'Ochéntame otra vez' prolonga la experiencia de los espectadores de la serie. Con una fórmula basada en la cuidada selección del archivo de RTVE y la aportación de testimonios directos de los protagonistas o testigos de los acontecimientos narrados, 'Ochéntame otra vez¿ ha obtenido en 2015 del premio de la Crítica a Mejor Programa de Entretenimiento del Festival de Vitoria y el premio Iris a Mejor Programa Documental de la Academia de Televisión.

2432650 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - La noche del cambio - Ver ahora
Transcripción completa

Suspiros de amor,

su... su... suspiros.

Suspiros de amor...

Señores, tenemos que interrumpir la intervención de Juan Pardo

porque hay una noticia importante.

(OFF) Conexión, conexión, que está aquí Felipe.

Conexión, conexión, Torrespaña, conexión.

Conexión, Torrespaña, conexión.

Conexión, Torrespaña, conexión.

Conexión.

(Música, Bruce Springsteen)

La gente bromea con una frase que yo dije,

aquello de que no la va a conocer...

Pero es verdad que se transformó España.

Habíamos pasado de las tinieblas

a abrir las ventanas y que entrara el sol, ¿no?

El protagonismo se lo llevó todo Felipe.

O sea, Felipe fue un ganador de todo,

fue el Balón de Oro

y además fue el que metió 11 goles seguidos

y además era el más simpático

y además era encantador y además era... distinto.

Era el héroe.

Era un país en blanco y negro y, de repente,

pues se pone en color.

España es como una permanente caja de sorpresas.

La clave de ese cambio

fue que todos los españoles se sentían protagonistas.

Yo creo que era la primera vez que la gente creía

en la inocencia de los políticos.

Bueno, y era un poco la consagración de la primavera,

la consagración de la democracia, ¿no?,

la consagración de que esto va a funcionar.

Y fue un momento de...

también de una ilusión colectiva importante, ¿no?

(Cláxones)

Estábamos muy esperanzados,

íbamos a intentar cambiar este país.

(Música, Miguel Ríos)

Cada día despierto

en distinta habitación.

donde doy con mis huesos

cuando está naciendo el sol.

Dormimos...

En el año 82 iba un autobús,

que era donde iba Felipe con toda la gente,

los periodistas y demás. Y después un compañero y yo

íbamos turnándonos en un coche blindado,

siguiendo detrás del autobús.

Fue muy estresante porque el autobús no paraba.

Tenían baño, tenían agua, tenían bebida,

tenían gasoil para 1.000 kilómetros,

pero nosotros en el coche no teníamos ni váter ni agua...

Era horroroso, porque teníamos que adelantar al autobús,

ponernos a 180, llegar a una gasolinera,

parar corriendo... y mientras uno echaba gasolina

el otro iba al baño y salir corriendo

porque ya el autobús había pasado, otra vez a adelantarlo.

Sé más por perro que por viejo...

En el Mundial de Fútbol, no sé si os acordáis

de que cada equipo tenía un autobús,

que entonces eran "superferolíticos".

Y entonces se me ocurre que, tal vez,

el hacer una campaña en autobús podía ser una idea.

Cuando íbamos en el coche ya en dirección al local del mitin

pues tú veías a la gente que iba para allá.

Claro, nosotros nos adjudicamos a todo el que estaba por la calle,

decíamos: "Todo esto va para el mitin",

animándonos nosotros propiamente. La verdad es que los mítines

estaban siempre llenos, hasta la bandera.

Pero nosotros decíamos: "Todo esto va para el mitin.

Todo esto va para el mitin, ¿eh?, todo esto..."

Y esa... esa tontería pues ya... veíamos un rebaño de ovejas

y: "Esto va para el mitin, ¿eh?" O de vacas o de lo que fuera,

y todo iba para el mitin, todo iba para el mitin.

La gente que no ha vivido aquella época, la gente joven,

no creo que se puedan imaginar el entusiasmo

y la movilización que había para estos mítines, ¿no?

Eran mítines masivos siempre.

Fue una campaña con 10.000 actos públicos,

una campaña muy intensa, muy fuerte.

Aunque sabíamos, o creíamos, que íbamos a ganar

la campaña fue muy fuerte.

Si podemos conectar lo demás se puede olvidar.

Cuando a un viejo le hablas del cambio

hay algunos que llevan tanto tiempo esperándolo que lloran.

Y cuando a un joven le hablas del cambio

hay muchos que pegan botes. Y que me dicen,

como me dicen algunos por la calle: "No hemos votado nunca

ni votaremos más, pero esta vez te vamos a votar

para ver si se van esta gente, que están muy vistos ya."

No había GPS, no había GPS,

entonces nos parábamos a lo mejor a preguntarle a un lugareño,

que estaba allí con dos o tres, y cuando veía a Felipe...:

"Un momento, no, no, fuera, fuera, bajaros aquí y tal..."

Y las fotos, las fir... el autógrafo...

Hey.

Vivo en la carretera, dentro de un...

Llevábamos unas bolas de petanca en el coche

y cuando veíamos un sitio adecuado, que nos parecía bien y tal y cual

pues nos bajábamos y echábamos una partida de petanca,

con la gente.

...aparcado en un blues. Vivo en la carretera...

Julio Feo había milimetrado tanto los mítines y los horarios

que yo me rebelé y le dije: "Yo tengo que parar a las 6

a tomarme un café con una magdalena."

Y entonces le digo: "Felipe, o esto lo hacemos o no hay campaña."

Y entonces Felipe le dijo a Julio Feo,

que era muy yanqui en eso, porque él venía de Estados Unidos,

"Aquí hay que parar a tomar café para que Juan se tome el café."

Le trastornamos toda la campaña. Y nos reíamos mucho de eso

porque nos gustaba ponerlo nervioso.

Siendo muy riguroso en los tiempos, porque había 2, 3 mítines por día

y había que llegar, no podías tener esperando a la gente mucho.

Ese: "Ya no llegamos, ha empezado el mitin y no llegamos."

Y me acuerdo que Felipe decía: "Juan, ¿a que cuando yo...

antes de que termine el puro hemos llegado?"

Digo: "Hombre, de sobra. Tú ¿a qué hora quieres que lleguemos?"

Y Julio decía: "Dejaros de coñas, ¿eh?", acojonado,

"Dejaros de tonterías". Y, claro, yo salía racheando ruedas...

¡Uf! Y Julio blanco, un pánico...,

agarrotado al asiento.

Después se cabreaba mucho: "¡Lo que me habéis hecho!" y tal.

Y yo: "¿Ves cómo hemos llegado a tiempo?"

Quiero decirles también, como les he dicho

a mis compañeros muchas veces, y ellos lo saben muy bien,

que el Partido Socialista no es el que hace el cambio,

no es el dueño del cambio, no tiene el patrimonio del cambio,

el patrimonio del cambio lo tenéis vosotros,

entre todos, con nosotros, podemos hacer el cambio.

Este es el tiempo del cambio, el futuro se puede tocar.

Un detalle es el que, según fue avanzando la campaña

yo creo que fue incrementando el número de escoltas, de policía.

Eran gente de ideología de extrema derecha,

iban con la banderita en el ojal y demás,

pero hay que decir también que vino el responsable a hablar con Felipe

y le dijo: "Mire usted, nosotros no comulgamos con su ideología

pero aquí nos han mandado a velar por su seguridad

y vamos a hacerlo, no se preocupe", tal y cual...

Entonces ellos iban con las banderitas.

Y, claro, en un acto de PSOE, con los ambientes tan caldeados

que había en la época, meter a seis o siete tíos con banderita,

que los militantes de PSOE no sabían que eran policía,

pues podía crear un conflicto, ¿no?

En otras campañas habíamos ido a hoteles, al que fuere,

y nos llevaban a una habitación normal,

como a cualquier ciudadano. Y a partir de un momento dado

pues empezaron a, por lo menos para Felipe,

a darnos la suite, "la suite real" del hotel.

Ya tenía cierta... Estaba muy bien pero tenía cierta gracia, ¿no?

Nos dieron habitaciones magníficas y Felipe nos llamó:

"Venid a ver la habitación que me han dado."

Y le habían dado una habitación, pues yo que sé,

supongo que sería la suite real o la suite presidencial, no sé.

Aquello era como un castillo de Drácula,

con escaleras y cosas... Era terrible.

Una cama con baldaquino... Aquello parecía un museo

o el castillo de no sé qué. Y nos reímos mucho, reímos mucho.

(OFF) Los hombres y mujeres que van en las caravanas

tampoco descansan.

Allá donde paran organizan pequeños mítines fiesta.

Para el Partido Socialista las caravanas son

un elemento propagandístico fundamental.

Yo dirigí aquella campaña, como las otras anteriores,

y yo concebí la campaña como... una campaña que diera

un mensaje muy claro de qué iba a suceder en España.

Entonces el eslogan que elegí era "Por el cambio".

Uno de los gurús electorales de los Estados Unidos

supo que en España un partido socialista

podría ganar las elecciones, le interesó y vino aquí

a que le mostráramos la campaña.

Se la enseñamos y después, un hombre que nosotros veíamos

con verdadera reverencia, dijo:

"¿Y ustedes van a hacer una campaña diciendo solo "Por el cambio"?

¿Tres palabras, dos de ellas sin significado, "por", "el",

solo con una palabra, "cambio"?

Ustedes van a perder las elecciones."

Cuando nosotros nos enfrentamos a las primeras elecciones,

año 77, nosotros, entendía yo,

necesitábamos un rostro que representara al socialismo

y una voz que representara al socialismo.

Yo llevé una campaña electoral

en la que Felipe ocupaba un papel muy importante.

En la dirección del partido se estableció

una... una discusión tremenda, porque había un sector

que le parecía que eso era culto a la personalidad.

Y le dije: "Señora, necesitamos un rostro,

y este es el mejor rostro porque es el secretario general,

es el máximo líder..."

Y a él, como era... se le veía bastante joven,

pues le pintaron hasta canas en los carteles de las elecciones,

para darle una sensación más de seriedad

y de hombre metido en canas, ¿no?, pero ni tenía canas.

Y, la verdad, lo que sí que creo es que le salieron muy pronto.

Yo concebí la campaña electoral como la campaña "amante".

Era un chico joven, con camisa de cuadros,

abierta, sin corbata, juvenil...

Muy espectacular, campaña "amante", campaña de lo que yo quiero.

En el 79 yo sabía que teníamos un número de votos muy importante,

ya consolidado del 77, pero quería que el partido tuviera

respetabilidad social.

Entonces hicimos una campaña en blanco y negro.

Con corbata, muy bien colocado,

no se pusieron canas, eran las que tenía él.

Y yo le llamaba la campaña "marido".

Primero la campaña "amante", luego la campaña "marido"

y luego, en el 82, era la campaña "colectiva".

Mirando al infinito, un poco soñador, atractivo,

con corbata, pero sin estar encorsetado

en un traje excesivamente puesto.

Modernidad, futuro, esperanza... Cambio.

Se me ocurre decirle al Guerra por qué no pensamos

en montar un tinglado

para que aprendamos a manejar una campaña electoral.

Yo creo que nos permitió estar preparados

y con bastante ventaja cualitativa respecto a todos los demás grupos.

Empezamos, sobre todo, a viajar

a países donde había partidos socialistas potentes,

como podía ser el caso de Alemania, el SPD,

donde yo fui con Guerra y con José Félix Tezanos.

A la agencia de publicidad

que llevaba la campaña electoral del SPD

vimos que estaban haciendo un test de colores.

Y el test de colores era para decidir

qué nivel de rojo podía ser aceptable para los alemanes

sin que ese rojo se asociara con comunismo.

Y entonces me di cuenta que yo, que trabaja en publicidad entonces,

en una agencia americana, una internacional americana,

pues hacía tres meses o dos meses que acababa de hacer

un estudio parecido para una empresa de detergentes,

para ver qué nivel de blanco, las amas de casa,

lo asociaban más con limpieza que otro nivel de blanco.

Después de la campaña de vallas con el rostro

y los carteles con el rostro de Felipe González,

cuando faltaban muy pocos días yo me encontré con un pintor,

José Ramón Sánchez, al que le dije:

"¿Tú podrías hacernos una pintura?",

como había hecho antes sobre la llegada de la libertad,

de la democracia, "¿de ese estilo, 'naïf', ingenua...?"

(Música rock)

Yo en el 77 había hecho una valla, un cartel,

que ponía "Vota PSOE", que era una serie de personajes,

era una campesina, un marinero, un metalúrgico,

un tipo normal y Felipe González en medio de ellos,

con su camisa abierta, con su jersey,

y aquello fue un bombazo.

Estaba casi cantado que ganaban las elecciones,

que el PSOE ganaba las elecciones del 82.

Yo hice una pieza con un texto que era:

"Gracias a vosotros Felipe presidente".

Y al final no se editó la valla, me llamó Alfonso Guerra y me dijo:

"José Ramón, yo no sé si esto es acertado.

¿No es una chulería que salga toda España ya con...

adornada con la valla? Me parece una chulería."

Y toda España estaba empapelada de democracia, ¿no?

O sea, eran... los papeles pintados de la democracia eran los carteles.

Tres rivales principales, ¿no? Porque por un lado estaba AP,

en efecto, con Fraga, que claramente era el pasado,

no habían abjurado del franquismo en absoluto,

y no era eso lo que quería la sociedad española.

UCD, que había pilotado toda la transición,

pero que estaba dividida, fragmentada,

y que se veía que iba a perder.

Lo que no creo que hubiera previsto nadie

es que fuera a destrozarse y a hundirse como se hundió.

(OFF) Mientras Felipe González, Fraga, Carrillo y Suárez

tienen atrás la experiencia

de dos convocatorias electorales como líderes,

sin embargo Landelino Lavilla se estrena en esta ocasión

como líder nacional de su partido.

¡UCD¡ ¡UCD!

(OFF) Reafirmar la imagen de Landelino Lavilla

como líder de UCD ha sido el objetivo

de la primera fase de la campaña de dicho partido.

La segunda fase propagandística busca ahora

asociar su imagen a la idea del centrismo.

Desde los diferentes escenarios el líder del CDS, Adolfo Suárez,

no ceja en insistir en la definición de su partido

como una opción de centro progresista.

Suárez era... era la derecha.

O sea, era una derecha muy moderada pero...

Pero consiguió vender la imagen de centro.

Claro, porque era lo que interesaba,

porque en realidad el votante era conservador,

o sea, que había que captar ese mercado.

Hay que subir las pensiones, ¿eh? -Huy, hay que subir tantas cosas.

A algunos a la Luna.

(OFF) El líder comunista, Santiago Carrillo,

se traslada diariamente desde Madrid al lugar del mitin

en avioneta.

Al final de la campaña se habrá recorrido

unos 35 puntos del país.

En esta secuencia vemos a Santiago Carrillo

en la reciente fiesta del PCE en Valencia.

¡Aquí se ve la fuerza del PCE!

El Partido Comunista seguía siendo...

presentando las mismas caras que en la guerra,

que era Carrillo, La Pasionaria...

Sin menoscabar el valor o la importancia que pueda tener.

Pero yo creo que la gente no quería eso,

me da la impresión, ¿eh?

Y en contraste el PSOE presentaba

gente que no tenía nada que ver con aquello.

Hasta ese momento los políticos eran unos señores serios

que aparecían en las fotos de los medios

cuando hacían la inauguración de alguna obra o de alguna cosa,

pero luego empieza la... empiezan las elecciones.

Entonces los políticos ya invitan a los fotógrafos

a que vayan a las campañas electorales.

Y se lucen y aplauden

y cogen a los niños y los besan

y abrazan a la gente de los pueblos...

Y todas esas imágenes antes nunca se habían visto

y se empiezan a ver por primera vez.

En aquel momento la campaña fue muy corta,

duró 20 días. Fue una campaña muy intensa.

El eslogan del PSOE era muy brillante,

era "Por el cambio". Luego se cambio muchísimo,

en el sentido de que ese tipo de concepto

lo han utilizado partidos de todas las ideologías,

de una manera o de otra. Lo han estado utilizando

porque era un concepto de transformación, de salto,

que la sociedad española quería acoger.

(FELIPE GONZÁLEZ) Yo nací en el año 42

en el barrio de Heliópolis,

pero en el año 52 nos trasladamos a este barrio,

a Bellavista,

que es un barrio típicamente de aluvión,

de la clase trabajadora, de cinturón industrial.

Aquí he vivido aproximadamente 22 o 23 años.

Carmeli y Lala tenían en Alcalá de Guadaira una huerta,

el padre, una huerta muy bonita.

Nosotros íbamos allí los veranos, a pasar el día,

a comer, y tal y cual.

Y en una de esas también Felipe y nos presentaron.

Entonces, bueno, pues parece ser que nos caímos bien mutuamente

y ya... ahí empezó, digamos, la amistad.

Le comenté que yo quería hacer algo,

yo lo de las reuniones con una nube de humo,

fumando todo el mundo y hablando de marxismo

y patatín y patatán. Y terminabas loco, con la cabeza...

Y le dije que yo quería algo más práctico, ¿no?

Entonces consideró darme un... bueno,

una máquina multicopista, de estas pequeñitas antiguas,

para hacer panfletos en la clandestinidad y demás, ¿no?

Y entonces así empezó la historia, mi romance.

Luego ya Felipe estaba en Madrid, ya se vino a Madrid.

Yo lo llamé, digo: "Oye, que ahora qué hago yo, ¿no?"

Y entonces me dijo: "Porque no te vienes para acá

y estás conmigo de chófer y acompañante,

un poco secretario en coordinación con su secretaria del momento.

Ya éramos amigos y por tanto teníamos,

primero, un entendimiento que no necesitaba casi de palabras,

nos entendíamos muy bien,

sabíamos muy bien la posición de cada uno de nosotros,

a veces discrepante, porque es natural,

en todo no vamos a ser uniformes.

Pero nos entendíamos bien y nos respetábamos.

Isidoro es un invento de...

En un interrogatorio a Nicolás Redondo

le había preguntado algo y él había dicho

que un tal Isidoro de Sevilla. Pero, realmente, que yo sepa,

a Felipe nadie le llamaba Isidoro en el partido.

Los muy amigos a veces le llamaban el Moro,

pero no tenían un mote, no tenía un nombre clandestino, vamos.

Ese carisma y esa atracción

y esa facilidad para convencer de algo, ¿no?

Ansón decía que no quería mandar a sus periodistas

a las campañas con... con Felipe, porque los convencía.

Salía él y decía: "Bueno, hombre, yo creo que tal..."

No con prepotencia, sino...

Y entonces hacía "pun pun, pun pun"

y terminaba... Tú mirabas a la gente

y estaba diciendo todo el mundo... ¿Sabes?

Yo le decía, de broma, digo: "Bueno, ya nos has convencido,

y ahora nos discutes y también nos ganas, ¿no?

Nos vas a convencer de lo contrario y también nos convences."

Porque un poco es eso, ¿no?

Felipe González era un magnífico orador.

Yo creo que es, sin duda,

el mejor orador que ha producido la democracia española

y que ha habido en política española

en los últimos 40 años. Era un gran seductor,

tenía una capacidad de retener datos,

de sacarlos en el momento adecuado,

de decirlo de una manera contundente

pero no demasiado agresiva.

¿Qué tipo de imagen comunicativa, según tú,

proyecta el señor González?

Si fuera una palabra sola diría "honradez".

Señor Polanco.

Insisto, yo creo que es una esperanza honesta Felipe.

Sinceridad. Y sobre todo sensación, capacidad de transmitirla.

Probablemente la palabra sería "credibilidad".

Vota CDS,

vota libertad,

Suárez es el Centro Democrático y Social.

Para colaborar a la modernización del Estado

y para que siga siendo

un eje importante en la vida española

el centro político, les pido su voto.

Yo creo que, básicamente, lo que hubo fue

una descomposición de la UCD, interna.

Había personas dentro del partido, además muy notables,

que se iban a cambiar de partido en ese momento,

se estaba desmontando el partido de centro

que había hecho posible... Era un partido de gente heterogénea,

donde había falangistas, como el propio Suárez,

había demócratas cristianos, había social-demócratas,

como Paco Fernández Ordóñez,

había liberales, como Garrigues,

había un abanico muy grande de gente.

Y eso se venía abajo.

Y la política vale la pena si realmente se es capaz

de mantener un horizonte que proyecta

un futuro de servicio a una colectividad,

a un conjunto de ciudadanos, a un pueblo.

(OFF) El 28 de octubre todos ganaremos con Fraga.

Los candidatos de Alianza Popular hallarán en Fraga

el estímulo de su ejemplo

para afrontar con serenidad y firmeza

la tarea de servir a España.

Juntos vamos a ganar,

porque tenemos que ganar

para que las cosas se arreglen en nuestra España.

Para nosotros, para la gente de mi edad,

Manuel Fraga es don Manuel Fraga Iribarne,

el que declaraba los estados de excepción,

el que nos hacía escondernos.

No podía yo... cambiar esa imagen, ¿no?

Luego había una sopa de letras, había docenas de partidos,

pequeñísimos, pintorescos, algunos ridículos.

Cuando estés desencantado, harto y asqueado de esta realidad,

ven con nosotros,

te esperamos en Falange Española de las JONS.

Arriba España.

(Himno "Cara al sol")

Cara al sol con la camisa nueva

que tú bordaste en rojo ayer.

La referencia de la izquierda no era el Partido Socialista,

era el Partido Comunista,

el que había estado aquí en la clandestinidad,

el que había mantenido la llama de la izquierda en España

durante el final del franquismo, durante el franquismo,

había sido el Partido Comunista.

Los comunistas, que eran muy irónicos

y que tenían mucha coña electoral,

había unas vallas que decían:

"Partido Socialista, 40 años de honradez."

Y debajo ellos pintaban, con sprays:

"Y 40 de vacaciones."

Qué manía, españoles,

la de esta derecha agreste y montaraz,

de atribuirse el monopolio de España.

Para que nada se pare

sácale partido a tu juventud,

que no se encoja tu vida

ni tu plenitud.

Para que nada se pare y sin sobresaltos...

(Sintonía PSOE, elecciones 82)

España merece la ilusión,

España merece una vida mejor.

Y la vamos a conseguir entre todos.

Cuando tuvimos ocasión de conocerle en persona,

en La Moncloa,

resultaba encantador. Y es que no te dejaba ni hablar.

Aparte que él, ¿sabes?, se veía claramente desde el principio,

que él tenía un plan para el universo,

o sea, esto no iba a quedar así,

él lo tenía todo medido.

La primera vez que nos llevaron a "La bodeguilla", a La Moncloa,

para ir... íbamos todos los humoristas, ¿eh?,

nosotros, claro, inmediatamente,

nos pusimos la única corbata que teníamos, la chaqueta,

vas allí envaradísimo.

Y el tío te recibe en chaqueta de chándal,

con la camisa abierta, "¿Qué tal, cómo estás?"

Y te quedas diciendo: "Joder, ya he metido la gamba,

yo aquí vestido de pingüino."

Año siguiente. Bueno, se repite la invitación.

Y a todo esto... -Se repite la invitación.

Llegas y dices: "Bueno, voy..."

Camisa abierta, "¿Qué pasa, Felipe?"

Y el tío corbata, traje oscuro... Y dices: "Joder."

Y tú allí más descolocado que el año anterior,

sintiéndote en pijama.

Dices: "Pero, bueno, esto es impresionante."

Guapura del propio Felipe González.

Era una persona que llenaba completamente la foto.

El pelo, los labios, los ojos... Era como...

Decías: "Bueno, por favor, encima tienen un presidente

que es una maravilla." O sea, realmente era como muy increíble.

Pa' guapo Suárez.

Que era del que decían todos: "Qué guapo Suárez."

Todas las señoras estaban enamoradas de Suárez y tal.

Yo no le he encontrado nunca el punto, y conocía a Suárez.

Yo de Felipe soy muy amiga,

porque éramos casi correligionarios,

él es dos o tres años mayor que yo

pero coincidimos en la facultad,

él estaba en Sevilla y yo en Madrid.

Era abogado laboralista, habíamos defendido en el 70,

que no había sindicatos,

pues yo iba en nombre de Comisiones Obreras y él de UGT.

Él y su generación

no estaban contaminados por el franquismo,

no tenían esos recuerdos de Guerra Civil,

sino que más bien se habían formado,

Felipe González es exactamente de mi generación y de mi año,

se habían formado más bien en el antifranquismo universitario,

como nos formamos pues muchos docentes en concreto.

Felipe tenía entonces 40 años recién cumplidos,

era un crío,

todo su equipo era de una enorme juventud.

Eran chavales enormemente brillantes,

dialécticamente muy brillantes,

Felipe era enormemente seductor

y además era una persona con...

que transmitía una sensación de integridad

y de verdad en lo que contaba.

Felipe no tuvo ningún entrenamiento mediático, para nada.

Desde el primer día... demostró ser un...,

entre comillas, un animal mediático,

traspasaba pantalla fantásticamente.

Hay que grabar nueve minutos. Le levantaban la mano,

empezaba a hablar y nos decía:

"Cuando falte un minuto levantarme un dedo."

Y se lo levantábamos y los clavaba.

(Sintonía "Telediario")

Buenas tardes.

Mañana elecciones, este es el eje en torno al cual

gira la actualidad española de esta hora.

Es el momento de la reflexión en esta jornada puente

entre la efervescencia electoral que concluía anoche

y nuestra cita con las urnas de mañana día 28.

Votó el 80% del censo.

Eso no pasa nunca, votó el 80%.

Fue a votar todo el mundo.

Era como una oportunidad de cambiar,

de que el voto era importante.

En cuanto al voto me parece que es,

no sé, un deber de todos los españoles,

que es necesario,

es una obligación y además es un derecho,

o sea, todos los españoles tenemos derecho a votar.

Yo creo que es necesario, para el bien de España,

para el bien de nuestro país, y para el bien de todos.

Yo, desde luego, pienso votar.

Creo que tú debes de hacer lo mismo, vota.

Tenemos que sentirnos todos obligados a votar

para dar nuestra opinión

y, así, en lo sucesivo, poder darla democráticamente y en paz.

Como todavía no he tenido la ocasión de realizar este acto,

casi erótico, ¿no?,

de penetrar una papeleta en la rendija de una urna cerrada,

no sé qué sensación obtendré.

(Música, Bruce Springsteen)

I think of you

and I'm working on a dream,

I'm working on a dream.

Yo voy a votar por la mañana, muy pronto,

desde casa,

y luego me voy a casa de Felipe

y los acompaño a él y a su esposa, a Carmen Romero,

a votar en su colegio electoral.

Y al salir de allí pues ya teníamos decidido que,

para evitar la presión mediática, que era tremenda,

decidimos, entre comillas, escondernos en mi casa.

Y mi hija de 8 años, a la hora de comer,

le pregunta a Felipe: "¿Cuántos vamos a ser?"

Y Felipe dice: "Doscientos, y ocho en la mesa."

Y todos nos reímos mucho.

Creo que casi acierta, porque fuimos 202 me parece.

Creo que había una conciencia colectiva,

en el grupo nuestro, de que probablemente ganaríamos,

pero sin embargo no lo exteriorizábamos.

Primero que nada porque Felipe no nos hubiera dejado.

La información continúa

pero el espectáculo continúa también en Florida Park.

José María Iñigo.

Aquí también estamos viviendo con emoción

la emisión que Televisión Española les está ofreciendo y seguimos,

mientras tomamos una copa y un pinchito de vez en cuando,

estamos viendo lo que nuestros compañeros de Torrespaña

nos están diciendo, dándonos todas las informaciones al momento.

Nosotros planificamos un programa, que yo creo

que nunca se había hecho un programa de esa envergadura,

de diez horas en directo.

Empezábamos a las 8 de la tarde,

en el momento que cerraban los colegios electorales,

y terminábamos a las 6 de la mañana.

Eran diez horas en directo contando todo,

con todos los medios que había entonces,

que hoy da un poco la risa porque todos aquellos medios,

que eran espectaculares, de unidades móviles,

de conexiones, de líneas,

de conexiones especiales con las sedes de los partidos,

con los hoteles, con las autonomías...

Todo eso hoy se hace con la gorra.

Nosotros, como una anécdota,

llegamos a anunciar como un gran acontecimiento,

que durante el proceso de recuento nosotros en el plató

tendríamos un ordenador.

En estos momentos, desde el control central,

desde las unidades móviles, desde...

Ahí lo tienen ahora mismo, eso es en la redacción,

en el control central,

estamos viendo en directo cómo están ahora mismo,

desde esas mesas, conectando con los centros regionales

y con las sedes,

desde los paneles de mando están ahora mismo hablando

con todo el enorme complejo técnico de Televisión Española

para contarles a ustedes, en directo,

lo que pasa en el país.

Había un temor a que hubiera un sabotaje.

Y entonces se había hecho un plató paralelo.

Había un plató... en otro sitio

por si, de pronto, teníamos que cambiarnos de sitio

porque el plató se estropeaba, se rompía, se saboteaba...

Se saboteaban las líneas, la conexión...

Había un problema, ¿no?

Entonces, efectivamente esa sensación

yo creo que desde el golpe de estado

todavía la teníamos.

Yo había perfeccionado un sistema del equipo electoral,

un sistema que nos permitía a nosotros con pocos votos,

más o menos adivinar cómo iba a terminar la noche electoral.

La imagen de Guerra en aquel momento

es que era el brujo.

El brujo, digo el brujo de la tribu socialista

que hacía las pócimas y el que era el que hacía el gran puchero.

Sin decir que hiciera trampa,

digo que él era el que cocinaba todo aquello.

Cuando yo tenía...

procesado el 7% de los votos de las 1.750...

Con el 7%, el modelo me dio el resultado.

De manera que a las 8 se cerraron los colegios,

a las 8:45...

yo estaba llamando por teléfono a casa de un compañero

donde estaba Felipe González

y le dije: "Oye, ponme con el presidente."

Por la tarde, ya tarde, pudieran ser las 8 o las 9 de la noche,

llamó Alfonso Guerra al teléfono de casa

y entonces me dijo:

"Ponme con el próximo presidente del Gobierno."

Se lo pasé a Felipe, y Felipe fue dictando...

los resultados que daba Alfonso. -Se pone al teléfono y le digo:

"Presidente,

200 diputados." Es una reacción... "¿200 diputados?"

"Sí, 200" "¿Seguro?" "Seguro."

-Y entonces nuestra reacción fue muy tranquilita,

no nos pusimos a dar gritos de alegría ni mucho menos, nada.

Hombre, nos dimos más o menos un abrazo, en fin...

Pero...

Pero no es lo que uno se espera después de tanto,

que es dar saltos y gritar, no. -La alegría fue enorme,

pero muy contenida, hasta el punto que una vez que ya...

colgó el teléfono y nos dimos las enhorabuenas y eso.

En el sótano estaban todos los escoltas

y entonces querían brindar,

y le tuve que pedir permiso a Felipe

para bajar unas botellas de cava y brindar con los escoltas.

Y estábamos metiendo los datos, y cuando yo estaba sumando,

viendo con el modelo matemático qué podía dar,

me llaman y me dicen...

que tengo una llamada del Ministro del Interior.

Y yo dije: "Este tiene los datos verdaderos

y nos va a felicitar". Un hombre... Está bien.

Me pongo al teléfono y me dice:

"¿Tú tienes datos?"

Digo: "Bueno, yo tengo los míos que son pocos,

pero yo los manejo en un ordenador

y hago un modelo matemático de proyección..."

Y dice: "Es que yo no tengo nada,

se nos ha caído el programa informático y no tengo nada."

¿Me puedes dar tus datos? -Y ahora pasamos...

No pasamos todavía. -No.

No pasamos todavía, nos piden 30 segundos nada más de conexión,

perdón compañeros de Florida Park, desde el Palacio de Congresos,

porque, naturalmente, son ya las 11:50 de la noche,

las 11:51 y hay muy pocos datos oficiales.

Pedimos una explicación, Alberto Delgado.

Atención, palacio de Congresos.

No, la explicación que puedo dar es que no tengo explicación,

lo que puedo decir es que no hay, no pocos,

no hay ningún dato en el panel todavía,

ni un solo dato en el panel.

El panel, que lo pueden ver en estos momentos,

ofrece las siglas de televisión, ofrece nada en cuanto a datos.

Con una velocidad de vértigo yo tuve que pensar:

"Vamos a ver, yo le doy mis datos,

estos son unas mesas que he seleccionado,

50 votos solo... Mira que si me columpio totalmente

y el Gobierno ha dado unos datos que después tiene que decir:

'Esto no tiene nada que ver, esto es que me lo dieron.'"

Y le dije: "Mire, Ministro,

yo le doy los datos, pero primero me tiene que dejar que los dé yo.

Los doy yo como míos y luego le doy todo en conjunto

y desagregado como lo tengo."

Le pareció bien, recogí los papeles que tenía

y me fui al Hotel Palace.

Y en el coche fui viendo lo que me daban los resultados,

y me daba clavado 202 diputados.

El centro electoral era el Hotel Palace,

y entonces recuerdo que nos fuimos, y que sobre las 11 de la noche

llegamos al Hotel Palace y entramos por la calle...,

creo que era Duque de Medinaceli, una calle de al lado,

por la puerta de las cocinas, entramos por las cocinas.

(OFF) EL señor Guerra, vicesecretario general del PSOE,

acaba de comenzar esta rueda de prensa

no hace ni siquiera 30 segundos.

Así que vamos a hacer silencio y vamos a escucharle

con el micrófono que tenemos en la mesa.

Cuando llegué al Partido Socialista y dije 202 diputados

no se oyó una mosca,

porque la sorpresa fue tan grande que nadie aplaudió,

nadie gritó, totalmente silencioso.

Partido Socialista Obrero Español,

diputados: 202

(Aplausos)

Muchas gracias.

Unión de Centro Democrático, diputados: 13

Partido Comunista de España, diputados: 4

Cuando terminé de dar la lista prorrumpieron aplausos,

se dieron cuenta de que aquello iba en serio.

(TODOS) ¡Felipe! ¡Felipe! ¡Felipe!

Subimos a la tercera planta creo que era,

que había reservada una suite,

que es la habitación famosa de la foto famosa en la ventana.

(Música)

Es el único que puede responder,

tiene la fuerza, tiene el programa y tiene el respaldo del pueblo

que es muy importante. -¿Qué es lo que siente usted?

-Una emoción muy grande

por todo lo que hemos luchado para conseguir este triunfo.

-¿Por qué estás llorando?

-Porque la gran pena que tengo en ese momento

de alegría inmensa, es que hay muchos compañeros

que no pueden estar disfrutando de este momento con nosotros,

después de haber luchado tantos años como han luchado

para poder vivir esto y que no lo han visto.

Se han quedado en el camino

y en ellos estamos pensando en este momento, no solo en nosotros.

(Música)

Y ahí estuvimos hasta que llegó el resultado oficial.

Cuando ya fue oficial,

entonces bajó Felipe a dar la rueda de prensa.

(OFF) Conexión, que está aquí Felipe. Conexión.

Conexión, Torre España, conexión.

Conexión, Torre España.

(Música)

En estos momentos, Felipe González, secretario general del PSOE

hace esta aparición en uno de los salones de este hotel.

Hace su aparición...

Es recibido con la canción de la campaña del Partido Socialista.

Hay que cambiar el lema del Partido Socialista

en esta campaña rodeado de público y de periodistas,

fotógrafos y cámaras de televisión de "España en directo",

Televisión Española y de otras televisiones.

Señores, el secretario general

del Partido Socialista Obrero Español.

A estas alturas de la noche,

de acuerdo con los datos que se han dado a conocer,

está claro que el Partido Socialista Obrero Español

ha obtenido el respaldo mayoritario del pueblo español

en estas elecciones.

(Aplausos)

(Música)

(TODOS) ¡Presidente!

(OFF) Y candidato a la presidencia del Gobierno

por el Partido Socialista Obrero Español,

partido que ha ganado las elecciones generales

que se han celebrado hoy en España...

Y empezó una fiesta muy grande.

Empezó a concentrarse gente de Madrid delante del Hotel Palace,

Las ediciones de los periódicos ya sacaron: "Felipe presidente."

(Música)

La gente gritaba mucho, gritaba mucho: "Felipe", por supuesto,

y exhibía los periódicos con el titular, ¿no?

Estuvimos siguiendo los resultados en una casa,

con un montón de amigos, y cuando vimos cómo iba la cosa,

nos fuimos acercando hacia el Palace

para..., porque se notaba

que iba a ganar el Partido Socialista.

Aquello se estaba poniendo ya con muchísima gente,

y yo recuerdo que estábamos en la chocolatería,

que era un bar que había entonces e íbamos todos allí.

Cerraron las puertas y nos cogimos un pedal...

Pero me acuerdo, con Javier Solana, con un montón de gente,

incluso del PSOE,

porque lo que me alegraba era que se empezara a hablar

de socialismo y de otra cosa,

y no del Fraga Iribarne y sus acciones democráticas,

que ya sabíamos cómo era la cosa.

La libertad, el orden y la paz

en que se han celebrado estas elecciones

muestran el arraigo

de las instituciones democráticas en España,

y esto debe alegrarnos a todos y a mí me alegra muy profundamente.

El Partido Socialista ha recogido el fracaso de UCD.

UCD no supo reconocerlo a tiempo

y ahora se ve claro que teníamos razón,

hubiera hecho mejor en sumarse a nosotros.

Mi más sincera felicitación al pueblo español,

porque ciertamente ha elegido en libertad.

Y felicitación muy especial

al Partido Socialista Obrero Español

por haber ganado estas elecciones,

y al partido Alianza Popular por el número de votos conseguidos

y el número de escaños que ha logrado.

Nosotros...

vamos a apoyar...

al...

Partido Socialista...

frente a esa derecha pura y dura.

Yo no tenía la sensación de vivir un momento especial,

pero sí tenía una sensación de que había una ilusión especial

en aquel momento, porque estaba cambiando la piel del país.

La piel del país estaba cambiando,

llegaba al Gobierno un perfil de gente distinta.

Esa sensación de gente muy joven, muy brillante, diferente,

que va a permitir la consolidación del sistema, de la democracia,

esa sensación la teníamos todos.

Y había alegría, eran cosas que por ejemplo ahora,

en las elecciones en general, ya no notas eso

ni en las sedes de los partidos,

aunque luego todos los partidos dicen que han ganado ellos.

Pues no notas esa sensación de alegría social, ¿no?,

de un optimismo grande.

(TODOS) ¡Felipe, Felipe!

Pienso que el Partido Socialista puede aportar actualmente mucho.

Puede aportar mucho porque

puede ser una medida de que en este puñetero país

no se den más golpes de estado, puede ser una medida

porque en este país hacen falta muchos puestos de trabajo,

hace falta mucha vivienda,

hace falta una enmienda en la Seguridad Social.

Y todo esopensamos que el Partido Socialista

lo puede conseguir.

No solamente porque sea el Partido Socialista,

sino porque toda la clase trabajadora

apoya al Partido Socialista.

Un espíritu de cambio que a este país le puede convenir.

Fundamentalmente para mí, a nivel de la izquierda,

es un triunfo importante,

porque representa un triunfo de la clase popular.

Una noche muy bonita, fue una noche con mucha ilusión,

porque efectivamente España estaba muy inmersa

en esa ola del cambio, en esa ola de modernización,

en esa ola de que a partir de ese momento

todo va a ser distinto.

Y bueno, luego empezaron a venir las desilusiones,

pero recordemos ahora esa noche así, con emoción,

con ilusión. -¿Sí?

Sí. Vamos a Plaza mayor.

De acuerdo, vamos a la Plaza Mayor.

Ahí están en la Plaza Mayor, en la fiesta de la Plaza Mayor,

en plena charanga, bailando y cantando,

donde en estos momentos se ha congregado

una gran cantidad de gente para vitorear a los ganadores.

(Música)

Fue una mezcla de emoción, al menos para mí.

De emoción y de necesidad de distanciamiento,

que no te dejes llevar,

que esto es una cosa y gloriosa y tal,

pero hay que distanciarse, que esto no es un regalo,

esto es una cosa muy complicada.

Semanas antes de las elecciones hubo una fuga masiva de capitales,

se marchó mucho dinero fuera.

Había la sensación de que podía haber

nacionalizaciones de bancos, nacionalizaciones de empresas.

Podía haber una política populista, nacionalizadora,

socialista, radical,

en la que la propiedad privada no estaba garantizada.

Yo quiero preguntarle. ¿Tienen ustedes miedo?

Usted como representante de los empresarios españoles,

el hombre de la gran patronal,

¿tiene miedo a lo que pueda representar

para la economía nacional la victoria socialista?

-Bueno, miedo, lo que se dice miedo,

personalmente, no. Preocupación de que puede haber más paro,

más inflación o que no haya incremento del bienestar, esto sí.

(Música)

(OFF) La noche de las elecciones

en la Plaza Mayor, una noche de baile,

una noche de música y una noche de alegría y de encuentro

del pueblo español, va a terminar de un momento a otro.

(Música)

Yo pasé toda la noche verificando datos

y hablando con gente,

con los coordinadores de las distintas provincias,

y no me acosté.

Y por la mañana, pues...

para oxigenarme...

me di un paseo, porque estaba muy cerca,

y fui al Museo del Prado, que había una exposición...

temporal dedicada a Murillo.

Y entonces viendo los cuadros de Murillo,

y después pasé a los cuadros de Frangelico,

y después me pasé a los del Bosco y tal,

empecé a reflexionar: "¿Cómo es posible...

que un grupo de jóvenes que habíamos tomado la decisión

de luchar contra una dictadura,

que ahora nos iba a corresponder gobernar el país.

Después, Felipe,

digamos que se retiró a Sevilla dos o tres días.

No recuerdo cuántos días,

pero se retiró a casa de su hermana Lola,

se enclaustró un par de días

para asimilar toda esa historia y tal, ¿no?

Y estuvo allí organizándolo todo y tal, ¿no?,

sin ver a nadie, sin recibir a nadie...

Y al cabo de poco tiempo,

pues...

tenga la responsabilidad de ganar unas elecciones

y saber que tú o tu equipo va a estar gobernando el país,

era...,

era un poco sorpresivo, increíble, dudoso, sospechoso...

No lo creía, ¿no? -Salí de Zarzuela

después de prometer el cargo, bajamos y de pronto

por la puerta de Zarzuela

aparece el coche en el que había venido,

pero ya con el banderín de España,

y eso me hizo un clic en el cerebro.

"Ostras, esto va en serio."

(Música)

Soy...

lo prohibido.

La modernidad empieza por el divorcio.

(OFF) Este nuevo tipo de familia es observada

cada vez con mayor naturalidad por parte de la sociedad.

Separados... Hija mía,

no des un beso si no es con la alianza en el dedo.

Voy a ser mamá.

(MUJER) Tú lo que no puedes es gritar es contra del aborto,

primero porque como tienes dinero

mandas a tus hijas a abortar a Londres.

¿De quién es? (OFF) Póntelo, pónselo.

Nunca se explicó dónde había que ponérselo.

Te enseñaré a vivir de la prostitución...

Nosotros somos como somos,

y tenemos derecho a ser como somos.

Los cambios en la moral de los años 80 fueron espectaculares.

Te llamaré Lucifer, te enseñaré a criticar,

te enseñaré a vivir de la prostitución,

te enseñaré a matar.

Sí, voy a ser mamá.

Ochéntame otra vez - La noche del cambio

48:52 06 mar 2014

Emoción, entusiasmo, ilusión, esperanza, cambio. Son algunos de los términos utilizados por los invitados de Ochéntame otra vez para describir la noche del 28 de octubre de 1982 cuando el PSOE consigue una arrolladora mayoría en las terceras elecciones generales en democracia. 

Repaso de una noche que transformó el país a través de Alfonso Guerra, jefe de la campaña y segundo de Felipe González; Julio Feo, asesor de González; Juan Alarcón, chófer y amigo personal de González en aquel tiempo; Lalo Azcona, presentador del programa de televisión de diez horas en directo emitido durante la noche electoral; Cristina Almeida, Gallego y Rey y los historiadores José Álvarez Junco o Fernando García de Cortázar, entre otros.

El programa desgrana cómo fue la exitosa campaña del PSOE y de dónde partió la idea de viajar en autobús, cómo se vivieron los numerosos y multitudinarios mítines por todo el territorio nacional y qué estrategia se utilizó para la confección de un cartel y un eslogan ya mítico: 'Por el cambio'.

 

Emoción, entusiasmo, ilusión, esperanza, cambio. Son algunos de los términos utilizados por los invitados de Ochéntame otra vez para describir la noche del 28 de octubre de 1982 cuando el PSOE consigue una arrolladora mayoría en las terceras elecciones generales en democracia. 

Repaso de una noche que transformó el país a través de Alfonso Guerra, jefe de la campaña y segundo de Felipe González; Julio Feo, asesor de González; Juan Alarcón, chófer y amigo personal de González en aquel tiempo; Lalo Azcona, presentador del programa de televisión de diez horas en directo emitido durante la noche electoral; Cristina Almeida, Gallego y Rey y los historiadores José Álvarez Junco o Fernando García de Cortázar, entre otros.

El programa desgrana cómo fue la exitosa campaña del PSOE y de dónde partió la idea de viajar en autobús, cómo se vivieron los numerosos y multitudinarios mítines por todo el territorio nacional y qué estrategia se utilizó para la confección de un cartel y un eslogan ya mítico: 'Por el cambio'.

 

ver más sobre "Ochéntame otra vez - La noche del cambio" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - La noche del cambio"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    Tranquilamente, todo un apéndice del capítulo Nº 261 de "Cuéntame cómo pasó". Interesantes las imágenes de época y los testimonios, así como el programa que estuvo varias horas en el aire y cuyos números varias veces tuvieron que ser interrumpidos. Ah: casi todo musicalizado con canciones de Bruce Springsteen: "Born to run", "Glory days", "I¿m on fire", "Hungry heart" y otras tres más que no recuerdo el título con exactitud, alternadas entre versiones de estudio y en directo. Muy bueno, sin lugar a dudas. Saludos.

    07 mar 2014

Los últimos 211 documentales de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Novéntame

    Novéntame

    50:02 13 mar 2020

    50:02 13 mar 2020 ‘Ochéntame…’ recorre en ‘Novéntame’ diez años en la historia de España deteniéndose en los acontecimientos que supusieron un antes y un después como la sentencia del caso Segundo Marey, secuestrado por el GAL, por la que se condena al ministro del Interior, José Barrionuevo y al Secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera; los grandes éxitos musicales de Pau Donés, Alejandro Sanz, Rosario, Estopa, Juan Luis Guerra, o Los del Río…; los triunfos deportivos de Miguel Indurain o los Óscars a mejores películas de habla no inglesa de Fernando Trueba con ‘Belle Epoque’ y Pedro Almodóvar con ‘Todo sobre mi madre’.

  • 00:59 11 mar 2020 No te pierdas los primeros minutos del último programa de la temporada de 'Ochéntame otra vez', que da paso a una nueva década: "Novéntame"

  • 52:24 05 mar 2020 El programa cuenta la historia de éxito protagonizada por Almería que pasó de la pobreza a la prosperidad gracias a los invernaderos, al cine y al Parque Natural de Cabo de Gata. Para contar esta historia, el programa ha recabado los testimonios de los directores de cine Manuel Martín Cuenca y Álex de la Iglesia; los periodistas Carlos Herrera, Joaquín Abad y Miguel Ángel Blanco; y la agricultora Lola Gómez Ferrón, una mujer que comenzó de jornalera en los invernaderos y que ahora dirige su propia empresa de producción de hortalizas y agroturismo.

  • 1:29 04 mar 2020 No te pierdas los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez'.

  • ¡Vamos a la huelga!

    ¡Vamos a la huelga!

    50:51 27 feb 2020

    50:51 27 feb 2020 El 14 de dic. de 1988 se produjo la mayor huelga general en España. No hubo ni partidos de fútbol ni tv. Nueve millones de trabajadores secundaron la convocatoria de los sindicatos contra la reforma laboral del gobierno de Felipe Glez. El 14 de dic. de 1988 se produjo la mayor huelga general en España. No hubo ni partidos de fútbol ni tv. Nueve millones de trabajadores secundaron la convocatoria de los sindicatos contra la reforma laboral del gobierno de Felipe Glez.

  • Terapia de pareja

    Terapia de pareja

    50:35 20 feb 2020

    50:35 20 feb 2020 El programa recuerda en 'Terapia de pareja' a aquellas parejas inolvidables, nombres que quedan automáticamente asociados: Paquirri y Pantoja, Sergio y Estíbaliz, Pajares y Esteso, Almodóvar y McNamara, Romina y Al Bano, Ángel Cristo y Bárbara Rey, Rocío Jurado y Pedro Carrasco, Miguel Boyer e Isabel Preysler, Las Koplowitz y Los Albertos, Pimpinela, Pecos, Milli Vanilli…son algunas de esas parejas indisolubles en el recuerdo de los españoles. Pero 'Ochéntame…' no solo rememora la trayectoria de estos dúos, sino que enfoca este capítulo como una verdadera ‘Terapia de pareja’ con las aportaciones del psicólogo Rafael Santandreu y los irónicos comentarios del escritor Bob Pop y de la periodista Rosa Villacastín. Además, Elena Martín y Soledad Mallol (Las Virtudes), Carlos García Vaso (Azul y Negro), Mikel Erentxun (Duncan Dhu), Manuel Sarriá (Dúo Sacapuntas), los hermanos Lucía y Joaquín Galán (Pimpinela) y la actriz Bárbara Rey relatan su propia experiencia, los pros y los contras de estar emparejado.

  • 1:13 19 feb 2020 Mira ya los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez': "Terapia de pareja".

  • Papa Tour

    Papa Tour

    50:29 13 feb 2020

    50:29 13 feb 2020 La visita a España de Juan Pablo II en otoño del 82 fue la primera que realizaba un Papa a nuestro país. Dieciséis lugares en diez días en los que el pontífice reunió a miles de personas en plazas y estadios de fútbol como si se tratara de una estrella del Rock.

  • 1:10 12 feb 2020 Mira ya las primeras imágenes del próximo programa de 'Ochéntame otra vez'.

  • Raphael phorever

    Raphael phorever

    50:22 06 feb 2020

    50:22 06 feb 2020 Ochéntame otra vez recorre la carrera de Raphael en los años 80, una década en la que tuvo que convivir con las nuevas músicas y el estallido de libertades que llegó con el final de la dictadura. En 1982 recibió el disco de Uranio por las ventas de 50 millones de discos durante su carrera, un premio que solo habían conseguido hasta entones Michael Jackson o Queen. Y de estos años son canciones ya míticas de su repertorio cómo 'Qué sabe nadie', 'Como yo te amo' o 'Escándalo'. A través de los recuerdos de Raphael y del testimonio de su mánager, Rosa Lagarrigue, del compositor Jacobo Calderón y de la periodista Isabel Gemio, el espacio revive algunos de los conciertos más míticos de sus 60 años de carrera, descubre sus conexiones con un nuevo público y recuerda a dos de sus compositores preferidos: Manuel Alejandro y José Luis Perales.

  • 1:03 05 feb 2020 No te pierdas los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez': "Raphael phorever".

  • 51:25 31 ene 2020 Bilbao dejó el color gris industrial para abrazar las formas sinuosas del Guggenheim. Todo un viaje de regeneración urbana que empezó en los años 80 después de pasar por conflictos laborales, el terrorismo y las inundaciones que desbordaron la ría cubriendo de lodo el centro de la ciudad.

  • 2:02 29 ene 2020 No te pierdas los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez': "¡Ay Bilbao, cuánto has cambiao!"

  • El crimen de los Urquijo

    El crimen de los Urquijo

    51:07 23 ene 2020

    51:07 23 ene 2020 En 1980 fueron asesinados los marqueses de Urquijo. El doble crimen se convirtió en el caso más mediático de los 80 y sus contradicciones siguen hoy, casi 40 años después, con más preguntas que respuestas

  • 51:03 16 ene 2020 En 1978 se estrenan en España las películas ‘Fiebre del sábado noche’ y ‘Grease’. Comienza entonces a inocularse en nuestro país una inédita pasión por el baile. La llegada del videoclip “obliga” a los cantantes a bailar sus propias canciones y Michael Jackson, Madonna y Prince se convierten en las grandes estrellas musicales de la década. La sección ‘La juventud baila’ del programa ‘Aplauso’ fomentó esta pulsión por la danza. De repente en los años 80 no había casi ningún programa televisivo que no incluyera un ballet y casi cada cantante actuaba siguiendo la coreografía de unos bailarines.

  • ¿Dónde está el Nani?

    ¿Dónde está el Nani?

    51:20 09 ene 2020

    51:20 09 ene 2020 En el año 1983, Santiago Corella , alias "El Nani", fue detenido por la policía antiatracos de Madrid y desapareció misteriosamente en comisaría. Su caso destapó una extensa mafia policial y el Nani se convirtió en el primer desaparecido de la democracia. .

  • 55:37 02 ene 2020 Este programa es la cuarta entrega de Himnos de los 80, los capítulos de Ochéntame otra vez dedicados a recordar las canciones más memorables de la década a través de sus protagonistas y de las historias que evocan. Grandes temas de la década comentados por algunos de los artistas que las compusieron o interpretaron como Mikel Erentxun (Duncan Dhu), o Marta Sánchez (Olé Olé).

  • Locos por las bicis

    Locos por las bicis

    49:50 31 may 2019

    49:50 31 may 2019 El programa recuerda cómo, en la década de los 80, la televisión y la radio en directo convirtieron la Vuelta Ciclista a España en un espectáculo de masas al ritmo de pegadizas canciones que fueron su sintonía.

  • 50:47 24 may 2019 Los cómicos de hoy nos cuentan cómo les influyeron los humoristas de los años ochenta. Pantomima Full, Goyo Jiménez, Óscar Terol, Andreu Buenafuente y Álex de la Iglesia, entre otros, analizan los tabúes, las técnicas y, en general, la herencia de aquella forma de hacer reír.

  • 49:24 16 may 2019 El aceite de colza desnaturalizado apareció en 1981 y provocó la muerte de mil personas y más de 20.000 afectados. Las víctimas del síndrome tóxico son las protagonistas, que describe los primeros meses de alarma y los casi cuarenta años de dolor y lucha para ser tratados con justicia.

Mostrando 1 de 11 Ver más