Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5829203
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 28/03/21 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Bienvenidos a "Saber vivir". ¿Qué tal habéis desayunado?

Para empezar el día, muchos prefieren el dulce.

Por eso analizamos las galletas, que endulzan el paladar,

pero no sacian el apetito.

Y a la hora de comer, gustan las pizzas

y otras comidas precocinadas.

Son lo más cómodo, lo más sabroso, pero no siempre lo más saludable.

En este domingo, que es más cortito y con la hora cambiada,

aprenderemos a elaborar platos muy nutritivos y en poco tiempo.

Como se acerca la Semana Santa,

apostamos por las torrijas, sí, pero en su versión "Saber vivir",

las torrijas de Marta.

Una buena alimentación es vital contra el coronavirus

y hoy os daremos las claves para que vuestras defensas

funcionen bien y para llenarnos de energía sin suplementos.

Y como el tiempo pasa hoy más rápido que nunca,

piensa bien lo que vas a comer y, luego, merendar.

Y nos ayuda a aprenderlo

una gran experta en nutrición, Elisa Escorihuela.

Porque "Saber vivir" también es saber merendar.

(Música)

Chicos, ¿cómo ha ido el día? (AMBOS) Muy bien.

¿Sí? ¿Qué tenemos para esta tarde? ¿Mucho deber?

Poco. -Yo sí tengo trabajos.

¿Sí? No exámenes, ¿no?

Mamá, ¿podríamos comprar cruasanes? Bueno, chicos, yo he pensado

que vamos a tomar algo mucho más saludable,

que también tengo hambre. Pero algo sano, eh.

Vale. ¡Venga, va!

Cuando hablamos de las horas

de las meriendas para los niños, siempre

debemos pensar que salen con hambre del cole,

por lo tanto, hay que procurar que sea

en los minutos a posteriori que salgan de clase.

¿Tú qué decías, Vicente? Dulce.

Ana... Salado.

Lo ideal a la hora de elegir la merienda

es pactar con el niño si prefiere dulce o salado,

el tipo de extraescolar que haga,

y, por supuesto, introducirlos en la cocina.

¿Qué podríamos hacer con los champiñones?

Os voy a dar una propuesta.

¿Qué os parecen unas "champizzas"?

Como una especie de pizza, pero con el champiñón.

Lo primero es quitar el pedúnculo del champiñón.

Nos quedaría poner un poco de queso, un poco de jamón.

Ya le ponemos la albahaca. ¡Y listo! Al horno.

¡Vamos allá! ¡Una, dos y tres!

¿Podemos hacer ya el batido? Venga, vamos a hacer el batido.

(Música)

Yo creo, chicos, que esto ya está.

Vamos a ver. ¡Mirad qué buena pinta tiene!

Era lo que yo quería. Claro. Al final, se trata

un poco de "vamos a comer mucho mejor"...

Y sano. ¡Exacto!

Hay veces que tendemos a pensar que por haber tomado

fruta de postre, no se debe consumir fruta en la merienda.

Se puede. Es una opción muy rápida,

muy saludable y un gran recurso en cada momento.

Nos queda la tostada de aguacate. Sabes que mamá siempre te dice

que lo mejor es consumir siempre pan integral.

¿Y lo podríamos añadir fresas, así tiene más sabor?

Me parece una idea súper guay.

"Siempre hay que variar. Los niños, al final, se aburren,

como los mayores. Cuanto más colores,

cuanta más variedad de alimentación, mejor."

Bueno, tengo una sorpresa para ti.

¿Te acuerdas cómo se hacía el "mug cake"?

Vamos a hacer un bizcocho así súper rápido y sencillo.

Trabajo en equipo. ¡Así me gusta!

Yo creo que ha llegado ya la hora de merendar.

¿Habéis visto en qué poco tiempo se puede hacer

una merienda súper buena,

sin necesidad de tomar chuches ni bollería?

Vamos a ver qué tal...

Las comidas principales son muy importantes.

Pero la merienda no la debes descuidar,

porque en ella se pueden colar alimentos malsanos.

Planifica tus meriendas y haz que su alimentación

sea mucho más variada y saludable.

(Música)

¿Cuál es el alimento protagonista, el favorito a la hora de merendar

y, también, en el desayuno? La bollería, Ileana.

Hola, Miriam. Buenos días. Efectivamente.

Fíjate que la merienda tipo de una familia con niños

es bollería industrial, un lácteo y un zumo envasado.

Es decir, grasas saturadas y azúcares.

Y si nos fijamos en el desayuno, una vez más aparece

la bollería industrial, en este caso, probablemente,

en forma de galletas, en forma de cereales, y cacao.

Si, encima, ese cacao tiene azúcar añadido,

pues, añadimos a la dieta diaria más azúcar

y, probablemente, sobrepasemos lo que es recomendable

de ingesta de azúcar al día.

Con lo cual, mucho ojito con esas meriendas y desayunos.

Hoy nos vamos a fijar en las galletas,

porque gustan a los chavales, a los adultos, a los mayores,

y consumimos bastantes. Fíjate, 100 gramos de galletas,

que son más de cinco kilos al cabo del año.

Pues fíjate, una cantidad impresionante.

Hay una gran gama de galletas para todos los gustos.

En un análisis comparativo hecho en OCU,

poniendo la lupa, hemos visto que tiene bastante azúcar.

18 gramos por cada 100 gramos de azúcar, las normalitas.

Si le añadimos chocolate o demás, pueden llegar hasta 36 gramos.

Y una peculiaridad, una curiosidad es

que a veces compramos galletas sin azúcar

porque creemos que engordan menos.

Y sí, tienen menos azúcar, pero las calorías...

Lo que baja de calorías es muy poco. Oscilan...

Tiene 20 calorías menos por cada 100 gramos.

Con lo cual, menos calorías,

pues no nos debemos fiar porque no es así.

Y si queremos comprar galletas, ¿en qué más nos fijaremos?

Pues la harina debería ser integral 100%.

Hemos comentado en otros programas que no hay regulación que aplique

a los productos cereales, salvo el pan.

Con lo cual, lo más integral que pueda ser en el etiquetado.

Y, luego, también, en la grasa, que sea una grasa de calidad.

Puede ser vegetal alto oleico.

Y, luego, sobre todo, ni azúcar, ni sal añadida.

¿Y qué me dices, Ileana, de este tipo de galletas,

las digestivas, en inglés "digestive"?

Pues que tienen un reclamo publicitario;

que llaman mucho la atención; que podemos creer

que nos va a hacer vientre plano, más saludable,

vamos a hacer mejor la digestión.

Pero nada, es publicidad, únicamente, engañosa a veces.

Y lo que sí es poco digestivo, es para nuestro bolsillo,

porque de media cuestan un 70% más

que una galleta normal de toda la vida.

Y si nos dejamos llevar por esos reclamos,

supuestamente, saludables,

también, optamos por los cereales.

Aquí tenemos los clásicos, los de maíz.

Si queremos desayuno o merienda de cereales,

lo mejor es optar por los clásicos.

Que sean integrales, a ser posible, que no lleven azúcar añadido,

que no lleven sal añadida.

Es decir, tenemos una gama amplia en los supermercados.

No nos dejemos engañar o guiar por envases muy bonitos,

muy coloridos, con muchos aderezos.

Mejor estos, simples y más saludables.

Unos cereales que acompañamos de leche,

y una leche que a veces acompañamos de cacao,

cacao como ese de ahí.

Efectivamente. Cacao que puede ser...

También puede llevar apellido: instantáneo, soluble...

Lo que hay que mirar es el porcentaje de cacao.

El instantáneo, por ejemplo, tiene un 25% de cacao.

El soluble, entre un 20% y un 70%.

Lo importante es eso, verificar qué porcentaje tiene,

mirar el etiquetado, que, como siempre decimos,

es el DNI del producto, y saber qué compramos

Si nos gusta, entonces, el cacao para desayunar,

¿con cuál nos quedamos?

Pues mucho mejor y más saludable el cacao 100% puro.

Es un poco más caro, pero la salud lo va a agradecer.

Para el desayuno o para cualquier otra comida del día,

el gusto está en la variedad.

Y para variedad, la del mundo de las harinas.

A ver cuántas descubro en compañía de Aitor Sánchez.

Tomad buena nota.

(Música)

Ha sido llegar a tu tienda y darme cuenta de que harinas

es mucho más que trigo,

y también es mucho más que pan o bizcochos.

¿Cuántos tipos tenéis? Aquí tenemos, aproximadamente,

unos 30 tipos distintos de harina.

De cereales, harinas de legumbre, de pseudocereales

y de frutos secos. (LEE) Harina de algarroba.

Parece cacao. Es harina de una legumbre.

El algarrobo es una legumbre.

Tiene como unas vainas, son muy grandes.

Y esa legumbre es harina.

Es harina de garbanzo, de garbanzo andaluz.

Es muy típica en la cocina andaluza para hacer pescadito frito.

¿Qué tal, Miriam? Te veo indecisa.

Me ves con dudas, ¿verdad? Ajá.

Muchas. Por ejemplo... Harina de garbanzo.

Veo ahí el garbanzo. ¿Será lo mismo?

Pues sí. Por eso utilizamos muchas veces, nutricionalmente,

la harina de garbanzo para reforzar platos.

De toda esta colección,

la legumbre es el alimento más completo.

Si añades harina de legumbre, añades fibra y proteína,

no solo hidratos de carbono del resto de harinas.

¿Ocurre lo mismo con la de almendras o la de quinoa?

¿Siempre se mantienen las propiedades nutricionales?

Eso es. Es 100% el alimento triturado.

Has nombrado la almendra y habría que observan bien

las harinas de frutos secos cómo las almacenamos.

Es importante que como estos productos tienen

un poco más de grasa,

eso pasa con la almendra o con la castaña,

que estén muy bien conservadas,

en un lugar seco, con poca humedad,

porque esa grasa se puede enranciar.

Intentamos que el bote sea pequeño y así no entra mucho aire.

¿Para qué utilizarías la harina de castaña?

Se ha utilizado en muchos pueblos,

cuando había excedente de castañas, para conservarla.

Y luego, con eso espesaban platos y para repostería.

Era una forma que ya hacían nuestros abuelos y abuelas,

de hacer repostería sin gluten.

(Música)

Fíjate que cuando pensamos en la pasta,

nos vamos al trigo, directamente.

Pero hay algunas pastas que se pueden hacer sin gluten.

¿Con harinas? Sí, sí.

Aquí, de garbanzos, y aquí, de lenteja roja.

No tiene gluten de manera natural.

¿Qué otros cereales sin gluten encontramos en forma de harina?

Por ejemplo, está el de avena. La avena, si está certificada

sin gluten, la podemos utilizar para gachas.

La de arroz, que es muy útil cuando estamos

en una dieta blanda, cuando estamos mal del estómago,

porque sirve para hacer caldo de arroz

y espesar un poco. Viene bien para esos primeros días.

Tampoco tiene gluten la harina de maíz.

Correcto. Es un cereal exento de gluten

y que se utiliza para diversos usos.

Por ejemplo, para las arepas, típicas en Venezuela.

Y la harina de maíz queda bien en algunos rebozados,

algunas tempuras, que mezclan distintas harinas,

entre ellas, la de maíz. Muy interesante.

De la harina viene de la masa y de las manos en la masa salen

platos tan sabrosos como la pizza.

Y en el súper nos lo ponen facilísimo,

lista para comer y calentar.

Pues sí, Miriam. Hay de todos los tipos, sabores, colores.

Las hay precocinadas, congeladas, refrigeradas.

Pero eso sí, tienen mucha sal, bastante grasa,

y, sobre todo, las congeladas tienen muchos aditivos.

¿Qué es lo mejor? Compramos la base,

añadimos los ingredientes que nos gusten.

O mucho mejor, si tenemos tiempo, hacemos nosotros mismos la masa

y añadimos todo lo que queramos.

Seguimos con el mundo de los precocinados,

para hablar de los rebozados. Hay uno que a los niños

les gusta mucho, los sanjacobos, los libritos de jamón y queso.

Sí. Bueno, jamón no tiene mucho.

No tiene más del 50% del producto total.

Y, además, es un jamón no de muy buena calidad,

porque es fiambre de jamón,

con lo cual, tiene grasa, también.

Y queso, aproximadamente, un 2%, con lo cual, tampoco mucho.

Lo que tiene es rebozado, todo lo demás es rebozado.

Es la harina, grasa, aceite otra vez,

que no es de buena calidad, y aditivos.

No es bueno abusar ni niños, ni mayores de esos productos.

¿Ocurre lo mismo con los "nuggets" de pollo o el pescado?

Ocurre lo mismo. Ese tipo de producto,

"nuggets" de pollo o de pescado, solo tiene un 35% del producto.

El resto, una vez más, rebozado, sal en exceso,

grasas saturadas y aditivos.

Otro producto precocinado que mucha gente compra,

porque nos lo ponen muy fácil, con la tortilla de patata

lista para calentar.

Sí. Y hay que mirar, como en todos los productos,

los ingredientes. Aparte de fijarnos

en las patatas, los huevos y la cebolla

que tiene que llevar, con o sin cebolla,

hay que mirar que, seguramente, va a tener,

también, exceso de sal y algún aditivo

que puede ser no conveniente o que no viene a cuento

que lo añadan en la lista, como el benzoato sódico.

¿Y si vemos que lleva la etiqueta de "casera" o "artesana"?

A ver, este tipo de producto de casero y artesano tiene poco.

Puede ser la receta original,

pero son productos ultraprocesados, fabricados en una industria,

y, por tanto, el origen puede ser

casero, el que hacíamos casa, pero no lo son.

Casero y natural es lo que hacemos y elaboramos en casa, no hay más.

Muchísimas gracias, Ileana.

Para casero y natural, un buen plato de hortalizas.

Y una de las estrellas en esta primavera

es el "brocolini". Vamos a conocerlo.

(Música)

Gustavo, cómo está la huerta ahora en primavera, con ese calorcillo.

(GUSTAVO) Pues mira, estamos con las primeras plantaciones,

por ejemplo, con las habas, que es todo esto.

Estamos con las cebolletas, estamos con la remolacha.

Estamos, también, con pepino, calabacín.

-Está cogiendo velocidad la tierra. -Eso es.

-Y este es el "bimi" o "brocolini". -Eso es.

-¿De dónde viene esta planta? -Esta planta viene de Japón

y es una mezcla de brócoli y de la col china.

Y esto es una crucífera.

Mira, como ves, ahora mismo esta planta está en floración,

pero eso también le da un sabor especial.

-Diferente. -Diferente.

Cuando está como un tallo así, estilo a esto,

como si fuera un espárrago,

pues esto, sencillamente, lo partiríamos...

Y esto ya, directamente, estaría para hacerlo.

Esta finca es ecológica. Con lo cual, un valor añadido,

que, al ser ecológica, es todo de estas plantas.

Tienes la seguridad de no encontrarte ningún químico.

Todos los procesos que se han hecho,

son totalmente naturales.

Es un alimento rico en vitamina D, vitamina C, es antiinflamatorio.

Tiene mucho hierro y mucho calcio,

con lo cual, es un alimento muy bueno.

-Es una maravilla. -Es una maravilla.

Bueno, Gustavo, yo creo que estamos recogiendo

una buena cesta para cocinar.

Con esto se hace una buena comida.

Por cierto, este color morado tan bonito,

le ocurre algo, ¿verdad?, cuando llega a la cocina.

(GUSTAVO) Sí. Este color morado, en cuanto llega a la cocina,

se convierte en un verde brillante, precioso.

Blanca, ¿es verdad que el "brocolini"

se puede comer así, al natural como está ahora?

Bueno, la verdad es que está mucho más rico cocinado.

Yo te voy a dar dos recetas

para cocinarlo. -Estupendo, muy bien. Pues venga.

Esto es sencillísimo. Se trata de cocer el "brocolini"

en agua hirviendo con sal.

Lo vamos a dejar cinco minutitos, o, quizás, algo menos.

Luego, se escurre.

Un chorreoncito de aceite de oliva,

un poquito de sal y limón.

Y otra manera de hacer "brocolini" es...

Se pone aceite en la sartén, se fríe un poco de ajo,

le añadimos un poquito de pimentón,

un poquito de vinagre. Y luego, lo echamos por encima

y queda delicioso.

Y recuerda que esto se puede tomar como entrante o para acompañar

cualquier plato de carne o pescado. ¡Está buenísimo!

(Música)

"Potencia tus defensas", es el último libro escrito

por los doctores Escribano padre e hijo.

Hoy nos visita el padre, el doctor Antonio Escribano,

para enseñarnos cómo ayudar a nuestro sistema defensivo.

Buenos días, doctor. Buenos días. Encantado.

Para empezar, una comparación que me gusta mucho de ese libro,

es que nos dice que nuestro sistema inmunitario

es como un paraguas.

Así como el paraguas nos protege de la lluvia,

el sistema inmunitario nos protege de infecciones como el coronavirus.

Claro que sí. Nosotros tenemos un paraguas

inmunitario, digamos, que hay que mantenerlo activo.

No se puede pensar

en tener un paraguas cuando ya están cayendo las primeras gotas

y pienso que hay que comprarlo.

No. Hay que tenerlo en casa listo y dispuesto a usarlo.

Bueno, pues ese es el sistema inmunitario.

Por eso hay que tener esa prevención de:

"Voy a poner esto en forma por lo que pueda pasar".

Claro. Nosotros queremos tener nuestras defensas en forma.

Y para eso, lo que decís en el libro es

que no hay que consumir en exceso ningún alimento

en concreto, ni suplementos vitamínicos.

Sino nutrirnos, nutrientes.

Es lo que llamáis la "inmunonutrición".

"Inmunonutrición". Hay una cosa que me gusta decir.

Las vitaminas minerales se comen, no se toman.

Si no hay más remedio, se toman. Pero si se comen, mejor.

Hay muchos alimentos que contienen todo un despliegue de sustancias,

que son el preparador físico, el entrenador,

el entrenador de porteros del sistema inmunitario.

De manera que, en global, nos mantienen en forma

a todo el equipo.

Vamos a ver cuál es el equipo, precisamente, de alimentos

que pondríamos en esa alineación,

los alimentos necesarios para tener

nuestro sistema inmunitario a punto.

Necesitamos proteínas.

Fundamental, proteínas animales y vegetales.

Se ha puesto de moda quitar de en medio las proteínas animales.

La gente quita la carne, los huevos...

Ahí hay unas proteínas con aminoácidos esenciales,

que son fundamentales.

Las grasas, ácidos omega 3, como esos pescados

que tenemos aquí tan saludables, ¿no?

Necesitamos, también, huevos,

que tienen algunos de los aminoácidos:

arginina, lecitina, etcétera, que nos vienen bien.

Frutas, frutas frescas que tienen vitamina C.

Alimentos que tienen vitamina A.

Frutos secos, que tienen vitamina D.

Es decir, una especie de joyerío de la alimentación,

que es esencial y, directamente, activa y entrena

el sistema inmunitario.

Si comemos así, nuestro sistema defensivo

estará dispuesto a que cuando venga el enemigo,

ir a por él.

Yo digo siempre que hay que evitar que los virus como este malo

que tenemos ahora, en términos futbolísticos,

lleguen al área.

Hay que tener una buena defensa y un buen portero.

Ese es el sistema inmunológico.

Esto me da que pensar en esas abuelas y abuelos

que siempre nos han dicho, cuando estamos malos:

"Come, que te pondrás bueno".

Parece que tenían algo de razón. Totalmente.

Comer bien, estar bien alimentado, comer de todo

en poca cantidad, pero muy variado, es fundamental.

Las abuelas lo decían porque tenían la intuición

de que la desnutrición provocaba debilidad.

Y la gente débil enfermaba más rápidamente.

Y las consecuencias de la enfermedad eran más tardías

en evolucionar bien, ¿no?

Por eso nos recomendaban:

"Niño, come, que te vas a poner malo".

"Come, que te vas a poner malo". Todos lo hemos oído.

Toda la razón del mundo.

Es un clásico para muchos, y es una pena, también,

que dejen ahora las grasas de lado en su dieta.

Pero las grasas también las necesitamos.

Por supuesto. Están relacionadas

con la vitamina D. Claro. Necesitamos un 25%,

un 30% de grasas en nuestra dieta, grasas buenas,

grasas insaturadas y algunas saturadas, también.

Además, hay alimentos que tienen grasa,

y en esa grasa están las vitaminas liposolubles:

A, D, E y K,

que son cuatro galácticos de las vitaminas.

Necesitamos, fundamentalmente, la D para el sistema inmunitario.

Es uno de los tratamientos del COVID.

La gente que entra con la vitamina D baja

en un hospital tiene peor pronóstico

que si la tuvieran alta. ¿Dónde está la vitamina D?

Por ejemplo, en la leche entera, está en el pescado azul,

está en el queso, está en los huevos,

en el aguacate. Son muchos alimentos

que la gente deja de tomar.

Todo eso es fundamental para que las defensas

estén dispuestas a comerse al virus, o a la bacteria,

o a lo que entre en el organismo.

Muchísimas gracias, doctor, por todos esos consejos.

Médico de familia y familia de médicos, ¿no?

¿Cuántos hijos tiene?

Tengo cuatro hijos, dos son médicos.

Mi mujer es médico, la mujer de mi hijo Antonio

es médico; mi padre era médico.

Tenemos un elenco de médicos. Una reunión familia es

una especie de congreso, de mini congreso médico.

Lo dicho, gracias, doctor.

Con el doctor Escribano padre hemos aprendido qué hacer

para que las defensas funcionen bien.

¿Qué debemos evitar? Nos lo cuenta el doctor Escribano hijo.

Atentos a los tres enemigos de nuestras defensas.

El primero: el alcohol; el segundo: el tabaco;

y el tercero: la falta de descanso o la falta de sueño.

Sobre el consumo de alcohol, lo tenemos claro.

Desde el siglo XIX, los médicos empezaron a observar

que los pacientes que consumían grandes cantidades de alcohol,

tenían más procesos infecciosos que los que no lo consumían.

El tabaco disminuye la capacidad,

la funcionalidad de los macrófagos que se encuentran,

directamente, en los alveolos pulmonares.

Y esto conlleva a que se produzcan mayores procesos infecciosos,

mayor probabilidad de sufrir

un proceso infeccioso a nivel pulmonar,

como son las neumonías o las bronquitis.

Si no establecemos unas horas suficientes de sueño,

todo el engranaje del sistema inmunológico

no va a funcionar completamente bien.

Hay que cuidarse para no debilitar las defensas

y eso empieza comiendo bien,

que la falta de tiempo no es ninguna excusa,

ni siquiera en un domingo como este.

Así que mucha atención al plato súper nutritivo de Marta,

que hoy cocina en un tiempo récord.

Y de postre, las torrijas más saludables

que os podáis imaginar. Pero antes nos vamos

a la consulta, que llega la Semana Santa

y la salud no tiene vacaciones.

Nos lo recuerda un gran médico de familia,

el doctor Salvador Casado.

A estas alturas, usted sabe perfectamente

lo que se puede hacer.

Le pido que, sobre todo, use el sentido común.

Si hay que hacer un desplazamiento o viajar,

recuerde que usted y su familia forman una burbuja.

Hay que tener mucha precaución al interactuar con otros.

Si nos encontramos con conocidos, pues intentar,

si es posible, hacerlo al aire libre

y siempre el número mínimo.

A la hora de usar mascarilla, ya saben,

para que sirva, debe estar bien colocada,

porque si no, es inútil.

Y si pueden, utilicen las de más calidad, las FFP2

en las interacciones más sensibles o de mayor riesgo.

Yo creo que se puede pasar bien, se puede descansar,

se pueden tener buenas vacaciones, pero con prudencia

y haciendo las cosas bien. Puede disfrutar,

pero, por favor, no baje la guardia.

Qué cerca está ya la Semana Santa, que este año no sé

si llamarla "semana coronasanta", porque el coronavirus

estará siempre por medio, doctor Fabiani.

Y, precisamente, porque va a estar por medio,

tenemos que tenerlo muy presente.

Ojalá sea la última Semana Santa que tengamos que vivir así.

Pero esta, de momento, toca mantener

las medidas y la precaución.

Que este coronavirus nos ha demostrado

que puede hacernos bastante la Pascua, eh.

Así que toca no relajar las medidas.

Momento test, doctor Fabiani. Y si ya me he vacunado, ¿qué?

Pues tenemos que mantener las mismas medidas.

Ojalá muy pronto tengamos buenas noticias,

que parece ser que sí,

y podamos decir otra cosa.

Pero, de momento, toca mantener las mismas medidas.

¿Y si convivo con personas que ya se han vacunado

o que han pasado el coronavirus y, por tanto, ya están inmunizadas?

En primer lugar, es una formidable noticia,

que varios de tus convivientes

haya superado bien la infección,

y que otros de ellos, además, estén vacunados.

Pero, de la misma forma, si nos reunimos con personas

que no conviven con nosotros, tenemos que hacerlo con seguridad,

y esto es utilizando la mascarilla y eligiendo,

siempre que sea posible, hacerlo al aire libre.

Qué ganas teníamos, además, de salir al aire libre,

que ya estamos en primavera. Pero más de uno se va a apasionar

y salir a relacionarse y, en Semana Santa, más todavía.

Pues no deberíamos relacionarnos tanto.

Vamos, no deberíamos hacerlo,

si no es con las debidas precauciones.

Me hablabas de "apasionarse".

¿Sabes dónde tienes que poner toda la pasión?

Tienes que ponerla en cuidar de ti y cuidar de los tuyos.

Y esto lleva a que lo hagamos siempre, insisto,

con las debidas precauciones, esa relación con los demás.

Tenemos que recordar que siempre que nos veamos

con personas que no conviven con nosotros,

si no utilizamos la mascarilla, si no es al aire libre,

tenemos que sacar la señal de peligro.

No queremos que el peligro nos acompañe,

y, menos aún, en unas fechas tan especiales.

Además, está bien avisarlo a tiempo,

en un día clave como el de hoy, Domingo de Ramos,

antes de que pase todo.

Un día clave en el que hay una tradición,

que es la de estrenar algo nuevo.

Te propongo que, aunque esta Semana Santa

sea un poco especial, mantengamos esa tradición,

la tradición de estrenar algo nuevo.

Pero te propongo que estrenes algo muy especial.

Mira, que estrenes, por qué no, una mascarilla.

Pero, bueno, no solo hoy, eh. Cada vez que veas

que la que tienes no está en buen estado

o que ha superado las horas máximas de uso.

Y que estrenes, por qué no, unas zapatillas de deporte,

pero que las estrenes bien, eh,

poniéndotelas, poniéndote en marcha y saliendo a utilizarlas

corriendo al aire libre, en plena naturaleza.

Tú sabes, además, que las zapatillas de deporte

son mis mejores amigas, especialmente, al empezar el día,

con el solecito para recargar bien

las pilas, las energías, y mucha vitamina D.

Y es una formidable idea aprovechar lo mucho de bueno

que tiene darnos el sol, ¿verdad?

Pero tenemos que recordar que ya no estamos

con el sol del invierno, ya es el sol de primavera,

ya empieza a pegar. No es mala idea proteger

nuestros ojos utilizando unas gafas de sol.

Y proteger, también, nuestra piel poniéndolos el protector solar,

como muchas veces hemos recomendado.

Tenemos que protegernos. No vayamos a pensar

que el sol de verano es el único que quema.

No, no. Esas tampoco me faltan, doctor Fabiani,

que el ejercicio no está reñido con las gafas de sol.

Lo importante es

mover el cuerpo, y hoy vamos a recubrir

uno muy singular: el "ballet fit".

Para todos y para todas las edades. ¡Adelante, Helen!

(Música)

El ballet creo que es la disciplina que tenemos

más encasillada. "Solo de niñas", "esas puntas

y esos tutús". Pero estoy segura que es una manera más

de mantenerse en forma, de tener un cuerpo bien "fit".

¿O no? Vamos a verlo.

(Música)

¡Pero, Helen...! ¿Qué haces?

Preparada para la clase de ballet contigo.

¡No, no, te equivocas! Esto es "ballet fit"

y no te hacen falta las zapatillas de punta.

¿Ah, no? -No, para nada.

A mí siempre me han dicho que el cuerpo de bailarina,

poder trabajar una musculatura bien definida y todo,

requiere ahí sangre y sangre en los pies.

(RÍE) -Sacrificio y dolor, ¿no?

No. Bienvenida a "ballet fit". Es una actividad basada

en ejercicios de ballet llevados a un lado más "fitness".

Voy a ir quitándome las puntas.

Siempre hablamos en "Saber vivir":

"Oye, que el baile va súper bien para un montón de cosas".

Pero, también, eso, ¿no? Para trabajar la musculatura

y sea cual sea tus condiciones.

(GLORIA) La técnica es el único camino que nos lleva

a la verdadera salud. El controlar tu cuerpo,

el tener ese cuerpo bien colocado, esa higiene corporal,

el trabajar la musculatura de una manera alargada y profunda.

Desde el minuto uno, estamos trabajando todo.

El cuerpo entiende de movimiento y hay que trabajarlo

a un completo, en un todo.

(Música)

¡Hola, chicas! -¡Paula!

Soy atleta y hago 400 metros valla.

¿Te apetecería probar algunos ejercicios?

Pues seguro, seguro.

Necesitamos que te quites tus zapatillas de "running",

porque en tu modalidad y para el resto de atletas

y corredores, el trabajo del bajo del pie, la flexibilidad

de sus deditos, es súper importante.

Inhalo dentro, exhalo fuera.

¡Sigue! Venga, estoy súper bueno para ti.

Empuja, suelta todo el aire.

Vamos a poner dos manos en la barra.

Y tranquila y sin miedo.

Trabajamos con muchos "runners", con "crossfiteros",

con triatletas... La única manera de poder acercarlo

a todo el mundo y entrar en salas de gimnasio

y que cualquier persona lo pudiera practicar,

pues era cogiendo los ejercicios básicos,

los más saludables del ballet.

Vas a conseguir que tu cuerpo lo vayas a controlar más.

Vamos a hacer un ejercicio específico para ti,

que eres vallista.

Así que vamos a empezar a alargar ese cuerpo,

a empujar desde tus piernas.

¡Vámonos! Inhala, crece espalda

y exhala, rodillita empuja. ¡Uno! ¡Venga, vamos!

Exhala. ¡Dos!

(Música)

¡Muy bien! -¡Olé!

Oye, muchísimas gracias. -Pues nada...

¿Lo has visto bien o no? -Todo genial.

Mañana, agujetas seguro.

Y nada, pues, la próxima quedada,

la hacemos en mi pista de atletismo,

a ver qué tal se os dan las vallas.

Ejercicio para llenarnos de vitalidad,

que falta nos hará a partir de hoy, doctor Fabiani,

que ya hemos cambiado la hora, y con el desajuste

y la primavera, para que ya andamos más apagados.

Y como cada primavera, conviene recordar

que la astenia primaveral ni es una enfermedad,

ni es un trastorno,

ni debe preocuparnos. Es algo tan simple

como que a algunos de nosotros

le cuesta más trabajo adaptarse a los cambios:

a este cambio de temperatura, al cambio horario,

al cambio del número de horas de sol.

Para hacer frente a esto, no necesitamos

ningún remedio milagroso.

Lo que necesitamos es cumplir una serie de rutinas saludables;

mantener una rutina de sueño, asegurando descansar

el número suficientes de horas;

una buena rutina de ejercicio físico;

y una rutina de alimentación,

comiendo de manera saludable y evitando cenas muy abundantes.

La cena mejor escasa, que ayuda a descansar mejor por la noche.

Vale. ¿Y qué te parece ayudar al organismo, también,

con algo natural como la jalea real,

alimento de la abeja reina.

De la jalea real se dicen auténticas maravillas.

Yo no tengo ni idea de si las abejas tienen

o no tienen astenia primaveral, Miriam.

Lo que sí sé, es que hemos dicho muchas veces

que hay que huir de estos superalimentos

y de estos remedios milagrosos.

Mira, las personas no necesitamos revitalizarnos,

porque no estamos desvitalizados,

ni tampoco necesitamos reconstituyentes,

porque no estamos destruidos.

Lo malo de tender a estos superalimentos,

a la jalea real, es que nos puede hacer desenfocarnos

y huir de lo realmente importante,

que es cuidar la alimentación, hacer ejercicio físico

y evitar el consumo de tóxicos. Eso sí que es importante.

¿Y qué hacemos si un día nos notamos un poco bajitos?

Porque cuando estás bajo, lo primero que te dan

es un café bien dulce o un refresco con cafeína,

para subirte el ánimo y la tensión.

El ánimo y la tensión. A ver, el ánimo ya te digo

que no se sube a golpe de cafeína o de azúcares.

Si me hablas de la tensión, es verdad

que en un café o un refresco de cola,

dos de los ingredientes ayudan a subir la tensión.

Uno es que tiene agua y otro es que tiene cafeína.

Pero el azúcar, bueno... sobra un poco.

Si tienes unos días de tensión más baja,

basta con que te rehidrates abundantemente con agua fresca.

Si la tensión se baja más de la cuenta

y te llegas a sentir mareado, recordad, tumbarnos, mantener

un ambiente fresco e irnos incorporando poco a poco.

De tumbados, a sentados, y, después, incorporarnos del todo.

Me apuntabas lo del ánimo. ¿Sabes algo que sí

que ha demostrado que mejora el ánimo y que mejora la vitalidad?

Hacer ejercicio físico. Así que... ¡Vamos!

A estrenar esas zapatillas, disfrutando de la primavera.

Muchísimas gracias, doctor Fabiani. Para hacer deporte y comer,

mirad qué destino saludable hemos elegido.

Se llama Navalcarnero y es famoso por su olla del segador

y por su equipo de fútbol femenino,

unas grandes campeonas.

(Música)

(Música)

He conseguido varios campeonatos de liga, de Copa de España.

Seis campeonatos mundiales con Brasil.

Liga, Copa, Supercopa, Intercontinental...

El Europeo con la Selección Española.

El Europeo con la Selección Española.

Querer mejorar cada día es lo que nos hace estar

en la cima por tanto tiempo.

Esa ambición que tenemos

dentro de los entrenamientos se ve reflejada en los partidos.

-¿Cuál crees que es la clave de su éxito?

-Se conocen mucho, muchas llevan muchos años jugando juntas.

Es un equipo con experiencia que trabaja mucho.

Aprendo con ellas día a día.

-¿En qué aspectos hay que hacer hincapié

para que rindan mejor y para evitar lesiones?

-En el trabajo de fuerza, el descanso

y una buena alimentación.

No se trata solo de educarlas cuando estamos aquí,

sino, también, fuera para que se sepan cuidar.

Son aspectos muy importantes para que cualquier jugadora

o jugador consiga sus sueños.

Tenemos que ser referentes en cuanto a una vida saludable,

para ser el reflejo, no solo de niñas, sino de la población.

Navalcarnero es espectacular. Cualquier persona

que venga a conocer el pueblo, puede enamorar de la ciudad.

Estamos en la plaza de Segovia y es una de las cosas

que más me ha llamado la atención, ese nombre.

Navalcarnero se funda por parte de la ciudad de Segovia.

En el escudo del municipio aparece el acueducto.

También los tenemos en la torre mudéjar de la iglesia.

En 1627, se compra el carácter de villazgo a la Corona

y se independiza de Segovia.

-La decoración es muy heterogénea.

-Nos ha merecido nuestro primer premio Europa Nostra.

Y todos recordamos esos pequeños pueblecitos europeos,

esas casas de colores.

-Cuando me has dicho que pasaríamos

por la Puerta del Sol, no me esperaba esto.

-No es como en Madrid, ni nos tomamos las uvas aquí.

Pero sí que es un lugar principal, porque es el punto

donde confluyen los cuatro caminos principales

que aparecen simbolizados en la bandera.

El símbolo del sol está en las esquinas de las casas.

Tenemos el reloj de sol también en la plaza,

al lado de la escultura de Felipe IV,

que nos recuerda ese acontecimiento,

su boda con su segunda esposa, Mariana de Austria.

-También, esa insignia de Navalcarnero,

el trampantojo y la ruta de los trampantojos.

Es una pintura que finge la realidad.

Alberto Pirrongelli ha dejado un gran legado de su obra,

de su técnica de pintura mural y trampantojo,

y nos habla a través de sus pinturas.

Y quiere que nos fijemos en ellas.

Buenos días, Jesús. -Buenos días, Esteban.

Me han dicho que aquí tienes unas cuevas del siglo XVII.

Sí, señor. Todo esto es una casa antigua de labranza.

Mira, Esteban, toda una ciudad subterránea.

Todo el pueblo está minado de cuevas como esta.

¿Cómo se llama el plato que nos vas a preparar?

La olla del segador.

Cuando tenían que ir los labradores

al campo a segar, era una olla muy caliente,

que les daba una serie de nutrientes.

¿En qué se diferencia del cocido que todos conocemos?

El arroz y, lógicamente, nuestro garbanzo.

Un garbanzo que es muy lechoso y que no se pela.

Es un cocido que se le va quitando la grasa,

se le va quitando la grasa.

E, incluso, el chorizo y la morcilla se hacen aparte.

Se meten todos estos ingredientes: la falda, el morcillo...

Y ya, como media hora antes de servir la olla,

perfumar el caldo.

Echaremos la patata y, después, el arroz.

Hemos creado el tapón de arroz,

porque cuando la transportaban por el camino,

el caldo se salía. ¡Llega el momento de volcarlo!

¡Ahí está la olla!

(Música)

¡Qué gusto da viajar! En "Saber vivir", podemos hacerlo

sin salir de casa, en apenas tres minutos, Marta,

lo que dura un reportaje. Además, el tiempo es oro.

Y hoy más, que es el domingo más corto del año.

Vamos a hacer que, en vez de que tenga 23 horas,

parece que tenga 25. Me encanta que digas eso,

sobre todo, para esa gente que dice que no tiene tiempo nunca

de cocinar. Estos me los conozco yo.

Las personas "no ten". Da hasta pereza decirlo: "no ten".

¿"No ten"? ¿Esas qué personas son?

Las que van diciendo "no tengo tiempo",

"no tengo dinero", "no tengo ganas".

Lo que no tienen, es excusa, porque vamos a hacer

un plato rico, sabroso, facilísimo,

en menos de lo que canta un gallo.

Yo no sé cuánto tiempo tarda un cantar un gallo.

Nunca lo he cronometrado. Hazlo conmigo. Qui...

Quiri... qui. Qui.

Unos tres segunditos. Pero a ti sí que te voy a cronometrar.

¿Ah, sí? A ver cuánto tardas

en hacer esta receta. ¿Qué plato es?

Vamos a hacer una ensalada de alubias rojas

con "crudités" y un aliño agridulce buenísimo.

Un plato saciante y súper rápido. No me da miedo el cronómetro.

Ese cronómetro ya lo tenemos preparado.

Vamos con él. Tres, dos, uno... ¡Ya!

Empezamos con unas alubias rojas cocidas.

Las podemos comprar así, ya de bote.

Colamos el caldito y tenemos proteína de calidad.

Seguimos con verduritas, verduras en crudo,

llenas de antioxidantes. Un buen tomate picado...

Tenemos por aquí, también, pepino.

Hemos tardado en picar todo esto, nada, cinco minutos.

O menos. Menos.

Lo que cantan cinco gallos juntos.

Cebolla morada, para dar un montón de color.

¡Ay, qué rico te está quedando! ¿Has visto?

Es importante que comamos por la vista.

Vamos a añadir un poco de queso feta.

¡Hum! El queso que más nos guste.

Da un toque ácido que viene fenomenal. Así...

Encima, seguimos añadiendo proteína a nuestro plato.

Terminamos con perejil.

Nunca aliñamos con perejil las ensaladas.

Perfecto. A mí me encanta.

Vamos con el aliño agridulce.

Aquí tenemos mostaza, tenemos soja,

tenemos un poquito de sirope de agave,

y vamos a echar oro líquido.

Aceite de oliva virgen extra. Exacto.

Mezclamos bien. No sé cómo voy de tiempo,

pero llevaré poquito. Bueno, vas bien.

El cronómetro sigue avanzando, eso sí.

Mezclamos bien. Y aliñamos con este aderezo.

Y para terminar... Si es que me da tiempo

a recrearme y todo, eh. ¡Venga, venga!

Vamos a poner un poco de menta,

porque funciona muy bien en nuestras recetas.

¡Hala! Y paramos el cronómetro...

¡Ya! Un minuto, diecisiete segundos.

Me dirás. Quién no tiene un minuto,

diecisiete segundos en su día para hacer

un plato tan rico y saludable. Mira qué colorido. Todo el mundo.

Además, podemos hacer muchas más ideas

de comida rápida y saludable. Un revueltito, por ejemplo.

Podemos coger arroz que tenemos de estos cocidos,

ya vaporizados, y lo mezclamos con atún en lata, por ejemplo,

en aceite de oliva virgen extra o al natural.

Y lo más importante de todo es comerlo de forma tranquila,

para digerir mejor y para que nos sacie.

Mira qué color. Sí, Marta. Muy atenta a esto,

porque igual de saciante es nuestro siguiente plato,

que nos lleva por la cocina española a Xátiva,

en la costa valenciana, para descubrir un plato delicioso

de verdura con pescado: el "esgarraet".

(Música)

(Música)

¡Hola!

Busco un plato ligerito, para continuar mi excursión.

Estupendo. Tenemos un plato

que es ligerito, rapidito y... -Y típico de la zona.

-Típico de la zona.

Vamos a preparar un "esgarraet" o un "espencat",

de las dos maneras lo podemos decir. Se compone

de berenjena y pimiento rojo.

Pero estas berenjenas son distintas de lo habitual, ¿no?

Son rayadas. ¿Qué diferencia hay con las normales?

El sabor, las otras las notamos más picantonas, más duritas,

y estas son más blandas.

¿Y qué más vamos a necesitar? ¿Qué es esto?

-Es bacalao. -Ya se compra desmenuzado.

Bueno, vamos a empezar.

El primer paso: cogemos un pimiento rojo.

Cogemos la berenjena. Cogemos el aceite,

lo pintamos bastante para que quede todo más jugoso

a la hora de sacarlo del horno.

A lo mejor, para la Semana Santa es ideal.

Es ideal, porque, como no hay carne al hacer la Cuaresma, es perfecto.

Vamos, Álex, lo metemos en el horno.

¡Fantástico! ¿A qué temperatura y durante cuánto tiempo?

A 180 grados, 200 grados,

durante unos 40 minutos. Siempre hay que ir girándolo

poquito a poco. -Muy bien.

Depende de la dureza que tenga el pimiento y la berenjena,

pues puede tardar un poco más o un poco menos.

Pero el conjunto de la receta es fácil

y muy rápida. -Muy ligerita.

Bueno, y ahora llega un paso muy importante, ¿no?

Muy importante. Se tiene que pelar. -¿Y cómo hacemos?

Con mucha paciencia, le quitamos el corazoncito.

-Y para la gente, a lo mejor, un poco menos cocinillas,

¿igual, pueden recurrir al típico pimiento envasado?

-Sí, pero no sabe igual, evidentemente.

Se dice "esgarraet", porque lo tienes que desgarrar.

-Incluso, los niños pueden ayudar en casa y lo disfrutan, ¿no?

-A los niños esto les encanta.

Además, es un plato relajante.

Una cosita te digo, nuestro aceite de oliva

es de nuestras oliveras, de nuestro terreno.

No es un aceite cualquiera. -No lo es.

Cogemos las migas de bacalao.

Nosotros, en el plato típico de aquí, no lo ponemos

porque hay gente que no le gusta.

El bacalao es opcional. -Opcional.

Lo ideal es prepararlo todo

y dejarlo durante varias horas que macere.

Sobre todo, para que coja el sabor.

Le ponemos un poco de ajo.

-Que le da un toque, ¿no? -Le da un toque.

Oye, Desi, no me has hablado nada de este maravilloso castillo.

-Tenemos aquí atrás nuestro castillo de Játiva.

Se puede tomar de distintas maneras, ¿no?

Puede ser un entrante... -Hasta de pincho.

Pues nosotros le ponemos para acompañar la mojama,

que es como el jamón ibérico, pero en pescado.

Yo te lo voy a pedir que me lo pongas para llevar.

Claro que sí. Disfruta. -¡Muchas gracias!

¡Buen viaje! ¡Gracias!

(Música)

Verdura y bacalao

se toman en Semana Santa, como es tradición.

Y para tradición, la de las torrijas,

que viene de lejos. ¡Y de tan lejos!

Es más, antes se llamaba "torrejas" y no "torrijas".

Y no me mires con esa cara porque esto lo he investigado

en un villancico del siglo XV, que le cantaban a las madres,

como a la Virgen, que acaban de dar a luz.

Entonces, las obsequiaban con torrejas,

que era pan rebozado con huevo, y se endulzaba con miel y canela.

Y el villancico te lo he traído. A ver ese villancico.

Te lo voy a cantar, te lo voy a recitar.

Decía: "No piense que vamos, su madre graciosa,

sin que le ofrezcamos más alguna cosa.

En cantares nuevos gocen sus orejas,

miel, muchos huevos para hacer torrejas".

Me encanta el villancico de las torrijas.

Y tú que sabes tanto de torrijas, sabrás por qué se dice eso

cuando alguien ha bebido en exceso:

"Menuda torrija llevas". Parece que no se entera de nada.

Lo de "llevar una torrija"

o "llevar un melocotón", ya veremos qué es,

tiene que ver con algo más antiguo, de finales del siglo XIX,

principios del siglo XX. Porque las torrijas

no solo se acompañan con leche infusionada,

con almíbar. También se bañaban con vino.

Y algunas tabernas, incluso, se acompañaban las torrijas

con un vasito de vino.

Con la excusa de que te tomabas una torrija,

pues ya te pillabas "una torrija" con el vino.

Pero esas no son las torrijas que nos gustan en "Saber vivir",

ni las que llevan mucha azúcar,

que ya nos avisó el doctor Fabiani de que tuviéramos cuidado

esta Semana Santa con ellas.

Lo que vamos a hacer en "Saber vivir" es dar

una opción más saludable para que podamos tomar torrijas

de forma más sana, ¿vale? Muy bien.

Vamos a hacer cuatro cambios con respecto

a las torrijas normales. Venga.

En primer lugar, el pan, que sea integral.

Tenemos salvado, que ayuda a que el poco azúcar que tengan,

pase de forma dosificada a la sangre.

Y hará que nos sintamos saciados y que comamos menos torrijas.

En segundo lugar, la leche. Vamos a aromatizarla un montón,

a darle mucho sabor para no depender tanto del azúcar.

Y en vez de utilizar azúcar, vamos a endulzar

con un edulcorante calórico como la estevia.

En su defecto, podemos utilizar miel, pero poca cantidad,

que sabemos que es más dulce que el azúcar.

En tercer lugar, en vez de freírlas,

vamos a hacerlas a la plancha. Muy bien.

Como lo oyes. Con una buena sartén antiadherente,

un chorrito de aceite como cuando hacemos tortitas.

Y quedan así, con este aspecto.

Y en cuarto lugar, un buen acompañamiento.

Vamos a acompañarlas de fruta. Aquí tenemos unas frambuesas,

aquí tenemos plátano y aquí, pues, oye, unas fresitas

de temporada. ¡Qué ricas!

Y una duda, porque yo he visto estos días que venden

"pan especial para torrijas".

Ese pan no nos gusta, Miri. ¿Por qué?

Porque, a veces, tiene grasas saturadas

y suele tener azúcar añadido.

¿Por qué lo hacen? Para que se conserve mejor

y porque el azúcar tiene "carácter higroscópico".

Esto quiere decir que actúa como esponja de humedad.

Lo hacen aposta para que chupe toda esta leche.

No. Nosotros queremos pan integral

y si puede ser candeal, mejor, con alveolos,

con los ojos del pan, que ya lo hemos explicado

y lo tenemos en la web. Claro.

Me acuerdo mucho de ese pan bien fermentado.

Tenía buena pinta, muy rico. Sí.

Veo que te estás emocionando. ¿Cómo que no?

Además de que el pan sea de calidad, es estupendo

que sea integral, ojo con las cantidades,

no vamos a pasarnos, que tenemos que cuidarnos.

Es verdad que tenemos que comer bien, hacer ejercicio,

y más todavía los deportistas de alta competición,

como el piloto Fernando Alonso.

Vamos a conocer su historia, después del susto que sufrió

al ser atropellado cuando iba en bicicleta.

Pero antes iremos a practicar ejercicio, precisamente.

Vamos a hacer ejercicio como los animales.

¿Qué te parece? ¡Me encanta!

Cuando hago ejercicio, soy "la leona Marta Verona".

(RÍE) Pues muy atenta, leona.

Vamos a ver ese ejercicio más natural.

Vamos a movernos como un animal. Es el "animal flow".

(Música)

(Música)

Soy Sergi Thompson, instructor de "animal flow"

y entrenador personal.

El "animal flow" es un entrenamiento

con tu propio peso, basado en movimientos animales.

Los cuatro principales animales que se trabajan:

simio, bestia y cangrejo.

Y ahí bajaríamos a una posición donde la espalda estuviera recta

y yo me pudiera apoyar.

Desde aquí, apoyaría manos. Rotación, fuerte el abdomen

y me trasladaría de un lado... ¡Pam!

A otro.

Y esta posición sería la más habitual,

la mejor que podríamos tener.

Una apertura de caderas y apertura de pecho.

Cuando hiciéramos un perrito, una bestia,

en esta posición estaremos

en cuadrupedia. Los cuatro puntos de apoyo serán las manos.

Las rodillas un poco por dentro de la cadera.

Apoyaremos la punta de los pies

y separaremos las rodillas del suelo... dos deditos.

Moveremos dos articulaciones a la vez.

Mano derecha, pierna izquierda.

Mano izquierda, pierna derecha.

El cangrejo también es muy bueno para la movilidad,

fuerza del hombro, apertura del pecho.

Espalda recta, controlo el paso

para que sea el pie y la mano a la misma vez

que avanzo y que retrocedo.

"A partir de aquí, también se introducen

movimientos de otras actividades, como puede ser "parkour",

puede ser "capoeira", puede ser yoga."

Curvando todo, todo, todo, peso adelante...

Abriría pecho... y abrazo.

Cada vez que paremos los ejercicios,

estiraremos esas muñecas para ayudarlas a relajarse.

Que fluya. Moved bien las muñecas, articulaciones.

Notaréis que vamos a trabajar ahí mucho.

El cuerpo no funciona solo con un músculo.

La musculatura es completa. Son cadenas y funcionamos con eso.

Cuanto más activa es,

cuanta más conciencia tenemos, mejor.

"Animal flow" nos conecta con algo que estamos perdiendo,

el contacto con la tierra.

El volver a la cuadrupedia, a mí, personalmente,

me conecta con la niña que fui, que no necesitaba saber nada,

se movía por instinto.

Cogeremos esas posiciones más estáticas,

pasaremos a las transiciones,

y pasaremos a hacer un "flow". Arriba.

"Puedes ayudar con la movilidad, a coordinarse con la fuerza

para cualquier persona. Yo vengo del baloncesto.

Tenía muchas lesiones: rodillas, articulaciones...

De ahí, pues empiezo a llegar hacia el "animal flow"

y veo todos los beneficios que puede aportar,

tanto en tu sistema psicomotriz, en la agilidad, la movilidad...

Puedo empezar a volver a tener una buena capacidad de conocimiento

para mí, de mi cuerpo, de mis capacidades, mis lesiones,

y poderlas mover y volver a ganar esa fuerza interna,

esa agilidad que había perdido,

y poder notarme más yo, más humano,

más conectado conmigo mismo."

(Música)

Menudo susto nos ha dado Fernando Alonso en este 2021,

justo cuando se cumplen 20 años de su llegada a la fórmula 1.

Era un jueves, un día cualquiera.

Salió en bicicleta y llegó el accidente.

"El accidente se produjo en esta calle de Lugano, en Suiza.

Alonso iba en bici, cuando, en el carril contrario,

un coche giró súbitamente a la izquierda.

El asturiano pasaba justo en ese momento por delante

y chocó contra la parte derecha de ese vehículo."

Afortunadamente, Jesús, solo se quedó en un gran susto.

Así es, Miriam. En un susto gordo e inesperado,

como suele suceder en esos casos.

Fernando Alonso no pude esquivar un coche.

Dio con la cabeza en el suelo, se fracturó el maxilar superior,

perdió varios dientes.

El cirujano maxilofacial pudo hacer una buena labor,

le recompuso. Y Fernando Alonso lo que hizo

nada más salir del quirófano, prácticamente,

fue intentar recuperarse, rehabilitarse,

porque si algo le sobra, es fuerza de voluntad.

Fíjate lo que es el destino.

Él se juega la vida en su carrera, pilotando coches,

y el accidente le llega cuando va montado en una bicicleta.

Todo el que va en un coche, en un fórmula 1,

que va a 350 km/h, al final, puede terminar pasándole algo.

Fernando no solo ha sido buen piloto,

sino que ha tenido la fortuna de tener pocos accidentes.

De 320 grandes premios, tan solo ha tenido diez salidas

sin mucha repercusión. Alguna magulladura,

algún golpe en la espalda, pero nada más.

Un privilegiado en el estado físico Fernando Alonso.

Privilegiado porque el suyo es un deporte de alto riesgo.

Nos lo dices tú: "Para ganar, a veces, hay que llegar al límite".

Hay que llegar al límite, hay que acelerar más que los demás,

hay que correr más.

Pero Fernando en eso ha sido un privilegiado,

porque tengo aquí la estadística... A ver...

97 podios de carrera,

de esos 320 grandes premios que ha disputado;

32 victorias en grandes premios;

y 23 vueltas rápidas en carrera. Un fenómeno Fernando Alonso.

Lo que te diré, no te lo podré demostrar

científicamente, pero creo que eso de ganar

y de competir, Fernando lo lleva en la sangre.

Lo tiene desde niño. Fíjate, los más allegados todavía

le llaman "el Nano".

Era un chaval que, con tres años, se subía a un kart

y empezó a ganar carreras. Con siete años,

fue Campeón Infantil de Asturias.

Con doce años, Campeón Junior de España.

Con trece disputó su primer Mundial Junior

y quedó en tercera posición.

Yo creo que ese niño, Fernando Alonso,

que disfrutaba tanto en el volante, que disfrutaba tanto acelerando,

pues es el que vamos a ver,

20 años después de su debut en la fórmula 1, esta temporada.

Porque yo creo que él, para sentirse vivo,

necesita acelerar. Como él dice:

"Necesito acelerar para sentirme vivo".

Mucha suerte, que hoy empieza la fórmula 1.

Bueno, y si cogéis el volante, mucho cuidado al conducir,

y, en Semana Santa, más todavía,

por vuestra salud y la salud de los demás.

Os lo decimos en serio pero con una sonrisa,

porque la vida hay que tomarla siempre con ánimo positivo.

Y para buen ánimo, el del cómico Joaquín Reyes.

Con su vida y su obra llenas de buen humor,

os dejamos este domingo tan primaveral.

Feliz Semana Santa y cuidaos mucho.

(Música)

¡Hola! Soy Joaquín Reyes y... voy a desnudarme.

O sea, que me voy a mostrar

y me vais a conocer un poquito mejor.

Bueno, se ha entendido la metáfora.

Estamos en el teatro de La Latina, aquí en La Latina, claro está.

Y es como mi casa. Después del parón, pues...

pues valoro todavía más el poder hacer monólogos

para el público y hacerles felices.

(Música)

"Festejen la broma" es un monólogo.

Y al final hay una sorpresa, que saco un muñeco.

Saco un muñequete. Es una hora y media de diversión,

que la gente se olvide de sus problemas.

(Música)

Humilde pretensión como bufón.

Lo único malo de reírse

son las patas de gallo. Lo demás es bueno.

Les he apuntado a todas las extraescolares, a todas...

¡A todas!

En la vida hay contratiempos.

Me decían: "Esta coincide". Y digo: "¡¿Y...?!"

(Risas)

Si tienes humor, ya tienes algo ganado.

Las juntamos. Y ahora, el miércoles por la tarde

van a "karatequesis".

Llevo dos décadas dedicándome a esto. ¡Tela, eh!

Pensé que me echarían a la primera.

Cuando era joven, te daba igual todo.

Había veces que actuaba sin haber dormido. Eso pasó.

Pero ahora ya intento... llevar una vida sana,

porque es exigente.

Cimbreo, bailo... Estamos activo, papi.

"Mi cuerpo es mi templo".

Ese es el mensaje que quiero lanzar a los espectadores

de "Saber vivir". "Mi cuerpo es mi templo".

Pues me vine en el 98 a Madrid.

Quería ser ilustrador. Los dibujos de Enjuto Mojamuto,

las animaciones las hacía yo.

Los cómicos tengo la sensación de que envejecemos regular.

Pero seguro que estaré haciendo... dibujando y escribiendo, seguro.

Adoptando un perrete, también me veo.

Que la disfrutes. -¡Qué tostada más rica!

¡Qué buena está!

Cuando haces humor, yo creo que es muy importante

que tú te encuentres bien, ¿no?

Mira, te voy a decir lo que hago.

Hago la rutina de Kendall Jenner.

Ahora mismo, Kendall Jenner y yo estamos como juntos en una cosa.

Tiene muchos estiramientos, tiene abdominales,

las sentadillas... porque son buenísimas para el pernil.

Cuando puedo, salgo a correr. Estoy a tope.

Hubo una época en la que no hacía nada de deporte,

pero luego empiezas a pensar en cuidarte,

porque tu cuerpo lo necesita.

Me gusta cocinar. Ayer hice lentejas

que me salieron buenísimas. No es por nada.

Intentamos consumir sano, productos ecológicos.

Pero si me quiero dar un capricho...

El otro día iba por la calle y pensé en una palmera de chocolate

y me la casqué. Y me quedé tan "rebién".

Para mí, saber vivir es disfrutar y hacer disfrutar a los demás.

Toxicidad fuera.

Malas "vibras" fuera. (RÍE)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 28/03/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 28/03/21

28 mar 2021

Este programa hablamos de productos como las galletas, los cereales de desayuno, las pizzas o las tortillas precocinadas y cómo podemos escoger las mejores opciones. Hablamos de las harinas y las variedades que encontramos sin gluten, aprendemos a preparar meriendas saludables para niños y a cuidar nuestro sistema inmunitario con la alimentación. Recibimos consejos para disfrutar de la Semana Santa con salud, visitamos Navalcarnero, aprendemos a ponernos en forma con el Ballet Fit y el Animal Flow, y descubrimos cómo se cuida un as de la comedia: Joaquín Reyes.

ver más sobre "Saber vivir - 28/03/21" ver menos sobre "Saber vivir - 28/03/21"
Programas completos (449)
Clips

Los últimos 3.649 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios