Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1681888 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Redes - Entre la juventud y la senectud - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Lejos de ser un período de declive,

la mediana edad representa uno de los momentos más importantes

de nuestra vida individual y colectiva.

Pese a aparecer los primeros signos de la vejez,

en nuestra quinta y sexta décadas de vida

los humanos estamos en uno de nuestros mejores momentos

en cuanto a salud, inteligencia y relaciones.

En este capítulo, David Bainbridge vuelve a Redes para mostrarnos

las ventajas de gozar de los veinte años adicionales

que siguen a nuestro período reproductivo.

Y en su sección, Elsa Punset nos desvelará algunas claves

para encajar mejor esta etapa fundamental de nuestras vidas.

Hace unas semanas, en Redes, David Bainbridge,

nos presentó la adolescencia,

como una etapa exclusiva de los humanos,

cuyo papel ha sido crucial en nuestra propia evolución.

Hoy dedicamos el programa a otro período de la vida

no menos importante.

Se trata de los 20 años de vida redundante,

en términos biológicos.

Que gozamos a partir de los cuarenta.

De aquellos veinte años que suceden a nuestra etapa reproductora,

y que preceden a la vejez.

El programa de hoy,

lo dedicamos a las personas cuarentonas

y cincuentonas.

Y averiguaremos por qué es tan importante este período.

En este programa, Bainbridge,

nos desvelará cómo la mediana edad,

contribuye a garantizar el éxito de la manada.

Y por extensión, de nuestra especie.

Afirmas algo muy importante

que contradice lo que suele esperar o pensar mucha gente.

Detestan hacerse mayores porque creen que supone el fin de la vida.

En cambio, tú lo consideras el eje central de la supervivencia

de la especie.

sostienes que, en realidad, se trata de un episodio fundamental

de la vida humana.

No deja de ser curioso pensar así

de algo que las mujeres, sobre todo,

pero también los hombres,

tienen tantas dificultades para aceptar, ¿no?

¿Qué es exactamente?

¿Es cierto que constituye un episodio esencial en nuestra vida?

Creo que sí.

Si analizamos la vida humana desde el nacimiento hasta la muerte,

hay dos fases de la vida del ser humano

de las que los demás animales carecen.

Y una de ellas es la mediana edad.

La mayoría de animales tienen una cría tras otra hasta que mueren.

Los humanos no.

Las mujeres no suelen tener hijos pasados los 42 ó 43.

Sin embargo, siguen gozando de una muy buena salud

durante por lo menos veinte años más.

Los hombres suelen quedarse con ellas por lo que normalmente

tampoco tienen hijos a partir de esa edad.

Esto no ocurre en casi ningún otro animal,

con apenas una o dos excepciones, de modo que se trata de un rasgo

muy especial del ser humano.

A diferencia de otras cosas que notamos de vez en cuando,

debes admitir que se produce cierto deterioro cognitivo

durante la madurez.

No repercute en la vida,

pero, ¿verdad que existe un deterioro cognitivo?

Depende de cómo midamos la capacidad cognitiva.

Si medimos la velocidad de cognición,

la velocidad de pensamiento,

entonces sí que es cierto que se ralentiza progresivamente

a partir de los 20 años.

En cualquier prueba cognitiva que implique velocidad,

las personas de mediana edad obtendrán peores resultados.

Ahora bien, si se valoran tareas más complejas,

que son mucho más difíciles de medir.

Tales como forjarse una visión general,

una perspectiva global de la situación,

planear tareas muy complejas, delegar responsabilidades en otros.

Todo esto se les da muy bien a las personas de mediana edad,

que también destacan a la hora de cambiar

la manera de hacer las cosas,

reflexionar

y plantearse mejoras.

En las tareas cognitivas muy complejas,

los maduros despuntan por encima de los jóvenes.

Pero la velocidad no es lo suyo.

Todo depende de cómo se mida la capacidad cognitiva.

Es fantástico, ¿no?

Según esto,

no hay duda de que ahora, en el mundo empresarial,

en todo tipo de empresas,

se buscan personas con un buen sentido de la organización,

capaces de abordar distintos temas a la vez.

En resumidas cuentas,

personas que dominan exactamente los rasgos que sugieres

que poseen las personas de mediana edad.

Incluso así,

analicemos aquellas señales en las que sí se puede decir:

"Aquí se produce un declive".

La primera, es lo que llamamos presbicia.

Luego está la elasticidad de la piel.

Y, ¿cuáles son las otras?

La razón por la que me centré en la vista,

la piel y la acumulación adiposa,

es porque son las pocas cosas

que realmente empeoran al llegar a la madurez.

La mayoría no empeoran.

Uno sigue muy sano y tiene muy pocas probabilidades

de morir en la mediana edad.

Pero esas tres cosas sí que cambian,

y además suelen hacerlo de un modo súbito y muy marcado.

La presbicia o vista cansada, que dificulta la lectura de cerca,

es poco habitual a los 35, pero universal a los 50,

por lo que se trata de un proceso muy controlado.

Lo mismo ocurre con la elasticidad de la piel.

En mi caso, noté el cambio a los 39, en un momento muy concreto.

Creo que el hecho de que este tipo de cosas ocurran

en momentos tan marcados,

demuestra que forman parte del desarrollo que tenemos programado.

Llevamos codificados estos cambios a una edad concreta,

no se trata de ninguna degeneración, sino que están programados

para ocurrir en ese momento.

Canas,

patas de gallo,

vista cansada,

esos kilitos de más.

Los indicadores de que nos hallamos ante las puertas de la madurez

suelen manifestarse en la mediana edad.

Por poco que nos gusten, estos signos no son en absoluto

sinónimos de declive.

La mediana edad es mucho más que esto.

Veamos algunos ejemplos de lo que sucede en esta etapa.

Alcanzamos nuestro auge cognitivo.

Aunque nuestro cerebro no sea tan ágil como en otras épocas,

en la mediana edad somos más diestros al planificar,

al llevar a cabo proyectos a largo plazo,

al seleccionar información relevante y al coordinar tareas.

En resumen, maximizamos el conjunto de habilidades

que denominamos sabiduría.

La salud mental se estabiliza.

El momento en que mejor gestionamos nuestras emociones

es en la mediana edad.

Es en los cuarenta y cincuenta cuando nuestra capacidad de encajar

los baches emocionales y resarcirnos de su efecto llega a su cénit.

En cambio, los adultos jóvenes son más propensos a sufrir

problemas mentales y a los ancianos les cuesta más recuperarse

de los trastornos.

La pareja se consolida y el sexo se reinventa.

Las evidencias indican que en la mediana edad,

las relaciones son más robustas de lo que se cree,

y los líos de pareja y las aventuras, menos relevantes de lo que predicen

los clichés.

Es más, aunque la fertilidad decaiga, los humanos de mediana edad

son muy activos sexualmente.

El acto sexual es muy breve en la mayoría de animales,

pero en humanos, puede ser extremadamente prolongado

y placentero.

Esta lentitud dice mucho

de la parte social y psicológica del sexo,

y es por este motivo por el que en la mediana edad se sigue practicando.

Creación y destrucción conviven.

La mediana edad es un pulso

entre las fuerzas de formación y deterioro.

Pese a manifestarse los primeros signos de la vejez,

durante esta época todavía nos desarrollamos y cumplimos

con nuestro manual de instrucciones genético.

El declive de la senescencia todavía tendrá que esperar unos años

para ganar este pulso.

La cultura se transmite.

Los humanos difundimos cultura a nuestra descendencia

y nadie lo hace mejor que las personas de mediana edad.

Cuidamos de nuestra prole y les transmitimos conocimiento

e información útil para la vida.

Otras especies lo hacen,

pero ninguna como la humana

y ahí puede que esté parte del éxito evolutivo de nuestra especie.

Sin embargo y pese a todo,

la esperanza de vida en esa edad,

es la que solía ser.

Es decir, lo que dices es fantástico.

Según los médicos,

y mi padre era médico,

es cierto

que dicen,

que los que tienen 50 o 40 años

tienen muy pocas probabilidades de morir.

Parecen sanos.

Al parecer, se está descubriendo indicios arqueológicos

de que hace 5.000 años las personas de mediana edad

tenían más o menos la misma esperanza de vida que ahora.

Sí.

El caso es que se suele hablar de la esperanza de vida,

que es el número de años que se espera que vivas al nacer.

Sin embargo, se trata de un resultado muy extraño,

porque si vives en una sociedad

en la que muchos niños mueren antes de cumplir los cinco años,

si dos tercios de los niños fallecen antes de los cinco.

Entonces la esperanza de vida es de menos de 30 años.

Sin embargo, durante toda la historia de la humanidad,

quien llegaba a los 15 o a los 20

tenía muchas probabilidades de sobrevivir hasta los 60.

Ha sido así durante toda la historia de la humanidad,

incluso durante la prehistoria.

Si miramos los fósiles, las pruebas apuntan a que, si se sobrevivía

a la infancia, era probable llegar a los 60.

Lo único que ha cambiado recientemente es que después

de los sesenta años se mantiene la salud durante más tiempo.

Eso es gracias a la medicina.

Dicho lo cual, vivir hasta los 60 siempre ha sido posible,

es un fenómeno natural.

Y el período entre los 40 y los 60, en el que todavía se conserva

la salud pero no se tienen hijos, es exclusivo del ser humano.

Hay una cosa que descubrí hace unos días,

y es que, según un programa de investigación realizado

en Latinoamérica,

por cada hombre o mujer casada,

fácilmente encontramos alrededor de 1,3 personas de mediana edad

con un papel importante

que ayudan continuamente a los que tienen hijos.

Es decir, si no fuera por estas 1,3 personas de más,

no podríamos cuidar a los niños

ni educarlos

o viajar.

Sí, realmente es la clave de la vida humana.

Cuidar de nuestra descendencia, cuidar de los niños.

¡Se requiere tanto tiempo!

Veinte años, tal vez, quién sabe.

Durante todo ese tiempo se necesitan tantísimos cuidados,

tantísimas calorías, tantísimos alimentos

que, como dices, hacen falta personas adicionales para lograrlo.

Se necesita una madre, un padre.

Pero también es preciso el apoyo de una sociedad enorme.

Ciertamente no existe ningún otro animal así.

El cuidado de los padres es importante en los mamíferos,

pero no tanto como en los humanos.

Gran parte de la vida se basa en eso.

Me parece que por eso tenemos la edad madura,

porque, si llegas a los 40 o los 42 y ya tienes hijos,

lo mejor que puedes hacer es centrar tus recursos en ellos.

Es verdad.

Por eso dejas de tener más hijos.

Sale más a cuenta cuidar de los que ya tienes que tener más.

Es un fenómeno más marcado en las mujeres,

pero creo que también es aplicable a los hombres.

¿Tiene algo que ver con la menopausia?

Es decir, si no fuera por esa interrupción de la fertilidad.

Sí.

Lo sorprendente es que las mujeres están biológicamente programadas

para dejar de concebir niños.

La edad media de la menopausia se sitúa en torno a los 52,

pero la mayoría de mujeres son bastante poco fértiles a los 42.

Está programado biológicamente.

Los hombres tienen una situación un poco más complicada,

porque obviamente pueden escoger,

lo que añade una serie de elecciones a la reproducción humana.

¿Se queda el hombre con su pareja o la deja e inicia una nueva familia?

Pero también suscita la tensión contraria, porque las mujeres,

conforme se acercan a la menopausia, también se sienten presionadas.

¿Deberían engendrar un niño con otro hombre genéticamente superior

y que sus parejas les ayuden a cuidarlo?

Así pues, la menopausia,

como es distinta entre hombres y mujeres, en realidad los hombres

no tienen menopausia, la andropausia no existe,

crea un conflicto entre lo que quieren ambos sexos.

Hay una cosa que me gusta

y que siempre me hace reflexionar.

Si analizamos cualquier otra especie animal,

constatamos que están programados con conocimientos

desde el principio.

Lo he visto, con mis perros, por ejemplo,

o con algunos pájaros.

crecen con todo el conocimiento que necesitan,

para vivir, mientras que nosotros, los humanos,

somos como una especie de tabla rasa.

No hay nada.

Exacto, exacto.

Estamos en un extremo.

En el otro están los animales que jamás ven a sus padres.

Por ejemplo, la tortuga, la tortuga marina.

Las crías nunca ven a sus padres.

Es más, casi nunca ven a una tortuga adulta.

Todo lo llevan ya codificado y programado al nacer.

Nosotros estamos en el otro extremo.

Contamos con una cosa llamada cultura

que no se limita al arte y al lenguaje,

sino que incluye la tecnología, la ciencia, la faceta más social

del ser humano.

Pero nacemos sin ella.

Venimos con algunas cosas, claro, creo que contamos

con una personalidad y con una capacidad enorme de aprender,

pero poca cosa más.

Probablemente

venimos también con emociones,

de las que no nos hemos preocupado hasta hace muy poco.

Y ahora muchos psicólogos y neurólogos se dedican

a estudiarlas.

Pero es verdad todo lo que dices.

Sí.

Y lo curioso es que parece un sistema muy arriesgado.

Transmitir toda la conducta a través de los genes resulta muy seguro,

mientras que la idea de que cada generación

deba transmitir la cultura parece un sistema muy peligroso.

Una sola generación perdida significa el final.

En efecto.

Pero nunca pasa, porque lo transmitimos todo compulsivamente.

Hará cosa de dos años, entrevisté aquí en Redes

al experto en demografía James Vaupel,

quien nos reveló entre otras cosas la tendencia al alza

de la esperanza de vida.

En concreto, cada década, la esperanza de vida de los humanos

se estira dos años y medio

y ello se debe al avance del conocimiento científico

y tecnológico.

Así, desde el último siglo los humanos contamos

con cuarenta o incluso cincuenta años extra, no reproductivos,

para dedicarlos a nuestras cosas, a generar conocimiento

y a transmitirlo.

Hoy, David Bainbridge nos ha enseñado que los primeros

veinte de estos años de vida redundante

los traemos al mundo de serie,

escrito en nuestros genes y que nuestros antepasados

del Neolítico ya gozaban de estas dos décadas adicionales.

La mediana edad forma parte de nuestra biología

y debemos aprovecharla al máximo y no percibirla,

en absoluto, como algo negativo.

David, tengo una pregunta que te puede parecer algo tonta.

Todos hemos oído que las personas maduras

a mi edad, por ejemplo, y tengo más de setenta,

nos volvemos más infantiles de lo que solíamos ser.

También se supone que nos fijamos en personas mucho más jóvenes.

Y todavía hay algo más que denominas «reorganización intrapsíquica».

¿De qué se trata?

¿Es verdad?

¿Y qué se quiere decir con esto?

Bueno, todo parte de una historia que creo que se inventó

en Estados Unidos en la década de 1960.

La crisis de la mediana edad.

Se piensa que afecta en especial a los hombres.

Y está muy en boga.

Nunca se ha definido bien, así que intenté definirla.

La primera idea era que los hombres empezaban a buscar chicas

más jóvenes.

La segunda, que hacían cosas infantiles, como comprarse

un coche deportivo o una moto.

La tercera idea era la reorganización intrapsíquica,

que consiste en una sensación muy profunda de duda

acerca de uno mismo, autoanálisis y depresión.

Pues bien, tras haberlo definido, empecé a analizar

cada uno de los componentes,

y resulta que en realidad no son ciertos.

Pensamos que la crisis de la mediana edad sucede a los 40,

pero tenemos la misma probabilidad de hacer esas cosas a los 30, 50 o 60.

Y las mujeres también tienen la misma probabilidad de hacerlas.

Las mujeres que salen de una relación y buscan otra pareja suelen acabar,

por lo general, con parejas más jóvenes.

Vamos, exactamente lo mismo que hacen los hombres.

Así que es humano, somos así.

Así somos los humanos

los adultos, no solamente cuando tenemos 43 años

como yo, que es la edad que tengo.

Cuarenta.

Cincuenta.

Cuarenta y cinco, cuarenta y seis.

Diría unos cuarenta, cincuenta.

Dice David Bainbridge que cuando nacemos

necesitamos adquirir habilidades, conocimientos y costumbres

de forma constante.

para poder sobrevivir.

Y llega un momento en que este aprendizaje de la vida,

está sobre todo en manos de personas de mediana edad.

Por ello, en las oficinas, en las obras y campos deportivos,

las personas de mediana edad asesoran y orientan

a los más jóvenes.

También suelen gobernarles.

A pesar de lo que solemos pensar, la mediana edad

no es el final de la juventud.

Es la culminación de la especie.

¿Es así?, vamos a verlo.

¿Qué tienes ahora que no tenías entonces?

Tengo menos estrés.

Tengo más libertad.

¿Cuál ha sido la edad mejor de tu vida?

Creo que empezó a partir de los 50.

Creo que el que llega a esta edad o se amarga con la vida,

o llega a una edad de plenitud.

De satisfacción, le da importancia a lo que realmente lo tiene.

Solemos pensar que no hay etapa más feliz que la juventud.

Pero algunos estudios revelan que de media,

una persona madura es más feliz que un adolescente.

Esto que han llamado la curva de la felicidad.

Para los investigadores que desarrollaron esos estudios,

la vida es como una curva.

Cuando estás en esta pata de la u, es cuando eres un adulto joven.

y sueles estar feliz, aunque estés muy estresado.

Con el tiempo, llegas aquí abajo.

En torno a los 46 años.

Es el punto más intenso de preocupaciones, responsabilidades

y tristezas.

Pero a partir de aquí, las cosas vuelven a mejorar.

Y si lo haces bien,

tienes posibilidades cuando llegas a la otra pata de la u

de ser más feliz que cuando tenías 30 años.

Si en la edad madura tenemos tantas cosas a favor

¿por qué existe el temor a la crisis de la mediana edad

en los países occidentales?

Porque estamos sometidos a inercias personales importantes.

Y también a estructuras sociales potentes.

Esto me asusta, nunca he visto tanta gente que ha estudiado

y no puede trabajar lo que ha estudiado.

No obstante, la crisis de la mediana edad,

podría ser un truco de la naturaleza.

El cerebro nos estaría retando para que aprovechemos

nuestros recursos y que no cesemos de mejorar nuestras circunstancias

hasta el final de la vida.

Y esa es una idea cuanto menos, motivadora.

Soy ingeniero.

¿De dónde eres?

De Suiza, de Zúrich.

He trabajado como ingeniero inventando máquinas.

Más tarde he tenido que reestructurar empresas.

Esto me costó bastante salud.

Y nervios.

Siempre me hubiera gustado trasladarme al sur.

País latino.

Para vivir mejor.

¿A qué edad has cambiado de vida?

Hace siete años.

Vinimos aquí a mirar, me gustó lo que he visto.

Hemos decidido al final que nos trasladamos.

Como cuando estaba en Suiza he encontrado mi ocio,

que era la cerámica.

Cuando he venido aquí, ya sabía que abro una escuela de cerámica.

¿Ha sido muy difícil?

Hay que saltar.

Hay que tener ganas.

No hay que pensar demasiado.

Si piensas mucho no te mueves.

Hagamos un ejercicio de visualización.

Para ampliar nuestras fronteras a partir de la mediana edad.

Busca un lugar tranquilo.

Acomódate y cierra los ojos.

Elige una imagen de ti mismo que te guste.

Y obsérvate.

Imagina que de tu imagen salen haces de luz.

Que se convierten poco a poco en palabras.

No tengas prisa y disfruta del momento.

Esas palabras que ves,

son algunas sugerencias de tu inconsciente

de talentos y habilidades que podrías explorar

para crecer en cualquier ámbito.

Por ejemplo, pintar.

Aprender un idioma.

Aprender una técnica útil para tu profesión.

Atreverte con alguna afición que no has podido desarrollar.

Mientras estamos vivos, crecemos y cambiamos.

Creo que siempre estamos en fase de transición.

Y de aprendizaje.

En nuestra cultura, sin embargo, no se ve el cambio

como algo positivo.

Se supone que siempre hemos de aparentar 25 años.

Vivir en el mismo lugar y aferrarnos a un solo trabajo o carrera.

Pero la vida real, no es así.

Es que estamos inmersos, en el baile del cambio.

¿Te resistes al cambio?

¿Qué le dirías a una persona de 24 o 25 años?

Lo que le he hecho a la mía, que salga y trabaje fuera,

y que no tenga miedo.

El sentimiento es muy importante.

Que no se tiene que ser tan cerebral.

Por si, no puedo hacer esto por si.

Tienes una vida y hay que hacer cosas.

Después no existes más entonces es mejor hacer algo.

Hasta el último día de nuestras vidas,

estamos programados para aprender y para cambiar.

No es magia, es inteligencia emocional.

¿Por qué las cebras tienen rayas?

Redes - Entre la juventud y la senectud

28:28 03 feb 2013

Lejos de ser un período de declive, la mediana edad representa uno de los momentos más importantes de nuestra vida individual y colectiva. Pese a aparecer los primeros signos de la vejez, en nuestra quinta y sexta décadas de vida los humanos estamos en uno de nuestros mejores momentos.

 

Lejos de ser un período de declive, la mediana edad representa uno de los momentos más importantes de nuestra vida individual y colectiva. Pese a aparecer los primeros signos de la vejez, en nuestra quinta y sexta décadas de vida los humanos estamos en uno de nuestros mejores momentos.

 

ver más sobre "Redes - Entre la juventud y la senectud" ver menos sobre "Redes - Entre la juventud y la senectud"

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más