Prodigios La 1

Prodigios

Sábados a las 22.05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5520901
Para todos los públicos Prodigios - Programa 2 - 22/02/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(CANTA)

(CANTA)

(CANTA)

(Aplausos)

¡Ajá!

Qué impresionante arranque

de nuestra orquesta sinfónica de Castilla y León

dirigida por Salvador Vázquez.

Allí están todos ellos. ¡Bravo!

(Aplausos)

Interpretando en directo

la banda sonora de "Los Vengadores".

Ahí está. Muy bien.

Y escuchándola...

Escuchándola y a pesar de que vengo de un verde extraño

me he sentido como el Capitán América,

salvando el mundo y, en este caso, Valladolid.

Muchísimas gracias por recibirnos una semana más.

(Aplausos)

Si algo puede salvarnos y unirnos

es la cultura.

Por eso, desde "Prodigios" nos proponemos impulsar

a las nuevas generaciones de artistas.

En la primera gala, vivimos momentos

de muchísima emoción

e intensidad.

Casi que me dio un ataque de hipo del llanto que derramé

por muchas de las cosas que pasaron.

Esta noche, veremos qué nos deparará la velada,

porque disfrutaremos de grandes bandas sonoras,

como la que acabamos de escuchar de "Los Vengadores",

pero también la de "E.T.". Fantásticas canciones

como "No llores por mí, Argentina",

que todos las conocemos y las hemos cantado

muchas veces en casa.

O hitos de la música clásica como "El lago de los cisnes",

que también algunos lo hemos intentado bailar en casa.

(RÍEN)

Y contaremos, además, con la presencia

de una gran artista, de un gran talento,

como India Martínez.

Lo hemos dicho antes, pero ahora sí,

daros oficialmente la bienvenida

al Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid.

(Aplausos)

(Música)

En la pasada gala, conocimos a los nueve primeros participantes

de los que solo tres, uno por cada categoría,

pasó directo a la semifinal.

En esta segunda gala, contamos

con otros nueve jóvenes prodigios.

Y dado que hemos empezado escuchando

la música de "Los Vengadores, es lógico que diga aquello de:

¡Concursantes, reuníos!

(Aplausos)

(Música)

Bravo.

¡Bravo!

(RÍE) Buenas noches a todos.

Buenísimas noches. ¡Guau! Es fascinante.

Os veo a cada lado y sois los mejor.

¡Qué equipazo tenemos esta noche!

Alguno incluso ha cantado para dos reyes.

¿No es así, Daniel del Valle? Sí, es verdad.

Pero me impone más esta noche. Sí, todos somos reyes.

Pero los dos reyes son...

Porque de repente no vaya a ser Fernando el Católico

y otro rey al que hayas cantado hace varios siglos.

Han sido dos reyes en este mismo tiempo.

Sí, Felipe y Juan Carlos. Oh, muy bien.

¿En ese orden?

Primero el emérito. Primero el emérito.

Muy bien, lo has hecho muy bien.

Hablando de superhéroes,

aquí tenemos a una niña que es maravillosa.

Aunque la vemos así, tan niñita, porque tiene superpoderes.

Yo creo que tienes un poquito de superpoderes.

Mueves los muebles en tu casa y haces cosas así, ¿no?

No, no. Todavía no.

(RÍE) (RÍE)

Pero dime una cosa, si no tuvieras superpoderes

no se podría explicar

que hablas cinco idiomas, haces patinaje,

vas a clases de ballet, ajedrez y canto

y encima vienes a "Prodigios" a concursar tocando el violín.

Sí, es cierto. ¡Guau, Youlan!

¿De dónde sacas el tiempo para todo esto?

Pues de un día. ¿El mismo día? Qué divina.

¿Es verdad que tenías ganas de conocerme?

Sí. ¿Y por qué?

Siempre estaba así: "Ay, Boris, Boris, Boris...".

No te puedo creer. ¿Y qué tal te parezco de cerca?

Muy guapo. ¡Oh, qué mona!

(Aplausos)

Tú también eres guapísima. Gracias.

Qué divina. Youlan, Daniel

y todos vosotros estáis estupendos.

Algunos ya estáis vestidos en vuestros trajes de actuación.

Tenéis un gran reto por delante,

con una recompensa, creemos, a la altura.

Para el finalista de cada categoría,

un curso intensivo de perfeccionamiento

en el prestigioso centro de alto rendimiento musical

de la Universidad Alfonso X el Sabio.

¿Vale? En Madrid.

Y para el que se proclame como prodigio del año,

un premio de 20.000 euros en metálico.

Mira cómo ha hecho Youlan.

20.000 euros es muchísimo. Pues queridos,

concentración y, desde luego, nos vemos enseguida

y muchísima suerte a todos.

Muchas gracias por acompañarnos.

(Aplausos)

¡Guau!

Son fabulosos, ¿no?

Cuando los veis todos juntos, impone muchísimo.

Son como verdaderos superhéroes.

Pero lo mejor de todo en "Prodigios"

es que yo no tengo que decidir cuál pasa a la semifinal.

Es un gran trabajo, pero para ello contamos,

no con Los Vengadores sino con los juzgadores.

(Aplausos)

Soy la persona más feliz del mundo porque vivo de lo que yo quería

pero obviamente, el camino no ha sido fácil.

Yo salí a estudiar con 18 años con una mano delante

y otra detrás.

Cuando me fui a Nueva York, no sabía inglés.

Yo tenía un dólar para vivir al día.

Vendía moños en Bloomingdale's,

cosía, empecé a coser...

La necesidad te hace virtuoso.

Hace poco, una gente me dijo

que tenía que irme ya al cementerio de los elefantes.

Dije: "¿Cómo? ¿Perdona?".

Pues no, y no pienso retirarme.

Y a mí no me hunde... Vamos, hundiré yo.

(RÍE)

(Música)

Me siento muy afortunado porque he tenido suerte en mi carrera.

Con tres añitos empecé con el violín,

luego me pasé a la flauta barroca, un instrumento maravilloso,

extraño, diferente... Estudié piano.

Cuando tenía 10 años, le dije a mi madre:

"Yo quiero dar percusión".

A dar golpes.

Cuando era niño, soñaba con ser feliz de mayor

y con tener un mundo muy intenso, inmenso y enriquecedor

y hoy en día siento el privilegio de que todo lo que me rodea

es intenso y muy enriquecedor.

Antes, cuando estaba delante de una orquesta completa,

sentía mucho miedo. Ahora me siento muy privilegiado.

La música es la manera que yo tengo de entender mi vida.

(Música)

Toda mi vida he oído "mal".

En el colegio, mal. En los deportes, mal.

Pero me cogí de una barra

hice un primer plié y dijo la profesora: "Muy bien, Nacho".

Y dije: "Esto es lo mío. Muy bien".

(RÍE) No lo he oído en mi vida.

Me fui a Londres, audicioné,

me cogieron en el Mercury Theater,

empecé a hacer punto, calceta. Hacía calentadores

y los vendía a los bailarines y bailarinas de la escuela

y así me pagaba el alquiler del piso.

Ahora son todos premios a mi carrera.

Me han dado el Benois de la Danse el Oscar de la danza,

me lo dio Gregorovich en Stuttgart y fue muy bonito.

Nunca he tenido un sueño en mi vida de llegar a ser nada.

No, yo quería bailar y nada más.

(Aplausos)

(Música)

¡Amados! ¡Mis amados!

Qué alegría teneros allí sentados otra semana más,

otra noche más. No sabéis cuando os veo

la tranquilidad que me dais porque yo ya pienso:

"Ya no tengo que hacer nada más que el show

porque ya el show sois vosotros. Eso es lo que tú crees.

Con todo lo que os pasa por la cabeza y os sucede

ante cada momento en que juzgáis.

Lo hacéis fenomenal, sois mis favoritos.

Arrancamos esta segunda noche de "Prodigios"

con la categoría de canto.

Como siempre.

(RÍE) Nos encanta arrancar con el de canto.

Nuestro primer concursante se llama Daniel del Valle,

tiene 17 años y creció en un sitio mágico

que le ha dado un pelo mágico. Ahora lo veréis.

(Aplausos)

(Música)

Voy allá.

Hola, me llamo Daniel y vivo en Manzanares El Real.

Durante nueve años, he estado interno aquí,

en la Escolanía del Escorial.

Ha sido como vivir en un palacio real,

aunque en invierno parecía Hogwarts.

(Música de Harry Potter)

Allí aprendí a cantar como los ángeles.

(CANTA)

¡Abuela, hola! -Mi nietecito, cuánto te quiero.

-Me encanta hacer vídeos con mi abuela.

¿Qué tal, Benita? -Buenas tardes.

-¿Es usted una de las mejores futbolistas de España?

-Pues sí, señor. Ya llevo muchos años.

-¡Madre, qué control!

Toma ya. -Mira el balón...

Pierdo las zapatillas y todo.

-Es la "influencer" de mi vida.

Tengo más de 12.000 seguidores en Instagram.

Y no os lo vais a creer, pero me sigue uno de mis ídolos:

Alejandro Sanz. -Te sigo, Del Valle, te sigo.

-Ya he actuado para dos reyes.

Don Juan Carlos y el rey con Felipe.

(Música)

"Prodigios" es mi gran oportunidad

y voy a por todas.

(Aplausos)

(Música)

# Soñar, lo imposible soñar.

# Vencer al invicto rival.

# Sufrir el dolor insufrible

# Morir

# por un noble ideal.

# Saber

# enmendar el error.

# Amar,

# con pureza y bondad.

# Creer en un sueño imposible,

# con fe, una estrella alcanzar.

# Y ese es mi afán

# y lo he de lograr.

# No importa el esfuerzo,

# no importa el lugar.

# Saldré a combatir

# y mi lema será

# soñar,

# lo imposible

# soñar. #

(Aplausos)

Daniel, enhorabuena.

Lo has hecho con una emoción tremenda.

Muchas gracias.

Parecía que estabas dando un discurso político

pero cantado. Bueno, se podría decir.

¿Qué es lo que más te engancha de esta supergran pieza

del musical "El hombre de La Mancha",

que es una revisión musical maravillosa sobre Don Quijote.

La última frase, sin duda. ¿Qué es? ¿Lo de soñar?

Soñar, lo imposible soñar. Oh, qué maravilla.

Todos tenemos sueños y hay que hacerlos realidad.

Bravo, estoy muy de acuerdo contigo.

(Aplausos)

Daniel, has estado muchos años interno

en la escolanía de El Escorial.

Sí. ¿Desde qué edad?

Desde los nueve años. Guay, qué fuerte.

Fuiste ahí con tu mochilita y te fuiste quedando...

Con mi mochilita, con mis padres, me quedé en una ventana

diciéndoles "adiós"

y se fueron. Qué horror.

Mis lágrimas y sus lágrimas se chocaron.

¿Cómo llevabas no ver a tu familia durante la semana?

¿Qué es lo que más echabas de comer?

Perdón... (RÍE)

(TODOS RÍEN)

¿Qué es lo que extrañabas más? ¿Algo de comer?

¿Los ruidos de tu casa? A toda la familia.

A mi abuela, que hoy está aquí.

A mis padres. Oh, qué divina.

¿Está aquí tu abuela?

Pero ¿dónde está? Abuela Benita...

¡Ah, ahí está! La estoy viendo.

Abuela Benita, le voy a hacer subir.

La veo tan guapa vestida... ¿Podrá?

¿Sí? ¿No le estoy creando un problema?

Venga conmigo. Qué guapa, qué divino el collar.

Ay, qué mona... Mire, pase por aquí.

Aquí está a nivel del escenario. Tenemos tiempo, no se preocupe.

Tranquila, agárrese muy bien de mí.

Eso es. Ay, la abuela...

Este es el jurado. Mírelos, que son de verdad.

Los puede saludar. (RÍE)

Aquí pase tranquilamente.

Cuidado, abuela. Ahí cuidado.

Perfecto. Tu nieto.

Ay, qué adorada.

(Aplausos)

Vamos a ver una cosa. ¿Puede sostenerlo acá?

En el YouTube, como todo lo hacéis en casa

no lo improvisáis. Pero antes que nada.

Benita es su nombre.

¿Ciertamente no me equivoco? Benita Peña Ramos.

Benita Peña, muy bien. El mío, Boris Izaguirre.

(RÍE)

Me ha impresionado mucho el buen rollo que tiene con Daniel.

Hacéis vídeos juntos y los incorporáis...

Y cantamos juntos. ¿Y cantan juntos?

¿Os atreveríais a cantar juntos algo?

Yo qué sé, yo qué sé. Pobre Benita.

(Aplausos)

No la vamos a molestar más.

Le acompaño de nuevo. Muchas gracias.

Mientras tanto, hacemos una cosa, Ainhoa, te dejo a solas

con el candidato de tu categoría para saber tu opinión

sobre Daniel del Valle. Pues mira, Daniel.

Primero de todo, me parece impresionante

técnicamente cómo tienes tan resuelto

el pasar, digamos, que de la voz del musical

a la voz lírica. Esto me demuestra que tienes una madurez

técnica importante.

Tienes todas las aptitudes

y todo el bien hacer técnico

que puedes tener en tu edad. Muchas gracias.

Lo único que te puedo aconsejar es sigue así y a por tu sueño.

Gracias. Bravo, muy bien.

(Aplausos)

Nacho.

Me ha encantado que hayas escogido esta canción para este programa

y lo estás haciendo,

estás saliendo de tu confort, digamos,

para conseguir tus sueños. Has cantado delante de reyes,

vienes aquí a "Prodigios"...

Imagínate que Don Quijote en lugar de salir con Rocinante

a luchar se queda en casa comiendo migas con Sancho Panza.

Eso no hubiese llevado a ningún lugar.

De modo que seamos todos como Don Quijote

y luchemos por nuestros sueños.

Muchas gracias. Bravo, bravo.

(Aplausos)

Andrés.

Que tú mismo eres como un sueño, un sueño de chico.

Yo te diría, simplemente,

la voz prácticamente todo es aire y cómo gestionas tu aire, ¿no?

Y eso te va a ayudar a solucionar pequeños problemas de afinación

que puedes tener, a colocar con un centro más seguro,

con ese color de voz tan bonito que tienes

y a que fluya y, sobre todo, es importante

que tengas en cuenta esto: la gestión y el control

del aire para afinar, para colorear,

para frasear... Al fin, para comunicar.

Así que enhorabuena, Daniel. Gracias.

Y a por ello, a por el sueño.

Muy bien. Magnífica valoración, Daniel.

Lo único que te puedo decir es que es verdad,

toma un poco de aire y gestiónalo un poco

mientras esperamos a ver si te vemos de nuevo en los duelos.

Gracias. Muchísimas gracias a ti.

Hasta luego.

Y ahora necesito saber cómo le va esta noche

a mi adorada Paula Prendes.

Saludarla y, sobre todo, Paula, saber con quién estás.

Boris, buenas noches. Hola a todo el auditorio de Valladolid,

a ese jurado maravilloso. Yo estoy feliz de estar aquí

en nuestro backstage. Estoy junto a Luis,

que va a ser el próximo en subir al escenario de "Prodigios".

Él es de Cádiz, gaditano, tiene 12 años,

toca el piano de muerte. También estoy aquí con su padre,

que hemos congeniado mucho, entre otras cosas,

porque es policía nacional

como mi personaje en "Servir y proteger",

la serie diaria de TVE. Tú te pones más nervioso que él,

incluso. -Sí, se me nota.

Estoy de los nervios. -Estás de los nervios, te lo noto.

-Él me da tranquilidad. -¿Sí?

Seguro que lo va a hacer muy bien.

Vamos a hablar con Luis. Toma, Luis.

Debes estar muy nervioso, pero vamos a relajarnos un poco

y vamos a hablar de curiosidades que sé yo de ti.

Eres muy presumido. -Sí.

-No te gusta que te vista tu madre porque dices que te pone pijo.

-Pijo no, pero a ella le gusta que me vista con camisa

y soy más de sudadera y vaqueros.

(RÍEN) (PAULA) ¿Quién te ha vestido hoy?

-Es que como es una ocasión especial...

-Sí. ¿Estás cómodo con la indumentaria?

-Bueno, sí. -¿Sí?

¿O prefieres un chándal y una sudadera?

(LUIS) Bueno, eso no. (PAULA) Luis, el escenario

es tuyo. Te espera Boris, el auditorio, los jueces.

Muchísima suerte y te va a ir genial.

-Gracias. -Vete para allá,

que me quedo con tu padre.

Ya habéis visto que este valiente no tiene miedo a nada.

Vamos a conocer un poquito más de Luis del Ojo.

-Hola, soy Luis.

Tengo 11 años, vivo en Jerez de la Frontera

y me apasiona tocar el piano.

A los siete años, los Reyes Magos me trajeron un teclado

y desde entonces, todo cambió para mí.

Recuerdo cuando gané mi primer concurso de piano.

Sentí algo que no había sentido en la vida.

Me puse muy nervioso y no me lo esperaba.

Esta es mi hermana mayor, Claudia.

Le toca estudiar con mi piano sonando de fondo.

Menos mal que ya se ha acostumbrado.

(Música de piano)

(CARRASPEO)

Quiero mucho a mi abuela María. Está malita.

Le pongo vídeos míos tocando el piano

y se pone a llorar de emoción.

Soy un megafan de Harry Potter.

Me he leído todos sus libros, he visto todas las pelis

y además tengo el castillo de Hogwarts.

En "Prodigios" voy a utilizar todo mi talento

para hacer la mejor interpretación de mi vida.

Estoy listo para hacer volar mis manos sobre el teclado

y llegar a lo más alto.

(Aplausos)

(Música de piano)

(Se suma la orquesta)

¡Oh!

(Aplausos)

¡Qué fenómeno!

Bravo, bravo, bravo.

(Aplausos)

¡Vaya!

Luis, Luis del Ojo.

Nos has llevado completamente hasta "Hoswar",

pero yo quiero que me enseñes una cosa.

No lo hemos practicado pero por favor.

Es que yo pensaba que esto de hacer así en el piano

no se podía hacer. Y te lo acabo de ver hacer

y he dicho: "Me lo tienes que enseñar".

¿Puedes hacerlo de nuevo? Sí, claro.

A ver, por favor.

Sí, vale, vale.

(Música de piano)

¡Pero por favor!

¡Eso es genial! Pensaba que se hacía... ¡Es brutal!

¡Eres lo más! Qué bonito, precioso.

(Aplausos)

¿A que es la parte que más te gusta?

Eh, bueno, sí. ¿A que sí?

Es como si estuvieras haciendo un pastel de nata o algo.

¿Eh?

Me encanta lo de... Te veo muy parecido a Harry Potter.

Tan parecido que mira.

Yo también tengo las gafas.

(RÍE) Y así nos vamos a quedar.

Lo has hecho divino. No sé si soy Harry Potter

o una azafata del "Un, dos, tres".

Creo que no tienes ni idea de qué es "Un, dos, tres".

Bueno, será algo antiguo.

(RÍEN)

¿Qué ha dicho? "Será algo antiguo".

(RÍE)

Un beso a Chicho Ibáñez Serrador,

un hombre que nos ha traído hasta aquí.

Esto que lo sepas.

Es verdad que había algunas azafatas...

Victoria Abril, una actriz maravillosa,

fue de las primeras y se ponían una gafas

que me quedaban más parecidas a mí que esto.

Pero no te voy a aburrir con esta explicación tan tonta.

Lo más increíble, es que esas personas

con esas gafas contaban en pesetas.

¿Sabes lo que son las pesetas? La moneda antigua de España

antes del Euro. "Antigua" otra vez.

Te gusta mucho esa palabra.

(RÍEN) Te encanta, ¿no?

También es un lugar en el mundo que se llama Antigua.

Sí, por cierto.

Me ha impactado lo que cuentas en tu presentación

sobre tu abuela. ¿Nos lo puedes contar?

Aquí a nosotros. Vale. Mi abuela tiene alzhéimer

y cuando yo le tocaba el piano o mi madre le enseñaba vídeos

de mí tocando el piano, ella se ponía a llorar

porque me recordaba. Ay, pobrecita.

Claro.

(Aplausos)

Muchas personas que lamentablemente

padecen la enfermedad de tu abuela,

los sonidos realmente ayudan a refrescar

cosas que quizá creemos nosotros que han olvidado.

Es muy bonito que te escuchara a ti.

¿Has pensado en ella mientras estabas tocando hoy?

La verdad es que sí porque siempre que toco me recuerda a ella

porque ella me recuerda a mí. Oh...

(Aplausos)

No te vamos a poner más nervioso, ya nos has enternecido.

Andrés Salado... Por cierto, estás muy divino vestido.

Me encantan tus zapatillas.

Qué suerte. Me encantaría llevarlas igual para el esmoquin.

Él es casi tan coqueto como tú y yo.

De apellido no se apellida coqueto, sino Salado

y es Andrés Salado,

que va a darte ahora su valoración.

Pero antes de darte la valoración, tengo un reto para ti, Boris.

¿Ah, sí? ¿Un reto para mí?

¿Crees que eres capaz de aprender a tocar

el piano en 20 o 30 segundos?

(ASUSTADO) Ah... ¿Podemos intentarlo?

Hijo, pero es que yo soy tan torpe.

Si ya lo has hecho. Vamos a intentarlo.

Ay, qué horror. ¿Por qué te hice tocar el piano de nuevo?

Esto es muy sencillo. Por lo menos me sé sentar bien.

Exactamente, tienes que sentarte bien.

Os podéis sentar los dos además. Ah, muy bien.

Es como tocar el piano a cuatro manos.

Perfecto.

Lo que has hecho se llama glissando,

arrastrar hacia arriba y hacia abajo.

¿Se llama "guisando"? Glissando.

Como el sonido de un arpa.

Vamos a hacer una cosa, nos vamos a sentar al revés.

Tú a la izquierda y tú a la derecha.

Pensé que de espaldas. Tú vas a ser su profesor.

Qué divertido ese juego de sillas. La mano izquierda

donde los glissandos y le vas a decir a él

cuándo tiene que tocar el glissando.

¿Yo tengo que tocar con la mano izquierda?

Esta es la izquierda, ¿no? Tú, con tu mano derecha.

Esta es la derecha. Efectivamente.

Ok, muy bien.

Luis va a ser profesor de Boris Izaguirre.

Van ustedes a ver cómo se puede aprender a tocar el piano

en un momento.

Luis, que me considera un antiguo, me va a enseñar.

(RÍEN) Efectivamente.

Luis, vaya reto. Luis, es sencillo.

Cuando tú tengas que tocar el glissando con la derecha,

le dices a él: "Boris, hacia arriba y hacia abajo".

Boris, es muy importante que tu mano

esté colocada en el teclado. Ya de una vez.

Cuando él te diga, hagas lo que has hecho antes.

Con dos deditos. ¿Con estos dos?

¿No lo podemos ensayar? No, es al momento.

Vale, está bien.

Silencio en el escenario, por favor.

¿Sobre lo negro? Yo te aviso. No.

Ah, ¿sobre lo blanco?

Me voy a confundir, es horrible. Te sujeto las gafas.

¡No, no! Que no veo nada. Si no ves, es mejor.

Vale, ok, muy bien.

(Música de piano)

Ahora.

(RÍEN) Muy bien.

(Aplausos)

(RÍE)

Fenomenal. Muy bien.

Fenomenal. Bravo.

¡Por favor! ¿Cuál es mi valoración?

Lo he hecho increíble. Ha sido histórico.

Hay que valorar el esfuerzo.

Pero la digitación un poquito brusca...

Hay que tocar un poquito más piano.

Con más delicadeza. Ahí no estáis nada iluminados.

Poneos más acá, Andrés, o siéntate.

¿Me siento? ¿Quieres estar con él?

Quiero estar con él.

Pero cerca, sentid la luz. Eso sí os puedo enseñar yo.

Al foco. Soy experto en eso.

Sentid toda la luz que os caiga encima, así.

Tú también.

Luis, tocas con una madurez impresionante.

Tienes un perlé precioso, lo hablábamos en la mesa .

Una manera bellísima de tocar con tu mano derecha.

Esta manera de tocar Harry Potter,

que es una melodía que todo el mundo conoce,

inmediatamente la identificamos con Harry,

con esa pluma flotante, esa manera mágica de entender

la música y tienes una virtud enorme que es

el equilibrio entre tu mano derecha y tu mano izquierda

a través del tempo y la línea que fluye.

Hace que la música evolucione y vaya hacia adelante

Además, con la dificultad que conlleva tocar este repertorio

a la Liszt.

Como si estuvieras tocando preludios de Listz.

Tiene una dificultad enorme porque él es muy chiquitito.

¿Puedes abrir la mano y levantar...?

Fijaos, esto es una octava entera.

Tiene que ir de aquí a aquí.

Es superdifícil de conseguir y él lo hace con una maestría

enorme. Muchas gracias.

Luis, eres un portento y eres un talento.

Enhorabuena. Bravo, Andrés.

(Aplausos)

Andrés, gracias.

Oye.

Vas a regresar a casa supercontento por lo menos.

Ainhoa.

Luis, yo si cierro los ojos

pensaría que estaba tocando

alguien muy antiguo, más mayor que tú.

(RÍEN) Me ha llamado la atención,

los colores que has conseguido sacar del piano,

que es lo difícil. Es lo que da ya la madurez de un pianista.

La digitación, el pulso en las teclas...

No tengo mucha idea de piano, pero algo sé.

Tu pulsación en las teclas daba que ese sonido

fuera tan delicado... Has entrado con una delicadeza de sonido...

El piano se puede tocar de muchas maneras.

Se puede aporrear también, es lo que nos ha pasado

cuando hemos visto la diferencia con nuestro amigo.

Es lo que ha hecho Boris.

Se ha visto la diferencia de hacer un glissando

con una pulsación controlada y bonita y te doy la enhorabuena.

No sé quién es tu maestro, pero tienes muchísimo talento.

Gracias. Bravo.

Nacho.

(Aplausos)

Muy bien.

A mí me ha encantado tu interpretación.

Me encanta cómo disfrutas con la música.

Creo que vas a llegar lejísimos, vas a ser un gran artista

porque no es que tú quieres tocar el piano,

es que tú tienes que tocar el piano.

Seguro que cuando le dijiste a tu papá:

"Quiero un piano".

No, le dijiste: "Tengo que tener un piano

porque tengo que tocar el piano".

Bravo, bravo. Eres una maravilla.

Bravo, Luis.

Muchísimas gracias a todos.

(Aplausos)

Luis, lo has hecho fantástico y nos has encantado.

Sobre todo tocar contigo el piano y sentirme antiguo. Gracias.

(RÍEN)

(Aplausos)

Atención, Nacho. No nos hemos olvidado de ti.

Vamos a recibir

al primer concursante de la noche en la categoría danza.

Viene de Teruel y su nombre es Lorien Ramo.

(Aplausos)

Hola, mi nombre es Lorien.

Tengo 16 años y soy bailarín.

Mi nombre proviene de la antigua lengua aragonesa.

Mi madre eligió el nombre de Lorien para que no me olvide nunca

que somos aragoneses.

Mi nombre me encanta.

Pero me han llamado de todo: Lorian, Florian, Loren...

Hasta Floristán.

Mi vida no es como la de la mayoría de los chicos de mi edad.

Nací en Teruel y allí me crié con mis padres y mi hermano mayor.

En Teruel no hay conservatorio de danza.

A los 13 años me fui a vivir a Valencia

para cumplir el sueño de mi vida: ser bailarín.

El cambio de ciudad no fue fácil, tuve que madurar muy rápido

y aprender a apañármelas yo solo.

Para mis padres no fue fácil

aunque habían pasado por lo mismo con mi hermano.

Es atleta de alto rendimiento y también muy joven.

Si hay algo que me define es mi sonrisa.

Siempre estoy sonriendo.

Casi nunca me enfado y cuando me pasa algo se me pasa muy rápido.

Mi sueño en la vida es bailar, por la danza lo he dejado todo.

En "Prodigios" voy a demostrar que mi sacrificio

ha valido la pena.

(Aplausos)

(Música)

Bien.

(Aplausos)

Lorien, por favor.

Qué maravilla. "El lago de los cisnes" es mi favorito.

Respira hondo, ¿eh? Porque tienes que hablar un poquito.

Qué increíble. Eres altísimo y encima saltas altísimo.

Claro, me he quedado impactadísimo.

Me encanta este Príncipe Sigfrido porque lo quieren casar

y de loco se va y se enamora de un cisne

que encima tiene doble personalidad.

Es un poco loca la historia de este hombre.

Todo el mundo dice que hoy en día los jóvenes españoles

no se van de casa hasta los 40, pero tú te fuiste a los 13.

Y a Valencia directamente. ¿Cómo fue ese momento?

¿Se te mima un poco en el colegio mayor porque eres el más joven?

Sí, bueno.

Estoy en un colegio mayor porque estudio fuera

pero como soy alto y eso tampoco parezco muy pequeño.

Pero hombre, un poco me miman, claro.

(RÍEN) He estado viéndote bailar

y quien lo ha disfrutado infinito es tu hermano,

que está aquí y que seguro quiere darte un abrazo.

Ahí está, con unos pantalones rosados espectaculares.

¡Bravo!

(Aplausos)

¿Cómo estás?

Quédate aquí, acercaos acá.

Juntos podíais hacer una compañía de baile impresionante.

Totalmente, son espectaculares.

Pero tú no bailas aunque sí que saltas.

Sí salto,

pero bailar no es lo mío. ¿Por qué?

Eres campeón de salto de longitud. Sí.

¿Hasta qué lejos saltas? ¿Cuatro metros, seis metros?

Siete metros y algo. ¿Qué? No te puedo creer.

(RÍEN)

¿Vuestros padres qué eran? ¿Gigantes?

La verdad es que no, precisamente. ¿No practican estas cosas?

Están acá.

Ay, mira, están allí, un poquito acoquinados.

Ahora que los estáis viendo, a mamá se le salen las lágrimas.

¿O es a papá?

El papá es el más sensible.

Qué maravilla, me encanta. Los dos vivís fuera de casa.

Habéis convertido a vuestros padres en los seres más envidiados

de toda España. (RÍEN)

Sois como los padres de Gasol.

(Aplausos)

Ven aquí a mi lado para que Nacho... Ponte aquí.

Para que Nacho Duato, que está con las manos apretadas,

porque tiene que decir mucho, haga la valoración de tu hermano.

Yo lo paso muy mal.

Como yo también soy alto y muy bailarín,

sé lo difícil que es

este tipo de variaciones.

Yo mido 1,83. Tú 1,86 por lo menos, ¿no?

Sí, sí. Es muy difícil controlar

las piruetas y lo has hecho muy bien.

Creo que eres muy elegante,

tienes unas proporciones perfectas

y eso, por supuesto, te va a ayudar mucho.

Una cosa nada más que te va a ayudar.

El bailar es hacer como pequeñas figuras.

Como pequeñas estatuas, ¿no?

Cada movimiento que haces no puede parecer una foto movida

sino que tienes que esculpir una estatua.

Cada movimiento está esculpido. Cuando haces la diagonal,

no pienses que bailar es ir de aquí a allí,

sino esculpir cada paso que haces.

No te dejes ni uno fuera, ¿de acuerdo?

Piensa que cuando bailas,

esculpes tu movimiento. No hay foto borrosa.

¿De acuerdo? Enhorabuena.

Muchas gracias. He disfrutado mucho contigo.

Bravo, bravo.

(Aplausos)

Qué gran momento. Ainhoa, ¿quieres decir algo?

Sí, porque yo le miro a él embobada,

porque yo no tengo ni idea de técnica de baila.

Lo único, que sí me gusta y soy muy esteta

y me gusta la estética de la danza.

Pero te tengo que confesar un secreto.

Estoy todo el rato al lado de Nacho

y esta vez todo el rato le oía: "Bien, bien"

(RÍE) "Bien, muy bien, bien".

Y con los demás suele estar así.

En los otros suele estar así, pero en lo tuyo

estaba clarísimo. Es que yo sufro.

Pues no tengo más dudas, chico. Yo bailo con ellos.

Muy bien.

(RÍE)

Andrés, mi amor, ¿qué quieres decir?

Me ha robado lo que iba a decir. (RÍE)

Es que estoy todavía más lejos de Nacho

así que lo paso peor cuando tengo que hablar con vosotros.

En este caso, sí que estaba escuchando desde acá:

"Bien, bien". (RÍE)

Muy bien. Son muchos pasos.

No ha pasado otras veces. No, no, pero fíjate.

Te diré una cosa porque me surgía. Te veía y eras pura armonía.

Cuando doy clase a mis alumnos de dirección de orquesta

siempre les digo que la música nace desde el tren inferior.

Uno tiene que estar bien anclado a la tierra.

La raíz, ¿no? Pasa también con el diafragma,

con el cuerpo, ¿no?

Y el tren suprior sirve para también moldear

y construir una línea y volar, como dice ella.

Tu equilibrio entre el tren inferior

y el tren superior es perfecto y lo que generas

es una línea de armonía y belleza maravillosa. Enhorabuena.

Y además tienes nombre de artista: Lorien.

Ramo.

Ole. No olvidar el Ramo.

Lorien, puedes volver a tu castillo

y tu hermano puede acompañarte. Gracias.

(Aplausos)

Esta actuación la dedico a todos mis familiares,

les habría hecho mucha ilusión verme a mis abuelos,

que no han podido venir y les encanta verme bailar

y hace un montón que no me ven.

Nacho, tengo que confesarte algo.

Tú para mí eres como un hombre del siglo XV.

Ah, ¿sí? Antiguo. Pero no creo

que hayas ido a las cruzadas y estés en el mundo antiguo, no.

Porque pienso que eres como un hombre del Renacimiento.

Espero no equivocarme de siglo.

Yo creo que está entre el XIV y el XV.

Bailas, lo sabe todo el mundo. Pero también pintas.

De hecho, en octubre hiciste tu primera exposición

titulada Hevel, como una de tus coreografías.

Sí, Hevel. Viene del nombre de Abel.

Exacto. Quiere decir aliento.

¿Cómo nace esta necesidad de pintar

y dónde podremos ver esta exposición?

Cuando dejé de bailar sentí que me faltaba el escenario.

Me faltaba esa locura y ese sueño

que es estar en un escenario y ser otro o ser tú mismo.

Sí.

Lo que queráis interpretar. Es el milagro que pasa.

Entonces decidí pintar.

En lugar de pintar con mi cuerpo en un escenario,

empecé a pintar con estas manazas que tengo en un lienzo.

Al cabo de los diez años, he pintado en San Petersburgo,

Berlín, Madrid, Valencia... Y al final ha surgido

esta exposición que yo nunca quise hacer,

pero el dueño de la galería

vio mis cuadros en Instagram y me llamó y dijo:

"Es una maravilla lo que pintas, tiene tanta fuerza y movimiento".

Y dije: "Vamos a hacerla".

Claro, porque las tenías guardadas en tu casa o donde estuvieras.

Me paso las noches últimamente pintando.

Yo pinto de noche, con muy poca luz y me encanta.

Cuando eres un coreógrafo,

no puedes levantarte a las cuatro de la mañana

y convocar a los bailarines que vayan al teatro.

Como pintor, pinto a la hora que quiero.

Aparte de este galerista con tan buen ojo,

a quien también le deseo mucho éxito,

has conocido a gente sumamente importante,

importante para ti, importante para la historia,

para la sociedad, para la vida... Pero me gustaría que vieras esto

y me dijeras qué te recuerda.

Ah, sí.

Hola, Nacho. Te conozco

desde...

Te conocí en 1985.

Eras un bailarín extraordinario. Me di cuenta

que eres una persona secreta.

pero increíblemente lista e inteligente.

Me gustó muchísimo tu manera de trabajar,

tus ganas de aprender, yo era feliz de verte en la clase.

Como bailarín, me impresionaste.

Yo podría aprender de ti pero no soy capaz.

Me vine contigo...

A España, porque sabía que ibas a hacer algo grande

y lo hiciste.

Compañía Nacional de Danza... Conocida en el mundo entero.

¿Qué más puedo decirte? Te quiero.

Oh... qué bonito... ¡Qué mona!

Ay... qué guapa, por Dios, qué bellezón.

Nacho, ven acá, por favor. Acompáñame al escenario...

Para que nos cuentes más de Irina.

Y, sobre todo, intentes hacer conmigo ese beso maravilloso.

Oh... qué bello, te has emocionado. ¿Este Nacho así...?

Está muy... Bueno, lo imaginábamos...

Que te ibas a emocionar... Nacho...

Cuéntanos quién es esta mujer fabulosa.

¿Y ahora qué hago?

Puedes hacer... hacemos juntos el beso tan bonito.

Qué bonito... Es que no me esperaba esto,

¿por qué me hacéis esto a mí? Que sabéis que no me gusta nada.

Porque te queremos. No, pues Irina es...

Es como mi madre.

O más que mi madre, la madre que no tuve a mi lado...

En... siguiendo mi carrera, entonces, ella...

Ella fue mi profesora desde que tengo 18 años.

Es capricornio como yo, muy disciplinada como yo.

Cuando...

Dejé el Dans Theatre para venir a dirigir la Compañía Nacional

y me la traje como profesora. ¿Ya hablaba español?

Sí, porque estaba casada con un chileno,

ella ha bailado con Nuréyev, es una gran bailarina de Croacia,

de Zagreb y... y, bueno, me la traje a España.

Ella es española, tiene su pasaporte español

y... es... es una maravilla.

Siempre está ahí, ha venido a todos mis estrenos, tiene...

Es bastante mayor, pero con una energía...

Increíble y vino a Berlín a ver mis estrenos, San Petersburgo...

Se nota que te quiere mucho y ha hecho el vídeo con mucho amor.

Y me ha enseñado todo,

yo era como un caballo desbocado cuando llegué al Dans Theatre;

porque soy muy largo y era muy loco y ella me puso en mi sitio.

Estira... tal... la pierna... mueve siempre dice "lejos, lejos".

Que es un poco lo que tú haces como jurado acá con los prodigios.

El profesor... lo que tus profesores te enseñan

tú te lo quedas y lo traspasas a las nuevas generaciones.

Sí... Irina, te quiero mucho también.

Muchas gracias. Y...

Me ha encantado... Sí... qué gracioso.

Qué bonito...

Ahora relájate, tienes que seguir juzgando mucho esta noche.

Oye... eh...

Compañero, a ver... esto es un aplauso también

porque es un gran compañero. Gracias, Nacho.

(Aplausos)

Este libro que tengo aquí, ¿cuántas veces salimos

del cine y decimos "me gustó más el libro"?

¿Verdad...? Pues, ahora, lo vais a tener más fácil:

"Prodigios" también es un libro, tan bueno como el programa.

En el que se cuenta la infancia

de los 30 mejores intérpretes del canto, la música y el ballet

de todos los tiempos, la Antigüedad incluida.

Y también incluye las infancias, no tan antiguas, de nuestro jurado

tan maravilloso, la mía no ha entrado porque...

Estoy demasiado antiguo, demasiado atrás.

Pero yo creo que registra, incluso, hasta el momento en que el jurado

y nuestros concursantes dijeron, por primera vez,

"mamá, quiero ser artista".

Se lo voy a dar a nuestro gran director de orquesta,

Salvador Vázquez.

Y así... oye, mira...

Salvador, buenas noches, y buenas noches a todos vosotros.

Gracias por acompañarnos, espero que te diviertas mucho,

todo lo que cuenta de Ainhoa es completamente cierto.

Sí, lo hemos contrastado con los archivos de Tolosa y todo eso.

Así que muy bien, oye, qué divino está acá todo;

pero, claro, a mí lo que me encanta de venir acá es bajar la escalera,

es uno de mis grandes dones,

la única cosa en la que soy, realmente, prodigioso.

Nacho, gracias por esas emociones.

Vamos a recomponernos, porque vamos con Natalia,

nuestra siguiente concursante de la noche.

Tiene 16 años y, aunque comenzó tocando el saxo,

no se presenta a la categoría de Instrumental,

sino a la de Canto. Vamos a conocerla.

(Canción "Roses (Imanbek)")

Hola, me llamo Natalia,

soy cantante y vivo en Mancha Real una población de Jaén.

Antes tocaba el saxo en la banda de mi pueblo.

Me gustaba mucho, pero tuve que dejarlo

para centrarme en mi instrumento favorito: mi voz.

A mi padre le encanta el taekwondo y, de pequeña, me animó a apuntarme.

Y llegué a quedar, dos veces, subcampeona de Andalucía.

Vivo con mis padres, mi hermana pequeña

y la más consentida de la casa: Nana.

(CANCIÓN DE "PETER PAN") # Volarás, volarás, volarás... #

Venga... María es mi hermana pequeña.

Cuando nació fue el día más importante para mí.

Uf... el corazón se me puso a mil. Somos como el día y la noche:

yo soy tranquila y ella es el alma de la fiesta.

Yo soy discreta y ella no puede ser más cotilla.

Pero coincidimos en algo: ambas tocamos el piano.

Soy muy exigente conmigo y me gusta darlo todo en cada actuación.

En "Prodigios", voy a intentar rozar la perfección

y llegar lo más lejos que pueda.

(Acto I, "Los cuentos de Hoffmann")

(Se para la música)

(Se inicia la música y el aria)

(Fin de la música y aplausos)

¡Hombre, divina!

Qué muñeca más llena de arte, ¿eh...?

Y de cariño y de humor, mira, me ha encantado... adoro esta aria

de "Los cuentos de Hoffmann", me trae recuerdos increíbles.

Yo... no tan de pequeño, ya con unos 20 años y esto...

La descubrí con mis compañeros y nos disfrazábamos de ti

con papel higiénico, nos hacíamos los trajes y hacíamos el aria.

Y así se me quedó la voz de pito porque nos poníamos como locos

a gritar y muchas veces los vecinos llamaban a la policía

y la redada se convertía en algo más complicado, bueno...

Disfrazarte no es nuevo para ti. No, la verdad,

para los vídeos del "casting" mi profesor Ángel me disfrazaba

para que me metiera en el personaje y eso me ayudaba mucho.

Qué divino, qué divino... quien no podía faltar

es alguien a quien quieres con locura y que, además,

te está viendo superilusionada. Como en los grandes almacenes...

"Srta. María, preséntese en el escenario, por favor".

Srta. María... claro, es que es muy señorita, la señorita María.

Señorita María, por favor...

¡Oh, guau! Ven, te voy a ayudar. Porque esto es... complicadísimo.

Tu hermana, ¿no? ¡Bravas! ¡Qué divinas!

¡Oh...!

¡Ay, María! María... vas a llorar más que Nacho.

Vamos a ver con las valoraciones. Ainhoa...

Te toca a ti y ten cuidado

porque Natalia ha sido dos veces campeona de taekwondo de Andalucía.

(RÍE) Eh... muy bien.

Bueno, Natalia, cariño mío...

Es indiscutible que tienes una voz...

Eh... obviamente estás trabajando;

pero, de naturaleza, una voz de cantante lírica

que te puedes dedicar sin ninguna duda

a esta profesión, eso va por delante.

Eh... te podría decir, obviamente,

te has enfrentado a una de las arias

de coloratura que es de una dificultad tremenda.

Yo jamás pude cantar Olympia;

pero eso es una cuestión, también, de tesitura.

Tienes esa facilidad, tienes esa tesitura

que Dios te ha dado, la tesitura te la da Dios, luego,

es lo que tú puedas hacer con ella.

Eh... me llama mucho la atención el color de tu voz;

porque, normalmente, las Olympias tienen un color más ligero

que el tuyo y tienes un color bonito y redondo.

Con lo cual, he visto, incluso, en algunas partes que has cantado

que ha caído un poco la entonación, quizá por la posición

a la hora de emitir el sonido,

no le doy mayor importancia, la verdad, sinceramente, a esto.

Por delante, por supuesto, que tienes todos los ingredientes,

vocalmente, para poder hacer una carrera.

Muchas gracias. Bravo, Ainhoa, buena valoración.

Andrés...

Brava, Ainhoa, perfecto, una magnífica valoración.

Natalia... yo quiero que el público sea consciente de la dificultad

de cantar este repertorio. Sí.

Cuando la línea se parte,

cuando la línea no tiene esa fluidez que debe tener,

algo que... se mece; porque, en este caso, la música no se mece.

Ha hablado Ainhoa de coloratura,

la coloratura es la belleza de la línea

a través del adorno, a través de la pura belleza musical,

a través de lo que construyes con tu canto.

Y es de una extremada dificultad,

yo te doy un consejo... y creo que te va a ayudar mucho.

Cuando la melodía está tan fraccionada

y tienes que subir y bajar...

transgredir tanto ese centro que te ha dicho Ainhoa

hacia arriba y hacia abajo, como lo has tenido que hacer,

es decir, salir de tu zona de confort.

Tú siempre anticipa en tu cabeza y en la línea el aire

tiene que fluir siempre, antes de anticipar el sonido.

Eso es muy importante, te va a ayudar a memorizar en tu cabeza,

fotográficamente, dónde colocar el sonido

y verás cómo va a fluir mucho más. Ella lo tiene de esa naturaleza.

Tienes una voz preciosa. Nacho... ¿cuál es tu opinión?

Yo... a mí me ha encantado, además me encanta

que como has hecho de muñeca, por un lado tienes que respirar

y, por otro, te ponen de muñeca y no puedes ni respirar...

Hacer las dos cosas a la vez me parece dificilísimo.

Totalmente. Me ha encantado, me ha divertido

y me he sorprendido esos... el... ¿hasta dónde llega?

El agudo final creo que es un fa. Un mi bemol.

Muchas gracias.

Oye, ¿qué te ha parecido lo que han opinado de tu hermana?

Muy bien. Muy bien... perfecto.

Oye, ¿os atrevéis las dos a iros saltando entre piedras

o haciendo el... "oh, oh" juntas?

Espéranos, por favor, y te deseamos mucha suerte

y vamos a ver cómo es el veredicto. Acompaña a tu hermana.

Así conoces más el "backstage"... (TODOS RÍEN)

Lo peor de mi actuación ha sido que cuando hacía los movimientos

de la muñeca, me temblaba mucho todo el cuerpo, estaba muy nerviosa.

Y lo mejor, creo que ha sido al final, me he sentido superbién

al dar el agudo, yo pensaba que no iba a poder darlo.

Buenas noches, otra vez, aquí estoy con Marta y su acordeón,

el acordeón y Marta, bueno, toda una novedad en este programa

nunca antes en "Prodigios" habíamos visto este instrumento

y no sabéis, de verdad, lo que pesa, en concreto 12 kilos.

Marta, ¿cómo te preparas físicamente para poder tocar con esto?

-Bueno, realmente, no hago ningún ejercicio físico

para prepararme, bueno, empecé con 10 años

y con esa edad el acordeón no pesa tanto, hay tres tamaños

y el mío pesaría unos seis kilos. A medida que crecía...

-Va "in crescendo". -Sí...

-O sea, este pesa 12, pero en un futuro tendrás alguno que pese más.

-Sí, estoy pensando en coger otro de aquí a dos años

que... bueno, pesará tres kilos más.

-Vas a morir... ¿cuántos kilos pesas tú?

-Pues... no sé. -¡Madre mía!

Bueno, también estoy aquí con Cristina que es la hermana de Marta.

Cristina toca el violín...

Y bueno, cuéntanos la anécdota, porque Marta empezó con violín

y, al final, decidió cambiarse al acordeón por una razón.

-Bueno, yo tenía un grupo de cámara

que tenía un acordeón y ella vino a verme a un concierto

y se enamoró del acordeón y empezó ahí...

Y no ha parado. (PAULA PRENDES) Bueno, yo...

Tengo ganas de que vayas al escenario

para quitarme el acordeón, también...

Así que te lo voy a dar, vamos a ver, mucho cuidado

imagínate que, ahora, se cae... Madre mía.

A ver... así que... Marta, vete a prepararte,

vete despacio no tengamos incidentes, ahora...

Y vamos a ver, por primera vez, en "Prodigios"...

Un acordeón.

Bueno... ahora tengo preparada una sorpresa, aquí,

porque voy a dar paso a la invitada estelar de esta noche.

Están aquí los niños atentos, "¿quién será...?".

La tenemos escondida y no es otra que India Martínez.

(Aplausos y gritos)

Un gusto, buenas noches, India. -Igualmente...

Mucho gusto. -Un placer tenerte aquí.

-El mío también. -Bueno, aquí esto con estos jóvenes

que me imagino que sois muy admiradores de India.

Y... voy a dejaros que seáis vosotros los que hagáis preguntas

porque me imagino que tenéis mucho que preguntar.

Así que ven conmigo, India.

-¿Por qué te pusiste India de nombre artístico?

-Bueno, en realidad, no me lo puse yo, me lo pusieron.

Era porque desde pequeña me llamaban India

porque parecía una india por mis rasgos físicos...

Mis amigas me decían Pocahontas... y, al final, la cosa...

Llegó a oídos de mi manager, mi primer manager,

y le gustó lo de India para mí.

No solo por mis rasgos, sino también por gustos musicales.

Desde pequeñita, no solo he escuchado flamenco

sino música árabe, hindú, rumana... todo lo que venía a mí,

desde muy niña... tenía un amigo de Nigeria, escuchaba música de allí

o tenía un amigo de Rumanía, me interesaba, también, y eso...

Eso es lo que ha hecho que yo me llame así y que tenga...

Mi sonido particular.

-Yo tenía una pregunta... ¿con qué edad comenzaste a cantar?

-Pues casi ni me acuerdo,

decía mi madre que con dos años ya cantaba.

Y yo me acuerdo de esas canciones, incluso, pero con diez u once años

me presenté por primera vez a un concurso de televisión

quedé finalista y empecé a darme cuenta que lo mío era...

Era cantar y, desde entonces, sigo luchando en la música.

-Bueno, no hagamos más preguntas, esto parece una rueda de prensa.

India se tiene que preparar porque la vamos a ver

en el escenario. Muchas gracias por estar aquí con nosotros.

-Encantadísima, disfrutad mucho hoy.

Ahora es Marta quien nos está esperando en el escenario

pero antes vamos a conocerla un poco más.

Viene con toda la intención de demostrar la magia que tiene

el acordeón y va a intentar conquistar a nuestro jurado.

Hola, me llamo Marta, tengo 16 años y toco el acordeón.

Vivo con mis padres en Muriedas, muy cerca de Santander,

tengo una hermana que se llama Cristina que para mí es la mejor

y es una gran violinista.

Hace un tiempo se fue a estudiar a Madrid.

Fue un poco duro para mí.

Voy a menudo a visitarla y nos gusta mucho tocar en la calle,

versionamos obras de compositores como Morricone.

Hacemos tan buen equipo que el año pasado grabamos un CD juntas.

Empecé a cerrar los ojos

porque me ponía muy nerviosa al actuar ente el público.

Veía a toda esa gente mirándome y me bloqueaba.

Estoy trabajando en ello y prometo que lo voy a cambiar.

Lo que mucha gente no sabe es que me vuelvo loca con Metallica.

¡¡¡Viva el heavy!!!

(Música de Metallica)

El mío será el primer acordeón de "Prodigios".

Para muchos es un gran desconocido,

pero yo voy a demostrar que es un instrumento mágico.

(Aplausos)

(Comienza "Tango pour Claude")

¡Guau! ¡¡¡Fantástica!!!

(Aplausos del público)

¡Bravo, bravo!

¡¡¡Guau!!! ¡Por favor...! Qué intensidad, qué intensidad...

Y, además, lo primero...

Muchísimas gracias por permitir que este instrumento,

por fin, esté en "Prodigios". ¿En qué piensas...?

Porque yo estaba haciendo como un tango atrás, te lo prometo.

¿Vas pensando en algo así? Es como una pasión...

Sí, me concentro mucho en... me meto mucho en la música.

Y hacerlo lo mejor posible. Claro, claro... ¡guau!

Lo que pasa es que yo, ahora,

te tengo que hacer esa estúpida pregunta que te hacen siempre.

¿Te confunden algunas veces con María Jesús y "Los pajaritos"

y su acordeón? Sí, lamentablemente sí.

Lamentablemente... de verdad...

Es que es muy fuerte. Bueno, sí.

Ella es una mujer maravillosa, hay que mandarle un beso desde acá

porque es una señora de los pies a la cabeza.

No, pero la gente mayor sí que me suele decir,

sobre todo, mis abuelos... "toca los pajaritos".

Hay muchas otras cosas... Claro, vaya.

Pero ¿lo has hecho? ¿Lo has tocado alguna vez?

Sí... Sí, muy bien,

pues ya está exorcizado completamente.

Andrés... mi amor... ¿cómo has visto a Marta?

Eh... vamos a ver... vamos a ver.

Para mí es... absolutamente perfecto.

Es extraordinario, no...

Pocas veces no sé si antes en todas las galas que llevamos

de la temporada pasada en "Prodigios" habré sentido

el poder decir algo así... Extraordinario.

Eh...

(EL PÚBLICO APLAUDE) Gracias.

La música es... la música vive y existe y respira,

el oxígeno de la música es el contraste.

La línea... la belleza, sí, pero para construir unos buenos fortes

necesitamos unos buenos pianos, necesitamos un discurso fluido,

en tu caso, los pianos están controlados, los fortes increíbles,

la fuerza... ¡Ojo! Esto que te voy a decir es dificilísimo en música:

a la vez fuerza y una sensibilidad inmensa.

Fuerza con sensibilidad.

Eso es algo extraordinario es... perfecto

Eres una artista y, además,

la relación... cómo miras a tu instrumento, cómo el instrumento

te mira a ti y cómo sois capaces de comunicarlo al público.

Es de una genialidad... inmensa.

Bravo. Muchas gracias.

Nacho... Nacho.

Me estoy riendo porque antes estábamos...

Un grupo de gente y te he visto...

Con tu acordeón y yo que veo mal y había poca luz,

pensé: "¿Quién ha traído la máquina de escribir?".

(TODOS RÍEN)

No es una máquina de escribir, es un acordeón.

Me parece dificilísimo con tanta tecla y, encima,

la tienes vertical, no delante de tus narices

como una máquina de escribir. El tocar este instrumento

y para un bailarín es precioso verte bailar con el acordeón.

Porque... lo abrazas, lo tienes más cerca casi que un chelo,

el instrumento que más cerca está del cuerpo de una persona.

Disfrútalo muchísimo. ¡Bravo!

Ainhoa... Pues nada...

Me ha parecido... "superbo", se dice.

El ver la fuerza que tienes en los brazos

y, a la vez, la delicadeza que trasmites con los dedos,

el llegar a tener esa combinación es muy difícil y, además,

a mí me llama mucho la atención,

como cantante, que trabajas con un pulmón.

El acordeón es como un pulmón

que tiene teclas... eh... me parece maravilloso que en un programa así

se dé... se le dé su lugar a un instrumento que, muchas veces,

es denostado y creo que es un instrumento importantísimo

y que trasmite muchísimo. Gracias por haberlo traído.

Gracias a vosotros. Gracias a ti...

Oye, te voy a dejar que lo recojas con la calma que merece

que sé que lo haces todo perfectamente.

Y, también, que muy tranquila, no te tienes que llevar la silla,

alguien lo llevará por ti. Espera junto a tus compañeros...

Marta, enhorabuena a Gorka, a tu profesor.

¡Adiós!

De las mejores experiencias de mi vida, la verdad.

Y... bueno, me he sentido muy cómoda,

muy arropada por la orquesta y por el público también.

No todo el mundo sabe que el gran Miguel de Cervantes

vivió un tiempo en Valladolid.

El espíritu de Cervantes vuelve a nuestro escenario,

pero en forma de danza.

Pero antes, os invito a conocer a Dafne.

(Música)

Hola, mi nombre es Dafne y tengo 14 años.

Vivo en Mataró, un municipio al norte de Barcelona

y mi vida es el baile.

Siempre que actúo pienso que es la última vez

que bailaré en la vida.

Ese pensamiento me impresiona.

Adrián es mi hermano mayor, de pequeños nos llevábamos muy mal,

pero ahora somos mejores amigos.

Leo, Naboira. Quiero mucho a mis perros,

cuando termino un baile siempre me acuerdo de ellos.

(RÍE)

Siempre que tengo un reto por delante...

vengo aquí con mis amigas.

Todo está riquísimo. Estoy convencida

de que estos pasteles me darán suerte.

También me apasionan las puntas de ballet,

guardo todas las que usé y estas son las más importantes,

las que usaré en "Prodigios".

(Música)

Os prometo que volaré en el escenario

para hacer mi mejor actuación.

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

Muy bien, Dafne, muy bien.

Qué guapa. ¡Dafne!

Oye, Dafne, qué grande eres con lo chiquitica que eres.

Eres fantástica, respira hondo porque quiero que lo pases

muy bien aquí, como lo has pasado de bien bailando

que, aunque no quiero adelantar valoraciones,

es lo que más me gusta de cómo bailaste,

que lo disfrutas, ¿me equivoco? No.

Ah, te encanta.

Oye, dime, ¿esta es la posición preparatoria? Sí.

Y me encanta cómo lleva las puntas, es como si nacieras con ellas,

pero te las pones en casa, ¿no? Bueno, a veces, para practicar.

¿Para practicar o andar todo el día en punta en casa?

Practicar. Yo lo hacía para practicar también

y mira, no pude bailar nunca, pero me encantaba ponérmelas,

lo tengo que decir. Oye, ¿me pasa a mí

o esta interpretación tan fabulosa, de verdad,

Dafne, que has hecho del ballet de Don Quijote

que cuenta cómo el hidalgo caballero estaba en un bosque

y creía ver seres fantásticos, como me pasa a mí al veros

a vosotros y de repente el ballet se dispara

y se va a otro sitio? ¿Tú te sabías la historia?

Sí, más o menos. Como que te la aprendes un poco

para entender bien el personaje.

Sí, así puedes representar mejor tu papel.

Claro, muy bien dicho. Me encanta cómo eres,

tienes un espíritu además, muy solidario

porque tienes una colección de puntas y aunque solo

te las pones para practicar, donaste alguna de ellas.

Sí, una profesora de Venezuela necesitaba unas puntas

para dar a sus alumnas y decidí dar mis puntas.

¡Oh, qué mona eres! De verdad, y las mandaron a Venezuela,

a un niño como yo nos hubiera venido fenomenal,

te lo prometo, totalmente. Antes de escuchar

la valoración del jurado, Cupido enamoraba con sus flechas,

es verdad, pero a mí, me has atravesado mucho el corazón

con tu arte y, sobre todo, con tu disfrute

de lo que has hecho. Sólo tenemos que guardar

la calma y paciencia y ponernos en posición preparatoria

para escuchar a Nacho Duato. Mira, hacía tiempo

que esperaba este momento y es ver a una bailarina

que use todo su cuerpo para bailar. Usas desde aquí,

hasta la punta del pie, todo tu cuerpo, para bailar

y es muy satisfactorio verte, mucho y pensaba que bailar

es como cantar con el cuerpo o algo así, y tú cantas

con todo el cuerpo. Un pequeño detalle,

"attitude", ¿sabes? Retrasa la cabeza,

dale el micro. Dame el micro

y vamos a ver esta clase. (TARAREA)

Retrasa la cabeza y verás que tiene más efecto

y quedas más... (TARAREA)

Retrasa la cabeza. (TARAREA)

¿Ves? Eso es, muy bien, si la retrasas,

es mucho más bonito y te quedas en "balancé".

(Aplausos)

Qué deprisa aprendes, hija mía.

Divina, o sea, tienes que estirar un poco la cabeza hacia atrás.

Retrasar la cabeza, si lo hace a la vez, no vale,

no queda tan bonito y así queda perfecto.

Lo que pasa que ella como se mueve tanto...

pero, a veces, tienes que tener calma y medir más los pasos.

(TARAREA)

Muy bien, divina. Gracias.

Ainhoa, bravo, Nacho. Divina.

Divina, es una emoción, Ainhoa. Bueno, Dafne se escribe

con de, de Divina, y creo que aparte

es que das una sensación de cosa, no sé, una maravilla

aparte de que tienes tres perros, yo tengo cinco y ya le dije a Nacho

antes que empezaras a bailar: "Tiene que ser muy buena gente".

Dafne, me ha encantado y te puedo chivar otra cosa

por estar al lado de Nacho, entonces, yo a Nacho

le he visto muy concentrado con tus pasos y al final dijo:

"Muy bien, muy bien", así que yo como Nacho, muy bien.

Bravo, Dafne. Andrés,

porque también es muy musical Dafne,

es, realmente, un instrumento, sigue toda la orquesta.

Nuestras valoraciones se han convertido en extensiones

de la valoración de Nacho. Qué le voy a decir a Nacho.

Es curioso cómo en música, muchas veces, la música fantástica

se interpreta a través de la delicadeza.

Nos podemos imaginar en ese bosque, aparte de a Sancho Panza durmiendo

mientras Don Quijote, el héroe, visualiza esos seres fantásticos,

como pasa, un poco, con "El sueño de una noche

de verano", de Mendelssohn, nos imaginamos a esos duendes,

a esos seres mágicos escondidos mirando desde atrás,

asomándose, haciendo burla con esa majestuosidad.

Tú bailas con esa delicadeza, bailas como si el suelo se elevara,

como si fueras aire y lo haces con esa mirada

y esa expresión tan maravillosa, esos ojos fantásticos.

Yo tengo una duda que me chivaron nuestros compañeros de producción:

Dices que si no fueras bailarina, serías administrativa.

¡¿Qué?! Sí, oye.

¿Pero qué le ves de parecido?

Nada. Bueno, en realidad,

tienes que administrar mucho los pasos y el sonido en el baile.

Explícanos esto. No sé, me atrae como...

No sé, me atraen los cálculos y todo eso.

Me parece fantástico, me parece fantástico

porque serás bailarina y administrativa y entonces,

podrás vivir una vida digna de artista porque, normalmente,

los artistas administramos fatal.

Y nos quedamos sin un duro. Dafne, ven aquí conmigo.

Ven aquí conmigo. Ser su propia manager.

Me parece genial. Hombre, creo que la combinación

puede funcionar, pero creo que lo que tienes que hacer

es administrar muy bien lo que te acaban de decir aquí

para verte pronto, de nuevo, en los duelos, que nos encantaría,

lo hiciste fantástico, eres maravillosa.

Muchas gracias. Gracias, Dafne, gracias.

Aparte, se va muy bien.

Yo creo que le ha hecho mucha ilusión verme actuar

a mis abuelos que vinieron desde nuestra ciudad

hasta aquí solo para verme.

(Aplausos)

En el público eché de menos a mi hermano porque no pudo venir

por tema de colegio y todo eso.

Enhorabuena. -Enhorabuena, superbién.

(Aplausos)

Hoy contamos con la presencia, Andrés, Ainhoa y Nacho,

de una de las mejores voces de nuestra, yo pienso,

de nuestra música. Es una mujer que desde niña

estudió y trabajó para sacar lo mejor de ella,

se lo acabamos de escuchar decir a Paula,

hombre, y vaya si lo ha conseguido, así que esta noche,

sobre el escenario del Centro Cultural Miguel Delibes,

de Valladolid y acompañada por la orquesta sinfónica

de Castilla y León, India Martínez.

(Aplausos)

(Música)

# Te siento en esta habitación conmigo,

# teniendo tu respiración tan cerca

# hace que se me vayan

# mis dudas sobre ti.

# Me acerco, lentamente, con mis manos

# sabiendo cuál será nuestra respuesta,

# voy sin saber lo que harás de mí.

# Prefiero callarme a confesar

# qué me haces sentir.

# He abierto mis ojos

# cancelando mis enojos

# y he sentido que tengo # un poco más.

# Aprovecho y me cuelo,

# enredándote en mi pelo

# insistiendo # en que me vuelvas a buscar.

# 90 minutos no puede durar el amor.

# Pídeme más.

# La luna brilla más # cuando está inquieta

# quedando el sol detrás # para alumbrarla.

# Así me siento yo,

# siempre andas detrás.

# A mi alrededor te intuyo

# son mis besos solo tuyos.

#Aunque besen, # aunque besen a otro más.

# He abierto mis ojos

# cancelando mis enojos

# y he sentido # que tengo un poco más.

# Aprovecho y me cuelo,

# enredándote en mi pelo

# insistiendo # en que me vuelvas a buscar.

# He abierto mis ojos

# cancelando mis enojos

# y he sentido # que te tengo un poco más.

# Aprovecho y me cuelo,

# enredándote en mi pelo

# insistiendo, insistiendo # en que me vuelvas a buscar.

# 90 minutos no puede durar...

# El amor.

# Pídeme...

# Pídeme más. #

(Ovación)

Muchísimas gracias. Bravísima.

Bravísima. Muchas gracias.

India, nos ha emocionado... Bueno.

Nacho, te has emocionado muchísimo.

Sí, sí, mucho. Es que "90 minutos"

son "90 minutos". De verdad, qué respeto

me siento como si estuviera

delante de vosotros compitiendo aquí.

Qué respeto me da delante de estos maestros.

Buena idea, ¿qué valoración tenéis de la actuación de India?

Que es una artista como la copa de un pino

y que, verdaderamente, cantar es eso, es transmitir

da igual si lo haces lírico, flamenco o del género

que tú quieras, es transmitir. Una escuela diferente.

India, India es transmisión pura. Y belleza.

Bueno, aparte, eso ya. India, pero a ti también

tiene que haberte impactado tanto como a nosotros

haberte oído acompañada por el coro y la orquesta sinfónica.

Muchísimo, yo tenía la piel de gallina y es raro

que yo cantando pase eso, pero era por el acompañamiento

tan mágico que había. El coro Píccolo que ahí está,

muchas gracias. Nunca canté esta canción

con un coro tan bonito.

Y, por supuesto, la orquesta sinfónica de Castilla y León

y nuestro director. India, me encanta "90 minutos",

me encantas tú, me encanta este traje,

¿cómo lo escogiste? Es fantástico.

Pues mira, si te fijas, tiene todos dorados, plateados

y un toquecito amarillo... Mostaza.

Sí, mostaza, pero me dejaron hoy usarlo

aunque dicen que... Totalmente.

La superstición, pero a mí eso del 13...

Todas esas cosas que, a lo mejor, puede parecer

como mala suerte, a mí me da suerte

y por eso hoy era una noche especial.

¡Bravo, bravo!

Hay que romper todos esos miedos.

Pero...

Yo sé que estamos exagerando un poco

porque estamos obsesionados contigo, ¿cómo te lo pones?

Porque, en realidad, tienes que ir enrollándote.

Un poco difícil es, mira, va por aquí...

Primero te pones el brazo. No, el brazo es lo último,

primero el vestido y acaba en el brazo.

(RÍE) Y el brazo sujeta el vestido,

es muy fuerte. Es lo que sujeta todo el vestido.

Claro, vaya. Por eso, a veces,

tiro un poquito de la manga.

No, bueno, hay que vestirse para la ocasión.

Estás divina, te lo queríamos comentar,

atrás, delante, todos estábamos fascinados

con el vestido. Desde "90 minutos" ha llovido ya mucho

y que me encanta que vinieras a cantarla con nosotros,

pero ahora estás con "Palmeras", tu último disco.

Me encanta también el título. Es mi nuevo disco,

es el octavo de mi carrera, y en este he quiero regresar

a mis orígenes y volver al punto de partida

porque uno, a veces, tiene que volver

para reencontrarse con esa niña que fue, con esa ilusión

que hoy, por ejemplo, ponen las concursantes

en el escenario y quiero seguir sintiéndome

una niña por mucho tiempo en la música

y lo conseguí con "Palmeras", estoy muy contenta y...

Además tienes un grupo de colaboradores de auténtico lujo

como Vicente Amigo y Orishas. Orishas, Pedro Capó,

vertientes, totalmente, diferentes.

He querido como darle la mano a otros barrios

del otro lado del charco

como Cuba, Puerto Rico, como Vicente Amigo, también,

que es de mi tierra y darle la mano también,

al flamenco que fue mi raíz también.

Claro, totalmente, me encanta porque "Palmeras"

es el nombre del barrio donde naciste.

Sí, y le llamé al disco así por mi barrio de Las Palmeras.

Muy bien, hace unos minutos te presentaba siendo referencia

lo mucho que trabajaste y estudiaste cuando tenías

la edad de los concursantes de "Prodigios",

¿por qué es tan importante ese tiempo de trabajo?

Bueno, yo creo que artistas, bueno, aparte de nacer,

yo creo que uno se hace y es mucho esfuerzo,

mucho sacrificio y yo me pasaba mil horas

en mi habitación escuchando, no pude tener una escuela

donde aprender aunque estuve, de vez en cuando,

por becas que ganaba, en Cristina Heeren,

en la escuela de flamenco, di varios años de solfeo,

de guitarra clásica, de piano, un poquito,

pero siempre y cuando podía, mientras tanto pasaba las horas

con los maestros como Antonio Molina, Camarón,

Terremoto de Jerez... En tu habitación.

En mi habitación sola y ese era mi juego y estudio

al mismo tiempo. Qué maravilla tenerte, escucharte,

y, sobre todo, de verdad, ver lo fantástica que eres

y lo, verdaderamente, maravillosa artista que eres.

Gracias por acompañarnos esta noche, India Martínez.

¡Brava! Muchas gracias.

¡Guapa! Un placer.

(Aplausos)

Hasta pronto.

¡Oh, guau, guau! Vamos ya con la última concursante

de la categoría canto que nos va a interpretar,

huy, esto será tremendo porque con Ainhoa acá, también,

es que la última canción que vamos a escuchar

es "No llores por mí Argentina".

O sea, quién no la ha ido a ver

en el teatro, quién no la ha cantado en casa,

en fin, quién no la ha cantado llegando a Argentina

que es donde todos lo hacen, pero la famosísima canción

de la ópera "Rock", sobre la vida de Eva Perón,

una mujer venerada en su país y en otras partes del mundo,

pero, desde luego, una figura muy controvertida.

En lo que no habrá controversia es en la voz de Carla Isabel

que seguro os encandilará.

(Música)

Hola, soy Carla, vivo en Casarrubuelos,

uno de los pueblos más pequeños de Madrid

y lo mío es cantar. (TARAREA)

Canto gracias a mi madre, desde que nací la oí cantar

y poco a poco se despertó mi pasión por la música.

¡Ay! Formaron un coro en mi pueblo y a los ocho años empecé a cantar.

¡Ah! y toco el piano.

Tengo dos hermanas mayores, Ainhoa y Natalia.

Natalia también canta, aquí canta todo el mundo.

La verdad que sí. Para relajarme...

(CANTAN) # Uh, oh, oh, oh. #

Me encanta hacer el tonto con mis amigas.

Y pensar en Rubén, es mi mejor amigo, eso me relaja.

(SUSURRA) Pero él no lo sabe.

Quiero contaros un secreto, me encantan mis orejas.

Madre mía. Siempre que puedo, las enseño en las fotos.

Quiero cantar, lo mejor posible,

en el auditorio Miguel Delibes de Valladolid.

(Aplausos)

(Música)

# Será difícil de comprender

# qué pesar de estar hoy aquí.

# Soy del pueblo # y jamás lo podré olvidar.

# Busqué ser libre,

# pero jamás dejaré de soñar

# y solo podré conseguir

# la fe que queráis compartir.

# No llores por mí Argentina

# mi alma está contigo,

# mi vida entera

# te la dedico.

# Más no te alejes, te necesito.

# Qué más podré decir.

# Mirad mis ojos,

# ved cómo lloran

# de amor.

# No llores por mí Argentina. #

(Aplausos) Bravo.

Bravo, Carla, qué brillante...

Carla, qué brillante, qué atrevida

al elegir esa canción tan superemblemática

que, en realidad, es como un himno para muchísimos de nosotros.

¿Qué sientes al interpretarla?

Emoción, tristeza. Tristeza.

Pero... Claro, porque ella está enferma,

en realidad, pese a que es la líder de una nación.

Y eso también lo vas traduciendo. Sí.

Muy bien, tú sabes que yo cada día canto un poquito de esa canción,

pero no voy a seguir contando más de las mariconadas

de toda mi vida porque os aburriré toda la noche.

Oye, tienes dos hermanas, Ainhoa y Natalia,

que estáis muy unidas y han venido a vernos,

Ainhoa y Natalia, están allí. Míralas, qué divinas.

Ahí vestidas como la bandera, muy bien, me encanta,

muy simpáticas, dime una cosa, tenéis un tatuaje en común.

Sí. ¿Puedes enseñármelo?

Oh, a ver si... ¡Ah, claro! Son tres elefantitos.

Sí. ¿Lo tenéis todas

en el mismo lugar? A ver, qué divinas nos muestran

las hermanas, qué simpáticas. ¿Cuál es Ainhoa, la de rojo?

Sí. ¿Ves? Qué buen ojo, increíble.

Muy bien, oye, ahora que no nos oye nadie,

¿quién es Rubén? ¿Qué Rubén?

Exacto, porque mi marido también se llama Rubén,

espero que no sea el mismo. (RÍEN)

No, no es el mismo. Qué suerte, ¿quién es?

Es mi mejor amigo. ¡Oh, qué divino!

Claro, Rubén también es mi mejor amigo,

te quiero decir, vais por buen camino.

¿Y qué pasa con él, te ayuda a escoger las canciones,

te apoya en este camino? Bueno, me apoya,

pero aunque le guste la música, él es más de baloncesto.

La cantante yo y él con el deporte.

Me encanta, Ainhoa, hemos hecho todo este tiempo

para preparar tu voz y tu valoración.

La valoración técnica la voy a hacer primero,

me parece que tienes una voz muy personal

con un timbre delicioso, puro y muy limpio,

muy bien colocado, está todo correctísimo

y me parece una ejecución estupenda, ahora, una pregunta:

¿Tú cantas con tu madre? Sí.

¿Cantáis juntas? Sí, a veces.

¿Y cómo lo pasáis? Bien.

¿Sí, te gusta lo que canta tu madre?

¿Elegís el repertorio juntas? Siempre digo que mi madre

es como yo, o sea, yo canto gracias a mi madre,

pero ella tiene voz más de mayor, pero es igual.

¿Pero os gusta cantar a la dos juntas, no?

Sí. Te pregunto

porque yo hacía lo mismo con mi madre.

No la oía cantar desde la barriga, pero, bueno, tengo una hija

que me ha oído cantar hasta casi salir

porque casi la empujaba para fuera.

Pues no sé qué decirte que me ha gustado muchísimo,

me parece que tienes una pureza, una limpieza

y lo que he dicho antes, lo voy a tener muy crudo

porque sois los tres, para mí ya los tres sois válidos

y no sé qué decirte, yo me emocioné mucho.

Ainhoa, te quería preguntar: ¿Cuál es tu versión preferida

de "No llores por mí Argentina", la de Paloma San Basilio,

Madonna o la de Nacha Guevara?

A mí me gustaba mucho Paloma San Basilio cuando lo hacía.

Creo que aparte que tiene una voz muy personal,

creo que le daba un cariz sentimental

y de sentimiento, ella se creía mucho el papel

de Eva Perón cuando lo hacía y para mí, eso es fundamental,

primero actriz y luego, cantante.

Nacho, quiero preguntarte cuál sería tu versión,

Patti LuPone creo que es la primera intérprete.

A mí me gusta Paloma San Basilio bastante, sí.

Muy bien, ¿y tu valoración? Y luego, iremos a Andrés.

Yo cuando me gusta algo mucho me quedo sin palabras,

no sé qué decir. A mí me ha pasado.

Y además, siempre me preguntan: "Si volvieses a nacer,

¿serías bailarín?", digo: "No, sería cantante".

Me gustaría ser cantante. Nos cambiarnos, tío.

Nos cambiamos porque me parece increíble tener dentro del cuerpo

esa voz, ese don de poner expresar, es una pasada, me quedo alucinado.

Es que es cándido, escucharte es muy cándido.

Enhorabuena, me encantas he disfrutado mucho.

Veo a Andrés muy, muy pensativo ya tomando notas, o sea, también,

claro, la voz es otro instrumento indiscutiblemente.

¿Sabes qué pasa? Que la letra entronca tanto

con cómo eres, como pareces ser, una persona trabajadora,

perseverante y humilde y cuando el discurso es sincero

y humilde, llega, llena a través de la serenidad,

de la melodía y eso lo hiciste perfectamente

con lo cual, enhorabuena. Gracias.

Carla, qué valoraciones tan emocionantes, realmente,

nos ha dejado a todos un poquito sin palabras

pero te quiero decir algo, me encanaría verte en los duelos,

así que, con esa calma que tienes, ve con tus compañeros

y espera a los resultados.

Gracias. Gracias a ti.

(Aplausos)

Al principio, el jurado impone porque es como tú vienes

de tu casa a mostrar, un poco, lo que sabes hacer

y, claro, ellos lo hacen muy bien,

entonces vienes tú como muy... en shock, ahí va, que son ellos.

¡Ay, de verdad! Qué a gustito estar sentado,

qué cómodo, yo estaría aquí, con la batamanta,

en mi mundo antiguo como me dijo Dafne

y estaría acá feliz, totalmente, pero, además,

¿cómo se llama usted? Lola.

Lola, ¿cómo ve la gala? Espectacular.

¿De verdad? Le voy a decir una cosa,

la siguiente concursante domina un idioma

por cada dedo de la mano derecha

con la que además, interpreta maravillas

con el violín, Youlan.

(Aplausos)

(Música)

Hola... Me llamo Youlan aunque todos me llaman Yoyó.

Tengo ocho años y toco el violín.

Cuando tenía dos años no podía mover el dedo.

Solo el pulgar, mi madre estaba muy preocupada,

entonces leyó un libro que decía: "A los bebés les ayuda

a mover los dedos tocar el violín".

Así que, empecé a tocar el violín.

Vale. vivo con mi papá y mi mamá, mi padre es traductor de chino

y ha traducido para el rey. El resto de mi familia

está en China, pero mi abuela ha venido aquí a pasar unos días.

Se llama Tsaohichi y dice que soy la más linda del mundo.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Hablo cinco idiomas: Chino, español, inglés,

alemán y ruso. Voy a clases de ajedrez y pintura.

Sí, me encanta.

También soy muy buena cantante y bailarina, sí.

Cuando actúo pienso en flores y voy a intentar con ellas

todo el escenario de "Prodigios".

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

Youlan... Qué adorada eres.

Oye, mira, Andrés, se ha puesto a llorar,

directamente, tenemos que esperar un poquito para que hables.

Sé que quieres como que abrazarla, besarla, pero primero lo haré yo

porque eres adorable con ocho años.

Y sin micrófono, ahora lo tienes.

(RIENDO) Sí, es que acabo de cumplirlos.

¿Los acabas de cumplir? Qué divina,

¿y te hicieron una bonita fiesta? Sí.

Qué bien, ¿buenos regalos? Muchos.

¡Oh, guau, qué divino!

Pues para ser la benjamina de esta edición

has bordado este tema que pertenece a la película

"Ladies in Lavender", y que en España

se tituló "La última primavera", tú que hablas tantos idiomas,

¿qué opinas de la traducciones que hacen algunas veces

de los títulos de las películas. Están un poco raro

porque eso sería en español...

"Señoras en Lavender". Claro, "Señoras en lavanda",

n cualquier caso y lo de "La última primavera",

no lo entiende nadie o será que la lavanda

sale en primavera. Ah, ¿viste?

Oye, ¿Youlan o Yoyo? Porque en casa te llaman Yoyo.

Sí, Yoyo para los familiares y los amigos.

Solamente. Yo prefiero llamarte Youlan.

Bueno, aunque somos, un poquito, familiares.

Ya... Pero prefiero Youlan.

Estás, además, muy guapa. Gracias por combinar conmigo.

Gracias. Te lo agradezco.

Lo has escogido tú el vestido? Sí, es de mi casa.

(Risas)

¿Y los zapatos? Los zapatos me los han dado aquí.

¡Oh...! Qué divina.

Son preciosos, ¿ah? Gracias.

Son preciosos. Oye, ¿os habéis dado cuenta

de que Youlan sujeta su violín, así, como una...?

Lo cuidas muchísimo, es muy importante para ti.

Sí, si se cayera no podría hacer otra cosa, nada más que llorar.

Oh, tan bella... Pues no, nos vas a llorar,

ni tampoco cuando empiecen a hablarte los jueces,

empezando por Andrés. Mira, Yoyo, te voy a hablar ya,

porque pareces una adulta tocando el violín;

en este mundo hay demasiado sufrimiento,

demasiado enfrentamiento, hay mucho odio,

mucha insensatez, muchos momentos que el ser humano no entiende

y muy pocos abrazos, y tengo la necesidad de darte un abrazo.

¿Me dejas? ¡Sí!

¡Ay, qué divino! Cuidado con el violín.

Dame el micro, si quieres.

¡Oh!

(Aplausos)

¡Cuidado con el violín!

Es que, esta chica que veis aquí,

que, además, tiene ese brillo en los ojos tan especial,

toca con una sensibilidad y con una manera de interpretar,

desde el corazón, honda, con sus ojos, con sus brazos.

Fijaos en la manera que tiene de tocar, subiendo el mástil,

con esa seguridad, con esa manera de proyectar hacia adelante

y de hacernos partícipes, a todos, de la música que tienes dentro,

que es mucha y es muy bonita, es muy blanca y muy bonita;

de verdad, y muy bella.

Aunque me gustaría que me dijeras eso de que Ainhoa Arteta

es tu favorita del jurado, ¿esto cómo...? Lo mismo...

Es comprensible. Igual, me echo hacia atrás.

Yo, también, me voy a levantar y le voy a dar un beso.

Todos te van a abrazar. ¡Qué bien!

Lo que pasa es que, además, se me ha adelantado Andrés,

que es normal, es tu niña; pero, Yoyo, cariño...

Yo te llamo Yoyo, porque soy como tu "amatxu".

Ahí está, muy bien. ¡Cuidado con el violín!

Tu "amatxu" vasca, además, me hace mucha gracia...

"Amatxu" es mamá en euskera, ¿no? Mi Yoyo es una "hortz siete".

En euskera decimos, cuando nos falta algún dientecito,

"hortz siete", porque te falta algún diente,

porque acaba de cumplir los ocho años.

Yo lo que quisiera es que me enseñaras estas manos,

estas son unas manos con un cerebro muy grande,

que han superado algo muy importante.

Esa superación, ese trabajo y eso... eso que he leído,

que dice que cuando no te sale algo, lloras,

te secas las lágrimas y lo vuelves a repetir.

¿Sabes? Me pasa a mí.

Así que, de verdad, me has tocado... bueno...

No me has visto, pero me he puesto a llorar,

porque, después de lo que he leído y te he visto tocar tan bien,

con ese sentimiento, con esa superación.

¡Con ocho añitos, Dios mío!

Que ya tengas esa capacidad de trabajar y de esforzarte.

Yoyo, ya eres mi niña, ¿eh?

Soy tu "iseba" vasca, como digo yo.

Ainhoa, dale un beso y no te muevas.

Ay, qué cosita, por favor.

Ainhoa, ¿sabes que...? A ver, Yoyo, cuéntamelo a mí, a nosotros.

Nacho, luego te incorporarás a abrazar a Yoyo, pero...

Yoyo, tú empezaste a estudiar violín

porque tenías, como yo, de niñito, problemas de psicomotricidad.

Lo has contado antes, ¿podrías volver a decirlo ahora?

Cuando tenía dos años no podía mover los dedos,

solo podía sacar el pulgar, como diciendo "¡muy bien!".

(RÍEN) El emoticono.

¿Y qué pasó entonces, tu papá...? Mi mamá leyó un libro que decía:

"A los bebés tocar el violín les ayuda a mover los dedos";

por eso, me compró el violín y... aquí empieza la historia.

Qué maravilla. Qué rica.

Gracias a tu mamá y a tu papá, que están emocionadísimos.

Boris. A ver, te llama...

Nacho, queremos oír tu opinión.

Youlan, ¿hablas español? Sí, hablo español.

(LE PREGUNTA EN OTRA LENGUA) (LE RESPONDE)

(LE PREGUNTA EN INGLÉS) LE RESPONDE EN INGLÉS)

(LE PREGUNTA EN ALEMÁN) (LE RESPONDE EN ALEMÁN)

Esperad, esto lo tengo que leer... (PREGUNTA EN OTRO IDIOMA)

(RESPONDE EN ESE IDIOMA)

¡Eres la más lista de todos! ¡Eres divina!

Qué barbaridad. ¡Madre mía!

Nos abrazamos a distancia.

Hija mía, es como para llevarte a casa.

Qué monada, por favor. Hay mucha gente ilusionada.

Nos has dejado emocionadísimos. ¿Me la puedo llevar?

No... Te queremos llevar todos a casa,

ya te tenemos en casa, te estamos viendo en casa.

Pero, también, es verdad que... Tu papá tiene unas amistades

muy importantes, un poco, por su trabajo.

¿Quienes son esas amistades? Presidentes de muchos países.

Y el rey. Sí, el rey de España.

Claro, es maravilloso, tu papá es traductor, y, a veces...

Ahora, que lo estoy viendo, lo estoy reconociendo,

porque muchas veces le he visto junto al rey, cuando hay visitas,

que imagino que tiene que traducir del castellano al chino.

Siempre está: "¿Qué tengo que hacer ahora...? ¡Ay!".

(Risas)

¿Te imaginas que los reyes le pidieran a tu padre

que fueras al palacio a hablar y tocar el violín con las infantas?

Ese sería mi sueño, es que... Mira qué mona.

Es que... si fuera... yo... No sé qué haría.

Pues, tocar el violín, que les va a impactar muchísimo.

Ellas creo que hablan un poco de mandarín.

Creo que te estarán viendo, a mí me han chivado algo...

Además, sus altezas reales tocan algún instrumento,

así que podéis tocar juntas. Sí, haciendo una orquesta.

Fíjate... Una orquesta real. Youlan, espero que entre

tus virtudes, que son muchas, esté, también, la paciencia,

y puedas esperar, un poco, el veredicto del jurado

y saber si te vemos en los duelos. ¿Ok?

Youlan, millones de gracias, te llevas nuestro corazón,

no solamente el mío, también, el del centro cultural

Miguel Delibes de Valladolid. Gracias a vosotros. ¡Adiós!

Muy bien. Qué maravilla.

¡Novio mío! ¡Youlan...!

(Aplausos)

Cuando Andrés ha subido a darme un abrazo, yo estaba...

¡¿Qué?! Y cuando han subido los demás, yo estaba como...

Boris y yo estábamos sorprendidos, Boris estaba así...

"¡Qué bien! Dale un abrazo".

Queda una sola concursante antes de que nuestro jurado

tome su difícil decisión. Para ello, tendrán que usar

todos sus conocimientos y algo de psicología.

Por suerte, Ainhoa aprendió mucho de psicología

trabajando en la mejor escuela, la peluquería familiar, en Tolosa.

Ay, por favor... pues sí. Tenemos documentos.

¡¿Qué dices?! Está en el libro.

Tenemos documentos, Tolosa se ha portado fenomenal,

eres Hija Predilecta. Ay...

Se podría decir que tu método psicológico

es una mezcla entre Sigmund Freud y Llongueras.

(Risas)

¡Mi abuelo...! El primer peluquero...

¿Qué recuerdos te trae la foto?

Desde entonces está la peluquería de señoras.

La peluquería Ibarrolaburu, que es mi segundo apellido,

se acabó llamando Pocaparroquia.

Pocaparroquia. Sí.

¿Ibarrolaburu...?

Sí, Pocaparroquia, porque al principio del negocio

estaba él en la puerta, "¿qué tal, Lucio? ¿Cómo va?".

Y como era muy antiguo, las personas de los pueblos

se llamaban parroquianos. Claro.

Y decía: "Pues aquí, todavía, poca parroquia tenemos".

En Tolosa soy conocida como la hija de la pequeña de Pocaparroquia.

Qué divino. Qué bonito.

Todo está en el libro, cosa que me encanta.

Toda la vida. Me encanta.

Tolosa, qué maravilla. Veo ese momento y pienso

que el sillón de debajo del secador es como el diván del psicólogo,

la gente vierte sus ideas, sus pensamientos...

Pienso que, en España, sobre todo, las peluquerías

son psicólogos y psiquiatras; primero, porque las mujeres van

y, antes de nada, al lavarles el pelo y tal,

estás tocándoles la cabeza, se van relajando

y empiezan a soltar todo lo que pueden.

Cuando llevas años en una peluquería,

cuando la ves entrar, dices:

"Esa viene hoy con un marrón importante".

Y, la verdad, yo me crié en la peluquería.

Estuviste trabajando. También.

¿Cómo era ese mundo entre cardados y bigudíes.

Estuve trabajando seis años. ¡Seis años!

Empecé con mi madre, entonces los bigudíes eran de madera,

yo es que soy muy antigua.

Los bigudíes, que la gente no piense que nos lo inventamos,

son, un poco, como los rulos.

El bigudí es con lo que se hacía la permanente,

que eran esas permanentes muy, muy rizadas,

se ponían con gomas y el líquido tenía un olor espantoso,

nada que ver con ahora. ¡De madera!

Sí, eran de madera. Yo soy de aquella época,

del blanco y negro español, sí. Y los rulos y los pinchos, también.

Cuando era pequeña le daba los pinchos a mi madre.

Y las clientas, tan agradecidas,

¿es verdad que juntaron dinero para que pudieras estudiar fuera?

Sí. Te vamos a hacer llorar.

¡Jo, es que sois tremendos! Parezco la plañidera del programa.

Hablando de bigudí...

Es muy bonito lo que hicieron esas clientas maravillosas.

Sí, porque en aquel entonces que alguien se decidiera...

Cálmate.

A salir fuera para buscarse la vida cantando

era algo raro, era como... Estamos hablando de la época

en no había llegado ni la transición o acabó de llegar.

A mi madre le decían: "Esther, estás loca,

¿qué vas a hacer? ¿Cómo la mandas, si no tenéis dinero ni nada?".

Y hubo muchas clientas que hicieron...

Me pasaron dinero para poder irme a estudiar a Italia.

Las quiero con locura,

algunas, todavía viven y las he peinado.

Cuando voy a Tolosa y las veo, no me acordaré de mucha gente,

pero de mis clientas me acuerdo, siempre.

¡Bravo! Qué bonito.

(Aplausos)

Le mandamos este aplauso de agradecimiento.

(Aplausos)

Mi amor, vamos a dejarte. Ha sido muy bello.

Terminamos de conocer a nuestros nueve participantes,

con la tercera concursante en la categoría de danza.

Ella se llama Livia y ahí la estamos viendo.

Está, un poquito, preparándose, está calentando

antes de su actuación y, mientras la vemos calentando

y prepararse vamos a conocerla un poquito más.

(Música)

Hola, mi nombre es Livia, tengo 17 años y soy bailarina.

(Música)

Mi madre y yo somos españolas, pero mi padre nació en Italia;

además, comparto nombre con toda una emperatriz de Roma;

aunque tengo mi propia escultura, además, hecha por mi abuela.

Empecé a bailar con tres años

y así comenzó la aventura más grande mi vida.

Todo lo que he conseguido ha sido por el apoyo de mis padres;

de mi tía, fue quien me animó a bailar;

y de manera especial, esté donde esté, de mi profesora.

¡Livia! -¡Livi!

Soy supercariñosa, me encanta dar besos a mis amigos,

mi madre se pone supercelosa porque dice que a ella no le doy.

El año pasado, mi mejor amiga Xenia

fue semifinalista de "Prodigios".

No os podéis imaginar los nervios que sentí al verla en el escenario.

¡Y, ahora, me toca a mí!

¡A por todas, Livia!

(Música)

Participar en "Prodigios" es un paso enorme en mi vida,

por eso, ya no le temo a nada.

(Aplausos)

(Música)

(Variación de "Giselle")

(Aplausos)

¡Oh! Qué maravilla, ¿no?

(Aplausos)

¡Livia, qué espléndida! Qué supersonrisa.

Me ha encantado este "ballet", de verdad, me ha dejado fascinado,

porque me ha encantado cómo has hecho esta variación,

que es de los campesinos de "Giselle".

Sí. A mí me encanta este "ballet",

porque... Giselle, en realidad, tiene dos novios.

¿Qué opinas de eso? Sí, así es.

No le va muy bien, ¿eh?

Aunque, luego, le perdonan lo de los dos novios.

Tú no la sigues en eso mucho, ¿no? No, bueno... tampoco estaría mal.

(Risas)

¡Genial! Buenísimo.

Eso es, eso es.

Ahí le has dado, claro. Mira, una cosa...

Tu amiga Xenia concursó en "Prodigios" el año pasado.

Sí.

Y, además, sé que ha venido a vernos.

Lo más divino es que ha venido con Esaú y con Ana Rico.

¡Es verdad, os recuerdo! Qué maravilla. Gracias por venir.

Es verdad. Qué estupendos.

Hola. ¡Gracias!

Han venido a verte, ¿no? Sí.

Ahora que están aquí, ¿te han contado algo del programa?

Bueno, Xenia me contó que disfrutó mucho aquí.

Que... bueno... lo hizo superbién. Claro.

Así que le quiero mandar un beso. Te quiero mucho, Xenia.

Ay, qué divina.

Ahí está. ¡Qué adorada, qué adorada!

¿No te contó nada de nosotros?

¿No te dijo qué le parecía Andrés o yo mismo?

Que erais majísimos y encantadores.

¡Ay, qué mona! Qué divina eres. ¡Gracias, de verdad!

A nosotros nos da mucho ánimo, de verdad, en serio.

Bueno, oye, no te quiero...

Te he agarrado y veo que, todavía, no tienes mucho aire;

así que, aguanta un poquito, toca escuchar a nuestro jurado.

Por supuesto, empieza Nacho Duato.

Mira, eh...

Ya sé que bailas la variación de la campesina de "Giselle",

pero no deja de ser Giselle. ¿Sabes que de Alicia Alonso decían:

"Alicia Alonso ha nacido para que Giselle no muera"?

Sí, es verdad.

Es la Giselle más maravillosa, la has visto.

Aunque bailes la campesina tienes que ser Giselle...

Me encanta, me pongo como Alicia Alonso,

porque ella es divina, ella te dice:

"La bella durmiente es académico". y hace así;

"y Giselle es romántico". Sí.

Tienes que hacerlo mucho más romántico.

Quiero que sepas que los brazos no empiezan aquí,

empiezan aquí, como las alas, creo que alguna vez fuimos ángeles;

por eso, los brazos empiezan en la espalda,

no empiezan en el hombro.

Hazme estos "saut de chat" bien hechos.

Por favor. Con brazos, pero con alas.

Mira, tú haces así y no es así, es así, ¿vale?

Con las alas, ¡más alas!

¡Más! ¡Eso es! Pero ¿qué hacías antes?

Ah, pues no es lo mismo, ¿no? Ten mucho cuidado con eso.

El brazo empieza aquí y no aquí, como un guardia urbano. ¿Ok?

¡Guau!

¡Muy bien! Es una variación difícil y la manejas fenomenal.

Muy musical, también, enhorabuena. Estupendo. ¡Muy bien, muy bien!

A mí me gustaría aprovechar... Ainhoa.

No te voy a dar ninguna indicación artística,

porque para ello está mi querido Nacho,

pero sí aprovecharé este momento

para decir o corroborar las palabras que ha dicho Nacho,

que se ha ido una de las más grandes

bailarinas de "ballet" de...

De todos los tiempos.

Tengo un recuerdo de una cosa de las que decía,

que ella, por ejemplo, estaba en puntas todo el día;

se iba en puntas a abrir la puerta o se iba a la cocina...

Estaba todo el rato en puntas, eso me sorprendió muchísimo.

Pero... Además, es lo que yo digo,

te las pones y vas con ellas todo el día, una buena idea.

Sí, sí.

Lo que ha conseguido Alicia Alonso es llegar a la eternidad,

porque, además, montó...

Ella tuvo las circunstancias que tuvo en la vida

y montó el Ballet Nacional de Cuba,

algo que en este país nos falta, todavía.

Verdaderamente, ha dejado una escuela

que no ha muerto, aunque ella se nos haya ido,

Alicia Alonso será eterna; me gustaría decir eso.

Sí. ¡Bravo! Gran verdad.

(Aplausos)

Andrés...

A mí me encanta cómo miráis y cómo escucháis a Nacho,

cuando os da las indicaciones, hasta cuando ya se calla,

vosotras seguís intentando mejorar, aquí en el escenario,

delante de todo el público, lo que os acaba de decir;

eso es maravilloso, es el reflejo de un gran maestro.

Por cierto, en el momento en que él mueve un brazo,

la cabeza o la nariz es como si se encendiese una luz

e ilumina todo, es algo tremendo. Un faro.

Estamos aquí muy intensos y quiero hacer un apunte técnico,

que es extensible a la ópera, que es el papel de los secundarios

dentro del mundo de la ópera o de la danza

y de lo difícil que es, en ópera se llama "partichino",

los papeles más pequeños y que tienen mucha dificultad,

porque estar concentrado fuera esperando a tu momento,

que es uno y único, que no da tiempo a calentar,

sino que tienes que salir y hacerlo bien, es importante.

Además, en este "ballet", una de las joyas románticas,

que habla de la vendimia. Que, por cierto, la vendimia,

también, en este país es un evento importante

y un evento que hacen muchos, muchos músicos.

Mucha de la gente que vive en Castilla-La Mancha

tienen la vendimia como algo importante,

a través de la música; así que, enhorabuena y adelante.

Gracias. Tienes más información de Giselle,

sobre la gran Alicia Alonso y, sobre todo, de cómo has bailado.

Livia, muchas gracias. Esperamos verte pronto en el escenario.

Gracias. Gracias.

Nueve artistas, nueve artistas han derrochado talento a raudales

en este escenario, y son tan jóvenes

que si sumamos sus edades sale la de un miembro del jurado.

¡Ay, de verdad! No puedo creer que haya dicho una antipatía así.

De verdad, no lo he dicho. ¿Qué?

¿No me habéis oído? No.

Es mejor. Pero, por supuesto, tampoco voy a revelarle al público

la edad de quién es esa que sumaría...

La edad de un miembro de nuestro jurado.

En cualquier caso...

Paula podría desvelarnos el misterio en un ratito.

Precisamente, estoy con los nueve, y estoy sumando las edades de todos

¡y ya lo tengo! Tienen, todos juntos,

sumando sus edades, la misma edad que...

Que no lo voy a decir, hombre. Que yo.

Qué necesidad tengo de tener enemigos en ese jurado maravilloso.

Además, precisamente, en la primera edición

fue muy aplaudido nuestro jurado, tanto Ainhoa como Nacho o Andrés

trataron con mucho cariño y con mucho respeto

a nuestros jóvenes prodigios.

Qué mejor que recordar esa primera edición

mostrándoos el CD/DVD donde se recogen...

Ahí lo vemos bien.

Se recogen las mejores actuaciones y las mejores músicas.

Tengo aquí a los chicos un poco nerviosos,

y para darle la vuelta al asunto y... y reírnos, un poco, aquí,

vamos a ser nosotros jueces, ahora.

Vamos a valorar al jurado que, también, se le puede valorar.

Estoy con ellos dos, que tienen muchas ganas

de decir cosas de Ainhoa, de Andrés y de Nacho.

A ti te acaban de valorar, ¿quién es el mejor para ti?

Creo que ya lo sé, casi, pero me gustaría saber por qué.

El mejor, para mí, es Andrés Salado,

porque con sus ojos tan brillantes me he sentido muy segura

y he tocado superbién. -¿Andrés es el mejor de todos?

Sí, pero Ainhoa y Nacho, también, han sido majos conmigo;

incluso, Ainhoa me ha abrazado. -¡Qué bien!

Daniel, ¿cuál es el miembro del jurado que más te gusta?

¿Quién es el que menos? Mojaos, mojaos.

-Es obvio, la mejor es Ainhoa. ¡Ah, claro!

No solo porque sea la de mi categoría, porque...

Mirando sus ojos al actuar me he sentido muy seguro,

me ha transmitido mucha magia, he sabido transmitir más

y sacar lo mejor de mí mismo. ¿Y el peor...?

El peor. Hay que decirlo. -Ninguno, han dicho cosas bonitas.

Sé que eres, políticamente, muy correcto,

porque... porque este chico...

Le gusta mucho la política, te gustaría ser político.

Sí, pero prefiero ser cantante.

No os habéis mojado mucho, porque me habéis dicho

los miembros del jurado de vuestra categoría

y eso es hacer la pelota. Claro.

Mientras nos quedamos deliberando, no habrá represalias,

vamos a escuchar a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León,

que nos va a llevar a otro planeta, interpretando el tema principal

de una película maravillosa, dirigida por Steven Spielberg,

que no es otra que "ET, el extraterrestre".

(Aplausos)

(BSO "ET, el extraterrestre")

(BSO "ET, el extraterrestre")

(BSO "ET, el extraterrestre")

(BSO "ET, el extraterrestre")

(Aplausos)

¡Bravo, orquesta! ¡Bravo!

¡Bravísimo!

Nacho, una cosa...

Tú podrías haber hecho de ET, perfectamente.

Con el dedo este, ¿no?

"ET, casa". No, porque tú ya has hecho de extraterrestre.

Sí...

En una película rodada en Perú, ¿o me equivoco?

No, no. Cuéntanos.

Venía en una nave espacial y me estrellaba en el Machu Picchu.

(Risas)

Pero ¿sabes lo peor? En esa época estaba haciendo,

yo no hago cine, pero hice "Piedras".

Es otra película.

En "Piedras" iba de moreno y en Machu Picchu iba de rubio,

y tenía que ir de Machu Picchu a Madrid.

¡Ay, mira! Y cada semana me cambiaba de pelo.

Esto es "Piedras", con Ángela Molina.

¡Guau! Una película muy especial.

Sí. Hacía de podólogo.

Hacías de podólogo. Pues, yo tengo los pies fatal.

Además, tenías fascinación por los pies, ¿no?

Ella se compraba tacones dos números más pequeños

para tener los pies mal y venir a verme a la clínica.

Qué maravilla. Además, no me extraña

que haciendo de podólogo hayas tenido la crítica a tus pies.

(RÍE) Precisamente, en esa película.

Yo, por lo que hubiera matado es por verte en "Dirty Dancing".

Todo esto que estamos haciendo es, un poco, para relajaros,

porque, ahora, viene, la peor parte para nuestro jurado.

Querido público, tenemos que cuidarlos y mimarlos,

porque este es el momento en que tenemos que conocer

quienes serán los dos aspirantes de cada categoría

que pasan a la fase de los duelos.

(SUSPIRA) Es un momento bastante difícil

porque para ellos, de verdad, es duro, igual que para nosotros,

estamos encantados con todos los aspirantes

y no sabríamos, realmente, a cuál elegir.

Vamos a comenzar, como debe ser, por la categoría de canto,

pero eso sí, antes vamos a recordar lo muy bien que lo han hecho.

# ... lo puede lograr, no importa el esfuerzo,

# no importa el lugar,

# saldrá a combatir

# y mi lema será...

# ¡Soñar! #

(CANTA EN OTRA LENGUA)

(CANTA EN OTRA LENGUA)

# No llores por mí, Argentina,

# mi alma está contigo,

# mi vida entera te la dedico,

# más no te alejes, te necesito. #

Daniel, Natalia, Carla...

Sé que en este momento, solo queréis escuchar a Ainhoa,

pero recordad esto: A Montserrat Caballé que, sin duda,

fue la más grande entre las grandes,

en una de sus primera audiciones la enviaron de vuelta a España

y le dijeron que lo mejor que podía hacer era casarse.

Ay, por favor...

Se casó y tuvo una hija maravillosa,

y, desde luego, fue Montserrat Caballé.

El que lo dijo creo que sigue escondido

debajo de una roca en el lugar donde lo dijera.

Con lo cual, nunca perdáis la ilusión.

¿De acuerdo, Ainhoa?

Creo que nadie es quien para ponerle límites a nadie.

El ser humano tiene capacidades increíbles,

hasta que no te ponen al límite no sabes ni tú mismo

de lo que eres capaz en la vida.

Estar aquí ya es un dato de que vosotros tenéis un...

Digamos, un potencial muy grande para dedicaros a esto en un futuro.

Estas carreras son muy largas, os lo he dicho,

y sé que hoy tengo que cometer dos atrocidades,

me tengo que deshacer de dos de vosotros,

pero no quiere decir que os deshagáis de esta historia,

que es lo que pretendo.

Sí quiero daros un consejo a los tres:

cualquier cosa que vayáis a interpretar,

en este caso, a cantar, os la tenéis que creer.

Os la tenéis que creer para que yo me la crea,

es indispensable y es fundamental.

Dicho esto, tengo que quedarme con dos,

para que pasen a los duelos.

Eh...

No puedo decir no por qué.

Casi, casi, lo he tirado al cubilete.

Pasan a los duelos Natalia y Daniel.

(Aplausos)

(Aplausos)

Os quiero.

Muy bien, Natalia y Daniel, pues...

Idos a prepararos para vuestro paso al duelo,

yo me quedo aquí contigo, que me ha encantado

tu "No llores por mí, Argentina". Gracias.

Eres fantástica y me ha encantado tu humildad, como te dijeron antes,

pero Ainhoa tendrá unas palabras para ti.

Me parece que tienes una voz interesantísima,

que es de las cosas que es más difícil tener,

porque voces que se parecen hay muchas,

pero la tuya es una voz distinta, trabaja en ello

y, sobre todo, lo que te he dicho: trabaja en la técnica

y cuando estés asegurada en la técnica,

échate con todas tus fuerzas a la interpretación.

Gracias. No nos olvidemos

que los cantantes líricos somos actores que cantamos.

Gracias. Carla, son palabras fantásticas.

Te despedimos todos con un fantástico aplauso.

Muchas gracias por acompañarnos esta noche.

(Aplausos)

Lo mejor de mi actuación...

Es el haberme superado a mí misma, que es el reto que tenía;

y lo peor... que se ha acabado.

Qué tres más divinos.

Luis, Marta y Youlan,

vuestras manos han hecho magia esta noche

tocando un piano, el acordeón y un violín.

Vamos a recordarlo.

(Melodía de piano)

(Melodía de piano)

(Melodía de acordeón)

(Melodía de acordeón)

(TOCA EL VIOLÍN)

(Aplausos)

¡Qué tres más divinos!

Oye, os voy a enseñar un truco yo también.

Sabéis que hay dos tipos de sonrisas, ¿no?

La sonrisa verdadera y la sonrisa falsa.

Os voy a mostrar cuál es mi sonrisa verdadera.

Y ahora, os voy a mostrar mi sonrisa falsa.

(RÍEN) Ahora tenéis que poner

la misma sonrisa falsa al jurado.

(Risas)

¡Me muero con ellos! ¡Muy bien, Youlan!

A ver tú... Falsa... Luis...

(RÍE) A ver, Andrés,

qué nos dices para aguantar estas sonrisas.

Bueno, yo voy a intentar ser breve.

Sé que es un momento duro para vosotros estar ahí

y, también, lo es para nosotros tres.

Por tu expresividad, por la manera de comunicar,

por despeinarnos a todos con tu música...

Pasa a la siguiente ronda... Marta.

(Aplausos)

Y este momento es uno de los más duros también

para mí, de "Prodigios",

el elegir entre ese virtuosismo, esa manera de tocar el piano,

esa técnica, esa manera de fluir con las notas

y ese regalo para la música que eres tú, Yoyo.

Estudiamos años y años para atarnos a una técnica

y, al final, esa técnica tiene que dar paso

a la sencillez, a la humildad, a la música por encima de todo.

Y es lo más difícil de todo.

Así que quien considero que debe estar

en la siguiente ronda de "Prodigios" es...

Yoyo.

(Aplausos)

Yoyo, Marta... Bueno, podéis ir a acompañar

a vuestros compañeros y prepararos para los duelos.

Luis, ¿practicamos la sonrisa falsa?

¡La haces muy bien! ¡Me encanta!

Oye, yo me quedaría contigo y estoy seguro

que Andrés tiene algo más que decirte,

porque, para nosotros, tu presencia aquí

ha sido extraordinaria,

divertida, fantástica, llena de brillo y de talento.

Y estoy seguro que te volveremos a ver.

Persevera, sigue, porque tienes todo el talento.

Lo tienes, lo tienes. Y te queda una carrera larguísima.

Fluye con la música, siéntela, vívela con naturalidad,

con sencillez y sé tú, que es lo más importante

y verás cómo llegarás a ser un grandísimo pianista.

Muchas gracias. Luis, muchas gracias.

Te queremos mucho.

Y yo a vosotros. Sigue adelante.

(Aplausos)

De "Prodigios", me llevo tocar con la Orquesta Sinfónica,

hablar con el jurado,

que eso ha sido estupendo y los amigos que he hecho aquí.

(Aplausos)

Lorien, Dafne y Livia, vosotros también

practicáis lo de la sonrisa falsa,

porque es verdad que en muchos ballets

tienen que estar ahí esperando que llegue la música.

Eso tenedlo preparado. Muy bien. Vamos a ponernos serios.

Más que vuestro paso por nuestro escenario,

vamos a recordar vuestros pasos sobre nuestro escenario.

(Música instrumental)

(Música instrumental)

(Música instrumental)

(Aplausos)

Seguro que, antes de actuar, hacéis algún tipo de relajación

para salir bien.

Pues no, salís supertensos, porque yo creo que es igual.

El que no está nada relajado en este momento,

haga el ejercicio que haga, es mi muy querido Nacho Duato,

que lo tiene bastante complicado. Sí, siempre.

Mira. El ser humano es muy ambicioso

y está bien que así lo sea. Y los artistas, todavía más.

Esa ambición es ese sueño que tenemos,

que queremos alcanzar o esa meta donde queremos llegar.

Muchas veces, llegamos a la meta y unos metros antes...

¡Pom! Nos pegamos un trompazo y hay que levantarse.

¿Sabéis cuál es el atajo mejor para llegar antes a la meta?

La disciplina, la disciplina y la disciplina.

De modo que, pase lo que pase ahora,

seguid con vuestros sueños y seguid con vuestro trabajo

y tened la misma disciplina.

¿De acuerdo? ¿Me lo prometéis todos?

¡Prometido! Por su elegancia,

por cómo está en el espacio y por cómo llena el escenario,

creo que debe de pasar al duelo... Lorien.

(Aplausos)

Porque baile desde la punta de la cabeza

a la punta de los pies y es muy musical...

Dafne, tienes que pasar.

¡Oh!

¡Muchísimas gracias, Dafne, Lorien! ¡Qué disciplinados sois!

¿No te ha gustado esto

de "disciplina, disciplina, disciplina"?

Me ha encantado como idea para la vida.

Sí, así tiene que ser. A seguir para adelante

y siempre con disciplina.

Muy bien, Livia. Yo te veo... Yo estoy seguro

que pasarás de ser campesina y serás Giselle un día.

Gracias. Te lo agradecemos mucho

y te agradecemos que hayas compartido

con nosotros tu arte.

Muchas gracias. A ti.

(Aplausos)

He sentido muchísima emoción y mucha alegría

y mucha suerte, sobre todo.

Me llevo una experiencia inolvidable.

Estoy superfeliz por haber pasado por aquí.

(Aplausos)

La competición entra en su fase decisiva:

los duelos.

Seis artistas van a usar todo su talento para conseguir

una de las tres plazas para la Semifinal.

El primer duelo es de la categoría de Canto

y se enfrentarán sin pausa entre sus actuaciones,

Daniel del Valle, que nos va a llevar con su voz

a una de las escenas más memorables

de la historia del cine,

aquella protagonizada por Audrey Hepburn,

su guitarra y una canción "Moon River".

Y Natalia Martínez nos trae "The Winner Takes It All",

uno de los mayores éxitos de ABBA

y la canción que encerraba la semilla del final del grupo,

el divorcio entre dos de sus miembros.

Una verdadera tragedia sueca.

(Aplausos)

Ahí está Dani. Dani.

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

Oye, me he subido a esta parte del escenario para ver

desde acá lo maravilloso que es todo esto,

la mejor vista posible para asistir al duelo Instrumental.

Primero, vamos a escuchar a Marta Cubas,

que se atreverá con una de las bandas sonoras

más icónicas de las que llevamos de siglo,

una composición de Yann Tiersen,

que encierra en su partitura la magia de París

y, por supuesto, de la película "Amélie".

Y luego, le seguirá inmediatamente y sin pausa

Youlan Lin, que viene dispuesta a emocionarnos

con otra banda sonora de "La bella y la bestia",

que le valió un óscar a su compositor Alan Menken

y que trajo muchísimas alegrías.

(Aplausos)

(TOCA EL ACORDEÓN)

¡Guau!

(Aplausos)

¡Ay, qué mona es!

(TOCA EL VIOLÍN)

(Aplausos)

¡Último duelo de la noche! Y es la categoría de Danza.

Y enfrentará a Dafne Campaña, que nos trasladará

a la España de la ocupación francesa

a través de la primera variación del paso a tres

del ballet "Paquita".

Y luego, Lorien Ramo que ha creado su propia variación

de la ópera "Vaga luna", de Bellini,

inspirándose en el embrujo del astro más fascinante

del Sistema Solar.

(Aplausos)

(Música)

¡Oh, por favor!

(Aplausos)

(Música de piano)

(CANTA ÓPERA)

(Música de piano)

(Aplausos)

¡Qué barbaridad! Es otro nivel, es otra historia.

Bueno, chicos, como diría Julio César: "Alea iacta est"

o lo que es lo mismo "la suerte está echada".

Aunque, bueno, no creo que Julio César supiera cantar,

bailar o tocar un instrumento tan bien como vosotros.

En fin... A ver qué pasa esta noche.

Os voy a contar un secreto, un pequeño secreto.

No sé si sabéis que Andrés Salado, que nos estará viendo,

tiene una forma muy peculiar de relajarse antes de un concierto.

Y, entonces, lo que él hace, es cerrar los ojos...

Se ve interrumpido porque por aquí vienen Dafne y Lorien...

(Aplausos)

Chicos, estaba contando a vuestros compañeros

que tenemos que relajarnos un poquito antes

de saber el veredicto del jurado.

Andrés Salado, para relajarse, antes de sus conciertos

hace una cosa que me ha estado contando allí,

que es la siguiente...

Cierra los ojos... Cuenta hasta tres...

Uno, dos y tres. Y hace...

(GRITA)

¡Pero qué exageración! También lo hago, pero vocalizando.

Chicos, ¿por qué no los hacemos todos juntos?

Vamos a cerrar los ojos, vamos a contar hasta tres...

Uno, dos y tres.

(GRITAN)

(Aplausos)

¡Muy bien! Esto relaja. A mí me deja un poco afónica,

sorda... En sonido, también. Así que, sin más demora, chicos,

id al escenario... ¡Y toda la suerte del mundo!

-Gracias. -¡Adiós!

Bueno, hemos subido un escalafón y, entonces,

tienes que fijarte más en el lado artístico,

en el... Cómo escucha la música,

cómo expresan, ¿sabes?

Aunque yo opte por un ganador o una ganadora,

cualquiera de los que han entrado y han participado,

pueden ser, en el futuro, los grandes ganadores

de sus propias carreras o de sus propias vidas, ¿no?

La decisión es realmente difícil y voy a tener que...

Voy a tener que decidir...

Eh... Por intuición y con corazón.

(Aplausos)

Andrés, de verdad, me ha dejado completamente loco

ese método de relajación.

Y gritas así, como un luchador. (GRITA)

Yo también grito. ¿No te ha traído problemas

en la casa, con los vecinos...?

Afortunadamente, para que no se me acabe la carrera,

tengo que decir que tengo aquí a Ainhoa...

Yo también grito, pero vocalizando.

Me ha traído problemas. Más de una vez,

ha entrado alguien de producción: "¿Está usted bien?"

Sí, estoy relajándome. Muy bien.

Yo, la verdad, no sé si gritar o me pongo a llorar directamente.

No lo hagamos más largo porque estos prodigios

se merecen saber ya la respuesta.

Ainhoa, Nacho, Andrés, vuestra decisión, por favor.

Ainhoa... A ver...

De tu categoría, vamos a dar un paso al frente,

los dos de la categoría de Canto.

Ainhoa, ¿quién pasa a la Semifinal? Natalia y Daniel,

de verdad, prometedme, juradme que el que se quede,

el que no se queda en esta final,

sigue con el proyecto, porque es esto...

O sea, esto es lo que me ha hecho decidirme.

Pero, igual, en un silencio. Ni cuando estabais cantando,

era en un silencio.

Con lo cual, dicho esto, voy a ser muy...

Porque me lo ha vendido mejor,

voy a salvar a Daniel.

(Aplausos)

Daniel pasa a la Semifinal.

Enhorabuena, Daniel. Muchas gracias.

Y, también, en realidad, enhorabuena a Natalia

porque para nosotros es muy importante

cualquiera de vosotros.

Los chicos, ahora, de Instrumental, por favor, un paso al frente.

Marta y Youlan. Y, Andrés, es tu turno.

(EXHALA) Grita, grita, Andrés.

Sin gritos. Gritad, que está bien, eh.

Una de las cosas por las que un artista...

Además, todos tenemos nuestros perfiles mejores o peores.

Pero siempre me ha funcionado bien la intuición.

La intuición, a veces, te hace equivocarte,

pero te hace aprender.

Yoyo, mi intuición, créeme y estoy seguro de ello,

es que tu nombre va a estar en las mejores salas

y en las mejores orquestas.

Siento que es así.

En tu caso, Marta, haciendo el ritmo ternario,

que, además, es el más difícil en música, el ritmo a tres,

en uno, la danza, que es lo más difícil.

Me quedo con una frase.

Sé que te ha costado tocar con los ojos abiertos.

Y ahora tocas con los ojos abiertos,

pero lo haces con la sinceridad de la persona

que se habla a sí mismo con los ojos cerrados.

Y eso es bellísimo porque llega directamente al corazón.

Sin más dilación, quien tiene que estar

en la Semifinal de "Prodigios" es...

Marta.

¡Oh!

(Aplausos)

Marta, Youlan... Muy bien, habéis entendido

muy bien vuestros sitios.

Muchas gracias por acompañarme aquí.

Dafne y Lorien, por favor, ahora dad vosotros

un paso enfrente.

Es la última de las decisiones del jurado

en nuestra categoría más especial, que es la Danza.

Nacho, esperamos tu decisión.

Yo estaba pensando, qué suerte tenemos, Ainhoa, Andrés,

prodigios, "prodigias".

Toda. ¡Qué suerte que nos dedicamos

a esto, que es el arte!

¿Os imagináis un mundo sin música, sin canto, sin danza?

¿Os lo podéis imaginar? Es imposible.

Nos tendríamos que bajar y que lo volviesen a inventar.

De modo que, pase lo que pase, tenéis que estar

tan felices y orgullosos de que habéis nacido

para hacer lo que estáis haciendo ahora

y que esta experiencia es

una de las muchísimas más que vais a tener.

¿De acuerdo?

Sois tremendos bailarines los dos.

Eres una tremenda bailarina. Eres un tremendo bailarín.

Pero tiene que pasar a la próxima prueba...

Lorien.

(Aplausos)

¡Muy bien! Natalia, Youlan, Dafne, sois maravillosos.

Sois unos prodigios, no solo esta noche,

sino toda la vida.

¡Muchísimas gracias!

Y os regalamos este muy muy merecido aplauso

(Aplausos)

¡Youlan, no llores!

¡Oh! ¡No!

Youlan... Youlan, no llores.

¡Ay, que me da mucho pena! ¡Ay, no! ¡Que la voy a coger!

¡Ay, Dios mío, Ainhoa...! No. Ya sé, ya sé.

Ya sé, cariño mío.

¡Ay, ay, ay, ay! Bueno, qué momento, de verdad.

Es que cada programa es, realmente,

un descubrimiento y una aventura.

Youlan, te esperamos acá el año que viene, igual, ¿sabes?

¡Uy, tú no sabes! ¡Igual, te puede salir

hasta un concierto con la Ainhoa, con la tía!

(Risas)

Que yo ya sabes cómo soy, que te llevo en un paquete.

Andrés, saluda... Un abrazo a tres.

Un abrazo a tres. Claro. Cógela, cógela.

¡Ay, ay, ay!

Pero mientras vamos calmando las cosas acá,

también tengo que daros la felicitación

a los tres ganadores de la noche,

que sois los segundos semifinalistas

de la segunda temporada de "Prodigios".

Y como siempre digo, necesito aquí

a mi querida Paula, que espero que venga sin llorar,

sino entera, como tiene que ser.

Paula, mi amor, acompáñanos,

que, además, estás monísima vestida.

(Aplausos)

Ven aquí.

Bueno, chicos... Auditorio, qué noche

más maravillosa hemos pasado

en este Centro Cultural Miguel Delibes.

Muchas gracias, Valladolid, por tanto cariño.

Un cariño...

(Aplausos)

Bueno, un cariño a la altura del talento

de nuestros jóvenes prodigios.

Y que hoy tenemos a estos tres nuevos finalistas,

semifinalistas.

Paula, la semana que viene

volvemos con la última gala clasificatoria.

Gracias por estar ahí. Sin vosotros, nada de esto,

de todo esto,

sería posible. ¡Música, maestro!

(Aplausos)

(Música instrumental)

(Música instrumental)

(Aplausos)

Prodigios - Programa 2 - 22/02/20

22 feb 2020

Entre los prodigios hay un pequeño artista que empezó a tocar el teclado a los siete años, un bailarín con una conexión especial con su hermano, una joven amante del acordeón o una cantante aficionada al piano y al ukelele.

Como cantante invitada, Prodigios recibe la visita de India Martínez, capaz de fusionar el flamenco y el pop como nadie, para enamorar al público y al jurado con su voz. Con la música en directo de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la andaluza interpreta su tema '90 minutos'.

Además, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, dirigida por Salvador Vázquez, abre y cierra esta segunda gala interpretando con maestría los temas centrales de dos conocidas películas: 'Los vengadores' y 'E.T. el extraterrestre'.

Contenido disponible hasta el 15 de febrero de 2021.

ver más sobre "Prodigios - Programa 2 - 22/02/20" ver menos sobre "Prodigios - Programa 2 - 22/02/20"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 161 programas de Prodigios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Elvira Raquel Sánchez Macia

    Prodigios es un regalo para el alma!, gracias por dejarme disfrutar desde Argentina, tanto talento junto, desde el jurado, los participantes y por supuesto el simpático Boris.Abrazo transoceánico!!Gracias!!sigan asi por favor!

    23 feb 2020