Metrópolis La 2

Metrópolis

Madrugada del lunes al martes a las 00.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5552919
No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Sixe Paredes - ver ahora
Transcripción completa

Sixe Paredes es una de las figuras del arte urbano internacional.

Formó parte de la exposición que en el 2008

consagró al street Art en la Tate Moderm

Y lleva décadas compaginando una pintura

nacida en la intimidad de su taller con colosales murales.

En Circulo Sagrado,

su última exposición en el Tate Art

mientras nos alertaba sobre las graves consecuencias

del cambio climático,

la vibración de sus piezas nos trasmitía curación y esperanza.

Más desconocida es su faceta espiritual.

Los viajes a Perú,

el estudio de las culturas ancestrales

y la inspiración en las montañas sagradas

dotan a su obra de profundidad

y le ha convertido en un artista urbano singular.

Ecologista y comprometido con la defensa de la Tierra.

Pienso que cada material me aporta algo totalmente diferente.

Llevo los materiales de una forma inusual, ¿no?

Llegué a la cerámica porque me apasionaba esa técnica,

la mezcla de esos cuatro elementos

con una forma de protoalquimia

y dije; voy a aprender a hacer cerámica.

Pero dije, no quiero aprender en Occidente.

Porque me empezaron a gustar mucho las cerámicas precolombinas

y prehispánicas.

Conocí a una persona en un viaje haciendo una instalación, que me dijo

yo conozco unos ceramistas en Nazca, que estuvimos rodando.

Ve pícale a su puerta y dile que vienes de mi parte.

Y eso hice.

-¡Tenemos vasitos, tenemos tartufos!

-Este no lo mojo ¿no?

Puedo utilizar que sea como esta

pero más pequeña para hacer lo de dentro.

Empecé a hacer cerámica con ellos y aprender con una técnica milenaria,

la cual, ellos eran de las cuatro familias de Nazca

que habían recuperado esa técnica.

Una técnica milenaria que desapareció.

Mis tres residencias que he hecho en Nazca haciendo cerámica.

Desde la primera vez,

porque yo estuve indagando y leyendo

y documentándome sobre la historia de allá.

Yo sabía que siempre hacían; hay que ofrendar ¿no?

Yo llegaba allí,

utilizaba tierra,

pigmentos.

Estaba en el lugar,

yo me iba a llevar algo.

Yo tenía que hacer una ofrenda

o dejar algo de lo que yo había hecho allí.

A partir de ese ritual o esa ofrenda que hicimos ahí,

lo he utilizado un poco para mi trabajo,

cada vez que voy a un sitio;

por ejemplo, brindo y tiro un poco de cerveza a la Pachamama.

Siempre que voy algún sitio a mi apu sagrado;

que mi apu sagrado en Barcelona es Monserrat,

la montaña mágica.

Cada vez que voy a pasear, que lo suelo hacer mucho,

llevo mi ofrendita para agradecerle a la montaña.

Me suelo levantar muy pronto,

a las siete de la mañana, siete menos algo

y tengo una rutina de taller,

desde las nueve y media de la mañana hasta las nueve de la noche

de lunes a viernes

y algún sábado también me gusta estar aquí.

Es estar en otro mundo ¿no?

me siento muy cómodo con mi trabajo de estudio

al igual que con el de la calle.

Eso es un lugar para esconderse y ser visto al mismo tiempo.

Siempre tengo varios trabajos en danza, en el taller.

Trabajo aquí con los tejidos,

trabajo en diferentes paredes con la pintura.

Me gusta tener como cosas empezadas y que haya rincones

y cada parte de mi taller para trabajar en una cosa en otra.

Ahora estoy trabajando con los tejidos,

empecé con la pintura,

seguí un poco con la escultura

y luego entré con la cerámica y los tejidos,

los tejidos me parece...

Siempre me gustar trabajar con nuevos materiales.

Hubo un momento que hice el samblaje con elementos

que iba encontrando por la calle.

Siempre tuve una inquietud por utilizar

unos soportes o un nuevo material.

Y tengo varias colecciones,

tengo una pequeña colección de tejidos antiguos

y otra colección de cerámicas

y unos muñecos

son imitaciones de la cultura chancay.

Que eran unos figuritas que se ponían en las tumbas precolombinas.

Todos esos objetos, al igual que los libros

son mis fetiches, son como mis ídolos.

Me gusta que estén al lago mío y revisarlos, leerlos

y que estén cerca de mí, porque para mí, son,

elementos de poder en mi trabajo.

En tantos viajes que he ido haciendo conocí quipus;

los quipus era un sistema de registro en el imperio incaico, en el cual,

sabían todo lo que había en su imperio:

cuántas llamas, cuánto maíz,

cuánto de todo.

Y tenía un ábaco hacían su cuenta y lo reflejaban ahí.

Yo quedé totalmente fascinado por ese simple nudo y ese objeto,

y ese objeto me llevó a hacer los tejidos que hago ahora.

Yo le llamo el samblaje del telar,

porque no es un telar al uso de ir enganchando el hilo e ir bajando.

Yo hago como ensamblajes que viene de la parte de cuando hacía ensamblaje

ensamblo cosas y las voy enganchando.

Y voy generando como un tupido de tejido ¿no?

En este momento, el artista tiene la obligación,

de hacer un llamamiento, un grito, a lo que está pasando

porque nos estamos cargando el planeta, y de alguna manera,

nadie está prestando atención.

Solo los muchos pueblos originarios

que son los verdaderos defensores de la naturaleza o de la selva.

La exposición se llama Circulo Sagrado porque,

desde la hidrosfera y la biosfera

se genera ya el Circulo Sagrado, llamado tierra.

Como artista,

tenemos el deber, yo en esta exposición lo he hecho

olvidarme por ejemplo, de mis colores porque utilizo muchos colores

y quedarme solo en los dos más importantes:

el azul y el verde.

Quería reflejar esa magia de la naturaleza

o esa magia de los océanos.

Ese gran ser vivo, porque el mar,

yo a veces cuando estoy dentro del mar

siento que estoy conectado con todo el planeta realmente,

porque el agua está conectada con todo el planeta.

Cuando estás en la tierra

estás conectado con un subcontinente solo

o con ese lugar ¿no?

pero en el agua no.

Estas pinturas grandes tanto la hidrosfera como la biosfera

están acompañadas de dos vídeos

que habla un poco de la problemática

es como un pequeño collage de imágenes mezcladas con mis pinturas

que reflejan un poco la problemática

de lo que está pasando con los plásticos.

Las corrientes de residuos, los microplásticos,

los vertidos de petróleo.

Ha sido muy duro para mí buscar todo ese tipo de información

hay cosas que no he querido ponerlas porque eran ofensivas y dolorosas.

Todo el mundo sabe que yo vengo de pintar en la calle

del mundo del grafiti,

y sigo pintando grafiti en la calle, a veces ilegal otras veces legal

y también hago muralismo contemporáneo.

¿Qué me aportó?

Pues de alguna manera creo que me...,

no me salvó la vida, pero fue como una herramienta

para forma parte de la sociedad en la que vivía.

No era un buen estudiante y entonces,

pues eso hacía qué,

que todos los fines de semana

o todo el dinero que yo iba recopilando

me lo gastara en pintura.

Al principio ponía Sergi, -Sergio en catalán- Sergi,

y luego lo convertía a Six y de Six se fue a Sixe.

Trabajando en El corte inglés en unos almacenes,

encargado de la sección de la ropa

y había unas piezas de plástico,

que me daban una forma de imaginar

como el interior de una cara de mis personajes,

como un marciano de un ojo.

Y a partir de esa pieza pionera

me fui fijando en muchas otras formas

que me inspiraban hacer formas de mis personajes.

Inspirados en una serie de anime, que se llamaba Arale,

que lo pasaban en la TV-3, -en la televisión catalana-

Esa serie me inquietó,

me inquietaban sus formas,

su estilo plano de relleno.

Hubo un momento que no utilizaba el spray para mis pinturas,

pero desde hace unos años lo he retomado,

porque ese gesto es fantástico;

el gesto de un spray no te lo puede dar un pincel.

Y otra de las cosas que he trasladado

que me he llevado de esa época a mis pinturas,

es la base ¿no?

Yo cada vez que pinto un cuadro no puedo pintar una tela que sea virgen,

me parece un horror.

Yo utilizo una pasta y le doy una textura

e imito una pared,

porque cuando,

lo voy a pintar ya me provoca, ya siento que estoy

en ese lugar donde arranqué pintando en la calle.

Cuando participé en At Tate en 2008

ese momento fue un hito,

porque, ningún museo ninguna gran institución

había dado ese gran paso;

dejar que artistas urbanos

no expusieran, pintaran

en la fachada de un museo que es historia.

Mi trabajo todavía yo no me había dado cuenta

que era espiritual

y me conexión ancestral

y mi conexión con la naturaleza.

Creo que no había abierto los ojos todavía.

Y yo ya veía en esa época antes de ir a la Tate

había trabajo con infinidad de agencias de publicidad, con marcas.

Luego ya después de pintar en la Tate creo que ya no lo hice más,

porque al año siguiente me fui a Perú

y... se me despertó mi Kundalini y ya no me interesó.

La serie de los símbolos o de las vibraciones

o de los circuitos,

eso era un sucedáneo de mi pintura pero yo lo cogí

y lo convertí en una serie.

Los números igual.

Cogí un número y lo convertí en una serie propia.

Sin nada de color, sin nada de forma.

Pero en el momento de la crisis nos dimos cuenta

que no éramos seres humanos en la sociedad,

éramos cifras.

Los procesos de pintar en la calle son totalmente diferentes

a cuando estoy en mi estudio.

Cuando estoy en mi estudio es un trabajo más intimista.

Cuando pintas en la calle siempre pasa algo diferente.

Hay gente que pasa y te habla,

es bien peculiar,

interactuar con el público que pasa y hablar, y charlar.

Al principio solo utilizaba el tres, el cero y el uno,

pero me di cuenta al cabo de los años

la fuerza y lo enigmático de diferentes números

a lo largo de la historia.

Hasta que llegó el momento, una época que todo el mundo recuerda,

que fue la gran crisis

que durante todo el día escuchaba que hablaban de cifras, estadística

que nos afectaban pero que nadie entendía.

Somos cifras todo el rato

detrás de un mensaje de texto hay números.

-Yo soy, yo.

-A raíz de todas esas noticias

de ese aturdimiento de números y cifras

pensé en hacer, una serie.

Al principio la llamé crisis numérica,

pero al tiempo me di cuenta que la palabra crisis

era una palabra negativa

y utilicé la palabra abstracción numérica,

convirtiendola en una serie propia.

Siempre con el rojo y el negro,

son dos colores que siempre me han acompañado en diferentes series

a lo largo de mi carrera.

Cuando pinto grandes murales el ejercicio es marcar, trazar

rellenar.

Eso, a veces puede perder un poco la frescura del trabajo.

Creo que es interesante tener algún tipo de serie,

para hacer en la calle como automática.

Una especie de escritura automática.

Los elementos de la flecha y el círculo

son sacadlos de lugares diferentes

por ejemplo, la flecha en el mundo grafiti

la o de cool ha sido muy importante.

Muchas de las tipografías que hacíamos

todas tenían terminaciones de flechas

como la continuidad del símbolo,

al igual que el círculo.

El círculo siempre ha estado reflejado en mi trabajo.

Muchas de mis formas que utilizo son muy orgánicas.

Todas, tienen un círculo.

Parte de mis dibujos al hacerlos

nacen del círculo.

En el mundo del grafiti,

yo cuando empecé a pintar conocíamos gente

porque eran los que estaban pintando en otro barrio

íbamos con ellos, nos juntábamos, nos enseñaban la foto.

Luego empecé a viajar

y era un poco de camadería.

En la actualidad colaboro con muchos artistas ¿no?

Por ejemplo, tengo un colectivo que se llama Equipo Plástico

del cual formo parte,

que cada uno somos muy distintos,

pero que cohesionamos a la hora de trabajar juntos;

no discutimos, tenemos nuestros...

pues esto sí, esto no;

pero luego hay una armonía a la hora de trabajar,

creo que es un ejercicio muy importante.

He hecho varios proyectos con autistas o gente...

gente especial, me gusta llamarlos a mi

porque son gente que viven en otra dimensión.

En este proyecto que es la asociación de autismo de Cataluña,

que llevan ahí más de cien años.

Fue una experiencia inquietante.

Lo último que me importaba era mi mural.

Porque era la interacción con ellos;

estuve unos días dibujando con ellos conociendo a su profesora,

que desde hace unos años tienen una profesora de pintura

y era alucinante verles pintar.

La felicidad de mi pintura,

la alegría que pienso que tiene mi pintura

es porque, fui un niño feliz, lo pasé bien

teníamos una vida sencilla;

no tiramos muchos cohetes, pero,

fui feliz, y esos dos aspectos se ven reflejados en mi trabajo ahora

La felicidad del color o la alegría de mi pintura

porque aunque sea enigmática o melancólica por momentos,

brilla por su alegría

y la naturaleza siempre está ahí de alguna manera reflejada.

Me gusta mucho dibujar y salir a la naturaleza a dibujar.

Mi fetiche es la montaña de Monserrat,

que es una montaña que está muy cerca de aquí a cuarenta minutos en coche

y es que es nuestra montaña sagrada.

En esa montaña encuentro una inspiración muy grande

para trabajar y dibujar.

Suelo guardarme algunas piezas que para mí son icónicas.

Ahí tengo algunas piezas que no vendería por nada ¿no?

Poque son para mí mi fetiches

porque sé que en algún momento la voy a sacar

y esa pieza, habrán pasado muchos años,

y yo mismo, porque es bien dificil

podré seguir disfrutándola.

Lo que recomiendo es devoción y como sacrificio y trabajo.

Pasión, tienes aque estar ahí todos los los días indagando.

Subtitulado por: María Sánchez Grano de Oro

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sixe Paredes

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Metrópolis - Sixe Paredes

07 abr 2020

Metrópolis dedica un monográfico al artista catalán Sixe Paredes (Barcelona, 1975), una de las figuras del arte urbano internacional. Sergio Hidalgo Paredes, conocido como SixeArt, empezó su práctica artística en el mundo del grafiti a finales de los años 80. A lo largo de tres décadas ha desarrollado una valiosa trayectoria que combina el muralismo contemporáneo con un trabajo de taller esmerado, íntimo y reflexivo que ha sido expuesto por importantes instituciones y galerías de arte. Formó parte de la exposición que en 2008 consagró al Street Art en la Tate Modern de Londres y lleva décadas compaginando la ejecución de colosales murales en ciudades de todo el mundo, con la concepción de un imaginario personal (en pintura, escultura e instalación) inspirado en sabidurías ancestrales, en concreto en la cosmogonía antigua de Perú. Nos detendremos especialmente en “Circulo Sagrado” (2019), su última exposición en el CEART (Fuenlabrada, Madrid).

ver más sobre "Metrópolis - Sixe Paredes" ver menos sobre "Metrópolis - Sixe Paredes"
Programas completos (478)
Clips

Los últimos 488 programas de Metrópolis

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios