www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5524558
No recomendado para menores de 16 años Néboa - Capítulo 7 - ver ahora
Transcripción completa

(LEE) "No regala milagros, pero ayuda a encontrar soluciones".

Firmado, G. ¿Te suena?

Pregúntale a la madre de Emma si ella era catequista.

Se lo pregunté. Era catequista.

Por lo visto, Emma y Gonzalo mantenían una amistad...

estrecha.

Ya.

Emilio, salgo ya. Ven a buscarme.

-Emma Montes, en el 89, se veía con un tipo.

Se veía... ¿Un novio misterioso?

(SARDÓNICO) No... No tan misterioso.

El novio era Gonzalo.

(GRITA) ¡¡¡Gonzalo!!!

¡¡¡Para!!!

(Disparos)

(MARINA OFF) -Es por tu hija...

Como ayer os escuché discutir...

¿Qué pasa?

Fui a limpiar el cuarto y falta una maleta.

-¿Cómo sabían que me fui de la fiesta con Emma?

-Ella.

¿Qué hay en esa cinta tan importante

como para que entrases en mi casa a robar?

-Baja del coche. Que no te tenga que sacar yo.

-Esto igual te pilla por sorpresa,

pero entre mi hijo y tú, no dudé un segundo.

(SECA) Pásame a mi hija.

(EMILIO OFF) -Tenía que recogerla en el puerto,

pero no ha aparecido. Llevo todo el día llamándola y nada.

Canedo, ¿qué pasa?

(GRAVE) -Hay otra víctima.

(GRITA ENLOQUECIDA) ¡¡¡Vega!!! ¡¡¡Vega!!!

¡¡¡Suéltame!!!

¡¡¡Vega!!!

¡¡¡Vega!!!

(Cencerros)

(Disparo)

(GRITA ENFURECIDO) -¡¡¡Toooooor!!!

(Disparo)

(B.S.O de "Néboa")

(Música melancólica)

Tienen que llevársela.

(SOLLOZA)

(LLORA DESTROZADA)

(LLORA DESTROZADA) Noooooo... Noooooo...

(Viento)

(SOLLOZA)

(LLORA DESTROZADA)

(SOLLOZA)

(LLORA)

(RESPIRA AGITADA)

Alfonso...

(ROTA) Alfonso...

Alfonso... ¿Me escuchas?

(SOLLOZA) Alfonso... Vega...

Vega se ha muerto... La... la han matado.

(SOLLOZA) La... la han matado.

(LLORA ROTA)

-¿Un café? -Ahora no tomo nada, gracias.

-¿Qué?

-Encontraron otra chica muerta. Con toda la parafernalia del Urco.

(PREOCUPADO) -¿Qué chica?

-Vega. La hija de la teniente.

(ESTUPEFACTO) -Joder...

-Estabas detenido, no pueden acusarte de nada.

Un problema menos.

-¿Y qué pasa con los cargos por narcotráfico?

-Acabamos de librarnos de una acusación de asesinato.

Vamos paso a paso.

Ahora sí que tomo un café. Con algo para picar.

-La hija de la teniente.

-Hablé con el forense.

Hubo agresión sexual.

(ESTREMECIDA) Dios...

Intentaron asfixiarla. Hay hematomas por todo el cuello.

¿Estamos seguros de la coartada del ex novio?

El maltratador. ¿Emilio?

No pudo ser él, estaba en el continente.

Mientras el forense no confirme lo de la agresión sexual,

que no salga de aquí.

Y que vaya alguien al faro a ver si Mónica necesita algo.

¿Qué?

Joder...

¿Cuál fue la hora de la muerte?

Estamos empezando, no tenemos nada de momento.

¿Cuándo la mataron?

Hace unas veinte horas.

(VIQUEIRA) Gonzalo aún estaba libre.

No puedes estar aquí.

Tenéis que interrogarme.

Y a los del hotel...

Tenéis...

que preguntarnos por Vega...

y todos sus movimientos antes de que la mataran.

(ABSORTA) No coincide...

No coincide...

La escena del crimen no coincide.

Quien la mató...

dejó...

dejó... las marca de sus manos alrededor del cuello.

(VIQUEIRA) Teniente, lo siento,

pero tiene que salir de aquí.

Mónica,

te prometo que hablo con el forense. Te mantengo informada de todo.

¿El juez ha pedido hablar con Gonzalo?

Sí. Lo vamos a trasladar al continente hoy mismo.

Lo voy a interrogar.

Le voy a sacar una confesión, te lo juro.

(Campanadas iglesia)

No fue el.

Déjame acompañarte.

(TAJANTE) No.

(ROSA OFF) -Cuánto lo siento... (SUSPIRA)

Gracias por avisar.

Sí, claro, hablamos.

Encontraron otra víctima.

La hija de Mónica.

Al parecer la niña llevaba todo el día desaparecida.

-¿Piensan que fue Gonzalo?

-Sí. Piensan que fue él.

-¿Lo piensan o lo saben?

-No sé Antón. Dicen que sí...

(SUSPIRA) Hijo de puta...

Y yo que me empeñé en que fuera a catequesis.

-¿Eso qué importa?

-(ROSA LLORA)

(Viento)

Hasta nueva orden estaré al mando de la investigación.

(CANEDO) -¿Gonzalo sigue siendo el sospechoso?

Sí.

Los del hotel vieron salir a Vega sobre las doce y media.

Nosotros empezamos a vigilar a Gonzalo a las dos,

así que tuvo hora y media para matarla.

Los plazos coincide con lo que dice el forense.

(CANEDO) Carmela, ¿y cómo encajan las muertes del 89,

ya no te digo nada de las del 19, con que sea el cura?

No sabemos cómo encajan, eso es lo que tenemos que ver.

Pero fue él...

Se acostaba con la primera víctima del 89.

Robó la grabación del interrogatorio que le hizo mi padre

y tenía el arma con la que se cometieron todos los crímenes...

Gonzalo es el Urco.

Sabemos el recorrido que hizo Vega.

Tiene que haber algún testigo

que viese a Gonzalo ir de aquí... a aquí.

(CANEDO) No tuvo por qué verlo nadie.

Es el cura del pueblo, no pasa desapercibido.

Hay que preguntar a todo el mundo. (CANEDO) ¿Casa por casa?

No podemos dejar a nadie sin interrogar.

Organízalo Viqueira, por favor. (VIQUEIRA) -Sí, claro.

-¡Buah, chaval! No vamos a acabar en la vida.

(MOLESTO) -Es la hija de una compañera, coño.

-Lo siento Viqueira.

(Viento)

-Llévate tú las cosas para dentro. Ya voy ahora.

Marina,

necesito hablar contigo.

¿Notaste algo raro en Vega?

No hubo nada que me llamara la atención.

Vega era muy buena chica.

Cuando salió del faro iba sola

y no llevaba nada,

pero en su habitación faltaba la maleta.

¿Y los días anteriores? No.

¿No la viste con alguien?

Que va. Si aquí no había nadie más que vosotras.

¿Algún extraño? No...

¿Por qué no entras?

Te preparo algo de comer y descansas.

Igual no es buena idea que tú sigas con el caso.

-El informe forense.

La cría murió por estrangulamiento.

Y se confirma el intento de violación.

Igual que con Ana.

¿Algo más?

Sí.

Hasta lo que te conté, todo encaja con los otros asesinatos.

Pero la herida de la nuca no se hizo con la lanzadera.

¿Entonces? Utilizó un cuchillo.

¿Crees que es otro asesino?

No tiene sentido, ¿no?

La puesta en escena es la misma.

Pero no usó el arma que usaba siempre...

Puede que fuera por la prisa.

Gonzalo sabía que tenía muy poco tiempo,

que íbamos a por él, así que...

tuvo que improvisar, digo yo.

Y no tuvo tiempo de ir a su caseta a buscar la lanzadera.

Por eso mismo.

Tenemos que estar seguros de que fue Gonzalo.

Lo quiero interrogar antes del traslado.

(CHOLO OFF) -¿Cuándo fue la última vez que viste a Emma?

(GONZALO OFF) -Ayer por la noche.

Tuvimos una discusión. (CHOLO) -¿Por qué?

-Por... Estábamos juntos.

Ella quería que yo dejara la iglesia.

Quería que lo nuestro fuera... oficial.

(CHOLO) -¿Sabes que vas a ser el sospechoso?

-Ya.

-Y en cuanto se sepa lo tuyo con Emma,

el obispo va a llamar al arzobispado...

(CABREADO) -Ya. ¡Ya sé lo que va a hacer le obispo!

-Fue Alejandro Ulloa.

Fue él, ¿no?

Iba detrás de Emma.

Sí, es lo que dicen todos. -¿Es lo que dicen?

Venga, padre... fue Alejandro. Lo lleva en la sangre.

Sólo tienes que declarar que sabes que Alejandro

perseguía a Emma.

(GONZALO) -Yo estaba en mi casa.

(CHOLO) -Ya lo sé.

(GONZALO) -No puedo testificar algo que no sé.

No podías testificar contra Alejandr porque tú eras el asesino.

Confiesa.

Por lo menos las familias podrán tener un poco de paz.

Yo no hice nada. Mataste a Emma.No.

Mi padre descubrió que eras el Urco.

Entraste en mi casa, intentaste matarlo, ¡eras tú!

Eso no fue así. (VIQUEIRA) -Sargento...

Y ahora volviste a matar. -No...

¡Dilo! ¡Cuatro muertos!

(SORPRENDIDO) ¿Cuatro? ¿Cómo que cuatro?

¡¡¡Me cago en la puta, Gonzalo, deja de mentir...!!!

(CENSOR) -¡Sargento!

(RESPIRA AGITADA)

(Portazo)

-¿Fue el cura?

(Viento)

Eso piensan en el cuartel.

Pues ya te digo yo que ese no sale vivo de la isla...

-Carmela.

¿Qué?

-El sospechoso está listo para el traslado.

Está bien.

-Desgraciado...

(Vibración móvil)

-¿Quién es? -¿Qué?

-¿Quién llama? -Nadie.

-No salgas de casa. -Que ya... que ya lo sé.

-Que ya lo sé, no.

¡No quiero que salgas de casa!, hasta que te lo diga polo menos.

(Móvil)

¿Sí?

¿Cuándo?

Vale.

-¿Qué pasa? -Nada.

-Van a llevar al cura al continente.

-¿Cuándo? -Veinte minutos.

-¡Antón !¡No!

¡Antón!

(SUPLICANTE) ¡Antón, no, te lo pido por favor!

¡No! Antón, por favor...

¡Antón mírame! ¡Mírame!

¡Mírame, por favor!

¡No lo hagas! ¡Antón, no!

¡Antón!

(ROSA SOLLOZA) ¡Antón, baja del coche por favor!

Tengo que salir un momento.

(ENFERMERA) -Vale.

-¿A dónde vamos? El juez quiere hablar contigo.

¿Quién es la cuarta víctima? No me jodas, Gonzalo.

Carmela, por favor, dímelo. -Vega.

-¿Cómo que Vega? -La hija de la teniente.

-No... eso no puede ser... Tengo que hablar con Mónica,

Carmela, por favor... Déjame hablar con Mónica...

Por favor. ¡Adentro ya!

Tengo que hablar con ella.

(VIQUEIRA) -Joder...

Frena. Frena.

Llama al cuartel.

Pide refuerzos. Y que vengan rápido.

140P1 a 140F...

A ver... ¿Qué pasa? ¿Qué pasa Manuel?

No me jodas... Vete para casa

(VIQUEIRA) Solicitamos refuerzos.

(TODOS GRITAN) -¡Hijo de puta! ¡Asesino!

¡Desgraciado! ¡Asesino!

(Golpes)

¡Hijo de puta!

(VIQUEIRA) -Joder, ¡dejad el coche en paz!

-(GRITOS E INSULTOS)

(VIQUEIRA) -¡Gonzalo!

(ANTÓN) (RABIOSO) -¡Hijo de puta!

-(GONZALO GRITA DOLORIDO)

(Frenazo)

(Disparo)

¡¡¡Alto!!!

(Disparos)

¡¡¡Alto!!! ¡¡¡Alto todo el mundo!!!

¡¡¡Quietos!!!

-(GONZALO GRITA DOLORIDO) ¡¡¡Quietos!!!

(VIQUEIRA) -¡Arranca!

¡A casa! ¡A casa ya!

(DÉBIL) -Yo no la maté. Mónica, te lo juro.

Yo no maté a nadie. Ya lo sé.

La lanzadera, el chubasquero, las botas...

¿Por qué tenías esa bolsa? La encontré en la caseta.

Cuando te estábamos siguiendo... Estaba con Coruxo en el bar.

Me habló de una bolsa. ¿Coruxo?

Pensé que me estaban tendiendo una trampa.

¿Coruxo? No sé.

Cuando llegué, allí estaba el arma.

Para que la encontrarais y me detuvierais.

¿Fue Alejandro? No lo sé...

¿Qué haces?

Tu interrogatorio del 89.

¿Robaste la cinta de casa de Carmela?

Sí... ¿Por qué?

Estabais buscando una grabación perdida

y pensabais que era el asesino.

¿Le pediste a Cholo que ocultara la cinta?

No. Joder Gonzalo.

Dime la verdad. No tenemos tiempo.

¡Te lo juro, no, no, no!

(Claxon)

¡Joder!

¡¡¡Ayuda!!! ¡¡¡Ayuda!!!

¡¡¡Vamos!!!

-¿Qué pasa? Herida de arma blanca.

¡Sara, una camilla!

¡Ayuda! ¡Ayuda urgente!

¿Cómo está?

(RESPIRA AGITADA) Vivo. De momento.

Gracias. Llegaste justo a tiempo.

No ha sido él. Mónica...

No ha sido él. Y necesito que me creas.

El asesino sigue suelto. Fue él.No...

¡Mónica, ya! Tengo órdenes.

David, que nadie se acerque a la habitación del sospechoso.

Ximena, llama al cuartel. Pide refuerzos.

Hay que vigilar todos los accesos.

Déjame ayudarte.

Viqueira, llévala al cuartel y que no se mueva de allí.

-Por favor.

Mónica,

el arma.

Gracias.

Viqueira, por favor, que no salga del cuartel.

Mi teniente, no podemos retenerla.

Mataron a su hija. No la dejéis sola.

-Antón, ¿qué hiciste?

¿Que qué hiciste?

-Matarlo.

-(ROSA SUSPIRA)

(Música melancólica)

(SENTIDO) -Mónica,

siento lo de tu hija.

Si puedo hacer algo,

cualquier cosa...

Quiero escuchar la cinta.

¿Disculpe? La cinta número 9.

El interrogatorio a Gonzalo.

La que se ocultó.

Con el debido respeto,

no puedo.

Viqueira,

por favor.

-La cinta 9.

-¿Qué?

-La teniente va a escuchar la cinta 9.

-A Carmela no le va a hacer gracia, Viqueira...

-Me cago en mi puta sombra. (TAJANTE) Dame la cinta.

Teniente vaya a la sala.

-¿Vas a dejar que siga investigando?

-Sólo va a escuchar una cinta.

Mataron a su hija, no me toques los huevos

-Si ya lo sé Viqueira, pero se va a liar una gorda...

-Asumo las consecuencias.

(Cinta révox)

(CHOLO) -¿Sabes que vas a ser el sospechoso?

Y en cuanto se sepa lo tuyo con Emma,

el obispo va a llamar al arzobispado.

(GONZALO) -Ya. ¡Ya sé lo que va a hacer le obispo!

(CHOLO) -Fue Alejandro Ulloa.

Fue él, ¿no?

Iba detrás de Emma.

(GONZALO) -Sí, es lo que dicen todos.

(CHOLO) -¿Es lo que dicen? Venga, padre...

fue Alejandro. Lo lleva en la sangre.

Sólo tienes que declarar que sabes que Alejandro

perseguía a Emma.

(GONZALO) -Yo estaba en mi casa.

El interrogatorio a Alejandro.

Quiero oírlo otra vez.

(Cinta révox)

(CHOLO) -¿Hablaste con Emma?

(ALEJANDRO) -Nos dijimos hola. Nada más.

(CHOLO) -¿Hasta qué hora estuviste en la fiesta?

(ALEJANDRO) -Yo que sé... Hasta las tres de la mañana.

Deja de hacer el ridículo. Los dos sabemos cómo va a acabar esto

Mi madre me va a sacar de aquí. Y a ti... te vamos a hundir.

-(CHOLO SUSURRA)

¿Qué ha sido eso?

¿Lo qué? Rebobina.

(Rebobina cinta)

¿Otra vez?

-(CHOLO SUSURRA)

Rebobina.

(Rebobina cinta)

Ya.

(CHOLO) Fue él. Hazme caso, lo lleva dentro.

"Lo lleva dentro".

"Lo lleva en la sangre".

¿Qué significa?

-Se referirá a que los Ulloa son los que controlan la isla...

Los que tienen todo el poder... No puede irse a ninguna parte.

-Mónica, ¡no!

-Una cosa es lo de las cintas, ¿vale?

Pero marcharse ni de coña y mucho menos sola.

Tengo que hablar con un testigo. Viqueira...

-Está bien. No está detenida. Gracias.

-No, no, no... ¡De aquí no se mueve ni dios!

-¿Pero qué haces, hombre?

¡Teniente!, espere, por favor, díganos con quién va a hablar.

-¡Pero no me lo puedo creer! -¿Con qué testigo quiere hablar?

Necesito un coche. -¿Cómo que un coche?

Sí, un coche. Pues espere y la acompañamos.

(VIQUEIRA SUSPIRA)

(CÁUSTICO) -Muy bien, Viqueira, muy bien...

Sí, sí... (HARTO) (EN GALLEGO) -¿Callarás?

(LOCUTOR OFF) -Consternación por la detención del sacerdote de Néboa

que se encuentra a la espera de ser trasladado a la prisión provincial.

Se le atribuyen ocho muertos en los últimos treinta años.

Hoy en Néboa se respiraba una mezcla de estupor y alivio

ante la resolución de un caso que lleva abierto desde 1919.

(Ladridos)

(TIMBRA INSISTENTEMENTE)

(ANSIOSA) Abre... Abre la puerta...

(GRITA) ¡¡¡Abre!!!

(MARA OFF) -¿Sí?

Soy la teniente Ortiz.

Estoy...

Estoy en la puerta de su casa. (MARA OFF) Lo sé.

Y si no trae una orden será mejor que se vaya.

Necesito hablar con Amparo Ulloa.

(MARA OFF) Le digo que se vaya.

Dígale...

Dígale que sé lo que pasó en 1919.

(Tono corte llamada)

Hija de puta...

(GRITA RABIOSA) ¡¡¡Abre!!!

(Ladridos)

-Siento mucho la muerte de su hija.

¿Qué es lo que piensa que sabe?

Germán Ulloa.

1919.

Arranque.

¿A dónde quiere ir?

A donde empezó todo.

(AMPARO) Siempre cerramos los dos últimos días de entroido,

ya desde los tiempos de mi padre.

Hoy aquí no hay nadie, solo nosotras dos.

¿Sabe que mi padre levantó esta empresa de la nada?

A lo mejor sí que lo sabía,

pero lo que seguro que nadie le explicó

es que también levantó esta isla.

Trajo familias enteras del continente,

"labregos", "xornaleiros",

gente que no tenía qué llevar a la boca.

Mi padre puso en pie la primera escuela,

levantó una flota pesquera...

Hizo de esta isla un lugar donde poder vivir.

Y también mató a cinco personas...

en 1919.

Sí.

Mató a cinco personas.

(Música melancólica de piano)

(OFF) Usted lo sabía.

A medida que se hacía mayor empezó a padecer demencia.

Y lo confesó sin más.

Hablaba de los asesinatos,

contaba los detalles...

Y no dijeron nada.

Tenía más de 90 años, no podía ni caminar...

¿Qué sentido tendría?

El arma que se usó en 1919

es la misma que se usó en los crímenes de 1989.

Sí, ya lo sé.

La misma lanzadera. ¿Cómo es posible?

No lo sé. Se lo juro.

Usted lo sabe.

(RABIOSA) ¡Usted lo sabe!

Usted piensa que mi hijo Alejandro es el Urco. ¿Verdad?

Alejandro estaba acompañado la noche que mataron a Emma...

No es cierto.

Mara y sus amigas mintieron.

Y usted lo sabe.

Sí, claro que mintieron.

Yo las obligué.

¿Por qué?

Lo que mi hijo Alejandro estaba haciendo aquella noche

era una descarga de tabaco.

Sí. Ya sé que no es la mejor excusa, ya lo sé.

No... No es cierto... (RABIOSA) ¡No es cierto!

Le digo la verdad.

Mi padre fue el primer Urco. Pero Alejandro no mató a nadie.

Y de lo que pasó con la lanzadera que usaba mi padre... no sé nada.

Hay una pregunta que tengo que hacerle.

Dígame.

(Tono de llamada)

(Tono corte llamada)

-¿Quién escribió eso? (RETADOR) -¿Por qué?

¡¿Quién fue?! -¿Es mentira?

-¿Quién fue?

¿Quién fue? !Joder!

¡Hijo de puta!

(ROQUE) (DESCONTROLADO) ¡Te mato! ¡Te mato! ¡Te mato!

¡Si os volvéis a acercar, os mato!

(RESPIRA AGITADO) Os mato.

(GRITA CON FURIA) ¡¡¡Aaaaaaahhh!!!

¡¡¡Aaaaaaahhh!!! ¡¡¡Aaaaaaahhh!!!

(RESPIRA AGITADO)

(Llaman a la puerta insistentemente)

-¿Sí? Guardia Civil.

¿Están Roque o Carmela? No, no están.

¡Oiga! ¡A dónde va!

¡Oiga! ¡Espere! ¡A dónde va!

¡Oiga! ¡Espere!

No hay nadie de la familia en casa. ¿Me está oyendo?

-(CHOLO RESPIRA CON DIFICULTAD)

¿Qué le pasa?

Es la humedad del invierno. Se le encharcan los pulmones.

Por favor, váyase de aquí... La caseta del jardín.

¿Está abierta?

Hola, Brais.

¿Te acuerdas de mí?

El otro día, cuando nos conocimos,

me dijiste una cosa que no se me ha olvidado.

"Los monstruos no existen,

pero el Urco sí".

¿Te acuerdas?

Quiero coger al Urco.

Pero para eso necesito que me ayudes.

-¿Qué tengo que hacer?

¿Ayer... al mediodía...

viste a alguien entrar aquí en la caseta?

Tenía que estar muy enfadado,

asustado,

y llevaba algo en las manos.

¿Lo viste?

¿Y Mónica?

-No podíamos retenerla.

Pero sí tenemos que evitar que haga cualquier barbaridad.

¿Dónde está?

-Iba a hablar con un testigo.

¿Sabemos con quién?

Esto es una isla.

Malo será que no la encontremos.

¡Pues venga!

(ROI) -¡Que me sueltes gilipolla!

-¡¿Qué te hice?!

¡¿Qué te hice para que me jodieras la vida?!

¡Me dejaste sin nada!

Mi mujer... mi hijo...

-¿Tu hijo? No te enteras de nada...

Sabíamos que Ana estaba con alguien.

Pero no sabíamos quién era el hijo de puta que se la tiraba.

Cogimos el móvil y vimos los vídeos. Gael y yo. Los dos.

-Gael no sabía nada hasta que tú enviaste el vídeo a todo el mundo.

-¡Gael se enteró aquella noche!

(Vibración móvil)

(SUSURRA) -Teniente...

(OFF) Viqueira, necesito comprobar algo.

Por favor, venga al cuartel. Nos está metiendo en un lío a todos.

Sé quién era el asesino de 1919. ¿Usted Dónde está?

Viqueira. ¿Me estás escuchado?

El Urco.

El primer Urco...

fue Germán Ulloa.

¿Y usted cómo lo sabe?... El interrogatorio número 9.

Espere, ¿el interrogatorio al cura?

Cholo no lo escondió para proteger a Gonzalo.

Lo escondió para protegerse a él. No entiendo...

Cuando Cholo entró en la Guardia Civil...

las muertes de 1919 seguían sin resolverse...

Y se obsesionó con resolverlas él.

(CHOLO) -Sé que fuiste tú.

¿Qué se siente?

(OFF) Encontró lo que buscaba.

(VIQUEIRA OFF) ¿Y... por qué no dijo nada?

Porque no buscaba al asesino para detenerlo.

Hay una pregunta que tengo que hacerle.

-Dígame.

¿Cholo...

fue a ver alguna vez a Germán?

¿Se encontraron alguna vez en su casa?

Por favor, trate de recordar.

Una vez.

(SUSURRA) -Sé que fuiste tú.

¿Qué se siente?

Buscaba al asesino para aprender.

-¿Qué haces tú aquí?

(OFF) Empezó a replicar la forma de matar de Germán Ulloa...

utilizando la misma arma,

la misma lanzadera...

y manipuló la investigación

para evitar sospechas.

(MÓNICA OFF) Nadie en Néboa podía imaginar

que el asesino era quien investigaba el caso.

(VIQUEIRA OFF) Teniente, ¿tiene pruebas de lo que dice?

No... Aún no las tengo. Pero las voy a tener.

Mire, aunque fuera cierto, Cholo no pudo matar a Ana,

ni a Ferro... (OFF) Ya lo sé.

Pero me ha llevado hasta quién lo hizo.

Mire, teniente... Sé quién mato a mi hija...

Necesito que me hagas un último favor...

Cascudo.

Quiero que registres todas las llamadas

desde que le soltamos hasta que murió.

Y no le digas nada a Carmela.

Muy bien. De acuerdo.

La teniente. ¿Estabas hablando con ella?

Dice que sabe quién mató a su hija.

Parece que descubrió quién es nuestro hombre.

Y va a por él.

(Moto)

(Música de tensión)

Gael...

Tu madre está dentro. Queremos hablar contigo.

Dile que salga.

(GRITA) ¡Carmela!

(Oleaje)

Yo te voy a querer igual,...

pero necesito saber la verdad.

-Llama al faro...

y comprueba si Gael trabajó la mañana que desapareció Vega.

-¿Cómo?

(ROQUE) -¡Gael! ¡Gael!

¿Y mi hijo? -No sé. No llegó.

(MARA) -¿Qué está pasando, Roque?

(ALEJANDRO) -¡Mara!

-Es Roque.

-Roque, ¡escucha!, soy Alejandro.

Creo que sé dónde están.

¡Estás loca, Mónica!

¡Aparta el arma de mi hijo! ¡Ahora!

(ROQUE) -¿Qué haces aquí?

-Tu mujer no responde a mis llamadas.

Yo también estoy buscando a Gael.

Comprobé todos sus movimientos...

Él no es el Urco.

La verdad que odiaba ser madre. Ya sé que está fatal decirlo.

Y ahora la miro...

y creo que mi hija Vega

es lo mejor que me ha pasado en la vida.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 7

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Néboa - Capítulo 7

26 feb 2020

Vega, la hija de la teniente Ortiz es la última víctima del Urco. El asesinato ha supuesto un golpe muy duro para Mónica, lo que obliga a Carmela a tomar las riendas de una investigación cada vez más comprometida. El principal sospechoso sigue siendo Gonzalo, pero Mónica ya no lo tiene tan claro.

ver más sobre "Néboa - Capítulo 7 " ver menos sobre "Néboa - Capítulo 7 "
Programas completos (8)

Los últimos 26 programas de Néboa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios