Repor Canal 24H

Repor

Jueves 00:00 y domingos 20:30 horas

Repor
Noche del miércoles al jueves a las 01.30 horas   Los Domingos a las 20:30 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5839094
Para todos los públicos Repor -  La Batalla del Delta - ver ahora
Transcripción completa

En los próximos 50 años, la mitad del delta del Ebro

podría desaparecer bajo el agua,

una zona que se hunde por la falta de sedimentos

que antes aportaba el río y por el aumento del nivel del mar.

Aquí es donde estaba la casa. Y ahora, con este último temporal,

ya ha caído todo.

Yo aquí he hecho arroz, aquí he cultivado arroz.

Había entrado el mar algunas veces un poco,

pero esto nunca se había visto.

El nivel del mar sube,

el terreno baja.

Para hacer frente a esta situación,

el Gobierno prevé cambiar la línea de costa

y hacerla retroceder hasta 500 m,

una decisión que no acaba de convencer a muchos.

Conforme la mar irá avanzando,

iremos deslindado, iremos yendo hacia atrás,

no protegemos. -Ahí delante está el paseo marítimo

y esta casa es una de las afectadas.

Y de aquí a 20 años o 15 años,

dirán: "500 más para dentro".

Creemos que es una cuestión de voluntad política

de querer proteger el delta o no querer proteger el delta.

"La playa de la Marquesa,

en la cara norte del delta del Ebro,

es una de las zonas donde agricultores y vecinos

viven y sufren día a día la regresión del terreno

y el avance del mar.

Jordi Margalef sabe que más pronto que tarde

su casa acabará engullida por las olas."

Y veníamos los fines de semana

a la playa con los niños.

Hasta que no llegue aquí,

yo me voy a morir.

No, no.

Con 20, se lo ha comido ya.

Va más rápido de lo que os pensabais, ¿no?

Sí, y cada vez más.

Pero llega un punto en que dices:

"No quiero gastarme más dinero".

Porque a esa casa le quedan dos años,

no le quedan más.

Esa casa va a desaparecer.

Es que eso da miedo, ¿eh?,

y rompe un poco el corazón.

"Lo que tampoco esperaba Jordi es que su historia se repitiera,

porque esto no es la primera vez que le pasa."

En el 2002, me parece que fue,

que fue un temporal más fuerte que el Gloria

del año pasado,

nos tumbó una casa que estaba a unos 200 m de aquí.

¿Tenías una casa ahí en medio?

Sí.

La luz continuaba dos palos más

y venía la casa y había un tercero antiguamente

y otra estación de bombeo.

Aquí se ha comido medio kilómetro en 40 años.

Teníamos aquí una estación de bombeo,

que esto desapareció el año pasado.

Esto era para bombear el agua de los arrozales.

Aquí habrá tres metros de arena.

¿Esto estaba en funcionamiento?

Sí, hasta el año pasado,

hasta el Gloria.

"Aquí han desaparecido tierras de cultivo y cinco casas.

De la última que se llevó el mar ahora solo queda el rastro."

Aquí es donde estaba la casa,

la del vecino.

El año pasado, antes del temporal,

aún estaba la casa en pie muy mal. Y ahora, con este último temporal,

ya ha caído del todo.

Eso es como una puerta de entrada a la finca.

Claro, se ha quedado la estructura de hormigón que hizo

para meter la puerta y las entradas.

Y ya no queda nada.

Piedras, nada más.

"El 70 % del territorio del delta son arrozales.

Los campos se inundan con agua dulce

para que el arroz crezca.

Pero, en el último temporal, no fue agua dulce lo que llegó,

sino el agua salada del mar."

Esta finca quedó anegada completamente

debajo del agua. Todo lo que veis aquí,

esta carretera, toda la finca, son 100 hectáreas.

Todo debajo del agua, literalmente.

Había entrado el mar algunas veces un poco,

pero esto que se vio

nunca se había visto.

Antes las tormentas, sí, eran muy fuertes,

llegaban, pero con muy poca fuerza.

Ahora la mínima tormenta que hace con el viento de levante,

ya es agua dentro de la finca,

porque, de hecho, creo que aquí, donde estamos ahora,

estamos por debajo del nivel del mar.

En este campo, exactamente, nos entra el agua salada del mar,

y estamos a una distancia

de unos 4 km del mar.

Lo que hicimos es inundarlo rápidamente con agua dulce,

cuando nos soltaron el agua,

para quitar el máximo de la sal que había en el campo,

porque luego, para criar arroz, muchos problemas.

Muchos problemas.

Igual perdimos a lo mejor un 20 % de la cosecha.

"En el delta la sal se filtra en la tierra

no solo cuando llueve,

sino también a través del subsuelo."

Antiguamente, cuando yo era más pequeño,

se hacía gran parte del delta de huerta.

Hoy en día es impensable.

Es decir, no es brusco de un año al otro

yo no voy a dejar de hacer arroz,

pero poco a poco nos vamos adaptando,

cada vez más agua para que no suba el salitre

y poco a poco tenemos que ir cambiando las variedades

para luchar un poco contra el salitre

que nos está viniendo desde abajo.

"Una parte del delta está bajo el nivel del mar

y se necesitan bombas para aliviar el agua,

Algunas instalaciones quedaron inutilizadas

tras el temporal."

En esta estación, la arena del mar llegó

a la altura de las ventanas.

La tapió completamente y no podíamos desaguar el delta.

Aquí hay unos espigones de piedra.

Esto es nuevo de este año,

que lo pusimos como mecanismo de defensa.

Si veis, con el Filomena, ya no nos quedó arena de playa

y la mar está llegando al espigón.

Tenemos miedo de que el año que viene o el otro

se rompa este mínimo sistema dunar

que nos queda y el mar ya entre a hilo

a todo lo que es el delta.

"Para hacer frente a esta situación,

las comunidades de regantes y los Ayuntamientos se han unido

para reclamar al Ministerio actuaciones urgentes."

El delta es dinámico, como todos sabéis,

y hay muchas zonas, como en la que estamos ahora,

que se van las arenas y se acumulan en otras.

Y, en las zonas que se acumulan

y son perjudiciales, como es la punta de la Baña,

de allí, mediante un sistema de dragas,

coger la arena y llevarla a las playas

que están sufriendo la erosión más patente.

Cada año recula

unos 10 o 12 metros.

Aquello es un restaurante.

De allí, del espigón del restaurante, al mar,

yo no tengo muchos años, pero yo diría que me costaba

cuatro o cinco minutos andando llegar al mar.

Y ya lo ve, si no está el espigón,

el restaurante estaría en el pueblo ya.

El mar se lo ha comido todo.

"El restaurante Los Vascos ha quedado como un bastión

frente a este avance del mar que parece imparable.

Marcela es agricultura y copropietaria del local.

Sabe que el edificio tiene los días contados."

Aquí había un camino,

aquí no, allá había un camino, lo atravesabas, había un chiringuito

que se llamaba De Mex.

Luego andabas muchísimo

y venía una casita de guardias civiles,

un refugio pequeño para la Guardia Civil.

Y luego ya venían unas dunas espectaculares.

Estamos hablando de un kilómetro.

Y ya no está.

Yo aquí he hecho arroz, aquí he cultivado arroz,

aquí dentro.

En el año 93, hicimos el primer espigón.

Cometimos el error de hacerlo con piedra pequeña.

El mar ya se lo ha engullido,

aquello ya no existe.

¿No es este de aquí?

No, este es otro.

El muro este lo hizo el Ayuntamiento.

El delta es uno de los sitios más estudiados

del mundo

y, al mismo tiempo, es uno de los sitios

donde se ha hecho acción cero

para la regresión del delta.

Si estudian aquí el movimiento de arenas

y de la costa y del litoral y no se tiene que hacer nada,

que no pierdan el tiempo. Estudios, estudios y estudios;

copiar, pegar y cobrar; copiar, pegar y cobrar.

¿Qué puedo hacer? Nada. Luchar.

"El delta no solo sufre el avance del mar,

sino también la subsidencia: se hunde entre 3 y 8 milímetros

al año según la zona.

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria,

el IRTA, tiene hasta 50 puntos de control.

Miden, entre otras cosas,

la salinidad y también el hundimiento."

Tenemos una red de piezómetros distribuidos

por todo el delta que van registrando

las oscilaciones conforme se vayan produciendo.

Cambia en función del punto del que se trate,

no es algo que ocurre de manera homogénea

en todo el delta.

En este piezómetro en concreto,

a lo largo de la serie de años que estamos midiendo,

sí que se observa un descenso paulatino del nivel,

unos 6, 7 u 8 milímetros.

Eso es un fenómeno natural en los deltas.

Aquí estamos hablando de unos 2 o 3 milímetros al año,

que antes se compensaban porque el río desbordaba,

inundaba el delta y depositaba sedimentos.

Entonces se hundía, pero se recuperaba.

Ahora este sedimento no llega

y se sigue hundiendo.

Hay que sumarlo a la subida del nivel del mar

por el cambio climático.

El nivel del mar sube,

el terreno baja.

O aportamos sedimentos o protegemos de alguna forma

o vamos a perder cada vez más elevación

y vamos a tener cada vez más problemas.

Más de la mitad del delta está a menos de 50 centímetros

sobre el nivel del mar.

Como hay una previsión de subida del nivel del mar

al final del siglo de hasta un metro,

podría ocurrir en unas cuantas décadas

que la mitad del delta, como mínimo,

quedase bajo el nivel del mar.

Eso no quiere decir automáticamente que se inunde.

Las playas del delta

en muchos lugares se han estrechado demasiado.

No pueden resistir la fuerza del temporal.

La propuesta es recuperar un ancho de playa suficiente.

El debate es si esto hay que hacerlo ganando terreno

al mar aportando arena y de dónde se aporta esta arena

o ganando terreno al interior,

a los arrozales. Pero, en cualquier caso,

todos tenemos claro

que hay que tener un ancho de playa suficiente.

"Otra acción que se plantea es hacer bajar los sedimentos

que antes transportaba el río

y que ahora no llegan."

Aquí la propuesta que hemos hecho,

por encargo de la Agencia Catalana del Agua,

es una prueba piloto con un sistema de hidrosucción,

que es una draga que chupa los sedimentos,

los inyecta en una tubería flotante

por encima del agua del embalse

y los suelta la tubería, digamos, a pie de presa.

Entonces el río, cuando hay caudal suficiente,

como en estos momento, puede arrastrar perfectamente

millones de toneladas de sedimentos.

"El delta es una de las zonas húmedas

más importantes de todo el Mediterráneo,

declarado parque natural y también reserva de la biosfera

por parte de la Unesco,

un ecosistema hábitat de múltiples y diferentes aves.

Guillermo Borés es copropietario

de la isla de Buda, un territorio que su abuelo compró

a principios del siglo pasado.

Ahora él lleva la administración de la finca."

Esto se alquila como masía rural, ¿verdad?

Y aquí tenemos el salón comedor.

Hay dos tipos de turismo:

el turismo de sol y playa en verano y el turismo científico en invierno,

conservación de aves.

Hay un coto de caza en las lagunas.

Entonces hay un aprovechamiento cinegético,

es cierto. Esto son familias

que habían vivido en esta época ilustre

de los años 50 y que eran colonos de aquí.

Padres, madres, hijos.

Todos iban a pescar.

El Gigante de Hierro

el faro más alto del mundo llegó a ser en aquella época.

Este es último descendiente del que gestionaba el faro.

Esta fotografía es una fotografía de los años 50

que hicieron los americanos en los primero vuelos

que se hicieron. Fijaos, si ahora tuviésemos

que ir a la playa, os llevaría aquí.

Todo lo que queda a la derecha del palo ya no existe.

"En el margen sur de la desembocadura del Ebro,

el mar avanza con furia.

Aquí ya solo quedan los restos

de un territorio que fue habitable."

Esto es la carretera que nos llevaba al faro de Tortosa,

que más o menos está

donde vemos el faro modernizado actual.

Estamos hablando de 2,5 km.

A lado y lado de la carretera,

lo que había eran humedales de una gran riqueza.

Tiene un reconocimiento internacional indiscutible.

Se están dejando de cumplir,

al menos, 3 directivas europeas importantes:

la Directiva de Aves, de Hábitat

y la Directiva Marco del Agua.

El Convenio de Ramsar, que es el convenio internacional

para la protección de los humedales,

también se está incumpliendo

con esta pretensión de dejar que el mar avance,

que la naturaleza tenga la última palabra

con respecto a lo que haya pasado aquí.

No es la naturaleza, nosotros hemos provocado esto.

"El Trabucador es una barra de arena por la que se accede

a la península de la Baña

y a las salinas. Con el temporal Gloria,

desapareció bajo el agua. Ahora, cada vez que hay tormenta

o sube el mar, la barra se rompe

y el paso queda inutilizado.

Los camiones que transportan la sal

se quedan embarrados en ese estrecho paso

que hace tan solo unas décadas tenía más de 400 metros de anchura.

Las salinas es un hábitat para muchas aves,

pero también una actividad importante

que se ve muy afectada cuando el mar se lleva el camino."

Desde el temporal Gloria, que fue en enero del año pasado,

estuvimos cuatro meses con la actividad paralizada

y hemos tenido que poner nuestros propios recursos

para poder tener un acceso a las instalaciones

por la barra del Trabucador,

que, después del temporal, quedó 4 km sumergida dentro del mar.

Lo que estamos haciendo, dentro de nuestras posibilidades,

es intentar mantener el Trabucador

dentro de la precariedad en la que está para poder garantizar

este acceso a los camiones. Lo que estamos reclamando es esto,

que garanticen el ancho de playa suficiente

para poder seguir la actividad

en la punta de la Baña.

El delta lleva muchos años perdiéndose

y se están reclamando del territorio

medidas adecuadas para proteger todo el frente litoral

del delta del Ebro.

Hay soluciones, grandes movilizaciones de arena

que protejan este frente litoral,

soluciones, como son los sedimentos del río,

que también, seguramente, serán necesarios.

Pero creemos que es una cuestión de voluntad política

de querer proteger el delta o no querer proteger el delta.

"Desde hace años, diferentes asociaciones del delta

vienen reclamando que los sedimentos que se acumulan

en la presas puedan llegar hasta aquí.

Josep Joan es el impulsor de la plataforma Sediments.

En su libro 'Terra presa', recoge diferentes propuestas

para el transporte de estos limos

que tan necesarios han sido siempre en la zona."

Esta es una póliza de colmateo de la familia Poler

y es una prueba de que, hasta los años 60 del siglo XX,

el Estado gestionaba sedimentos

y los agricultores del delta

los repartían por sus campos de arroz

y lo hacían después de la cosecha del arroz

porque era una forma de fertilizar los campos

y de contrarrestar el hundimiento.

Pagaban un canon los agricultores

porque decían que ese sedimento era oro.

Lo que no puede ser es que, en episodios de riada,

los embalses continúen reteniendo

el 99 % de los sedimentos de la cuenca.

Hay que implementar técnicas para que esos sedimentos

puedan transcurrir río abajo

y llegar al delta, que es donde tienen sentido.

Por ejemplo, en episodios de riada,

que es cuando se movilizan

la mayor parte de los sedimentos en los ríos,

en esos episodios, se podría vaciar el embalse,

dejar que arrastrara agua y sedimentos la propia fuerza

y la pendiente del río.

Y eso se tiene que hacer a través de los desagües de fondo,

que, además, son mecanismos de seguridad.

Los sedimentos, obviamente, no van a bajar todos a la vez

los que se han acumulado

durante 60 años, sino los que el río tenga capacidad

de transportar desde que se empiecen a gestionar.

Las playas del delta naturalmente se pasan sedimentos,

se pasan arena unas a las otras.

Pero, si no llega una nueva aportación de esa arena,

llega un punto en que el sistema colapsa.

Los mismo esfuerzos que se pongan en la costa

tienen que ponerse también en la cuenca

para gestionarla mejor, porque una cosa sin la otra

no va a ser suficiente.

"Los sedimentos no llegan al delta

porque se quedan acumulados en los embalses.

Muchos de ellos se hicieron en los años 60

para producir electricidad.

El de Mequinenza es uno de los más grandes.

Aquí el río se convierte en pantano."

Cambia la dinámica fluvial

y retienen. A cambio, hay dos beneficios.

Es, digamos, uno de los sistemas hidráulicos

más importantes a nivel nacional.

Estamos hablando de casi 2.000 hectómetros cúbicos

de reservas de agua.

Inmediatamente aguas abajo, entraríamos con lo que sería

el embalse de Ribarroja y, aguas abajo de este,

el embalse de Flix.

Aquí vemos la presa, donde se mueven unas turbinas

que hacen girar unos alternadores

y que nos queda una electricidad que se evacúa

a través de aquel parque de generación.

De hecho, ahora mismo,

el 100 % del caudal del río Ebro está pasando

a través de esos grupos de generación.

Alrededor de unos 600 metros cúbicos/segundo.

¿Hasta qué punto Endesa también es

un poco responsable de lo que está pasando

con los sedimentos, tanto la acumulación aquí

como la falta de sedimentos en el delta?

En ese sentido, somos operadores de la presa

y de la central. A nivel de la gestión de los sedimentos,

no es nuestro cometido.

En este caso, es un perjudicado también.

Estamos perdiendo volumen de embalse

a través de lo que es la sedimentación.

Es un debate a nivel mundial porque no hay una solución fácil

a la hora de la gestión de los sedimentos en los embalses.

De hecho, hay organismos públicos que evalúan

lo que es la capacidad de aterramiento de los embalses

a nivel europeo.

Creo que se estimaba una pérdida de capacidad del 0,6 %

del volumen total anual. En diez años estaríamos hablando

de un 6 % de pérdida de la capacidad de los embalses

a nivel de Europa. A nivel mundial hay gran debate,

pero no es una solución sencilla.

"Mientras el delta sufre la erosión

por la falta de sedimentos, en el pueblo de Mequinenza molestan

y mucho.

Son miles las toneladas que se acumulan aquí.

Esto se ha visto agravado

por el vaciado de la presa de Barasona

en los años 90."

No pueden apreciarse bien los lodos,

pero hay una lengua que viene desde el puente

del río Segre, el puente que está allí lejos,

a unos dos kilómetros,

y es una lengua que llega por aquí

hasta aquí, o sea, es una lengua de fango perfectamente definida,

que es lo que imposibilita la navegación

y es lo que está causando tantos problemas al embalse

y a la población.

A un lado y al otro, está todo lleno de esos sedimentos

que están aquí retenidos

y que en este momento no es posible movilizarlos.

Aquí la profundidad es mínima,

con lo cual se queda varada cualquier cosa que baje, troncos,

desperdicios, y, por supuesto,

la navegación es bastante complicada.

Hay que venir en junio o julio

y, como os decía, es un manto verde de algas,

¿vale?, que, además, el olor que desprenden

no es precisamente bueno.

Proliferan con todo esto el mosquito tigre, la mosca negra,

y ya empieza a ser un poco preocupante

en cuanto al tema de salubridad

Y eso inutiliza totalmente cualquier actividad acuática,

de pesca. Que entiendo que ya de una vez

la Administración y la empresa concesionaria

deberían ya ponerse al tema,

no solo por Mequinenza, sino también para que todo esto

pudiera llegar al delta, que es donde realmente hace falta.

"La responsable de la cuenca del río

es la Confederación Hidrográfica

del Ebro. Al preguntar allí, nos remiten

al Ministerio de Transición Ecológica

y este, a su vez, a la aprobación definitiva

del Plan del Delta.

Aquí pedían a gritos un plan para el delta

y este, finalmente, ha visto la luz.

El Ministerio dice que el transporte de los sedimentos

es complicado y pide un nuevo estudio sobre ellos

y una prueba piloto de su traslado en algunas zonas.

En la costa estudian posibles movimientos de arena

de las zonas en las que se acumula

hacia las que se pierde.

Pero el plan contiene una propuesta inesperada

que ha hecho saltar

las alarmas aquí:

para hacer frente al avance del mar,

plantea modificar la línea de costa

y hacerla retroceder

hasta 500 metros."

Lo que propone el Estado español es

deslindes. Conforme la mar irá avanzando,

iremos deslindando, iremos yendo hacia atrás,

no protegemos.

Un ejército cobarde que, en lugar de estar en la trinchera,

viene equipado, sabedor de que va a ganar la batalla

si sigue estando allí,

hacemos un abandono de estas trincheras cobardemente

como los cangrejos, marcha atrás.

"Se prevén compras, expropiaciones

y reubicación para los afectados.

En total, se retroceden unas 8.300 hectáreas

de terreno, que incluyen parte de la urbanización Riumar.

Los vecinos aún no saben cómo les afectará esta propuesta."

Ahí delante está el paseo marítimo

y nuestra casa es una de las afectadas.

¿Qué supone? Que pasaremos a depender

de costes del Estado.

-Compramos la casa el año pasado,

que estaba completamente para reformar,

y poco a poco la estamos adecuando.

Y, claro, con esfuerzo, dinero, lágrimas.

La casa es de dos plantas.

De momento, como la arreglamos nosotros

poco a poco, hemos adecuado la planta baja.

La casa, creo que hasta incluso para vender

tendrías que pedir permiso a ellos.

La idea era esta: el día de mañana dejar esta casa

en herencia para nuestro hijo.

Hace años la gente está luchando,

pero yo estaba convencida de que no dejan a perder esta zona.

Adelante, que les enseño un prototipo de apartamento.

Por favor, pasen.

"Belén se dedica al alquiler de apartamentos.

El plan le da de lleno a unos 20

que tiene en primera línea."

Primera línea de playa,

vistas al mar.

Toda esta zona, incluida hasta la zona de atrás

de la pista del tenis, pasa a ser zona afectada.

Se limita la línea donde irá la costa.

¿Qué quiere decir? Que, en unos años,

el nivel del mar puede subir hasta pasada la pista de tenis

y, a partir de allí,

no hay ninguna obligación para hacer ningún plan de actuación.

El último oleaje,

las olas pasaron por encima de las dunas

y tenemos agua salada estancada

en la parcela de al lado de los apartamentos.

Es un problema que tenemos aquí delante.

¿Qué inversor se va a atrever hoy en día

a invertir X dinero en el delta,

concretamente en Riumar?

Estamos perdiendo un potencial de posibles clientes

que, a fecha de hoy, lo que tenía valor 100

ahora tiene valor 0. Esto nos está perjudicando muchísimo.

Proyecto de futuro, ninguno.

Ya no es tema económico,

es tema de sentimientos. Aquí hay gente que vive,

no es una selva, sino que es un sitio

donde tenemos sentimientos

y tenemos territorio

y queremos defender a capa y espada lo que tenemos

y lo vamos a hacer.

"Los vecinos presentarán alegaciones

a este plan que afecta también a una parte

de los arrozales que hay en la zona,

unos agricultores que lanzan un grito de socorro frente al mar."

No somos menos personas que las personas de ciudad

y, si ellos necesitan ayuda cuando les pasa alguna catástrofe,

nosotros somos igual.

Y creo que sería lo justo actuar en consecuencia, decir:

"Esta gente necesita ayuda

y vamos a invertir

el presupuesto que tengamos para ayudar

a que esta gente prospere y continúe haciendo su trabajo

y todo lo que sea".

Ahora es más emergencia, emergencia de que le quedan,

hablando en plata, dos telediarios, es que nada.

Toda la gente que tiene sus terrenos de cultivo

a primera línea de mar los tendrán que perder.

Y esta estación de bombeo que tenemos aquí

tendremos que desplazarla 500 metros más para dentro.

Y, de aquí a 20 años o 15 años,

dirán: "500 más para dentro".

Y así no podemos estar.

Es rendirse y no nos rendiremos.

El lema que tenemos aquí,

en el delta, es "Ni un palmo más atrás".

¿Os consideráis una primera víctima

del cambio climático en España?

No te sé decir si somos la primera víctima

del cambio climático, pero sí te puedo decir

que, si esto sigue así, seremos los primeros refugiados climáticos

de España y de Europa.

Y, al camino que vamos, esto está a la vuelta de la esquina.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La Batalla del Delta

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Repor - La Batalla del Delta

11 abr 2021

Si hay algún lugar de España donde los efectos del cambio climático se hacen más presentes es en el Delta del Ebro. El territorio se hunde por la falta de sedimentos que antes aportaba el río, el nivel del mar aumenta y la costa año tras año va perdiendo terreno.
Jordi Margalef es un agricultor de la zona, hace unos 20 años perdió la casa que tenía en primera línea de mar. Construyó otra a unos 200 metros de la costa y ahora de nuevo el mar acecha las puertas de su casa, mucho más pronto de lo que nunca imaginó.
Con el temporal Gloria, buena parte del Delta del Ebro quedó enterrado bajo el mar. La tormenta se llevó el trabucador, un camino que conduce a la península de la Banya, donde están las salinas. También los campos de cultivo de arroz quedaron inundados.
Fue uno de los últimos episodios que pusieron en evidencia la fragilidad de esta zona y la amenaza que pesa sobre ella.
En la desembocadura del Ebro el mar se ha comido casi 2 km en los últimos 50 años. Guillermo Borés, copropietario de la Illa de Buda, una reserva natural de gran valor ecológico, nos muestra la carretera que conducía al faro y que ahora se ha convertido en un camino que acaba en el mar.
Frente a este avance del Mediterráneo las propuestas son diversas; Aportar tierra de las zonas donde se acumula, hacia las zonas donde se pierde, hacer bajar los sedimentos que se quedan atrapados en los pantanos, o mover la línea de costa, con el fin de crear grandes playas de protección.

ver más sobre "Repor - La Batalla del Delta" ver menos sobre "Repor - La Batalla del Delta"
Programas completos (457)
Clips

Los últimos 1.292 programas de Repor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos