Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5564724
No recomendado para menores de 12 años  Saber vivir - 26/04/20 - ver ahora
Transcripción completa

que cuando vayamos a hacer la compra,

(Música)

Muy buenos días en este domingo tan particular,

espero y deseo que estéis bien de salud

porque la salud es lo más importante,

por eso os animamos desde "Saber vivir"

a que cuidéis vuestro cuerpo y también vuestra mente.

¿Habéis practicado ya ejercicio en esta mañana de domingo?

Podéis hacerlo también en casa como esta deliciosa pareja

que os vamos a presentar. Una mamá y su bebé,

arriba y abajo en un rincón de su hogar

dándonos toda una lección de vida y de salud.

También, si queréis hacerlo en casa,

cada mañana, en La 2 de Televisión Española,

de lunes a viernes,

tenéis el programa "Muévete en casa",

conducido por el profesor de fitness Cesc Escola.

¿Queréis saber cómo se cuida y cómo se prepara

para mantenerse en forma? Vamos a descubrirlo.

Hola, soy Cesc Escola,

profesor de "Operación Triunfo" de fitness,

creo que me conocéis, y de "Muévete en casa",

el programa también de fitness. ¿Queréis entrenar conmigo?

Pues vamos allá.

(Música)

Mi día a día, hasta ahora, ha sido por las mañanas,

hacer clases en "Operación triunfo"

y luego, me iba al colegio a hacer mis clases y por la tarde,

después de intentar descansar algo, por supuesto,

no puedo dejar de entrenar.

Temporada dos, programa siete, "Redes", toma uno.

El programa "Muévete en casa" nos hace descubrir que realmente,

para mantener un estado físico saludable,

entrenar los grupos musculares,

el cardio, la fuerza, la flexibilidad,

no necesitamos ningún gimnasio, porque todo se puede adaptar.

Y tres... Vas a saltar arriba, sáltalo.

Claro, los beneficios de hacer este tipo de entreno

es que estás regalando al cuerpo,

trabajo de fuerza que la vas a necesitar

para tus rutinas, para el día a día, gente mayor,

gente joven, para prevención de lesiones,

para sentirte mejor. Lo vas a necesitar todo.

¿Vamos a por ello? Muévete en casa.

(Música)

Voy a conseguir con el programa,

es lo que creo que hemos conseguido todo el equipo,

que tanta y tanta gente se llegue a enganchar

a hacer deporte.

Un día, mi tía me pasa el vídeo

de que mi abuela está haciendo la clase desde el sofá,

moviendo los pies, los brazos, todo motivada, claro,

mi abuela que nunca hacia nada y que le costaba moverse,

para mí esto es emoción infinita.

"Amore", ¿cómo estás? ¿Y cómo las ves? ¿Te gustan?

Bloque tres, toma uno.

Puño arriba. Bien. Respira.

Bueno, después de un entreno duro, lo más importante, sin duda,

es lo que vas a comer después.

Para recuperar energía, buena comida.

Cada año que pasa soy más exigente y tengo más en cuenta

lo que me meto en mi cuerpo, porque, al final, es lo que define,

lo que te va a hacer que te sientas bien y sobre todo,

estar saludable, así que para mí es lo más importante.

Necesito fruta, necesito vitaminas, si no ya me encuentro raro.

Y equilibrar todas las comidas.

Para mí, saber vivir es cuidar de los tuyos

y saber... Que te cuiden también, es superimportante.

Cuidarte físicamente y, después, va enlazado el pasarlo bien,

disfrutar de esta vida que puede ser corta,

así que aprovechar cada instante y como siempre digo,

exprimirlo al máximo.

Ahora sí, muévete en casa, muchas gracias familia.

Mira que nos ha cambiado la vida ese microbio, el COVID-19.

Mira también que nos preocupa, para aclarar todas nuestras dudas,

como no salimos de casa para ir al médico,

que el médico venga casa.

Muy buenos días, doctor Fabiani, hemos dicho:

"Que venga el médico a casa", y aquí te tenemos,

¿cómo estás? Pues muy bien, Miriam,

la verdad es que el médico no hace falta

que esté justo a tu lado, porque también en la distancia

te puede orientar, te puede aconsejar,

de hecho, en la situación en la que estamos viviendo,

tan compleja y tan rara para todos,

pues la consulta telefónica o incluso por videollamada

se han demostrado como una herramienta fundamental.

Tú lo habrás notado, estamos todos mucho más preocupados

por nuestra salud, de hecho, al más mínimo síntoma

nos preguntamos: "¿Será esto coronavirus?".

Bueno, es que es cierto que la situación

en la que estamos viviendo, ante la presencia

de cualquier cuadro de infección respiratoria,

hay que pensar en una infección por coronavirus

mientras no se demuestre lo contrario.

Esa es la situación.

Y tenemos que contactar con nuestro médico de familia

que nos puede orientar en este sentido.

Y también los servicios sanitarios han puesto en marcha

algunas aplicaciones o formularios donde poder introducir

nuestros síntomas para ver si tenemos que pensar en esto

o no tenemos que pensar en esta situación.

Y es verdad que la mayoría de los casos, afortunadamente,

no son casos graves, que no tienen demasiada importancia,

pero otros sí pueden ser graves,

por eso tenemos que estar especialmente atentos

a los signos que llamamos de alarma, de alerta,

como pueden ser, por ejemplo,

la aparición de fiebre alta, de fiebre elevada,

por encima de 39 grados.

O la aparición de dificultad respiratoria,

una dificultad respiratoria incluso estando en reposo,

estando sentado como me falta el aire.

O incluso me impide mantener una conversación normal

porque me falta el aliento, me falta el aire.

O lógicamente, la disminución del nivel de consciencia,

episodios de desmayos...

Evidentemente, son signos que nos pueden poner sobre aviso

de que la situación es grave y que tenemos que contactar.

Y ante la aparición de esos síntomas

de los que nos hablabas, ¿qué tenemos que hacer?

Ante la aparición de los síntomas normales del coronavirus,

por ejemplo, que empiezo con tos, que empiezo con fiebre,

con dolor muscular, lo primero es quedarme en casa.

Lo segundo, contactar con mi médico.

Llamo a mi médico de familia, al centro de salud

o a los distintos teléfonos que han puesto en marcha

los distintos servicios sanitarios.

Ellos me orientarán, me dirán qué hacer con los síntomas,

cómo debo actuar, y si en algún caso ellos creen necesario

el tenerme que ver en persona, que acuda a un centro sanitario,

me dirán cómo hacerlo, es importante que si ellos no me lo indican,

no lo haga, estos síntomas menores,

porque puedo poner en riesgo y contagiar a otras personas.

Evidentemente, si los síntomas,

los síntomas que aparecen no son estos que decimos habituales,

sinoestos de alarma de los que hablábamos,

pues sí tenemos que contactar a la mayor brevedad posible

con el 112 o con el 061.

Hablas de que lo primero que hay que hacer

es quedarse en casa, pero habrá quien piense:

"Si me quedo, voy a contagiar a los míos,

a los que viven conmigo". Bueno, es cierto,

cuando hablamos de que las personas que tienen síntomas

compatibles con el coronavirus se tienen que quedar en casa,

no es solo quedarse en casa, tienen que autoaislarse en casa,

es decir, me quedo no ya en mi casa,

sino teniendo cuidado en mi casa de no contagiar a las personas

que viven conmigo.

Para eso es importante que estemos en una habitación independiente

y que estemos ahí la mayor parte del día.

Si es posible, incluso que tengamos un baño independiente.

Si en nuestra vivienda tenemos un solo baño, no pasa nada,

lo que tenemos que hacer es asegurarme

de limpiarlo bien después de utilizarlo.

Y luego, es importante que estemos poco tiempo en las zonas comunes,

y si tenemos que estar en algún momento,

porque tenemos cruzar o salir para algo,

siempre con la mascarilla puesta.

Esto, unido al lavado de manos frecuente,

a limpiar bien todas las superficies que estemos tocando

y a no compartir toallas y por supuesto,

limpiar muy bien los cubiertos,

los platos con agua caliente y jabón y si es posible,

con el lavavajillas.

Todo son medidas para disminuir el riesgo del contagio

de las personas que viven con nosotros.

Dudas, y para matar al coronavirus,

¿mejor jabón, lejía o alcohol?

Depende de dónde esté el coronavirus,

si lo que nos preocupa es matar al coronavirus

que podemos tener en las manos,

hemos salido a comprar algo y nos preocupa

que hayamos tocado algo,

pues en lavado con agua y jabón es más que suficiente,

es lo que se recomienda.

Para el virus de las manos, lavado con agua y jabón.

Si el virus que queremos eliminar es el que pensamos

que está en la superficies, en la mesa, en el suelo...

Pues lo suyo es la lejía, pero ojo, no la lejía pura,

no es necesario la lejía pura, en absoluto.

Agua con lejía, y además, muy diluida.

Mira, puedes calcularlo muy fácil, para 1 litro de agua,

con dos cucharadas soperas de lejía, es más que suficiente.

Ese agua con una mínima proporción de lejía

ya es un perfecto desinfectante

que ha demostrado que elimina al coronavirus.

Y bueno, nombrabas el alcohol,

es verdad que las soluciones hidroalcohólicas se han demostrado

como una buena alternativa al lavado de manos

cuando no tenemos a nuestra disposición

pues agua y jabón,

pero cuidado, alcohol para eliminar el virus de las manos,

que hay alguno que pensará que si el alcohol mata al virus,

igual si lo bebo, me quito al virus que haya podido coger,

y por ahí no va la cosa.

De hecho, la OMS ha lanzado un aviso

para desmentir bulos, precisamente como ese,

que consumir una bebida alcohólica de alta graduación

no va a hacer que muera el coronavirus.

Es que estamos en una epidemia de virus,

pero también estamos en una epidemia de bulos.

Que se extienden casi tan rápido como el virus.

Y es importante que los frenemos.

No, beber alcohol no mata al coronavirus,

pero tampoco beber zumo de limón ni tomar mucho ajo,

que sabemos que son dos de estos alimentos

que son muy sanos,

pero que no son esos superalimentos milagrosos

que nos quieren vender.

Y tampoco sirve, por ejemplo, inhalar vapor de agua

o muchas cosas raras que hemos oído por ahí.

Mira, ante la llegada de cualquier tipo de información,

en este sentido, tenemos que contrastarla primero.

Antes de aplicarla, y por supuesto, de recomendarla,

tenemos que contrastar, buscar fuentes oficiales,

buscar a personas de reputación,

expertos en la materia que nos digan si esto es cierto o no.

Primero, para no aplicarlo en nosotros,

y segundo, para no ser nosotros los que contribuyamos a extender,

a propagar, a difundir estos bulos,

es responsabilidad de todos que estas informaciones no circulen

y vuelen por las redes sociales o por los grupos de WhatsApp.

Así es, además, estamos en un momento

en el que nos obsesiona,

o que a algunas personas les obsesiona

la salud por encima de todo mucho más que antes,

ante cualquier dolorcito de tripa, de garganta,

de cabeza ya no sabemos qué hacer.

Sí, Miriam, y es verdad que las situaciones actuales

en las que estamos todos un poco agobiados,

pues no ayudan especialmente.

Pero todo lo que viene detrás de la palabra "obsesionarse",

ya vamos mal.

Está bien que nos ocupemos de nuestra salud,

que sepamos qué es lo que nos ocurre,

que escuchemos a nuestro cuerpo, pero sin obsesionarnos.

Muchas veces, esas pequeñas molestias,

esos pequeños síntomas se resuelven solos

y no tienen más importancia.

Y es verdad que en esta situación de confinamiento,

de estar todos encerrados, tan rara, de incertidumbre,

pues no es raro que tengamos síntomas de apatía,

de cansancio, de insomnio,

incluso que estemos un poco irritables,

son síntomas normales en esta situación

que, en principio, no deben alarmarnos.

Ahora bien, te digo una cosa, esto respecto los síntomas menores,

a los síntomas leves que pasan solos.

Si aparecen síntomas de gravedad,

siempre tenemos que contactar con el sistema sanitario,

y si hace falta, desplazarnos a un centro sanitario sin demora.

¿Está ocurriendo que hay personas

que tienen miedo, ante síntomas graves de cualquier tipo,

de acudir al centro sanitario por miedo también a contagiarse?

Sí, está ocurriendo

y es importante que lancemos un mensaje.

En todos los centros sanitarios hemos articulado dos circuitos

que llamamos de atención. En uno,

los pacientes que sospechamos que tienen coronavirus

y en otro, el resto de pacientes.

Para disminuir al máximo el riesgo de contagio entre ellos.

Tenemos, Miriam, que recordar que si aparecen síntomas graves,

por ejemplo, un dolor fuerte en el pecho, opresivo,

que me aprieta, si tengo vómito con sangre,

si tengo un dolor abdominal importante con fiebre,

si un desvanecimiento que no se recupera...

Cualquier signo de gravedad,

tiene que llevarnos a acudir al hospital.

Tenemos que pensar una cosa, Miriam,

los sistemas de urgencias, tanto en hospitales

como en centros sanitarios, precisamente,

si estamos pidiendo a la población que no acuda a ellos

si no es imprescindible es para que las personas

que realmente requieren acudir al centro

lo pueda hacer con las mayores garantías posibles.

Hay que lavarse bien las manos, nos lo decías antes,

y en ese sentido, yo tengo también una duda.

Voy a salir al supermercado,

me toca salir ya esta semana a comprar jabón, por ejemplo,

¿algún tipo de jabón en concreto? ¿Alguna recomendación?

Puedes comprar el que tú quieras,

si te gusta un jabón que cuide un poco más tus manos,

o que huela un poco mejor, compra ese,

pero ya te digo que la pastilla de jabón de toda la vida

es más que suficiente.

Lo importante para que el lavado sea eficaz,

no es tanto el tipo de jabón, si es en pastillas, si es líquido,

lo importante es que hagamos bien el lavado de manos.

Que hagamos ese lavado de manos que dura

entre 40 y 60 segundos al menos,

lavados menores igual se quedan un poco cortos.

Y que frotemos bien las manos, por la palma, por el dorso,

que también entre los dedos,

que quitemos bien los anillos antes de hacer ese lavado,

que frotemos también debajo de las uñas.

Que no se nos quede ningún hueco, Miriam, y cuando terminemos,

secar bien las manos con un papel desechable

o con una toalla que esté bien limpia.

A los que estáis en casa,

¿habéis calculado cuántas veces os estáis lavando las manos

estos días? ¿Tres, cinco, quizás diez veces?

Y luego, ¿sabéis que tenéis que hidrataros bien las manos?

Nos lo cuento la dermatóloga de "Saber vivir",

Natalia Jiménez, en el espacio de salud y belleza.

(Música)

Como dermatólogos recomendamos una serie de medidas

para evitar que nuestra piel se irrite y que esté seca

a consecuencia del lavado excesivo de manos.

La principal es intentar usar un jabón con pH neutro,

esto hará que ese jabón no sea muy agresivo

con nuestra piel y no la seque en exceso.

Y en segundo lugar, y también es un punto muy importante,

debemos aplicar siempre una crema de manos

justo después de lavarla con jabón.

Esta crema de manos tendrá como ingredientes principales

agentes como por ejemplo, la glicerina, la urea,

el ácido hialurónico,

todos ellos capaces de hidratar nuestra piel.

Y no debemos olvidar que aunque usemos, por ejemplo,

un gel hidroalcohólico,

que se emplea mucho para desinfectar las manos con estemos fuera de casa,

también va a ser necesario usar crema hidratante posteriormente.

Si veis que el problema de manos va a más,

es decir, cada vez la piel está más seca, más irritada,

y no mejora con estas medidas,

será necesario consultar con el médico de familia

o bien el dermatólogo.

Y sí que hay que hacer una consideración

en el cuidado de la piel de la cara en estos días.

Es habitual que empleemos con mayor frecuencia

o durante más tiempo dispositivos que emiten luz azul,

como pueden ser los ordenadores, los teléfonos móviles o las tablets.

Es importante que empleemos durante estos días

una crema de protección solar que incluya esta radiación azul.

De esta manera, evitaremos el efecto perjudicial

que puede tener esta radiación sobre nuestra piel.

Tenemos que cuidar nuestra piel, doctor,

por belleza y por salud, por las dos cosas.

Sí, tenemos que cuidarla porque la piel, más allá

de una bonita envoltura, es un órgano, de hecho,

es el órgano más grande y es nuestra primera barrera defensiva.

Así que, hay que cuidarla bien.

Nos preocupan mucho estos días nuestras defensas, porque claro,

sabemos que el coronavirus es un virus que nos puede matar.

Es importante que recordemos que afortunadamente,

en la mayoría de los casos no es así,

se calcula que en ocho de cada diez casos,

ocho de cada diez,

los síntomas son leves, se resuelven sin problema

e, incluso, muchos casos son asintomáticos,

o sea, que pasan sin que nos enteremos.

Lo que pasa es que es cierto, efectivamente,

que hay un porcentaje pequeño de casos

en los que la enfermedad se complica,

requiere ingreso y en algunos casos,

desgraciadamente, lleva al fallecimiento.

El problema es que aunque el porcentaje sea pequeño,

como los casos son muchos,

pues el número de personas que sufren estas complicaciones

es mucho más alto de lo que todos querríamos.

Es verdad que estos casos de complicaciones

o estos casos de fallecimientos se dan sobre todo en personas

que tienen enfermedades crónicas,

sobre todo, si no están bien controladas,

o en personas de edad avanzada.

Y por eso, tenemos que tener mucho cuidado en protegerlos,

tenemos que evitar contagiarlos nosotros

con estas medidas de distanciamiento social,

de lavado de manos, de mascarillas,

pero no ya por no contagiarnos nosotros,

sino por no contagiar a estas personas más vulnerables.

La mejor forma de ayudarles a defenderse

es evitar contagiarlos.

Así es, ¿existe alguna manera para estos días

para subir nuestras defensas?

La verdad es que nuestro cuerpo, Miriam, sabe cómo tiene que actuar

y sus defensas funcionan perfectamente.

Lo que tenemos que hacer es cuidar bien nuestro cuerpo,

pero no hace falta caer en ningún preparado multivitamínico

ni en batidos de estos multicolores detox

ni en ningún tipo de yogures enriquecidos,

de verdad que no, no es necesario

porque no ha demostrado ninguna eficacia.

Lo que hay que hacer es cuidar nuestro cuerpo

con nuestra alimentación, con ejercicio,

y él ya sabrá cómo defenderse.

Y el hecho de que puedan bajar nuestras defensas,

por ejemplo, el estrés...

Ya hemos dicho muchas veces que las defensas no suben y bajan

así como así, pero es cierto que el estrés no es un buen amigo,

y ya sabemos que puede ser causante de múltiples patologías.

Y ahora, estamos todos un poco más estresados

porque la situación no es fácil la que estamos viviendo todos,

por lo tanto, es importante para combatir el estrés

que nos produce esta situación rara de aislamiento,

de estar en casa, de no salir,

pues algunas pautas en el día a día que nos ayuden.

Una fundamental podría ser establecer una rutina,

una rutina a la hora de levantarme, a la hora a la que me acuesto,

a una serie de cosas que hago a lo largo del día,

programar el día.

Para romper la sensación de apatía, de que nada de lo que haga da igual,

y que esto genera al final, una sensación de eso, de estrés,

de este agobio que nos produce esta situación.

Y luego, hay algo que es muy importante

para combatir este estrés también,

que es el equilibrio entre la información

y la saturación de la información.

Hay un término que se llama "infoxicación"

que es la intoxicación de información.

Hay que buscar un momento del día, Miriam, para informarse,

pero hay que buscar otro para olvidarse.

Es decir, tengo que buscar un momento

para buscar esa información que me preocupa,

en medios, en redes sociales,

pero a partir de una hora, sobre todo a última hora,

me tengo que olvidar de esto y tengo que buscar algo

que me haga desconectar, ver una película,

tener una charla agradable, leer un buen libro,

jugar a un juego de mesa en familia...

Es decir, algo que me haga desconectar porque si no,

probablemente, sufra insomnio,

porque que es que estas noches no están siendo

especialmente fáciles para ninguno de nosotros.

Para desconectar, como tú dices,

vamos a dar consejos al final del programa

para aprender a relajarnos.

Tu muchas veces también nos has aconsejado

eso de irnos cansados a la cama, para dormir mejor.

Algo difícil de aplicar, también te digo, estos días.

Sí, la verdad es que es difícil, pero es algo fundamental

porque uno de los síntomas más comunes ahora es el insomnio,

por distintos motivos, por la preocupación del coronavirus,

por problemas económicos que muchos están viviendo

por la situación económica y de sus empresas,

por los sanitarios

por las preocupaciones del contagio...

Por múltiples situaciones todos estamos sufriendo insomnio.

Y tenemos que recordar

que uno de los consejos fundamentales

para descansar bien por la noche es cansarse durante el día.

Y la mejor forma de cansarse durante el día

es hacer ejercicio físico, claro, que tenemos que reinventarnos

porque el ejercicio metidos en nuestra casa

es un poco difícil. Hay que adaptarlo a la situación,

a las dimensiones de nuestra vivienda,

no todos tenemos casas iguales de grandes,

a nuestra situación física, a nuestra edad,

en nuestras patologías...

Pero hoy en día encontramos muchos recursos, muchas formas,

hay muchos tutoriales, muchos vídeos,

muchas muestras de cómo hacer ejercicio desde casa.

Tenemos que cansarnos, porque de verdad,

cansarnos en el día nos ayuda a descansar en la noche

y es el gran amigo, el gran aliado que tenemos

para combatir ese insomnio.

Doctor Fabiani, ¿algún consejo más para estos días?

Bueno, un consejo fundamental que siempre damos

y que hay que recordar, y es que intentemos evitar algo

y favorecer otra cosa, evitar sobre todo los tóxicos.

Tenemos que evitar que estas situaciones de estrés

potencien más el consumo de tóxicos

y nos hagan fumar todavía más o consumir más alcohol.

Alcohol y tabaco, mientras menos, mejor.

Si es posible cero, cero, y si no, la menor cantidad posible.

E incluir un hábito, ese hábito maravilloso,

de ese día que salgas a la compra,

ese día a la semana como tú comentabas,

llenar nuestro carro de la compra de frutas, de verduras,

de legumbres, llenar de frutas y verduras el carro

porque eso llena el carro de color,

pero también llena de color nuestra nevera,

llena de color nuestra salud y llena de color nuestra vida.

Alimentarnos de manera saludable, con frutas, con verduras,

con alimentos frescos es una de las mejores cosas

que podemos hacer para cuidar ahora mismo

nuestro cuerpo y nuestra salud. Muchísimas gracias, doctor Fabiani,

por abrirnos también las puertas de tu casa.

Gracias por tus consejos

a los que vamos a hacer caso enseguida

porque vamos a llenar nuestro frutero de frutas frescas

y de frutas desecadas, por ejemplo, los dátiles, riquísimos.

Bienvenidos al palmeral de Elche.

Estamos en una finca de producción de dátiles.

Mi vida va en torno a la palmera.

Desde la poda a la recolección de dátiles.

En este caso, hoy, vamos a conocer el dátil

de la variedad confiriera, una variedad local de Elche.

La primera vez que da frutos es a los cinco años

y desde entonces, hasta que la palmera muera,

va a estar dando fruto todos los años,

las palmeras tienen una vida media de unos 220 años.

Hay una curiosidad que todavía mucha gente no sabe a día de hoy

y es que la palmera como no es un árbol,

que es una hierba,

es una planta, una planta gigante, pues claro, no hace frutos,

sino bayas. Los dátiles son bayas.

La diferencia de un dátil de aquí y de un dátil africano,

es que el dátil africano, normalmente, viene como pasa,

y el dátil de aquí es fresco.

Ahora, vamos a encaramarnos a la palmera,

vamos a pasar la cuerda por detrás.

Le damos la vuelta y enganchamos al arnés.

Están buenísimos, están en su punto óptimo de maduración.

¿Veis que tienen ese color dorado?

Aquí el dátil no se coge verde

para que dure más tiempo en los mercados,

que vaya madurando,

cuando está en el momento óptimo de maduración,

con todas sus propiedades es cuando lo recolectamos,

y lo enviamos a toda España en 24 horas.

Cada rama podría cargar unos 25 o 30 kilos.

Una vez que te acostumbras a esto,

se está aquí más a gusto que en el suelo.

Esta ramita seca, que se ve ahora, seca,

eran las flores de la palmera macho

que cuando salieron las florescencias

de la palmera hembra, pusimos,

colocamos en varios sitios estratégicos de la palmera,

de forma manual,

para que la palmera se polinizara y diera más cantidad de dátil

y que fuera de más calidad.

Para proteger las palmeras de las plagas y de los pájaros,

pues ponemos estas redes y así nos ayudan

a evitar los ataques tanto de aves como de insectos.

Esto es un producto 100% natural.

Y recolectados, como veis, con métodos tradicionales

y un producto de cercanía.

La diferencia entre un dátil fresco y un dátil seco

es que dura entre dos y tres semanas en el frigorífico.

Tiene una textura de fruta, es como si comiéramos una fruta.

Tiene menos azúcares y más agua. Y es otra cosa totalmente distinta.

Muy buenos días, Aitor, desde casa,

¿qué te parece esa opción, la de los dátiles

y las frutas desecadas para estos días?

Bueno, la verdad es que es una alternativa perfecta

porque estos días, además, estoy recordando mucho

que cuando vayamos a hacer la compra,

deberíamos hacer un poco una compra mixta,

es decir, en la que haya alimentos perecederos

y no perecederos.

No podemos ir y comprar todo fruta fresca,

porque, a lo mejor, se nos echa a perder,

y más con estos grandes volúmenes de compra y entonces,

introducir fruta congelada o fruta desecada,

puede ser una genial alternativa para tener fruta en la despensa

y que de esa manera, pues mira, poco a poco puedes recurrir a ella,

muy buena idea.

Se dice, eso sí, que esa fruta desecada,

los dátiles, por ejemplo,

suelen ser muy energéticos, con muchas calorías.

Sí, bueno, es algo completamente cierto.

Esto también se dice mucho con los frutos secos.

Al fin y al cabo, la fruta desecada y la fruta deshidratada también,

y los frutos secos, pues tienen eso en común,

que como se han deshidratado,

se concentran y tienen más cantidad de todos los nutrientes

y por lo tanto, más valor energético.

Pero que tengan muchas calorías no quiere decir

que sean poco saludables,

entonces, son como pildoritas con mucha energía,

pero eso sí, también sanas.

Energéticos y saciantes,

¿son una buena opción para consumir entre horas?

Claro, sí, son saciantes,

por un lado, por esa cantidad de energía

y luego, porque son alimentos

que también incluyen una cantidad de fibra importante.

Sí que vienen muy bien entre horas porque además,

van a conseguir desplazar a otros alimentos

que sean menos a saludables, ¿no?

Tú estás por allí paseando, cuando acabe el confinamiento,

y en lugar de recurrir a una pieza de bollería

o a un dulce, o unas galletas,

imagínate, te tomas unas frutas desecadas,

que siempre puedes llevar contigo misma

en el bolso, en la mochila

y entonces, son como, de alguna manera,

te protegen entre horas de otros alimentos

que sean menos sanos. Así que, genial alternativa entre horas,

muy saciantes.

Oye, ¿y son ricos en minerales como calcio, hierro o magnesio?

Pues sí, fíjate,

y mira que, a veces, no destacamos mucho

los minerales de la fruta, salvo el potasio,

que quizás es más conocido,

pero cuando concentramos todos esos nutrientes en la fruta,

nos encontramos algunas frutas desecadas

superinteresantes en calcio, otras superinteresantes en hierro,

como, por ejemplo, también los higos,

entonces, no perdamos la perspectiva

porque con unas cuatro o cinco piezas de fruta desecada

podemos estar aumentando mucho el contenido mineral

y ayudar mucho a cumplir nuestros requerimientos de calcio

y de hierro en nuestras dietas, así que, fantásticos,

muy nutritivos en ese aspecto. Oye, Aitor,

ya hemos visto con el doctor que no existe un alimento milagroso

para que suban nuestros defensas,

¿pero qué me dices de estos frutos secos

y de estas frutas desecadas?

¿Pueden ayudarnos a fortalecer de alguna manera

nuestro sistema inmunitario? Pues sí,

ojalá existieran alimentos milagrosos,

estaríamos prescribiéndolos en este momento,

cuando hablamos de inmunidad y alimentación,

lo que es fundamental es estar en un estado nutricional saludable,

y esto, por lo general,

quiere decir que no estemos en sobrepeso y obesidad.

Y en este sentido, los frutos secos nos van a ayudar,

junto con las frutas desecadas, a estar en un normopeso,

porque son saciantes,

por esa fibra, por esos ácidos grasos saludables,

por esa energía que también es sana.

Y no hay que olvidar que vienen cargados de nutrientes

que ayudan al normal funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.

Entonces, sí, sería uno de estos alimentos a potenciar

dentro de este confinamiento, sin ninguna duda.

Los dátiles, por ejemplo,

ya sabes que Marta, nuestra nutri-cocinera,

muchas veces nos los recomienda

para sustituir el azúcar en sus dietas de repostería,

son una buena opción también para eso, ¿no?

Claro, es una buena alternativa

porque quedan muy bien en recetas de repostería,

estás azucarando, estas endulzan la receta,

sin recurrir al azúcar blanco.

Obviamente, al resultado final de la receta

le vas a incorporar más cantidad de azúcar

que el que tiene el dátil, por ejemplo,

pero también lo estas acompañando de otros nutrientes de calidad

como son minerales o esta fibra.

Entonces, siempre que veamos recetas,

hay muchas que toleran esta sustitución,

pero no olvidemos que finalmente,

se nos sigue quedando una receta muy hipercalórica y muy densa.

Entonces, aunque la repostería esté hecha con dátiles,

recordamos que tenemos que tomarla en pociones pequeñas

y de vez en cuando, lógicamente.

En ese sentido, Aitor,

tú a veces hablas del efecto canela,

cuéntanos en qué consiste. Sí, pues mira,

el efecto canela es como una cosa extraña

que nos pasa a las personas

cuando nos hablan muy bien de un producto,

yo bauticé este efecto un poco con la canela,

y nos puede pasar con los frutos secos

y nos puede pasar también con la fruta desecada.

Ese efecto consiste en lo siguiente, y es,

aquí en "Saber vivir", por ejemplo,

te contamos lo sana que es la canela,

que ayuda a bajar el azúcar,

que mejora la respuesta de insulina...

Todo eso es fantástico, ¿y qué hace la gente?

Si no se ve el programa entero

o no nos sigue con mucha regularidad,

y escucha las recetas que sean saludables,

y a lo mejor dice: "Mira, qué saludable es la canela,

me la voy a echar en mi arroz con leche o en las natillas"

Entonces, no podemos,

por un único elemento que sea saludable,

seguir una pauta que sea malísima.

Oye, ¿y ese efecto canela podemos encontrarlo también

con las verduras, por ejemplo? Sí, claro que sí,

tú imagínate que a lo mejor tienes la percepción

de únicamente tomarte un tomate cherry

o un poquito de guarnición de verdura de guisantes,

o una rodaja de tomate en una hamburguesa

y dices: "Ya estoy tomando verduras".

Y te está engañando,

y muy probablemente también con las preparaciones.

Esa sensación de:

"Me voy a hacer berenjena rebozada,

me voy a hacer calabacín en tempura".

Y no te das cuenta de que, al final,

estás tomando una gran cantidad de rebozado y de producto frito.

Entonces, hay que atender también

al modo de preparación de los alimentos.

Hay que consumir verdura, ya lo decimos en "Saber vivir",

y de manera saludable también. Por eso, ahora,

vamos a abrir una ventana por la que nos va a entrar un aire,

que viene de un huerto de calabacines.

Un huerto ecológico.

(Música)

Bienvenidos a la huerta murciana.

Soy el propietario de esta explotación de calabacines.

En invernadero se suele plantar en esta zona

tras octubre y noviembre para empezar a recolectar,

sobre todo, en los meses de invierno.

Este calabacín está para recolectar.

Es un tamaño que serán 250-300 gramos, que es el idóneo.

Y este se nos ha pasado un día y ya pesa sobre unos 400.

Si lo ves como por dentro, está tierno, no está hueco.

Esta exactamente igual que si partes este.

Lo que pasa es que cada uno tiene su idea

del tamaño que quiere comer

y hay mercados que quieren calabacines de 250 gramos

porque quizás piensen que de 400 no está igual,

pero no es cierto, está igual.

Esta finca está en transición ecológica,

llevamos ya dos años, tienes que pasar una transición

que nosotros todavía no vendemos el producto como ecológico,

pero lo criamos como ecológico.

Esa caja amarilla son abejorros, no sé si se verá, aquí ahora mismo,

¿lo ves? Ha salido, no sé si ha visto, había un abejorro.

Esta planta echa flores masculinas y femeninas

y los abejorros se dedican a polinizarlas.

El pulgón es uno de los grandes problemas que tenemos,

entonces, se planta un "banker" de cebada

y echamos un tipo de pulgón

que solo afecta a la cebada, no le afecta al cultivo,

y después de echar eso, echamos el depredador,

que se llama "fidius" y nos controla el pulgón de la plantación.

Para cada plaga que tenemos,

tenemos un tipo de insecto natural que la controla.

Entonces, esta es la agricultura que estamos haciendo

en los últimos 10-12 años, que yo creo que es bastante buena.

Aitor, yo estoy segura de que si ahora nos dejaras

abrir tu nevera, la encontraríamos llenita de calabacines.

Sí, bueno, de todo tipo de verduras.

Mira, si me dices de calabacín,

te podría decir que tengo calabacín fresco,

lo tengo aquí en el frutero,

porque, además, es una hortaliza que aguanta muy bien

fuera del frigo.

Tengo dentro del frigo también, algunos que ya son de hace días,

y también tengo calabacín en el congelador,

en forma de crema y también, a veces, en forma de helados.

Porque no hay que olvidar que la fruta congelada

también mantiene todas sus propiedades

y por lo tanto, fíjate,

distintas formas de tener siempre accesible verdura en casa.

Tú lo has dicho, estas hortalizas de temporada,

como los calabacines, las estamos utilizando estos días

para hacer muchas cremas. Sí, claro que sí,

además, cuando hablamos de hortalizas de temporada,

siempre hay que tener en cuenta que estamos potenciando, no solo,

obviamente, una producción de cercanía,

porque para que algo sea de temporada,

obviamente, tienes que traer, lo tienes que traer de cerca.

Y lo bueno es que es una hortaliza que pasa más tiempo en la planta,

y eso permite que desarrolle más aromas,

más sabor y también más sustancias que son protectoras,

más citoquímicos para nuestro cuerpo.

Y, por supuesto, has nombrado la crema,

la crema es una genial alternativa para variar,

como todos los días tenemos que tomar dos veces verdura,

pues para variar la modalidad

en la que la presentamos a nuestra familia

Claro. Estos días, pasando tantas horas en casa,

no podemos hablar de falta de tiempo

para meternos en cocina, lo que pasa es que, a veces,

la pereza gana la batalla y nos lanzamos al supermercado

cuando podemos a comprar esas cremas

o purés que ya vienen envasados.

Claro, ya la excusa no es la pereza

ni la falta de tiempo,

pero, a lo mejor, puede ser que alguna familia diga:

"Pero no tengo capacidad

en el frutero para comprar tanta fruta fresca

o en el frigorífico...". Puede ser.

Y ahí es cierto que, a lo mejor, tener un par de estas cremas

en la despensa, te puede dar mucha variedad.

Y ojo, cada vez estamos encontrando mejores formulaciones

en las cremas de hortalizas.

¿Qué es lo que le diría la gente?

Que no se deje llevar por esos reclamos

que únicamente te digan: "De calabaza,

de hortalizas o de frutos de la huerta.

O crema mediterránea". Hay que mirar los ingredientes.

Y comprar, al fin y al cabo, una crema que esté hecha

como si tú la hubieras preparado en casa,

que lleve agua, que lleve hortalizas,

a lo mejor, un poco de patata, pero un poco nada más.

Es una crema de verduras, no un puré de patatas, ¿de acuerdo?

Y por supuesto, ingredientes que sean sanos,

aceite de oliva, sal, alguna especia y poco más.

Así que, verduras sí, ya lo decimos en "Saber vivir",

pero consumidas de manera saludable,

que es la base de nuestra dieta mediterránea.

Fíjate, Aitor, en esta noticia,

lo que dicen los científicos de Estados Unidos,

la dieta mediterránea ayuda incluso a prevenir

el deterioro mental. Claro,

porque una dieta mediterránea, de alguna manera, está basada

en esta gran cantidad abundante de frutas, verduras y hortalizas.

No nos podemos dejar llevar únicamente

por el reclamo mediterráneo en pizzas,

en patatas fritas, en productos preparados, no,

la dieta mediterránea es esa frescura

dentro de las verduras.

Y por supuesto, claro que previene

dentro de estas enfermedades neurodegenerativas,

porque en las verduras encontramos compuestos bioactivos

que mejoran nuestra circulación,

la sangre también que nos llega a nuestro cerebro

y obviamente, pues la demencia va a estar prevenida

con un buen consumo de verduras.

Pues muchísimas gracias, Aitor Sánchez,

dietista y nutricionista de "Saber vivir",

por abrirnos también las puertas de tu casa

y por esos consejos que tan bien nos vienen a los mayores,

pero también a los pequeños.

Todos tenemos que comer bien y hacerlo en familia,

mucha atención a lo que dice esta pediatra, Lucía galán.

Bueno, ahora no tenemos excusa

para no dar bien de comer a nuestros hijos.

Tenemos que intentar siempre respetar

las proporciones del plato de Harvard, ¿y qué es?

Aquí tenéis una adaptación del nutriplato.

Que es la mitad de lo que comen nuestros hijos, fruta y, o verdura,

una cuarta parte proteína, carne, pescado, huevo o legumbres.

Y otra cuarta parte, hidratos de carbono.

Patata, pan, pasta, arroz...

Esta fuente de cereales, si es integral, mejor.

El pan integral, la pasta integral, ¿desde cuándo?

Desde los seis meses y, ¿hasta cuándo?

Hasta los 100 años o más.

Como fuente de grasa saludable,

el aceite de oliva virgen extra y el aguacate, por ejemplo,

y para beber, siempre agua.

Muchos padres en la consulta me preguntáis

que no sabéis cómo darle la fruta a vuestros hijos,

os voy a contar el truco del almendruco.

Desde que mis hijos eran bien pequeñitos,

les cortaba la fruta a trocitos, al desayuno, a la comida, a la cena.

Así, pinchitos, palillos, a pinchar.

Con esta tontería, mis hijos comían fruta a todas horas.

Buenísimo.

Muy buenos días, Marta,

tú siempre nos dices que para comer en familia,

hay que cocinar también en familia.

Y qué mejor excusa, Miri,

que la cuarentena, que estamos todos en casa

y es un momento perfecto para meter las manos en la masa en familia

haciendo repostería saludable y rica.

Uy, la masa, yo creo que igual quizá por eso

nos está costando tanto estos días

en los supermercados encontrar harina.

Está siendo caótico, pero no pasa nada,

porque en "Saber vivir" os enseñamos

un montón de alternativas. Lo primero,

vamos a utilizar bien la harina,

vamos a intentar comprar harina integral.

Tiene mucha fibra, va a hacer que nos sintamos más saciados,

así que no comeremos tantos dulces, y además,

va a hacer que el azúcar se absorba mucho más lentamente.

¿Qué pasa? Que si no encontramos harina de trigo

no es el fin del mundo, hay otros cereales,

tengo por aquí, por ejemplo, harina de espelta,

también hay harina de avena, cebada, centeno...

Son harinas que nos valen también para bizcochos y para magdalenas.

Es importante que sepamos para qué queremos nuestra harina,

porque si queremos hacer bizcochos que leven,

como es la masa de bollería, como es una pizza, como es un pan,

necesitamos harina con gluten.

Ahí utilizamos también otra levadura distinta,

que es la levadura fresca o seca de panadería,

que va a levar la masa en frío.

Es verdad que estos días,

cuandos nos lanzamos a comprar levadura

nos cuesta un poco diferenciar entre para qué sirve

la levadura seca y la levadura fresca.

Eso es, Miri, porque no encontramos nada,

vemos el primer bote que pone "levadura" y lo cogemos.

Y en casa decimos: "¿Dios mío, ¿qué le estoy echando a la masa?".

No pasa nada, hay dos tipos de levadura,

la fresca que puede estar pensada o deshidratada,

y la levadura química.

La fresca son microorganismos vivos,

son levaduras de verdad que te van a comer

el azúcar de las masas,

van a liberar gases como consecuencia de su digestión

y se va a levar la masa fuera del horno.

Y la levadura química, como la que tengo por aquí,

o polvo de hornear, son unos polvos blancos

que estamos muy acostumbrados a verlos,

y leva la masa con el calor, con la temperatura.

Bueno, ¿y qué pasa si no encontramos levadura fresca

ni levadura seca de ningún tipo?

En "Saber vivir" damos soluciones para todo.

Mira, tengo por aquí bicarbonato sódico.

La levadura, realmente, lleva bicarbonato sódico y un ácido.

Vamos a preparar nuestra levadura casera.

Vamos a mezclar bicarbonato con un ácido,

que puede ser el zumo de una lima o limón,

o puede ser vinagre,

y no va a tener ningún sabor en la masa.

Bueno, pues vamos de la teoría a la práctica,

a cocinar en la cocina de nuestra nutri-cocinera

y damos opciones desde el desayuno hasta la cena.

Qué ilusión me hace presentaros la cocina de mi casa,

aquí es donde preparo todos los patos de "Saber vivir"

y cómo no, "Saber vivir en casa", vamos a cocinarlos aquí.

Os he preparado una idea desayuno, de comida y de cena

para que no nos falte la creatividad en la cuarentena

y podamos hacer recetas fáciles y ricas.

Os enseño mi desayuno,

os propongo unas tostadas integrales

con tomates cherry,

el tomate directamente así, sin rayar,

nos va a aportar muchos más nutrientes

y nos va a dar mucho sabor. Vamos a terminarlo con albahaca

y un huevo poché que os voy a enseñar ahora

cómo se hace, mirad. Necesitamos papel de film,

echamos un chorrito de aceite de oliva

para que no se pegue e incorporamos nuestro huevo.

Y ahora, llega la parte más importante de todas,

tenemos que cerrarlo muy bien.

Lo vamos girando para que coja la forma de flor

y terminamos con un nudo normal y corriente,

como el de un globo. Lo ponemos en agua en ebullición

durante cuatro minutos.

Lo ponemos encima de la tostada.

Y terminamos con unas hojitas de albahaca.

De esta forma no tenemos que utilizar sal.

Ya tenemos un aromático muy potente.

Ya tenemos un desayuno rico, saludable

y para alegrarnos la cuarentena. Y vamos con la comida,

vamos a hacer un plato a base de arroz y pollo,

pero vamos a darle un poco de vidilla.

Para comer pollo de forma distinta, vamos a hacer un curry.

¿Cómo? Vamos a pochar muy bien

pimiento rojo con jengibre, en vez de ajo,

porque es más aromático, más crítico.

Vamos a añadir leche de coco

que es lo que va a dar ese toque un poco más oriental.

Y vamos a terminarlo con curry.

Reservamos nuestro curry

y nos vamos con el otro protagonista de la receta,

que es el pollo.

Lo que vamos a hacer para que nos quede jugoso

es marinarlo.

Con un chorrito de zumo de lima y con un poquito de ajo en polvo.

Cuando ponemos un ácido al pollo, hacemos que sus fibras se rompan

y así no tengamos que cocinarlo tanto

y nos quede más jugoso. No se nos pasa.

Truco para que no salga el agua de dentro del pollo,

sellar muy bien las paredes de las pechuguitas, ¿cómo?

Poniendo el fuego muy fuerte.

Y emplatamos sobre nuestro arroz integral

que ya tenemos cocido.

Decoramos con cebolla morada y lima.

Y vamos con la cena,

vamos a preparar una receta buenísima

y es un salmón en papillote,

podéis adaptarlo al pescado que mejor os venga.

Básicamente, vamos a cortar unas verduritas

para acompañar al salmón, en mi caso,

pimiento de color amarillo, rojo y verde.

Vamos a añadir también un poquito de eneldo por encima,

para aportar un sabor potente sin tener que utilizar tanta sal.

Y vamos a cerrar con papel de horno.

También podéis hacerlo con un estuche de silicona.

Y vamos a hornear a 180 grados durante 15 minutos.

Ay, ya está.

Bueno, no sabéis cómo huele,

tenéis que hacerlo en casa para que lo sepáis.

Y mirad cómo nos han quedado

todas nuestras propuestas de comidas del día.

Podemos hacer una tostada y darle un toque original

con un huevo poché.

Dar un toque original a un alimento básico

como es el arroz y el pollo, con un poquito de curry

y un chorrito de lima.

O hacer un pescado lleno de sabor con un papillote.

Y cómo no, tu especia favorita, la mía, el eneldo.

Espero que os hayan gustado todas estas propuestas de comida

para que veáis que saber vivir en casa es fácil.

Pues ya tenéis ideas para comer, para desayunar,

para cenar bien en casa, porque si nos alimentamos bien,

no tienen por qué entrarnos ganas de picotear entre horas.

A veces pasa, igualmente, Marta, hay que decirlo todo.

Eso es, y de nada nos sirve comer bien,

cenar bien, hacer una dieta saludable,

si luego, entre horas, vamos a comer mal.

Así que tenemos que ser inteligentes

y comer alimentos saludables y saciantes.

Pues vamos a pensar qué hacer antes de que nos ocurra,

¿qué pasa si esas ganas de picotear nos entran al mediodía?

Pues nada, hay que adelantarse al gusanillo

y tener siempre algo sano preparado como lo que tengo por aquí.

Que es un hummus, además,

yo también le he echado zanahoria para darle más sabor

y lo acompañamos con unos pepinillos encurtidos

porque ya hemos aprendido en "Saber vivir"

que los encurtidos, con el vinagre, nos llenan de saciedad.

Vale, ¿y qué pasa si ese ataque de hambre

nos da a media tarde?

Que yo creo que ahí sí tenemos mucho peligro.

Porque es cuando más apetecen las cosas dulces, ¿verdad?

No pasa nada,

vamos a aprovechar las frutas que están llenas de sabor

y de azúcar natural. Como por ejemplo, el mango.

Mira, a ver si esto puede traspasar la pantalla,

mira qué mousse de mango saludable tengo por aquí, por favor,

supersencilla de hacer,

simplemente tenemos que triturar un mango,

lo mezclamos con queso crema, con yogurt, con queso mascarpone...

Lo llevamos al fuego con un poco de gelatina

y ya está, lo tenemos.

Bueno, pues déjame que recuerde

que todos estos consejos que estamos dando

en "Saber vivir en casa" y los que vendrán,

podéis volver a verlos en la web de Radiotelevisión Española

y también en nuestras redes sociales.

Twitter e Instagram,

asomaos a esa ventana que os va a gustar.

Por favor, que además,

"Saber vivir" los hacemos entre todos,

así que os leemos, vemos muchos comentarios

y fijaos en nuestras recetas.

Muchísimas gracias, Marta Verona,

nutricionista y cocinera de este programa "Saber vivir",

estamos con todos vosotros, los profesionales sanitarios,

también con los productores de alimentos

y, por supuesto, con cocineros y con cocineras.

Por eso nos sumamos a esta campaña

de los mejores chefs de nuestro país.

Cada día abren sus puertas en España 79.000 restaurantes,

daremos la cara para que volvamos todos.

Daremos la cara,

transmitiremos con ilusión y mucho garrote.

Daremos la cara y seguiremos demostrando

que el talento no tiene género.

Daremos la cara y con más fundamento que nunca.

Volveremos a dar la cara

y volveremos a viajar por la excelencia.

Daremos la cara, saldremos adelante.

Saldremos adelante, claro que sí,

y lo vamos a hacer cuidándonos para cuidar a los demás,

eres la primera persona que debe cuidarse,

así que, cuídate, piensa en ti.

Muy buenos días, Silvia,

en este domingo que estamos viviendo todos en casa.

Buenos días, además, es domingo,

así que hay que mantener intacta esa ilusión de los domingos,

porque sabemos que la ilusión en estos momentos

es imprescindible

para que nos ayude a llevar el confinamiento lo mejor posible.

¿Pero cómo conseguimos esa ilusión

en estas circunstancias tan extraordinarias?

Esta es la pregunta del millón,

porque realmente, ahora más que nunca,

es necesario tener una muy buena fortaleza psicológica,

¿por qué? Porque sabemos que el cuerpo y la mente

van unidos, y cuanto mejor estemos y más fuertes estemos mentalmente,

mejor y más fácil va a ser llevar toda esta situación.

Yo sé que tú, como doctora en psicología,

nos vas a ayudar mucho hoy, por ejemplo,

habrá quien esté viviendo esta situación con miedo,

¿qué les podemos decir?

Pues lo primero de todo, saber que es normal tener miedo.

¿Por qué? Porque el miedo es una emoción,

es una emoción primaria,

todos hemos tenido miedo alguna vez,

incluso en esta situación. La situación es peligrosa, es más,

Miriam, tener un poquito de miedo es bueno, ¿por qué?

Porque nos ayuda a ser mucho más precavidos

y a seguir todos los consejos

que nos está dando la Organización Mundial de la Salud

y a no bajar la guardia, por ejemplo, con la higiene.

¿Cuándo empieza a ser un problema?

Cuando ya no tenemos ese poquito de miedo que nos ayuda,

sino cuando el miedo nos invade.

Empieza un poco a invadir nuestros sueños,

estamos todo el rato con pensamientos, dándole vueltas.

Cuidado, ahí es un problema.

Y tenemos que pararnos muy bien y pensar:

"¿Qué es lo que depende de mí?".

Porque voy a poner el foco en las cosas que yo puedo hacer,

en las que están en mi área de acción.

Las que no están en mi área de acción,

tendré que aprender a apartarlas. A dejarlas fuera.

Si hace falta,

controla la cantidad de tiempo que consumes viendo noticias,

porque es importante estar informados,

pero no sobreinformados,

y meter otro tipo de actividades que puedan ser relajantes

o proporcionarnos entre todos momentos también agradables.

Podemos tener miedo,

pero también pueden surgir momentos de tensión,

sobre todo porque pasamos muchas horas encerrados

en un mismo espacio, quizás con las mismas personas.

Claro, hay mucha convivencia familiar,

puede haber momentos divertidos y también momentos muy tensos.

¿Qué es lo que podríamos aconsejar? Lo primero de todo,

vamos a pararnos y vamos a hablar

y vamos a expresar muy bien

y a hacer unas reglas del juego, de qué es lo que cada uno necesita

para estar bien en este confinamiento.

Y vamos a poner unas normas de convivencia muy básicas,

que a lo mejor tienen que ser respeto,

vamos a tratarnos todos con respeto.

Vamos también a generar un buen clima de confianza,

donde podamos expresar las emociones.

Porque esto va a ser fundamental.

Sobre todo, en el caso que tengamos niños,

necesitamos que expresen cómo se están sintiendo,

y para eso hay que generar esas situaciones,

los primeros que lo tenemos que verbalizar

somos nosotros y también tenemos que expresar

las cosas de forma asertiva,

es decir, estamos diciendo: "Ten en cuenta tus emociones,

pero también tienes que tener en cuenta las de los demás".

¿Aquí qué nos puede ayudar, Miriam?

A lo mejor mensajes del tipo yo,

es decir, cuando yo empiezo diciendo:

"Yo me he sentido un poco triste o un poco decepcionada

cuando tú me dijiste que me ibas a ayudar con esto

y luego no lo has hecho".

De esa forma, ¿qué estamos haciendo?

Pongo el foco en mí, en cómo yo me he sentido

porque si yo empiezo: "Es que tú me dijiste

y no lo has hecho...". Pues ya...

No vamos a generar este buen clima de confianza.

Bueno, ¿qué les decimos a las personas

que viven esta situación solas,

que se sienten todavía un poco más aisladas?

Bueno, en estas situaciones,

puede ser un momento especialmente bueno, ¿para qué?

Para perder ese miedo a vivir en soledad

y también para aprender a conocernos a nosotros mismos,

se trata de perder un poco el miedo

a hacer un análisis hacia nuestro interior,

¿cómo me siento? Y sobre todo, ¿cómo me cuido?

Es fundamental aquí practicar el autocuidado y eso sería pensar:

"¿Qué es lo que yo necesito para estar bien?".

¿Qué necesito? Porque a lo mejor,

en un momento, lo que necesito

es hacer una videollamada con mis amigos

y proponer planes para cuando todo eso termine.

O a lo mejor, en otro momento, lo que necesito es una ducha,

un baño relajante,

escuchar muy bien cuáles son nuestras necesidades,

perder el miedo a estar solo

y mucho cuidado con el mensaje que nos lanzamos.

Porque en ocasiones, decimos: "Es que estoy solo, estoy solo".

Y eso nuestro cerebro lo vive como: "No tienes a nadie".

Y no es cierto, vives solo, no convives con otras personas,

pero hay mucha gente que te quiere,

que está deseando verte y correr a darte un abrazo

en cuanto todo esto termine.

Solos o en compañía,

son ya muchos días sin salir de casa,

cada vez tenemos más ganas de salir a la calle,

eso puede generarnos también un poco de ansiedad.

Es otra emoción que nos va a ocurrir

a lo largo de estos días,

es normal tener un poquito de ansiedad.

Por eso, lo primero que tenemos que hacer de nuevo,

es reconocerlo. Cuando somos capaces de reconocer

las emociones,

estamos dando el primer paso para poderlas manejar.

Es muy importante ventilar las emociones,

ser capaces de decir cómo me siento.

Y esto se lo podemos decir a la persona con la que vivamos,

pero tampoco hace falta hablarlo con los demás,

una técnica que nos puede venir fenomenal

es hacer un diario emocional,

donde vayamos escribiendo cómo nos sentimos,

por qué nos sentimos así,

nos va a ayudar a conocernos mucho mejor,

a conocer más sobre nuestras emociones.

Las emociones son información, nos dicen qué nos pasa,

y también tenemos que tener mucho cuidado

cuando tenemos ansiedad

con cuál es la forma en la que nos estamos hablando,

porque en ocasiones,

lo que nos pasa es que nos ponemos en el peor escenario posible,

mucho cuidado cuando empezamos a hablar en condicional.

Cuando empezamos en términos de: "Y si, y si pasa esto,

y si pasa esto otro...". Y ya estoy generando mucha ansiedad

y es el momento de empezar a cortar y decir:

"No, mejor me centro en otra cosa o hago una actividad relajante".

¿Y qué me dices de esos ejercicios de relajación

que están cada vez más de moda, sobre todo ahora?

Pues que es el momento ideal para poderlos llevar a cabo.

Podemos elegir, pues cada uno, el que mejor le venga.

Que ya sabes hacer yoga, yoga,

que sabes hacer respiración diafragmática,

respiración diafragmática,

que lo que quieres es simplemente, me paro,

cierro los ojos, conecto conmigo mismo

y me traslado a una imagen mental relajante,

pues a esa playa maravillosa que me gusta, esa montaña...

Cada uno tiene un lugar único

donde se siente especialmente a gusto.

Cierra los ojos y trasládate ahí.

Pues muchísimas gracias, Silvia, doctora en psicología,

siguiendo tus consejos vamos a cuidar nuestro cuerpo,

también nuestra mente, así que ahora, desde casa,

entramos a una clase de yoga y meditación

que nos va a venir muy bien a todos.

(Música)

Saber vivir es saber parar, parar para respirar,

parar para observar cómo está tu pensamiento,

parar para sentir tus emociones, para sentir tu cuerpo,

para tomarte un té, para mirar por la ventana.

El estrés se ha vuelto nuestro mejor amigo.

Vivimos con él en todas las situaciones

y lo hemos dado como algo normal y no lo es.

Para realizar los ejercicios que nos pueden ayudar

a nuestro día a día,

podemos hacer una práctica que voy a guiar

y te sientas en cualquier lugar que sea cómodo para ti.

Puedes hacerlo en un sofá, puedes hacerlo en la silla,

te puedes sentar en el suelo.

Lo más importante es siempre mantener una espalda larga

y el cuerpo despejado para poder respirar óptimamente.

Vamos a realizar una torsión de columna

porque cuando pasamos mucho tiempo sentados,

lo que más se nos comprime es la zona lumbar,

la despejamos, precisamente, movilizando, haciendo giros.

Cuando tenemos una dolencia, tensión en algún sitio,

eso hace que estemos menos concentrados,

que estemos peor de humor, más irritables,

y puede ser tan sencillo como empezar a estirar

y a movilizar un poquito,

que también te cambia la forma de sentirte en ese momento.

Nuestras rutinas no están orientadas a algo estético

o a una pérdida de peso, estamos hablando de salud,

de educación postural, de prevenir lesiones.

Los beneficios de estirar y movilizar

es rejuvenecer el cuerpo,

mantener en forma nuestras articulaciones

y no dejar que el entumecimiento y el sedentarismo nos pase factura.

Lo más interesante, además, es que no te roba tiempo.

Las excusas que nos ponemos habitualmente

aquí no valen

porque con solo 5, 10, 15 minutos,

el impacto positivo es inmenso a todos los niveles.

Por último, vamos a soltar tensión en el cuello y de esta manera,

tenemos como una rutina integral,

donde trabajamos tren inferior y tren superior.

Pon en la agenda tu momento de bienestar,

tu pausa activa, porque si haces eso,

te la vas a tomar mucho más en serio,

no la relegues a algo que sucede al final del día.

Que sea tan importante como una reunión.

Y de nuevo, mirada al frente, para sentir cómo estás ahora,

puedes hacer algún movimiento suave dehombros.

Tomar una respiración profunda.

Exhalas. Y listo para el trabajo otra vez.

Está claro que para el cuerpo y para la mente

el ejercicio es la mejor medicina,

la más natural, así que os animamos a que practiquéis ejercicio,

ya sea solos o en compañía, como por ejemplo,

la de esta perrita que, atención, hace pesas, flexiones,

estiramientos y todo acompañada de su dueña.

Así que con esta maravillosa pareja que nos da toda una lección de vida

y de humanidad os dejamos, desde casa, en "Saber vivir",

hasta la semana que viene, cuidaos mucho.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 26/04/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 26/04/20

26 abr 2020

En este primer programa de Saber Vivir en casa aclaramos algunas dudas, mitos y bulos que pueda haber todavía sobre el coronavirus. Aprendemos la relación entre nuestra alimentación y nuestras defensas, y por qué es importante no caer en el llamado “efecto canela”. Nuestra nutricocinera nos trae propuestas sabrosas y saludables de desayuno, comida y cena, y aprendemos cómo debemos cuidar nuestra piel y cómo podemos mantener nuestra fortaleza mental durante el confinamiento.

ver más sobre " Saber vivir - 26/04/20 " ver menos sobre " Saber vivir - 26/04/20 "
Programas completos (416)
Clips

Los últimos 3.287 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos