Música, baile, naturaleza y literatura, museos...Desde Hemingway a Antonio Gades, pasando por el Guggenheim o el Palau de les Arts de València. Aquí podrás disfrutar de los mejores documentales.

null

5787011 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Otros documentales - Las casas más extraordinarias del mundo: Suiza - ver ahora
Transcripción completa

Ya va siendo hora, Caroline, de ver como viven “los ricos”.

¡Si! Nada de “bienvenida a mi humilde morada”.

¡Fíjate, eso es un casoplón!

Él es Piers Taylor, un arquitecto galardonado.

Este muro tiene... un metro veinte de grosor.

Usted primero, señor.

Y ella es Caroline Quentin,

una famosa actriz y una apasionada promotora inmobiliaria.

Esta casa tiene una proporción perfecta

entre dormitorios y piscinas.

Nos han dado las llaves

de algunas de las casas más increíbles del mundo.

Si nos dejaran solos aquí durante un tiempo, me temo...

que la destrozaríamos.

Para descubrir los innovadores diseños,

la pasión y la resistencia necesarias

para transformar una idea arquitectónica

en una casa extraordinario.

¡Mírala, estoy sin habla!

Viajamos por el mundo.

Conoceremos a arquitectos y propietarios

para ver unas atrevidas casas que conectan de un modo único

con el paraje, el clima y cultura local.

Puede que esta sea la mejor casa en la que he estado.

Ya sea luchando contra los elementos para construir una casa de ensueño

en un rincón espectacular de Escandinavia.

El arquitecto estaba muy nervioso, por si algo salía mal.

Superando los límites de la experimentación europea.

Creo que es esa. Sí lo es.

Cuando miré la propuesta, me quedé prácticamente mudo.

Celebrando la artesanía y la belleza en Asia.

Hemos comparado esta casa

con verter chocolate fundido sobre helado de vainilla.

O buscando el mayor glamur en Estados Unidos.

Tú haces lo que mejor se te da: crear obras maestras.

Piers, ¿Este look es típico de Miami?

LAS CASAS MÁS EXTRAORDINARIAS DEL MUNDO.

Vamos a hacer un recorrido por Suiza.

Un país famoso por sus lagos relucientes y sus cumbres nevadas.

Sin olvidar sus abultadas cuentas bancarias.

Sus ocho millones de ciudadanos están entre los más ricos del mundo.

Pero Suiza no es grande, ¿verdad? Es diminuta.

Está rodeada por un montón de países,

con toda la influencia que eso supone.

Sí, los alemanes, los franceses, los italianos.

¿Qué tipo de casas vamos a ver?

Es Suiza, serán extraordinarias, son magníficos constructores.

Ya lo creo.

Ya sea una excentricidad sofisticada...

Voy a dar un paseíto por la pared.

O una maravilla arquitectónica más seria.

Me encanta la austeridad.

Parece la celda de un monje.

Este es un país de arquitectos creativos y muy hábiles

capaces de hacer edificios que te dejan sin aliento.

Mirad lo que he encontrado.

Claramente... es lo que da sentido a toda esta casa.

La primera parada de nuestra aventura suiza

nos lleva a un paisaje alpino idílico,

entre pinares centenarios y praderas de una belleza asombrosa.

Estos paisajes suizos son como de postal.

Un verdadero país de esquiadores.

Suiza es así, pero seguimos aquí por los pelos,

porque eso de ahí es la frontera con Francia.

Y, por supuesto, para esquiar tiene que haber chalets de montaña,

como se puede ver.

Pero estas casas típicas suizas

construidas para soportar el duro invierno,

con paredes anchas y tejados que sobresalen,

no son por lo que hemos venido.

Visitaremos una casa que demuestra lo que un arquitecto puede hacer

cuando coge una casa tradicional

y la traduce al lenguaje contemporáneo.

Y aquí está,

la versión moderna del chalet suizo tradicional.

¡Qué bonita!

Este retiro de fin de semana se construyó

en un terreno perteneciente a la familia.

Construida a los pies de una montaña esta cabaña de madera angular negra

hace un guiño a sus antepasados locales,

pero su forma se ha reinventado por completo.

Ha sido desmontado, retocado, moldeado...

Y reconstruido de un modo moderno.

Es como una montaña. Sí, las imita de maravilla.

¿Por qué está dividido en dos?

Esta debe de ser para vivir, comer en ella y, la otra,

pues vamos a ver.

La casa está dividida en dos secciones

con una abertura en la parte trasera

y puertas y muros en ángulos extraños unos respecto a otros.

En la planta baja,

esta forma de uve separa el salón comedor

de la sala de música.

Arriba, tres habitaciones, dos baños

y un despacho con fantásticas vistas a la montaña.

La madera oscura del exterior

contrasta drásticamente con lo que la rodea.

Lo más importante de un edificio es la entrada.

Aquí llegamos a la intersección entre ambos volúmenes

y a lo que parece una parte del interior pelada,

para mostrar un poco de la capa interna que sale a recibirte.

Y todo con la... finalidad de animarte a...

abrir la puerta.

Es preciso.

Entras justo a la parte que separa ambas zonas.

Y me gusta porque parece que esté a punto de entrar Ricitos de Oro.

Es una sensación muy curiosa.

Llegar a las montañas, a este paisaje agreste

y entrar en un espacio luminoso y de color miel.

La entrada cubierta de madera

te lleva a una zona de estar cálida y acogedora.

¡Fíjate, es rosa!

No esperaba encontrarme nada rosa en este ambiente.

¿Creías que iba a haber más madera?

Pues sí, pero la verdad es que le da un toque muy delicado y romántico.

Desde fuera parece una casa muy práctica,

pero claramente es romántica.

Solo tienes que ver las vistas tan impresionantes que tiene

para entender por qué, sus dueños, viven aquí.

¡Y mira qué cocina tan fantástica!

Creo que te va a gustar.

Este material, esta madera, este pino, le va muy bien

y, al añadirle este granito negro magnífico, imita las montañas.

Pero además tenemos la madera que hace que los árboles

parezcan estar dentro de la casa.

Es interesante la gama de materiales que utilizan los arquitectos.

Parece que se limitan tan solo a una cosa o dos.

La idea me encanta, pero creo que a veces, en una casa,

la vida te lleva por otros derroteros.

Tienes hijos, por lo tanto habrá plástico;

tendrás perros con sus correspondientes camas.

Quieres vivir con estilo y elegancia,

pero creo que es difícil ponerlo en práctica.

Pero al usarse un solo material en la casa

ya le da un toque clásico.

Yo tengo cuatro hijos y hay muchos trastos.

La ventaja de esto es que lo unifica todo y, aunque seas desordenado,

la casa tiene un aspecto aceptable.

Aguanta lo que le eches, ¿no? Sí.

Quiero ver qué hay en la habitación de al lado.

¿Piers? ¡Hola! Es una sala de música.

Vas a estar en tu salsa.

Yo voy arriba. Vale, ahora te veo.

Se trata de una casa de ángulos afilados,

pero gracias al pino del suelo, las paredes y el techo,

los interiores son muy cómodos.

Esto es un corte vertical de la habitación.

¡Menudo sitio para trabajar!

Aquí, el bullicio de la ciudad, parece quedar muy lejos.

Qué maravilla, tener una habitación en una casa de montaña

dedicada a la música.

Parece sacado de un cuento, ¿verdad?

Y menudo lugar para crear,

estar en este entorno debe de ser muy inspirador.

Me puede la tentación, pero no debo, no son mías.

Arriba, los dormitorios se concentran

bajo el tejado abuhardillado de la casa.

A esta habitación no le falta de nada.

Puedes posarte como un pájaro y mirar el paisaje

o tumbarte y resguardarte, arropado por esta madera tan cálida.

¿Piers? Dime.

Hola. Hola. ¿Qué has descubierto?

Esa habitación no solo es una sala de música;

está llena de arpas.

Y está en medio de una ladera suiza. Imposible inventárselo.

¡No! Es muy etéreo para describirlo.

¿Has compuesto algo? Pues sí.

De hecho, te he compuesto una pequeña pieza.

Pero no quiero desvelártela ya, aún no está lista.

¿Una Ópera, una sinfonía o una canción punk?

Lo descubrirás más tarde. Vaya, ¡qué intriga!

Te va a encantar.

Esta casa con tanto espacio,

hace que los dueños se sientan conectados con las montañas.

Así, esta casa, cobra sentido para mi.

Contemplar, meditar, y cantar a la tirolesa.

(CANTA)

Está claro que a Caroline le inspira este paisaje,

lo cual no es difícil.

Esta casa hace una cosa sencilla, pero la hace muy bien.

Como muchos chalets, empezó siendo un cuadrado,

el cual se dividió por el centro.

Una mitad se abre un poco.

Y la otra mitad, se abre hacia el lado contrario.

Esta abertura permite entrar a la casa por el centro,

entre las dos partes del edificio.

Después, en una mitad hay otra mitad

que le da a la vivienda ese aire de hogar.

Luego, hay dos habitaciones grandes, una, que es el salón,

con vista panorámica en tres direcciones,

y, la otra, un cuarto más íntimo, que es la sala de música.

Otra ventana que da al jardín, el cual resulta mucho más intimo.

Y así funciona esta casa sobre plano.

En elevación, la casa imita a un chalet suizo.

Lo corta por la mitad

y muestra cómo se han hecho aquí las casas durante generaciones

convirtiéndolo en un edificio del siglo XXI.

Este chalet moderno se construyó

como un refugio tranquilo para sus propietarios,

Olivier y Céline,

como un antídoto a sus ajetreadas vidas urbanas.

¿Qué pautas le disteis al arquitecto?

En cuanto supimos que íbamos a construir aquí,

sabíamos que sería para toda la vida.

Para estar con la familia y para la próxima generación.

Queríamos un gran acceso al exterior desde el interior de la casa.

¿Y lo de cortarla? Eso fue idea suya.

Eso hace que sean dos espacios más pequeños creando, a su vez,

una interesante relación entre ellos.

Háblame de ello.

El mejor ejemplo es que puedo estar en el salón mirado por la ventana

y ver a mi mujer tocando el arpa en su sala de música. Y eso es muy...

¿Toca el arpa?

Es arpista, sí, y tiene su propia sala de música.

¡Qué bonito!

Puedes admirarla a través de la ventana

como si fuera un cuadro. Exactamente.

Esta división es un recurso arquitectónico poco común,

pero Simon Chessex, el diseñador de este chalet reinventado,

quería hacer un homenaje a la arquitectura local.

Al llegar, me fijé que la casa está elevada, ¿a qué se debe?

Nos pareció interesante que diera esa especie de sensación

de estar por encima del suelo y... Suspendida!

Sí, eso mismo. Ese es un motivo.

El otro es que no puedes poner madera directamente en la tierra.

Tienes que... Protegerla.

¡Exacto!, por eso hay una base de hormigón

que juega con lo tradicional.

En los chalets rurales antiguos de las montañas suizas,

inventaron el sistema de elevar las partes de madera

por encima del suelo,

para que los ratones no se metieran y se comieran el...

Cereal. Eso es.

Las líneas sencillas del diseño de Simon

pueden dar la idea de que se trató de una construcción fácil,

pero no fue así.

Supimos que íbamos a necesitar un helicóptero,

porque la carretera era muy estrecha.

Los camiones no podían llegar hasta aquí.

Así que lo tuvimos en cuenta.

La estructura externa de la casa

se hizo con 40 piezas de madera prefabricadas,

que se trajeron en helicóptero y se montaron sobre el terreno.

Se fue montando como si fuera un juguete.

Como un puzle... O algo parecido.

...que se va armando.

Exacto, y en menos de dos días, la vivienda estaba construida.

Y el esfuerzo del equipo dio sus frutos,

ya que el resultado fue una obra muy lograda.

¿Qué sensación tienes al vivir aquí?

Te carga las pilas.

Llevamos cuatro años y seguimos sintiendo lo mismo.

Abrimos la puerta, entramos y alucinamos.

Es una sensación muy potente

y te sientes inmediatamente en paz, tranquilo y relajado.

Terminar este chalet moderno

ha marcado para siempre a su creador.

Cuando terminas una casa así y te marchas,

¿cómo es volver a visitarla?

Es un momento importante.

Se trata de algo realmente especial.

Le das las llaves al cliente y es como si dieras a tu hijo.

En cierto modo es... como dar a luz. Entiendo.

Es tu proyecto y, de repente, se lo das a otra persona y dices:

“En fin... no sé, ahí lo tienes... cuídalo bien”.

¿Y qué sensación tienes?

Cuando la miro otra vez, pienso que lo hice bien,

que hice un buen trabajo.

Más que bien. Estoy de acuerdo.

Y eso que no deja de ser una cabaña en el bosque, ¿verdad?

Así es. Demuestra que la tradición no ha muerto,

que es algo que se reinventa, algo vivo,

porque esto sigue siendo un chalet suizo.

Me encanta que vengan a este lugar huyendo de la ciudad

y que se reconecten con las montañas y con su faceta creativa.

Hablando de creatividad, ¿no tenías un regalito para mí?

Ah, sí.

(CAROLINE CANTA EN INGLÉS)

Sabía que era una aria.

Nos dirigimos ahora al sur de Suiza,

a una localidad llamada Brissago, a orillas del lago Maggiore.

Esta región se llama Ticino

y es famosa por su suave clima mediterráneo.

Su arquitectura, cocina y cultura,

están muy relacionadas con las de la vecina Italia.

El italiano es la lengua oficial.

Qué maravilla de paisaje, ¿verdad?

Ya lo creo. Me encanta estar aquí, en el centro de Europa.

El dueño de la siguiente casa,

encontró el terreno mientras iba en bici,

así que hemos seguido su ejemplo.

Lo que Piers no sabe es que mi bicicleta es eléctrica.

¡Vamos! ¿Montas mucho en bici?

Sí. ¿A que es una vista preciosa de Ticino?

Ticino, suena a marca de pantalones caros.

¿Has cogido mis ticino? ¿Has visto mis ticino?

Estamos casi en Italia, ¿no?

Sí, es aquello, a unos tres kilómetros.

Los edificios son muy diferentes, usan muchísima piedra.

Piedra y terracotta. Sí.

Eso es muy típico de aquí:

un pequeño viñedo con un granero encima.

Me gusta cómo se usan esas terrazas para cultivar viñedos.

¿Qué clase de vino producirán?

Lo descubriremos, ¿no? Claro.

¿Un tinto, cómo se dice en italiano? Vino.

Venga, te echo una carrera. ¡Corre! ¿Por qué vas tan lento?

¿Yo? ¡Irás lenta tú!

Espera. No hay derecho.

Me he quedado sin batería.

¿La bicicleta o tú? Se ha parado.

Tampoco te vengas arriba.

Desde la carretera no se aprecia esta casa,

ya que queda oculta bajo esta entrada por el tejado.

No da muchas pistas.

Ya estamos.

Es una presentación bastante curiosa para una casa.

Tiene un datum increíble,

la ubicación en la parte de arriba para acercar las montañas.

Piers. Piers. Piers. ¿Qué es un datum?

Es una línea horizontal sencilla

que sirve para contemplar esta vista.

¿No será... para aparcar? Seguramente sirva también para eso.

Creo que se entra por aquí.

Estamos en lo alto de lo que parece una casa de cuatro pisos.

No parece que haya una casa debajo. No, solo el datum.

Y fíjate que escalera tan fantástica.

Tiene cierto aire árabe.

Este corte en la casa con las escaleras para bajar.

Sin parapetos. Solo esto y el cielo. Podrías estar en Marrakech.

Este edificio es una masa de hormigón armado

que se eleva sobre el agua.

El hormigón imita la roca local.

Después construyeron ventanas de distintos tamaños

para enmarcar estas vistas tan espectaculares.

Pero la belleza de este diseño radica en su discreción,

pasando desapercibida sobre las casas que la rodean.

Hasta ahora me está encantando, con estas paredes tan toscas.

Es hormigón arenado. ¿Arenado?

Si! Mientras lo colocan, lo rocían a presión

para quitarle la capa superior y dejar a la vista la grava.

Mostrando la piedra se hace honor a esta parte de Suiza.

El diseño de esta casa de hormigón no pudo ser más ambicioso.

Tenía que colgar de un acantilado,

en una parcela estrecha y rodeada de otras casas.

Los arquitectos crearon un hogar lleno de luz,

alrededor de un gran patio,

con una generosa cocina y un comedor en el piso de arriba.

Debajo hay un salón diáfano.

Los dos pisos de abajo albergan dormitorios, un gimnasio y un cine.

Dos senderos conducen a la terraza y a la piscina.

Me gusta que se entre directamente a esta estancia tan agradable.

Es un poco bajo, no es que yo mida un metro noventa.

Yo sí, y no llego al techo, lo cual es raro, ¿no?

Es una sensación bastante extraña, porque no es una casa antigua.

Me gusta que este hormigón sea liso y el de fuera rugoso.

Son ligeramente distintos, ¿no crees?

Está cepillado para darle esa... Textura.

Exacto.

Y el suelo es totalmente suave. Como la piel de un bebé.

¿Lo hace más práctico? ¿Se va a degradar más?

Muy práctico, y mejorará cada vez más con el uso.

Mostrará vitalidad.

Si, la cual ya no se ve en la mayoría de las casas modernas.

Se diseñan para estar siempre como el primer día.

Ahora bajamos a las entrañas de la casa.

Pero una casa de vacaciones debería estar llena de espacios acogedores.

A ver, los dormitorios, yo me pido este.

Te han tocado las vistas.

¡No! Parece la celda de un monje.

¡Fíjate, qué pureza! Me encanta la austeridad.

Yo la odio.

¡Qué gozada!

Quizá los dormitorios sean sobrios, pero a Caroline le consolará saber,

que la planta central es menos intensa.

El salón, con sus vistas al lago, da a un patio de dos alturas

ideado para ser el corazón de esta casa.

A pesar de su aspecto moderno,

es un guiño al estilo de vida tradicional de esta zona.

Todas las casas antiguas del norte de Italia y del sur de Europa

tenían patios en lugar de balcones,

porque es un sistema de refrigeración en sí mismos,

y un espacio muy aprovechable que no está ni dentro ni fuera.

Lo mejor es que estás protegido de la intemperie

y tienes lo mejor de ambos mundos.

Y además aquí hay vida, hay árboles, hay agua.

Y también se escucha la naturaleza.

Y en una casa que tampoco es muy grande,

esto se podría considerar un capricho.

Es casi tan grande como la cocina y el comedor.

Sí.

Es la estancia más importante de la casa.

Supongo que la familia lo usará mucho,

porque puedes estar dentro y relajarte, o lo que quieras.

Y luego salir a tomar el aire y ver el cielo,

lo que es una gozada.

Dos puertas correderas perforadas dan acceso al exterior.

Puedes jugar con la ventilación y regular el calor y el viento,

porque esto es otro sistema pensado,

para que corra el aire por el interior.

También funciona.

Noto cómo cambia la brisa mientras estoy aquí de pie.

Me ha entrado el hambre

al escuchar a Piers hablar de arquitectura.

Voy a ver si como algo.

Ya está todo.

Este es un buen sitio para sentarse a cocinar

o ver a alguien cocinar.

Es un espacio magnífico para trabajar.

Tiene todo lo que puedas necesitar. ¡Es perfecto!

Lo único que yo echaría de menos es, quizá, algo más de aire fresco.

En este tipo de casas hay un tira y afloja interesante.

El arquitecto quería una lámina de vidrio

sin una forma evidente de abrirla o de moverla.

Y ese, es uno de los extremos.

En el otro, estamos nosotros,

que nos encantaría abrirla por completo.

La eterna lucha entre arquitectos y clientes, ¿no?

Sí.

Entre la estética visual y la realidad del uso.

Un tira y afloja.

Lleva eso, que tengo hambre. Y yo.

Vino de la zona.

¿Y cómo se dice tinto en italiano? Rosso.

Salute. Salute.

Y fuera hay más hormigón.

La piscina y la cocina exterior están hechas

de las mismas planchas de hormigón.

Este edificio desprende serenidad,

se refleja en el patio y también aquí, junto a la piscina.

Es calmado, tranquilo, silencioso,

en ese sentido, ha dado en el clavo.

Yo estaría un poco frustrado con la piscina,

porque preferiría tenerla en un patio

para poder usar el agua dentro de la casa,

incluso cuando no te estás bañando.

¿Te refieres a la luz reflejada? Sí.

Ya. Pero si me la regalaran yo no le haría ascos.

¡Eso nunca!

Nada de hacer ascos en Ticino.

Aquí no nos quejamos de nada.

Esta casa se encuentra en una pendiente muy pronunciada

y, como en muchas,

solo dibujándola se entiende bien cómo está diseñada.

Desde arriba, vas bajando, por una larga escalera,

que te lleva al interior.

Pero la distribución de la casa tiene que ver con el patio.

Es lo que conecta el cielo con las vistas del lago.

Más abajo, tienes los dormitorios

y en la parte más baja está la piscina,

que te permite nadar en sus aguas

y sentir como si flotaras 300 metros por encima del lago que está allí.

En definitiva,

aquí lo fundamental es la luz y la vista.

La luz y la sombra.

Y este patio, es el elemento que lo consigue.

Esta forma de crear el espacio

es algo que los habitantes de esta zona

llevan generaciones haciendo.

La casa usa la luz natural de diversas formas creativas.

El vacío interno del patio,

el hueco entre los escalones y los agujeros en las puertas,

todos producen luces y sombras distintas durante el día.

Esta idea es clave en la obra de los arquitectos

Wespi de Meuron Romeo, que diseñaron la casa.

La luz da vida a la arquitectura.

También intentamos dotarla de una especie de alma;

un ambiente agradable en el que la gente quiera vivir.

Y el hombre que vive aquí, Reto, me va a contar

cómo se convirtió en el dueño de este monolito milagroso.

¿Tenías claro el tipo de casa que querías?

Sí. Claramente, queríamos una casa moderna.

Y mi mujer me dijo: de acuerdo, adelante,

haz tu casa de hormigón,

pero que tenga una textura cálida y un ambiente agradable.

Así que, nos sentamos con los arquitectos

y decidimos ponerle mucha madera, que aporta calidez,

al igual que las ventanas.

Yo creo que el ambiente que hay en la casa, es muy cálido.

Uno de los mayores retos fue... prescindir del balcón.

Al principio dudamos mucho de si poner balcón o no,

porque ya teníamos el patio.

Y nos costó hacernos a la idea del patio, nos asustaba,

pero ahora se ha convertido en el elemento central

y es una gozada, ¡nos encanta estar en él!

Criticamos a nuestros arquitectos, pero, a veces,

nos descubren y trasladan a lugares que, en realidad,

nos fascinaría visitar. Estoy de acuerdo.

Esta casa, siendo una idea arriesgada,

es también un magnífico ejemplo de entendimiento

entre cliente y arquitecto.

Es un lugar distinto, ¿verdad? Pues sí, y me encanta.

Transmite unas sensaciones estupendas

siendo una casa muy poco común.

Lo que más me ha gustado ha sido el patio,

los espacios resguardados, la luz, la oscuridad,

el juego de sombras en la pared, las texturas.

Lo que demuestra que la función primordial de la arquitectura

es exagerar lo mundano.

Te rescata de un mundo de normalidad y del día a día.

Ya, pero siento aguarte la fiesta.

Tenemos que volver al día a día porque... hay que seguir la ruta.

¡Qué lástima!

Termínate el café que está riquísimo.

Nos vamos. Al coche. Vámonos.

El destino número drei está a orillas del lago Zúrich,

al norte de Suiza.

¿En la parte germanoparlante?

Ja, das ist richtig mein freund. Y tenemos que coger un tren.

Es un país muy estricto con la puntualidad y llegamos tarde.

Espera. Los billetes.

Si. Vamos a ver. ¿A dónde vamos? Feldmeilen-Herrliberg.

Directo. Siguiente. Vale.

Mete la tarjeta. Hazlo tú. Yo me sé el número, tú no.

Ya está. Dos billetes. Dos billetes. Vale.

¿Los llevo yo? Mejor dámelos.

Si, que los pierdo. No me fío de ti.

Stefan Camensind,

dueño y arquitecto de la casa que vamos a visitar,

puso mucho empeño en tenerla en esta zona tan cotizada

junto a la orilla del lago.

Esas casitas son una monada, ¿verdad?

Sí. Son como... Tan tradicionales.

Esto es el extrarradio de Zúrich, ¿no?

Sí, son las afueras de Zúrich. Eso.

Creo que la casa está enseguida.

Me parece que está en el trozo de tierra entre las vías y el lago.

(MEGAFONÍA): Herrliberg-Feldmeilen.

¿Lo has oído? Nos la hemos pasado. ¿Era esa?

Vamos. Tenemos que bajarnos.

El deseo de Stefan de cumplir su sueño con poco presupuesto,

lo llevó a comprarse un terreno abandonado

junto a las vías del tren.

Y los retos que planteaba

lo llevaron a realizar un diseño inusual

en un barrio de viviendas más convencionales.

Las afueras son muy curiosas,

porque están llenas de villas tradicionales,

con tejados grandes y contraventanas.

Creo que son bastante conformistas.

Si. Lo más escandaloso que puedes hacer

es pintar las contraventanas de un tono verde o marrón

diferente al resto de las casas.

¿Cómo se les ocurriría esto?

Porque de conformista tiene poco, ¿no?

Ya lo creo. Pura anarquía para Suiza.

Esta es Flexhouse,

una casa juguetona construida en un modesto lugar

con paredes de vidrio y curvas de hormigón

a modo de lazo que delinean la estructura.

Toda la composición es fluida, ligera y abierta.

Esta forma tan serpenteante, llama mucho la atención, ¿no?

Pues sí. En plan: “oye, mírame”. Mírame. ¡Mírame!

El reto era usar esta parcela triangular tan estrecha

encajada entre una carretera y las vías del tren.

Con una ingeniería impresionante,

el arquitecto creó una espectacular casa con forma de ese,

tres plantas y un garaje en el sótano.

La planta baja es un espacio diáfano con un salón enorme.

En el primer piso hay dos dormitorios y dos baños.

Y arriba hay un estudio y dos terrazas

con vistas de 180 grados al lago Zúrich.

Y las curvas también siguen por dentro.

Es la casa más pulcra que he visitado nunca.

Limpísima, ordenada y blanca.

Me gusta cómo encajan todas las curvas en el edificio.

La forma en que la han amueblado, le va de maravilla.

Y es muy satisfactorio ver ese panel de obra tan bien encajado ahí.

La cocina, la mesa y las estanterías hechas a medida

se encargaron a juego con todo lo demás.

Lo que me hace gracia es que no es nada suiza.

Es una casa muy poco seria.

Sí, de hecho es tan divertida

que voy caminar un poco por la pared.

Dan ganas de echar a correr

y ver si se puede subir por la pared.

Si nos dejaran aquí solos durante un tiempo, me temo...

¡Qué destrozaríamos la casa!

En un momento.

Habría huellas negras por todas las pareces hasta el techo.

Y hasta el otro lado.

Si analizas el espacio, tiene que ser divertido vivir aquí.

Es muy agradable.

Me gusta cómo se integra todo.

Que haya un salón aquí, un lugar donde comer, la cocina,

y después, directo al exterior.

Y, además, fíjate en las vistas que tiene.

Las mejores.

¿Subimos arriba? Claro.

Vamos.

Situada en medio del salón,

una delicada escalera de caracol te lleva a las plantas superiores.

Supongo que este es el cuarto de invitados,

y lo interesante es cómo sube esta curva

y el suelo se convierte en pared y la pared en techo.

Es complicado amueblar un espacio así,

porque, ¿dónde pones la cama?

¿Se van a caer los cojines y la almohada? Y así todo.

La arquitectura consiste en buscar soluciones,

¿cómo lo vas a pagar?, ¿cómo lo vas a hacer?,

¿cómo lo vas a amueblar?

En otra parte de la casa,

también me preocupan las cuestiones prácticas.

Os cuento lo que haría si viviera en una casa así.

Como soy fan de la regularidad, me adaptaría a los horarios del tren

y, como los suizos son tan puntuales,

sabría que cuando pasase el de las 9:02

por delante de mi casa,

sería la hora exacta de hacer mis cositas.

Una casa entre una carretera y una vía de tren

debería ser muy ruidosa

pero el arquitecto ha resuelto ese problema

con un sistema de ventilación integrado en paredes y suelos

para abrir las ventanas lo menos posible.

Además, en la parte de atrás,

hay un muro de contención aislante que absorbe el ruido.

Es curioso, ¿verdad?

Cuando abres uno de estos ventanales,

te das cuenta de la cantidad de ruido que hay fuera.

Sí. Hay una carretera ahí y no se oye.

Triple acristalamiento. ¿sí?

Como un submarino cuando cierras las ventanas.

Sí, se oye cómo se escapa el aire.

Esta casa está muy bien construida.

Muestra de lo que son capaces los suizos,

sobre todo si son tan ingeniosos como Stefan

a la hora de conseguir mucho, por muy poco.

El metro cuadrado en Suiza es más barato que en Inglaterra

porque aquí todos saben construir.

Cualquiera, con una furgoneta y una caja de herramientas,

te levanta esto en Suiza.

En Inglaterra, además del papeleo,

necesitarías a los mejores constructores e ingenieros,

los cuales costarían una fortuna y te saldría carísimo.

La construimos aquí y luego nos la llevamos.

Buena idea. Es lo más lógico.

Para crear una casa en esta parcela tan atípica

hicieron falta muy buenos ingenieros.

Stefan, propietario y arquitecto de la casa, nos lo cuenta.

Edificar junto a una vía de tren siempre es un reto,

¿cómo salvaste esa dificultad?

Cuando compré el terreno,

el espacio para construir era muy limitado.

Así que la única solución fue negociar

con la compañía de ferrocarriles suizos

para poder edificar un poco más cerca de la vía.

¿Y lo hiciste, estás más cerca de lo permitido?

Sí. Por lo general, la distancia hasta el límite de las vías

es de tres metros.

¿Y a qué distancia estás? A metro y medio.

O sea que negociasteis un metro y medio adicional.

Exacto.

¿Y la seguridad de la vía?

Llegaron con un protocolo de requisitos larguísimo.

La vía en sí no se podía mover, torcer, subir o bajar.

¿Y cómo lo medían?

Instalaron una especie de sistema láser

que servía para medirlo y que hacía saltar una alarma.

Con que se moviera dos milímetros, ya saltaba.

¿En serio? No hay casi margen de movimiento.

Ya, fue una auténtica odisea.

Hubo que echarle mucho cariño

para que pareciera tan fácil y natural.

¡Los mejores proyectos!

La historia de esta casa

es la de un arquitecto que descubre el potencial de un terreno

y se las ingenia para construir una casa muy elegante

en un espacio muy complicado.

La forma de ese es inestable.

Puede venirse abajo.

Lo que hizo Stefan fue reforzar la fachada sur

con estas columnas de acero tan estilizadas.

En el lado contrario

hay un muro grueso de un hormigón acolchado

que bloquea el ruido del tren y, además, mantiene el calor.

Así que no solo es una historia de perseverancia,

sino también de sostenibilidad.

Stefan y su mujer, Anna, se han prestado a contarme más

sobre la gran "ese blanca" en la que viven.

¿Cómo se os ocurrió diseñar un edificio con forma de serpiente?

¿Por qué os decantasteis por esa forma para vuestra casa?

Yo creo que este sitio está marcado por el movimiento.

El tren pasa muy cerca, hay una carretera justo delante,

el lago..., todo se mueve.

La idea fue crear una casa

que no pareciera que está anclada al suelo,

sino algo mucho más ligero y más fluido.

Interesante. Estamos ante una casa que no es estática,

digamos que lleva el movimiento incorporado.

Desde luego.

¿Creéis que vivir en una casa diáfana y estupenda

es algo estimulante

o igual a veces queréis aislaros más y aquí no podéis?

Claro. Me estimula mucho ver todo lo que tengo alrededor.

Me siento muy conectada con el exterior.

Si me apetece estar sola y un poco más de intimidad,

siempre puedo cerrar las contraventanas o las cortinas.

¿Y vuestros vecinos opinan lo mismo? ¿Muestran interés?

La verdad es que muchas de las personas que pasan por aquí

se quedan mirando y muestran interés por este edificio.

¿Qué es lo que más os gusta de la casa?

La conexión entre el interior y el exterior.

Cuando vivíamos en la ciudad y llegaba el fin de semana,

siempre nos escapábamos a las montañas.

Y ahora que vivimos aquí, siento que no las necesitaba tanto,

solo nos hacía falta poder estar al aire libre.

Y aquí lo tenemos.

Haga el tiempo que haga estás muy bien conectado,

y eso es maravilloso.

Flexhouse te deja sin palabras, nunca la olvidaré.

Esta casa es lo último que hubiera esperado encontrarme en Suiza,

porque es demasiado excéntrica.

Un poco, sí, pero se ve una increíble precisión

en la forma en que enfocaron la obra.

Es como el servicio ferroviario.

Funciona muy bien, es muy puntual, siempre perfecto.

Y ahí está. Siempre puntual.

Mira, nos saludan. ¡Hola!

Qué bonito. Justo a su hora. ¿Qué hora es?

A ver. Las cuatro y cinco. Es nuestro tren.

La última parada de nuestra escapada suiza

nos lleva al centro del país, a una casa muy escultural

con vistas al lago de los Cuatro Cantones.

Estoy entusiasmado porque, además de la arquitectura,

comparto otra pasión con el propietario.

¿Has pensado alguna vez que un coche

es, como una obra arquitectónica?

Bueno, algunos coches me parecen bonitos.

Veo coches clásicos que me gustan,

pero en mi vida, solo sirven para llevarte y traerte.

Cuando cumplí 11 años, mis padres me dijeron:

“puedes hacer lo que te apetezca, cualquier cosa, hoy es tu día”.

Y yo pensé: "genial",

y elegí ir a un aparcamiento a ver todos los coches.

Tiene que estar por aquí. No la veo.

No sabía que estaba en una calle tan estrecha.

Aquí es. Ahí está.

¡Fíjate. Es impresionante!

Estamos ante una casa muy compleja

donde se ha excavado una cueva de hormigón y vidrio

en dos secciones debajo de una montaña.

La parte de abajo se construyó para guardar

la colección de coches clásicos.

Y la de arriba, para vivir.

Consta de tres cajas con frentes de vidrio

orientadas en distintas direcciones para sacar partido a las vistas.

Es como si parte de la montaña se hubiera derrumbado,

se hubiera roto y se hubiera quedado ahí tirada.

Es muy espectacular, muy atrevida.

Y me encanta que esté justo al lado de un chalecito. Es...

Sí. ...muy sugerente.

¿Será por aquí? Sí. Vamos a mirar.

La forma dinámica de Villa Am See domina el terreno que la rodea.

El ascensor es la columna vertebral de la casa

y conecta el garaje con la zona residencial,

que está más arriba.

En la planta baja,

está el dormitorio principal y el acceso a la piscina,

que se alza sobre la ladera.

Toda la planta central es diáfana:

allí tenemos la cocina, el comedor y el salón.

Sobre esta se encuentra el despacho, una habitación para invitados

y, cómo no, en esta casa digna de una estrella de cine, un cine.

Parece una catacumba antigua,

nos adentramos en las entrañas de la tierra.

Este pasillo de hormigón se introduce en la colina.

Al final, un ascensor te lleva hasta la vivienda

pero, de momento, me voy a quedar abajo

para ver la sala catalizadora de esta casa: el garaje.

Aquí tenemos toda la historia del diseño de Porsche.

¡No me habían preparado para esto!

¡Dios, es precioso!

Asientos deportivos, volante de madera.

Y los mandos. ¡Qué belleza!

Es una maravilla arquitectónica.

Todo lo que hay que saber sobre crear un espacio

y combinar materiales, se puede sacar de este coche.

Mientras Piers babea con los coches,

yo voy a explorar el resto de la casa,

cuando haya disfrutado este pasillo como es debido.

Mirad cómo se inclina hacia fuera esta pared.

Mirad qué ángulos, ¡es extraordinario!

El hormigón liso.

Y estas luces enfocando desde arriba y desde abajo a estas paredes.

Es una de las entradas más originales

que he visto en mi vida.

La obsesión del dueño por los coches hizo que su punto de partida

fuera un espacio bien equipado para acomodar su colección.

La idea de hacer la casa arriba vino después.

Pero esto no es solo una casa y un garaje.

Este garaje es una obra arquitectónica.

Me encanta que parezca un cine.

Cuando entras,

este hermoso conjunto de materiales, objetos y vehículos,

se revela ante ti a través de esa ventana.

Tengo que ver el resto.

¿Qué habrá por aquí?

He encontrado esto.

Y este es, claramente, el objetivo de esta casa.

Esta extraordinaria vista de las montañas y del lago,

es una preciosidad.

Y con mucho encanto, en la parte trasera de la casa,

lejos de ese ventanal increíble,

hay un espacio secreto y privado donde se puede cocinar.

Hasta en las casas más fabulosas como esta,

tienes que hacerte una tortilla de vez en cuando.

Aunque tengas que usar un surtidor de gasolina

para echar el aceite.

Y para calcular el tiempo de cocción,

tienes este reloj

que es como un velocímetro de un coche deportivo.

Aquí veo una temática clara.

Esto es de un coche, no sé para qué sirve,

pero estoy segura

de que me van a llover cartas de solteros de todo el país.

Es evidente que esto es de un motor.

Podéis decirme qué pieza es con toda confianza.

¡Fascinante!

Y sí, hasta los cuchillos.

Este hombre es un forofo de los coches deportivos.

Aún así, la cocina es muy atractiva.

La casa es muy atractiva, sobre todo la última planta,

donde las vistas del despacho harían sonreír

hasta al mismísimo Goldfinger.

Aquí arriba te sientes poderoso, en la cima del mundo.

Este paisaje, esta arquitectura, me hacen sentirme así,

como que debería dominar y controlar todo mundo.

Ahora estamos en la parte de atrás, justo debajo de la cocina.

Por aquí entra un poco de luz robada que baja por la pared

hasta esta especie de arroyo

que refleja la luz de nuevo hacia arriba.

Hola, guapo. Hola. ¿Qué has descubierto?

Un riachuelo, una pared inclinada,

y un trozo de cielo robado que me tiene deslumbrada.

Es muy bonito. Es como hacer trampa, ¿no?

Puedes tomar prestado ese rayo de luz de ahí arriba.

¡Es impresionante!

Cada superficie es ligeramente distinta.

Pero la gama de materiales es muy básica.

Me gustan las casas poco recargadas.

¿Qué piensas de todo este metal, hormigón

y muebles de cuero negro y cromados?

Pues me parece una casa muy masculina.

Dicho esto, me siento muy a gusto aquí.

Me da que no soy especialmente femenina o delicada,

quizá por eso me encaje.

Me chiflan estos materiales.

Me gusta poder exfoliarme los antebrazos

contra cualquier pared en un momento dado.

Me resulta muy agradable.

Un espacio en bruto excavado en la ladera, ¿no?

Sí.

Hay una serie de túneles, pasajes extraños

y no acabas de orientarte del todo dentro de la casa.

Es fantástico, no sabes qué te vas a encontrar.

Supongo que ahí hay una habitación, pero no lo sé. ¿lo vemos?

Igual hay un tocador rosa. ¿Algo rosa y mullido?

Descartamos que sea rosa y mullido,

ya que el material principal de esta casa es el hormigón visto

tratado para que la textura parezca aterciopelada.

No parece una entrada normal a un dormitorio.

Porque la mayoría tienen paredes de diez centímetros de grosor,

no de metro y medio.

Parece un túnel excavado en la roca.

En la ladera de una montaña.

Lo bueno es que puedes seguir exfoliándote con esto.

Sí, en esta especie de pared oxidada.

Da toda la vuelta.

No es un acabado corriente que digamos, ¿no?

Cuando te levantas en plena noche,

no esperas venir aquí y rasparte la rodilla.

Es un poco muy arriesgada, ¿no?

Sí, es muy poco habitual,

porque los dormitorios suelen ser suaves y táctiles

y creo que esto es táctil pero en el sentido áspero.

Esta pared de textura rugosa deja un espacio de almacenaje

y da intimidad al dormitorio.

Y la curva te lleva hasta el cuarto de baño.

¡Menuda bañera! ¿Qué harías aquí?

Lo mismo que en las demás, leer y hacer pis.

No pienso compartirla contigo. Tú lo has dicho.

Esta casa ha convertido una ladera de una montaña

en un diseño dinámico.

Tardó casi siete años en pasar del plano a estar terminada.

Este edificio solo se llega a entender por completo

cuando haces un corte transversal de arriba a abajo,

cortando toda la casa.

Porque lo que ves es un trozo inmenso de ladera

con una entrada enorme y espectacular.

Luego hay un ascensor que sube cinco pisos

y, a su alrededor, se organizan estas tres cajas.

Y después, si dibujas el sol, verás la forma tan inteligente

en que la luz del día penetra en ella.

Si coloreas la colina,

te haces una idea de la enorme masa de roca,

que tuvo que ser excavada

para que todas las piezas tridimensionales encajaran.

Nos muestra que bajo toda idea simple,

a menudo hay una obra de ingeniería muy compleja.

Y esto es lo que mejor se les da a los suizos.

El dueño de esta casa es un exasesor financiero

que se jubiló joven y se recicló como mecánico

para poder dedicarse a sus coches de época.

¿Cuándo te enamoraste de los coches?

Cuando tenía unos 12 años.

Leí en una revista datos técnicos sobre un Porsche 911

y me fascinó tanto que dije: "algún día quiero tener un coche así"

Así que trabajé mucho

y, cuando tuve la ocasión y me lo pude permitir,

cumplí mi sueño.

¿Y cuántos tienes ahora?

Tengo seis, pero he llegado a tener hasta cuarenta.

¿Cuarenta? Sí.

¿Y es verdad que la casa se construyó para los coches?

Sí. Porque a los 18 años me compré un viejo Triumph Spitfire

y lo restauré en un viejo granero, sin luz, ni agua, ni electricidad.

Entonces decidí que algún día tendría un lugar cálido

y con todas las comodidades.

¿Esperabas que te quedara una casa tan original y sorprendente?

No. Me llevé una sorpresa.

Cuando miré la propuesta, me quedé prácticamente mudo.

Me pareció demasiado radical y hablé también con un par de amigos,

se lo enseñé a todo el mundo y me dijeron: "esa es tu casa".

¿Si? Esa es.

¿Cual fue la sensación cuando te mudaste?

Nada más mudarme di una fiesta y luego todos se marcharon.

Me quedé solo, me tomé una copa de vino,

me senté y me quedé tumbado en el suelo pensando: ya está.

¡Este es mi hogar!

Era la primera vez que me sentía realmente en casa.

¿En serio? Sí.

Qué maravilla.

Dado que esta es una de las vistas más bonitas del mundo,

se me hace raro que lo que más vaya a recordar de esta casa

sea la entrada.

Es como entrar en un auditorio.

Estás a oscuras y te van guiando hacia lo que será el plato fuerte.

Toda la casa es un espectáculo.

Por cómo te mueves por ella

y la manera en la que el paisaje aparece en momentos clave.

Es verdad, pero también combina tremendamente bien

la fuerza con la sensualidad.

Además es muy táctil y eso me ha sorprendido mucho.

Y llena de luz, oscuridad, penumbra, sombra, textura. ¡Tiene carácter!

Muy suiza. Eso es.

La echaré de menos.

Es hora de volver a la lluvia. Supongo que sí.

Sea la época del año que sea. Sí. Qué remedio.

¿Te llevo? Por favor.

Subtitulación realizada por Carmen Sevilla Machuca.

Otros documentales - Las casas más extraordinarias del mundo: Suiza

58:23 08 feb 2021

Casa de les Jeurs de Lacroix Chessex en Trient, Suiza. Casa en Brissago por Wespi de Meuron Romeo Architects en Brissago, Suiza. Flexhouse de Evolution Design en Feldmeilen, Suiza. Villa am See por Unger & Treina Architects en Weggis, Suiza.

Contenido disponible hasta el 15 de febrero de 2021.

Casa de les Jeurs de Lacroix Chessex en Trient, Suiza. Casa en Brissago por Wespi de Meuron Romeo Architects en Brissago, Suiza. Flexhouse de Evolution Design en Feldmeilen, Suiza. Villa am See por Unger & Treina Architects en Weggis, Suiza.

Contenido disponible hasta el 15 de febrero de 2021.

ver más sobre "Otros documentales - Las casas más extraordinarias del mundo: Suiza" ver menos sobre "Otros documentales - Las casas más extraordinarias del mundo: Suiza"

Los últimos 181 documentales de Otros documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 48:28 ayer Hoy el chef del mar viaja a Puerto de Santa María y Puerto Real, en la provincia de Cádiz. Allí, asistimos con Ángel al proceso de recogida de plancton marino, las micro algas de las que se nutren gran cantidad de seres del mar, a su tratamiento para hacerlo comestible y, finalmente, a la preparación en el restaurante Aponiente de diversos platos que tienen como base el plancton. Contenido disponible hasta el 16 de mayo de 2021.

  • Episodio 2

    Episodio 2

    46:13 pasado sábado

    46:13 pasado sábado La actriz británica Joanna Lumley nos descubre las maravillas del exótico y mágico Caribe en un viaje emocionante y conmovedor a través de dos vecinos muy diferentes: Cuba y Haití. Dos países enigmáticos que comparten un pasado revolucionario y un complicado presente. La aventura comienza en La Habana, ciudad fundada en 1514, de aspecto pintoresco y ruinoso, pero de la que aún se percibe su antiguo esplendor. El viaje continúa en Matanzas, Santa Clara y Santiago de Cuba. Una breve semblanza sobre el devenir histórico de estas ciudades y las manifestaciones musicales y culturales de algunos de sus habitantes, nos ayudan a entrever su futuro. El segundo programa, aunque comienza en Guantánamo, está dedicado a Haití, el país más pobre del hemisferio occidental. Una ceremonia vudú, la desoladora realidad de Puerto Príncipe o la fuerza del movimiento artístico Artis Rezistans, nos acercan al verdadero país surgido de una revolución de esclavos. Contenido disponible hasta el 15 de mayo de 2021.

  • 1:05:13 pasado sábado En Gijón, Ana se prepara para realizar un tramo de más de 400 kilómetros de la Ruta 'Vía de la Plata'. Juan y Migas inician su aventura en Irlanda del Norte con el objetivo de llegar hasta la Calzada del Gigante. En la Región de Murcia, Amador explora la Sierra de la Muela, Cabo Tiñoso y Roldán. Contenido disponible hasta el 23 de mayo de 2021.

  • Monstruos y mitos

    Monstruos y mitos

    52:09 pasado sábado

    52:09 pasado sábado Los monstruos siempre han sido parte de nuestras pesadillas y cuentos de hadas. Pero ¿de dónde vienen realmente? ¿Cuánto de esto es verdad, cuánto es mito? Haciendo grandes esfuerzos en este documental, los cineastas se unen a científicos para explorar algunas de las sagas y leyendas más conocidas del mundo. La búsqueda de los orígenes de lo que probablemente sea la criatura legendaria más antigua, el dragón, conduce a pozos de serpientes, sitios de excavación arqueológica, minas de oro y el interior de un volcán islandés.También viajan a Texas en busca de rastros del "chupacabra", literalmente el "chupador de cabras", una criatura mítica moderna con dientes de vampiro que fue vista por primera vez en América Central y acompañan a los paleontólogos a Kazajstán en busca de los restos. de lo que podría ser el origen del seductor unicornio, cuyo cuerno usaban los vikingos para comerciar Contenido disponible hasta el 15 de mayo de 2021.

  • Historias de polvo y arena

    Historias de polvo y arena

    48:41 pasado sábado

    48:41 pasado sábado Daniel y su equipo atraviesan la Ruta de las Mil Kasbahs. Del palmeral de Skoura a las fortalezas de adobe de Ait Ben Hadu o el palacio de Teoulet, ciudades de otra época que cuentan la historia de un lugar mágico. En Marrakech se pierden en el zoco y se enredan entre las serpientes de la plaza de Yamaa el Fna. Cruzan el Sahara Occidental apremiados por la vigilancia policial, y alcanzan Mauritania, donde emprenden un viaje a bordo del Tren de Hierro, uno de los más largos, inhóspitos y apartados del mundo. Y desde el interior del país visitan la misteriosa ciudad de Chinguetti, amenazada por la arena o el paradisíaco oasis de Terjit. En el sur de la capital, Nuakchot, asisten a uno de los mercados de dromedarios más grandes del mundo. Contenido disponible hasta el 15 de mayo de 2021.

  • 22:48 pasado viernes Hoy, 4 de julio, celebraremos el Día de la Independencia en Filadelfia, la verdadera cuna de EE.UU. Fue aquí donde los grandes líderes de las colonias norteamericanas se reunieron y redactaron la Declaración de Independencia y la Constitución. Ésta fue la primera capital de EE.UU. y muchos de los edificios e instituciones históricas que participaron en la invención de este país se encuentran en el centro histórico de la ciudad y nosotros vamos a visitarlos. Contenido disponible hasta el 14 de mayo de 2021.

  • Islas del este

    Islas del este

    25:31 pasado viernes

    25:31 pasado viernes Visitamos las Islas del Este de Indonesia. En Sulawesi asistimos a un funeral de los nativos Toraja. En Komodo nos acercamos a los temibles dragones, pasamos por la isla de Lombok y llegamos a las Islas Gili, un paraíso donde disfrutamos haciendo snorkel. Contenido disponible hasta el 14 de mayo de 2021.

  • Val Thorens

    Val Thorens

    51:22 pasado viernes

    51:22 pasado viernes Estamos sobrevolando los Alpes y pasamos por el Mont Blanc. Julie está en el Valle de Belleville, a la entrada del Macizo de Vanoise. Tiene tres Valles con sus centros turísticos, Saint-Martin, Les Menuires y Val-Thorens, para los deportes de invierno. Jean Sulpice, un Chef con dos estrellas Michelín, nos dará la receta en el refugio de "Riñones de ternera con café y génépi". Arnaud Gordini y Joseline Jean Blannos cuentan cómo hacen el abastecimiento en la montaña . Ahora visitamos a Kathy Chapuis que hará "Napolitanas de chocolate". Conocimos a Bruno y Thierry, queseros, y a Gaston y Pierre, uno canta y otro, toca el acordeón. Nos dan a probar el "paillasse". El valle ofrece diversión con las tirolinas, y Xavier Blond, campeón de biatlón, nos cuenta como se hizo famoso este deporte. Volvemos a Val-Thorens donde Jean Pierre Barolo nos hará una receta lapona, "Reno con crèpes de queso". Conocimos a Camile Rey de la Sociedad de Guías del Valle, quien llevará un picoteo al Restaurante de Jean Sulpice. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • 29:32 pasado viernes Los manglares son bosques de aspecto mágico que crecen en las costas de las regiones tropicales. Estas selvas y sus habitantes dependen de las mareas. Entre sus variados residentes destaca el mono narigudo, los langures, los saltarines del fango o los jabalíes barbados. Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2021.

  • Una casa para el futuro

    Una casa para el futuro

    46:39 pasado jueves

    46:39 pasado jueves En Surrey, un hombre quiere construir un edificio para albergar su colección de autos clásicos, con la flexibilidad de convertirlo en una casa familiar grande y sostenible en el futuro. Todo prefabricado, sostenible y eficiente, incluyendo obra de paisajismo. Contenido disponible hasta el 13 de mayo de 2021.

  • Tierra de oportunidades

    Tierra de oportunidades

    30:21 pasado jueves

    30:21 pasado jueves La ubicación estratégica de España, su clima benigno y su variada geografía posibilitan que este territorio albergue una notable variedad y cantidad de aves. España es pues, un paraíso para millones de aves, tanto residentes, invernantes, estivales o migratorias, lo que ha atraído a su vez la atención del amante de la ornitología. España es, en cierta manera, la tierra prometida para ambos. Contenido disponible hasta el 13 de mayo de 2021.

  • Las recetas de Navidad

    Las recetas de Navidad

    57:36 pasado jueves

    57:36 pasado jueves Julie compara la cocina tradicional con las técnicas de la nueva cocina,para ello, se ha rodeado del chef Thierry Marx,especialista en gastronomía molecular y de Rafhaël Haumont, Investigador en física y química,con una estrella Michelín. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La maleta mexicana

    La maleta mexicana

    55:07 pasado jueves

    55:07 pasado jueves El documental nos muestra a través de la maleta mexicana el trabajo de Gerda Taro, Robert Capa y Chim, fotógrafos que documentaron y preservaron la memoria emocional de un pueblo, la guerra civil española que trasciende tras un negativo y que nos habla de lo que fue el siglo XX y sus convulsiones. Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2021.

  • Una casa de cosecha propia

    Una casa de cosecha propia

    46:39 pasado miércoles

    46:39 pasado miércoles Bill y Sukie Barber están construyendo una casa de kit de baja huella de carbono en su pequeña propiedad en los pintorescos Borders de Escocia. Pero convertir los planes en realidad resulta difícil. Casa con troncos de madera, sostenible y eficiente. Contenido disponible hasta el 12 de mayo de 2021.

  • Un país entre dos mundos

    Un país entre dos mundos

    30:02 pasado miércoles

    30:02 pasado miércoles España es una tierra que sirve de puente entre Europa y África y para muchas aves es su Tierra prometida, con los diferentes ecosistemas. Es el último lugar por el que pasan las aves migratorias que vienen del norte de Europa y el primero que alcanzan las procedentes de África en su regreso anual. Presenta ecosistemas muy diversos: Monte mediterráneo, bosque atlántico, alta montaña, humedales, estepas, zonas semidesérticas, medios agrarios, costa, mar, incluyendo interesantes ambientes insulares. Según la Sociedad Española de Ornitología, en España se pueden avistar cerca de 600 especies de aves, lo que supone una de las cifras más altas de todos los países de la Unión Europea. Se estima que a lo largo del año, casi un millón de personas desarrollan esta actividad en nuestro territorio, incluyendo turismo extranjero y observadores nacionales. Pero sin duda, el emblema de este ecosistema, es un ave que en todo el mundo solo se encuentra en la península Ibérica: El águila imperial Ibérica. Contenido disponible hasta el 12 de mayo de 2021.

  • El cabo corso

    El cabo corso

    52:12 pasado miércoles

    52:12 pasado miércoles Julie está en Córcega. En la zona de Centuri, tierra de calas salvajes, pueblos de pescadores, castañas, cidras y botarga y tres recetas corsas: "Las castañás", "El pasticettu di rizu" (buñuelos de arroz con salsa de carne con verduras y aceitunas)y "Mujol a la Bastiana y espaguetis con botarga". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • Una gran casa familiar

    Una gran casa familiar

    46:36 pasado martes

    46:36 pasado martes Una familia de cinco integrantes construye la asequible casa de sus sueños en una desafiante parcela flanqueada por árboles en Buckinghamshire, a partir de un kit de piezas fabricadas a más de 1000 millas de distancia, en Polonia. Contenido disponible hasta el 11 de mayo de 2021.

  • 25:33 pasado martes Richard Wiese se dirige a África para encontrar elefantes, el mamífero terrestre más grande del mundo. En Botswana, conocerá a tres elefantes huérfanos y a la pareja que los ha criado durante veinte años. Contenido disponible hasta el 11 de mayo de 2021.

  • El valle de Les Baux

    El valle de Les Baux

    52:32 pasado martes

    52:32 pasado martes En el valle de Les Baux, en los Alpilles, Julie comienza este nuevo viaje. Es la Provenza interior, el país de los escritores Daudet y Mistral. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • 1:14:51 pasado martes Documental que analiza la posible programación de los objetos para que tengan un tiempo medio de vida. Contenido disponible hasta el 19 de mayo de 2021.

Mostrando 1 de 10 Ver más