Mujeres en La 2 La 2

Mujeres en La 2

Jueves a las 23.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5554943
Para todos los públicos Mujeres en La 2 - Inmigrantes - ver ahora
Transcripción completa

# Se me enreda la lengua

# en las aristas y vueltas,

# en las esdrújulas tercas

# del español. #

A mí lo que me ha dado España es la paz

en el corazón,

esa motivación de poder ayudar

a los demás...

y también

tener la libertad de expresión

para poder dar voz

a las cosas que se quedan impunes en la vida.

Las cosas que me han dado España son

compañía, crecimiento

y libertad.

Creo que aquí he encontrado a mucha gente...

muy importante para mí, donde me han dado ese cariño,

donde yo he compartido

y donde he conseguido también

la libertad, el cariño, el amor

y la solidaridad.

(Música de xilófono)

Soy Rafaela Pimentel Lara,

soy de origen dominicano,

llevo 27 años en España

y soy trabajadora de hogar,

madre y abuela, que acabo de ser en estos días.

(Música latina)

# De lunes a domingo voy desesperada.

# Tres años sin papeles y siete redadas.

# Trabajo treinta horas, nunca contratada.

# Rata invisible, ilegalizada... #

Estamos contentas porque, cuando yo llegué,

el empleo de hogar era como algo..., ¡puf!

con esa frase que te suelen decir

algunas madres o abuelas, o la misma sociedad:

"Pues como no estudies,

al final vas a terminar trabajando en el empleo de hogar".

O sea, como que es lo último que hay.

# ...y otra economía... #

Me llamo Nicole Ndongala,

soy de la República Democrática del Congo.

Llegué aquí a España en 1998.

Tuvimos muchos problemas, muchísimos problemas en el Congo,

por temas de guerra, por violencia,

por torturas.

Yo en Congo era una chica normal, hacía una vida normal:

estudiaba, hacía mis prácticas y cantaba también.

(CANTA EN SU LENGUA)

Yo es verdad que nunca tenía en mi meta

que fuese la directora de Karibu,

pero sí tenía claro que en mi vida

tengo que tener éxito.

Mi nombre es Xirou, mi apellido es Xiao.

En China solemos poner el apellido antes del nombre.

Entonces me presento Xiao Xirou

en China y Xirou Xiao en España.

Nací en Hynan, China,

en 1992.

Llevo viviendo en España casi siete años.

Trabajo ahora como mediadora,

artista y educadora.

Estudié Bellas Artes en China

y luego vine a estudiar a España.

Pues estudié

Educación Artística e Instituciones Sociales y Culturales

en la Facultad de Bellas Artes

y ahora estoy haciendo el doctorado.

Mi investigación es sobre plataformas comunitarias y acciones

con la comunidad china que vive en Madrid,

Aunque también tengo un proyecto ahora en Barcelona.

¿Con qué prejuicios os encontráis los inmigrantes al llegar aquí?

Aquí se tiene la tendencia, tanto la prensa como todos,

a hablar de los inmigrantes

como si estuvieran hablando de cosas, de mercancías.

Solamente el hecho de pensar que es un inmigrante,

por detrás piensa que, por el hecho de ser inmigrante,

es una persona falsa,

es un ladrón, es mala gente, no tiene moral.

Yo creo que eso es una equivocación. No tiene cultura, eso también.

Son cosas que la sociedad tiene que ir aprendiendo

y cambiar un poco su discurso, verlo de otra forma.

¿Por qué no resaltar...? "Si es un inmigrante,

¿por qué no me acerco a él

y aprendo un poco de...?

Ya, es muy complicado ese tema, sobre todo

los inmigrantes. Estamos hablando, venimos también nosotras

de un lugar diferente, pero hablamos más como...

la gente blanca porque, por ejemplo, sí que en mi país aceptan o recogen

la gente blanca de una manera muy diferente.

Entonces como...

El miedo al desconocido yo creo que existe en todas partes,

porque en África también es verdad que ven

a los blancos de una manera diferente,

porque también de hecho le damos también un nombre:

"mundele", "muzungu"... Eso existe.

Pero es diferente. El blanco es otra sensación,

no es como: "¡Eh, me va a robar un blanco!".

Lo reciben de otra manera. De otra manera,

con admiración. Admiración, sí.

Es como... Sí.

Y el clasismo también, porque es diferente

cuando una persona negra viene

y tiene dinero y es..., lo tratan de otra manera.

# Territorio doméstico. #

(Música)

# Empleadas de hogar, mujeres del mundo,

# hijas y madres de un grito profundo.

# Trabajadoras de los cuidados,

# algo importante y nada valorado.

# Querían brazos, llegamos personas.

# No me confundas con tu lavadora,

# yo también soy una señora.

# Tengo una vida, tengo una historia,

# tal vez parecida a la que tuvo tu abuela. Ella también...

Soy activista por los derechos de las trabajadoras de hogar

y de los cuidados,

y pertenezco al colectivo Territorio Doméstico.

(Gentío manifestándose)

Durante los últimos 25 años he trabajado

43.400 horas de trabajo,

preparando, limpiando, cocinando

y acompañando a las personas.

Territorio Doméstico nace

en el 2006

y nace porque muchas trabajadoras de hogar

que estábamos en ese momento trabajando aquí en España

nos organizamos en unas jornadas que se hicieron sobre empleo y hogar

y allí acudimos algunas mujeres que estábamos realizando ese trabajo.

Y ahí veíamos que era importante

hablar de lo que nos estaba pasando a muchas mujeres.

Y entonces, a partir de ahí comenzamos a reunirnos,

tanto mujeres migrantes como mujeres autóctonas.

Pero realmente lo que nos estaba pasando al llegar este país

es que lo único que encontrábamos era el empleo de hogar

con la Ley de Extranjería.

¡Se acabó, se acabó!

¡Se acabó la esclavitud!

(Batucada)

Yo creo que la sociedad

tiene que valorar eso que tú dices,

que estamos haciendo un trabajo.

A mí me recuerda ahora el trabajo que estábamos haciendo

las trabajadoras de hogar

y las que cuidan a personas mayores.

O sea, es un trabajo tan importante, un trabajo que ahora mismo...

La mayoría de las personas

somos migrantes, las que estamos haciendo este trabajo.

Ahora mismo la sociedad... Si cuentas,

ves que el 98%, por ejemplo,

de las personas que están en el servicio doméstico

y cuidando a personas

son mujeres, y mujeres migrantes.

# Luchamos por derechos

# y otra economía. #

El disco de Territorio Doméstico,

"Porque sin nosotras no se mueve el mundo",

que ese es su título,

y "Querían brazos y llegamos personas"

son una herramienta que hemos creado las del colectivo

para visibilizar

la situación de las trabajadoras de hogar o de este sector.

Quisimos "tunear" canciones

que eran ya populares,

y nosotras escribimos las letras

y hemos "tuneado" la música.

Creemos que eso es algo muy importante para nosotras

porque desde aquí podemos visibilizar

toda la situación de muchas trabajadores de hogar y cuidadoras.

La mujer africana es una mujer de esperanza,

con muy buena voluntad y capacidad de éxito.

Siempre habíamos tenido problemas en el Congo

porque, en el grupo en que yo cantaba, muchas veces...

era como reivindicar un poco la paz.

Cuando eres joven, muchas veces en África todas, todos,

soñamos con vivir en Europa.

Se piensa que todo es magnífico,

pero, cuando llega la hora de la realidad,

en que tú tienes que abandonar el país

por las cosas que te están sucediendo,

ya no piensas que Europa es magnífica,

solamente piensas que tengo que salir para intentar

salvar mi vida

y también para que mi familia esté en paz.

(Coro de mujeres africanas)

¿Y habéis pensado en volver a vuestro país por cómo os tratan aquí?

A veces como que me dan ganas de volver

cuando veo una sociedad

tan injusta... Ya.

...con nosotras y con nosotros.

Estamos cuidando a personas,

a lo que más se quiere,

y sin embargo no tenemos derechos.

Yo lo que diría es: ¿a quién no le gustaría volver a su país?

Evidentemente, a todos nos gustaría un día volver a nuestro país,

pero hay que ver la situación

que cada país tiene en cada momento.

No puedes volver a tu país

si no hay estabilidad,

si continuamente hay disturbios.

No se pueden plantear las cosas a corto plazo,

sin pensar lo que te espera allí,

qué es lo que te puede pasar allí si vuelves.

Es verdad que hay que construir el futuro.

Nuestros países también nos necesitan.

Efectivamente, tenemos que aportar allí también, para nuestra gente,

pero tomar la decisión, dejar todo para volver a tu país,

creo que es un poco complicado.

Muchas mujeres que han pasado la situación que yo he pasado

hoy no viven.

Son mujeres que no tienen voz,

son mujeres que tienen cicatrices en su vida

que nunca se curarán.

Yo os doy las gracias por estar aquí.

Como siempre, Karibu es vuestra casa,

y significa "bienvenido". (VARIAS) Gracias.

Es la identidad de Karibu,

que las personas, la gente, que toque a esta puerta

se sienta bien acogida.

El objetivo de Karibu es dar esa protección,

ese apoyo, a una persona que llega nueva

para poder integrarse.

La primera cosa que hacemos

es que te abrimos una ficha con tu nombre,

tu fecha de nacimiento; una dirección, si tienes,

porque hay mucha gente también en situación de calle,

y con eso ya eres como usuaria.

Si necesitas comida...

Allí, a partir de la primera acogida,

la entrevista puede durar más de treinta minutos,

donde se valoran las necesidades,

si es para clases, para alojamiento y tal.

Es verdad que no podemos dar alojamiento a todos

porque no tenemos espacio para todo eso,

pero damos sobre todo prioridad

a las mujeres con vulnerabilidad grave

y a la menores también.

Tenemos servicio de acogida, alojamiento,

formación, servicio jurídico

y centros sanitarios.

También formación externa, no solo la que tenemos dentro de Karibu.

Hay gente que llega con estudios, yo llegué también con mis estudios.

Te pueden guiar para hacer formación externa,

o ir a la universidad o hacer una formación profesional.

Si la sociedad de acogida

abre la puerta a esas mujeres inmigrantes, ellas se integran;

pero si se cierra la puerta, evidentemente

ellas mismas no pueden abrir la puerta

de una sociedad que no es su sociedad.

Estamos llegando a una sociedad que nos acoge

y, evidentemente, la acogida tiene que ser de bienvenida de verdad.

A veces me siento como una planta sin raíz...

que vuela con el viento

y se siembra donde caiga.

Cuando tenía seis años más o menos,

le pregunté a mi abuelo:

"¿Quién me ha puesto mi nombre y qué significa?".

Mi abuelo me dijo Xi

significa "luz,

alegría y fuerza".

Rou significa "suave, tierno

y flexible".

Porque él tenía la esperanza

de que yo llegase a ser una mujer fuerte,

pero suave a la vez.

(HABLA EN CHINO)

Nací en Hunan, China,

en 1992.

Vivía con mis abuelos y mi primo.

Recuerdo cada mañana, antes del amanecer,

que subíamos a una montaña cerca de nuestra casa.

Y en el camino olía todas las flores de mandarina.

(Clics cámara de fotos)

Toda mi infancia olía a jazmín,

a una flor que se llama "kumquat",

que tiene florecitas amarillas.

Echo de menos el olor de mi casa.

Estudié castellano en China

porque adoro a Chavela Vargas

y me encanta la estética de los personajes

de las películas de Wong Kar-wai y Almodóvar.

(Música oriental)

Pues el año pasado fundé una compañía

que se llama Cangrejo Pro.

¿Y por qué se llama "cangrejo"? Porque en China tenemos un refrán

que dice: "La primera persona que come cangrejo".

Significa una persona muy valiente, etcétera.

Sobre todo, probar cosas nuevas.

Y entonces Cangrejo Pro lo fundé junto con...

diferentes chicas de origen chino. Son jóvenes.

Las cosas que vamos a hacer, y estamos haciendo,

son nuevas y valientes.

Trabajamos en un grupo no mixto

porque creemos que es muy importante...

crear ese espacio de confianza, ese espacio de apoyo,

porque realmente, cuando hablamos sobre ese tema,

como comunidad china que es, lo que pasamos,

hablamos en primera persona.

Y lo que realmente sentimos

no es que comprendemos conceptualmente.

Entonces yo creo que es importante potenciar esta parte.

Como mediadora, más bien tenemos acceso

a los recursos sociales, culturales y educativos

en la sociedad española. Podemos acceder realmente

a las necesidades de la comunidad china

y hacemos conexión.

También es curioso que en mi país tampoco podemos votar

y entonces...

estoy aquí practicando

o teniendo un poco de conciencia política,

que en China no me había tocado jamás.

Por un lado, yo tomo como positivo que yo tengo más conciencia política

y, por otro lado, veo

la democracia del mundo occidental,

o de aquí, de España,

la democracia de otra manera.

Vosotros podéis votar, que luego...

genera una frustración emocional colectiva.

Y cómo se vive,

cómo avanza.

Ese es más bien para mí como...

Yo lo tomo como un aprendizaje personal

y estoy practicando mucha más conciencia política,

pero, claro, comparto mucho lo que acabáis de decir vosotras:

la preocupación, esa dificultad, que sigo teniendo;

y la sensación de: "Jolín, la verdad estamos haciendo mucho esfuerzo

para poder sacar la vida adelante".

Pero esa dificultad y esfuerzo

solo lo sabemos nosotras, de alguna manera. (RÍE)

¿De dónde eres? ¿Por qué has venido España?

Hacemos performances, sobre todo en diferentes contextos.

(HABLAN EN CHINO)

(IMITA MARCHA MILITAR)

Visibilizar que existen ese tipo de recursos

y crear nosotras mismas

oportunidades para las mujeres chinas.

Y luego facilitar que ellas

participen de alguna manera.

Trabajamos para nosotras y desde nosotras.

(IMITA EXPLOSIÓN)

(Música de percusión)

Hola, me llamo Jennifer y me gustaría hacerles una pregunta:

¿qué cosas se hacen diferentes en España con respecto a vuestro país?

Pues la cosa que me ha llamado la atención en España, por ejemplo:

cuando tenemos una comida colectiva,

compartimos los platos

y siempre se deja un cacho final.

Nadie quiere coger ese cacho final,

como si fuera a tener vergüenza o yo qué sé.

Entonces a mí me gusta mucho observar

quién va a coger ese cacho final y cómo.

Esas cosas me llaman la atención, porque en China...

Aquí parece como buena educación, pero en mi país sí que no pasa eso.

Por ejemplo, una alita final.

A ver quién va a coger esa alita.

"¿La puedo coger yo? ¿La puedo coger yo?". Es como...

¿Qué es eso? (RÍEN)

La manera en que los niños

a veces contestan a sus padres aquí,

porque en el Congo

es difícil que un niño

le diga a su madre "Mamá, cállate"

o "Mamá, déjalo"...

Entonces yo ese tono

con que a los hijos se les permite contestar a sus madres,

que lo ven como normal,

a mí eso siempre me ha llamado la atención

y continúa llamándome la atención.

Yo con las niñas africanas

muchas veces bromeo y les digo: "No tienes que copiar lo negativo",

porque tú no le puedes decir a tu mamá "Cállate".

Hay que copiar lo que es positivo.

En mi país se le tiene mucho respeto...

a la gente mayor. Total.

Allí, cuando hay que cruzar una calle,

si hay una persona mayor,

todos los niños, las niñas,

siempre es: "Vamos a cogerle de la mano

para ayudarle a cruzar. Esa atención y ese respeto...

Pues ayudarla, aunque pueda cruzar la calle, pero nosotros,

ver a una persona mayor

es una cuestión de respeto y de cuidado.

Mira, esta es Latifa.

Es una de las compañeras...,

de las primeras que entró en el colectivo.

De Marruecos.

Y Latifa era de las peleonas,

ella denunció a su jefa

porque la echaron de su trabajo,

y, claro, no le querían pagar su dinero.

Ella le dijo: "No, señora,

aunque no tenga papeles, yo tengo derechos".

Esa frase se nos ha quedado.

A mí, Nicole Ndongala,

personalmente, España me acogió bien

por todas las puertas que he tenido abiertas,

porque son españoles los que me dieron el espacio

donde yo he vivido,

me apoyaron para poder estudiar.

Pero si tengo que hablar de... la coordinadora

del Centro de Formación y Promoción de la Mujer,

si tengo que hablar de la mediadora intercultural,

si tengo que hablar, como directora,

de la Asociación Karibu,

eso sí que cambia el lenguaje.

España no siempre acoge bien.

Yo he vivido eso como...

responsable del centro de formación.

En Segunda Mano, que ha tenido anuncios a los que hemos llamado,

nos han dicho claramente

que esos puestos no son para negros, ni para negras.

Eso lo hemos vivido.

En cambio yo diría lo de la política de...

inmigración, es algo que nos está preocupando.

No solamente hablaría de derecha o de izquierda, en general,

todo lo que está pasando actualmente en el mundo

nos preocupa, porque...

no solamente la emigración es un derecho,

uno tiene sus derechos,

sino que se está convirtiendo en algo como de delincuencia.

Creo que esta política más bien

tienen que reconsiderarla todos los partidos políticos.

Me da igual que esté la izquierda o la derecha,

todos los partidos deben reconsiderar un poco

el tema de la inmigración.

No resaltar siempre lo negativo de la inmigración,

sino lo que es lo positivo, lo que los inmigrantes

están aportando a esa sociedad

que no es nuestra sociedad, es una sociedad de acogida.

Algunas veces me siento discriminada

por diferentes detalles, o cómo me trata la gente.

Por ejemplo, un día fui al médico.

Un señor blanco

con ojos azules, bastante mayor,

salió a la puerta llamando: "Xirou Xiao no sé qué...

¡Qué difícil, jolines, vuestros nombres!".

Cuando entré a la puerta, empezó a llamarme "chinita".

"Chinita, siempre llegáis tarde.

Chinita, no sé qué...". Y yo en aquel momento:

"Jolín, ¿qué le pasa a ese tío?". Yo, cuando salí,

me sentía como muy incómoda.

Pero en aquel momento no fui capaz de responderle:

"Eh, oiga,

que me respete más".

Y luego, más veces, andando por la calle,

la gente un poco borracha en el metro o caminando me llama:

"Eh, chinita, qué guapa eres".

Yo creo que eso no solo lo siento por mi raza, por supuesto que sí,

también por ser mujer.

Los españoles tenéis que ir alguna vez a Extranjería

para sentir cómo nos tratan.

Es..., ¡buah!, como muy...

Su actitud

y las dificultades que nos ponen.

Por ejemplo, yo estoy aquí sola, lejos de mi familia,

luchando por un tipo de vida

que me gustaría realizar,

haciendo mucho esfuerzo por sobrevivir, ¿no?

Por ejemplo, es muy difícil encontrar un trabajo;

ya, a nivel de papeles,

se pasan la pelota.

Por ejemplo, si tengo que buscar un trabajo

y la empresa quiere contactar conmigo...

Me dijeron: "Necesita pedir una autorización de trabajo".

Vale, pues yo tengo una pregunta para los inmigrantes y es:

¿cómo estaba la situación cuando llegasteis al país?

Cuando yo llegué aquí, como muchas personas,

la cosa estaba difícil, pero ahora lo es mucho más.

Lo que más...

pena y rabia me da es

que una persona que llegue aquí a España ahora mismo,

que tengan que pasar tres años

invisible y sin poder...

O sea, puedes salir a la calle, pero es un sinvivir.

Con el tema

de la crisis y de todo esto de desigualdad,

cada vez más se pone el foco en la persona diferente,

en que la persona inmigrante es quien tiene la culpa como de todo.

Tienes que tener la prueba

de que llevas aquí en España tres años.

Tienes que estar empadronada o empadronado.

Muchos africanos llegan y no traen pasaporte.

Los pocos que pueden tener pasaporte tienen que tener un contrato.

Es un círculo vicioso.

¿Quién te contrata si no tienes papeles?

Pero hay empresas que: "Pues no.

No tienes autorización, no te doy contrato".

Extranjería dice: "Si no tienes contrato, no te doy autorización".

Y yo me he quedado: "¿Pues qué hago?".

Ninguno de los dos quiere asumir su responsabilidad.

Es difícil. España es uno de los países,

yo creo, que menos asilo da.

Por el hecho de estar aquí tres años tienes que solicitar el arraigo.

Pero ese también es un círculo vicioso, sobre todo

para los africanos.

La verdad, muy difícil. Muy difícil

salir adelante, hacer lo que te guste y sobrevivir. Sí.

Siempre cantaba en la coral de mi parroquia,

que es Notre Dame de Grâce.

El "abbé" Makamba, que...

ahora es su obispo,

tenía un grupo que se llama Bana Mbila.

Era entonces cuando formaba parte del grupo Bana Mbila.

La verdad es que él siempre

componía, y sigue componiendo, canciones

que reivindican mucho

la dignidad de las personas,

que denuncian un poco las barbaridades que se cometen

en el país.

Y en aquella época compuso una canción que se llama

"Po po po".

Indirectamente, esa canción

se dirigía a los políticos,

porque siempre ellos se creían, y se siguen creyendo,

que son más importantes

que hasta el mismísimo Dios.

¿Y por qué un ser humano

no puede vivir con dignidad y comer?

Yo creo que todo eso nos lleva un poco a lo que decía Mandela

sobre la filosofía de Ubuntu.

Las personas tienen que vivir con lealtad.

Ubuntu significa "yo soy

porque nosotros somos".

Y eso, yo creo, que no solamente en África,

de donde viene la palabra Ubuntu,

sino que en el mundo entero

tenemos que vivir con esa filosofía

de Ubuntu.

La vida de otra persona te tiene que importar,

el sufrimiento de otra persona te tiene que importar.

Ahí viviremos en un mundo más justo.

# A veces siento el anhelo

# de pertenecer por entero,

# de no sentir extranjero

# lo español.

# Me acuerdo de la voz de Agapito Marazuela

# en canciones que oí de pequeña... #

La primera manifestación era para que las trabajadoras de hogar

estuviéramos en...,

pasáramos de régimen especial a régimen general,

como todos los demás trabajadores.

Madre mía... (RÍE)

Qué recuerdos.

Nuestras primeras "manis".

Estas dos fotos

son de cuando yo estaba durmiendo en un albergue...

de la Asociación Karibu, que ha sido y sigue siendo mi casa.

Y esta es

en El Escorial, la primera vez que vi la la nieve.

"Me siento sola cuando estoy enferma

o con el cuerpo débil.

Me siento sola cuando estoy muy cansada

y, después que vuelvo a casa,

todavía tengo que cocinar.

"Me siento sola

cuando tengo que resolver problemas de extranjería.

Me siento sola

cuando me tengo que enfrentar a la autoridad

y a la injusticia de la sociedad."

¿Qué significa no hablar el idioma para una persona adulta

pero que tiene mucha capacidad?

Pues muchísimas de ellas realmente se sienten

superperdida...

y como muy tristes,

no tienen autoconfianza.

Cuando decimos que hay integración, ¿de qué estamos hablando?

¿Qué significa "integración"? Porque integrarse

es como si nosotros estuviéramos fuera.

Para el colectivo, el tomar la palabra

en primera persona ha sido muy importante,

porque así contamos nuestras historias

nosotras mismas,

y además también sabemos que contar las historias

puede transformar la situación

de muchas mujeres.

Por eso el espacio en la radio

que tienen otras compañeras acá

y que también nosotras alguna vez hemos hecho...

Hemos tomado la palabra desde acá

porque creemos que se visibiliza

y que se nos escucha a muchísimas mujeres.

Esa palabra que casi nunca

nos daban en esos espacios, de ocupar esos espacios,

de ocupar en primera persona lo que es la palabra,

de que las mujeres hablemos, de que contemos

nuestras condiciones, nuestras alegrías

y toda nuestra historia.

Hay también unos derechos que hemos conseguido,

especialmente derechos también de las mujeres,

que...

Son también para mujeres migrantes,

pero también mujeres en general.

Y son derechos que ahora mismo yo los veo en peligro

y mucha gente los vemos en peligro.

Una de las cosas que sucedió

cuando llegué aquí a España,

fue el asesinato de Lucrecia Pérez, que fue

una mujer dominicana

que trabajaba..., empezó a trabajar en el empleo de hogar,

y luego, pues,

fue asesinada por racismo.

A mí eso me dio un poco de miedo entonces,

pero también pienso que fue uno de los momentos

en que la sociedad española

se dio cuenta de que estaba pasando algo...

que era raro en la sociedad.

Yo me acuerdo

todo el Paseo del Prado lleno de gente,

con montones de gente que salía

para reivindicar ese derecho,

pero también me dio como la gran oportunidad de ver

que sí que estábamos todos juntas y juntos en esta historia,

y que teníamos que decir un "no" para que no volviera a suceder.

Salí del Congo cuando...

hubo los problemas de la guerra que tuvimos

del 97 al 98,

que era la entrada de...

un presidente nuevo

y la salida de otro presidente.

Es verdad que fue una época

donde muchas familias tuvieron que tomar la decisión

de abandonar el país por los abusos,

violencia y disturbios

que había en el Congo.

Yo salí en avión hasta Bruselas

y de Bruselas llegué aquí en autobús.

Si miro el agua como la estoy mirando ahora,

da igual que sea pequeño,

pensando que hay tantas mujeres

que se dejan la vida en el mar en busca de un futuro mejor.

Me da... pena,

me entra una tristeza

porque esas mujeres se quedan en ese agua

como cementerios sin nombre,

un entierro que no tiene dignidad.

Se quedan así, en el olvido.

Lo único que pido

es que se respeten un poco los derechos humanos.

Estamos aquí y...

no solamente se tiene que hablar de las consecuencias,

hay también causas.

Detrás de cada inmigración hay una historia humana.

Si no regularizan el tema de inmigración,

estará siempre el tema de la trata de seres humanos.

En lo que estamos viviendo. Si hay mafia, es porque existen

esas inmigraciones ilegales.

Y hay trata de seres humanos.

¿Cuántas mujeres llegan aquí

en manos de los mafiosos?

Y esos mafiosos muchas veces tienen relación

con poderosos de aquí.

Por lo tanto, sí interesa, de una forma,

que haya mafia,

pero se tiene que tener en cuenta

que esas personas que sufren este tema de trata

son personas. Por lo tanto, yo creo que es importante

valorar primero a las personas, a los seres humanos,

no solamente lo que son las normas, las leyes.

De eso ya hemos pasado de esa época,

son las personas las que cuentan.

(Canción "La violetera")

Yo pienso: "¿Qué significa 'casa' para mí?".

Y luego también siento que mi propio cuerpo

es mi casa.

Tengo a un grupo de jóvenes chicas chinas, trabajamos juntas.

Cuando me junto con ellas hablando en mi propio idioma,

yo me siento como muy en casa. Como en tu casa.

Yo no sentía eso antes.

Cuando tenía esa oportunidad de trabajar y estar juntas con ellas

allí se me activaba algo, me picaba algo, como:

"¿Qué es eso? ¿Qué es eso?". Y luego: "Ah, que me siento en casa"

Es una compañía...

mutua y sin palabras, ¿sabéis? Como una sensación...

Es eso, la sensación "de casa", "de cuerpo".

Pues eso a mí me parece bien. (RÍE)

Muy fuerte.

Uno de mis lugares favoritos es en un parque,

donde estamos ahí... Es superbonito,

porque además los atardeceres

son unos de los más bonitos que hay aquí en Madrid.

Es como un espacio que te dice:

"Sí se puede estar en lugares donde estemos,

y donde quepamos, todos y todas".

(Música de guitarra)

# Se me enreda la lengua

# en las aristas y vueltas,

# en las esdrújulas tercas

# del español.

# Siempre un poco extranjera,

# cultivo mi diferencia...

# con un pie aquí y otro fuera

# del español.

# Siempre un poco extranjera,

# cultivo mi diferencia

# con un pie aquí y otro fuera

# del español.

# Me arrepiento

# de no haberle pedido a mi abuela

# su receta de sopa de almendras.

# Ella me enseñó a desplegar abanicos

# y la letra de La Violetera:

# "Como aves precursoras

# de primavera..." #

Bueno, chicas,

os he traído un plato maravilloso y especial

para vosotras, y para compartirlo esta tarde.

Se llama arepa de yucas

y es algo que se hace en mi país, en República Dominicana,

para merendar o para compartir

con las amigas y los amigos. Gracias.

Espero que me haya quedado bueno. Gracias.

Mmm... Bueno.

Y luego, en mi país también solemos hacer

un producto que se da mucho allí: el plátano.

Aquí en España le dicen el "plátano macho",

pero en Santo Domingo le decimos "plátano", y ya está,

maduro o verde.

Hoy, cuando lo he hecho, me he acordado de mi mamá,

porque le gusta mucho hacernos plátanos fritos y todo eso.

Así que probadlos, a ver qué tal. Para mí son tantas cosas...

A ti te recordará también algo. Hombre...

Hoy he traído un plato,

yo no sé si lo llamaría típico de mi país, China,

porque ya sabéis, China es tan grande,

pero sí que tiene una relación muy especial conmigo.

Arroz blanco.

Se le echa un poco de guisantes verdes

y luego la panceta ahumada.

Lo hace mi familia, lo he importado de China.

Cuando echo de menos a mi familia, abro el congelador,

saco panceta y preparo la receta que me enseñó mi mamá.

He sacado una foto para mi grupo familiar:

"Mirad, hoy he comido panceta

con no sé qué". Qué bonito.

Yo voy a coger lo que es la carne.

Es carne, ¿no? Sí, pruébala.

Sí.

Tiene un sabor bastante fuerte. ¿Sí?

Muy diferente. A ver qué...

Yo he traído comida típica,

pero hay algo que comemos en toda...

la República Democrática del Congo, que es la hoja de yuca.

Ponemos muchas veces aceite de palma,

pescado, o pescado ahumado, o pescado normal,

y lo comemos con yuca que se ha machacado,

pero esta es yuca solamente hervida. Hervida. Ah, ya.

Es una salsa. Ah, como una salsa.

Mmm... ¿Y esta tiene pescado, dices?

Tiene pescado.

¿Y allí no coméis arroz o pan?

¿O eso ya es como arroz y pan?

Como cada familia puede cultivar su tierra,

cultivamos la yuca. Vale.

Entonces casi todas las familias tienen esto,

lo llamamos "alimento básico". (RÍE) Qué rico.

En República Dominicana se come mucho arroz

o sea, es el plato típico.

El arroz. Y luego acompañado con estas cosas.

Sí. Pero el arroz todos los días.

Mi abuela me dijo: "Un día una comida sin arroz

es como no haber comido". (RÍEN)

Salud.Chinchín. "Kampei". Por nosotras.

Salud. ¡Otra! (RÍE)

De las cosas que más me gustan,

es todo este movimiento

que hay últimamente con todo el tema...,

esa fuerza de las mujeres, esas dos huelgas feministas que hubo

donde estábamos casi todas,... Efectivamente.

montones de mujeres.

Ahí no contaba el color ni la edad.

Las mujeres pisando fuerte

y que aquí estamos para intentar parar

tantas cosas difíciles para nosotras.

La unión que estamos teniendo todas las mujeres del mundo

está cada vez yendo más...

Y la implicación de las mujeres. Y las oportunidades también,

que las mujeres tengan puestos de responsabilidad

en todo el mundo.

Yo creo que cada vez se está reflejando

con la fuerza que las mujeres están teniendo,

y eso es algo muy positivo.

(Música de guitarra)

A veces me siento como una planta sin raíz:

vuela con el viento...

y se siembra donde caiga.

La mujer africana es una mujer de esperanza,

con muy buena voluntad y capacidad de éxito.

A nosotras no nos veían así, entonces decíamos:

"¿Pero solamente nuestras manos para trabajar?".

Querían brazos y llegamos personas.

# La lluvia cae suave y tenaz,

# sueño otoñal

# rojo y amarillo.

# Dejo que las gotas

# me humedezcan con su caricia.

# Dejo que la lluvia

# me sorprenda un otoño más.

# Cuando la lluvia cae,

# no hay soledad,

# viene a pasar

# sus horas conmigo.

# Dejo que la lluvia

# me acompañe con su caricia.

# Dejo que el otoño

# me prometa un invierno más.

# Sueño otoñal,

# lluvia que cae

# suave y tenaz

# sobre mi piel

# y siento ganas de ser,

# ganas de estar,

# ganas de andar

# siempre a tu lado. #

(Música)

(RISAS)

# Sueño otoñal,

# lluvia que cae

# suave y tenaz

# sobre mi piel

# y siento ganas de ser,

# ganas de estar,

# ganas de andar

# siempre a tu lado. #

(Sintonía)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Inmigrantes

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mujeres en La 2 - Inmigrantes

10 abr 2020

El objetivo del capítulo es dar visibilidad a mujeres que trabajan con colectivos migrantes desarrollando una labor de valor incalculable.

ver más sobre "Mujeres en La 2 - Inmigrantes" ver menos sobre "Mujeres en La 2 - Inmigrantes"
Programas completos (8)

Los últimos 9 programas de Mujeres en La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios