www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5742503
Para todos los públicos Para todos La 2 - 19/12/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿Qué tal?

En menos de una semana nos plantamos en Navidad.

Vamos a aprovechar el tiempo que nos queda

para contarles, por ejemplo,

cómo podemos darnos un respiro y entrenar la compasión.

Después también veremos la labor que realiza en Nicaragua

la ONG Ayudemos a un niño.

En nuestra sección de filosofía

con Miquel Seguró nos contará por qué es tan importante

practicar la dialéctica en el panorama mundial actual.

Venga, que empezamos "Para todos".

(Música)

Son pequeñas y delicadas, pero nos han cambiado la vida,

y de qué manera...

Hablamos de las mascarillas,

las hemos incorporado a nuestra indumentaria,

pero dificultan la comunicación y la expresión de emociones.

Así que algo tendremos que hacer.

(Música)

"Llegaron a nuestras vidas de repente.

Las hay en múltiples colores,

diseños y texturas.

Las usamos de codera,

barbillera, de tapabocas y hasta de limpia gafas.

Nos agobian.

Aprendimos que pueden salvarnos de contagios indeseables.

Las mascarillas llegaron para quedarse".

La mascarilla es algo que ha ido evolucionando

mucho estos últimos meses.

Al principio es una cosa que solo los clientes se preocupaban

por el tema de seguridad

de la protección,

y ahora no solo va a protección,

sino también va un poco un complemento de moda.

Hay gente que busca mucho también la comodidad,

que si las gomas son orejeras tienen ajuste basal

y no buscan solo la protección,

sino que también sea un complemento de moda

y la comodidad total.

-Al principio la gente, cuando nos confinaron,

tenía mucho miedo.

Había mucha preocupación

y lo que nos pedían sobre todo

era protección y seguridad.

Lo que vendimos, sobre todo en ese momento,

fue mascarillas quirúrgicas y FFP2.

Después, a la que dejaron salir,

el tipo de perfil cambió y en vez de pedir seguridad

y protección que también lo seguían pidiendo.

Nos empezaron a pedir comodidad.

Ahí aparecieron las mascarillas higiénicas

que son las que comúnmente conocemos como de tela.

Éstas las empezamos a introducir,

pero siempre homologadas con toda la legislación vigente

y con certificado de la Comunidad Europea.

Es muy importante,

no sirve cualquier mascarilla higiénica.

Y actualmente,

nos hemos encontrado que la gente ya está cansada

de verse siempre con la misma mascarilla,

con el mismo color blanco y nos han empezado a pedir

las mascarillas negras o grises.

Sigue siendo una FFP2 con la misma protección.

Pero hay ese punto un poco más de moda, de estilo,

que se empieza a pedir.

"Con el concepto de utilidad y estética.

La mascarilla ya forma parte de nuestra cotidianidad,

protege la salud, pero perjudica gravemente la expresión facial".

Desde el punto de vista de la comunicación no verbal,

fijémonos.

las expresiones positivas como puede ser la alegría,

la sonrisa,

se expresan fundamentalmente en el tercio inferior,

casi en la mitad inferior del rostro.

Por tanto, cuando sonreímos,

en realidad,

si tenemos oculta nuestra cara,

la sonrisa es mucho más difícil de percibir

por parte del interlocutor.

-Clientes nuevos que hemos conocido con mascarilla.

Y un día uno me dijo:

"No, si yo soy así".

Y se me baja y digo:

"¡Ah! Está bien verte la cara entera,

si no, no te reconocería".

"La mascarilla no sólo oculta información relevante,

sino que modifica la voz,

transforma su proyección, se pierde tono".

Afecta a las dos partes que se están comunicando,

a quien habla y a quien escucha.

A quien habla, muy banalmente,

porque llevar mascarilla puesta

es como hablar detrás de una pequeña pared.

Por los tanto, si quiero que me escuchen al otro lado,

tengo que hablar más fuerte.

Cuanto más fuerte estoy hablando,

más estoy forzando mi aparato fonador,

sobre todo, las cuerdas vocales,

y al final del día eso pasa factura.

Si soy profesor o vendedor médico,

al final del día tendré la voz muy cansada

y día tras día eso va pasando factura.

-Como yo alzo la voz,

si estoy mucho rato,

son ocho horas que estoy con la mascarilla puesta.

Si tengo un paciente detrás de otro,

al final, irritaciones de garganta

porque la gola se seca más,

-Pero también afecta a la otra parte,

afecta a quien escucha,

porque aunque parezca muy raro,

cuando escuchamos a alguien siempre le estamos leyendo los labios.

Si no puedo ver los labios de la persona que me está hablando,

me cuesta mucho más entender lo que me está diciendo.

-Yo cuando me entra alguien con la mascarilla,

me he dado cuenta de que leemos los labios.

No me había dado cuenta y resulta

que yo también leo los labios.

Entonces oigo menos.

Hasta que no haces este proceso de adaptación cuesta.

"Ocultar la boca en nuestra comunicación

puede alterar la interpretación del lenguaje no verbal".

Las consecuencias son muy importantes

porque nosotros utilizamos muy a menudo la sonrisa

para apaciguar una interacción.

Cuando percibimos que la otra persona está sonriendo,

lo que se produce es una especie de resonancia.

Incluso nuestro cerebro, nuestras neuronas espejo,

perciben esa sonrisa y tienden a replicarla.

Claro está, cuando nuestro rostro está velado en su parte inferior,

nos cuesta mucho más percibir que la otra persona está sonriendo,

y en consecuencia,

esa sincronización de sonrisas apaciguadoras

como señal de buen rollo son mucho menos evidentes.

De hecho, parece que en general tenemos la impresión,

cuando todos llevamos mascarilla,

de que los demás tienen una actitud mucho más aséptica,

mucho más neutra,

como con menos frecuencia de expresiones positivas.

En cambio, fijémonos que las expresiones negativas,

como puede ser la ira, el enfado grande.

Si nos fijamos, se expresan, por el contrario,

en la parte superior del rostro.

Así que si yo estoy muy enfadada,

mi emoción negativa es percibida por el otro.

"Pero el ser humano es adaptativo

y está adoptando mecanismos de compensación,

como acentuar la comunicación verbal y gestual".

-Ahora vemos a mucha gente

que lo que hace es llevarse la mano al corazón,

hacer una pequeña inclinación.

Algunos te hacen así.

Probablemente lo que tenemos que poner en marcha

es mayor energía comunicativa.

Bien sea por el procedimiento de acentuar nuestra sonrisa,

que por lo menos los ojos expresen esa alegría de ver al otro,

o bien, claro está, mediante procedimientos verbales,

es decir, compensarlo con mayor expresividad verbal.

En lugar de solo sonreír,

decir hola y utilizar la voz,

por ejemplo, para mostrar esa sonrisa,

esa emoción positiva.

Hemos de poner en marcha mecanismos de compensación,

Aparte de tener que alzar más la voz,

tienes que gesticular más.

En lugar de decir tres veces al día, ahora dices tres veces al día.

o son dos con cinco, a veces un poco...

El tema de los números,

que es fácil de hacer con las manos,

ahí sí que lo incentivamos más.

"De igual manera tendremos que ir adoptando algunas técnicas

para no dañar nuestro aparato fonador".

Si queremos cansar menos el aparato fonador,

tenemos que utilizarlo mejor.

¿Qué quiere decir utilizarlo mejor?

Proyectar la voz, para proyectar la voz.

Hay todo un conjunto de actos que se tienen que poner en marcha.

Tengo que ponerme recto, bajar la barbilla,

pensar que estoy hablando

con un punto que está muy lejos de mí

y entonces puedo cambiar el timbre de mi voz.

Hablando de esta manera,

al final del día la voz está mucho menos cansada.

"Cuentan también que necesitaremos más prosodia.

Pero eso ya es otra historia".

Convivir con el dolor, gestionar el sufrimiento,

es algo a lo que nos hemos tenido que enfrentar todos,

de una forma u otra durante este 2020.

Situaciones rocambolescas, cambiantes, desesperantes,

han hecho mella en muchas personas

y por eso queremos hablar con nuestro siguiente invitado

de la compasión.

Él la práctica, la cultiva,

además también de enseñar mindfulness.

Tenemos con nosotros a Rubén Revillas,

le damos la bienvenida para todos lados.

Muy buenos días, Marta. Gracias.

¿Qué tal, Rubén?

Para empezar, una idea

es que las personas...

que todos nacemos y somos buenos por naturaleza

¿Eso es así?

Yo creo que creo que sí, pero no sólo creo,

sino que me ayuda mucho

en mi vida confiar en la bondad natural.

Que no naces bueno por naturaleza.

Tú no lo llevas de serie,

podríamos decir.

Entonces, a partir de ahí

es muy difícil practicar la compasión

o pensar que uno ya lleva la compasión,

esa semilla en el alma.

Creo que creo que es importante entender

que la compasión forma parte de nosotros,

la semilla evolutiva de la compasión forma parte de nosotros,

nos permite vivir conectados,

que nos importen los demás,

y hacer uso de esa motivación tan constructiva.

Al mismo tiempo,

confiar en la bondad del ser humano es esencial

porque nos permite ser más constructivos.

A mí me permite alinearme más con el propósito de mi vida,

con una verdadera manera de estar y de ser en el mundo

que contribuye a algo y a crear belleza.

Porque ¿qué es la compasión?

¿Cómo se define? ¿Es una sensación?

¿Es un sentimiento?

¿Es una práctica que hay que practicar,

que hay que entrenar?

¿Cómo la describirías, Rubén?

Pero mira, Marta,

tiene un poquito de todo eso.

Realmente, la compasión se puede sentir de muchas maneras

en el cuerpo, como una sensación expansiva

y cálida en el pecho, por ejemplo.

También se puede sentir a través de diferentes emociones,

pero ni es una sensación ni es una emoción.

Realmente es una motivación tremendamente constructiva,

como te decía,

y si tuviéramos que definirla,

en la Universidad de Stanford,

en el Centro de Altruismo y Compasión

de la Universidad Stanford

y en el Compassion Institute,

la definimos como la sensibilidad

y el reconocimiento del sufrimiento,

de la dificultad, de la aflicción,

unido a la intención y motivación para aliviarlo y prevenirlo.

Y esos dos elementos, o esos tres o cuatro elementos,

son esenciales para que exista luego.

Es un complejo o un constructo

que tiene varios elementos.

Y al mismo tiempo,

la compasión también es el coraje

de descender a la experiencia humana.

Entonces es un estado, por decirlo de alguna forma,

bastante elevado.

Si se estudian todos estos elementos

que componen la compasión,

para llegar a la compasión, de entrada uno tiene que tener

un espíritu muy determinado

o tiene que haber hecho un aprendizaje.

No necesariamente.

No es un estado que se busca,

que se provoca o que se cultiva.

Verdaderamente,

la compasión es algo que todos somos,

llevamos con nosotros y somos capaces de reconocer.

El problema es que el ser humano,

por motivos de supervivencia instintivos,

pues también tiene otra serie de mecanismos

que ante una situación difícil,

pues van a tirar de nosotros con mucha fuerza.

Ante un peligro congelarte, salir huyendo o huir, por ejemplo.

Esos tres mecanismos tan conocidos.

Entonces la compasión es lo que nos va a permitir

crear un espacio en nuestra vida

para ver con qué podemos conectar

y qué podemos aportar

para aliviar el sufrimiento propio o ajeno.

Y por eso también es tan importante

y van tan de la mano y son indisolubles.

El mindfulness y la compasión,

ser capaz de estar presente,

de estar abierto,

de reconocer lo que está sucediendo,

de poderlo explorar

y de poder incluso intimar con ello

para poder responder de una manera constructiva

y no meramente reaccionar ante lo que estás viviendo.

Hablas, Rubén, ¿te puedo tutear?

Por favor. Hablas del sufrimiento propio

y el sufrimiento ajeno.

¿Entonces eso cómo se puede trabajar?

¿Cómo se puede un poco reglar,

ir paso por paso para que la persona

que haya sufrido

o la persona que quiera trabajar ese aspecto para cuidarse

o para sanarse...

¿Cómo se puede?

¿Por dónde empezar y qué camino seguís vosotros?

Pues mira, nosotros en el entrenamiento,

en el cultivo de la compasión, en los efectos que te mencionaba,

que es el programa que a mí más me gusta,

aunque me he entrenado en otro tipo de programas,

también de compasión y de autocompasión,

es un programa que gira en torno

a tratar de transformar

las dificultades en oportunidades

y para eso pasa por diferentes partes.

Se despliega en ocho semanas

en las que, para empezar, necesitamos una mente más estable,

más presente en lo que está sucediendo,

para reconocer

y para saber y flexibilizar nuestra atención y conciencia.

Y después de ello,

otro elemento fundamental es saber conectar y reconocer

cuándo sentimos compasión

y qué lo diferencia de la empatía.

Y ahí nos vamos a trabajar con reconocer

lo cercano a esa semilla evolutiva que todos llevamos.

A todos nos importan nuestros queridos,

nuestros seres queridos, por ejemplo.

Entonces trabajamos con reconocer

y ensanchar ese conectar con ese aspecto

en lugar de dejarnos arrastrar por el distrés empático,

por ejemplo.

Equivalente a teléfonos móviles,

redes sociales.

Porque claro, como decíamos al principio,

con toda esta situación de confinamiento

o de recogimiento forzado,

la necesidad humana de conectar con el mundo,

de conectar con otros,

pasaba por esto.

Entonces, ¿cómo volver a la persona?

O sea, tienes que apagar el teléfono móvil.

¿Tienes que empezar a buscarte tú, tu dolor,

tu sufrimiento?

Bueno, realmente, todos somos seres humanos

y todos nos estamos cocinando a fuego lento, ¿no?

Luego creo que también es natural que eso pueda ocurrir

y que nos dejamos llevar por diferentes estímulos.

Pero creo que también es importante ser capaz de parar,

de parar por un momento,

de conectar con cómo nos estamos sintiendo.

Estar más presente en qué sentimos y qué necesidad profunda tenemos.

Si realmente eso es necesario o no,

y compasión o mindfulness,

o el entrenamiento al cultivo de la compasión

que tanto me apasiona

y en el que trato de facilitar

en la medida de lo posible el entrenamiento.

En estas habilidades que también se despliegan,

tiene mucho que ver con ser capaz de parar,

crear un espacio en tu vida y tener un poco de discernimiento.

Cultivar un poquito de sabiduría o de discernimiento.

De "¿Esto sirve?

¿Esto me va a servir para algo?"

Te pediría un ejemplo.

Pongamos el caso, una persona que sufre.

Vosotros decís o dices

que tiene ese sufrimiento en el cuerpo.

se refleja ese sufrimiento en el cuerpo.

No estamos hablando de llorar,

estamos hablando de situaciones bastante más profundas.

¿Cómo se puede reparar eso?

Ponme algún ejemplo de personas que hayas visto.

A ver, cuando hablamos de sufrimiento,

a veces es una palabra muy grande,

pero cuando hablamos a lo mejor de ansiedad,

cuando hablamos de una aflicción emocional o mental,

cuando hablamos de una contracción,

creo que conectamos y reconocemos eso con facilidad.

Yo, por ejemplo,

no estoy acostumbrado a estar ante las cámaras

y al estar ante la cámara yo siento un cierto nerviosismo

y una cierta ansiedad, porque esto es nuevo para mí.

Entonces, ¿cómo conecto con eso?

En lugar de alejarme y evitarlo

para crear espacio alrededor de ello

y encontrar una manera de responder

de una manera más positiva y constructiva.

O por ejemplo,

y honrando a mi padre,

que está en un proceso de muerte en este momento,

¿cómo yo estoy aquí honrando a mi padre por un lado,

que está en un proceso muy duro de degeneración y muerte,

y muerte en breves días u horas fallecerá...

¿Y cómo estoy aquí sosteniendo esa complejidad y al tiempo,

riqueza y oportunidad, para estar aquí presente plenamente

y conectar con algo muy constructivo?

Atendiendo mi necesidad de estar también con él.

Pero estar aquí ahora, plenamente presente,

recordándole e impulsándome desde esa motivación constructiva

que es la compasión.

Veo que pones la mano aquí, en el corazón.

Quizás lo más difícil ya para terminar,

ya que te has puesto de ejemplo, Rubén,

ser compasivo con uno mismo.

Porque dar, también hay muchas personas

que saben dar y que solo dan,

pero ser compasivo con uno mismo,

ya para terminar,

¿qué consejo nos darías para poder ser compasivos?

Hacer un entrenamiento en el cultivo de la compasión

es lo esencial, ¿no?

Especialmente en estos momentos

que tanto sanitarios están sufriendo tanto.

La compasión te permite cultivar resiliencia ante el estrés

y ante el desgaste profesional,

ante el "burnout".

Si verdaderamente no sólo como sanitario,

sino como cualquier otra persona,

profesor, el mundo de la empresa,

periodistas...

Si queremos aprender a relacionarnos con el sufrimiento

y ser más constructivos,

lo que necesitamos es aprender a reconocerlo y aprender a cultivar

esa respuesta constructiva

para que esté más accesible para nosotros.

Eso es lo verdaderamente más importante.

Rubén, gracias por estar hoy aquí "Para todos".

Gracias especialmente por tu situación

y porque has querido compartir ese momento

con nuestros espectadores también.

Salud. Muchas gracias, Marta.

(Música)

Miles de personas mueren

en desastres naturales cada año,

terremotos, inundaciones o epidemias.

Los daños son tremendos,

pero grupos locales internacionales

se apresuran para ayudar a salvar vidas

y en la reconstrucción.

El problema es que a veces es imposible

hacer rápido los rescates

sin saber dónde está la gente afectada

y cómo llegar hasta ella.

Viven en áreas no cartografiadas,

no hay mapas y sin ellos no se puede llegar

para el rescate o para llevar suministros.

Se calcula que unos 1000 millones de personas viven en lugares

que no aparecen en los mapas.

Desde hace diez años

Humanitarian OpenStretMap trabaja para completar estos mapas.

Lo hace con la ayuda de voluntarios

en más de 50 países.

Localizan a las personas de los lugares más vulnerables

antes de que se produzca un desastre.

Sus mapas ya han sido fundamentales para detener la expansión del ébola,

para vacunar contra el sarampión,

o desinfectar miles de casos contra la malaria.

Son los habitantes de las zonas

quienes con móviles o drones

identifican estos lugares para ponerlos en el mapa

y hacerlos más detallados y completos".

Nos fijamos ahora en Nicaragua,

en este país centroamericano

ya de por sí mermado por desastres naturales.

La pandemia se ha cebado con los que menos tienen.

Organizaciones como Ayudemos a un niño,

ha multiplicado sus esfuerzos para mejorar la educación

y el bienestar de miles de niños nicaragüenses

y que se vean lo menos afectados posible.

"En Nicaragua, los desastres naturales,

la pobreza y las diferencias sociales

hacen que muchos niños no puedan salir de la pobreza

y no tengan acceso a la educación, la sanidad y una vivienda digna.

Por eso la ONG Ayudemos a un niño,

lleva años trabajando para combatir esos problemas

y hacer la vida mucho más fácil.

Ahora luchan además contra una dificultad añadida

llamada COVID-19".

Nosotros llevamos 19 años trabajando en Nicaragua

y en estos 19 años habíamos visto

que el país había avanzado muchísimo.

Había menos gente en situación de pobreza extrema.

Pero creemos que se va a desatar una crisis,

con el tema de la pandemia.

El 18 de marzo fue evidente en Nicaragua la presencia del COVID,

y eso nos hizo tener que cambiar

la cotidianidad que teníamos de proyecto

y enfocarnos sobre todo al tema de tratar de paliar

las consecuencias del COVID.

Los niños y niñas siguieran teniendo...

Sobre todo el tema educativo,

pudieran continuar con su estudio y también en la atención primaria,

pues para suplir las situaciones

de posibles colapsos de los hospitales,

-Esta escuela ha permanecido abierta

durante todo este tiempo que estamos en crisis sanitaria.

Pero padres y madres decidieron

en un primer momento retirar al alumnado del centro

por miedo al contagio.

-Ahí fue donde nosotros tuvimos que empezar a pensar

una forma de que los niños y niñas

siguieran su educación a distancia.

Hay muchos hándicap telemático

y de TIC, no se pueden conectar a Internet,

sobre todo en las zonas rurales.

Y ahí tuvimos que empezar a ingeniárnoslas

para desarrollar actividades,

elaborar la guía didáctica, o sea,

cuadernillo didáctico con los contenidos

de la programación y del currículo nicaragüense,

secuenciándolas de forma semanal

e imprimiéndolo.

O sea, hacer un cuadernillo físico en papel

que se ha ido distribuyendo con ayuda de profesores

y profesoras entre el alumnado.

-Ayudemos a un niño se ha centrado

en proporcionar atención primaria básica y salud preventiva.

Este aspecto es muy importante porque con la pandemia,

las enfermedades comunes y crónicas pasan a un segundo plano,

pero no por ello dejan de afectar a los niños.

-Nicaragua tiene enfermedades también endémicas,

como puede ser la malaria,

como podría ser tema de insuficiencia renal,

como puede ser la diabetes.

Y ahí estamos trabajando día a día con los pacientes

que van a nuestra sede.

Tenemos un protocolo bastante riguroso en Nicaragua

y, por ejemplo,

los que requerían concentraciones de personas

se han visto afectadas

básicamente por un protocolo de seguridad y de distancia social.

Estamos trabajando en el apoyo educativo,

en el apoyo a los comedores escolares,

porque muchos de estos niños y niñas es la única comida completa

que hacen al día, la que hacen en la escuela,

y actividades de salud preventiva,

en donde evidentemente estamos con premisas,

sobre todo de distancia social, de utilización de mascarillas,

lavado de manos

y es lo que más estamos insistiendo ahora en colaboración con maestros.

-Les hemos acompañado y apoyado

para que pudieran adaptar la clase a la nueva situación,

e intentar que ningún niño o niña se quede atrás.

En todo momento hemos sentido el apoyo de beneficiarios,

que incluso han llegado a preocuparse

por la situación de España

y de las personas que conforman Ayudemos a un niño.

"Un gran apoyo para una ardua tarea

que llevar a cabo en un país,

Nicaragua,

que ya arrastraba una falta de desarrollo

que podría anclarse aún más con esta pandemia.

Salud, educación, alimentación,

grandes necesidades que se resumen en una palabra

"vida"".

(Música)

Y ahora, por unos minutos,

vamos a pensar la vida de otra forma,

con el filósofo Miquel Seguró

hablaremos de Hegel, de la dialéctica,

y la importancia de reconocer

a quién tenemos delante para entenderlo.

(Música)

Bueno, Hegel es uno de los nombres

que asusta más de la historia de la filosofía,

yo me atrevería a decir juntamente con Kant o con Francisco Suárez,

porque usan una terminología filosófica, digamos, exigente.

Pero sin lugar a dudas,

Hegel es un autor fundamental para la historia del pensamiento

y este año se cumplen 250 años de su nacimiento,

nació a finales de agosto en Stuttgart, en Baden Wurtemberg,

el sur de Alemania, en 1770.

Pues es de recibo acabar este año

haciendo una mención a este autor.

Yo diría que es el último filósofo sistemático, es decir,

piensa la realidad a partir de su interrelación,

es fundamental para pensar la historia,

la noción de progreso, el derecho, la religión.

Hegel, por supuesto influenció, Por ejemplo, autores como Marx,

a los que incluyó en su manera de pensar

y de plantear la reflexión filosófica

sobre la realidad.

Y también suscitó reflexiones un poco críticas con él, es decir,

Kierkegaard o Schopenhauer, con quien coincidió en Berlín,

por ejemplo.

Así que me parece que Hegel es un autor fundamental

para la historia del pensamiento occidental.

Se pueden destacar muchas cosas,

pero fundamentalmente yo me quedaría con dos,

Una muy conocida es la noción de dialéctica,

si bien tal como se formuló o tal como se conoce hoy en día,

no tesis, antítesis, síntesis,

se refiere más a un autor anterior que existe,

pero digamos que la noción esta del movimiento interno de las cosas,

el dinamismo interno de la realidad...

Esto sí que es una idea desde mi punto de vista,

genuinamente, más bien Hegeliana.

Y por otro lado, también la misma noción de sistema.

Es decir, en un mundo

en el que hay una especialización constante de los saberes

y casi una independencia de unas áreas de otras,

acudir a obras o reflexiones como las de Hegel,

que lo que nos proponen Es un poco pensar la interrelación

que hay entre ellas y de qué modo se pueden conectar.

Me parece que es muy sugerente para los momentos actuales.

De Hegel hay frases que han pasado a la posteridad.

Probablemente hay una que se encuentran en su obra

"La Fenomenología del Espíritu",

que es probablemente la obra más importante de Hegel,

y por la que es más reconocido.

Y quizá también más temido,

porque es una obra con un lenguaje complicado.

Pero en la figura de la autoconciencia

Él propone una afirmación que da que pensar

que es que la autoconciencia sólo encuentra su satisfacción

en otra autoconciencia.

Yo la interpreto desde la dinámica misma interna,

que te comentaba antes,

aplicada a la construcción de la identidad.

En vez de construir identidades desapegadas, desligadas,

alejadas de la alteridad,

precisamente lo que Hegel nos invita a pensar

es que solamente a través de este diálogo,

de este dinamismo,

con la alteridad que se parece

y que al mismo tiempo es diferente a nosotros,

podemos construir estas relaciones de libertad.

Esto me hace pensar en una de las críticas

que se le hacen a Hegel

a partir de su idea sistemática

o a partir de esta noción de sistema,

que a veces da la sensación

de que lo que propone Hegel es algo un poco asfixiante.

Aquí hay como una dualidad

o una diatriba de interpretación

alrededor del valor de este sistema.

Si es un sistema cerrado o si es un sistema abierto

que lo que hace es llamar a la libertad.

Desde mi punto de vista, a partir de frases de este tipo,

yo creo que el sistema de Hegel,

lo que nos invita es a pensar en la libertad compartida,

en la constitución de la subjetividad.

Llegados a este punto nos despedimos

y nos veremos en unos días que ya serán de otro año.

Les deseamos mucha paz y mucha salud para todos.

Nos vemos en el 2021.

Adiós.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 19/12/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Para todos La 2 - 19/12/20

19 dic 2020

Mascarillas
Son pequeñas, delicadas pero nos han cambiado la vida...¡Y de qué manera!. Hablamos de las mascarillas, las hemos incorporado a nuestra indumentaria pero dificultan la comunicación y la expresión de emociones. Hemos hablado con expertos en lenguaje, logopedia, comunicación no verbal o farmacia.

Compasión
Entrevista a Rubén Revillas sobre la compasión, ese sentimiento de tristeza que produce el ver padecer a los demás y que nos impulsa a aliviar su dolor. Rubén Revillas realiza talleres y cursos sobre compasión y mindfulness

Innovación social
Conocemos la iniciativa de Open Street Maps que elabora cartografías de zonas habitadas remotas del mundo. Estos mapas sirven luego para acceder con más facilidad en caso de desastres naturales o epidemias.

Solidaridad
Nos fijamos ahora en Nicaragua. En este país centroamericano, ya de por sí mermado por los desastres naturales, la pandemia se ha cebado con los que menos recursos tienen. Organizaciones como "Ayudemos a un Niño" han multiplicado sus esfuerzos para que la educación y el bienestar de miles de niños nicaragüenses se vean afectados lo menos posible. Reportaje

La vida se piensa
Con el filósofo Miquel Seguró recurrimos a uno de los grandes pensadores sobre la dialéctica y la importancia de reconocer a quien tenemos delante para entendernos.

ver más sobre "Para todos La 2 - 19/12/20" ver menos sobre "Para todos La 2 - 19/12/20"
Programas completos (1324)

Los últimos 8.241 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos