Serie de coproducción internacional que trata sobre la diversidad cultural e integración social en la Europa actual

null

5713937 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos New neighbours - La casa de la esperanza (Croacia) - ver ahora
Transcripción completa

"Durante décadas, la gente del barrio

de Gajnice, en Zagreb, ha intentado mantenerse

alejada de la antigua comisaría de policía abandonada.

Pero pronto se transformará en La casa de la esperanza."

Ayudamos a gente sin esperanza,

cuyas alas han sido cortadas, gente sumida en la desesperación.

"Algunas de las personas refugiadas ya están trabajando

en el futuro centro."

Llevamos trabajando aquí tres o cuatro meses.

El sitio estaba en muy mal estado.

"El encargado del proyecto, un pastor baptista,

espera que los vecinos colaboren."

La integración es un camino de ida y vuelta.

Lo que aportamos a la comunidad y lo que ellos quieran aportar.

"Pero no todo el mundo está contento con el centro para refugiados.

Se ha avisado a los inspectores, así que el futuro del proyecto

está en suspenso."

Mucha gente piensa que a los croatas no les gustan los refugiados.

Puede que haya algunos que no, pero yo tengo muchos amigos

en el club y en la iglesia.

Son todos buena gente.

"Pero no todos son tan amables.

Como puede verse en este grafiti que apareció hace unos días."

"Refugiados no."

"Nueve meses después.

La casa de la esperanza."

Buenos días, chicas, bienvenidas.

Esta es La casa de la esperanza.

Este es la entrada principal. Pasad.

Este cartel indica que se han parado las obras.

Y habrá una inspección local.

Por iniciativa de algunos individuos

a los que no les gustaba la idea.

Tenemos tres salas donde se dará clase.

La cocina se pondrá abajo y la comida

se subirá por un ascensor.

La comida es bastante importante.

Y luego, aquí tendremos una especie de salón.

Una sala de estar.

Y por allí, los baños de hombres.

Y de mujeres. Este es Ali, uno de los primeros.

-Encantado. -De Irán.

Es una de las primeras personas a las que se concedió

asilo en Croacia, estas chicas vienen de la República Checa.

Os conocéis, ¿verdad?

Esta es la zona para dormir.

Habrá cinco habitaciones con dos camas.

En total, habrá diez camas.

Una a cada lado, con un aseo y duchas.

Muy bien, chicos.

Voy a contaros lo que vamos a hacer hoy.

Como podéis ver, esto está hecho un desastre.

Así que hay que limpiarlo.

Es un trabajo sucio, no creo que acabéis muy limpios.

Es difícil encontrar un apartamento.

La gente no quiere alquilar a los refugiados.

La mayoría son rechazados.

Hubo un señor que tenía ya concedido el asilo.

Pero tuvo que esperar en el centro de refugidos

durante ocho meses.

Queremos proporcionar un alojamiento

donde la gente pueda quedarse unos meses.

Hasta que encuentren un lugar para ellos solos.

Nadie quiere vivir en una habitación.

Vivo aquí desde hace 29 años.

Antes no había nada por aquí.

A veces, lo ocupaban los gitanos.

Se metían los yonquis, todo tipo de cosas.

Nunca llegamos a entender por qué no entregaban el edificio

para que hicieran algo con él.

Entonces, llegó el pastor.

Y nos dijo que habían adquirido el edificio.

Y que lo iban a renovar.

Decía que lo iban a destinar.

Que iban a arreglarlo para que lo pudiera usar

la comunidad, que iban a hacer un comedor.

También decía que iban a abrir una zona de juego

e incluso una guardería.

Nos encantó la idea.

Pero por desgracia, unos meses después,

nos enteramos de la verdad.

Que iba a ser un refugio para los solicitantes de asilo.

Por suerte, cometieron un error administrativo.

Y alguien se dio cuenta.

Y ahora, han parado las obras.

Así que lleva así desde hace seis meses.

Quizá más. Vamos.

Ven aquí, Hassie, ven. Buen chico.

Este de aquí fue un regalo

por nuestro decimoctavo aniversario de boda.

Tenía ganas de tener uno desde hacía diez años.

¿Verdad, grandullón?

Sobre los solicitantes de asilo, estoy en contra de que vengan aquí.

Sobre todo, de la forma en que intentaron encasquetárnoslos.

Si vienen y se presentan, "yo soy tal y tal,

y esto es lo que hago y por esto me gustaría vivir en este país",

muy bien, puedes venir e integrarte.

Una minoría, como otras minorías que tenemos en este país.

Pero que se integren en la sociedad, que contribuyan.

¿Pero así? ¿Con algún pretexto?

¿En circunstancias sospechosas?

¿Furtivamente?

Digamos que yo no soy tan dura como él en mis opiniones.

Pero pensamos parecido.

Ninguno de los dos estamos

en contra de que la gente venga aquí.

Da igual su religión, su país, que sea hombre, mujer o niño.

No tenemos nada en contra de estas personas.

Pero tiene que hacerse de la forma correcta.

Voy a encender la batidora.

Si vienes a un país extranjero, tienes que integrarte en sociedad.

Las diferencias culturales, la religión, cualquier otro factor,

eso guárdatelo para ti.

En sociedad, tienes que ser como un croata.

Estás en Croacia, Putin lo dijo mejor.

Si estás en Rusia, compórtate como un ruso.

Padrenuestro que estás en los cielos, te damos las gracias

por esta comida, te alabamos y te glorificamos

en nombre de Jesús, amén.

(TODOS) Amén.

Que aproveche, podéis serviros.

Ali, ¿puedes decirles a las chicas

las tres cosas más importantes sobre Irán?

No han estado allí nunca.

Han oído cosas sobre el país, pero...

Nunca cosas buenas.

Cuéntales lo que quieras.

Una cosa o dos que sean más... Lo que quieras.

Queremos tener relación con el resto del mundo.

Poder viajar donde queramos.

Poder hacer fiestas, como bailes, todos los días.

-¿Los iraníes son felices? -Ahora no.

He escuchado que hay gente

de la Iglesia baptista en Irán, pero está prohibido.

-Sí. -Lo tienen difícil.

Los pastores tienen que andar con cuidado, es muy difícil

porque no pueden confiar en las personas.

Si eres creyente, te meten en la cárcel.

Te golpean y te preguntan quién era tu pastor.

-Persiguen a los líderes. -Sí, persiguen a los líderes.

Si te conviertes en practicante, no sabes nada.

Te asustas y dices: "Ya no soy cristiano".

Quiero invitar a los representantes de la Iglesia baptista

a que nos presenten su proyecto.

Luego, los invitados que han venido a esta reunión,

podrán hacer preguntas.

Por favor, sean breves y vayan al grano.

Todos sabemos cuál es la cuestión.

Queremos que la Iglesia baptista proporcione asilo aquí.

Yo he pasado muchas veces por ese edificio.

Muchas veces. Como persona religiosa y pastor,

rezaba mucho por la causa.

¿Cómo podríamos darle un nuevo uso?

En 2015, escribí al Ayuntamiento para pedir permiso

y poder utilizar el edificio con fines sociales.

Queríamos proporcionar una plataforma de ayuda

a aquellas personas que más lo necesitan.

A aquellas personas a las que se les ha concedido

asilo en Croacia.

Queremos enseñar la lengua croata y nuestra cultura.

Y así, dar a conocer el cristianismo.

Yo tengo una pregunta, disculpe.

Nos dijeron que esto iba a beneficiar a la comunidad local.

Así que le pregunto, ¿en qué beneficia esto a nosotros?

¿A la gente de aquí?

El Estado nos ha fallado.

Los propios ciudadanos no saben comportarse.

Y digo una cosa, Gajnice es un barrio muy sucio.

Y eso no es culpa nuestra, de la gente de Gajnice o Zagreb.

Es culpa de los que se han venido a vivir aquí.

Pertenezco al Partido Conservador de Croacia.

Estoy muy preocupado por la seguridad de nuestro barrio.

Personalmente, yo estoy en contra de que se abra

esta Casa de la esperanza, o como se llame.

No nos están contando la verdad.

Tampoco sobre la invasión de nuestras fronteras.

Nos están usando de conejillos de indias.

Nuestra gente, nuestra comunidad, importan.

Y ya tenemos bastantes problemas.

Yo estoy a favor de que se les dé una formación.

Estoy a favor de ayudar a los demás.

Pero estoy en contra de inmigrantes en nuestro barrio.

Gracias.

-Bravo. -Bravo.

Se habrán dado cuenta de que hablo con acento.

Yo vivo en el barrio.

Les voy a hablar de mí.

Mi hija es campeona de tenis.

Aquí, en Croacia.

Yo soy un refugiado y tengo dos brazos y dos piernas.

Puede que tirar basura sea el "hobby" de algunas personas.

Pero no se puede generalizar.

Muchas de esas personas que tiran basura,

llevan viviendo en Zagreb unas cuatro generaciones.

¿De dónde viene usted?

De Ucrania, pero eso no tiene importancia.

Claro que la tiene, usted viene de Europa.

Buenas tardes, me llamo Ali Noghandoost, y vengo de Irán.

Soy atleta, entrenador y árbitro.

La semana pasada estuvimos en Austria,

estuve allí como entrenador.

Y ganamos un montón de medallas contra otros países.

De 8:00 a 10:00, entreno a vuestros hijos, y quiero decir

que no somos terroristas.

Si la gente pierde sus documentos, yo perdí mi pasaporte.

Puedo volver a pedirlo en Irán.

No sé en otros países, pero en Irán, puede solicitar

un nuevo carné o un nuevo pasaporte.

Pero si ha dicho que tu vida está en riesgo en Irán

porque eres cristiano, eso es lo que dice.

Sí, es así.

¿Cómo te va a dar Irán un pasaporte si tú estás en peligro allí?

Mi hermano o mi padre han pagado a un hombre

para que me los consiga.

Esa es mi vida, necesito los documentos.

Ali, eres un buen tipo, personalmente nadie tiene nada

en contra de ti.

Ni tampoco de nuestro vecino de Ucrania.

Todos nos llevamos bien aquí.

Si tienes algún problema, puedes contar conmigo.

Puedes trabajar de entrenador en Croacia.

Te deseo mucho éxito.

También a mi amigo de Ucrania.

Pero de lo que se trata aquí es que se está yendo en una dirección

y algunas personas están sacando dinero de ello.

Es algo que tú no puedes ver desde ahí, desde tu perspectiva.

Uno. Bien hecho.

Dos.

Estás haciendo lo mismo con el talón otra vez.

Empuja hacia afuera.

Tu cuerpo debería formar una línea recta con la pierna.

La otra pierna. Más. Eso es. Más. Eso es.

Y luego, hacia arriba. Tu cuerpo debe mantenerse ahí.

No te eches tanto hacia atrás.

Eso es. Saludo.

No puedo evitar reírme.

La gente no tiene ni idea de lo que habla.

Ellos piensan: "¿Quién es este tío?".

Había un hombre en la reunión que era un exagerado.

Contando todas las cosas negativas.

¿Que cómo conseguí el asilo?

Tuve que pasar 16 horas de entrevista.

Ocho horas cada una, y me dicen: "¿Cómo has conseguido el asilo?".

¿Qué podemos hacer ahora

que todos esos refugiados están aquí?

Lo mejor es llevarnos bien, que ellos aprendan.

Que hagan el trabajo que los croatas no quieran realizar.

Sé que hay muchos trabajos que los croatas no quieren hacer.

¿Por qué no pueden hacerlo esas personas?

¿Conocen la Asociación de las Leonesas?

Se dedica a proteger a las víctimas de...

No quiero decirlo delante del niño.

De los pedófilos, estamos en Facebook.

-¿Eres de por aquí? -Sí, de aquí al lado.

¿Sois una asociación nueva?

Llevamos trabajando dos años y medio.

Hemos conseguido cambiar la legislación.

Por desgracia, hay demasiados.

Y sé quiénes son, así que puedo decir a mi hija

las calles por las que no debe ir.

-Hola. -Me alegro de verte.

Yo también.

Quiero que conozcas a uno de mis grupos.

Muy bien.

-Ella es de Estados Unidos. -Anita.

-Muy bien. -Y la otra chica es checa.

Anita.

Anita, escucha.

La casa de la esperanza será un fracaso si no logra

-integrarse en Gajnice. -Lo sé.

Sí, lo sé.

Podemos hablar con el Ayuntamiento.

Pero queremos contribuir de forma positiva con el barrio.

Puede que haya calculado mal mis pasos.

-Pero aún no se ha acabado. -Aquí va a ser difícil.

Bueno, difícil, digamos que hablo contigo

en nombre de mi asociación, como persona

que está al frente de este tipo de asociación.

Irak, Irán, Afganistán, todas esas personas

vienen de culturas que no nos son familiares.

Además, menosprecian a las mujeres.

-Ya sabes a qué me refiero. -Sí, sigue.

No respetan a las mujeres y abusan de ellas.

También hay muchos matrimonios con niñas.

¿Entiendes por dónde voy?

Soy muy escéptica con todo eso.

Por eso dije que no tengo nada en contra de personas concretas.

Tu amigo Ali, fantástico, chapó a ese chico.

-Es entrenador. -Pero alguien ayudó a...

-Sí. -Necesitamos ayuda.

Tienes razón, no digo que no debamos ayudar a esa gente.

Pero no creo que la policía esté haciendo un buen trabajo

para identificar a ciertas personas.

No estoy de acuerdo.

Nuestro Estado hace un buen trabajo.

Algunas personas no consiguen asilo hasta pasados tres o cuatro años.

¿Tú has tenido algún problema con esas personas?

-¿Con aquellos a los que proteges? -Nunca, en mi vida.

Solo quiero que sepáis que no estaba intentando engañaros.

Estoy hasta arriba de trabajo y quería terminar con esto

cuanto antes y no dejar unas obras sin terminar.

Quería que quedara bien por fuera, no quería poner una valla

para que fuera un sitio abierto y no un gueto.

Pero ahora no puedo seguir adelante.

No puedo seguir adelante.

Eso es lo que los inspectores me dijeron.

No vamos a tomar ninguna acción, pero tenemos que evaluar el informe

que hemos recibido y puede que encontremos algo.

Sí, siempre tienen que encontrar algo en este país.

No creo que consigan abrir.

Porque la comunidad ha conseguido echarlo para atrás.

Y nosotros también podemos hacer presión.

Los ánimos están cada vez más en contra.

No creo que consigan levantarlo.

Y si lo consiguen, bastará con algún incidente,

no importa de qué tipo, para que les tiren la casa.

Y alguien tendrá que reconstruirla.

Los inmigrantes, las personas que reciben asilo,

los refugiados del otro lado.

Siria, Afganistán, Irak, Irán y demás,

vienen de culturas muy diferentes a las nuestras.

Hasta que no empiecen a mostrar respeto por nuestra cultura,

ni siquiera nos vamos a plantear la cuestión

de si tenemos que respetar o aceptar que vengan aquí.

Muy bien.

¿Quieres que lave el pimiento?

No hace falta.

¿Vosotros también tenéis la norma de los tres segundos?

Cuando se cae al suelo.

No sirve de nada, no podemos hacer nada.

No nos van a dejar seguir con las obras.

Ya no puede ser.

El pastor dice que lucharemos hasta el final

para mantener La casa de la esperanza.

Pero yo no sé qué va a pasar.

Por ahora, no hay solución.

New neighbours - La casa de la esperanza (Croacia)

24:46 14 nov 2020

Cuando los bautistas croatas obtuvieron el permiso para renovar una casa abandonada en el vecindario de Zagreb, llamado Gajnice, y convertirla en un centro de protección y asilo, los vecinos locales decidieron detenerles.

Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2026.

Cuando los bautistas croatas obtuvieron el permiso para renovar una casa abandonada en el vecindario de Zagreb, llamado Gajnice, y convertirla en un centro de protección y asilo, los vecinos locales decidieron detenerles.

Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2026.

ver más sobre "New neighbours - La casa de la esperanza (Croacia)" ver menos sobre "New neighbours - La casa de la esperanza (Croacia)"

Los últimos 5 documentales de New Neighbours

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 25:29 28 nov 2020 John y su esposa abandonan Nigeria y llegan a Sutera, un pequeño pueblo en el centro de Sicilia, en busca de una vida mejor. John conoce a su nuevo vecino Franco y comienza a trabajar en su restaurante. Pero la vida no es fácil. ¿El futuro de John estará en Sutera? Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2026.

  • 24:40 21 nov 2020 Debido a la guerra, los Hasan Khalils, una familia kurda, abandonaron su ciudad natal en Siria y han sido nómadas durante 8 años, tiempo durante el cual nacieron sus 2 hijos. Ahora están en Eslovenia y aspiran crear su nuevo hogar aquí. Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2026.

  • 24:46 14 nov 2020 Cuando los bautistas croatas obtuvieron el permiso para renovar una casa abandonada en el vecindario de Zagreb, llamado Gajnice, y convertirla en un centro de protección y asilo, los vecinos locales decidieron detenerles. Contenido disponible hasta el 24 de octubre de 2026.

  • Al otro lado (España)

    Al otro lado (España)

    24:56 31 oct 2020

    24:56 31 oct 2020 El centro islámico Camí de la Pau ha sido un motivo de conflicto en el barrio de Collblanc en L’Hospitalet. Miguel vive al lado de la mezquita y durante años llamó a la policía para quejarse del ruido. Dos años después, ya insonorizado el local, le invitan por primera vez a celebrar Iftar con ellos.

  • 25:14 17 oct 2020 Un refugiado sirio, Amer, comparte casa en Berlín con Eva, de 94 años, antigua miembro de las Juventudes Hitlerianas. Esta peculiar pareja vive justo delante de un pub alemán donde la mayoría está en contra de los inmigrantes musulmanes. ¿El encuentro con Amer cambiará sus puntos de vista?

Mostrando 1 de 1