Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1138809 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Redes - El declive de la violencia - Ver ahora
Transcripción completa

La idea de que los seres humanos son pacíficos por naturaleza

y corrompidos por las instituciones modernas

nos hizo soñar, durante mucho tiempo,

con un pasado idílico.

Pero los científicos sociales nos llaman al desengaño:

no todo tiempo pasado fue mejor, sino todo lo contrario.

En este capítulo de Redes, el profesor de Psicología

de la Universidad de Harvard, Steven Pinker,

le explica a Eduard Punset

que las sociedades de nuestros antepasados

fueron enormemente más crueles y violentas que las de la actualidad.

Sería fascinante

el poder estudiar o reflexionar

sobre la arqueología de las emociones.

Saber si antes éramos mucho más violentos y crueles

de lo que somos ahora.

Hay contados científicos que han investigado este tema.

Steven Pinker, un gran psicólogo de aquí,

de la Facultad de Harvard, desde donde hablo,

ha profundizado en aquel estudio.

Su conclusión es sorprendente pero irrebatible,

estamos caminando hacia sociedades

con unos índices de violencia cada vez menores

y unos índices de altruismo y de solidaridad,

cada vez mayores.

Mis mejores amigos, incluso aquellos que son científicos,

siempre me han dicho:

"Eduardo, ya sabes, lo malo apareció hace 10.000 años,

cuando empezó la agricultura,

cuando elegimos un modo de vida sedentario,

mientras fuimos, ¿cómo se dice?, recolectores o nómadas,

ya sabes, era maravilloso, sin Estado.

Pero, un buen día, llegas tú

y contigo algunos científicos

y nos decís que estamos equivocados totalmente,

que estamos equivocados

y que, en realidad, lo que llamamos cazadores-recolectores fue

una época terrible,

con mucho dolor y crueldad,

comparado con lo que vino después.

¿Es cierto?

Yo tengo un amigo que es antropólogo y que dice:

"Cada día, doy gracias a Dios, por no haberme hecho

un joven mamífero guerrero".

Es ateo.

Sí que pienso que hay algo de verdad en la afirmación que dice

que la vida empeoró con los primeros Estados.

Se redujo la alimentación,

aumentaron ciertas enfermedades

al vivir las personas unas al lado de otras

y también cerca del ganado,

pero algo que mejoró, fueron las probabilidades de morir

por un acto violento.

Los primeros Estados, a menudo por razones egoístas,

impidieron que sus gentes contendieran y lucharan

y buscaran venganza,

no porque fueran especialmente benévolos o demócratas,

sino por las mismas razones por las que un ganadero no quiere

que sus cabezas de ganado se maten entre sí,

porque las pérdidas para él son inconmensurables.

Esos primeros Estados no querían que sus súbditos

se mataran entre sí,

preferían que esa mano de obra estuviera con vida para pagar

sus impuestos, engrosar los ejércitos y cosas semejantes.

Los primeros Estados representaron un equilibrio,

algunos aspectos empeoraron, mientras una faceta de la vida mejoró

y fue la violencia.

Y después se resolvió un problema,

cesaron las guerras tribales gracias a la creación del Estado,

sin embargo, surgió otro,

la violencia ejercida por el propio Estado,

de hecho, la revolución que empezó aproximadamente con la Ilustración

a fin de alcanzar la democracia,

fue un intento de resolver ese segundo problema,

¿cómo se puede instaurar un Gobierno que impida a la gente matarse

y que ese mismo Gobierno tampoco mate?

Según tu investigación,

entiendo que los estudios llevados a cabo del porcentaje

de hombres muertos en la guerra, según parece,

dicen que era muy superior durante el período anterior,

durante el período "idealizado",

durante la etapa de cazadores-recolectores.

Esas muertes causadas por la guerra representaban el 60% de las muertes.

Varía en función de cada sociedad pero podría ser tan alto

como un 60% los muertos en la guerra.

Por muy malos que hayan sido los índices de violencia

en el siglo XX,

eran mucho peores en las sociedades preestatales,

en las sociedades de cazadores-horticultores,

de cazadores-recolectores,

en las sociedades primitivas sin Gobierno.

Es increíble, parece increíble.

En algún sitio dijiste que, si en la actualidad, tuviéramos

esos índices de mortalidad del 60%,

en lugar de tener 100 millones de muertos

en el mundo a finales del siglo XX,

hubiéramos tenido algo así como ¡2000 millones de muertos!

¡Sí, así es!

Los índices de muerte violenta son mucho más altos en sociedades

que no tienen Estado que en sociedades con Estado.

Cuesta creer que vivimos en la época mas segura y pacífica

de toda la Historia.

Intentemos situarnos.

La Prehistoria.

Sí, sí, sí.

Pues como no sea la Prehistoria,

porque de la Prehistoria a aquí, no hemos parado.

La última fue 50 millones de muertos,

la última Guerra Mundial.

Pienso que, después de la Segunda Guerra Mundial,

hasta los años 90,

tuvimos una relativa paz, ¿no?

Ahorita no es tan segura.

Creo que siempre ha habido guerras,

siempre ha habido.

No lo sé.

El hombre siempre tiene tendencia a ser violento,

pero se va mejorando.

En este gráfico de la Europa de 1880,

las zonas de color indican dónde había más de 5 asesinatos

por cada 100.000 habitantes al año.

Con los años, podemos apreciar una clara tendencia

a la baja en el número de homicidios.

Este mismo proceso se da a escala mundial.

El porcentaje de muertos en las guerras actuales

es mucho menor que en cualquier época pasada.

En las sociedades en las que todavía no existía el Estado,

por ejemplo, los muertos en guerras podían llegar

hasta el 60% de la población.

A pesar de que la Segunda Guerra Mundial fue

una de las guerras más sanguinarias que hemos visto,

está bastante por debajo del porcentaje de muertos

que hubo en la caída del Imperio Romano

o la invasión mongola de Gengis Khan.

El porcentaje de muertos causados por invasión

del emperador mongol, en aquel momento, equivale,

en la actualidad, a 278 millones de personas,

casi todos los habitantes de Europa.

A lo largo de la Historia, hemos vivido un proceso de pacificación.

En los Estados democráticos, los conflictos se resuelven

mediante leyes y normas consensuadas que suelen aplicarse también

a nivel internacional.

Por ello, no solemos ver guerras entre países democráticos

ya que se basan en los mismos principios

y se deben a sus ciudadanos,

las principales víctimas de las guerras.

Mediante el comercio, pasamos a estar interrelacionados,

a necesitarnos mutuamente.

Si queremos que un negocio llegue a buen puerto,

debemos comprender los intereses y necesidades de la otra parte.

Con ello, fomentamos la empatía, el autocontrol

y reducimos la agresión.

El individualismo es una corriente filosófica

que defiende la dignidad humana de todas las personas.

Facilitó que cualquier tipo de agresión física o mental

hacia los demás, pasara a ser mal vista y punible.

La educación y la razón son un antídoto

contra las supersticiones.

Durante gran parte de la Historia y en multitud de sociedades tribales,

las leyes y normas de conducta se basaron

en mitos y supersticiones religiosas.

Esto puede llevarnos a cometer barbaridades justificadas

en ideas dogmáticas.

El cosmopolitanismo y la globalización nos acercan

a personas de otras culturas y costumbres y nos permiten sentir

mayor comprensión y empatía hacia ellas.

Con el tiempo, acabamos incluyéndolas en nuestro círculo de pertenencia.

Se ha demostrado que los miembros de un mismo grupo tienden a colaborar

entre sí, a solucionar los conflictos de forma menos violenta

que con individuos de otros grupos y a perdonarse con mayor facilidad.

Por eso, el cosmopolitanismo ejerce una fuerza pacificadora.

El hecho de comparar el número total de muertes causadas

por la crueldad del pasado,

me refiero a las costumbres horrorosas de los seres humanos

de matar perros y gatos

y a la gente, si esta no se pone al servicio del rey

o no cree en sus palabras,

quiero decir...

Tú has estudiado eso bastante a fondo.

¿Cuál es tu impresión?

¿Está cambiando algo?

¿O es que somos lo que éramos antes?

La aceptación de la violencia en la vida cotidiana,

especialmente en Occidente, pero también en el mundo entero,

ha ido reduciéndose en muchos aspectos.

Una de las que has mencionado son los deportes sanguinarios.

En la Francia del siglo XV,

una forma típica de entretenimiento público era meter un gato

dentro de una hoguera y ver cómo el gato maullaba,

gritaba y luchaba hasta convertirse en carbón.

Los reyes, las reinas, la gente llevaba a sus hijos a verlo

y se consideraba una forma de entretenimiento.

O la lucha contra el oso:

ver cómo un oso y un perro se peleaban hasta la muerte.

No han desparecido, todavía existen las peleas de gallos,

pero ha ido decayendo cada vez más.

Otro ejemplo sería la pena de muerte.

En Inglaterra, solía haber 400 delitos castigados penalmente

con la pena da muerte;

actualmente, en la mayoría de los países europeos, no existe,

sólo en algunos ante el delito de alta traición.

Los Estados Unidos son una excepción,

todavía existe la pena de muerte en ese país,

aunque en los Estados Unidos, la tendencia ha decrecido

y, cada vez, menos delitos se castigan con la muerte.

Antes, se solía aplicar la pena de muerte en ese país

en caso de robo de un caballo, falsificación,

ante una lista muy larga de delitos no violentos.

Ahora, sólo en caso de asesinato y aún así únicamente

en poco más de la mitad de los Estados.

Si pensamos en los índices de homicidio,

no de aquellos que han muerto en guerras

o a causa de la guerra,

sino en el índice de homicidios,

cuando nos fijamos en el pasado,

también resulta asombrosamente alto.

Mi pregunta sería:

¿Por qué demonios hemos ignorado totalmente esas cifras?

En parte, porque siempre hay cosas que nos lo recuerdan

y que decidimos ignorar.

Si leemos el Antiguo Testamento, es horripilante

el número de genocidios, crueldades, mutilaciones, torturas,

abusos a mujeres, pero tendemos a verlo

como un objeto, como un talismán, como un objeto sagrado,

no lo leemos con demasiada atención.

Sabemos por los relatos medievales que si ibas por un camino,

podías ser asesinado por un salteador de caminos,

sabemos que las ciudades eran amuralladas

para estar a salvo de las personas violentas.

Sabemos por los cuentos de Grimm que había todo tipo de torturas

y de niños abandonados y madrastras crueles.

Sin embargo, creo que sólo empezamos a tenerlo en cuenta

cuando los investigadores sociales decidieron cuantificarlo.

Eso es.

La mayor parte de nuestra cultura pública, el periodismo,

las universidades, es muy cualitativa,

basada en anécdotas

y sólo recientemente ha empezado a cuantificarse.

Y cuando te pones a ello, implica mucho trabajo,

sobre todo cuando te refieres a períodos del pasado

en los que no había ordenadores,

ni personas encargadas de elaborar estadísticas.

Hubo muchos estudiosos que tuvieron que acudir

a los antiguos ayuntamientos y contar el número de fallecidos,

durante los siglos XIV y XV, pero gracias a su trabajo,

podemos plasmar las curvas en un gráfico

y comprobar cómo ha decrecido el número de homicidios.

Cuando uno ve un gráfico como ese, no puede ignorarlo.

Está claro.

Es algo que mencionas,

y probablemente nuestro sentimiento de culpa hacia los nativos

también tuvo mucho que ver.

Ese es el elemento moralista.

Es obvio que los europeos hicieron cosas horribles

con las poblaciones autóctonas de África, Norteamérica,

así que, si dices que eran violentos con ellos mismos,

parece que estás intentando pasar por alto

la culpabilidad de los colonizadores europes.

Parece que lo políticamente correcto es describir

a las poblaciones autóctonas como pueblos que convivían en paz

hasta que llegaron los europeos.

Yo pienso que ambas cosas son posibles,

es cierto que los europeos hicieron cosas horribles con los nativos,

pero los nativos también se hacían cosas horribles unos a otros.

¿Cómo es posible que todo un país aprobara y apoyara la causa nazi

y que figuras como Hitler llegaran al poder?

Un experimento sociológico realizado por Michael Macy,

de la Universidad de Cornell, nos puede ayudar a entenderlo.

Se dio a probar tres copas de un mismo vino

a un grupo de voluntarios.

Lo que ellos no sabían es que a una de las tres copas

se le añadía un chorro de vinagre

y las otras dos eran exactamente iguales.

Luego, un experto sommelier con una gran experiencia

en la cata de vinos, afirmó falsamente,

puesto que estaba compinchado con los experimentadores,

que las tres copas sabían distinto

y que la avinagrada era la segunda mejor.

Ante esta situación y al tener que expresar en público

su opinión,

la mayoría de los participantes no se atrevió a contradecir

la opinión del experto,

aunque la mayoría de ellos notaron un sabor desagradable

en la copa avinagrada,

pero no se aventuraron a decirlo abiertamente.

Solo cuando otro experto en la materia destapó el engaño,

la inmensa mayoría de los participantes se sintió

más segura para expresar su verdadera opinión publicamente.

Esto nos muestra la necesidad de pertenencia al grupo.

Dudamos de nuestra propia opinión, si nos damos cuenta

de que está mal vista por los demás

y más aún si alguien de autoridad tiene una postura discordante

de la nuestra.

En otro experimento realizado por Stanley Millgram

en la Universidad de Yale, se demuestra

el peso de la autoridad sobre nuestras acciones.

Un supuesto científico con bata blanca le pidió

a varios sujetos que aplicaran una descarga eléctrica

a otra persona, si esta respondía mal a las preguntas

que se le formulaban.

A pesar de que los sujetos no sabían

que la descarga eléctrica era ficticia

y que quienes la recibían eran actores,

el 65% de los participantes obedecieron

las instrucciones recibidas apretando el botón una y otra vez,

hasta que la víctima quedaba inconsciente.

Esto explica por qué los acusados por crímenes de guerra

en la Segunda Guerra Mundial se justificaban diciendo

que sólo cumplían órdenes.

Finalmente, estamos llegando a la gran pregunta:

¿Por qué, en contra de lo que todo el mundo piensa

y para sorpresa de todos,

la violencia está en declive?

¿Por qué crees tú,

lo has comprobado en tus investigaciones,

por qué se ha reducido los índice de violencia,

en contra de lo que piensa todo el mundo?

Hay varias razones que explican

la disminución de la violencia.

Una de ellas la identificó Thomas Hobbes

en su libro "El leviatán",

donde el leviatán se refiere a un Gobierno que comprende

el interés general y evita que la gente se enfrente,

teniendo él el monopolio de la violencia social.

Vuelve a introducir el problema de la violencia

ejercida por el propio Gobierno contra sus ciudadanos,

pero si existe un control democrático del Gobierno,

creo que la presencia del mismo claramente reduce

el riesgo de violencia entre los ciudadanos.

Creo que una segunda explicación es la extensión de la empatía.

A medida que la gente se vuelve más cosmopolita

porque viaja más,

lee más sobre la vida de otras personas,

tiene más práctica a la hora de colocarse

en la situación de otros.

Gracias a la historia, el periodismo, la literatura,

La vida social.

la vida social, resulta más difícil deshumanizar al prójimo,

porque piensas que podrías ser tú mismo.

Tiendes menos a tratarlo como si fuera un objeto inanimado.

Pienso que una tercera razón es la reciprocidad.

Las redes han creado un comercio, un intercambio

donde la otra persona se convierte en más valiosa viva que muerta.

En lugar de matarla y robarle sus posesiones,

a veces sale más barato comprárselas.

¿Por qué Estados Unidos y China no entran en guerra?

No podemos declararle la guerra a China

porque fabrican nuestros productos.

Y China no se puede permitir una guerra contra nosotros,

porque le debemos demasiado dinero.

Quizás no nos gusten, quizás no les gustemos,

pero debido a la globalización de las economías,

estamos tan unidos que atacarlos sería como atacarnos

a nosotros mismos.

Y me parece que una cuarta causa es la expansión de la razón

a través de la alfabetización, de la educación.

Intentamos pensar en lo que funciona y en lo que no.

Nos miramos a nosotros mismos y nos decimos:

"Deseo defender el honor de mi país,

pero, ¿es moralmente defendible

o es que simplemente me ha llegado la testosterona al cerebro

y quiere que me convierta en el macho alfa?"

Somos más conscientes de nosotros mismos

y me parece que esa tendencia conduce

a una atenuación de la violencia.

Hay algo que ya sé que quizás es imposible contestar,

pero si hay alguien que algo sabe al respecto,

esa persona eres tú, Steven,

me refiero al concepto de modernidad,

quiero decir, ¿aceptamos la erosión de la familia?

Lo llamamos la deconstrucción de la familia, ¿no?

Sí.

Aceptamos que hay menos tribus,

menos religiones

y quizás todo esto se debe a la fuerza del individualismo,

de la educación y de la Ciencia.

¿Estamos yendo hacia una sociedad más moderna

o es algo desagradable a lo que no estamos acostumbrados

y que nos cuesta aceptar?

Este es uno de los interesantes debates de la época actual

sobre si las fuerzas de la modernidad que han estado vigentes

desde la Ilustración europea, la edad de la razón,

han sido buenas o malas para la gente.

Hay ciertas fuerzas como algunos movimientos políticos conservadores

y grupos religiosos como la Iglesia Católica

que sostienen,

que la Ilustración fue un craso error.

La gente decide su propia moral

en vez de imponerle una autoridad superior.

A menudo, las atrocidades del siglo XX, como el estalinismo,

el nazismo y el maoísmo

se relacionan con el declive de la religión

y de la sociedad tradicional,

pero hay otra forma de ver las cosas.

Las fuerzas de la modernidad son fuerzas del humanismo,

es decir, que sitúan al ser humano y la vida individual

como fuentes de valores:

la realización personal, la vida, la salud, el arte, las ciencias,

las relaciones humanas,

ese es el camino de la modernidad, en lugar de ensalzar la tribu,

el monarca, la deidad, la tradición, el Estado.

Así que, yo situaría fuerzas como el nazismo y el marxismo

en la misma categoría que muchas religiones autoritarias,

como fuerzas que denigran el individuo y ensalzan el colectivo,

lo cual creo que ha sido una ideología muy perniciosa.

La ideología que dice que es la felicidad

y la realización individual lo que tenemos que valorar,

conduce a las sociedades a salvaguardar

la felicidad de las personas.

Un caso simbólico del declive de la violencia es la lucha

por los derechos de los animales.

Las fuerzas que lo han impulsado son principios éticos,

no infligir dolor, ni sufrimiento.

A diferencia de lo que ocurrió en los movimientos

por los derechos humanos,

en los que los propios afectados iniciaron la lucha,

los animales no pueden defender sus derechos por sí mismos.

Están a nuestra merced, cogemos de ellos lo que queremos.

Los niños tampoco iniciaron la lucha por sus derechos,

sin embargo, son nuestro futuro

y su bienestar un futuro prometedor para todos.

Entonces, ¿por qué decidimos adoptar la causa de los animales?

Las luchas previas por los derechos, la empatía y la razón son

algunos de sus impulsores.

Las regulaciones para trabajar con animales en los laboratorios

cada vez son más estrictas.

Como sucede en la explotación ganadera

o en los mataderos

y, si analizamos el mundo del espectáculo,

vemos una tendencia similar.

Crece el numero de detractores del toreo,

de las peleas de gallos

y cualquier forma de espectáculo que implique sufrimiento animal.

El Parlament de Cataluña ha prohibido las corridas de toros

a partir del 2012 e Inglaterra prohibió la caza del zorro en 2002,

una práctica emblemática del país.

Pero no todas las especies se ven beneficiadas

de la misma simpatía por nuestra parte.

Aquellas con rasgos infantiles, la cabeza o los ojos grandes

y redondos, como el koala o el panda.

También los de rostros expresivos como los simios

nos resultan más simpáticos

y, por ello, los tenemos más en cuenta que a las especies

que, por desgracia, para ellas, no cuentan con estas características

como la rata, el cerdo o la hiena.

Así mismo, las que nos son más próximas,

reciben mejor trato,

nos preocupa más el bienestar de un mamífero que el de un reptil

y este, más que el de un pez.

Cuanto más simple nos parece un animal,

menor importancia le damos a su bienestar.

Hay algo que me preocupa.

Cuando hablamos del Estado o del papel del Estado

en relación con la violencia,

se desprende de tus palabras y comparto tu opinión,

es que si existe un Estado al que puedes recurrir,

habrá menos violencia, menos violencia entre la gente.

Esto es verdad.

¿Qué más podemos hacer para que disminuya la violencia?

¿Mediante la educación?

Creo que con la educación, y hay datos que demuestran

que, en condiciones de igualdad,

un mayor nivel educativo redunda en menor violencia.

Un mayor nivel educativo pone de relieve

que la sociedad está más dispuesta a apoyar la democracia.

Cuanto más formada está la gente,

menos tiende a recurrir a la violencia.

Cuanto más formada está la gente,

menos defiende los castigos basados en la superstición

y las intolerancias religiosas.

Así que, se puede demostrar que la educación es

una fuerza pacificadora,

pero también que la interdependencia económica no siempre

pero, en general, promueve la paz.

Si necesitas al otro para sobrevivir,

por motivos egoístas, protegerás sus intereses y viceversa.

Subtitulación realizada por Azucena Maire Montero.

Redes - El declive de la violencia

28:54 26 jun 2011

La idea de que los seres humanos son pacíficos por naturaleza y corrompidos por las instituciones modernas nos hizo soñar durante mucho tiempo con un pasado idílico.Pero los científicos sociales nos llaman al desengaño: no todo tiempo pasado fue mejor, sino todo lo contrario.

 

La idea de que los seres humanos son pacíficos por naturaleza y corrompidos por las instituciones modernas nos hizo soñar durante mucho tiempo con un pasado idílico.Pero los científicos sociales nos llaman al desengaño: no todo tiempo pasado fue mejor, sino todo lo contrario.

 

ver más sobre "Redes - El declive de la violencia" ver menos sobre "Redes - El declive de la violencia"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. pocas tattoo

    la violencia es igual ahora que siempre pero es virtual de pensamiento y oculta por una falsa democracia los españoles cuando llegaron a América dijeron que hacían sacrificios y eso nunca fue comprobado, eso trajeron los cristianos a américa, el ser humano es violento por instinto estamos en la epoca de evolucionar cada uno sabrá donde ir o quedarse saludos me gusta su programa muy educativo!!!

    21 nov 2011
  2. Enrique

    Al hablar de los grandes índices de violencia que existían, recordé a Ötzi, la momia más antigua conocida, encontrada en los Alpes hace unos años y el descubrimiento de los científicos de su muerte violenta, lo cual me hizo pensar en que tal hecho es algo más allá de lo meramente casual, y que revela los grandes índices de violencia que debieron de existir en aquél entonces.

    24 ago 2011
  3. Soledad

    Una sorpresa ver en un programa tan culto y revelador la palabra: COSMOPOLITANISMO en lugar de COSMOPOLITISMO. ¿De donde viene esa deriva? ¿Alguien ppodría aclararme? Por otra parte, creo que es claramente incorrecta la expresión empleada.

    13 ago 2011
  4. Carlos

    Donde dije autarquía, quería decir autocracia, es una errata.

    12 ago 2011
  5. Carlos

    Oscar e Ismael, os basáis en prejuicios ideológicos en lugar de datos obtenidos por estudios científicos, entiendo que no aceptéis este estudio, entiendo que para Oscar su "lider" ideológico no pueda estar en el mismo nivel que el nacionalsocialismo de Hitler, pero se parecen más de lo que crees, ambos fueron fundadores de un régimen totalitario, una autarquía, en la que los derechos individuales y la libertad no se respetaban(por cierto el número de victimas por muertes violentas como represión del Stalinismo es superior a las del nacionalsocialismo). Respecto a la colonización que llevaron a cabo los europeos, he de recordarte que los españoles contaron con la ayuda de algunos grupos nativos americanos, se aliaron con los españoles por la fuerte represión y violencia que soportaban por parte de la civilizaciones dominantes, ahora, que eso no justifica la violencia ejercida por los europeos, pero tampoco la de los indios americanos. El estudio que ha llevado a cabo este profesor de Harvard realiza una crítica negativa, basándose en la razón, del marxismo, del nacionalsocialismo, de las religiones autoritarias, de la superchería, entre otros, poniéndolas en la misma categoría, pues todas ellas intentaron imponer su dogma.

    11 ago 2011
  6. Ismael

    COmpletamente de acuerdo contigo, Oscar. De un modo elaborado, con un argumentario supuestamente diáfano nos han publicitado en este programa que el orden económico y social mundial que vivimos en estos tiempos es el mejor de los posibles, basándose en un concepto de la violencia muy muy muy restringido (violencia física) ¿qué hay de la violencia psicológica, social, ecológica, laboral? ¿la tenían también en el Paleolítico?. Señor Pinker, no se puede argumentar tan a la ligera, por mucho que uno sea un profesor estrella de Harvard. ¿es que no sabe el señor Pinker (aunque no sea su campo de estudio científico) que nos vamos a extinguir como especie en la Tierra gracias a este ordén económico? ¿no conocen en Harvard el tremendo descenso de la fertilidad en nuestra especie como consecuencia de la contaminación en nuestra cadena de alimentación, de la contaminación atmosferica e hídrica y por el estres?. Será que en la Universidad de Harvard los especialistas de los disitntos deaprtamentos no se sientan a veces a tomar café y no intercambian ideas, si no no me lo explico, je, je

    25 jul 2011
  7. Carmen

    Eso mismo iba a decir yo. ¿Si no se hace desde la televisión pública, dónde vamos a poder ver contenidos en V.O.? Por favor, incluid el link siempre. El programa ganaría mucho en calidad.

    02 jul 2011
  8. Pepe

    Fue una ilusión lo de la V.O. como siempre....

    30 jun 2011
  9. oscar

    Hola señor Punset, me han quedado algunas interrogantes sobre el tema tratado en este programa. Entiendo que en principio se hayan referido al término violencia en el más evidente de sus acepciones, la violencia física. Pero creo que se debió haber ido un poco más allá intentando adentrarse en un horizonte más amplio del concepto. Otra cosa que no entendí bien fue la comparación establecida entre la violencia practicada por lo aborígenes americanos y la ejercida contra ellos por los europeos a su llegada. Serían tan comparables cuando en algunos caso los autóctonos fueron exterminados? -Cuando se refieren al Stalinismo y al Maoismo se refieren a las personalidades concretas, los movimientos que estos impulsaron a partir de su persona o la ideología(s) sobre la que estos basaron sus acciones? Y por qué las ponen al mismo nivel del Nazismo Alemán? Las consideran ustedes equiparables? En mi modesta opinión discrepo. Cuando hablaron sobre nacismo no se refieron a este movimiento como Hitlerismo, en este caso fueron más globales en el término utilizado. -Valoran ustedes al "individualismo" como uno de los elementos que han contribuido a la disminución de la violencia? Vuelvo y repito de qué violencia estamos hablando? Tan solo hablan ustedes de la violencia física? Creo que el espectro del concepto es más amplio y ahora se presentan en mayor medida de formas más sutiles pero con igual incidencia en la sociedad.

    30 jun 2011

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más