www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5673509
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 5 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música swing)

Muy buenas noches. Los aspirantes se han enfrentado

en las pruebas anteriores a ingredientes que no conocían.

¡Ostras! Fiesta, fiesta.

Algunos lo utilizaron como excusa para justificar su nivel,

pero esa excusa se ha acabado.

Por mucho que se piense, nunca se adivina.

En el primer reto se van a ver las caras

con un ingrediente básico que todos nos llevamos a la boca

antes de tener los dientes.

Venga, la cajita, a ver...

Aspirantes, bienvenidos una semana más.

No, no, no. Terre...

¿Qué has sentido al entrar sin Melani?

Ya lo sentí al final del pasado programa.

He tomado una decisión y he decidido

que voy a ganar esta edición por ella y por mí.

-Bien. -Muy bien, Terre.

-Tiene que haber una confusión porque voy a ganar yo.

(AINHOA) Yo también vengo con intenciones.

-Yo pensaba que era yo, pero bueno...

Tenéis una caja misteriosa.

"Yes". Terre.

¿Qué te gustaría encontrar? Un salchizo.

(TODOS RÍEN)

Pero bien hecho.

El salchizo se hace así. No hay más.

Creo que es un momento para demostrarle

a la alta gastronomía que el nuevo producto está aquí

y es un salchizo. Jesús.

Ahora que crees que nos conoces un poquito,

¿con qué podríamos sorprenderte en este reto?

Espero que no haya nada que lleve huevo, la verdad.

Eres alérgico al huevo. Soy muy alérgico, mucho.

Ponedle huevo. (RÍE)

En los ocho años que llevamos haciendo "MasterChef",

nunca habíamos dedicado un reto en exclusiva

al alimento que se encuentra debajo de vuestras cajas.

Aunque nos guste especular, solo hay una manera de descubrirlo:

levantando la caja misteriosa todos a la vez.

(GRITA) Una...

(SUSPIRA) Dos...

Y tres. (GRITAN)

-¡Pan! -No, por favor,

que no me ha dado tiempo a hacerlo.

(MEROÑO) Qué bueno. (NICOLÁS) O sea, ¿un bocata?

Ay, madre... Raquel, ¿qué te pasa?

Que he hecho muchas cosas para prepararme

pero pan no he hecho. Por cierto,

¿cómo tienes los brazos de la prueba de exteriores?

Sigo vendada, sí. Pero bueno...

Es una estrategia para dar pena. -Por bruta,

porque no calenté la mantequilla y lo hice a fuerza

y me hice daño. ¿Puedes amasar pan?

Puedo cocinar. ¿Seguro?

La salud es lo primero, tía. O sea...

¿Quieres que abandone el programa?

Que se vaya, pero por su salud, no lo digo por mí.

-Qué ganas de echar a la gente. Esto es un desastre.

Jesús es alérgico al huevo, Raquel no puede amasar...

Me va a doler, pero puedo amasar. (FLO) ¿Seguro?

Para esto no sé para qué venís a "MasterChef".

(RÍE)

Os voy a contar cositas sobre el pan.

El consumo diario de pan tiene beneficios para la salud

desde el punto de vista nutricional,

ya que contiene hidratos de carbono,

fibra, minerales, vitaminas

y nutrientes esenciales para el organismo.

Cada español consumimos al año unos 35 kilos de pan.

Lo que supone menos de 100 gramos al día.

Muy lejos de los 250

que recomiendan los expertos en nutrición.

Flo, ¿tú estás por encima o por debajo de esos 35 kilos

de cada español? Cuando has dicho 35,

estoy muy por encima.

Y cuando dices lo que recomiendan, también estoy muy por encima.

Juanjo, ¿qué tal te llevas con el pan?

Desde que lo trajeron los chinos a pueblo, nunca he hecho una barra.

¿Cuidas tu alimentación? Como lo que me echen.

Como no me engorda...

En mi casa, cuando le ponga nombre

le voy a poner El buen yantar, porque ahí se come bien.

Ahí no hay presentación de platos, ahí es...

¡Plas, plas, plas! A pegote.

Ainhoa, ¿sabes que existe el Día mundial del pan?

No. Pues sí.

Se celebra el 16 de octubre. Ah, mira.

Tú que has viajado tanto, ¿eres más de mollete,

baguete, focaccia...?

Me gusta el pan pero cada vez lo uso menos,

porque a partir de cierta edad, el pan se me va al culo.

Pues no.

Pues sí. Mucha gente cree,

erróneamente, que el pan engorda.

No, engordo yo, el pan no engorda.

Es un alimento que apenas contiene grasa.

Incluir una ración de pan en cada comida

ayuda a equilibrar la dieta incrementando

los hidratos de carbono, que falta nos hacen,

porque la dieta actual, en general, se caracteriza

por exceso de grasas y proteínas y escasos carbohidratos.

Sí, chef. En nuestro país,

contamos con cuatro indicaciones geográficas protegidas de pan.

Pan gallego, que incluye el pan de Cea,

es el primer pan español con sello de origen.

Pan de Cruz, de la comarca de Calatrava,

en Ciudad Real. Pan de Alfacar, en Granada.

Y el pan de payés, en Cataluña.

Cuando éramos pequeñitas, en el campo

hacían los panes grandes,

los panes cateto que se han llamado de toda la vida,

y con ese pan te cortabas un trozo con corteza,

hacías un hoyo y le metías aceite con sal o con azúcar

en función de lo que te gustara.

El pan es un alimento fundamental

en los hogares españoles y símbolo de unión

y fraternidad por excelencia.

De hecho, la palabra "compañero" procede del latín

"cumpanis", cuya traducción literal es "con pan",

o sea, los que comparten el pan.

Y por eso, hemos decidido... Madre mía.

...que trabajéis otra vez en parejas.

(AMANERADO) Yo quiero con Flosie.

-Hum. Por favor, delante de cocinas.

Venid aquí.

Me gusta la idea de que sea en parejas la prueba

porque se siente más repartida la responsabilidad.

Juanjo, ponte aquí, por favor. El psicólogo del grupo.

(JUANJO) A ver qué me preparáis, que os veo venir.

Fuiste el mejor de la prueba por equipos anterior

y aunque decidiste no librar a ninguno de tus compañeros

de la eliminación, te damos una nueva oportunidad

para ser el favorito de la clase.

¿Vale? Qué guay.

Para que sigas haciendo amigos.

Me los vas a echar a todos encima. Vas a decidir

con quién cocinarás y a formar las otras parejas.

Toma ya. -Pues mira,

me hace mucha ilusión elegir a Lucía.

-Gracias. -Me cae muy bien y la quiero mucho.

-Ya, y porque cocina de la leche.

(RÍEN)

-Dice "me hace ilusión con Lucía". Qué casualidad.

-Que hemos bailado juntos. -Venga, hombre.

(LUCÍA) Qué envidiosos son.

"Cómo le quiero a ese chico, no sabes lo que es".

Mira qué es macarra, ¿eh? Pero tiene esa parte de tierno

y de auténtico que no lo tenemos nadie.

Siguiente pareja.

Celia con Jesusito,

sé que se llevan muy bien y se tienen aprecio.

(CELIA) "Trabajar con alguien no me importa, todo lo contrario".

Lo que no sé es si a ellos les gusta hacer pareja conmigo,

pero no es mi problema.

-Venga, a Laura mismo con Nico,

creo que pueden hacer un buen equipo.

-De altura. -La energía está ahí.

Siguiente pareja.

Las Raqueles las pongo juntas, que las veo charlando.

(AMBAS) ¡Ole! -Sé que las va a molar.

¿Por qué? Porque sí.

Porque son Las Retales 2.0.

(RÍE) -Sí.

-A Gonzalo le pongo con Periquín.

(RÍEN) ¿Por qué?

De las parejas que me quedaban, era lo que más me cuadraba.

Tienen buena onda los dos. -Por el nivel culinario.

Solo te quedan cuatro.

Terre, Flo, Josie y Ainhoa. Pues ya está.

Terre-Flo y Josie-Ainhoa. ¿Por qué?

He visto qué rápido se han colocado juntitos.

(FLO) Estamos encantados.

-Somos tres, os recuerdo.

-¿Estás embarazada, Terre? -No, cariño, no.

-Flo, Terre y... (VARIOS) ¡Flosie!

(JOSIE) Es una matrioska. (FLOSIE) "Claro".

-Te sale Rajoy en cinco minutos. (IMITA A RAJOY) "Es verdad".

(RÍEN)

-Repito con Ainhoa feliz. -Me echa bruma.

-Sí, echo bruma.

-Me encanta cocinar contigo. -Y a mí.

-Me llevo muy bien como persona

y eres tan sensible y con tanta cultura,

que en ese sentido nos comunicamos solamente mirándonos a los ojos.

¿Verdad? -Pues gracias.

Tú eres maravillosa, Ainhoa, parecemos folclóricas, es verdad.

Para conocer en qué va a consistir este reto,

vamos a recibir a un chef al que le han apodado

el "payés del siglo XXI".

Desde el restaurante, Els Casals, en Sagàs, Berguedà, Barcelona,

con una estrella Michelin: Oriol Rovira.

Maestro, ¿qué tal? Ma-ra-vi-lla.

¿Cómo va? ¿Qué tal?

Hola a todos. (FLOSIE) "Uy, qué guapo.

Madre mía, está...".

Flosie, ¿qué te pasa con Oriol? Lo veo muy rudo, muy así... No sé.

Muy baguete payesa. No sé.

Una mezcla de harinas.

Uy, madre mía... Y qué baguete".

(GRITA)

(RÍEN)

Bueno, Oriol, bienvenido.

Te he presentado como chef, pero te gusta que te presenten

como padre, ¿de cuántos hijos?

De cuatro. De cuatro. Bueno, bueno.

Guau. Oriol, tienes cuatro hermanos,

trabajáis todos codo con codo.

Sí, somos cinco hermanos.

Cuatro son agricultores y yo, el pequeño, salí cocinero.

Si tienes cuatro hermanos agricultores,

lo más fácil es aprovechar esa sinergia.

-Claro. El restaurante se autoabastece,

más o menos, de lo que producís. Sí.

Un 85-90 por ciento viene directo de la explotación.

Eso es, a mi entender, un...

Un privilegio. Sí.

Es una maravilla. Y un hecho diferencial.

-Me encanta su idea de montar un negocio,

salir de la ciudad y trabajar con la naturaleza y sus elementos.

Ojalá yo más adelante pueda hacer algo parecido.

Oriol, estamos deseando ver qué plato has traído.

-¡Ay, ay, ay! -¡No, no!

-Ay, Dios.

-Un huerto. -Un ladrillo.

-Gran clásico de la cocina francesa clásica: paté en croute.

"Un pan relleno de...".

-Ah, vale.

-De liebre, liebre con castañas.

-Ah, tirado. -Partimos de liebre fresca.

Es importante porque aprovecho esa sangre para ligar

y cuajar la terrina, las carnes de dentro.

Vamos a mezclarla con una guarnición de castañas,

y, aparte, haremos la masa de pan,

forraremos un molde, rellenaremos

con el guiso de liebre y castañas...

-Lo tengo. (RÍEN)

-"Chupao". -Así me gusta, algo fácil.

-Vamos a cocinar a horno

y emplatamos con una pequeña ensalada.

Emplata ya, por Dios.

Igual tengo alguna pregunta, pero así como...

-Vamos a ver...

-¡Qué bueno! -¡Hala!

-¡Fíjate, un pintón!

-Qué bueno, por Dios. -Madre mía...

-Ahí tenemos una terrina, paté de campaña.

-Espectacular. Qué pintón.

Aliñamos un poco, ligeramente.

¡Oh! Qué bueno.

(JOSIE) Maravilloso. Oriol, platazo.

(JOSIE) "Es que me siento absolutamente representado

en una cocina tan barroca".

Es un plato tan bonito... Me ha parecido pimpante. Lo más.

Tranquilos. No os vamos a pedir

un plato tan complejo como este.

(GRITAN) -¿Ahora?

-¡Qué pena!

Pero tendréis que hacer un plato en el que el pan sea protagonista.

Juanjo. ¿Sí?

Tus ventajas no han terminado, amigo. Vente con nosotros.

Juanjo, ¿eres el niño bonito de los jueces, macho?

-Igual es cosa mía, pero le dais a Juanjo demasiada responsabilidad.

No sé... Mira, Juanjo.

Aquí tengo una cosita.

(RAQUEL) ¿Salado o dulce? Tienes que decidir

qué cuatro parejas hacen plato dulce

y darles el azucarero, y qué parejas hacen uno salado

y, por tanto, les das el salero.

Primero, ¿con cuál te quedas tú? ¿Dulce o salado?

¿Te da igual? -Yo prefiero salado.

-Yo también prefiero salado. -Tú y yo somos de salado.

Mucho mejor salado,

aparte que es azul-mami, con lo cual, me va a proteger.

¿Qué le das a Celia y Jesús? Seguro que Celia,

como mi abuela, sabría hacer algo dulce fijo.

-Intentas echarme, te va a costar mucho trabajo.

-Salado, el dulce no te ha gustado.

-Te va a costar mucho trabajo. -Hala.

¿Y a Terre y Flo? Les voy a dar dulce.

¿Dulce por qué? No sé.

Porque tienen cara de zampabollos. (RÍEN)

(RÍE)

(AMANERADO) Digo Flosie.

-Todo vuelve, todo vuelve. -Apuntado, esto apuntado.

¿Qué le das a Josie y a Ainhoa?

Venga, les voy a dar dulce también.

-Vale, perfecto.

-Tienen cara de que les gusta los pastelitos chiquititos.

-Los macarons.

¿Y a las Raqueles qué les das?

Dulce también a las Raqueles,

que son muy dulces ellas. -Oh.

Te queda un salado, un dulce y dos parejas.

El salado se lo voy a dar a ellos. Para que luego no digas

que te echo encima. Hay más opciones con salado que con dulce.

-Que no me señales, tronco. (RÍEN)

-Y a Nico y a Laurita, que los quiero mucho...

-Gracias. -Dulce para no ponerlo difícil.

Ahora que sabéis si vais a elaborar algo dulce o salado,

hay otra cosa importante que debéis conocer.

Ya nos van a fastidiar. -Qué majo.

Esto no termina nunca. Aunque vais a trabajar en parejas,

no vais a cocinar juntos.

-¡Uh, uh! -Joer... Más difícil todavía.

Sería demasiado fácil, ¿no? (IMITA UN REDOBLE)

Uno de los dos cocinará y el otro le irá diciendo los ingredientes

y cómo se elabora. Madre mía...

Se lo va a indicar dibujando.

¡Oh! Bienvenidos

a la prueba del Pictionary Gastronómico.

¡Pero venga ya! -Mira, venga ya.

-¿Pero qué me estás contando?

-Eso es un infierno, te lo digo ya.

Uno de vosotros irá dibujando los ingredientes.

Ah, que es verdad. Y le irá dando las instrucciones

para elaborar el plato.

Podréis entrar en el supermercado tantas veces como necesitéis.

Por supuesto, no podéis hablar.

Solo dibujar.

(FLO) "Te voy a decir lo que va a ser la prueba de hoy".

(MUGE)

(MUGE) -Un toro.

Un toro con los huevos gordos,

grandes, colgones, colgones, grandes y gordos.

-¿Tú dibujas bien?

Acojonante. -Esto me ha costado.

No lo pillo. -No, ya.

-No sé si nos vamos a entender. -No sé.

Juanjo, tu misión no ha terminado.

¿Va a seguir tomando decisiones? Sí.

Ya me extrañaba a mí. También debes elegir

qué miembro de cada pareja va a dibujar en esta prueba.

¿Hasta cuándo va a durar esta broma?

¿Pero cómo pueden darle a este chico

toda la responsabilidad durante todas las pruebas

de manera tan permanente?

Juanjo, de tu pareja, vas a dibujar tú.

(SORPRENDIDA) ¡Ah!

-Estamos apañados, macho.

Dime quién dibuja de la pareja de Celia y Jesús.

¿Quién dibuja? Pues Jesusito.

Jesús. ¡Anda!

Pienso que Celia es más mayor y tiene más guisos a sus espaldas.

-Grande Juanjo. ¿Y entre La Terre y Flo?

Flo dibuja y La Terre cocina. -Cuando termine

la grabación puedes salir corriendo.

Me tienes contento. -Ponte a la cola,

ponte a la cola. (RÍEN)

Las Raqueles. Meroño a dibujar

y Sánchez Silva a cocinar. Josie y Ainhoa.

Josie, que es muy de manicura, lo voy a poner a dibujar.

-La verdad es que sí. Nicolás y Laura, ¿quién dibuja?

Laurita tiene cara de pintar bien y Nico cocina guay, así que...

-Pinto la mona muy bien.

Estoy deseando saber quién va a dibujar de Gonzalo y Perico.

Pues... ¿Me los puedo cargar?

(RÍEN) -Directamente.

-Que dibuje Perico y cocine Gonzalo.

-Di lo que quieras, si no lo vas a arreglar.

Encima...

Es de locos, si me la tiene jurada. Está clarísimo.

Los que vais a dibujar nos vais a acompañar al supermercado.

Por favor, Juanjo, Jesús, Flo, Meroño, Josie, Laura y Perico.

Al súper. Acompáñanos, Oriol. Adiós, Ibáñez.

(FLO) Dibujo fatal y encima me toca dulce.

No, no. O sea, arroz con leche. ¿Cómo lo dibujo?

Como estáis viendo, hay siete campanas

con cuatro platos dulces y tres salados.

Vamos a descubrirlos.

Mousse de pan de especias y crumble salado.

Madre mía...

Torrijas especiadas con helado de vainilla.

Qué bueno.

Milhojas de pan de molde caramelizado,

crema pastelera y frutas.

Qué bueno. (RÍE)

Mini pudding de pan y pasas con salsa de frutos rojos.

Albóndigas de ternera en salsa, setas salteadas y patatas paja.

Hum...

Salmorejo, encurtidos y lomo de anguila ahumada.

Bendito salado...

(RÍE) Por último...

Migas del pastor, polvo de chorizo y uvas.

¿Podemos probar o...? No.

(RÍEN) -Ponéis la miel en los labios...

Juanjo, vas a decidir qué platos vais a hacer en este reto.

Empezamos con el tuyo, ¿qué plato quieres?

Pero ¿qué ha hecho Juanjo que tiene tantas...?

Ser el mejor de la prueba de exteriores.

¿Has ganado alguna?

¿Eh? (RÍEN)

Tienes tres salados para elegir.

¿Migas, salmorejo o albóndigas?

Venga, las albóndigas.

Las albóndigas eliges para ti, ¿no, Juanjo?

¿Qué plato le das a Perico y Gonzalo?

¿Era salado? -Salado, salado.

Yo soy salado. -Eres muy salado, Perico.

-Venga, dale las migas.

-Gracias, Juanjo, da igual uno que otro.

(RÍE) Estoy muerto.

¿Y a Laura y Nico? Soy dulce.

-¿Sois dulces?

¿Les voy a dar...? Venga, el pudding.

El pudding. ¿Por qué? Porque...

(AMANERADO) Flosie fijo que quiere la torrija.

(FLOSIE) "Qué guapo que eres".

(RÍEN) ¿Le das la torrija a Flo?

"Pues claro, Pepe". -Sí.

-Y el mío piénsatelo "mousse" bien. (RÍEN)

Oh... El mousse, que sé que lo quiere.

-¡Ay, qué bien!

Entonces le damos a Josie la milhoja, lógicamente,

por descarte ya. Sí.

-Bueno.

Todo el fin de semana cocinando de sol a sol para llegar aquí

y que me toque dibujar. Imagínate, es tu gozo en un pozo.

Oye, Sami, con cuatro niños

se te va a dar dibujar estupendamente, ¿no?

Dibujar, dibujar, no dibujo muy bien.

Así que... ¿Por qué me lo preguntas?

Estoy pensando que me encantaría verte dibujar

y, sobre todo, ver a Pepe cocinar con tus indicaciones.

¡Ah! ¿Por qué no cocinas tú?

A ti te gusta lucirte y eso. La idea ha sido mía.

Ah, pues es una idea muy tonta.

(RÍEN) Pues vas a cocinar.

¿Me puedes hacer un favor? Sí.

¿Te vas? Así no ves el plato.

¿Cómo? Adiós.

No le veo la gracia.

(RÍEN) La tiene toda.

¿Por qué ellos ven los platos y yo no?

Porque dibujan. Ah, claro.

(RÍEN)

-Estás empanado. -¡Muy bien!

Vete a tu puesto de cocina y ponte la chaquetilla.

Adiós. (RÍEN)

(RISA MALVADA) ¿Preparada?

Sí, chef. Te va a gustar.

¡Oh! -Qué rico.

(JOSIE) Qué fácil.

Sopas de ajo, huevo poché y crujientes de jamón.

Muy bien, me gusta.

Quiero ver cómo dibujas un huevo poché.

Bueno.

Pues es fácil, ideal. Un saquito. Vamos todos a cocina.

Ni palabra a vuestros compañeros.

He sido más de letras que de dibujitos,

en Plástica me ponía un uno la profesora

porque un cero no podían en las notas.

Pero un negado total, negado.

Aspirantes, Pepe, tenéis 60 minutos para elaborar el plato

que vuestros compañeros y Samantha os vayan dibujando.

En la cata descubriremos si habéis disfrutado y los ingredientes.

Y también si coincide el emplatado.

¡Hala! Podréis entrar en el supermercado

tantas veces como necesitéis, pero solo el que cocine,

el otro no se moverá del puesto. Ser el mejor del reto

tiene premio:

se llevará 4.000 euros que donará a la ONG que elija.

"Yeah".

Samantha, Pepe, vosotros no optáis al premio.

No lo entiendo. No te lo mereces.

¿Esas son las normas del concurso? Entonces no jugamos.

(FLO) Te aconsejo que no les digas nada.

Quiero decir, humildad.

Oriol, ¿les puedes dar algún consejo?

Trabajo bien hecho, observad bien,

no tengáis prisa y creo que tiene tanta importancia

los de la izquierda como los de la derecha.

Total, total. Otro político, Celia.

(ORIOL) Parece divertido. -Súper.

Comenzaréis a dibujar,

y en cuanto descubráis algún ingrediente,

os recomiendo que vayáis corriendo al supermercado a cogerlo.

¿Estáis preparados? ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno.

¡Ya! Venga, a ver...

A ver, Periquín. Un pan.

-¿Una vaca? ¿Una vaca entera? ¿Cojo un trozo de vaca?

Algo de vaca. Los cojones de la vaca no, la vaca no tiene.

-Hojas. ¡Un milhojas! -Voy a por leche.

-¿Me espero o voy? A ver, que espero. Dímelo ya todo.

-Albóndigas.

¿Un árbol? ¿Más?

¿Eso qué es?

¿Eso qué es?

Humo. ¿Un barco?

-¿Un ratón? ¿Dos ratones?

Ay... Dos ratones...

-Pescado y humo. -Fumet.

-Ahumado.

De chivar nada,

yo sería incapaz. Sería incapaz, vamos.

(SUSURRA) Es un plato de salmorejo. -Vale, ya sé lo que es.

-Imposible, no me pega nada. (RÍE)

¡Di la verdad, hombre! -¡Claro! ¿Cómo no le iba a chivar?

Oye, de verdad...

¿Me puedes dibujar...? ¿Me quieres? ¿Me sigues queriendo?

(RÍE) Menos mal, por lo menos me quiere.

Migas de pan, migas de pan.

-¿Un suflé? ¡Un suflé!

-Ratón Mickey Mouse... Mouse. ¿Un mousse? ¡Es una mousse!

-Un suflé y luego la cobertura. Vale.

-Y huevos. Leche, nata, azúcar y huevos.

Leche, nata azúcar y huevos. ¡Es una mousse!

¡Es una mousse!

Cebolla, pepino, ajo...

¡Ajo! Me cago en... ¿Eso es un ajo?

(RÍE) Dibuja los pelos arriba, joer.

No sabe ni dibujar un ajo.

Qué bien hago las alcachofas, me ha gustado.

Mientras pintan y colorean, yo pruebo tu plato.

Corta, corta. Que tiene un pintón...

¡Flo!

Muy rico.

(FLOSIE) "Te voy a dibujar a ti". ¿Ese es Jordi?

¿Rabo de Jordi?

De cerdo. Rabo de Jordi.

¿La pata de cerdo?

Jamón... ¡Pues dibuja un jamón!

Te lo juro...

Plato bueno, tradicional...

No es un asado de dos horas. No.

¿Has tenido 30 horitas la liebre? Tiene horas,

la cocción es muy larga.

Es un plato tradicional y le has puesto técnicas modernas.

¿Vino blanco? Vino blanco tenemos aquí.

¡Sopa de ajo!

Entonces cojo los ingredientes, chorizo...

(FLOSIE) "Este eres tú".

"Es Jorge".

Pero le has puesto en un corazón.

Porque lo que amo es la maldad. Ah...

He traído esto pero el último ingrediente no lo he entendido.

¿Te imaginas haciendo esta prueba?

Si sabes el plato, me parece bien. Si no lo sabes...

Claro.

Si te tengo que dibujar yo... No es fácil.

Y con el pan, que pueden ser mil millones de cosas.

Chorizo. Picado.

-¿Perdona? ¿Qué me meto debajo del sobaco?

Ah, el termómetro. ¡Flo, Flo!

No es mímica, es dibujo.

¿Cómo vamos a hacer migas si ninguno sabemos cocinarlas?

¿Qué quieres? ¿Una gallina? ¿El huevo? Sí.

Para sopa. Ya te entiendo. Vale, vale, Sami.

(CELIA) ¿Qué haces, Pepe?

Creo que es una sopa de ajo. ¡Uy, qué buena, por Dios!

Haré una interpretación de la que yo hago en mi casa

y que sea lo que Dios quiera.

¡Si es que está clarísimo, Pepe! Oye, parejita.

El tema de no hablar no lo habéis pillado. Estos van por libre.

¿A que se me ocurre otro

y te pongo dos por listillo? ¿Te hago otro plato?

Por lo menos me he quitado el catalán de encima.

Mira, "Pasión de catalanes" es el programa de hoy.

(RÍEN) Qué tío más tonto.

Están ahí tan a gustito Jordi y Oriol.

¿Por qué no cocinas "una mica"?

(HABLA EN CATALÁN)

¡Bravo! ¡Bravo!

Claro.

(JESÚS) Bien, ¿no Celia? -Va "bene".

Mi amigo Jesús cocina divinamente y da las instrucciones divinamente.

¿Con esos ojos qué podía hacer si no?

-90 exactos, venga.

-Agua de azahar. ¡Ole, mi niño!

-Jesús, en mi pueblo, cogíamos esto,

le hacíamos un agujero, metíamos aceite y era la merienda.

-Qué bueno.

Jesús está dibujando poco y hablando mucho.

Eso es, si no me equivoco, esto. ¡Jesús!

Ya está dibujado, ¿cómo se lo digo ya?

Tu plato tiene más elementos y más dificultad.

Nada, nada. No he dicho nada. Perdón.

-Este pan cómo está de bueno, por Dios. Esto es una maravilla.

¡Oh! (RÍE)

-"Vendo casa en la playa".

¿Chiquillo? Está relacionado con la receta, claramente, ¿no?

Estás entreteniéndote, ¿verdad? ¡Flo!

Dibuja. (FLOSIE) "Somos tú y yo en casa.

Esta es nuestra casita de la playa.

Este eres tú, este soy yo.

Y como no somos felices, la vendo".

(CELIA) Pues no es el momento para vender la casa, hijo.

¡Ya! -Cuando lo saco del fuego,

le voy sumando la leche a la yema, poco a poco.

Vale. -Hum.

-Estoy cocinando unas albóndigas

con una salsita de cebollino y patatas paja

para poner encima de guarnición. Creo que va de eso, ¿verdad?

Bien. ¿Ves? Mi compañero es la leche para dibujar.

Esto es suficiente.

-¿Puedo intentar adivinar la receta? Torrijas. No.

¿Son torrijas? ¿Leche frita?

¿Frita?

¿Leche?

Tú al Pictionary no juegas mucho.

Eres más de bailar un baile, una "rave".

(TARAREA)

(TARAREA) ¡Flo! ¡Dibuja!

(TERRE) A ver, cortamos el pan.

Lo mojamos en todo esto, que hemos hecho la mezcla.

Lo freímos. ¿Una torrija?

Pero si... ¡Te lo he dicho a la primera!

(SUSURRA) Joer, y te he dicho que sí.

-¡No me has dicho que sí! -¡Sí, pero no podía hablar!

-Cuando abramos el restaurante, que no lo sabe nadie...

-¿Cómo se va a llamar? -Díselo tú porque...

-Los Torrijos. -Sí.

-Ya tenemos la leche con azuquita

y las yemitas. ¿Y la nata qué? No me lo dijiste.

Por eso no espesaba, hay que volver a empezar. No pasa nada, tranquila.

(SILBA)

-Muy pequeñito. Ya.

-Confío en Perico, él es el líder del pelotón.

No sé si saldrán las migas originales. No tengo ni idea.

No puedo prometer nada.

Pero que saldrán unas migas, eso seguro.

-A hervir y a separar yemas, vale.

Samantha.

¿Ahí un huevo frito tirado y ya está?

¿Cómo le ponemos el huevo? ¿Huevo?

Duro. Huevo duro.

Intenta pintar los huevos poché.

Poché, claro.

¿Eso qué es? ¡Eso es una varilla!

(RÍE) Un huevo poché.

¡Eh, eh, eh!

(RÍE) ¡Y mira qué varilla dibuja!

Te ríes mucho pero lo adivinas todo al instante.

Sí, vamos...

¿Hay que cortar el calor con hielo?

El mimo de la tercera fila... El mimo dice.

(RÍE)

¿Con las torrijas se les corta luego la cocción?

¿Qué hacen?

(TARAREA)

Vale. No sé para qué, pero hay que cortar la cocción.

¿Cómo vais? ¿Perico?

Ah, que no puedes hablar.

-Me encanta porque cuando haces postres

ya sabes que esto es profesional. Esto va a estar rico.

-Creo que entre la mímica,

el dibujo, y el hilo que nos conecta

podremos llegar a un buen final.

-Lo lleno hasta arriba.

-¿Pan payés? No. ¿Del norte?

¿Eso qué es? ¿Francia? Un pan francés. Pan brioche.

¡Hey!

¿Hay que hacer las torrijas con brioche?

Siempre se ha hecho con una barra del día anterior.

Hay que ver que sois de un... ¡Ay, ay, ay!

De verdad. (RÍE)

-Venga, hemos rectificado, va.

Vamos, compi.

Vale, vale,vale.

¿Qué tal, aspirante?

¿Qué tal, señores? Te traigo aquí al chef.

Si quieres que te eche una mano... No estaría mal.

¿Crees haber adivinado el plato que tienes que cocinar?

Es una sopa de ajo, me imagino.

A ver, ¿qué pasa? ¿Qué pasa? Me gustaría

que dibujaras cómo se emplata eso. Está el plato.

Ah, ¿que está ahí? Ah, mira.

Pero es un huevo frito, ¿y la sopa dónde está?

Alrededor, ¿no la ves en rosa? ¿Lo rosa es la sopa?

Joer. Y quieres que haga un segundo plato.

Eso es lo que no me he enterado. A ver, la sopa...

Dibuja, esto no es mímica. Claro, dibuja.

Pan. Rodaja de pan.

Chocolate. Pan negro.

Pan integral. Pan integral.

¿Les ves bien? Yo bien, ¿no?

No me gustaría verme en su sitio. Ni a mí que me pidan tu plato.

"Quiero terri". "Quiero terri".

¿Terri?

Na. Terri-na.

(RÍE) Hacemos una cosa,

si me lo traes dibujado y se entiende, te lo doy.

¡No! Venga...

¡Flo! Al pintor lo tengo loco ahora.

Cariño mío, voy a meter esto en el animador este.

Te dejamos currar, que te quede rica.

Bien, bien. ¿Bien? Vale.

Tenemos que meterlo en frío. -Al batidor.

(SILBA) -Bueno...

(SILBA) -Grosellas y fresas. 80.

(CANTA) Aunque parezca mentira...

-Hum. -Ainhoa, te están llamando.

Ya, ya, ya. Tío...

Aspirantes, últimos 30 minutos.

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

-Tranquila, tranquila, Raquel.

Tranquila, pero voy a por otro pan. Si es solo miga, con esto no me da.

-¿Qué tal? Bien. No puedes hablarme pero te veo que estás tranquilo.

-El pescado,

eso no sé qué es lo que es. -Sí, es lo mismo, ¿vale?

Ah, pongo pescadito. ¡Pi-pi-pi!

-Esto aquí.

Que estrés, ¿eh? (RÍE)

-Y la miguita. Vale, venga.

-La panceta, el chorizo... ¿Lo tengo que echar aquí?

(RÍE)

Tira, tú tira que lo que hagas estará bien.

(RÍE)

¿Qué dices, tío?

(RÍE)

-Eso es una hierba. -Tiene esta forma.

-Voy a entrar a ver.

-Al animador este, ¿dónde está el animador del frío? Dios mío.

-Relaja, Villalobos, debe estar por algún lado. Esto no puede ser.

(JESÚS) Míralo aquí, ven.

Tiene esta forma.

¡Jesús! (CELIA) ¡No me está diciendo nada!

Si lo demás lo he entendido, pero eso no lo entiendo.

-Un poquito de vino.

-¿Es una torrija de qué zona de España? Vasca.

-¿Dónde hay una hierba así? Es que no veo ninguna hierba así.

-Muy buena. Torrija muy buena. MB.

-¿Qué buscas, Celia? -Una hierba que es así, en recto.

-¿Del "Maíz Basco"?

-Esto tampoco. -Son más formas.

-Ayudadme, por Dios. ¿De charleta?

A ver, tengo que adivinar una hierba fresca

y me pinta esto. Lo demás lo tengo controlado.

¿Eso es una hierba? Coño, parece una palmera.

O una antena. Una antena verde.

-Tampoco soy yo un virtuoso del dibujo...

-No te enfades. Que no te líen. -No me da mucho más la vida.

No pasa nada. Jesús... Jesús, mi amor...

-¿Y qué cocináis hoy? -Un salmorejo.

-Salmorejo os toca. ¿Te lo ha dibujado o dicho?

No, lo he adivinado. -¿Lo dudas con el dibujo?

-Me ha pintado el tomate. -Esto parece en 8D.

Esto es el 8D, Jordi. ¿Y el pez fumeta?

Una sardina de esas o un arenque. ¿Ahumada?

Lo que no he entendido... ¿Esto qué coño es?

Eso es un cigarro.

Es lo más comprensible del cuadro. Sí.

Celia... ¿Qué? Sí, señor.

Nombres, nombres, nombres, hasta adivinarlo. Funciona así.

Yo lo voy a poner todo aquí.

-No entiendo nada, ¿eh?

No entiendo esta torrija.

(RÍE) -¡Flo, ven aquí! ¡Haz el favor!

Por favor...

-¡Dale bonita!

¡La nata, Raquel! ¡La nata, Raquel!

¿Qué hay que hacer con las naranjas? Las tengo ahí.

-Vale.

-¡Que sí! ¡Qué pesado es!

Tengo un sistema para hacer manguera que es infalible.

Escúchame, tranquilízate, coño.

Josie, no me pongas más nerviosa.

Como no puede hablar

lo único que hace es saltar. -Hum.

-Salta y hace "hum, hum". -Hum, hum.

-Hum, hum. -Nos da tiempo. Cállate, pesado.

Más pesado que una vaca en brazos. ¡Calla, hombre!

Que quiero hacer las cosas bien.

-Josie sin poder hablar, por favor.

-Yo creo que es una prueba muy dura para Josie.

Calla, que voy a la batidora. Que sí, nos va a dar tiempo.

-Hum, hum, hum, hum, hum.

Hum, hum. Panceta.

(RÍE)

(BAJITO) Leche, nata y azúcar. -Vale.

(BAJITO) Y huevos.

-¡Bum! -Qué susto me has dado, tío.

¿Qué quieres?

Ahora lo veo.

Lo has hecho muy bien, ahora vengo, un segundito.

Va, va. Vigílalo, ¿vale?

El lomo, has dibujado el lomo. Te ha quedado mejor que a mí.

(RÍEN)

Hacemos un pacto.

Yo te lo dejo, pero te lo dejo 20 segundos.

Me sobran diez. 20, 19, 18...

¿Qué quieres? 17, 16, 15,

14, 13, 12... Párteme un trocito a mí.

11, 10, 9...

Cómete el grande. 8, 7...

Goza rápido. ¡Oye, y yo qué!

6... que me lo llevo, eh.

Córtame un trocito, corre. 5...

Corre, córtame uno. 4, 3...

Cogiste la grande, bien, bien.

2. Bien visto.

Cómo está, tío, espectacular. ¿Cómo llevas el plato con Terre?

Pregúntale a ella que no puedo hablar.

-A ver. -Me puso a dar vueltas

y aquí me tiene. -Pero no vas mal.

Pero no me dice nada. -Me gusta eso de ahí, ¿no?

Los bloques, unas torrijas raras, pero en bloque.

-Ya lo sabes. -Sí, lo adiviné.

Terre, ha sido en base anímica, la dibujo no...

No, hace unos dibujos preciosos. Los he visto.

Esto, el maíz vasco es lo que no hemos entendido.

El maíz vasco. Maíz vasco porque me dijo

que era una torrija de maíz vasco, aúpa.

Garrote, parece Berasategui. Es Berasategui, claro, el garrote,

la torrija famosa de Martín. -Claro, de toda la vida.

Con estas pobres indicaciones y tú, más o menos,

sabes lo que tienes que hacer, es un milagro.

¿Qué? Ahora me metes caña, ¿no? ¡Ah, ahora, ¿no? Con la tontería!

Vámonos. Eso hay que mojar ahí.

¡Dibuja! Vamos ahí:

# Toma, que toma, que toma, # que toma ta. #

Si es que tenía que haber sido cantante, pero...

(RÍE) -Ahora pongo el papel, ¿y qué?

Que dejes de saltar, hombre, coño,

que me pones nerviosísima.

Una. ¿Eso es anguila?

Ya te entiendo, ¿quieres que haga

como una versión del plato de Oriol? Carne picada,

anguila, panceta, ¿huevo también? Vale.

Se está pegando el caramelo,

se está pegando el azúcar. -¡Ah, soy yo!

No, no soy yo. Mala leche. -No sabía que eras tú.

-Por favor, Perico. -Vale, la copa,

pero vamos primero a hacer la galleta, espérate,

sí que dónde va, arriba hecho trocitos.

Arenque.

Lo que puedo, no puedo pintarlo mejor, tío,

porque se me está haciendo ya duro.

¿Qué tal, Josie, sin hablar? Fatal,

no me has dicho nada de mi maravillosa camisa,

es que has pasado de mí. Mi abuela tenía una parecida.

Esto sí es que es emplatado, es del 86.

Por eso te digo. Del 86.

Seguro, pues qué lista y qué bien compró.

¿Qué estás haciendo?

Una milhojas con una crema pastelera, así muy...

Con una pastelera. Pero le eché bien de azahar

porque me gusta con sabor. ¿Qué tal está dibujando Josie?

Josie, muy bien porque dibuja muy bien.

Esta la pongo abajo, esta en el centro.

Yo le veo nervioso, lo de estar callado

no se le da muy bien. Porque está callado.

-Yo me puse esta camisa borbónica para explicarle al mundo

y no me dejan hablar, tengo que dibujar.

Tía, me da mucho miedo que esto se queme.

Muy bien, tiene buena pinta. -No puedes hablar.

A ver si se hace un poco el caramelo de por aquí

porque es que no... ¿Cómo vamos de tiempo?

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Oído.

Plato hondo o plato llano. -Superplano.

¡Pepe! Dime, guapa.

¿Guapa? Te voy a meter una leche. No te entiendo, hija.

Al abatidor y saco la galleta.

Genial, genial.

¡Pepe! Dígamelo, Oriol,

el plato de Oriol, es lo que quiero hacer

salvando las distancias, Samy, salvando las distancias, ya.

Claro, es que, si fuese fácil, ¿verdad?

Una cosa que tenía Berasategui era lo del nitrógeno raro,

pero no sé hacer eso. Bueno, Raquel.

Hola. Sé que eres muy exigente,

solo te diré que tus compañeros acabaron casi todos

y tú tienes esto hecho unos zorros. Espero que salga la galleta

y la mouse está en el abatidor. Pues así la galleta

no me la darás y te la pegarás. ¿No llegamos?

¿Estás agobiada? Mucho y además contigo

no quiero hablar que me has llamado sosa.

¿Qué tal los brazos, sosa? Me llamaste sosa,

mira, cuando me dijiste... ¿qué? No echarías sal, por eso lo dije.

Cuando dijiste sosa, una cosa es que el postre

estuviera soso y otra cosa es que yo sea sosa.

Si está hecha. Calla, calla.

Entonces, me llamaste sosa y pensé...

Es un crudo en toda regla. Para qué lo hemos sacado,

lo sacamos solo para que nos pongan verde.

Esto es como la corteza terrestre, habrá alguna zona habitable, ¿vale?

Sí, de eso se trataba, Una cosa te digo:

Quedan dos minutos y no hay nada emplatado.

Adiós, vámonos. Adiós.

¿A cascoporro? Ya está, creo que suficiente, ¿no?

Chiquillo, el "Quimicefa", ¡que me vuelvo loca!

¿Sigo echando? -Cómo me entiendes, tía.

-Es que se me da bien lo de adivinar las cosas.

¡Olé!

¡Olé, ja!

¿Echo más, cuánto queda?

Aspirantes, Pepe, Samantha, último minuto.

Mira Pepe, Pepe ha hecho

dos platos al final. Sí, sí.

¿Ya pedo hablar? -No.

¿Bien ahí? -Es que falta algo

que no me acuerdo lo que es.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo, manos arriba! ¡Bien!

Hasta el último segundo, es tres, dos, uno, manos arriba

cuando acabas de colocar la menta ahí.

Que nos ha sobrado

ni un segundo. -Ni uno.

Aspirantes, vamos a empezar la cata,

pero primero vamos a probar el plato que ha hecho Pepe

con los dibujos de Samantha a ver si se parece

al que tengo aquí. Vamos, Oriol.

Te quejarás. No, dibujas de maravilla,

Samantha, de verdad. (PEPE) ¿Pero cómo voy a entender

a Samantha si no entendía

lo que era una sopa de ajo si no sabe dibujar un ajo?

Aquí solo hay plato, ¿por qué aquí hay dos?

Porque Samantha me dijo que hiciese otro

y así probar el plato del chef. Se me antojó, tenía hambre

y como vi a Oriol que tenía su plato y no lo probé.

No se me ocurriría hacer tu plato en tan poco tiempo,

no me saldría nunca igual, pero digo: "Voy a imitar

a ver si se parece al del dibujo".

A ver en qué se parece. ¿A ver?

¿Ves cómo es fácil de interpretar lo que yo hago?

Lo que quiero es que veas esto y tu dibujo.

O sea, no me digas que es igual, ¿esta es la sopa?

Claro. ¿Interpretas que esta es la sopa?

Como ves, varios tonos anaranjados,

amarillentos, rosáceos. Otra cosa es que no se entienda

lo que ha dibujado, pero que ha dibujado bien...

Tú no has visto el resto. Las cosas que se pierden

en El Prado. ¿Sabes qué puedes hacer, lo mejor?

Echar la sopa ahí.

Rúcula, pepinillo, alcaparra,

el plato de Oriol, más claro, imposible.

Bueno, he hecho un crujiente y he cogido pan,

lo he mojado, la miga y le he metido con jamoncito fino

y he hecho una pequeña teja. ¡Qué bestia, tú!

¿Sabe a sopa de ajo?

Está muy rica, muy, muy rica. Para no hacer nada más

y comer todo el día eso. La tostada esta, ¿qué es?

Pues es una tostada, tú lo has dicho.

¿Qué nombre le pondrías, mala copia?

No, no diría que es una copia de Oriol porque sería sacrilegio.

Un pan preñado. Es carne picada

aliñada con anguila, bacon, frutos secos, de todo.

Anguilita, ¿no? Y con lo que se sobró de triturar,

el chorizo y jamón, lo envolví a la carne

para que tenga algo más de saborcito.

Un pan preñadito. Está tan rico y lo veo tan fácil

y lo haces en la tele en directo y no te gusta,

hazlo en la escuela online. ¿Quieres que lo haga ahí?

Es fácil y en casa se puede hacer. Ahora, mira, fuera chaquetilla

y dejad de hacer el tonto y venid a vuestro trabajo

que es catar ¿Estamos hecho

el uno para el otro en cocina, sí? Sí.

Yo dibujo, tú cocinas. Y le vamos a decir una cosa:

Si quiere que vayamos a la escuela online, vamos los dos.

Sí, en pareja, ya vamos juntos a todos lados.

Solo no voy, directorcito de la escuela online.

Ahora, sí, empieza la cata, Laura y Nico, vosotros

seréis los primeros, traed el plato y el caballete.

Adelante.

Nico, ¿qué plato habéis hecho? Se llama pudding de rojo satén×

para darle ese toque erótico. Eso no es un pudding,

eso es un milagro. Con lo que hay ahí pintado

eso es un milagro, Nicolás.

¿Estás de acuerdo, Laura, un pudding?

Claro, voy a muerte con el plato y con mi compañero.

¿Y se parece al que te enseñamos en el supermercado?

Es de la familia. -Venga, hombre, primo, primo.

El primo pequeño Vamos a probar.

Yo veo para empezar que la textura

no es la misma que el nuestro. Es un mazacote.

Lo que creo es que tiene demasiada cantidad de pan.

No están mal los frutos rojos, le falta más consistencia,

reducir un poco más... en fin. Un poco de dureza,

dureza cuando se trata de que tiene que ser terciopelo

y tiene que tener una textura muy cremosa.

¿Cómo se dice mazacote en catalán?

(HABLA EN CATALÁN) -Tochu.

Un tochu, un tochu, ¿no?

La frambuesa si hubieses colado un poco ese jarabe de frambuesa

porque hay unas semillazas que molestan.

Mucha intención, mal resultado.

El zasca ha sido grande, porque veníamos muy arriba.

Inesperado porque ha sido un trabajo artístico.

Creo que se excedieron.

-No estuvieron muy acertados hoy los jueces.

Raquel, ¿qué plato habéis hecho? Mickey mousse.

Mickey mousse. ¡Apa!

Es porque Raquel ha hecho un trabajo extraordinario

y ha encontrado un camino que era Mickey Mouse.

Mickey Mouse, Mickey mousse, mousse.

Qué imaginación tienes, Raquel. Ella tiene gemelos,

yo tengo mellizos y sabemos qué es eso

de que el otro piense, pensar a la vez.

Vamos a ver cómo era el plato original,

¡huy, igualitos, gemelos también!

"Gemeliers". ¿Qué problema hay aquí?

De momento, de color. La teja, tengo curiosidad por ella,

la quemada cruda esa que han hecho.

A ver, bueno. -Mi amor.

No, no. -Sí, chef, o sea.

Sí, chef. Bueno, vamos a probar.

Imagínate que les gusta más el nuestro.

¿Hay algo aquí debajo o es todo igual?

Vaya potaje. ¿Y esto qué se toma

como primero o como postre? ¿Qué pan le echasteis?

Me ha parecido que me estaba pidiendo

un pan de semilla. De semilla, no, pan de especias.

De especias. ¿Veis el color que tiene?

Mousse de pan de especias y crumble salado,

este era el título del plato, ¿dónde están las elaboraciones?

¿El crumble, el pan de especias? No, no está.

No está. (EMITE UN SONIDO DESCENDENTE)

No sabe a nada. No tiene nada que ver,

esto es un amasijo que te lo comes, te llena.

parecen gachas frías

y no tiene ningún sentido. Pedían una mousse

y creo que no es una mousse, creo que más bien es una crema.

-Tengo dos calenturas, dos roturas fibrilares

te digo que dos programas más y voy a la UCI que voy,

estoy en la puerta de la UCI. Te tenemos sin brazos,

casi sin boca ya, ¿qué será lo siguiente?

Y sosa. (R. SÁNCHEZ) En el mundo

de la cocina si alguien te llama sosa...

Eso es venenito. -Cuidadito con las "gemeliers".

-A mí, llámame cualquier cosa que mira que me lo llamaron ya,

pero sosa, sosa, no, sosa, no.

¿Qué tal ha sido dibujarle a Gonzalo?

El mérito es suyo total porque yo me he explicado mal

y él ha deducido e intuido más

que lo que era yo capaz de explicarle.

Perico, miente, es una contrarreloj por equipos,

no era individual. ¿Y qué plato es?

Unas migas que las hemos llamado leyendas de pasión

¡Guau! Hay un momento en la película

en la que al padre, el papel de Anthony Hopkins,

le da una embolia y solo se puede comunicar

escribiendo en una pizarra. -"Voilá", la pizarra.

Todo tiene un sentido Amigo.

Vamos a comparar.

¡Oh! ¿Por qué creía yo

que estaba separado? No veo diferencias.

Sutiles diferencias. Porque hay medio kilo

de panceta al lado Y medio kilo de chorizo

ahí con el pan. ¿No me lo habéis cambiado?

Juro que estaba la panceta algo apartada.

El milagro de "Leyendas de pasión" porque con estos dibujos

que hayas sacado ese plato, eres un visionario, lo digo ya.

Te lo agradezco.

Vamos a probarlo. Sí, vamos a probar.

Pues no son leyendas de pasión, es una discusión

de las que hacen leyenda. No son migas, es un picadillo,

digamos, de cerdo, con trocitos de pan frito.

Con curruscos. Curruscos de pan y uvas.

El fallo es no haberle metido más cantidad de pan,

hay un exceso de chorizo. No son las mejores migas del mundo

ni los mejores dibujos. Hay que probar las cosas

y tú has puesto chorizo, ¡hala! Y esta pancetita,

pues si la cocinas un poco más no pasaría nada.

Aceptamos la crítica. -Desequilibrio,

pero el sabor, para mí, está concreto,

está donde me apunta la miga. Bien emplatado, me ha gustado.

(GONZALO) Lo más claro del dibujo ha sido el emplatado

-Yo he ido por delante. -Sí, era una innovación.

¿Por qué viste la panceta y la uva por un lado?

-No sé, cuando he mirado. -Es otro plato diferente.

Se les habrá movido el plato

y se les juntó, pero cuando lo vi estaba así... seguro.

Lucía, cuéntanos, ¿qué plato has hecho?

No sabemos cómo llamarlo,

realmente, porque era como los tres cerditos

que está debajo de casitas de paja y de...

¡Anda! ¡Ay, qué mono!

Y gracias a Juanjo lo he entendido perfectamente.

Juanjo, ¿se parece al original? La salsa le salió más clarita

y puso más de patatas paja encima, pero como vi que le quedó tan bien

le dije: "Perfecto". (RÍEN)

Igual. (HABLAN ENTRE ELLOS)

Quitando que la salsa es diferente, casi el resto...

Vamos a probar, venga. ¡Qué valor!

¡Ay, pobrecito mío!

Jordi no ha tirado la cuchara por lo menos.

Está rico, bueno y conceptualmente, muy parecido a lo que hicimos.

No es un fondo oscuro, reducción que es vuestro talón

de Aquiles en todas las ediciones

el tema de los fondos. Lucía, bravo, Juanjo...

Si me ha entendido... Milagro, Juanjo, milagro.

Ha salido bien, ¿no? Ya está. Se lo has contado,

pero no lo has dibujado. No es la primera vez

que hace albóndigas, ¿no? -Creo que no.

No, es la primera vez que hago tres.

-Ese problema con la salsa hay una diferencia importante.

Al final, me di cuenta, me dijo... Si no te indica

que tienes que hacer un fondo, haces una salsa de setas

porque viste setas dibujadas. Con albóndigas están buenas.

Sí. Te estás relajando, Juanjo. Te vas a cagar

en la prueba de exteriores yo iré a tope ahí.

A ver si es verdad que te estás relajando.

No, Jordi, hazme caso Venga.

Pintas genial. -No, pinto mal,

pero me expliqué bien. -No, te diré por qué:

Yo he tenido cuatro hijos y a los cuatro

he tenido que interpretar los dibujos

y tú lo haces muy bien.

-Qué bien. -Toma ya.

Ainhoa, ¿cómo se llama tu plato? "Millefeuille du Pigalle"

porque tiene todo lo del barrio de Pigalle,

desde el Moulin Rouge,

es muy sexy con el caramelo, con los frutos rojos,

con el "voule vous coucher avec moi", no sé,

me ha venido un subidón de sexo total.

¡Buah! Te pasa muy a menudo

y estoy preocupada.

Oye, lo que está, divinamente, hecho son los dibujos,

cómo se nota que te dedicas a la moda

y al diseño. Este primer folio es de "shopping"

para poder ir... Este es de emplatado

y poco, bueno, cómo es el plato. Luego, el tema del caramelo

y luego, la bola de Jordi que me ha dado tiempo.

No la reconozco, te lo juro. Es que me ha dicho

que su abuela tiene mi blusa y digo: "Es flor lisada, como yo".

Claro. Pues flor lisada.

¡Qué bien! Vamos a ver si se parece al original.

No se parece, pero no te asustes. -¡Joder!

Bueno, es igual. Hombre, pues sí.

-Pero la decencia milagrosa

del sándwich ese de niño pequeño que presentamos nosotros

es muy a considerar. La culpa ha sido de Ainhoa

porque tus dibujos están perfectos tienes todas las elaboraciones

No has comprendido la geometría. ¡Eh, quieto, paraos aquí!

Tú, que la quieres proteger, aquí está clarísimo

que es una forma rectangular. Probemos.

Mejor un cuchillo y un tenedor para el mixto.

Sí, y un refresco de cola.

Tenías que haberlo partido así... como los bikinis, ¿no?

¿Qué habéis echado? Yo le he echado muchísimo,

además, flor de azahar porque me encanta.

Se nota. Parece un roscón.

Pues eso, a mí me chifla el sabor del roscón.

A mí, también. En su justa medida.

Es un amasijo de cosas, creo que está muy bien hecho

el diseño y el patronaje, pero ha fallado el que cose.

Es que no hay milhojas, está todo reblandecido.

No está bien definido, luego, no cruje

y cuando lo intentas romper, no puedes.

Es como un poco complicado de comer.

Samantha, de Pigalle a Malasaña, en cinco minutos,

o sea, estoy fatal. -De Pigalle a la mierda, o sea...

Josie, ¿lo has probado? A mí no me gusta el dulce, Jordi,

ya sabes que yo... Hay muchas cosas

que no me entusiasman como cocinero y debo probar.

¡Qué malo eres! Disfruta.

Pigalle. Bueno...

-Te diré si me voy a Pigalle o La Valière.

No, Valière no es, no te digo yo que esté perfecta,

esto tiene un pintón. -Mira, chaval, esto tiene un pase.

Chaval, esto tiene un pase. El chaval debo ser yo, ¿no?

Y además, me encanta el punto de flor de azahar.

A mí, también. Josie, toda la credibilidad

que tienes cuando te escucho hablar de diseño, de moda,

lo pierdes al decir que esto está rico.

Y, Ainhoa, en tu caso, yo que te respeto como profesional

también pierdes mi respeto cuando me llamas chaval.

Es que lo de chaval no lo he dicho en plan despectivo,

al revés, porque me parece que estás como un tren.

Mira, un secreto: No me gusta que me digan chef

hasta que entendí que era un tema de respeto.

Tienes razón. Dije: "No es que me guste

que me adulen, es un tema de respeto".

Pues tienes razón. Gracias, maestra.

Qué chaval este, de verdad. Gracias, chef.

Le ha echado una catarata de azahar y vainilla

también le ha puesto, estaba potente, pero rica.

Hay gente que si le gusta el dulce, le encanta.

Terre, cuéntanos, ¿cómo ha ido la mímica de Flo?

Tanto la pintura, el dibujo, el diseño,

la ilustración... No ha habido pintura,

ha habido mímica. Sabes qué pasa,

que se me cayeron hojas y no sé dónde están.

O sea, tú, con estos dibujos, ¿qué has conseguido?

Hacer unas torrijas deliciosas que ni siquiera se fríen.

¿Tú crees que el plato que habéis traído

se parece en algo al original? Es el doble que el original.

Porque somos... -Dos.

Tres... Tres, Flosie.

¡Ah! Eso. Estás hoy espesito, espesito.

Igualito, ¿dónde está vuestro helado?

El helado estaba encima. -Se ha deshecho,

tardamos un rato hasta que nos ha tocado.

Estaba encima, ¿y cómo llegó abajo? ¿Con el calor, puede ser?

¿Y por qué le dio el calor? Porque estaba en un plato.

Porque se puso antes de... Presentarlo.

Sí, chef, ha sido mi culpa. -No, no ha sido su culpa,

ha sido mía. -No, Flo.

El nuestro, como veis, lleva... (TODOS) No, no.

Una virtud que tenemos los cocineros

es el cuadrar las cositas para servir el plato

al cliente cuando toca. Imagínate que te traen una sopa

y el camarero te dice: "No, esto antes era un helado".

Parece una porra, una porrita. Me han dado con la porra.

Deliciosa, mira qué jugosidad, qué jugosidad.

Seca, ¡uf! ¿Seca?

Imposible, ¿seca? Seca.

Muy seca. Mira que es complicado

que una torrija esté mala. Si la tienes dos minutos

en la leche, embebe muy poco, si la tienes 25, se empapa bien.

Flo, me tienes decepcionado, hablaremos con Santiago

y que te ponga las pilas porque eras mi caballito.

Santiago, nada, cero. Te va a dejar en ridículo.

Tranquilo, Santiago, tranquilo, Santi.

Lo intenta, pero no puede contigo. ¿A quién estáis mirando?

¿Dónde está, ha venido o qué,

miráis todo el rato para allá, dónde está?

¿Dónde está Santiago?

Oriol, ¿alguna cosa que aportar positiva incluso?

Si puede ser -Sí, bueno, bien.

-Nos quedamos con eso, nos quedamos con eso.

Grande, Oriol, ha dicho: "Bien, oye, mira, podría estar peor".

Terre, nos quedamos, muchas gracias, pues nada, gracias.

El único con criterio

de esas cuatro personas, ¿quién era?

Oriol. -Oriol, y tú dibujas muy bonito.

Bueno, Terre. -Perdona, ¿Miguel Barceló?

Si hubiera venido, ¿qué habría hecho?

-Mi discípulo, es mi discípulo. -¿Ves?

-Pero no quiero ir diciéndolo por ahí.

Celia, por favor, ¿qué plato habéis hecho?

Pues, simplemente, un salmorejo. ¿Cómo lo ves, Jesús?

No está dentro de mis capacidades, tampoco el mundo artístico

del dibujo no iba conmigo. Eres andaluz.

Sí. Esto es un salmorejo,

creo que ha faltado un poquito más de actitud

para recrear ese plato tan tuyo, tan de tu tierra

porque gran parte del rato estabas así.

Samantha, por favor, levanta la campana.

No tiene nada que ver. Era, sin lugar a dudas,

el plato más fácil de esta prueba -¡Ay, Dios!

Ahora, vamos a ver si está bueno.

Ya viendo la textura... Sí.

Y habiendo probado algún salmorejo que otro.

¿Y qué tiene que ver esto con un salmorejo de verdad?

Pues nada, has tirado cosas ahí que además, no se pueden comer

como es un romero en crudo y tal. Me ha dicho una hoja

que no la veo por ningún lado. Jesús, no tiene nada que ver

son dos platos diferentes, esto es un no sé qué de tomate

y esto es una tapa de salmorejo. Lo que sí veo que podría...

Dices: "Aquí si hay diferencia", esta textura.

Buscar a veces... Eso está como cortado.

¿Qué le falta? Para mí, solo le falta aceite.

Pues Celia y Jesús, delante de cocinas.

(CELIA) ¿Sabes qué pasa, Jesús? Que hice el salmorejo que yo hago

y, bueno, para mí está bien, pero para mí.

Claro que le faltaba aceite, pero yo lo veo y sé

qué hay que hacer, aquí el salmorejo

cada uno lo hace como le da la gana.

La cata terminó y vamos a deliberar para decidir quién ha hecho

el mejor plato del reto. Pero antes despedimos

a nuestro gran invitado, Oriol, gracias por venir.

(Aplausos)

¡Ay, que nos digan cosas bonitas! -Hasta luego.

"Adeu". Muchas gracias.

"Merci". -Suerte.

Gracias, Oriol.

Ahora, sí, vamos a deliberar.

¡Uf! (AINHOA) Chica, yo es que estoy

como sé que voy a ganar.. -Que son de hielo, parecen.

Sí. -Implacables.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Yo creo que gano yo, pero como quiero ser capitana,

te cedo a ti el premio. -Venga, gracias.

-Que seas capitana. -Gracias, cariño.

Lucía, Lucía.

-Parece que vamos ya. -Ya está.

Aspirantes, no podéis decir que ha sido un reto complicado,

un ingrediente que todos conocemos de sobra

y que, afortunadamente, en nuestra cultura

disfrutamos de muchas maneras y todas ellas deliciosas.

Varios de los platos que habéis elaborado en la prueba

se comen en casi todas las casas de este país como las albóndigas,

el salmorejo o las torrijas. Era importante dar bien

las instrucciones para lograr platos ricos y ha habido

varios casos en los que no fue así.

En este reto hemos visto distintas formas de trabajar

en parejas, parejas poco comunicativas

como las de Jesús y Celia o Perico y Gonzalo que no les asistieron

sus compañeros y de ahí sus platos.

También ha habido parejas compenetradas

con bailes, dedicatorias... Y son las formas por Terre y Flo.

¿Eso es bueno o malo? -Bueno, bueno.

Yo ya no sé, ¿eso es bueno? -Bueno.

Nicolás y Laura y las Raqueles.

¡Qué pena que el resultado de los platos no fuese bueno!

¿Resuelvo así tus dudas, Flo? No me he venido arriba

con lo cual no me vengo abajo.

También haré una mención a la pareja de Ainhoa y Josie

en la que Ainhoa tuvo la sensación de que su compañero no confiaba

y parecía que iba a perder los nervios.

¿Yo perder los nervios? Sí.

Sí, sí, chef. (RÍEN)

Bueno, una cosa tenemos que decir:

Todos habéis sacado adelante los platos.

Bien. Y en este reto vamos a elegir

al mejor cocinero o cocinera y al mejor artistas o dibujante.

La persona que mejor ha cocinado se llevará los 4000 euros

para poder donar a la ONG que diga y el mejor dibujante

se llevará una mención especial por su arte.

¡Qué bien! (FLO) Ya, lo que me faltaba ya.

Vamos a empezar nombrando al aspirante que mejor

se manejó con los rotuladores y el caballete.

Sabemos que ese aspirante partía con ventaja

porque se preparó para las pruebas de acceso de Bellas Artes

y de ahí su arte. El aspirante que mejor ha dibujado

su plato ha sido... Josie.

Enhorabuena.

Ese copito de nieve.

Incluso me ha pintado guapa a mi abuela.

Oye, flor lisada como yo. (JOSIE) Mis dibujos

creo que no estaban tan, tan bien,

pero los otros estaban fatal

y en el país de los ciegos el mío ha ganado.

O sea, Josie ha pintado mejor que yo.

-No hay criterio, no.

Y el aspirante que mejor ha cocinado

en este reto gracias a su mano en la cocina

y a pesar de las indicaciones de su compañero ha sido...

Lucía. ¡Qué bien!

(Aplausos)

Lo sabía, lo sabía, no sé por qué,

pero sabía que ganarías. -Ha habido tantas señales

que he flipado hoy. Primero, estar contigo,

es una señal de que me cuidan desde ahí arriba.

Segundo, el salero azul.

-De tu madre, de tu madre. -¡Qué fuerte!

Lucía, ¿para quién van esos 4000 euros?

Para la Asociación ELA España. La Asociación Europea

contra las leucodistrofias, pues para ellos van.

Muchas gracias, muchísimas gracias. Enhorabuena.

(Aplausos)

(LUCÍA) Yo creo en que las personas

que te quieren cuando se van,

no se van, realmente, están todavía enganchados ahí

y te ayudan, yo tengo dos ángeles.

Y lo bueno que tiene todo esto

es que me inyecta alegría y, joder, para adelante, ¿sabes?

Aspirantes, creo que ha quedado algo claro con este reto:

No hay enemigo pequeño, cualquier ingrediente

por sencillo o familiar que sea os puede poner en un aprieto, ¿no?

Sí, chef. -Eso parece, chef.

Nunca debéis confiaros y tras este reto

creo que necesitáis un poco de aire fresco.

Sí. Pues, venga, vámonos.

Vámonos, vámonos. -¡Vamos!

(Música)

Nos adentramos en el Valle de Iruelas,

en Ávila, para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Esta reserva natural de casi 9000 hectáreas

posee una de las colonias de buitres negros

más importantes de toda Europa.

Entre sus bosques, además, se esconde el embalse más antiguo

de España, el Burguillo. Más de nueve kilómetros cuadrados

en los que navegar, bañarse, practicar deportes acuáticos

o pescar, se convierten en planes inolvidables.

Que voy a hacer el café. -Oye, cuando vais de excursión,

¿no dejáis dormir a nadie? ¡Joder! -¿Tú no querías estar feliz?

O sea, hasta las cuatro de la mañana de juerga,

ahora todos de pie. -No grites

que vienen los forestales, hombre. (RÍEN)

¡Qué modelazo, ¿no?! -Encuentra.

Divina, nena. -Es divino.

-Y me encanta, es superbonita, ¿eh?

¡Vamos! (RÍEN)

Venga, Pepe, tío. Joder, macho.

Mira la gacela de Toledo.

(TODOS) # La barbacoa, la barbacoa. #

¡Soltadme! # Cómo me gusta. #

¡Ay, ay, ay! Perico Delgado no eres.

No, lo delgado me sobra a mí.

¡Vamos, Pepe, Jordi! No me lo puedo creer.

¿Quién viene por ahí? ¡Vamos!

Que son los jueces. -Joane Somarriba,

Induráin y Alberto Contador, qué bien lo hacen, ¿eh?

Aquí le tenéis, Pepito Delgado.

"¡Hello!"

Toda la vida en la bici, se nota. (JOSIE) Me encanta.

¿Ahora venís a fastidiarnos la fiesta?

Perico, ¿qué te parece nuestro estilo, cómo hemos venido,

cómo nos ves? Profesionales, hoy, además,

me siento en casa, creo que hoy voy a estar potente.

Sí, lo veo, sí, lo veo. Con Pepito Delgado,

como dice Jordi, Pepito Delgado.

Mucha risa y cachondeo y aquí vinimos a currar,

30 segundos punto de reunión, espabilad.

Pero si no hemos tomado ni el café.

Anda ya, ahora 30 segundos, ¿cómo vamos a ir a cocinar?

Venga, recoged los saquitos y no dejad todo por medio.

-A ver, cuidado, cuidado.

(PEDRO) Qué envidia me dan los jueces,

eso de venir en bicicleta, si se descuidan,

les mango una bici

y la cocina que sea para ellos que son los chefs.

Aspirantes, confieso que no me puede gustar más

la prueba que hemos preparado, vais a alucinar.

Ya, ya lo sabemos. -Como todos los días.

Por cierto, ¿dónde está Ainhoa? Necesitaba airearse.

Ha pasado mala noche y se ha ido a dar una vuelta.

Está grabando "Sonrisas y lágrimas 2" por aquí.

(Risas)

La he visto yo ensayando. ¿Sabemos si va a volver

o no, va a cocinar? No, va a volver, va a volver.

(JOSIE) Ainhoa vio este paraje

y dijo: "Bueno, esto es Riba del Garda".

Se ha hecho un "call me by your name".

O sea, pero no sé con quién.

Bienvenidos al Valle de Iruelas

y a este impresionante pantano del Burguillo.

Como todos sabéis, estar en contacto

con la naturaleza solo tiene beneficios.

A ver por dónde viene la hostia. Después de los resultados

tan mejorables de la prueba anterior

creemos que debéis seguir practicando

desde la base, por eso vais a cocinar

de la forma menos sofisticada y más básica que existe.

Con cuchara. Vuestros únicos aliados

serán la naturaleza, el fuego y los hornillos de gas.

Ahí está la hostia. Celia, ¿tú te ves preparada

para cocinar con lo que saquemos de la naturaleza

con un camping gas y un fueguito? A mí me apetecen todas

las putadas que nos hacéis todos los días.

(RÍEN) No la tengáis en cuenta

que tiene el salmorejo aquí. -Eso es verdad.

Está con el salmorejo, vaya noche que nos ha dado

con el salmorejo, soñaba y decía: "¿Para qué le eché...?"

"¿Y por qué...?" Vamos a ver, la ninfa,

después de la que me diste la semana pasada

con la parrilla, ¿tú te ves capaz de enfrentarte, de nuevo, al fuego?

Yo, si es fueguito, sí, ahora, Juana de Arco,

otra vez, no. Si es un camping gas,

tú lo aguantas más, pero cuando hay brasas incandescentes

te sientes San Lorenzo, crees que vas a morir.

Todo lo que vais a vivir en esta prueba es fruto,

única y exclusivamente, de la magia de "MasterChef"

porque os recuerdo que acampar en este embalse

no está permitido y cocinar con fuego vivo

en una reserva natural, menos. Así que, lo dicho,

alegraos porque este reto es único.

Es verdad, gracias, mirad qué sitio, increíble.

No, es verdad y ya cocinar bien, sería la bomba.

No hay casoplón en primera línea de playa con esto.

Lucía, Josie, fuisteis los dos mejores

de la prueba anterior y por tanto os habéis ganado

el derecho de formar los equipos.

¡Uh! Iréis eligiendo aspirantes,

alternativamente. No os olvidéis de Ainhoa.

Lucía, por haber sido la mejor de los dos, empezarás tú.

La primera, Ainhoa. Ainhoa, ¿por qué?

Me gusta mucho cómo hace las cosas,

sobre todo, los postres. ¿Tu primer nombre, Josie?

Yo, Juanjo. Es muy campestre, pero tiene mucha energía

y todavía no he cocinado con él y me apetece mucho.

(AINHOA CANTA)

(GRITAN Y APLAUDEN)

Estabais muy pesados ayer por la noche

y me piré. Perdón. Ainhoa, bienvenida a "MasterChef",

tú, cuando quieras, tienes otros horarios,

no te preocupes y cuando tú digas, sin problemas.

Ese tonito. -No, no, no volverá a ocurrir.

Ainhoa, que sepas que en tu ausencia

ya formas parte de un equipo. Fenomenal.

Lucía, tu segundo nombre. La Terremoto.

¡Ay, qué buen ojo tienes, chiquilla, qué alegría, de verdad!

Porque me encanta estar con ella. Pues, Josie.

Nicolás. -Lo daré todo.

Porque cocina muy bien y es muy calmado.

Lucía. Flo, se concentra mogollón

cuando hace las cosas y tira para adelante.

-Gonzalo porque tiene muchas ganas de ganar

y yo sé que va a ir a saco, o sea, a ganar.

Lucía, te toca a ti, cuarto nombre.

Laura, necesito concentración y memoria y ella es muy buena.

Raquel, es muy buena con los postres.

Celia porque sabe cocinar. Josie, es tu turno.

Jesús porque yo en la primera prueba

estuve cocinando con él y creo que fue bastante resolutivo

y lo hizo muy bien.

Lucía, ¿con quién prefieres trabajar

con Raquel Meroño o con Perico? Perico, por favor.

Por tanto, Raquel Meroño, tú trabajarás con Josie

y su harem y las Raqueles.

Perfecto. Has sido la última

en ser elegida. No pasa nada,

me he dejado el ego en adobo.

(RÍEN)

No me afecta para nada el haberme quedado la última

porque yo habría hecho lo mismo, me dejaría para el final

porque, bueno, de momento,

es verdad que no he cocinado nunca y el grupo lo sabe.

Si algo tienen las acampadas

es que siempre nos regalan aventuras,

sorpresas y aquí va la primera. ¡Qué miedo!

Vais a elegir platos sin verlos.

¡Uh, qué bien! Lucía, por ser la mejor

de la prueba anterior el privilegio es tuyo.

¿Qué prefieres, la tienda azul o la tienda roja?

Roja. Ok, pero antes de descubrir

qué elaboraciones esconde, coges vuestros delantales

y poneos por equipos. Rojo que te lo cojo.

(JOSIE) Yo no sé en este programa con tantas sorpresas

dónde está Isabel Gemio porque, de verdad,

no son ayudas, son más zancadillas

las sorpresas de "MasterChef".

Pues ahora sí, vamos a descubrir qué vais a tener que cocinar.

Comenzaremos por el menú del equipo azul.

Salpicón de pez gato con hierbas provenzales,

conejo a la parrilla y patatas asadas

y para terminar, peras al vino tinto

de la Denominación de Origen Cebreros.

Cebreros, qué buen pueblo. Equipo rojo,

es vuestro turno: Ceviche de esturión,

magret de pato con compota de moras

y ensalada de espinacas y de postre

arroz con leche con aroma de lavanda.

Muy de camping. -Por favor.

Como veis, aspirantes, hemos elaborado estos menús

usando algunos de los mejores productos locales

como las moras, las peras, el aceite o el vino tinto.

Todos ellos vienen avalados por el sello Tierra de Sabor

que siempre garantiza la máxima calidad.

Aún falta una tienda por descubrir. Sí.

¿Preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Tachán! ¿En serio, vamos a pescar?

No me lo creo. Aperos de pesca.

Vais a tener el privilegio de cocinar los peces gato

y los esturiones que vosotros mismos pesquéis

en este maravilloso pantano. ¡Toma!

No me digáis que no es una prueba divertidísima.

La pesca a mí no se me da mal, pero, vamos, me extraña a mí

que aquí haya esturiones y que aquí haya peces gato,

pero vamos a intentarlo.

Prometíamos un día lleno de sorpresas

y aquí va la segunda. Hombre, ya está, ¿no?

Con la pesquita ya... Hoy, ninguno de vosotros

liderará las cocinas. ¡Ay, qué fuerte!

Controlar el fuego, cocinar con hornillos

exige más destreza de la que imagináis,

así que, hemos pedido ayuda

a dos jefes de cocina espectaculares.

¿Quién? -Me gusta.

¡Qué buenos sois! Dos chefs que nos han demostrado

en su última visita que son los mejores

para dirigir una cocina. Ellos son: Vega y Albert,

aspirantes de la última edición de "MasterChef Junior".

(GRITAN Y APLAUDEN)

¡Ay, qué guay! -Me estaba tropezando con una flor.

¡Ah, Jordi! ¡Ah, mi niño!

Bueno, ¿cómo estáis mis capitanes favoritos?

Bien y muy emocionada pero he desayunado fuerte

porque voy a ser muy exigente. -¡Qué aplicada, es de las nuestras!

Chicos, preparaos. Yo me siento un poco identificado

con el "Celebrity" porque ya sabéis

que con un "MasterChef Junior" me hice un poco famosete.

(RÍEN)

Oye, Albert, te diré una cosa, no sé si te diste cuenta

que llevas el brazalete rojo y serás su capitán.

Ya, ya. -Aquí te esperamos.

Claro que sí. ¿Qué opinas de estas "celebrities"

que te han tocado como aspirantes?

Perfecto, me encanta. ¿Los conoces?

Bueno, sí. -Bueno.

Vega, cuéntame, tú qué opinas de tu equipo azul.

Yo creo que lo podemos hacer muy bien.

Tú, si tienes que decir dos veces algo, me lo dices

y te ayudo a poner orden aquí.

Escucha, hoy la que pone orden soy yo.

-¡Ah! Entonces, yo... -¡Toma!

(EXCLAMAN) -Perdóname.

(EXCLAMA) Pero son cañeros,

son peores que tener a Jordi o a Samantha.

Bueno, Albert, Vega, aquí va vuestra primera gran decisión

como capitanes.

¡Uf! Tenéis que elegir a un aspirante

de cada equipo para que sea el encargado de la pesca.

(ALBERT) ¡Comienzo yo, por favor! ¿Comienzas tú?

¡Sí, venga! Del equipo rojo,

¿quién quieres que salga a pescar?

Hombre... yo elegiría a "La Tormenta".

(Risas)

A "La Tormenta". -"La Tormenta".

Es La Terremoto.

¡Es lo mismo! Como te veo que tienes ese pañuelo,

vamos, perfecto para pescar, para que no te dé el sol.

¡Ah! Muy bien pensado.

¡Albert, muy bien! Has tenido muy buen ojo.

Sí, sí, sí. A ver qué ojo tiene Vega.

¿A quién eliges para pescar? Yo elijo a Juanjo,

porque es muy de campo.

Y como se le da tan bien la naturaleza,

esperemos que la pesca también. -¡Guay!

Ahora sí, Albert, Vega, ha llegado el momento.

Tomad vuestras cañitas y se las entregáis

a los pescadores y os podéis poner junto a vuestros equipos.

¡Adelante! ¡Venga, Albert!

Dáselo a "La Tormenta".

¡Que te voy a ganar! -Eso ya lo veremos, Albert.

Igual, gano yo, eh.

Eso ya lo veremos.

Hemos invitado a comer a 60 campistas

y amantes de la naturaleza.

¡Madre mía! Todos ellos saben bien

que la calidad no está reñida con el campo,

así que tendréis que ofrecer

unas elaboraciones... Perfectas.

¡Perfectas! ¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Eso espero porque hoy el servicio es tipo bufé.

Eso significa que nuestros invitados elegirán

el pescado y la carne y el postre que más les apetezca comer,

sin importar qué equipo lo haya cocinado.

Vale. Como siempre, nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará

los ingredientes necesarios para cocinar y donará

el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

Así que... nada de desperdicios. ¿Oído?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Disponéis de 140 minutos para elaborar los dos menús.

Creo que a estas alturas no hace falta que os recuerde

que el tiempo vuela en cocinas. Pues sí.

Así que quiero caña desde el minuto cero.

¡Venga! Bueno, pues ya está todo dicho.

Así que, "La Tormento" y Juanjo, vosotros a pescar

y el resto, corriendo a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno... ¡Vámonos!

¡Vamos! ¡Venga!

(Música)

(VEGA) ¡Vamos, vamos! ¡Vamos para acá! ¡Vamos!

Dejamos esto aquí. -¡Vamos, chiquitina!

(ALBERT) ¡Venga, venga! (AINHOA) ¡No me lo puedo creer!

Esta es mi mayor pesadilla.

Que yo tuve un pato, tía. -Ya lo sé.

A ver... Raquel, Raquel, al postre. -¡Venga, vale!

Jesús, Nicolás, Josie, Gonzalo, vosotros vais a la brasa, ¿vale?

-¡Fenomenal! -Empezáis con el postre

y vosotros despellejando, ¿sí?

-¡Con el postre, venga! -¡Vamos, vamos!

¡Vamos a ello! Yo voy supervisando, ¿sí?

(R. SÁNCHEZ) Sí, por favor, supervisa muy bien.

¡Ah!

¡Ah! ¡Socorro! Tía, esto es muy fuerte, eh.

O sea, de verdad...

¡Venga, chef!

-A ver... -Lucía, Lucía.

Yo, Ainhoa, a los boniatos. ¿Te parece bien?

-Sí, perfecto. -Celia y yo nos vamos a poner

con los patos, ¿vale? A meterlos y escaldarlos.

Arroz, hacía arroz con leche cuando era pequeño.

-Perfecto. -Si quieres, me pongo

con la confitura de moras o a cortar verduras.

Lo que me digas. -Confitura, que yo corto verduras.

¡Bien! -¡Vamos, chef!

(JALEAN)

(R. MEROÑO) ¡Venga, chicos!

¡Ay, socorro!

O sea, ponte una marta cibelina después de esto.

¡No puedo! O sea... voy a morir.

¡O sea, de verdad!

(NARRA) El equipo azul tiene que preparar

tres elaboraciones para el bufé: el pez gato con salpicón;

el conejo, que, una vez desollado, deberán macerarlo con mojo picón

y asarlo con las patatas; y como postre, peras en reducción

de vino tinto, canela y azúcar.

OK. ¡Ay, socorro!

¡Que está saliendo una cosa amarilla! ¿Qué es esto?

¡Ay! ¡Ay! Tiene... ¡Es que se ha hecho pis! ¡Ay!

Se ha hecho pis. ¡Ay! Ahí está saliendo. ¿Lo ves?

Esto... ¿Qué hago? O sea...

Josie, ve con cuidado de no cortarte, pero ve rápido.

Por favor, quiero verte currar como hacen los demás.

¡Pero, bueno, si estoy dándole con el cuchillito!

¿Sabes lo del 100%? Pues te tienes que esforzar

al 2000%. ¿Queda claro? -Sí, chef.

¡Ay, por Dios, la niña!

(ALBERT) ¡Venga, chicos!

Oye, ¿cuántas batatas envuelvo, chef?

-De sobra. -Vale. ¿Y las batatas las ponemos

tal cual como están? ¿Las ponemos en el fuego, chef?

-Sí, en cuanto se pueda. -Así, como cuando te hace mamá

un bocata. ¿O no te hace mamá bocatas?

O la abuela. ¿Quién te los hace?

-Mi madre. -Pues eso.

(NARRA) El equipo rojo elaborará como entrante

cebiche de esturión con batata asada y leche de tigre.

Preparan también una compota de moras y ensalada de espinacas

para acompañar su plato principal, magret de pato.

(AINHOA) ¿Te echo una mano? -Me queda esa nada más.

Lo intento mezclar porque se hará rápido.

Perico, échame una mano para pelar todo esto.

-Sí. -Yo pensaba que no tendríamos

que hacer esto, pero mira... Y ahora te pones con tu arroz.

-Vale. -Me echas una mano.

-Con el arroz, tendremos tiempo. -Una vez que te pongas

con el arroz, no pararás porque en el fuego se quema.

(NARRA) De postre servirán arroz con leche con aroma de lavanda.

¡Perico, te preparo los aperos! -¡Vale!

Tú eres... Pero es que lo tuyo viene de nacimiento, Flo.

Es que si viene algún avión,

le estoy diciendo que siga para allá.

(JUANJO) Vamos a ver si pescamos... -Vamos a pescar, cariño.

Esturiones no hay, porque... -¿Por qué no?

Son de la desembocadura de los ríos los esturiones.

-Bueno, esto no es un río. -Y el pez gato, si hay alguno...

Nos llevarán a la eliminación directos.

¿Y qué hacemos si no pescamos? El esturión es el mío, ¿no?

Me vas a ayudar, ¿no? No tengo ni idea.

Vamos a montar el anzuelo.

Pilla la lombriz. -¡Ay, que se mueven,

por favor, los bichos! -Es proteína, te los puedes comer.

-¿Y ahora tengo que poner un bicho? -Tienes que meter

una lombriz aquí. ¿Te atreves? -¡Pero si están vivas!

¡Ay, que se escapa una! -Venga...

¡Ay, que está blandita! -Toma, que monto la otra,

que si no, nos pilla el toro.

¡Son largas! ¡Ay, se mueve! -Venga, que sin pescado,

no podemos hacer prueba. Si tardamos, no nos dará tiempo.

-¡Ah! -Mira, ahora tenemos uno puesto.

-¿Así vale? -Más o menos.

Que veas que no se escapa y fuera. ¡Vamos, a pescar!

Cuidado, no me enganches un ojo, que ya por uno no veo.

Vamos a lanzar al estilo Ballesta, ¿vale?

-Al estilo Ballesta. -Agarra de aquí.

Coge la caña con esta mano.

-Con la derecha. -Está al revés.

Yo soy ambidiestra. -Engancha con este dedo aquí.

-Este dedo aquí. -Sí.

Trinca de aquí y haces Ballesta. Estiras y sueltas.

Ya la tenemos lanzada. ¿Has visto?

¡Que voy, eh!

Casi. Terremoto, eres un terremoto.

Es que yo soy de mar. A mí esto se me queda pequeño.

Anda que no he pescado yo en los rodajes.

Decían: "¡Juanjo!" Y estaba pescando.

-Tú estabas pescando. -No me han regañado veces...

-Y ahora, a esperar, ¿no? -A esperar.

Queridos compañeros, para elegir equipo, he optado por un juego

que se llama... ¡"El peso justo"!

Este no es nuevo, eh. Es nuevo el ingrediente,

porque hoy, justamente, como estamos en Castilla y León,

he elegido unos maravillosos trozos superjugosos,

supertiernos de mi carne favorita, la ternera de Ávila.

¡Qué buena pinta! Jugosa y sabrosa.

Se me ha antojado comer justo hoy un trozo de 726 gramos.

¿Estás a dieta? Sí. Así que os pido

que me lo cortéis y el que más se acerque

al peso justo, elige equipo.

Yo prefiero comerlo, más que cortarlo.

Ya veremos si te invito. ¡Venga, venga! Corto.

No le copies, Jordi. Sí, este para copiarlo.

¡Vamos! ¡Ahí voy!

Os voy a dar a probar luego un trocito.

Me la voy a poner al "grill". Yo me he hecho el que me gusta.

Me encanta la ternera de Ávila.

A ver... ¿La peso?

Sí. ¡765!

Jordi, parece que te has quedado corto.

Tiene pinta. Eres un poco cortito.

A ver, a ver... ¡Ay!

574. ¡574!

Se nota que estoy a dieta.

Me parece que me tomaré tu trocito.

Pepe, ¿con quién quieres ir? ¿Con el equipo azul o con el rojo?

¿Tú cuál quieres, Jordi? Hombre, yo iría con Albert.

Yo voy con el equipo azul, venga. ¡Y yo me llevo los chuletones!

Pues yo me llevo este.

¡Eh, amigo! Aprende a pesar.

Que se coma ese y me llevo este.

(VEGA) Chicas, con los postres, si algo hay que hacer,

es... cantidades muy discretas, o sea, no hay que pasarse.

-¿Como la mitad de azúcar? ¿40? -Espera, no.

Espérate que haga cálculos,

que acabo de estudiar los litros. A ver si me sale.

¡Hombre! ¿Dónde está mi capitana? ¿Cómo estás, Vega? ¿Qué tal?

Bien. Cuéntame cómo has organizado

el equipo. Pues los chicos están, básicamente,

con el conejo y las chicas están con las peras.

Pero tenemos unas duda. No sabemos cuánta azúcar echar.

¿Cuánta azúcar echar? Tiene que estar gustosito.

¿150? Bien, sí.

¡Chicas, 150 de azúcar, por favor!

Que nos lo ha dicho Pepe, 150. -Vale.

Oye, ¿por qué ellas el postre y ellos el conejo?

(JOSIE) Porque hay un montón.

¡Pero, bueno, Josie! ¿No me digas que te estás haciendo un bolso?

Que se ha hecho un pis póstumo el conejo.

No sabes lo que ha hecho, de repente, pis.

¡Vega! ¡Vega! ¿Qué te parece?

¿No conoces a Josie?

Sí. ¡Con lo pitiminí que es!

A él se le da bien confeccionar,

me imagino que sacará un bolso de aquí.

Pero yo no te veo. Me encantaría, la verdad.

¡A ver, Josie! No quiero que vayas poquito a poquito.

Tienes que ir a poquito, porque si no, lo rompes.

Lo que no entiendo... ¿Por qué has puesto a los chicos

con los conejos y a las chicas con el postre?

¿Las chicas no te habrán hecho chantaje y te han dicho

que las dejes con el postre? No.

Yo creo que las chicas son más delicadas para poner

en el postre las cantidades exactas.

Vale, vale. Pero voy a cambiar a Josie

por una chica, porque...

¡Pero si lo estoy fenomenal! Por lo menos, que haga

su primer conejo! Vale, que haga un conejo.

Que termine de confeccionar esta prenda, ¿vale?

¿Eh? Y en cuanto termina esta, le damos otra tarea. ¿Te parece?

Vale, venga. ¡Venga, fenomenal!

Vuelvo en un momentito.

¡Pregunta! ¿Quieres perder, Josie? -No.

Quiero ganar porque me quiero poner una capa maravillosa azul tiza.

La tengo preparada para ir al balconcito.

Escúchame, Josie. Como no esté este conejo en un minuto,

te cambio la tarea. ¿Queda claro? -¡Sí, chef!

¡Ay! ¡Ya está saliendo!

¡Vamos, Josie, vamos!

Oye, de verdad, que se ha ido a pescar.

¿Quién? ¿La Terremoto? ¿La Tormenta? ¿El Huracán!

(GRITA) (PERICO) ¡Ah, una serpiente!

¡Una serpiente! (LUCÍA) Una serpiente de verdad.

(PERICO) ¡Sí, sí! ¡Mírala! (LUCÍA) ¡Está ahí!

¡No tengo fobia a la serpiente!

¡No le tengo miedo!

(GRITA) -¿Dónde está?

La vida campestre. -¡Qué desagradable, por Dios!

Te lo prometo. Las cojo, las toco. Pero no me lo esperaba.

¿Qué ha pasado?

Pobrecita mía. ¿Qué te pasa?

¿Una serpientecita? Era así.

Ese va a ser el menor de tus problemas.

(AINHOA) Ahí voy a tener que echar más agua.

Oye, tranquila, que si hay más culebras, yo me ocupo.

¿Sí? ¡Venga, sí! ¡Capitán! ¿Cómo estás?

Bien. ¿Me has echado de menos?

Sí, mucho, mucho. ¿Sí?

¿Cómo has organizado el equipito? Pues los que vea que se ponen...

Los que veo que se ponen mejor, que se pongan a lo que hacen.

Entiendo que no has asignado tareas,

sino que ellos te han pedido qué querían hacer.

Ya. Porque luego ya miraré cómo lo hacen, eh.

Vale. Voy a ver cómo está el pato. Vale.

¿Qué tal? ¿Cómo va ese patito? ¡Uy, fenomenal!

Se está quedando sin plumas.

¡Vaya por Dios! Estamos haciendo trampas

porque estamos limpiando la pechuga.

Me sorprende ver aquí a Celia desplumando patos.

¿Lo habías hecho antes?

Patos no, pero... Alguno has desplumado tú, seguro.

No. Es lo único que no hago. -Y no va con segundas.

-Y no eran patos. -Es lo único que no hago.

Eso no me lo enseñaron. (RÍEN)

Bueno... A mí me han desplumado

varias veces. ¿Sí? A mí también.

¿Has visto a mucho desplumador?

En la cárcel, gracias a Dios. ¿Sí?

Y algunos que se libran de la cárcel

porque son más listos que nadie. Y cogen de todos lados.

¡Tiqui, tiqui! Está feo. Hay que trincarlos.

¡Me cago en diez...! Es muy difícil.

Vale. Tenemos aquí un punto crítico del menú.

Sí. He visto perder muchas pruebas

por mala gestión de este tipo de aves.

Necesito que metáis caña, que vayáis rápido

como si no hubiese mañana. ¡Que alguien se encargue

de otra cosa! ¡No estéis todos en las plumas!

Es que aquí sabe el chavalín... ¡Eh! Yo metería caña

porque el chavalín tiene tela marinera.

Bueno, equipo rojo, yo me voy. Os veo bien, os veo centrados.

Pero el menú es más complicado de lo que parece.

Ya, sí. Ya.

Yo me voy a poner con la cebolla del cebiche.

(AINHOA) Yo también estoy con el cebiche.

(GONZALO) ¡Vamos, Josie, vamos! -¡Ay, la patita!

"Novecento" puro es esto. Me siento Gérard Depardieu

cuando era Gérard Depardieu, porque luego hizo sofrito

y está como una foca el pobre.

(Risas)

O sea... Es que tú imagínate cómo se ha puesto esa persona.

¿Por qué no los vais despiezando? Te podemos dar nosotros...

limpiar por dentro y tú meter el corte, si quieres.

Venga. Lo hacemos así. (VEGA) ¡Josie!

¡Ay! Ya, estoy terminando, eh.

Vas a ritmo de tortuga. Ha pasado más de un minuto.

Chicas, ¿quién prefiere irse con el conejo?

(R. SÁNCHEZ) Yo voy.

¡Ay, ay, ay! Pero, tío... O sea, de verdad, la guillotina no.

(VEGA) ¡Josie, con el postre! ¡Se acabó, he perdido la paciencia!

Josie, hasta aquí hemos llegado. Que te vayas con el postre.

Raquel, tu nuevo compañero es Josie, ¿sí?

Iba a ritmo de tortuga con los conejos.

Te lo he pasado. -Es que para quitar la piel,

¿qué quieres que te diga?

Aquí hay vino con canela a saco. Hay que cortar la...

¡Josie, esto no es hacer un bolsito! ¡Es hacer un conejo!

Oye, que un bolso es más difícil que desollar eso.

Raquel, ¿por qué tienes vendas en los brazos?

Nada, me hice daño el otro día

con una cosita de un postre, mi amor.

¡Ya lo he cogido, Jesús! -¿Estás bien?

Estoy bien, estoy bien. -Gracias.

Eres la que más caso me hace. (RAQUEL RÍE)

Escúchame, Josie. ¡Hay que darse prisa!

Él habla mucho, pero puede hacer dos cosas a la vez.

-¡Menos hablar y más trabajar! -Es como una mujer.

Josie, con lo finito que eres y no eres capaz de cortar

cuadraditos pequeños. -Sí, lo voy a hacer.

No, yo estoy poniéndome a prueba porque si me ves desollando

un conejo, yo en mi vida pensé. Pero, bueno, aquí estoy haciéndolo.

(R. MEROÑO) ¿Cómo le irá a Juanjo? ¿Habrá pescado algo?

(VEGA) Espero que sí porque vamos a ritmo de tortuga.

(JOSIE) ¡Ay, qué miedo! ¡Es peor que Samantha! ¡O sea...!

(JOSIE) O sea, me siento... pues una mártir.

Como María Antonieta. (RÍE)

(ALBERT) ¡Venga, rápido, que si no, pierdo!

Oye, ¿cómo va el tema del pescado? Que estamos aquí con el pato...

¡Aquí hace mucho calor! Me voy a ver cómo está

lo de la pesca, porque... ¡Madre mía!

-¡Que se va! -Albert, necesito el pescado.

-¡Que se va! -¡Voy ahora mismo rápido!

¡Oye... que se va de verdad, eh! -Que me voy a mirar

a "La Tormenta", a ver qué está haciendo.

¿Te enseñó a pescar tu padre? -Mi padre.

Siempre con la caña de pescar al hombro.

En Alcorcón... Está el parque Butarque, en Leganés...

(ALBERT) ¡Bueno! -¡Pequeñajo!

-¡Hombre, capitán! ¿Qué pasa? -Bien.

En cocinas, hacía mucho calor y me he venido aquí

que hay como un espacio con playa, que me pongo una toalla aquí,

el bañador y a darse un chapuzón.

Mira, nos sacamos ahora unos refresquitos de cola

fresquitos con unos hielos, unos gusanitos de estos

ricos naranja, metemos los pies en el agua,

nos sentamos un rato y que cocinen ellos.

Yo no cocino. -Así, así estás más fresquito.

Y eso que eres del contrario. Te tendría que tirar al agua.

-¡Eh, a mi capitán ni tocarlo! -¡Te tendría que tirar!

A ver los peces que habéis pescado.

-Llevamos 40 o 50. -Acabamos de empezar.

Aún no hemos pescado nada.

-¡Jo, vaya! ¡Qué pena! -Me estoy preguntando yo

que si tú estás aquí, ¿quién está de capitán

en el equipo, allí, en los fogones?

¡Vamos, macho! -¡Perdonad!

-¡Capitán! -¡Espabila!

El pequeñajo, qué gracioso es.

¡Ni uno! ¡Es que ni uno! ¡No tienen ni un solo pescado!

-¿Cómo? -¡Ni uno!

-¿Ni uno? -Todavía no. ¡Jo!

"La Tormenta", que no tiene pescado.

¿Que "La Tormenta" no tiene pescado?

-Ni el otro, el de ese equipo. -¿Tampoco? ¿Ninguno?

-No. -¿Qué hacemos, chef?

-No sé... -¿Hacemos más pato?

Sí. ¡Venga, rápido! ¡Con marcha! (FLO) ¡Sí, chef!

Oye, a mí me encanta la política. -¿Sí?

-Sí, me encanta. -¿Te vas a dedicar después a eso?

Sí, además de otros trabajos que también quiero tener.

¿Tú sabes que yo fui política muchos años?

Ya, ya. Del PP, ¿no? -Sí.

Yo respeto a los que tienen otra opinión que no sea la mía.

Eso te honra. ¿A qué te quieres dedicar?

Diputado.

Para hablar cosas en el Congreso.

Mira, yo he estado de diputada 35 años.

-¿Y? -¿Y sabes cuándo he sido más feliz?

-¿Cuándo? -Cuando he sido alcaldesa.

Porque la política es un servicio, mi vida.

-Pues sí. -¿Qué vas a hacer en el Congreso?

¿Sentarte? ¿Dormirte como los diputados?

¡Oye, los diputados no se duermen, "guapí"!

Algunos sí. Algunos se ponen... algunos se ponen a jugar

al "Candy Crush"... -En la política...

-¿Al "Candy Crush"? ¿Qué dices? -¿Qué?

¿Se ponen a jugar al "Candy Crush"? -Sí.

En la política ha pasado de todo.

Hay gente que va a la política para hacerse millonario,

porque son sinvergüenzas. Hay quien va

para salir en los periódicos y son iguales de sinvergüenzas.

Y hay gente que hemos estado en política, en todos los partidos,

por el bien común, por trabajar. Yo te quiero ver a ti ahí.

Yo seré diputado y debatiré cosas para el bien común.

Me parece perfecto. ¡Lo más grande! ¡Sí, señor!

Albert, a lo mejor, hay que pensar un plan B, si no llega el pescado.

-¡Venga, Pedro, tú ve rápido! -¡Vale, vale!

¡A ver, a ver, a ver...! ¿Quién es vuestra jueza favorita?

¡La Sammy! ¿Quién es vuestra juez favorita?

¡Ay, mi Sammy, que me trae más bichos!

¡Vaya dos pescadores que tengo!

Me especialicé en mares y océanos.

De la "Ruta del Bakalao". Se me queda pequeño esto.

Escuchad, ¿creéis que os daré esto a cambio de nada?

Lo bonito es regalar. El que da lo que tiene,

no está obligado. Tienes que regalar.

Yo me tiro al agua. ¿Eh?

Me tiro al agua, si quieres. ¿Desnudo?

Bueno, en gayumbillos. -¡No, no, desnudo!

¡Ah, bien! ¡Ay! ¡Venga, tontorrón!

Yo te ofrezco un paseo por el Mediterráneo.

No me vale. Otra cosa. Yo te pincho un barril de cerveza

y te monto un fiestón que alucinas, vamos.

Por ahí vamos bien. ¡Por ahí me estás pillando!

Te monto una "rave" en casa.

Sí, sí, esa es buena. Bueno, toma. Ya lo he conseguido.

Con ella no falla. Tú le dices fiesta...

¡Vamos!

(TARAREA) ¡Vámonos, venga!

¡Vámonos!

Luego venimos a recoger, que se acaba la prueba.

-¡Vamos! -Vamos justos.

¡Mierda, mierda! Como después de estar aquí

sufriendo lo más grande en las rodillas,

que me voy a tener que ir a un fisio,

no me pueda poner mi capa azul para subir al balconcito...

¡Me voy a morir!

¡Escuchadme, por favor! Llegó un momento decisivo.

El vino ya está hirviendo. Es el momento de echar la pera

antes de que se oxide. -¡Venga! ¡Gracias, gracias!

(VEGA) ¡Josie, hay que darse prisa! (JUANJO) ¡Vamos, chavales!

¡Aquí traigo los pescados!

-¡Vamos, vamos, Juanjete! -¿Qué tal?

¡Pero qué maravilla! -Si alguno se despista,

me lo dices, que le meto. -¡Ay! ¡Me encanta!

Juanjo, con el conejo. -¡Venga, voy para allá!

-¡Josie, pescado! -Sí, voy.

¡Capitán, ya estoy aquí! ¡Chicos!

¡Qué pescado más grande! ¡Mira esto!

¡Mira esto! -¡Bien!

(GRITAN CONTENTOS)

Capitán... -¿Lo has pescado tú?

Lo he pescado yo sola.

Menos mal que me he puesto tutoriales de cómo ponerme

con los bichos estos, porque no tenía ni idea.

Yo había visto uno de conejos, pero hace un mes o así.

Le tenía ganas. No me quería ir de "MasterChef" sin este momento.

Te digo una cosa, la teoría es la teoría en el video,

y luego la práctica... ¡Ojo! -Sí, está costando.

¿Juanjo qué está haciendo? -Juanjo está con los conejos

y va a velocidad... -Supersónica. Vale.

Así que tú ve con los pescados.

¿Se te da bien el pescado? -Sí.

Vale. A ti te tengo de relevo.

Me tienes para lo que te haga falta, amiga.

¡Conejo! -Ya tengo el último.

¿Qué hay que hacer, Gonzalo? -Despiezar.

-¡Voy! -Estoy sacando las dos de detrás,

las dos de delante y un trozo del lomo, pero el pequeño.

¿Hay que cocerlo o no? ¿En la brasa? Va a salir duro.

-Lo pondremos en papillote primero. -¿Cómo en papillote?

Envuelto en Albal. -Vamos a darle caña,

que tenemos que ganar.

O sea, cómo es esto. Es que tiene aquí...

No, es que es un dinosaurio, tronca.

Este no se ha extinguido, está aquí y me lo he tenido que comer yo.

-Y convive con nosotros. -Y se hace pis... Muy fuerte.

Arteta. -Dime, cariño.

Primero, acaricia esto. -¡Ay!

Y segundo, ¿me podrías cantar algo?

Cualquier cosa, lo que se te dé mejor.

Pues es que cuando me piden cantar algo, así, de repente,

me viene en euskera, en vasco.

¡Canta, canta! (CANTA EN EUSKERA)

¡Se queda callado! ¡Se ha quedado mudo!

Chiquilla, tú vas muy rápido, eh. -¿Qué dices?

-Pero aquí también hay espinas. -Claro.

¿Porque el esturión es de río, de pantano?

De pantano. Es un esturión de pantano.

Los pescaditos de río y de pantano, como las truchas,

tienen muchas espinas.

¡Joder! Pero has pescado bien, eh. -Se me da superbién la pesca.

Llevo pescando desde que era una niña.

¡Esas pibas! ¡Vengo aquí a echaros una mano!

(TARAREA LA SINTONÍA DE "TIBURÓN")

Los peces son mis amigos, cariño. Son mis amigos.

(CAMBIA LA VOZ) ¡Hola, Terre!

-¡Hola, pequeñín! ¿Cómo estás? -Estoy muy bien.

Bueno, muy bien jodido porque ya me han sacado de ahí.

¡Oh! Yo no quería. (TARAREA)

¡Ella no quería!

(TERREMOTO) Yo no les diré nada. Piensan que pesqué.

¿Por qué quitarles la fantasía? Lo bonito de verme pescar

con una falda de lentejuela divina, el pelo al viento y con mi caña...

Yo ese sueño no se lo puedo quitar a la gente.

No puedo arrancar sueños. No valgo para arrancar sueños.

Que crean que pesco.

¡Equipo azul! ¡Equipo rojo!

¡Ya habéis consumido los primeros 50 minutos de la prueba!

¡Vais muy justos de tiempo! ¿Oído?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

(VEGA) ¡Venga, chicos! -Aquí otra vez.

Venga, la crestita. ¡Ah!

¡Anda, Josie! Quién te ha visto y quién te ve.

-¿Por qué? -Parecías tan de ciudad

y resulta que tu yo interno es más de campo.

¿Qué dices? Toda mi infancia en el campo.

Toda, todos los veranos sin televisión,

que mi ilusión era ver el "Un, dos, tres".

¡"Mamma mia"! -La imaginación

se me ha desarrollado por estar en el campo.

Equipo azul, capitana, ¿cómo vais? ¿Qué te pasa?

A ver, pues que mi equipo va superlento.

Josie va a ritmo de tortuga.

Y les ordeno cosas y, salvo Raquel y la otra Raquel,

están un poco a su bola.

O sea, las Raqueles te hacen caso. Los demás, ni caso.

Vamos a ver. ¡A ver, me está diciendo

la capitana que aquí no se le hace caso! ¿Es así?

¡No, chef! Menos las Raqueles.

Que tú eres muy lento. Samantha, es que este dinosaurio...

Perdona, no es lentitud... (VEGA) ¡No es un dinosaurio!

Sí, tócale la cabeza, Samantha. ¿Qué te parece esto?

Se tenía que haber extinguido y aparece en el río.

Lo que me está gustando, Josie, es que has empezado

con los conejos, luego con los pescados aquí.

Estás trabajando y cogiendo... Soy versátil.

Ya te estoy viendo. Pero es lento.

Versátil, pero lento. Mira, lo dice la capitana.

Claro. ¡Cómo no! No sabes lo difícil que es cortar

la piel del conejito.

Josie, ¿tú eres de campo? ¿Te sientes bien aquí?

Me encanta el campo, Samantha.

Me da una paz que no te puedes imaginar.

¿Eres de campo? -Sí, mi amor.

¡Cúrratelo!

¡Uy, uy, qué miedo! ¿La habéis adiestrado a la niña?

Ella quiere ser Samantha de mayor. Su sueño es...

Va por buen camino. O sea... Va bien, ¿no?

Sí, va superbién.

Por eso la estamos... Samantha, eres muy mandona.

Viene a hacer prácticas. Sí, sí, sí.

Escucha una cosa, quiero formas de pescadero. ¿Me has oído?

Pero mírame, si estoy pescadero total.

Cuando acabes, directo para la parrilla.

Mira, esta y, luego, todas estas raspas de dinosaurio.

Muy bien, Raquel.

¡A ver, Juanjo! Me preocupa el conejo.

¿Por qué lo has troceado?

¿Lo pondrás troceado? Sí.

Me han pedido que lo trocee. A ver...

¿Quién te ha dicho que lo trocees? Todos mis compañeros.

¡Capitana! ¿Quién ha dicho que había que trocear el conejo?

A mí no me han preguntado. -Yo tomé la decisión.

Eso no va a haber quien lo tome. Habría que haberlo puesto entero

en la parrilla, porque luego se corta y se queda más jugoso.

¡Samantha, empapillótalo!

A ver lo que hacéis, pero este conejo

tiene que estar superjugoso, superjugoso.

¿Jugoso? Pues papillote, porque si no, se te queda

como una zapatilla, Samantha. -Déjale esto a Juanjo

y empapillota. -Vale, venga.

Lo voy a empapillotar ahora, todo.

¡Menudo equipo me ha tocado! Estos son los indomables.

Son los indomables. Pero sé que tú tienes

mucha más paciencia que nadie y que les pegas cuatro gritos

y los pones firmes. Soy la reina del papillote.

¡Escuchad a vuestra capitana!

¡A partir de ahora, todas las decisiones que se tomen,

por muy pequeñas que sean, se me dicen a mí!

(GONZALO) ¡De acuerdo, capitana!

A ver, os lo explico, que es muy fácil.

Pones conejitos. -Tú eres el pro del papillote, ¿no?

A ver, yo lo he hecho siempre. Es muy fácil y no engorda nada.

El papillote es lo máximo.

Oye, tened en cuenta que es cebiche en daditos.

Ya lo sé. ¡Hola! ¿Cómo estáis por aquí?

(LAURA) ¡Hola, Samantha!

¿Cómo lleváis el pescado, que veo aquí mucha chica

y poco lomo? Es que le ha costado cantidad

pescar el pescado.

Bueno, a ver... Pero vais fatal con los lomos.

Va muy bien. Yo ya estoy. Quiero ritmo, quiero ver

estas planchas que se limpian constantemente

y los lomos que van saliendo, porque si no, no llegamos.

Me da igual que haya tardado mucho La Terremoto en pescar.

Así que... ¡rápido! (LUCÍA) ¡Marcha!

Albert, vamos a ver a Perico. Perico, ¿cómo vas?

¿Habías hecho arroz con leche alguna vez?

De pequeño siempre lo hacía antes de las carreras.

¿Por qué antes? Porque te decían que era bueno

por la glucosa... Por el hidrato.

Por el hidrato y todo eso. Eres el rey del arroz con leche.

Cuando tenía 16 años. ¿Con qué has infusionado?

Canela, limón... Y lavanda.

A ver, a mí lo que más me gusta, es el arroz con leche.

A mí también. Si está bueno, nos vamos juntos

de excursión en bicicleta. ¡Venga, hecho, Samantha!

¿Cómo va la cosa por ahí, Albert? -Bien.

-¿Lo tenemos todo controlado? -Sí, sí.

¡Oye, qué bien huele eso!

Huele riquísimo.

¿Te gusta el arroz con leche? -Mucho.

Otro paquetito que me lo llevo a la parrilla.

El papillote es lo máximo.

Esto ya está hecho. -¿Cómo va la tarea?

Pues la tarea... Yo sigo con el postre,

que ya está casi terminado, ¿vale? -Casi terminado.

Solo falta la naranja y emplatar. -Sí.

Equipo azul, ¿cómo vamos? ¡Hola, Pepe!

¿Esto son las patatas? (JOSIE) ¡No! El conejo.

¿Pero y eso? Porque lo han cortado

y se queda seco si lo ponemos sobre las brasas.

¿Por qué lo hemos cortado? Ese ha sido el fallo

y hay que corregirlo como sea. -No me han preguntado.

Está muy bien lo del papillote para que se te quede cocido,

pero para asarlo no. Luego le pones el mojo y lo marcas.

O sea, lo tienes cocido, le pegas con el mojo

y lo asas otra vez. Sí.

Y ya lo dejas requeteseco.

No, requeteseco no. Josie, vamos a ver...

Es que nadie nos indica, Pepe. Por eso vengo yo, para indicarte.

¿Tú crees que hay que ponerle el mojo antes del papillote?

Sí, tiene que coger el gusto antes.

Vale. Aquí se va a quedar blanquecino

y cocido. Cuando vayas a pintar con el mojo, no te lo cogerá.

Vale, saco los conejos. Sí, claro.

(JESÚS) Sácalo ya, hacemos el mojo y pintamos.

¡Joder!

¿Tenemos hecho el mojo? Estamos con ello.

¿Qué pasa con esto? Que no me hacen ni caso

y toman decisiones sin preguntarme. Sin preguntarte ni nada.

Te ignoran, como si fueses la pequeña del grupo.

Es que soy la pequeña. ¡Tiene narices la cosa!

¿Sabes lo que te digo? Como no te hacen caso,

coges a Albert, te vas al campamento,

os vais a descansar un rato y estos, que son mayores,

que se apañen como puedan. ¿Te parece? ¿Vale?

Sí. ¡Venga, fenomenal!

Creyendo todo el rato que era papillote...

Estaba totalmente convencido. -No pasa nada.

O sea, es que aquí tienes que ser farmacéutico, arquitecto...

Tienes que diferenciar bodegón, de salsa.

Tienes que saber dónde está... Me parece un poco fuerte

y, encima, sin Photoshop. ¡No puedo más!

¡Mira, Nico! ¿Qué te parecen los filetitos?

Pues... que tiene una pinta muy rica.

¡Albert, anda! Vámonos a la tienda de campaña,

que me lo ha dicho Pepe. -¡Vete, vete!

¡Escúchame! Albert, me han mandado Pepe.

Me ha dicho que nos vayamos a una tienda de campaña

y descansemos. -OK.

Y dejamos a estos que se apañen solos. ¡Vámonos!

¡Que alguien se ponga con las limas!

A la tienda de campaña que más nos guste nos dejan irnos.

¡Ay, mira qué bien!

-¿Tú has visto cómo va mi equipo? -Fatal.

Laura, cariño, ¿cómo están las cazuelas de...?

La mora está ya hecha.

Hay que pasarla por un pasapuré. -Vale.

¿Qué hacemos, Lucía? Ay, mira...

¿Vamos un poco pronto o son manías mías?

No lo haría mucho porque queda un montón de rato.

No la cocinemos mucho porque es una carne

que se quedará hecha una piedra. Claro.

Está muy bien cortado, muy bien limpio.

Doremos bien y fuente, sal, aceite y reservamos.

Veo el patito limpio y gracioso...

Veo aquí al pescadero mayor del reino... Disculpe usted.

¿Vamos retrasados con esto? Es que la pesca ha sido complicada.

Ha sido una pesca... Las olas llegaban...

Has pillado tormenta, ¿no? Olas de siete metros, te lo juro.

Pensad que esto es un cebiche.

Carne muy limpia y sed muy escrupulosos

y que sea resultón el cebiche, que sea expresivo.

Jordi, yo el arroz ya lo veo. ¿Quieres probar?

¿Lo ves? Yo lo sacaría del fuego.

Está muy rico, eh. Mira, la textura es maravillosa.

Por eso, yo es que lo veo y el arroz también está.

¡Muy rico! ¡Venga, va, vale!

¡Equipo rojo! No vamos mal. ¿Habéis visto cómo se movía

Laura cuando ha visto la...? ¡Mira, mira!

Tengo un cuchillo en la mano. Me da igual.

Caña, caña. Vale.

¿Vale? Como antes. No bajemos el ritmo

y si tenemos tiempo para emplatar bien, guay.

Vale. ¡Venga!

(R. SÁNCHEZ) Ya vienen los tratos. -¿Me habéis echado de menos?

-¡Muchísimo! -¡Mucho, mucho!

Oye, hicos, ¿cómo llevamos las brasas?

Vale. Eh... -Patatas ahí.

-Patata a lo fuerte, ¿no? -Claro, tío.

Donde más fuerte, patatas.

¡Vamos, venga, va, va! (VEGA) ¡Al fuego, venga!

¿Qué tal vas? -Nos vamos.

¡Ah!

Esto ya está, ya lo tenemos. -¡Ojo con el punto, eh, Juanjo!

-¿Cuál es el punto? -El que tú veas que es el punto.

Porque un pescado, como te pases, tío...

¡Venga, chicos! ¡Ánimo! ¡Rápido! ¡Caña! ¡Meteos caña!

(CAMBIA LA VOZ) Siempre, muñeca. -¡Haz esa voz! ¡Haz esa voz!

Sí, amigos. (ALBERT RÍE)

¿Tú conoces "Gru, mi villano favorito"?

-Sí. -Pues yo soy el que hace la voz.

¿Qué te parece? (GRU) ¡Quiero que me escuchéis

todos bien, chicos! -¡Anda!

Vamos a intentar hacer algo que no ha conseguido nadie

hasta ahora. ¿Y sabéis qué es?

¡Robar la Luna! -¡Bien!

¡Qué guay! (ALBERT) ¡Hala, no sabía!

-¿Has visto? -A ver qué tal está.

Está de lujo.

¡Está deliciosa! -Está bueno, ¿no?

¡Ay, por favor! Cómo se está poniendo.

¡Caña, chicos! ¡Rápido!

Es demasiado dulce. -¡Oye, tú!

¡Mira, Flo, uno que te hace competencia!

Se está comiendo las moras.

Oye, Flo, ¿tú sabes que era el catador oficial?

¿Eras el catador oficial de tu edición?

-Sí. -¿Puedes creer que somos colegas?

¿Te puedes creer que yo también soy el catador oficial de esta edición?

¿Eh? (LAURA) Es Flo y Miniflo.

Padre e hijo. Son padre e hijo.

Venga, ahora tú haces de mí.

(IMITA A ALBERT) ¡Atención, chicos! ¡Atención!

Bubu y Yogui. ¿Eh?

(FLO) ¡Perico! ¿Qué tal vas? -¡Aquí, llorando de emoción!

Perico, no pienses que te olvido. -De lo rico que está,

se me saltan las lágrimas. # Estoy llorando por ti.

# Estoy llorando por cosas de ayer.

# Y cada día, cada día que pasa, me duele más. #

¡Vamos, esa fiesta arriba! (TARAREA)

¡Flo! ¿Qué, chef?

Lo de Albert, ya le conozco. Pero, macho, rema, que no llegamos.

¡Oye, venga, cañita! Vaya cocinado

que vamos a tener aquí, Jordi. No entiendo nada.

¿Cuánto falta para que salgan? 15 minutos.

¿15 minutos? Faltan 15 minutos.

¿Para que salgan? Claro.

¡Pero si no tenemos conejo!

Voy a meterles cera porque no llegamos ni en broma.

¡Oye, equipo azul! ¿Sabéis que en 15 minutos

salen los platos? Lo sabemos, Pepe.

Oye, ¿seguimos con el rollo conejo-papillote?

¡No, no! Ahora lo vamos a pincelar. ¡Vamos a ver...!

¿No hay nadie aquí con criterio? ¿Podemos meter los conejos

en el mojo, por favor, y asarlos con ese mojo?

Josie, por favor, vamos a ver...

Venga. Ahora, el mojo... Vamos a ver...

Josie, que es más fácil, de verdad. ¡Ah, vale! Meterlo dentro.

Claro. Es que es esto. ¡Estamos en el campo!

"Como soy del campo, aquí me zampo".

Es un refrán de toda la vida.

¡Ay! Vente para acá, Josie.

¡Ay, ay! Juana de Arco otra vez. ¡Ay, qué calor!

(RÍE) O sea... ¡Ah!

¿Pero por qué hacéis un auto de fe todo el rato?

¡Es que no lo entiendo!

¡Venga, vamos! Mueve, mueve y vas poniendo por ahí.

¡Venga! ¡Venga, venga! Ve metiéndolo ahí.

¡Oh, vaya pescado, madre mía! ¿Qué pasa?

¿No tenía que ir a la brasa? Sí, tiene que ir,

pero se moja con un poco de aceite.

Igual que estamos haciendo con el mojo, le damos aceite

y lo ponemos con cariño. Podemos hacerlo...

Pero fíjate en esos trozos. Ya, ya.

¡Señores, otra cosita! ¿Qué, Pepe? ¿Qué, Pepe?

Las patatas, que deberían estar abajo, en los rescoldos,

que se asen. (JOSIE) No sabíamos eso.

No arriba. Ya, ya. O sea, no se me va a olvidar ya

una barbacoa en mi vida. Rescoldo, parte superior...

Luego que no digan que no he sido Juana de Arco,

porque me muero, eh.

¿Tenemos postre? Sí.

¿Dónde están las peras, Raquel? Aquí.

Las he sacado para que no se empaparan.

Me vale. ¡Genial!

Me vale. Le falta un poco de dulzor y sabe demasiado a vino crudo.

Vamos a dejarlo reducir y se lo echamos encima a las peras

Bueno, pero, por lo menos, mira, emborrachamos

a los comensales con el vino.

Por lo menos, se les pasará si tenemos conejo o no.

Así les va a dar igual si es carne, pescado.

¡Y yo con ellos, por Dios!

Oye, vuelvo en cinco minutos y emplatamos, ¿vale?

¡Sí, chef! Me voy preocupado, que lo sepáis.

¡Chicos, tenemos que emplatar ya! -¿Ya, chef?

¡Sí, ya! -Sí.

¡Venga, hay que darse caña, eh!

¡Preparad todo! ¡Equipo rojo!

¿Estamos para sacar los platos?

(TERREMOTO) ¡Sí, chef! El patito en una fuente...

El cebiche en una fuente... El arroz en su ollita...

Capitán, necesito decisiones. Vale.

¿Qué personas servirán cebiche? ¿Quién servirá el pato

y quién servirá el arroz? Él el pato.

Flo sirve el pato.

El cebiche... ella.

Celia. Vale. ¿Quién sirve el arroz?

Hombre, lo ha cocinado enterito Perico.

Vale, pues Perico. Perico, el arroz.

¡Señor! ¡Chef! ¡Sí, chef! ¿Vale?

¿El pato cómo anda, Lucía? Yo creo que está bien.

¿Tenemos la ensalada del pato? Sí, está...

¡Venga, la ensalada! Los tomates.

¡Todo para acá, venga!

La ensalada la metería en fuentes también, eh.

Metería las hojas, metería todo.

Tengo la compota, la ensalada está por ahí...

Solo me falta el pato. Pues ya está.

¿Cómo tenemos el arroz? (PERICO) Ya está listo.

¡Aquí en la mesa, que nos vamos!

¡Ay, socorro!

Josie, ya te quiero ver haciendo algo. ¡Va!

Hay que sacar las patatas. Pero si he puesto los conejos.

¿Qué me estás diciendo?

(GRITA) ¡¿Pero qué es esto?!

Es que esto no es de recibo. (GRITA)

¡Socorro! O sea... ¡Ay, ay, ay, ay!

¿Pero esto qué es? ¡En serio! Es un auto de fe.

¿Esto qué es? ¿Juana de Arco?

No puedo... O sea... -Esto sí es.

Esto está más que hecho. -¡Ah, socorro!

¡No puedo! O sea, es imposible. No se puede.

Bueno... ¿Estamos ya para salir, señores?

Vamos a ir emplatando todo lo que tengamos.

Conejo, ¿está? (JOSIE) ¡No!

Pues eso no sale, de momento. ¿Tenemos pescado?

(JOSIE) Sí. Vale. Vega, dime

qué tres aspirantes quieres que salgan a servir.

Quiero que salga Raquel Sánchez Silva.

Raquel Sánchez Silva sale a atender al bufé. ¿Quién más?

Quiero que salga Juanjo porque les sabrá convencer.

Más vale que les convenza, sí, porque otra cosa...

A la otra Raquel porque es la que controla el postre.

¡Perfecto! Me parece buena idea. Las dos Raqueles y Juanjo,

salís a vender al bufé. (JUANJO) ¡Venga!

Vamos emplatando, salen las Raqueles,

se llevan todo lo que hay.

Y tú, hasta que no esté el conejo, no sales. ¡Vámonos!

Josie, ¿cómo va ese conejo? Dándole a las brasas,

que luego decís que no hago. Te pareces a Pepe, el del picón

de mi pueblo, eh. ¡Dale! ¡Ah!

Pepe... Es durísimo. ¡Jordi! ¿Tienes para poder sacar?

¡Vámonos! ¡Venga! En un minuto, sale todo.

¿Sabes qué haremos con esto? Lo tapamos, perfecto.

Venga, que no se enfríe.

Platito, lo tenemos. (FLO) Tengo la ensalada, chef.

¡Ahí nos vamos! ¿Lo tenemos? ¡Sí, chef!

¡Vámonos! ¡Pepe, se me enfría! ¡Me voy!

¡Venga, saca, saca! ¡Si está, está!

Luego iré sacando cosas. ¡Venga, tú saca!

¡Vámonos! ¡Vámonos, equipo rojo, al bufé!

¡Vámonos, rápido, rápido! ¡Al lío! ¡Muy bien!

(JALEAN)

Aquí. ¡Vámonos!

¡Cuidado! Vale, eh...

¡Venga, Raqueles!

¡Chicos, a limpiar, a recoger! -Que no nos pongan de guarros.

(LAURA) Después de cómo hemos corrido y organizado...

Yo, la cocina bien. Ahora, a ver los vendedores.

¿Qué le falta a esto? A esto le falta un pelín.

Le falta un pelín bueno. Sí le falta.

¡Madre mía! ¡Madre mía! ¿Qué ha pasado aquí?

Venga, vamos sacando patatas. ¡Ayudad aquí a la patata!

Venga, voy a sacar. Hay que hacer control de calidad.

El control de calidad va a estar jorobado, porque mira...

(GRITA) Está negra por fuera

y cruda por dentro. Esta brasa la carga del Diablo.

¡Uy, que me mato! ¡Que te mancho! ¡Ay, que estás de blanco!

Pepe, lo siento.

Te has llevado aquí un "print"... Pepe, es tendencia, ya está.

(RÍE) No tengo la culpa

de estar haciendo moda cada cinco minutos.

Vega, vámonos. Vente. ¡Qué malos estos "celebrities"!

Hacía tiempo que no veía unos tan malos.

A ver, la patata, tronco. ¿No tenemos nada más que esta?

(JOSIE) En vez de ponerla entera, ponemos un poco de patata

en plan puré, porque es lo único que nos puede salvar.

(JUANJO) Arranca el bufé sin conejo. Si hubiera estado ahí

desde el principio, hubiéramos quedado de otra manera.

No digo porque yo sea el mejor, pero porque yo el conejo lo chanelo

porque lo trabajo en casa cada dos por tres, y sé que van enteros.

Bienvenidos a todos a esta Acampada MasterChef.

Nuestros aspirantes han preparado dos menús para que podáis elegir

las elaboraciones que más os gusten.

Pero me temo que no vais a poder disfrutar

de todos los platos a la vez.

Adelante, por favor, se abre el bufet.

¡Vámonos, que tengo un pescado que no se puede aguantar!

¡Un poquito de fuego, un poquito de brasa,

un poquito de pescadito, mira, con un salpicón!

¡De gatito, de gatito!

Como el ceviche está tan bien no lo voy a vender

porque sé que lo vais a comer. Está buenísimo.

¡Venga, magret! ¡Magret de pato!

Esto es un magret de pato con compota de moras

y una ensaladita de espinacas para refrescar.

Te estás llevando el mejor plato, el plato estrella.

¡Siguiente!

¡Al rico arroz con leche,

con vacas del Barraco, de Navaluenga!

¡Vinito de la región! ¡Apoyen a la garnacha!

¡Y déjense de mazacotes, que eso parece un ladrillo!

Va a probar unas peras que no ha probado en su vida.

Queréis de Cebreros.

Que sí es de Cebreros. -Que no es de Cebreros.

¡Riquísimo, fresquito, con un cervecita,

un vinito de la tierra!

¡Vamos que nos vamos! ¡Vamos, ceviche!

¡Al ceviche fresquito, que hace mucho calor!

Dime que te lo vas a llevar.

La primera sensación es la que hay que seguir.

Aquí tiene, señorita, disfrute de esta comida

y acuérdese del rojo, que tiene el mejor plato

de la historia de "MasterChef".

Arroz con leche, ¿no? -Hay que apoyar la ganacha.

Claro, si es de Cebreros.

Venga, te voy a echar un buen trozo. Este, grande.

Está buenísima. Que le aproveche mucho.

¡El ceviche para el niño y la niña! ¡Vámonos que nos vamos!

(FLO IMITA A RAJOY) Pues ya lo ve usted.

¿Qué le parece? La pareja del año. Quién me lo iba a decir a mí,

que iba a estar con Celia Villalobos.

¡Vámonos que nos vamos! ¡Vamos a Perú, chicos!

No, ¿qué dices?

No, eso es lo que han dicho, pero es mentira, es mentira.

¡Muchas gracias! -Habéis venido todos de Cebreros.

Bueno, qué maravilla tener entre los comensales

expertos campistas a un consejero, y qué sitio tan bonito.

El Edén. Maravilloso.

Pero maravillosos también los productos de tierra de sabor.

Pues sí. ¿Calidad en los platos teníamos?

Pues en algunos sí. ¿Cuál ha elegido?

He elegido el ceviche. Ceviche.

Estaba muy rico. Muy bien.

También he elegido el magret, que me gusta un poquito menos.

Y en cambio ha cogido el postre del equipo azul.

Pues sí, porque es que peras del Bierzo

y el vino de aquí de Cebreros.

¿Qué más quieres? Pues eso es lo más.

¿Y se lo han cargado o lo han arreglado?

Lo han hecho perfecto. Muchas gracias por vuestra ayuda.

Gracias a vosotros. Gracias.

¡Vamos!

¡Chavales, el conejo, el conejo!

¡Ya tengo el conejo!

¿Quién quiere conejo? ¡A euro, a euro, a euro!

¿Quiere conejo? Muy buena pinta.

Está muy bueno el conejito. El magret de pato...

Magret con ensalada de...

¿Conejo?

He perdido a uno.

¡Vámonos que nos vamos! -Que no te metas en mi mesa.

Vete a tu sitio, cariño. -Yo estoy en mi sitio.

Yo siempre estoy en mi sitio.

Te voy a echar arroz y ya verás como ganas un Tour de Francia.

Arroz con leche para ganar,

para ganarle a Perico y lo que haga falta.

Solamente se los encasquetas a los fans.

Yo creo que te va a encantar.

Que te guste mucho y que lo disfrutes.

Te veo cara de magret de pato.

¡Conejito, buenísimo! Me lo estoy comiendo.

¿Y el arroz con leche qué?

No. -Sabotaje, sabotaje.

Si han venido todos los de Cebreros, qué van a hacer.

Raquel, te están llamando por ahí atrás.

Arroz con leche riquísimo.

Donde esté el vino que se quite la leche de toda la vida.

Los mejores chefs lo han probado y dicen que está muy bueno.

¡Al que se lleve el conejo le regalo el táper!

¡Le regalo el táper, que estoy que lo regalo!

Huy, de las pocas que veo que habéis cogido arroz con leche.

¿Y eso? Nos lo han vendido fenomenal.

Habéis elegido el salpicón. Sí, estaba muy rico.

¿Después de segundo qué has cogido? Hemos cogido las dos el magret.

¿Y qué tal? Estaba bueno, pero...

Estaba un poquito duro. -Duro.

¿Y el arroz con leche qué tal estaba?

Estupendo, que queríamos repetir.

¿Está para repetir? Sí, sí, sí.

Pues muchas gracias. A ti.

¡Conejo a euro, a euro, a euro!

¡Vamos, un poquito de ceviche fresquito!

Que lo disfrutes, cariño.

¿De dónde eres?

¿De Muñana? Pues estas son vacas de Ávila, ¿eh?

Pilla este y pilla tapa, que vas a flipar.

Te voy a dar un trozo grandísimo.

Mira, te voy a buscar el trozo más bonito.

Vale. De nada, cariño, a ti.

Pasa, que estás haciendo cola.

Lo que te estoy haciendo es un repaso por la izquierda.

Hugo, que me han dicho eres tú

el que ha traído las tiendas de campaña.

Así es. Que son tuyas, que tienes

una empresa de tu padre, ¿no? Sí, yo lo heredé de mi padre

esta pasión por la naturaleza y lo que hice fue digitalizar

el negocio y montar... Todo de tienda de campaña.

Todo tiendas de campaña. Y también la bolita que era

como de campamento de niños también.

Sí, sí. Me la voy a comprar para mis hijos.

Te voy a preguntar el menú. ¿Primero qué has tomado?

He empezado con el ceviche. ¿Qué tal?

Muy bien, estaba muy bueno. Segundo el conejo,

que estaba un poco más hecho por un lado que por el otro.

¿Y de postre? Las peras al vino,

que la verdad que ninguna queja.

Pues muchas gracias. A ti.

Queridos comensales, como veis hoy hemos tenido

unos capitanes muy especiales.

Espero que hayáis disfrutado, que eso es lo más importante,

y que os haya gustado, que admiréis este paisaje

tan increíblemente bonito, lo bonito que es este campo.

¿Con qué equipo tienen que ir? Con el rojo.

¡Claro, tiene que ir con el equipo rojo!

Vega, defiende nuestro equipo azul que estos son unos liantes.

Votad al equipo azul aunque no haya sido perfecto,

pero se han esforzado y eso es lo importante.

Luego es importante que no dejéis ningún plástico

ni resto en el suelo, porque el medio ambiente hay que cuidarlo,

a él y a su fauna.

Qué maravilla. Qué bien, Vega. Muy bien.

(Aplausos)

Muchas gracias, Vega, Albert,

por haber venido una vez más a ayudar a los mayores.

Y a vosotros nuestros invitados muchas gracias por compartir

este pequeño homenaje a la naturaleza.

Qué afortunados somos de tener

valles tan impresionantes como estos.

Ha sido un lujazo poder hacer esta prueba tan única como especial.

Y a nuestros espectadores os recuerdo que todo

lo que habéis visto en esta prueba es fruto de la magia "MasterChef".

Así que nada de hacer fuegos improvisados.

Informaos siempre antes

de cuáles son las normas de cada lugar.

Es nuestro deber cuidar estas joyas naturales.

Y ahora sí, gracias y hasta siempre, Ávila.

(Aplausos)

Aspirantes, me sorprende y mucho

que hoy haya tenido que arrancar el bufet pidiendo disculpas.

Os prometo que es algo que no soporto.

¿De verdad que habéis tenido dificultades para sacar adelante

estos menús que es que saben hacerlos hasta mis hijos?

¿Qué ha pasado?

Que no ha pasado.

El objetivo no se corresponde con la infraestructura.

Esas brasas que sale humo... era una falla.

O sea, yo estaba como el ama de llaves de "Rebeca".

Si hubierais parapetado para que el viento no hubiera

pasado creo que hubiéramos ido muchísimo mejor.

Pepe, apunta en tu libreta porque ahora ya no es el ancho

de la cocina sino el fuego, que quiere un parapeto.

Y luego el concepto barbacoa...

En serio, ¿quién en su sano juicio tiene una barbacoa?

O sea, de verdad, ¿venden barbacoas?

¿Qué dominguero tiene una barbacoa? ¿Me lo puedes decir?

¿Quién puede tener una barbacoa en su casa?

Es algo de tan mal gusto...

Yo tengo barbacoa.

Pues no lo entiendo. -Pues tengo barbacoa.

Te acompaño en el sentimiento por tener barbacoa.

Me parece atroz, Samantha.

¿Pero qué tienes ahí en el ojo izquierdo?

Tengo de todo, Samantha, estoy quemado...

A ver. Estoy fatal.

Levántate las gafas. Tengo lo que queríais,

todo el maquillaje, el grooming...

¡Ay, el rímel! Todo.

Se te ha corrido. Se me ha corrido todo.

A ver, ¿queríais que apareciera ya como Susimen,

que es con un rulo aquí y todo? Pues ya lo tenéis,

es que más no puedo hacer.

Me ha faltado rebozarme en el fuego.

O sea, que al principio yo decía Juana de Arco de broma,

pero al final sí que me he sentido Juana de Arco. O sea, soy mártir.

Se creen que soy una damisela. Por mucho polisón que yo me ponga

si me tengo que poner a las brasas lo voy a hacer.

O sea, que no tengo miedo.

Tengo como más energía cada vez que va evolucionando el concurso.

Bueno, equipo azul, vamos con vosotros.

Habéis empezado organizados y yo no sé qué ha pasado

que todo se ha empezado a torcer y no lo entiendo.

¿Quién decidió que había que cortar el conejo?

Todos, todos. ¿Todos?

Sí. -A ver, Pepe, yo te lo explico.

Sí, claro.

Lo que habíamos hablado era de cortarlos para hacerlos

primero por dentro y luego darles el último toque por fuera.

Si corto en trocitos se me van a descontrolar

y se me van a hacer antes y los voy a pasar de cocción.

Casi es una cuestión de lógica.

Y luego la técnica del papillot...

Lo he hecho con la mejor intención, le dije:

"Vamos a empapillotar esto para que quede jugoso".

Josie, tu idea ha sido marciana, pero me sorprende entre los demás,

Juanjo, tú que vas de campestre y de barbacoas, o del resto

que habrá hecho alguna, y nadie ha hecho nada.

Creo que cuando algo no os parece bien y creéis que hay que hacerlo

de otra manera lo decís.

Tampoco podíamos decirle a la chiquita pequeñita.

¿Echamos la culpa a la niña?

¡No, hombre, no!

¿Queréis eso?

No, no, pero yo no he podido decidir nada.

Ellos me han dicho: "No, no, en cuartos".

Yo pensaba que sabían lo que hacían.

Como yo he llegado después a la prueba.

Y cuando he visto que era para la parrilla he dicho:

"No me digas, se van a quedar en nada".

Jesús, ¿algo que decir?

Hemos cometido fallos y ya está. No ha sido la niña,

ni ha sido Juanjo, ni ha sido el otro ni el de la moto,

hemos sido todos y fin de la historia.

Y te digo una cosa, me da rabia.

A mí sí que me da rabia, Pepe. Porque habéis currado.

Las ideas que habéis tenido son bastante peregrinas.

Pero te digo más, Josie, que me ha encantado tu actitud,

porque no confiaba nada en ti.

Yo... Oye, has desollado conejos,

te has manchado, has sudado con el pescado también

y te has acercado a la brasa.

Sí. O sea, que a mí no me importa.

Josie, por actitud no te puedo recriminar nada.

Gracias.

Bueno, he dicho que no y pido perdón

porque ha habido alguna idea lúcida.

Raquel Meroño, me ha gustado mucho

verte hacer el postre. Gracias.

Lo mejor del menú ha sido clarísimamente las peras de Raquel.

¡Qué bien! ¡Me encantan!

¡Bien! -¡Uuuh!

¡Qué ricas!

Siempre quise escuchar esto en "MasterChef".

Estoy contentísima con las peras.

No me esperaba el show este.

Equipo rojo, voy con vosotros.

Os diré que como equipo os he visto trabajar bien.

Todo ha funcionado, incluso cuando ha aparecido la culebra,

Laura, has seguido cocinando y le has echado agallas

y has continuado con tu labor sin parar ni un segundo.

¿Era la primera culebra que veías? No.

Si ella se mira al espejo todos los días.

No, no me da miedo, pero es que no me la esperaba.

Necesitas que te avise la culebra para no asustarte.

Hombre, hubiera venido muy bien. -Una culebra con claxon siempre...

-Siempre funciona.

Os he visto en modo currante a la mayoría,

porque hay que reconocer que el momento desplume del pato

lo habéis sorteado muy bien.

Al final le hemos arrancado las plumas al pato

para no servir un pato maravilloso.

Es cierto que por fuera tenía buena pinta,

pero en vez de dar un golpecito de un minuto

le hemos dado tres. Sí, sí.

Y se nos ha pasado un poquito. Sí.

Y con respecto al pescado tengo una pregunta para ti, Tempestad.

Adelante, estoy preparada.

Demasiado bien se te ha dado la pesca.

Has logrado todos los esturiones en poquito tiempo.

Yo voy hermanada con la madre naturaleza.

Yo tengo un don que me acerco a las aguas

y me caían los esturiones encima.

Y todos los que cogías de tu especie.

Todos, era increíble. Se corrió la voz.

Estaba allí y un momento: "¡Que está la Tormento!"

Que están los de "MasterChef". Que está la Terre aquí.

Y han salido como locos a buscarme.

Me pasa mucho.

Yo soy la fishing woman de "MasterChef".

Has pescado muy bien, tanto que Ainhoa, Lucía y Celia

pues han sacado partido a ese buen trabajo

y han hecho un muy buen ceviche.

Flo, creo que vas una marchita por detrás del resto del equipo.

Aquí hay que darse un poquito de cera.

Pero yo me daré cera cuando note que si no me doy cera no llego,

pero de momento hemos llegado.

Tranquilidad en Las Gaunas, minuto 39.

Esa marcha que le ha faltado a Flo

se la ha quedado uno de sus compañeros.

Perico, has sido de los últimos en ser elegido y sin embargo

has sido una gran apuesta y has estado no solo concentrado

y tranquilo, sino muy acertado a la hora de elaborar

el arroz con leche, que te ha salido genial.

Gracias. Yo la verdad que soy un hombre de equipo también

y me he sentido muy bien en este equipo rojo.

O sea, todo ha rodado perfectamente.

Aunque Raquel me ha hecho una competencia muy dura

a la hora de vender el arroz con leche,

ella con sus... sus peras.

(Risas)

Es que las peras...

¡A mí me tiran más las peras de Raquel que tu arroz,

ya te lo digo yo!

Estaba en desventaja, ¿no?

Me decían: "Me gusta más el arroz con leche,

pero yo soy de Cebreros".

Entonces ha sido una puñalada la que me han dado.

Ha llegado el momento de saber

cuál es el equipo ganador de esta prueba.

Y ese equipo es...

el equipo rojo.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Lucía!

¡Enhorabuena!

¡Terre!

Puedo decir a estas alturas que estoy aburrido del balcón.

Yo he venido aquí a cocinar, no ha subirme a un balcón,

para eso me voy a las Fallas.

Yo quiero decir que no solo estoy contento

porque el equipo rojo haya ganado, sino también porque por fin

hemos visto al gran Perico Delgado destacando, triunfando

y haciendo un platazo.

Para mí ha sido el mejor aspirante del equipo.

Muchas gracias.

Pues yo también quiero destacar el trabajo de alguien de mi equipo:

Raquel Meroño. Muchas gracias.

Tu trabajo haciendo el postre y vendiéndolo ha lucido mucho.

¿Has probado mis peras?

Sí que quiero que sepas que aunque no te libras de ir

a la prueba de eliminación has sido la mejor de tu equipo.

¿Seguro que no tienes un pin de inmunidad por ahí?

(Risas)

Estoy con una sensación absolutamente agridulce,

porque estoy muy contenta por lo que ha pasado con el postre,

pero por otro lado...

lo de ponerme otra vez el delantal negro me supera.

Equipo azul, nos vemos en la prueba de eliminación,

y ya de perdidos al río, ¿no? ¡Al río!

Porque, Juanjo, me has prometido en la pesca que te ibas a bañar...

¡en pelotas!

¡Así que vamos!

(Aplausos)

Josie, que a ti te hace falta, que estás terrible.

Ay, de verdad, qué horror, Samantha, no puedo más.

¡Bravo!

¡Pero bueno, ese cuerpo, ese cuerpo!

(Aplausos)

¡Ay, ay, ay! -No cubre nada.

¡Vamos, Josie, vamos!

¡Vamos! Vamos al agua, chicos,

de perdidos al río.

(PERICO) Y esto lo hacen cuando pierden.

¿Cuándo ganan qué va a ser?

¡Venga, Raquel!

Mira, mira, mira...

¡Venga, vamos!

¡Venga, Josie! ¡Ay, Josie!

(Aplausos y risas)

Regresamos a las cocinas de "MasterChef" después

de que los celebrities hayan disfrutado de una idílica

jornada al aire libre en la que muchos de ellos

han vuelto a su infancia.

¡Vamos ahí!

Pero como se suele decir en estos casos,

no todo el monte es orégano.

¡Guau!

(NICO) Es Batman, es Batman de satén.

La sencillez. -Antes muerta que sencilla.

Qué guapo.

No sé qué estilismo me pegaría más ahora mismo,

si el de Josie o el de la Terre.

Yo creo que este, ¿no? El abrigo de tafetán.

Sí, ¿no? Siempre tafetán.

Te hace mucho más feliz.

Oye, ¿la corona está del derecho o del revés, Josie?

Es un tercer ojo. ¿Un tercer ojo?

O sea, es que a mí lo que me coloca los chakras es esto.

Esto te da suerte, te coloca...

Cuando tú tienes muchas ganas de divertirte saca el tercer ojo

y lo mueves y eres superfeliz,

porque al final de la noche acaba así.

¿Dónde podría yo comprar algo así?

Si te lo quieres poner yo ahora te lo paso para cocinar,

porque con esto no puedo batir el huevo.

¿Me lo puedo probar? Sí.

Todo de negro y con el azul ese cielo.

El azul tiza es maravilloso. -Va a parecer el Conde Drácula.

¿Azul tiza? Menudo "lookazo", Pepe.

No te has visto en otra.

¡Guau, Pepe!

Cenicienta. Esto es otra cosa.

¡Qué fuerte!

¿No te sientes mejor persona? Es que es otra cosa, ¿eh?

Claro que sí, yo te veo Luis II de Baviera, estás divino.

Pepe, piénsatelo, mira...

Por fin llegó el cambio de look.

Pero vamos... Te vienes arriba con esto.

Claro que te vienes arriba. Hoy lo necesitamos,

después del conejerío aquel.

¡Bien, Pepe!

Y te voy a decir una cosa, que vas como ligero,

que no notas una sensación de...

Claro, si te da un parraque con tafetán es muy teatral, mira.

Claro. -Que te dé un "bohío".

Si te da un "bohío" haces así: "Y el expulsado es tal..."

O sea, entiendes, es como...

(Risas y aplausos)

Eso es lo que voy a hacer si me echan.

O sea, que por favor...

Creo que cada día lo tienes que disfrutar a tope.

Y yo toda mi vida me he vestido como si fuera mi último día,

pero a partir de 2020 más.

Oye, Terre, se te ha caído una pestaña. Lo sabes, ¿no?

Yo estoy bien, es una tendencia que estoy creando yo.

¿Ah, sí? Sí.

Terre, ¿cuánto te gastas en peluquería?

Bueno, esto es unos champús que hay que dan volumen.

No te vendría mal a ti un poquito de esto.

(Risas)

Él ha probado la capa, yo creo que tú un peinadito.

No, yo no soy Anastasia, déjalo.

Terre, ¿cómo ha sido trabajar a las órdenes de Albert?

Bueno, Albert, nuestro capitán...

Mira, el niño es delicioso, el niño es para comérselo.

¿De los nombres que te puso con cuál te quedas:

Tormenta, Torpedo, Tormento?

Yo Torpedo, fíjate, me gusta.

La Torpedo de Alcorcón. -La Torpedo de Alcorcón, ¿no?

Yo lo veo. Oye, Flo, Perico y tú a lo mejor

deberíamos aprender del resto de compañeros.

Venir un poquito más elegantes me refiero.

Hay gente que necesita ropa para mostrarse elegante.

Tenemos la elegancia ya dentro. -Incorporada.

Tenemos un carisma especial.

Se llama carisma balcón. Entonces te da buen rollete.

Que por cierto, vendo mi balcón si alguien quiere.

(Risas)

Perico, ¿después del éxito de tu arroz con leche

crees que tus compañeros van a empezar a apostar por ti?

Ahí, ahí, poco a poco. Te sientes mucho mejor, ¿no?

Sí, voy ganando seguridad.

Jesús, sé que estás decepcionado con el resultado porque sientes

que te has dejado la piel cocinando.

¿Crees que alguno de tus compañeros no lo hizo?

Josie iba un pelín así... Sí que tocó las brasas y tal,

pero le dio el calorcete así como "venga, hasta luego", entonces...

Es lo que yo vi, ¿eh? Igual me estoy volviendo loco.

No, si lo vi yo también, Jesús, que eso se ve.

Estaba yo en mi equipo y lo estaba viendo.

Yo digo lo que veo.

Raquel, ¿si pudieras pedirnos algo a los jueces qué sería?

Yo creo que de un zasca se aprende mucho.

Y es verdad que además en cocina fallando se aprende,

porque yo las cosas en las que me he equivocado aquí

jamás voy a volver a cometer esos errores.

Pero sí me considero una persona

que también aprendo con una caricia.

¿Quieres que llamemos a Caprile para que nos dé algunos consejos?

No. Porque nosotros no refunfuñamos,

simplemente os corregimos. Deberías estar acostumbrada

de oídas, de escuchar a Caprila, a María o a Palomo.

Pero si estoy acostumbrada. ¿Y por qué te quejas?

Solamente he dicho que un poquito de dulce, no todo salado, ya está.

Oye, Nicolás, tercera semana ya en la prueba de eliminación.

Bueno, hoy vengo muy tranquilo

porque me han dado el ajo de la suerte.

Me han dicho que llevar un ajo en el bolsillo aleja los males.

Pero yo creo que hoy estamos

manejando los nervios de otra manera.

Bueno, que sea lo que tenga que ser, lo que el universo quiera,

y divirtiéndome yo creo que es la mejor manera

de que pase lo que pase pues... pues acabemos bien.

Siempre os recordamos la importancia de ser los mejores

tanto en las pruebas individuales como por equipos.

Raquel Meroño, tú fuiste la mejor del equipo perdedor

y en este reto vas a disfrutar de una ventaja que te puede venir

muy bien, pero la conocerás a su debido tiempo.

Qué bien.

Delantales blancos, podéis subir a la galería

porque tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef".

(Aplausos)

Qué mal me sienta lo del delantal negro.

Es que me pone de un nervioso que no es normal.

Delantales negros, vosotros debéis ganaros la permanencia

en estas cocinas en este último reto.

Y para descubrir en qué consiste, por favor, Jordi, Samantha,

necesito vuestra ayuda.

Bueno...

A ver qué tienen.

Dios mío, ¿qué es eso?

¡Huy, madre mía, no se acaba!

Todos son salsas o especias.

Venga, que esto pinta que el que adivine

se viene arriba con nosotros.

Josie, ¿qué crees que es todo esto?

Son especias, salsas, cosas así, y cuenquitos.

(Risas)

Pues sí, es una selección de salsas y condimentos,

indispensables en cualquier cocina.

Os acordáis de la vitrina de la primera semana.

Sí. -Yes.

Pues como os queremos seguir nutriendo

de conocimientos gastronómicos

este reto lo vamos a comenzar de manera muy parecida,

reconociendo estas salsas y condimentos.

No podéis probarlas.

Tendréis que reconocerlas mediante la vista y el olfato.

Os vais a ir acercando de uno en uno, y sin tocar

deberéis decirnos qué salsa o condimento es.

Haremos cinco rondas. Así que afinad la puntería

porque los dos aspirantes que identifiquen más salsas

y condimentos subirán directamente a la galería,

asegurando su permanencia una semana más en estas cocinas.

(JOSIE) A mí el olfato no me suele fallar.

O sea, yo te puedo adivinar todos los perfumes del mercado.

Esto de los cuenquitos con las salsas pues me da

un poco más de miedo porque no lo conozco cien por cien.

Antes de empezar con el juego vamos a recibir a una invitada

a la que una salsa le costó su salida de "MasterChef",

aunque regresó en la repesca y llegó a ser duelista de la final

de la segunda edición de "MasterChef Celebrity".

¡Adelante Silvia Abril!

¡O deberíamos llamarla "Lady Bechamel"!

(Aplausos)

¡Ah! ¡Eh!

(Risas)

Estoy encantada de volver. Ya era hora, llevaba mucho tiempo

viendo pasar a mis compañeros y yo he estado faltando.

Hoy se ha hecho un acto de justicia.

Buenas noches, Silvia. Buenas noches.

Qué ganas teníamos de que volvieras.

Cuéntame a mí. ¿Cómo llevas eso de que una salsa

te persiga toda la vida? Hasta mi hija me lo recuerda.

Hoy me dice: "Espero que no te hagan hacer una bechamel".

Y yo: "Pero si eso ya está superado".

A Silvia le pasa con la salsa lo que a mí me pasa

con el "Candy Crush", no importa lo bien que lo haga

que siempre te lo recuerdan.

Silvia, ¿tú eres más de salsas o condimentos?

Yo soy de ti.

(Risas)

Huy, ella me sabe imitar. Sí.

Claro, no lo sabéis. Oye, ¿y cómo es?

Sí, por favor, nos encanta.

(IMITA A SAMANTHA) Los excedentes del cocinado de hoy

van a ir a comedores sociales.

(Risas)

Con el cariño y amor que te tengo. ¿Salsas o condimentos?

Yo soy de salsa. ¿Qué es un condimento?

(Risas)

Tenemos algo más que contaros. Raquel Meroño, fuiste la mejor

de los delantales negros y ante este anunció Samantha

que tendrías una ventaja.

Puedes decidir ahora mismo si te libras de cocinar

en este reto y subes ahora mismo a la galería

con los delantales blancos... ¡Lo que sea, lo que sea!

O si libras a alguno de tus compañeros.

¡Ay, qué bien!

¡Vamos!

¡Disfruta!

Es genial porque no me da tiempo ni de entrar a dilema moral.

No ha terminado la frase y yo ya estaba encadenada ahí...

a una banqueta del palco.

Ah, qué gusto...

Qué liberación.

Yo hubiera liberado a un compañero mío, fíjate.

(Risas)

¿Y a quién habrías librado?

Pues... a Juanjo.

A Juanjo, venga. Es más, Juanjo, te ofrezco

mi delantal blanco si quieres.

(Risas)

No me dejan, si no lo cojo

y subomás rápido que ella, subo trepando.

Eso es sagrado, eso no se tira.

¿Quieres el delantal o lo tiro?

No, no, no. Le voy a preguntar a Flosie.

Flosie. ¡Hola!

¿Qué te parece que Flo haya tirado el delantal blanco?

Este tío es tonto. Es un ceporro. ¿Lo quieres tú?

Hombre, por supuesto que lo quiero. ¿Expulsamos a Flo?

Por favor, que se vaya ya el gordo de las gafas.

Pues baja, que te lo doy. ¡Ahora mismo bajo, Jorge!

(Risas)

Hacemos una cosa, vamos a cambiar este nombre por Flosie.

¡Por favor! Claro que sí.

¡Por favor, yo concurso aquí! Vas a ser tú la protagonista.

¡Voy a ser yo! ¡Ay...!

Tira "parriba". Huele a sofrito.

Ay, ese culito. -¡Ay!

Bueno, ahora sí ha llegado el momento de comenzar

a identificar salsas y condimentos.

Josie, acércate un poquito y señala

el que pienses que sabes, que conoces.

Qué de sport vienes, Josie.

Sí, es supersencillo.

A ver, yo me iría por una de mis favoritas,

que yo creo que es esta.

Esta de aquí. (ASIENTE)

¿Qué te dice el tercer ojo?

Mostaza. Es mostaza.

Mostaza. -¡Muy bien!

Cómo no voy a acertar la mostaza

si yo no puedo vivir sin eso.

Es la única salsa que me dejan tomar.

A ver, una que creo que conozco 100% es esa,

la salsa agridulce del chino de toda la vida, ¿no?

Esa para el rollito de primavera.

¿Vas mucho a los restaurantes chinos?

Buah, esa me la bebo. Así es, salsa agridulce.

¡Bien! -¡Campeones!

Raquel, tu turno.

Es orégano.

Orégano.

¡Bravo, Raquel!

Gonzalo, tu turno.

Yo diría que este. ¿Esto de aquí?

Sí. Huele.

¿Qué es, Gonzalo? Pimentón.

¿Y qué tipo? Dulce.

Pues sí, pimentón dulce.

¡Muy bien!

Nicolás.

Bueno... Venga, Nicolás. Venga, Nicolás.

A ver, esta.

Nico, venga. -Tranquilo, Nicolás,

que peor que la primera vez no va a salir.

Cúrcuma... curry.

Di una. ¿Curry o cúrcuma?

Curry.

¡Bien! ¡Este es mi chico!

¡Cúrcuma!

(Risas)

Tú te lo pasas muy bien aquí, ¿eh?

Jesús, contigo acabamos la primera ronda. Adelante.

Venga, Jesús, que tú puedes.

Yo no he visto tantos colores en mi vida. ¿Qué son eso?

Este. ¿Este?

Jesús, cuéntanos, ¿qué es esto?

Tomillo. Pues efectivamente, es romero.

¡Ostras, pero qué malo!

Segunda ronda.

Josie. Yo probaría esto.

¿Quieres probar esto? O sea, probarlo no.

Él va a las emulsiones.

Es que yo diría que es mayonesa. Pues es una pena porque es alioli.

Ay, qué pena.

¡Ay! -Bueno...

¿Qué es? ¿Qué es?

Barbacoa. Barbacoa.

Claro. -¡Bien!

La mayonesa, el kétchup y la barbacoa el Juanjito.

Y no me saques de ahí. Mostaza.

Venga, Raquel, si te vas a ir tú, para qué vas a currar ahí.

(RAQUEL) Eres un plasta.

Es un pesto verde.

¡Pesto!

(Aplausos)

¡Bravo!

Gonzalo.

Gonzalo, no te lo curres mucho, si te vas a ir tú.

Cállate de una vez, tronco.

¿Otro rojo?

Azafrán.

Así es, amigo mío.

Alegría. -Muy bien, Gonzalo.

Venga, arriesga.

Eso es canela.

Canela. ¡Canela! -¡Canela!

¡Vamos! ¡Canela!

¡Nico, Nico!

Jesús.

Jesús, no mires nada, si te vas a ir tú.

Te voy a dar una galleta...

Tabasco.

Tabasco. ¡Bien!

¡Olé, "Jesus"!

Parece harissa.

Harissa. -¡Madre mía lo que acaba de sacar!

En mi vida lo he oído. Vamos, no sé ni lo que es.

Tomillo. Has fallado, Juanjo. Ajedrea.

Me quedo... me quedo loco.

Estoy flipando.

¿De dónde sale tanta salsa y tanto condimento?

A ver, Raquel.

Tártara.

Bueno, salsa tártara.

Bien.

¡Bravo!

Ya lleva tres ella, ¿eh? -Sí, muy bien, muy bien.

Salsa de soja.

Felicidades... ponzu.

¡Madre mía! -¡Ostras!

Venga, va.

(FLO) Eso lo come mi pájaro.

Venga, Nico, que tú puedes. -Más reconocible.

Anís.

Ostras. Hinojo.

Ah, el hinojo es que es muy esto, el olor es muy de anís.

Madre mía.

Eh... ¿salsa brava?

Mojo picón. Bravo.

No puede ser.

Madre mía de lo que me he librado.

Yo creo que es kétchup.

Es que, a ver, aquí...

Kétchup.

¡Venga, Juanjito!

Eso es soja, ¿no? Ah, bueno, lo dices tú.

Es soja.

Sí que es soja. ¡Eh!

¡Venga, Raquel!

¿Qué es eso marrón? -Chimichurri.

Chimichurri.

(Aplausos)

Ya está, ya está, Raquel.

Cuatro de cuatro.

¿Qué crees que es?

¿Nuez moscada?

¡Has dado en el clavo!

Es clavo. El clavo.

La nuez moscada es más clarita. -Sí.

Hum... yo creo que es algo de caramelo.

¡Caramelo líquido!

(Vítores)

¡Ya llevo dos!

Bien, Nico. -Pues eso es difícil, ¿eh?

Vamos, Jesusito.

Tomate. Cuate. Pues es brava.

Hostia, Jesús.

Tenemos a Raquel Sánchez Silva con cuatro aciertos,

Juanjo y Josie con tres, Gonzalo y Nico con dos

y Jesús con uno.

Vamos a por la última ronda. Josie.

Yo creo que se llama kimchi coreano.

Pues esto es tikka masala.

¡Ah, qué pena!

Es que cada vez es más complicado, claro.

No tengo ni idea de lo que es eso. Huele más raro...

Huele a polvos de talco de esos que me da la Vero para los pies.

¿Nuez moscada? Nuez moscada...

Mira, esto se llama jengibre y seguro que lo conoces.

Pues yo veo mucho más difícil una salsa, ¿no?

Raquel, ya estás salvada, cuatro de cuatro.

Gonzalo, está en tus manos, está en tus manos.

Venga, Gonzalito.

Esto no falla, es lo que es. Anís.

Anís estrellado.

(Aplausos)

Nicolás, dale.

(LUCÍA) Venga, Nico.

¡Cardamomo!

Con un color un poco raro, ¿eh? Cardamomo.

¡Cardamomo!

Jesús, tú no tienes opción, cocinas sí o sí.

Tenemos empate a tres entre Josie, Juanjo, Nico y Gonzalo.

Raquel, estás salvada, mujer.

¿Ya me puedo ir? Corre a la galería.

(GRITA CONTENTA)

Yo me he sentido...

¡libreeeee!

Va, vamos con el desempate entre vosotros cuatro.

Josie, empiezas. Es complicadísimo ya esto,

pero voy a intentar oler esto.

Oh, esto es muy fácil, hombre.

Es comino molido.

Comino para Josie.

¡Olé!

Juanjo, venga.

Vamos allá. Fácil, fácil, fácil.

¿Ajo en polvo? -Galanga.

Gonzalo. Venga, Gonzalo también, vamos.

Piensa, hila.

Nada, es que no lo recuerdo.

Enebro. Uno de enebro.

Uno de enebro, dos de "febrebro". Con esto se hace la ginebra.

Nico, tienes la oportunidad de empatar con Josie y desempatar.

Esta. -Venga, vamos allá, así.

Uf, estoy entre salsa de ostras y teriyaki.

Nico, la que tú creas suéltala, no la cambies.

Teriyaki. -¡Teriyaki!

¡Bieeeeen!

(Aplausos)

Pues empate a cuatro entre Josie

y Nicolás el suertudo.

¡El ajo! A desempatar.

Venga, Josie, concéntrate. Venga.

Es fácil. Mira, te voy a dar una pistita.

O lo amas, o lo detestas.

Lo amas o lo detestas...

Pues como la mostaza y todo lo que hay aquí,

es que lo amas o lo odias.

Yo qué sé, estragón, que es verde.

O sea, no es. No, cilantro.

Cilan... vale, pues nada.

Nico, tu oportunidad de salvarte.

Venga, Nico. -Voy a decir esto.

Nico, no te la juegues. Se la ha jugado, se la ha jugado.

Es complicada...

No, es muy fácil. Laurel.

Bien, sí. Sí, sí, sí...

¡Laurel!

(Vítores)

(AMBAS) ¡Sube, sube, sube, sube!

Ha sido el ajo.

Ahora va a ir toda España con la mascarilla

y un ajo en el bolsillo, ya verás.

Ahora quedáis cuatro, pero os podéis salvar tres.

Cocinando, ¿no?

Cocinando, obvio.

Claro. -¿Para qué estamos aquí?

Vosotros vais a tener que hacer un plato en el que integréis

uno de los ingredientes o salsa que habéis adivinado.

A ver cuál cojo...

Tú con tabasco. Muy bien, Jesús. Gonzalo, elige.

Tienes pimentón dulce, azafrán o anís.

Venga, el pimentón.

Juanjo, salsa agridulce, soja y barbacoa.

Venga, pues la soja.

Josie: mostaza, kétchup, comino, harissa y nuez moscada.

Hombre, neutro es nuez moscada un poco...

Nuez moscada. Nuez moscada.

Fenomenal.

Ahora sí podéis ir a vuestros puestos de cocina porque empieza

la prueba de eliminación.

¡Vamos, chicos! -¡Vamos, vamos!

Me da pena no haber subido

pero creo que yo puedo hacer un buen plato con la nuez moscada

porque tengo una idea... bueno, suculenta y trifásica.

La otra sorpresa que tenemos para vosotros

está ahí bajo ese paño.

Josie, ¿qué te gustaría que hubiera?

Huele ya a algo marítimo. No sé qué puede ser, pero es mar.

Jesús, ¿qué te vendría bien que hubiese debajo

para poder integrar tu tabasco?

Yo creo que hay pescado.

Pues como sabéis solo hay una manera de salir de dudas.

A la de tres quiero que levantéis el paño todos a la vez.

Una, dos y tres.

¿Es una pescadilla o qué?

Eso no es pescadilla. -¿Qué es?

Estamos hablando del fogonero.

Es un pescado de origen noruego con un gran sabor, muy jugoso.

Es de color gris perlado porque es un pez que siempre

se está moviendo y desarrolla una musculatura muy potente,

pero en cuanto se cocina la carne se vuelve blanca.

Yo lo del fogonero no lo he oído jamás.

A lo mejor hasta lo he comido,

pero tengo ganas de tratarlo a ver qué puedo sacar de ahí.

Los españoles comemos cada vez menos pescado.

No llegamos a los 24 kilos por persona al año.

A pesar de esta cifra tan baja somos uno de los países

que más pescado comemos del mundo.

Desde el año 2008 hay una clara tendencia a la baja,

en parte debido a la crisis económica.

Pero el fogonero es un productazo

con un precio muy asequible para todos los bolsillos.

Es un pescado con muy poca grasa, en torno más menos al 3%.

Aporta proteínas de alto valor biológico y vitaminas,

sobre todo B-12 y D.

Además es muy versátil.

Su carne es más firme que la del bacalao

por lo que es adecuado para freír, asar a la parrilla,

usarlo en guisos, sopas o al horno.

Silvia, dales algún consejito.

A ver, eh...

Y luego...

Aunque nunca... nunca, ¿eh?, pero nunca...

Nada, que mucha suerte. Que gane el menos peor.

Gracias, Silvia.

Aspirantes, ya habéis oído a Silvia, que se expresa

como un libro cerrado.

Así que en este reto contáis con 60 minutos para hacer un plato

en el que el fogonero noruego comparta protagonismo

con la salsa o condimento que hayáis elegido.

Contáis con tres minutos más para entrar al supermercado

a coger los demás ingredientes.

Además contáis con ese maravilloso

huerto doméstico que tenéis en las cocinas que nos ha cedido

nuestro patrocinador de electrodomésticos.

Así le podréis añadir hierbas frescas, brotes,

lo que queráis, a vuestras elaboraciones.

¿Entendido? (LOS CUATRO) ¡Sí, chef!

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

Venga, vamos. -Samantha.

Cuídamela. Huy, me la quedo, me la quedo.

Bueno, me encanta ir así al súper.

Samantha, ¿y las setas? ¿Quieres que te haga yo la compra?

A ver, ¿y las patatas? Ya me estoy rallando.

Aquí, aquí. Da la vuelta, anda.

Tranquilízate, Juanjo, que me estás poniendo nervioso.

Xantana, xantana...

Yo me siento como una diva. Te entiendo.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡A cocinas, señores!

¡Venga, vamos, vamos! -¡Vamos!

¡Venga, Jesús!

Míralo, ha pillado y está comiendo.

Gonzalo, te apoyamos, de verdad, aunque tú no lo sientas.

¿Cómo me veis?

Te voy a decir una cosa, le queda mucho mejor a Josie que a ti.

O sea, estás más mona sin. Estás más mona sin.

Y también me queda mejor a mí que a ti.

Ay, mira a Pepe, que se pone.

¿Quién es el que manda aquí? Sí, claro, ya está.

Levántate los estos...

Gonzalo, ¿tiene escamas? -Sí.

(R. SÁNCHEZ) Gonzalo tiene sus cositas de orden y sus cosas.

(LA REMEDA) Tiene sus cositas de orden y sus cosas...

Un chico que desescama sobre papel film, ¿perdona?

Esto es un grado de delicadeza.

Gonzalo, yo he paseado mucho por Cibeles, aunque no lo creas.

Se nota que no es la primera vez.

(R. SÁNCHEZ) Eso es desfilar. -¿A que te sientes mejor persona?

Es que soy otro, soy otro, estoy en el jurado y digo:

"¡Madre mía! Nunca me había echado una colcha así por encima".

Voy a llamar a la Policía. Llama a la Policía.

Te diré que si voy con esto a "Maestros de la costura"

le quito el puesto a Palomo. Claro.

¿Es muy Palomo? Es muy palomil.

No le reconozco, te lo juro. ¿Puedo decir que soy un palomo?

(RÍE) Cojo. Oye, me queda de maravilla esto.

Laura, déjale los tacones.

Soy otro. Es que, ¿no sienta esto bien?

¿Te lo has probado? Te da poder.

Pero ¿¡cómo se puede tener tanta escama...!?

La percha hace mucho.

(AINHOA) Muy bien, muy bien. Eso es estilo, estilo "fashion".

(LUCÍA) Mira la cara. (AINHOA) ¡Guau!

Cómo se nota que haces los Goya.

¡Uh! ¡Qué barbaridad! (GRITA) ¡Ah! Confeti.

Lleno de escamas, no cabe una escama más.

Y parece liso, cuando lo tocas es suave

y, de repente, le das y venga confeti.

(Música)

Gonzalo, no te preocupes, si te vas a ir tú.

Di que no. -¿Para qué vas a currar tanto?

No le hagas ni caso a Flo. -Vas a pillar... como un campeón.

(Música)

Se me ha pirado.

Prometí que iba a ensayar con los pescados y...

Y no he ensayado.

Uf... esta parte de aquí, tío.

¿Cómo hacemos el fogonero? Igual que el bacalao.

Lo podemos freír, asar, guisar; podemos hacer de todo.

Vale para todo. Vale para todo.

Es muy versátil.

Versátil y barato; es muy agradecido.

Importantísimo, punto de cocción: no lo pasemos y lo arruinemos.

A ver cómo integran los elementos que han cogido.

Cuidado con la mano.

Ay, Dios mío, la mano. ¡Cógelo por la cola!

Tranquilo, tienes cinco dedos, quedará alguno que saldrá vivo.

No he visto a Josie limpiar un pescado y se nota.

¿Qué harías con la nuez moscada? Todos nos iríamos a una...

Cuidado, que no es fácil. ¿Se podría hacer una lasaña?

¡Hombre...! Integras entre la pasta el pescado.

Perfectamente. Yo haría eso.

Voy a hacer unos lomitos ricos a la plancha, bien marcados,

y voy a hacer una crema de coliflor

con la nuez moscada, leche, nata... todo muy rico.

(Música)

Gonzalo lo tiene muy fácil para hacer un pescado con pimentón.

A la gallega. A la gallega.

Mis compañeros dicen que soy el favorito,

pero llevo dos eliminaciones seguidas.

(Música)

(TERRE) ¡Vamos, Jesús, vamos!

(Música)

Pero, a ver, ¡¿te animamos y nos haces eso?!

Jesús, tranquilo; tranquilo, Jesús.

A quien quiero ver cómo lo hace es a Jesús con el tabasco.

Yo le echaría tres gotitas a esa salsa.

Es muy potente. Es picante puro.

Que se perciba, sin que tape ni ofenda.

Jesús, tranquilo. -Ya has oído a la jefa.

¡A lo tuyo! Y con la mente clara.

Sé que la vida no es una competición,

pero eso lo habrá dicho la peña que queda segunda.

No me quiero permitir, si quiera, "baja, un poco, el ritmo",

ni siquiera pasa por mi cabeza.

(Música)

Juanjo ha cogido soja, ¿qué haces con soja y pescado?

Marinarlo. Perfectamente.

Podrías marinarlo antes y, luego, guisarlo,

y que cogiese ese gustito de soja, por ahí iría;

también, se podría hacer una salsa con la soja.

Vecinas, ¿qué tal estáis? -¡Hola!

Superbién. Estamos aquí, con las cuerdas del tendedero.

Como es bastante compacto, le viene bien una buena parrilla.

¿No hay ninguno que sea, un poco, brasas?

Sí, hay varios, pero están allí arriba.

Están ahí arriba y alguno pesa más de cien kilos.

¿Estáis escuchando? Hablan de nosotros.

Me lo pones muy difícil con lo del peso...

Y son muy contestones.

Contestones ¿de qué? ¿Qué vamos a ser contestones?

Y el otro de al lado, igual. El bulldog.

Verás lo que dice ahora. Dientes, dientes.

Parece un bulldog, pero un bulldog cabreado.

Como son graciosos... Y se creen que nos la van a dar.

Hay muchos de estos aquí. Que bajo, estoy por bajar.

No lo hagas, no lo hagas, Flo, por favor; Flo, no vayas.

Si vas, cógele la uña, que se le ha caído.

Se me ha caído ahí, y ya que estás...

(LAURA) ¿Qué está haciendo Josie? Zumo de naranja...

Para marinar el pescado. -¿Con naranja?

Cítricos. -Pero de sabor...

Sabiendo que hay limas, limones y...

(Música)

Es que he perdido la mano, la he perdido... la he encontrado.

Se me ha metido y no la encontraba.

(LUCÍA) Está en piñón fijo, el tío, cuando baja la cabeza así

es que está a tope. ¡Muy bien, Jesús!

Si quieres probar algunos platos elaborados en estas cocinas,

puedes ir al restaurante MasterChef, en Madrid;

el primer restaurante MasterChef del mundo;

vivirás una auténtica experiencia gastronómica.

Y, ahora, también, puedes hacerlo en tu salón,

con el servicio a domicilio; haz el pedido

y te lo enviarán a casa o lo recogerás en el local.

Para más información ve a restaurantemasterchef.com

o a nuestras redes sociales.

Vamos a ir a ver a Juanjo. Juanjo se lo está comiendo todo.

Juanjo se lo come todo; así está, fíjate lo gordo que está.

Hola, ¿qué tal?

Termina tranquilo, mastica y, ahora, hablamos.

Con la boca llena no se habla. ¿Qué tal? ¿Pruebas el pescado?

Iba a echar pistachos, me he arrepentido y...

"Me los voy a comer". Mucho mejor.

También, unas cigalas.

"No le echo cigalas, me las voy comiendo y...

Me he arrepentido de echar cigalas al fogonero...".

Estoy confitándolo. -Oye, Juanjo...

Lo confitaré, haré un puré. -¿Para cuántos el puré de patatas?

20 gramos de fogonero y dos kilos de patatas,

son patatas con fogonero.

El caso es poner la pega, ¿eh? ¡Cómo es este jurado!

Venga, vámonos, porque ya lo sabe todo.

(RÍE) ¡Que te meto, leches!

¿Cómo vas a integrar la soja? Me preocupa.

Voy a saltear esto con la soja. Setas y cebolla.

Sí. ¿Cómo lo ves?

Yo iría avanzando con la cebolla, con ese...

Sí, porque... Venga, te voy a hacer caso.

Venga. -Porque me caes muy bien.

Si lo digo yo me dices: "Ya está el jurado este pesado...".

Un consejo, a fuego lento, la cebolla pochadita.

Eso, siempre, gusta lo pochado, no les gustan las cosas crudas.

Son muy tiquismiquis.

Te puedes esforzar, un poquito, y refinarte... refinarte...

Sí. -¡Hala, vámonos! Mucha suerte.

Gracias. -A fuego lento.

(Música)

La Vero va a alucinar cuando Juanjo salga de aquí.

(Música)

Cómo me gustaría que nuestro patrocinador

nos regalase un huerto de estos, que me parece precioso.

Geniales. No los había visto.

Para tener las hierbitas y que aguanten.

Además, me parece ecológico.

A veces, en las casas no sabes dónde meterlas.

Las hierbas aguantan poco, tienes que guardarlas bien,

pero esto es una maravilla, aguantan un montón.

Es maravilloso. Para quien no tiene terraza,

puedes tener en casa las hierbas para cocinar.

¡Vamos, vamos, Juanjito, que hoy tienes que triunfar!

(AINHOA) Juanjo, ese movimiento sexi con la sartén.

Lo de la sartén lo hace muy bien. -Mira, mira cómo lo hace.

(Música)

Gon, Gon, para la nuca, para la nuca.

¡Ahí, ahí, ahí!

Si vas a hacer fumé con la cabeza, quítale los ojos, que sabe fatal.

¡Florentino! ¿Qué haces?

Viendo qué hacen mis compañeros, ver si lo hacen tal como les dije.

Mientras observes todo irá bien. ¿Qué?

Si le das ayuditas a Gonzalo, que te estoy viendo,

te voy a colocar un delantal negro como una casa.

Te lo dice Jordi porque queremos que Gonzalo se salve.

¿Creéis que tiene cargo de conciencia?

Pero... no sé a qué os referís, si Gonzalo se irá esta noche.

Si le ayudas, se va esta noche, seguro.

(Risa de Jordi)

Ahí, ahí. Mejor, mejor, mejor, mejor.

Estáis en todos los guisos.

El maestro Quiñones, no sabía leer y daba lecciones.

Pepe, estate tranquilo, joder, que no pasa nada, hombre.

(Música)

(Música)

¿Josie qué está haciendo? -Un plato que tiene buena pinta.

(R. SÁNCHEZ) Qué buena pinta, Josie, desde aquí ya...

(Música)

Hola, Gonzalo. -¡Hola!

¿Qué tal? -Oye, me has venido muy bien.

¿Sí, eh? -Sí.

Venga. ¿Qué haces?

(RÍE) Intentar hacer un caldo de pescado.

Me estás ahumando. Según Josie, viene muy bien.

Te está abriendo el poro.

Por eso, estoy encima, sigo todos sus consejos.

¿Qué haces? Un fumé, ¿no? ¿Qué plato harás?

A la gallega. A la gallega. ¿Sabes cómo?

Los lomos con la patata y, luego, una salsita de ajo con pimentón.

¿Por qué no has puesto el fumé antes de limpiar los lomos?

Hay que pensar con la cabeza. ¿Has chascado la patata?

Estoy en ello. Venga, cháscala.

Dale caña. -Estoy en ello, le doy caña.

¿Cómo ves a Gonzalo? Que se tiene que poner las pilas.

El sofrito... rápido; prepárate la ajada;

el pescado lo tienes limpio; la próxima, prepara la cosas antes.

Muy bien. Sí, chef. Vamos.

Gonzalo, el coche está esperando. (RÍE) -Que te calles.

Que cuánto tardas en salir, que se va el chófer.

Es una pena que no llegues a la final.

(RÍE) Cabrón. -Hoy va a estar calentito.

Ahora, estás en el sótano y yo, en el ático.

¿Crees que harás más programas que Santi? No, ¿no?

Qué rata de cloaca eres.

Lo de seguir siendo el solapado

y la coña que tienen todos mis compañeros,

es algo que me preocupa muy poco,

porque sé que tarde o temprano eso se caerá por su peso.

Aspirantes, últimos 30 minutos.

Que está hecho ya, niños. (R. SÁNCHEZ) Venga, vais bien.

(Música)

Que se va, Juanjo.

¡Juanjo! -¡Juanjo, que se te va!

¿Ya la estás liando? -No se perdió la guerra por esto.

Me ha sorprendido Jesús... -Y que no destaque nadie.

Siempre, con falta de confianza. -Nadie sabe cocinar.

Ah, bueno, ya. -Se ha metido ahí a saco.

¡Anda! ¿Me haces un favor?

Tengo que coger esto. Una uña de Rosalía.

Luego te la doy. Ponla de marcador en el libro.

(RÍE) Ponla de marcador en el libro.

Vamos a ver a Jesús.

(Música)

¡Hola! -Hola.

¿Qué pasa, Jesús? ¿Qué haces con el fogonero?

Estoy haciendo un sofrito... -¿Por qué huele a vinagre?

Acabo de meter esto. ¿Qué es esto?

Un pelín de... tabasco. De tabasco.

He echado nada, porque se come la vida.

Le voy a añadir aquí el dinosaurio este,

lo voy a meter aquí, vuelta y vuelta rápido.

Y gambas. Con las gambas.

Así da gusto comer. Sí. Cocinar no, pero comer...

Échale todas, no te quedes corto. Sí, claro.

Con guarnición da gusto. ¿Es caspa o son escamas?

Escamas... seguro. Seguro, hombre.

Seguro. ¿A esta edad va a tener caspa?

Con esta edad lo normal es que tenga escamas.

Me tengo que desescamar. Mira lo que te traigo,

porque veo que te falta mucha experiencia en cocina,

esto te ayudará perfectamente.

La biblia de la cocina. La biblia de "MasterChef".

Te va a ayudar a convertirte en un auténtico chef.

Además de salsas y condimentos, hay técnicas y lo que necesitas

para ser un chef; y alguna receta de aquí.

¿Estará mi bechamel? Seguro.

Muchas gracias. Te lo dejo aquí, ¿vale?

No quiero manchar la biblia.

Venga. Venga. Suerte.

Ánimo. Fenomenal.

Gracias.

Aquel no para. -Jesús está...

Jesús, eres una máquina. -No le desconcentres.

(Música)

(Música)

Ese gesto de la sartén me tiene loca, a mí no me sale.

(R. SÁNCHEZ) Bien, Josie, ese fumé, fuera ya.

¡Ay, lo mezcla todo! -¿Con qué?

El fumé con la naranja y con... -Joder, hay que tenerlo claro.

(Música)

(CELIA) Niño, la sopa.

Flo, dile a Gonzalo que desespume ese caldo.

Sí, yo... ¿Qué le voy a decir? Si antes ya me han pillado.

Díselo tú. No, no me pongas cara de caniche.

(LAURA RÍE) -No me pongas cara de caniche.

(TERRE) ¿Quieres que me ponga espuma o que me la quite?

La espuma hay que quitarla.

La espuma del pelo, la que usas para fijar los rizos,

hay que quitarla, siempre. La gente que no tiene pelo,

tampoco le hace falta la espuma, por ejemplo.

(SUSURRA) La espuma. -No nos hace caso.

(TERRE CHISTA) Chis. (CELIA) Ni puñetero caso.

Se entera todo el mundo menos él. -¿Que llevo espuma?

Yo no me he puesto, jamás, productos en el pelo,

mi pelo, siempre, está fresco y natural.

Os ha escuchado, está desespumando.

(CELIA) Bien, Gonzalo, has tenido una gran idea.

Animamos, ahí arriba, nada más.

(Música)

(LAURA) ¿Qué está echando Josie de polvo químico ahí?

(R. SÁNCHEZ) ¿Qué es ese bote? -Manolo Santana.

¡Ole mi niño!

A Josie no habéis ido, ¿no? No.

Vamos a verlo, tengo mucha curiosidad.

Como te vean en Galicia quemar el pimentón...

Menos mal que soy madrileño. Por eso, no lo quemes mucho.

(TERRE) Retíralo.

Hola, amor. -Hola, reina.

¿Qué tal, amor?

Lo mejor de Barcelona viene a verme. ¡Bien!

Eso va por Silvia. No, va por ti.

¿Seguro? Sí, hombre, sí.

Hay buen rollo, pero me pone algo nervioso,

porque él sabe de todo, aunque, a veces, no controle,

pero dice que sabe, pero es buena gente, Josie.

Nos conocemos desde el año catapún tú y yo, ¿qué te voy a contar?

¿Sabes qué hace? ¿Qué?

Ignorarme. Es mentira.

Pero ¿te pone nervioso? Estás tú y me obvia.

Claro, ellos vienen a ponernos nerviosos y eso,

y yo estoy aquí atacado. Estás equivocado,

vengo a ver qué preparas, es lo que me interesa.

Unas cosas riquísimas, con la nuez moscada...

¿Ves? Con la mirada te lo está contando a ti.

Es una crema de coliflor. -Sí.

Es que es lo normal, no te miro a ti, miro a Silvia.

Mírame con el tercer ojo. ¿Lo probarás?

Claro que lo probaré, además, a mí, la coliflor me chifla.

Pues, te va a encantar. ¿Tenéis que venir en este momento?

A ella le explicas y a mí me echas reproches.

No, es que... ¿Qué hay debajo de esta cosa?

Albahaca. Marcada, así, un poquito, para que os guste.

Nunca había visto marcar la albahaca.

Para todo hay una primera vez. Si ha conectado con todos,

¿por qué no conecta contigo? Pero, si es él.

¿Hay tensión sexual no resuelta? -Ay, hija, la verdad es que no.

(RÍE) ¿Qué está pasando? -No, ya te contesto yo, no.

No digo nada. ¿No es tu tipo?

No. -Eres más de Pepe. ¡O de Samantha!

Samantha me encanta, me entiende perfectamente,

la conozco hace 150 años, como a ti.

Me quiero ir, como sobro. No, por favor.

¿Cómo te voy a hacer caso ahora? -Yo lo he intentado.

No me da tiempo. -¡Vaselina!

Odio a la gente que viene sin avisar, ¿qué es eso?

Los que se presentan, "que venimos", no vengas a nada.

¿Qué le has hecho a Josie? Alabarle cuando he podido.

No hay química. Algo habrá, ¿no?

¡O hay demasiada! Yo, fíjate, creo que le gustas.

¡Ostras! ¿Tú crees? Ha dicho que no.

Suele pasar. Los que se pelean se desean.

Ese no levanta la cabeza de la cazuela, no sé qué hace.

¿Quién? -Jesús. Está...

Creo que se está sorprendiendo así mismo.

Aspirantes, últimos diez minutos.

(R. SÁNCHEZ) ¡Venga, un aplauso para nuestros chicos!

¡Vamos!

¡Venga!

Venga. -Que ya lo tenéis, chavalitos,

ya lo tenéis, ese sándwich mixto que os estáis currando.

Vamos, chicos, aquí arriba se está a gusto.

(Risas)

Un día le voy a tirar...

No sé cuándo va a ser, pero me la vas a pagar, no lo sé.

Eso sí, luego, te la devolverá.

Soy más rencoroso que Segura, ¿sabes?

¡¿Más?!

(Música)

Muy bien, Josie, esa manita cómo se ve.

Está bien ver esas cosas para aprenderlas,

en mi vida se me hubiera ocurrido distribuir el puré así.

(Música)

Juanjo, ¿cómo vas? -Ahí voy.

¿Vas a ser tú el que te vas? -Puede ser, creo que sí.

Yo tengo que ir haciendo mi estudio de mercado.

(Música)

(AINHOA) ¡Ánimo, Jesús!

(Música)

(Música)

(FLO) Vamos. (R. SÁNCHEZ) Está emplatando.

(Música)

(R. SÁNCHEZ) Muy bien, Josie, muy bien.

(R. MEROÑO) Con qué delicadeza trabaja.

(TERRE) Ha quedado un plato de Parla.

¡Ay, qué bonito, Juanjo!

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Venga, vamos, vamos! -¡Vamos!

Venga, chicos. -¡Animo, venga!

(Música)

(R. SÁNCHEZ) Ya están.

(Música)

(AINHOA) No pongas mucho aceite. (LUCÍA) No pongas más.

Mira, lo voy a probar. -¿Está bueno?

A ver, ahora. (R. SÁNCHEZ) Venga, Jesús, vamos.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

¡Bravo, bravo! -¡Bravo, los cuatro!

¡Bravo! -¡Grandes, grandes!

¡Bravo, los cuatro! -Muy bien.

Lo peor de la prueba ha pasado,

aún, queda la deliberación, pero no depende de nosotros.

Aspirantes, empieza la cata. Josie, tú serás el primero.

(Música)

¿Dónde está mi capa, Samantha? Estoy más preocupado...

Me la he puesto antes.

Por la capa que por la cata; me da un miedo.

¿Te la quieres poner? ¡Por favor!

Voy a buscarla. No sé cómo ha desaparecido.

La tengo aquí. Con lo que ocupa...

Con lo bonita que es. -Es que si no, no soy yo.

Creo que cada día hay que disfrutarlo a tope,

y yo, por supuesto, voy a llevar un look a toda pastilla.

Mucho mejor así, ¿o no, Silvia? -Claro... ¿dónde vas a parar?

Josie, dime cómo se llama tu plato. "Fogonero Lady Di".

(RÍEN) ¿Por qué?

He querido recrear una isla, con una coliflor Althorp,

y un lago artificial de cítricos,

que es, un poco, imitando o haciendo referencia

a la isla de Althorp, donde está enterrada Lady Di,

en Althorp House. (JURADO) ¡Ah!

Es un trifásico; marcas bien el lomito,

he cogido hojas de albahaca para que tenga algo de "crunchy".

Oye, estoy impresionada con tanta literatura.

Es que Lady Di, por favor, ¿quién no tiene a Lady Di

en la cabeza todo el día? ¿Tú no? Yo, por ejemplo, yo.

Yo sí. Cuando veo una revista y las veo a todas que dan

una pena que te mueres, piensas "Lady Di que estás en los cielos".

Vamos a probar, ¿no? Me has dejado sin palabras, Josie.

Ese emplatado no me gusta.

Pincha bien, rompe.

(JOSIE GRITA) ¡Ah! La isla... -Hombre, me duele que hagas eso.

¿Qué haces? ¡Malo! -Perdóname. No está a tu altura.

Las salsitas me las ha enseñado Isabel; practico mucho con ella.

Isabel Maestre. Estoy de becario.

Está de becario. En un obrador.

¡¿De becario?! Tú tienes que enseñar.

A las seis y media de la mañana llego

y a las siete hago rabo de toro. ¡Ay...!

La verdad es que eres virtuoso. Voy a repetir.

Ay, Silvia, gracias. Cómetelo todo, llévate un táper.

Te falta probar las cosas, porque está un poco soso todo.

He echado al molinillo. Te falta ese poquito de...

Pero están bien integrados la nuez moscada y el cítrico;

vuelvo a insistir, con la salsa y con el pescado funcionan bien.

Estás haciendo progresos, te viene bien estar en el cátering.

Estoy cocinando, Silvia, no sabes qué es pasar

del gomasio a la sal, bueno, bueno...

Está cambiando mi existencia culinaria,

porque es que yo no sabía hacer nada, Silvia.

Pero, habéis visto que solo estoy yo aquí.

Yo no digo nada.

Como si tú decidieras quién se queda y quién no.

Pero, oye, ya que ha venido la invitada...

Di que sí. Además, has hecho coliflor, que a mí, me chifla.

Silvia, te lo cuento a ti. ¿Qué?

¿Vale? Sí, por favor.

Me gusta el plato que has hecho. Ajá.

Porque me gusta la cocina que mezcla la tradición,

más ortodoxa, incluso, con cierta modernidad.

Con que le pongas un poco más de interés, si no te resistieses,

tendrías mano, porque tienes ese don elegante.

¿Qué te pasa? Jordi, perdona.

Como estaba ella y todo, pero yo te lo cuento.

A mí me da miedo que el aceite... no sé...

Josie... Esto cuesta mucho dinero.

Ignoras a Jordi y a mí, también, pero no te lo tendré en cuenta.

¿Qué pasa? Que te va a ver cuando cocinas y no le miras.

No se puede llegar sin avisar. De vergüenza...

La próxima vez te pediré cita. Pero haces así y digo "ahora no".

Es que, claro, me has pillado con las manos en la masa.

Pero es así, siempre.

Porque tenía ahí el sampleo de platillos...

Josie, si nos dejas hablar; el plato está muy bien hecho.

¿Puedes mandarle delante de cocina? Por favor.

Si te hace caso a ti. Por favor, Josie,

¿Te puedes colocar delante de cocinas? ¡Sin hablar!

¡Gracias! -Venga. Ha hablado, ¿eh?

(JUANJO) Josie, que te ha salido bien.

Lo más importante

es que me quedo con la copla de lo que dicen,

"que pruebe las cosas", vale, aunque me ponga el corsé,

como María Callas, porque saldré de aquí como una foca.

¿Cómo se llama tu plato, Jesús? "Fogonero tabasquero".

¿Qué has hecho para que esté encharcado de aceite?

Sinceramente, no lo sé, porque no quedó mucho caldo;

lo único que hice al emplatar fue echar un pelín arriba.

Lo acabas de decir, no te quedó mucho caldo.

Justo. Si empiezas con exceso de grasa

y echas un poquito de caldo, no echaste caldo, era agua;

dejas reducir y aflora el aceite, que no se evapora. Bien, probemos.

Mira. A ver.

(Música)

(Música)

¿Qué pasa? ¿Pica? Ajá.

Era tabasco lo que debía utilizar.

He echado muy poquito, pero con poco se queda muy marcado.

A mí se me ha dormido la lengua, de lo que me pica...

Está picantito. Yo lo aguanto.

Y yo, que no soy de picante, soy de poco picante, lo aguanto.

Me pica, pero me aguanto, porque está rico.

Creo que el punto del pescado, porque me gusta poco hecho,

y, bueno... eh... este... Te digo yo, ¿eh?

Me preocupa el exceso de grasa, es el fallo de este guiso, ¿no?

A mí, también. Qué pena.

Sí, la idea no es mala. Haces un caldo muy rico,

con un fumé, aprovechando las espinas;

este está entre un emperador y un bacalao, cuando se cocina,

y puede quedar un poco seco, es lo que ha pasado.

Me siento mal, porque cuando te dejas la piel

ves recompensa, en "MasterChef" no tiene por qué ser así.

Nombre del plato, Gonzalo.

Como los relaciono con películas, voy a seguir la misma línea;

"La delgada línea roja".

La otra semana estuve en el precipicio

y hoy estoy en la prueba de eliminación.

Por continuar con eso, ¿sabes cuál le habría puesto?

"El cabo del miedo". Abogado...

Pero, no por nada, te he visto empezar la prueba bajo,

con cierto temor. No ha sido tu mejor día.

Con dudas, diría yo, más que con miedo, pero sí.

Las dudas son alimento para el miedo.

Tenías que integrar el pimentón. ¿Cómo ha sido?

Lo he hecho con un sofrito de ajo y de aceite,

sumado al cocinado que he hecho del pescado y de la patata.

Como si fuese a la gallega. Sí, sobre un fumé de pescado.

Lo de comer pescados hechos...

(Música)

(Música)

Si vieras algún defecto, ¿cuál sería? A ver si coincidimos.

Eh... Venga, Gonzalo, venga.

Eh... no sabría decirte, si algo temo

es que no le haya sacado todas las espinas, pero...

Es una buena idea de plato, el refrito y el aceite quedan bien,

la patata, también, queda bien, falta algo más de cocción.

El único defecto que veo es que ese ajo,

la línea que separa que esté frito, como debe ser,

y que esté un poco más frito de la cuenta...

Está esa línea roja con saborcito a ajo.

Puede ser. -Se deshace en boca, está sabroso,

pero, para mí, un pelín, demasiado aceitoso;

o sea, le sale el aceite al plato.

Es verdad que querías hacer una ajada;

que lleva una base de aceite, donde pochas las cebollas,

laurel, pimienta negra, y, luego, echas el pimentón,

y le echas un poco de vinagre. ¡Ay, coño!

Aquí no está el vinagre y te falta ese poco de caldo,

que hace ligar la grasa con el fumé,

para que no haya ese poquito de exceso de grasa.

Pero el punto del pescado es maravilloso.

Gracias.

Mi mayor enemigo he sido yo mismo, porque ha habido ciertas cosas...

Tenía más fumé para echarle al guiso y no lo he hecho.

Juanjo, nombre de tu plato. Pues, es un "Fogofitado",

porque es un fogonero confitado, con puré y verduras a la soja.

"Fagocitado" has dicho, ¿no? Fogo... Fogofitado.

Fogo-fitado, de fogonero confitado.

Probemos.

Incluso, en pescados, haces tratamiento de carnes,

es un emplatado más de carne que de pescado;

tú eres de carne, eres de campo. Eres básico.

Tienes hambre, ¿eh? Si está bien, dilo.

(Música)

No hay nada malo; el puré de patatas está bueno,

si le echas más sal, mejor; el punto de soja

con las verduras está bien, recuerda lo que es, salsa de soja.

¿Habéis terminado?

Juanjo, y el pescado está perfecto de punto;

está bien, pero lo puede hacer un junior.

Te pido crecer un poco más.

Un plato bien hecho está bien, aunque lo haga un junior,

pero si a la setas añades fumet y ligas, habrías tenido una salsa

que habría casado el pescado y habría hecho un conjunto.

Es un buen plato, no un conjunto, aunque no tiene defectos.

Me ha gustado mucho, porque la soja con verdura queda genial.

Me ha faltado cantidad, me quedo con hambre.

Has tenido la suerte de que tenías la soja,

que le da un sabor superrico, me ha encantado.

Estaba superperdido, no sabía cómo usarla,

pero, al final, la he acabado apañando ahí.

Me ha sorprendido, has hecho algo que no tiene que ver

con un plato normal de soja, y está, realmente, buenísimo.

¿A Vero le va a gustar? Se lo haré en cuanto llegue.

¿Sí? No tengo carbonero, pero...

Te damos un trocito. Échale un fogonero mejor.

Eso, fogonero, fogonero.

Si no hay carbonero, fogonero, lo que sea, qué más da.

Ahora te damos el fogonero.

Debe de estar bueno, les ha faltado chupar el plato,

y eso es lo que más me gusta,

que se coman mi comida y no dejen nada.

Aspirantes, ha llegado el momento de decidir

quién debe abandonar esta noche "MasterChef Celebrity",

pero, antes, vamos a despedir a la invitada, Silvia Abril.

Muchas gracias por haber vuelto. Gracias a vosotros.

Vuelve pronto. Mucha suerte.

(ASPIRANTES) Gracias. -Adiós.

Fíjate, que he visto el nivel de los concursantes

mucho mejor de lo que yo me esperaba;

la gente ya viene preparada.

Ahora sí, vamos a deliberar.

(Música)

Suerte, chavales. -Ya está echada.

Suerte, chavales. -Está echadísima.

(SUSURRAN)

(Música)

(SUSURRAN)

No sabía ni cómo hacer la soja.

¿Vamos? Lo tenemos.

Madre mía, qué mal rollo, ¿eh?

Aspirantes, ya conocéis el lema de este programa...

¡Pónganle sabor a la vida!

Salsas y condimentos son el aliado perfecto

para conseguirlo. Una de las primeras lecciones

que debe aprender cualquier cocinero que se precie

es hacer cuatro o cinco salsas básicas,

que le darán mucho juego en la cocina.

Aunque parezca un elemento secundario,

una salsa o un condimento pueden cargarse una receta

o elevarla al séptimo cielo.

El objetivo de las salsas y condimentos:

no deben camuflar ni anular, sino, realzar

el sabor de los alimentos, pero sin ser protagonistas.

Durante siglos la salsas y condimentos se utilizaron

para tapar el sabor de determinados alimentos

o para alargar su conservación. Los romanos utilizaban el garum

en sus comidas; era una especie de jugo hecho a base de intestinos

y de vísceras de pescados, servía de salsa y condimento.

Estamos muy contentos, porque los cuatro habéis resuelto

bastante bien este reto; habéis huido de complicaciones,

y lo más importante, habéis respetado

el producto principal, el fogonero noruego.

Partiendo de que los cuatro habéis hecho platos correctos,

ha habido dos aspirantes que sobresalen

por encima de sus compañeros. Esos aspirantes son...

Juanjo y Josie.

Josie...

(Aplausos)

Josie, nos has presentado un plato diferente, atrevido,

con cierto riesgo en la mezcla, pero muy bien resuelto.

Un plato rico y bonito. Gracias.

Juanjo, tu emplatado no estaba mal, nos ha sorprendido por ser tuyo;

el fogonero estaba bien de punto, la idea de confitarlo es buena;

y el acompañamiento estaba rico.

Estáis los dos salvados, podéis subir a la galería.

Gracias. ¿Me puedo desmayar? ¿Me puedo desmayar?

(Música)

¡Vámonos ya, princesa, vamos!

Bueno, mi tercer ojo,

al final, me ha traído suerte, aunque creo que el truco

es que se active con alcohol.

(R. SÁNCHEZ) Suerte, Gonzalo, Jesús.

Es una pena que uno de los platos os expulse de "MasterChef",

porque ninguno de los dos estaba mal,

había defectos, pero no eran un desastre.

Jesús, el plato que has enseñado estaba rico,

pero lo habríamos disfrutado más con un buen guiso,

un sofrito generoso, una salsa para mojar pan...

Los elementos no estaban ligados, sobraba grasa

y el punto de cocción del fogonero se te ha pasado.

Gonzalo, tu fogonero a la gallega estaba correcto,

el punto de cocción era maravilloso,

era una buena manera de integrar el pimentón dulce,

pero le faltaba esas gotitas de vinagre y de caldo

para ligar toda la salsa, y le sobraba un poco de aceite.

Por tanto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

(Música)

(Música)

Jesús.

(Música)

(Música)

Gonzalo, llevas dos semanas, hay que ponerse las pilas.

Desde luego. No es muy agradable la sensación de estar aquí.

Puedes subir con tus compañeros.

(Aplausos)

Jesús, acompáñeme usted.

Por los pelos, otra vez,

más me vale no jugar demasiado con fuego.

(R. SÁNCHEZ) Vamos, Jesús, vamos, cariño.

Jesús, ¿qué ha pasado? Se me ha ido, un poco, ahí,

creo que era un plato que estaba bastante bien,

pero el de mis compañeros ha estado mejor, por tanto...

Yo tengo poco que decir. Me da rabia,

porque creo que es el mejor plato que has hecho en "MasterChef".

Por eso no tengo mucho que decir.

darle la enhorabuena a los que se han salvado

y que trabajen como si no hubiera mañana,

que se tomen esto como se lo toman y que...

Te queremos. -Me llevo a mucha gente.

Y nosotros, también. -Te queremos.

(JOSIE) Me ha dado mucha pena, porque ha trabajado superbién,

me lo he pasado muy bien con él y es maravilloso.

Es que es increíble este tío, un gran descubrimiento.

¿Qué te llevas de "MasterChef"?

Me llevo bastante gente, te lo digo de corazón;

me llevo una buena experiencia, porque trabajar bajo presión

es algo que me gusta; pero me lo he tomado muy en serio,

porque cada trabajo merece... su empolle, así que...

Estás aquí, te estás despidiendo y sigues ahí, serio.

A ver, Pepe, no estoy acostumbrado a perder, te lo digo de verdad.

¿Eres competitivo? Soy supercompetitivo,

pero desde el juego limpio, yo no hago trampas,

no pongo zancadillas a nadie y no me gusta apagar la luz;

me gusta destacar con trabajo, con sacrificio,

como llevo haciendo 27 años y como seguiré haciendo.

Jesús, mirando a la galería, ¿ves algún ganador?

Es bastante pronto, a Flo le daba una galleta.

No lo sé, sinceramente, ojalá gane mi Juanjete, sinceramente.

Bien. Sí... sí.

¿Vas a Vejer a descansar?

Sí, hace muchos meses que no veo a mi madre

y no te diré que no me da pena irme,

pero la necesito mucho, porque llevo muchos meses.

Disfruta de ella. Muchas gracias, Pepe.

Ha llegado el momento de colgar tu delantal.

Nos ha encantado tenerte aquí, ha sido un placer.

Muchas gracias.

Gracias por estar aquí, pero debes abandonar.

Gracias. Muchas gracias a ti.

¡Vamos, Jesús! -¡Vamos, vamos!

El hecho de irme con mi mejor plato hace que no me sienta nada mal,

me siento mal por el aspecto de la competición;

por dentro estoy muy rabioso, por no haberlo hecho bien,

rabioso conmigo. Pienso en ver a mi madre, en abrazarla

y, sobre todo, en el pollo con arroz de ella,

que no hay Estrella Michelín que se le acerque,

ni a siquiera el pollo con arroz.

Jesús Castro es el tercer "celebrity" que nos dice adiós.

Cada reto que les planteamos es una oportunidad de aprender

y de descubrir ingredientes nuevos, pero deben superarlo con éxito

si quieren permanecer en estas cocinas;

ninguno de ellos se quiere ir y, por eso, se esfuerzan al máximo.

Nosotros volvemos en una semana, mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos, aspirantes, a Pastrana.

¡Por favor, sácame de aquí! O sea, me quiero ir allí.

Que alguien le traiga pompones. -Parezco una animadora.

¡Lucía, coge un cacharro y ponte a lavar! No preguntes.

Si no ponemos el nabo a hervir no podemos montar.

Me cago en la leche. -No me hables.

Esto parece masilla. -Venga, Juanjo, con amor.

Estoy tan hasta las pelotas. -¿En serio?

Que me voy a rebelar.

Oye, vamos a ver; ni huevo ni trufa, ni huevo ni trufa.

Pepe, de verdad, no hay nada más hortera que lo perfecto.

Adelante, Yolanda Ramos.

¿No te hubiera gustado hacer un sofrito mezclado?

Y lo salteas todo junto. No.

Juanjo, tenemos vino blanco de "MasterChef", ¿lo quieres?

¡Ay, no puedo más! Qué duro es esto.

Flo, ¿qué nos has hecho? Hola, amigos.

¡Ay, Pepe...!

Malo, malo, malo. ¿Quieres escupir? ¿Te ha gustado?

Ya me lo he tragado.

Los caminos de la cocina son inescrutables.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 5 - Programa 3

29 sep 2020

En ‘MasterChef Celebrity’, el primer reto de la noche consiste en elaborar por parejas una receta con el pan como protagonista. Pero antes de cocinar, un miembro de cada pareja, que no interviene en la elaboración de los platos, tiene como misión contar a su respectivo compañero a través de dibujos los ingredientes de la receta. El chef Oriol Rovira, del restaurante Els Casals con una estrella Michelin, visita nuestras cocinas y nos enseña alguna de sus obras maestras.

En la prueba por equipos elaboran dos menús de pícnic, con dos platos salados y uno dulce cada uno. En esta prueba de exteriores única, ‘MasterChef Celebrity’ acampa en plena naturaleza, en el imponente pantano de El Burguillo, en el Valle de Iruelas (Ávila). Si con la presión de Pepe RodríguezJordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera no fuera suficiente, Albert y Vega, de ‘MasterChef Junior 7’, están muy pendientes de la evolución de ambos menús.

De regreso al plató, los aspirantes con delantal negro tienen que agudizar su vista y su olfato para reconocer salsas, condimentos y hierbas con los que tienen que trabajar. Disponen de 60 minutos para elaborar el mejor plato posible en el que las salsas y condimentos compartan importancia con el fogonero, un pescado de origen noruego. Entre tanta tensión, Silvia Abril, finalista de ‘MasterChef Celebrity 2’, pone el toque de humor y les da algún que otro consejo.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 3" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 3"
Programas completos (63)
Clips

Los últimos 736 programas de MasterChef Celebrity

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Numi

    Será que alguna vez van a arreglar lo de que cuando ponen la publicidad el video comienza de nuevo y no en el punto donde quedo? Que porquería

    07 oct 2020
  2. lang

    ahora jordicruz va a ser cientifico??? y esa autoridad con la que lo dice?? la dieta actual va sobrepasada de hidratos de carbono en nuestra cultura, desde hace décadas. cocinero a tus cocinas. Y a explorar con rigor antes de hablar.

    30 sep 2020
  3. Swazmo

    Josie es el triunfo del «no talento»

    30 sep 2020