www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4764820
Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

¡Ay! Perdonad que llegue tarde.

Es que tres horas de programa, pues una, aunque sea

un rostro popular, tiene sus necesidades, ¿verdad...?

¿Bibi?

(LLORA) -Pero, Bibi, ¿de dónde vienes?

Pues, hija, parece una tontería.

Te va a parecer raro. -¿Qué?

Me ha dado como una cosa porque se ha ido Iván.

Y yo me había hecho una idea, porque como a Carmen la vi lanzada

y sé que las mujeres de nuestra edad...

Tú para el amor eres muy sentida.

Las mujeres de nuestra edad no tenemos muchas oportunidades.

Y cuando encuentras... -¿Me metes en tu edad?

No, mujer. A Carmen y a mí.

¿También te preocupas por la edad?

Oye, ni pena puede tener una. Pues eso.

Que las mujeres cuando llegamos a una edad,

bueno, tienes menos posibilidades porque ya no estás

en el mercado como antes. Aunque estés bien.

Porque mira cómo está Carmen y yo. -"Idealas".

-Pero, de todas maneras... -Tus piernas son toda yo.

Pero me da pena, me da cosita porque me había hecho a la idea

de que ahí podía nacer un germen, una pareja. Y me ha dejado así.

-Ya. Como tocada, ¿no? -Sí. Será también

que como me estoy metiendo en el programa poco a poco...

Sí. Vas conociendo a la gente

y le coges cariño. -Le coges cariño.

Es como nuestra edición, salvando las distancias.

Porque no tiene nada que ver.

Cómo has cambiado el tono. ¡Eh!

Sí, es verdad. -Pero te vas metiendo

y le vas cogiendo cariño a la gente.

A los que conoces y a los que no conoces.

Por eso es mi llanto. -Claro.

Ahora que estaba la cosa a punto de caer.

Cuando estaba el brotecillo,

el brote verde. -No. El brote verde no.

Acuérdate de los brotes verdes. -¡Los brotes verdes!

Pues eso. Una vez que está cogiendo el brote verde...

-¡Pam! Lo chafan. -Y me he quedado así.

Claro. Al llorar tanto, como lloras en general,

¿por quién lloras más? ¿Por Carmen o por Iván?

¿Por alguno de los dos? -Son dos llantos distintos.

Mira. Hay un llanto que es esa mujer madura en ese otoño.

Tú necesitas un hombre que te acompañe.

Vas mejor del brazo por el otoño.

Qué bonito. Vas mejor del brazo por el otoño.

-Claro. -Esto, por favor.

Pero, en cambio, después también por Iván.

A mí Iván es un tío que me cae muy bien.

-Sí. -También me ha dado pena por él.

Ella llora en general, llora para todos.

No. Para todos no. Hay muchas cosas más por llorar.

Pues ya verás cómo está

Carmen de desolada. Ya verás. -A ver.

Ahí, ahí. -Así. Te llamo sex symbol. Mira.

Muy bien.

Hoy Carmen ha venido atómica.

Para todos. Creo que para mí no.

(Aplausos)

Sexi Lomana. -¡Guau!

Yo creo que esas galas son un poquito por ti.

Ah.

(CARMEN) Es "too much".

(IVÁN) Estoy pasando un bache emocional.

Sí, sí. Está muy rojo. Y yo también.

Mi amor. -"Amore" mío.

No me beses muy fuerte que se me cae la diadema.

Tendré que ganar para subir al balcón y reunirme con ella.

(RÍE) Mira todo lo que tiene Iván.

Hay una cazuela, hay otra. -¿No te compensa tu marido ahí?

No le voy a dejar cocinar nunca en casa.

¡Oh! Qué nervios.

No. No te pongas nervioso, Iván, que vas como una moto.

Que después te espera Carmen.

Yo te daré un premio luego.

(CARMEN) Si se queda, hay que dejar que la vida fluya.

Jugar con todo, con el coqueteo, con que me gusta, que no me gusta.

Creo que es una de las cosas más apetecibles de la vida.

Me dejan compuesta y sin novio. "Amore".

-Ve a saludar a la reina. -Reina.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Iván.

Para arriba. (CARMEN) Iván.

Qué duro. Iván me encanta.

(Aplausos) ¡Vamos, Iván!

Chao, guapos.

Lo que pasa en "MasterChef", se queda en "MasterChef".

No te importa que pase el brazo.

Lo que pasa entre tú y yo,

se queda entre tú y yo. -Así me gusta.

Fíjate. Te digo una cosa. -¿Qué?

Estaba yo más afectada que Carmen.

Supongo que lo mío es una mirada personal del amor.

Porque, claro, una siempre habla de su propia experiencia.

Yo cuando me ilusiono, es como cuando te dicen:

¿Te has enamorado? ¿Estás muy enamorada?

No se está ni mucho ni poco. O estás enamorada o no.

Claro. Como embarazada. -O muerta.

Estás muerta o no. Estás preñada o no.

Pero un poco preñada no hay. Un poco enamorada no existe.

-No. -Estás enamorada o no.

Ella, no sé si enamorada es la palabra, pero ilusionada.

La he visto muy fría. -Ella es poco expresiva.

Sí, sí. Pero le gusta, aunque sea poco expresiva.

Yo te digo una cosa. De otra cosa no sé yo,

pero de eso, si fuera un poco para adentro.

El para adentro se convierte en para afuera sin tú quererlo.

-Rápidamente. -Tú estás para adentro

y tu cuerpo se comporta a la contra.

¿Y si se ha quedado bloqueada de la ausencia? Eso pasa.

Le toca el fandango. Perdón. No se puede decir otra palabra.

Le toca así. Que estaba yo más afectada.

¿Sabes lo que te digo? Lo siento por Iván,

pero por Carmen no. -Al menos, de cara para afuera

no has transmitido. -Ninguna cara.

Ya estamos con la mano otra vez. -Le voy a echar el vino en la cara.

Le van a tener que quitar la chaquetilla.

Escúchame, es que vaya piernas que tiene Carmen.

Sí, sí. Si Carmen está muy bien. Las luce bien, se mueve bien.

Lleva un vestido bonito, la corona.

Viste estupendamente. Ha tenido una exposición

en el Museo del Traje. Preciosa exposición.

No tiene nada que ver. Las piernas están bien.

Pero yo te digo una cosa. -¿Qué?

Que no puedo decirlo como se dice. No se puede decir de otra manera.

Tú notas cuando un hombre se...

-Claro. -El algodón no engaña.

Sí. O, por ejemplo: ¿llevas una pistola o te alegras de verme?

-¡Eh! -Esto era de Mae West.

(HABLAN EN FRANCÉS INVENTADO)

Bibi, para que tú no tengas que hacer nada,

estate ahí con tu dolor o lo que sea...

-Ya no tengo dolor. -Eres como Carmen.

Ya se te ha pasado. -Antes.

Para que no tengas que hacer nada, ya doy paso yo. Bueno.

Bueno, miren. Que ahora vamos a ver lo que va a pasar

en el siguiente programa. ¿Eh? Así.

Yo hago así y ya no... -Qué loca eres.

Paz, fuiste la mejor de la última prueba de exteriores

y te anunciamos que tendrías una ventaja

que conocerías a su debido tiempo.

Pues ha llegado el momento. A ver.

¿Una ventaja ventaja o una ventaja marrón?

Una ventaja. Una ventaja "masterchef".

¿Una ventaja rosa? "Masterchef". Ahora me habéis liado.

¡Uf! El color lo ponéis cada uno.

Una ventaja. ¿La tomas o la cedes?

(PAZ) La puedo donar o quedármela.

Si es una ventaja, me la quedo, ¿no?

Digo yo. No voy a... Tonta no soy.

Pues para conocer en qué consiste, tendrás que acompañarnos

al supermercado. Vamos. Qué bien. Bueno, chicos.

Ella sola. Sí. -A ver.

Aquí estamos todo el día... A ver qué va a pasar.

A ver con qué nos van a sorprender.

¿Qué creéis que será esa ventaja?

Que tenga la ventaja de no cocinar

pero ayudarnos a todos los compañeros

porque ha sido durante dos semanas la mejor.

Pobre. Estaría loca de una cocina a otra corriendo.

Locos estamos todos, cariño.

Pero que...

(SANTIAGO) Todo lo que pienses, te dan la vuelta.

"MasterChef" es lo que tiene. -Yo temo las sorpresas

de las ventajas. A veces las ventajas te meten

en un lío que no sabes por dónde salir.

Si tuviese que perjudicar a alguien...

A mí. -Antonia, pero si tú la salvaste.

-Por eso quiero ver la lealtad. -Qué retorcida.

Llega un punto en el que quieres competir

y empiezas a hacer uso de tus ventajas

y te planteas estrategias.

Bueno, pues vamos a empezar a descubrir el misterio.

Sé que no me vas a dar un papel en tu próxima película.

No pasa nada. Seremos amigos.

Ya Paz no me simpatiza tanto como cuando ha empezado

el programa que veníamos frescos. Hola, Paz. Un abrazo, un beso.

Somos así. Los seres humanos somos...

Has visto Boris y Antonia.

(GRITAN) ¡No!

Antonia. Ahora empiezan los desmayos ya.

Todos son mis amigos. Tengo un poco de miedo

porque no es fácil. No es tan fácil.

Si es que las ventajas son marrones.

Dice Jordi: "Poned el color que queráis".

No. -No, no. Pero ella inocente.

Todavía estamos en el programa

tres o cuatro. -En el cuatro.

No. En el tres o cuatro no. Es como preñada.

Oye, no quiero discutir contigo. No tengo ganas de discutir, cariño.

Tú sabes que no quiero discutir. -Este es el cinco.

El cinco, el cuatro, el tres. ¿Qué más da?

Lo que te quiero decir, que todavía estamos

en ese momento del programa donde cuando escuchas "ventaja",

quieres tener fe en los Reyes Magos.

Pero no, cariño. Entonces... -Cállate.

Que te calles tú.

Las ventajas ya lo ha dicho Carmen. "Las ventajas no son tantas".

Están bastante espabilados a estas alturas.

-Bueno. -También lo ha dicho Paz. Dice...

Aun así, siempre es mejor tenerla que no tenerla.

-Claro. -Paz es buena, pero tonta no.

¿Se la va a dar a otra? -Es lo que ha dicho ella.

"Tonta no soy". -Es buena, pero tonta no.

Hombre, además, Paz quiere un papel en la próxima peli de Santiago.

-Hombre. -Tiene que calibrar el asunto.

Bueno, pero aunque tenga esa ventaja

y aunque quiera la película, después hay amigos.

Paz es muy amiga de Boris.

-Sí. De toda la vida de Dios.

De Mario. -De Mario también.

Por Boris son amigos por Orson que es venezolano.

Hay ahí una "alliance".

-Qué bien hablas. -¿Verdad?

-Es que me dejas... -En francés todo suena distinto.

-Todo suena mejor. -El francés siempre fue mi fuerte.

Dices: mierda. "Merde". -"Merde".

Pero esto es otra cosa. Sigamos. -A lo que vamos.

Tiene un conflicto de intereses.

Si ha beneficiado a Santiago, será porque le ha venido bien.

Y punto pelota. -Porque quiere un papel

en su próxima película. -Tú porque eres muy interesada.

Pero si lo ha dicho ella.

Ha dicho: "Ya sé que no me darás un papel en tu próxima película".

Ella lo ha dicho. -Lo ha dicho porque es

una manera de hablar. Por decírselo con cariño.

Yo creo que sí se lo va a dar. -Mira.

Me voy a comer un foie. -Yo, como coma más foie,

voy a reventar. No quiero comer más foie.

Llevo comiendo siete semanas, cinco, cuatro.

Desde el otro "MasterChef" no comías.

Hubo un tiempo en que comí en medio.

Quedamos y no come. -A veces.

Solo come frutos secos del supermercado.

No. Eso cuando vengo aquí.

Nada más.

¿Esto cómo se abre? -¿Esto cómo se quita? Mira.

Ah. Gracias. Gracias, gracias.

Cuidado con Carmen licuando.

Tiene la zanahoria dentro. Venía con ella.

(RÍEN) Ha dicho: Yo me cojo uno

que trae zanahoria.

¿Esto dónde tiene el...? Al otro lado, Carmen.

Verás, verás. Verás.

¡Mierda! -¡El vaso, Carmen!

-¡Ay, ay, ay! Es increíble.

Le parecerá brujería. Increíble.

¡Ay, qué agobio!

(CARMEN) Son muchas cosas. Llega un momento

que estaba un poco perdida.

Pero, vamos, la licuadora la uso mucho en mi casa.

Paz, ¿esto se hace así? -Creo que sí.

-No sé. -Pero está al revés.

¡Que va a explotar! Abre eso. ¡Ay, que va a explotar!

Esto no os lo perdáis. Abre eso, que va a explotar.

¡Ah! Ahora.

Primero se hincha y se pone al vacío.

Le he dado a parar. No sé si lo hice bien.

Horno. El horno y yo nunca nos hemos llevado bien.

Es algo increíble. En todas mis casas,

en las ciudades donde he vivido,

siempre el horno ha sido un desastre.

Me ha ido bien con los hombres

pero me ha ido fatal con los hornos.

-Mira mi Lomana qué bien. -Dale a esto.

(CANTA) #Mambo italiano. Mambo.#

#Mambo italiano.#

La báscula, de repente, con el viento me sube

diez gramos. ¿El viento?

El aire acondicionado. Tú la conoces.

Tienes que hablar con ella. Pedir por favor.

-Hablo pero no... -Sí, que te lo pesa.

¡Oh! Un momento.

Yo creo que la tara conspira contra nosotros

para volverte loco. Recordé a Anabel Alonso

porque en este programa vivió

momentos muy desagradables y muy terribles con la tara.

Boris, te agradezco... -¡Eh!

Que estoy hablando con Boris de tú a tú.

-Si Boris no está ahí. -Sí está. Claro que sí.

Boris, te agradezco el "remember".

Te digo una cosa, Boris. Sigo en lo mismo.

Me alegro que tengas problemas con los hornos

y no con los hombres. Son más problemáticos.

Ya está con los boleros. -Otra vez.

¿A que le doy con la onza esta?

Calla, que tengo racord. -¿De qué?

-Yo qué sé. -Niña, por cierto,

¿tú has visto que la licuadora de Carmen venía con zanahoria?

Es que a ella parece que le van los apéndices.

Bueno, los apéndices nos van a todas.

Venía con una zanahoria.

No una manzana, una naranja o apio. No. Zanahoria.

Volvemos a lo del trípode. -La tercera pierna.

¿Crees que ella está obsesionada? -Mensaje subliminal. Sí.

Yo creo que ni ella misma lo sabe.

Hay una cosa freudiana. -Freudiana. Fíjate.

¡Ay, Carmen! ¿Te estás enterando, niña?

Pues hay que ponerle solución.

En los hombres es más complicado, pero lo de la zanahoria

u otros aparatitos siempre tienen arreglo.

Le cambias las pilas y no discuten. -Y no hay problema.

Y luego ella dice: "En mi casa la licuadora la uso mucho".

Y se ha reído.

Pero me da a mí que no porque no sabía ni dónde enchufarla.

-No, no. -O sea, hay una licuadora,

pero muchos caminos que conducen a lo mismo.

Cada licuadora es un mundo.

Ya lo decía Mario: "Cada maricón es un mundo".

-Pues ya está. -No es fácil.

Hay que entenderla, ponerse en la piel de Carmen.

-Esta... -No le pegues.

Naaa...

Mira, cariño. Yo, después de eso...

No. Espera. Por alusiones.

Boris, muchas gracias por acordarte de mí y de esto.

Es que esto es la revolución de los electrodomésticos.

Porque no nos dejan, pero tendrías que estampillarlo

contra el suelo. Un martillo. ¡Zas, zas!

Mira. ¡Tú! Tú... Así te lo digo. -Díselo a la cara.

De cara a cara. Ser o no ser. Fuiste tú y me fui yo.

¡Qué asquerosa! ¡Qué asquerosa! -Todas son.

Ahí lo tendrías que tirar. -Pero no me dejan

porque es cara. ¡Placa! -¡Ay! Qué poca vergüenza.

Vamos a dejarlo sin tirar. Voy a decir una cosa.

Esto pasa como con los teléfonos que también son

electrodomésticos de nuestras vidas.

Cambian, son de nueva generación.

A este programa nos traen

y ya no conocemos ni el abatidor ni...

-Es igual, nunca lo conocí porque nunca sabía a qué atenerme,

dice: "Congela", ¿congela qué?

-Lo que ella sabía... -Tú abrías y lo abrían tres veces

y lo que tenías dentro que a mí me pasó,

no se congelaba nunca. -No, bueno.

-El Roner se hace al vacío, lentamente, de qué,

no me extraña que Paz pensara que explotaría

porque aquello hincha, hincha...

-Y luego se queda en nada. -Claro.

-Así va, cariño. -Y además esto pesa en onzas,

en libras y gramos, ¿lo sabíais? Yo tampoco.

-Súbete, Bibi, a ver cuánto pesas. -En libras, ponme en libras,

ya pesaré menos. -Súbete, boba, que te caben

los pies. -Que no me caben los pies

que parezco una china y tengo que hacer yoga

con ese pie retorcido, ahí no quepo, pero te lo digo, 67.

-67.

-67. -¿Pesas?

-Pesé menos. -¿67?

-Kilos, kilos. -En gramos calcula...

-Calculo mal. -Calcula la harina, azúcar,

la repostería en gramos. -No, y las cosas que nos mandaban

el "somosfato"... -Yo lo de la tara.

-La tara la tiene a mal traer, vamos, no me hace ni caso.

Mira, tú, espérame, Antonia, y se va sin ti.

Pero qué ha montado un montón ahí.

-Antonia está disfrutando

de que Boris lo haya hecho peor que ella.

Esta vez sí que estoy más seguro.

-Qué paciencia que tengo en la vida, yo adoro.

-¿A qué ha venido el corte de mangas que ha hecho?

-¿A quién se lo ha hecho? -¿A quién se lo ha hecho?

-O al jurado o a Boris, a uno de los dos.

-Un corte de mangas no se puede hacer, no.

Tú no digas nada. -Digo lo que me da la gana.

Carmen, por Dios, querías hacernos al jurado un corte de mangas.

No, le ha hecho un corte de mangas Antonia.

No sé a quién si a vosotros o a él.

-¿Un corte de mangas? -Lo que has hecho ahí.

-Dios mío, qué más cosas van a pasar.

-Es que no entendéis nada, aquí cuando vino Antonia,

ha hecho así. -No.

-Y yo no sé a quién se lo ha hecho, a nosotros, a vosotros o a Boris.

Yo creo que hago eso delante

del jurado y están una semana poniéndome a caldo.

¿Yo he hecho un corte de mangas? -Sí, tú.

-¿Cuándo? -Eso te preguntamos nosotros.

Antonia, ¿a nosotros? ¡No, por Dios!

Digo delante de Dios que a vosotros no.

-Pero hiciste un corte de mangas.

-No me acuerdo. -Amiga.

Al aire, al aire.

Yo detesto insultar a la gente, pero también detesto

que la gente se invente las cosas hacia mí.

Pero ves cómo son cacatúas que repiten las cosas

y ellos creyeron que hice un corte de mangas al jurado.

De verdad, no me lo podía creer, no puede ser Carmen.

Ha sido esta, yo pregunté... Carmen.

Qué, dime. Delante de cocinas, cariño.

A mí no me pueden acusar de lo que no he hecho

y menos de esa ordinariez.

Quién es la acusica del grupo, a ver.

Señorita, señorito.

Mira, si me quieren provocar,

no lo conseguirán porque no pienso llorar

porque tengo mucho orgullo y desde que era pequeña decía:

"No entiendo las niñas que lloran cuando sus papás las riñen".

Oh, madre mía, cómo está esto,

se calienta el ambiente por momentos.

-Se van a matar. -No sé, está interesantísimo todo.

-¿Sabes qué pasa? Que conforme voy viendo

el programa y cosas me doy cuenta que Carmen y Antonia

van como en un "in crescendo", como en un "in crescendo",

son espíritus que se parecen en algún lado del camino,

pero que en otro lado se separan y cuando se separan.

-Parecidos, pero enfrentados. -Enfrentados, pero creo

que Antonia hace el corte de mangas.

-Pero si lo ha dicho, no te hagas la lista, lo ha dicho.

-¿Quién? -Lo dice Paz.

-Ah, bueno pues eso. -Que al volver hizo así.

Y lo que no saben es si era a ellos, a ellos...

-A los que viene de atrás. -No, Antonia hizo así.

Hizo así. -No lo vi, pero estoy segura.

-Carmen se chivó. -Bueno, sí, pero el problema

no es que sea acusica es que preguntó Pepe:

"Carmen, ¿nos has hecho no sé qué?" -"No, yo no".

-Carmen. -Vamos a ver si a mí Pepe,

Antonio, Juan, tu Jordi me pregunta que si he hecho

un corte y no lo hice y lo hiciste tú,

no es que yo te acuse, yo digo: "No, lo ha hecho esta".

-Después de ver este avance, no me pierdo el programa.

-Cómo te lo vas a perder.

-Hay un bulle, bulle, un bulle, bulle.

-Es más, creo que ninguna de las dos van a ganar

porque se matarán, lo de los cuchillos...

-Antes. -Antes que llegue el final.

-Aquí se cuece algo tremebundo. -Es que van "in crescendo",

ya desde el principio. -Con el carácter de estas dos

pueden hacer fuegos artificiales. -Edad, experiencia...

-Horas de vuelo, retranca, vivencias, dolor, no dolor,

espera, que me pillas ya mayor para esto.

-Ay, no puedo, estoy cansada. -Es que es lucha de titanes

porque ellas dos sí que pueden. -Claro, es que su lucha

está en ese sentido porque es un territorio

que pelean casi por un mismo espacio.

-En el mismo terreno. -En el mismo espacio

y claro, son los mismos votantes, pero con distintas ideas.

Sí, sí, tal cual.

Aspirantes, cocinaréis para 80 invitados.

Y todos ellos son deportistas

que compiten en los Juegos Mediterráneos.

"Oh, my God", ¿y los podemos conocer?

¿No te gustaría conocerles?

-Yo los conozco.

-¿A los 80?

-En mis pensamientos.

La presión a la que estos atletas están sometidos es máxima

por eso queremos que la prueba de hoy sea un homenaje

al espíritu de sacrificio

y superación de todos los deportistas.

Ona, yo sé que tú "MasterChef" te lo tomas

como si fuesen unos juegos olímpicos.

Total. Es más, vienes a por el oro, ¿no?

Hombre, hay que ir siempre a lo más arriba para estar ahí,

así que me lo tomo muy en serio

y para mí son mis juegos olímpicos, pero de la cocina.

"MasterChef" me ayuda mucho porque creo mucho en superar

las adversidades y en crecerte en cada reto,

nos tenemos que adaptar en cada segundo a circunstancias

muy difíciles y así crecemos.

Os aseguro que cocinaréis para personas que no entienden

de conformismo y mucho menos de rendición o de excusas.

Vale, ni de frustraciones. Ya podéis poneros las pilas

porque os exigiremos lo mismo.

Claro, doble responsabilidad.

-Nosotros venimos como los gladiadores aquí.

(GRUÑE)

Y alguno terminará con los leones.

-Exacto. -Que aquí hay

gladiadores y leones. -Comidos.

Pueden decirme lo que quieran, pero estoy convencida

que soy una persona que doy lo que puedo.

Lo que pasa es que no sé por qué

tengo fama de que paso de todo, pues no, no.

Chica, traga. -Espera, que me voy a ahogar

y con esta prueba de los dientes con las almendras metidas ahí,

no me viene bien. -Pero escucha.

-No, no escucho nada, cállate, por favor,

no traigáis más comida, no me cabe más comida.

Bueno, lo que iba a decir, me ha sorprendido

porque hasta ahora no la había visto tanto.

-¿A quién? -A Ona, verla con ese pelo suelto

es una tía guapa, muy guapa. -Guapa.

-Es una tía con una disciplina tremenda.

-Es disciplinada como Saúl,

olímpica, medallista. -No me digas más.

-Todo. -Mira que ella practicó

en el Celler de Can Roca, que no es tontería,

es una ventaja muy grande.

-En el Celler de Can Roca, eso es dificilísimo,

acuérdate que la semifinal de nuestra edición fue allí.

-No me acuerdo porque la vi como espectadora

en mi casa. -Y yo, boba, por eso me acuerdo,

que estábamos... qué, si nos eliminaron

a la vez, casi. -Es verdad.

-Que te fuiste y mi vida no tenía sentido.

-Que se fue Patricia, Silvia,

-Patricia, Silvia, Corbacho fueron al Celler

y tú y yo lo vimos desde casa. -Qué pena, como dos desgraciadas.

Mírala. -¿Y por qué no nos quitan

esto de aquí? Que le tengo una manía.

-Espera un momento, que venga alguien, dame eso.

-Fuera. -La romperá al final.

-Pero Ona está mona. -Está mona y me gustó la actitud.

-A mí, también (HABLA EN INGLÉS)

(HABLAN EN INGLÉS) "Translate".

-Actitud en inglés. -Actitud, no me digas más,

pero yo no entiendo inglés,

no tengo paladar para hablar en inglés.

-Que nos pareció muy bien porque está marítima,

acuática y deportiva. -Y terrestre, acuática,

marítima y terrestre. -Bueno, a dónde íbamos.

-Que si crees que por tener

las mismas condiciones que tenía por ejemplo, Saúl,

si eso le da ventaja... Deja de hacer...

-Hago gimnasia rítmica. -Ella no es de gimnasia rítmica.

-Pero en el agua, ¿aquí hay agua? No.

-Ella es de sincro, tírate a la piscina de cabeza.

-Pregúntame, que te atiendo. -Te digo que si crees

que eso, esa disciplina de la deportista

de natación sincronizada al igual que al otro

le otorga ventaja. -Creo que sí, lo dijimos

desde el principio con Saúl

y pam, a los hechos me remito.

Ganó y ella es igual de metódica, lleva preparándose

en el Celler unos meses antes, escúchame, yo la veo,

yo de mis favoritas.

-Igual sí, oye, bueno, claro, hay que ir viendo programas.

A mí me gusta porque de momento es de esas circunstantes

que no ves mucho, pero cuando la ves.

-Cuando eclosiona, eclosiona. -Eso es.

De momento, esta semana el oro lo tiene Santiago.

Por tu éxito en el amor. Guau.

Carmen.

¿Me equivoco?

(TODOS SE SORPRENDEN) Ay, ay.

¿Qué ha pasado ahora? -"Comme ci comme ça".

No, no cuéntamelo porque a mí es que me llegan

todas las informaciones. Ya veo.

Es que yo voy a parecer aquí una ligona tremenda.

-Bueno, unos van, otros vienen.

-Claro y por el camino se entretienen.

-No quería ser tan directa

porque no quiero que se me tiren a la yugular.

Yo tengo un corazón muy grande, pero enseguida olvida

y, claro, el pobre Iván está un poco mosqueado ya.

Ya, es que le buscaste sustituto muy rápido.

Es que no lo puedo remediar. -A rey muerto, rey puesto.

-Y bueno, Santiago tiene un puntito, ¿verdad?

Santiago, ¿cómo te sientes? ¿algo que decirle a Carmen?

Me siento muy integrado aquí con las ruinas por mi estado

y muy contento por lo del oro, lo más cerca del oro que estuve

es una muela que me pusieron.

De todas formas, Carmen, es muy de oro, eh.

"Las chicas de oro".

(RÍEN)

Lo de Carmen es un plus. -Qué divino.

-Es la guinda. -Yo es que siempre

procuro ir con los ganadores.

Me gustan los hombres triunfadores.

Bueno, con Iván te salió la cosa regular.

Por eso, como me quedé un poco plaf

no he tenido buen ojo, pero no importa.

Bueno, Carmen, de todos modos, a mí lo que me dijeron

es que lo que te tiene enamorada de Santiago es su pelo.

Su pelo. -Sí, el pelo, pero cuál

el de la axila. -No seas ordinario.

-Acótamelo un poco más.

¿A quién te recuerda? A Fu Manchú.

-Bueno. -A Fu Manchú.

-Sí, en ese caso, sí. -El otro día vine yo

con una camisa china para ver si tomabas nota, claro,

era un mensaje subliminal.

-Si es que... estoy embrutecido, no me di cuenta de esos detalles.

A ver en qué termina todo este amor.

El amor no sé, sé que Carmen, en el fondo querría

una especie de Frankstein entre Pepe, Jaime y yo.

(PEPE RÍE) No sé yo cómo quedaría eso.

Sería una cosa digna de ver. -A mí, Jaime me parece estupendo,

pero me gustan más apañaditos.

-Ah, que no soy un apañado. -Más chiquitillos,

no, digo que eres muy grande que me superas.

-¿No me hacías un apaño? -Bueno, tú sabes que te adoro.

-La vida es que es así, es una especie de absurdo

y dices: "Qué ha pasado".

(SONRÍEN)

Me encanta, es de las pocas veces que vi a Santiago descolocado

porque estaba descolocado. -Yo creo que es un momento

de esos que se tendrían que haber colocado

porque no ha estado nadie en el sitio justo.

¿Has visto qué manera de desbarrar para los dos lados?

Tanto de uno como de otro porque Carmen le dice eso,

pero la respuesta del otro y lo de las ruinas.

-Las ruinas y "Las chica de oro". -"Las chica de oro" y ella

da un bandazo, ¿me entiendes? Y habla de Fu Manchú

y se empieza a liar la cosa.

-Pero, escucha, no pensé que Carmen tenía un gusto así, digamos,

ecléctico y marginal. Me imaginaba una mujer

más convencional para los hombres,

pero, claro, Iván, que es un poco así como dejadete, como tacatá,

canalla y Santiago... -Pasó de la danza al crimen,

te lo digo, es una mujer de territorios opuestos.

Y en cambio el otro no le parece apañado.

-No, es que se refiere a manejable.

-Anda, mujer, no hay que manejar nada.

-Ella sí. -Te lo echas encima

como si fuera una boa. -Tú sí porque eres una mujer...

Eres una torre de silencio puesta en pie.

(CANTA) #Ay, cállate, te suspiro, cállate.

#ni muerta que yo esté que yo callé la boca.#

-Ole, sigue, sigue. -No, si se acabó.

-Bueno, total, que ella quería decir más manejable.

-Qué más manejable, tonta,

qué más manejable, qué más manejable.

-¿Pero no te sorprende el gusto de Carmen?

-A mí me sorprende de Carmen todo, me estoy llevando una sorpresa

porque Carmen es una mujer que es, más o menos, comedida

en algunas cosas y aquí la veo como suelta.

-Sí.

Nos está dando sorpresas. -"Et voilá".

-Perlas. -"Voilá".

-Cómo sería ese Frankstein que propuso Santiago entre

Pepe, Jaime y Santiago.

¿Qué sería por ejemplo?

El cuerpo de... -Es que no es cuerpo, no es cuerpo.

No, no, creo que tiene que ver más con cosas de carácter

que con el cuerpo. -No, pero ella quiere

un cuerpo más manejable.

-No, ella qué va a querer, querrá lo que sea,

que no estamos para tirar las cosas para atrás, Carmen,

tampoco te pongas moño que el mercado está muy difícil,

no seas tonta, agárrate a lo que puedas.

Aprovéchate. -Ante esto, señoras y señores,

no puedo más que asentir.

-Ja, Carmen, ¿crees que estamos para decir que no?

No, mujer, tírate para delante. Una vez dicho esto,

creo que Pepe es simpático, cachondo, divertido...

-Inteligente, listo, lúcido. -Jaime tiene ese punto

un poco chulito, no sé qué, no sé cuánto.

Y el otro... -Un poco que te empotra

contra la pared. -"Et voilá".

Y el otro está que es intelectual, irónico, director, Santiago,

claro, Santiago, esas son las cosas que ella busca

en estos tres hombres porque si hablara de físicos,

lógicamente, no son físicos siendo los tres hombres

que pueden tener atractivos, pero no son físicos

que te irías para allá, no, busca más el hombre que hay detrás.

-Claro, que hay dentro, no detrás.

-Dentro, detrás. -Detrás, no, dentro.

-Dentro, detrás, delante, cariño. -No, dentro.

-Que te calles ya y te tiraré las almendras,

que te calles, que te calles ya.

Bueno, nos vamos a ir si no, no avanzamos.

así que, señoras y señores, para todos ustedes.

-Para todos ustedes...

-Cállate. Os esperamos aquí la semana que viene

y mientras tanto pónganle sabor a la vida.

Que te calles, que te calles. -Escúchame.

-Que te calles ya, qué harta me tienes, qué harta.

El queso manchego, ahí está. -No, que deja mancha.

-Ay, te iba a tirar esto,

qué harta me tiene. -Qué bueno está todo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 4

30 sep 2018

Bibiana Fernández y Anabel Alonso avanzan los mejores momentos de los concursantes de Masterchef Celebrities de la semana siguiente.

ver más sobre "Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 4" ver menos sobre "Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 4"

Los últimos 11 programas de MasterChef Celebrity Express

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios