www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3076244
Para todos los públicos Página Dos - Celso Castro - Ver ahora
Transcripción completa

(Risas infantiles)

(NARRADOR) "Verás. Schopenhauer tenía un perro, ¿no?

Y a veces estaba meditando sobre cosas muy profundas

y regresaba de esa travesía intelectual,

anotaba algo en su cuaderno y su perro continuaba jugando

con su hueso o dormitando o lo que estuviese haciendo

y siempre ajeno a cualquier preocupación.

Sí. Joder, es verdad. Los perros... Sí.

Y que ese era el placer que nos proporcionaban

los animales domésticos, que vivían inmersos

en el presente y nos descubrían el valor de las cosas,

de calma, de sosiego que transcurren sin perturbación

y que alejan de nosotros la inquietud ante

un futuro incierto o la podredumbre de un pasado

inaceptable. Y esas horas se deslizan a nuestro alrededor.

Apenas nos rozan y se pierden.

Se malgastan inadvertidamente. ¿Entiendes?"

Aprovecharemos bien esta media hora

para entrevistar a Celso Castro, que ha escrito

una estupenda novela. Y le hemos pedido

al Impostor que nos prepare

un post sobre literatura y filosofía.

Recuperaremos un clásico: "Tristana",

de Benito Pérez Galdós. Y veremos cómo fue

la adaptación de "Cenicienta" que ha realizado Kenneth Branagh.

Como para perder el tiempo.

Celso, si tuviéramos que resumir mucho el argumento,

¿podríamos decir que esta es la historia de un adolescente

de 16 años, muy inteligente, que está siempre enfermo,

para quien la vida casi es un permanente conflicto

y que encuentra consuelo en la filosofía

y en el amor que siente por Sofía?

¿Ese podría ser un resumen?

Sí, podría ser un resumen. Pero el consuelo es difícil.

Es muy difícil encontrar consuelo en el mundo.

Él lo busca, busca soluciones,

pero es muy difícil

para el narrador.

¿Por qué casi todos los personajes tienen un nombre, menos él?

Porque tendría que llamarle Celso y no quiero.

No me gusta eso. No me gusta intervenir en la novela.

Tampoco soy yo. Es otro, otro yo.

Estarás de acuerdo conmigo, por eso,

que este joven de 16 años no es un joven arquetípico,

por ejemplo, como tampoco lo era Holden Caulfield.

No lo es. No, no. Es un chico problemático.

Es extraño. Es muy inteligente

y, sobre todo, muy sensible.

Entonces, yo creo que vive la vida

como una permanente agresión

a su propia persona.

Y yo creo que ya empezó con su padre.

Con su padre... la relación con su padre es difícil.

No está instalado en el mundo.

No está... Está sobreprotegido por la madre,

pero no está instalado en el mundo.

Tiene un conflicto con su padre no resuelto.

La novela arranca con la muerte del padre.

Últimamente, hemos leído muchas novelas donde el tema

de la muerte del padre está presente.

Es uno de los grandes temas literarios.

Sí. Y psicológico.

Porque Freud ya trataba el tema.

Hay que matar al padre de alguna manera.

Y, sobre todo, hay que superar esa muerte.

Eso hay...

Hay que llegar a un acuerdo con el padre.

Es un acuerdo difícil.

Pero, fíjate tú que en la página 50 ya se nos cuenta

que el hijo aborrece al padre.

¿Pero por qué odia tanto al progenitor?

Yo creo que porque la madre roba el cariño.

En una parte de la novela, él explica

que todas sus enfermedades hacen

que la madre lo sobreproteja.

Y eso hace que el padre se sienta

como abandonado en esa protección.

Y está Sofía, el amor de su vida.

Porque esta, podemos decir que es una novela de aprendizaje,

podríamos decir que es una novela de descubrimiento,

pero es una gran novela de amor.

Sí. Él está profundamente enamorado

de Sofía y casi puede ser su perdición.

Sí, sí. Porque Sofía es su otro yo.

Sofía es el complemento ideal para él.

Y, además, como han vivido desde pequeñitos juntos,

han sido amigos, han sido...

se pelean juntos, hacen todo junto,

entonces cuando te falta una persona así,

es un vacío

que no puedes cubrir con nada.

De hecho, él mismo se pregunta:

"¿Qué filósofo permite que su privilegiado intelecto

se descomponga por una mujer?" Claro, claro.

Eso es penoso para un filósofo. No puede ser.

Este joven lee a Schopenhauer, lee a Kierkegaard,

lee a Nietzsche. La filosofía se convierte

en un bálsamo para él. ¿También para ti?

Para mí no hay bálsamo.

Yo creo que soy como él. Para mí no hay bálsamo.

Pero lo intento. Las frases te ayudan, un poquito.

¿Uno puede encontrar respuestas en la filosofía?

Sí. Lo que importa es si te sirven las respuestas.

Puedes encontrar respuestas, pero a veces no te sirven.

Porque es igual. Es lo que pasa aquí.

Hay un sentimiento que es muy fuerte,

una sensibilidad muy fuerte

y aunque tu cabeza te diga: "Esto es así.

Esto es más razonable. Esto no es razonable",

la fuerza de los sentimientos te empujan hacia otro lado.

Tampoco es muy habitual que la filosofía esté

tan presente en las obras de ficción.

Claro que hay novelas al respecto.

Pero no es tampoco... Y, desde luego,

no es muy frecuente que la filosofía esté

tan presente y, menos, focalizada en un chico de 16 años.

Pero, bueno, hay partes de Schopenhauer

que se pueden leer, porque son enseñanzas de vida.

No son una especie de sistema filosófico.

Son cosas que tú puedes aplicar a la vida,

como las puedes aplicar si lees a Henry James

o a Joyce. Puede haber frases que te sirvan para la vida.

(NARRADOR) "La filosofía y la literatura han mantenido

una tensa relación a lo largo de la historia.

Muchos filósofos veían a las novelas y a sus autores

como mentirosos profesionales que confundían

sabiduría con entretenimiento.

Pero hay pensadores que publicaron

obras de ficción y novelistas que escribieron

libros de profundidad intelectual.

Al fin y al cabo, ambos gremios han reflexionado

sobre los mismos temas,

hasta el punto en que se han mimetizado".

-Por ejemplo, hoy hay muchos libros de filosofía

redactados y planteados un poco como libros de autoayuda.

"¿Qué hay que hacer para más Platón y menos prosa?"

Como si Platón fuera también

un anestésico o un antidepresivo.

Entonces, lo que se busca es un libro de un recetario.

Y por eso, cuando uno aclara que la filosofía

está hecha de preguntas y no de respuestas

y que uno no piensa para salir de dudas,

sino para entrar en dudas,

hay gente que: "No. Yo lo que quiero es...

A mí deme algo que me lleve a casa y que yo me lo aprenda".

(NARRADOR) "Clásicos de la filosofía, como Platón,

renegaban de la literatura por ser emocionalmente falsa

y no perseguir la verdad. Aunque el sabio griego ha pasado

a la historia como un enorme escritor de obras

tan influyentes como "El banquete" o "La república".

Son apreciados "Los aforismos" de Schopenhauer,

"Así habló Zaratustra", de Nietzsche,

o "El diario de un seductor", de Kierkegaard.

En la actualidad, la filosofía no vive momentos

de gran ebullición editorial.

Algunos filósofos clásicos viven una segunda juventud,

como Henry David Thoreau,

que tiene una biografía convertida en tebeo.

Karl Marx ha reeditado su "Manifiesto comunista"

en libro ilustrado y José Ortega y Gasset está

en la cresta de la ola con obras completas y biografías.

Buscar el éxito editorial con este género es una osadía.

Aunque hay fenómenos editoriales

como "El mundo de Sofía", de Jostein Gaarder

o "Más Platón y menos Prozac" de Lou Marinoff.

Pero intentarlo, lo intentan.

Ahí está la colección "Pequeños platones" de Errata Naturae

o "Acontecimiento" de Slavoj Zizek".

-Hoy en día, necesitamos más que nunca

estar cerca de la filosofía.

El foco de mi trabajo es la actualización

de la filosofía clásica.

Tras esto, se sitúan otros aspectos de mi pensamiento

que me han convertido en personaje público,

como la crítica del capitalismo o mis análisis sobre Hollywood.

A esto lo llamo daño colateral.

Aunque yo creo que también es necesario, porque el peligro actual

viene del pensamiento blando y pragmático.

(NARRADOR) "En cuanto a los filósofos que probaron

con la ficción, destacamos a Sartre,

una megaestrella intelectual que publicó

la obra de teatro "Las moscas" o su novela "La náusea",

logrando el Nobel de Literatura, que no recogió.

Pero es más habitual lo contrario.

Novelistas que apuestan por obras de ficción

filosóficas tipo "El hombre sin atributos" de Musil,

"Ficciones" de Borges, "Niebla" de Unamuno

o "El túnel" de Ernesto Sábato".

-La novela se hace con todo el cuerpo, como diría Unamuno.

Se hace con el hígado o con el estómago,

que son órganos nada razonables.

El creador es un tipo a quien la realidad le viene mal.

Todo lo que nos rodea le parece atroz, injusto,

feo, deplorable, imperfecto.

Y quiere hacer otra realidad.

Aspira a la perfección. Y por eso nace el arte.

Se hace eso porque nuestra realidad es imperfecta.

(NARRADOR) "Aunque la literatura filosófica nunca ha jugado

en las grandes ligas, rara es la temporada

en la que no se descuelga con algún inesperado éxito de ventas.

Y con ello, consigue destapar, aunque sea ocasionalmente,

una de las mayores imposturas literarios,

que los libros con carga de profundidad

intelectual son solo para minorías".

(NARRADOR) "Ella es una chica del siglo XIX.

Una mujer que se quiere emancipar de un mundo machista y represivo.

Ella tiene ideales, aspiraciones.

Pero cae en las garras de un viejo tutor

que ejerce de seductor.

Un día le amputan una pierna.

Y así es difícil escapar.

Ella es Tristana.

Escrita en 1892 por Benito Pérez Galdós,

está enmarcada en sus novelas españolas contemporáneas.

Ahora, la editorial Random House la ha vuelto a publicar.

Leyéndola, resulta inevitable tener siempre presente

el rostro de Catherine Deneuve.

Y es que el cine también se rindió ante esta mujer,

una de las más universales de nuestra literatura".

Celso, la novela tiene dos partes diferenciadas.

La primera transcurre en A Coruña,

en casa del joven protagonista.

Y tenemos una segunda parte,

que se va con su hermana a un sitio llamado La Barca,

donde se encuentra con unos amigos.

¿Qué podemos contar de lo que ocurrirá en esa segunda parte?

Bueno, poco. Él está convaleciente.

No quiere ir allí.

Lo que pasa es que la madre quiere salir de viaje

y la hermana le dice: "Por favor, ven,

que te vamos a cuidar, a mimar

como si tu madre estuviese presente".

Entonces, él se va a encontrar allí con los amigos

de la hermana. Son gente mayor,

muy libre. Y poco más se puede decir

de la novela.

Poco más de esa... De lo que va a ocurrir allí.

¿Cómo hace el escritor para meterse

en la cabeza de un chico de 16 años?

Ser un chico de 16 años. ¿Sí?

Claro. ¿Se puede viajar el pasado?

No es viajar el pasado. Yo creo que, en realidad,

nunca dejamos de ser lo que fuimos.

Lo olvidamos, pero no lo dejamos de ser.

Y yo creo que también la gente más infantil,

cuando es mayor, la gente cuando tiene

actitudes infantiles,

es porque no admite que es un niño.

Entonces, quizás, si hacemos como Picasso

y andamos con pantaloncitos cortos y somos niños

y estamos siempre jugando y creando,

pues nunca abandonamos esa edad.

No se puede hablar de tu novela sin referirse

a ese particular estilo que tienes.

No hay mayúsculas. No hay punto final.

Es un estilo muy especial.

Se lee de una manera muy intensa.

Yo creo que no se puede separar de la propia historia.

No. No. Porque es un discurso narrativo en primera persona.

Entonces, tiene que ser así. Tiene que fluir.

No puedes pararlo con puntos y aparte y estas cosas.

No puedes hacer eso. Tienes que continuarlo siempre.

Porque yo tampoco planifico una novela.

Yo... el narrador coloca su primera frase

y ahí sale todo. Yo no sé qué personajes

van a estar ahí, no sé sus nombres,

no sé nada. Es la novela la que absorbe todo.

Es como un agujero negro que absorbe

toda la energía del autor.

Tu, no sé si decir, pasado y presente poético

está muy presente en este estilo,

porque esto es realmente poético y hay toda una cadencia musical

que te arrastra como lector. Sí.

Yo empecé como poeta, a lo poeta maldito y esto, ¿no?

(RÍE) Como casi todos.

Como todos los poetas. Si no, no eres un poeta.

Y empecé... Claro.

Por eso hablo de esta época también,

la época de los 16, 17, 18, 19,

que es la época de hacer poesía.

Y empecé ahí. Entonces, se nota.

Cuando un escritor viene de la poesía,

se nota en el mimo que tiene en cada palabra.

Puedes caer en una prosa poética,

que tampoco es muy beneficiosa para un escritor,

pero se nota en el trabajo

que haces en cada frase.

Cómo están pulidas las frases

y la cadencia que llevas en los párrafos.

En eso se nota la poesía mucho.

Porque hay un trabajo de corrección al detalle.

Totalmente. Enfermizo.

Enfermizo, sí, sí. Cada párrafo es un mes

de corrección.

Más o menos. Aunque lo tengas ya terminado,

estás leyéndolo un mes

todos los días, para llegar a que la frase

suene perfectamente

y que el lector

viva ese pensamiento.

Una de las características del padre del protagonista,

es que le encanta la literatura rusa.

Y una característica del programa,

es que os pedimos a los autores

que hagáis una recomendación para los jóvenes espectadores,

para animarles a leer. No sé si algo

de la literatura rusa podría ser buena recomendación.

A mí me gustó muchísima

una novela de Dostoievski

que se llama "Los demonios" o "Los endemoniados".

Y creo que a la gente joven,

es una buena introducción. Es una novela dura,

pero es una buena introducción a Dostoievski y a la literatura.

-Hola. El libro que os vamos a explicar,

se llama "El principito".

Y el que lo ha escrito, se llama Antoine de Saint-Exupéry.

-El libro va de un piloto

que se encontró a un niño.

Se llama Principito y tenía que volver a su planeta.

-Mi personaje favorito es el Principito,

porque él tenía ideas y vivía muchas aventuras.

-El mío también era el Principito.

Y me ha gustado porque ha vivido muchas aventuras

y no entiende a los mayores.

-Yo recomendaría este libro a las personas mayores

para que se enteren

de que las cosas pequeñas también son importantes.

-Me gusta leer porque es interesante leer cosas.

Puedes aprender mucho leyendo.

Además, también es divertido leer.

-¿Qué? -Que elijas.

Os aseguro que la novela de Celso Castro no aparece

en palacios tan increíbles como este,

desde el que os recomiendo un ensayo:

"Un espía entre amigos".

Se cuenta la historia de Kim Philby,

el famoso agente del Servicio Secreto Británico,

que trabajó durante años para la Unión Soviética.

A través de documentos inéditos, se cuenta cómo le robó

información al MI6 y al director de la CIA.

Una vida novelesca.

En los últimos tiempos, juntar las palabras

viñeta y musulmán tiene un significado especial.

Por eso hoy hay que elogiar este libro,

que consiguió el premio Fauve d'Or

en el Festival de Comic de Angulema.

Estamos ante un relato autobiográfico,

ya que el autor es hijo de padre sirio y madre francesa

y nos cuenta sus vivencias en la Siria de Arafat

y en la Libia de Gadafi. Un libro impactante.

De un creador a otro. De Celso Castro,

al gran Santiago Rusiñol, en cuya casa nos encontramos

y donde vamos a recomendaros el último libro de Vicente Valero,

"El arte de la fuga". Un libro compuesto

por tres relatos protagonizados por ilustres poetas,

San Juan de la Cruz, Fernando Tesoa y Hölderlin.

Tres relatos repletos de muerte y de locura.

Es curioso tener a Kenneth Branagh con Cenicienta.

-Sí. Me hubiera gustado tenerlo

con una adaptación de Shakespeare,

ya que ha sido un gran adaptador.

Pero nos ha tocado con Cenicienta.

Tampoco ha estado mal. Es un cuento clásico.

No sé si es necesario contar el argumento.

-Yo creo que no. Además, es exactamente tal cual

a la película de animación que tenemos en la cabeza.

O sea, lo del acoso que sufre...

(BRAMA) -¡Oh, no! ¡So!

Corre. Deprisa. Te alcanzarán. Vete.

Recordamos que nosotros hablamos de la adaptación

del cuento de Perrault. -Sí.

Porque la película de Branagh es una versión

en imagen real de la película de Disney de los años 50.

Es, prácticamente, idéntica. Hay pequeños matices.

Aquella película estaba inspirada

en la versión de Perrault. En este caso, hemos visto

que tenía más sentido que intentar hurgar

en distintas versiones del cuento,

centrarnos en la misma que ha servido de base

a la película de los 50. Y es muy fiel.

-Sí. Prácticamente, es lo mismo.

Pero hay algunos cambios.

Por ejemplo, en el cuento de Perrault, nunca se explicó

cuál había sido la historia familiar de Cenicienta

antes de la entrada en escena

de la madrastras y las hermanastras.

En cambio, en la película sí que hay un pequeño prólogo

en el que se explica que ella era feliz

con su madre y con su padre, hasta que falleció la madre

y entraron en juego las tres villanas de la función.

-Una criada harapienta. -Es lo que eres

y es lo que serás siempre.

En relación a estas tres villanas, hay algún cambio.

-Hay una curiosidad. Yo estaba convencida

de que el nombre de las hermanastras

estaba heredado del cuento de Perrault y no.

Fue una aportación de Disney en los 50,

que decidió llamarlas Drizella y Anastasia.

En el cuento original, Perrault solo hablaba

de una por su nombre. La llamó Ballabot.

Y de la otra, no se decía en ningún momento cómo se llamaba.

Estos nombres que aparecían en la versión de los 50,

han sido heredados en esta versión.

-Serás rey. Un príncipe no puede seguir el dictado

de su corazón. Debe desposarse por el bien del reino.

-¿Qué diantres has hecho?

-Soñar. Solo eso. -Entonces, despierta.

Hay alguna diferencia con la manera cómo

el príncipe aparece en escena.

-Sí. Tanto en el cuento de Perrault,

como en la película de los 50, Cenicienta conocía

al príncipe directamente en el baile.

Y en la película hay un primer encuentro

en el que Cenicienta sale a dar un paseo con el caballo

y en el bosque coincide con el príncipe

y sus hombres, que están de caza.

Y aquí ya se conocen. Y ella se enamora.

-Sí. Hay un primer flirteo.

Y luego, se reencuentran en el baile.

Reconozco que me gusta el cuento.

Pero debo decirte que me gusta mucho más

la adaptación de los hermanos Grimm

que la de Perrault. No sé si es más folclórica

pero me gusta más. ¿Y la peli qué?

-Me ha gustado mucho. Por un lado, me gusta

esta apuesta por contar el cuento tal cual,

sin versiones actualizadas ni lecturas irónica

ni nada por el estilo. Y luego, visualmente,

me parece exquisita. Me parece una película

rodada con una clase y con un amor al cine,

con esa fotografía, esos escenarios.

Tiene algo de cine clásico.

Importa tanto lo que decimos, como la manera de hacerlo.

Pero a veces nos supera el contenido.

En otras, la forma. Y como en cualquier aspecto

de la vida, el éxito del proyecto pasa por lograr el equilibrio.

Lo consiguió Celso Castro con su novela

y lo intentamos conseguir nosotros cada semana

con este programa de libros.

(NARRADOR) "Vimos pasar a un hombre

con un costillar a la espalda, que lo estaba descargando

de una furgoneta. Y mi hermana: "¿Te apetecen

filetes a la plancha?" Y yo me encogí de hombros.

Y entramos en la carnicería. Y me quedé mirando

cómo lo colgaban de un gancho, el costillar.

Nadie conoce el futuro y nadie se esperaba

que muriese mi hermana antes que yo.

En realidad, nadie se esperaba que muriese alguien antes que yo.

Bueno, y me aparté a un extremo del mostrador.

Y escribí, pensando en Sofía.

En aquel sentimiento, que me había despiezado

como a esa res, y en lo desnudo

y expuesto que me sentía, como un costillar colgando

y expuesto que me sentía, como un costillar colgando

en la cámara frigorífica de algún matadero,

un pedazo de carne ultravioleta,

una llaga que aún rezuma su charquito de sangre

bajo mis pies".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Celso Castro

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página 2 - Celso Castro

05 abr 2015

El autor gallego Celso Castro nos vuelve a sorprender con una fantástica novela Entre culebras y extraños (Destino). Para charlar con él quedamos en la conocida Sala Hipóstila del Parque Güell de Barcelona, y entre sus increíbles columnas, nos habló de esta novela de crecimiento que tiene muchos elementos autobiográficos tal y como nos comentó el autor. Castro reconoció que el personaje principal, este joven de 16 años que somatiza todos sus problemas, es un adolescente muy especial, entre otras cosas, porque es una apasionado de la filosofía, y más concretamente de Shopenhauer. También le interrogamos sobre lo que esta novela tiene de gran historia de amor, de la relación entre padres e hijos, y de algunos giros argumentales que evitamos comentar para no desvelar demasiadas cosas a los espectadores.

Nuestro Impostor ha querido reflexionar sobre la relación que mantiene con la literatura y le ha pedido ayuda a Fernando Savater, Ernesto Sábato y Slavoj Zizek.

ver más sobre "Página 2 - Celso Castro" ver menos sobre "Página 2 - Celso Castro"
Programas completos (506)
Clips

Los últimos 1.789 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios