www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5565646
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

En este reto debéis darle color

a los alimentos que elijáis. Adelante, Tamara Falcó.

La Tamara, nena.

-!Ay! Que no me está cogiendo el color.

Lo mismo digo. -¿No te está cogiendo, churri?

No entiendo. -Que me coja color, por favor.

-¿Y cómo lo pintarás, Saray? -Color, el del pimentón

porque yo soy picantona.

(IMITA A JULIO IGLESIAS) Pero es igual.

Lo haces fenomenal. Pero, bueno.

¡Qué bonita, tía! -Gracias, amor.

Sencillo, está bien planteado, está buenísimo.

Felicidades, es un pedazo de postre.

Buen trabajo. Gracias.

Bienvenidos a Frigiliana.

(TODOS) ¡Un, dos, tres, equipo rojo!

Saray, rápido. -A mí que no me toques el moño.

¡No me mandes tú, si me tiene que mandar alguien,

me manda mi capitana! -Un poco de orden

en este gallinero, por favor. -¡Va genial!

Vamos a darle mucho, mucho brío. Capitana, esto sale en 15 minutos,

15 minutos y saco lo que tengáis y si no tenéis nada,

no sacaremos nada. Adelante, Ángel León.

El mar se le queda pequeño, necesita el océano.

No sabía que había que cogerlo, me dijeron que no.

A cocinas, lo siento. Mira qué bien Iván.

(TODOS) ¡Vamos, Iván! -Creo que voy a cambiar de plato.

Se me ha caído el pimentón... una locura.

Adrián, qué mal que te dejaste el hígado

y qué mal que has hecho la pasta. Mónica, tu plato no se puede comer.

Lo sé, chef, no tengo excusa, chef. El aspirante que continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Adrienne y Mónica.

¿Qué? -Estoy flipando.

(Sintonía)

(Música)

¡Uh! Buenas noches

y bienvenidos a "MasterChef". Nuestros aspirantes

comienzan una nueva semana dispuestos a superar

los tres retos que tenemos preparados para ellos.

Tras las vísceras de pescado se van a enfrentar

a ingredientes sencillos al alcance de cualquiera,

pero que también tienen sus secretos.

Esto es un sinvivir constante. -El saco misterioso.

Saco misterioso, igual es una masa o algo

porque como dicen que hay que taparla.

Aspirantes, bienvenidos. (TODOS) Gracias, chef.

Nos encanta esa ilusión y hasta ese miedo

con el que entráis a las cocinas. Un poco, sí.

Alberto, ¿meditaste sobre la salida de Adrienne y Mónica?

Pues sí, no te puedes despistar en ningún momento

porque te despistas un minuto y te quedas sin producto

y la lías, o sea, que sí. José Mari, tú te libraste

por los pelos, ¿piensas que tomamos

la decisión correcta? Tal y como dijisteis,

no entendí la prueba y no utilicé bien

el producto que me tocó y entonces no lo hice

de la manera que esperabais. Te aseguro que nos costó

tomar la decisión, así que,

convéncenos de que no nos equivocamos.

Sí, chef. Sara Lúa, ¿qué importancia

creéis que tiene el emplatado en vuestras elaboraciones?

Creo que tiene muchísima importancia

porque el comensal es lo primero que ve

y si un plato no te entra por los ojos,

no te apetecerá comértelo al contrario que si el plato

está muy bonito, pues ya solo te llama la atención

para metértelo en la boca. Bonito, Luna, piensa en algo bonito

que te gustaría que hubiera debajo de los paños.

Yo quiero un poquito de verdurita, unas alcachofas,

no sé, algo que me maneje bien, por favor, nada de orejas,

ojos, narices... las carotas del cerdo, no, por Dios.

Sabéis que solo hay una manera de comprobar si la belleza interior

se corresponde con la exterior. A la de tres

quiero que levantéis los paños todos a la vez.

¡Una, dos y tres!

¡Ah! -¡Ay, qué bien!

¡Ay, qué guay! Cómo sé lo que te gusta, Luna.

Muchas gracias, qué bonito, qué colorido, qué todo.

(FIDEL) Es ecológico, hija.

(LUNA RÍE) Tú sí que eres ecológico, cari.

Fidel, ¿qué has encontrado debajo del paño?

Varias verduras, hortalizas y fruta.

¿Te gusta? Me encanta,

lo que me imaginaba otra cosa. ¿Qué te imaginabas?

Con mi mente bizarra me estaba imaginando a mi madre

en posición fetal debajo del paño que ella es muy chiquitita

y eso me hubiera gustado encontrarme,

pero bueno. Ana, ¿qué crees que tienen en común

estas hortalizas. Creo que son ecológicas,

creo que recién sacadas del huerto, cero artificiales parecen

y no sé, son todas un poco diferentes,

el plátano es muy recto, la zanahoria es de color rara.

No sé. Así es, sois unos privilegiados

porque lo que tenéis ahí delante son verduras recién traídas

de la huerta. Verduras de temporada,

ecológicas y producidas por distribuidores locales

y pequeños agricultores. Lamentablemente,

vivimos en una sociedad donde prima la estética

sobre la calidad y muchas de estas hortalizas

a pesar de tener todo el sabor, nunca llegarían a tienda

porque no son atractivas. Es verdad.

Existen dos tendencias a la hora de comprar

frutas y verduras, la primera, ir al supermercado

y elegir la pieza más hermosa del estante.

La segunda, comprarla ecológica o de proximidad sin reparar

en su aspecto exterior. ¿Qué más da que sea fea

si sabe bien? Los que pertenecen al segundo grupo

están implicándose en la lucha contra el desperdicio de alimentos.

Según la FAO cada año un tercio de los alimentos

que se producen en el mundo, es decir, unos 1300 millones

de toneladas se pierden o desperdician.

El 40% de esas pérdidas son frutas y verduras

que no cumplen con los cánones estéticos,

en algunos casos, simplemente, porque son pequeñas.

En este reto queremos hacer un homenaje a la sostenibilidad

en los alimentos. Muy bien.

Al producto de proximidad orgánico y sin tratar y qué mejor homenaje

que elaborar un plato vegetariano

digno de las cocinas de "MasterChef",

un plato saludable, rico, sabroso y que no sea aburrido.

Antes de que comencéis a cocinar, vamos a recibir a una invitada

que os puede dar algún consejo porque estuvo en vuestro lugar

y aunque se divirtió, sufrió lo más grande.

Adelante, Elena Furiase.

(SARAY) ¡Ay, me encanta! -¡Olé, olé!

Hola. ¿Qué tal?

Muy bien. Hola. -La hija de Lolita.

La hija de la Lolita. Oye, muchas gracias, bienvenida

de nuevo a tu casa, a "MasterChef".

Muchas gracias. ¿Nos echabas de menos?

Mucho, sí, es que luego se os coge mucho cariño, de verdad.

Oye, Elena, porque tú sufriste. Yo sufrí mucho,

es que no estaba hecha para esto. Yo sufrí mucho,

pero me lo pasé muy bien y además me fui

con lágrimas porque es verdad que lo disfrutas mucho,

pero me fui con una sonrisa en el alma y yo ya no salgo

de mi cocina y es de verdad, si no tengo que trabajar,

vamos, la gente que me conoce lo sabe, cocino, ceno...

Se me pone la carne de gallina, serás de las pocas

porque muchos no vuelven a la cocina,

pero me gusta este efecto tuyo. El poco tiempo que estuve

que fueron cuatro programas, para mí, mereció muchísimo la pena,

y aunque sean uno, dos, tres, haced que merezca la pena

porque a mí me la mereció, de verdad

Oye, ¿haces platos ricos a tu niño? Sí, y además están ricos de verdad

porque se los come. Has mejorado en tu cocina.

He mejorado muchísimo de verdad que sí,

de hecho, ahora podría hacer un plato vegetariano

mucho mejor que el que hice. Que el que hiciste, claro.

Me acuerdo de la prueba qué mal lo pasaste y qué sencilla era.

Desde luego, sí, porque ves mucha verdura

y te quieres hacer aquí como la guay y hacer un plato así,

estrella y luego, realmente, es que es un producto buenísimo,

superfácil que con nada que hagas un poquito de elaboración

ya está riquísimo y yo me fui pues, nada, por las nubes.

Se complicó la vida como alguno de vosotros.

Aspirantes, tenéis 60 minutos para sacar lo mejor

de esas maravillosas verduras que tenéis delante.

No queremos un plato de hospital ni la ensalada

con cuerda incluida de Juan Chunguito.

Sabéis que la buena cocina se aprecia a través

de todos los sentidos. Sorprendednos con platos

que nos pongan de relieve la belleza interior

de esos productos, aparentemente, menos bonitos.

Podréis entrar al supermercado durante tres minutos

para completar los ingredientes y acordaos de especias

y hierbas aromáticas. Queremos que la verdura

sea la protagonista de vuestro plato, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pues el tiempo para cocinar

comienza en tres, dos, uno, ¡ya!

Vamos allá. -¡Ay!

¡Ah! -No grites, loca.

¿Las cestas? -Cestas.

Qué variopintos. Total.

No tiene nada que ver ninguno con ninguno.

-Lo único que cogeré del super. -¿Me das un poquito?

Claro, cariño. -¡Ay, José, mi vida,

que no me da tiempo! -Ya tenemos la suerte echada.

Nata, leche... Por favor, la quinoa, vale.

Saray. Dime.

¿No tienes cesta tú? ¿Sabes qué pasa?

Con lo que me habéis dado me vale. Te basta, ¿no vas a coger nada más?

No. Pues vete, vete a la cocina.

Vete a cocinar ya, vamos.

Me da miedo que se me olvide algo, tío.

-Harina, ¿harina hay ahí? ¿Quién me alcanza una de harina?

"Porfi". Tres, dos, uno...

¡Tiempo, se acabó la compra! ¡A cocinas todo el mundo!

(HABLA EN INGLÉS)

(LUNA) ¡Uf, madre mía,

cómo está la cocina, cómo la he puesto!

Saray no ha cogido nada del supermercado.

Te digo una cosa, con esas verduras de ahí

no hace falta entrar al super. Un buen chorro de aceite

de oliva virgen y ya. Eso es.

¡Ay, madre, hay que lavarlo todo y está lleno de tierra!

A ver, una sartén.

¿Sabes lo que tengo ganas de comer? Una buena menestra de verduras.

Todas las verduras servidas y luego, una cebollita

con un poquito de ajo. Vamos, Lunita, tú, tranquila.

Tú, respira y relaja. ¿Qué más elaboraciones

se pueden hacer? Lasañas, berenjenas rellenas.

Un pisto tradicional. Berenjenas rellenas con quesito,

de muerte. Un pisto bien hecho.

Vamos a ver, cebollita, venga. Un buen curry de verduras,

había leche de coco, especias... Si no hablo en alto, me pierdo.

Lo importante es cocinar las verduras donde le demos,

las resaltemos y sepamos darle sabores añadidos

que realcen sin esconder la verdura,

pero hemos dicho platos vegetarianos,

¿pueden comer huevos? Sí.

Vale, ¿lácteos? Sí.

También. -En el horno tengo que meter esto.

¿Qué tal Chemari, qué vas a hacer, lo sabes ya?

-Sí, es un secreto, ¿tú?

Otro, te voy a sorprender. -Voy a hacer un gazpacho

de remolacha y crujiente de verduras.

Estoy acostumbrado al plato vegetariano,

pero no en hacerlo en una hora, pero lo veo bien.

¿Esto va a quedar bonito? Bueno, al horno.

¡Ay, no, qué caliente, no! -¡Ay, hija!

Luego te saldrá todo, divinamente. -La bajo.

Elena, ¿y tú te cuidas a la hora de comer

o comes de todo y te da igual? Me cuido bastante,

como mucha verdura, muchísima, muchísimo pescado y legumbre,

legumbre sí que como dos o tres veces, me encanta.

Es importante y, sobre todo, es que lo notas ya no solo

en tu cuerpo, sino que te sientes más activo, como con más ganas

mucho más fuerte. ¿Que de vez en cuando

me coma unas patatas fritas y un filete empanado?

Por favor, qué bueno. Me quedo con lo que has dicho,

te puedes cuidar toda la semana y, bueno, un día a la semana

dejarte ir un poco más, disfrutar con lo que te gusta

y tomar esas cosas no muy recomendable,

pero disfrutas. La comida es lo mejor que tenemos.

Me voy a cortar una mano.

¿Qué, Rosa, lo tienes claro? -Sí.

-¡Ay, Dios mío de mi vida!

Hay que ir a los huertos, señores,

a los huertos a comprar comida ecológica, sana,

rica y tiene mucho mejor sabor. -No calla la niña, ¿eh?

-Está como una cabra esta. -¡Ay, Dios mío de mi vida!

Sonsa, ¿cómo vas, cariño? -Pues empezando, cari.

-Te veo a tope. -¡Madre mía!

Esto es para quitarle un poquito la acidez al tomate.

Voy a hacer una ensaladilla rusa y estoy tratando ahorita mismo

de montar esta mayonesa y no sé si me está saliendo bien

porque como nunca he hecho.

Con la mayonesa, ¿cómo vas?

(HABLA EN INGLÉS)

¿Le has echado el huevo ya? -Sí, es lo primero.

-Si se te corta, empieza de nuevo. -¿Cómo sabes que está cortado?

Porque no monta. -¡Oh!

Oye, me gusta tu plato, me parece buena idea.

-¿Te gusta, cariño? Bueno.

(CANTA) # Cada día te quiero más. #

No voy a complicarme mucho porque los otros días

que me he complicado, me salió mal, así que haré un poco más.

-Eres muy de complicarte. -Ya... ¡Ea!

(IMITA A JULIO IGLESIAS) # Como noche, como sueños,

# son los ojos negros # de mi amor, Manuela. #

Dedicada al gran chef, su hija pequeña

que es guapísima que la he visto. Han salido al padre todos.

(IMITA A JULIO IGLESIAS) ¡Ea, me encanta, me encanta!

¡Qué personaje, José Mari! ¡Qué tío!

Poco a poco, poco a poco.

La próxima te vamos a pedir que imites a Lolita.

¿Mi gato hace uy, uy? -Esa es la otra.

Esa es la hermana. Esa es la hermana, sí.

¡Oh, qué bien huele!

(CANTA) # Obí, obá, # cada día te quiero más. #

Vamos a ver a Ana. Hola, ¿qué tal?

¿Qué dices, Ana? Estoy probando una nueva receta.

¿Qué vas a hacer? Voy a hacer unos falsos raviolis

con remolacha y lo intentaré hacer con una especie de queso crema

con nueces, manzanita, pasas y luego, estoy haciendo un macerado

con hierbabuena, naranja, limón. ¿Cuándo empezaste a cocinar,

con qué edad? Yo empecé de pequeñita.

¿Ah, sí? Sí, me encanta la cocina,

en mi casa es verdad que no se cocina mucho

y entonces iba a casa de mis amigas y me encantaba

lo que cocinaban sus madres y yo quería aprender como ellas.

¿A quién veías en tu casa cocinando?

Cocinando mal porque si iba a casa de la vecina, cocinando mal.

No mal, pero menos que en casa de mis amigas

y, sobre todo, veía a mi abuela que cocinaba mucho

y es mi referente, o sea, que sí. -Pues esperemos ver a tu abuela

en tus raviolis. Pues muy bien, suerte.

Muchas gracias, gracias. Que se dé bien.

Raviolis, ¡qué bueno! Me parece buena idea.

Pero ha usado más fruta que verduras, pero bueno.

Sí, ha sido solo una verdura, pero bueno, la idea es bonita

si le queda bien, claro.

¡Oy, ya se va montado! (HABLA EN INGLÉS)

¿Qué pasa, Michael? -Es la primera vez.

-¿Es la primera vez que haces mayonesa?

Sí, "in my life".

Teresa, ¿cómo vas? Qué mono todo.

Hola, estoy intentando hacer virguerías,

mira, la acelga la meto aquí un poquito con eso, se riza

y parece un calamarcito y entonces sabes qué son.

Estás muy nerviosa. -Sí, de verdad.

-Ten cuidado con el cuchillo, no bailes tanto con él.

¿Sabes qué pasa? Que en mi casa cocino

con una copita de vino. -Como mi madre, claro.

¿Qué plato estás haciendo? Mira, voy a hacer un puré

de calabacín y de puerro y después intentaré hacer

como unos niditos con esto así, como si fueran unas florecitas.

-¿Y los frutos secos los usarás? -Para darle un "crunch" al final.

Cuidado con el uso del "crunchy" y lo mojado.

Sí, sí. Sentido común.

Elena, ¿qué te parece su plato? Creo que si te sale bien,

va a estar apetecible. -Eso no lo dudéis.

Imagínate que ganas esta prueba, ¿y quieres ser capitana?

Bueno, a mí no me importa mandar, yo soy muy mandona.

¿Te gusta? Sí, pero también me gusta obedecer,

lo que pasa es que si el primero que manda no sabe,

pues mando yo. -Te gusta ser

o bien mandada o mandona. -Sí, así soy yo, sí.

Muy bien. Mucha suerte, Teresa.

Gracias, amores. -Que vaya muy bien.

Muchas gracias, chef.

La remolacha se me ha quedado naranja.

Manzana, la compota que la tengo aquí,

voy a ver cómo va.

Buenas noches, Juana. Hola, hija.

Eso tiene buen color. El pisto como se hacía

en nuestros pueblos y luego, pondré un huevito

en el centro y luego... -Te lo iba a decir

lo que me gusta el pisto con un huevo frito,

eso lo comí desde que nací. -Y luego esperaré a ver si Samantha

se compadece del último toque. Está atacada con el tema

del emplatado, no tengas miedo, déjate llevar.

Piensa que el emplatado siempre tiene que ser una ración

chiquitita, un poco menos de la que te pondrías.

A ver si me centro en el cacharro que lo tengo que poner.

¿Te gustaría ser capitana? No.

¿No, por qué? Te lo ha dicho bien claro.

No, no, a mí capitana y mandar y a mí nunca me digáis

a quién tengo que quitar porque son todos mis nietos,

¿y qué dedo te cortas que no te duela?

O sea, no serías capaz. No, ¿sabes qué pasa?

Que el otro día pregunté: "Oye, ¿quién está de todos

estos chicos en el paro?" Y el que esté en el paro, le apoyo.

Y el que tenga buen trabajo, ¿para qué?

Son todos fantásticos. Hazlo bien, que tú sabes.

Ánimo, que quiero comerme ese huevo.

Con el emplatado no te pongas nerviosa.

Creo que casi ya lo tengo.

¡Uf! La quinoa le he echado demasiado agua.

Aspirantes, habéis consumido la mitad del tiempo,

os quedan 30 minutos, ¿oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Alto y claro, muy bien. -Claro que sí

¡Ah, epa!

No aproveché nada de esto, es horrible

Sonsoles. -Hola, Elena.

Te llamas como mi suegra. -¿Ah, sí?

-Y la quiero mucho, además, me llevo muy bien con ella.

Sonsoles, ¿qué haces? Voy a intentar hacer unos saquitos

de calabacín rellenos de pisto y una vinagreta

de miel y mostaza y quería probar hacer una espuma de queso.

-¿Te gusta mucho cocinar? -He venido, sobre todo, a aprender,

a disfrutar mucho del programa y a trabajar bajo presión, creo.

-En las pruebas de exteriores te lo vas a pasar tan bien.

-Sí, hemos tenido dos y muy bien.

Teníamos muchas ganas de tener en "MasterChef"

a alguien como Sonsoles, no es fácil, subo, bajo montañas,

vengo, tal, pero claro una persona que estuvo

en el desierto no sé cuántos días y ha hecho de todo,

"MasterChef" debe ser como un paseo para ella.

Totalmente. -En mi vida tuve tantos nervios.

¿Aquí lo has pasado peor que todas las cosas

que hiciste por ahí? No te creo. Te lo juro, aquí hay presión

y reloj y vivir con el tiempo. Tú ibas sin prisa.

Me encanta fluir. -Eres una valiente, hazme caso.

Así que, nada, voy a terminar esto que voy justa de tiempo.

Venga, corre lo que puedas. Gracias, Elena.

Se me está saliendo toda la manzana.

Un poquito más.

Los aspirantes llevan solo tres semanas

en "MasterChef" y están avanzando a pasos de gigante.

Se nota que están ampliando su formación gracias a las clases

que reciben de los mejores profesionales

del Basque Culinary Center.

Es una institución académica pionera

a nivel mundial donde los alumnos se convierten

en auténticos cocineros profesionales.

Cuidado, cuidado, que te meto. Vamos a ver a Saray.

También te digo una cosa, le gusta discutir.

¿Sí? Las críticas las lleva mal,

ella cuando está de cachondeito y todo le va bien, maravillosa.

Bueno, le diré un par de cosillas

a mi tocaya de sangre.

Saray, has pillado poquitas cositas.

Pero porque voy poquito a poco porque voy progresando.

Pero te voy a hacer un platito superrico, fácil, rico, rápido.

¿Ese es el platito superrico? Pero todavía espérate.

Ahora te lo monto y te lo pongo superguay

que me pones los emplatados como un trapo, fatal, fatal.

Me dicen que las críticas no te gustan, que eres peleona.

No, ¿sabes lo que pasa? Que no me puedo callar,

entonces me cuesta mucho trabajo y como yo tenga algo dentro...

Pero te doy un consejo, las cosas que tengas que decirles,

hazme caso, desde la humildad más absoluta, con la cabeza baja

como un perrillo. -Pues cogeré tu consejo.

Tienes que cocinar un poquito, has cogido poco del super,

¿qué has cogido? Tu romero. Le di solo al Fidel

que me cae bien. Es el único que quieres

que tenga suerte. Iván también me cae muy bien.

Le podías dar romero a ella. Le voy a dar el mío.

Te voy a dar mi suerte. -¿Sí? Venga, vale, muy bien.

Hala, para que te salga todo bien, verás como luego

estará rico el plato. O no.

Perdóname, Jordi, te quiero en el fondo.

Pero en el fondo muy fondo.

Madre mía... -¿Cómo vas?

Bien, ¿tú?

-También. -Pues, hala...

Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Muy buenas. -Hola, chef, ¿qué tal?

Aquí tienes a Iván. Huy.

A Iván, no. Te digo Iván

porque la semana pasada me dio un jueguecito con Iván...

¿Ah, sí? Volaban los cuchillos

por esta cocina. Él estaba arriba y gratuitamente,

pues lanzó unos cuchillos para abajo.

Me dejaron quitar unos minutos y fui a por Iván

que es el rival que más fuerte veo. -O sea, vienes a machacar.

Yo vengo a aprender, a evolucionar y a ganar, claro,

porque sé dónde estoy, en "MasterChef, en una competición.

¿Incluso pones palitos en las ruedas?

Eh... juego limpio, siempre juego limpio,

intento jugar limpio, Jordi, intento jugar

con los beneficios que me dais. -¿Qué eres?

-Abogado. -Claro, ya está.

Soy abogado. -Ya está.

¿Qué estás haciendo? Una ensalada de queso

y de manzana en distintas texturas,

voy a hacer la cremita de queso Idiazábal

con una espuma que tengo en la nevera, cremosa,

con un crujiente que tengo aquí también.

Luego, he hecho una tempura de plátano que la acompañará.

Tengo la manzana aquí asada y luego, tengo una manzana

envasada al vacío con vino tinto, así que, espero que...

No te has enterado de nada, ¿no? Yo tampoco.

Bueno, a lo mejor luego todo puesto.

Sí, luego lo juntará en un platito, hará el salto mortal...

y pasarán dos cosas: O harás así o te la pegarás.

Pero lo veremos luego, suerte, Andy.

Ánimo, Andy. -Gracias, gracias.

¿Qué tal, Saray?

-Muy bien, ¿tú? -Bien, bien.

Pues me acuerdo de mi novia porque le enseñé a hacer las cremas

y las hace mejor que yo. Empezó de cero,

no sabía nada de cocina y ahora es una crac

y ahora la copio yo a ella.

Muy buenas. -Hola, ¿qué tal?

¿Qué dices. Fidel? Intentando reinterpretar

un plato muy rico que hacía mi abuela María

allí en Jerez de la Frontera.

¿Y qué hacía la abuela María? Un pisto.

Me cae bien. Hasta que lo conoces.

Intento hacer un pisto que yo lo hago con patata

que creo que le dará un sabor muy rico

y además un poco las texturas... La patatita frita

con toda la verdurita, creo que quedará muy bien.

Luego, a ver qué os parece a vosotros.

Oye, ¿cómo está el ambiente después de robar minutos

la semana pasado, está caldeada la cosa?

Peliagudo, peliagudo, al final me entretengo con Juana

con Juana todo el día y así tenemos cero líos.

Eres muy familiar, con Juani como si fuese la abuela,

tu madre que la querías aquí acurrucadita, a ver si destapando

el paño aparece mi madre. Hay que tener compañerismo.

Creo que es porque me falta un hervor, Pepe.

No lo hubiera dicho jamás. Nací con seis meses

y me falta una última cocción.

Fíjate. Pesaba un kilo cien cuando nací,

literal, quién lo diría, solo tenía ojos.

Pero esos no los has perdido, no los has perdido y pelo.

Pelo tienes un rato. Vamos a ver ese plato

porque estoy deseando probar. A ver qué os parece.

Fidel, suerte, venga. Muchas gracias.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Aquí tienes a Rosa. Rosa.

Hola, reina. ¿Qué preparamos, Rosa?

Soy muy tradicional y me encanta el pisto

y para el aprovechamiento de las verduras

no hay nada como un buen pisto. Espero haberle pillado el punto.

-Bueno, no pinta mal en principio.

Bueno, asegurando el tiro, es primera prueba,

te la puedes jugar un poco más. Lo sé, ¿sabes qué me pasa, Jordi?

Que no tengo yo mucha imaginación solo con verduras.

Lo que te pasa lo tengo clarísimo, para no caer en el aburrimiento

tenemos un módulo dedicado solo al mundo vegetal

en la escuela "MasterChef", escuela online,

apartado de hortalizas, vegetales, te pones las pilas ahí,

aprendes un poquito más. Gracias.

Ha quedado chulo.

Aspirantes, último minuto.

¡Hum, qué rico!

(SUSPIRA) ¡Ay!

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo, manos arriba!

(ELENA) ¡Oh! ¿Qué te pasa?

¡Qué momento! Es que no...

Lo tengo muy reciente aunque parezca que no.

Nena... ¡qué bonito!

Me encanta.

(SARAY) Estoy contenta con el plato que me ha quedado

y está bueno, a quién no le gustan unas patatas

con pimientos y salmorejo, creo que sí.

Mal del todo no está.

Si quieres aprender lo que necesitas sobre cocina,

suscríbete a la escuela "MasterChef".

Más contenido que nunca con nuevas recetas y trucos

para convertirte en un auténtico "MasterChef".

Cocina tradicional, cocina saludable

y cocina italiana son algunas de las nuevas lecciones

que encontrarás. Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Aspirantes, comienza la cata.

Fidel y Sara, vosotros seréis los primeros.

Hala. Forzando un poquito

de "nouvelle cuisine". Elena, tú que vienes también

del mundo de la música, ¿se gana pasta?

Porque le veo sobrado, lleno de diamantes

ahí las zapatillas y tal. Bueno, se gana pasta

ahora mismo si eres Rosalía, si no...

-Claro, pero no soy rapero yo.

Ni Rosalía tampoco. Hay algo que no entiendo,

del mocasín a los brillantes, ¿me dices qué ha pasado ahí?

Es que no está reñido ser un rock'n'roll

con ser un poco elegante y un señorito.

Muy bien, ¿cómo se llama tu plato? Tirándose el pisto en el Caripen.

Caripen era el antiguo tablao de Lola Flores

y ahora es un restaurante, un bistró.

¿Qué tiene que ver con esto? Intenté hacer la gracieta

de tirarse el pisto y Caripen como es un sitio emblemático

de alegría y al final, es lo que quiero demostrar

con este plato, un poco de alegría y buen sabor.

Es un homenaje a Elena. En cierta manera.

Gracias. Hay algo que tengo ganas de hacer

desde que lo he visto que es esto, a ver cómo está

porque no sabía si estaba poco hecho, cocido...

La gracia es juntarlo todo. Es verdad que el plato

no está acertado. Muy cómodo el plato para eso.

Fidel, yo me quedo con... si es que me tengo que quedar

con algo, sí tiene sentido la parte del huevo y el pisto

y lo otro has dicho: "Como me parece poco,

voy a meterle más cositas". Y has tirado unos elementos

porque ya no tiene ningún sentido con el pisto y el huevo

y el emplatado horroroso, ese plato no se puede servir ahí.

Eso es de primera. Un artista incomprendido, Fidel.

Adelantado a mi época. Sí, porque es un plato

que es de difícil comprensión. Sí, y no pongo ninguna excusa,

pero luego viéndolo creo que con el nombre de Caripen

sí que tiene algo de concordancia. Eres un personaje, Fidel,

eres un personaje. Primero, hagamos el trabajo bien,

después el cachondeo porque si vengo al restaurante

y me soplas 30 pavos y me sacas esto...

Te pondría foie o algo así o caviar por 30 pavos.

Lo llamas incomprensible, incluso.

Un sin sentido. Sara Lúa, ¿cómo se llama tu plato?

O caldiño de Adrienne. O sea, es el caldito

que le dedicas a Adrienne. Sí, he usado los grelos

que es la hoja del nabo,

un poquito de cebolla roja y patata.

Como me dijiste el otro día que arriesgase

un poco, intenté hacer un mousse de remolacha para dar color

al plato, luego hice el crujiente de queso de tetilla

con el pimentón y las milhojas de tubérculos

por similar el chorizo. ¿Qué no has metido?

Fruta. Te faltaba el postre ahí metido

Jo, ¿tan mal está? Un combinado saludable.

¡Bah! Mal.

Malo, sí, no te voy a engañar, Sara Lúa.

Estoy deseando que un día me salga bien.

Sigues la estela de Fidel, al de la incoherencia

porque hay unas chips que no son chips,

pones un crujiente de queso que tampoco pinta en exceso

pero no me preocupa, me preocupa que la crema está mala.

Vale. -Está como sosito,

como que le falta... Que no sabe a nada, le falta

esa expresividad que debería ser de un caldo gallego

que trituras y me sabe rico. Creo que hay algo muy importante

en las cremas y es un poco de grasa,

aceite de oliva virgen extra, para que emulsione

y se ponga cremoso. Pues lo siento,

pensé que os iba a gustar. (SARA) Me da una rabia tremenda

porque hago unas cremas buenísimas

y me ha salido un truño en toda regla.

Bueno, yo estoy feliz porque, por fin, ha aparecido ya.

Si montasen un restaurante Iván y Andy ya sabríamos el nombre,

iríamos a comer donde la Mari, la Cochina.

Sí. ¿Habéis visto

cómo tenéis las cocinas? Sí, chef.

Fregaderos hasta arriba, todos los cazos,

todos los carrachos ahí tirados, apilados, las encimeras

están hechas un desastre. Chicos, hay que ponerse

un poco las pilas, ¿vale? Sí, chef.

Sí, chef. Y dicho esto, Iván,

nombre de tu plato. Crema de verduras

y sus trapecistas. Son unas láminas de verdura

que he frito. ¿Y la crema de verduras

de qué está hecha? Cocí las verduras

con leche de coco y puse aceite de menta

para darle frescor a la crema.

Da gusto ver a alguien con algo de sentido de la estética

y que sabe hacer un plato tan bonito.

Muchas gracias. Felicidades.

Gracias. ¿Probamos?

Muy bonito. Y si llega a estar bueno, ya...

¿Crema de verduras o un gazpacho?

No. Es una crema de verduras. Yo necesito un paladar entrenado,

alguien que sepa de sabores

y que sepa definirme esto, a ver qué tal está.

¿Qué, Andy? ¿Cómo lo ves?

No me sabe mal, no me sabe mal. (RIENDO) No.

Y eso, de Andy es mucho, eh. ¿A qué te sabe?

No sé, exactamente, a qué me sabe. Te sabe a todo.

A todo. Me sabe a todo, sí.

Es cierto que yo la pruebo y me la puedo comer entera,

pero a mí no se me ocurre qué me he comido.

A lo mejor, me han metido ahí veneno y me lo he comido.

¿Sabes lo que te digo?

Está tan mezclado y hay tantas cosas, que lo comes

y dices: ¿Está malo? No porque todo lo que había

en la mesa, estaba rico.

Pero aquí hay cosas que no identificamos nada. Punto.

¿Tiene sentido con las verduras que teníais? No.

No. ¿Plato ganador? No. ¿Creativo? No.

¿Criticable? 100%.

Yo tengo la percepción de que esto siempre empieza como

que está medio bueno, no está tan mal,

y después, cuando acaba el veredicto, está fatal.

No. Hemos dicho que era bonito.

Y después... Pero muy malo.

Bueno... Todo dicho, Iván. Sin más.

Andy, es tu turno. Cuéntanos cómo se llama tu plato.

Mi plato lo voy a llamar "Fuerza Manolo".

Manolo es un amigo familiar que está pasando por un mal momento

y como es gran fan de "MasterChef", se lo dedico.

He tirado más para la fruta y he hecho una ensalada de fruta

y queso en diferentes texturas. El queso lo hice

en una salsita, en un crujiente y lo metí en una espuma.

La manzana está asada. Y, por último, he hecho

una tempura de plátano, hierbabuena y un poco de granada

para darle un poco de frescor. Así que...

Yo estoy agotada. Espero...

Es como un postre, ¿no? Más que... Sí.

¿Quieres terminarlo? Lo voy a terminar.

Termínalo, por favor. Ahora le preguntamos a Iván

qué le parece. A ver qué tal.

Iván, ¿qué te parece estéticamente, como pinta,

la idea, el concepto...? No me parece feo.

Lo vas a probar. Te damos a probar.

Vamos a escuchar a Iván primero, ¿no?

No está mal. (RIENDO) Igual que tu crema.

No está mal.

Como primera opción, dices: Hombre, no está mal, ¿no?

Pero luego analizas y dices: ¡Me cago en la mar salada!

Se queda a medio camino entre todo.

Trozos pequeños de fruta donde tampoco es protagonista,

donde el queso te pega un arreón, que está potente el de abajo...

Ya estaríamos quitando protagonismo a lo que hoy

tenía sentido, que era la verdura.

Esto es una idiotez supina.

Qué mal aprovechamiento de algo tan importante

como ese cesto que teníamos ahí.

Andy, me sigue pareciendo lo que me parece tu cocina

desde el primer día: pretenciosa.

Cómo puedo utilizar todas las técnicas y utilizarlas

de una forma inadecuada. Y lo más importante,

no es lo que pedíamos ni de lejos. Sí, chef.

Delante de cocinas.

Saray y Michael, por favor, traed vuestros platos.

(SARAY) Sé que los jueces tienen el paladar muy repulido.

Me gustan las cosas con mucho ajo. No sé si les gustará.

A ver qué pasa.

Mi plato se llama "Patatunis a la cordobesa".

Le puse "patatunis" porque yo con mis amigas,

pues, usamos ese diminutivo: "tomatuno", "patatunas".

¿Sabes qué te quiero decir?

Pues en honor a mis amigas, a mis primas, le he puesto

"Patatunis a la cordobesa". "La cordobesa" es por el salmorejo.

Pues yo veo "Ratatouille 2", el principio de la película,

que vuelve el crítico, que pide el mismo plato

y que se queda pensando: "¿Qué? La rata libra hoy, ¿no?"

Así es. Una patata mal pochada, un pimiento crudo pochado...

Sí. Es que es un plato a medio hacer.

Hay poco pensamiento, poco aprovechamiento

de todas las verduras... Y el ajo es un potenciador

que se tiene que utilizar con mucha mesura.

Estaba fuertecito pero el salmorejo está rico.

Es verdad... Está bueno.

Dale la tarjeta de tu amigo, el del paladar.

Te tira a ajo para atrás. Eso sí.

He dicho que está un poco fuerte.

Michael.

¿El nombre? ¿"Your play"?

"Your plane", del avión, el avión privado.

"Tu plate". "The name of your plane".

Lo he llamado...

Carles es uno de mis mejores amigos de Barcelona.

Pensé en la ensaladilla rusa, que es lo que más le gusta a Carles

con un toque mío, que es la remolacha para darle colorcito

así más alegre. -Me encanta que me mire a mí,

que no os mire a vosotros, como diciendo:

Así me pongo menos nervioso. Cuenta contigo.

Estéticamente, parece una ensaladilla vieja

que han puesto en un restaurante en la vitrina

y que se quedó horrorosa. Se queda mojado

con la remolacha que le da el rojo pero desteñido.

Michael, la idea no es mala pero se te ha quedado

a medio camino. ¡Oh!

Hay una acidez pasada de vueltas y le falta medio litro

de mahonesa ahí para que esté... Más jugosa.

Es una buena idea, no te digo que no.

Pero no la has resuelto con algo que digas: ¡Qué rico está!

Oh... A mí me preocupa, Michael,

que vayas para atrás en tu cocina. Le falta sal...

Está mal aliñado, está seco... ¿Qué te está pasando, Michael?

A ver, quería saber, más o menos, que hacerlo bien...

Y no... He fallado.

Michael... Michael...

En fin, Saray, Michael... delante de cocinas.

(MICHAEL) Ya me están diciendo que estoy retrocediendo,

me dice la chef Samantha. No sé...

Me siento un poco desanimado.

Luna, nombre de tu plato. ¿Qué tal?

"A liar el taco" porque se está liando el taco hoy.

No sé qué está pasando. Ustedes la están liando pardísima.

¿Nosotros? Estáis superexigentes.

No lo entiendo. Así que todo el mundo a liar el taco, señores.

Nosotros exigentes llevamos desde la primera temporada.

Yo lo sé, yo lo sé, vida mía, pero es que uno detrás de otro...

Entonces, estamos liando el taco, entonces, "A liar el taco".

Oye, cocinad bien y no liaremos ningún taco.

Teníais unas verduritas para cocinar.

Lo que hemos visto, no cumplía los cánones

de lo que pedimos. Incluso los "juniors" hacen cosas

más interesantes que lo que hemos visto hasta ahora.

¿Te parece bien? Sí. Me parece fenomenal.

Yo solo espero que les guste. Muy bien.

Intentemos probar esto. Es de quinoa con verduras

al curry, coco y frutos secos. -¡Uy, quinoa!

Qué mal me llevé yo con la quinoa. Toma. Vamos a hacerlo sencillo.

¡Ay! ¡Qué bien! Gracias.

Lleva un sofrito de verduritas, lleva curry, coco...

Muy bien. Frutos secos, calabacín.

Y luego, le he hecho una salsita de cítricos con aguacate

y... el romero así para decorar.

Luna... ¿Qué ha pasado?

¡Ay, no me asustes! ¿Puedes traer tu sartén, por favor?

¿La traigo? Sí, por favor.

¡Ay, Dios!

¡Ay, mi madre!

A ver esto...

Está bueno. Están repitiendo... -Hombre, bueno está

porque se lo están comiendo todo.

(LUNA) ¡Ay, Dios, qué miedo!

¡Ay, qué miedo! -Que les ha gustado.

¡Ay, qué les ha gustado! ¡Que les encanta!

¡Hum! ¡Ay, qué susto!

Tengo el corazón que se me va a salir.

¡Ay, Dios! A mí me gusta. Yo lo suelo hacer en mi casa.

No me he liado mucho.

No hace falta más. Está bien de cocción,

original, tiene quinoa, todo tipo de especias...

Le has dado un sabor a curry que te mueres.

Está que alucinas. Leche de coco sin ser pesada...

Esto es justo lo que nos gusta. En fin... No es tan complicado.

¡Ay, qué guay! -¡Olé, olé!

(LUNA) ¡Ay, gracias, de verdad!

No veo pegas. Luna, es un muy buen trabajo,

rico, condimentado, lo que pedíamos

y donde no hay defectos. Gracias.

Sonsoles, nombre de tu plato. Yo les he puesto

"Saquitos de kilómetro cero",

porque es verdura de proximidad, de la huerta al plato

y yo creo que eso, por sí solo, tiene un añadido.

Están rellenos de pisto con pasas y...

¿Y la alcachofa está frita? He intentado hacer un crujiente.

Sonsoles, me encanta la vinagreta que tienes,

que funcionaría para esto y para mil cosas más.

La pena es que esos saquitos se han quedado a medio hacer.

Si quieres hacer un pisto, tiene que cocinar más.

Hay una idea pero no se acaba de materializar.

Sí, es un poco la cocina de verduras

que no es apetecible. Tenemos que dar ese paso,

hacer que esa cocina sea apetecible.

Este calabacín, en vez de cocido, córtalo finito y me lo pones

a la plancha. Con un pincel, pasas aceite, muy poco,

sal y lo dejas que se quede doradito,

que esté apetecible. Está igual de blandito

y tendrá más sabor. Te falta eso. Está ñoño.

OK. Gracias, lo haré.

¡Ay, los jueces...! Es que son muy exigentes.

Juana, nombre de tu plato.

Pues mi plato se llama "Huga, Vir, Patri".

"Huga, Vir, Patri". ¿Eso qué quiere decir?

Eso quiere decir que como os veo tan guapos...

Digo: ¡Qué merito tiene Huga, Vir, Patri!

Porque estáis guapísimos. Vamos a aclarar.

Las chicas que nos visten se llaman Huga, Virginia y Patricia.

Les quieres hacer un homenaje a las estilistas.

¿Porque esto está con un estilazo o por qué?

Claro. No me lo digáis malo todo porque como se lo dedico a ellas...

Ah, que como se lo dedicas a las estilistas,

no te podemos criticar el plato. Criticarle sí pero no en gordo.

Bueno, ¿estará bueno esto? Sí.

Y si no, lo criticáis pero no exagerado.

¡Uy! Va a por el pan. Míralo.

Esta es la mía, Juana.

A ver... ¡Anda! La mejor salsa posible.

La mejor. ¡Allá voy! Me ha gustado la idea.

Bueno... está un rato, eh. Un rato largo.

Está todo el sentido común aquí. ¿Qué sé hacer o qué puedo hacer

con tanta variedad? Pisto rico.

Pisto rico. Sí, muy rico. Bien guisado.

Claro. Esta era la comida de todos los días de Navafría

cuando la huerta estaba en producción.

Juana, no hay ninguna pega. ¡Qué bien, Juana!

Está muy rico, muy rico. Sabes que siempre soy

de poner alguna peguita, ¿no? Hombre, claro.

¿Y qué peguita te voy a poner? Nada porque eres un cielo

y tienes unos ojos... -¡Uy, por Dios!

Un abrazo, Juana.

Qué pelota es. ¡Ay, ay!

¡Pero bueno, Jordi...! Conquistamos todas las edades, eh.

Esto es "MasterChef", Juana. ¿Qué nos gusta ver aquí?

Evolución. Sí, pero es que no domino.

¡Eh! Ni nosotros. Las cosas nuevas nadie las domina.

Pero tú tienes 30 años o 40 menos que yo.

Juana, yo solo quiero ver cómo te sacamos

de la zona de confort y que tú reacciones

con el máximo de ímpetu.

¡Anda, claro!

Teresa, cuéntenos su plato.

Mi plato se llama "Mamá, dame verduras".

Está muy rico porque se nota el calabacín,

incluso tiene tropezoncitos de calabacín

para que, visualmente, lo veáis. Está muy blanquita, ¿no?

Bueno, le he hecho, primero, un poquito de caldito

para que estuviera más rico...

¿Respetaste la piel del calabacín? No.

Por eso está así. Vamos a probar.

Si vamos a hacer una crema de calabacín,

utilízalo todo. El calabacín se utiliza la piel.

Lavas bien y echas todo y te queda ese color verde bonito,

brillante, intenso, que aquí lo pierde porque no está la piel.

Aun así, está bien de sabor.

Bueno, es un buen punto de partida, Teresa.

Bueno... mejoraremos. Sí...

Tiene mérito lo rica que está, teniendo en cuenta

que le quitaste la piel y que no es una crema de verduras

como la que nos gusta. Me sorprende, después de ver

33 tipos de cremas de verduras que habéis hecho,

no encontrar ninguna que esté rica. Aquí veo evolución, ganas

y en este punto estamos. Sí, chef. Gracias.

El mío... el mejor, por sabor, por color...

¡Y por todo! ¡Porque yo lo valgo!

Alberto, nombre de tu plato. Pues "Crema de calabacín

al pesto con mascarpone". He cortado el calabacín...

Lo lavé y lo corté tal cual, con la piel;

media cebolla un poco sofrita;

y lo he pasado por la batidora. Vamos a probar.

¡Bah! ¡Bah! ¡Bah! ¡Bah!

Eh... Alberto, muy malo. Una crema de calabacín,

que es tan elemental, cojo los calabacines, los corto

en una ollita, unos daditos de mantequilla...

Me gusta pocharlo un poco. Justo el agua que lo cubra...

Cuando ha hervido bien, trituro y te queda

una crema de calabacín con sal y pimienta...

Si a eso le echas ese queso que tú querías ahí

cuando está triturando... lo enriquece que alucinas.

Intentas hacer cosas que no estás preparado para hacerlas.

Lo primero que pensamos cuando hacemos un plato,

es "tiene que estar superrico".

A partir de ahí, le sumamos cosas: valor, creatividad...

Lo que tú quieras, pero la base es que tiene que estar muy rico.

Y eso no lo está, amigo mío.

Es verdad que me sabe mucho a calabacín un poco...

como crudo, que es... -Que le falta.

Es algo rico pero que no.

Rosa, ¿cómo se llama tu pisto, porque parece un pisto?

Es pisto. Es "Pisto dulzón con alcachofas y chips de patata".

¿Le echas azúcar al pisto? Le echo un poco de azúcar

al tomate para rebajarle la acidez. ¿Qué acidez? ¿Lo has probado?

Sí, lo he probado. Está muy ácido.

Lo he probado sin... No, no estaba muy ácido

pero un poquito y a mí me gusta dulzón.

Yo quiero el tomate natural. No rectifiquemos con el azúcar ahí.

Eso es una deformación que viene

de atrás. Seguro, seguro.

Y... y ha brotado una alcachofa del pisto, por lo que veo.

Es que a mí las alcachofas me gustan con verdura y carne

y con este pisto, pues dije: Voy a ponerle una alcachofa,

a ver si está en su punto con las patatas chips,

porque el pisto también lo como con patata.

Aquí sí que te dejaría hablar a ti primero.

Porque dirías: "Bueno, no está mal".

O sea... A ver, es cierto

que me ha gustado más el pisto de Juana, por ejemplo.

Pero el toque dulce que tiene, a mí no me desagrada.

Sí. No es una mermelada. Pero aun así...

Sí... Si he probado el otro pisto,

digo: "Quiero el otro pisto". Es un pisto que se queda a medias,

con unas verduras con miedo, las pongo ahí monas...

Es lo que yo veo en ese plato. Ya.

Estamos esperando el plato de Rosa, que se ve

que cocinas porque se ve que tienes manos,

que hablas de tus platos... Pero te pasa como a Michael,

en vez de ir a mejor, vas a peor y eso me preocupa mucho.

De verdad, no te preocupes porque iré a más.

Delante de cocinas. Sí, chef.

Ana y José Mari, con vosotros termina esta cata.

(ANA) Estoy muy contenta con mi plato.

He arriesgado porque es algo que no había hecho nunca.

Pero como los jueces dijeron que teníamos que sacar la belleza

de las hortalizas y las verduras,

me lo propuse y creo que lo conseguí.

Mi plato se llama "El patito feo que se convierte en cisne".

Son falsos raviolis de remolacha con un relleno de queso,

nueces, pasas y manzana.

Y la remolacha la he macerado en cítricos,

albahaca y hierbabuena.

Y, bueno, la remolacha es una verdura que por fuera

es horrible y presentándola así, puede llegar a ser muy bonita.

A mí la idea me gusta, pero vamos a probar a ver cómo está.

Pruebe usted. (ELENA) ¿Sí? Vamos. Venga, este.

Me lo voy a meter entero, eh.

Me sabe a verano. -Fresquito, con su limoncito,

su tal...

Me sorprende. Está muy bien el toque cítrico

que le has metido a la remolacha porque la aporta frescor.

El relleno de queso está bien. Yo le hubiese metido

un pelín más de sabor a queso. Vale.

Pero la verdad es que un protagonista que es

la remolacha, lo has convertido en un precioso cisne

que es un plato que está muy bien. Muchas gracias, chef.

Bueno, es un plato que pinta maneras, que tiene creatividad,

que está rico y que no es

una crema, no es un pisto... Ana, está rico.

Está todo muy limpio, muy fino. Gracias.

José Mari... a ver si podemos decir lo mismo de ti, hombre.

A ver si es verdad. Venga...

Nombre de tu plato. "Si me queréis, probadlo".

¡Uy, no digas eso! Que yo dije:

Si me queréis, "marcharse" y me fui.

No digas eso. -En honor a La Faraona...

"Si me queréis, probadlo".

¿Qué es, José Mari? Es un gazpacho de remolacha.

He querido sacar el brillo del producto que teníamos

porque la belleza está dentro, no solo está por fuera.

¿Habías hecho alguna vez gazpacho de remolacha?

No. He hecho muchos porque es un plato que me encanta.

Ahora que empezará el buen tiempo, quería hacerlo

y he querido probar con remolacha porque me encanta.

Vamos a probar. (ELENA) Muy bien.

(ANA) Cruje, cruje. -Cruje porque he sabido.

Está muy malo. ¿Muy malo?

A mí me encanta. Tenéis que aprender a ligar,

que no hay nada más fácil que hacer una crema bien ligada.

Es un problema de tiempo. Dentro del robot de cocina,

"turbinar" a tope,

con materia grasa, aceite de oliva virgen

y se hará como una crema. Cinco minutos. No tengas miedo.

Ahí... Cinco minutos.

Le he dado bastantes vueltas. Bastantes, sí.

Siete vueltas y media. ¿Tres o cuatro son muchas?

José Mari, tú dices que le has dado muchas vueltas

y nosotros también le damos demasiadas. Es una porquería.

No lo creo. Me parece bien. Es tu opinión

y aquí vale la mía. Ya, ya.

Yo te sirvo esto como un gazpacho en cualquier restaurante

y te digo: "Mira, gazpacho de remolacha".

Y te pongo esto... esta argamasa y tú dices:

"Esto no es un gazpacho de remolacha. Es una porquería".

Que pruebe alguien este gazpacho. Está buenísimo.

¿Cuántas veces has hecho tú

un gazpacho de remolacha? La primera.

(RÍE) ¿Quién eres tú para discutir

absolutamente nada de lo que te digamos nosotros?

Que yo hace 28 años que cocino. Esto es una marranada y se acabó.

No discutas nada, pero ni tú, ni Iván, ni el otro...

Ni discutid absolutamente nada de lo que dice este jurado,

porque sois los más contestones en ocho años.

Escucha, asimila y evoluciona, José Mari.

Vale. Gracias.

Ana y José Mari, delante de cocinas.

(AMBOS) Gracias. (APLAUDEN)

¿Te parece que es una valoración excesiva, Iván?

Es tu valoración. No me parece ni excesiva, ni poco excesiva.

Me parece que no queréis que digamos lo que pensamos.

Yo no sé qué... ¿Quién ha dicho eso?

Acabas de decir que no discutamos nada. Creo que no he discutido

absolutamente nada. Podéis rebatir cosas,

desde la razón y desde el sentido común.

Como tú eres el chef, entiendo que va a ser siempre mejor

que el mío. Es mejor que no diga absolutamente nada.

Lo que acaba de pasar es que José Mari ha traído

un puré feo, malo, que él ha dicho: "Es un gazpacho de remolacha".

Que le hemos dicho: "Esto no está bien".

A lo que él ha respondido: "No estoy de acuerdo".

Tú has hecho lo mismo en alguna ocasión

y te encanta discutir.

No es verdad. ¿No es verdad?

Ni creo que sea un gallo tampoco.

(IVÁN) No tengo ahora mismo la percepción de ser protestón,

sino que, simplemente, me gusta ser leal

con mi forma de ser e intentar expresar lo que siento

en cada momento.

Aspirantes, la cata ha terminado y ahora tenemos que deliberar.

Pero antes, vamos a despedir a nuestra invitada.

Elena, gracias por venir. ¿Lo has pasado bien?

Lo pasé muy bien. Nosotros también a tu lado.

¡Vuelve cuando quieras! ¡Bravo!

¡Grande, Elena! ¡Adiós! ¡Vuelve pronto!

Cuando queráis, aquí estoy.

¡Suerte! Adiós.

Estuve en el "Celebrity". No aguanté mucho.

A lo mejor, mi niño cuando crezca, le gusta la cocina,

se va al "Junior" y gana. O aguanta un poco más.

Vamos a deliberar. Venga.

La textura...

Aspirantes, las frutas y hortalizas tienen cada día un lugar

más importante en nuestra dieta

y deberían ser la mitad de cada comida.

En España, somos muy afortunados porque tenemos

una gran variedad de muy buena calidad

y a muy buenos precios.

Hay tantas formas de prepararlas que no hay lugar

para el aburrimiento. Y nosotros en esta cata

nos hemos aburrido bastante.

Porque la gran mayoría de vosotros

habéis presentado un puré o un pisto.

¿Qué pasa? ¿En vuestra casa solo hacéis eso con las verduras?

Pues no sé si visteis el programa en el que nos visitó Ottolenghi,

que nos dio una lección magistral de cómo tratar las verduras

y ponerlas en valor.

Vosotros habéis hecho todo, todo lo contrario.

Al menos, espero que hayáis aprendido

que no hay que elegir frutas y verduras

solo por su buena pinta, porque el aspecto no influye

en la calidad de la pieza y, mucho menos, en el sabor.

Ha habido cuatro aspirantes que no han sido capaces

de aprovechar ni el sabor, ni las posibilidades

que ofrecían las verduras de este reto, nos han presentado

cuatro platos muy malos y nos demuestran

que no aman las verduras.

Estos cuatro aspirantes son...

Alberto, Sara Lúa, Iván y José Mari.

Si vais a presentar una crema, tiene que ser la mejor crema

del mundo. Lo mismo con un gazpacho.

Esos platos no se los comería ni un niño pequeño.

(JOSÉ MARI) Yo creo que el cuarto peor podría haber sido Michael

porque ha hecho una ensaladilla rusa

que yo la he visto y eso no tenía ni sabor, a lo mejor.

En cambio, ha habido dos aspirantes que han disfrutado

con esta prueba y se ha notado en sus elaboraciones,

porque han tratado con mucho respeto y mimo

las verduras y han sido capaces de explotar al máximo

el potencial de sus hortalizas.

Y esos dos aspirantes son...

Luna... y Ana.

(Aplausos)

Luna, tu plato estaba muy rico, espectacular.

Verduras perfectamente aliñadas, con mucho sabor...

Creo que te gusta la cocina vegetariana y sana y eso

se ha demostrado en este plato. Gracias.

(Aplausos)

Ana, tu plato se ha agradecido porque es un soplo de aire fresco.

Original, diferente, con sentido...

Una buena idea y, además, con un buen resultado.

Así que gracias. Gracias.

(Aplausos)

Enhorabuena porque habéis sido las mejores en este reto.

Pero hay una que ha estado

por encima de la otra. Y la mejor ha sido...

¡Luna! (APLAUDEN)

Enhorabuena.

(LUNA) ¡Qué fuerte! ¡Qué fuerte!

¡Mi plato ha sido el mejor de toda la prueba,

que no me lo puedo creer!

Esperamos que hayáis tomado buena nota de lo que hemos dicho,

por el bien de los comensales de la Prueba de Exteriores,

porque viven en una ciudad que cuenta

con una extraordinaria huerta y disfruta de una

de las mejores ofertas gastronómicas del momento.

Así que... vámonos. ¡Vámonos, venga!

(Música)

(NARRA) Esta semana nos trasladamos hasta Murcia

para celebrar que ha sido nombrada

Capital Española de la Gastronomía 2020.

Un galardón más que merecido para una provincia que destaca

por la altísima calidad de sus huertas

y la gran variedad de sus propuestas culinarias.

Aun así, el atractivo de Murcia no reside solo

en su tradición gastronómica.

Podemos impregnarnos de historia y cultura callejeando

por su fabuloso casco antiguo, plagado de imponente arquitectura.

Los aspirantes nos han pedido disfrutar de las exquisitas tapas

de esta ciudad y, en esta ocasión, no hemos podido negarnos.

Vino y tapas, combinación ganadora, eh.

-Y con buen tiempo. -Y con buen tiempo, además.

¡Uh! -¡Ay!

-¿Tú te tomas el vino con hielo? -Claro, mi niña.

Que esté fresquito. Se toma así el blanco, el rosado...

¡Qué tapita rica!

¡Hala, por favor! Ya estamos ahí.

Ana y Luna, las capitanas. -No quiero piques, eh.

No quiero que os piquéis. -Yo no me voy a picar.

No nos vamos a picar. Vamos a ver... Que no.

¡Oh! -¿Qué ha pasado?

Estoy supernervioso por la prueba de mañana.

Tómate un vino y ya verás cómo te relajas y te lo tomas...

Te lo tomas de otra forma.

Deberían de dejar cocinar con la copita ahí.

La receta sale con más arte. -¿Verdad?

Y con más relax y todo.

Cuando yo vine por primera vez a España, me daba vergüenza pedir

vinos porque no sabía nada de vinos.

Tampoco hace falta entender, con cualquier vino, ya disfrutas.

"Cheers".

La primera vez que estoy aquí y me ha encantado.

-Es precioso y el centro. -He flipado.

Cuando vine a la academia, descubrí Murcia.

Lo típico de aquí creo que es el arroz.

-Caldero. -El arroz de Calasparra,

un pueblo de Murcia, que es el mejor del mundo,

que he estado viviendo allí.

¡Viva Calasparra y los gitanos de Calasparra!

¡Olé!

Perdona... Y los payos también.

-¡Olé! -¡Pero tú no!

(Música)

Bienvenidos todos a la huerta de los mil y un sabores.

Bienvenidos a Murcia.

(ASPIRANTES) ¡Gracias, chef! Como todos sabéis,

de aquí sale la gran mayoría de la producción

de frutas y verduras que se distribuyen a nivel mundial.

Pero lo que quizás no sepáis, es que, además,

es la región que mayor porcentaje de hectáreas dedica

al cultivo ecológico en toda Europa.

Aspirantes, hay lugares que despiertan el apetito

y Murcia es uno de ellos.

Esta provincia ofrece mucho más que frutas y verduras.

Tiene maravillosos pescados, mariscos, carnes,

caza, arroz de Calasparra... De todo.

Además, este año ostenta el título

de Capital Española de la Gastronomía,

así que el nivel de exigencia de esta prueba acaba de dispararse.

¿Entendéis a lo que me refiero? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Luna, tú fuiste la mejor aspirante en la prueba anterior

y siempre nos gusta premiar el buen trabajo.

Así que vas a tener hoy el privilegio de formar,

no a uno ni dos, sino tres equipos.

¡Toma! ¡Toma ya!

¡Hala! ¿Los formo yo? Así va a ser.

Tendrás que hacer un equipo de cuatro aspirantes

y otros dos equipos de cinco. Vale.

Eh... -¡Qué marrón!

El de cuatro: Chema... Venga, José Mari.

Espérate un momento a ver... Eh... Sonsoles.

Sonsoles, dos. Andy.

Tres. Teresa.

Cuatro. Ese es el equipo de cuatro.

¿Y por qué has hecho esta combinación?

A ver, a mí me han dicho que con Andy se trabaja superbién.

(ANDY) Claro. -Entonces, lo he puesto a él.

Eh... Sonsoles, he trabajado con ella y sé que lo va a hacer

superbién porque es una "curranta". Así es.

Eh... José Mari tiene que aprender de estos dos en la cocina.

¡Bueno...! Yo necesito aprender algunas cosas,

pero clases particulares de nadie.

¿Y tú, Andy, qué opinas? Yo creo que después de mi decisión

de quitar minutos a Iván, se han hecho grupitos, no gustó

y esto está todo más que pensado.

Os lo digo yo. Para ver si me mandan

a la Prueba de Eliminación y me apartan ya del medio,

cosa que no va a ocurrir.

El ladrón se cree que son todos de su condición.

Cuidado... eso no es así.

¡Uy! Está calentito el ambiente.

Cuidado, cuidado con el abogado. Cuidado.

(ANDY) Yo, una acusación no la hago así en vano.

Y ratifico, completamente, que existe un complot

por parte de mis compañeros para...

para echarme, para echarme.

Bueno, ya tenemos el primer equipo de cuatro aspirantes formados.

Necesito ahora que formes uno de cinco aspirantes.

Sara Lúa... -¡Olé!

(LUNA) Saray... Eh...

Iván... Juana...

Y... Ana. -Venga.

¿Por qué has formado ese equipo? ¿En base a qué?

Eh... -El colapso.

Al tuntún, al dedillo... Tú, tú...

Bueno, por tanto, el tercer equipo estará formado

por Rosa, Alberto, Michael, Fidel y...

Y yo. (RÍE)

(ALBERTO) Le tocó a Luna hacer equipos y lo primero que pensé,

ha sido: "¡Pam! Otra vez con Luna". Estaba clarísimo

que me iba a poner con ella en su equipo. Lo tenía superclaro.

Ana, por haber sido la segunda mejor de la prueba anterior,

también tenemos para ti una misión. ¡Qué bien!

Vas a poder decidir quiénes quieres que sean los capitanes

de los tres equipos. Vale.

Creo que Teresa puede ser muy buena capitana,

por su trabajo, tiene una disciplina

y puede organizar muy bien su equipo.

Creo que en mi equipo voy a asumir la responsabilidad de ser capitana.

No soy muy de mandar, pero me apetece intentarlo

y creo que con este equipo voy a trabajar muy bien.

O sea, que... me la juego.

(ANA) He tomado la decisión de ser capitana

porque vengo a tope hoy y no sé si volveré a tener

la oportunidad de poder serlo.

Veamos quién es el tercer capitán del día.

No sé por qué, pero voy a elegir a Alberto

porque me apetece verle en esa tesitura, a ver qué tal.

Y... Sí. Creo que puede ser muy buen capitán.

(APLAUDEN) -Gracias.

(LUNA) Alberto se ha quedado con la capitanía. Y la verdad...

Estoy encantada. Me gusta ese puntito así...

que me manden. Me encanta.

Teresa, ya que tienes un aspirante menos en tu cocina,

puedes elegir qué platos cocina tu equipo.

¡Uy, qué bien! Lo tenemos clarísimo.

Eso sí, a ciegas. ¡Vaya ventaja!

Cada color de delantal trae unos platos asignados.

¿Qué prefieres? ¿Rojo, azul o blanco?

¿Blanco? ¿La luz? El blanco, que es la luz.

El blanco, la luz.

Necesitamos mucha luz en este equipo.

Ana, Alberto... Me fue bien, así que apuesto

por el rojo. -El azul, que nos va bien.

Como el aire, como el cielo.

Pues, capitanes, acercaos a por los delantales.

(ALBERTO) Qué mejor manera de reponerme de la valoración

de los jueces en la prueba anterior,

que ser capitán y poder demostrar

que tengo madera de capitán o madera de chef, de cocinero.

Ha llegado el momento de descubrir qué platos

os ha adjudicado vuestra intuición.

Elaboraréis un menú degustación de nueve tapas

que, además, os permitirá trabajar

con muchos de los riquísimos productos de esta tierra.

¡Vamos, chiquillo!

El equipo azul tendrá que elaborar...

(LUNA) ¿Qué es eso?

Crema de berenjena asada con tostones,

carrillera glaseada con puré de apionabo

y mousse de queso y limón con galleta de torta de recao.

Está complicadete, eh. El equipo blanco preparará...

Anguila ahumada con panceta

y vichysoisse de ajo negro... ¡Ah, mira!

Una minimenestra de verduras de la huerta murciana...

Y cerramos este equipo con paparajotes

acompañados de mantellina.

¿Mantellina? Es un cóctel típico murciano.

El equipo rojo tendrá que hacer... Tengo miedo.

Tempura de gamba de águilas con espuma de kimchee,

una tapita de arroz caldero... (ANA) Genial.

Y compota de peras y streusel de manzana.

Muy bien, muy bien. Se nos dará bien.

Como veis, el menú consta de nueve tapas maravillosas

que probarán nuestros... ¡Cien invitados!

Cien invitados. Todos ellos son agricultores

y productores de la zona,

que además de conocer a la perfección los productos,

están celebrando la capitalidad gastronómica.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

Os recuerdo que aquí el desperdicio está totalmente prohibido.

Quien malgaste producto será penalizado.

¿Entendido, aspirantes? (TODOS) ¡Sí, chef!

Bravo.

Disponéis de 160 minutos

para elaborar las cien raciones de cada tapa.

Muy bien. Os advierto que las serviremos

en tres tandas de tres, de modo que cuando digamos

"arranca el servicio" cada equipo tendrá que tener sus primeras

cien tapas perfectamente emplatadas.

La segunda ronda saldrá 15 minutos más tarde,

y la tercera otros 15 minutos después.

¿Entendido? ¿Me he explicado? (TODOS) ¡Sí, chef!

Todos corriendo a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno...

¡Vámonos!

Venga, que somos uno menos, va.

¡Vamos, vamos! Vamos, aspirantes.

¡A cocinas! ¡Corre, corre! Muy bien.

¡Venga, venga! ¡Vamos, vamos!

Aspirantes, los 160 minutos comienzan en tres, dos, uno...

a currar. Venga, vamos allá.

Suerte a los tres equipos.

¡Vamos allá, chicos! -Nos ponemos en marcha, va.

¡Vamos, que nos vamos! -Venga.

Para su primera tapa el equipo azul debe asar berenjenas

para después vaciar la pulpa y triturarla.

Lo acompañarán con tostones de plátanos.

¡Vamos, equipo! Limpien bien todo.

Vamos, no es fácil, ¿eh? -Yeah, is not.

Hay que tener mucho cuidadito porque si no le coges mucha carne

y después ya no sirve.

La segunda tapa consiste en un guiso de carrillera

con puré de apionabo.

Fidel y Michael deben limpiar la carne antes de sellarla

y cocinarla en la olla.

Venga, al horno que va.

Vale, 750 de naranjas. -Sí.

Los limones ya están.

Hay que poner a hidratar las... -Las hojas de gelatina.

Para el postre tienen que preparar un crujiente de galleta

de torta de recao que servirán con mus de queso.

Hacedlo con amor, que sale mucho mejor la comida.

Mira, ¿no es muy gorda?

No, va a quedar muy bien. José Mari, vas a ir rápido.

Teresa, si te parece voy cuadrando de grandes en pequeñas

porque mira cómo son. -Perfecto.

A lo mejor hago dos.

Confío plenamente porque no hay un tío mejor que tú.

Pero, José Mari... -Con rapidez, ¿no?

Dale fuego. -No te preocupes, que estamos.

La primera tapa del equipo blanco

se compone de lomos de anguila ahumada con panceta de cerdo

acompañados de vichysoisse de ajo negro.

Esto tiene alguna espinilla que otra, ¿eh?

Venga, venga, equipazo.

La menestra de verduras se servirá con una base de crema de guisantes

y se le añadirá un crujiente de jamón.

Andy, ¿cómo vas con el postre? -Muy bien.

Quinientos de anís seco...

Para el postre deben preparar granizado de licor de mantelina

y paparajotes elaborados con hojas de limonero

rebozadas con harina y huevo.

¡Vamos, vamos!

¡Vamos, Teresa!

Qué hermosura de gambas, que es que, de verdad...

¿A que dan ganas de comerlas?

¿Te dan ganas? ¿Así crudas y todo, Juana?

A mí sí.

Para su primera tapa el equipo rojo debe trocear las gambas

y rebozarlas en tempura.

Lo acompañarán con espuma de kimchee.

Ah, qué buena espina tiene esta lubina, señor.

¿Cómo vas, Saray? -De lujo. La verdad es que bien.

Yo estoy con los ajitos. Voy a sofreír ahora las ñoras

para hacer el sofrito perfecto para que dé color al arrocito

y seguimos en marcha.

Una vez hecho el sofrito agregarán

el fumet hasta que el arroz esté en su punto.

Terminarán el plato con el lomo de dorada y la mahonesa.

No me atrevo a echarlo de golpe y...

Para el postre el equipo rojo elaborará crujiente de pastel

de manzana, conocido como streusel. Lo servirán sobre compota de peras.

Vale, ahí estamos.

Falta la mantequilla, que la voy a ir poniendo

poco a poco para que salga mejor.

Venga, chicos, que hay que triunfar en Murcia.

Compañeros, he descubierto un juego que se juega mucho aquí,

en la huerta murciana.

¿Lo conocéis? Ni idea.

El caliche. ¿El...?

Se juega con estas fichas de metal que se llaman los moneos.

Moneos. Moneos.

Tenemos un palito de madera allí. Ah, es verdad.

El que lo tire o se acerque más gana y elige equipo.

Venga.

Dale, dale. Dale.

(LOS TRES) ¡Oooooh!

¡La ha pasado rozando, me cago en diez!

¡Huy, casi, casi! ¡Huy, a derechas!

(LOS TRES) ¡Oooooooh!

¡Cabrito! He ganado yo.

No, está más cerca Samy, ¿eh?

Aquí la ganadora soy yo y elijo yo equipo.

Pues voy a elegir... eh...

el equipo blanco.

El rojo. Te queda el azul.

El azul.

¿Cómo lo llevas, my friend? -Bien.

¿Bien? All right. -Bien, bien jodido.

Voy a acabar de harina hoy hasta los ojos.

Según soy yo de ordenadita. -Que no, que no, que no.

Hoy va a ser súper limpito todo. -Sí, súper limpito.

Madre mía, cómo estás dejando la cocina.

Vamos, berenjenita mía.

No, te he dicho por la mitad, no en tiras.

Y la mitad luego la vacías con la cuchara directamente.

Pero es que yo pensaba triturarlas hasta con la piel y todo.

No, no. -Vale, perfecto.

¿Qué pasa con el equipo azul? ¿Cómo estamos?

¿Qué tal, Luna? Que no me entere yo

que vas a aprovechar este cocinado para ligotear.

No, no, no... de ligoteo hoy poco.

Porque a veces empiezas así con el rollito

y yo veo que cuando le dices algo

a Alberto se pone tan nervioso el chico...

¿Se pone nervioso? ¿Tú crees? Sí, sí.

Me encanta que me lo digas. Además te digo, hoy me ha quitado

el frío porque parece una estufa andante.

Es como que hierve y tiene mucho calor alrededor.

O al menos a mí me pone caliente. Uf, uf...

En el sentido de que me quita el frío.

Bueno, no sé, que me lío. Tengo que meter esto al horno.

Sí, que está muy caliente también el horno.

Ten cuidado con el horno que está muy caliente.

Michael, ¿qué tal? ¿Cómo estamos? Muy bien, aquí. Este es mi mundo.

Ah, ¿te gustan las carrilleras?

Me encantan. ¿Cocinarlas? ¿Comerlas?

Cuando me presenté a "MasterChef"...

Hiciste carrilleras. De ternera.

Y ya estáis cortándola, ¿no? A mí me gusta mucho cuando se hace

la carrillera entera y luego la troceo yo.

Pero hay muchas maneras de llegar al éxito.

Os dejo, no os digo más. Seguid.

Suerte. Gracias, chef.

¿Cómo vas, José Mari? -Un poco lento porque hay espinas.

Bueno, pues que no quede ni una que eso es una penalización grande.

¿Qué tal? Bien.

Teresa, mi capitana. Equipo blanco, escuchad una cosa.

Escuchad cuando hay un chef. Hay un tema no solucionado,

el ritmo en una cocina profesional.

Hay una cosa de limpio, recojo y trabajo que no veo.

Quiero que en cada prueba adelgacéis un hilo.

Ritmo, nervio, decisión, trabajo. Sois uno menos y quiero

que recuperéis el tiempo perdido.

Rápido, vamos. Sí, chef.

Estoy quitando todas las espinas.

¿Tú crees que la primera cosa que tienes que hacer es la anguila?

Es que José Mari es súper detallista.

Sí, el detalle es el punto final cuando se emplatan las tapas.

Sí, tienes razón. Pero hay saber por lógica

los procesos de cocina para que luego no haya que correr.

Y la anguila no urge, hay cosas más importantes que hacer antes.

Ahí lo dejo. Vale.

Andy. Hola, chef.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Has visto mis pendientes? Sí, me encantan.

Quiero paparajotes de oro. De oro van a salir.

Quiero quedar bien con Murcia. No te preocupes, chef.

Equipo blanco, os dejo aquí, me voy y ya sabéis,

un kilo cada uno, quiero que perdáis un kilo.

Vamos a ello. ¡Un kilo, vamos! ¡Salta, salta!

¡De puntillas, vamos! Gracias.

José Mari, ¿qué te ha dicho Samantha, que eso no es urgente?

Desespinar, Sonsoles. Lo que me diga la capitana.

Tú no dejes de hacer eso.

Pero dale caña, ¿eh? -Sí, sí, sí.

¿Qué tal, Saray? -Súper bien.

Están saliendo unos lomitos perfectos.

Ya sabía yo que te iban a salir perfectas.

¿Cómo lo llevas? ¡Ay, contra!

Estás yendo aquí a cachitos. Claro, porque lo he pelado yo.

Me pones "atacá", de verdad. Mira.

No, es que estás cortando aquí un dadito...

Estamos cocinando para cien personas.

Claro que sí. Y tú vas a modo lento, modo casita.

No vas a llegar ni de coña. ¿Me estás tomando el pelo?

No, no te estoy tomando el pelo. Le voy a dar caña a esto, Jordi.

¿Caña? ¿Qué es caña? Que me voy a poner como una moto

a partir rápido, ¿vale? Vale.

Date cerita, rapidez y quiero eso cortado ayer.

Venga. Venga.

¿Qué tal, Jordi? Estoy muy contento de estar

en el equipo rojo. ¿Estás tú contento de que esté yo?

Muy contento. ¿Verdad?

Me metes caña para que aprenda y me gusta aprender.

Me encanta que me digas lo que piensas aunque a veces

te equivoques y así te puedo corregir.

Y a mí me gusta equivocarme para que me puedas corregir.

Sí, pero tienes que utilizar argumentos válidos.

Si yo te digo: "No se arrastra el cuchillo.

El cuchillo va al revés o te cargas el filo".

Si yo te digo: "Así no se corta porque te cortas.

Se ponen los nudillos así y a partir de ahí basculamos".

¿No? ¿Te vale la enseñanza esa? Sí, y bastante mejor.

Que vea yo cómo lo haces.

Tic, tic, tic, tic.

Si al final vas a ser mi alumno privilegiado.

Si es lo que quiero. Equipo rojo, os veo bien, ¿eh?

A Saray un poquito lenta, está mejorando la velocidad,

a la capitana suave. Sí.

Son trescientas tapazas. Lo sé.

Ya podemos correr y daros telita. Venga.

¡Vamos, equipo! ¡Vamos, mi Saray! Gracias, chef.

No hay pescado que se me resista con mi cuchillo: "¡Fiu, fiu, fiu!"

¡Equipos, mucha atención!

Acaba de consumirse el minuto 45 de cocinado.

¿Me estáis escuchando? ¡Sí, chef!

¡Sí, chef! -¡Sí, "Samantis religiosa"!

¿Por qué la llamas "Samantis"? -Porque es una devoradora.

¿Las "Samantis religiosas"

no se comen a los otros bichos como ellos?

Pues así está ella, nos va a comer la cabeza.

Voy a meter esto al horno ya. ¿Vale, chicas?

A ver, no tengo yo la mejor mano para los postres.

A ver si me sale una galleta rica. ¿Esto será suficiente, chico?

No, pon mas harina. -No, espera, de "pon más harina"

nada, que van las proporciones. Échame eso, cariño.

Échame, échame más.

La primera vez que veo esta verdura.

En mi vida he cortado yo un apionabo.

Yo soy la súper de verduras aquí y...

Venga, chicos, en las carrilleras tardamos una hora-

Vamos, Michael, dale caña.

Me da la sensación de que hemos echado un poco más

de zumo de naranja del que deberíamos.

Esto no es una masa, ¿eh? -Está muy líquido.

Creo que le hace falta harina. Esa galletita la solía hacer

mi madre y quedaba la masa despegada de las manos.

¿Cómo le quedaba a la suegra de Alberto eso?

¿Qué suegra de Alberto?

A ver, hija, la suegra de Alberto es tu madre.

Que eres rubia rubia. -Ya lo sé.

Algún día tendrá que venir a Lanzarote a probarlo.

Nunca he ido a Lanzarote.

¿En serio? -No.

¿Qué pasa aquí con el equipo azul? ¿Cómo estamos?

Oye,... no me lo creo.

¿Qué? ¿No hay mejor sitio que un cubo

de basura para trabajar? No, Pepe, pero estaba la...

Ya, estamos encima de un cubo de basura.

No sé lo que habrá dentro y no quiero ni mirar.

Estamos trabajando con comida y hay un cubo de basura

que se caen cosas. Sí, sí, sí.

Eso prohibido prohibido, ¿vale? Sí, sí, sí.

Yo en mi casa soy extremadamente limpia,

quedo con la manos como garbanzos.

Me da una rabia que me pillen con la manos en la masa...

Desde luego que no va a volver a pasar.

¿Las tenemos las cien zanahorias? -Sí.

Venga, Sonsoles, dale.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho.

¿Cuántas llevas? -Dieciséis.

Dale caña al asunto, ¿eh? -Sí.

¿La panceta qué? -La panceta lo último.

Hombre, no puedo cortar panceta y pescado a la vez.

Mira, voy a hervir los guisantes porque esto está... pero de lujo.

La vichysoisse, Teresa.

Sí, está ahí los puerros y está ahí el caldo.

¡El jamón! -¿Te ayudo? ¿te ayudo?

Ya está. -Ya lo tenemos, ya lo tenemos.

Algo huele a quemado. -De quemado nada, nena.

¿Está crujiente? -Está de lujo.

Va, por favor. José Mari, ya, ¿eh?

Corre, por favor.

Oye, oye, que no podemos envenenar a los comensales.

José Mari, dale caña, ¿eh?

Teresa, voy a meter esto ya y me pongo con el ajo.

Sí, por favor. Sí, pues va. Y después todo el mundo a ayudar

a José María porque no va a llegar. -Sí llego..

¿Qué tal, Juanilla? -Muy bien. ¿Y tú?

Pues mira, aquí con las verduras, contenta.

Para mí eres una persona admirable, un ejemplo a seguir.

Juana, ¿y cuántas señoras de tu edad estarán en casa

que no quieren moverse?

Bueno, porque yo he estado siempre en activo y estoy encantada,

pero lo mío no es un mérito. -Claro que sí, Juana.

¿Habías venido tú a Murcia? Tú había vivido en Murcia, ¿no?

Claro, yo he vivido en Calasparra.

Donde el arroz. -Donde el arroz.

Es de los mejores arroces del mundo,

de los más caros y gourmets.

Gourmet. -Sí, yo Calasparra estuve

trabajando de orientadora laboral con población gitana, con los míos.

Y les ayudaba a hacer currículum. -¿Ah, sí?

Pues ayúdame a mí. -A encontrar trabajos, cursos.

A todos los gitanos de Calasparra los quiero un montón,

yo me sentía allí como en mi casa. -Qué monada.

Ana. -Dime, dime.

Cari, cuando puedas ven y prueba esto.

Venga, voy. -A ver qué te parece.

¿Esto? -Sí.

¿Esto qué es, la tempura?

Kimchee. -La kimchee.

¡Buah! -¿Te gusta?

Flipo. -¿Le echo más nata o está rica?

Está brutal. Pica un poquito, ¿eh? -Entonces reduzco un poquito más.

Venga, vamos, vamos.

Vamos esos pucheritos.

Qué puchero más chulo.

Aquí vamos a hacer el arrocito, Juana.

Qué rico. -Ana, galletas.

Sí, voy. -Que estaban a punto antes.

Gracias, Iván. -De nada, nena.

Perfectas.

Hoy en el cocinado estoy tranquilo, no hay ningún grito por el medio,

estamos bastante cohesionados, me siento bastante apoyado.

Todo el mundo me está preguntando cosillas y sabores,

Que a uno le pregunten lo hace un poco importante

y también me gusta. Estoy contento.

Vamos, equipo, que lo estamos haciendo muy bien.

Voy salpimentando, ¿eh?

-Vale, tú salpimentea, nosotros seguimos cortando.

¿Qué tal? ¿Cómo vamos por aquí? Pues bien, Pepe.

¿Estas carrilleras hay que freírlas?

Hay que enharinarlas. Lo digo por la masa que tienes

en las manos, por si la pasabas por esa masa y las freías.

¿O cómo va? No, no, no.

Me duele decirlo, pero no me importa cambiar

el nombre de la Mari "La Cochina"

por Rosa "La Cochina". No, no.

Así que no digas... vale, ya está.

Yo ya no lo diré más.

Gracias.

Hay que hacer caso. ¿Eh, girl? -Vale, vale, vale.

Hacemos caso. -Y recordamos, si nos atabalamos

respiramos dos segundos y volvemos a la caña.

Ponle más, Alberto. -Está bien, Luna.

Ponle más, que si no tardamos la vida.

Está bien. Ocúpate del puré y controla berenjenas.

Estamos "ready" para batir.

Sacad esas berenjenas, ¿eh?

Vale, pues las sacamos ya y metemos el dulce.

¡Horno libre, señores! -Meto dulce, meto dulce.

Aquí me pongo para batir, ¿vale?

Chicos, tengo una bandeja ya. ¿Dónde la pongo?

Dámela, José Mari. -Aquí, trae.

¡Bien, José Mari, una más! ¡Venga, vamos!

¡Pero dale! -Que hay espinas.

Teresa, ayúdame, ayúdame.

Venga, venga, tranquilo. -José Mari, va.

Hoy que estoy tranquilo me ponéis nervioso.

Ya tenemos el crujiente. La Sonsoles va muy bien con todo.

Sonsoles, al dente. -Al dente.

Venga, venga. Y el color, enseguida en hielo.

Guay, muy bien. -Cuidado, que está la chef.

No, que está la chef no.

He descubierto un truco muy bueno para quitar las espinas.

Te he dicho que no se empezaba por aquí...

¡y me estoy poniendo de muy mal humor!

¿Qué te pasa? ¿Vas por libre? No, no, no.

¡Pues escucha órdenes y obedece! ¡Sí, chef!

Estoy bastante enfadada, porque me he enterado

que habéis salido de vinos.

¡Y cuando se sale de vinos se avisa a los jueces!

Y así al día siguiente todos tenemos la misma actitud.

Yo os estuve buscando, chef.

¡Mentira!

Te voy a decir una cosa, el vino es un alimento muy nuestro,

muy de la gastronomía, muy de la dieta mediterránea.

Me parece muy bien que se salga de vinos y de tapas,

pero al día siguiente al tajo y a sacar las cosas bien.

¿Entendido? Sí, chef.

¿"Sí, chef" a qué, a los vinos o al trabajo?

A los vinos y al trabajo, a todo lo que dices.

Eso quiero verlo yo. A mí me desconcentras un poco.

¿Quieres dejar de hablar? Y cortar anguilas.

Y estar con las anguilas, pesado.

(RÍE) -Venga, va.

Dale caña, por favor. -Venga, que sí, que sí.

Zagales, os comunico que habéis consumido ya

cien minutos de cocinado.

¡Madre mía, cien minutos! (ACENTO MURCIANO) ¿Qué hacen?

¿Te gusta triturarlo todo así? Ay, que te va a gustar mucho.

¿Tú eres de las que te comes la piel de las berenjenas?

¿A ti te gusta la piel?

Eso se bate luego y se pasa por el colador y la piel

se queda arriba y se tira a la basura,

y te vas comer la berenjena por dentro.

Luna, qué bonica eres. Mira, el inglés se me da mal,

pero el murciano lo domino ni te imaginas.

Y la crema de berenjenas también lo hago bien.

¡Ay, yo me quiero ir de aquí!

Había que quitarle la piel a la berenjena.

Equipo azul, equipo blanco, equipo rojo,

nos visita el único dos estrellas Michelín de la región,

Pablo González, del restaurante Cabaña Buenavista.

¡Pablo!

¡Bravo! -¿Cómo estáis?

¿Qué tal? ¿Qué pasa?

Bienvenido.

Gracias por venir una vez más. Encantado.

Eres un gran modelo a seguir para nuestros aspirantes porque

tienes una técnica excelente, una presentación cuidadísima,

un restaurante extraordinario.

Equilibrar esto es lo que hace una gran cocina.

Y tú practicas una de ellas, de las mejores de este país.

Yo creo que transmitir una experiencia cuando la gente

va a comer a un restaurante creo que es básico.

Pues tú lo consigues y de sobra. Bueno, muchas gracias.

Chicos, ¿qué tal va la tempura? -Vamos a probar.

Estamos probando trocitos para ver cómo sale.

Está frío todavía el aceite, ¿no? -Aún no está caliente.

Yo lo veo todo súper bien, equipo.

Equipo rojo. Hola, equipo rojo. ¿Cómo estáis?

A ver cómo está la cosita. ¿Qué tal, Pablo?

Huy, esto es un caldero del Mar Menor.

Se ha hecho con mucho amor.

Yo huelo muy bien. ¿Cómo se hace un buen arroz

de caldero? Hacer un buen fondo

La ñora el peligro que tiene es que se queme y te amarga.

¿Esta es la ñora? -Sí.

Bien, está bien. No está quemada, está perfecta.

¿Sí? Bueno. Vale, perfecto.

Equipo rojo, no vamos mal, pero no bajemos la guardia.

Ánimo, que vais bien. -Muchas gracias.

Venga, me llevo al chef.

Qué alegría.

Anita, ¿cómo vas? -Dime, cariño.

Muy bien, estoy colando esto ya para meterlo en los sifones.

¡Vamos, equipo, vamos!

Madre mía, madre mía, madre mía...

¿Por qué no quité la piel a la berenjena?

Luna, te dije que quitaras la piel.

Mentira. -Sí.

¿Cómo estáis? Estamos haciendo una crema

que se supone que era de berenjena. Ajá.

¿Cómo lo ves así a priori? Yo le haría la pregunta al capitán.

¿Tú te la comerías? -Yo sí, comérmelo me lo comería.

¿La has probado? -De sabor está buena,

pero creo que hemos tenido el fallo de dejar la piel.

¿Quién es el responsable de esto? Yo le he dicho a Luna que partiera

las berenjenas y después sacara la carne.

No se ha enterado del todo bien. -Hay que defender al equipo.

No pasa nada, no pasa nada. -¡Me da mucha vergüenza!

Yo pensaba que había unión entre los dos y que erais una pareja

de estas que se cuentan las cosas.

No, que le he preguntado y se me ha olvidado

lo que me ha dicho Alberto. Lo siento.

Piensa qué solución puede haber al tener la crema terminada así.

Como estamos haciendo, con un poquito de aceite,

un poquito de nata para ligarla mejor y pasarla

por el pasapuré que se quede más...

Pues estás perdiendo el tiempo.

Venga, corre. -Venga, vamos.

Chicos, ánimo. -Gracias.

Venga, pero actuar, que no paren las manos.

(MICHAEL CANTA) #¡Bate que bate, chocolate!#

No cae ni una gota. -Puede que caiga aquí, ¿eh?

¡Oh, oh, oh, oh!

Perdón, perdón, perdón.

Hay que quitar eso que has echado. -Ay, madre...

Luna me está poniendo...

Me vuelve loco, me estresa mucho.

Yo no sé si es un jugueteo o es porque es chapucera.

Eso es.

A ver...

José Mari, dale tralla.

Ya los tengo.

José Mari, venga, tira para allá. Tira, tira, tira.

Vete a por el soplete.

Vale, ya tengo el postre preparado.

Venga, vamos a empezar a freír los paparajotes.

Vamos a ello, va.

Bien, vamos ahí.

Que se quede la panceta bien...

¿Cómo lo ves? -Oye, está de lujo esto, ¿eh?

Vale, venga.

¿Qué necesitas, ayuda? ¿Qué hago, Tere?

No, la verdad es que no, pero gracias.

Tere, ¿yo qué hago? -La crema de guisantes.

Mira, esto y esto, fundamental. -Venga, vale.

Lo demás todo junto. -Todo junto, sí.

Un poquito de sal y chimpún.

Venga, me voy con Andy.

Andy, estoy contigo. -Mi amor.

Vámonos. -Va.

Hasta que no cogen este color no la sacamos, ¿vale?

Vale, vale. Amor por la cocina, venga.

Venga, chicos, que vamos genial. -Venga, tú echa, echa.

Tengo las hojas contadas, hay que hacer todas.

Venga, venga. -Ostras, es verdad.

Deberíamos ir espolvoreando, ¿no?

No, después al final, que no queda bien.

Equipo blanco. Hola, chef.

A ver, José María ha hecho una crema de guisantes

que va a acompañar una mini menestra.

Vamos a probar. -Por supuesto.

Le falta un toquecito, ¿eh?

Darnos vuestra opinión. Le falta todo.

¿Lo habéis sofrito con cebolla? -Sí, sí, sí.

¿Y lo habéis mojado con caldo? ¿Seguro?

Seguro, seguro, seguro.

¿Habéis rehogado los guisantes con cebollita antes?

Sí, los hemos hervido. no, hervido no, rehogado.

Hay que hacer un fondo de sofreírlo el guisante...

El fondo lo hemos hecho. -No, el guisante con la cebolla.

Lo que no lo hemos pasado es por la sartén, es verdad.

Teresa. Dime, Samantha.

Hazlo con esto, aprovecha, por un buen sofrito y lo pasas.

¿Vale? Venga.

Ahora el paparajote.

Vamos a probarlo. No están terminados, ¿eh?

No, no. -Falta canela y azúcar.

Efectivamente, hay que rebozar con una mezcla de canela y azúcar.

Rebozáis y ya está. -Muy bien.

¿Cómo lo ves? Ahora espolvorearemos.

Di la verdad. Está un poco gorda.

Simplemente... -Escurrir un poco más.

Sí, chef. -Las cosas hay que probarlas.

Hay que probar todo. A ver, equipo blanco,

quiero reacción. Sí, chef.

¡Vamos, vamos, chicos! Pues rápido.

Capitana. -Dime.

Vamos a salvar lo que nos han dicho los chefs, ¿vale?

Lo tengo, lo tengo salvado. -Venga, va.

Es verdad que no habíamos puesto los guisantes en el sofrito.

Somos aprendices, no lo olvidemos.

Ella es una chef de muchas estrellas,

es un diosa de la cocina y nosotros somos unos tristes...

bueno, tristes no, que somos muy alegres, aprendices.

Pablo, muchas gracias por acudir a nuestra llamada y esperemos

que sigas triunfando tantísimo como hasta ahora.

Muchas gracias a vosotros por venir a Murcia.

Estamos todos muy contentos. Toda la ciudad está muy orgullosa.

Nosotros también. Muchas gracias por venir.

Chicos, suerte. Adiós. ¡Ánimo!

¡Gracias! -¡Un placer conocerte!

Juanita, ¿qué tal vas con las gambas?

Ya, ya. -Pues te puedes poner

con las cabezas de las gambas. -Sí.

¿Te doy un consejillo? -Dime.

Yo echaría un poco más de aceite para como que se... ¿sabes?

Aquí se fríen bien. -¿Sí? Vale.

Porque yo creo que tiene que quedar...

Vale, las vamos haciendo ahí.

Juanita, tenemos que cambiarla por una más grande, ¿vale?

No hay que echar mucho.

(IVÁN) Hacerle caso a Juana. -Sí, Juana controla de eso.

Yo aquí lo haría también bien.

Que lo haga Juana como ella quiera. -Pues hazlo tú, Juana.

Hazlo como tú lo vayas a hacer. -Claro.

¡Bien, equipo, bien! ¡Vamos!

¡Juana, qué bonitas! ¡Qué arte, por favor!

¡Olé mi Juana! -Es que me tenéis que hacer caso.

Son muchos años de experiencia.

Ya no soy vuestra madre, soy vuestra abuela.

Ya está todo terminado y ahora

voy a pasarlo por la batidora. -Vale.

Oye, esto lo divino que está... -¡Qué buena pinta, Juani!

(CANTA) #No seas tímida. Rompe, abusadora.#

#La batidora, la batidora, batidora, batidora, batidora.#

¡Aspirantes, atención! Los primeros invitados han empezado

a llegar a la plaza de la Catedral de Murcia.

Eso significa que en 15 minutos arrancamos el servicio.

Quiero las 300 tapas emplatadas y ejecutadas.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Venga.

¡Viva! -¡Viva Murcia!

Bienvenidos todos y muchas gracias por aceptar nuestra invitación.

Nos hacía mucha ilusión poder venir aquí y celebrar

este título tan maravilloso que os han otorgado.

Y como esta tierra está llena de buen producto hemos apostado

por un menú degustación compuesto por nueve tapas.

Espero que disfrutéis de este homenaje a Murcia lleno de cariño.

(Aplausos)

Ayúdame, Luna. Dale un poco en el culo de esto.

Por favor, solo un momento. Ayúdame a volcarla.

Venga, vamos. -Hay que empezar a emplatar eso.

¿Hay que empezar? Pues emplatamos.

Vamos. -¡Voy, voy, voy!

Vamos, chicos, que no nos da tiempo.

Mira, Rosa, mira esto. Crema inglesa, ¿vale?

Qué listo.

Bueno, equipo azul, ¿cómo vamos? Esto hay que darle marcha, capitán.

Tenemos que correr. Sí, sí.

¿Esto para qué es? Es la crema inglesa.

Sabes que la crema inglesa no se debe cortar la yema,

y ahí ya están cortadas. Cuando pasan los 83” se corta,

porque has pasado de temperatura las yemas.

Vale, hacemos otra. Claro, esa ya no sirve,

porque no te va a quedar nunca bien.

Vale, yo voy emplatando. -Vale.

¿Qué más lleva este emplatado?

El plátano, lo pongo yo. Pues venga, Fidel.

Rápido, por favor, que si no no llegamos.

Venga, vamos a darnos marcha aquí. Vamos.

¿Esta es la salsa de la carrillera? La salsa está aquí reduciendo.

Esto tiene que reducir bien, que esté muy ligadito

para luego salsear, ¿vale? Vale, fenomenal.

Capitán, mándame, que no te oigo nada.

El primero ya está casi emplatado. Venga, vamos.

Luna. -Venga, va.

José Mari, la anguila. -Voy.

Estoy poniendo los guisantes ya arreglados.

Perfecto.

Andy, ahora necesitamos poner la anguila.

Voy a empezar.

Equipo blanco, soy el sustituto oficial de Samantha.

¿Cómo va el emplatado? ¿Cómo tenemos la primera tapa?

A punto de salir, chef. Esa primera tapita la veo...

deberíais darle soplete para recuperar la temperatura.

A ver si podéis, ¿vale? Vale, chefs.

Venga, equipo blanco, daros cañita. Gracias.

Equipo rojo, todo el mundo a emplatar.

Nos jugamos el servicio, ¿vale? Vale.

Todo lo bien que hemos ido trabajando nos lo podemos cargar

ahora en el pase. Vale.

Pues venga, rápido. Me faltan las cabezas y la espuma de kimchee.

Ya podemos darnos caña. Ya, voy.

¿Quién pone cabezas? Yo pongo cabezas.

Rápido pues. Espuma dos o tres. Y caña, que sacamos, venga.

Vale, fenomenal. Vámonos, vámonos.

Venga, concentrados y no nos relajamos.

Venga, que me lo llevo. Vámonos. Venga, caña. Vámonos.

Equipo azul, equipo blanco, equipo rojo, os comunico

que arranca el servicio.

Perfecto, ya estamos.

Salen las primeras tres tapas a comensales.

¿Oído? (MICHAEL) ¡Oído, chef!

Camareros, por favor, vamos sacando, ahora sí.

Anguila ahumada con panceta.

Y vamos deprisa, señores.

Es que enseguida sacamos la segunda, ¿vale?

¿Oído? (MICHAEL) ¡Oído, chef!

Vale, hay que ir poniendo el segundo ya, ¿eh?

Os presento las primeras tapas que vais a probar.

El equipo azul ha elaborado

una crema de berenjena asada con tostones,

el equipo blanco una anguila ahumada con panceta

y vichysoisse de ajo negro

y el equipo rojo ha hecho tempura de gamba de Águilas con kimchee.

Espero que os guste.

Murcia está de fiesta. Efectivamente.

¿Sí? Estamos celebrando la capitalidad

de la gastronomía española.

Lo que queremos es mostrar al resto de España y del mundo

los productos que tenemos, los magníficos cocineros

y lo bien que se come y se disfruta en la región de Murcia.

Vamos a hablar un poquito ahora de los platos.

Jesús, ¿cómo ves los platos?

Bueno, pues la berenjena la crema está ahí... no está muy fina.

Estoy de acuerdo contigo. La anguila está bastante buena.

La crema para mi gusto está un pelín fría.

No sabe a ajo negro. Le falta potencia, ¿verdad?

¿Y la gamba? La gamba está muy buena.

En conjunto para mí quizá sea de las mejores de las tres.

María, ¿cómo lo ves? Pues a la berenjena le falta

un poquito de emulsión para que quede más fina en boca.

Sí. O sea, ¿cuál es la que más te ha gustado?

De momento la de la gamba de Águilas.

La roja. Sí.

Muchas gracias por vuestra ayuda. Nada, a vosotros.

Por fin hemos sacado un plato. Vamos con el siguiente.

Habemus carrillera. Habemus carrilleras riquísimas.

Una cosita, una cosita, estas chiquititas dejárselas

para los más pequeñitos, para los niños.

Y las grandes si ves que alguno pesa 130 kilos les dais la otra.

Porque en Murcia hay mucha... Variedad.

Como en casi todos los sitios.

Dame, dame ahí. Pero no te quemes, ¿eh?

Bueno, no está mal si estuviera bien.

Falta un poquito de reducción.

¿Y si le das un poquito más de marcha, Rosa, a eso?

Voy, voy, voy. Y así reduce más rápido.

¿Cómo lo ves? Sí, sí, sí, sí.

Si llevamos prisa. Si tú crees que no llevamos prisa

lo hacemos como en casa y cenamos. No, no, no.

Venga. Venga.

Hay que empezar a emplatar eso. -Vale. Venga, vamos.

Chicos, vamos a darle mucho mucho brío.

¿Qué te parece esto? -Hombre, oler huele de muerte.

¡Eh, eh, eh! ¡La mayonesa!

La mayonesa de ajo, al biberón. -¡Venga, va, va!

Vamos, vamos, vamos. -¿Dónde hay ajo?

Madre mía, qué despiste la mayonesa.

Bueno, igual no lo notan, está tan bueno el pescado...

Pero bueno, vamos a ponernos.

Saray, tú pélame los ajitos, corre. -Sí.

Bueno, este arroz empieza a irse. ¿Cómo vais ahí?

Dale, dale. -¿Qué?

Que le des bien de vueltas por donde está el aceite.

Y siempre se da para el mismo sitio.

Capitana, tres personas para hacer

una mahonesa con todo por emplatar yo no lo veo, ¿eh?

A ver cómo está ese arroz. Yo creo que estoy acertando,

pero me gustaría saber tu opinión.

Falta sal. Muy bien.

¿Y al pescado que le falta? Temperatura.

Horno al pescado, por favor. Venga, ese arroz pinta muy bien.

¡Muy bien, Iván, mi chico!

Bueno, tú que después dices que yo saco defectos a lo loco,

te critico, que digo las cosas pues malas.

Acabo de decir por aquí cerquita tuya que está muy rico.

Y yo me acabo de alegrar así.

En serio, así. Yo quiero que tú evoluciones,

que aprendas, que tengas la actitud positiva, la que yo sé

que funciona a la hora de corregir, aprender y evolucionar,

que es a lo que estamos aquí.

Bien, ¿verdad? Sí.

Vamos a coronarnos con este arroz. Vamos a emplatar ese arroz.

Equipo blanco, cinco minutos y saco tapas como estén, ¿vale?

Sí, chef. Equipo blanco, ya podéis correr.

Sí, chef. "Sí, chef" no, correr.

Caña, venga.

¡Venga, vamos, vamos! -Venga, chicos, ¿Y ahora qué?

Alubia verde, alubia verde.

Venga, no la caguemos que lo tenemos todo hecho.

¡Bien, tío; bien, equipo! ¡Me gustáis!

¡Sois los mejores! -Me gustáis.

Sois el mejor equipo que podría haber tenido.

Equipo Azul, ¿cómo vamos? ¿Qué pasa con esa carrillera?

Está a punto.

¿Por qué no hemos reducido la salsa? Bien reducida.

Como caldo de carne está rico; como salsa brillante, untuosa,

que se pegue a la carrillera y a los labios, no.

La carrillera llevaba judías verdes salteadas con un poco de cebollino.

(ALBERTO) Nos hemos olvidado. No me lo creo.

(ALBERTO) ¿Lo haces, Fidel?

¿Nadie se da cuenta...? ¿Qué estás haciendo, Fidel?

Ponerlas ahora. (ALBERTO) No da tiempo.

Los camareros están esperando.

¡Pepe, ¿cómo vas?! Voy.

¿Podemos sacar o no, Pepito?

Venga. -Venga, ponlo.

(ROSA) Estos son los últimos. -Venga.

Camareros, por favor, sacamos la segunda ronda de tapas;

carrillera glaseada, minimenestra de verduras y arroz caldero.

Venga. Venga, vámonos. Sí, sale, por favor.

A ver si no le faltan. Gracias.

Gracias. (ANA) ¡Gracias!

Venga, vamos, hay que retirar todo esto.

(Trinos)

Vamos a seguir degustando las tapas que han preparado los aspirantes.

El equipo Azul os va a ofrecer...

El equipo Blanco...

Y el equipo Rojo...

Confío en que la ilusión que le han puesto

se refleje en el resultado.

(Música)

(Música)

¡Qué bien estáis por aquí! Sí.

La tapa con el vino, siempre, sabe mejor, ¿no?

No estamos nada mal.

Os agradezco que hayáis incluido una menestra,

porque son el santo y seña de esta región, las verduras.

Tenemos una región donde, porcentualmente,

respecto a su tierra cultivada, más producto ecológico se produce;

por eso, acaba en los platos de familias de España y de Europa.

Me alegro mucho de que esté.

¿Cómo están las tapas, cómo las verduras?

En general, todas están muy bien.

El arroz caldero me lo he tomado entero

y de las verduras me ha encantado que están al dente,

poco cocinadas, crujientes, como dicen los americanos "crunchy";

tanto en color, como en sabor como, sobre todo,

en propiedades nutricionales "top". Me ha gustado.

Bueno, presidenta de la Asociación de Brócoli, ¿no?

¡Me encantaría pertenecer, con lo que me gustan las verduras!

Promovemos el consumo de brócoli en España

y me fascina que hayáis incluido el brócoli en esta menestra.

¿Sí? ¿Y cómo lo ves?

Lo veo espectacular, porque la textura...

Habéis conseguido que se mantenga crujiente,

que se pueda apreciar el verde tan intenso

que caracteriza al brócoli bien cocinado.

El plato blanco, bien. ¿Qué tal el arroz?

El arroz, también, muy bien. ¿Y la carrillera?

Quizá, sea el plato que menos me ha gustado.

Vamos a brindar por esta prueba y por Murcia Gastronómica.

(AMBOS) Gracias. Por vosotros. Gracias.

(Trinos)

Equipo Blanco, venga. ¿Tengo todo lo del postre?

Sí. ¿Se puede probar?

Claro que sí, chef. A ver...

¿Lo metemos en el abatidor? ¿Está muy fuerte?

¡Ah! Uf... ¿Quién ha hecho esto?

Yo. -Andy.

Te tomas los chupitos doblados.

Le has puesto pirriqui como para tres bodas.

¿Sabéis por qué no está congelado? Al abatidor.

¿No está congelado? Porque tiene alcohol para aburrir.

No. No me digas nunca que no.

Es verdad, disculpe. -Está un poco fuerte.

¡¿Un poco fuerte?! Sí.

La cañita brava te gusta, Andy.

Venga, caña. Sí, chef.

(ROSA) Vamos a emplatar, Josemari.

Venga, queda la última etapa. ¿Estáis todas bien?

Esto es mío. Venga, Saray, no pasa nada, tengo la cabeza dura.

(SARAY) ¡Ostras...! Lo siento, perdón...

(ANA) Se ha quedado atontado.

Tenéis esto por ahí, voy a ir ordenando esto.

(ANA) Vale.

Qué buena. -Tú sí que estás buena.

Está superrica. (IVÁN) No echéis mucha compota.

(ANA) Poquito. (IVÁN) Sí.

Es mejor que eches poquito y, luego...

Echo esto. -Que no sea mucho.

Que sea proporcional, la galleta con...

Equipo Rojo, en breve nos vamos. Meted caña, ¿vale?

Vale. -Sí.

Saray, limpio. Sí.

La gracia es que está limpio y perfectamente emplatado.

¿Echo la compota desde el aire?

Pensad que la compota hay que repartirla con criterio,

porque no hay tanta para la cantidad que pones.

Eso lo ve cualquiera, ¿vale? Emplatamos con criterio. ¡Venga!

(ANA) Venga, chicas, que vamos genial.

Equipo Azul, ¿cómo va el postre? ¿Esa es la crema inglesa?

Sí, mezclada con queso. Pero sin calor.

¡No! Está en frío.

Vale, perfecto. ¿Cómo está esto? ¿Se deja comer?

¿Por qué no sabe a nada?

No hemos puesto mucha azúcar, porque lleva azúcar glas encima.

¡Ah, vale! No echo azúcar, porque lleva azúcar glas...

Mucha gallina sin cabeza. Que alguien busque el azúcar

y lo eche, nada de estar pensándolo.

Estoy de acuerdo. Estiramos bandejas para poder emplatar.

No quiero ser el último en sacar platos, y lo estoy siendo.

(ROSA) Hala, rápido.

Equipo Blanco, ¿cómo está ese postre?

Lo tenemos. -Ya está.

Sacamos para que no se descongele ese chupito tan suave, ¿no?

(ANDY) Sí, chef.

Pepe, ¿preparado para sacar la última tanda de tapas?

No. (ANDY) Nosotros, sí.

No das una, macho. Empiezo. No podemos correr más... o sí.

¿Puedo empezar? (ANDY) Sí.

Voy sacando. Camareros, por favor, ¡adelante!

Vamos sacando los paparajotes y la compota de peras, por favor.

(ANA) ¡Gracias!

Chicos... Manzanas, por favor, manzanas.

Vamos a poner la siguiente bandeja.

Cocina blanca, cocina roja, ¡todos a limpiar!

Hemos terminado el servicio.

Venga, ya está, chicos. -Ya está.

Venga, rápido, eso; con ese poquito nos da el sabor.

Venga, vamos. No digáis que es la torta de recao,

por si nos la dan a nosotros. ¿Queda claro?

Camareros, por favor, vamos sacando.

Venga, vuela; detrás de Alberto, por aquí.

Los postres no podían faltar en una gran degustación como esta,

por eso, el equipo Azul ha preparado una...

El Blanco ha hecho algo murciano...

Y, por último, el Rojo ha elaborado...

Espero que sea un buen cierre de menú.

(Música)

(Música)

A vosotros, imagino, que los aspirantes no os engañan.

Va a ser difícil. -Estamos acostumbrados

a probar cómo están las peras y, la verdad, me ha gustado.

¿Y la crema de queso del Azul? La he notado floja, para mi gusto.

¿Y el paparajote, qué? Le falta potencia, para mi gusto.

Estoy de acuerdo, no sabe a cítricos.

Bien. Muchas gracias.

A ti. Gracias.

(Música)

(Música)

Queridos comensales, no me extraña que este año

se os haya nombrado Capital Española de la Gastronomía,

porque sois unos anfitriones perfectos.

Vosotros rompéis fronteras y os coláis en tantos países,

porque tenéis unos productazos de quitarse el sombrero.

Me lo quito. ¡Enhorabuena!

Brindo por la huerta de los mil y un sabores,

la huerta de Europa y la huerta del mundo.

¡Salud! ¡Salud!

¡Salud! ¡Viva Murcia!

(TODOS) ¡Viva!

(Música)

(Música)

Aspirantes, os habéis enfrentado a un desafío que no era sencillo;

y debo decir que, con sus más y sus menos, lo habéis conseguido.

¡Pero...! (ROSA) No.

Las normas son las normas y solo uno de los tres equipos

se libra de la eliminación.

Equipo Azul, voy con vosotros. Es cierto que el servicio salió,

pero no todo ha sido perfecto, ni mucho menos.

¿Me equivoco, equipo Azul? Asumo la responsabilidad

de no haber coordinado muy bien a este equipo.

Hemos tenido fallos en la crema de berenjenas,

hemos tenido el fallo de no poner las judías,

y en el postre se nos cortó la crema inglesa

y hemos tenido que repetirla. Creo que no has estado a la altura.

Estoy de acuerdo. No controlas bien los procesos

y cuando uno no controla bien ni tiempos ni elaboraciones,

no puede dar bien las directrices, es normal.

Es verdad que todos los platos han tenido fallos,

pero lo que hemos hecho es corregir esos fallos.

Lo poco que habéis corregido os lo he dicho yo

y porque el chef invitado os ha dado cuatro detalles,

porque ni el capitán ni vosotros os dabais cuenta.

Pero los comensales sí.

Estabas con tu crema de berenjenas tan contenta, ¿verdad, Luna?

No ha gustado nada, Luna. Y a la gente de Murcia no le gusta

que se maltraten sus verduras. Lo siento, Murcia.

El principal responsable, lo asumo, soy yo, el capitán,

pero hay gente que...

O se lo toma a broma, como Luna, que se toma los cocinados,

por equipos, a cachondeo, y no se sale de ese guión.

Rosa, tu trabajado ha sido hoy muy malo,

no solo por los errores, es que has trabajado...

Espesa, sucia, un poquito desordenada y caótica...

No me gusta bautizar así, pero... Rosi la cochina.

¡No, por favor! ¡No, por favor!

Mira que me dijeron en casa "que no te llamen Rosa Pig".

¡No, por favor! Rosa Pig... Esa es muy buena.

Equipo Blanco, tengo que reconocer que la menestra,

no solo tenía una pintaza, es que estaba buenísima.

¡Ay, menos mal! Los expertos de la huerta de Murcia

estaban fascinados con el punto de cocción de las verduras,

con el sabor del puré de guisantes, con el emplatado de la menestra...

Pero no hay nada que me moleste más

que daros consejos y que no me hagáis ni caso.

Somos, un poco, duros, tozudos.

Teresa, José María estaba con la anguila,

sesenta minutos de reloj, y durante esos sesenta minutos

he entrado tres veces para decirle que no era prioritario

y, aún así, él ha seguido.

Samantha hemos rectificado todo lo que nos has dicho.

Lo habéis hecho a la tercera. José María, ¿sí o no?

Sí. ¿Sabes por qué me enfado?

Porque cuando escucháis y rectificáis las cosas salen bien.

(TODOS) Sí, chef. No puedo decir lo mismo del postre.

Esos paparajotes estaban insípidos totales,

el sabor a limón no estaba y la masa, demasiado gruesa.

(TODOS) Sí, chef.

Quizá, el paparajote les ha ahogado la fiesta,

pero la fiesta buena se la ha dado el chupito.

Considero que estaba, un poco, fuerte, es verdad.

"Un poco, fuerte", dice; casi me quemo las cejas.

¡Un poco, fuerte! Un poco, un poco...

No sé muy bien cómo se tomará las copas Jordi,

pero es una exageración; imaginaba que a Pepe le gustaría,

pero, también, va a ser, un poco, finito, ¿eh?

Voy con vosotros, equipo Rojo. (ANA) Estamos preparados.

Ana, has tenido el valor de asignarte la capitanía.

El resultado me parece, no sé qué piensas los comensales,

pero me parece que ha sido bueno; mi equipo lo ha hecho fenomenal,

o sea, que estoy supercontenta.

Estoy de acuerdo, en algunas cosas; si la cocina roja ha funcionado,

siento decírtelo, Ana, pero no ha sido por tu capitanía.

He hecho lo que he podido.

Ha sido porque todo tu equipo ha tenido claro

qué tenía que hacer; tú has trabajado,

pero como una aspirante no como una líder.

Me queda mucho por aprender, nunca he mandado y, bueno...

Iré aprendiendo aquí.

La mayonesa ha salido adelante porque Iván se ha acordado de ella.

Iván ha sido un crac.

Es algo que tú, como capitana, no tenías que haber olvidado.

Vale.

Hablando de arroz, Iván...

Quiero que sepas que el arroz que hemos servido hoy

es uno de los más ricos de la historia de "MasterChef".

Sorprende que no contestes y no rebatas nada, ¿no?

Me siento muy bien; por haber ayudado al equipo,

por haber hecho bien el arroz y porque estéis contentos conmigo.

Saray... ¿Le quieres decir algo a Samantha?

Sí, por favor, Saray. Si te ha molestado, perdóname.

Te dije "Samanti religiosa", de Samanti, de...

Pero como un juego de palabras, no como un insulto.

No, es cariñosísimo. ¿Por qué?

Porque Samanti... Entonces, dije "Samanti religiosa",

porque pegaba, ¿no? ¿Sabes cómo es?

Fíate mucho de Samanti religiosa. ¿Sí, no?

Que vengo a ayudarte, no como estos dos, ¡vaya peligro!

Dicho esto, el equipo ganador de la prueba de hoy es...

¡El equipo Rojo!

(GRITAN ALEGRES)

(SARA) ¡Equipo Rojo, equipo Rojo! (TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh!

Estoy fenomenal, muy contenta,

porque hemos ganado, lo hemos conseguido.

Eso, obviamente, solo me puede traer una sonrisa.

Iván, queremos que sepas que para nosotros

has sido el mejor aspirante de la prueba de hoy.

¡Felicidades! Te lo has ganado.

Muchas gracias.

Estoy muy agradecido por las valoraciones, por el equipo

y como me gusta que me digan cuándo lo hago bien, muy bien.

Y... disfrutar de cocinar, que es a lo que he venido.

Equipo Blanco, equipo Azul, uno de vosotros nueve

será el siguiente expulsado de "MasterChef".

Suerte a todos en la prueba de eliminación.

(ALGUNOS) Gracias, chef.

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable en la naturaleza;

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música)

(Música)

¡Buenas noches!

Regresamos a las cocinas de "MasterChef",

después de que los aspirantes hayan salido airosos

con un menú de tapas, precisamente,

en la Capital Española de la Gastronomía de este año,

Murcia, famosa por su tapeo. A pesar de habernos dejado bien,

nueve aspirantes llegan con delantal negro.

(Música)

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a las cocinas.

(TODOS) Gracias, chef.

Iván, nos habías confesado que estabas enfadado con nosotros,

porque decías que la teníamos tomada contigo.

¿Se te ha pasado? Bueno, se me va pasando,

los del norte vamos despacio con todo;

cada vez estoy más tranquilo y empezaré a hacerlo mejor.

A ver si es verdad...

Luna, ¿qué tal ha sido trabajar a las órdenes de Alberto?

¿Es cierto eso de la erótica del poder?

Sí, un poquito; la verdad es que me gustaba, sí.

Como que me imponía.

Estaba guay. Es como... ¡guau, capitán...! Me encanta!

Hay alguna compañera que habla

de un acercamiento real entre Alberto y tú. ¿Es verdad?

A ratos. Ayer estuvo sin dirigirme la palabra en todo el día.

Alberto... A nadie.

Hablabas con Fidel, hablabas con Rosa...

¿Ellos no la cagaron en su prueba?

Ellos, también, metieron la pata y a mí me dejas de hablar.

Primera discusión de pareja, ¡cómo me gusta! Qué monos sois.

Con Alberto tengo buen "feeling",

y que haya estado distante conmigo y cabreado por la prueba, me duele.

Josemari, la semana pasada ignoraste las órdenes de Adrián

y te dedicaste a meterte con el trabajo de Saray,

y esta semana te has dedicado a ignorar los consejos de tu equipo

y los de Samantha. ¿Qué pasa?

He ignorado el consejo de Samantha, pero no el de mi capitana.

Teresa, por alusiones.

Lo siento, Samantha, porque confiaste en nosotros,

para mí eres una excelente chef y un modelo a seguir,

pero Josemari no puede estar de aquí para allá,

debe hacer una cosa detrás de otra, cuando acabe una, otra.

Consideré que era eso.

A Josemari había que atarle en corto,

porque es verdad que se dispersa.

Me llaman disperso, pero no, cuando saben que hacen algo mal

y voy a ayudarles, me dicen que me vaya a mi sitio,

no aceptan, a lo mejor, las ayudas, no una crítica, ayudas.

Juana, no te reconozco. ¿Qué te has hecho, mujer?

Ese morrito rojo, Juana... Le queda genial, se lo decimos.

La primera vez en mi vida. No me lo creo.

Ni me pinté cuando me casé ni nunca,

pero dicen que estoy favorecida y como quiero estar a la altura...

Que los 74 parezcan treinta o cuarenta...

Lo has superado ya, con esos pendientes...

¡Calaveras! Mira, y los calcetines.

No sigas, no sigas. Te veo una "influencer".

No sigas, que no te reconozco, de verdad.

Juana es la ternura personalizada,

es la abuelita de la casa, y todos la queremos muchísimo.

Bueno, delantales blancos, podéis subir a la galería. ¡Vamos!

¡Bravo! ¡Bravo! -Suerte.

(IVÁN) Estoy subiendo a la galería y estoy muy contento.

Otra semana más en la que, posiblemente,

aprenda otra cosilla y me haga ser mejor cada día.

Iván, fuiste el mejor en la prueba por equipos

y tienes una ventaja. ¿Qué te gustaría que fuera?

Me encantaría poder salvar a alguien, estaría bastante bien;

pero, en realidad, no será así, lo que yo quiera no va a ser.

Venga, puedes salvar, en este momento,

a uno de los delantales negros de la eliminación.

Piénsalo bien y dinos un nombre y una razón, claro.

Voy a ser fiel a mis principios, estoy muy a gusto

y es alguien que quiere aprender, así que, voy a salvar a Fidel.

Por segunda vez. -Por segunda vez.

¿Estoy salvado?

Tenía un montón de amuletos de mis compañeros.

¡Madre mía! No querían que me fuera.

Claro... Así, cualquiera.

Alguno tenía que dar suerte.

Como sus tatuajes, de amuletos, doscientos;

no viene con una ramita de romero. No me extraña.

Reparte, Fidel, reparte. -Fidel, la estrella para Luna.

¿La estrella para mí? -Sí, para ti.

Fidel, ¿por qué crees que te ha salvado?

Creo que es un tema afectivo, porque soy muy simpático.

Te quiero. (RÍEN)

Adelante, corre con Iván a la galería. ¡Vamos!

(FIDEL) ¡Vamos, vamos! (SARA) ¡Ole!

Mi amor.

En el fondo espero que alguno me pueda salvar,

porque creo que soy el que mejor les cae de la casa.

Iván, ¿contento con tu ventaja? ¿Has visto que somos complacientes?

¿Puedo salvar a más? (LUNA) Uno más.

No, pero no hemos terminado; no todo iba a ser tan fácil.

Debes decirnos, ahora mismo, el nombre de uno

de los delantales blancos que se jugará la eliminación...

¡Qué dices! ...con los delantales negros.

¡Qué fuerte! -Vaya...

Baja tú, Iván. -No.

Sí. -No.

Ya sabía yo que esto no quedaba así.

Lo tengo muy fácil, mis compañeras se han ganado,

con sus propias manos, el estar aquí arriba;

Fidel, creo que tienes que volver a bajar.

Perfecto. -De delantal blanco.

-Ahora, es blanco. ¿Vuelves a bajar a Fidel?

Creo que es lo más justo. -Sí.

Qué poquito te ha durado, Fidel. (SARA) Suerte, Fidel.

(IVÁN) Suerte. -Aplaudidme, que no es pena.

(SARA) ¡Bravo!

Tengo dos amuletos, nada puede salir mal.

(ANA) Ha sido breve pero intenso. (SARA) Pobre...

Fidel, ¿quieres decirle algo a Iván?

Que le quiero, igualmente, no pasa nada,

y espero continuar otra semana para seguir aprendiendo.

Andy, te noto esa sonrisilla... Hombre, porque... Espérate.

¿Por qué? Ya no tendrá más ventajas, ¿no?

No hemos terminado. No digo nada hasta entonces.

-Creo que si esta es la ventaja, ha quedado desperdiciada, ¿no?

Yo... a lo mejor, hubiese bajado a Sara Lúa, ¿no?

Que es una rival fuerte. El rey de la estrategia.

(FIDEL) El abogado del diablo.

Tenía muy claro, cuando entré,

que esto era una competición y que no venía a hacer amigos,

que... que es lo que hay.

Delantales negros, ocupad vuestros puestos de cocina,

porque empieza la prueba de eliminación. ¡Vamos!

Vamos, chicos, vamos. -¡Venga, vamos, niños!

(SARA) Suerte, chicos.

No puedo quitaros a ninguna, porque estoy por vosotras, también.

No te quiero nada, eres un bicho.

(JUANA) Andy, para ser así... pijo,

se coge enemigos a lo tonto, a lo tonto.

(LUNA) Que no sea un pollo. (SONSOLES) Que sí lo sea.

A la de tres, quiero que levantéis las cajas a la vez.

Una, dos y tres.

(GRITAN DE ALEGRÍA Y DE TRISTEZA)

(SONSOLES) Lo sabía. -Bravo...

(LUNA) Me muero.

Me muero... Hoy no es mi día, ya lo sé.

Sé que hoy no es mi día.

¡No, tío! Luna, ¿qué te pasa?

Que no me gusta deshuesar estas cosas.

¿Quién te ha dicho que hay que deshuesar?

Es un alimento básico de la cocina tradicional,

no solo española, en el mundo entero;

es uno de los alimentos más versátiles y saludables,

una carne blanca baja en grasa, que contiene proteínas

y alta digestibilidad. Un producto para la dieta de todos;

para niños, embarazadas, deportistas, personas mayores...

Tiene los nutrientes necesarios para una dieta equilibrada

y aporta grande beneficios para la salud.

Fidel, te veo pensando en la galería.

Pienso en el pollito,

a ver qué nos hacéis hacer, que me dais miedo, como siempre;

seguro que no será algo como limpiarlo y ya está.

Fidel, la clave está debajo de esta campana;

así que, aspirantes, delante de cocinas.

Ahora nos lo dirán.

Luna, relájate. -Gordi, relájate.

A ver qué pasa, no podía ser todo tan sencillo.

Sonsoles, ¿qué crees que esconde la campana?

Me gustaría que fuese un pollo deshuesado.

Vamos a descubrirlo. No quiero mirar.

Pollo. -¿Otro pollo?

¿Queréis saber qué voy a hacer con este pollo?

(ALGUNOS) Sí. Vamos allá.

Deshuesarlo.

(LUNA) ¿¡A ciegas!? ¡No! (ROSA) Él lo hará a ciegas.

Solo me quedan nueve dedos. (LUNA) No, güey, no me lo creo.

Nosotros no lo haremos sin ver.

Jordi, mejor quítate la chaqueta, ¿no?

(SONSOLES) Oye, pues, está... Está fuertote, ¿eh?

(LUNE) Tiene brazos turgentes.

Venga. Cuidado con los deditos, ¿eh, Jordi?

(Música)

No me lo creo.

(FIDEL) Chicos, silencio, dejad de hablar todos.

Silencio, por favor.

Que no lo ve.

¡Ay! Pepe...

Es que ha sonado a dedo. Pechuga.

(LUNA) Ay, ha quitado la pechuga.

Qué bien lo hace, ¿no? Qué manejo tiene.

(EL POLLO CRUJE)

Así te hará Alberto cuando te coja.

(Música)

No quiero imaginarle en otros menesteres.

(LUNA) Estoy flipando. Me tiene en vilo.

(Música)

¡Guau! (ANA) ¡Bravo!

(SARAY) ¡Ole, ese Jordi! (ANA) ¡Bravo!

(SARAY) ¡Qué fiera, niño!

(SONSOLES) Qué fuerte Jordi, lo tiene todo.

Ha deshuesado un pollo con los ojos cerrados

y le ha quedado como una patena.

Aspirantes, ahora es vuestro turno.

Uf...

Como podéis imaginar, tendréis que despiezar el pollo,

pero no corráis tanto; primero, abrid el cajón

y coged el antifaz que tenéis ahí. (ALGUNOS) ¡No!

Venga, os lo podéis poner. Vamos.

(LUNA) No, no, no. (ROSA) No me lo creo, de verdad.

No os preocupéis, hemos traído refuerzos sanitarios.

Me dejas mucho más tranquila.

Pero os pido que extreméis las precauciones.

¡Qué claustrofobia!

¡No veo nada, en absoluto! ¡Esto es la nada!

Por favor, no puedo hacerlo así.

Es por el tacto, chicos.

(IMITA A JULIO IGLESIAS) # Ese pollo, ese pollo. Ey. #

Vaya mi imitación de Julito.

¿Estáis preparados? (ALGUNOS) Sí, chef.

(LUNA) ¡No! ¡Sí!

¿Sí o no? (ALGUNOS) ¡Sí, chef!

Si estáis preparados, cuanto cuente tres debéis empezar.

¿Preparados? (ALGUNOS) ¡Sí, chef!

¿Listos?

Bueno... Va...

(RÍEN ALIVIADOS)

(Risas)

Qué majos.

No estamos tan locos, hombre, no estamos tan locos.

No saben así, imagina con un antifaz.

¡Ay, por favor! Qué alegría más grande. ¡Ole!

Os quedan muchas semanas aquí y no queremos perderos,

por lo menos, tan pronto, ni a vosotros ni a vuestros dedos.

Tenéis que despiezar el pollo, pero con los ojos bien abiertos.

Que tu luz sea mi luz y tus manos sean las mías.

Tenéis que hacer lo mismo que he hecho yo;

sacar las pechugas, los jamoncitos, los contramuslos y las alitas.

Perfecto.

Y dejar la carcasa limpia. Para ello, tenéis dos minutos.

¡Ah! Estamos en temporada ocho,

para vosotros debería ser sencillo, lo hemos hecho varias veces.

Si alguno termina antes de tiempo que levante la mano e iremos a ver.

Sed rápidos. Rápidos, chicos.

Los dos que lo hagan mejor y más rápido...

Se salvan.

Se libran de cocinar y subirán a la galería,

asegurándose una semana más en "MasterChef".

(TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo para despiezar el pollo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

(ANA) Vamos, chicos.

(Música)

Alguno no te han visto;

primero, quitas los muslos y, luego, las pechugas.

Rosa lo está haciendo a la vez y ya va mal.

Se puede hacer, pero ¿qué necesidad?

Haces así, quitas esto y lo otro.

(SARAY) ¡Vamos, Luna! -Una pechuga.

¡Dale ahí!

(Música)

(ANA) Venga, mi Rosi "preciosi".

Venga, vamos ahí.

(Música)

(IVÁN) Vamos, chicos.

(Música)

Aspirantes, os queda un minuto. (GRITA POR EL ESFUERZO)

(ANA) Venga, que queda poquito. (SARA) Vamos, Luna.

(Música)

Os recuerdo: pechugas, alitas, jamoncitos y contramuslos.

Y la carcasa, perfectamente, limpia.

(ANA) Más rápido.

(Música)

(Música)

Mira, Rosa ha terminado.

(Música)

Alberto dice que ha acabado.

(LUNA) ¡Mierda! Diez, nueve, ocho...

¡Estoy! ...siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

¡Ay!

Una vez había despiezado alguno,

pero, claro, en dos minutos, nunca.

Los tres que levantaros las manos antes del tiempo ha sido,

primero, Rosa, luego, Alberto y, luego, Teresa.

Vamos a ver a Rosa. Bueno, bueno, bueno...

Uf... madre mía. Mucha velocidad pero poca rentabilidad.

Mucha pechuguita veo por aquí...

Con eso me hago dos filetes empanados.

¡Madre mía! La piel...

Aquí hay carne para dos pechugas. Y cinco.

Lo hemos destrozado.

Alberto, ¿qué ha pasado aquí? ¡Bueno!

Vaya trabajo, ¿eh? Bueno...

Hemos dejado un poquito de carne. ¿Un poquito?

Bueno... Un "muchito". diría yo.

Sí, hay carne para sacar. Defectos, Alberto.

No lo he acabado de apurar y...

Creo que no me salvaré.

¿Te has cortado, Teresa? No.

¿Seguro? Manitas... Sí.

Vaya. Gajes del oficio, ya se sabe.

Bien. ¿Sí? Gracias, chef.

Has dejado poca carne. Y la carcasa está limpia.

Bueno... bien. Listo.

Gracias, chef. -Teresa, muy bien.

He sido la tercera en levantar los brazos,

pero ya me veo con el delantal blanco, la verdad.

Bueno, Fidel, intuyo que no has terminado, claro.

Me han faltado los contramuslos. Visto está.

(Música)

¿Qué tal, chefs? Casi, casi, ¿no?

Está bien, el trabajo está limpio. Está bien.

Sí. Bien, sí.

Está muy bien sacado. ¡Muy bien! # Ey... #

# Ey... # ¡Ey!

¡Ey! Es un niño grande.

¡Bueno! Madre mía, con lo contento que estabas...

No has acabado y le has dado una buena paliza.

De acuerdo.

Mucho estudiar, pero no le he visto en la cocina.

No hay defensa.

No hay defensa aquí. Ay...

Pues, ya tiene que cocinar... (ANA) Toma.

¡Toma cocina, ¿no?! -¡Claro!

Claro. -El tiempo ajusta a todos.

Michael. "Hello, chefs".

Me han faltado solo las nalgas. Un contramuslo.

Qué pena, Michael, porque apuntaba maneras.

(RÍE) "What a pity! What a pity!".

Hay quien piensa que no sé inglés, pero yo soy bilingüe.

Tenía ganas de terminarlo pronto para decirle...

¿Lo has entendido? Sí.

"In your face", te voy a dar en la cara.

Muy bien, Michael... Thank you... gracias.

Sonsoles lo ha hecho muy bien, también.

Bueno, Sonsoles... te has quedado un poco a medias.

Ay... qué pena. Bueno, cocinaremos.

Cocinaremos... sí. Te digo como a Michael, next time.

Luna... ¿qué has hecho? Madre mía...

Lo he sacado todo. Pero, vamos... a torniscones.

¿Cómo una pechuga puede pesar 200 gramos y otra 300?

¿Cómo se llama esta parte? Eso es el contramuslo.

¿Al contramuslo qué le ha pasado?

Los contramuslos eran pequeñitos, ya te lo digo.

Sí... y los muslos grandes. (RÍE)

Como todo en la vida, no todos somos iguales:

unos altos, otros bajos, gordos, en fin...

Todos los pollos no son iguales. Jordi, pon tu pierna ahí.

Eh... pon la tuya. Es más corta la de Jordi.

¿Ves? Este tiene pelos, ¿a ver la tuya?

La mía tiene... blanquita. ¿Notas la diferencia?

Esta es más blanca, ¿entiendes?

Luego los hay más morenitos. Hay gallo de corra...

Y, ahora, ya me he quedado así.

(LOS TRES RÍEN) Pero con más tiempo, lo hago mejor.

Claro, el próximo día media hora.

Una, dos... Joder...

Qué vergüenza.

No me gusta dislocarle los huesos, sacarle la piel...

Lo veo ahí y... no, no puedo.

De los tres aspirantes que han acabado antes de tiempo

que son Rosa, Alberto y Teresa solo Teresa lo ha hecho bien.

¿De verdad? ¡Uh, gracias!

(TODOS APLAUDEN) ¡Ole, Tere!

-Gracias... (TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Por tanto, los dos aspirantes que mejor han despiezado el pollo

y se libran de cocinar en esta eliminación son...

Teresa. Gracias.

Y José Mari.

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA) ¡Guau, José Mari...!

¡Bien, muy bien!

Enhorabuena a los dos, porque os acabáis de asegurar

una semana más en las cocinas de "MasterChef".

(TODOS APLAUDEN) ¡Vamos!

¡Tere, sube, sube! (TERE GRITA Y RÍE)

¡Yupi! ¡Ay, subo las escaleras sin mirar atrás!

¡Una semana más en "MasterChef" estoy contentísima, de verdad!

Quiero a este programa.

El resto tenéis que seguir demostrando que merecéis mantener

vuestro puesto en la cocina de "MasterChef".

Y se lo voy a demostrar. Para ello debéis preparar

una degustación de pollo con la pieza que habéis partido.

Lo vais a hacer en cuatro cocciones diferentes:

a la plancha, frito, al horno y guisado.

Fácil, fácil...

Contáis con 60 minutos para hacer cuatro platos

cuyo protagonista sea el pollo en esas cuatro cocciones;

debéis saber qué parte del pollo es la ideal para cada elaboración.

Y, por supuesto, todos los platos deben tener

acompañamiento y ser dignos de "MasterChef".

Por tanto, tenéis otros tres minutos

para entrar al supermercado a coger todos los ingredientes

que vais a necesitar para vuestras elaboraciones.

Antes de que os lancéis al súper vamos a recibir

a una de las personas que más sabe de este ave en el mundo,

lo han bautizado como "el pollero de las estrellas Michelín"

y por sus manos pasan, además de pollos

los mejores pichones franceses, pulardas de Bresse.

Adelante, Higinio Gómez.

(TODOS APLAUDEN) -Buenas...

-Ay, Higinio, ayúdanos.

¿Qué tal? Muy bien, ¿tú qué tal?

Contenta de tenerte con nosotros. Muchas gracias.

Buenas noches, Higinio, ya teníamos ganas de verte por "MasterChef".

Un placer tenerte aquí. El honor es mío.

¿Cuánto tiempo llevas dedicándote a abastecer de aves

a los mejores restaurantes del país?

Pues ya ni me acuerdo, en la profesión llevo unos 50 años.

¿Cuáles son las aves más exquisitas que vendes y distribuyes?

Nosotros pensamos, siempre, que todas la aves tienen

su importancia, luego, dentro de las consideradas

aves de categoría está el "Label Rouge"

que es como una denominación de origen

y ahí entran cantidad de aves: pularda, pichón, capón...

En fin, cosas que son de temporada. Higinio...

Los aspirantes tienen que hacernos una degustación de pollo

en cuatro cocciones, tú que, además de vender

las mejores aves e impartir clases en el Basque Culinary Center,

¿qué consejos les das para afrontar este reto?

Tenemos que pensar que las aves tienen diferentes texturas,

cada una de las piezas tienen un punto de cocción

y tenéis que... no sé, desarrollar un poquito

y que veáis lo que mejor podéis desarrollar con cada pieza.

Aspirantes, ya habéis escuchado a Higinio,

así que espero que hayáis tomado buena nota de sus consejos.

Ahora sí, toca cocinar.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo para entrar al súper comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

(SARAY) ¡Romerito! -¡Vamos, Luni!

(LUNA) Permiso, permiso.

-Qué bien se está aquí, ¿eh? (JUANA) Oh, es verdad.

-Papas... -Perejil...

Aspirantes, os recuerdo que tenéis que hacer cuatro platos.

Si no he cogido nada de verdura. -¿El puerro lo habéis visto?

-Puerros, sí, ahí... -¿Hay patatas?

Buscad bien. -Leche de coco....

Cinco, cuatro, tres...

Dos... uno... ¡a las cocinas!

-¡Vamos...! -Vamos, vamos, vamos...

-Vamos, Luna, venga. -¡Vamos, Lunita!

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

(SARAY CANTA) # Luna, lunera, cascabelera, qué gracia tiene... #

(LUNA) Ay, boniato... quería... coger.

-Venga, vamos a empezar.

-Vamos, Fidel, cuidado... -¡Vamos, Fidelín!

Bueno, Higinio... ¿qué parte es mejor para cada cocción?

Pechuga... a la plancha. Por supuesto.

¿Y para guisar? Para guisar el muslo o contramuslo.

¿Para freír? Aquí viene dado. Las alitas de pollo.

O sea, para ti lo mejor para hacer en el horno es el jamoncito.

El jamoncito lo podemos hacer... el muslo o el contramuslo o entero.

-¡Vamos, Luna, muy bueno eso! ¡Muy bueno!

-¡Ahí, cariño, el romerito, mi Luna! -¡El romerito!

-Ahí, mi vida.

Vale... vamos a ver. Vamos a ver... ubícate.

El guisado...

(JUANA) Está muy nerviosa Rosa. -Pero lo hará genial.

-Sí, pero le resta.

-Por favor, necesito esto ya...

¡Ahora...!

-¡Venga, Luna, Luna... venga!

O sea, hemos pedido un guiso y ya se sabe lo que es:

un pollo, más o menos entero, más o menos troceado que rehogamos

con la verdura, echamos vino... Y lo dejamos cocinar.

Cocer, que se reblandezca la carne, echas patata, zanahoria, setas...

Queremos guiso. Guiso.

¿Por qué no hay pollo en esa pota?

El pollo tiene que estar dentro para hacer el caldo, ya.

Asado, con patatas en el horno, en la plancha con una guarnición...

Chula y una fritura que puede ser un adobado y después una fritura,

donde hacemos el acto de freír a 180 grados, lo que sea.

Dios te bendiga.

Venga, Rosi...

Está muy nerviosa.

Mira, va... se le ha quemado, ¿lo ves?

-Hay tiempo, Rosa, hay tiempo.

Faltan 40 minutos.

-Dejadlo ahí, tranquilo. -Bien, ya está en el horno.

¡¡¡Ah!!!

¡Ay, no, que me he liado!

-Tranqui, tranqui, tronca, tranqui. -Lo estoy pasando fatal.

No puedo con cuatro platos a la vez.

(JUANA) Venga, Luna... (SARAY) A tope con el pollita.

-Estoy hoy... súper, súper, supernerviosa.

No quiero abandonar por nada del mundo, me encanta estas cocinas.

Aunque me vean pasándolo mal, en el fondo, yo disfruto.

Me hubiese encantado que me hubiese salvado Iván.

-A todo el mundo le gustaría que le hubiese salvado.

-Me hubiera encantado que me salvara Iván, ¿a quién no?

Te quitas... te aseguras una semana más; pero está bien,

él lo ha hecho superbién salvando a Fidel.

Vamos... que genial.

-Entiendo que nadie se va a enfadar conmigo por eso.

Total, ibais a bajar para abajo igual.

Bueno, Rosa... Hola, muy buenas. ¿Qué tal...?

(HIGINIO GÓMEZ) ¿Cómo estamos? -Encantadísima de veros.

-Lo mismo digo. Cuéntanos, qué estás haciendo.

Estoy haciendo un caldo

para añadirle al guiso. Has empezado con el guiso.

Estoy en ello, se me ha quemado...

El sofrito que estaba haciendo. -Vaya...

-Pero lo hago en un momento otra vez.

Y le voy a echar un poco de contramuslo

y unos trocitos chiquititos de pechuga, voy a freír la pechuga

y... a la plancha pondré

el contramuslo deshuesado que es muy jugoso

para sacarle los jugos. Todo depende de cómo te organices.

Oye, ¿no cocinas mucho en casa? Yo sí...

Pero el pollo... Hombre.

Siempre lo hago guisado o fritas las pechugas para los niños.

-La carne de pollo da mucho juego en las casas...

A los niños les gusta mucho. ¿A qué niño no le gusta?

Rosa... suerte. Muchas gracias.

-Ya está... no hace falta... -"Nasti yasti".

-Voy a rebozar... -Ya estaría.

-Doble vuelta de empanado. -Brutal, Alberto, qué bueno.

-Esta prueba es fácil, pero tienes que ir rápido.

Es fácil, pero tienes... -Sí, es de velocidad, está claro.

-¡Sonsoles, qué bien huele! -Mejor sabrá.

Aquí tienes a Andy... Muy buenas...

-¿Qué tal? Encantado. (IMITA A R. DE NIRO) ¡Abogadooo!

¿Qué cocciones estás preparando? La primera está en el horno

con un poco de pera y manzana. ¿Qué parte?

El muslo. ¿Qué más?

Estoy haciendo el caldo de pollo,

porque lo voy a meter aquí que estoy haciendo un sofrito

y voy a meter lo que es... la pechuga en tiras pequeñas

para el sofrito con patata y tal al aroma...

¿Eso es un guiso? Sí.

Un guisito...

-Piensa bien el punto de cocción. Acierta con el punto de cocción

y mira a Iván que seguro que te anima desde arriba.

Vamos... vamos. Gracias, chef.

Yo sabía que Iván no me iba a salvar y tampoco me hubiera gustado

porque hubiese quedado como el malo de la película.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan solo 30 minutos.

(JUANA) ¡Vamos, Luna!

Está muy nerviosa, Rosa no parece ella.

Con lo bien que cocina... -Tranquila, Rosa.

-Cuidado con esos fuegos, chicos.

Mira, mira... es que lo quema todo. No le sale nada.

-Se me está echando el tiempo encima

y no estoy haciendo bien las elaboraciones,

incluso estoy haciendo mal

un guiso que me sale, siempre, muy bien y...

Me estoy atorando, estoy muy nerviosa.

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES DESDE LA GALERÍA)

(SARAY) ¡Vamos allá, mi guiri guapo!

-¡Qué rico!

Ya verás como Michael será uno de los mejores

porque hacer un pollito...

-Cuando estaba un poquito pobre en Estados Unidos

lo más barato es comer pollo, entonces...

Sí, estoy muy familiarizado con el pollo.

Mira la de vueltas que le da Fidel para freír,

no sé si lo hace a la plancha empanado...

Lo ha cogido seis veces con las manos. Mira, mira...

Me da que tenemos varios aspirantes empanados.

-¡Fidel no me abandones! -¡Nunca!

¡Juntos!

-Esto lo saco ya... ¡ah! -Qué buena pinta tiene la pechuga.

-¡Dale, Lunita!

Ahí tienes, a ver si estamos...

De luna llena o menguante o cómo está la cosa.

Fatal... es que estoy supernerviosa...

Es que... no sé... el pollo lo veo muy blanco;

pero se está tostando demasiado la... la cebolla.

Y... no sé.

El horno... ¿cuánto tengo que dejar el pollo?

Hasta que esté asado. Ya, no me da tiempo.

Pero ¿te quieres relajar un poco?

Quedan 20 minutos, estás haciendo pollo.

Veo una pechuga a la plancha.

Sí... ¿Con qué estás guisando? Veo...

¿Esto es el guiso? Es guiso con vino blanco...

Parece el asado. Tenía que echarle más agua.

Mira... me gusta hacerlo con mucha cebolla,

pero ya tiene cebolla en el horno.

Eh... relájate, lo primero. -¡Venga, Luna!

Sonsoles, ¿cómo lo llevas?

¿Bien o no? Venga, venga, va.

-Sí, que va genial. -Vamos que puedes.

Sonsoles, ¿qué pasa aquí con tanto humo?

¿Qué ocurre? Yo qué sé, Pepe, vaya día.

Te veo muy... desarbolada, ¿qué te ocurre?

Eh... Pepe, estoy como agobiada.

-De verdad, esta prueba no es tan difícil.

¿Esto qué es? ¿Guiso? Curry.

Un curry de pollo. Sí, curry de pollo.

¿Y qué parte has utilizado? Pechuga y contramuslo.

Bueno, hasta ahí... La plancha. A la plancha pechugas.

¿Y frituras? Alitas.

Y muslos al horno.

Las partes están bien utilizadas, no te agobies, ponle orden.

Orden en la cocina y orden en tu cabeza.

Gracias, Pepe. Venga, ordénalo un poquito.

Vámonos... Hasta luego.

-Qué hambre... qué hambre me da.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Vamos, Rosa!

-No lo entiendo, no entiendo nada.

Sácalo ya.

-José María que bajes...

-El plato de Rosa se puede llamar Achicharrosa.

-Sí, Achicharrosa... (JUANA) Eres muy joven

y seguro que te han dado muchos sopapos...

Mira, menos mal que lo dices con mucha gracia, es de verdad.

Si no...

-"Platunis" ya, venga. Venga, que falta nada y menos.

Bueno, de momento, los que han utilizado bien

todas las partes del pollo han sido Luna, Michael y Sonsoles.

Con matices... con matices.

Sonsoles muy nerviosa, la cocina regada, desorganizada...

Muy nerviosa. Por nerviosa que esté...

Sonsoles, no supera a Luna ni de broma.

Luna está atacada. Está atacada esa chica.

Esto está al curry...

-Vamos, Fidel... -Tú puedes.

-Venga, vamos allá, Fidel. -Mira a la comandante.

¿Qué parte estará haciendo Rosa a la plancha?

Con pintitas. Está quemado.

Pero tú fíjate cómo está...

No, no... Está quemado, quemado.

Los trozos los pincha, los rompe... los agarra de la piel.

No domina el fuego.

-Uf... eso en boca tiene que saber como si te comes un carbón.

-Rosa, tienes tiempo, tienes tus cosas, quedan 5 minutos.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡Vamos, vamos, vamos!

¡Vamos allá, vamos allá!

Os recuerdo que tenéis que presentar

cuatro platos con su guarnición.

¡Dios mío, no he sufrido tanto en mi vida!

(JUANA) ¡Vamos, Sonsoles!

(LUNA) Está perfecta la cebolla. Mira, Luna ella sola se anima.

(SARAY) Luna, dale caña a eso.

-¡Vamos, Fidi! ¡Vamos, Fidi! -Venga, Fidel, cariño...

-Vamos, Sonso...

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos:

entráis en el último minuto.

¿Oído? -¡Sí, chef!

-¡Vale, venga, equipo! ¡Todos con sus cuatro!

¡Que no falte ninguna!

-Ya está, Sonsoles, venga... ¡Vamos, Fidel, vamos!

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba! ¡Bravo, bravo!

(TODOS) ¡Muy bien, muy bien! ¡Ole, muy bien!

¡Bravo! ¡Muy bien, muy bien! (TODOS APLAUDEN)

Muy bien, muy bien...

(ROSA) Acabamos de terminar y me siento con mal sabor de boca.

He venido con un mal pálpito hoy y me da un poco de miedo irme.

Aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado, ahora llega la cata;

pero antes vamos a despedir a nuestro buen amigo Higinio.

Gracias por venir y por enseñarnos lo que nos has contado sobre aves,

nos vemos en tu puesto de mercado. Gracias, amigo.

(TODOS APLAUDEN Y DAN LAS GRACIAS A HIGINIO)

Gracias, Higinio... ¡Suerte!

Adiós, Higinio. Hasta luego.

Gracias, Higinio... Hasta luego.

(ANDY) Esto, pues, me recuerda a los momentos

antes de entrar en los juicios en los que estás nervioso

por dentro y ahí, pues, o haces bien tu trabajo...

O... o adiós.

Aspirantes, comienza la cata.

Sonsoles, tú serás la primera, adelante.

¿Puedo hacer varios viajes? ¿Quieres que te ayude?

Sí, por favor. Voy para allá.

Vamos a ello, ya voy, por favor.

Gracias, Pepe. Fíjate...

Camarero bueno.

Camarero bueno se ha perdido este país.

¿Cómo llamarías a las cuatro elaboraciones en global?

El pollo salvador. (RÍEN)

No lo había pensado, no sé. Cuéntanos, ¿qué has hecho?

He cogido las alitas y las he frito.

Y he hecho un jarabe de... de frambuesas.

Los muslos los he metido al horno con cebolla y con cerveza.

Las pechugas a la plancha rebozadas con huevo y panko.

Y ahí tenemos el guiso. De curry, de pollo al curry.

Bueno, por lo menos has utilizado bien cada producto.

Y ahí es donde... has guisado contramuslos, pechuga...

Has mezclado las dos... ¿qué necesidad de guisar

con pechuga que te va a quedar seco?

Más o menos bien utilizado y más o menos bien trabajado.

Hay guarniciones que me chirrían,

¿qué comes en tu casa? ¿Las alitas las comes con frambuesa?

Qué exótico... no digo que no funcione,

pero por qué complicarse la vida.

Bueno, me acordé de mi sobrina que le encantan las alitas y...

Bueno, con frutos rojos.

Está todo muy justito, cogido con alfileres.

Menos mal que hay partes del producto que has utilizado bien

pero falta ese dominio del fuego para saber que esto necesita

10 minutos más y esto solamente uno.

Yo creo que lo mismo lo podías haber hecho mucho mejor.

Así que una pechuga a la plancha no la hubiera empanado.

Me gusta el asado y el guiso es un guiso.

Todo bien, me sobran los nervios y la inseguridad.

Lo sé, Jordi, me puede la presión en realidad no soy muy nerviosa;

pero entro por la puerta de estas cocinas y...

Ya, suele pasar en las cocinas de "MasterChef"

que la presión nos puede. Sí, lo siento.

Yo no me quiero ir sobre nada,

pero tampoco quiero que se vayan ninguno de mis compañeros.

Es una prueba dura,

esta prueba de expulsión, se acumulan emociones.

Ay, Dios mío...

Luna, cuéntanos. Pollo "atacao".

Pollo "atacao"... Pollo "atacao".

Para los jamoncitos hice el guiso,

para el horno he puesto el muslo y, después,

ahí... está el pollo a la plancha,

al curry con un... garrapiñado de frutos secos.

El otro es una alita frita con su "appelmoes" alemán

que es un puré de manzana

con cebolla roja. Cada parte...

Tiene la cocción adecuada, con lo cual por ahí...

Vamos a ver el sabor.

Si te relajases un poco... Lo he pasado muy mal hoy.

Eh... me ha costado muchísimo estar al loro

de los cuatro platos. Me ha costado mucho hacer un pollo.

¿No cocinas nunca pollo?

Yo soy más de montarlo que de cocinarlo.

Creo que está bastante bien hecho,

el guiso un poco más de guisado y que todo se integre.

Pero está rico el sabor, fíjate.

Me gusta menos la pechuga a la plancha, podrías utilizar

un trozo de pechuga más grande y caramelizar bien la piel.

¿Vale? Es una pechuga de régimen,

si te pones un poco más las pilas y piensas un poco más...

Puedes brillar porque está bien hecho, Luna.

Qué mal lo he pasado. ¿No te parece

que estás un poco acelerada, caótica, nerviosa de más?

Sí, tengo que relajarme

y tengo que hacer yoga que llevo mucho sin hacerlo.

Necesitas tú y necesita Pepe que antes ha subido la pierna

encima de la encimera...

¿Qué te ha pasado? Quiere clases particulares.

-Entre el inglés y el yoga ya lo tenemos todo.

¿Qué postura podría hacer Pepe para estirar un poquito?

Pues yo recomiendo... haces así para limpiar el aura.

Y relajas... Limpiar el aura.

Y relajas la rodilla. Siguiente.

Juntas los pies y te imaginas como una flor

en el pecho que se abre al inhalar y se cierra la exhalar.

E inhalas al cielo...

Soy una flor... Y exhalas a la tierra.

Soy una flor. Ay... espera.

Y atrás... si estás mal de la espalda, dos pasos,

normalmente son... y flexionas aquí, codos pegados a los costados.

Y subes inhalando...

Y exhalando atrás y aquí termina...

Y ya está. -¡Ole, mi Luna, qué fiera!

Vale para todo, niño. (TODOS APLAUDEN)

Esto es un milagro, Luna, teniendo en cuenta

cómo has entrado por las cocinas. Lo he pasado francamente mal,

porque yo pensaba que me iba. Yo también, Luna.

Yo también... y no es nada bueno. Estoy agobiada, porque...

Me he agobiado muchísimo. Hay una cosa importante:

vuelve al yoga, relájate, cuando hay una prueba

en vez de meterte en el agujero "no puedo con el pollo"...

¿Pollo? Pues pollo. Ya.

A ver si te voy a tener que dar las clases de yoga.

Estoy muy sensible hoy, también. Luna, delante de cocinas.

Estoy muy sensible porque en este programa hay subidones y bajones.

Y encima Alberto, desde exteriores, no me hablaba.

Michel... cómo llamas...

A tu conjunto de creaciones. Chicken Delight.

Delicias de pollo, Chicken Delight.

He escogido el contramuslo para el guiso.

Bien, punto bueno. Y la pierna...

El jamoncito. Para el horno.

Dos puntos buenos... Las alitas, chicken wings,

para freírlas... Muy bien.

Y la pechuga la filetee bien

para hacerla a la plancha. Perfecto.

Hay trabajo...

Me encantan las alitas bien fritas. Delicias de pollo.

Es la primera vez que vemos una alita bien frita,

todas las demás cocciones están bien,

creo que podías haberte currado más la guarnición;

porque has utilizado la patata en todas.

Y la patata es americana. Eso no es excusa.

Es verdad que está utilizada en una forma diferente,

pero un poco más de creatividad porque tenías un súper lleno

y me pongo enferma al ver que repetís todos los ingredientes.

¿Tú cocinabas pollo en California?

Sí, siempre, es lo más barato que se puede comer.

Tuve tiempos difíciles y... Y pues no había dinero.

(MICHAEL) Cuando era joven, mi madre me echó de casa por ser gay

estuve en casas de acogida

y al cumplir los 18 años me dijeron que tenía que irme

porque el gobierno no me mantenía.

Entonces, tenía que conseguir trabajitos y muy mal pagados.

Tuve suerte de tener buenos ángeles en mi vida que me ayudaron mucho.

Y siempre les agradezco.

Vale, me gusta mucho las cocciones que has aplicado, acertadas.

Están bien, pero creatividad la justa.

Está bien hecho, pero hay que dar ese paso más.

De pensar... "¿le echo al guiso unas setas?".

Vamos a currar un poco más, elaboraciones muy básicas

que puede hacer un amateur, creo que tienes mano.

Está muy rico el guiso y muy bien ejecutado todo.

¿Vale, Michael? Gracias, Michael.

He sufrido pero estoy satisfecho, estoy muy "very happy".

Muy, muy feliz.

Andy... Se llama cuatro pollos...

Y un gallo. Oh...

El gallo eres tú. Sí.

Claro, claro... Iván, ¿te queda claro

dónde está el gallo? Sí...

El gallo está aquí y, hoy, viene con escolta.

Sí, todo de él, para él. Ya...

Muy ingenioso, nos gusta el nombre.

Bueno, es pollo en cuatro cocciones.

Ahí es donde me equivoqué, he metido la pechuga guisada,

he metido una patata y sofrito... Lo que flota por encima de guiso,

¿eso qué es? Ha metido un poco de grasa.

Tomillo, romero también... sí, se me ha ido el aceite.

Pero he metido los jamoncitos al horno con la manzana asada

y he hecho una vinagreta con lima y arándanos para dar un toque...

Para que acompañe a la manzana. No al pollo, a la manzana.

A la manzana y al pollo, pero va bien con la manzana.

La alita está frita y va con mayonesa de lima

y la pechuga a la plancha con setas y vinagreta de frambuesa.

Hay trabajo... Hay trabajo, Andy.

Ya te digo que hay fallitos, sí. Ese guiso,

evidentemente, está hecho con pechuga

y ha guisado mucho y lleva un kilo de grasa...

Me interesa lo justo.

¿Se puede empanar una alita? Sí, hay que cocerla bien.

Tienes los fallos de un adolescente.

Para mis hijos que empiezan a cocinar con 15 y 17 años

hubiesen hecho estos dos platos y este también, eso demuestra...

Que no guisas. Completamente.

Fríes, asas...

Salteas... guisar es algo que requiere profundidad.

Sabiduría... Se nota que quieres hacer

una cocina muy evolucionada, piensas que puedes hacerla;

pero aquí hay un cocina superficial.

No tiene sabor, no tiene ese fundamento de buen cocinero.

Te queda mucho por evolucionar, hace falta que quieras hacerlo.

Claro que quiero. Si puede...

Yo veo aquí trabajo y demasiados defectos.

Y un poquito de ser pretencioso. Estoy de acuerdo

con ser pretencioso, no voy a discutir sobre técnicas

ni sabores; pero sí es verdad que, también,

sacamos la parte positiva de ser pretencioso,

de tener ganas, de querer aprender.

Ambicioso y pretencioso son cosas distintas.

A lo mejor hay que cambiar el enunciado:

cuatro pollos y un picantón.

Vamos a tener que cambiarlo otra vez.

No sé qué les pasa a los jueces

que dicen que mis platos son pretenciosos.

Y, como yo digo, ¿pretencioso solo puede ser una palabra mala?

Alberto, cuéntanos, qué has hecho.

Cuarteto de pollo. Cuarteto de pollo.

En orden, he hecho un pollo frito al limón

con la pechuga y, luego, una reducción de limón

para echarle por encima.

El siguiente he hecho un contramuslo a la plancha

y unas judías verdes salteadas con soja y sésamo.

Después he hecho un pollo al horno con manzana, patata y ciruelas.

Lo último es un guiso de pollo que es el contramuslo

con verduras. Ajá...

¿Por qué contramuslo a la plancha? Me gusta más porque es más...

Más jugoso, más seco y, normalmente, me hago el contramuslo a la plancha.

Cancelar la reducción de limón. ¿Sí?

Uf... no tiene sentido, de verdad. Una cosa...

Me cae ese pollo encima del gin tonic y me encanta.

Tota... Jo, le daría un saborcito.

Me cago en la mar... No puedo criticarte, ya hemos dicho

que en las eliminaciones hay que ser cauto,

ir a cumplir el expediente y a partir de ahí ver.

Tú has hecho eso, la cocina juvenil o universitaria...

para salir del paso, es cocina la domináis.

Esa... esa se os escapa totalmente.

Me gustaría que practicases un poco el guiso.

Todas las semanas el mismo problema a ver si tenemos un buen guiso.

Juani, por favor, cuando estés en casa con todos,

¿podrías darles alguna clase de guiso?

Es que, como lo mío es tan antiguo, estoy acomplejada.

Ellos son modernos. Al contrario...

Guisa como lo haces todos los días y que miren por dónde empiezas.

Hay que practicar más lo fundamental.

Delante de cocinas. Gracias.

(ALBERTO) Creo que no lo he dado todo,

creo que yo puedo dar más de lo dado hasta ahora.

Pero en esta quería asegurar.

Hay gente que intenta arriesgar

demasiado en una prueba de eliminación y se va a casa.

Fidel, ¿cómo se llama tu... tu degustación?

Chicken Baby Blue.

Guau... ¿por...? Porque...

A mi novia le gusta comer como un menú infantil.

Pollo y patatas. Eso le haces, menú infantil.

Ese es el que más... no te voy a engañar.

Este es el más mono y se lo has dedicado a ella.

No, le dedico todos, a ver si me da energía con los amuletos;

porque creo que, sin duda, lo voy a necesitar.

¿Qué has hecho con el pollo? Pues estos... son los contramuslos,

los he limpiado y los he frito. Oh...

Este lo he hecho a la plancha, rebozado, es pechuga.

La... alita de pollo estofada.

Y el muslo al horno. Hay un trabajo bastante...

Justito, bastante precario, no te digo las formas de trabajar

que han sido terribles. Lo peor es la inseguridad

a la hora de cocinar, has hecho más de 2000 movimientos.

La inseguridad total, para hacer nada.

Fidel, has escuchado todo lo malo que hemos dicho a cada aspirante,

pues tú reúnes todos los defectos. No sé qué decirte, veo poquísimo...

O nada en tu trabajo.

El rebozado que es mucho más grueso que el trozo de pollo

está crudo, es como un engrudo de harina y de pan rallado, es...

Crudo, malo... Puede ser un problema nuestro

que no hemos empezado desde el principio:

sartén grande para freír con abundante aceite,

sartén baja y plana para hacer a la plancha.

A lo mejor hay que empezar por ahí. Solo puedo pedir disculpas...

Muy mal trabajo. Me enfado y me entristezco

porque, al final, me gusta... con todo lo payasete que soy...

Luego, me gusta mucho, o sea, estar a la altura.

Y, hoy sin duda, no he estado a la altura.

¿Qué? Te esperas lo peor, ¿verdad?

Sí, chef. Sabes que no está bien.

Alguno está bien...

Y otro no está nada bien. ¿Cómo llamamos a este conjunto?

Lo que nos dicen los legionarios a los del Aire cuando desfilamos.

"Ave que vuela... a la cazuela". ¿Qué hemos hecho con el pollo?

He hecho un guiso con el contramuslo al azafrán.

La pechuga la he rebozado... ¿Es fritura o qué?

Sí, es la fritura rebozada y frita la pechuga.

Los muslos los he hecho al horno

para que me quedara algo a la plancha más jugoso

he pensado en el contramuslo con un adobado bueno.

Una buena plancha. La salsa no es guarnición.

Salsa, salsa, mayonesa, mayonesa...

No veo guarniciones... probemos. No tengo excusa.

Jolín, Rosa, es que hay fallos de libro.

Me preocupa en ti y me duele.

Porque entiendo a los jovenzuelos, Rosa.

Rosa, madre de familia, se supone que un guiso has hecho un día.

Carne con patatas... no lo sé.

Pollo con no sé cuánto... de verdad.

Este es un guiso que se queda a medias y flojo.

Esto para un niño sin guarnición.

Esto no tiene sentido porque está como quemado

y este está churrascado... muchos fallos, muchos fallos.

En algo tan elemental como cocinar partes de un pollo.

La valoración no es buena.

Casi lo único que veo aquí es que, más o menos, has acertado

el uso de las piezas, el resto... puede ser un "game over"...

En toda regla.

¿Tú crees que alguno de ellos merece estar en el atril?

No. Ya está, no tengo más que decir.

Estoy decepcionada conmigo misma porque no he sabido

manejar las tiempos ni mi conocimiento. Los jueces...

Creo que lo han hecho estupendamente.

-Se pasa mal ahí abajo, ahora. -Yo he estado ahí.

Aspirantes, la cata ha terminado, vamos a deliberar...

Para decidir quién abandona las cocinas de "MasterChef".

-Fidel y Rosa parece que están en la cuerda floja,

se va a ir uno de los dos.

-Tía, con algo tan básico como el pollo... nos hemos columpiado.

-Imagínate... -Van a subir a la galería Michael,

Luna... y Sonsoles.

(LOS JUECES DELIBERAN)

Aspirantes, os hemos visto contentos al descubrir el pollo.

Y no me extraña, es un ingrediente que todos tenemos a mano.

Lo hemos cocinado en muchas ocasiones,

eso sí, siempre hay que consumir pollo origen España;

porque es un producto local, fresco y de alta calidad.

Por eso nos sorprende que,

después de lo difícil que fue la prueba de exteriores

y lo bien que lo hiciste, llegáis al último reto,

en el que tenéis que elaborar cuatro platos con pollo,

en cuatro cocciones elementales y lo hacéis mal.

Al final, lo sencillo es lo difícil. Lo sencillo es lo complicado.

Por un lado hay que saber dar el punto justo a cada cocción

para que el pollo no quede crudo ni tampoco seco.

Además, es muy importante elegir bien el corte del pollo

para cada elaboración.

Es lo que han hecho tres aspirantes que han conseguido cuatro cocciones

y cuatro platos sabrosos y esos aspirantes son...

Luna... Michael y Sonsoles.

¡Bravo! (TODOS APLAUDEN)

Luna, a pesar de tus nervios y ese caos que tenía al comenzar,

hemos probado cuatro platos ricos, bien pensados, originales

y diferentes... sigue por ahí, Luna.

Gracias. Michael...

Has trabajado tranquilo, como tú eres,

y has utilizado bien los distintos cortes de pollo.

Tus alitas estaban muy ricas, en el punto justo de fritura.

Oh... thank you.

Sonsoles, tú también has trabajado caótica, como Luna,

pero has conseguido hacer cuatro buenos platos.

Gracias. Por tanto,

los tres continuáis una semana más

en "MasterChef", podéis subir. ¡Bravo, bravo, compañeros!

Estoy supercontenta de salvarme, todavía creo que no es mi momento

de volver a casa, "MasterChef" me sorprende

para bien en muchos aspectos.

Muchísimas enseñanzas, muchísima riqueza y muchísimo amor.

Ha habido dos aspirantes que nos has presentado platos

en los que se ve trabajo e intención;

en unos más éxito que en otros. Esos aspirantes son...

Alberto...

Y Andy. (TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Hay desigualdad en vuestras elaboraciones:

en algún plato faltaba guarnición, en otros sobraba aceite...

Y tenéis que practicar más cocina tradicional y guisos.

Ya haréis saltos mortales cuando aprendáis a andar.

Podéis subir a la galería.

(TODOS APLAUDEN)

(ANDY) Oigo mi nombre y...

Todos mis males desaparecen, por fin...

Subo a la galería y otra semana más.

Desde arriba se ven las cosas mucho mejor.

Fidel, Rosa...

uno de vosotros el cuarto eliminado de "MasterChef VIII".

Fidel, qué pena que Iván no te dejara en la galería,

porque te habría ahorrado este momento de tensión.

Has trabajado muy desordenado y sin tener nada claro:

elaboraciones que no correspondían,

las guarniciones muy pobres, tristes.

Hay que dar un paso más a ese menú infantil.

Rosa, de ti esperábamos mucho más.

No entendemos cómo no has podido sacar más partido a este reto.

Uno quemado, el otro mal hecho...

El otro mal guisado, sin guarniciones...

Dicho esto...

El aspirante que no continúa en la cocina de "MasterChef" es...

Rosa...

¡No! No, no...

-Rosita... -Gracias.

A tus órdenes.

Fidel... por los pelos. Lo sé.

Os pido disculpas. Hay que ponerse las pilas.

Gracias, chef. Sube a la galería.

(TODOS APLAUDEN Y ANIMAN A FIDEL)

Está claro que hoy ni era mi día

ni era mi prueba ni nada... Si sigo aquí es por los amuletos.

¿Qué ha pasado, Rosa? Me he puesto muy nerviosa.

Pero bueno... pelillos a la mar, lo que me gustaría deciros

es que he aprendido mogollón en este programa.

No solamente de cocina, este programa va de cocinar

de ese espíritu de sacrificio y va de compañerismo...

Y va de... (TODOS) ¡Te queremos! ¡Te queremos!

Va de demostrar lo que cada uno busca.

Me duele irme, pero... les dejo en...

Pinchado en el frigo los versos de Calderón que para mí son mi lema,

es lo que nosotros cantamos cuando corremos en nuestra academia:

"Aquí la más principal hazaña es obedecer

y el debe y como ha de ser es ni pedir ni rehusar".

-¡Ole! (TODOS APLAUDEN)

Espero haber dado, personalmente, y a mis compañeros...

Todos los valores que llevo dentro. Ahí lo tienes...

Creo que eres muy querida, cómo te aplauden y te vitorean.

-¡Te quiero! -¡Claro que sí! ¡Claro que sí!

Allí os espero, en mi base de Torrejón para cuando queráis venir.

Bueno, Rosa, mirando a la galería, ¿quién te gustaría que ganase?

Pues le tengo mucho aprecio a muchos y me gustaría que ganase

alguien con muchísima proyección. Tanto Ana como Sara Lúa y Alberto

son tres personas que yo veo con mucha proyección adelante.

A los demás... adelante y adelante todos.

(TODOS APLAUDEN Y VITOREAN A ROSA)

Rosa, ha sido un placer tenerte en estas cocinas;

pero, lamentablemente, tienes que abandonarlas

y poner tu delantal encima de tu cocina.

No me lo puedo creer...

(ROSA) Gracias. -Venga, Sonsoles...

(TODOS) ¡Guapa!

-¡Vamos, vamos!

-¡Guapa...!

Capitana... (TODOS APLAUDEN) ¡Ole!

(Aplausos desde la galería)

(ROSA) Me voy con un maravilloso sabor de boca

por mis compañeros,

por la experiencia y por todo lo que he podido vivir.

Me hubiera encantado quedarme muchas más semanas.

Y ha sido una experiencia extraordinaria.

Rosa nos dice adiós, pero todavía quedan 13 aspirantes

que siguen luchando por cumplir su sueño.

Todos saben que los errores se pagan caros

y no hay reto pequeño;

porque, incluso, un ingrediente sencillo como el pollo...

Te puede costar la continuidad. Nos vemos en una semana,

mientras ya saben, pónganle... (JUECES) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos al centro de producción de Netflix.

¡Se puede saber qué hacéis parados!

¿No sabéis qué significan estas caretas?

¿Serán los de verdad? (CANTA) # Una mattina

# mi sono alzato... (TODOS CANTAN) # O bella ciao...

# Bella ciao, ciao... # -Bueno, bueno...

(SARAY) Juani, ¿qué pasa? Estás seria...

-Sin cuchillo qué quieres. -¿No hay ningún cuchillo?

-No hay cuchillos, gordi, no hay.

¿Quién habrá sido el cabrito que os ha robado en la cocina?

-¿Alguien ha usado la máquina del vacío alguna vez?

¡Ah! -¡Ha explotado!

¡Equipo azul, media hora,

o cambiamos la marcha o no llegamos!

¿Te gustan cuando destrozan el pescado o cuando está terso...?

Está bien, está bien... Me estás quitando

las ganas del oficio, me voy a dedicar a ser atracador

que me apetece mucho más. Dedícate a cantar.

No me hables así, eres muy vacilona.

Perdón... Me encanta meteros caña

en el veredicto a los vacilones.

Quiero que levantéis las cajas todos a la vez.

(TODOS GRITAN) ¡Qué me dices!

¿Aprenderemos a hacer chucherías?

No, gin tonics. No me ha salido la nata,

no se ha montado... me caigo y me levanto.

-Calla, mujer. Mira cómo corta.

Mira qué corte... Es mezcla de cocinero y torero.

Así todo el día, ¿verdad?

¡Bien, Michael, a tope! -First bizcocho in my life.

Tu postre es una chufla ni magia potagia ni nada, está...

¡Crudo! Ya...

Tienes 90 minutos y puedes sacar algo extraordinario

y no galletas que mi hijo de seis años las hace en 10 minutos.

Todo lo que te han dicho es cierto. -Hoy no estoy tan de acuerdo.

Si te parece tan injusto, solo tienes que darte la vuelta...

Y pirarte. -¿Me estás echando?

Te invito a hacerlo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 3

27 abr 2020

El jurado rendirá un homenaje a la sostenibilidad en los alimentos y al producto orgánico de proximidad pidiendo un plato vegetariano. Elena Furiase, participante de 'MasterChef Celebrity 4', les animará en este reto. Divididos en tres equipos, prepararán un menú degustación de nueve tapas con productos de Murcia, Capital Española de la Gastronomía 2020. El chef Pablo González (2 estrellas Michelin) les ayudará en el cocinado. En la prueba de eliminación, los delantales negros descubrirán la versatilidad del pollo. Primero, tendrán que despiezarlo y sacar pechugas, muslos, contramuslos y alitas. Después, en 60 minutos, cocinarán cuatro platos distintos usando estas cuatro piezas y una cocción diferente en cada receta.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 3" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 3"
Programas completos (108)
Clips

Los últimos 1.966 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. fernando

    excelente talen d cocina....vi todos, el q menos me gusto x el excesivo show es este ultimo.... como puedo ver nuevamente? el master chef 5 q creo fue el mejor d todos..... espero con ansiedad el nuevo de los celebritys....

    09 jul 2020
  2. Lupe Canteli

    Soy fan de ustedes, he visto todos los programas, pero..., en el ultimo programa con la actuación inaceptable de Saray, ustedes les pidieron perdón por esta actitud, a todos, concursantes, personal del programa, aspirantes que no fueron aceptados por aceptarla a ella, pero se les olvido pedirle disculpas a los mas importantes, que somos la audiencia del programa. Esa persona irrespetuosa, maleducada y otras cosas.., se burlo de los jueces, no sirve para cocinar, da mal ejemplo y no cumple con las directrices del programa. De hecho el día que amenazó, queriendo pujar una gracia, a Jordi con un cuchillo y a Ivan con un surten, eran suficientes razones para expulsarla. A ella no la expulsan por no cocinar bien, la expulsan por faltarle el respeto al programa, por indisciplinada, espero no tengan la ocurrencia de permitirle ir a la re pesca, porque si lo hacen, perjudicarían la imagen del programa como un programa serio, en donde se puede bromear, pero el respeto es fundamental. Si se les ocurre aceptarla a que vaya a la re pesca, desde ahora les digo que perderán una admiradora y fiel seguidora del programa. Y como yo, muchos.

    10 may 2020