Medina en TVE La 2

Medina en TVE

Domingos a las 9:30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5823419
Para todos los públicos Medina en TVE - Minorías cristianas en tierras del islam - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

En la zona de Oriente Medio conviven

muchas personas de diversos orígenes,

culturas y religiones.

A lo largo de los siglos los distintos países de esta zona

han formado una unidad geográfica, histórica y cultural.

Los pueblos de estos territorios,

que en la actualidad atraviesan situaciones de inestabilidad

y conflicto,

han compartido en algunas épocas muchas experiencias

que hacían posible la convivencia.

Señoras y señores, "as-salamu aláikum",

muy buenos días.

La variedad de regiones ha sido, en ocasiones, motivo de disputas

y de guerras, pero también de cercanía y de paz.

Por ello mismo,

creemos que es posible también hoy en día encontrar la manera

y los motivos para dialogar

con el fin de llegar a una convivencia pacífica

entre las diversas religiones de la zona en cuestión,

sobre todo, en el islam y el cristianismo.

"La historia de nuestro siglo ha cambiado profundamente

el mapa de Oriente Medio. Han surgido nuevas realidades

y nuevos sistemas políticos.

Pueblos, naciones y religiones

se han visto envueltos en conflictos dramáticos

y situaciones de convivencia prolongadas durante siglos

que parecen inalcanzables.

Las diferencias étnicas y religiosas

constituyen una fuente de problemas agudos,

por el momento, insolubles.

La inestabilidad política y las tensiones internas,

así como los conflictos de origen étnico y religioso,

han sido y son fuente de violencia.

Las manifestaciones de intolerancia

y racismo, tan frecuentes en países europeos,

nos recuerdan cuán frágil es aún la situación.

En el momento actual,

¿cómo combatir los totalitarismos religiosos?

¿Cuál es el papel de los líderes religiosos,

sobre todo, en aquellos países

donde la religión tiene gran incidencia en la sociedad

y en la política, y donde se aprecia

una renovada vitalidad

y un creciente protagonismo de los mundos religiosos.

En la situación actual,

olvidamos a veces que las raíces religiosas contienen

las simientes que podrían ayudar a cicatrizar estas heridas".

Pablo Sapag es profesor de Historia de la Comunicación

y Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

Es autor de varios libros,

entre ellos, "Siria en perspectiva",

Ediciones Complutense.

Ha sido profesor visitante de las universidades de Sussex,

en el Reino Unido, Aristoteleio, en Tesalónica,

Universidad de Chile, Universidad Católica de Chile,

ha investigado en Siria y Líbano sobre los cristianos orientales

y la estructura multiconfesional de las sociedades de esos países.

Ha sido periodista en la sección de Internacional de Telemadrid

y escribe habitualmente en distintos medios

de Europa y América.

Gracias, Pablo, por aceptar nuestra invitación.

Muchas gracias por invitarme.

Pues Pablo, a pesar de que la convivencia,

coexistencia y diálogo interreligioso han sido

una constante en los países árabes de Oriente Próximo

y el Mediterráneo,

muchos países árabes y musulmanes

de esta región del mundo viven conflictos violentos.

¿La pluralidad religiosa

es un obstáculo para conseguir de una vez por fin

la tan ansiada paz?

En absoluto.

La pluralidad religiosa, en realidad,

permite resolver los conflictos que se producen ahí

y que no tienen que ver estrictamente con la religión.

Los conflictos que se producen en los países árabes

y en los países de la cuenca del Mediterráneo,

a la cual pertenece España,

tienen que ver con razones puramente políticas, económicas,

sociales, y también, de manera muy destacada,

con el intento de potencias exteriores,

a esos países, por controlarlos.

La pluralidad religiosa es lo que permite,

precisamente, a partir de un diálogo interreligioso constante,

llevar ese diálogo a otras esferas como la esfera política

y de esa manera, contribuir a superar los problemas.

Por tanto,

la pluralidad religiosa de esos países contribuye

al entendimiento, a la paz

y a resolver los problemas. Sí.

Por lo tanto, no tiene nada que ver.

No es causa, sino que es solución. Sí.

Y, ¿por qué se afirma desde Occidente

que el islam es el que más crece demográficamente

y amenaza el equilibrio mundial?

Yo creo que hay un desconocimiento, en muchos casos, interesado,

precisamente, porque lo que se busca es controlar a países donde el islam

tiene una presencia fuerte o de la que sea,

y, por tanto, se construyen esas exageraciones

que no tienen que ver con la realidad.

Si realmente vemos lo que está ocurriendo,

lo que se está produciendo no es ya solo un aumento

y un crecimiento sostenido del agnosticismo y del ateísmo,

sino que lo que estamos viendo es un crecimiento sostenido

de la intolerancia hacia la religión

y hacia las religiones, a las cuales se les intenta

dejar de lado y evitar que puedan jugar

o tener un papel social.

Eso es realmente lo que está creciendo

de manera exponencial en el mundo. Sí.

Y, ¿existe algún desajuste entre el poder político

y la realidad social, cultural y religiosa y los países árabes?

Es decir,

¿cuáles son las razones de esas insuperables crisis

que han aniquilado todas las esperanzas de paz?

Bueno, los países árabes, desde el punto de vista religioso,

son muy plurales. Sí.

Hay países árabes donde hay alguna religión,

sobre todo, el islam,

que es abrumadoramente mayoritaria y que ocupa todo el espacio,

y donde hay otras religiones que solamente

tienen un carácter más reciente o incluso podríamos decir

anecdótico.

Sin embargo,

hay otros países árabes

donde lo que nos encontramos es históricamente con la coexistencia,

la cohabitación de diversas religiones, de distintos credos.

Y la solución, entonces,

a ese desajuste entre la relación entre política

y religión es distinta.

Yo creo que en aquellos estados árabes,

donde hay una religión,

digamos, única, por decirlo de alguna manera,

el hecho de que el Estado se identifique

más o menos con esa religión no supondría

un problema demasiado grande.

En cambio,

en las sociedades donde hay una pluralidad de religiones,

lo importante es que el Estado

mantenga una concepción aconfesional,

y proteja y defienda a todas las religiones.

Eso ya existe.

Los problemas se producen, por ejemplo,

cuando en esas sociedades multiconfesionales hay quien intenta

que el Estado tenga una religión de Estado.

Y la religión ha servido y sirve de acicate

de conflictos para muchos poderes en la historia.

¿Qué se puede hacer para que se convierta

en herramienta para resolverlos?

Yo creo que se pueden hacer dos cosas.

La primera es a partir de la educación y, digamos,

de la práctica diaria, Sí.

dejar y establecer claramente los límites

entre el espacio público, el espacio político

y el espacio religioso.

Que esté muy claro cuál es la esfera de actuación de cada uno.

En segundo lugar, hay que reconocer que las religiones,

más allá de su carácter espiritual,

tienen un rol y un papel social que jugar.

Pensemos, por ejemplo, cómo en las sociedades,

los intelectuales,

los líderes sociales, los artistas, incluso las figuras deportivas,

juegan un papel social que va mucho más allá

de las actividades que ellos realizan.

Bueno,

esto mismo se le puede asignar

perfectamente a los clérigos de las distintas religiones,

Sí. siempre y cuando se haga,

teniendo en cuenta cuál es el papel de cada uno

y cuáles son los límites entre el espacio público

y el espacio religioso,

entre lo privado y lo público, y cómo hay espacios de convergencia.

Yo creo que si ese trabajo se hace de manera sistemática,

Sí... entonces será mucho más fácil

aportar a la solución de los problemas

que existen en todas las sociedades.

Pablo, frente al mundo árabe,

la época contemporánea

parece caracterizarse por el rechazo

a fundar la convivencia social

y para muchas personas aún la propia vida

y unas convicciones religiosas.

¿Cuáles, piensa, que son las razones determinantes

de estos prejuicios?

Yo creo que esos prejuicios tienen que ver con el hecho

de que determinadas sociedades avanzadas materialmente,

lo cual no quiere decir avanzadas culturalmente,

Sí. han empezado a sacralizar

lo material. A convertir en el centro de la vida

la cuestión material,

y por eso se produce un rechazo de aquellas sociedades

que, tengan o no tengan desarrollo material,

conservan un fuerte arraigo religioso

y que consideran que la religión, o en este caso las religiones,

son parte fundamental de la vida y de la estructura social.

Yo creo que ese desajuste es, digamos,

lo que produce y lo que provoca este rechazo.

También, obviamente hay,

digamos, un problema de proyección, por ejemplo,

a través de los medios de comunicación, etcétera,

de lo que son estas sociedades. Sí.

¿Y crees que es inevitable?

Es perfectamente evitable.

Es decir,

si se establece un diálogo,

que más que un diálogo religioso

o interreligioso dentro de esas sociedades,

porque eso ya existe,

un diálogo interregional desde el respeto

y desde el asumir las diferencias de cada sociedad.

Por supuesto que estos prejuicios son evitables,

lo que ocurre es que hay que trabajar para ello.

Es decir, no se va a producir nunca por generación espontánea.

Primero hay que reconocer que existe ese desencuentro entre regiones,

a la hora de entender

cómo cada una de ellas se relaciona con lo religioso

y a partir de ahí, trabajar para superar ese problema.

Sí.

¿Cómo viven en la actualidad

las minorías cristianas en estos países árabes?

Bueno, como decía anteriormente, hay países, por ejemplo, Siria,

Líbano, Egipto, Jordania o Palestina,

donde, históricamente, a lo largo de siglos,

ha habido una cohabitación entre cristianos y musulmanes,

musulmanes y cristianos.

La convivencia es parte del ADN de estas sociedades.

No es una cosa impuesta ni es una cosa nueva.

Por ejemplo, cuando llega el Ramadán, bueno,

también muchos cristianos mantienen el ayuno

y rompen el ayuno

con sus compatriotas musulmanes. Por solidaridad.

Claro, porque es parte de la cultura social. Y viceversa.

Cuando llega la Navidad, que por ejemplo,

muchos de estos países que he citado es fiesta oficial,

igual que la Semana Santa,

bueno, los musulmanes felicitan la Pascua de Resurrección,

felicitan la Navidad a los cristianos,

a sus compatriotas cristianos.

Esto es una cosa absolutamente natural.

El problema es que desde fuera esto no se entiende,

porque choca con un estereotipo

que se ha creado de sociedades

absolutamente monolíticas respecto a lo religioso.

Pero desde luego, en esos países que he citado,

esa es la cotidianeidad.

Esa es la vida diaria de la población.

Sí, y esos cristianos me imagino

que viven su ciudadanía con sus derechos.

El Estado otorga los mismos derechos a todos.

Absolutamente, absolutamente.

Por eso antes decía lo importante

es que los Estados mantengan un carácter aconfesional,

que es distinto al laico, aconfesional, ¿no?

Y si nos fijamos, por ejemplo, en un país como Siria, bueno,

es que en un país como Siria ha habido presidentes,

primeros ministros,

ministros, altos funcionarios,

absolutamente de todas y cada una de las religiones.

Pero lo pongo más sencillo, cuando uno, por ejemplo,

va a Siria y ve a la distancia, a cualquier ciudad siria,

uno ve que en todo el plano urbano de la ciudad,

indistintamente, hay minaretes y campanarios,

campanarios y minaretes.

Esto rompe con ese estereotipo que se construye desde fuera,

dando la idea de que hay guetos

y que, en función de la religión, la gente vive separada.

La gente vive absolutamente mezclada porque siempre ha sido así.

No es una cosa impuesta ni es una cosa

que tenga que ver con una decisión política.

Tiene que ver con un contexto sociohistórico.

Sí, pues eso, esperamos, que haya esa convivencia

en todas las confesiones en estos países árabes.

Frente a posturas filosóficamente poco fiables,

que consideran que las religiones generan solo actitudes extremistas,

fanáticas y violentas,

postulamos que la defensa pacífica de los derechos humanos, de la paz,

de la integridad, de la creación,

forma parte de los proyectos

de muchas de las grandes tradiciones religiosas.

Los componentes religiosos de algunos de los conflictos,

el surgimiento de movimientos que, en nombre de Dios,

traen tragedias y miserias,

hacen imprescindible un diálogo permanente

y profundo entre las religiones,

a fin de intentar superar incomprensiones

y los tremendos prejuicios existentes.

Pablo Sapag Muñoz, ha sido un placer conversar contigo

y gracias por venir.

Muchísimas gracias. Un honor.

Señoras y señores, muchas gracias por elegirnos.

Volveremos con todos ustedes la semana que viene

en la segunda parte de este debate.

Que la paz os acompañe y que sean felices.

"As-salamu aláikum". Adiós.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Minorías cristianas en tierras del islam

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Medina en TVE - Minorías cristianas en tierras del islam

21 mar 2021

La variedad de religiones en Oriente Medio ha sido en ocasiones motivo de disputas y de guerras, pero también de cercanía y de paz.

ver más sobre "Medina en TVE - Minorías cristianas en tierras del islam" ver menos sobre "Medina en TVE - Minorías cristianas en tierras del islam"
Programas completos (273)

Los últimos 273 programas de Medina en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios