www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4741038
Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

Señoras y señores, buenas noches, otra vez estamos aquí,

hemos vuelto las retales. Teníamos ganas de cocinar

pero empiezo a sentirme a gusto porque esta noche

nos han puesto vino y jamón. -Yo estoy bebiendo.

-No tienes que hablar, que estoy presentando.

Digo que buenas noches, que estamos aquí

y que estoy contenta porque tenemos vino y jamón.

Jamón del bueno, de "MasterChef". ¿Qué haces?

-Traduciendo. -Ah, bueno.

-¡Un momento! Porque hemos visto el desmayo de la Lomana.

¿Se desmayó? ¿Será verdad, no? Porque es muy lista, muy larga.

-Es muy larga pero creo que sí,

porque no está acostumbrada, no suda.

-No suda, es verdad. Es lo que tiene tener servicio.

Igual, de repente, hace tres actividades y... ¡pam!

"Ay, que me ha subido la tensión" -¡Pam! Para el otro lado.

-Pero, de todos modos... -Tenemos que ir al mismo lado.

-Vale... ¡pam! -No, vente para acá.

-¿Ah, para allá? (AMBAS) ¡Pam!

-Y, claro, como ella es lista, ella es muy larga,

lo dijimos en el capítulo anterior. Pero vamos a ver, ahora,

un vídeo con imágenes inéditas. -¿Qué me dices?

-Sí, sí, "director's cut". -¿Tenemos de eso?

-"Director's cut" se llama. -Qué arte.

-Para analizar mejor ese parraque, ese perrenque, ese sofoco, ese...

Catarsis. -No se sabe bien, pero le dio.

(MARIO) Venga, Carmen.

(BORIS) Ahí está, ahí está.

-Es que me voy a marear. (MARIO) Atended a Carmen.

-Ay, me estoy mareando. (ONA) Sí, se encuentra mal.

(MARIO) Se encuentra mal. ¿Agüita?

-Qué mal me encuentro. (MARIO) Se ha mareado un poco.

(BORIS) Está buscando las cosas. (ONA Y MARIO) No.

(PAZ) Se ha mareado. ¡Se ha mareado!

-Tengo el cuello agarrotado.

-Carmen se está derrumbando, creo, yo no la veo bien.

Yo le he visto muy mala cara.

-Que tengo que seguir.

(BORIS) Va a hacer otro plato...

(SANTIAGO) Aquí, con esta presión, a su edad.

(PAZ) Mira, es que no puede, no puede.

-Carmen ha empezado un poco mareada, nos ha comentado,

y, bueno, se ha despejado.

Iba haciendo, no sé, no la seguía, pero sentía que cocinaba,

y, luego, se ha venido abajo.

-Me tengo que tumbar, me voy a caer.

-¡Se ha mareado!

-¿Quién? -Carmen.

-Carmen, ¿sabes dónde estás? -¿A mí me preguntas?

-Sí. -Por favor, me da mucha lástima.

-¿Sabes en qué día de la semana estamos?

-Pobrecilla. (MARIO) Se le está yendo, está mal.

-¿Cuáles son tus apellidos, Carmen?

Se desmaya, se desmaya, se desmaya.

-Si yo nunca me he mareado.

-Abre la boca, debajo. ¿Vale? Chúpala.

-Tiene la muerte en la cara.

-No me estaré muriendo, ¿no? -No, mujer.

-Qué vergüenza. Mira que no me lo estoy inventando.

-Carmen, no pasa nada, lo importante es tu salud.

-Carmen, te está subiendo la tensión.

-Menos mal. -Ya tienes 13-8.

Cada vez se está ajustando más a tu tensión habitual.

-Ay, estoy mejor, así que me voy a levantar.

Espera, que voy. Carmen, estás malita. Siéntate.

Siéntate tranquila, lo primero es que te pongas bien, ¿vale?

Se la llevan. Siéntate tranquila.

Gracias, perdonad, de verdad.

-No pasa nada. -Por favor.

-Se ha salvado de la prueba, por su esfuerzo a pesar de todo.

Me alegro mucho por ella, ha entregado cuatro platos.

-Abrimos puerta. -Venga.

-Qué vergüenza. -No te preocupes, Carmen.

(SUS COMPAÑEROS) ¡Ánimo, Carmen! ¡Vamos!

¡Vamos, Carmen! ¡Arriba!

(MARIO) Eres una campeona. (ONA) Vamos.

-Ha sido de repente, otra vez. No pasa nada, Carmen.

-Qué horror.

-Espero que esté bien y siga una semana más con nosotros.

-Lo siento. -Cierra y cortinilla.

(BIBI RÍE) Nena. -Era como "Paseando a Miss Daisy".

-Espera, que me estoy ahogando.

-Sí, yo voy a beber para no desmayarme.

-Te digo una cosa. -Dime.

-María no se lo cree y se está meando.

-María estaba ahogada. -Meando, directamente.

El otro, como el Cristo de los Faroles,

que hay que decir que es Gucci.

Será Gucci, pero es como el Cristo, escúchame.

-Lo peor de todo es esa salida, incluso, cuando está "espatarrá"

le veo un punto, pero esa salida en carrito es muy humillante.

Yo hubiera salido como en "Duelo al sol",

¿te acuerdas cuando va arrastrándose?

-Sí. -Iba así por el suelo, así...

-Es que, además, escucha, porque tiene varias fases:

"Ay, me mareo, me mareo" -No, arrastrándote por el suelo.

-Primero se marea un poco. -Arrastrándote.

-Escúchame, espera. -Al suelo, pero en carro no.

-Escúchame. -¡Ay!

-Cárgate esto. (BIBI RÍE) En el carrito, no.

-Cuando uno se desmaya... Pero ella, no.

-Me tengo que morir, pero en el carrito, no.

-Luego dice: "Ay, que me sube la tensión...".

-Oye, otra cosa. -¿Qué?

-Más humillante que lo del carrito.

"Es que una mujer de su edad...". -Lo que ha dicho Santiago Segura.

(BIBI RÍE) -Ese es el del curso de cinismo.

-Como cuando salen en la tele y dicen: "Una anciana de 63 años".

Y yo quiero matar a la presentadora.

-No se le ha ido el color en ningún momento.

Yo cuando me he desmayado... -Blanca, no, verde.

-Azul turquesa, incluso. -¿No te ha dado ningún bajío?

-Yo tengo mis reservas. -Yo, también.

-Además pestañeaba.

-Lo de pestañear y como estaba "espatarrada" me ha gustado.

Ese "espatarre" que era así.

-Cuidado, que lo tiras todo. -Una silla.

-Cuidado que lo tiras. -Era como así.

-Sí, así. -Eso me gustaba.

-Y, luego, le metieron la pastilla. -Debajo de la lengua.

-Le tenían que haber metido jamón. -Qué nos gusta una pastilla.

-Y debajo de la lengua. -Debajo o encima.

-El "director's cut" me ha encantado.

-No sé cómo irá la cosa. -Yo creo que era una estrategia.

-Yo no lo sé, de verdad, pero te digo una cosa:

No se nos ocurrió. -No.

-Me avergüenzo, como Vivien Leigh en "Lo que el viento se llevó",

de no haberlo pensado antes.

Yo soy muy de bajada de tensión, pero yo me caigo, directamente.

-Es eso, no hay un proceso. -¡Tronco va!

-Dile eso a tu cámara, que eres de bajada de tensión.

-Se lo digo a mi cámara, que estoy muy bajita de tensión.

-Será de lo único que estás bajita, a ver.

-De lo único, de la tensión, dicen que es bueno.

No sé si será bueno o no, pero me va bien.

De repente estoy así y es ¡tronco va!

-No te da tiempo a... -No es a pedacitos.

-¿Ves lo larga que soy? Pues, cacharrazo al suelo.

-Claro, no te da tiempo, no te desmayas cuatro veces.

-Cuatro veces se desmaya. -Se desmaya sin desmayarse.

-Si sé que me sacan en un carrito, yo no me desmayo.

Muerta pero arrastrándome. -Hubiéramos llegado a la final.

-¿Me tendría que haber desmayado el día que me salió mal?

-Sí. -Estábamos las dos.

-Nos desmayábamos las dos. -Sí, desmayarnos de muerte.

-Si nos hubiéramos desmayado tres veces, ganamos.

-Fíjate, no caí. Tenía que haber visto esta edición.

Esta edición debería haber ido antes que la nuestra.

-Silvia se tropezaba y se desmayaba de broma.

-Todo el rato. -Claro.

-Pero de cachondeo. -Como un salmonete, caía y subía.

-Rebotaba. Con Alejandro Sanz, sin ir más lejos.

-Sí, le dio un beso y... ¡Pam, para arriba!

-Por si repetía. -¿Crees que se habrá recuperado

de los cuatro desmayos consecutivos?

-Yo creo que sí, ella lleva desmayándose mucho tiempo.

-Vamos a ver si se recupera. -Yo creo que se va a recuperar.

Yo creo, vamos, vamos a verlo.

-¡Uh! Cajas... cajas.

-Cajas sorpresita.

-Ay, Mario.

-Ay, amiga. Suerte para todos. Ay, esto es una sorpresa continua.

-¿Qué será? ¿Qué nos va a tocar? ¿Qué habrá debajo de la caja?

Entonces, todo eso te va haciendo ahí un...

Una mezcla explosiva en el estómago, que estamos ahí...

Encogidos. Yo he perdido dos kilos desde que estoy aquí.

(DAFNE) Ay, estos silencios...

(BORIS) Qué miedo todo.

-Están con su sonrisita de... "Os vais a enterar".

-¿Habéis contado las campanas?

(SANTIAGO) #Campanas a Belén...#

Siempre es eso, el misterio, ves esas doce campanas

y dices: "¿Estarán llenas de uvas? ¿Qué significarán doce campanas?".

Y, luego, esas cajas gigantescas, ¿habrá enanos de jardín o qué?

Aspirantes, tenéis delante una nueva caja misteriosa.

(PAZ) Ay, sí. Una supercaja misteriosa.

Sé que sin tacones me quedo en nada, soy poquita cosa,

pero es que eran por aquí. Unas cajas enormes.

Mario, ¿qué te vendría bien para triunfar en esta prueba

y llevarte los cuatro mil euros para la ONG que elijas?

Estoy bloqueado. ¿Por qué?

He soñado con un pollo y he tenido pesadillas.

Como le diga a Alaska que he soñado con un pollo me da un bofetón.

Bibi se llevó todo el "Celebrity" esperando un pollo.

Quería rellenar un pollo y fue imposible.

Yo rellenar, no.

Vamos a descubrirlo.

Quiero ver qué regalo tenemos; puede ser un regalo o una putada.

Bofetada o beso.

Una, dos y tres.

Ay, ay, aquel pollo con el que yo soñé.

¿Te acuerdas que nos enseñaron a deshuesar un pollo?

En las clases, aunque yo la mitad de ellas me las perdí

porque estaba en un tren hacia otro lugar.

¡Niña, no traduzcas más! -Es que lo he vivido.

Estuviste trece programas pensando que haríamos pollo relleno.

Ella estuvo diez programas diciendo:

"Hoy toca pollo relleno". -Pollo relleno.

Me fui sin hacer pollo relleno.

Nada más llegar a mi casa, hice un pollo relleno.

No me salió bien. Ni vuelvo nunca más.

Era por quitarme el mono.

Porque tengo ese juego de cuchillos.

¡Oh! Ese es el kit del psicópata.

(RÍE) Yo, que veo "Mentes criminales",

cuando vi aquel kit, dije: "Esta es la mía".

Esta es la mía. Porque tengo para deshuesar lo que quiera.

Centrémonos. En eso son como nosotros.

Nos imaginamos qué hay debajo de la caja.

Yo creo que habrá esto, lo otro.

Debajo de las campanas. Y nunca acertamos nada.

-Nada. -Pero nos encanta,

porque elucubramos cosas. -Es que aquí, básicamente,

lo que hay siempre, es una tremenda maldad

por parte del programa. Mucha maldad, mucha maldad.

-Unas mentes retorcidas. -Están ahí rebuscando,

hasta que te pillan. Tú piensas que será una cosa

y es lo contrario. -¡Ay, qué bien! Me ha tocado esto.

Y dicen: "Ahora os cambiáis de sitio".

Una vez que estás relajada y contenta, para otro lado.

En el terreno de la hipótesis, bueno, a mí me cabe

el Peñón, el barco de aquí a allí a Melilla.

El camino de la hipótesis es muy complejo,

porque la realidad ya es compleja.

Elucubremos, que es divertido.

Qué te gusta una elucubración.

Porque no acertamos, pero entretiene.

¿Qué puede haber debajo de esas cajas?

¿Te acuerdas que yo era muy de cantar en el programa?

-Cantas todo. -Todo el rato.

-Yo decía: Hola. Buenas noches. -Y yo cantaba.

(CANTA) #Campanas de alegría. Las campanas de Linares.#

-¡Epa! (CANTA) #Van sonando noche y día.#

(TARAREA)

La letra no es su fuerte. -No me acuerdo.

Era de Rafael Farina. -No importa.

Bajo las cajas no sabes qué hay.

Pero hemos cantado una canción bonita.

-De Rafael Farina. -No vale nada elucubrar,

amigos de la nueva edición.

No vale de nada. Siempre va a ser algo desconocido.

Prefiero verlo. ¿Por qué no lo vemos?

Vamos a recibir a una persona

que hace ahora justo un año, estaba en el mismo lugar

que vosotros. Adelante el ganador

de "MasterChef Celebrity II" Saúl Craviotto.

¡Pero bueno! ¡Bravo!

(Aplausos) Qué divino es.

Qué mono el Craviotto.

Se ha puesto cachas. Es verdad.

Qué majo eres, hijo.

(DAFNE) Un chico muy guapo.

Pero ese no es su principal dote.

Que no suene mal, pero yo creo que tiene otras cosas

más importantes que ser guapo.

Te está mirando pero no te escucha.

Estoy escuchándole con una mirada porque estoy pensando

que nos encantaría invitarte a casa

para que comas este pastel. -Cuando quieras.

(BORIS) Estaba intentando ver si los músculos de Saúl

eran un poco como mis propios ingredientes.

Necesitaban su propia elaboración.

Me da mucho miedo. Me da tanto miedo

como que no me suba el gratinado.

Boris, yo te digo. Yo estoy casada

y al final del programa del año pasado, besé a Saúl.

Bueno, vamos a ver. eh... (RÍE)

No sigáis atosigándome con ingredientes y con varones.

O una cosa o la otra.

El programa se llama "MasterChef", no "MasterMen".

O sea... (RÍE)

Tengo la sensación de que esta cata,

más que importante, es crucial.

Mira cómo introduce la cuchara. Mira cómo introduce la cuchara.

¡Oh, guau!

Perdón que lo tenga que decir, pero pertenezco a un grupo de chat

que se llama "Los brazos de Saúl".

Porque en tu edición hiciste un amasamiento

y ese momento, mis amigos de Miami a través

de la señal internacional, creó un furor que dura hasta hoy.

Boris, te voy a contar una cosa. Cuando estuvo en "MasterChef",

perdió cinco kilos. Ahora mismo está en su apogeo.

¿Quieres venir a tocar? No, no.

Que tus amigos del chat de Miami lo vean.

Somos hombres casados, pero no pasa nada.

No pasa nada. Un abrazo.

(BORIS) Yo siempre he tenido mucho éxito

entre los heterosexuales. Pero realmente alguien

tendría que darme la mano. No puedo con todo.

Puedes abrazar a Saúl tú también. (RÍE)

¿Quieres abrazar a Saúl? Claro.

Estoy casada, pero para abrazar no. ¿Ves? Más abrazos.

Muy bien. ¿A que cambias? Te sientes diferente.

(MARÍA) Es majísimo. Me parece una persona bellísima

por fuera también. Me parece supersanote,

noble, trabajador, humilde.

Pero yo también le voy a dar un abrazo.

Pero yo uno de oso, de piragüista. ¡Pam!

Dámelo, si quieres. Tanto pedirlo.

¡Hostias! (BORIS) ¡Hombre!

Es un autobús. -¡Ese es otro chat!

Ahí acaba de nacer otro chat. -Vaya armario empotrado.

Bueno, este es un momentazo,

que diría Boris. -¡Momentazo!

Hay una cosa que me fascina de Saúl.

Se pone colorado. En un momento como

el que vivimos ahora, donde la gente no tiene vergüenza,

cada uno dice lo que le da la gana, que un tío acostumbrado

a televisión, que ha sido campeón...

Que vuelve a ser campeón. -Vuelve a serlo.

Que se ponga colorado es algo maravilloso.

Que la gente sienta pudor. El pudor es algo que hemos perdido.

En mi caso, lo he perdido todo. -Varias veces.

Menos el ingenio y la simpatía.

No hay manera de que nos pongamos de acuerdo en una conversación.

-Eres una grandísima persona. -Grandísima persona, sí.

Y ahora vamos a hablar de la otra. La otra es Boris.

¿Y ese otro deportista que le ha dado un abrazo

macho alfa por celoso de Boris? -No, no.

-¡Pam! -No. Le ha hecho un placaje.

Es un placaje. -Podía haberle matado.

A punto. Vamos, se ha puesto más colorado que con Boris.

Pero no es por nada. Del empellón.

Y María Castro también se ha puesto roja.

-Sí. -Que también me ha gustado.

Y a mí lo que me gusta mucho, es esa cosa:

"¿Queréis abrazar a Saúl?" -Como si fuera

el Mickey Mouse de Disney World. Mira Samantha.

"Hola. Podéis abrazarle". -¿Queréis hacerle más cosas?

-Toma. Ven aquí. -Prueba la mercancía.

Me ha gustado mucho. A nosotros no nos dieron

tantas facilidades. -No. Pero lo teníamos

siempre cerca. -Es verdad.

Aunque fuera de rebote, pero nos cogió.

Sí. Pero nos cogió de rebote.

Ya sabes que La Retales viene

porque quedábamos siempre para lo último.

Cuando llegas a la tienda y no hay nada.

Oye, mira. Me quiero hacer una falda.

Mira. Tengo aquí un retalito. -Un volante.

Ella era el volante y yo la pana.

Y esta es la pana. -Ya está. ¿Y tú has visto a Iván?

Iba sobrado en el otro programa.

Pero un tonito como de retintín. -Cara de perro.

Más que retintín, cara de perro. No le ha venido bien.

Un tonito que no le ha venido nada bien.

Es todo lo contrario. Lo explicó bien María.

Es guapo por fuera. -Dafne también lo dijo.

Y, claro, es guapo por dentro. Tiene una manera de ser,

de comportarse durante todo el concurso.

Daba gusto trabajar con él. Tuvimos el lujo de trabajar

con una gente maravillosa. -Yo lo que veo aquí

es más competencia.

Yo me acuerdo en nuestra edición que era competir contigo mismo,

superarte a ti mismo. -Había competencia.

Patricia era competidora, pero encantadora.

Encantadora. Te sacaba los ojos, pero con simpatía.

-No vamos a entrar. -No, no.

Nosotras nos llevamos bien. ¿Verdad que sí, nena?

Sí. Vamos a ver otro video.

No solo te hemos invitado para que traigas

estos platos maravillosos. Tienes otra misión.

A ver. Que consiste en decidir

qué platos van a cocinar cada uno de nuestros aspirantes.

"Oh, my God!" -No vale sorteo, ¿no?

-Venga. -A mí lo que sea más fácil

es lo que más me gusta, sin duda. Qué bien. Toma nota.

Te querremos igual. No te preocupes.

(CARMEN) Me estoy motivando cada vez más.

Al principio, estaba muy bloqueada, muy asustada, muy cansada.

Y luego, coges hasta el ritmo de trabajo y de madrugar.

Entonces, estoy con mucha ilusión.

¿A quién se lo das? Este para Carmen. Va.

Lo ha pedido. Ah. ¿Lo querías?

¿Por qué? Yo soy vegetariana, pero no...

Eso es de ternera. Soy de mamíferos solo. Pollo tomo.

(RÍE) Soy vegetariana de mamíferos.

Por solidaridad de género. La vaca es un mamífero.

Claro. Yo soy de vaca, de ternera, de cerditos.

Pero de pollo no soy vegetariana,

porque el pollo vuela, no mama, ¿no?

(CARMEN) Las aves con ovíparas, ¿no?

Y, quizás, empecé... Bueno, primero, a mí la carne

no me gusta. Desde muy pequeña, no la podía soportar.

Pero también respeto a los que le guste.

A mí me da para atrás ver un filete.

Saúl, tú eres un cielo. Ahora mismo te doy un abrazo.

Anda que sí. Mira cómo disimula ella.

¡Carmen! Qué divina.

Sí que te gusta, eh. Yo para comérmelo,

pero de otra manera.

¡Hala! -He dicho que no comía carne

de mamíferos, pero de los de cuatro patas.

Los de dos sí. Mamíferos de dos patitas sí.

Tiene tres patas, Carmen. No tiene dos.

Para apoyarse tiene dos. La otra es para jugar.

La otra no sabemos si se apoya o no.

(Risas) El siguiente chat es

"Las tres patas de Saúl", Boris.

Cuéntanos, María. No puedo porque son

palabras de Carmen y lo que me dice

y me cuenta, yo como una tumba.

No. Es que me han dicho: "Tú has dicho que no comes

mamíferos de cuatro patas. Y estos tienen tres".

(Risas)

¡Madre mía! -Para apoyarse dos.

La tercera es para jugar. -Ahí está.

Qué grande eres, Carmen.

(Aplausos) Divina Carmen, por favor.

¿Ves cómo vegetariana no es? Ni tonta tampoco.

Se está viniendo arriba Carmen.

Fíjate después del mareo adónde ha llegado.

La tensión le ha subido de inmediato,

pero de cero a cien, como a la otra.

-En tres segundos. -Ha dicho que ella solamente

come pollo. Y yo añadiría algo más.

Dice: "Soy vegetariana de mamífero".

Pero no soy vegetariana de pollo. -No, ni de la hembra.

-Ella misma dijo lo de las patas. -Sí, animada la he visto.

-¿Viste cómo le cambia la expresión?

-La expresión y todo, la tercera pata esa de jugar...

-Vamos, el trípode. -El trípode quería ella jugar.

-Pero veo a Carmen... -Juguetona y animada.

-Con una alegría en los ojos porque estaba apática.

-Hombre, pensaba en el trípode. Vegetariana no lo sé, Carmen,

pero espabilada te veo. La primera se calló

y en esta se levantó.

-Escúchame, dice que es vegetariana solo de mamíferos, no he visto

un vegetarianismo más raro, es una vegetariana

lo que a mí me viene bien.

¿Le gustará el jamón?

-El jamón creo que sí, va a cuatro patas.

A cuatro patas tampoco pasa nada. -También es verdad.

-Si hay que jugar, se juega y ya está.

Jugando cabe todo, en los juegos

no nos podemos poner estrechas ni tontas.

-Ni nada. -No nos cabe a nosotras,

no nos cabe y a Carmen tampoco, ya lo ves.

-A Carmen le cabe todo. -Es un buque.

-Sí, claro, pero hablamos de comida.

-Todo de comer, todo de comer. -Todo de comer.

-Todo de comer.

Ya sabéis que cada semana la exigencia sube un grado.

Es verdad. Dafne, con sinceridad,

de todos tus compañeros,

quiénes son los seis aspirantes más débiles.

Carmen porque ya lo dice ella que...

-Qué va, yo no digo nada. -Por algo que dijiste

que tú ya hiciste todo lo que tenías que hacer aquí.

-Eso lo dices tú. Yo, para nada me creo

que soy débil, pero, bueno, Dafne al decirlo

lo piensa y a veces la gente se equivoca.

-Pero... -No he dicho que ya haya dado

de sí todo lo que pueda dar.

-Sí, que ya no quieres cocinar más.

-¿Yo? -Que no te apetece cocinar más.

-¿Cuándo he dicho eso?

-Santiago, qué papel tan difícil el tuyo.

-Un paso atrás. -No es ella que habla,

es el niño quien habla. -No, al niño no le metas.

Ella dice que no le gusta cocinar,

que no se quiere preparar más, no se esforzará más.

Entonces...

Carmen, esto es solo la opinión de Dafne.

Pero es que no hay que manipular.

-Se me pasan muchas cosas por la cabeza.

-Una cosa es que digas: "Reconozco que hay gente

que cocina mejor que yo", que es algo evidente,

a decir: "Es que yo ya no quiero cocinar más".

Eso no lo he dicho.

A ver, yo ahí rompo una lanza en favor de Dafne porque ella misma

ha dicho en el primer programa que llega a casa y desconecta

y se da un baño. -Porque se desmaya, mujer,

si le ha dado un vahído pues tendrá que llegar a casa

y poner chillout, oye, por cierto,

¿te has dado cuenta que nos pusieron croquetas?

-Es verdad. -Hablamos tanto que no

me di cuenta con lo que me gustan.

-Cuatro "concretas", concretamente, dos para ti

y dos para mí. -Bueno, no te las tienes que comer

a la fuerza. -No, pero es lo que te digo,

veo que Dafne lo dijo sin mala intención

y Carmen no lo tomó bien. -No lo tomó bien porque dijo:

"Esta ya me quiere echar". -Sí, pero si ella misma dijo:

"Yo tengo que desconectar al llegar a casa".

-Pero desconectar es normal que hay veces que en la vida

hay que desconectar, yo no desconecto nunca

y se desmayó cuatro veces.

-Cuatro veces, claro, por floja, que no nos quiera a nosotras

no entiendo por qué. -No lo entiendo.

-Pero creo que Dafne cierta razón tiene.

-Tiene cierta razón, pero de todas maneras

cuando alguien te señala directamente, y dice

que los más flojos son...

Porque a nosotras, sin ir más lejos,

nosotras somos dos santas, pero qué mal nos venía ser las últimas.

-No. -Es que nadie nos pedía,

nadie nos pedía y lo llevábamos con buen humor.

-Pero da igual porque a veces un débil

es un tapado y nunca se sabe qué.

-Nunca se sabe. Carmen, no te enfades, cariño,

no merece la pena, si total, aquí lo importante

en este programa es competir

y todo lo que te llevas. Yo nunca imaginé

que lloraría en un programa y cuando me fue lloré

como el día que enterraron a mi madre.

Así que, Carmen, tómatelo bien porque esos disgustos

no te viene bien ni para la piel ni para nada.

-Para nada ni para la tensión que la tienes baja.

-Para eso igual sí, mira, se le sube, no sé.

Tendréis la suerte de asistir aquí y ahora a una clase magistral

de despiece de atún a manos de Ángel León.

Oh, oh.

-Mamma mía. -Madonna, madonna, "bravi".

Oh, guau.

-Impresionante.

-Bellísimo, bello, tiene una pile divina total.

Ángel, cuánto puede pesar esta pieza y cuál sería,

más o menos, su valor en el mercado.

Pues creo que sobre los 200 kilos, más o menos,

y unos 12 o 13.000 euros puede costar la pieza.

-Hala, es un traje de alta costura.

Me encantan las pruebas de equipo porque toda mi vida siempre

he pensado que soy una persona, extremadamente, individualista

y narcisista y de repente me di cuenta que en equipo

pues me vengo arriba, es como si fuera un nuevo yo.

Ah.

Por favor, es como María Antonieta.

Hala, "oh, my God", qué monada.

El tono del atún es divino.

Estoy muy impactado.

-¿Qué hacemos con el pellejo, qué hacemos con él?

-Máscaras para la cara.

Claro, esto debe tener toda la vitamina del mundo.

-Le contagiaste a Boris la incontinencia verbal,

se la quedó toda. -La gelatina hay que comérsela

es buenísima para la piel y las uñas.

-Y esta es la oreja del atún que es una parte poco usada,

pero en los pueblos marineros es muy típico aprovecharla

por la cantidad de colágeno que tiene.

-Colágeno, por favor, nuestra vida, nuestro reino

por el colágeno, completamente. -Ahora te lo ponemos en la cara.

-Oye, yo soy muy débil ante las cosas que me gustan mucho

como la ventresca.

Mira, me encanta porque Boris ve ese pedazo de atún

y ve un traje de alta costura.

Me encanta. -Y mucho colágeno.

Colágeno por un tubo. -Vitaminas, colágeno,

todo el mundo de la belleza no de la gastronomía.

-No, la gastronomía no la relaciona con eso.

-Pero me encanta eso, él todo el rato colágeno,

proteínas, costura y belleza, ¿no ve que está en un programa...?

-A mí me gusta mucho que mezcle

porque mira, los programas de cocina también, en definitiva,

todos los programas de televisión tienen mucho de entretenimiento

y una parte de cultura porque cada vez que te enteras

de todo lo que te explica el cocinero que te explica

la parte práctica del atún, cómo se cocina, las formas

de cocinarlo, el ronqueo, todo,

después tiene... -El ronqueo es cuando le quitas

a un pescado la piel y dejas la espina,

le das con el cuchillo levantas y haces ras, ras....

y suena el filo del cuchillo contra la... el esqueleto.

-Claro. -Eso es el ronqueo,

lo explico por si no lo sabéis. Pero, escucha, son 200 kilos

que dices: "¿Cómo?", es que la carne de atún

es muy apretada, muy densa, pero qué son 200 kilos para Jaime.

Porque Jaime hará como el que coge a sus compañeros.

-Como si fuera una sardina, desde Santurce a Bilbao.

-Como un arenque, un arenque.

Y Ángel León qué bien lo explica todo,

cuando estuve en su restaurante me explicó todo de cabo a rabo,

con perdón. -De rabos no hablamos,

centrémonos en el atún. -Sí, vale.

-Diré una cosa, que el atún es una belleza,

y tú, también. -¿Y no estuviste en el restaurante

el de Aponiente? -No he estado.

-Yo sí, pues iremos, tanto que vamos a Cádiz,

pues hay que ir. -Sí, qué lejos estás, espera.

-Yo me pregunto, escúchate como dices tú, escúchate,

yo me pregunto... -¡Ay!

-¿Ves? -Calla, estate quieta, cuenta.

-Escúchate, yo me pregunto, ¿y Carmen Lomana comerá atún?

-¿Es mamífero? -Pero no tiene cuatro patas.

¿Comerá o no comerá? -No lo sé.

-No es mamífero. -No es mamífero,

no tiene tres patas. -No, ni dos.

Ni una, yo creo que sí.

-No lo sé, fíjate, es una incógnita.

Mira, yo te digo una cosa, por qué no nos vamos a dormir

que la semana que viene habrá más tarea de esta,

más mamíferos, más bichos, más Carmen,

más de todo. -Bueno, no sabemos

si más Carmen. -Bueno, claro, si no se marea

o no se come un mamífero, eso nunca se sabe.

-No sabemos si come...

-Va a comer, va a comer te lo digo yo.

-Bueno, pues la semana que viene más.

-Anabel, perdóname, yo sí que me parezco más a Eva

así que seré yo quien despida hoy el programa.

-En la talla quieres decir. -En la talla, en la altura y eso.

Bueno, señoras y señores,

la semana que viene nos vemos aquí otra vez.

Ah, estoy en sombra, es que tengo, claro,

no me cabe la luz, no me cabe. -Desafora.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 2

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 2

17 sep 2018

Bibiana Fernández y Anabel Alonso avanzan los mejores momentos de los concursantes de Masterchef Celebrities de la semana siguiente.

ver más sobre "Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 2" ver menos sobre "Las Retales. MasterChef Celebrity 3 - Programa 2"

Los últimos 11 programas de MasterChef Celebrity Express

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carmenza

    Son un dúo dinámico ¿¿Saludos desde Colombia

    23 sep 2018
  2. Leticia Diffee

    Me encantan, uds. las dos le dan sazón a MasterChef, porque no me gusta mucho cuando se ponen a pelear o discutir, lo paso mal, pero ud. Le dan el tono chistoso al programa aun que no salgan en el, Gracias por dar sus comentarios y hacernos reír, saludos desde San Antonio, Texas.

    20 sep 2018
  3. Monica

    Buenísimasssssss.... jajajaja jajajaja

    17 sep 2018
  4. GLADYS M. LAURA CORREA

    Que ustedes son terribles!!!!Por eso están ahí y las veo.¿¿¿¿ Gozo muchísimo. Y seguiré con uds. Gladys Laura San Juan/Puerto Rico (He visitado España y lo próximo,Rest. MC cuando vuelva).

    17 sep 2018
  5. Mario López Sierra

    ¡Ay, Retales! Sí un juez feminista las juzgara, pues saldrían mal paradas. Me divierten sus ocurrencias, pero qué rápido olvidaron su paso por el programa, ahora en el caso de la señora Lomana, quieren convertir la verdad en mentira. Qué manera más brutal de comentar un mareo, un desmayo. Primero hay que leer el parte médico y contrastar las evidencias. Pero burlarse así, es inhumano. Muchos grandes deportistas han salido en camillas y no pasa nada, están obligados. La salud no es un juego, y hay que tener empatía para entender correctamente estas situaciones. No creo que la señora Lomana selo haya inventado. Demostró calidad en la preparación de sus platos, a pesar de la presión a la que estuvo sometida. ¿Por qué reaccionó ante el hecho solo uno de los jueces, por qué la pasividad del resto? ¿Por qué sólo tres concursantes entendieron bien la situación de emergencia mientras los otros disfrutaban del árbol caído? La respuesta es obvia. Saludos y más éxitos en Mch Celebrity 3. Mario López Sierra

    17 sep 2018