Presentado por: Marta Càceres Dirigido por: Quim Cuixart

Magacine semanal centrado en temas sociales y de participación ciudadana y presentado por Marta Cáceres. El espacio tiene como objetivo dar voz a entidades públicas o privadas, asociaciones, ONG's, fundaciones y a las iniciativas ciudadanas que trabajan para mejorar el día a día.

Contará con varias secciones fijas a cargo de Antonella Broglia (Emprendimiento social), Maite Larrauri (Filosofía para profanos), el pensador Jorge de los Santos (¿En qué mundo vivimos?) y la actriz Blanca Marsillach (Comprometidos).

Contacto

Escriba al programa Para todos La 2: http://www.rtve.es/participacion/para-todos-la-2/

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5666200
Para todos los públicos Para todos La 2 - 19/09/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿Qué tal? ¿Cómo están?

Nuevos tiempos, nuevos retos

y también nuevos escenarios para todos.

Seguimos con todo el cariño, como siempre,

para contarles la actualidad social,

que está como nunca.

(Música)

Hoy empezamos hablando de nanotecnología.

En el siguiente reportaje

vamos a ver cómo la tecnología más diminuta

se pone al servicio de la ciencia

y su resultado, la nanomedicina, ofrece datos muy esperanzadores

en la lucha contra el coronavirus.

(Música)

Básicamente, todo el mundo piensa en nanotecnología

y piensa en algo muy, muy, muy pequeño,

que evidentemente no lo podemos ver

ni siquiera con los microscopios convencionales.

Pero la base de la nanotecnología

en realidad no es que sea tan pequeño,

sino que a esas escalas,

cuando estamos... algo tan sumamente pequeño,

estamos a la escala de átomos moléculas,

las propiedades cambian radicalmente.

Es decir, que, por ejemplo, una joya de oro,

pues todas la vemos del color este dorado o amarillo,

pero si hacemos nanopartículas de oro,

pues dependiendo del tamaño que lo hagamos a escala nano,

pues el oro puede ser violeta, azul, rojo, verde...

Y desde hace años lo que se dio es que si ese gran potencial

que tenía la nanotecnología,

lo pudiéramos aplicar también en medicina,

pues entonces podríamos conseguir

avanzar mucho más en la medicina.

Y de ahí surge lo que se llamó la nano medicina,

cómo aplicamos todo ese gran conocimiento,

todas esas técnicas.

Lo aplicamos al cuidado de la salud humana.

La idea es que con todas estas tecnologías

podemos adelantarnos en el diagnóstico

y hacer un diagnóstico precoz de la enfermedad.

Cuando uno está comenzando un proceso canceroso,

que está casi en los inicios,

cuando uno está comenzando una infección,

sabemos que hubo una infección.

Pues si esperas horas o incluso días,

pues la posibilidad de que ese paciente muera se va incrementando.

O en el caso de ahora, por ejemplo, de la pandemia del coronavirus,

pues utilizar estas tecnologías

para hacer un diagnóstico mucho más rápido,

pero sobre todo fiable, porque hay que unir las dos cosas.

Una cosa es ser rápido, hacer un test rápido,

pero otra cosa es un test suficientemente fiable

para que no te dé falsos positivos ni falsos negativos.

Un biosensor, la palabra viene de que tú unes

una molécula biológica con un sensor.

Entonces los dos juntos és lo que forma el biosensor.

¿Porque unimos estas dos cosas?

Las unimos porque esta molécula biológica

es como la molécula inteligente que solamente va a buscar

lo que tú quieres analizar.

El ejemplo más clásico, que siempre contamos de biosensor,

es el biosensor de glucosa,

que es el medidor de glucosa.

Mucha gente le llama un medidor de glucosa,

en realidad es un sensor,

que millones de diabéticos utilizan cada día.

O sea que quizá lo maravilloso,

lo importante de estos dispositivos,

es que se preparan para analizar

una única cosa de una manera rápida y efectiva.

Nosotros lo que desarrollamos son estos biosensores nanofotónicos.

Como veis aquí, esto es un chip

que tiene 20 biosensores en su interior.

Evidentemente están fabricados

con técnicas de micro y nanotecnología.

Bueno, evidentemente no lo podéis ver a simple vista,

solo veis el tamaño final.

¿Qué hacemos en el biosensor?

Nosotros aquí colocamos unos anticuerpos,

unas proteínas totalmente selectivas al coronavirus

y lo que hace esta proteína es atrapar.

Este es el coronavirus.

Bueno, pues lo que hace sería atrapar al coronavirus

justo por la proteína de fuera,

que es la que se llama la F, la Speight.

Pues nosotros tenemos unos anticuerpos que se unen

específicamente a esta proteína de aquí,

de manera que cuando el virus pasa,

lo atrapa o se queda atrapado en mi sensor

y mi sensor cuenta cuántos virus hay

y simplemente la luz que está viajando a mi dispositivo cambia,

cambia, en este caso, la velocidad de la luz cambia

porque de pronto encuentra que hay más masa encima del sensor.

Ese es el sistema de uno de los biosensores

que estamos desarrollando

para detectar el coronavirus completo.

Es importante porque realmente todas las técnicas, como la PCR,

lo que hace es abrir el virus,

o sea, hay que romper el virus,

hay que extraer el material genético,

hay que fragmentarlo y luego hay que medirlo.

Entonces está... este tipo de biosensor

la ventaja que tiene es que me dirías el virus completo,

sin necesidad, en este caso, estamos intentando

muestras de saliva de pacientes,

de tal manera que solo tomarías la muestra de saliva,

la pones en el dispositivo,

y si existe el coronavirus pues se atraparían.

Al ser tecnologías...

basadas en nanotecnología,

lo bueno que tiene es que son sumamente sensibles.

Es decir, que aunque pasaran muy pocos virus,

tienen capacidad para atraparlo y para verlo.

Yo puedo hacer un dispositivo muy rápido,

en el caso del coronavirus,

que me diga sí o no esta persona está infectada

o se ha infectado de forma rápida,

pero además también cuantifica,

y eso es importante para estratificar los pacientes.

Si alguien tiene una carga viral muy baja

o tiene una carga viral muy alta,

o sea, eso cursa diferente en cada persona,

hay gente que tiene cargas virales altas

y entonces van infectando,

son capaces de infectar a muchas otras personas,

pero luego desarrollan pocos síntomas.

Pero también hay personas con cargas virales altas

que van a tener un peor pronóstico de la enfermedad

y, bueno, hay que tenerlo, digamos, más en cuenta,

por si estas personas deberían irse al hospital lo antes posible.

Nosotros a lo que vamos dirigido

es a detectar la infección en el día uno de la infección.

¿Qué pasa? Es que claro, evidentemente tú mides a alguien

y te dice que no está infectado,

pero no quiere decir que al cabo de dos o tres días,

si no sigue las medidas adecuadas de protección, se puede infectar.

¿Hasta cuándo se puede medir?

Son, evidentemente, serían tests que son baratos,

yo creo que debe haber un cierto control

y que ese tipo de análisis se deberían de hacer

fundamentalmente en los centros de atención primaria

con tu médico de cabecera e incluso en enfermería,

pero yo creo que tiene que haber un control.

Es un proyecto europeo que, en principio,

tenemos dos años para completar.

El proyecto empezó a primeros de marzo

y bueno, vamos avanzando y vamos avanzando bien.

Y, de hecho, el proyecto tiene como varias fases.

La primera es intentar hacer este biosensor

sensor para atrapar el coronavirus completo,

que ya tenemos algunos resultados

y algunos resultados buenos, prometedores.

Así que sobre el tiempo de cuándo estará,

estamos ahora ya evaluando directamente

estos coronavirus, el SARS-CoV-2,

desactivados en nuestro laboratorio de bioseguridad,

que tenemos aquí en el instituto,

y pensamos que, evidentemente,

podríamos tener el test dentro de unos meses preparado,

pero, digamos, necesitamos ir entonces al hospital,

puesto que las muestras en este caso son infecciosas,

las que había que analizar del paciente,

no las podemos hacer aquí

y tenemos que ir al hospital a probar el dispositivo

para ver cómo funciona.

Y bueno, una vez que esté todo eso terminado,

pues habría que ver...

Claro, porque esto es un dispositivo a nivel de laboratorio,

tendríamos que ver cómo sería posible

en caso de que todo saliera bien, como esperamos,

cómo se podría comercializar lo antes posible.

(Música)

(Música)

En "Para todos la 2" nos vamos a preguntar ahora

si son demócratas las abejas,

y no porque vayamos a hablar de medio ambiente,

sino porque queremos hablar de democracia,

de libertades individuales y de libertades colectivas.

Antonio Fornés, filósofo.

¿Qué tal? Bienvenido al programa. Muchas gracias, encantado.

¿Son demócratas las abejas?

Obviamente no.

Es un poco la idea de que las abejas son consideradas históricamente

como seres admirables,

pero su sistema es absolutamente dictatorial.

Y, bueno, en cambio, nuestra democracia,

la pregunta es si realmente sería admirable

o tan admirable como nuestras abejas.

¿Por qué compararnos con ellas?

Quizá pudiéramos haber establecido otra comparación

en el sentido de que están sufriendo muchas muertes,

hay muertes de miles y miles,

millones, podríamos decir, de abejas.

Es como un proceso de extinción.

¿Nosotros estamos en un proceso de...?

No, no es eso en ningún caso.

La verdad es que la metáfora de las abejas

es muy querida por la filosofía.

Ya incluso...

Platón se decía que las abejas habían depositado miel

en sus labios para escribir sus diálogos.

Desde Platón hasta Bergson.

Es una metáfora, insisto, muy querida por la filosofía

y por eso la hemos utilizado

para insistir en esta cuestión

de que nuestro sistema político debería ser, como mínimo,

tan admirable y tan eficaz

como es aparentemente el de las abejas.

Hablando de la democracia, se remontan en este libro

que, por cierto, han escrito a cuatro manos

con el historiador y periodista Jesús Vila,

se remontan a lo que es el inicio de la democracia,

tal y como se entiende en su base en la Revolución Francesa.

Todavía estamos bebiendo de esos vientos, según ustedes,

de la Revolución Francesa.

La democracia, entonces,

¿va muy despacio en su consolidación?

Más que en su consolidación, en su evolución.

Hemos tendido a necrosar la idea de democracia.

No hay ningún sistema político que sea eterno, que sea inmutable.

Y en cambio, en la actualidad,

hay cierta voluntad de convertir eso en la democracia.

Siempre explico de la siguiente manera:

Pensemos en los griegos, los griegos como inventores de la democracia,

si hoy estableciésemos

el funcionamiento de la democracia griega

en la actualidad, nos parecería un horror

porque habría esclavos, la mujer no podría salir de casa,

sin embargo, era un sistema democrático.

Cualquier sistema debe evolucionar.

Nuestro sistema actual, como tú bien decías,

nace fundamentalmente de la Revolución Francesa,

pero ha pasado mucho tiempo y, sobre todo, a ocurrido...

valga la redundancia,

un acontecimiento fundamental que es la eclosión de la tecnología.

El mundo ha cambiado brutalmente,

la tecnología nos invade y no podemos seguir manteniendo

las mismas maneras de hacer política

en un mundo que ha cambiado radicalmente.

Para salvar la democracia, lo que se reflexiona en el libro,

debemos evolucionarla y adaptarla a los tiempos.

Debemos cuestionarlo todo,

debemos hacernos preguntas también sobre la democracia,

pero yo le voy a dar una definición,

una definición para navegantes, podríamos decir,

ya que estamos también con la tecnología.

"Democracia es el sistema político

que defiende la soberanía del pueblo

y el derecho de todo el pueblo

a elegir y controlar a sus gobernantes".

¿Esta definición sigue vigente

o también habría que cuestionarla?

Sigue vigente, lo que pasa es que ahí hay cuestiones.

Primero, históricamente y sobre todo en los últimos tiempos,

tendemos a concentrar la cuestión de la democracia

en la elección de quien nos gobierna,

sin darnos cuenta de que es solo una parte de la democracia

y probablemente la menos importante,

porque en realidad, desde un punto de vista intelectual,

cualquier sistema de elección del gobernante

siempre es discutible.

Popper, por ejemplo, advierte que realmente

lo que hace el sistema democrático

no es la elección de quien nos gobierna,

sino que podamos echarlos rápidamente

y que no se quede en el poder.

No en un principio, sino en un final.

Efectivamente, porque la elección siempre será discutible,

porque, a parte, otro mito un poco absurdo,

la idea de que el pueblo no se equivoca.

Todos, cada uno nosotros nos equivocamos,

por lo tanto, cuando formamos sociedad, también.

Pero lo que hace democrático es eso,

que sabemos que el político no continuará, en ese sentido.

Pero, a parte, en esto...

en esta definición que nos dabas,

el poder del pueblo, la soberanía del pueblo,

fijemos en lo que hablábamos antes de la tecnología.

Obviamente, por ejemplo,

en la Revolución Francesa la gente pone un papel en una urna

porque es lo que les da tecnológicamente.

Hoy en día, con mi móvil realmente podría participar en las elecciones,

no solo de nuestros representantes,

sino de las leyes.

Es decir, hay que dar también un cambio

en la participación del pueblo, porque tecnológicamente es posible

y hemos de adaptarnos a esta situación.

El libro cuestiona el futuro de la democracia

y plantea, vuestras charlas,

vuestras intercambios de correos electrónicos,

como una vacuna preventiva,

como si tuviéramos que ir haciéndonos a la idea.

¿Cómo no desesperar como sociedad?

Si ya llegados a este punto

o a un límite que parece que no existe,

como sociedad me refiero,

¿cómo no desesperar?

¿Cómo no perder la confianza?

De hecho, hay gente que ha perdido la confianza

en las instituciones.

Aristóteles...

La vena filosófica no puedo evitarla,

Aristóteles decía que en realidad

el ciudadano es el que participa en lo público.

Tendría una persona, por traducirlo a...

una persona que solo se preocupa de su economía personal,

de su familia, no llega a ser un ser humano completo,

un ciudadano, porque un ciudadano es el que se preocupa

de lo público, es decir, de la política.

Y todos debemos integrarnos en esta cuestión política,

porque, además, lo que nos está ocurriendo ahora mismo

es que hay un peligro de una deriva totalitaria

de la democracia, en ese sentido.

Fijémonos que, por ejemplo,

hay una fusión total entre democracia y sistema capitalista.

Nadie piensa en una posibilidad,

es una, que ha pasado a lo largo de historia,

una fusión total entre sistema político y económico.

Y, aparte, otra cuestión todavía más peligrosa

es que no hay alternativa intelectual

al sistema político actual.

Es decir, para que haya una revolución,

como fue la Revolución Francesa o más tarde la Bolchevique,

tiene que haber una construcción de pensamiento detrás.

Actualmente no hay ningún pensamiento,

no hay ninguna alternativa intelectual

a nuestro sistema de raíz liberal.

Pero existe una revolución tecnológica.

Pero la revolución tecnológica... No se puede decir que no hay,

Existe una revolución. Pero es muy peligrosa

porque no es una revolución humana.

La tecnología como la economía tiene su propia lógica.

La tecnología parte de la idea

de que cualquier cosa que pueda hacer, se hará.

No tiene limitación ética.

Como digo, es profundamente deshumanizadora,

ella sigue funcionando.

Pero claro, aquí tiene que aparecer la ética

y, por tanto, la filosofía para controlar,

para constreñir esa tecnología,

y, por otro lado,

para hacerla llegar al ciudadano

porque, fijémonos, que desde las clases políticas

hay una doble utilización de la tecnología,

es decir, cuando se trata de utilizar la tecnología,

por ejemplo, para geolocalizarnos, para controlarnos,

está muy bien la tecnología

y se utiliza, entre comillas, por nuestro bien.

Pero en cambio, cuando desde las redes sociales

cualquier persona puede decir cualquier cosa

y ser oída en todo el mundo,

justamente en la época del coronavirus

y con la excusa de las noticias falsas,

se ha puesto en cuestión

si deben permitirse que todo el mundo pueda hablar.

Es decir, que incluso en la tecnología

hay una doble utilización,

siempre está disponible para controlarnos,

pero, en cambio, se niega la posibilidad

de darnos voz a todos los ciudadanos.

Usted hizo su tesis doctoral sobre un pensador,

el conde Joseph de Maistre. Sí.

Una reflexión suya, que me gustaría que comentara,

es la siguiente:

¿Por qué se ha cometido la imprudencia de dejar

o conceder la palabra a todo el mundo?

Eso es lo que nos ha perdido.

Eso es... ¿Quizá eso se puede aplicar

a las redes sociales?

Sí y no, de Maistre hace esa reflexión,

él está meditando porque ha triunfado la Revolución Francesa,

porque es un contrarrevolucionario.

Entonces dice: "La Revolución Francesa...

¿Cuándo empezó a ir todo mal?"

Y reflexiona y piensa:

"Cuando se ha concedido la palabra a todo el mundo".

Justamente, probablemente quienes están más de acuerdo

con la opinión del reaccionario de Maistre,

es la clase política,

no de un partido, de todos en general,

porque son los más preocupados de todos lados

en constreñir la opinión pública, la de todos los ciudadanos,

en ese sentido.

Por lo que te decía, de que la tecnología

tiene su lado malo, pero su lado bueno.

Porque además hay otra cuestión interesante al respecto,

y es que este dar la voz a los ciudadanos,

dar la voz a nosotros,

tampoco ha de significar que acertemos siempre.

Es decir, porque lo que nos dice la historia

es que el ciudadano acaba eligiendo muchas veces

a Barrabás en lugar de Jesús,

y probablemente la primera vez que las redes sociales,

por ejemplo, invaden la cuestión política,

Es en la elección norteamericana,

que da la victoria Trump.

Es decir, son dos cosas distintas.

Es evidente que dar la opinión a todo el mundo tiene sus peligros,

pero es evidente que si realmente nos creemos la democracia

y nos creemos cómo funciona, hemos de aceptar esos riesgos,

esos problemas y seguir por ese camino

y no por el de negar la posibilidad de lógica

porque realmente la tecnología, hoy día,

nos da la posibilidad de poder eliminar

esa intermediación política.

¿Para qué necesitamos intermediación política

cuando los ciudadanos podemos actuar a tiempo real?

Y la idea de que los ciudadanos no estamos preparados

para votar nuestras leyes es una idea falsa,

porque entonces, ¿estamos preparados para elegir a quienes nos gobiernan?

Tenemos que ser más constructivos,

eso sí que podría ser un genérico aplicable

que nos podríamos aplicar todos.

¿Cómo ser más constructivos?

Para terminar, dejarlo aquí,

que no es solución, pero,

¿cómo ser más constructivos, Antonio Fornés?

Lo que proponemos en el libro

es que para hacer algo en este camino,

lo primero que hay que hacer es no hacer nada.

Quiero decir, lo primero es ponerse a pensar.

Es algo que hemos olvidado.

Es lo que decía al principio,

para que haya cambios políticos y cambios sociales

debe haber primero pensamiento.

Vivimos una época que ha desprestigiado la filosofía,

la ética, todo lo que signifique la reflexión.

Pero sin reflexión no puede haber evolución realmente humana

y, por eso, lo que propone el libro es:

"Parémonos, dejémonos por un momento de meternos en la rutina diaria

y pensemos sobre nuestro sistema político

y hacia dónde queremos que vaya".

Antonio Fornés, filósofo, las abejas han sido una excusa

para escribir este libro

y "Para todos la 2" una excusa también para traerle al programa.

Gracias por esta conversación. Un placer.

(Música)

"Se calcula que en el mundo viven

mil millones de personas analfabetas,

no saben leer ni escribir y tampoco saben sumar, restar o multiplicar.

No pueden leer la información

de una transferencia bancaria en el móvil

o cuánto les queda por pagar de un préstamo.

La mayoría son mujeres".

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Brett Matthews es un emprendedor social canadiense

que se propuso ayudar a estas personas

para que se manejaran con las cifras en el mundo digital.

Han dejado de contar billetes uno a uno

a ver solo las cifras en el móvil

y no las entienden y se ven obligadas a pedir ayuda.

Brett Matthews está haciendo posible la inclusión financiera

para estas personas analfabetas

mediante la creación de registros de transacciones

que pueden utilizar de forma segura e independiente.

Ya ha ayudado a más de 5.000 personas en Camboya,

Bangladesh, India, Timor o Tanzania

y ha involucrado a empresas de telecomunicaciones y bancos.

Su objetivo es que cien millones de adultos analfabetos

adquieran las habilidades financieras suficientes

para manejarse económicamente.

Trabaja para su inclusión financiera para el año 2030.

(Música)

La proliferación de casas de apuestas ha disparado

todas las alarmas por el aumento de casos de ludopatía entre jóvenes

y menores de edad.

Y es que ellos no perciben como un problema la falsa promesa

de un premio rápido que en realidad conlleva peligrosas deudas

y una adicción a la recompensa de la que es muy difícil salir.

# Dinero, dinero,

# en mi cabeza constante estás. #

"Y tan constante que miles de ciudadanos

se han convertido en ludópatas para conseguirlo.

Grupos sociales y psicólogos

ya han advertido del potencial peligro social que representa.

En el punto de mira, las casas de apuestas

y el juego 'on-line'".

Afectan a los barrios más humildes, a los más obreros,

sobre todo a la juventud obrera,

y pensamos que es una problemática que hay que erradicar de base.

El problema que tenemos ahora es que los juegos, digamos,

primero, la omnipresencia, lo tienes en cualquier sitio

y en cualquier lugar.

Lo tienes en tu mano con un móvil,

lo tienes en cualquier esquina,

está totalmente normalizado.

Y, por el otro lado, la inmediatez.

Los juegos cada vez son más rápidos,

dan recompensas cada vez más inmediatas

y que además te permiten acceder a premios mayores,

pero también te obligan a perder muchísimo más.

Asusta que las deudas,

también hay que tenerlo en cuenta,

la facilidad de acceso al crédito,

haya hecho que sea mucho más fácil endeudarse

a personas que anteriormente no les hubieran otorgado

un crédito ni una tarjeta de crédito para empezar a jugar.

Lo que estamos percibiendo ahora son chavales de 20 años

que vienen con un nivel de endeudamiento

y con una percepción del problema pues muy distorsionada

y casi tan equivalente a la persona que lleva

15 o 20 años jugando.

Podríamos asemejar el problema de adicción al juego,

con cuando una persona se adentra en un laberinto.

Una persona empieza a entrar y empieza pensando

que esto es fácil, que no hay problema,

que esto no es complicado.

Y a medida que va avanzando,

se da cuenta de que es más difícil salir.

En esta calle, por ejemplo, hay una casa de apuestas

cada menos de 100 metros y hay varios colegios.

Eso en todos los barrios de Madrid, prácticamente.

Por ejemplo, digamos que el ranquin lo lidera Carabanchel con más de 70

casas de apuestas, cosa que es una auténtica barbaridad.

Ya es prácticamente algo común

que en todos los barrios obreros, en los periféricos,

haya casas de apuestas cerca de los colegios.

¿Qué pasa? Salen a la hora del recreo,

se quedan allí, se saltan las clases,

salen a la hora de salir de clase.

Si uno de los chicos llega, uno de los menores,

ha jugado el dinero del bocata,

y ha llegado con un premio llamativo

y llega y lo suelta en clase,

pues puede producir un efecto llamada

al resto de los compañeros.

Los menores hacen juego "on-line".

Me parece que la última encuesta de estudios habla de un 10%.

Sin embargo, por ejemplo, presencialmente,

estamos hablando de un 22%,

un 27% de chavales que acceden presencialmente

a los salones de juego.

El juego genera problemas gravísimos.

Y si empiezan en edades jóvenes,

sabemos que casi la mitad de las personas

con ludopatía, se iniciaron en la juventud y la adolescencia,

en la edad en la que deberían formarse y crearse un futuro,

elaborarse un futuro como personas y desarrollar las amistades,

las relaciones que determinarán el resto de su vida.

Digamos que entra en juego como un burro en una cacharrería

y arrasa con todo.

Lo más grave que puede ocurrir son intentos de suicidio.

Comienza con una actividad social,

lo hacen todos y yo me voy con ellos.

O bueno, me han dicho que esto es fácil, no sé qué.

Lo ven como una forma fácil de obtener dinero.

Los menores lo que hacen es gastarse lo que tienen disponible,

gastarse la paga y, si no es suficiente,

roban en casa, eso es muy habitual.

Es una enfermedad que la padece una persona,

pero el trastorno de juego patológico

lo padece toda la familia.

Yo tengo un hijo de 20 años,

deportista y que es ludópata.

Estos sitios, además de dejar entrar menores,

les ofrecen la bebida,

les ofrecen un sitio donde estar calentitos en invierno,

con lo cual muchos entran al principio,

pues nada, para estar a gusto.

Y a los dos días se han hecho ludopatía.

La parte más importante

es que tienen que aprender a detectar conductas de riesgo

que faciliten una recaída.

Una recaída no solamente no es un fracaso,

sino que puede ser, digamos, un impulso terapéutico.

(GRITAN)

# Dinero, dinero,

# en mi cabeza constante está.

# Dinero, dinero. #

Estos últimos meses han supuesto, entre muchas otras cosas,

un auténtico caos emocional.

Para gestionarlo, para entender lo que nos pasa,

nuestra psicóloga Patricia Ramírez nos propone diez reflexiones

sobre las que vale la pena tomar nota.

(Música)

Si hay algo que nos ha enseñado la pandemia,

es que tenemos que aprender a vivir con la incertidumbre.

Las personas odiamos el caos,

lo que no es controlable,

pero la incertidumbre nos saca de nuestra zona confortable

y nos obliga a manejar una situación

para la que no siempre tenemos recursos y soluciones.

Hoy en "Para todos la 2" vamos a ver diez consejos

para aprender a convivir con la incertidumbre.

El primero, menos expectativa y más planes.

Cuando tú anticipas lo peor,

te centras en lo peor.

Cuando anticipas que todo va a salir genial,

nos puede generar frustración

porque hay una parte del resultado final

que no depende de nosotros.

Así que tratemos de hacer planes en el presente,

en la parte que podemos controlar ahora,

eso nos dará confianza y seguridad.

El dos, no razones con tu miedo.

Los miedos, la mayoría de las veces son poco controlables,

suelen ser irracionales y suelen ser poco probables.

Si tú razonas con tu miedo,

te enfocas en lo que te genera tanta incertidumbre y ansiedad.

Tres.

Las sensaciones son incómodas, pero no peligrosas.

Tanto la ansiedad como el miedo generan sensaciones físicas,

cognitiva y emocionales que nos generan incomodidad

y con las que no nos gusta convivir,

pero no generan un peligro.

Así que en lugar de juzgar tus emociones,

solo trata de dejarlas estar.

Utiliza el humor para relativizar.

El humor es antagonista con la respuesta de ansiedad.

Si tú a tu miedo le dices algo como:

"Hombre, ya está aquí el okupa de mi vida otra vez

queriendo controlar mi mente.

Déjame estar, que quiero vivir mi vida".

El utilizar esos comentarios contigo en clave de humor,

hará que baje tu nivel de ansiedad.

Cinco.

Imagina que algo o alguien te protege.

Indudablemente somos nosotros

los que tenemos que protegernos a nosotros mismos.

Pero tener la idea de que podemos hablar con alguien como:

"Qué sereno estoy, qué bien que me acompañes,

me estás protegiendo o me siento a gusto contigo",

aunque sea algo simbólico,

permite que tengamos un idioma, un lenguaje sereno

que en ese momento baje nuestro nivel de activación.

Seis.

Cuando ocurra, ahora no.

Muchas veces queremos anticiparnos a un miedo

que va a ocurrir en el futuro,

algo que tememos o que puede que nunca ocurra

y gastamos un montón de energía y tiempo

queriendo controlar lo que no sabemos si va a llegar.

Cuando ocurra, ya te darás cuenta

de que tienes fortalezas y recursos suficientes para poder afrontarlo,

pero ahora no.

Siete.

Observa tus emociones, sin más.

Hay veces que vemos a personas

ante la incertidumbre y el miedo, crecerse y venirse arriba,

y nosotros nos vemos pequeños e inseguros y nos juzgamos

y nos debilitamos y nos sentimos mal.

Las emociones están para vivirlas

sin que hagas un juicio de valor y sin que te sientas menos

que otra persona.

Déjalas estar,

como igual dejas estar la ilusión, la esperanza o la alegría.

Ocho.

Prueba algo nuevo, pequeño y seguro.

Cuando cogemos confianza con actividades nuevas,

como puede ser realizar una receta de cocina

diferente a la manera en que solemos cocinar,

vamos cogiendo confianza y seguridad

con todo aquello que nos saca de la zona confortable.

Nueve.

Entrena técnicas de relajación y de reducción de la ansiedad.

Puedes hacer relajación muscular

o puedes trabajar algo parecido a la meditación,

hacer pequeñas meditaciones o relajaciones

formales e informales

que ayuden a regular tu amígdala y tu sistema nervioso.

Y por último, recuerda,

la incertidumbre es para toda la vida.

Si hay algo que nos ha enseñado la pandemia

es que la incertidumbre ha venido para quedarse.

Así que va a ser mejor hacernos amigos de ella

que tenerla como rival.

Y aquí te dejo diez consejos

para manejar la incertidumbre.

(Música)

No sabemos si han visto todo el programa,

por eso les invitamos a que busquen nuestros perfiles sociales

y revisen tranquilamente cualquiera de los contenidos.

Saludos para todos, nos vemos en siete días.

(Música)

Para todos La 2 - 19/09/20

19 sep 2020

Programas completos (1297)
Clips

Los últimos 8.143 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios