Presentado por: Peio Ruiz Cabestany Dirigido por: Salva Ruiz

Documental compuesto por 13 capítulos en el que Peio Ruiz Cabestany, ex-ciclista profesional, recorre con su bicicleta la Vía de la Plata, que cruza España de sur a norte, de Sevilla a Gijón.

'Ruta Vía de la Plata: Diario de un Ciclista' es un documental compuesto por 13 capítulos en el que Peio Ruiz Cabestany, ex-ciclista profesional, recorre con su bicicleta la Vía de la Plata, que cruza España de sur a norte, de Sevilla a Gijón. Además, su recorrido es más extenso, pues comienza en Cádiz, donde tiene inicio la Vía Augusta, que más tarde se une a la Vía de la Plata. 

Un viaje de más de 1000 kilómetros que atraviesa 4 comunidades autónomas, 8 provincias e innumerables pueblos y aldeas. En su recorrido, la conocida como 'La Ruta 66 Ibérica', descubre personas muy interesantes, vestigios arqueológicos, monumentos espectaculares y paisajes naturales de ensueño. Ver esta serie documental de 13 capítulos de la mano de Peio, será para los amantes de la naturaleza, la cultura, la gastronomía y los viajes, toda una fuente de inspiración y motivación.

5837605 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Ruta Vía de la Plata. Diario de un ciclista - Etapa 2: De Lebrija a Torre de la Reina - ver ahora
Transcripción completa

(Música épica)

(Música divertida)

(Música flamenca introspectiva)

(FELIZ) ¡Comprobado!

La bicicleta perfecta ya.

Puesta a punto, estaba un poquito regular.

Está preparada para meter kilómetros horas y lo que haga falta.

Pero todavía voy a dar una vuelta por Lebrija

y voy a subir al castillo.

(CANTAOR CANTA FLAMENCO)

# Vi la risa primera nacer...

# Mis ojos...

# llenaron esta casa aquí...

# Lebrija fue mi cuna.

# Que meció mi sueño...

(Campanadas)

# Cuánto tiempo ha pasado # al volver... #

Buenos días. ¡Qué alegría por la mañana!

¡Buenos días! ¿Qué haces por aquí?

¿Como que qué hago? La Ruta de la Plata.

¿Y tú? Que es lo que llama la atención,

cantando a estas horas de la mañana. Bueno, soy cantaor.

Me gusta cantar por las mañanas. Eh, "illo".

Que yo a ti te conozco. ¿Sí?

Espérate... Pamplona, 2018.

En la terraza del hotel La Perla, en la Plaza del Castillo.

"Flamenco on Fire". ¡Ah!

¿No eras tú? Sí, cantando en los balcones.

¿Con quién estabas? Con Paco Jarana a la guitarra.

Estaba yo debajo del árbol, a la sombra. No me conoces por eso.

Pero te vi allí. Era un espectáculo eso.

Pues sí. Una idea nueva. Claro, de Lebrija.

De Lebrija de Lebrijano,

la tierra del vino bueno y el buen cante gitano.

El "Flamenco on Fire" allí es un espectáculo todos los años.

Totalmente. Me acuerdo de eso,

cantando desde el balcón y estabas tú con el Jarana.

Sí, totalmente. Y aquí, en mi paseo rutinario.

Ando mucho. Me gusta andar por la mañana temprano,

visitar las zonas de mi pueblo.

Además, estás siempre en alto, que en alto siempre se respira mejor.

(RÍE) Y aquí no te escucha nadie.

Bueno, estabas tú aquí.

Te estaba oyendo antes y digo, "¿qué es esto?".

Sabía que Lebrija es una tierra de cantaores de flamenco,

pero decía: "será así todos los días".

Y te he visto y digo: "pues bueno...".

Para mí es todos los días,

porque es una manera de buscarme la vida,

y además porque me gusta cantar. Y cuando ando canto,

y voy viendo cuál es mi resistencia pulmonar.

De ti sé algo, o creo saber,

que tienes canciones en romaní. De poetas romaníes.

Sí. O, ¿cómo es?

Romanés. Perdona.

De poetas gitanos. Pero también he leído "romaní".

Es lo mismo, imagino.

Sabes que del dicho al dicho,

de persona a persona se van cambiando las cosas, ¿no?

En realidad es romanés, que viene del "rom".

Vale, lo diré a partir de ahora. Del "rom", que es "gitano".

Y sí, tengo un proyecto que es sobre poetas gitanos del mundo,

en el cual hago cosas en romanés.

Sobre todo, por el problema perderse ese idioma aquí en España.

Por obligación, por cuestiones históricas...

Pero me estás hablando del siglo... Te estoy hablando del siglo XV,

año del 99 como dice la letra de "Persecución" de El Lebrijano.

Que es de aquí, claro. Sí.

¿Tiene una canción? ¿"Persecución"? Sí, en el disco "Persecución",

puedes escuchar todo lo que aconteció en aquella época.

Que si quieres, ya que estás aquí, y tenemos la mañana...

¿Tienes la mañana libre? Iba a salir a pedalear,

pero tengo una pereza...

Es el segundo día pero tengo las piernas...

Está saliendo el sol, está el día de maravilla.

¿Por qué no te vienes y te enseño las zonas más antiguas?

Encantado. Venga, sí. Sí, ¡vamos!

Pero, ¿te llevas la bicicleta o la dejamos?

¡Coño, la bici!

Se me ha olvidado. Hablando contigo se me ha olvidado.

(Música flamenca)

Pues mira, te voy a enseñar... Estábamos hablando de barro.

La única alfarería que queda en Lebrija,

superviviente de un modelo de trabajo artesanal antiguo.

Barro de aquí de la zona de Lebrija. Y aquí te presento a Juan.

-Hola. Encantado. Hola Juan, ¿qué tal? Soy Peio.

¿Eres el único que queda de los alfareros de Lebrija?

Los oficios estos se van perdiendo y cada vez quedamos menos.

He visto a tu hija y a tu hijo y veo que hacen...

¿cómo le llaman? ¿cacharritos?

Hacen piececitas pequeñas para poner los cactus y cositas así.

Hoy estoy haciendo una bola, para plantar también.

¿Para cactus también?

Bueno, para flores, para cactus... Para todo lo que...

¿Tú vendes todo directamente? ¿No tienes intermediarios?

Hay gente que se lo lleva también para tiendas.

Pero como esto es una producción limitada...

Yo hago piezas de una en una.

Aquí venían antes los cortijos,

a por los cántaros para la gente que estaba en los campos.

Pero hoy el campo ya se ha modernizado,

no hay nadie que trabaje en el campo,

y los cántaros no se utilizan como antiguamente.

Me ha dicho José que el barro es de aquí.

Sí, lo traemos de detrás del castillo.

¿Todo de Lebrija?

Sí, ya lo mezclamos con agua,

lo batimos, lo depuramos, le quitamos todas las impurezas que trae,

y ya lo amasamos.

Una vez que está amasado, ya lo podemos utilizar.

Tú disfrutas con esto, ¿no? De 17 alfareros solo quedas tú.

Tienes que disfrutar. Este es un oficio muy duro,

como no disfrutes y hagas lo que te gusta, pues...

Juan, que veo que mueves las piernas,

¿tienes uno todavía que tienes que darle con el pie?

No, es eléctrico, ya anda solo.

Pero tengo que acelerar y frenarlo con el pie.

Ah, tienes acelerador.

Lo tengo que parar con el pie, Darle con el pie puedes también.

¿Y has llegado a usar...? Yo aprendí con el de pie.

Es mejor porque es muy lento y la velocidad la vas dominando tú.

No como este, que lo mismo le pisas demasiado y va muy rápido.

Es un poco cruce de cables en el cerebro, ¿no?

Pero es mejor que el acelerador,

tú puedes acelerar como el gas del Vespino,

lo aceleras y te puedes... pues esto es lo mismo. El pie mucho no corre.

Bueno, chico, ¿yo qué?

Pues mira, ya que estamos hablando de barro,

y de artesanía local, te voy a llevar a un sitio que te va a gustar,

y vamos a probar algo muy típico de la tierra.

¿Más que esto? Esto se puede ver,

lo otro se vas a saborear. Es vino de Lebrija. De la tierra.

Una relación tiene, nos hará una copa él para el vino.

Y se mantendría fresquito como en el botijo el agua.

Oye, encantado. Venga, igualmente.

-Hasta luego, Juan. -Venga, hasta luego.

(Música instrumental)

Te voy a presentar a la gente que te va a enseñar esta bodega

tan magnífica, que se llama "Bodega Halcón".

Te voy a presentar a Ricardo. ¿Qué pasa, cómo estamos?

-Hace un año por lo menos de que viniste aquí a actuar.

-Venía con mi amigo Peio. Yo no vengo a actuar.

Que viene en bicicleta haciendo la Ruta de la Plata.

Y me gustaría que le enseñaras la bodega,

por favor, ya que está aquí, que se lleve algo bueno del pueblo.

-Por supuesto.

Me está enseñando todo. Todo Lebrija.

Bienvenido. Me ha dicho: "la mejor bodega,

la más bonita, la más coqueta", y encima es muy llamativa,

porque es un cortijo al lado de la iglesia, en mitad de Lebrija.

Todo lo que te ha dicho es verdad.

Si te parece te la enseño y dejas a José tomando una copita.

-Me voy a quedar aquí con Jorge tomándome una copita.

-Bueno, pues vamos. Venga.

La bodega sigue tal cual se configuró a principios del siglo XIX,

como puedes ver. Sí, esto de las telarañas

lo ponéis vosotros o... Las telarañas son un buen guardián

de la bodega, porque se comen los insectos.

Y un insecto dentro de una bota,

ponte la bota jerezana, como llaman aquí, son 36 arrobas.

Nosotros no la llenamos entera para que pueda respirar el vino,

pero tiene 500 litros dentro. Estas de abajo son las soleras,

que llamáis ¿no? ¿Cómo funciona? ¿Este cuántos años puede tener?

Es el sistema de criaderas y soleras. Los vinos más viejos

se encuentran en las soleras y están listos para embotellar.

Por ejemplo, si vas a embotellar 100 litros,

sacas de la primera criadera 100 litros...

¿Y los pasas de arriba abajo?

Entonces, los vinos más jóvenes están arriba.

Y, ¿ese es el más joven? Efectivamente.

Oye, y una última cosa que te quiero preguntar.

Esta bodega la recuperó Margarita, de la familia.

Porque se dejó cuando murió el dueño, o sea, el padre.

Sí, la bodega estuvo cerrada un par de años y Margarita,

que es la tercera hermana de ocho hermanos,

pues cogió la bodega por mantener este patrimonio,

que es único. Con mucho trabajo. Hay que decir que esto,

como ves, da trabajo todos los días.

Dame un poco de vino, para probarlo.

El que tú quieras. Está comprobado que estos vinos son muy saludables.

(Música inspiradora)

Ya vale, ya. No puedo más. A él sí. A él generoso.

Un poquito para brindar. -Esto os va a sentar bien, seguro.

Vamos a brindar.

Por nosotros, por Margarita...

Bebe, canta y nosotros jaleamos. Vale, venga.

Jaleamos y damos palmas.

¡Hala!

(CANTA FLAMENCO)

# Ay, voy por la corredera, # y a mí me viene cayendo...

# una agüita "calaera"... #

(Música inspiradora)

Me ha dado mucha pereza salir de Lebrija porque...

Me estoy dando ahora...

un buen atracón de kilómetros, 70 hasta Coria del Río.

Ahí tenemos Cabezas de San Juan, y muy bonito el recorrido de momento

70 kilómetros, venga, tranquilidad. Poquito a poco.

Ahí están cosechando el algodón.

Qué casualidad. Justo hoy. No les he avisado ni nada, eh.

(Música divertida)

Buenos días. ¿Qué tal?

Pues reventado, vengo desde Lebrija en bici.

(SORPRENDIDO) ¡Joder!

¿Un agüita fría? Por favor, si tiene, por lo menos.

Porque se me ha calentado la que tenía en la bici.

Normal, eso es normal. Sí.

Esas fotos de ahí, ¿son de aquí? Sí. Él es mi padre.

Tío abuelo de mi padre. Tatarabuelo.

Ese hombre es el que está con la chaquetilla

ahí en el centro de todos.

Sí, el tatarabuelo también.

O sea, que esto es vuestro desde hace generaciones.

De generación en generación. O sea, ¿cuántos años tiene esto?

¿Esto? Pues la foto esa puede andar entre 1905 y 1910 hasta hoy.

¿Al mismo tiempo que la barcaza? ¿O no coincide?

No, no coincide. La barcaza, no sé decirte, pero más o menos 33...

Ah, es más tarde. No mucho más, pero bueno.

Pero llama mucho la atención que sigan existiendo barcazas

para cruzar el río.

Este es el único sitio para cruzar de un lado a otro.

Claro, no hay puente de aquí a Sanlúcar.

De aquí a Sanlúcar no hay puente.

Me voy para Sevilla ya, voy a descansar un poco,

voy a visitar la ciudad. Que ya me merezco un descansito.

Pues antes de irse hay que visitar el japonés que tenemos aquí, ¿no?

¿Qué japonés?

¿Un restaurante japonés? No, no. Una estatua.

Aquí, como estamos familiarizados con Japón...

Sí, sí. Hasekura Tsunenaga.

¿Cómo? Hasekura Tsunenaga.

Yo es que tampoco... lo pronuncio bien.

¿Y dónde está eso?

Cogemos el paseo marítimo, bueno, el paseo fluvial,

y a unos 150 metros sobre la derecha lo tienes.

Pasando un parquecito de críos.

Oye, ¿cuánto es esto? 80 céntimos.

Hala, ya está. Sobra, sobra.

Joder... (RÍE) Hombre...

Venga, gracias.

(Música andaluza)

Hasekura Tsunenaga....

Buenos días. Buenos días.

Estoy desde la Venta El Mellizo hasta aquí,

repitiendo el nombre del japonés.

Hasekura... Tsunenaga.

¡Ese! Tsunenaga. Es que no se me mete. Hasekura Tsunenaga.

¿Usted conoce la historia? Sí, la conozco.

¿Cómo te llamas? Juan Manuel Suárez Japón.

¡Hombre! Y mi abuelo materno,

Manuel Japón Japón. O sea, que a mí el Japón me coge de lleno.

Eso es que un antepasado vendría en ese barco de Japón, ¿no?

Bueno, en realidad los "japonés" son los japoneses que llegan aquí y,

que como comienzan a hacerse cristianos y se bautizan,

a la hora de poner el apellido,

se decide poner el nombre del lugar de origen.

Entonces todos se llaman Japón.

¿En qué año llegaron? Llegan aquí en octubre de 1614.

Y, ¿el primer nombre de bautizo de un Japón?

El primer nombre está registrado en dos sitios:

está registrado en la documentación del Ayuntamiento...

¿En qué año? En 1642.

Claro, ten en cuenta que... O sea, ¿en qué año llegan?

El 14, pero te tengo que explicar eso,

porque la gente antes no era como ahora,

que el niño está recién nacido y,

si llega alguien a hacerte un padrón ya lo pones, pero entonces

sólo se empadronaban las personas que estaban sujetas a tributación.

Nada más que las personas mayores.

Vamos a ver si me aclaro.

Desde que llega Hasekura,

¿cuánto tiempo tarda hasta que se registra el primer Japón?

Unos veintipocos años.

Ah, o sea, que tardaron en tener "japonés" por ahí.

¿O tardaron en registrarlo? No, es que se registraban vecinos,

y solamente vecinos eran los cabezas de familia.

Ah, vale. Ahora entiendo.

Las personas que estaban sujetas a tributación.

¿Por qué vinieron? ¿Quién les trajo?

Vinieron porque, además del samurái Hasekura,

venía un franciscano, Sotelo, para hacer llegar una doble petición:

al Rey de España y al Papa de Roma:

Que se siguiera manteniendo la presencia de misioneros allí,

no solo de franciscanos, de misioneros.

Y al mismo tiempo, que se le concediera a los japoneses

la posibilidad de tener comercio con Nueva España, con México.

¿Cuántos "Japonés" hay ahora, más o menos en Coria?

En Coria el último recuento está en unos 680, más o menos.

Juan Manuel, si alguien quiere informarse más de esta historia,

que me parece muy llamativa e interesante, de los Japón en Coria

¿qué libro me aconsejas?

Esa es una pregunta difícil para mí.

No, dime un libro cercano a ti, venga.

Muy cercano a mí, es un libro que se llama "De Sendai a Coria del Río".

¿Escrito por? Y tiene un subtítulo divertido,

que es "Historias de japoneses y japonés".

¡Anda! Y lo escribí yo en el año 2014.

Voy a ver la escultura. Venga, voy contigo.

No todos los días tiene uno aquí un figurón del deporte patrio.

-(RÍEN)

Figurón eres tú.

No sabía yo que estaba hablando con un catedrático, un rector de...

Además, qué vistas tiene, eh. Sí.

Esta estatua, Peio, hay un conjunto de estatuas iguales,

en los distintos sitios por los que fue pasando la embajada.

Hay en Sendai y en Osato en Japón, Acapulco, La Habana, Coria del Río...

¿La misma estatua? El mismo modelo.

(Música inspiradora)

(Música andaluza instrumental)

Aquí en Sevilla hay una cosa que hace tiempo que quería hacer.

Navegar por el Guadalquivir, y hoy es el día.

Llevo muchos kilómetros. Un poquito de descanso...

me va a servir para relajar músculos y cumplir un sueño.

Guadalquivir... ¡Guillermo!

¿Qué tal, Peio? Me alegro de verte por aquí.

Yo también. Estoy preparado ya. Estoy acongojado.

Deja la bicicleta y vamos a coger la tabla de paddle surf.

Te voy a enseñar cómo hacerlo por aquí por Sevilla.

Hace tiempo que sueño con hacerlo.

Tenía entendido que por el norte en el País Vasco sí lo hacíais.

Eres local de allí, ¿no?

(IRÓNICO) Las olas en Mundaka he cogido yo.

Que es la primera vez que cojo una de estas.

No te preocupes, que estás en buenas manos.

Todo el mundo que viene conmigo sale andando en la tabla.

¿Qué te iba a decir? ¿Me despeloto?

Bueno, dejamos los zapatos aquí,

y te vamos a dar un chaleco y el remo

y nos vamos a echar al agua.

¿Qué porcentaje de gente se cae?

Pues... un 99% de gente que viene a la escuela no se cae al agua.

Y un 1% que puede que se caiga.

Yo soy muy especialito, eh.

Espero que no seas de ese 1%, confío en ti.

Y en tus habilidades como deportista, por favor.

Vamos a hacer una cosita, el remo lo dejamos fuera, ¿vale?

Tu mano derecha, el remo fuera. ¿Así?

Tu mano derecha sujeta la tabla.

¿Derecha es con la que cojo la cuchara?

Eso es.

Porque si no te vas a ir al agua.

Va a ser el primer baño de la jornada.

Mano de la cuchara, y te colocas de rodillas.

Mira, posición de seguridad.

Esto se mueve mucho.

Esa es la clave. Vamos a ver tu equilibrio.

Coges el remo. Espérate, el asa entre...

Siempre en el medio. Es el punto medio de la tabla.

¿Y las piernas abiertas? Eso es, cuanto más separadas mejor.

Mayor control de la tabla y más equilibrio.

Me he "abrido" de piernas. (RÍE) Me he "abrido", muy culto.

Me vas a enseñar un poco de lingüística.

Pues hacemos una cosita, Peio, ¿estás preparado?

Sí.

Pues nos vamos a empujar del pantalán.

¿Con el remo o con la mano? Con la mano.

Y ahora vamos remando de izquierda, ¿vale? Eso es. Genial.

Venga, nos vamos a embarcar en esta travesía por el Guadalquivir.

¿Estás preparado? Sí.

¿Eh? "Yes".

¿Qué hacemos ahora?

Nos vamos a quedar al lado

de esta preciosidad, de la Torre del Oro.

¿Qué te parece?

Una maravilla. Y verlo desde aquí..

Patrimonio de la Humanidad. Muy bonita.

Esta es la zona más fresquita de la ciudad.

Sí, eh. Aquí es donde se refresca uno.

Se nota mucho la diferencia de temperatura.

Igual el barrio de Triana es el más fresco.

Sí. Son calles estrechitas.

Que da a la sombra. Sí.

¿Quién hizo eso? Esas edificaciones.

¿Quién pensó en poner las casas unas al lado de otras?

Para poder aprovechar la sombra.

Ojo al dato. Es pregunta de examen, ¿no?

(RÍE) Pregunta de examen. Primera pregunta de examen.

¿Quién pudo hacer eso?

A qué civilización, por así decirlo. Ah, a los romanos.

No. Los fenicios, los tartessos.

Aquí estuvo una civilización durante mucho tiempo...

Ah, los árabes. Eso es, los árabes.

Fueron los ingenieros, y así lo hicieron

para combatir las altas temperaturas.

Póngase usted aquí, por favor. Hombre, por supuesto.

Sería un placer para mí.

Si no aguantas mi ritmo voy más flojo.

Claro, estoy intentando superarte.

(Música animada)

De verdad, tío...

pura vida. Maravilloso.

Esto sí es calidad de vida. Me alegro que te haya gustado

tu paso por el río Guadalquivir, en paddle surf.

¿Qué vamos a hacer ahora después de la sesión?

Yo me tengo que ir a Guillena.

¿Te vas para Guillena? Sí, sí.

No puede ser. Tengo que pedalear.

Me queda poquito ya...

El ritual después de cada sesión de paddle surf,

es irnos a tomar una cervecita por Triana. Te enseñamos el barrio.

Ya que estás por Triana, tomarnos una cañita,

y te enseñamos el barrio. Hay que aprovecharlo.

Me estás tentando, eh. Sí, por favor.

¿Una cervecita? Esto no suele pasar todos los días.

Venga, una cervecita y me voy a Guillena.

¡Eso es!

(Música introspectiva)

(RÍEN)

(Música instrumental andaluza)

Te voy a enseñar la Capilla de los Marineros, es esta.

Es la más famosa de toda Triana.

Esa puerta grande es porque sale el...

Eso es, el palio con la Virgen.

Va en aquella dirección, hacia puente de Triana.

Y salen el Viernes Santo.

La Esperanza de Triana, en la Semana Santa de Sevilla.

¿Y esta en el barrio de Triana es la más importante?

Eso es, la más conocida.

Y esta iglesia, ¿qué es?

Pues esta es la Iglesia de Santa Ana.

Es la primera iglesia que se hizo en Sevilla, la más antigua.

O sea, la primera iglesia de Sevilla estaba en Triana.

Eso es, la mandó construir Alfonso X el Sabio.

Porque por lo visto le curaron una ceguera que él tenía.

A él le gustaba mucho leer y escribir.

Y por un milagro de la Virgen de Santa Ana,

le curó la ceguera y mandó construir este templo.

¿Quién le curó la ceguera? ¿Santa Ana?

Pues Santa Ana, fue un milagro. Un milagro de la Virgen.

Este es el primer azulejo que se puso en Triana.

Miguel de Cervantes estuvo viviendo arriba.

"Rinconete y Cortadillo". Ahí es cuando escribió

la novela picaresca, Cervantes.

Este es el edificio más antiguo de la ciudad.

Guillermo, una cosita. Dime.

Hemos visto todo Sevilla. Qué pena que termine todo aquí.

Y yo creo que me tengo que ir. ¿Para dónde vas?

A Guillena. 25 kilómetros me quedan.

Pues mucho ánimo, mucha fuerza, ha sido un placer conocerte.

Te esperamos pronto.

25 kilómetros es horita y pico... Eso lo haces tú en un santiamén.

Estás acostumbrado ¿No se me hará de noche?

Te da tiempo de sobra, un par de horas hasta que caiga el sol.

¿Me acompañas a por la bici?

Vamos. Qué pena que te vayas.

He disfrutado Sevilla desde el río,

y ahora la visito desde su perspectiva habitual,

recorriendo sus calles... en bici.

Antes de dejar la ciudad,

visito el museo arqueológico de Sevilla, llamado el Antiquarium.

donde se ven al descubierto restos de gran parte del periodo romano.

Aquí queda bastante claro que este era uno

de los de los puntos de partida de la ruta Vía de la Plata.

Otra ciudad importante donde pensé empezar la ruta

cuando planifiqué mi viaje, fue Carmona.

Una alternativa totalmente recomendable.

También con un pasado histórico interesante.

Camino de Guillena paso por Camas,

y un poco más adelante hago una parada casi necesaria

en la localidad de Santiponce,

para visitar el conjunto arqueológico de Itálica.

En esta ocasión haré algo muy especial en esta ciudad romana:

Pedalear por la arena de su anfiteatro. ¡Buah!

(Música inspiradora)

Ya solo me queda seguir el cauce del río Guadalquivir

unos cuantos kilómetros más para llegar a mi destino.

Hoy descansaré en un lugar muy especial,

el Cortijo Torre de la Reina.

(Golpes a la puerta)

Hola, tengo habitación, ¿verdad?

Lo estábamos esperando.

Me han hablado muy bien de este sitio,

que debe ser una maravilla.

Sí, monumento nacional.

(Buje de la bicicleta)

¿Por dónde es?

Por allí.

Vale, venga, gracias. Hasta luego.

Hasta luego.

Buenas tardes. Buenas tardes.

¿José María? Sí, soy yo.

Bueno, tengo habitación aquí yo. ¿Sí? Qué bien.

Es que me han hablado... Qué suerte tienes.

Cómo sé los sitios buenos, ¿eh?

Me han hablado mucho de este sitio.

Sí... Sitio maravilloso.

Y con mucha historia. Sí.

No sé si sabrás que esto era de la Reina Doña María de Molina,

que lo heredó a su vez de su padre, el infante Don Alfonso,

hermano del rey San Fernando.

Después de la conquista de Sevilla, sabes que San Fernando,

en el repartimiento de la...

¿Esto era la retaguardia de la conquista?

En el repartimiento que se hizo de las posesiones de los árabes,

después de la conquista de Sevilla,

le dio a su hermano el infante, esta fortaleza,

con todas las tierras que iban de aquí a Sevilla.

Estamos hablando de hace... De finales del siglo XIII.

La ciudad de Sevilla se conquista en 1248.

Se reconquista.

La reina vivió aquí, supongo que viviría algún tiempo,

porque esto era una fortaleza y había paseo de ronda,

en la parte superior de la edificación.

Y se supone que vivió aquí. Ella y San Fernando.

Yo soy muy raro. Me interesa mucho esa historia,

pero me interesa también la tuya, porque esto se llegó a abandonar.

Este cortijo.

Bueno, esto es una herencia familiar.

Y entonces, aquí había un problema antes,

que era que los pantanos no estaban controlados,

estaban edificados pero por ejemplo, llegaba una época de mucha lluvia,

y entonces soltaban el agua de pronto.

Y entonces, incluso esta parte, se inundaba totalmente.

Y por eso se abandonó...

Y después ya se controlaron los pantanos.

Entonces ya con la crecida de los ríos no había ese problema.

Entonces ya se pudo usar la edificación.

Lo tomó usted y estaría todo destrozado.

Poco a poco, se empezó a restaurar.

Menudo trabajo. Sí.

Han sido 35 años de restauración.

O sea, venías los fines de semana después de trabajar en el despacho.

Incluso durante la semana. Al salir del despacho

me venía aquí a trabajar.

Qué satisfacción, ¿no? Sí, la verdad es que sí.

Yo voy a dormir aquí, pero antes de hacerlo,

si me permites, me voy a dar una vuelta por todo...

Me parece muy bien. La finca, el hotel...

Yo le recomiendo que empiece por la fortaleza califal,

que es del siglo XI, y es la única que queda.

Pues mira, es lo primero que voy a ver, la fortaleza califal.

Luego nos vemos. Muy bien.

Muy amable, hasta luego. Hasta luego.

(Música inspiradora)

Ruta Vía de la Plata. Diario de un ciclista - Etapa 2: De Lebrija a Torre de la Reina

31:13 18 abr 2021

En esta nueva etapa conoce la tradición alfarera de Lebrija, el vino D.O. Jerez y el vínculo de Coria del Río con la cultura japonesa. Visita Sevilla y da comienzo la Ruta Vía de la Plata. Sigue hacia la ciudad romana de Itálica y descansará en el Cortijo Torre de la Reina, en Guillena.

En esta nueva etapa conoce la tradición alfarera de Lebrija, el vino D.O. Jerez y el vínculo de Coria del Río con la cultura japonesa. Visita Sevilla y da comienzo la Ruta Vía de la Plata. Sigue hacia la ciudad romana de Itálica y descansará en el Cortijo Torre de la Reina, en Guillena.

ver más sobre "Ruta Vía de la Plata. Diario de un ciclista - Etapa 2: De Lebrija a Torre de la Reina" ver menos sobre "Ruta Vía de la Plata. Diario de un ciclista - Etapa 2: De Lebrija a Torre de la Reina"

Los últimos 5 documentales de Ruta Vía de la Plata: Diario de un Ciclista

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 30:53 pasado domingo Peio comienza esta quinta etapa en Villafranca de los Barros en dirección a Almendralejo, donde descubre otro de los grandes atractivos de la zona, el vino. Sigue su ruta por la Vía de la Plata hacia el embalse de Alange para realizar la Vía Ferrata. Después, Peio pedalea hacia Mérida, la ciudad romana Augusta Emérita que alberga grandes vestigios e historias de época romana. También visita una ganadería de vacas de la D.O. para conocer los secretos de la rica ternera extremeña. Degusta platos con la gastronomía típica de la zona, finalizando la etapa en una pequeña aldea extremeña, Aldea del Cano, por la que pasa la Vía de la Plata.

  • 31:06 02 may 2021 Amaneciendo en Montemolín, Peio visita la panadería Tahona Cano y la Corrala de la Comedia. Para deleitarse con la gastronomía de la zona visita el Museo del Jamón. Sigue pedaleando hasta Villafranca de los Barros, donde finalizará la etapa y conocerá más sobre la historia de la Vía de la Plata

  • 29:49 25 abr 2021 Peio amanece en la localidad de Guillena y visita el Museo del Agua para descubrir esta maravillosa ruta. Conocerá el oficio de ganadero, el de relojero y probará el típico salmorejo de conejo. Ya en tierras extremeñas, se adentra en la localidad de Montemolín para descansar y despedir la etapa.

  • 31:13 18 abr 2021 En esta nueva etapa conoce la tradición alfarera de Lebrija, el vino D.O. Jerez y el vínculo de Coria del Río con la cultura japonesa. Visita Sevilla y da comienzo la Ruta Vía de la Plata. Sigue hacia la ciudad romana de Itálica y descansará en el Cortijo Torre de la Reina, en Guillena.

  • 29:34 11 abr 2021 Peio comienza en Cádiz el camino de la Vía Augusta que más tarde enlazará con la Ruta Vía de la Plata. Probará el mejor 'pescaito frito', descubrirá monumentos históricos y contemplará la belleza del arte ecuestre andaluz. Seguirá hasta Lebrija donde repondrá fuerzas para su próxima etapa.

Mostrando 1 de 1