www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5721318
Para todos los públicos Para todos La 2 - 21/11/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿Qué tal? Hoy, en "Para todos La 2" vamos a hablar de oportunidades,

las que tenemos para cambiar el petróleo por otras energías

y evitar fundirnos los recursos del planeta.

Nos lo va a contar en unos minutos

el físico e investigador del CSIC, Antonio Turiel.

Más oportunidades las que tienen las personas discapacitadas

con la Fundación Prodis,

que les ayuda a encontrar su lugar en el mercado laboral,

y la que nos dará el filósofo Miquel Seguró

para poder distinguir

el dolor del sufrimiento.

No se nos pierdan, que empezamos.

Hay quien asegura que a este planeta

ya no le queda tiempo para un plan B

y hay que establecer grandes alianzas para empezar a cambiar

nuestra forma de funcionar en él,

desde la naturaleza a la economía, a las finanzas.

Hemos hablado con tres de los protagonistas de este cambio

que ya no puede esperar.

"Gansos volando en uve,

la forma de volar que les hace ser más eficientes,

no derrochar energía, un vuelo colaborativo.

El ganso que ocupa el pico de la uve,

el que más esfuerzo hace, se va relevando con otros gansos

de la bandada."

Están a punto de llegar los gansos a este país.

Y me gustaría pedirle al Congreso de los Diputados

que este país, España, debe volar en uve.

¿Qué quiero decir?

Los gansos, cuando hacen esa migración,

necesitan colaborar entre ellos

y se colocan en esa formación,

independientemente de que estén en el ala de la derecha

o en el ala de la izquierda,

para llegar a una zona

donde realmente, puedan tener alimentación.

En términos figurados u ornitológicos,

les pediría que dejaran de hacer el ganso,

pero que hicieran el ganso en serio,

que en este país y en este momento, necesitamos colaboración,

consenso, cooperación.

"Una petición que tiene mucho que ver

con el gran pacto verde anunciado en Europa

unos meses antes de la pandemia."

España tiene muchísimas oportunidades en ese gran pacto,

porque España es el país más rico en biodiversidad de Europa

y a la vez, somos el país más vulnerable

a los efectos del cambio climático.

Pero ahora, Europa garantiza

que todos los fondos estén orientados justo a nuestra riqueza

y a mitigar nuestra gran debilidad, que es el cambio climático.

"Y para ello, son precisas alianzas, puentes entre organizaciones,

como los que han unido a SEO y Triodos Bank.

En su día, demostraron que era posible

el cultivo del arroz ecológico en zonas de alto valor natural,

como el delta del Ebro,

poniendo el acento en la importancia del cómo hacemos las cosas."

El cómo producimos los alimentos

puede garantizar la conservación de nuestro capital natural,

la mayor riqueza de este país, y además,

que esos alimentos sean saludables.

"Choca ver las suelas de los zapatos de un banquero pisando campo.

Deja de sorprender en cuanto escuchamos un discurso

que disuelve nuestros prejuicios,

que nos invita a unir fuerzas para trabajar en el difícil presente

con el propósito de diseñar una recuperación económica verde."

Bueno, es un momento de reaccionar,

es un momento de cambio,

es un momento de activarse, de hacer cosas.

Hemos visto que vivimos en una economía

empeñada en hacer dinero del dinero,

que no funciona, y tenemos que cambiarla.

Tenemos que cambiarla con cierta urgencia en los 10 próximos años.

Y la clave para hacerlo,

yo me atrevería a decir que es relativamente sencilla,

es asumir que cada decisión económica

tiene un impacto, tiene un impacto en los demás

y en la naturaleza, y que no podemos dejarla de lado.

No podemos jactarnos de comprar un tomate barato,

a 90 céntimos el kilo, en el supermercado

sin pensar si el agricultor que lo cultiva

recibe un salario digno,

si el suelo en el que se cultiva está siendo o no contaminado.

Y lo mismo pasa con los bancos.

No podemos pedirles a los bancos solo que sean baratos

y no nos cobren comisiones, tenemos que preguntarles

qué es lo que hacen con nuestro dinero.

Tener dinero hoy es una gran responsabilidad

y eso es lo que hace la diferencia en Triodos Bank.

En Triodos Bank, buscamos que el dinero de nuestros clientes

trabaje en la misma línea que sus valores

y por eso, solo invertimos en proyectos que tengan

un impacto social positivo, en proyectos sociales,

en proyectos culturales o en proyectos medioambientales.

"Una recuperación donde es esencial que todos ganemos.

Así ocurrió en el proyecto Olivares Vivos."

Lo más importante es ver

cómo todos los olivareros que están en el proyecto

dicen alto y claro que hoy, el mejor aliado

para la producción agrícola es la biodiversidad.

Reduce el gasto en insumos, porque realmente,

están devolviéndole vida al suelo

y esa vida al suelo es fertilidad y es cosecha cada año.

"Ajetreo en los alrededores del Congreso de los Diputados.

Periodistas y cámaras ultiman los directos.

Este lugar es el elegido por Diego La Moneda

para explicarnos el plan A."

Durante los últimos meses, desde el foro NESI,

en colaboración con más de 70 organizaciones,

hemos creado el "Plan A, economía para la vida". ¿Por qué?

Porque no hay Planeta B,

tenemos una crisis climática que no podemos olvidar,

y la crisis del coronavirus nos ha enseñado que no hay vida B.

Se han ido muchas personas, se han ido muchas vidas,

pero además, los que nos quedamos vamos a sufrir una crisis económica

durante muchos años de nuestra vida y necesitamos que eso se transforme.

"Diego ha elegido esta localización para su entrevista

para dar un tirón de orejas a los parlamentarios,

porque no dan ejemplo y deben hacerlo,

deben competir por ser los más amables,

los más empáticos, los más colaborativos."

Y que no nos interesa tanto ver la confrontación

de quién es el que hace el tweet más irónico

o el insulto más sarcástico, eso no nos gusta, no lo queremos.

La situación es tan compleja que necesitamos

que compitan por ser los más colaborativos,

empáticos y al servicio del bien común.

"Construir es más difícil que destruir.

Por ello, los pilares donde se asiente lo nuevo,

los valores que lo sustenten, han de ser sumamente sólidos."

El plan A se basa en cinco pilares clave.

Primero, empresas con propósito,

que cada empresa tenga un propósito al servicio de las personas

o del planeta.

El segundo, una economía solidaria y colaborativa

como lo que hemos vivido en esta crisis del coronavirus,

cuando nos hemos juntado para colaborar a nivel muy local,

que es el tercer pilar,

economía local y resiliente, como nos dice Europa,

el plan de resiliencia que viene marcado

desde la Unión Europea para que sepamos, seamos capaces,

tanto a nivel local, como autonómico, como nacional,

de generar nuestros propios alimentos,

nuestros propios recursos.

El cuarto pilar es reinventar el trabajo,

pasar de un trabajar para sobrevivir

a un trabajar para contribuir a la comunidad

y hacer lo que sé hacer, y más me gusta, y más contribuye.

Y el quinto pilar, una economía circular y regenerativa.

No olvidarnos de esa crisis climática

y hacer economía que realmente reconstruya lo que hemos destruido.

"¿Pueden ser esos pilares sólidos y al mismo tiempo, flexibles?

Sí, pueden serlo.

Así son las relaciones humanas que más perduran en el tiempo."

Los próximos meses, vamos a oír hablar mucho

de la palabra "resiliencia", porque el paquete de ayudas europeas

viene en un mecanismo llamado "recuperación y resiliencia".

¿Qué es resiliencia, qué es una economía resiliente?

Aquella que cuando ejerzo una fuerza, una presión,

ya sea una crisis pandémica, una crisis financiera,

una crisis climática,

es capaz de volver a su punto original sin ser dañada.

Y nuestro modelo económico no es resiliente,

está seco, está insano, está quebrado.

Y por eso, ante cualquier crisis, no sabemos reaccionar.

Necesitamos transformar el modelo económico

para ser tan resilientes como un árbol.

"Asunción, Mikel, Diego y muchos más

tienen un plan verde,

un plan sostenible para recuperar nuestra economía.

Un plan que cuenta con toda la riqueza

de un gran país con multitud de recursos,

con una gran capacidad innovadora y con la creatividad

que siempre nos ha caracterizado."

Vamos a hablar ahora de la crisis energética global

y de cómo hacerle frente con el científico Antonio Turiel.

Él es matemático, doctor en Físicas

e investigador del Instituto de las Ciencias del Mar del CSIC

en Barcelona.

Según su opinión, según ha escrito en el libro "Petrocalipsis",

no nos salvamos de una crisis del petróleo,

de una crisis de las fuentes de energía,

y no solo del petróleo, ahora nos lo va a contar.

¿Qué tal? Bienvenido, señor Turiel, al programa.

Hola, buenos días. ¿Qué tal?

Eso de que no cree en milagros tecnológicos

y que las fuentes de energía

para que la humanidad pueda vivir están en retroceso,

es un poco apocalíptico, ¿no?

Bueno, apocalíptico, yo soy científico,

no creo en milagros casi por definición.

Yo lo que creo es en aquello que puedo demostrar.

El hecho de que no podamos hacer todo lo que se nos pueda ocurrir

no quiere decir que no podamos hacer muchas cosas.

Lo que sí que es cierto es que lo que se está proponiendo

quizás no es exactamente aquello que se puede realmente,

científicamente, hacer.

Entonces, entrando en materia,

petróleo, hay.

Podríamos decir que hay para todos,

pero el hecho de poder extraerlo,

o el hecho del coste de esta materia prima

es lo que está usted poniendo en cuestión, explíquese.

Realmente, no lo pongo yo en cuestión,

lo ponen las propias compañías petroleras,

que desde el año 2013, están reduciendo drásticamente

lo que están invirtiendo, esencialmente,

porque han perdido la fe en poder encontrar yacimientos

que sean realmente rentables.

Y es justamente por esta falta de inversión,

es justamente por la falta de yacimientos de petróleo barato,

que los próximos años, nos vamos a ver abocados

a una reducción de la cantidad de petróleo que se saca cada año.

Recordamos que sí, hay mucho petróleo en el subsuelo,

habría mucho petróleo, pero que se pueda sacar rentablemente

o a una velocidad adecuada, no hay tanto

y es el gran problema al que nos vamos a enfrentar.

Estamos hablando de rentabilidad.

De costes.

Sí, de costes que son económicos,

pero que al final, también son energéticos,

que es lo que a mí más me interesa, cuánta energía cuesta extraer

lo que hay en el subsuelo, si cuesta más energía

que la que después nos devuelve, realmente, no vale para nada.

Tiene que dar más energía que la que cuesta extraerlo

y suficientemente más para que se pueda mantener el negocio,

la estructura social montada a su alrededor.

Y eso implica mucha rentabilidad, mucha más que la que tienen

los yacimientos que estamos encontrando.

Otra cuestión, usted cree que no hay fuentes de energía

suficientes para sustituir al petróleo,

porque, bueno, si se plantea decir: "Vale,

no podemos contar con el petróleo como energía futurible,

contamos con otras", tampoco.

Si miramos primero las fuentes no renovables,

tienen el mismo problema que el petróleo,

están llegando a su máxima extracción,

empezarán un proceso de declive en los próximos años.

Y si hablamos de las fuentes de energía renovables,

nos van a dar mucha energía si lo hacemos todo bien,

pero aunque hay cierta discrepancia entre los autores,

yo, mi estimación es que van a dar

del orden del 30, 40 %

de lo que tenemos ahora mismo, que es mucho,

pero que es menos de lo que tenemos ahora mismo.

La voracidad con la que consumimos la energía

nos lleva a plantear, a cuestionar

el modelo capitalista, o sea, el modelo de la sociedad.

Estamos hablando

de un planteamiento muy muy muy profundo.

El gran problema que tiene el capitalismo,

tal y como lo entendemos ahora mismo,

es que necesita del crecimiento, todos lo oímos,

España tiene que crecer el 2 y pico % el PIB cada año.

Siempre se está proyectando. Exactamente, porque si no,

no se crea empleo, entramos en recesión, patatín, patatán.

¿Qué pasa? Que crecer infinitamente en un planeta que es finito

no es una cosa que sea posible,

y algo tenía que reventar, si no es el cambio climático

o el resto de efectos ambientales, es la falta

de disponibilidad de energía, y ahí está la gran dificultad.

Sí, el capitalismo está puesto en cuestión,

pero por la imposibilidad de mantener un sistema

que crece siempre en un planeta que es finito.

O sea, hay que decrecer.

Hay que decrecer hasta un punto en el que nos podamos mantener

con lo que el planeta proporciona, que es mucho,

podemos mantener un nivel muy alto, más bajo que el actual,

seguramente, pero no necesariamente con menos bienestar.

Podemos mantener un nivel de vida que de hecho,

podría ser mejor que el actual y más equitativo,

pero haciendo cambios muy profundos en la manera de producir, consumir

y relacionarnos con el planeta.

Eso significa un cambio de paradigma económico y total.

Total y absoluto, básicamente, sí, habría que hacer las cosas

de manera muy diferente a como se hacen ahora.

Otra cuestión que pone en duda,

o que pones en duda, si te puedo tutear,

se está potenciando mucho

el coche eléctrico,

y la energía eléctrica.

¿Qué ocurre con el coche eléctrico? Tampoco le gusta.

(RÍE) No es que no me guste, sino que uno mira los números

y ve lo que hay. En primer lugar, hay que tener en cuenta

que electricidad no es una fuente de energía,

hay que generarla con otros medios.

Se está pensando, vamos a acelerar la energía de origen renovable.

Las renovables tienen límites,

pero la otra cuestión que hay específica del coche eléctrico

es que es muy difícil generalizar un coche

a la medida que hay el coche actual de un motor de combustión interna

con un coche eléctrico, por multitud de factores,

como la dificultad de cargar tantos coches al mismo tiempo,

como que los costes son mucho más elevados,

la disponibilidad de materiales, etc.

Esto lo explico con detalle en el libro

y al final, sí, puede haber coche eléctrico,

pero para unos pocos, en España no podríamos tener

26 millones de coches eléctricos,

como tenemos ahora mismo 26 millones de coches

con motor de combustión interna.

¿Y cómo se le puede transmitir eso a la población

si se está dando un mensaje de energía verde,

de: "No vamos a contaminar", de...?

¿Qué es lo que está ocurriendo, cuándo nos daremos cuenta?

Bueno, de momento, lo que hay es bastante posibilismo, es decir,

queremos creer que podemos mantener las cosas

como hasta ahora y que se trata de hacer un poco más de innovación,

de investigación, de desarrollo.

Llevamos décadas de innovación y desarrollo,

se ha avanzado mucho y seguramente, se va a seguir,

pero teniendo en cuenta los plazos tan escasos

que nos está dejando el petróleo, porque el petróleo

va a sufrir una caída muy fuerte en los próximos años,

no tenemos mucho tiempo para reaccionar

y este posibilismo actual puede ser muy peligroso,

porque la gente se va a frustrar cuando vea que aquello

que se le ha prometido no llega.

Todo pasa muy deprisa.

Señor Turiel, quizás, alguien que nos esté viendo, dirá:

"Es que es usted muy derrotista. Dele un poco de margen.

Vamos a tener esperanza en que la tecnología

y el desarrollo de las investigaciones en muchos campos

quizás nos den una luz de esperanza".

Yo tengo mucha esperanza, pero yo creo

que hay que plantear el problema correcto.

Es decir, si nosotros, nuestro problema es,

queremos mantener un sistema que está machacando al planeta

y además, está produciendo mucha desigualdad e infelicidad,

y creemos que ese es el problema que tenemos que resolver,

poner más energía para que eso siga adelante,

ese es el problema equivocado, el problema que debemos resolver

es cómo nos mantenemos en equilibrio con lo que el planeta nos da,

manteniendo un gran estándar de vida y eso es posible,

y ese es el problema que la gente quiere resolver,

poder vivir bien, tranquila y en paz.

Y eso sí que se puede abordar, no consumir más energía.

¿Qué significa vivir bien? ¿Vivir con menos?

Vivir, no necesariamente con menos, pero sí con lo adecuado.

Y es cambiar formas en el estilo de vida.

Yo os pongo algunos ejemplos en el libro

y será muy complicado entrar en mucho detalle ahora,

pero es cambiar los modos de consumo, en particular,

acabar con cosas tan tontas como la obsolescencia programada

o en general, el derroche de energía.

Yo estimo que el 90 % de la energía simplemente se derrocha,

porque hay un valor económico en hacerlo,

pero de hecho, no tiene ningún sentido.

Si nos replanteamos cómo nos relacionamos con el planeta,

con los materiales, con los recursos y con la energía,

podemos hacer las cosas mucho mejor que como las estamos haciendo.

Pensando en una sociedad desacelerada

y también, un planeta desacelerado

que tenemos que compartir con otros seres vivos.

Siempre estamos pensando en la humanidad y quizá,

hay alguna otra energía por descubrir.

Ya para terminar.

Bueno, yo creo que la energía más importante

que hay que descubrir es la energía que tenemos cada uno de nosotros

haciendo las cosas correctamente.

La energía de creer que podemos hacer las cosas.

No vamos a hacer una catástrofe si no queremos ir hacia ella,

pero si nos emperramos en hacer las cosas mal,

por supuesto que podemos generar malas situaciones,

pero perfectamente podemos hacer las cosas

de una manera correcta por una vez.

Señor Antonio Turiel, gracias.

Lo tenemos crudo, pero no imposible.

Gracias por contarnos hoy su teoría sobre la "petrocalipsis".

Muchas gracias a vosotros.

"Scott Strode tenía problemas de adicción a las drogas

y el alcohol desde jovencito.

Un día, se dio cuenta de que con el deporte,

dejaba la adicción a un lado

y decidió poner en marcha una iniciativa llamada 'Phoenix'

para ayudar a otras personas con problemas de drogas o alcohol.

El proyecto se llama 'Phoenix' por el ave mitológica

que renace de sus cenizas.

Se inició en el año 2007

y ya han participado más de 12.000 personas

bajo el lema 'Sober', que significa 'mantenerse sobrio'.

Strode empezó trabajando en un gimnasio de boxeo

y ahora, coordina este proyecto multideportivo

con el objetivo de que las personas con adicciones lo dejen

y se relacionen con otras personas que también se mantienen sobrias.

'Phoenix' ofrece 50 programas semanales,

desde gimnasio, caminatas,

escalada, ciclismo o yoga."

Si para cualquier ciudadano, acceder al mercado laboral

ya es una odisea, la cosa se complica

cuando hablamos de personas con capacidades diferentes.

Entidades como la Fundación Prodis se encargan de derribar perjuicios

y hace 20 años que demuestran

que formando a estas personas en su autonomía

y con habilidades emocionales,

cualquier empresa las puede contratar.

"La nueva normalidad, esa de la que tanto hemos oído hablar,

no es solo adaptarse a vivir una pandemia,

es convivir con gente con capacidades diferentes,

es normalizar que un compañero de pupitre o de trabajo

tiene una capacidad distinta.

Es algo por lo que la Fundación Prodis

lleva luchando desde hace 20 años."

Cuando llegan a Prodis, se hace una valoración previa

de los programas hacia los que pueden ir dirigidos.

Tenemos un servicio integral ocupacional,

un centro ocupacional que lo que hace es formarles

en adquisición de habilidades emocionales,

autonomía personal y social,

más de cara a adquirir autonomía en el futuro.

Otro itinerario que tenemos es para aquellos jóvenes

que sí que tienen un perfil laboral.

Tenemos un programa preuniversitario que se hace aquí,

que se llama el programa "Avanzas", tenemos un programa

en la Universidad Autónoma de Madrid el programa "Promentor",

que son dos años de formación en auxiliar administrativo,

lo que les permite trabajar en cualquier tipo de empresa.

-Es un programa en el que dan apoyo

a personas que se pueden...

O sea, tanto alumnos

que están... que estudios,

y forman,

y luego, también, gracias al centro este,

también dan trabajo a personas

que no se pueden incorporar a la empresa.

-Una vez que terminan esos dos años de formación,

tenemos un máster adaptado en servicios empresariales

que se llama el programa "Empresa", que es un curso entero,

un curso académico y aquí, ya empiezan a combinar la formación

con las prácticas en las empresas.

-Hay gente que sale y puede entrar a hacer prácticas

y se puede incorporar a trabajar.

Y si no, vienen aquí, al centro de Prodis,

en el cual, pues están...

Hay varios talleres en los que están ellos formándose.

-Intentamos que tengan la autoestima,

el control de las emociones,

sus habilidades sociales, que es superimportante,

que adquieran seguridad.

-He cambiado para bien, creo, es una cosa increíble,

ahora, estoy aquí,

es como un nivel muy profesional.

Ser más fuerte, estar más segura,

que a veces, no estoy muy segura de mí misma,

y si vengo aquí, sí.

Salgo muy contenta y muy feliz.

"'Formación' e 'inserción laboral' son palabras clave

que han hecho que muchos jóvenes vivan completamente integrados."

Tenemos un servicio de inclusión laboral,

que es un servicio que les forma no solo a ellos,

sino también a las empresas.

-¿Quién nos iba a decir que personas con capacidades diferentes

íbamos a estar en un entorno, en un entorno universitario,

como los de la Universidad Autónoma de Madrid,

con gente de otras carreras que, aparentemente,

no tienen ningún problema?

-El primer trabajo que hice fue aquí abajo donde estáis,

el Centro Especial de Empleo, sobre esas cosas,

que antes no existían las máquinas y ahora, sí.

-Lo que hacemos es, con un equipo de mediadores laborales

que tiene la Fundación Prodis, vamos a las empresas,

analizamos las posibles tareas que hay en un departamento

o en varios, las aglutinan en un puesto de trabajo,

adaptan ese puesto de trabajo

y una vez que está el puesto de trabajo adaptado,

se van viendo los candidatos que van surgiendo

de los diferentes programas de formación.

-Antes de que tú empieces, ellas van a ver un poco las tareas.

Luego, van y están contigo.

Cuando hay algún cambio de tarea, también está.

Siempre digo que son como nuestros ángeles de la guarda.

-Ganan ambas partes, el joven, porque se va a incorporar

a un puesto de trabajo adaptado a él

y la empresa, porque va a tener siempre

ese punto de referencia mediador laboral

que va a intervenir en cualquier momento

de la vida laboral de ese joven.

Cualquier tipo de empresa puede contratar a un joven

que se ha formado en nuestros programas de formación.

-Estoy en una recepción de Peugeot,

estoy atendiendo a los clientes.

Ahora, con el tema del COVID,

que desinfecten las manos, que lleven la mascarilla bien puesta

y que mantengan la distancia de seguridad.

-Yo soy muy maniosa con las manualidades,

me encanta.

Hacemos agendas, cuadernos, tazas,

talleres también, que me encanta, mercadillos...

Hacemos de todo.

-Están como un trabajador más y les tratan como un trabajador más,

que yo creo que eso también para ellos es importantísimo

y van con un orgullo, con sus tarjetas de identificación,

no se las quitan ni en el metro, porque es que dicen:

"Estoy trabajando".

"No es el significado de sus siglas,

pero podría serlo."

Me siento bien porque estoy estableciendo un entorno con gente.

Vamos, con capacidades diferentes.

En estos tiempos en los que el sufrimiento y el dolor

están a la orden del día, el filósofo Miquel Seguró

nos plantea otra forma de entenderlos

como parte de la existencia misma que es vivir.

Yo creo que hablamos de dos realidades diferentes.

El dolor tiene más que ver

con la percepción física de una situación desagradable,

de una situación incómoda, que conlleva una serie de reacciones

y el sufrimiento sería más bien la construcción,

así es como lo entiendo yo, simbólica, que hacemos

alrededor de esta experiencia.

De algún modo, una y otra se coimplican

y una y otra se interpelan,

porque no hay experiencia del dolor sin una interpretación del dolor

y no hay una experiencia del sufrimiento

que no implique, de algún modo, algún tipo de dolor.

Lo que pasa es que no son exactamente lo mismo, porque,

por ejemplo, tenemos dolores físicos que no implican un sufrimiento,

cuando hacemos deporte, y sin embargo,

tenemos sufrimientos que a lo mejor, pueden llevar

una no percepción directa de un dolor físico.

Pienso en un estado, por ejemplo, de aburrimiento o de abatimiento.

En cualquier caso, es muy importante

tanto la realidad simbólica, que sería el sufrimiento,

como la realidad física, que sería el dolor.

Bueno, yo creo que la filosofía lo que nos ayuda es a interpretar

o a ser conscientes de cómo proyectamos y enfocamos el dolor

a través de nuestra percepción del sufrimiento,

un poco en esta dialéctica que te comentaba antes, por ejemplo,

en una época como la actual,

donde quizás, el dolor se percibe como algo

que va en contra de esta idea de aprovechar el tiempo a tope,

de autoexplotarnos de algún modo, incluso a nivel laboral,

y entonces, el dolor es un poco como un freno, ¿no?

Pues la construcción que hacemos alrededor de toda esta situación

es a lo que la filosofía nos ayuda a poner luz.

Sí que es verdad, por otra parte, que puede ser que una de las líneas

para llevar mejor el dolor es aceptarlo como tal.

Y ha habido probablemente muchas escuelas filosóficas.

Pienso, por ejemplo, en el estoicismo, sobre todo,

por ejemplo, más recientemente, en Schopenhauer,

que lo que proponen es una especie de relación compasiva con uno mismo,

por simplificar mucho, a través de esta experiencia del dolor

y con el resto.

Entonces, en este punto, sí se podría decir

que quizás, la filosofía ayuda, en algún sentido,

a sobrellevar esta situación, pero para mí, sobre todo,

lo que hace es iluminar los relatos simbólicos

que hacemos sobre esta experiencia dolorosa.

Bueno, yo creo que todas las sociedades

y todas las experiencias humanas tienen un problema con el dolor,

porque forma parte de una realidad,

de la realidad más desagradable de la vida

y de algún modo, nos impide.

Cuando uno siente dolor,

no puede disfrutar de la misma forma que cuando no lo siente.

Y como te decía antes, impide

a cantidad de actividades que nos gustaría hacer.

El dolor entendido como esta imposición o este freno,

porque como te digo,

hay situaciones en las que hay dolor

que no implican directamente un sufrimiento.

Sí que es verdad que a lo largo de la historia,

y por eso, también nos tenemos que congratular de ello,

ha habido una reacción contra este dolor,

una voluntad de mitigar

y de desarrollar estrategias analgésicas

que nos ayuden a mitigar esta situación.

Lo que yo me pregunto es hasta qué punto la solución

está en la mitigación absoluta de esta realidad,

que me parece que es imposible,

por mucho que el transhumanismo así nos lo proponga.

Yo soy un poco receloso con esta línea,

pero sí que me parece importante

no conformarse solo con la aceptación del dolor.

El dolor hay que aceptarlo en primer lugar,

para intentar revertirlo en segundo lugar.

Pero de algún modo, vivir y convivir es saber sobrellevar el dolor.

Terminamos, pero no sufran, no hay dolor,

que volvemos el próximo sábado.

Salud y disfruten el resto de semana, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 21/11/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Para todos La 2 - 21/11/20

21 nov 2020

Nueva realidad 
En momentos tan difíciles como los que estamos viviendo son precisas las alianzas. Al pacto verde europeo le ha sucedido en tiempos del Covid la Alianza Para una Recuperación Verde. Además, hay otras voces que han diseñado ya un Plan A porque al planeta no le queda tiempo para un plan B. Una nueva forma de entender la naturaleza, las finanzas y la economía está detrás de esta imprescindible transformación de nuestro día a día. Hemos hablado con tres de los protagonistas de ese cambio que ya no puede esperar. Reportaje

Energía
Entrevista con el científico Antonio Turiel. Este matemático, doctor en físicas e investigador del CSIC asegura en su último libro "Petrocalipsis" que no hay milagro tecnológico que nos salve de la escasez no solo de petróleo sino también de otras fuentes de energía. ¿La solución? Decrece (producir menos y consumir menos) y cambiar el modelo de sociedad." qu

Innovación social
El proyecto Phoenix propone dejar de lado las adicciones al alcohol o a las drogas y sustituirlas por la práctica del deporte. Organizan encuentros deportivos de fin de semana. Desde 2006 ya han ayudado a más de 38.000 personas en Estados Unidos

Solidaridad
La Fundación Prodis trabaja desde hace veinte años para la inclusión laboral de las personas con alguna discapacidad. Reportaje

Filosofía
En estos tiempos en los que el dolor y el sufrimiento están a la orden del día, el filósofo Miquel Seguró plantea otra forma de entenderlos como parte de la experiencia misma que es vivir.

ver más sobre "Para todos La 2 - 21/11/20" ver menos sobre "Para todos La 2 - 21/11/20"
Programas completos (1314)
Clips

Los últimos 8.203 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios