Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5572965 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - El río de los Nueve Dragones - ver ahora
Transcripción completa

El Mekong es uno de los grandes ríos de Asia,

donde se le conoce como el río de los nueve dragones.

En las culturas asiáticas, el dragón es un ser mitológico

y legendario que tiene poder sobre las aguas.

El río nace en la cordillera del Himalaya

y discurre por seis países, entre ellos Camboya,

hasta desembocar en el mar de China.

El Mekong es la principal arteria fluvial de Camboya

y testigo del genocidio llevado a cabo por los jemeres rojos

con el sanguinario Pol Pot a la cabeza.

Nos dirigimos a la ciudad de Neak Leung,

en la frontera con Vietnam,

y para ello tenemos que cruzar el Mekong.

El ferri es el puente que une Camboya con Vietnam.

A la espera de que se inaugure el puente que el gobierno chino

está construyendo. Como ciudad fronteriza,

Neak Leung es un punto estratégico

para las mafias que trafican con seres humanos

con destino a la prostitución, la pederastia

y el trasplante clandestino de órganos.

Impunidad y pobreza son el binomio perfecto

para los delitos de trata de mujeres y tráfico de menores.

Desde hace 14 años,

la ONG Damnok Toek atiende a los niños y niñas

más vulnerables de la frontera. Cuenta con servicios de acogida,

atención sanitaria, alimentación y formación.

Manos Unidas ayuda económicamente a esta ONG camboyana

cuyos servicios están dando vida y esperanza a más de 400 niños

y niñas de la calle.

En el corazón de la ciudad, la ONG ha abierto un centro de día

para los hijos de las vendedoras del ferri.

Es la manera de que sus hijos no anden por la calle

buscándose la vida con riesgo de ser atrapados

en las redes del tráfico de menores.

Los niños y niñas llegan al centro con heridas en su cuerpo

y en su alma porque la calle es muy dura,

particularmente para los menores.

La trabajadora social de la ONG cura sus heridas con sobredosis de cariño

y paciencia, que son la mejor medicina para estos niños.

Los niños trabajan en la calle con todo lo que eso conlleva.

Sufren mucho, pero quieren ser felices como todos los niños.

Su vida no es fácil, pero con nuestra ayuda

esperamos que salgan adelante.

Queremos que estudien y se formen para que tengan un buen futuro.

Aquí los niños y niñas se sienten protegidos,

respetados y queridos.

El Centro de día es un lugar seguro para los niños y niñas de la calle,

que son muy vulnerables.

Aquí los cuidamos y les damos comida.

Trabajamos con los niños que localizamos en torno al ferri.

Los traemos al centro para que estén con nosotros

en una primera estancia que suele durar varias semanas.

A las afueras de la ciudad,

la ONG ha abierto un centro de servicios para niños

y niñas de la calle y discapacitados físicos y mentales,

cuyo denominador común es la pobreza.

La escuela es uno de los pilares del puente hacia el futuro

de estos niños de la frontera que la ONG camboyana

está construyendo con ayuda de Manos Unidas.

Más de 300 niños y niñas asisten diariamente a clase,

en turnos de tres horas, para recuperar los estudios perdidos

porque nunca fueron a la escuela. Aquí hacen primero y segundo grado

y en el tercero se incorporan a la escuela pública.

Estos niños están aquí porque no han tenido la oportunidad

de acceder a la escuela. Trabajan para ayudar a sus familias,

que son muy pobres porque viven de la venta en el ferri.

Son niños que no han recibido educación

y tienen que trabajar para ayudar a sus familias,

por eso solo le damos clase durante media jornada.

Los profesores tienen mucho mérito

porque no es fácil impartir clases a niños y niñas

con tantos problemas personales y familiares.

En este caso, los profesores, además de enseñar conocimientos,

tienen que hacer terapia de grupo

para que los alumnos superen complejos y miedos.

La falta de libros en jemer, el idioma del país,

se suple con la enseñanza memorizada

consistente en repetir la lección una y otra vez

hasta que los alumnos la aprendan.

El alfabeto jemer es el más largo del mundo.

Tiene 72 letras y su caligrafía es muy particular.

Llevan muchos años de retraso,

así que esperamos que el futuro de estos niños

sea prometedor para todos ellos.

Después de recibir educación en nuestro centro se reintegran

al sistema de la escuela pública.

Allí continuamos apoyándoles con material escolar, ropa,

asistencia médica y acompañamiento para afrontar sus problemas.

También damos formación a las familias

sobre la importancia de la educación para el futuro de sus hijos.

Al finalizar la clase, los alumnos hacen unas tablas de gimnasia

para activar el cuerpo y el espíritu porque la vida

se los ha machacado mucho. Tienen que estar en forma

para poder superar la barrera de la pobreza

y las trampas que la delincuencia organizada ha puesto en su camino.

La comida es la asignatura preferida

y lo que motiva a muchos alumnos a venir a la escuela.

Para no pocos, es la única comida del día.

No cabe duda que el arroz entra mejor que las letras,

pero todos quieren estudiar porque saben lo que se juegan.

Los niños camboyanos son muy respetuosos y disciplinados.

Después de la comida, se cepillan los dientes

y se preparan para marcharse a sus trabajos.

El puente hacia el futuro que pasaron hace unas horas

para venir a la escuela,

ahora los devuelve a la realidad de sus familias rotas

y sus trabajos prohibidos por los derechos de la infancia.

En Camboya, estos derechos internacionalmente reconocidos

no se respetan y hay mucha gente sin escrúpulos

interesada en que no se respeten para poder abusar impunemente

de los menores.

La ONG Damnok Toek cuenta con talleres

para que los alumnos mayores aprendan un oficio

que les permita ganarse la vida honradamente.

Mecánica, carpintería y peluquería son los preferidos

porque tienen buena salida laboral. Las mañanas son para estudiar

y trabajar y las tardes para talleres.

Tengo 14 años y cuando era pequeño, mis padres se marcharon a Tailandia

y yo me quedé en la frontera. Vivía en la calle, mendigaba

y recogía basura para comer.

Las bandas me atacaron varias veces para robarme lo que tenía.

En el centro estoy feliz porque, además de estudiar,

aprendo carpintería que es un oficio que me gusta.

Damnok Toek tiene una residencia donde están acogidos 40 chicos

y chicas víctimas del tráfico, rescatados por la policía

y las ONG que trabajan en la frontera.

Por respeto a su intimidad,

no hemos entrado con la cámara en la casa.

La pobreza de las familias

que en muchos casos no pueden alimentar a sus hijos,

está en el origen del tráfico de menores.

Recientemente, un niño pequeño fue vendido por 120 dólares

y una niña de 12 años por 300.

Desde nuestra experiencia en la atención a niños

que han sido víctima del tráfico de personas

o de violencia doméstica o abandonados por sus padres,

puedo decir que la mayoría de ellos

han sido entregados a los traficantes por sus familias

de forma involuntaria.

Es muy frecuente que el traficante las engañe,

especialmente en casos de niños con alguna discapacidad.

No les dicen que sus hijos van a ser traficados,

sino que se les dice que los llevan para buscarles trabajo en Tailandia.

-Desde Manos Unidas venimos apoyándoles desde hace cinco años

con diferentes proyectos. Apoyando el centro residencial,

apoyando el centro de acogida de niños de la calle

que tienen en la ciudad y estamos muy contentos con este trabajo

porque está dando unos resultados realmente buenos.

Antes de que caiga la noche,

tomamos el ferri que nos transportará

a la margen derecha del Mekong,

cuyas aguas siguen su curso camino de Vietnam.

El puente que los ingenieros chinos han suspendido en el aire

se encarga de vigilar el río,

sin perderlo de vista ni de día ni de noche.

El puente será la postal de la nueva Camboya

que se está construyendo después de años de guerras interminables.

Dejamos la frontera de Vietnam y nos trasladamos a Battambang,

en la frontera con Tailandia. En Battambang,

la segunda ciudad más importante de Camboya,

reside el obispo asturiano Kike Figaredo,

popularmente conocido como el obispo de las sillas de ruedas.

Visitaremos el hogar para niños y niñas de la calle

que la ONG camboyana Homeland tiene a las afueras de la ciudad.

La ONG, en cuyo patronato está Kike Figaredo,

cuenta con ayuda de Manos Unidas.

El hogar, que se abrió cuando el genocidio de los jemeres rojos,

acoge a 50 niños y niñas con historias para no dormir.

Algunos son huérfanos, otros tienen a sus padres trabajando en Tailandia

y otros han sido rescatados de las redes del tráfico de menores.

Cerca de 1000 niños y niñas han pasado por el hogar

en sus 18 años de existencia.

En el hogar reciben clases de refuerzo escolar

porque antes de venir aquí, muchos no pisaron antes una escuela.

Cuando abrimos el hogar, había muchos niños en riesgo,

abandonados en la calle y repatriados desde Tailandia.

Muchas familias emigradas a Tailandia dejaron aquí a sus hijos.

Por eso decidimos crear Homeland, para apoyar a los niños de la calle,

abandonados, víctimas del tráfico de personas,

niños afectados por sida

y niños víctimas de la violencia doméstica.

Tienen tantas ganas de aprender

que cualquier sitio es bueno para hacer los deberes escolares.

Algunos los hacen en el dormitorio y,

a falta de mesa, escriben sobre el colchón de la litera.

Saben que sin estudios no tendrán salida en la vida

y quieren recuperar el tiempo perdido.

Tendrán que ser fuertes, como los héroes de sus dibujos,

para superar las trampas que les han tendido en el camino.

Estudiar en estas condiciones tiene mucho mérito.

Nuestros niños están muy felices de que Homeland los apoye

hasta terminar la escuela secundaria.

Algunos consiguen trabajo gracias a la ONG.

Yo espero que los niños y niñas terminen los estudios

para que consigan un buen empleo y tengan una buena vida.

La música ha unido a un grupo de chicos y chicas.

Les sirve de terapia porque les quita las penas,

les ayuda a sentirse mejor por dentro y por fuera

y les devuelve la alegría que habían perdido.

Los llaman para tocar en bodas y fiestas familiares

y están encantados.

Educadores y psicólogos trabajan para rescatar a estos niños

y niñas del naufragio de sus vidas y abrirles horizontes de esperanza.

La paciencia y el cariño son sus herramientas de trabajo.

Se trata de que los niños encuentren en el hogar la familia

que perdieron o nunca tuvieron y amigos con los que jugar, reír

y soñar. Aquí lo han encontrado.

Como las ayudas que recibe la ONG no cubren los gastos del hogar,

los responsables de Homeland han montado pequeños negocios

para generar ingresos. Cuentan con un telar,

un taller de costura, una granja y una cafetería.

Son negocios de poca monta, pero cuando hay tanta necesidad,

cualquier ingreso, por pequeño que sea, es bienvenido

y más, cuando lo que está en juego

es el presente y el futuro de los niños.

Dejamos Battambang para adentrarnos en la Camboya profunda,

muy cerca de la frontera con Tailandia.

La gente vive de la emigración y del cultivo del arroz.

Los hombres van a trabajar a Tailandia

y se contagian del VIH sida

y a la vuelta lo transmiten a sus mujeres.

Nuestro objetivo es conocer los proyectos

que promueve la ONG local Dhammaayetra

con ayuda de Manos Unidas.

La historia de la propagación del sida en Camboya

tiene que ver con su aislamiento a causa de la guerra,

y por eso no se hizo nada hasta los años 90.

El país se abrió y la gente emigró a Tailandia

y al retornar, trajo la epidemia.

Cuando empezamos a tratar a los primeros pacientes en 2001,

la mitad de ellos eran mujeres,

lo que significa que la enfermedad ya estaba extendida.

-Atendemos a personas con sida y bebés seropositivos,

enfermos de cáncer y personas mayores.

Cada día hago entre 10 y 12 visitas. Antes de empezar el recorrido,

paso por la oficina para que me indiquen las personas

que tengo que visitar.

Como los enfermos están en distintos pueblos,

me desplazo en moto. Llevo leche para los niños

y retrovirales para los que tienen sida.

También me ocupo de descubrir nuevos casos

que necesitan de nuestra ayuda.

Youth se contagió cuando tenía 15 años,

pero por suerte, su hija no es seropositiva.

Las enfermeras de la ONG vigilan a la niña para que no se contagie.

La ONG atiende a más de 700 enfermos en la zona de la frontera.

Entre ellos, un centenar de niños.

Las enfermeras me dan dos botes de leche para la niña cada 15 días.

Cuando estoy mal, me llevan al hospital.

Para mí y para mi hija,

es muy importante contar con su ayuda

porque nos dan seguridad.

La ONG cuenta con un servicio de voluntariado

para atención a personas mayores.

Encontramos a los coordinadores de la red en una reunión de trabajo.

Dhammaayetra cuenta con cinco equipos móviles

para atender a enfermos y ancianos en 160 pueblos,

con una población de 130.000 habitantes.

Nos acercamos a un hospital comarcal,

donde Dhammaayetra ha construido un pabellón

para atender a los enfermos de sida.

Aquí reciben medicación e información para evitar

que contagien a otras personas, sobre todo, a sus hijos.

Diariamente pasan más de 40 personas,

la mayoría mujeres.

Cada una viene con su historia clínica en la mano,

y con su historia personal en el corazón,

y no se sabe cuál de las dos es peor.

Dhammaayetra, pionera en atención a enfermos de sida en Camboya,

ha creado la asociación de afectados por el VIH.

Los socios, además de recibir atención sanitaria,

tienen acceso a microcréditos para emprender pequeños negocios

y poder vivir con dignidad.

Manos unidas viene trabajando con Dhammaayetra,

apoyando su trabajo con las personas afectadas por sida

y otras enfermedades crónicas desde hace cinco años,

porque trabajan en una zona del país próxima a la frontera con Tailandia,

de muy alta vulnerabilidad por el tráfico de personas,

de migración y por la inexistencia de infraestructuras sanitarias

del gobierno u otro tipo de instituciones

en un distrito con una grandísima población,

de más de 150.000 habitantes.

Muy dispersa, con una red de 160 pueblos a los que ellos atienden,

y creemos que su trabajo es una organización

que funciona ejemplarmente y de hecho,

sus protocolos de atención a los enfermos de sida

han sido adoptados a nivel nacional

como estrategia del gobierno en la lucha contra el sida.

Nuestro recorrido finaliza en Nom Pen, capital del país.

Visitamos el suburbio de Russey Keo,

un barrio de pescadores donde la ONG Khemara ha abierto,

con la ayuda de Manos Unidas, 10 guarderías.

Russey Keo está a pie del Mekong. En la época de lluvias,

el río se desborda e inunda las casas.

Algunas familias viven en casas flotantes

y otras en tierra, pero todas en condiciones infrahumanas.

Aquí solo viven bien los peces y las ratas.

Vinimos al barrio en 1991, elegimos este barrio porque era muy pobre

y porque había muchos huérfanos y viudas a causa de la guerra

y del genocidio de Pol Pot. Las mujeres no tenían trabajo

ni dinero para enviar a sus hijos a la escuela.

Empezamos con las guarderías para que nos dejaran a sus hijos

y las mujeres pudieran ir a trabajar.

La directora de Khemara visita a las familias en sus casas

para animarlas a que envíen a sus hijos a la guardería

y al colegio.

La madre de la niña es seropositiva, pero su hija no.

Es el patrón de las familias del barrio:

mujer sola y con sida.

Como no puede trabajar en las fábricas,

porque al estar enferma no aguanta el ritmo,

tiene que buscarse la vida como puede.

En este caso hace sombreros de lana con su madre.

Hacen seis sombreros al día entre las dos

y los venden a medio dólar cada uno.

El absentismo escolar es un problema en el barrio

porque las madres van a trabajar a la ciudad,

y para que sus hijos pequeños no se queden solos en casa,

los dejan al cuidado de los hermanos mayores.

Las madres temen que los niños se acerquen al río

y puedan ahogarse, como ha sucedido en varios casos.

Según una leyenda, los dragones del Mekong

se alimentan de las personas que caen al agua.

Visitamos algunas de las 10 guarderías de la ONG Khemara.

En ellas hay 700 niños y niñas, budistas y musulmanes,

de la ribera del Mekong. Estos niños,

que socialmente son los últimos debido a la pobreza de sus familias,

gracias a la guardería serán los primeros,

porque cuando lleguen a la escuela llevarán mucho camino adelantado.

Los valores que la ONG inculca a los niños son respeto,

honradez, responsabilidad, compañerismo y creatividad.

Todos los años, al empezar el curso escolar,

enviamos a la escuela pública a los niños del curso superior

de nuestras guarderías. Este año, por ejemplo,

hemos enviado a casi 100 niños a la escuela primaria.

Ahí, también contamos con el apoyo de Manos Unidas

para proporcionarles uniformes, material escolar

y mochilas con nuestro logo que les damos cuando acaban la guardería.

Cada guardería tiene dos profesoras y una cocinera,

porque se hacen tres comidas al día.

En alguna guardería hay voluntarios internacionales de ONG

que colaboran con Khemara.

Las profesoras y los materiales los paga Manos Unidas.

Los niños aportan 20 céntimos de dólar por la comida,

y los que no pueden pagar nada, comen gratis.

En la guardería damos tres comidas al día,

educación y atención médica a los niños.

Nos ocupamos de ellos el día entero

para que sus madres puedan ir a trabajar

y conseguir ingresos para la familia.

La guardería pone a los niños y niñas en la pista de salida

de una vida y un futuro mejor.

Y esto empieza por algo tan básico como es la educación,

la higiene, la alimentación y los valores humanos.

Desde Manos Unidas venimos apoyando a esta organización

a través de su red de guarderías desde hace cinco años.

Son niños que proceden de un distrito muy pobre,

de las afueras de Nom Pen,

procedentes de familias desestructuradas,

monoparentales o muy pobres.

Aquí reciben una educación de calidad

y desde Manos Unidas apoyamos el salario de los profesores,

la alimentación de los niños, material escolar

y todos los gastos que conlleva tener abiertas

seis de las nueve guarderías que tienen en funcionamiento.

Les robaron el país para que no tuvieran dónde caerse muertos,

les robaron el arroz, para matarlos de hambre.

Les robaron el pasado, el presente y el futuro.

Les robaron todo, todo, menos los sueños.

Pueblo de Dios - El río de los Nueve Dragones

27:04 10 may 2020

Recorremos tres proyectos apoyados por Manos Unidas a lo largo del río Mekong. Luchan contra el tráfico y explotación sexual, atienden a personas con sida y bebés seropositivos y han abierto diez guarderías en barrios marginales.

Hsitórico de emisiones:

26/04/2015

Recorremos tres proyectos apoyados por Manos Unidas a lo largo del río Mekong. Luchan contra el tráfico y explotación sexual, atienden a personas con sida y bebés seropositivos y han abierto diez guarderías en barrios marginales.

Hsitórico de emisiones:

26/04/2015

ver más sobre "Pueblo de Dios - El río de los Nueve Dragones" ver menos sobre "Pueblo de Dios - El río de los Nueve Dragones"

Los últimos 553 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 27:47 26 jul 2020 La Comunidad de Sant´Egidio Madrid ha mantenido sus puertas abiertas durante el confinamiento producido por la COVID-19. Una respuesta solidaria, en primera línea, con los amigos de la calle y con las familias más vulnerables, los nuevos prójimos en tiempos de coronavirus.

  • 24:59 19 jul 2020 La Casa del Sagrado Corazón es conocida en Málaga como el Cottolengo. Llevan más de 50 años ofreciendo acogida a personas sin un hogar al que acudir. La casa sigue abierta con la "nueva normalidad", gracias a la Providencia y sin ser ajena al paso de la COVID-19.

  • De Kerala a Sawan

    De Kerala a Sawan

    27:49 12 jul 2020

    27:49 12 jul 2020 En los años 60, los hermanos de San Juan de Dios llegaron a la India. Conocemos su obra hospitalaria y seguimos rumbo por Asia para descubrir la labor escolar de los maristas en Líbano, la atención de Manos Unidas con las recolectoras camboyanas, y la razón de la casa la Salle, en el internado tailandés de Nakhon Sawan  

  • 21:16 05 jul 2020 Monseñor Juan José Aguirre, obispo en la diócesis de Bangassou, vive, comparte y camina desde hace 40 años en el mismo corazón de África.

  • Colichet en positivo

    Colichet en positivo

    23:52 28 jun 2020

    23:52 28 jun 2020 En Colichet llevan más de 25 años acogiendo a personas con VIH-SIDA gracias a la colaboración entre Cáritas Diocesana de Málaga y las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. 

  • 25:23 31 may 2020 Reportaje sobre la figura de los capellanes castrenses en las Fuerzas Armadas y en los Cuerpos de Seguridad del Estado español. Histórico de emisiones: 23/04/2017

  • Hijos de una fe prohibida

    Hijos de una fe prohibida

    27:24 17 may 2020

    27:24 17 may 2020 La Fundación Pontificia AIN (Ayuda a la Iglesia Necesitada) apoya a la minoría cristiana de Albania. Durante los 45 años de dictadura comunista los cristianos fueron ejecutados, encarcelados o detenidos por creer en Dios. Pese a todo, muchos mantuvieron su fe en la clandestinidad. Histórico de emisiones: 27/12/2015

  • 27:04 10 may 2020 Recorremos tres proyectos apoyados por Manos Unidas a lo largo del río Mekong. Luchan contra el tráfico y explotación sexual, atienden a personas con sida y bebés seropositivos y han abierto diez guarderías en barrios marginales. Hsitórico de emisiones: 26/04/2015

  • Llamados a la misión

    Llamados a la misión

    25:44 03 may 2020

    25:44 03 may 2020 Los misioneros están repartidos por todos los rincones del mundo. Trece mil de ellos son españoles. Hombres y mujeres que dejaron su tierra, respondieron a la llamada de la misión y protagonizan una aventura que es digna de ser conocida para poderla apreciar. Histórico de emisiones: 06/12/2015

  • Historias de Benin

    Historias de Benin

    24:11 26 abr 2020

    24:11 26 abr 2020 Manigri, en la región de la Donga, al norte de Benin, es el principal centro musulmán del país. Hace poco mas de cinco años que los misioneros combonianos abrieron aquí una Misión. Un español y dos togoleses forman la comunidad misionera. Histórico de emisiones: 12/07/2015

  • La fábrica de sueños

    La fábrica de sueños

    25:48 19 abr 2020

    25:48 19 abr 2020 En Camboya, el obispo Kike Figaredo ha bierto una fábrica textil, un internado, un taller de sillas de ruedas y 18 escuelas de primaria, dentro del proyecto "Educación para Pueblos Lejanos". Histórico de emisiones: 28/12/2014

  • 27:28 12 abr 2020 Acompañamos a Israel y Palestina a un grupo de peregrinos españoles guiados por el franciscano Teodoro Lopez,director del Centro de Tierra Santa en Madrid. Histórico de emisiones: 01/04/2018

  • 28:50 05 abr 2020 Jerusalén es una ciudad sagrada para las tres grandes religiones monoteístas. Acompañamos a un grupo de peregrinos para recorrer los lugares de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Histórico de emisiones: 07/04/2013

  • 24:40 29 mar 2020 Documentales y reportajes sobre la vocación misionera de la Iglesia.

  • 23:01 22 mar 2020 Los seminaristas madrileños Javier y Fernando comienzan a 'misionar en parroquia' para convertirse en los sacerdotes del mañana.

  • En el sur de India

    En el sur de India

    27:09 22 mar 2020

    27:09 22 mar 2020 La diócesis de Kanjirapally, en Kerala, es la primera que acogió a los hermanos de San Juan de Dios. Ellos han puesto en marcha grandes obras sanitarias, sociales y educativas.  

  • 26:26 15 mar 2020 Los primeros hermanos Maristas llegaron a Bolivia desde España hace más de 60 años para iniciar una labor educadora y evangelizadora que dura hasta nuestros días. En este programa hacemos un recorrido por la historia de la congregación en el país andino, empezando en Roboré y terminando en el Alto de la Paz.

  • Mujeres Unidas

    Mujeres Unidas

    24:52 08 mar 2020

    24:52 08 mar 2020 Manos Unidas desarrolla en el departamento salvadoreño de Sonsonate iniciativas de autoempleo y capacitación para luchar contra los abusos, prevenir la violencia machista y defender los derechos de las mujeres. Histórico de emisiones: 10/02/2019

  • 29:28 01 mar 2020 Viajamos con Obras Misionales Pontificias por el norte de Chile para mostrar la labor de tres sacerdotes valencianos en sus distintas parroquias de misión en la diócesis copiapina. Son misioneros reincidentes, enviados temporalmente por su diócesis de origen a través de la OCSHA.

  • 24:33 23 feb 2020 Los Dominicos llevan más de 500 años viviendo 'la experiencia de misión'. Desde las oficinas centrales de Selvas Amazónicas en Madrid, orientan, ayudan a las misiones, y sensibilizan a la sociedad española en defensa de los derechos humanos de los indígenas y de los colectivos más empobrecidos de América Latina.

Mostrando 1 de 28 Ver más