevas normas del Madrid Central...

No por falta de respeto, sino por despiste.

Yo no he llevado en sillita a ningún niño en el coche.

Diesel.

Que me lleven.

¿Yo? Dos.

Lo utilizaba antes de vivir donde vivo ahora que es en la sierra.

Cualquiera.

Yo uso el móvil, pero porque tengo el manos libres.

Alguien que me hablara de cosas que me interesaran muchísimo.

Esto ha sido "Seguridad vital", gracias por estar ahí.

La próxima semana, más.

Ahora el equipo y yo vamos a dar una vuelta

por estos bosques de Talamanca del Jarama

y luego a comer un cocido, que hoy hace frío, frío. ¡Adiós!

Qué bonito Zaragoza.

-¿Estamos?

-No... Mejor.

(BALBUCEA)

(BALBUCEA)

(BALBUCEA) Algunos conductores... Perdón.

-Vale, no era ese el texto, pero está bien.

Perdón, perdón.

Es que tengo hambre.

-Se sitúa la travesía de... Ay, joder.

-Espera, es que me quedo con la manita así.

(BALBUCEA) ¿Sabían que...?

¿He dicho algo bien o no?

-Chillarón... de Cuenca.

-#Sube, sube al desván,

#sube al desván de la fantasía.#

-Chillarón.

(BALBUCEA) -A que nos cuenten... las medidas.

-Un radar fijo... y bandas sonoras.

("You're The One That I Want")

-Yo creo que ya está.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad vital - 31/01/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad vital - 31/01/21

31 ene 2021

El riesgo de no respetar las señales en las travesías, qué podemos esperar si abandonamos la carretera para introducirnos en un camino o una iniciativa para proteger a grupos de ciclistas en ruta son algunos de los temas del programa de hoy. Además hablamos de seguridad vial con el actor Jorge Bosch.

ver más sobre "Seguridad vital - 31/01/21" ver menos sobre "Seguridad vital - 31/01/21"
Programas completos (203)
Clips

Los últimos 1.551 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios