Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5751662
No recomendado para menores de 7 años Mercado Central - Capítulo 298 - ver ahora
Transcripción completa

Mira los presupuestos.

Llamaré al de la instalación eléctrica.

Por fin te encuentro.

No nos íbamos a ver más.

Si te crees que te irás de rositas, te equivocas.

Me lo he pensado.

Y por fin lo he hecho.

¿Qué es esto?

¿Una denuncia contra mí?

¿Por haber matado a Ágata?

Si la mataste o no, lo decidirá la policía.

Es por lo que me hiciste. ¿Y qué te hice?

¿Cómo eres tan cínico?

Sabes que me violaste.

Ya habíamos hablado de esto, pensaba que estaba claro.

Dijiste que fue un juego que no supiste interpretar.

Fue un malentendido, no haría nada... No fue un malentendido.

Fue una violación, y vas a pagar por ella.

¿Cómo puedes llamarlo así?

Éramos dos adultos divirtiéndonos. No es verdad.

Yo no quería tener relaciones, me forzaste, eso tiene un nombre.

Tengo derecho a denunciarte.

Yo no haría nada que te lastimara.

Retírala. Ahórrate las súplicas.

No demostraremos que la mataste, pero sí lo que me hiciste.

Vas a destrozarme la vida.

Ya sabes qué se siente si te lastima alguien en quien confías.

-Te llamo en cuento lo tenga, perfecto.

Vale, adiós.

¿Estás bien?

(Sintonía de "Mercado Central")

# Y se apagó una luz en la ciudad

# y una sombra en sus viejos pasillos

# de colores,

# que no brillarán más.

# Ven y sígueme a aquel lugar,

# sabor a sal y azafrán.

# Aromas de un tiempo atrás.

# Y se encendió una luz en la ciudad,

# en la plaza donde regateamos,

# con un beso,

# volver a comenzar.

# Juntos tú y yo,

# jugando a recordar

# que somos cada olor, color, sabor al son

# de aquel Mercado Central. #

¿Qué ha pasado? Te veo hundido.

-Creía que mi relación con Adela era de verdad.

Ella estaba actuando.

Se ha aprovechado de mis sentimientos y me ha engañado asquerosamente.

No toda la culpa es suya.

Elías a malmetido hasta convencerla de traicionarme.

-¿Por qué querría manipularla para que esté en tu contra?

-Está loco, el otro día casi me mata de un golpe.

Quiere recuperarla y hará lo que sea para conseguirlo.

-Desde que llegué al Mercado, está envuelto en asuntos turbios.

Pero ¿por qué se presta Adela? Se supone que estáis juntos, ¿no?

-Sí.

Está claro que... la ha ido embaucando ese mentiroso.

Está bajo su influjo y no ve que la está manipulando.

¿Qué pasa?

-Nada.

Sí, tiene que ver con algo que vi ayer que no entendí bien,

pero ahora estoy atando cabos.

Los vi hablando normal.

Yo diría que excesivamente cariñosos.

Cuando te vieron aparecer, empezaron a discutir.

Me sorprendió bastante.

Pero con lo que me cuentas...

-¿Lo ves?

Los dos están actuando para hundirme.

Elías la tiene dominada.

Casi comete perjurio para que no entrara en la cárcel.

-¿En serio?

No entiendo por qué se mete en los chanchullos de Elías.

-Pues... más te va a sorprender lo que ha hecho.

Me ha acusado por violarla.

-¿Qué? -Yo no hice nada, te lo juro.

-¿Cómo va a inventarse algo así?

-Porque está loco y la arrastra en su locura.

Se empeña en que maté a Ágata.

-¿Cómo? -Lo que oyes.

No tiene pruebas.

Y convence a Adela para que me denuncie por violación.

Y no parará hasta encarcelarme, ¡no tiene límites!

Lo conseguirá de cualquier manera. Ahora es Adela.

Pero mañana puede ser la frutería, el restaurante, ¡el Mercado!

(SUSPIRA)

Adela me ha destrozado el corazón y ya no sé qué hacer.

Es la denuncia de una mujer y tiene las de ganar.

Me preocupa que pueda repercutir negativamente en mi trabajo.

Y en el Mercado.

Por eso quiero pedirte, como mujer

y como presidenta de la Asociación de Comerciantes,

que me defiendas ante ellos.

Sí, sí, ya sé que... ya sé que es difícil de creer.

Por si tienes alguna duda, estas imágenes

demostrarán que digo la verdad.

Yo no miento.

Quieren destrozarme la vida y tenemos que pararles los pies:

quizá destrocen la de alguien más.

¿Sofía no tenía ensayo hoy? Esta mañana la he dejado durmiendo.

No ha firmado el contrato.

Ah. Se ha quedado sin representante, ¿cómo lo hará?

¿Sin representante? Sí, me lo dijo, ¿no lo sabías?

No.

A saber lo que ha pasado entre ella y Carmen.

Tratándose de ellas, cualquier cosa.

Sí, son como la pólvora y el fuego.

Oye, ¿qué estás mirando tanto? Estoy controlando.

A ver si ha salido la crítica

del cáterin de Jorge que le consiguió Boris.

Hoy tiene otro. A ver si le motiva.

Uno de los críticos más importantes publicaba hoy la reseña.

Si cocina tan bien como siempre, lo normal es

que lo pongan por las nubes.

No salió satisfecho, dice que no le salió bien.

Porque es don Perfecto.

Si no sale como cree que debe salir, todo se convierte en una tragedia.

Eso es lo que me preocupa. Está tan tocado con esto de Gloria.

Se siente culpable.

Está justificando lo que nos ha hecho Gloria.

Y, además, a la vez, no me lo dice, pero sé que está dolido conmigo.

Tiene sentido. Gloria ha tejido una tela de araña.

Entre vosotros. Va a ser muy difícil de romper.

¿Cómo he sido tan tonta?

Yo creo que pensaba

que destrozarle la vida a Jorge aliviaría su dolor.

Espero que haya visto que esas cosas

no funcionan así.

Ay, Rosa, ha salido la crítica.

¿Y?

"La caída de un mito".

Uh. "Un menú estrellado

de Jorge Santos".

"Lejos del nivel que lo consagró...".

"Una cocina vulgar y falta de creatividad".

No quiero ni imaginar cómo se lo va a tomar.

-"Las esferas de bacalao, tapa antaño sublime,

se desmoronaban en el plato como el prestigio del chef".

Sigue. No, el resto no lo veo interesante.

Mira, échate un cafelito de esos de los buenos que pones tú.

Y pasamos de la crítica esta.

Por favor.

"Jorge Santos trata de recuperar su antigua notoriedad,

pero no lo conseguirá desde un simple bar de mercado

y sin el equipo que le hizo triunfar".

¿Qué dice de mi espuma de caviar? Esto me fastidia de las críticas.

El tío que lo ha escrito seguro que no sabe

ni freír un huevo, seguro que era

un cocinero frustrado.

Es el mejor crítico del país.

Yo sé que esto es

muy importante para ti.

La opinión de una persona puede condicionar la de otra.

Pero estás por encima de esto.

Eres humano. Y todos nos equivocamos.

Un mal día lo tiene cualquiera. ¿Quién no la ha cagado?

No creo que sea un mal día.

Que no, soy yo.

He perdido mi talento.

Ni se te ocurra decir eso.

El talento no se pierde como las llaves.

A lo mejor, ahora,

estás un poco despistadillo, pero de ahí a no tener talento...

El talento se tiene.

El tuyo está por encima de toda discusión, no dudes de ti.

Escúchame bien: eres Jorge Santos, acuérdate.

Y puedes demostrar lo que vales.

Así que ponte a preparar ese cáterin que tienes que hacer.

¡Arriba, hombre!

Lo cerca que está la facultad de la Galería y la Academia.

Ahí tienen el "David" de Miguel Ángel, es una locura.

El Bargello, el Palacio Pitti...

¡La cantidad de museos que hay en Florencia!

Podemos agarrar un pase anual y verlos las veces que queramos.

-No hace falta que me vendas las maravillas de Florencia.

No es eso lo que me preocupa.

-Bueno, pues contame qué te pasa.

-Vengo a deciros que me voy.

-¿No puedes decir "hasta luego"? -En este caso, no.

No vuelvo, me voy a Barcelona, a casa de mi madre.

-¿Cómo? -Mi abuela quiere que vaya con ella.

Y no quiero. He descubierto la independencia.

Nadie volverá a controlarme. (CARLA DUDA)

Un momento. -No la defiendas.

Odio que me trate como a un niño, así que me voy.

-Qué rápido lo organizaste. -Siempre tengo la maleta medio hecha.

Por si hay una hecatombe y hay que salir corriendo.

-¿Podemos ser un poco sensatos? Siéntate.

Siéntate, hombre.

Menos mal que te encuentro.

Me tenías preocupado.

Anoche te llamé varias veces y no di contigo.

Ya lo sé.

No estaba de humor. ¿Por qué?

¿Fernando te ha hecho algo? No, tranquilo.

No podré conseguir los datos de su otro teléfono.

Ha descubierto que colaboro contigo.

Me grabó registrando el despacho y su maletín,

buscando ese móvil, así que he fracasado.

No podré ayudaros. ¿Cómo que has fracasado?

Te has portado como una valiente, has hecho más de lo pedido.

¿Fracasado?

Para lo que ha servido... Que no.

¿Me acabas de decir que te grabó en el despacho?

Sí. ¿Desde cuándo hay cámaras?

En el despacho nunca las ha habido.

Es verdad.

Tiene que tener una cámara escondida.

Por eso se nos adelantó con lo de la estilográfica.

Nos estaba espiando con una cámara. Lo sabía.

Le dije a Samu que había hecho saltar la alarma.

Como... Tranquilo.

Va a pagar por todo.

He puesto una denuncia contra él por violación.

Sí.

Por muy pesada que sea tu abuela,

no puede impedir que decidas, eres mayor de edad.

-Ayer me amenazó con incapacitarme.

Por eso prefiero irme. -Tu abuela no puede incapacitarte.

Antes de su opinión, está la de tu madre.

-Pero un juez sí puede, y ella tiene amigos muy influyentes.

No os preocupéis.

Alquilad mi habitación a alguien que no tenga mascotas.

Lo he apuntado todo.

Tenéis las normas y un horario para regar las plantas.

Y un plan de emergencias. Ya lo estudiaréis.

-Quería decirte algo.

Me dieron una beca en Florencia y es probable que me vaya pronto.

-Hablad con mi madre para que alquile el piso.

-A ver, un momento, ¿no te estás precipitando?

¿Lo has hablado con tu madre?

-Me haría hablar con mi abuela.

-¿Y la "uni"? ¿Vas a dejar las clases a la mitad?

-Le he enviado un "email" al rector con las razones del traslado.

-Lo tenés todo pensado. -¿Y te vas a pirar así, sin más?

Hay mucha gente en el Mercado que te aprecia y que...

Jorge, Samu y Nicolás se entristecerán si no te despides.

-No había pensado en eso. Pasaré por el Central antes de irme.

Espero que no se pongan muy sentimentales.

(Móvil)

-La "uni" para ver qué asignaturas quiero cursar.

Ya vengo. -A ver.

-Hola, buenas.

-Samu, hola, necesito hablar contigo. Es sobre David.

La inspectora me ha presentado a una colaboradora,

es especialista en estos casos.

Fernando será detenido y recibirá lo que merece, o parte.

No sabes lo orgulloso que estoy de que te atrevas a dar este paso.

Siempre me tendrás a tu lado para apoyarte.

Y a tu hijo Germán también.

Es hora de que se lo cuentes.

Elías, aún me tiemblan las piernas

de decirle a Fernando que le he denunciado.

No me veo contándoselo a Germán.

Eso cuéntaselo a otro.

Si alguien tiene fuerzas eres tú, para hacer eso y mucho más.

Díselo a tu hijo. Mejor que se entere por ti.

Él te va a apoyar.

Él y yo.

¡Elías!

No te voy a pegar.

Tranquilo, baja la manita. Baja la manita.

Estoy deseando matarte a palos, pero matarte a palos.

Pero no lo voy a hacer, dejaré que la policía se encargue.

No quiero problemas. Pues los vas a tener, pero no aquí.

En la cárcel.

Ya sabes cómo tratan a los violadores.

(Móvil)

Dime, Gloria.

Ya lo has visto, ¿no?

Muy bien, enseguida voy.

Si creéis que me vais a destruir, estáis muy equivocados.

¿Estás bien? (VOZ DÉBIL) Sí.

¿Y tú?

Ven aquí.

Te estaba buscando. He venido a despedirme del Mercado.

Es más difícil de lo que pensaba.

No es justo dejar a los que aprecio por las absurdeces de la vida.

-Explícame, estoy más perdido... ¿Qué me quieres decir?

(DAVID DUDA)

Mi abuela pretende inhabilitarme para que me vaya a vivir con ella.

-Me cuesta creer que haga algo así.

-Lo hará por las buenas o las malas. Y por las buenas no voy a ir.

Ya habrá contratado abogados para demostrar que no me sé cuidar.

Siendo asperger, lo tengo crudo. -Que no.

Me cuesta creer que mienta a un juez para que vayas a vivir con ella.

Sabe que eres perfectamente válido.

El chungo del otro día fue puntual, le pasa a cualquiera.

-Eso me ha dicho Jorge. Pero mi abuela no ha sido receptiva.

-Es normal, se preocupa por ti y te quiere.

Pero está asustada y quiere que vivas con ella.

Pero eres mayor y autosuficiente.

Lo podrías demostrar ante cualquier juez.

-Mi psicólogo me recomienda que no me meta en batallas legales.

-¿Has pensado el disgusto que le darías

y lo triste que estaría de no verte de vez en cuando?

Hazme caso.

Quédate y le sigues demostrando que llevas una vida que te gusta.

Irá entrando en razón.

Ya verás, ¿eh?

Tienes mi apoyo total.

No me puedo creer lo que hizo. -Dímelo a mí.

Gracias por apoyarme, de verdad, significa mucho para mí.

-No hay de qué. Hay cosas que no se pueden consentir.

-Luego hablamos. Ah, se me olvidaba.

Estoy organizando lo de Navidad.

Jorge me ha pasado un presupuesto.

Y estoy hablando para la decoración.

-Hay asociaciones de niños que hacen adornos.

Igual sale más barato.

-Ya. -Hombre.

Por tener un gesto solidario.

-Luego lo miraré, tengo que ir al muelle de carga.

Te luciste con el cáterin.

Menuda crítica.

Si existiera un libro de los récords de críticas pésimas, esta estaría.

Si venías a reírte, lo has hecho, te puedes ir.

Tengo un cáterin muy importante.

¿Qué te pasó? ¿Te importa?

No. Además, ya sé la respuesta. El crítico lo dijo bien claro.

Sin tu equipo, eres un cocinero vulgar.

Nunca me he atribuido los méritos de mis ayudantes.

Y menos los de Simón.

Otros factores desarrollan tu talento.

En tu caso, los polvos mágicos.

Sin ellos, solo servirías para empanar filetes.

Esto es lo que te hacía brillar.

Recoge eso y lárgate.

¿Seguro? Mira que es de la buena.

Lárgate.

Me voy.

Pero... te la dejo.

Los dos sabemos que es

lo único que te hace funcionar.

(GERMÁN) Gracias. Chao. (CLIENTE) Hasta luego.

Hola. Hola.

¿Una caña a estas horas? No.

Quería hablar.

Sí, yo también quería ponerte al día sobre... lo de Martín.

Perfecto.

¿Qué quieres tomar? Un agua.

Marchando.

-¿Tienes un momento? -Claro, rubia. ¿Estás bien?

-Tenías razón.

Cuando le dijiste a Martín

que juntos viviríamos una mentira

y que seríamos infelices nosotros y nuestra hija.

-¿Cómo sabes...? -Os oí en el almacén.

Vengo a decirte que tienes el camino libre, he dejado a Martín.

-Tendrías que pensártelo, tiene que aclarar sus sentimientos.

-No, es mejor que...

que asuma las cosas ya, no quiero malgastar mis mejores años

sufriendo por algo sin solución.

Mira, Germán, tú... tú no eres el problema.

Tú evidencias que nuestro matrimonio

no está bien.

Si Martín reaccionó tan mal cuando se lo dijiste es porque...

sabía que tenías razón y que, por doloroso que fuera,

teníamos que acabar con esto.

(CLIENTE) ¿Me atiendes?

-Voy, ahora voy.

-Sí, claro.

¡Hola! Hola.

¿Todo bien? Sí, bueno, a mil.

Tengo un cáterin.

Para 150 personas, esta noche. Dios.

Tengo los primeros.

Los segundos van bien encaminados.

Tengo cinco minutos para ti y para mí, así desconecto.

Bien hecho.

Solo quería darte las gracias por... por haber hablado con David.

A ver si se queda.

Ya, bueno, me gustaría, pero creo que ha ido a coger un AVE.

Nos vamos a ir todos.

¿"Nos"? ¿Tú también te vas?

Le dan una beca a Lucas en Florencia y quiere que vaya con él.

Eso está muy bien, una gran oportunidad.

Y Florencia es espectacular. Ya.

Pero no te veo entusiasmada.

No, no, si me encanta.

Pero no quieres ir.

Es que estoy hecha un lío, no me entiendo ni yo.

¿Y qué te frena?

Esta es mi ciudad, aquí está mi familia, mis amigos.

Y un negocio que me ha costado mucho levantar

como para dejarlo tirado.

Reconozco ese vértigo.

Me pasó cuando dejé La Fanega para venirme a Madrid.

Pero es lo mejor que he hecho en mi vida.

Hay trenes que solo pasan una vez.

Si no los coges, pensarás qué hubiera pasado.

(DUDA) Yo...

(SUSPIRA) Me siento culpable de que hayáis roto.

-No, hacía ya muchísimo tiempo que no estábamos bien.

Cometimos el error de pensar que un hijo salvaría el matrimonio.

Conseguimos lo contrario.

No le des más vueltas.

Ni te agobies.

Has sido la última gota en un vaso que rebosaba.

Quería decírtelo yo misma.

Y que dejo la cervecería.

No tiene sentido que siga trabajando aquí.

Ya se lo he dicho a Rosa, ¿vale?

-Siento mucho que te vayas, te había cogido mucho cariño.

-Yo también.

Pero es lo que hay.

Nos vemos, ¿vale?

Ay, tu agua.

Eh, no, quédate aquí.

Me siento fatal.

He roto una familia y Martín y yo no estaremos juntos.

No tienes la culpa de nada, te lo ha dicho Susana.

Sí, pero eso no hace que me sienta mejor.

Ya, me aburro con tanto drama, me aburro a mí mismo.

¿Qué me querías contar? Así me distraigo.

En otro momento.

Un cliente.

Ya... luego hablamos.

Hay decisiones que no son fáciles.

Si confías en tu relación, a por ella.

Ese es el problema.

Yo le quiero mucho, es muy buen tío. (ASIENTE)

¿Pero?

Pero hace poco que estamos juntos y no sé lo que siento por él.

Y, últimamente,

veo cosas que no me gustan y no paro de verle defectos.

A lo mejor soy yo, que boicoteo la relación.

Soy muy buena huyendo cuando las cosas se ponen serias.

Con Samu no saliste huyendo.

Pero porque Samu es un cabezota.

Y estuvo batallando hasta derribar mis barreras.

Pero usó la misma energía para perderme y lo logró.

No sé, Lucas me ha abierto la puerta a un montón de posibilidades.

Compartimos aficiones, nos gustan las mismas cosas.

Si es perfecto, ¿por qué no quiero irme con él?

Cierra los ojos.

¿Por qué?

Confía, ciérralos.

Y relájate.

¿Vale? Respira.

¿A quién llamarías primero si recibieras una mala noticia?

Si te pasara algo muy bueno, ¿con quién querrías compartirlo?

Si fuera el último día de tu vida, ¿con quién querrías estar?

Da igual si es Florencia, tu casa o el Mercado.

Lo importante no es adónde vayas, sino con quién compartes el camino.

Gracias. De nada.

Carmen, ¿tienes un minutito?

-Lo de los "carpaccio", con Nicolás, yo me encargo solo de la clientela.

Qué gusto.

Volver a esta vida. -Has dejado de representar a Sofía.

-No me la nombres, en qué momento la representé.

-A veces puede resultar difícil.

Por decirlo de una manera suave. -Lo hubiera dicho de una más áspera.

-¿Y qué os ha pasado?

-No me apetece hablarlo. Me molesta quedarme sin el dinero.

Y, después de echar a Nicolás,

tenemos una situación muy precaria y la comisión nos venía muy bien.

-¿Y?

Ya no eres su representante, pero tienes que cobrar ese trabajo.

-No quiere hacer la serie.

Por eso la ruptura.

¿Sabes las condiciones que ha puesto? Unas muy absurdas.

Se las he conseguido todas.

Pero ha salido con un capricho que es una sobrada.

-Ya. -Ha pedido

una "suite" en un hotel de cinco estrellas.

Querrá una habitación grande para su ego.

-Le había pasado cuando le salió la gira de teatro.

Llevaba mucho sin trabajar, estaba contenta.

Le dicen que tiene que hacer una prueba.

Y la señora... pues se echa para atrás.

-Claro, diría que una actriz de su calidad

no podía hacer pruebas. -Más o menos.

Pero ¿sabes por qué fue? Porque se sentía insegura.

Le daba muchísimo miedo no sacar adelante la prueba.

¿Y qué hace ella?

Se autoexcluye antes de que la rechacen.

-Es insegura como yo Miss Mundo. -No, es muy insegura.

Les pasa a muchos actores. A los grandes, más.

-¿Cómo conseguiste que hiciera la gira?

-Muy fácil.

Le pasé el texto y le di ánimos.

-Necesita que le digan que es maravillosa.

-Eso es.

No, ya lo he hecho, me llevo bien y no quiero problemas.

Llevo dos negocios, no tengo tiempo.

-Me juego el pan de la familia. -Busca otro lazarillo para cuidarla.

Si lo haces, igual consigues puntos y recuperas tu trabajo.

Te digo una cosa.

Búscate a alguien con carácter. -Como si fuera tan fácil

que se deje guiar por alguien, no voy a encontrarlo ni muerta.

-Hola, hija. Carmen.

-Hola.

Pues ya se me ha ocurrido alguien.

¿Qué tal?

Espera.

La camisa, es nueva.

¿Qué te parece? (ASIENTE)

¡Hola!

He quedado con la chica que te conté.

Con Ana.

Le vas a echar valor. Voy a probar, sí.

No me he arreglado mucho, quería verla primero.

Cómo reaccionaba al verme en la silla.

¡Jorge!

Ahora no puedo. (RESOPLA)

Eh, perdona.

No pasa nada.

Ve tranquilo.

Aplícate el cuento.

Samu, a ver.

¿Lo tuyo con Carla es definitivo?

No me quiero meter... No empieces como mis padres.

Me quiero centrar en lo mío con Ana, no quiero hablar de Carla.

Vale, vale. Vale.

¡Pero bueno!

-¿No me preguntáis qué hago aquí? ¿Qué haces aquí?

Estaba esperando el AVE y he pensado en lo que me dijisteis.

Y teníais razón.

Tengo que quedarme y demostrar que gestiono mi vida.

-Sí, señor.

¡Sí, señor! -Espero no arrepentirme.

(Mensaje)

-¡Qué alegría, David!

-Alguien ha etiquetado a Daniela en una foto.

-¿El tío con el que se fue?

¿A qué viene esa cara?

-Está en Madrid. Creía que se había ido a Venezuela.

-Pasa de esa tía.

Me voy, tengo una cita. Deseadme suerte, aunque sea tú.

Samu, suerte y perdona.

Vale, gracias.

-Que sepas que has destrozado mi matrimonio... y mi vida.

-¿En serio me echas la culpa de todo?

¿Tú no tienes ninguna responsabilidad?

-Se lo contaste a Susana para mandarlo todo a la mierda.

No me vas a hacer caso,

pero deberías tratarte, no estás bien de la cabeza.

Tienes tanta rabia dentro que ya no miras a quién haces daño.

No puedes ir por la vida volcando tu amargura en los demás.

(RESOPLA) -Eso es lo que haces tú ahora, ¿no?

Pagar tu rencor conmigo.

-Perdón, no quería interrumpir.

-No, ya hemos terminado.

Si algún cliente quiere cerveza, de esas, hay que variar.

-Si ya has acabado, puedes volver a la cervecería.

-Si te piensas que esto no me afecta, te equivocas.

No me gusta ver desmoronarse tu matrimonio.

Siento que tengo parte de culpa, pero no toda.

Estás dolido por Cloe, por Susana.

Pero es lo mejor para ti y para ellas.

Y Susana también lo cree.

-¿Cómo lo sabes?

-Me lo ha dicho.

-Dios... Ha estado en el Mercado y no ha venido a hablar conmigo.

-Ha venido a dejar el trabajo.

-Disfrutas con esto, ¿verdad?

-No. No, eso no es justo.

He sido el primero que me he apartado.

-No puedo perderlas.

No te imaginas lo que es no poder abrazar a tu hija.

¡Y todo por...!

Mi hija... es lo más importante que tengo en mi vida.

No puedo separarme de ella.

-Nunca salió de Madrid y sale con una amiga.

A lo mejor se fue, la cosa no salió y ha vuelto.

Si te gusta esa chica, localízala.

Y pídele que te lo aclare. Ya. Es curioso.

Qué poco te lo aplicas a ti mismo.

Sabías que tus problemas con Lorena eran culpa de Gloria.

Va a tener un bebé y la quieres, pero no has intentado recuperarla.

A veces, el mayor gesto de amor es alejarte si eres tóxico.

(CLIENTA) Jorge. Un segundo.

¿Me ayudas en la cocina? Se me ha quemado un plato.

No puedo.

Tengo que pasar por la facultad para solucionar una cosa.

Vale, luego te veo. Tengo que seguir con el cáterin.

-¡Jorge! Un segundo, voy.

No pretendas que lo olvide, lo que me hiciste es...

Lo que me hiciste es...

-"Imperdonable".

-¿Qué? -"Lo que me hiciste es imperdonable".

-Yo es que así no puedo.

Con tanta gente entrando y saliendo, me desconcentro.

-Vamos a hacer una cosa.

Tú dímelo a mí.

Como si fuese este amor de juventud reencontrado.

-Hombre, eso es mucho suponer.

Pero lo intento.

No pretendas que lo olvide.

No, así no.

No pretendas que lo olvide.

Tampoco.

¡No pretendas que lo olvide!

-Relájate, esto es una conversación, no una pelea.

Lo hacemos de nuevo.

-No pretendas que lo olvide, lo que me hiciste es imperdonable.

Descubriste que éramos primos hermanos.

Y eso te asustó, lo sé.

Pero nuestro amor secreto se merecía

una nota de despedida.

-¿Qué haces aquí?

-Hola, Valeria. Estaba pasando

el texto de la serie que hará. -Bueno.

Quedan algunos flecos por afinar del contrato.

Quiero preparar el personaje.

Y Jesús ha insistido en ayudarme. Es mi fan.

No quiero defraudar a tantos como él que todavía me adoran.

La lástima es que haya perdido facultades.

-Qué va.

Tu talento está intacto.

Y tu voz es la mejor de España.

Y no hablemos de la memoria.

No recuerdo mi desayuno y ella ha memorizado esto.

(SIMÓN) "Perdona, se ha cortado".

"El muy cretino me echó de la cocina, delante de todos".

"Después de lo que he hecho, me da la patada".

"(Claxon)"

"¿Qué hace?".

"(Frenazo)"

Está muy enfadado contigo.

Sí, sí.

Es de mi ayudante de La Fanega.

Lo grabó antes de tener un accidente con el coche.

Pues... No sé, lo siento.

Vengo a por una caja de vino.

Oye, Elías. Dime.

¿Cómo superaste la muerte de Javier?

¿Eh?

No lo mataste con tus manos,

pero fuiste el responsable de su muerte.

¿Estás bien? ¿Te pasa algo?

¿Cómo se hace para vivir siendo el culpable de una muerte?

Explícamelo, por favor, no sé cómo se hace.

Es lo que te pasó con el del mensaje.

Cuando yo estaba en La Fanega, era un ser despreciable.

No gestionaba muy bien el estrés y...

llevaba al límite a mi equipo.

Simón, el tío del mensaje,

tuvo un accidente esa noche porque yo lo desquicié.

No sabía el daño que le había hecho a él y a su familia.

Y ahora que lo sé no puedo trabajar.

No puedo dormir.

No puedo respirar.

Pues no sé qué decirte.

Todos cometemos muchas estupideces por el trabajo, el estrés, la vida.

Pero por grande que sea la estupidez no nos responsabiliza de una muerte.

Ni tú provocaste ese accidente ni yo apreté el gatillo.

Y ojalá tuviera una fórmula para vivir con la culpabilidad.

No la tengo.

No existe.

Yo lo que procuro es

cada día intentar ser mejor persona para resarcirme.

Pero lo que me hace seguir hacia delante

es tener el perdón de mi hijo.

Él sí sufrió la muerte de Javier, no yo, él.

El perdón.

(SOFÍA) "Jesús".

¿Crees que esta va a ser mi mejor interpretación?

-Yo iría haciendo hueco para los premios que vas a ganar.

-¿Te importa venir un momento? -Sí, sí.

Perdona.

-¿Te parece bonito babear como un cenutrio?

Habíamos quedado para las gotas.

-Sí, perdona se me olvidó.

No creo que por un retraso pase nada.

Cada vez veo mejor. -¿En serio?

¿Vas a poner en riesgo tu salud

para dorarle la píldora a esa? -Mira, no exageres.

Fue idea de Carmen.

Se ha empeñado en que le pase el texto.

Quiere dejar el papel porque cree que lo va a hacer mal.

-A la gran diva le falta confianza. -¡Chicos!

¿Seguimos ensayando?

-Sí. -Tengo mucho texto.

Y no me quiero descentrar, estoy muy metida.

-Esta está haciendo con vosotros lo que quiere, que lo sepas.

-¡Valeria!

-¡Jesús! -Sí, sí, voy, voy.

-¿Por dónde íbamos? -Tengo ahí la marca.

(GLORIA) "Bueno".

Es un asunto que desprestigia de nuevo al Mercado.

Oiréis que Adela ha denunciado a Fernando por violación.

La denuncia es falsa, todos los del Mercado

sabemos que mantienen una relación.

-¿Cómo difamas así a Adela? -Pero, perdona,

es lo que hace ella, difamar a Fernando y al Central.

El Mercado está en boca de todos por asuntos turbios.

¿Y quiénes están siempre en medio? Los De la Cruz.

-Adela es incapaz de inventarse una cosa así.

-No la estoy acusando.

Si ha mentido es porque Elías está malmetiendo contra Fernando.

Y ella es muy influenciable.

-Lo que me faltaba por oír.

Si hay una mujer independiente aquí es Adela.

¿Vais a creer estas mentiras? -A ver, Carmen.

Adela cometió perjurio para sacar a Elías del calabozo.

Hay razones para creer que miente.

-No voy a escuchar una palabra más.

Ahí os quedáis.

-Yo tampoco sé qué pensar.

Es ilógico, ¿no?

Adela y Fernando son pareja, estaban enamorados.

Pero hemos visto cómo Elías malmetía.

Por eso lo único que se me ocurre es pensar

que la haya manipulado y que por eso haya actuado así.

Adela es muy manipulable, Elías hacía con ella lo que quería.

Es vergonzoso acusar falsamente de violación.

Flaco favor les hace a las que la han sufrido.

Yo no miento.

Vuestro gerente

no es el hombre ejemplar que pensáis.

Y, aunque cueste creerlo, a mí me forzó.

-Qué mala suerte.

Miki también te forzó en los baños.

Soy una mujer libre y hago lo que quiera cuando quiera.

Pero Fernando me violó. Suerte que no me mató como a Ágata.

-No digas tonterías.

A Ágata la mató Eusebio Roca, por eso lo encerraron y se suicidó.

¿Qué dices? Estás influenciada por Elías.

Escuchadme, ella no me conoce,

pero vosotros me conocéis de toda la vida.

Sabéis cómo soy.

¿Para qué iba a inventármelo? Me cuesta creerlo.

Pero veo sufrir a ese hombre.

Y no es la primera vez que mientes porque te lo pide Elías.

¿Qué es eso?

Esta eres tú.

Revolviendo en el despacho.

¿Qué buscabas?

¿Información?

Para usarla contra Fernando.

Evidentemente, no encontraste nada y por eso pusiste la denuncia.

No hay más que decir.

Adela, pide ayuda, creo que la vas a necesitar.

Vamos a borrar esto.

No puedes escucharlo. ¡No! ¡No!

No.

Decía que no podía hablar, no que no quisiera.

-Olvídate de este tema.

No, no. ¡Le reviento la cabeza!

Germán, por favor, no hagas ninguna tontería.

¿Ves a esos dos? Están pasando droga.

-Gracias, llamo a la policía.

Pensé en lo que hablamos.

Me diste fuerzas y me lancé con esta chica.

Fuimos a comer.

-¿No te cansas de marear a todos? A Rosa, a mi hija, a Jesús.

-¿Quién eres para hablarme así?

-Si querés quedarte, decímelo y no me hago ilusiones.

-¿Has notado algo raro de droga?

No.

Elías os ha envenenado, está mal de la cabeza.

-Eres un mentiroso. Te vamos a echar a patadas.

-Y acabarás en la cárcel.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 298

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mercado Central - Capítulo 298

04 ene 2021

Adela denuncia a Fernando por violación. El gerente convence a Gloria de que Adela está mintiendo y ésta inicia una campaña de desprestigio contra ella.
Susana deja su puesto en la cervecería. Martín, hundido, acaba rompiéndose con Germán.
Jorge se hunde más al ver la crítica tan demoledora que han hecho de su cocina. Gloria le pasa drogas para incitarle a consumir.
David está dispuesto a marcharse a Barcelona huyendo de Asunción, pero sus amigos le convencen para que se quede y pelee. Descubre que Daniela está en Madrid.
Carla se da cuenta de que sigue enamorada de Samu.
Rosa da la clave a Carmen para convencer a Sofía de que no abandone la serie. Piden ayuda a Jesús para infundirle la seguridad que necesita.

ver más sobre "Mercado Central - Capítulo 298" ver menos sobre "Mercado Central - Capítulo 298"
Programas completos (323)
Clips

Los últimos 502 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios