Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5823464
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 21/03/21 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Bienvenidos a "Saber vivir".

Hoy nos toca hablar de las grasas, grasa vegetal o grasa animal,

grasa mala y grasa buena,

porque la grasa es necesaria para vivir,

sabiendo eso sí, cual tomar y en qué cantidad.

A ver qué grasa, por cierto, pone Marta en su "bocaplato"

de hoy,

porque el bocadillo puede ser un magnífico plato único,

nutritivo, saciante y sin engordar, pero al cortar el pan, cuidado,

no os vayáis a cortar

vosotros también.

Cuidado también con la tabla,

que los alimentos se pueden contaminar.

En este primer domingo de primavera y con la Semana Santa más cerca,

el médico de familia nos va a aclarar

si se pueden comer torrijas teniendo alto el azúcar,

la tensión,

el colesterol o el peso de la báscula, ya me entendéis.

Con el médico especialista vamos a prevenir el cáncer de colon,

de actualidad nuevamente

porque la periodista Julia Otero tiene esta enfermedad

y en el espacio Gente Sana,

un actor que se cuida como nadie, empezando por la comida:

es Alejo Sauras.

Un domingo lo que hago,

pues como nada más levantarme no me entra comida,

espero un ratito y al ratito procuro comer algo

principalmente salado,

un poquito de hidratos de carbono, menos proteína,

por la mañana es más necesario el hidrato de carbono

porque lo vas a ir quemando a lo largo del día.

Y a llegar con hambre a la mesa,

¿qué alimento no os conviene?

Uno saludable,

con buena grasa y buena proteína.

Por ejemplo, un marisco.

Lo llaman choco, jibia o sepia,

y de pesca nos vamos al puerto de Gandía.

(Música)

Bueno, vamos a recoger

la red de la sepia, a ver qué nos da hoy.

En la temporada de la sepia ahora estamos,

empieza a partir de febrero.

La verdad es que la captura de la sepia es de febrero

hasta mayo, junio, la primavera.

Ya hemos llegado a la boya de señalización de la red

y ahora vamos a coger el gallo, que es la boya de señalización.

Que la sepia en sí es muy lista, ¿eh?

En cuanto va a venir un poquito de mal tiempo, en la orilla,

la sepia desaparece.

Enseguida se va hacia afuera, hacia el fondo del mar.

-Mira, una sepia. -Mira, la primera.

Si tú las dejas en cubierta,

va a coger casi casi el mismo color,

todo lo máximo posible al fondo que ella tenga,

la sepia, si yo la dejo en blanco...

Porque tú lo has visto cómo ha subido,

que era marrón marrón.

Otra sepia, me ha escupido, mira.

Todo eso negro es lo que ha escupido,

porque se ha notado que está metiéndose en la red

y está en peligro, que me están haciendo algo.

Y la tinta, un tubito que tiene, por aquí escupe la tinta ella.

Tiene un pico, como si fuera un pico de loro, ¿eh?

Ese es el pico de la sepia.

Si te coge y te muerde, te saca el trozo de guante, pero ya mismo.

A la red no se le pone nada.

Está depositada como una barrera

y entonces ella, cuando pasa, la engancha,

cuando ella quiere salir, es cuando más se lía

y más se queda atrapada en la red.

Mira, ya está.

¿Has visto el rato que he estado sacándola?

Pues ese es el trabajo del pescador, que esto parece fácil,

pero de fácil no tiene nada.

Y ahora vamos a calar en el argot nuestro,

calar es depositar la red en el agua,

para mañana cuando salgamos a recogerla,

que ya esté preparaba.

Salir al mar cada día es vida. Es vida.

Estás trabajando en un entorno...

No tienes oficina, no tienes paredes, no tienes nada.

Es libertad pura y dura.

Esto no se paga con dinero.

El consumidor, cuando la compra del mercado, tal cual,

estamos de la sepia, limpia, fresca,

y la compra y la quiere congelar, sin ningún problema.

Cuando la limpie que no esté descongelada del todo

para que se pueda limpiar superbien y la tinta no reviente.

Y luego si la quiere consumir al día pues, nada, que la coja,

que la limpie,

que le pegue un poquito con el mortero,

pero tampoco sin pasarse, solo un poquito.

Solamente sepia,

cebolla y un poquito de aceite y agua en crudo

y la deja a fuego lento, "chup, chup, chup, chup"...

Eso es un espectáculo.

(Música)

La sepia, como cualquier alimento de origen animal, tiene grasa.

Sí, pero no todas las grasas son iguales,

igual que son distintos los colores de estas letras.

Beatriz, Buenos días. Buenos días, Miriam.

Tenemos grasas vegetales y grasas animales,

grasas sólidas y grasas líquidas a temperatura ambiente,

grasas saturadas y grasas que no lo son, las insaturadas,

grasas beneficiosas y grasas que son perjudiciales

si se toman en exceso.

Por eso es tan importante saber identificar las grasas

y escogerlas de buena calidad.

¿Por qué son tan necesarias para nosotros las grasas?

Las grasas forman parte

de las membranas celulares de nuestras células.

Sirven para el transporte y absorción de vitaminas,

vitaminas liposolubles: la A, la D, la E, la K,

y también forman, por ejemplo,

las hormonas, entre otras muchas cosas.

Fíjate si es importante.

Por eso tenemos que tomarlo a partir de la alimentación

y se calcula que más o menos el 30% de nuestra energía

la tenemos que tomar a partir de las grasas.

El 30%.

A ver, ¿esto es mucho, es poco?

Bueno, si tomamos 2.000 kilocalorías diarias

más o menos, unas 600, tirando por lo bajo,

tendrían que ser de grasa.

Si sabemos que un gramo de grasa nos aporta nueve kilocalorías,

al día tendríamos que tomar unos 65 gramos de grasa.

Pero es importante que esta grasa proceda de buenas fuentes.

No nos sirve cualquier tipo de grasa,

tienen que ser grasa de fuentes saludables

de alimentos que en su conjunto lo sean.

A ver si hoy aprendemos a identificarlas.

Nos vale, por ejemplo, la regla de: la grasa visible,

la grasa que podemos retirar del alimento, ¿es la saturada?

Bueno, si por grasa visible te refieres al tocino

de algunas carnes,

la grasa que queda sólida en los guisos

cuando los guisos llevan carne, las cremas,

las natas de los lácteos o de los alimentos

que lo llevan, sí, esas grasas contienen grasas saturadas.

Pero no nos podemos fiar solo de eso, solo del aspecto,

porque muchas veces no las vemos y están las grasas saturadas.

Por eso tenemos que identificarlo

y tenemos que leer bien las etiquetas

y tenemos que ver en esa tabla nutricional,

cuando ponga "grasas saturadas" en esos alimentos,

cuantas menos, mejor.

Y si miramos el envase y vemos que pone "grasa vegetal",

¿eso significa que no es saturada?

Pues en principio no es una garantía total,

Miriam, porque hay alimentos vegetales

que contienen una alta cantidad de grasas saturadas.

El aceite de coco, por ejemplo,

tiene un 90% de grasa saturada, más que el queso de untar,

que tiene un 59%,

o que la mantequilla que tiene un 51%,

o el aceite de palma, que tiene un 49% de grasa saturada,

que es más que la manteca de cerdo.

Por lo tanto, no es una regla infalible

lo de "grasas vegetales igual a grasas no saturadas"

en la etiqueta.

Además, lo que tenemos que mirar es de dónde proceden esas grasas.

Y, además, a esto se suma otra cosa, Miriam,

que tenemos las grasas parcialmente hidrogenadas,

grasas que son vegetales insaturadas en origen,

pero que en la industria se transforman para saturarlas

parcialmente porque les dan mejores propiedades tecnológicas

y en ese proceso aparecen los ácidos grasos trans,

que esos son los más perjudiciales para la salud.

En la etiqueta no los vamos a ver como "grasas trans" identificados,

pero si en la lista de ingredientes vemos

que aparecen grasas parcialmente hidrogenadas,

o aceites parcialmente hidrogenados,

debemos evitar esos alimentos.

Hemos hablado de la peor grasa.

Vamos a hablar ahora de la que se considera

la mejor grasa del mundo.

Y además es que está muy de moda: el aceite de oliva virgen extra

Y tiene motivos para ser la mejor del mundo.

Es fundamentalmente grasa insaturada,

un 87% es insaturada,

de esta, la mayor parte son ácidos grasos monoinsaturados,

fundamentalmente el oleico.

El aceite de oliva no es el único alimento que nos da ácido oleico,

este ácido tan interesante.

Lo tenemos también en el aguacate, por ejemplo, o en los frutos secos.

Y las campeonas son las avellanas y almendras.

Lo tendremos en cuenta entonces,

se habla mucho también de la grasa del pescado azul,

¿en qué se diferencia

o en qué se parece a la del aceite de oliva?

Tanto las grasas vegetales del aceite de oliva

como las grasas del pescado azul, son ácidos grasos insaturados,

pero las del pescado azul son poliinsaturados.

Estas las podemos encontrar

en semillas, en el aceite de oliva en parte,

pero también en el pescado azul, como las sardinas, el salmón,

la caballa.

El omega 3 es muy importante para el normal desarrollo

de los niños, por ejemplo.

Por lo tanto, es una buena fuente de grasa.

Eso sí, el omega 3 siempre a partir de alimentos, de las semillas,

de las nueces, del pescado que hemos dicho,

no a partir de suplementos que no ha probado tener

ningún efecto beneficioso para nuestra salud.

Grasa buena para guisar y grasa buena para aliñar las verduras,

hortalizas hay de todos los tamaños.

Las hay maxis y también las hay minis.

Las verduras "baby".

(Música)

Bueno, Juan Carlos, menuda mesa tan bonita nos estás preparando.

-Pues estoy preparando un bodegón de miniverduras

con sus verduras en tamaño real.

-¿Cuántas variedades tenéis?

-Tengo lo que es de temporada, pero algunas se me quedan por ahí.

-¿Cuál es el secreto de estos tamaños tan pequeños?

-Bueno, hay variedades que ya se hacen así.

No es porque lo cojan más pequeño, sino que son variedades que son así,

minis.

-Estoy viendo el maíz. -El minimaíz se come todo entero,

se suelen poner en ensaladas.

-Por ejemplo, la berenjena, ¿son igual de sabrosas?

-Sí, son igual,

lo que pasa es que una berenjena grande

la tienes que laminar para hacerlas en rodajas

y en cambio la pequeña la puedes poner de guarnición

asadita, en un plato, en vez de patatas fritas,

poner unas berenjenas.

Los minichampiñones te hace la misma labor

que un champiñón grande.

No tienes ni que pelarlo ni nada, se pone directamente y ya está.

Miniespinacas para ensalada, que están buenísimas, supertiernas.

Y luego tienes también una cantidad

de lo que se llama micromézclum, que lleva brotes de, mira,

de acelga, de remolacha, de rábano, de rúcula,

de zanahoria...

Para decorar platos queda espectacular.

Para hacerse las crudités...

Puedes ponértelo con una salsa de queso

y poder ir untando zanahoria con apio...

Pepinos "baby" o para acompañamientos

o para crudités o para hacer recetas

que las hayan tomado en algún restaurante.

Más saludable que esto no lo hay.

(Música)

¿Cómo estás? -Bien, bien.

Miki, te pillo con las manos en la masa.

¿Qué estás preparando con esta minihortaliza?

-Estamos preparando uno de nuestros principales,

que es un humus hecho a base de garbanzo

y lo vamos a poner mejor verduras "baby"

que le van a este plato,

que son las zanahorias y los pepinos.

Esto es completamente saludable. Te sacia mucho. Te quita el hambre.

Así que, es un entrante totalmente recomendable.

-Bueno, Miki, ¿y ahora que nos vas a preparar?

-Pues vamos a preparar una ensalada,

un poquito de espinacas "baby" y añadir unos brotes de mézclum.

Pepino "baby", tenemos maíz,

y luego mazorcas de maíz pequeñitas,

"baby",

que también las utilizamos, y un poquito de tomate cherry.

Y vamos a terminar con un huevo, lo decoramos.

Bueno,

esto es un poco el ejemplo

de lo que podríamos elaborar con estas verduritas "baby".

Y, para terminar, nuestro postre estrella,

también muy saludable,

basando en un sorbete de Açaí,

y lo vamos a condimentar con una serie de frutas

y unos crujientes.

Açaí con frutas y granola.

Y listo para comer.

¿Y qué hacemos con los vegetales cuando llegan a nuestra cocina?

Pues lavarlos y cortarlos como estoy haciendo yo ahora.

Por ejemplo, con esta manzana,

¿Cuál es la pena? Que se oxida demasiado rápido.

Fíjate en la comparación con esa manzana que acabo de cortar

y está que ya lleva un ratito cortada.

Sí, se oxidan tan rápido precisamente porque son naturales

y no llevan ningún tratamiento que alargue su vida útil.

Ahora lo que has hecho es romper los tejidos

de los tejidos vegetales, los tejidos de la manzana.

Se han liberado unas enzimas que se llaman polifenol oxidasas,

se han puesto en contacto con los fenoles

y con el oxígeno y por eso aparecen en esos colores marroncillos,

que es una reacción de pardeamiento, la que todos conocemos.

¡Y eso significa que están perdiendo nutrientes

y que incluso mejor no comernos esa manzana, por ejemplo?

Bueno, pues mira, está cambiando el color, evidentemente,

un poquito la textura, incluso puede perder algunos nutrientes

como la vitamina C,

pero no es significativo porque solo en la superficie

de corte.

Lo que sí te puedo garantizar es que sigue siendo segura.

No hay ningún problema en comerla.

Venga, te voy a poner otro ejemplo, en este caso con la lechuga,

que también nos llegan a casa y las lavamos

y la cortamos así, a veces con un cuchillo,

y a veces también en pedacitos pequeños o grandes,

según nos convenga.

¿Cómo es mejor hacerlo?

Cuando cortas con el cuchillo,

estás poniendo en contacto el metal del cuchillo

con los tejidos del vegetal,

y eso acelera las reacciones de oxidación, así que,

es buena idea hacerlo con la mano y en trozos grandes.

Con los trozos grandes conseguimos menos rotura,

menos liberación de enzimas

y menos superficie expuesta al oxígeno.

Lo ideal es hacerlo, desde luego, justo antes de consumirla.

Pero cuando no se puede tener esa planificación, ese adelanto,

lo que sí que podemos hacer es guardarla en frío

en el frigo y en un recipiente hermético,

que lo protege del oxígeno

y lo protege precisamente de la oxidación.

Y al cortar las verduras o cualquier otro alimento,

mucho cuidado, no nos vayamos a cortar.

Mucho cuidado,

no nos vayamos a cortar

y no vayamos a cogernos

una intoxicación alimentaria

por usar mal la tabla.

En la tabla,

lo que tenemos que tener siempre en cuenta y es importantísimo,

no podemos utilizarla para distintos alimentos uno tras otro,

sobre todo,

especialmente si los primeros son alimentos

que consumimos cocidos, pero que todavía están crudos,

como por ejemplo el pescado o la carne,

y el segundo alimento es un alimento que comemos directamente,

por ejemplo, un embutido, un queso, los vegetales,

porque hay un riesgo muy elevado

de que los primeros pasen microorganismos

y bacterias a los segundos a través de la superficie de la tabla.

Es buena idea tener dos tablas diferentes para crudos

y para cocinados,

y si es de distintos colores, todavía mejor.

Y desde el punto de vista de la seguridad alimentaria,

¿es mejor que nos quedemos con una tabla de plástico

o de madera como esa que tienes entre manos?

Mira, la madera no nos gusta nada, porque es difícil de limpiar,

es muy húmeda, retiene mucho la humedad,

todos hemos visto que cuando la cogemos, al cabo de unas horas,

sigue estando húmeda y, además, es poco duradera.

Así que, lo mejor, una de plástico o de otro material,

siempre tenemos que fijarnos en que no tengan grietas,

que esté en buen estado, si está en mal estado,

directamente a la basura,

que ya sabes las tablas que hay por ahí,

y la que esté en buen estado,

lo que tenemos que hacer es lavarla bien,

limpiarla siempre bien y mantenerla en buenas condiciones.

Seguiremos tus consejos a rajatabla, muchísimas gracias,

Beatriz Robles,

tecnóloga alimentaria y dietista nutricionista.

¿Y cuál es uno de los alimentos que más veces cortamos en la tabla?

Pues la carne de ave.

Aitor Sánchez me acompaña hoy a la pollería.

(Música)

Carne blanca, Aitor, para empezar, ¿por qué se llama así?

Es un tipo de carne

que encontramos en animales

que tienen mejor cantidad

de una proteína que se llama mioglobina.

Que también está muy relacionada con el hierro,

se suele decir que la carne roja tiene más hierro,

pero tenemos otras diferencias.

Ante una pechuga de pollo y un bistec de ternera,

¿la pechuga de pollo tiene menos grasa?

Sí, claro que sí, es un corte que suele ser más magro.

¿Menos calorías?

Sí, porque encontramos más energía en la grasa, probablemente.

¿Menos colesterol? Sí, porque la mayoría del colesterol

está en la parte grasa de los alimentos.

¿Y menos proteínas?

No, fíjate, de eso no, tienen prácticamente la misma.

(Música)

El producto favorito que tú vendes aquí, ¿cuál es?

Lo que más vendemos es pollo,

pero pollo en todas sus variedades,

se vende mucha pechuga porque es muy cómodo.

Y digo yo que el pavo también tendrá su público, ¿no?

Evidentemente.

El pavo, además, cada vez tiene más consumo.

En cuanto a aves de corral, el pollo y el pavo son las reinas.

¿Crees que podríamos darle el trono

a alguna de ellas por su valor nutricional?

A nivel nutricional están bastante empatadas,

tienen unas propiedades muy parecidas.

Lo que sí que es cierto es que quizá el pollo es más versátil.

Los profesionales nos recomendáis reducir el consumo de carne roja,

¿la recomendación es la misma para la carne blanca?

La carne blanca deberíamos priorizarla frente a la roja,

ya sabemos que tomamos demasiada carne,

somos el quinto país del mundo consumidor de la misma.

Por lo tanto, cuando hagamos el menú,

alternamos las fuentes proteicas:

carne, pescado, huevos, legumbres, pero cuando toque carne,

es mucho mejor priorizar las de ave, como este caso.

Una carne muy buena, entonces,

no vamos a estropearla con la preparación.

Claro que no,

vamos a intentar respetar todo lo posible la materia prima.

Es decir, intentemos no empanar, intentemos no rebozar.

Y luego también con las preparaciones,

hay algunas partes,

como las alitas, que se tiende a freír mucho.

Lo lógico y normal sería intentar a la plancha, o incluso el asado,

que viene muy bien el horno.

Siempre me das tú un truco, hoy te lo voy a dar yo a ti.

A ver. ¿Sabes lo que está muy bueno?

El qué. El pollo marinado.

Sí. ¿Cómo se hace?

¿Le preguntamos a Marta?

Mejor, sí.

(Música)

Si hay una enfermedad digestiva que preocupa, es sin duda,

el cáncer.

Y el más frecuente en mujeres y en hombres, el cáncer de colon.

De quienes ya no están recordamos, por ejemplo, a Audrey Hepburn,

Manolo Escobar y Pau Donés.

Y del momento actual,

saben bien lo que es esta enfermedad Antonio Resines,

el padre Ángel y, actualmente, la periodista Julia Otero.

Julia ha definido así lo que le pasa.

En un control rutinario,

de esos que todos tenemos que hacer cuando toca,

bueno,

pues llegó la sorpresa.

En un rinconcito aparecieron unos centímetros

de células egoístas,

como las llama mi querido profesor López Otín, hay miles,

hay miles de personas que están pasando lo mismo.

Algunas, incluso,

estarán escuchándome en este preciso instante.

Que se país que ahora sí,

ahora sé exactamente lo que se siente.

Y os digo una cosa,

si la ciencia envía un robot a Marte

que llega a la hora prevista el día previsto,

¿cómo no vamos a superar eso?

Pues venga, un beso a todos y recordad que el cariño,

el cariño y la bondad son siempre el mejor pronóstico.

(Música)

Muy buenas, Gonzalo, no lo hemos dicho todavía,

pero Julia tiene 61 años.

Y es importante que recalques el tema de la edad,

porque es precisamente a partir de los 50 años,

cuando se empieza a incrementar

la frecuencia de este temido cáncer de colon,

y, por tanto, es en ese momento

cuando tenemos que empezar a hacernos las pruebas

para detectarlo antes,

para cuando esas células, como dice Julia,

que están ahí egoístas y reproduciéndose,

todavía no están en fase avanzada, detectarlo pronto.

Pero ojo, porque incluso antes de esa edad,

si tenemos, por ejemplo,

antecedentes familiares

o si tenemos síntomas,

que hemos empezado a sangrar

o que nos ha cambiado el hábito intestinal,

también podemos hacer las pruebas antes de esa edad.

Precisamente para llamar la atención sobre esa prueba,

la sangre oculta en heces,

os enseñamos ahora esta campaña

de la Asociación Española Contra el Cáncer,

la campaña de la caca.

Hola, supongo que ya me conoces, pero, si no es así, me presento,

soy un emoticono de éxito, la famosa "mierda del WhatsApp".

Estoy aquí para hablarte de algo mucho más importante,

el cáncer de colon.

¿Sabes que este cáncer puede aparecer

sin presentar ningún tipo de síntoma?

Y lo más importante de todo,

¿sabes que yo te puedo ayudar para que no lo tengas?

Existe una nueva prueba con la que, con una simple muestra de...

Bueno, una tocaya mía, es posible detectar el cáncer de colon,

incluso antes de que se dé la enfermedad.

Así de fácil.

Sin introducir absolutamente nada en el cuerpo.

Y te puede salvar la vida.

Si tienes más de 50 años,

es especialmente importante que te realices la prueba.

Ya que formas parte de uno de los grupos de riesgo.

Detectarlo a tiempo, y más importante, poder prevenirlo,

porque podemos hacer mucho para evitar el cáncer,

y el caso es que está científicamente demostrado.

Pues así es, Miriam,

porque aunque hay una parte genética en ello,

también la alimentación es superimportante,

y nosotros tenemos nuestra famosa dieta mediterránea,

si el colon pudiese hablar, nos diría: "¿Qué es lo que me gusta?

Pues me gusta esto, las verduras", por ejemplo.

Que tienen antioxidantes, que están llenas de prebióticos,

para que la flora tenga buena salud.

Las legumbres, la fibra integral.

Todo esto va a hacer que funcione mejor nuestro colon y va a disminuir

el riesgo de cáncer de colon.

Y, por otro lado, ¿qué es lo que no le gusta al colon?

Pues las grasas saturadas, las grasas de origen animal,

y luego esos alimentos muy cocinados,

como cuando hacemos el bacon y nos queda muy crujiente,

como quemadito, pues ese quemadito también incrementa ese riesgo.

Comiendo de esa manera, además,

evitamos los kilos de más

que eso también está muy relacionado

con el riesgo de cáncer. De la obesidad sabes

que hemos hablado un montón y es mala para casi todo,

y el cáncer no es una excepción.

Uno de los factores de riesgo

de cualquier cáncer es la obesidad.

Por tanto, si comemos equilibrado y hacemos ejercicio físico,

perdemos a sus kilos de más y, al menos en una parte,

vamos a reducir el riesgo de padecer esos cánceres.

Tomar más vegetales, menos carnes, sobre todo, embutidos,

practicar más ejercicio, ¿hay algo más que podamos hacer?

Bueno, nos hemos dejado algo importante, que son los tóxicos,

el alcohol, por ejemplo.

Está claro que el vino, la cerveza, los destilados,

todo eso afecta a nuestro intestino.

Al igual que el tabaco.

Vamos a intentar ser extremadamente moderados con el consumo de alcohol

y cero consumo de tabaco, y de esa manera,

también ayudaremos a nuestro organismo a regenerarse mejor

y evitar tener algún disgusto.

Muchísimas gracias, doctor Gonzalo Guerra,

apostemos por la vida saludable y disfrutando de la comida.

Un ejemplo:

los bocadillos y las galletas de Marta para la hora del té,

el café o lo que os apetezca en la sobremesa.

Enseguida vais a verlo, para comer sin remordimientos.

Y quien aplica como nadie eso en la cocina

es un cocinero muy popular, el chef Bosquet.

Atención a sus recetas supersaludables

para comer con placer, pero sin remordimientos.

Hoy voy a enseñaros a preparar dos platos saludables

muy fáciles de hacer

y que, además, están buenísimos.

El primero será una "galet" hecha con harina de trigo sarraceno.

Una vez tenemos la masa hecha, la ponemos en la crepera a calentar.

Y una vez ha cogido calor,

le damos la vuelta y añadiremos queso en los laterales.

En este caso, utilizamos mozzarella fresca.

Un poco de tomate,

un poco de rúcula, un huevo que hemos cocinado a la plancha

y un poco de aguacate.

Ahora vamos a dejar que se vaya fundiendo el queso un poco...

E iremos cerrando

en forma de cuadrado.

Y ahora vamos a acabar decorando con un poco de sésamo, cebollino,

un poquito de sal en escamas, que le pondremos en la yema,

y un poco de pesto casero.

Ya tendríamos nuestro plato salado saludable,

y el segundo plato será un "porridge".

Aquí lo que hemos hecho es cocinar

un poco de leche con semillas de cáñamo, avena y un plátano.

Una vez lo tenemos, lo pasamos a un bol,

y ahora lo que haremos será añadir un poco de fruta, en este caso,

le vamos a poner un poco de plátano, mango,

decoramos con granola y, por último,

vamos a rayar un poco de lima.

Y, bueno, como veis, en nada hemos preparado estos dos platos,

así que, no hay excusa para cuidarse y, a la vez, disfrutar de la comida.

(Música)

La Semana Santa está cada vez más cerca,

tiempo de torrijas y pestiños, y el caso es que para mucha gente,

una Semana Santa no es Semana Santa si no hay torrijas.

Así que, te traslado, doctor Fabiani,

la pregunta del millón en nombre de muchas de esas personas,

¿se puede comer una, una torrija si tienes algo alto?

La glucosa, el colesterol, la tensión o el peso de la báscula.

Me preguntas que si se puede comer una torrija, pues, depende,

si es una ocasional, sí,

si es una cada ocho horas, ya te digo que no.

Lo excepcional debe ser eso,

excepcional.

No sé, Miriam, si tienes por ahí el azúcar que te pedí.

Sí, aquí tengo los terrones de azúcar, tal y como me dijiste.

Perfecto, porque vamos a calcular qué cantidad

de azúcar puede tener una torrija

de esas de toda la vida,

de esas que prepara tu madre con todo el cariño del mundo.

Empieza a contar terrones, que yo te paro.

Venga, pues allá voy.

Un terrón, dos, tres,

cuatro, cinco,

seis, siete, ocho,

nueve, diez...

¿No me vas a parar nunca, doctor?

Sigue, sigue, que ya mismo te paro, Miriam, sigue.

11, 12 terrones, 13, 14, 15...

Vale, vale, Miriam, para ahí.

15 terrones, hasta 15 terrones puede llegar a tener una torrija de,

insisto, de las de toda la vida.

Por eso hay que ser muy cautos, pero que con los pestiños

pasaría algo parecido, con las monas de Pascua también,

este tipo de dulces tan típicos

de estas fechas tienen una buena cantidad de grasas

y, sobre todo, de azúcar.

Por eso puede ser algo ocasional, pero no podemos hartarnos,

podemos probarlas, pero no hartarnos.

Y más, todavía, si tenemos la tensión alta,

si tenemos sobrepeso, o, sobre todo, si somos diabéticos.

Pero vamos, Miriam,

que te recuerdo que la Semana Santa no solo es tiempo de torrijas,

también es tiempo de potajes.

Claro, potaje de Cuaresma, antes era una tradición casi obligada,

especialmente los viernes, los viernes de Cuaresma.

Bueno, una tradición que, además, no debería perderse.

Pero esa tradición no debería ser ni solo en Cuaresma,

ni solo los viernes.

El potaje de Cuaresma, mira, es algo estupendo, primero,

la base son legumbres,

una fuente formidable con alto contenido en fibra

y con proteínas de alta calidad, segundo,

estamos cambiando la carne por el pescado,

en este caso, bacalao,

y tercero, una buena ración de verduras,

en este caso, espinacas.

Mira, Miriam, si esta Semana Santa,

hubiera menos torrijas y hubiera más potaje de Cuaresma,

además de ser una Semana Santa, sería una semana sana.

Y para bajar ese potaje, la torrija,

siempre tenemos la ayuda del ejercicio físico,

y fíjate qué noticia tan curiosa,

resulta que si tomas un café bien cargadito

antes de realizar ejercicio,

se puede eliminar incluso más grasa corporal,

lo confirman investigadores de la Universidad de Granada.

Es un estudio bastante curioso,

es verdad que está hecho solo en 15 personas

y que habría que confirmarlo,

pero cuidado,

recordemos que el estudio

lo que aclara es la utilidad del café cuando después

se hace ejercicio físico.

Importante esta segunda parte, después se hace ejercicio físico.

Hay que ser cautos, porque solo tomar café,

evidentemente, pues no nos va a ayudar a gran cosa,

y mucho cuidado con lo que acompañamos el café,

el café que no sea con azúcar, y que no esté acompañado, además,

de una magdalena, de un bollito o de una torrija.

Mira, hagamos ejercicio físico después de tomar el café,

como lo dice el estudio,

hagámoslo antes de tomar café o incluso hagamos ejercicio

aunque no tomemos café, Miriam, hagamos ejercicio físico.

Además, tus recomendaciones nos vienen ahora mejor que nunca,

porque mira estos datos,

resulta que en el año de pandemia de coronavirus,

la población española ha engordado

cinco kilos, 700 gramos de media por persona.

Pues no es una buena noticia, no,

está claro que durante la pandemia hemos hecho menos ejercicio físico

y hemos descuidado un poco nuestra alimentación.

Y no, no son buenas noticias, primero,

porque la obesidad se asocia a múltiples enfermedades,

pero es que en el caso del coronavirus,

sabemos que el sobrepeso favorece la complicación en caso

de que nos infectemos por ese virus.

Así que, conviene que lo combatamos.

A la espera de que estemos todos vacunados, que es lo que deseamos,

podemos utilizar esa otra vacuna,

la vacuna de cuidar nuestra alimentación

y de hacer ejercicio físico.

Una vacuna que nos puede ayudar a todos y, Miriam,

qué mejor momento de hacer ejercicio físico

que ahora que es primavera al aire libre.

Tú lo has dicho.

La primavera ha venido

y nadie sabe cómo ha sido.

Bueno, eso es lo que decía don Antonio Machado,

porque nuestra meteorológica Mar Gómez sí sabe cómo ha sido

y lo sabe muy bien.

(Música)

(Música)

Metidos de lleno en el mes de marzo,

acabamos de dar la bienvenida

a la primavera, la estación de las flores,

las horas de luz solar y la inestabilidad atmosférica.

Esta estación durará 92 días y 18 horas

hasta el comienzo del verano el 21 de junio.

Pero hablando del equinoccio de primavera

de este pasado 20 de marzo,

¿sabéis cómo se producen las estaciones?

Vamos a descubrirlo.

¿Qué tal, Mar? -Hola, César, ¿cómo estás?

-Muy bien, tenemos preparada ya la sala de proyección, si quieres,

pasamos.

-Las estaciones del año,

al contrario de lo que podemos pensar,

no se producen porque estemos más o menos cerca

del Sol en determinados momentos del año,

sino que la clave está en otro aspecto,

¿nos puedes contar un poquito más, César?

-La Tierra está dando vueltas

alrededor del Sol,

pero la clave principal para entender las estaciones

tiene que ver en cómo está girando la Tierra sobre su propio eje,

hay determinadas ocasiones en las que el hemisferio norte

está inclinado hacia el Sol y, por tanto, en ese momento,

es cuando los rayos de luz del Sol

van a llegar allí con una mayor efectividad.

Cuando es el hemisferio sur de la Tierra

el que está orientado hacia el Sol,

¿qué ocurre?

Que en el hemisferio norte,

esos rayos del Sol llegan de una manera muy sesgada,

y es cuando en el hemisferio norte es invierno,

y cuando en el hemisferio sur es verano.

-¿Nos puedes contar por qué en torno a estas fechas

la duración del día y la noche es similar?

-En el solsticio de invierno tenemos al Sol muchísimo más bajo,

y en el solsticio de verano muchísimo más alto,

durante el equinoccio de primavera tenemos al Sol colocado

más o menos hacia la mitad de esas dos posiciones,

un hemisferio terrestre está siendo iluminado por el Sol

y justo la otra mitad de la Tierra exacta está en oscuridad.

El Sol va a estar 12 horas por encima del horizonte.

-Tenemos más horas de luz solar

y eso tiene un claro efecto en nuestra salud,

principalmente porque recibimos más vitamina D,

que es clave para mantener la salud de nuestros huesos

y el sistema inmunitario y nervioso en orden.

Y es durante la primavera,

cuando se te ajustan nuestro reloj biológico

que controla los ritmos circadianos,

que son los cambios que sufre

nuestro organismo en el transcurso del día,

en función de la luz solar, todos los seres vivos, de forma natural,

nos vamos adaptando poco a poco a medida que transcurre la estación.

Y, en este momento del año,

aumenta también la secreción de determinadas hormonas,

y es por ello que podemos sentirnos más animados y también más activos.

Seguro que queréis saber qué previsión tenemos

para esta primavera 2021, en cuanto a temperaturas,

esperamos que sea ligeramente más cálida

de lo habitual en zonas del este de la península

y también en el archipiélago balear y canario.

En cuanto a las lluvias,

esperamos que sea algo más seca de lo habitual

en la mitad occidental y en el centro de la península.

Feliz primavera, que ya sabemos cómo ha sido.

¿Y cómo os sentís en ese segundo día de primavera?

Porque la primavera es sinónimo de vitalidad, doctor Fabiani,

pero no sé si eso afecta también a los gérmenes como los virus,

que dicen que de alguna manera se reactivan

cuando llega la primavera.

La primavera, Miriam, ni la sangre altera ni a los virus altera,

lo que es cierto es que igual

que hay algunos virus que son más frecuentes

cuando el clima es más frío,

como por ejemplo los virus respiratorios en el invierno,

pues hay otros virus que son más habituales

cuando el clima empieza a ser más cálido, como ocurre en primavera.

Pero tengo una buena noticia que darte,

y la buena noticia es que remedios

que hemos puesto en marcha

como la higiene de manos

y el uso de mascarillas, que se han demostrado eficaces,

por ejemplo para esos virus respiratorios,

también nos pueden ayudar con otros virus,

aunque no sean respiratorios, e incluso con algunas bacterias.

También es verdad que, conforme avance la primavera,

cada vez habrá más gente vacunada contra el coronavirus,

y me pregunto, ¿qué pasa, doctor?

Si te llaman para vacunarte y no te sientes, digamos,

con las pilas bien cargadas,

porque has tenido una mala noche

o has pasado recientemente alguna enfermedad, ¿eso afecta?

No afecta en absoluto, vamos,

que te puedes vacunar con total normalidad

y que la respuesta de la vacuna será la esperada.

Por una mala noche no pasa absolutamente nada.

Otra cosa es que te despiertes el día que te toca vacunarte

y estés con fiebre alta,

entonces sí conviene que esperemos

a que se resuelva antes de vacunarnos, pero como decíamos,

por una mala noche, no.

Aprovecho ahora que me dices lo de pasar una mala noche,

tenemos que recordar que tenemos que intentar evitar

esas malas noches,

tenemos que intentar descansar un número adecuado de horas,

tenemos que intentar dormir adecuadamente, combatir el estrés,

descansar por la noche,

porque esto es bueno para nuestra salud en general

y para la salud de nuestro sistema inmunitario, en particular.

Ya que hablamos de insomnio y de estrés,

fíjate en esos datos distribuidos por el Consejo General

de los Colegios de Farmacéuticos,

durante la pandemia,

el consumo de fármacos para la ansiedad

y los problemas del sueño ha crecido un 140%.

Es verdad que llevamos una racha complicada,

un año muy complicado en el que hay múltiples

preocupaciones,

a veces asociadas directamente a los problemas de salud

y otras a los problemas económicos,

que también se están asociando.

Ojalá la situación mejore pronto y esto nos haga sentirnos mejor,

mientras tanto,

vamos a sacar un semáforo rojo

al consumo abusivo de este tipo de medicamentos,

recordando que siempre debemos usarlos

solo cuando hemos agotado antes otro tipo de remedios,

y vamos a sacar un semáforo verde a algunos recursos que tenemos,

como por ejemplo, el ejercicio físico.

Un formidable ansiolítico natural y que, además,

nos ayuda a descansar mucho mejor por las noches.

Te tomamos la palabra, muchísimas gracias, doctor Fabiani.

Hay que ponerse en forma, que ya estamos en primavera.

Y mirad qué plan nos propone esta gran entrenadora,

Paula Butragueño.

(Música)

Hola, soy Paula Butragueño y vamos a ver

cómo en 21 días puedes instaurar una rutina saludable.

(Música)

Lo primero que hay que hacer para conseguir tener una rutina

es tener una intención,

una intención poderosa,

algo que realmente te motive a querer conseguirlo.

Ahí está la clave,

en que luego ese tiempo,

en vez de considerarlo algo obligado,

otra tarea más de tu lista de actividades

y desagradable, sea algo...

Tu tiempo para ti o un momento agradable del día

y algo que te hace sentir mejor.

Vamos a comenzar con un ejercicio que trabaja los principales grupos

musculares de las piernas y de la espalda.

Se llama peso muerto.

Los objetivos deben de ser realistas,

algo que realmente podamos conseguir en un periodo de tiempo,

como los 21 días en el que notemos ese cambio.

Quiero perder un kilo y medio en tres semanas,

pues ya es un objetivo alcanzable

y que puedes conseguir,

y al final no pensar si yo tengo todo escrito,

lo que tengo que hacer y me lo propongo,

no hay porqué fallar.

El siguiente ejercicio que vamos a hacer va a trabajar las piernas

con unas zancadas hacia adelante

que trabaja en grupos musculares grandes,

nos va a hacer que nos sostengamos mejor y eso va a ayudar

a que cualquier ejercicio después sea más sencillo.

También vamos a buscar el principio

de progresión durante estas tres semanas.

Si sientes que eso es poco para ti,

puedes hacerlo en un solo tiempo,

bajando hacia adelante

y volviendo hacia atrás.

Cuando tengas dominado el ejercicio, por ejemplo, en la tercera semana,

puedes además trabajar con los brazos.

Tener un mínimo también para aquellos días en los que creas

que no te da tiempo,

algo que seguro puedas cumplir en tu día.

Lo siguiente que vamos a hacer es trabajar el core.

Para ello vamos a trabajar un ejercicio isométrico,

que ayuda a fortalecer la musculatura más interna,

aquella que está más pegada a los huesos

y que nos va a ser más útil para mantenernos estables.

Podéis empezar, por ejemplo,

con siete repeticiones de cada ejercicio.

La primera semana mantener esas siete repeticiones.

La segunda, podéis ir progresando hasta las 14 repeticiones

y en la última debemos llegar

hasta las 21 repeticiones de cada ejercicio.

En este ejercicio vamos a tener dos objetivos: por un lado,

movilizar la columna y por otro fortalecer las caderas

y los glúteos.

Mi recomendación es que combinemos estos ejercicios que dan fuerza

y movilidad con otros que nos ayuden

a mejorar nuestra actividad cardiovascular,

como caminar o montar en bici.

Podéis hacerlo en días alternos.

Un día salís a caminar, otro día hacéis los ejercicios.

Te aseguro que si superas estos 21 días,

después va a ser mucho más fácil mantener estos hábitos.

(Música)

Las zapatillas deportivas son un gran invento

y mira que hay inventos en la historia de la humanidad.

Pues imagínate, Miri, un montón...

Cuando estamos cansados,

el mejor invento de todos: la cama.

Cuando estamos de enfermos,

el mejor invento,

los medicamentos...

Y cuando tenemos hambre como a estas horas...

Este te lo digo yo, cuando tenemos hambre,

el mejor invento de todos es un bocadillo.

Bueno, qué rico, bocadillo, bocata, torta, refuerzo.

Así también lo llaman en algunos lugares

de nuestra queridísima América Latina.

Y además es un gran invento gastronómico.

Te voy a contar las cinco razones por la que lo son.

Yo te sigo, primero.

Venga, en primer lugar es muy sencillo de comer,

a bocados. De ahí que se llame bocadillo.

En segundo lugar, es supersabroso.

Está lleno de sabor según el relleno que le hagamos.

Es económico, ¿verdad? Sí. Claro.

Es muy fácil de hacer. Sencillo.

Exacto.

Y en quinto lugar, supervariado,

porque entre pan y pan, mira que no podemos ponerle cosas...

Es decir, en "Saber vivir"

vamos a poner cosas saludables para hacer un bocata nutritivo

y que también sea saciante.

A mí me interesa mucho eso de que el bocadillo sea saciante,

nutritivo y también saludable,

¿tanto como para sustituir una comida por un bocadillo?

Claro que sí.

De hecho, podemos hacer un "bocacomida", un "bocacena",

e incluso podemos hacer un "bocadesayuno".

Eso sí, siempre con cabeza, empezando por el pan.

¿Te refieres tanto...? Me imagino, a cantidad como a calidad del pan.

Exacto.

En cuanto a la cantidad, fíjate, ahí tienes una barrita.

De unos 24 centímetros, el tamaño estándar grandecito para sustituir

una buena comida con pan.

Pero si queremos hacer un almuerzo, una merienda,

vamos a hacer trocitos más pequeños, rebanadas.

Pues de este tamaño más o menos, cuatro deditos.

Pues vamos con el relleno.

Vamos con el relleno,

que es la madre del cordero,

que vamos a hacerlo muy rico y con muchas cosas distintas.

Es importante que nuestro bocata tenga hidratos de carbono complejos

de los buenos, grasas saludables,

y proteína que sea magra con poquita grasa.

Muy bien.

Partiendo de aquí, vamos a hacer estas combinaciones.

Empezamos con un bocadillo caprese con huevo.

Aquí tenemos hidrato de carbono complejo, un pan integral.

Es importante que el pan sea siempre 100% integral.

Esta es la calidad del pan.

Que un pan sea oscuro no quiere decir sí o sí que sea integral.

Puede ser de un cereal oscuro como el centeno.

Hay que mirar la etiqueta. Exacto. 100% integral.

Mira, pues aquí tenemos la base de proteína, que es el revuelto.

Las grasas saludables nos la aporta el pesto

que tenemos por aquí con aceite de oliva y con frutos secos.

Y para potenciar el sabor tenemos requesón, que le va fenomenal.

Tenemos albahaca y tomate deshidratado en aceite de oliva.

¡Qué maravilla!

Vamos a por la segunda opción,

Pues tenemos un bocata de pollo y guacamole, riquísimo,

que esa combinación siempre funciona.

Hidratos de carbono, el pan integral, proteína magra,

la pechuga de pollo.

Grasas saludables,

nuestro guacamole y luego tenemos para potenciar el sabor,

cebollita encurtida, lechuga, cilantro.

Además, eso es bonito. Último bocadillo.

Y aquí tenemos un bocata que es en honor a mi padre

porque le encantan los bocatas de atún.

Así que, bocata de atún con encurtidos.

Muy bien. Tenemos una base de hidratos

de carbono, de nuevo nuestro pan integral.

Tenemos una base de proteína que es una ensalada

que hacemos con atún al natural.

Si compramos atún en lata,

lo ideal es que primero siempre sea natural

y en su defecto el aceite de oliva virgen extra.

Tenemos como grasa saludable la propia grasa del pescado azul

y potenciamos el sabor con pepinillos, encurtidos,

con aceitunas, con pimientos.

En todos vemos que hay verduras.

Me encanta, no sé ni con cuál... Cuál eliges tú.

No sabría decirte cuál me gusta más,

porque a mí me gustan todos, bocadillos y platos

bien servidos,

como la receta de hoy en nuestro viaje por la cocina española.

Una menestra de La Rioja. Menestra con mayúscula.

(Música)

Hola.

-Bienvenida.

-Muchas gracias.

He venido aquí hasta La Rioja

y no sé qué tengo que comer.

-Pues estás en la calle Laurel, que es la calle de los pinchos,

la calle más conocida de pinchos de todo el panorama nacional,

pero ahora te recomiendo un platito de verduras.

Te voy a mandar con mi amigo Cristian,

que prepara una menestra estupenda.

-Oye, pues me apetece, sí. -Venga.

-Muchas gracias.

(Música)

Cristian, ¿qué vamos a preparar hoy?

-Vamos a preparar una menestra.

-Y para eso, ¿qué vamos a necesitar?

Veo aquí un montón de cosas. -Mucha verdura.

La receta la vamos a hacer en dos partes, el fondo,

y por otro, las verduras.

-Vale, pues empezamos por el fondo, ¿qué necesitamos?

-Unos ajetes tiernos.

Pues lo primero, vamos a ir cociendo las verduras.

-¿Cuántas verduras hay en total?

-Pues depende de la temporada,

pero jugamos siempre con siete u ocho verduras mínimo.

Lo único que tenemos siempre es la alcachofa,

la niña bonita de la casa,

y lo que hacemos es confitarlas a baja temperatura y congelarlas.

Cada verdura, en el mismo agua, lo ponemos,

pero cada verdura tiene su tiempo.

-El truco es usar el mismo agua para todas.

Pero en tiempos diferentes. -Claro.

Añadimos la acelga.

-Veo que a la vez tienes que ir controlando que no se te...

-Eso es. Vamos moviendo un poquito la salsa.

-¿Cuál es la diferencia entre la menestra de verduras

de La Rioja con respecto a otras zonas?

-Quizá, que utilizamos más el cardo, la acelga,

verduras de la zona, por ejemplo en Cantabria no se utilizan tanto.

Verduras como el espárrago, el guisante,

lo que hacemos es cortar la cocción con agua y hielo,

así conseguimos que no se nos pasen las verduras.

Cortamos la cocción del brócoli.

Si lo hacemos con todo, nos valdría.

Vamos a terminar la base,

lo que hacemos es añadir un poquito de agua

de cocción de verduras a la base.

Y que cueza.

Lo trituramos bien y queda una salsa muy espesa y con mucho sabor.

-Oye, menudo despliegue, ¿ahora qué queda?

Emplatar. -Emplatar y disfrutarlo.

-Que muchos originalmente pueden pensar

que viene del minestrone esto, ¿no?

-Sí, viene de una sopa de verduras, aquí lo que hacemos es verduras.

-La sopa para otros.

Pues una obra de arte, ya me va a dar pena hasta comerlo.

Os confieso una cosa,

la hora de "Saber vivir" siempre se me pasa volando,

pero este espacio de la nutricocina,

es que se me pasa rapidísimo.

Oye, Miri, pues en la vida siempre

hay que hacer alguna pausa,

un "break",

como dirían los ingleses,

porque tenemos que parar para comer y comer cuando paramos,

por ejemplo, ahora que nos podemos tomar un té, un cafecito,

que a mí me encanta hacer esa paradita.

No sé si te refieres a la hora del té,

igual es pronto para eso. Oye, no, mira, tú sírvete,

porque la hora del té realmente puede ser a la hora

que más nos guste.

Es cierto que el origen de la hora del té a las 17:00 de la tarde

viene de la Inglaterra del siglo XIX,

cuando los obreros salían de trabajar,

a eso de las 17:00 de la tarde, y claro,

querían tomarse un té y comerse algo ligero

para aguantar hasta la cena,

porque imagínate, desayunaban antes de las 9:00, trabajaban,

y hasta las 20:00 de la tarde no cenaban.

Y, claro, oye,

pues la burguesía inglesa les copió la tradición

y empezaron a reunirse a las 17:00 de la tarde,

las mujeres para charlar

y para hacer el "afternoon coffee".

Y nosotros hemos cogido

esta tradición tan anglosajona

y también la hemos incorporado tomándonos nuestro poleo menta,

nuestro cafecito, a mí me encanta.

Pues con té o sin té,

te confieso que este es uno de los momentos del día

que más me gusta,

que más disfruto, sobre todo el fin de semana,

no sé, para tomar té, por ejemplo, un dulcecito o algo.

Unas pastas de té, y te traigo unas que te van a encantar,

o van a encantarte, que son estas, unas bizcotelas de limón.

A mí me encanta,

porque en esta receta utilizamos el limón

como potenciador del sabor dulce,

porque los cítricos nos recuerdan al dulzor, y mira,

tenemos por aquí unas galletitas que son con base de bizcocho,

son muy tiernas.

¿Cómo las hemos hecho?

Pues como un bizcocho de toda la vida de yogurt,

pero cambiando el azúcar por dátiles,

cambiando la harina refinada por harina integral,

y cambiando el formato de bizcocho

por formatos individuales para comer menos cantidad.

Y lo hemos rellenado con esto de aquí, que es crema de limón,

también conocida como "Lemon Curd".

Uy, uy... Qué estamos muy europeas.

¿Qué lleva el "Lemon Curd"?

Un montón de mantequilla. Y muchísimo azúcar.

¿Qué hemos hecho nosotros en "Saber vivir"?

Nos hemos quitado la mantequilla de un plumazo

y para aportar textura hemos incorporado harina de maíz,

que va a espesar y a hacer algo similar.

Los huevos, que están bien ricos, y en vez de utilizar azúcar,

utilizamos la mitad de la cantidad de sirope de agave,

y tenemos esta cosa tan rica, Miri. Pues lo dicho,

disfrutemos de esa repostería saludable

en cualquier momento del día,

por ejemplo,

disfrutando de una buena peli o serie de televisión

y uno de esos actores es hoy protagonista en "Saber vivir",

es el gran Alejo Sauras.

(Música)

Pues a mí este año

lo que más me hace sentir vivo

son muchas cosas cotidianas que antes, simplemente,

me hacían sentir normal y que este año

me hacen especialmente sentir vivo,

como es salir a dar un paseo, ir al cine, ir al teatro

y, sobre todo,

estar con la gente a la que quiero.

Yo por el trabajo que tengo me tengo que cuidar bastante,

tanto por las jornadas largas e intensas que tenemos,

nos maquillamos todos los días, nos echamos productos en el pelo,

entonces, yo, por ejemplo,

tengo que lavarme la piel con un buen jabón todos los días.

Hay que hidratarla.

El pelo también hay que cuidárselo bastante.

Y, sobre todo, la alimentación, la alimentación es fundamental.

Que haya una variedad tanto en verduras

como si comes carne, en carne.

Yo no soy mucho de desayunar, un domingo lo que hago, pues,

como nada más levantarme no me entra comida,

espero un ratito,

y al ratito como, procuro comer algo principalmente salado,

hidratos de carbono, menos proteína, por la mañana no es necesario,

el hidrato de carbono lo vas a ir quemando

a lo largo del día.

Y a diario, cuando no tengo tanto tiempo,

pues lo que hago básicamente es triturarme algún tipo de cereal,

mezclarlo con algo que me guste y tomármelo.

Y a eso hay que añadirle, aunque no apetezca mucho,

hacer un poco de ejercicio.

Yo, en mi caso, por el papel que interpreto,

tengo que ir al gimnasio

porque me piden una forma física buena.

Pero, además de eso, yo salgo a andar, no a correr mucho,

porque si corro, adelgazo, y no debo adelgazar,

pero sí salgo a caminar, creo que es importante caminar.

(Música)

Para mí saber vivir es conocerte a ti mismo y, sobre todo,

aceptarte cómo eres y cómo vas a seguir siendo

el resto de tu vida.

Vendrán problemas, tendrás achaques, y conocerlos y aceptarlos,

saber vivir con ellos y saber reponerte

y seguir adelante con todo, eso para mí es saber vivir,

saber ser feliz con ello.

(Música)

El cine y el teatro están pasando por malos momentos,

como todos sabemos,

porque son espacios cerrados

y la gente sigue con miedo a infectarse de coronavirus.

Y los médicos nos dicen siempre eso de "mucho aire libre",

Teresa, y por otro lado, si estamos en un espacio cerrado,

que esté ventilado.

Es el caso del plató hoy, que está superventilado.

Está muy ventilado, qué saludable es abrir las ventanas,

dejar que salga fuera el aire viciado, los virus también,

y que entre un aire renovado.

Esto especialmente si tenemos a alguna persona contagiada en casa,

hay que hacerlo, en cualquier momento.

De la misma forma

que abrimos las ventanas,

sale el aire viciado,

también tenemos que hacer eso con las emociones negativas

que tenemos en nuestro interior,

tenemos que hacer una buena ventilación emocional

todas las personas,

pero muy especialmente quienes

están sufriendo en primera línea los efectos de la pandemia,

los enfermos, los familiares,

todo el personal sanitario,

están sometidos a sentimientos de frustración, de angustia,

de miedo también.

Después de un año de pandemia,

ya sabemos lo importante que es ventilar

los espacios cerrados

y lo perjudicial que puede resultar no hacerlo.

Pero ¿qué pasa con las emociones negativas?

¿Por qué hay que ventilarlas?

¿Por qué no debemos dejarlas dentro?

Porque esos sentimientos negativos

asociados a emociones negativas también,

de angustia, de frustración, de no saber qué decisiones tomar,

afectan negativamente a nuestra salud,

especialmente la salud cardiovascular.

En la Sociedad Española de Cardiología,

hay investigadores que están estudiando de qué manera afectan

las emociones negativas a nuestro corazón,

y lo que sucede es que se produce un estrés

metabólico

que hace que se active el sistema nervioso simpático,

por el cual se incrementa la presión arterial,

sube el ritmo de nuestros latidos cardíacos,

se cierran los vasos sanguíneos y esto sí que me parece muy grave,

tenemos el doble de riesgo de sufrir un infarto,

aunque sea solo por proteger a nuestro corazón,

tenemos que poner a raya las emociones negativas

y ventilarlas.

Tener una ventilación emocional que no es algo

que nos hayamos inventado aquí en "Saber vivir".

Es un instrumento,

una herramienta que ponen en marcha los profesionales

y las profesionales de la psicología para ayudar a las personas

a exteriorizar lo que guardan dentro

y que les está causando dolor, en especial,

aquellas personas que han pasado por un estrés postraumático,

por una experiencia traumática.

¿Sabes que a veces creemos que cuando no hablamos de las cosas,

las cosas que nos hieren,

las olvidamos o se van a pasar o se hacen muy pequeñitas?

Y es todo lo contrario, se quedan ahí, a veces se enquistan,

se vuelven crónicas y hablar de ellas,

abordarlas cuando pasa el tiempo es más difícil.

Ventilemos entonces, y cuanto antes mejor,

esas emociones negativas.

Pero ¿cómo lo hacemos?

No creo que sea tan sencillo como encender un ventilador.

No.

Entonces es como, ¡hala!

Sacamos todo,

ventilamos emocionalmente,

nos da un calentón,

nos quedamos muy a gusto,

pero no conseguimos nada.

Lo que tenemos que hacer nosotros es enfriarnos,

a mí me gusta aplicar siempre como primer paso la respiración,

nos ayuda a tomar las cosas, enfriar,

después vayamos al pensamiento donde están enredando las emociones

negativas provocando la aparición de pensamientos negativos,

vamos a dejar que se cuelen algunas emociones positivas

a que aparezca también un pensamiento positivo

y, a partir de ahí,

vamos a poder expresar todo lo que guardamos con calma,

con tranquilidad.

Esa es la ventilación emocional.

Y haciendo todo eso, ¿me voy a sentir mejor?

Pues te vas a sentir un poquito más fresca.

Es una pequeña ironía,

porque la paz interior te va a dar mucha calma, eso sí.

Muchísimas gracias, Teresa,

nos quedamos con esa receta de salud

y no os olvidéis de ventilar siempre que podáis,

salid al aire libre a disfrutar de la naturaleza, mirad cómo luce,

por ejemplo, el Pirineo de Lleida, con la última nieve del invierno.

Allá que nos vamos para despedir este primer domingo de primavera.

Feliz semana y cuidaos mucho, pero mucho mucho.

(Música)

No hay nada más revitalizante

que venir a la montaña,

la desconexión y el aire puro

son perfectos para recargar las pilas.

Hola. -Buenos días.

-¿Qué tal? -¿Cómo estáis?

Bienvenidos. -Venimos con ganas.

-¿Frío para hacer estas actividades?

Tanto en familia como de iniciación,

unos guantes como los que lleváis,

sobre todo, equipación de montaña, un buen calzado.

-Oye, ¿qué pasa con la cara?

Me han dicho que aquí en la montaña...

-Pensad que la nieve hace como de espejo,

llevad siempre un buen protector solar.

Es importante el uso de gafas,

imprescindible también para que no se os quemen los ojos.

Hay zonas muy muy peculiares,

porque en esta comarca tenemos un parque nacional,

que es el parque nacional de Aigüestortes,

y es una zona fantástica para poder gozar de animales,

fauna y vegetación.

También de un entorno magnífico de nieve.

-Oye, y esto de hacer raquetas, ¿lo hace mucha gente?

-Tenemos familias con hijos desde los cinco o seis años,

hasta gente mayor.

Y el ritmo lo marca cada uno, es lo bueno,

que no dependes ni de tiempo ni de espacio.

-Parece fácil, porque yo es la primera vez y, oye...

(Música)

Hemos podido tener nieve del Sáhara,

podemos ver aquí en este corte cómo la última nevada

que cayó hace dos días es la primera capa, y por debajo,

vemos estas líneas marrones de polvo

y de arena que nos dejaron esas borrascas

que nos llegaron desde África.

-Esto al final casi es terapéutico.

-Desconectamos totalmente.

Ya veis dónde estamos, estamos solos en medio de la naturaleza,

es una desconexión mental muy importante.

Oye, y es un placer.

Vamos, continuamos.

(Música)

Oye, ¿esto son pisadas de animales?

-Pues esto es un pájaro, un pájaro común.

Ves que va haciendo saltitos con sus patitas.

Sería muy curioso y tendríamos mucha suerte

si encontrásemos pisadas de urogallo,

en una zona muy poco transitada por los humanos todavía.

Es muy importante en la montaña no tenerle miedo, pero sí respeto.

También es importante saber el lugar donde vamos.

De hecho, hay muchas maneras de tener un poquito de orientación,

la brújula.

El musgo nos indica siempre el norte.

-O sea, que los trucos que pueden parecer más de la vieja usanza,

son los trucos que se siguen utilizando hoy en día.

-Sí, sí, es importante saber, sobre todo,

cuando nos vamos de casa el tiempo que nos hará.

Y, sobre todo, también es muy importante avisar,

porque si nos pasa cualquier cosa, que rápidamente nos puedan ubicar.

Vamos a seguir, venga, chicos.

Frutos secos para reponer fuerzas.

Agua, importante también.

Sobre todo, por favor,

la montaña siempre limpia,

no tiramos nada, papeles,

no tiramos nada, papeles,

todo con nosotros

y lo devolvemos donde toca.

-La montaña engancha, así que,

vamos a seguir.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 21/03/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 21/03/21

21 mar 2021

Esta semana hablamos de las grasas, por qué son importantes y cómo podemos distinguir las más saludables. También de por qué se oxidan los alimentos al cortarlos y qué precauciones debemos seguir con la tabla de cortar. De la carne blanca y sus propiedades, del cáncer de colon y qué hábitos nos pueden ayudar a prevenirlo y cuáles pueden ser perjudiciales. Aprendemos por qué se producen las estaciones y el efecto que tiene la primavera en nuestra salud, preparamos propuestas de bocadillos saludables, ricos y saciantes, y hablamos de por qué es importante ventilar las emociones negativas.

ver más sobre "Saber vivir - 21/03/21" ver menos sobre "Saber vivir - 21/03/21"
Programas completos (449)
Clips

Los últimos 3.649 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios