Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5612442
No recomendado para menores de 7 años Mercado central - Capítulo 187 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Alguna novedad?

(MILLÁN) Hablé con mis superiores y el juez.

Les trasladé nuestra conversación

y parecen dispuestos a aceptar el trato.

Filtraremos una noticia en prensa

del testimonio de un socio de Velasco.

No facilitaremos su nombre,

pero corroborará lo que Celia publicó.

Claro. Aunque ese socio no exista,

Velasco se pondrá nervioso y me llamará,

para saber quién lo ha traicionado.

Me sabe tan mal que hayáis roto por mi artículo...

He hecho lo que he podido, lo prometo.

-No fue culpa de tu artículo, sino de Andrea.

Si me quisiese, no se dejaría influir por su madre.

-Según él, mamá es la mala de la película, la cobarde.

En el fondo, le echa la culpa de que no acabaran juntos.

Ya, pero ¿y si es verdad que ocurrió así? ¿Eh?

-Te entiendo, era tu madre.

Y por mucho que Margarita ya no esté entre nosotros,

no es fácil digerir

que tuviera una relación secreta con otro hombre.

Por eso, el que os pide disculpas soy yo.

-No estoy enfadado. -¡No!

-No, estoy preocupado.

Pero como te da igual lo que piense, me voy

y os quedáis con las magdalenas. -Ea.

-Quiero lo mismo que quiere ella, que la apoyes, ya está.

Así que, si te molesta que no se te ocurran buenas ideas

como las que se le ocurren a ella para hacer un negocio,

estrújate la cabeza.

-A ver, mamá... -¡Que nada!

Y si sigues así de troglodita, la vamos a tener.

-Me han enviado el programa.

No sabes la cantidad de horas de ensayo que hice

para llegar a este momento. -¿Tocáis en la escuela?

-No, David, vamos a tocar en la Simphony Hall, de Boston.

Eso si mando las partituras, claro.

-Lo llamaron y le dijeron que las envíe.

Y Brigitte dijo que es cabeza de cartel.

-¿La directora de la escuela?

-Ajá. Yo estaba delante.

-Lo que tienes que hacer es que note que la quieres,

y que estás a muerte con ella, lo demás vendrá solo.

-Estás confirmando lo que tenía en la cabeza,

que... que soy un mar de dudas.

Pues no tengas prisa, tómate tu tiempo.

Decidas lo que decidas, estaré a tu lado.

-Escúchame, papá,

con pasaporte o sin pasaporte, Nacho se quiere marchar,

y ya no sé qué hacer para impedírselo.

-Bueno, seguro que se me ocurrirá algo para detenerlo.

-Esas furgonetas llevan pasando la frontera más de 20 años.

Mañana por la mañana, cuando Ramírez termine de testificar,

tú ya no estarás en España.

(VELASCO) Cantaste para que deje en paz a David.

"Elías, nos conocemos".

Espero que la hayas convencido

de que tenga a su hijo en casa, calladito.

-Llama con un móvil que rebota la señal

para no ser localizado.

Pero ¿sabemos si está en Madrid? Detectamos que está en la zona sur,

Alcorcón, Leganés, Getafe... Es buscar una aguja en un pajar.

-El problema no es ese.

El problema es que él sabe dónde encontrarnos.

¿Una es para mí? -Ajá.

Gracias, cariño.

(Móvil)

¿Quién es? No sé, número desconocido.

Supongo que un periodista por el artículo.

(Móvil)

Deberías contestar. ¿Y si es la Policía?

Ya.

(Móvil)

Sí, ¿hola?

Oye, mira, yo ya no sé cómo deciros

que ni puedo ni quiero hacer declaraciones del artículo.

Por favor, no llaméis más.

No, oye... Bueno, mira, ya está.

Ya está.

Tranquila, pronto saldrá una noticia interesante y te dejarán en paz.

(Timbre)

Ya abro yo.

Cariño, escúchame.

Mira por la mirilla, ¿vale?

Aunque tengamos protección, hay que estar con ojo.

-¿Está tu madre?

Sí, perdona. Pase, pase. Buenos días.

¿Ha desayunado? Sí, gracias.

Pero termine usted. No, si ya había terminado.

Pasa, cariño.

Perdón por venir tan temprano.

Tengo noticias que le gustará saber.

¿Localizaron a Velasco con la llamada de Elías?

Colgó antes rastrear la llamada.

Sabemos que está en el sur de Madrid.

Eso no sirve de mucho. Pero hemos encontrado algo.

¿El qué?

El móvil que David cogió al secuestrador y se dejó en el taxi.

-A ver.

Sí, exacto, es ese. ¡Sí!

-Necesito que identifiques al propietario.

El móvil fue dado de baja,

pero la compañía telefónica nos ha dado los datos

del quien compró la tarjeta. ¿Es este quien te secuestró?

-Sí. -¿El que trabaja para Velasco?

-Seguro. Es el que me daba agua con pastillas

y al que le intercambié las botellas.

Bien, porque tenemos su dirección.

¿Y adivinan dónde vive? No.

En la zona sur de Madrid, en Getafe.

-Eso es que puede estar con Velasco. -Perdón.

Sí, la confirmación del testigo es positiva.

Poned en marcha la detención de los sospechosos.

Voy para allá. Sí.

Si hay novedad, me avisa. Sí, no se preocupe.

Yo la llamaré en cuanto lo arrestemos.

Adiós. La acompaño.

Sí, gracias.

Cariño...

A desayunar.

(Sintonía de "Mercado Central")

# Y se apagó

# una luz en la ciudad

# y una sombra en sus viejos pasillos

# de colores,

# que no brillarán más.

# Ven y sígueme

# a aquel lugar,

# sabor a sal

# y azafrán.

# Aromas de un tiempo atrás.

# Y se encendió

# una luz en la ciudad,

# en la plaza donde regateamos, # con un beso,

# volver a comenzar.

# Juntos tú y yo,

# jugando a recordar

# que somos cada uno un color,

# sabor a son

# de aquel Mercado Central... #

-Buenos días.

Hombre, qué sorpresa. ¿Cómo tú por aquí?

Bueno, estaba por aquí cerca y pasé a saludar

y a darte las gracias por organizar lo de ayer con Gonzalo.

Bueno, me he quitado un peso de encima pidiéndole disculpas.

Bueno, yo soy la primera interesada en que os llevéis bien.

Por mi parte no será.

Oye, ¿sabes que me gusta mucho este mercado?

Aún conserva la esencia de los de toda la vida, ¿eh?

Sí.

Hasta que nos obliguen a cerrarlo.

Tuvimos que firmar un documento

por el que renunciamos a su renovación,

y tendremos que dejar los puestos como están.

Parece ser que para un centro comercial

o lo que el ayuntamiento estime oportuno.

¿Y eso cuándo será?

Pues espero que nunca.

El empresario que nos obligó a firmar ese documento

está en busca y captura por asesinato,

y por fraude y por financiación ilegal de partidos...

En fin, un cuadro.

El caso es que, si dan con él, quizá desestimen el documento,

pero es una historia complicada y no quiero pensar en ella.

La conocía.

¿Sí? Cuando supe que trabajabas aquí,

en el Central, me informé

y di con un artículo muy interesante de una tal Celia Mendoza.

¿Sabes quién es? Claro, aquí nos conocemos todos.

Ha sido su artículo el que ha causado este revuelo.

¿Y sigue investigando?

Pues no creo.

Creo que en el artículo estaban todos los chanchullos de Velasco.

Bueno, no solo eso.

En el artículo también se nombran empresas vinculadas a Velasco.

Entre ellas, por ejemplo, una de un amigo mío.

¿En serio? Sí.

Vaya, qué casualidad, ¿no? ¿Cómo se llama tu amigo?

Felipe Sanz, un tipo honrado

y un currante que ha trabajado toda su vida de sol a sol.

Ya.

No te lo tomes a mal,

pero no será tan honrado si tenía tratos con Velasco.

Pero vamos, si es que... pondría la mano en el fuego por él.

Vamos, estoy segurísimo

de que no tiene nada que ver con los chanchullos del mafioso ese.

Ya.

También es cierto que no sería el primero que engaña Velasco, sí.

Oye, ¿tú...? ¿Tú podrías hacerme un favor?

Dime. ¿Podrías preguntarle a Celia

si tiene más datos sobre la empresa de Felipe?

Quiero decir, aparte de los que publicó.

No sé. Si sabe algo más y no lo contó, será por algo, ¿no?

Por favor.

Es que me da mucha pena que su nombre sea manchado injustamente.

Déjame pensarlo. Anda...

-Y le he dicho que se viniera a Málaga,

que tengo curro en un chiringuito. -¿Y?

-Y...

Pues que todavía sigue dándole vueltas al asunto.

-Es normal, hombre, está hecha un lío por su padre.

-Claro, soy el primero que lo sabe, pero es hora de que rehaga su vida.

Le he dicho que me piraba esta tarde,

en el autobús de las 20:00, y que esperaba verla allí.

-O sea que tú te vas, sí o sí.

-Sí.

-Te voy a echar de menos, Eddie Murphy.

-Pues yo a ti no, Stephen Hawkings.

Que sí, capullo, te llamaré cada día.

Te haré videollamadas para ver esa cara de amargado.

-Espero que sea de día,

porque si es de noche, no te voy a ver.

-Un poco de menos sí que te voy a echar.

Que no me voy a poner blandito ahora.

No te vengas arriba. -Esto no es una despedida.

Tampoco es un adiós.

Nos despedimos cuando te ibas con Lucía

y al rato estabas aquí.

-Pero esta vez es de verdad, Samuel.

Así que me vas a echar de menos, sí.

Pero al menos, esta vez es por algo bueno.

-Bueno para ti.

¿No te digo? Yo me quedo solo. ¿Qué hago yo sin ti?

¿Qué hago sin mi compañero de batallas?

¿A quién gano a todo ahora, a ver?

-¿En qué me ganas tú a mí, flipado?

-A todo. -Una carrera, a ver quién gana.

Que eres un flipado.

-Hasta arrastrándome como una oruga te gano, chaval.

-¿Por qué no retrasas el viaje?

Y despedirnos a lo grande, lo merecemos.

-No, tío, qué va. Qué va, qué va.

Me da miedo que se me adelanten y me quiten el curro.

Si espero un par de días más,

Noa es capaz de convencerme y me quedo.

-Le vendría bien irse contigo y dejar la mierda de aquí.

-Se lo he dicho, pero no hay forma.

Sigue empeñada con lo de sus padres y ya no sé cómo decírselo.

Se destapó lo de Nacho.

Ella está a salvo y sigue erre que erre.

Es hora de empezar a pensar en mí, en mi futuro.

Y ella también debería pensar en mí.

-Yo te la voy a cuidar aquí. -Me da miedo, tío,

que se quede tocada con toda esta movida.

-No, no te da miedo eso, Jona,

sino saber que no eres tan importante para ella

como ella lo es para ti.

(NOA) "Claro que es importante para mí",

pero no es justo que me lo pida.

Con lo que estoy pasando, no me puedo ir.

-Quizá lo hace precisamente por eso.

Piensa que tienes que dejar cosas atrás

y empezar tu vida.

-¿Y para eso me tengo que ir de Madrid?

-Quizá no te quieres ir de Madrid

porque quieres seguir teniendo vigilado a tu padre.

-No puedo dejar tirada a mi madre. -No estás dejando tirada a nadie.

Tienes derecho a seguir con tu vida. Rosa pidió el divorcio a Nacho.

Eso, hace cuatro días, impensable, ¿eh?

¿Tengo o no tengo razón?

-¿Y por qué me siento tan mal cuando pienso en irme?

-Porque tienes el síndrome del superviviente.

Toda tu vida aguantando estacazos de tu padre,

y ahora que puedes librarte de ello, pues estás perdida, estás...

Te sientes mal.

-No soy una superviviente.

Esta situación me ha dejado muy tocada.

-Vale, piénsalo de este modo:

si te quedas aquí, Nacho gana, porque seguirá controlando tu vida.

¿Qué te pasó con Luis?

Renunciaste a ir a Nueva York para cuidar de tu madre.

No, no, Noa, tienes que pensar en ti.

Debes pensar en qué quieres, en qué necesitas.

-Ya, si es lo que intento, pero... no sé.

-¿Y hasta cuándo te va a esperar?

Por otro lado, Noa,

también tienes que asegurarte de...

de si quieres tanto a Jonathan

como para dejarlo todo y empezar una nueva vida fuera,

completamente diferente, junto a él.

Si yo lo quiero, Lore, pero...

(JONATHAN) Quizá no me quiere tanto como dice.

Si no, se vendría conmigo sin pensarlo.

-No digas tonterías, Noa te quiere.

-Y yo también la quiero a ella.

Pero me voy a ir, aunque sea solo.

Ya se lo he dicho. -¿Le has dado un ultimátum?

-Sí. -Bien, muy inteligente por tu parte.

¿Y qué pasa si no va contigo?

-No sé, no puedo imaginar este viaje sin ella.

-Hola. -Hola, guapa.

Me voy, que tengo un poco de lío, ¿vale? Hablamos.

-Chao. (SAMUEL) Chao.

-Te vas esta tarde, ¿no?

-Sí. -¿Y sabes si quedan billetes?

Que me voy contigo. -¿En serio?

-Sí.

(CRISTINA) "So, are you sure that we are talking about Andrea Giordano?".

-¿Qué dicen?

-Es que no me dejas escuchar, espérate.

-Perdón. -"Excuse me".

"Can you repeat it, please?".

-¿Qué pasa?

-"Thank you".

-¿Qué? ¿Qué han dicho? -Pues que David tenía razón.

A Andrea le va bien en Liverpool, es de los mejores.

El primer seleccionado para Boston. -¿Lo ves? Te lo decía yo.

No entiendo por qué nos ha mentido.

-No quiere seguir con los estudios.

-Ya, pero ¿por qué?

¿Y si le están haciendo "bullying"? Que la envidia es muy mala, ¿eh?

-No, hombre, no creo.

Pues igual, no sé, se ha aburrido, a veces pasa.

Cuando el ocio es obligación, pierdes interés.

-¿Cómo se va a aburrir Andrea de la música?

¿Qué haría él sin su guitarra?

Ya sabes que Andrea quiere ser músico desde que era pequeño.

-Pues no sé, igual no se adapta al clima,

a estar lejos de Madrid... No lo sé.

-Voy a hablar con él ahora mismo. -No, no, no.

Vamos a hablar con él tranquilamente.

Lo vamos a escuchar y que él se explique.

-Lo dices como si yo no supiera escuchar.

-Ay, Paolo, a veces... a veces no.

-Bueno, vamos a hablar juntos.

-Aquí tienes. Cuidado, está caliente.

¿Te pongo leche fría? Sí, que tengo un poco de prisa.

Vale, vale, vale.

Hijo, ¿qué tal?

Llamó la Policía, han encontrado el móvil.

-¿Qué móvil?

El del matón de Velasco.

El que cogió David antes de escaparse.

Lo localizaron en Getafe y creen que Velasco está allí.

(LORENA) Ahora van a detenerlo.

De hecho, yo voy ahora a casa de Celia.

Millán prometió avisar si sabía algo.

Cuando sepa algo, te aviso.

Alegra esa cara, son buenas noticias.

Por fin se va a hacer justicia con Javier.

Eso es bueno.

-Sí.

Sí, es que tengo la cabeza en otra parte.

Me llamó el notario del testamento de Javier.

Quiere que vaya hoy a la lectura.

-Eso es que Javier ha dejado algo a tu nombre.

-Ya, pero ¿no te parece raro

que Javier hubiera hecho testamento tan joven?

-Bueno, no es una cuestión de edad.

Es una cuestión de dejar las cosas atadas por...

por si pasa algo.

-¿Y esos caretos?

¿Os habéis peleado?

¿Os casáis? Que con vosotros nunca se sabe.

-¿Se puede saber por qué nos mientes?

(CRISTINA) Paolo. (PAOLO) ¿Qué?

¿No ha mentido?

Has dicho que en Liverpool te va fatal

y sabemos que no es verdad.

-¿A qué te refieres?

-Anda, Andrea, por favor, no te hagas el tonto.

Sabes bien lo que me ha costado reunir el dinero

para enviarte a Liverpool, y ahora a Boston.

¿Y qué pasa, que era un capricho? ¿Ya se acabó todo?

¿Crees que el dinero crece debajo de las plantas?

-Sé bien lo que cuesta. -Entonces, ¿qué?

-¿Lo haces para castigarnos?

-Sería para castigarte a ti. -Andrea.

-Sé que haces mucho esfuerzo y pagas mucho para cumplir mi sueño,

pero es que no puedo más, estoy harto ya.

-Que no puedes ¿con qué? -Que no puedo con la presión, papá.

Me angustia tener que demostrar que valgo para la música,

ser el primero constantemente.

-Nadie te pide ser el primero.

-Yo me lo pido para no defraudarte, no quiero ser un músico del montón.

-No serás un músico del montón.

-Sí, papá, esas cosas pasan.

Mi profesor era el primero en su promoción y ahora da teoría.

-No hace falta ser el primero para ser feliz, ¿eh?

Quizá le gusta la docencia. (PAOLO) Claro.

-Y se gana la vida, que es mucho. -No es eso.

Que no es eso, tengo mucha presión.

Que hay mucha gente, que son buenísimos, papá.

-En Liverpool nos han dicho que tú eres de los mejores.

-También estoy harto de que digan que soy un crac.

Ojalá me dejasen en paz, como a mis compañeros.

(PAOLO) Andrea, tranquilo.

Que nosotros te entendemos.

Pero ¿por qué no nos has dicho la verdad desde el principio?

-¿Cómo te voy a decir la verdad, papá,

si tú solo estás alegre sabiendo que yo estoy cumpliendo mi sueño?

¿Cómo te digo que no puedo seguir porque la presión me puede?

-Es tu vida Andrea, no es la mía. -No, papá, este no es mi sueño.

Este es nuestro sueño.

Y lo estoy fastidiando todo porque no puedo con la presión.

Que no puedo ser músico, papá, lo dejo.

-Ya, pero da igual, no estoy preparado, no voy a ir.

-Pero ¿por qué no?

Es por la madre de Javier, ¿no?

-Sí, no quiero coincidir con ella.

Si no quiso a nadie en su funeral, imagínate... No sé.

Y si me acusa de ser culpable de su muerte,

eso no lo voy a soportar.

-Pero ¿qué pasa con la voluntad de Javier? Piensa en eso.

-Su madre está en una situación económica muy mala.

Lo que haya dejado le hace más falta a ella.

-Eso es muy generoso por tu parte, pero no es decisión tuya.

Eso fue una decisión de Javier, y te ha dejado algo a ti.

Lo que sea, no lo sabemos.

Cariño, eso es importante.

-Ya.

Me hizo ilusión saber que Javier se preocupaba por mí.

-Claro, mi amor, porque te quería muchísimo.

-Ya, pero a su madre también, y no le gustaría vernos enfrentados.

-A ver, yo creo que podemos encontrar una solución.

Ve tú a ver el testamento después.

Dejas que vaya ella primero, lo abra, lo lea,

y luego te reúnes tú con el notario.

-Pero ¿eso se puede hacer? -Claro.

Al fin y al cabo, debes ir.

Aunque sea para renunciar al testamento.

Y el notario preferirá quitárselo en una tarde, ¿no?

Venga, llama.

-Vale, pues voy a probar eso.

(GONZALO) "¿Vas a hablar con ella?".

Sí, no me cuesta nada.

Para Guillermo es importante y si puedo ayudarlo, pues mejor.

No sé, es que es un poco delicado, ¿no?

Es decirle a Celia que podría estar equivocada.

Pues por eso. En realidad, le hago un favor.

Si ha manchado el nombre de ese empresario injustamente,

querrá saberlo y rectificarlo.

Te recuerdo que un testigo anónimo corroboró lo que dice el artículo.

Una cosa no quita la otra.

Guillermo dice que su amigo no hizo nada malo,

solo que dio con la persona equivocada.

Bueno, no sé yo. (NICOLÁS) ¡Hombre, Gonzalo!

A ti te estaba yo buscando. He tenido una idea.

¿Qué te parece

si juntamos a los del equipo de fútbol del colegio

y jugamos la revancha?

-¿En serio? ¿Una revancha? ¿Tantos años después?

-Claro, partido de las viejas glorias.

Altolaguirre contra El Perojo. ¿Qué, tienes miedo o qué?

-¿Uy, miedo? Ninguno.

No estoy para correr, pero a ver cómo están los otros.

-Peor que nosotros, te lo digo yo, que veo a alguno a veces.

¿Sabes cómo localizar a los tuyos?

-Sí, creo que sí.

Hicimos un grupo cuando celebramos el 25 aniversario de promoción, sí.

-Pues a buscar fecha. -Cuanto antes, ¿no?

-Claro. Por cierto, luego organizamos una comida, ¿vale?

Quien pierde paga.

-Vale, trato hecho. -Trato hecho.

Hasta luego. Adiós, Adela. -Hasta luego.

¿Qué?

-Pero ¿cómo se te ocurre

ir sola a la cárcel a ver a ese depravado?

-¿Por qué no? -¿Que por qué no?

Los amigos de tu padre, los miembros de la red,

creen que eres tú quien los ha delatado.

-Me da igual lo que piensen. -No se trata de lo que piensen.

Se trata de lo que te pueden hacer.

¿Crees que se van a quedar con los brazos cruzados,

sabiendo que les pueden caer un montón de años encima?

-Lo sé, pero debía contarle a Ramírez que Nacho lo delató.

No iba a permitir que Nacho pasara más tiempo en casa.

-Está bien.

Está bien.

Mira, si te pasa algo, Noa, yo me muero.

¿Por qué no te alejas de todo esto unos días? ¿Eh?

Ya has hecho bastante por mí.

Deja que sea yo quien haga algo por ti.

-Bueno, es que... justamente tenía que contarte una cosa.

-¿Qué es lo que pasa?

-Pues que me voy esta tarde.

Pero no solo unos días, de momento, a pasar el verano.

-¿Adónde?

-A Jona le han dado un trabajo en Málaga

y me ha pedido que me vaya con él.

Escucha, no quiero dejarte sola ni que te sientas abandonada,

pero es que me merezco esta oportunidad.

De verdad, no puedo más ya con todo esto

y necesito un cambio.

No sé, espero que lo entiendas.

-Claro que lo entiendo, ¿cómo no lo voy a entender?

Y me alegro mucho, me parece una idea estupenda.

-¿De verdad? -Sí.

-Solo te pido una cosa.

Por favor, prométeme que, si notas algo raro, me llamas.

O mejor, acudes a la Policía.

-Vale.

¿Vas a venir a verme? -Pero ¿lo dudas?

Ya puedes comprar un móvil con una gran batería,

porque la pesada de tu madre te va a llamar a todas horas.

-¿Seguro que vas a estar bien? -Si tú estás feliz, sí.

Te quiero. -Y yo.

(SAMUEL) Buenas.

-¿Qué es eso que querías decirme que no podía ser por teléfono?

-Quiero arreglar las cosas, no me gusta estar así.

-Te aviso que te va a costar. -Me parece bien.

Estás en tu derecho porque me he portado como un imbécil.

-Bueno, empiezas bien.

-No tenía que haberte hablado como lo he hecho y lo siento.

Lo que me gusta de ti es que eres una tía fuerte e independiente.

-¿Una tía fuerte e independiente?

Te has tragado un libro de feminismo básico en dos horas.

-No, pero he hablado con alguien que me ha abierto los ojos.

-¿Y se puede saber quién es?

Para agradecérselo, que cuesta hacerte cambiar de opinión.

Eres un cabezota. -Mi madre.

-¿Carmen? Tiene puntos que no esperas.

-Es muy cotilla,

pero tiene experiencia y las cosas claras.

-Y sabe cómo expresarlas.

Ya lo demostró

cuando me ayudó a negociar con la diseñadora pija esa.

-El caso es que me dijo algo que me tocó bastante.

Me dijo que... era tu proyecto.

Y que si yo no tenía uno, que me lo buscara.

Así que he estado pensando en mis propios proyectos.

Desde que tuve el accidente, mi proyecto era salir adelante.

Y lo conseguí.

Luego te conocí, y mi proyecto era conquistarte y hacerte feliz.

También lo conseguí un poco. -Bueno, un poco.

-Suficiente.

Y hasta ahora no tenía ninguno.

Y quizá por eso, pues me acoplé al tuyo, perdóname.

-Bueno, también era un poco tuyo. -No.

Te apoyé, pero no debía pedirte cuentas.

-Si quieres, buscamos un proyecto que te ilusione y te haga feliz.

-Creo que ya lo tengo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 187 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mercado central - Capítulo 187 (Parte 1)

29 jun 2020

A pesar de las pistas que cierran el cerco alrededor de Velasco, éste logra huir. Elías le ofrece un nuevo plan de fuga al mafioso, pero Velasco no se fía.
Lorena convence a Germán de que acuda a la lectura del testamento de Javier. Germán, a su vez, impulsa a Lorena para que aproveche la oportunidad e intente ser madre.
Guillermo le pide a Adela que indague sobre el artículo que Celia escribió sobre Velasco y sus chanchullos. Cuando Adela lo hace, Celia se enfada.
Nicolás le propone a Gonzalo organizar un partido de futbol de viejas glorias. Adela le cuenta a Nicolás que Gonzalo tiene leucemia.

ver más sobre "Mercado central - Capítulo 187 (Parte 1)" ver menos sobre "Mercado central - Capítulo 187 (Parte 1)"
Programas completos (196)
Clips

Los últimos 345 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. MRC

    Los capítulos son más cortos (que ahora se divide en dos días), es, por tanto, necesario meter 3 minutos de resumen del capítulo, o mitad capítulo, anterior? Con esos 3 minutos y los que muestran lo que sucederá al capítulo siguiente, se va media serie. Excesivo.

    pasado lunes