Repor Canal 24H

Repor

Jueves 00:00 y domingos 20:30 horas

Repor
Noche del miércoles al jueves a las 01.30 horas   Los Domingos a las 20:30 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5900977
Para todos los públicos Repor - El campo es capital - ver ahora
Transcripción completa

La tecnología hace que los cultivos san cada vez

más sofisticados, más productivos,

y, en ocasiones, más rentables.

Los fondos de inversión han puesto el ojo

en un sector siempre necesario.

La máquina funcionaría como una U invertida.

Se puede gestionar todo desde un tractor.

Envasamos 56 millones de kilos de uva.

Estamos en Hong Kong, Vietnam, China...

Los fondos lo saben ver, lo ven venir, y sí, están entrando.

Frente a la gran industria,

el pequeño agricultor lo tiene cada vez más difícil.

No hay relevo generacional y, en muchas ocasiones,

se ven obligados a arrendar o a vender las tierras.

Les cuesta más la recogida y el mantenimiento del olivar

que lo que cuesta la aceituna.

4.000 kilos, 284 euros. Les sale a siete céntimos el kilo.

Llevan un ritmo que dices tú: "Nos han pasado como un avión.

Nos han pasado a los pequeños como si fuera un avión por encima".

"Así es como se han recogido las aceitunas desde hace siglos

y de forma parecida se hace aún en bastantes olivos de España.

En los últimos años han aparecido nuevos métodos de recolección,

como el intensivo, ayudado por esta máquina,

pero el que ha ido un paso más allá es el modelo superintensivo,

que supone un cambio radical

frente a cómo se ha hecho hasta ahora,

tanto en el cultivo del olivo como en la recolección.

Juan Parras es ingeniero agrónomo y se encarga de esta finca.

Hay plantados en setos 2.000 olivos por hectárea.

Antes había maíz y tomate.

Francisco José Luque es propietario de estos olivos casi centenarios.

Aquí apenas hay plantados 60 grandes árboles por hectárea.

Son la cara y la cruz del olivar en España."

En el superintensivo,

tanto la recolección con máquinas cabalgadoras,

como la poda con discos y cuchillas

está totalmente solucionado con mecanización.

La máquina funciona como una U invertida,

quedando el olivo en el medio y, entonces,

mediante un sistema de vareo y sacudidas,

va cayendo la aceituna y cae a unas tolvas.

El primer año sí requiere algo más de mano de obra,

pero después del primer año

se puede gestionar todo desde un tractor,

porque una misma persona realiza los tratamientos fitosanitarios,

los tratamientos de la mala hierba...

Al final, es un único tractorista, diferentes operaciones,

pero se puede mecanizar todo.

Esto es zona de montaña completamente.

Esto es un olivar tradicional.

De toda la vida tenemos que hacerla manualmente,

con máquinas vareadoras manuales, que nos tenemos que colgar,

una maquinaria que pesa,

que se engancha a esto y lo menea.

La aceituna, cuando está, se cae.

Mínimo necesitamos dos personas, y, si hay aceituna en el suelo,

otra más, para recoger las del suelo.

En cambio, ellos con una sola, suficiente.

Yo puedo meter aquí una maquinaria, en estos olivos,

pero allí, más adentro, no puedo, imposible.

Es imposible completamente.

Usted va a la vega, ve unas hiladas de olivos,

pero hiladas, hiladas,

que en cuestión de cinco metros hay 20 olivos.

Mete una máquina y lo hace en un momento.

El agua llega por su peso a unas balsas de acumulación,

donde cogeremos, almacenaremos el agua

e impulsaremos para regar nuestro cultivo.

La fertirrigación la hacemos a través de riego por goteo.

Además de regar, fertirrigamos. ¿Qué es fertirrigar?

Es aplicar los fertilizantes a través del sistema de goteo.

Este es un sistema sostenible, porque los recursos que empleamos

para obtener mucha cosecha

son inferiores a los de otros sistemas.

Entonces, muchas veces no tenemos que fijarnos

en que sea más productivo, no, tiene que ser más rentable.

Dependemos del agua, no como los cultivos intensivos,

que tienen sus pozos, tienen su agua

y no tienen problema.

Nosotros dependemos todo del agua.

Si todo esto no llueve, no hay nada que hacer.

Este año el agua ha sido poca.

Normalmente coges 3.000 kilos.

Llega un momento en que recoges mil kilos.

¿Y mil kilos cuánto es al cambio? Mil kilos son 400 euros.

¿Es tu única fuente de ingresos? Sí, la única.

El campo, no solo esta tierra, algunos trozos más,

es mi única fuente para poder ir viviendo y ya está.

Hay sitios en los que ni los recogen.

Ni los recogen, porque les cuesta más

la recogida y el mantenimiento del olivar

que lo que cuesta las aceitunas.

Veo que vamos a desaparecer, que esto va a ser todo latifundios

y nosotros desapareceremos completamente.

Que Dios venga y nos lleve.

"Ahora el cultivo superintensivo apenas supone un 5% del total,

pero las previsiones dicen

que en diez años llegará al 30%.

Agromillora asegura tener

el vivero de olivos más grande del mundo.

Aquí se venden cada año

más de ocho millones de árboles para cultivar en seco."

Empezamos quitando todas las flores al olivo, para que pueda crecer,

si no, se llena todo de flores y no lo deja crecer.

Tenemos con formación, así, en 40 centímetros.

Esto, por ejemplo, es 0,4 o 0,7 también.

Digamos que eso es exclusivo de Agromillora.

¿Veis? Con su ramificación.

Digamos que está listo para ponerlo en el campo.

Todas las líneas de investigación de la empresa,

o gran parte, van centradas en obtener

injertos, variedades que se adapten a estos modelos.

Es un modelo que se está exportando mucho a otros países.

Ya hay muchas plantaciones

que se están desarrollando en Italia,

y, en nuestro caso, tenemos viveros y plantaciones

desde hace muchos años

en California, Australia, Marruecos...

Distintos puntos del mundo.

La agricultura es un modelo

que, bien trabajado y bien llevado, es rentable.

Hay cultivos que hoy están al alza, como los frutos secos,

un almendro, un avellano... Distintos cultivos.

Hay valores que se mantienen en el tiempo, como el aceite.

Esa rentabilidad hace que distintas empresas o fondos de inversión

pongan su foco en la agricultura.

Agromillora nace como una pequeña empresa familiar,

en Sant Sadurní, donde van sumando activos,

se van sumando actores a la compañía,

hasta que, poco a poco, aparecen los fondos de inversión,

y son los que inyectan o dan ese pulmón

para que la empresa se pueda desarrollar hasta hoy.

Estas serían las plantas para el sistema superintensivo.

Es una plantación, en total son 410 plantas,

con lo cual, una hectárea y pico.

¿Los agricultores están cambiando de modelo?

Van entrando, van entrando.

Los que más se están poniendo el modelo superintensivo

son clientes más grandes, con más potencial,

con más capacidad económica,

porque son más plantas las que entran por hectárea,

la inversión es mayor.

"Los agricultores hace días que sacan sus tractores a la calle.

Quieren que, frente a otros modelos más mecanizados,

las ayudas de la Comunidad Europea tengan en cuenta

al olivar tradicional, el cultivado en buena parte de Andalucía."

Limpiando la máquina para mañana seguir podando.

¿Está con los olivos? Sí, quitando rama ahora.

Con intensivo.

Hay un 10%, nosotros somos un 80%, y ese es el problema que tenemos,

van a acabar con nosotros,

si no nos hacemos fuertes y luchamos por ello.

Las grandes explotaciones son las que mandan.

Y ya está. Estamos solos, no nos apoyan.

Hay cuatro, que son los que mandan, y cuatro que ponen los precios.

Y nosotros, que trabajamos.

¿Piensa que podría usted cambiar y poner este tipo de olivo?

Claro, pero en esta zona que tenemos nosotros aquí,

¿cómo los ponemos? ¿Dónde está el agua?

¿Dónde está el terreno para que ande una maquinaria?

No tenemos nada de eso.

-Eso lo estamos peleando ya hace tiempo.

En la política agraria se corta a todos por la misma línea

y no puede ser, no puede ser.

Nosotros lo primero que diferenciamos

es que hay una diferencia

entre olivar superintensivo y tradicional.

Una hectárea de superintensivo no puede cobrar igual

que una de tradicional.

Entonces, sí que pedimos que haya unos techos de ayuda.

Esos techos de ayuda nosotros decimos

que tienen que estar en 60.000 euros máximo

y, por abajo, las ayudas que recortaron,

que eran de cien euros y de 300

a los pequeños y medianos agricultores,

que no se hubieran quitado.

Se han quitado por abajo, pero por arriba nunca se tocan.

Aquí, en Andalucía, en Málaga y donde estamos ahora mismo,

si nos meten en el mismo saco

esto llegan a ser tierras de barbecho.

"En otro sector agrícola como el de la uva de mesa,

las investigaciones han transformado el cultivo.

Se buscan variedades más productivas,

de buen sabor y textura y sin semillas."

Hacemos el estudio de apirenia y no tiene nada,

ni esbozos pequeños.

Partiendo de variedades locales,

las hemos ido cruzando con estas nuevas variedades

para tener las 18 variedades con las que ya contamos

en el proyecto.

Una de las principales características

que tienen que tener los nuevos híbridos

es la textura crujiente.

Nosotros, en el laboratorio, tenemos el "texturómetro",

que nos da una fuerza en Newton y se relaciona directamente

con la sensación en boca al morder esa uva.

"Ahora se busca también que las parras sean inmunes

a enfermedades, pero, sobre todo,

que la fruta tenga buena apariencia."

Parece de plástico, ¿no? Claro.

Al final, lo que los consumidores demandan es la presencia,

que es muy importante,

buen calibre, buen tamaño, buen color, uniforme y demás.

"Investigación y crecimiento van de la mano.

Moyca es una de las principales marcas

de producción de uva de mesa.

En esta, como en otras empresas de la zona,

han entrado los fondos de inversión,

comprando una parte de la compañía.

Llegamos cuando las máquinas se están poniendo a punto

para la nueva campaña."

Un gran mantenimiento.

Nuestra campaña comienza en junio

y tiene que estar todo perfectamente niquelado

para ese momento

y, cuando arranquemos, no haya ningún tipo de error

en ese aspecto.

Moyca tiene cinco almacenes.

Este almacén son nueve líneas.

En plena campaña aquí puede haber 400 personas trabajando.

Contamos con 54 variedades de uva.

Uvas de sabor de fresa, uvas lambruscas,

uvas algodón de azúcar, que es la gran revolución.

"La marca tiene tierras propias, pero también convenios

con otros agricultores de la zona asociados a la empresa."

Es como una gran familia, donde tenemos los técnicos,

lo que es cuando hay que cosechar, se dan ayudas,

y luego toda esa producción viene a Moyca, se manipula,

y, con los precios que se hayan conseguido,

se hacen las liquidaciones pertinentes.

Vamos a trabajar al máximo, con el mayor esfuerzo,

para conseguir el mayor precio para poder seguir reinvirtiendo

y reinventándonos,

porque cada año nos tenemos que reinventar.

"En la zona, tres grandes marcas

controlan el 85% de la producción de uva de mesa.

La mayoría de los agricultores trabajan para ellas.

El sindicato agrario COAG,

en un informe lo califica como la 'uberización' del sector.

Tomás no ha querido unirse a este sistema de trabajo."

Ya, cuando les alquilas la tierra por 25 años,

tú ya no mandas en tu tierra.

Tu tierra si te hace falta

para sacar cualquier préstamo o póliza,

ya de tu tierra no respondes.

Luego te llegan sus técnicos y te dicen:

"Esto tienes que hacerlo así y así".

Te dicen: "Este año hay mucha cosecha".

Como no pone precio en el contrato,

la uva te la pagan a mitad de precio.

Esto es una variedad de uva negra, la autumn royal,

que tiene unos 15 años en el mercado.

Ahora no se ven bien los racimos todavía,

pero de aquí a unos días verás que tiene un montón de racimos.

Esta parra, aquí donde la veis,

te puede echar 90 o 100 kilos de uva.

Cada vez hay más competencia, las empresas grandes

se han ido apoderando de los mercados,

y tenemos muy difícil competir con ellos

en igualdad de condiciones.

El que tiene capacidad de servirle el género toda la campaña

y todas las variedades de uva,

ellos tendrán 50, 60 o 70 variedades,

tienen muchas variedades, pues al final ellos

cierran unos precios y unos acuerdos muy importantes

con los compradores.

Se hacen los dueños de las patentes,

las variedades de uva que son competitivas,

y las otras variedades que van siendo menos competitivas,

las que están por libre,

que podemos ponerlas los pequeños agricultores.

Esto es un organigrama

que tienen montado ellos a su alrededor,

que les funciona muy bien, a las mil maravillas.

Y venga a montar infraestructuras, vehículos a todo lo que da,

tractores nuevos todos los años, y llevan un ritmo que dices tú:

"Nos han pasado como si fuera un avión".

Nos han pasado a los pequeños como si fuera un avión por encima.

El árbol sufre, el árbol es un ser vivo.

Cuando llegan unos fondos de inversión

a invertir en agricultura, serán cualquier cosa,

se les podrá llamar cualquier cosa, pero nunca agricultores.

Y luego todos los años decimos: "Es que nos falta agua".

Señor mío, si el agua tiene que venir,

cuanta más, mejor, pero, si seguimos así,

toda la vida nos va a faltar agua.

Somos insaciables.

Entonces, cultivar, sí. Abrir mercado, sí.

Pero con un poco de conocimiento,

sabiendo lo que tenemos y hasta dónde podemos llegar.

"Desde hace unos años y cada vez más,

los fondos de inversión apuestan por la agricultura.

Vamos a Activo trade para que nos expliquen

por qué el campo ha despertado este interés."

Esto serían ramas de la economía

y la afectación que han tenido en 2020.

Estamos viendo muchos sectores afectados

y las que lideran el crecimiento en este caso

son agricultura y ganadería, que se sitúan en el primer puesto.

La entrada de fondos, que es lo que comentábamos,

estos seis de aquí, hay muchos,

pero los más destacados y van punteros

son estos de aquí,

liderando, sobre todo, Panda Agriculture and Water Fund,

que es un fondo español.

Evidentemente, estas firmas tienen muchos fondos,

pero destinados a la agricultura, que provienen de aquí,

estos serían el cuadro de rentabilidades.

Un 13% es bastante, ¿no? Un 13% es mucha rentabilidad,

que incluso podría estar superando la del sector tecnológico,

y se podría considerar valor refugio.

Los fondos lo saben ver, lo ven venir, y sí, están entrando.

La demanda mundial de alimentos crece entre un 3 y un 3,5 anual.

Es algo muy seguro. Al final la gente tiene que comer.

Pueden ahorrarse ir de viaje, ir de restaurantes,

pero comer es comer, tenemos que comer.

Compran empresas o terrenos al estado,

a la Sareb, a empresas del sector y luego, al mismo tiempo,

sobre sus derivados también, empresas de fertilizantes,

maquinaria agrícola, tecnología alimentaria,

productores de semillas...

Todo esto no es solo invertir en tierras,

sino en todos sus derivados.

Básicamente, lo que nos permite esto

es poder ser más productivos con la misma cantidad de tierra,

la misma cantidad de recursos,

que tengamos más producto disponible

y al final hace bajar el precio.

El fondo tiene capital para invertir,

pero ese fondo se compone por muchos partícipes,

por lo tanto, el beneficio se tiene que repartir

no solo entre el fondo,

sino entre el resto de los partícipes,

que podría ser casi cualquier persona de a pie.

-Podría darse incluso el caso de que nuestro plan de pensiones

invirtiera en este fondo,

que, a su vez, invirtiera en este tipo de inversiones.

"A esta empresa aún no han llegado los fondos de inversión,

pero sí lo han hecho a otras importantes de la zona.

El sector de los cítricos

también ha despertado el interés de los fondos.

Están comprando empresas y ampliando negocio."

El "agrobusiness" ha llegado al sector

y han dado pasos para hacer el limón,

para hacer melones, para hacer fruta de hueso.

Aquí se están formando grupos y al final,

por muy grande que seas, eres pequeño.

"El abuelo de Alejandro Peiró empezó hace cien años el negocio."

Aquí es donde lavamos la fruta, con jabones neutros

y continúa el secado.

Aquí hacemos la luz ultravioleta.

Podéis comprobar cómo se ve la fruta de forma interna.

Esta es nuestra marca premium, es la que se constituyó en 1950.

Tenemos un gran mercado, que es Suiza, Austria y Alemania,

que demandan este producto.

"La empresa dispone de fincas propias

y cuenta también con agricultores asociados para abastecerse,

pero reconoce que comprar género a los pequeños agricultores

les complica el proceso."

Yo no puedo estar en el almacén

tirando 2.000 kilos del tío Pepe y 3.000 del tío Enrique.

Necesitamos fincas que sean de un nivel importante,

porque aquí tenemos que seguir

la trazabilidad de cualquier producto.

Si en algún momento tuviésemos un problema,

saber de qué finca es.

También te puedo decir que es muy complicado

encontrar camiones para ir a esos sitios,

porque los camiones pequeños ya no son rentables.

Si tienen que desplazarse muy lejos,

traen muy pocos kilos para lo que cobran los tráileres,

que están yendo a fincas grandes

y que vienen aquí por un coste menor.

"Esta es una de las fincas

donde la empresa tiene cultivadas clementinas.

Son 70 hectáreas donde se aplica un control biológico de plagas."

Esto es feromonas de piojo rojo,

otra de las plagas principales que tenemos aquí.

Combatir las plagas con enemigos naturales,

con otros insectos

que se comen a las plagas que perjudican a los cítricos.

Vas controlando,

pero hasta que la fruta no está en el almacén,

estás sufriendo.

Usted no duerme. No.

(RÍEN)

La idea es poder adaptar

todas las explotaciones de la empresa al control biológico.

"El pasado 19 de marzo

Ismael decidió hacer su propia falla.

Arrancó y quemó las mandarinas que tenía plantadas

en señal de protesta

por los bajos precios a los que se las pagan.

Era el quinto año consecutivo

que este terreno acumulaba pérdidas."

Se han ido introduciendo nuevas variedades de mandarina,

lo que llamamos variedades con "royalty".

Son las grandes empresas

las que han sacado estas mandarinas.

Detrás tienen unos fondos de inversión,

que se van instalando en el mercado.

Esas se van comiendo un poco a las variedades tradicionales.

De la primera variedad que tenemos de mandarina,

4.000 kilos, 284 euros, que sale a siete céntimos el kilo.

Estas variedades se generan

en institutos públicos de investigación.

Las administraciones también deberían vigilar

que se defienda mejor el mercado

y que sobrevivan ante esas privadas.

La compró mi bisabuelo, hace ya más de cien años.

Se han ido renovando las plantaciones,

nuevas variedades,

han pasado por riadas y por acontecimientos históricos

y ha sobrevivido siempre,

pero ahora ciertamente está en peligro

de que no pueda subsistir por la rentabilidad económica.

Una cosa que ha costado tanto trabajo

y que se ha mantenido con mucho esfuerzo por la familia

da coraje que sea difícil de mantener.

Mi bisabuelo Onofre, el que compró la finca,

hace ya más de cien años, con mi otro bisabuelo,

luego algunas escenas con sus hijos, en el campo,

y cómo era la casa antiguamente.

"Ismael intenta adaptarse a la situación,

saltándose intermediarios

y vendiendo parte del cultivo en Internet."

El acceso a las diferentes redes sociales,

para que la gente también te conozca.

Eso genera cercanía.

La gente que valora ese producto

sabe que detrás hay una familia de agricultores,

en mi caso, y entonces hay gente

que da valor a ese tipo de productos.

Hay que seguir tirando.

Uno tiene mucha pasión por lo que hace,

y la única forma es levantarse todos los días

con ilusión, esfuerzo, trabajo,

y defendiendo todo lo que ha hecho tu familia y lo que haces tú.

"La huerta valenciana está plagada de minifundios,

pequeños terrenos que ya no dan el rendimiento de antaño.

A Rosa no le ha quedado otro remedio

que poner a la venta la finca que heredó de su padre."

Hay que ser realista

y tomar una decisión,

y quiero venderlo.

Si vais viendo, en todos hay letreros de "se vende".

Es el de al lado, el de enfrente... Son todos.

Campos más grandes, más pequeños. No se puede vivir ya de la naranja.

Entre que tengo que pagarle a los jornaleros,

hay que tirar material, hay que pulverizar,

para la hierba, regar...

Te cuesta dinero del bolsillo. Ya son números rojos.

Lo que no es normal es que vengan a comprarte,

que vengan comerciantes a comprarte la naranja

partiendo de un precio mínimo que nosotros no sacamos gastos.

Eso es incomprensible.

¿Dónde está el problema? ¿Por qué ocurre esto?

Yo no vivo de esto. Yo tengo mi trabajo.

Esto es intentar mantener la finca y sacarla adelante,

pero la gente no vive de esto.

Mis hijos no quieren saber nada.

Hace tiempo que me dicen: "Mamá, véndelo, véndelo".

Y ya está bien.

Llamar llama poca gente.

El que sí que viene a lo mejor intenta bajar mucho el precio.

Es gente que ahora tiene dinero y quiere invertir,

quiere comprar fincas a precios muy económicos.

Tampoco lo quieres regalar.

No sabes para dónde tirar.

"Hay muchos que venden

y el precio del terreno aquí está por los suelos."

Ventas que más que vender es malvender los terrenos.

Para que nos hagamos una idea,

la fanegada por esta zona podríamos estar hablando

en algunos casos de precios de mil euros.

Estaríamos hablando

que un campo de fútbol te costaría unos 8.500 euros.

Un campo de fútbol de cítricos.

Para que la gente sepa

a qué nivel está el precio de la tierra.

La situación es realmente problemática y triste.

"Vicente, Enrique y José pensaban que el huerto

podría ser un complemento en su jubilación,

pero ha resultado ser todo lo contrario.

Luchan por mantener un modelo de agricultura

que saben que no sobrevivirá más allá de ellos."

Yo voy a decirles que nosotros somos

la generación que levantó la agricultura

y nosotros seremos, si Dios quiere,

la generación que vea terminarse la agricultura.

Las naranjas cogidas y no sabemos cómo tenemos que cobrarlas.

Estamos desembolsando dinero

para continuar el gasto de los huertos.

La cogieron en octubre y noviembre

y estamos sin recibir ni un euro.

Yo ya tengo caquis.

-La gente nos propuso que plantásemos caquis,

pero es que ahora resulta que nos los pagan a 0,20 o a 0,30.

Nos inculcaron arrancar los naranjos que había ahí,

y plantar caquis,

porque esperábamos que el caqui funcionara,

y ahora resulta que el caqui tampoco funciona.

¿Qué tenemos que hacer?

Varios años seguidos con pérdidas nos llevan a la ruina.

Estamos sosteniendo los campos, en parte, con la pensión.

El próximo paso es abandono masivo, masivo de huertos.

Estamos haciendo al revés.

La pensión ayuda al campo y eso es imposible.

Que te quiten un euro de la pensión,

eso es fatal.

Antes con dos o tres trozos de campo

dabas jornales para el cultivo, de lo que sacabas dabas

comida, ropa y estudios a los hijos.

Hoy eso se ha terminado.

Esto ya está... El final. Estamos ya sentenciados al finito.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El campo es capital

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Repor - El campo es capital

16 may 2021

En Valencia a las pequeñas explotaciones agrícolas les resulta cada vez más difícil competir con los precios que ofrecen las grandes industrias del sector y muchos agricultores se ven obligados a dejar sus cultivos.
La demanda de alimentos crece cada vez más y los fondos de inversión ven en la agricultura un valor seguro y rentable en el que invertir, comprando empresas, tierras, o los insumos que se necesitan para cultivar.
Los nuevos sistemas de plantación y recolección de aceitunas, más productivos y rentables se están imponiendo cada vez más y los agricultores del olivar tradicional lo ven como una amenaza para su subsistencia.

ver más sobre "Repor - El campo es capital" ver menos sobre "Repor - El campo es capital"
Programas completos (448)
Clips

Los últimos 1.288 programas de Repor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos