Presentado por: Ángel Antonio Herrera | Cristina Almeida | Imanol Arias | Dirigido por: Jordi Barrachina | Irene Arzuaga | Paloma Concejero

'Ochéntame otra vez' prolonga la experiencia de los espectadores de la serie. Con una fórmula basada en la cuidada selección del archivo de RTVE y la aportación de testimonios directos de los protagonistas o testigos de los acontecimientos narrados, 'Ochéntame otra vez¿ ha obtenido en 2015 del premio de la Crítica a Mejor Programa de Entretenimiento del Festival de Vitoria y el premio Iris a Mejor Programa Documental de la Academia de Televisión.

null

3599280 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Ochéntame otra vez - Cómo están ustedes - ver ahora
Transcripción completa

-Sí, Pitu, qué guapo eres.

Qué guapo. -Qué ojitos tan bonitos.

(Música animada)

-Él decía que era Torrebruno, más grande que ninguno,

porque era así de chiquitín.

-Tigres. (NIÑOS) Tigres.

-Leones. (NIÑOS) Leones.

-Todos quieren ser los campeones.

-Tigres. (NIÑOS) Tigres.

-Leones. (NIÑOS) Leones.

-Todos quieren ser los campeones.

-"Hace muchos años, más de 25, en tiempos casi de la prehistoria,

en un país llamado España, no existía la televisión".

-Cuando era muy chaval, como no teníamos televisión

porque éramos pobres,

yo veía los programas infantiles en la calle,

en una tienda de electrodomésticos,

y veía a Locomotoro, a Valentina, a todos estos personajes...

-¡A la luna, a las dos, y a...!

(RÍEN)

-Yo tengo mis recuerdos de niño en blanco y negro.

Cri, cri, cri, cri, cri, cri, cri,

qué bien canta mi grillo.

-Yo soy de una generación de directores que nos criamos

con la pantalla de la televisión en casa, ¿no?

Yo soy un adicto a los programas infantiles,

como todos los directores de mi generación.

Mi programa favorito eran Espinete, los payasos...

-De la tele.

-Todos mis compañeros de clase en el colegio,

terminaban las clases, y se querían ir corriendo a su casa,

que ponían los payasos de la tele.

(Música melancólica)

-Lo máximo que ha dado la televisión, en popularidad,

han sido los payasos de la tele.

Había una vez,

un circo que alegraba siempre el corazón.

Lleno de color...

-¿Cómo están ustedes? -¡Bien! Los niños: "¡Bien!".

(Gritos)

-Muy buenas tardes.

¿Cómo están ustedes?

(NIÑOS) ¡Bien!

-Fue mi tío Gaby, en Cuba,

que dice: "¿Cómo saludo? ¿Trato al público de usted, de vosotros...?".

Y dijo: "¿Cómo están ustedes?".

La reacción del cubano fue: "Bien".

Vimos que lo volvió a decir mi padre, dio resultado, y Miliki también.

-¿Cómo están ustedes?

(NIÑOS) ¡Bien!

-¿Cómo están ustedes?

(NIÑOS) ¡Bien!

-¿Cómo están ustedes?

(NIÑOS) ¡Bien!

-Los payasos de la tele le gustaban mucho a Franco,

creo que lloraba viéndolos.

-¡Que me den la oreja!

-¿Qué oreja? -¡Que me den la oreja!

-Si no has hecho nada.

-Que me den mi oreja, que la tiene en la boca el toro.

-Los payasos de la tele fueron un pelotazo, efectivamente,

porque nos metían en casa el circo.

-Hola, don Pepito.

(NIÑOS) Hola, don José.

-¿Pasó usted ya por casa?

(NIÑOS) Por su casa yo pasé.

-¿Vio usted a mi abuela? -A su abuela yo la vi.

-Adiós, don Pepito. -Adiós, don José.

-Eran dos tipos requetefinos,

eran dos tipos medio chiflaos.

Eran dos tipos casi divinos,

eran dos tipos desbarataos.

Pedimos que vinieran 500 niños al plató,

para cantar con nosotros y hacer los concursos,

y en televisión se echaron las manos a la cabeza.

"¿Cómo vamos a traer 500 niños a un plató?".

"Sí, sí, se traen en autobús,

se les recoge en el colegio, se traen, se hace el programa,

y se llevan al colegio otra vez".

(Música)

(Aplausos)

-Las canciones eran absolutamente fundamentales,

tanto, que todavía nuestros hijos se saben aquellas canciones.

Susanita tiene un ratón.

-Un ratón chiquitín...

(AMBOS) Que come chocolate y turrón.

-No me confundas. -¿Cómo es?

(AMBOS) -Y bolitas de anís.

-Duerme cerca del radiador,

con la almohada a los pies...

-Esa era mi preferida.

Yo creo que sigue siéndolo,

ahora se la pongo a mi niña.

-Estamos listos.

-Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar,

pero no pudo jugar...

-Porque tenía que planchar.

(NIÑOS) Así planchaba, así, así.

-Había una niña, y planchaba.

El martes tenía que hacer otra cosa, el miércoles...

Una canción un tanto incorrecta en la actualidad, ¿no?

-Porque tenía que limpiar.

(NIÑOS) Así limpiaba, así, así.

-Si hablara de "El auto de papá",

sería políticamente incorrecto,

porque ahora el auto ya casi es más de mamá.

-El viajar es un placer,

que nos suele suceder.

-En el coche feo, pi, pi.

-Porque llevo torta.

¿Era ese?, ¿cómo se llamaba? -Sí, sí, sí.

-Vamos de paseo. (NIÑOS) ¡Pi, pi, pi!

-En el auto feo. (NIÑOS) ¡Pi, pi, pi!

-Pero no me importa... (NIÑOS) ¡Pi, pi, pi!

Porque llevo torta. (NIÑOS) ¡Pi, pi, pi!

-Saltaban los niños con los baches,

se movían todos cuando había curvas.

Fue una canción muy pegadiza,

la seguimos manteniendo en el repertorio Mónica y yo.

(Música)

-Siempre me cuenta mi madre que yo miraba a la tele,

que miraba a mi padre,

y volvía a mirar a la tele,

y volvía, y decía:

"Ese es gracioso,

ese, no". (RÍEN)

(Música)

-Mis compañeros flipaban, claro.

Era como: "Y tu padre, ¿está todo el día en casa contando chistes?".

Yo decía: "No".

-Yo me pongo muy nervioso. -Sí, yo lo entiendo.

-A mí... (SOLLOZA)

Le está manchando la cara. -¡Quita la cara de ahí, hombre!

-Luego he visto, con los años,

las aventuras, colgadas en el archivo de TVE,

y me parecen un poco desastrosas.

(RÍE MALVADAMENTE)

-En aquel momento me parecían increíbles,

venía muy de la escuela Bruguera.

Eran personajes muy estereotípicos, que acababan en una gran persecución.

-Salga usted, a ver cómo...

-¿Qué han hecho? ¿Están locos? ¿Qué han hecho conmigo?

¿Qué han hecho conmigo? ¡Esto lo van a pagar caro!

¿Qué me han hecho? ¡Insensatos!

-Gaby, es que no sabes hablar, ¿eh?

-¿Es que sabes lo que pasa?

Que me pongo nervioso...

-Claro, yo también me pongo "nervosio", sin embargo...

(Risas)

-Lo decíamos mal,

para que luego Gaby, que era el maestro, el que nos corregía en todo,

lo dijese bien, y el niño aprendiese a decir...

-La parte educacional. -Educacional, sí. Yo "sabo".

No se dice... -No, yo sé.

-¿Ves? Usted tiene sed, y...

-No, no, que se dice: "Yo sé".

-Ah, yo también lo sé.

-Se me lengua la traba.

(Risas)

-Ah, no. -¿Qué has dicho?

Qué mal adecuado estás, Gaby.

(Risas)

¿Es que no vas al colegio? Todos los niños que están aquí van...

¿Verdad que todos vais al colegio? (NIÑOS) ¡Sí!

-Claro, claro.

Igual que nosotros, que vamos todos los días al colegio.

-¿Sí? -Todos los días.

-¿Entonces? -Ningún día entramos,

pero vamos todos los días.

(RÍEN) -¿Será posible?

-"La gallina turuleca", que es "La gallina papanatas" de toda la vida,

pero que en América papanatas no significa nada.

Yo conozco una vecina, que ha comprado una gallina,

que parece una sardina enlatá.

Tiene las patas de alambre, porque pasa mucho hambre,

y la pobre esta todita desplumá.

En algunos países decimos patuleca, y en otros, turuleca.

-Pero con c, siempre con c. "Turuleta", no.

-La gallina,

turuleca,

es un caso singular.

La gallina,

turuleca,

está loca de...

-Caponata era otra de...

-De la misma época mía. (RÍE)

La gallina turuleca,

ha puesto un huevo, ha puesto dos, ha puesto tres.

La gallina turuleca,

ha puesto cuatro, ha puesto cinco, ha puesto seis.

(Música)

-Hicieron un casting.

De gallinas.

Y me llamaron para el casting.

Porque allí era The Big Bird, un pájaro muy grande,

pero aquí, por primera vez iban a hacer

una pájara. (RÍE)

-"Barrio Sésamo" va a empezar.

-¡Que empiece "Barrio Sésamo"!

La primera vez que hicimos una prueba, en plató,

yo estaba ahí gallinácea "absolutely",

y soltaron unos niños.

-Uno que da mucho susto.

-Y los niños, al verme a mí, corrieron despavoridos.

(RÍE)

Aprendí que tenía que seducir a los niños, ser como ellos,

pese al aspecto.

Le llaman... -¡El león!

-¡El león! -¡Sí!

(RÍE) Era el león, qué bien.

-Yo creo que el valor de ese programa,

era que era educativo, ¿no? Claramente.

-Yo notaba el éxito,

como no había notado nunca nada.

Aparte, un éxito absurdo.

Era que las madres, cuando me veían por la calle,

le decían al niño: "Vete a pedirle un autógrafo, es la gallina Caponata".

Y el niño, un disgusto...

Porque claro, él tenía la gallina,

no a un humano.

-Con "Barrio Sésamo" desde EE. UU., hasta hoy,

han crecido generaciones de niños.

(Música)

-A los pequeños de esa generación,

les encanta, les vuelve absolutamente locos

por el propio ambiente que crea, que era el barrio, ¿no?,

el barrio en sí.

-En mi barrio hay un mercado donde venden mantecados.

-En mi barrio hay una tienda, allí compro la merienda.

-En mi barrio vive gente, son vecinos y parientes.

Como tal barrio, era todo muy...

muy cálido, muy agradable.

Ahí estaba Espinete como para desbaratarlo todo.

En mi barrio vive gente,

qué cosa más estupenda.

-Estaba el cartero, el lechero, el panadero...

-Chema el panadero, Juan, mi marido...

¡Chema!

(Estruendo)

Ay, perdona, Chema, yo no quería... Yo no sabía que...

-Pero qué susto me has dado.

(Música)

-Me llamaron de un despacho,

me empezaron a medir, y dijeron: "Es para una cosa de tele,

que si sale va a ser muy buena, y tal...".

Y con el tiempo me llamaron.

Me metieron en un muñeco,

y me dijeron: "Improvisa".

Y me encontré con Espinete.

-Pobrecito, ¿qué pensará de nosotros?

Tanto decirle que si es raro, que si parece un cepillo...

¿Sabéis lo que os digo? Que a mí me parece muy guapo.

-Claro que sí.

-"Es un erizo que vive en el campo,

es distinto...".

Evidentemente, era un erizo distinto, está clarísimo.

-Muy, muy majo.

Y tiene unos pelos...

(ENFADADO) -¡No son pelos!

-¿Eh? -Son púas.

Y sirven para defenderme de mis enemigos.

-¡Anda!

(CHULO) -En el bosque hay que ser muy valiente.

-¿Vives en el bosque? ¡Qué divertido!

-Era un erizo rosa,

que hablaba,

que iba al cole,

era un personaje raro,

pero con mucha magia.

-Era un niño como de 4-5-6 años, que es lo que él decía.

"¿Cuánto tienes?". "4-5-6".

-Don Pimpón... ¿Qué era don Pimpón?

¿Sabemos qué era don Pimpón en realidad?

-Era... -Todavía no lo sabemos.

-¿Por qué lo dices?

-Porque no sabemos si era un animal, una persona,

un perro, un peluche... -Era un pelu...

-¿Sabes lo que era don Pimpón?

-Un peluche gordito, con una nariz muy simpática.

-Tú eres muy listo.

-Espinete... -¿Qué? (HIPA)

-Ven, bonito, ven.

(HIPA) (AMBOS) ¡Ay!

-¡Ay!, pero qué susto. ¿Cómo se te ocurre?

Pero qué susto... (RÍEN)

-Para que se te pase el hipo de una vez.

(ENFADADO) -¡Pues no se me ha pasado!

-¿No? -¡No!

Don Pimpón era un monstruo.

No sé, no sé lo que era.

Pero bueno, era muy amigo de Espinete, ya te digo,

sobre todo porque le contaba muchas historias, todas mentira,

todo era mentira.

Se lo inventaba todo, no había estado en ningún sitio.

Pero bueno, el niño se lo creía, o no.

Yo aguantaba mucho tiempo,

más de lo que tendría que aguantar dentro del personaje.

Cada equis tiempo había que cortar porque me asfixiaba.

La cos, cos, cos, la cosquilla,

es lo que quiero tener.

La cos, cos, cos, la cosquilla,

cuatro, cinco, cinco, diez.

-Y la seducción de un personaje como era Espinete,

tremendamente alocado...

-¡Cuidado, cuidado, Espinete, cuidado!

¡Vaya!

(Música)

Eres un desastre, ¿eh?

-Y desastres, pero no quedaba mal,

porque Espinete era así, era desastre,

pero bueno, ¿y qué?, no pasa nada.

Alegría.

Yo qué sé.

(GRITAN)

-¡Luis, Roberto!

-Había un grupo de punkis,

que eran los de "Espinete for president", y eso.

Debía ser por los pinchos.

Ellos llevaban su cresta, el Espinete llevaba sus pinchos,

y me escribían cartas muy de colegueo, y eso.

-¡Vamos, Espi!

-Si alguien te molesta,

y te pisa un pie. -¡Ay!

-Si te da la murga,

pasa mucho de él.

-Fíjate, estaban todos encarnados por grandes actores, ¿eh?

No era moco de pavo meterse dentro de una cosa de esas.

-No es fácil mover un muñeco.

Tú te crees que lo estás exagerando,

y tienes que exagerar más los movimientos.

-Los ojos del muñeco estaban como a esta altura,

¿sabes?, y el hocico quedaba así.

-Niños, son secretos... -Que no lo cuentes.

-No lo cuento, no lo cuento.

-Me metía una anilla aquí.

Cuando tiraba de la anilla, se movía el hocico.

Aparte, subía y bajaba cejas.

-Y la otra mano la movía con un hilo,

según se movía esta mano, la otra bajaba o subía.

-Llevaba un hilo de nailon que se enganchaba aquí, al cuello,

y luego al otro brazo, y si movía un brazo, se movía el otro.

-Estás destrozando las infancias de los televidentes ahora mismo.

El barrio Sésamo, el barrio Sésamo.

-Todo el conjunto de "Barrio Sésamo", también marcó toda una época.

-Yo creo que aportó alegría, fundamentalmente.

El barrio Sésamo, el barrio Sésamo.

-Y cualquier juguete lo puedes compartir con Espinete,

y con don Pimpón, porque esto es, como tú ya sabes,

el barrio Sésamo, el barrio Sésamo.

-Su Espinete... -"Barrio Sésamo".

-"Barrio Sésamo". La rana Gustavo...

-Gustavo. -Era lo que había antes,

lo que echaban en la tele.

-A mí me gustaba antes la tele. -Y a mí, igual.

-Ahora no me gusta.

(Música)

-Chiripitifláutica es la sonrisa de mamá.

Chiripitifláutica es la sonrisa de papá.

-Al llegar nosotros, estaban "Los Chiripitifláuticos".

¿Sí? -Te ha costado, ¿eh?

Chiripitifláutico es don José.

-"Los Chiripitifláuticos" comienza en "Antena infantil"

a finales de los años 60,

y tiene tal éxito que acaba como programa independiente, ¿no?

-Es el primer gran programa infantil con tramas, actores, etc.,

que marcó a toda una generación de españoles.

Para mí de los más importantes de la historia.

(TV) -"Chiripitifláutica. (RÍEN)

-Quedará muy lejos de aquí, de la Tierra, ¿no?

-Ah, pues no.

-Yo creo que en el año 3000 la gente irá viajando de planeta en planeta.

-De galaxia en galaxia, qué bonito".

-Los niños de "Los Chiripitifláuticos" es una generación

de críos que empieza a ser más urbana que rural.

Son unos niños, como digo, mimados, la primera generación "mimada",

por eso es una generación que a su vez alarga la infancia.

Y como digo yo,

es la generación que pasa del tortazo al tuteo en el colegio.

-Don, dolón, dolón.

Dolón, dolón, dolón, dolón.

Don, dolón, dolón, dolón, dolón...

-Yo te diría que son unos de mis personajes favoritos infantiles,

porque tenían un humor fácil, un humor divertido,

un humor sin maldad...

El País de la Cosquilla, ja, ja, ja.

Reino de la Maravilla, ja, ja, ja.

-Me acuerdo de "Los Chiripitifláuticos",

de Valentina, del tío Aquiles, de Locomotoro, del capitán Tan.

-Estos cuatro eran cuatro actores.

De pronto se vieron encumbrados absolutamente,

porque no podían ir por ningún sitio de España que no les conocieran.

-Queremos presentaros con honor... -¡Quieto!

¡Quieto! -¿Qué pasa?

-Un mosquito. Quieto, un mosquito.

Que tiene en la frente un mosquito.

Un mosquito, quieto.

-No podían salir a la calle, porque además rotaban con teatros,

iban a colegios, y se convirtieron en los héroes de los niños.

Quizá, en nuestros primeros héroes infantiles de la televisión.

-Que lo tienes en la punta de la nariz.

¡Quieto!

(Risas)

Anda, presenta ahora.

-Pues sí voy a presentar hombre, sí voy a presentar.

-El capitán Tan era un señor que era actor, que le gustaba,

pero que en realidad tenía una zapatería, me parece.

-¿Quiénes sois?

Talán, talán, talán, yo soy el capitán,

que viaja por el polo, con mucho protocolo.

-En mi caso me encantaba el capitán Tan.

Mi hermano recuerdo que era Locomotoro,

mi hermana, Valentina, el otro el tío Aquiles,

luego estaban los hermanos Malasombra.

-Somos malos, Malasombra, somos malos de verdad.

Somos como una espina, que solo sabe pinchar,

y más malos que la quina.

Había una vez, un barquito chiquitito.

Había una vez, un barquito chiquitito.

Que no podía, que no podía,

que no podía navegar.

Y ahí más ritmo...

Y terminaba...

Cuatro, cinco, seis semanas.

Y aquel barquito, y aquel barquito,

y aquel barquito navegó.

-A los niños les encantaba, claro.

-Divertidos, inocentes, ingenuos,

y torpes, yo me identificaba con ellos, también,

porque ya no me veía yo tan torpe al verlos a ellos.

Yo me sentía mucho más lista que ellos.

Entonces, por eso era por lo que me gustaban.

-El recuerdo más importante que tengo de casi toda mi niñez,

es llegar a casa corriendo para llegar a tiempo a ver

"Un globo, dos globos, tres globos".

-Un globo, dos globos, tres globos...

La Luna es un globo que se me escapó.

Un globo, dos globos, tres globos.

La Tierra es un globo donde vivo yo.

-"Un globo, dos globos, tres globos",

fue un programa importantísimo, desde luego.

María Luisa Seco,

tristemente fallecida ya hace muchos años,

nos decía aquello de "Hola, chicos".

Era la forma de saludar a los chavales de aquella época.

-Hola, chicos. ¿Qué tal?

¡Uy!

Hola, ¿quién es usted?

-Yo soy Kaluka Fu.

-Yo pienso que a María Luisa Seco,

te envío un beso,

nunca se le ha dado la importancia que tuvo en el mundo infantil.

-Yo creo que era como la hermana mayor de toda mi generación de niños.

-Escribía libros, era maestra de niños, de infantiles,

Para mí, uno de los personajes fundamentales

de la historia de la televisión infantil de este país.

(Música)

Ella inventó el "cantidubi dubi dubi, cantidubi dubi da".

-Luis Ricardo, cantidubi dubi dubi, cantidubi dubi da, ya.

-Sí, cantidubi dubi dubi, cantidubi dubi da

me pilló pequeña, pero lo recuerdo.

-Son mis niños y niñas del programa de "El monstruo de Sanchezstein".

El programa lo inventó Guillermo Summers.

Era muy curioso, porque Luis Ricardo era una máquina, un robot.

Los niños le encargaban una acción, pero había un tiempo para hacer eso.

-Luis Ricardo, coge un huevo y colócatelo en la frente

por el extremo puntiagudo, ya.

-Luis Ricardo, como máquina,

tenía que ejercer fielmente lo que el niño le decía,

pero procurando darle la vuelta para que el niño perdiera, y no ganara.

-Levanta esta pierna, ya.

Suavemente.

(Risas)

-Los niños no me odiaban, yo siempre pensaba:

"Dios mío, con las jugarretas que les hago a los chavales".

(GRITAN)

-Iba por los parques, y veía que los niños se peleaban

entre ellos por ser Luis Ricardo.

"Vamos a jugar a la tele". "Luis Ricardo lo hago yo".

"No, lo hago, lo hago yo".

-Luis Ricardo, mueve el cuerpo para adelante, ya.

No, hombre, no.

-A mí todavía por la calle me dicen:

"Haznos eso que hacías tú cuando hacías de Luis Ricardo".

Luis Ricardo no hablaba, solo hacía...

-Cuando se lo pido dice: "Cada vez que veo a los chavales

de tu generación, me pedís que lo haga".

Era increíble.

-Y me decían mis compañeros: "Qué suerte tienes, puñetero,

no te tienes que aprender el guion".

-Estaba Luis Ricardo, pero estaba sobre todo

la entrañable Gloria Fuertes.

-Hola.

Aquí estoy con mis versos,

son como cuentos en verso, como versos en cuentos.

El primero,

"Pío Pío Lope, el pollito miope".

-Gloria Fuertes fue todo un personaje,

con los poemas esos tan malos que hacía.

Los poemas no tenían que ver nada con Machado ni con Lorca.

-El pollito miope nació con gafas,

nada más salir del huevo, tropezó y se las rompió,

las gafas.

-Pero era una forma de que los chicos nos acercáramos a la poesía.

-Yo descubrí la poesía a través de Gloria Fuertes

siendo muy pequeña, y me convertí... Entre otros autores,

me convirtió en ávida lectora, desde luego.

Yo creo que a mucha gente de mi generación.

-Nací en Madrid, soy gata, soy gata neta y nata,

mi comida es una lata.

-Gloria Fuertes no me ha gustado nada,

nunca me llegó a gustar en ningún momento.

-El burro en la escuela, era un burro de verdad,

no como algunos niños.

-Siendo niña, me daba miedo, realmente.

A mí me parecía un ogro a mi edad.

-No se lo sabe. -Sí me lo sé.

-Usted nunca estudia, dígame por qué.

-Tenía poemas magníficos, magníficos.

Es una mujer que ha luchado muchísimo por muchos motivos en la vida,

y trabajando, ha luchado muchísimo, entonces, ole.

(Música)

No he dejado de ser niña, y, entre otras circunstancias,

parezco tonta y si vieras qué lista hay que ser para hacerse la tonta.

(Música)

Hola, familia; hola, chicos. -Hola chicos y grandes,

porque este nuevo espacio es para toda la familia.

(Música)

Trabajar en un programa infantil, como fue "Sabadabada",

para mí fue una experiencia maravillosa.

Íbamos los sábados, al cambiar de día,

lo que quisimos fue llamarlo "Dabadabada".

Había una parte de concursos, otra de canciones,

se contaban historias a base de ese gran dibujante

que es José Ramón Sánchez.

Las dibujaba y las explicaba con Rosa Otero y conmigo.

-En la ciudad de Sídney, en Australia,

cayó una lluvia dorada. -Dorada.

-Se supone que ha sido por el pólen de millones de flores

que llevaba el viento.

-Esto es una lluvia más poética y bonita.

-Hicimos un programa infantil muy digno.

Tratábamos a los niños como pequeños adultos.

Ven ven, ven, vamos a bailar

al baile de la televisión.

Yo he estado de niño totalmente enamorado de Sonia Martínez,

la presentadora de "Dabadabada",

que era una chica extremadamente guapa.

Yo me acuerdo que estaba totalmente fascinado.

-¡Qué bárbaro! ¿De quién son esas cartas?

-Esto de una admiradora.

-Intentábamos divertir y enseñar de una forma entretenida.

(Música)

No solo ser eso que le pones a un niño

para que te dé guerra en casa.

-Joaquín me ha estado ofreciendo esta hermosura

que denominamos tinta de calamar, tanto por su color,

porque el que lo lleve, si se descuida, puede sudar tinta.

Es un modelo muy, muy práctico, ya que como es negro,

parece de luto y al ir de luto con él se puede hacer el muerto.

(Música)

Si hay una generación que, desde Cádiz a Bilbao,

me dicen la misma frase: "Yo crecí contigo".

-(CANTA) Es la corbata de seda escarlata,

tú me la regalaste en mi cumpleaños.

-De pequeña yo era fan de Torrebruno, no de los payasos.

-Diós mío, aquí tengo el edificio España, la torre de Madrid.

-Aquí faltarían 24 corbatas para un medio hombre, no puede ser.

-Él era encantador, tengo que decirlo.

-(CANTA)

-Llegó a España como "crooner", como cantante.

Terminó haciendo programas infantiles,

con lo cual tuvo mucho éxito.

El conductor de la guagua

me llama Don Redondón.

Yo cantaba más las canciones de Torrebruno,

la de tigres, tigres, leones, leones, que los de los payasos de la tele,

que las tenía ya requeteoídas. -Música, maestro.

-Yo recuerdo que para mí era un personaje icónico.

Era un tío que tenía una vitalidad increíble en el directo.

Son los tigres los más fuertes, los más duros de pelar,

más peleones que dragones, mucho más.

Torrebruno era inevitable, era de una pesadez cósmica.

Los leones dicen que son fardones,

los mejores del África central.

Yo lo he sacado en algún capítulo de "Cuéntame",

porque realmente es como una inyección para la secuencia.

Cuando empieza con Torrebruno

cantando "Tigres, leones", por ejemplo.

Tigres. -Tigres.

-Leones. -Leones.

Todos quieren ser los campeones.

Estaba en todos sitios, a todas horas,

en todos los programas. Era simpatiquísimo.

(Música)

Se convirtió en una especie de pequeño icono para los chavales.

Tenía algo de caricatura, no lo vamos a negar,

por él mismo, por su estatura.

-Mi nombre en clave es Rocky Cercero Tres y Medio.

-Os va a parecer de la familia, lo que pasa es que es muy chiquitito.

-No, es grande, grande.

El decía que era Torrebruno, más grande que ninguno,

porque era así de chiquitín.

-Buenas noches, Torrebruno, alto, 1,61.

Nacido en Italia y no ha crecido en ningún lado.

-No tenía complejo de bajito, yo gastaba muchas bromas con él

y era, era todo corazón.

-Hola, hola. (TODOS) -¡Hola!

-Me queréis, ¿eh? Yo también os quiero mucho a vosotros,

pero a todos por igual.

-Honestamente, no creo que le gustaran mucho los niños.

Aquí, entre nosotros.

-A él le gustaban los niños en el trabajo.

Luego no creas que le hacía mucha ilusión

cuando se le acercaban por la calle a pedirle una foto.

Era un poquillo cascarrabias, no, no le gustaba.

(Música)

Yo tengo que reconocer que a mí lo que más mítico

me parece de Torrebruno que haya sido el presentador

de la única visita de los Beatles a España, eso lo más.

-Ahora sí que ha llegado el momento.

Queridas amigas y amigos, aquí están por primera vez en España,

los fantásticos, los únicos, los Beatles.

-Un hombre con un talento increíble para todo lo que hacía.

Él, por ejemplo, actuó en París alguna vez.

Elvis Presley acudió al concierto.

Le impresionó mucho la manera de cantar de Torrebruno

y se hicieron la foto mítica en el camerino

que realmente habla del talante que tenía Torrebruno,

era un personaje increíble. -Era un buen cantante,

tenía una capacidad de jugar con las voces muy buena.

Yo lo sé, lo sé que volverás.

Y aquí, aquí, mi amor, me encontrarás.

Fue un gran compañero y tuvo mucho éxito

haciendo programas infantiles, aunque a él le hubiera gustado

ser Frank Sinatra, ¿eh? Esa es la verdad.

Es para ti.

(Música)

Cuando acabó "Dabadabada", entonces dijeron que se iba a hacer

un nuevo programa que se iba a llamar "El kiosco".

El kiosco, te hará soñar.

Me dijeron: "Jim Henson ha aceptado

por primera y única vez en la historia

a fabricar un "muppet" para un programa que no sean los suyos".

-¿Tú sabes quién es Jim Henson?

-¿Jim Henson? Jim Henson es el creador

de la rana Kermit, Epi, Blas.

-Pero pone una condición sine qua nom.

La misma persona que le ponga la voz es la misma persona que lo mueva.

"¿Tú te atreves?". Yo dije: "Me atrevo".

-¿Qué te parece si te ponemos Pepe Soplillo?

¿Te gusta Pepe Soplillo? -¿Qué quiere decir eso de soplillo?

-Que es el viento.

"Las orejas de Pepe Soplillo al movimiento".

-Me llamo Pep Soplillo, me gusta, Pepe Soplillo,

me llamo Pepe Soplillo.

-Me montaron en un avión y me llevaron a Londres

a encontrarme con Jim Henson.

Él me enseñó personalmente a manejar el muñeco.

Un día me dijo en inglés, yo tenía un inglés macarronico:

"Mira, Pepe, el manipulador perfecto de un 'muppet' sería un mono".

Digo: "¿Un mono por qué?".

"Porque un mono es un individuo de baja estatura,

pero que tiene un brazo muy largo".

"¿Cuál de las dos cumplo yo? ¿La del brazo?"

Me dijo él: "No, no, la del brazo no, la otra, la de la baja estatura".

-Una forma más o menos así. -No me digas que tú...

-Sí, sí.

No lo presentaba solo Pepe Soplillo, lo presentaba Verónica Mengod.

El Pepe Soplillo cantaba muy mal, porque Pepe Carabias, que soy yo,

también cantaba muy mal.

Es la historia de un pirata que llamaban Barbaplata.

-Bucanero incorregible y muy tragón.

Entoces, trataban de decirme: "No, Pepe, pero esto no.

Tú has hecho fa sostenido y esto es sí bemol".

Yo siempre decía: "Hombre, si yo sé que esto es sí bemol, hombre,

lo que pasa que lo hago así para que quede más gracioso".

El pirata Barbaplata un día metió la pata.

La gracia era que Pepe Soplillo soltara un gallo,

hiciera una gamberrada, no que cantara una canción perfecta.

Hola. Hola.

-¿Qué tal? Es la boda de cristal.

Novedoso, moderno, música que ya no era tan, tan infantil,

pero que los niños también se adaptaban a ella.

Aquellos muñecos, medio monstruitos medio bujitas,

al niño le gustaba.

-Quiero advertir a los telespectadores

que ni yo ni los otros electroduendes nos hacemos responsables

de lo que salga aquí, no te funde.

-Era un prodigio de programa, además estábamos gente muy variopinta.

No te rías, no te rías

de la bruja Avería.

Estaba Pedro, esta Olvido, Alaska,

que ya era una diva de la modernidad y tal.

A Pedro Reyes le cambiábamos el guión.

Entonces, yo te doy un golpe y tú te desmayas.

El tío lo hacía.

-Les habla Cayetana de Gurruchaga.

Mi casa incluso se utilizó, la casa de verdad.

Las maquilladoras, el cámara, todos venían a mi casa,

era una casa muy grande.

Ahí rodábamos "La bola de cristal".

-Soy la madre de Javier. Me encuentro destrozada.

-Ya empecé a desarrollar mis personajes,

aproveché para ponerme unos dientes donde emulaba a mi padre.

-Javier, a los 7 años, cuando hizo la Primera Comunión.

-Mi tía era la Bombi, o sea esa chica que salía en "Un dos, tres"

diciendo: ¿Por qué será?"

-Espera un momentito. -¿Qué vas a hacer?

-Una cosita. -¿Con qué letrita?

-"O". -¡Qué diver!

-Así estoy más cómodo.

-Viaje con los libros...

Mi consejo, mi sincero consejo es que leamos, que leas.

-Incitábamos a los niños a la lectura,

algo que a lo mejor ahora hay alguno que se mosquea.

No, porque yo quiero que mi hijo sea futbolista

y usted está metiéndole que coja un libro.

La gente está muy pejiguera, es imposible.

-Rompió los esquemas, rompió los esquemas a todo el mundo.

Sapos, culebras y bichos muertos,

fuego, azufre y manganeso.

Era un programa infantil y en casi todos

había una bomba atómica o nos metiamos con Reagan.

-Este huminazador del Gobierno, ¡huyamos!

-Hubo algún articulista que previno

a los niños, a los padres.

"No dejen a sus hijos delante de la tele

cuando estén emitiendo 'La bola de cristal'".

De verdad, qué país más ridículo.

(Música)

"Cajón desastre" recuperó un poco toda esa tradición

de incorporar otra vez a los niños, hacerles formar parte

del programa en el plató.

Miriam Díaz-Aroca y sus patines,

salir patinando en televisión era genial.

(Música)

Además, ese silbido fuerte que pegaba ella,

que te llamaba la atención.

(SILBA) -Venga esos ánimos.

-Un cambio en la programación infantil.

Pasó a estar presentada por chicas muy atractivas y guapas,

que tenían otra forma de acercarse a la gente joven,

y yo creo que era también para que los padres

se sentaran con los chicos para ver la televisión.

(Música)

Es verdad, es verdad, que Miriam Díaz-Aroca y yo

íbamos más seys vestidas de lo que se debería ir

en un programa infantil, pero lo que está claro

es que los niños eligen.

(Canción en inglés)

¿Por qué se produce el cambio a estas presentadoras llamativas?

Simplemente porque también la sociedad había cambiado.

-Los niños elegían ese tipo de presentadoras,

porque ya te digo que yo no iba, soy la primera que dice

que no iba vestida para niños.

Bueno, yo vengo de compras y he renovado todo mi vestuario.

La veréis cómo me queda la nueva moda otoño invierno.

Voy a probármela.

Tampoco es que enseñara nada que no se puede enseñar.

Quizá pues a lo mejor enseñaba más muslo de la cuenta

o más tripita de la cuenta.

"¿Pero tú qué quieres ser?"

Por ejemplo, mis hermanas a lo mejor decían yo médico,

la otra arquitecta, yo decía: "Quiero ser famosa".

-No te lo pierdas, adelante, Leticia.

-Tenía gracia, porque era tan fea, tan fea, tan fea,

que decir eso en casa era algo que todos empezaban a reír.

-A mí me sacaron del programa de Hermida

para meterme en "No te lo pierdas" debido a las cartas

que llegaban de los niños. Eran miles y miles.

Todos querían ser como yo, todos querían llevar lo que yo,

y era asombroso, porque yo no llevaba nada de niños.

(Música)

Me acuerdo de la canción "No te lo pierdas, no te lo pierdas".

Entonces era una canción muy bonita que todos los niños

la cantaban tomándose el bocadillo en directo,

con un fantasma, que era una monada.

No te lo pierdas.

"Mucha marcha" era un programa muy educativo,

muy, muy, muy educativo, muy educativo.

(Música)

Era fundamental el loro, fundamental, porque los animales que hablan

siempre funcionan con los programas de niños, siempre.

-Ponle pipas.

-Ponle pipas, ¡qué pesado eres con las pipas!

Vamos allá, manos a la obra, todos lápiz y papel,

ya sabéis que es la cocina yeyé de Leticia.

¿Estáis todos preparados?

Yo me ponía celosa del loro, porque el loro salía mucho.

Entonces, me decía mi mánager:

"¿No te das cuenta de que es un loro, Leticia,

que no le conoce nadie al loro?" "El loro sale más que yo".

Loro al horno con salsa de plumas.

Tenía humor, también era educativo, dabas clases de aerobic,

a los niños les encanta cantar y bailar,

es lo que más les gusta del mundo.

Yo llegaba al aeropuerto por la mañana

y entonces me encontraba al ejecutivo viendo el programa.

Entonces decía: "¿Cómo el ejecutivo no estará viendo

los informativos de la mañana? Me está viendo hacer aerobic".

Había mayores que, claro, me llamaban tonta.

Y no me explico que con 40 años veas mi programa.

En diagonal.

-Leticia Sabater marcó un momento infantil, también.

Lo que pasa es que su personaje creció muy deprisa

de infantil a adulto.

Entonces, ahí hubo un cambio muy fuerte.

-Yo, en aquel momento, no era consciente

de que yo podía ser un mito erótico para ellos, la verdad.

Sí pensaba que le hacía gracia, quizá, mi imagen.

Hoy en día sí soy consciente

de que era un mito erótico para todos.

Me han confesado que todos, en aquellos momentos, en fin,

tenían sueños eróticos conmigo, despiertos.

Cinco, seis, siete y ocho.

De lado a lado, una, dos.

Hoy en día todos los mayores tú les dices: "Con mucha...".

Y no hay uno que no te diga: "Marcha".

Todos, absolutamente todos.

Hay una cosa muy importante, y es que hoy en día

ya ninguno me llama tonta,

todos orgullosos de que han crecido conmigo,

porque se han dado cuenta de que lo que hacía era un personaje.

(Música)

¡Oh, qué programa más bonito!

-Es educativo.

-Es una gallina con cabeza de elefante.

Porque era una cosa que salía en un concurso.

-Y te llevabas un gallifante si contestabas bien.

Si no contestabas bien...

-Hay preguntas que valen más gallifantes.

-Efectivamente.

-Pues hombre, los gallifantes la verdad es que estaban genial.

-Empiezas a moverte rápido, no coges las cosas así,

mueve mucho las manos. -No te controlas.

-No sé, yo creo que es el mal. -El mal.

No es el mal.

-Yo seguro que en el concurso seguramente fui la peor.

Me dieron el gallifante por dármelo.

-Está vestido siempre de negro para que no los vean.

-Y dejaron todo tirado por el suelo.

-Sí, y también huellas por la alfombra.

-Dejaron huellas.

-¡Arriba las manos! -¡Arriba las manos!

-Yo creo que es un ladrón. -Un ladrón.

Tres gallifantes más para el sillón rosa.

-Los niños...

no tienen filtro.

Es decir, lo que se les ocurre aquí sale por aquí.

-Gracias, hermanito, por acompañarme.

Gracias.

Hola, hermano. ¿Estamos bien para la misa?

Bien, empecemos.

-Reivindico los gallifantes desde aquí.

-Eso. -Que vuelvan.

-Que vengan los tíos del elefante que dice esta.

"Club Disney" fue una época... primero, de cambio radical.

Tenía 15 o 16 años y las responsabilidades

de una persona de 30-40, que para mí en aquella época

era ser mayorcísima, ahora tener 40 me parece ser muy joven.

-Yo os presento a mi equipo, el equipo azul.

Donde juegan... -Sandra.

-Sandra. -Javi.

-Javi. -Sonia.

-Sonia, ¿y? -Carlos

-Y Carlos.

Para mí fue el primer proyecto que hacía

y no tenía absolutamente nada que ver con la familia Aragón.

-Nos pidieron hacer la película "Había una vez un circo".

Miliki iba desde televisión hasta su casa

y ya estaba maquinando cómo iba a ser musicalmente esa canción.

Dice: "Había una vez...". Estaba en un atasco y tocó el claxon.

Un circo que alegraba siempre el corazón.

Lleno de color, un mundo de ilusión,

pleno de alegría y emoción.

Los papeles estaban muy definidos.

Gabi el serio el maestro. El dicharachero Fofó.

El romántico era Miliki con su acordeón,

enamorando a las chavalinas y a las que no eran chavalinas con su música.

(CANTAN) "Feliz, feliz en tu día.

Amiguita, que Dios te bendiga".

Y Fofito llegó un momento que dijeron que para él todas las caídas,

todos los cubos de agua, todos los resbalones.

Cada vez que se cae algo del techo, le cae a Fofito.

(Redoble)

Fofo no está aquí con nosotros,

porque en el cielo hay muchos niños que lo esperaban.

Cuando murió Fofó, mi madre se puso de luto.

-Y él, voluntariamente, se ha ido al cielo

a cantar canciones a todos los niños que están en el cielo.

-¿Está muerto Fofó?

-Todos recordamos la muerte de Fofó.

Los que éramos niños entonces un palo, ¿no?

(Música)

Para el público muy fuerte, pero para la familia mucho más

porque ya paramos.

-La muerte de Fofó fue terrible, porque, por lo que fuese,

Fofó era el preferido de los niños.

-Vamos a contar una, dos y tres. ¿Preparados?

(TODOS) ¡Una, dos y tres!

-Uno de los recuerdos que tengo con mi abuelo Fofó

fue cómo me enseñó esa diferencia entre el abuelo y Fofó.

Cogió la nariz de payaso, se la ponía y me decía: "Fofó".

Se la quitaba y me decía: "Abuelo. Fofó, abuelo".

-Cuando faltó papá, pensamos... Gabi y Miliki en retirarse.

Yo no sabía por dónde iba a ir mi futuro.

Fueron los propios técnicos de televisión

que vinieron a hablar con nosotros y nos dijeron:

"Tenéis que continuar".

Más tarde veíamos que hacía falta un cuarto

y entró Emilio, Milikito.

Tocaba el cencerro, hasta que ya fue cogiendo... pisando los platós.

-Soltura. -Soltura.

Y le dijimos: "Quítate la campana, empieza a hablar".

Habló tanto que dijo un día:

"Me marcho a hacer el programa de noche".

-Cinco y acción.

-A continuación, damos paso a unos minutos de publicidad.

Enseguida volvemos.

Hubo una época de programas infantiles de TVE

que han sido irrepetibles.

-Creo que la programación infantil debe tender a ser formativa,

educativa, que deje a los niños un cierto poso

entre lo cultural y el entretenimiento.

Pero sin olvidar que son niños.

-Hay que estar siempre con los ojos muy abiertos.

A los niños hay que... Yo qué sé...

Hay que abrirles.

No podemos ir así, con las orejeras como los...

los mulos.

-Los concursantes... qué valor les damos.

Cuáles son las prioridades que les damos a los niños.

-Un niño está viendo una cosa y si no le gusta lo que está viendo,

coge el mando y cambia de canal.

O se levanta, se va y se pone a hacer otra cosa.

-Antes estaban calladitos. Hoy en día salen y te dicen:

"Fofito, ¿por qué tienes los zapatones tan grandes?".

Y se queda tan tranquilo.

O se levanta y te dice: "Fofito, mira que eres feo".

-Nosotros todavía éramos una generación de callejeo,

de descampado.

La actual es la generación de las nuevas tecnologías

y de Internet. No tenemos nada que ver.

-Resumiendo.

A lo mejor la técnica favorece unas cosas

y repercute negativamente en la falta de imaginación.

-Que hay que irse a la cama.

-¿Quién no se ha ido a la cama con la familia Telerín?

(CANTA) "Vamos a la cama que hay que descansar".

-"Para que mañana podamos madrugar".

-Salgo de parte de la tele.

Ya va siendo hora de que los peques nos vayamos a la cama. Hale.

-Salían en la televisión con Cleo a la cabeza y Cuquín cerrando,

que decía aquello de: "Si Dios quiere".

Pero lo malo que tenía es que nos mandaban a la cama, ¿no?

(ININTELIGIBLE)

Vamos a la cama, que hay que descansar,

para que mañana podamos madrugar.

Mi madre me decía: "Venga, a la cama".

-Y en ese momento era lavarse los dientes e irse a dormir.

-Sin música, sin romanticismo,

qué sería la vida de cada uno de nosotros.

Explota, explótame, explo... Explota, explota mi corazón.

Explota, explótame, explo...

Raffaella Carrà era un mito italiano.

(HABLA EN ITALIANO)

-Yo pienso que yo soy artista, pero no es por las canciones.

-Bueno, también por las versiones. Esto era un pack.

-Yo he crecido con esa música italiana de Cocciante,

de Celentano, de Tozzi.

-Ese mundo del latin lover.

No me ha costado trabajo para nada.

Volare,

oh!

Es entrañable, es eterna.

La oyes la primera vez y ya te quedas...

Te traslada.

(HABLA EN ITALIANO)

-Yo tenía ganas de tener un hijo,

ahora tengo cuatro hijos por culpa tuya.

Ochéntame otra vez - ¿Cómo están ustedes?

52:44 05 may 2016

¿Cómo están ustedes? recuerda los principales programas infantiles de la historia de TVE. Personajes inolvidables como Los payasos de la tele, Los Chiripitfláuticos, Torrebruno, Espinete, la gallina Caponata, el monstruo de Sanchezstein, Pepe Soplillo, Gloria Fuertes o La familia Telerín guiarán a varias generaciones de espectadores en un emotivo viaje a su propia infancia. Un territorio en el que programas como "Antena infantil", "El gran circo de TVE", "Barrio Sésamo", "Un globo, dos globos, tres globos", "Dabadabada", "El kiosko", "La bola de cristal", "Cajón desastre", "Juego de niños", "Club Disney" o "Mucha marcha" ocupan un lugar destacado.
Para hacer este recorrido, Ochéntame otra vez ha entrevistado a protagonistas de aquellos programas como el payaso Alfonso Aragón "Fofito" y a su hija Mónica Aragón, a las presentadoras Mayra Gómez Kemp y Leticia Sabater, al actor José Carabias, al realizador Fernando Navarrete, a las actrices Chelo Vivares (Espinete) y Emma Cohen (Caponata) y a los músicos y actores Javier Gurruchaga y Pablo Carbonell.

¿Cómo están ustedes? recuerda los principales programas infantiles de la historia de TVE. Personajes inolvidables como Los payasos de la tele, Los Chiripitfláuticos, Torrebruno, Espinete, la gallina Caponata, el monstruo de Sanchezstein, Pepe Soplillo, Gloria Fuertes o La familia Telerín guiarán a varias generaciones de espectadores en un emotivo viaje a su propia infancia. Un territorio en el que programas como "Antena infantil", "El gran circo de TVE", "Barrio Sésamo", "Un globo, dos globos, tres globos", "Dabadabada", "El kiosko", "La bola de cristal", "Cajón desastre", "Juego de niños", "Club Disney" o "Mucha marcha" ocupan un lugar destacado.
Para hacer este recorrido, Ochéntame otra vez ha entrevistado a protagonistas de aquellos programas como el payaso Alfonso Aragón "Fofito" y a su hija Mónica Aragón, a las presentadoras Mayra Gómez Kemp y Leticia Sabater, al actor José Carabias, al realizador Fernando Navarrete, a las actrices Chelo Vivares (Espinete) y Emma Cohen (Caponata) y a los músicos y actores Javier Gurruchaga y Pablo Carbonell.

ver más sobre "Ochéntame otra vez - ¿Cómo están ustedes?" ver menos sobre "Ochéntame otra vez - ¿Cómo están ustedes?"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Luis

    Hola. Me gustó mucho éste programa. Como decía alguien, también soy de los que pasó su infancia con la televisión en blanco y negro. Y pese a ser de Argentina. alguien de los que se recuerda aquí, formó parte de mi infancia. Me refiero a los hermanos Aragón, pues veía su programa hecho aquí, me compraron uno de sus LPs y también ví una de las dos películas filmadas en el mencionado país: "Había una vez un circo" (1972). Noté que allá tuvieron su propia versión de "Sesame street". Aquí la traducían como "Plaza Sésamo" y veía la versión original pero doblada en español. Me gustó mucho volver a verlo a Fofito, acompañado de su hija. Noto que hubo programas muy lindos para los niños, en casi todas las épocas. Felicitaciones y hasta la próxima.

    08 may 2016
  2. Fátima Pérez Madrid

    Por favor, hay una música de piano en este reportaje que estoy tratando de identificar desde hace años. ¿Podría decirme cual es?. Está en el minuto 2:50. Me sería de muchísima ayuda. muchas gracias.

    06 may 2016

Los últimos 211 documentales de Ochéntame otra vez

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Novéntame

    Novéntame

    50:02 13 mar 2020

    50:02 13 mar 2020 ‘Ochéntame…’ recorre en ‘Novéntame’ diez años en la historia de España deteniéndose en los acontecimientos que supusieron un antes y un después como la sentencia del caso Segundo Marey, secuestrado por el GAL, por la que se condena al ministro del Interior, José Barrionuevo y al Secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera; los grandes éxitos musicales de Pau Donés, Alejandro Sanz, Rosario, Estopa, Juan Luis Guerra, o Los del Río…; los triunfos deportivos de Miguel Indurain o los Óscars a mejores películas de habla no inglesa de Fernando Trueba con ‘Belle Epoque’ y Pedro Almodóvar con ‘Todo sobre mi madre’.

  • 00:59 11 mar 2020 No te pierdas los primeros minutos del último programa de la temporada de 'Ochéntame otra vez', que da paso a una nueva década: "Novéntame"

  • 52:24 05 mar 2020 El programa cuenta la historia de éxito protagonizada por Almería que pasó de la pobreza a la prosperidad gracias a los invernaderos, al cine y al Parque Natural de Cabo de Gata. Para contar esta historia, el programa ha recabado los testimonios de los directores de cine Manuel Martín Cuenca y Álex de la Iglesia; los periodistas Carlos Herrera, Joaquín Abad y Miguel Ángel Blanco; y la agricultora Lola Gómez Ferrón, una mujer que comenzó de jornalera en los invernaderos y que ahora dirige su propia empresa de producción de hortalizas y agroturismo.

  • 1:29 04 mar 2020 No te pierdas los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez'.

  • ¡Vamos a la huelga!

    ¡Vamos a la huelga!

    50:51 27 feb 2020

    50:51 27 feb 2020 El 14 de dic. de 1988 se produjo la mayor huelga general en España. No hubo ni partidos de fútbol ni tv. Nueve millones de trabajadores secundaron la convocatoria de los sindicatos contra la reforma laboral del gobierno de Felipe Glez. El 14 de dic. de 1988 se produjo la mayor huelga general en España. No hubo ni partidos de fútbol ni tv. Nueve millones de trabajadores secundaron la convocatoria de los sindicatos contra la reforma laboral del gobierno de Felipe Glez.

  • Terapia de pareja

    Terapia de pareja

    50:35 20 feb 2020

    50:35 20 feb 2020 El programa recuerda en 'Terapia de pareja' a aquellas parejas inolvidables, nombres que quedan automáticamente asociados: Paquirri y Pantoja, Sergio y Estíbaliz, Pajares y Esteso, Almodóvar y McNamara, Romina y Al Bano, Ángel Cristo y Bárbara Rey, Rocío Jurado y Pedro Carrasco, Miguel Boyer e Isabel Preysler, Las Koplowitz y Los Albertos, Pimpinela, Pecos, Milli Vanilli…son algunas de esas parejas indisolubles en el recuerdo de los españoles. Pero 'Ochéntame…' no solo rememora la trayectoria de estos dúos, sino que enfoca este capítulo como una verdadera ‘Terapia de pareja’ con las aportaciones del psicólogo Rafael Santandreu y los irónicos comentarios del escritor Bob Pop y de la periodista Rosa Villacastín. Además, Elena Martín y Soledad Mallol (Las Virtudes), Carlos García Vaso (Azul y Negro), Mikel Erentxun (Duncan Dhu), Manuel Sarriá (Dúo Sacapuntas), los hermanos Lucía y Joaquín Galán (Pimpinela) y la actriz Bárbara Rey relatan su propia experiencia, los pros y los contras de estar emparejado.

  • 1:13 19 feb 2020 Mira ya los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez': "Terapia de pareja".

  • Papa Tour

    Papa Tour

    50:29 13 feb 2020

    50:29 13 feb 2020 La visita a España de Juan Pablo II en otoño del 82 fue la primera que realizaba un Papa a nuestro país. Dieciséis lugares en diez días en los que el pontífice reunió a miles de personas en plazas y estadios de fútbol como si se tratara de una estrella del Rock.

  • 1:10 12 feb 2020 Mira ya las primeras imágenes del próximo programa de 'Ochéntame otra vez'.

  • Raphael phorever

    Raphael phorever

    50:22 06 feb 2020

    50:22 06 feb 2020 Ochéntame otra vez recorre la carrera de Raphael en los años 80, una década en la que tuvo que convivir con las nuevas músicas y el estallido de libertades que llegó con el final de la dictadura. En 1982 recibió el disco de Uranio por las ventas de 50 millones de discos durante su carrera, un premio que solo habían conseguido hasta entones Michael Jackson o Queen. Y de estos años son canciones ya míticas de su repertorio cómo 'Qué sabe nadie', 'Como yo te amo' o 'Escándalo'. A través de los recuerdos de Raphael y del testimonio de su mánager, Rosa Lagarrigue, del compositor Jacobo Calderón y de la periodista Isabel Gemio, el espacio revive algunos de los conciertos más míticos de sus 60 años de carrera, descubre sus conexiones con un nuevo público y recuerda a dos de sus compositores preferidos: Manuel Alejandro y José Luis Perales.

  • 1:03 05 feb 2020 No te pierdas los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez': "Raphael phorever".

  • 51:25 31 ene 2020 Bilbao dejó el color gris industrial para abrazar las formas sinuosas del Guggenheim. Todo un viaje de regeneración urbana que empezó en los años 80 después de pasar por conflictos laborales, el terrorismo y las inundaciones que desbordaron la ría cubriendo de lodo el centro de la ciudad.

  • 2:02 29 ene 2020 No te pierdas los primeros minutos del próximo programa de 'Ochéntame otra vez': "¡Ay Bilbao, cuánto has cambiao!"

  • El crimen de los Urquijo

    El crimen de los Urquijo

    51:07 23 ene 2020

    51:07 23 ene 2020 En 1980 fueron asesinados los marqueses de Urquijo. El doble crimen se convirtió en el caso más mediático de los 80 y sus contradicciones siguen hoy, casi 40 años después, con más preguntas que respuestas

  • 51:03 16 ene 2020 En 1978 se estrenan en España las películas ‘Fiebre del sábado noche’ y ‘Grease’. Comienza entonces a inocularse en nuestro país una inédita pasión por el baile. La llegada del videoclip “obliga” a los cantantes a bailar sus propias canciones y Michael Jackson, Madonna y Prince se convierten en las grandes estrellas musicales de la década. La sección ‘La juventud baila’ del programa ‘Aplauso’ fomentó esta pulsión por la danza. De repente en los años 80 no había casi ningún programa televisivo que no incluyera un ballet y casi cada cantante actuaba siguiendo la coreografía de unos bailarines.

  • ¿Dónde está el Nani?

    ¿Dónde está el Nani?

    51:20 09 ene 2020

    51:20 09 ene 2020 En el año 1983, Santiago Corella , alias "El Nani", fue detenido por la policía antiatracos de Madrid y desapareció misteriosamente en comisaría. Su caso destapó una extensa mafia policial y el Nani se convirtió en el primer desaparecido de la democracia. .

  • 55:37 02 ene 2020 Este programa es la cuarta entrega de Himnos de los 80, los capítulos de Ochéntame otra vez dedicados a recordar las canciones más memorables de la década a través de sus protagonistas y de las historias que evocan. Grandes temas de la década comentados por algunos de los artistas que las compusieron o interpretaron como Mikel Erentxun (Duncan Dhu), o Marta Sánchez (Olé Olé).

  • Locos por las bicis

    Locos por las bicis

    49:50 31 may 2019

    49:50 31 may 2019 El programa recuerda cómo, en la década de los 80, la televisión y la radio en directo convirtieron la Vuelta Ciclista a España en un espectáculo de masas al ritmo de pegadizas canciones que fueron su sintonía.

  • 50:47 24 may 2019 Los cómicos de hoy nos cuentan cómo les influyeron los humoristas de los años ochenta. Pantomima Full, Goyo Jiménez, Óscar Terol, Andreu Buenafuente y Álex de la Iglesia, entre otros, analizan los tabúes, las técnicas y, en general, la herencia de aquella forma de hacer reír.

  • 49:24 16 may 2019 El aceite de colza desnaturalizado apareció en 1981 y provocó la muerte de mil personas y más de 20.000 afectados. Las víctimas del síndrome tóxico son las protagonistas, que describe los primeros meses de alarma y los casi cuarenta años de dolor y lucha para ser tratados con justicia.

Mostrando 1 de 11 Ver más