Pueblo de Dios La 2

Pueblo de Dios

Domingo a las 11.30 horas

Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5823462
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Seglares Vicencianos en Misión - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"La misión se suele identificar con sacerdotes

y religiosas, pero, en el pueblo de Dios misionero,

además del clero o la vida consagrada,

también hay laicos que han comprometido su vida

con el Evangelio 'ad gentes'.

Hoy viajamos con Misevi al mundo de los misioneros seglares

para sentir con ellos la misión

de transformar a vida de las personas

a través de acciones concretas."

Misevi es una ONG de Iglesia,

es una asociación de misioneros seglares.

Llevamos 20 años más o menos de recorrido

y tenemos diferentes misiones tanto en España como fuera de España

con misioneros de la Familia Vicenciana,

dentro del carisma

de la Iglesia de la Familia Vicenciana.

"Fundada en el verano de 1984,

Misevi es una ONG de desarrollo orientada

hacia la promoción humana y espiritual de las personas,

la lucha contra la pobreza y el compromiso con los contextos

de exclusión social que se producen en los países

donde la asociación está presente."

La misión siempre está,

la misión siempre está en nuestros corazones,

porque, una vez has vivido allí,

no puedes olvidarlo.

"Los miembros de Misevi viven y actúan tomando

como referencia la opción preferencial

por los pobres, un soplo del Espíritu Santo

para consolidar el laicado misionero vicenciano,

una labor de acompañamiento

y trabajo en la misión,

ayudando así a quienes más lo necesitan."

Tratamos de ser un instrumento facilitador

para toda aquella gente laica que tenga una vocación misionera

y que quiera tener experiencia

de esa vocación misionera.

Así que nos dedicamos a formar a laicos en España

y a facilitarles que tengan esa experiencia,

tanto de corta como de larga duración,

en países en vías de desarrollo.

"Como asociación, Misevi ofrece un apoyo humano,

moral, espiritual y económico

desde os distintos puntos donde desarrolla su labor.

En España están presentes en lugares,

como Sevilla, Zaragoza, Pontevedra, Cádiz y Zamora.

Desde estas y otras ciudades, realizan acciones de voluntariado,

así como trabajos de recaudación de fondos,

sensibilización y animación misionera

para favorecer la vida de la misión 'ad gentes',

la necesidad evangelizadora.

El proceso de formación antes de partir

a la tarea encomendada

es imprescindible."

Lo que hacemos es favorecer la posibilidad

de que las personas que tienen

la vocación misionera laica tengan la posibilidad de tener

esa experiencia misionera,

desarrollarla, formarse y, por lo tanto, tenemos

diferentes programas, programas de formación.

Luego, una vez que las personas están preparadas,

enviamos a estos seglares a la misión durante tiempos cortos,

tiempos medios e incluso durante periodos muy largos

de tiempo.

"Esa vocación misionera y evangelizadora hizo posible

que Israel y Begoña se conocieran en África.

Aunque coordinan y trabajan en la asociación

desde Zamora, la misión siempre está presente en ellos."

Éramos misioneros laicos.

Israel y yo nos conocimos aquí y fuimos de novios a Mozambique.

Vivimos allí durante cinco años. Al final, acabamos casándonos allí.

Entonces la importancia del carisma

del laico en la misión es esa,

poder hacer tu vida normal de laico,

ya seas casado, ya seas soltero, ya seas jubilado,

ya tengas la realidad laica que tengas,

tiene cabida en asociaciones como Misevi,

que para eso se ha creado.

El laico en la misión trabaja codo con codo

con la realidad social

que se encuentra y así pudo compartir misión

con padres vicencianos, con hermanas vicencianas

o con hermanas de otros carismas

o puede haber una comunidad de laicos solos

trabajando por las realidades de pobreza que nos encontramos

en este tipo de países.

"Es precisamente en el servicio

hacia los empobrecidos, decía san Vicente de Paúl,

el lugar donde reside la auténtica felicidad.

Y los más necesitados son a quienes debemos amar

y acompañar como Dios mismo hace."

El carisma vicenciano es el regalo que el Espíritu hizo

a la Iglesia y al mundo a través de Vicente de Paúl

y Luisa de Marillac.

Tiene dos pilares fundamentales, que son el servicio, la caridad,

y la evangelización, la misión.

Entonces ese carisma lo compartimos ahora

muchas instituciones,

muchas asociaciones, las diferentes ramas

de la Familia Vicenciana,

que son la base de nuestro ser y de nuestro actuar,

el servicio y la evangelización.

"La Familia Vicenciana es un movimiento formado

por más de 160 instituciones

y 4 millones de creyentes.

Misevi es la benjamina de esta familia numerosa.

Su origen se remonta

a las Juventudes Marianas Vicencianas,

un grupo en el que la colaboración

de las Hijas de la Caridad fue vital,

puesto que nació

por expreso deseo de la Virgen de la Milagrosa."

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

"Crear una asociación de jóvenes que la tuvieran a ella por modelo

y que siguiera el carisma vicenciano."

Desde JMV surgió Misevi

como misioneros seglares

con este carisma de san Vicente y santa Luisa

y hay un vínculo afectivo, pero también de colaboración

en diferentes proyectos.

Entonces sí, nos apoyamos mutuamente.

# Señor, enséñanos a rezar la paz. #

"En la espiritualidad vicenciana,

existe un elemento de justicia entendida

como virtud de dar a cada uno aquello a lo que tienen derecho.

Esa búsqueda también se manifiesta

en el catecismo de la Iglesia católica,

donde la justicia es la virtud moral

que consiste en la firme y constante voluntad

de dar al prójimo lo que le es debido,

un motor que acompaña a Misevi fuera de sus fronteras

buscando esa justicia social y moral."

(HABLA EN PORTUGUÉS)

-Fundamentalmente, ahora estamos en dos países:

en Bolivia y en Angola.

En Angola tenemos tres líneas de trabajo,

hay un proyecto de niños de tres a cinco años,

que es las Escolinhas

que es un proyecto que trabaja prepararlos

para ir a la escuela,

pero también, sobre todo, el tema de nutrición.

Entonces es un trabajo, se trabaja con los niños

en diferentes escuelas dentro de los barrios.

Luego también hay un trabajo familiar

y se trata de que las familias,

aparte de que los niños reciben allí el complemento nutricional,

aprendan y se formen sobre temas de higiene,

de salud, de nutrición, etc.

"Ana lleva poco más de un año en España.

Después de misionar un tiempo en Honduras

vivió ocho años en Bolivia

formando parte de los equipos de trabajo

que Misevi desarrolla en el departamento de Cochabamba,

al oeste del país andino."

Y luego en Bolivia tenemos, por un lado, un trabajo con mujeres

en situación de violencia,

que es un trabajo muy amplio,

porque tiene desde un centro de acogida

y luego tiene el propio centro

diferentes líneas de trabajo.

Entonces tenemos, por ejemplo, la inserción laboral.

Entonces cuenta con una granja avícola

donde, por un lado, se hace terapia y, por otro lado,

se prepara a las mujeres

para salir en esa situación de violencia.

Dentro también de ese centro, del CAM,

hay una línea, un proyecto de promotoras,

que son mujeres que ya han salido de esa situación

de violencia, se han organizado

y acompañan a otras mujeres

que están en esa situación de violencia.

-Nuestro objetivo principal,

cuando llegan las señoras,

es que ellas se puedan sentir acogidas,

se puedan sentir aceptadas, protegidas,

porque llegan con mucha angustia,

muchos miedos. Entonces lo que tratamos de hacer

acá todas las compañeras

es escucharla, que la señora pueda expresar

sus sentimientos. Muchas veces se ponen a llorar.

E incluso sienten que lo que les está pasando

es normal, se sienten culpables.

"En Angola

las misioneras laicas trabajan codo a codo con la mujer

para su alfabetización;

con los hombres, para reducir el daño que causa

el alcoholismo en las familias angoleñas;

y, con los niños y la juventud,

promueven la escolarización.

Además, gracias al apoyo de Cáritas Diocesana de Málaga,

llevan a cabo un programa para fomentar el liderazgo

de las futuras generaciones."

No todas las personas

en el mundo consiguen realizar

aquello que ellas desean. Muchas veces los acontecimientos

vienen gestionando la vida de las personas.

Desde ahí me siento superafortunada

porque he ido construyendo

mis opciones y Misevi ha ido dando respuesta

a que pueda ser vida de esas opciones de vida misioneras

como mujer, como laica, como vicenciana.

Eso es una oportunidad que creo que siempre digo

que me encuentro entre las cinco mujeres

más afortunadas del planeta.

"Para Virginia Alfaro, misionar se ha convertido

en una manera de hacer camino y vida.

Con tan solo 21 años, esta malagueña nacida en Fuengirola

comenzó su andadura misionera

en poblaciones rurales de la república de Honduras.

Más tarde, aterrizó en San Pedro de Sula,

considerada hoy la ciudad más peligrosa del mundo,

donde acompañaba a convictos

de la prisión hondureña."

Como misionera,

participé de acciones pastorales

en la cárcel con los grupos de pandilleros.

que, realmente, en ese momento y aún ahora,

son entendidos como un contexto peligroso.

Creo que el misionero está llamado siempre a ser

parte de la cultura.

Que el término de "inculturizarse"

no es solo dentro de la cultura,

sino inculturizarse dentro de los diferentes ámbitos

que la cultura y que la sociedad tienen.

Cuando el misionero demuestra que realmente su objetivo es estar

con ellos, entender por qué viven así,

entender cuál es su sufrimiento social

y querer acompañar en ese sufrimiento social

para una transformación,

creo que no hay entorno que se resista.

"Siempre acompañada por el carisma vicenciano,

Virginia llegó a África, donde siguió desarrollándose

como misionera en la poblada diócesis

de Nacala, en Mozambique."

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

Misevi es una familia de laicos misioneros y vicencianos

que sueñan con hacer vida a ese carisma

que hemos descubierto, esa vocación que hemos descubierto.

Queremos ser fieles a ella y es algo que se va construyendo

cada día, no es una institución que ya tenga

una trayectoria histórica,

no es una institución que ya venga marcada.

Yo soy Misevi e intento dar lo mejor de mí también

para Misevi e intento también aprender,

recibir de los otros Misevi dan también para nuestra asociación.

(HABLA EN PORTUGUÉS)

(GRITAN)

"En este largo recorrido,

donde sus pasos le han llevado esta vez a Angola,

prosigue su andadura vicenciana

buscando nuevas realidades

que requieran de proyectos innovadores

y creativos."

Misioneros somos todos desde el bautismo,

pero no todos descubrimos ese ser misionero

y no todos nos sentimos llamados a vivir la misión

durante toda la vida o durante un periodo de la vida,

en misión fuera de nuestra realidad

o en misión en lo que es nuestro contexto.

Todo eso requiere de formación,

requiere de un proceso de formación

que, además, creo que es continuo.

No es que yo haga una formación de tres meses

y ya esté lista. Requiere de una mente,

de un espíritu, de una psicología abierta

a que cada tengo que aprender,

cada día tengo que mejorar,

cada día quiero formarme, cada día quiero escuchar a otros,

cada día quiero aprender con otros,

cada día quiero tener una mejor excelencia,

una mejor calidad en aquello que yo hago

y cómo lo hago.

(CANTAN)

"Por convicción, Misevi desarrolla su labor en red

en misión compartida.

La asociación llegó a Lobito hace cinco años

de la mano de las Hijas de la Caridad

ya establecidas en el país angoleño,

donde llevan a cabo diversos proyectos.

Así las misioneras seglares entraron en la dinámica parroquial

de las religiosas, quienes conviven

entre el pueblo umbundu,

característico de la ciudad pesquera

y con un marcado acento acogedor

y amistoso a las personas

que llegan de fuera."

Misevi también fue descubriendo,

en el ámbito de la realidad,

algunas necesidades a las que queríamos dar respuesta:

primera infancia,

debido a los niveles que hay de mortalidad infantil,

el difícil acceso a la educación preescolar.

(CANTAN Y RÍEN)

Mujeres, que la mujer angolana

es realmente el centro de la sociedad,

el pilar de la Iglesia,

el fortalecimiento y la base de la familia.

O sea, acompañar también procesos con ellas,

en procesos educativos, formativos, de ámbito social.

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

Además de eso, fuimos descubriendo también

el ancho índice de alcoholismo que existe

dentro de la sociedad angolana,

jóvenes y adultos,

tanto mujeres como hombres; y el desafío de la salud mental

en esta sociedad.

(CANTAN EN PORTUGUÉS)

"Las escolinhas definen la alegría del pueblo umbundu

y da más sentido, si cabe, a la misión que llevan a cabo

Virginia y sus compañeras laicas en Lobito,

una ayuda directa

a niños y niñas de barrios marginales

para que puedan encontrar esa justicia social a través

de la mejor herramienta que un niño puede tener:

formación académica."

Trabajamos con niños de tres a cinco años.

Normalmente, son niños,

trabajamos en varios barrios

y el centro infantil está dentro del contexto del barrio.

La intervención con ellos tiene un enfoque también

de intervención comunitaria y de intervención familiar.

El foco en primera infancia hace

que podamos entrar en la vida familiar.

El trabajo se realiza con estas edades de tres

a cinco años intentando que en este periodo

mejore su seguimiento en salud,

mejores su nutrición y la preescolarización también,

darles algunas competencias,

y el tema, por ejemplo, de la identidad.

La mayoría de los niños en esa edad no tienen células,

no tienen registro civil,

quizás porque sus padres tampoco lo tienen.

"La familia de Misevi en Bolivia desarrolla un conjunto de proyectos

en la localidad de Sacaba, en el departamento de Cochabamba.

Aun siendo arteria

y eje troncal entre Santa Cruz de la Sierra

y La Paz, capital del país,

Sacaba presenta una realidad rural

e indígena destacable. Es el décimo municipio más poblado

de los 327 del país andino

con una población que supera los 150.000 habitantes.

Es allí donde la comunidad misionera,

a través de su presencia y trabajo,

coordina la pastoral social

de la iglesia local y apoya también algunas áreas

de formación y animación de la fe."

(GRITAN)

(RÍEN)

Misevi primero es una experiencia,

es una experiencia de vida

cristiana empírica de fe misionera

que surge, precisamente. Por eso es una experiencia,

porque surge de la experiencia misionera.

Estamos compartiendo camino y vida

con personas a las que supuestamente ayudamos.

Digo "supuestamente" porque la realidad, quizá,

lo menos importante es la ayuda,

lo más importante es la experiencia de vida

y el compartir la vida, porque, al fin y al cabo,

aquí hay una canción en América Latina muy famosa

de los años 80 que se titula "Sobreviviendo".

Y, realmente, la gente con la que compartimos la vida

sobrevive y aprende a sobrevivir.

# Sobreviviendo. #

No a malvivir.

Es decir, aprende a sortear

las dificultades de la vida de una manera

que te quedas pasmado.

Y eso es una escuela y es un regalo.

No es un regalo su situación,

porque eso es una desgracia

y una injusticia, pero las formas que ha adoptado

de afrontar eso sí, realmente es un regalo.

"Casado y con dos hijos, Germán Sánchez vive la misión

con la base que Jesús mismo

muestra en el Evangelio, estableciendo relaciones humanas,

experiencias de vida y fe

para no caer en la monotonía de lo institucional

tan necesario como limitante a veces

de lo que realmente significa

una vida de entrega al otro,

una vida de Iglesia."

Yo pienso que la Iglesia es muy rica

en poder ofrecer causas diferentes

al del religioso, sacerdote, religiosa.

Aunque no es algo que esté... Que sigue sin estar consolidado,

pero se han dado con claretianos,

con salesianos, con vicentinos o vicencianos

y, realmente, es algo muy enriquecedor.

"Dentro de la realidad

que acompaña a Germán

y sus equipos de trabajo en la ciudad de Sacana,

tiene especial importancia e interés todo lo relativo

a la actual situación de la mujer en el país.

Aún hoy una parte de Bolivia

vive con naturalidad situaciones de machismo

y abuso sistemático."

Un área, una problemática

donde sí hemos invertido mucho mucho,

mucha reflexión y muchos esfuerzos

ha sido el tema de violencia hacia la mujer.

Aquí, en Bolivia, el tema de violencia hacia la mujer

se sitúa en la problemática social

más importante del país.

(TODOS) ¡No a la violencia!

¡No a la violencia!

-Entonces iniciamos hace varios años una casa de acogida

para mujeres

y de ahí empezamos a abrir otros espacios,

el espacio de atención externa.

Sobre todo, el área laboral

la hemos extendido mucho.

La incorporación a una actividad generadora

de ingresos o a una fuente laboral

también ofrecía a la mujer otra posibilidad

de pensar que no sea volver

al entorno del agresor porque no tiene otra

porque tiene tres o cuatro hijos.

"Gracias a la labor de años y experiencia sobre el terreno,

lograron conformar un programa pionero

para los hombres en el que con métodos terapéuticos

tratan de frenar las conductas violentas

hacia las mujeres con resultados,

hasta la fecha, muy positivos.

Pero el acompañamiento de Misevi

a los hombres de Cochabamba no se queda ahí."

En la cárcel de aquí, de Sacana,

siempre estamos presentes. Creo, como Iglesia, en las cárceles,

siempre hay que estar presente de alguna u otra manera

porque viene siendo una población,

personas que se encuentran en una situación

de mucha demanda y que amerita mucho acompañamiento.

"Misevi cuenta con la ayuda de sus socios

y donantes para continuar

con la acción misionera,

una familia vicenciana que mira al futuro dispuesta

a transformar la vida de las personas

sin perder su rostro espiritual,

carismático y de colaboración activa

hacia los demás."

El misionero no es la persona

que es invulnerable,

que es un héroe y es un modelo a seguir aquí

y en todos lados, sino que tenemos que manifestar

nuestras vulnerabilidades personales, eso no es malo.

Y desde ahí crecer junto a los equipos de trabajo.

Y más importante es la experiencia que vivimos

y lo que somos que lo que hacemos.

Una gran experiencia.

La verdad es que yo se lo recomiendo a todo el mundo.

Ha sido algo muy diferente,

pero creo que algo que, a nivel de vida,

te aporta muchísimo.

Entonces muy contenta de haber podido estar

tantos años disfrutando de esa experiencia.

Creo que cualquier persona

que nos está escuchando,

que nos está viendo, alguna vez en su vida,

se habrá podido plantear

"a mí me gustaría", "un día yo quiero",

"alguna vez he pensado que sería bueno

tener una experiencia misionera".

Yo creo que, una vez que hayamos descubierto

que somos bautizados, que somos misioneros,

hay que lanzarse a por esa oportunidad.

Se viva una vez. Las oportunidades pasan siempre,

pero, si las dejamos escapar,

luego nos quedamos a pensar:

"¿Por qué no lo habré hecho?

¿Por qué no lo habré hecho?".

(CANTAN)

Es tiempo de pandemia, ¿cuándo mejor para vivir

una oportunidad de conocer otra cultura,

de participar en otra realidad,

de dar una mano, de apoyar en proyecto,

de tener una iniciativa de solidaridad con los otros?

Tenemos el hoy, aprovecha, da el paso.

(CANTAN)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seglares Vicencianos en Misión

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Pueblo de Dios - Seglares Vicencianos en Misión

21 mar 2021

Misevi es una ong de desarrollo orientada hacia la promoción humana y espiritual de las personas, la lucha contra la pobreza y el compromiso con los contextos de exclusión social que se producen en los países donde la asociación está presente.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Seglares Vicencianos en Misión" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Seglares Vicencianos en Misión"
Clips

Los últimos 585 programas de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios