www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5605118
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 11 - ver ahora
Transcripción completa

En esta prueba podéis ganar un salvavidas.

¡Hala!

Serán vuestros familiares quienes decidirán con sus votos.

Ha sido muy fuerte que estén aquí y no poderles abrazar.

Los echaba un montón de menos.

Nos jugamos un delantal dorado. -¡Vamos, vamos!

¿Conocías el "irish stew"? ¡Hombre, claro! Fíjate, ¿cómo no?

Tiene buena pinta. -Y está riquísimo.

Está estupendo. Bueno, ¿eh? -Muy bueno.

Enhorabuena. Felicidades. Muchísimas gracias.

¡Bien! ¡Enhorabuena!

Después de tantos días confinados, ¡bienvenidos a todos a mi casa!

Antes de empezar a cocinar, ordenad todo.

Es un "drama queen", tío.

Ponte a hacer lo que te dije, por favor, por favor.

Michael, "relax".

Quítale la capitanía o te pones al mando.

Deja de hablar de quitar capitanías y ponte con esto.

Michael... -Que se vaya a casa y se entierre.

Qué cocinado más horrible.

Aspirantes, en este reto vais a cocinar en duelos.

La mantequilla...

Se le ve nervioso. (LUNA) Está en "pause".

Vamos, Michael. -Se le ha quemado.

Sí. -Fuera.

Tranquilo, Chema. (IVÁN) Cuidado, que es importante.

(JOSÉ MARI) Vaya prueba, tío.

(ANA) Mira lo que está haciendo, tiene más sentido el de Andy.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

¡Michael!

(IVÁN) Bravo. (JUANI) ¡Vamos!

Bravo.

(Sintonía)

(Sintonía)

(Sintonía)

(Sintonía)

(UNA MUJER EN TELEVISIÓN) Se levanta la sesión.

Ya tengo mi trabajo.

-Lo siento muchísimo, pero no me dejas otra opción.

Lo que pasó el otro día no es para sentirse orgulloso,

pero lo hago por...

Qué a gusto, planazo. No hay mejor manera de comenzar

que viendo una peli en el saloncito, a gusto.

(Música)

¡Pepe! Joe, macho.

Que te estás durmiendo. Eliges la película y te duermes.

¿Estás pensando? ¿Descansando la vista? ¿Pensando?

Haciendo la carta nueva, ¿no?

Que no estoy durmiendo, que eres un pesado.

Tengo hambre y tengo el cuerpo en ahorro de energía, tranquilo.

En eso tiene razón, nos hemos despistado con la tele

y ya va siendo hora de cenar. Yo picaría algo.

¿Sabes qué haremos? Vamos a solucionarlo. ¿Sabes cómo?

¿Cómo? Con los aspirantes.

(Música)

(ANA) ¡Huy, ¿qué hacen?!

(LUNA) ¿Qué es esto?

(IVÁN) Viendo una peli. (LUNA) Parece una obra de teatro.

(IVÁN) Mira a Pepe, está en su posición favorita.

(LOS ASPIRANTES DAN LAS BUENAS NOCHES)

¡Pepe!

¡Huy, madre mía! ¿Qué tal? Espabila.

(LOS ASPIRANTES DAN LAS BUENAS NOCHES)

¡Pepe, vamos! Venga, levántate.

Joder... Oye, qué maravilla, ¿eh?

(IVÁN) Qué cara de sobado.

Luna, ¿qué te parece este saloncito que nos hemos montado aquí?

Me encanta, parece que venimos al teatro,

a ver una obra de microteatro.

Alberto, ¿te gustaría estar en ese sofá sentadito con Luna,

viendo una peli, los dos abrazaditos?

A ver... (ANA) Ya ha tenido cuarentena, ¿eh?

Hemos tenido días para estar en el sofá viendo pelis.

Prefiero estar aquí, ahora.

En este confinamiento con Alberto ha habido sofá, peli y manta,

y mucha cocina, también; mucho postrecito,

mucho chocolate... sí... Hemos disfrutado de las dos cosas.

José Mari. ¿Sí, chef?

¿No echas de menos a nadie en estas cocinas?

Hombre, me da pena, soy amigo de Michael,

en el confinamiento me hice muy amigo de él,

pero en las cocinas no congeniamos, así que...

No le echas de menos.

Sí, le echo un poco de menos, su "hi!",

pero no me siento responsable, yo solo.

Pepe le echa de menos. Sí, porque ahora... joder...

¿Con quién hablo inglés? ¿Tú sabes? Sí.

Podemos... Podemos hablar.

Hablaré contigo. Vale.

Andy, la semana pasada te viste con un pie fuera de estas cocinas,

te salvaste por los pelos. Sí.

Ahora tienes al enemigo en casa, ¿qué tal tu relación con José Mari?

Nada. Joder...

¿¡No hay relación!? No existe.

¿Cómo puedo pasar de la noche al día tan rápido?

Puedes. Es imposible.

Después de los exteriores y de hacerme la cama.

¡Y dale! Se te han acabado las clases de guitarra.

Qué bueno. Y a ti las de postres.

En este tiempo de cuarentena he tenido relación con José María

y, claro, al confiarme,

a la mínima de cambio me ha hecho la cama;

así que uno no se puede confiar,

al bajar la guardia me han dado la puñalada.

Después del último exterior hemos visto que no sois capaces

de dar un buen servicio, y queremos que no se repita;

por eso hemos preparado una prueba de presión.

Por favor, ocupad vuestros puestos de cocina.

(Música)

(ANA) A estas alturas...

Creo que me da igual lo que haya en la caja,

me voy a enfrentar a lo que sea y no hay nada que diga:

"Esto no me apetece", porque, de verdad, estoy abierta

y quiero aprender de todo.

¿Qué habrá aquí debajo?

Como estáis viendo, tenéis delante una caja misteriosa.

José Mari, ¿qué crees que puede esconder la caja

en una prueba de presión, como esta?

Hacer pequeñas elaboraciones, como cuando preparas algo en casa

cuando vienen tus amigos a ver el fútbol o una película.

Un picoteo. Un picoteo más vanguardista

o, a lo mejor, algo mejor presentado, no lo sé.

¿Cómo prepararías un picoteo para tus amigos, de vanguardia?

Podría preparar albóndigas de sepia con un poco de sobrasada,

en forma de tapita; podría preparar una tortilla de patata elaborada,

a lo mejor, con... con un poco de...

En texturas. -Con diferentes texturas, sí.

¿Tratas así a tus amigos? A ver si me invitas un día.

Mi casa está abierta.

¿Me consideras tu amigo? Andy no quiere, yo sí.

A todo el mundo. Me enseñas a tocar la guitarra.

Todo lo que queráis. Prometo no ponerte zancadillas.

Como sabéis, solo hay una manera de descubrir qué hay en las cajas,

levantándolas; así que, a la de tres

quiero que lo hagáis todos a la vez.

Pues... una, dos y tres.

(JOSÉ MARI) ¡Anda! (LUNA) Esto ya, sí que ya...

Nos lo llevamos a casa, ¿no? -Gracias por el regalo.

Yo y la tecnología. -Sois muy amables.

¿Esto se come? Juana, ¿qué es eso?

Me parecía como una tableta de estas, no sé.

Mira qué bien.

De aquí podría salir algo y que me dijera:

"Juana, haz una tortilla de patatas".

En mi casa hay tabletas, ordenadores y lo que quieras,

pero son de mi hijo,

yo ni miro la tableta, ni nada de nada, de nada...

Andy, ¿qué te gustaría encontrar en esa tableta?

Ya que hemos plasmado cuadros, plasmar una película

o una escena de una película. -Anda ya, chaval.

¿Qué escena o qué película te gustaría plasmar?

Como veis la película de "Campeones",

a lo mejor, debemos plasmar una escena de esa película.

¿Y qué escena sería? Me gustaría plasmar la escena

en la que pierde el equipo de Campeones,

simulando la derrota de Iván.

Joder...

Andy tiene, claramente, una fijación conmigo.

Me lo imagino con su novia y llamándola Iván.

"Perdón, te llamé Iván".

Para descubrir por qué tenéis estas tabletas

vamos a recibir a un invitado, que ya os advierto que es exigente;

así que, os tenéis que emplear a fondo en este reto.

Adelante, Florentino Fernández, Flo.

¡Venga!

(Música)

Me siento superidentificado con Flo.

Llévame al programa, tío, que la voy a liar.

Llévame al programa y verás cómo sube la audiencia.

Bueno, Flo, bienvenidos a estas cocinas, de nuevo.

Bueno, sí, sí; esto es como mi segunda cabaña.

Estoy como un fan, estoy viéndolo en casa

y, de repente, me llaman para venir...

Estuve desde ayer con una tienda de campaña fuera,

esperando a que abrieran el plató.

A nosotros nos encanta que estés aquí,

pero ya está bien de venir a catar y de vigilar las cocinas, ¿no?

Alguna vez tendrás que venir a cocinar.

Qué necesidad tengo de venir a pasarlo mal,

cuando puedo estar comiendo cosas y diciendo:

"Eso está mal hecho, Juana; esto no sé qué...".

No lo estás pillando; me apetece verte en "MasterChef Celebrity".

¿No lo verías? (LUNA) Me encantaría.

Me pillas, ahora mismo, con el pie cambiado.

Me gusta verte correr, darlo todo, verte sufrir...

Pero tener que cocinar y ponerme tenso por cocinar...

Sentado en la mesa se aprende. Hombre, no sabes lo que aprendo.

Hombre, no sabes lo que aprendo viendo las cosas y poniendo pegas.

"Esto está pasado, no está húmedo, el arroz se te ha ido...

Todas esas que decís, pero lo decís con criterio,

a mí me faltan estudios, pero los tendré, los tendré.

Flo, yo sé que Santiago Segura ha intentado disuadirte

y por eso te hemos preparado este saloncito tan acogedor,

que nos han dicho que eres muy de sofá y mantita.

Sí, sí. Así no te asustas.

¿También? También no, forma parte de mi vida.

Sois clones, vosotros dos. Coincidimos.

Entonces, Flo, te sientas aquí, te pones cómodo

y te vas pensando lo de "MasterChef Celebrity".

Venga, vale. Vamos a ver la peli, vamos.

¿Me siento? Sí, sí, sí.

(IVÁN) A mí me encanta el tema peli, sofá, manta,

sobre todo, con mi novia,

se recuesta encima de mí, "esa peli me encanta",

la pongo y dos minutos, en dos minutos se duerme.

Por cierto, Flo, ¿vienes con hambre?

Perdona, o sea, vamos a ver...

Me dices que vengo a "MasterChef" ¿y voy a comer antes de venir?

También, te digo, esto es muy soso, es muy triste,

estamos aquí guay, con el sofá y una peli, pero...

Me alegro mucho, esta noche nos vamos a poner las botas.

Qué alegría me das. No te lo imaginas.

Qué hambre. Esto pinta bien.

Tú ves a Flo que, además...

Lo ves y dices "es de buen comer".

Flo no es de comer... estilo Jordi, Flo es estilo Pepe.

Aspirantes, en este reto, mientras nosotros vamos viendo la peli,

os vamos a ir pidiendo comida a través de esta tableta.

¡No! Unos platitos para picar.

Lo que viene siendo un "delivery", que tanto se lleva.

Este año estoy muy internacional. Sí, pero...

No digo "comida para llevar", digo "delivery";

estoy dándole al inglés, al japonés, algo de francés...

(Risas)

Aspirantes, la comanda llegará, directamente, a vuestras tabletas;

junto al plato que os pedimos veréis el tiempo para elaborarlo.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

¿Entendido, Juana? Según lo que salga.

(Risas)

Me siento el en sofá, en mi casa, con mi marido y mi hijo,

a ver películas o lo que sea,

pero no he pedido nunca comida, en mi casa cocinamos.

Aspirantes, por primera vez, el supermercado está a disposición;

cada vez que llegue una comanda debéis entrar al supermercado

y coger los ingredientes para hacer el plato.

Y deberéis presentarlos en tiempo y bien hechos.

Como podéis imaginar, os pueden entrar dos comandas

a la vez, o tres, como en un restaurante.

Cuando terminéis cada plato lo debéis traer al saloncito.

No os preocupéis, os recordaremos el tiempo que os queda

para presentar cada elaboración. ¿Entendido?

(TODOS) Sí, chef.

Deberéis hacer una única ración, cada uno.

Y preparaos, aunque los platos que os pediremos no son complejos,

el reto de esta noche está en vuestra organización.

Ostras...

Y estando en la semana once tiene que ser impecable,

tenéis que ser capaces de hacer varias elaboraciones a la vez.

Va a ser un reto sin descanso. Cuánta paja les estás metiendo,

todavía no he oído ni un plato, es que no sé qué voy a comer.

No te quejes y dales un consejo a los aspirantes antes de empezar.

Un consejo...

No puedo daros consejos, chicos; creo que tenéis un mérito

que no os imagináis, solo por el hecho de estar ahí.

Pensaba que ibas a decir que no escatimaran.

No, eso ya lo sé, van a poner... La mesa me parece hasta pequeña.

¿Me puedo quitar las zapatillas? El tiempo de cocinado..

El tiempo de cocinado espero que sea corto.

Como en casa, tú como en casa. Hombre, claro.

Aspirantes, el tiempo de cocinado es de 90 minutos,

que empiezan en cuanto saquemos el primer pedido.

(A DESTIEMPO) ¡Oído, chef!

En tu idioma, "snacks". ¡Ah, "snacks"!

Palomitas de maíz, me molan, me molan mucho.

Unas palomitas. Y las vais a tener que traer en diez minutos.

¿Estáis preparados? (ASPIRANTES) Sí, chef.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Vamos!

¡Vámonos!

(ANA) Vamos, Juani. ¡La cesta, gordi!

¿No te sientes importantes al verlos correr y traer la comida?

Me da un poco de apuro.

Ya está. -Venga.

A mí lo que me gustaría es ver a los "celebrities" sirviéndonos...

Claro... bueno...

(LUNA) ¡Vamos, vamos, vamos!

También, te digo, están corriendo y esto es meterlo tres minutos.

(Música)

Palomitas... A ver qué más podemos pedir.

Las palomitas me parecen graciosas, pero se me quedan cortitas, ¿no?

Yo estoy callado por ser invitado, pero iba a decir eso en breve.

(PEPE Y SAMANTHA) ¿Qué quieres? Pide por esa boca.

(Música)

Venga, me voy a pedir un "steak tartar".

"Steak tartar". Sí me gusta.

No están saliendo las palomitas. (GRITA) ¡Ah!

A mí me apetece un "steak tartar", bien hechito, picadito, aliñado...

Bien aliñadito. ¿Eh?

Has dicho "bien hechito", ¿al punto o cómo?

Por el picadillo. Bien elaborado.

Parece mentira que un aspirante te tenga que corregir.

Me encanta que vengan formados, Jordi.

Pero no nos está entendiendo, ya va mal por ahí.

Sí, déjalo, mejor.

Le vas a decir que esté bien hecho y hará una hamburguesa.

"Steak tartar", en marcha. (ANA) "Steak tartar", 20 minutos.

"Steak tartar".

(ANA) Juani, la cesta. Corre, que como se quemen...

Diles que intenten no hacer mucho ruido.

¡No hagáis ruido, no oímos la película!

Se van a quemar las palomitas. -¡Corre, quita!

Huy, ya están.

¡Mis palomitas, mis palomitas, mis palomitas...!

(ALBERTO) ¿Son a fuego fuerte? -Eh... medio.

No sé si no calienta o qué.

Quedan dos minutos para las palomitas, ¿oído?

(ASPIRANTES) Oído, chef. -Venga, vamos.

Valoradme mucho lo mío, 75 años menos un mes.

¿Me estáis tomando el pelo? Esto del rollo de la alta cocina

y servís esta mierda... Vamos, pasa.

Aquí, otras.

Os digo una cosa, sosísimas las de Juana,

ni sal ni azúcar, ni tal ni cual. Las de Ana están bien, tienen sal.

Me gustan con mantequilla, si no, son insípidas.

Permiso. No te pongas cursi.

Muchas gracias. -¡Gracias!

Aspirantes, último minuto para las palomitas, ¿oído?

¿Por qué no me salen? -Mira el recipiente.

(Música)

Las de José Mari están ricas.

Muy buenas noches, espero que sea una buena velada.

Gracias.

(Música)

Buen provecho, chefs. Gracias.

Y Flo.

Me mete en los chefs y me vengo arriba.

¿Te gusta? Me gustaría.

En las de Andy hay un punto tostado que no me gusta.

¡Corre!

(Música)

Caballeros, ¿qué tal? Luna, adelante.

Hasta luego. Que disfruten. Siga usted.

¿Por qué están tan frías? Las hizo ayer y se olvidó.

Sosas. ¡20 minutos!

Un poquito menos, Luna.

(Música)

¡Alberto! ¡Voy!

Se acabó tu tiempo de palomitas. (ANA) ¡Ay, pobre!

Déjalas, pero fuera de tiempo. (ANA) No.

(Música)

Mi cebollita, que se me había olvidado.

¿Qué quiere decir? ¿No están buenas?

Que le hemos dado un tiempo y no las ha hecho.

Joder, estáis con unos humitos esta temporada... perdona.

Andy, ¿cómo vas, cómo vas? ¿Cuánto queda?

Bien. Luna, ¿tú cómo vas? ¿Estás aliñando con las alcaparras?

Sí. -Vamos, Luna, ahí.

Aspirantes, quedan diez minutos para que traigáis el plato, ¿oído?

(TODOS) Oído, chef.

(Música)

¿Estás de quién era? De Andy.

Las de Andy... Están crudas, como las de Iván.

Las mejores, las de Ana.

(Música)

Es una prueba en la que se ve todo lo que han evolucionado

en estas once semanas. Las clases que les imparten los profesionales

del Basque Culinary Center han calado, profundamente.

Es una institución pionera en el mundo de la gastronomía

y que lleva varios años ofreciendo formación universitaria

a los chefs del futuro. Saben, perfectamente,

cómo motivar a los alumnos y eso se nota en los resultados.

Pues sí.

Porque estáis aquí liados juzgando el tema de cocinar y tal,

pero el servicio es un poco... ¡Lento!

Sí. ¿Quieres pedir otra cosa?

¿Se puede pedir más? Claro.

Mira la carta. Eres el invitado, pide.

Joder, macho... -Un poquito de pimienta.

(SOCARRONA) Aspirantes, tenéis nuevo pedido...

Oído, humus con crujientes de verdura.

Tenemos mucha hambre... Al súper.

Humus, 15 minutos. Por favor, daos prisa...

(JUANA) Crujiente de verduras.

¿Y el humus...? -Humus, humus. ¡Aquí!

No es necesario decirlo con ese tono, nos cogerán manía.

No veas cómo me quita el sueño. Cuidado.

Uno de estos para ti. -No nos matemos.

(Música)

Voy a coger otra lima, por si acaso, para que quede rico.

Y ya estaría.

Aspirantes, quedan cinco minutos para presentar el "steak tartar".

(Música)

Alberto, espero que no te pase como con las palomitas.

Si antes lo digo...

(Música)

Ay, ay, ay.

¿No os recuerda a cuando pedís en el súper carne picada?

Sí. ¿Eh?

Más organización. -¿Tengo que probarlo o qué?

Deberíamos probarlo para poder valorar.

¡Eh! Espero que os guste el picantito, le ha metido picante.

Espero que os guste. ¡Hala!

Voy a por lo siguiente.

Sigue siendo carne picada con cosas.

Hay que darle tiempo para picarlo bien.

A mí me parece que está comestible, nivel top.

(Música)

(Música)

Mierda, se me ha fundido.

Esta prueba me encanta, me recuerda a un trabajo de joven,

que trabajé en una cocina. Cuando pedían tapa española...

Entonces, esto me ha recordado a mi juventud.

(Música)

Se ha derretido el huevo, que iba encima.

No pasa nada, mujer. Bueno... que aproveche.

Gracias, Luna.

¡Qué triste tartar les acabo de presentar!

Estos dos platos necesitan acabarlos, ¿no?

El humus lo hago en un segundo y lo voy a clavar,

porque soy la reina del humus, que quede claro.

(Música)

¿Habías hecho, alguna vez, "steak tartar"?

Ni ese ni ninguno. Vale, gracias.

No veo ninguno que me guste. Son todos carne picada.

Aceite de oliva virgen extra, por supuesto, el mejor.

Permiso, jueces. Ponlo cerca de mí, anda.

Lo vi en un vídeo que hiciste y te he copiado.

Me gusta que te inspires. ¿Lo lleva todo?

Absolutamente. A correr.

Bien. Que aproveche.

Buenas noches, les traigo un "steak tartar" en condiciones.

"En condiciones". Picado a machete, te lo digo.

¿Qué pasa? ¿Los otros no son en condiciones?

Último minuto del "steak tartar". No sé, confío en el mío.

Vale.

(Música)

Por los pelos, por los pelos. ¡Ay!

Buen provecho. Casi no llegas.

¿Lleva todo? Creo que sí.

(Música)

Cómo pica el de Iván. ¿Nadie ha probado el de Juana?

No me interesa. Ya.

No lo ha hecho y es carne picada, no "steak tartar".

(LUNA) Voy a poner menos cantidad, tienen prisa y yo pongo menos.

Quitando a José Mari, que ha ganado el resto, mal picados todos

y un exceso, algunos, como Andy o como Iván,

exceso de picante, que te mata la boca.

No analices y disfruta. ¿Coincides con nosotros?

Al 100%, pero como ya lo decís, yo no quiero abundar.

El más equilibrado entre corte, aliño y demás... José María.

(Música)

Cuadramos.

(Música)

¡Pimpim!

No sois conscientes de lo bien que vivís; aquí sentaditos

y vuestra sabiduría os permite rechazar platos de pleno...

"Esto está picado para hacer albóndigas".

Yo no lo he visto tan mal.

Es que sois, perdóname, sois muy tiquismiquis.

(Música)

Aspirantes, último minuto. (ANDY) ¡Oído!

(JOSÉ MARI) ¡Oído! ¿Y el pimentón? Aquí. Un minuto...

Se me ha olvidado la pegatina. No se puede olvidar.

Todos los platos tienen que traer pegatinas.

¡Ay, las pegatinas!

¿Vale? Porque el que no, lo desechamos.

(LUNA) Mira, la pegatina... Qué coñazo, ¿eh?

(Música)

Yo pediría algo más.

Así de entrante. Me comería un cevichito, Samy.

Voy a pedir el ceviche. ¡Tenéis pedido nuevo!

Aquí tienen, chefs. -Ceviche de lubina. 20 minutos.

¿Solamente tenías zanahorias?

No, tenía apio y pepino, pero no el tiempo.

Ceviche de lubina. Venga, vamos, ¡hasta luego!

Vamos, Juana, ¿qué pasa?

Hijo, es la primera vez en mi vida que lo hago.

No os comáis el nombre, si podéis.

(LUNA) Estoy sudando la gota gorda.

Esto no es para viejos. Ceviche de alubias, ¿dónde están?

De lubina, gordi. -De lubina.

Es de pescado. -Esta lubina es tuya.

Flo me tiene despistado, disimula que no tiene paladar

y, ahora, en la gira que están, con Santiago y demás,

van a restaurantes buenos.

¡¿Sí?! ¿No han ido a tu casa?

Si van a buenos no pueden venir al mío.

Al ABaC han venido un par de veces.

¿¡Ah, sí!? En plan exigentes.

"¿Me trae champán 'frappé'"? ¿Dicen "frappé" y no "frío"?

Con este nivel de tontería, ¿por qué no hacéis una gira?

(Música)

El de Alberto soso, el de Andy mal texturizado,

le falta gusto, aroma, le falta sabor.

Me gusta el de José Mari, sigue ganando José Mari.

El de Ana está bien. Sí, está rico.

Le falta texturizarlo.

Haberlo triturado más, pero está rico.

Y el de Luna... Al de Luna le falta la sal.

El de Luna es... (PEPE Y JORDI) Una argamasa.

Mira cómo nos entendemos. Ya nos entendemos.

Para pegarle a alguien nos entendemos.

Nos miramos y decimos "argamasa". ¡Pam!

A la hora de pegarle a alguien me miras a mí.

(Música)

Lo de Juana parece gachas. Lo de Juana es...

Lo tengo bastante claro, el de Ana.

(Música)

No sé si es el verde que te veo, pero me apetece guacamole.

Buena idea, Pepito. Guacamole con totopos. Aquí está.

Con bien de totopos. Guacamole con totopos. 15 minutos.

¿¡Qué!? ¿¡Guacamole!? -¿Cómo se dice en inglés...?

"Avocado". "Avocado".

"Abogaadoo". Claro.

Andy es "avocado". "Avocado".

Déjame pasar, José, apártate, no te pongas en medio.

(ANDY RÍE DIVERTIDO)

¿Alguien ha terminado el ceviche? (ANA) No.

¿En la carta no había tacos de pastor?

(PEPE Y FLO) Sí.

(SOCARRONA) ¡Chicos, tenéis nuevo pedido...!

(ANA) ¿Otro? (JOSÉ MARI) ¿En serio?

¿Os ha llegado la comanda? Sí, hombre.

"¿Os ha llegado la comanda?". Eso cae mal.

Vamos, Juana. -¿Qué son tacos de pastor?

Yo estoy ahí y me entra por un oído y me sale por el otro.

Te lo voy a hacer todos los días. ¿Ves? Ya estamos.

Tacos del pastor... -Vale, tacos del pastor.

Ahora mismo, estoy sudando como un pollo,

no quiero ni pensar qué puede estar haciendo Juana

con este ritmo endiablado.

La situación nos está desbordando y ella lo pasa mal.

¿Qué habéis pillado? -Yo qué sé.

Ya no tienen fuerza.

Te diré que Juana está corriendo, lo está dando todo.

Juana, pobrecita, lo da todo. Juana lleva la lengua fuera.

Imagínate cuando esté aquí y ponga aquí Flo...

Estoy soñando con el momento de ver mi mandil y ponga Flo.

Le están haciendo el delantal, de una pieza no lo hay.

Se llama delantal. Claro.

(Música)

¡Vamos, señores, que pasa el tiempo!

Podías ser más cariñoso. -Ceviche.

Y lo soy. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bien. Un poco... saturado.

Como pierdes el tiempo aquí... ¡Corre!

Ceviche. ¡Oh! Si no tuviese caldo...

Pero no tiene mala pinta.

Vamos con el de Andy. Aguacates, lima, cebolla...

Vamos, Juana. ¡Ea! Estilo Navafría.

Me gusta. Qué filetacos.

(Risa de Pepe)

¡Anda, mira! ¿Esto qué es?

Eso es el Teide, visto desde arriba.

(Música)

Ay, de verdad...

No nos traigas mucho, que ya vamos muy llenos.

(RÍE) Mira, de verdad...

Era guacamole, ¿verdad?

Con totopos. -Vale.

Para que luego digan que soy malo, se lo estoy soplando todo.

Vale.

Permiso, chefs. Adelante, por favor.

José Mari es un poco como pelota.

Soy muy educado. Es un hombre educado.

Domina la cocina y la sala también. Espero que os guste.

Es la primera vez que te veo sudar. Gracias.

No ha dicho "chef". Yo creo que le va a pasar...

Le va a pasar factura, sí.

Buah, qué buenos aguacates, mi madre.

"Mi ma". -"Mi ma".

El de Luna es terrorífico. No, el de Luna no...

El de Juana cortado con el serrucho.

¿Hacéis sitio, chicos? Iván.

Vale.

Buen provecho.

¿No había un plato más grande, Iván?

Para luego poner esta cosita, parece esto el ABaC.

Con totopos era esto, ¿no? -Sí, churri.

No está mal el de José María, faltándole sal, ¿eh?

Faltándole sal, pero... Y al de Ana le falta caldo.

El de Ana no tiene caldo. Falta ese jugo que necesita.

Te iba a decir yo lo mismo. Me habéis leído el pensamiento.

El de Alberto no se puede comer, ha hecho un puretazo ahí de ají.

Vamos a ver Iván. Bueno, Iván mira qué tacos,

qué dadacos de ají.

Vamos a poner aquí en medio, aguacate más...

El de Iván está soso completamente, no sabe a nada.

A mí me ha gustado el de Andy. El de Andy está rico.

El de Andy es una sosainez.

A Samantha le ha gustado el de José María.

Es el que mejor está. Me parece más elegante el de Andy.

Sí. Empatados, somos dos y dos.

¡Vamos! ¡Vamos, chicos!

Último minuto para presentar el guacamole con totopos, ¿oído?

¡Oído, chef! Gracias.

Yo no llego. -¿Cuántos? ¿Cuántos minutos?

Un minuto. -¿Un minuto? Ni de coña.

No puedo cocinar a gusto con la presión del tiempo.

Pantallita: 20 minutos, 15 minutos, 5 minutos...

O sea, a ver, relax.

Diez, nueve, ocho... ¡Voy, voy, voy!

Espera un segundín. Siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Huy!

¡Tiempo!

Los demás si no lo queréis traer no pasa nada.

Este no sé de quién es porque no tiene pegatina.

Pues fuera. No lo cuento.

Solamente tenemos el de Iván, el de Ana y el de Andy.

¡Mi madre, por favor, qué cocinado! ¡El peor de mi vida!

Se han pasado tres pueblos. ¿Qué se creen, que somos Flash?

Una ida de olla. Me van a matar de un infarto.

A mí sí que me va a dar un infarto.

Ya se podrían relajar un poquito dejar de comer tanto.

El de Andy no tiene sal.

Esto es aguacate solo duro con un tomate...

El de Andy es terrorífico. El de Ana malísimo también.

Iván le falta una gotita para saber, un poquito.

Que no es un guacamole, es una cremita de aguacate fina

con sazón, que le falta cilantro.

El de Iván está muy bueno. Está rico.

De todas formas no coincido ahora con vuestro criterio, fíjate.

¿Cuál te gusta? El totopo este está bien hecho.

Está quemado, cabrito.

Taco. Taco al...

¡Ay!

Vuestra compañía no os imagináis lo agradable que es.

¿Estás bien? ¿Pero puedo acercarme un momento

por ahí a echar una visual? Solamente a echar una visual.

Vengo ahora mismo. Cálzate, cálzate.

¿Cómo vas a hacer esto, churri? -Ni idea. Ni idea.

¿Qué tal, Juana? -Mira, fatal.

¿Qué tal van los tacos al pastor? -¿Tú qué crees?

Mal, de mal en peor.

Te dicen una cosa y otra, y estoy aceleradísima,

porque si fuera cosa que yo conozco.

Oye, Flo, hizo el mejor plato mexicano hace poco.

Oye, entonces... -Pero ahora estoy muy acelerada,

porque me estáis metiendo una prisa que estoy a punto de rendirme.

Oye, a mi Juana dejadla en paz. -Hombre, ya te digo.

Estás agobiada, vamos. -Estoy muy cansada.

Bien, Juana, pues nada. -Bueno, hijo.

Esto pica que da miedo entiendo.

José Mari, ¿qué tal? -Me alegro mogollón de conocerte.

Igualmente, es un placer.

Cuando venga a tu programa te lo voy a poner difícil también.

¿Qué tal van los tacos? -Ahí estoy con ellos.

Aquí huele muy bien. -Pero faltan cuatro minutos.

¿Cómo lo ves? -¿Cuatro minutos?

Te quedan tres, José Mari, no cuatro.

¡Vale, oído, chef!

Oye, ¿cómo me están saliendo las tapas?

Estás con un nivel interesante para no estar aquí.

Sabía que ibas a decir algo de esto.

No, de buen rollo. -Gracias, Flo.

¿Le has puesto un poco de agua, Andy, a esto?

Un poquito, sí, para... sí, Luna, un poquito.

Ana, ¿qué tal? -Podría ir mejor, no tengo ni idea

de lo que es un taco al pastor.

Un taco sabes lo que es. -Un taco sí.

Estoy haciendo lo que creo que es un taco.

Y al pastor pues cosas de pastores.

Quiero decir que porque no salga regular no pasa nada.

Eso digo yo, pero ellos a ver si dicen lo mismo.

Ni te preocupes. -No, ¿no?

Estos son gentuza. No les hagas ni caso.

¿Qué tal, Alberto? -¿Qué pasa? ¿Cómo va?

Eso tiene un color ahí... ¿Le has echado un tinte de algo?

¿Qué es? -Dónde lo tengo...

mira, pasta de aglio...

¡Aspirantes, último minuto para presentar ese taquito al pastor!

¡Sí, chef! -¡Oído!

Tened cuidado y no me llevéis por delante

que soy una persona mayor ya. -Ay, madre mía, Flo.

Luna, te queda un minuto, ¿no? Un placer conocerte.

¿Me queda un minuto? Pues porque me lo dices tú.

Estoy atacada. Es la primera vez que lo cocino.

No tiene buena pinta. -¿Cómo que no? Huele, huele.

No, que me he equivocado. No tiene mala pinta.

¿Qué tal, señor?

Pues con un poco de prisas, chef.

¿Sabes lo que me apetece? Italiano. Vamos a ver qué tienen.

Iván, ¿qué tal, tío? -Qué tal, Flo. ¿Cómo estás?

Muy bien. Veo que eso va teniendo cierto nivel.

No te quiero molestar. -No me estás molestando.

No, qué va. Venga.

Aspirantes, tenéis un nuevo pedido. Mini pizza.

¿Oído? ¡Sí, chef!

¡Andiamo, ragazzi!

Diez, nueve, ocho...

¿Ocho qué? ¿Qué? Siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

Limón, por favor, por encima. -Cuidado.

No hace falta correr.

Vamos, Luna. Se me ha espachurrado todo.

Vamos, corre un poco más.

Mini pizza.

Perdona, Iván.

Oye, nos vamos a hacer daño al final.

Qué horror de cocina, tú.

No conozco mucho este plato, ¿pero qué pinta aquí el jamón?

Es que el pastor se crio en Guijuelo.

¿Dónde está la pizza? ¿Aquí? -Aquí, Juani.

Aquí tienes la masa. -¿Cuál es la mini pizza esta?

Lo de Juana no es un taco al pastor, lo de Andy tampoco,

lo de Ana tampoco, y lo de Iván tampoco.

Esto son crepes de carne salteada.

José Mari y Alberto tienen muy buena pinta.

El de Alberto está cerradito, pero tiene buena pinta, fíjate.

Pues el de José Mari está bueno.

El de José María me está resultando pintón.

Lo está haciendo bien. Vamos a ver el de Alberto.

¿Dónde está el rodillo? -¿El qué?

El rodillo. -Abajo a la izquierda.

Alberto más sosete, ¿eh? El de Ana parece carne hervida,

el de Andy son tiras que eso parece un strogonoff,

el de Luna me interesa cero.

Luna está perdida, no ha dado una.

No ha traído un plato rico todavía Luna.

Los burritos de Iván tampoco me interesan.

Tampoco, son crepes. Y muy rico el jamón de Juana.

De Juana lo único que me gusta es el corte de jamón así gordito.

Muy bien curado, ¿eh? Me ha gustado el de José María.

Y mira que me sabe mal,

que le quiero quitar el pin. -Joder.

Ay, de verdad... -Pizzero. Mini pizzas, sí.

Llevamos cinco o seis platos

y tengo un hambre que me cago por la pata abajo.

Hay algo de la cocina asturiana que me encanta: cachopo.

Lo has dicho de una manera que parece que me llamas cachopo.

Lo mismo estoy forrado con queso...

Yo te llamaría mini cachopo, que es justo lo que tenemos aquí.

Suena muy bien eso. Mini cachopo de cabrales y jamón.

¡Voy, oído! -Cachopo, cachopo...

Esto no se puede, estoy sudando la gota gorda.

Esto para viejos no es. Queso de cabrales...

Exacto, Juani, coge queso. -Y jamón.

Oye, Flo, te veo insatisfecho.

Hombre, estoy pasando un hambre de la Virgen.

¿Sabes con qué podemos acompañar el cachopo?

A ver. Que te va a gustar.

me gusta tu rollo. Aros... de cebolla.

Oh, aros de cebolla.

O sea, estoy de los... nervios.

Otra vez a limpiar la tabla.

Aros de cebolla crujientes.

¡Marchando!

¿Otro? ¿Qué?

¡No, no, de verdad, por favor, que pare esta pesadilla!

Aros de cebolla crujientes, nene. -¡Voy!

Todavía tengo aquí lo de la pizza. ¡Ay, mi madre!

Madre mía...

¿Y qué era ahora? -Aros de cebolla crujientes.

Leche. -¿Pero qué vamos a hacer?

Uf, yo no quiero ni seguir.

Pues aquí vas a estar, machote. Aquí te vas a ver, sí.

¿Os apetece algo más? Perdona, ¿es una pregunta?

Quítale, que sea una afirmación: os apetece algo más.

No me lo puedo creer. -Se nos está yendo de las manos.

Oye, ¿qué nos falta? Yo ya me he perdido,

están tardando tanto... La pizza estará al caer.

¡Aspirantes, nuevo pedido!

Pollo teriyaki. -¿Qué?

Sí, hombre. -Ay, mi madre...

¿Cuánto era el cachopo, chicos?

No tengo ni idea del cachopo, ni el tiempo ni nada.

A ver, pizza.

Hombre, oye, bueno bueno...

Bien, Ana. Gracias.

Y ahora tengo que ir al súper, ¿no? -Es que ha dicho pizza y digo...

A ti te gustan las raciones grandes, ¿no?

Bueno, perdóname, es que esto es un entremés, tío.

Pollo teriyaki. -Cógeme unas...

No me dejéis sin cositas, ¿eh?

Yo no quiero más nada porque no lo voy a hacer.

Aspirantes, últimos tres minutos para la mini pizza.

Que no me va a dar tiempo, da igual.

Ya tenemos dos aquí. ¿Qué pasa?

Vale, ahora cachopo.

Juani ha caído. Juana está... joder.

Juani ha caído. Sí.

Juana...

a tu ritmo, ¿eh? Tranquila.

Venga.

Estoy estresadísimo, pero...

muy estresado, ¿eh?

No has hecho un cachopo en tu vida, Ana.

Les voy a dar cachopo que ya verán.

No me da tiempo.

No se la voy a llevar cruda, lo siento.

Qué bien cortan estos cuchillos, por Dios.

¡Vamos, vamos, Andy, vamos!

Vamos a ponerles un buen trozo.

Yo es que esto no me acuerdo ya, tengo la cabeza en otro lado.

Siento interrumpirles, pero tengo que dejarles esto.

Espero que sea de vuestro agrado.

¡Me voy pitando! Muy bien, José Mari.

Qué pintaca tiene eso, ¿eh? Pero va a estar mala.

(LOS JUECES RÍEN)

Adelante.

Alberto le ha echado manojo de... Albahaca.

Pero veo bien de cantidades la de Ana.

José Mari tiene muy buena pinta, pero tiene la masa cruda.

La masa está cruda.

Pero, Sami, si ya estamos viendo la masa cruda para qué me lo das.

Pues no te lo tomas. Es que, de verdad...

¿Cómo estás, Juani? ¿Estás bien o no?

Estoy fatal.

Uf, está cruda.

Es que, de verdad, no puedo.

Pobrecilla, tío.

Oye, la de Ana está rica, ¿eh? Crujientita, rica.

Está buena, muy rica.

Buen provecho, chefs.

Me gusta la de Ana.

La de Andy... La de Andy solo hay tomate,

dos dados de beicon mal cortado. Y un quesazo que se va.

Que no está integrado en la pizza.

La de Andy no vale nada.

Oye, yo veo champiñones en la de Iván, ¿eh?

Sí, el único.

Para mí Ana es la mejor e Iván le sigue.

Y luego Alberto.

¿Cómo vais vosotros? -Con el cachopo.

¿Y después hay qué? Pollo teriyaki, uf...

No, aros de cebolla. -Aros de cebolla. Buh, buh, buh...

Ahora mismo estoy que no sé ni si es carne o pescado.

Lo estás haciendo genial, gordi. -No.

¿Después del cachopo era el pollo teriyaki ya?

Ah, no, los aros de cebolla. -Los aros de cebolla, claro.

Juani, ¿qué te pasa?

¿Estás bien? Yo creo que Juana no puede más.

No me sufras, ¿eh?

Lo dejo todo.

Pobre. Lo dejo.

¿Qué ha pasado, Juana? -Que como son cosas que no conozco

me acelero de una manera que creo que no puedo.

Juana, relájate, tranquilízate y disfrútalo.

Ay, mi niña.

Es la primera vez en mi vida que me rindo.

Juana, no te has rendido. No te has rendido, Juana, nunca.

No te he visto aquí rendida jamás.

Juana, no te quiero ver así porque me destrozas.

Por favor. Y no quiero, vamos...

En mi vida me he rendido, con todo lo que me ha pasado,

pero esto me ha superado.

Ya está, Juana.

Venga, todos juntos. ¡Juana, Juana, Juana!

La mujer más dura que hemos tenido aquí.

¡Juana, venga! -¡Vamos! ¡Vamos, Juanita!

¡Vamos, Juani! -¡Venga!

¡Vamos! -¡Juanita!

¡Juana, Juana! ¡Campeona, vamos!

No me hagas esto, de verdad, por favor.

Pero, Juana, por favor... Venga.

No te puedo abrazar. Corriendo me voy a mi casa.

¿Pero qué te vas a ir a tu casa, Juana?

Por qué no has puesto una tortilla y hala...

Han sido Jordi y Flo los culpables, que se lo he dicho.

Ponte con el cachopo, que sí que lo has hecho.

¡Gordi, que eres la mejor! -¡Va, Juana!

¡Vamos, Juana, venga! -Es una prueba muy dura.

Con que nos hagas un cachopito nos vale.

¿A que sí que puedes? Venga.

¡Vamos, Juani! ¡Juana, Juana, Juana!

Venga, dejad a Juana tranquila.

Venga. (ALBERTO) ¡Vamos, Juana!

Parecen calamares perfectos.

Aspirantes, quedan diez minutos para presentar el cachopo,

aros de cebolla y pollo teriyaki. ¿Oído?

¡Oído, chef! -¿Qué dice, tío?

Se le está yendo la olla, ¿no?

Me gusta el de Alberto, bien cerradito.

Está un poquito crudín. No me importa, yo me lo como.

Este de Ana está muy bueno. No, el de Ana tiene buena pinta.

El de Ana está bien porque está más fino y está menos crudo.

¡Hum! Está bueno.

¿Ha hecho el cachopo, Ana? -Sí.

El de Ana está perfecto. El de Ana está perfecto.

Y el de José Mari está correcto. Ha puesto el jamón muy gordo.

El de Ana me ha gustado mucho. El de Ana es mantequilla.

(FLO) Muy bueno.

Y el de Alberto... Bueno, está bien, me lo como,

pero un poco menos no pasa nada. Está fuerte el aceite,

se le ha quedado crudín dentro. Eso es.

Vamos, Iván. Con un poquito de queso, ¿eh?

Buen provecho. Invertido.

Es una deconstrucción de cachopito. Una deconstrucción... no.

Aros de cebolla, tío. Leche, harina...

¿Has llevado ya el cachopo, Iván?

Me van a matar los asturianos con ese cachopo, pero sí.

No es un cachopo, porque ha cogido dos filetes, los ha empanado

y entre medias ha metido jamón y una salsa de queso.

No es eso lo que pedíamos. Ni mejora un cachopo tradicional.

No, yo quiero mi empanadito rico. Oye, que está bueno seguro.

Bien, Ana. ¡Que aproveche!

Ana lo está haciendo bien, ¿eh? Me está gustando cómo corre.

¡Oh, los aros de cebolla, te mueres!

Está espectacular, ¿eh?

¡Hombre, mi Juana! ¡Hombre!

¡Eso es una pizza bien horneada! ¡Viva la madre que te parió, Juana!

¡Bravo! ¡Olé mi Juana!

Oye... ¡Pero bueno, qué pizza!

Has trabajado en una pizzería seguro.

Olé mi Juana.

Pues va a estar la más rica seguro.

Han faltado a lo mejor los tacos de jamón.

¿Ese quién lo ha hecho? Andy.

Pedazo cachopo. Un mini cachopo que es gigantesco.

Es más basto que un polo que un polo de chorizo.

Esto ya parece que se equilibra, ya puedo picar un poco de todo.

¿Estás tranquilo ya?

Me voy templando un poco. Todavía no estoy templado.

Uf, me ha quedado la tempura fatal.

No me gusta el cachopo de Luna, yo no lo voy ni a probar.

Es mucha grasa, pasada la carne...

El cachopo de Andy... Es bastorro.

Muy basto, pero te lo comes. Lo de Iván no vale para nada,

es un quiero y no puedo.

¿Se rebozaba en sésamo el teriyaki, el pollo?

No. No creo, ¿no?

Un poquito de sésamo...

¿Ya lo empezaron ustedes? -Estoy con él, nena.

Alberto. ¡Ahí va!

Aritos de cebollita de Alberto. Arotes.

Esto parecen calamares.

Son los olímpicos,

son los de Craviotto. Sí.

Estos son aros de verdad, ¿eh? Son aros de cebolla.

El teriyaki por aquí, que a Samantha le gusta mucho.

Oye, lo de los aros no te ha venido bien, ¿no?

Sí, están en camino. Falta un minuto.

No ha dicho con permiso ni nada, ha entrado así sin más.

Nos pierden el respeto.

El pollo teriyaki no tiene mala pinta, de José María.

De José María. Es su día hoy.

Juana ha vuelto a coger otra vez velocidad de crucero, ¿no?

Juana, eres más grande que el faraón.

Sí... ¡Viva Segovia! ¡Viva Segovia!

¿Por qué se me va todo el rebozado? No lo entiendo.

Esto es una mierda.

Aspirantes, ¿qué pasa con el pollo teriyaki?

Ahí, está marchando. -Está casi.

No sé qué ha pasado, fatal. ¿Qué es eso?

Son muy finos, es que es... Eh, no te merecía ni el viaje.

Muy bien, Jordi. Haciendo amigos, ¿no?

¿Ya tienes el pollo? -Porque no hice los aros.

Tranquila, no soy tan bueno.

¿Cómo vas, Iván? Sudando.

Tacos de pollo con salsa teriyaki, ¿no?

Oye, ¿y el pollo teriyaki cuándo lo traes?

El pollo teriyaki está ahí.

Primero se prueba y después se queja uno, ¿eh?

Creía que eran los aros de cebolla.

¡Olé, olé, olé! ¡Anda!

¡Guapa! Muchas gracias.

Esa Juana buena. Qué grande.

Cuidado, Alberto, voy, voy.

Oh, mira cómo está esto. Mira el cachopo de Juana.

Flo, mira qué carita tiene, parece un recién nacido.

Muy buena pinta. Ay, Dios mío.

Hola, chefs.

Joder, Andy, vaya aros.

Tráete los aros de cebolla, que no se te olviden.

Menuda olimpiada más triste has traído.

(FLO) Andy, ¿eso es un alga marina?

Andy, ¿tú lo has rebozado el pollo? -No.

Bueno, a mí este pollo no me disgusta.

No está mal. De José María.

Está bien. Sí. Lo de Iván no me apetece.

Yo tampoco. Los de Andy tampoco.

Cachopo, Ana; aros, Ana; pollo, José María.

Los dos mejores Ana y José María, con diferencia de los demás.

¡Aspirantes, último minuto para presentar los dos platos!

¡Oído! -¡Oído!

Pollo teriyaki. El minimalismo del pollo teriyaki.

Pero no tiene mala pinta.

Este es el de Flo. ¿Y el nuestro?

(FLO RÍE)

Por favor, ¿te puedes poner esto más alto?

Gracias. -Ya no queda nada, ¿no?

Calla, Ana.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuanto, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Estoy saturada.

O sea, por un lado al principio me he divertido un montón cocinando

pero después me ha empezado el agobio, el agobio, el agobio...

Va, déjalo.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina tenemos una novedad, a partir de ahora

la Escuela Online de MasterChef amplía todos los meses

sus contenidos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos para sorprender

a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Juanita, ¿qué tal estás? -Bien.

¿Bien? Bueno, no está mal, ¿no?

¿Esto, Pepe, ya se ha terminado o qué?

¿Esto son los entrantes? ¿Viene ahora el plato principal?

Come más que una lima nueva. Si trabajase así...

Pues tiene que tener criterio, con lo que ha comido.

Bueno, voy a probar esto. Prueba, prueba.

Es que probar es un concepto que a estas alturas

no es el adecuado, porque no es probar.

La línea que separa el comer del probar es muy fina.

Ahora cuando llegue a casa un vaso de leche con galletas caerá.

Muy rico todo. La verdad es que sí.

Un poco escaso. El teriyaki el de Ana estaba bien.

Un poquito dulzón. Un poquito dulzón.

Muy bien presentado y tal. Y el de José Mari está rico.

A mí me ha gustado este porque lleva sésamo.

Este es más tú y este es más nosotros.

¿Te has enterado? Me estáis dando todo el rato...

No, es una mutación. El de José Mari está bueno

y el de Ana es una variación más finolis.

El concepto aro de cebolla está muy bien.

El de Alberto, que decís: "Jo, Alberto, muy basto".

Si, están los aros en plural,

pero el conjunto no está malo. No sé vosotros qué valoráis.

Los que ha traído Ana,

que los ha traído muy rápido y muy bien.

¿Has probado el de Iván? No, voy a coger uno.

Cógete uno, cógete uno.

(RÍE)

Lo que diría yo: "Están buenísimos".

Lo que diríais vosotros: "Quizá el rebozado

está poco tostado, poco hecho, incluso poco agarrado

a lo que es la textura de la cebolla".

Pero bueno, ya aprenderás, Iván. Y no me lleves la contraria.

Flo, te veo enganchado a "MasterChef", ¿eh?

Estás siguiendo la temporada.

Sí la estoy siguiendo, sí. Sí.

Que me tenéis a Juana la pobre que...

El único día que ha sufrido ha sido hoy porque has venido tú.

Te has puesto a pedir, por ansioso. Y casi te la cargas.

Yo creo que ha sido un poco Pepe. Vaya, hombre.

"¡Venga, venga, venga!", ya me he acelerado

y ya no sabía cuál plato tenía que ser allí en el mer...

Bueno, mira, mira, mira...

casi la peor vez que lo he pasado en mi vida.

Me estaba superando todo mucho, me estaba superando, porque...

lo primero...

Lo más importante es que has bajado a los infiernos y lo has sufrido,

pero de repente te has venido arriba y el cachopo que has traído

me pareció espectacular.

Es el maestro quiñones, que no sabía leer y daba lecciones.

¿Pero cómo sois tan envidiosos? Yo entiendo que sois muy rabiosos

y muy tiñosos, porque el estilo que tiene la gente lo queréis.

Pero no pasa nada, si tenéis programas

para aprender todo lo que queráis, hombre.

Le hemos engañado para que haga el Celebrity.

Por favor, ni te lo pienses.

No protestes mucho, pero sí. -Todos me lo recomendáis

y a todos os he visto pasarlo fatal.

No, pero tiene que haber momentos malos para saber

cuando son los buenos. -Esa es la vida.

Pero yo me quedo con las palabras de José Mari: "Ni te lo pienses".

No me puedo ni mover, ¿eh? Qué bien.

Uf... ¿"Uf" qué?

"Uf, uf"... como si hubierais comido a Dios por lo pies.

Bueno, Flo, muchas gracias por haber venido.

Espero que hayas disfrutado, que hayas cenado bien.

Pues ni he disfrutado ni he cenado bien.

He disfrutado porque estoy acompañando en el sentimiento

aquí a mis amigos. Qué ansioso eres.

Espero que como vengas al Celebrity no lo vas a pasar así de bien.

Acuérdate de lo que te digo. Me llevo vuestro sufrimiento,

y que vaya todo muy bien, que me lo he pasado que te cagas.

Muchas gracias por invitarme.

Nos vemos, amigo. Pásalo bien.

Oye. Flo, ven aquí, ven aquí.

¿Qué? Hazme caso, que te voy a dar

sugerencia rápida.

Escuela Online de MasterChef. Hay de todo ahí para cocinar bien,

rápido, aprender. Para que vengas preparado.

Cocina internacional, moderna, tradicional, creatividad,

esferificación, todo.

Te lo digo ahora porque luego te lo voy a decir:

"Oye, ¿lo has hecho o no?"

Y van a caer, ¿no?

Nos gustan los celebrities que vienen de sobrados, Jordi.

Sí, los que les avisas y no lo hacen.

¡Adiós! Que vaya muy bien.

Prepárate, practica.

Aspirantes, sabemos que atender una comanda no es sencillo.

Continuamente entran pedidos nuevos que hay que sacar adelante

pero sin dejar de lado los que ya tenemos en marcha,

teniendo en cuenta el orden en el que hay que servirlos.

Y muy importante, hacerlo a tiempo.

Por eso es básico organizarse bien.

Os lo hemos dicho ya en muchas ocasiones.

Vamos, como en una cocina profesional.

Ha habido varios aspirantes que no han llegado

con alguno de los platos.

Aunque también os digo que no sé si prefiero eso a que se presenten

platos malos malos malos.

Vale.

Luna, Alberto, un paso adelante, por favor.

Luna, ¿qué te ha pasado?

Porque te hemos visto muy nerviosa en la cocina, desarbolada...

y los platos no estaban ricos ninguno.

¿Qué me ha pasado? Pues que de repente miraba

la pantallita ahí: 15 minutos, 10 minutos, 20 minutos...

Y me he agobiado, me he agobiado,

me ha venido así el agua y me he ahogado.

Hundida. Porque yo creo que el error ha sido

que me he centrado en un plato y hasta que no lo he terminado

no he pasado al otro, y hay que hacer como una danza

y dejar este a mitad y empezar con el otro.

Luna, esa coreografía que tú pides es la que llevamos

en una cocina profesional. Ya.

Y ya no es un problema de ejecución, sino de sabor.

Que no estaban ricos. ¿Ni los del principio?

Ninguno, sosos todos.

Sosos. Sosísimos.

Sin sal. ¿Esto qué es?

Se me ha olvidado probar los platos.

Error imperdonable.

Totalmente de acuerdo con ellos.

Totalmente totalmente de acuerdo con ellos.

Alberto, tú empezaste ya justito o mal al presentar tarde

las palomitas y a partir de ahí has ido a trompicones,

porque has ido de mal en peor.

No recordamos ni un solo plato bueno.

Igual, anodinos.

Prueba. Sí, sí. No, si tenéis razón.

He intentado sacar lo mejor teniendo ese hándicap de ir

a remolque por las palomitas, que me he nublado y...

Se ha nublado con las palomitas. No, por sacarlas tarde.

Todos malos, sin gracia, sin gusto, que es lo peor.

Entiendes lo que digo, ¿no? Entiendo.

Ha habido dos aspirantes que han tenido platos buenos

y platos muy malos.

Esos son los de pollo y pollito, Iván y Andy.

En vuestro caso sí había algún plato bueno.

Pero la mayoría malos.

Andy, esos aros de cebolla... Sí, sí, sí.

Terroríficos. Buah.

Ese cachopo, por llamarlo de alguna manera, basto.

En el caso de Iván tu guacamole estaba rico.

No era un guacamole, era una crema fina, sabrosa.

Los aros de cebolla, correctos. Pero había otros muy muy malos.

El teriyaki eran unos cubos de pollo malo

con una salsa "guarripeich",

el taco carne salteada sin más...

Así que no es momento de cometer estos fallos.

Seguro que lo tenéis claro. ¿Verdad, amigos del corral?

Estamos a la puerta de la final. Sí, chef.

La verdad es que esperaba una mejor valoración.

Y sí que es verdad que la mayoría de ellos creo que estaban mejor

de lo que me han valorado.

Juana, menos mal que remontaste, te quitaste el bajonazo que te dio.

Fuimos a hablar contigo y te has venido un poco arriba,

porque luego has presentado un cachopo que estaba increíble.

Puedes. Es verdad que era una prueba exigente.

Y la mano está ahí, otra cosa es la rapidez.

Me he perdido.

Lo podía haber hecho, pero no: "¡Una cosa, la otra!"

Oh, oh, adiós Juana.

Juana, esta prueba complicada y difícil.

Las siguientes, peores. Anda.

Así que mentalízate, Juana.

Ya estoy mentalizada. Perfecto.

En cambio ha habido dos aspirantes que nos han demostrado

que el ritmo que se exige en una cocina profesional

lo tienen bastante controlado.

Y esos dos aspirantes son...

Ana y José Mari.

(Aplausos)

Un paso adelante.

José Mari, tu "steak tartar" estaba muy bueno,

el mejor con diferencia.

El taco estaba muy rico, el cebiche estaba muy bueno...

He tenido suerte que algunas elaboraciones

ya las había hecho. Eso se notaba horrores

porque veías que estaba clavada la presentación, el gusto,

el sabor, la sazón... Muy bien. Gracias, chefs.

Ana, tú empezaste con unas palomitas,

que fueron las mejores. ¡Menos mal! Palomitas.

¡Qué cosa más tonta! Las únicas que estaban saladitas,

ricas y todas bien hechas.

La minipizza... maravillosa.

El cachopo estaba de comértelo... Tenías que haber traído 16.

Qué pena que hemos pedido uno.

La salsa "teriyaki", muy justita, demasiado minimalista,

pero muy bien hecha. Se ha notado que estabas

muy cómoda con la prueba. Gracias.

José Mari y Ana, vosotros habéis sido los mejores de la prueba

y el mejor de los dos ha sido...

¡Ana! ¡Felicidades!

(Aplausos)

¡Gracias!

(ANA) Estoy superfeliz con la valoración de los jueces,

así que me va a servir

para seguir así de bien y llegar a la Final.

Después de este cocinado en que la organización ha sido

muy importante, ponemos rumbo a la prueba por equipos

en la que vamos a homenajear a la gente que está dándolo todo

en estos momentos tan duros que estamos viviendo.

No nos dejéis mal, ¿entendido? (ASPIRANTES) ¡Oído, chef!

¡Vámonos!

(NARRA) Ninguno de nosotros vamos a olvidar

los duros momentos que estamos viviendo con esta pandemia,

ni el trabajo impecable de nuestros sanitarios.

# Por los que hacen del trabajo sucio

# la labor más hermosa del mundo. #

Día tras día, a las ocho de la tarde, merecidos aplausos

llenos de admiración han retumbado en los balcones de todo el país.

# Cada noche aplaudimos en los balcones. #

Hoy queremos hacer ese aplauso extensible

a los profesionales y voluntarios

que, como la Cruz Roja, se ocupan de proteger

a las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

# Os habéis ganado a pulso

# el aplauso más largo del mundo. #

Casi dos millones de españoles pueden sobrevivir

a esta cruel crisis gracias a la comida caliente,

las medicinas, los traslados en ambulancias

y los albergues y hospitales de campaña

que la Cruz Roja ha habilitado.

Desde "MasterChef" os damos las gracias a todos

los que, a golpe de generosidad, estáis ayudando

a que la ilusión vuelva.

¡Aspirantes, bienvenidos al Centro de Operaciones

de la Cruz Roja en Madrid!

Hemos elegido este escenario para la prueba por equipos

porque simboliza algo de lo que nos sentimos

profundamente orgullosos:

la empatía humana.

El coronavirus ha sido devastador, pero también nos ha demostrado

algo que ya sabíamos.

España es uno de los países más solidarios del mundo.

Las cifras son emocionantes. Cruz Roja ha conseguido reunir

a más de 14 millones de voluntarios

en todo el mundo. Generosidad en estado puro.

Tenemos la suerte de que una de esas almas generosas

que ha colaborado con la Cruz Roja durante toda esta pandemia,

es un buen amigo nuestro.

¡Lorenzo Caprile! ¡Olé!

¡Oh, qué bien!

(Aplausos)

¿Qué tal, Lorenzo? ¡Qué ilusión verte!

Más ilusión la mía, que "MasterChef" se haya prestado

a colaborar con nosotros, los de Cruz Roja.

Es curioso porque tienes fama de ser el juez más duro

y el que más grita de nuestro país.

Y, sin embargo, los que te conocemos sabemos

que eres todo sensibilidad. Bueno, depende...

¡No, no, no, no! No vayas de duro, que no.

Caprile, me encanta que hayáis arrasado

con la última edición de "Maestros de la costura",

pero hoy me gustaría que nos muestres

esa otra versión tuya, la solidaria.

Porque tú has estado colaborando con Cruz Roja muchísimo.

He estado colaborando con Cruz Roja desde que empezó este horror.

Y cuando sales a repartir medicamentos y alimentos,

pues te das cuenta que... que no hace falta irse

al tercer mundo, que está muy cerquita de tu casa el horror.

Y familias que, prácticamente, no tienen nada.

Y cuando digo "nada", es que no tienen nada.

Desde "MasterChef" queremos aportar nuestro granito de arena.

Y para eso, es fundamental que hoy pongáis todo

de vuestra parte. Hoy no tenemos comensales,

porque vais a elaborar las 150 comidas solidarias

que este centro de operaciones distribuye diariamente

en diferentes puntos de Madrid.

No me digáis que no es una prueba preciosa

y una aportación genial a la lucha contra el coronavirus.

Sí, completamente. Qué guay. -Sí.

Os voy a decir algo que, a lo mejor, es un poco duro.

Pero cuando cocinéis estas comidas, pensad que, a lo mejor,

mañana o pasado mañana vosotros o vuestras familias

son las que están recibiendo estos alimentos.

Me imagino lo mal que lo pasarán las familias,

porque imagino lo que yo quiero a mi sobrino y a mi hermana

y lo mal que lo pasa mucha gente.

Y espero que estemos a la altura los siete,

porque hoy no podemos fallar.

Así es. Sé que este homenaje es motivo suficiente para dejaros

la piel en las cocinas, pero os daré uno más.

El equipo que gane se convertirá, automáticamente,

en semifinalista de la octava edición de "MasterChef".

(Aplausos)

Aspirantes, ¿me ayudáis a despedir al gran Lorenzo Caprile

con un aplauso fuerte y luego le vemos?

Lorenzo, gracias. Nos vemos luego.

(IVÁN) Dar de comer a gente que lo necesita

y que puedas optar para una semifinal de "MasterChef"...

¡Increíble!

Ana, José Mari, habéis sido los dos mejores

de la prueba anterior y, por tanto, seréis los capitanes.

¿Contentos? (AMBOS) ¡Sí, chef!

Pues atención porque elegir aspirantes os va a salir hoy

más caro que nunca.

Vais a tener que pagar por ellos. ¿Pagar?

¿Alguno imagina cuál es el precio que os vamos a cobrar?

¿Tiempo? ¡Tachán!

¡Pues bienvenidos a la subasta de aspirantes de "MasterChef"!

Me gustan las subastas. Cada aspirante saldrá a la venta

con un precio de salida y cada vez que uno de vosotros,

capitanes, queráis adquirirlo, tendréis que levantar la cuchara.

Cada vez que levantéis la cuchara, se os descontarán dos minutos

del tiempo total de cocinado.

¿Lo habéis entendido? (AMBOS) ¡Sí, chef!

¡Maravilla!

Valéis en "MasterChef" tantos minutos como pruebas

de eliminación hayáis conseguido sortear.

Por tanto, Juana, como tú nunca has cocinado

en Eliminación, tu precio de salida será el máximo:

15 minutos. ¡Joder!

En cambio, Andy y Alberto, seréis los aspirantes más baratos.

Habéis estado en Eliminación en más de cinco ocasiones,

así que saldréis al mercado casi a precio saldo.

Regalados. Valéis cinco minutos.

¡Mira qué chollo! -Eres una ganga.

Iván, como estáis en el medio del "ranking", tendréis

un precio inicial de diez minutos.

Por si no habéis caído en la cuenta, capitanes,

hoy sois vosotros los que decidís qué equipo disfruta

de un aspirante más en cocinas.

Dependerá de vuestra mucha o poca valentía al pujar.

(ANA) Mi miedo es que José Mari me suba la apuesta

y que yo no pueda parar, porque sé que querré apostar

por mis amigos. A ver cómo se me da.

¡Pues ahora sí, señoras y señores, que comience la subasta!

Arrancaréis con un tiempo total de cocinado de 170 minutos

y pujaremos primero por... ¡Andy!

Su precio de salida es de cinco minutos.

¡Tengo el pollo barato! ¡Hagan juego, señores!

¡Venga, ese chollito! ¿Nadie da más...?

¡Dos minutos da José María!

Yo no doy más. -Ana, te vas a arrepentir, eh.

¡Por siete minutos! Precio de ganga, a saldo...

¡Andy... adjudicado!

¡A José Mari!

Siguiente aspirante... Por el módico precio

de diez minutos... ¡Luna! ¡Hagan juego!

¡Venga, Ana primero! Ana primero.

Por 12 minutos puedes disfrutar del trabajo de Luna. José Mari...

¡José Mari! ¡14 minutos pone José Mari...!

¡Pujan 16! Me la quedo yo... en mi equipo.

¡18 minutos por Luna, José Mari! ¡Muy bien!

Ana... Yo vuelvo a pujar.

¡20 minutos nos regala Ana por Luna!

¡22! ¡22 minutos por Luna!

Ana, la puja se cierra en tres... Estás entrando al trapo.

¡Venga, dale! -A ver...

Uno...

¡Espera, espera! ¡No, venga, adelante!

¡No, ya! ¡Sí, pujo! Dos minutos más.

¡24 minutos por Luna! Estás entrando al trapo, Ana.

¿26 minutos, José Mari...? ¡No!

¿Seguro? ¡Seguro!

¡Adjudicado a Ana! ¡Adjudicada Luna a Ana

por 24 minutos! La que se va a liar...

Andy, ¿tú qué piensas de que hayan pagado siete minutos

por ti y 24 por Luna? Estoy encantado

porque mi equipo tiene más minutos, el de Ana tiene menos

y considero que soy un rival más fuerte que Luna,

así que mejor, imposible.

¡Muy bien jugado, José Mari! Sale a subasta...

¡Por 15 minutos, Doña Juana! 15 minutitos... ¿Quién los da?

¡José María, 17 minutos!

Me he gastado muchos minutos en Luna y aunque quiera mucho

a Juani, se la voy a dejar a José María

porque no puedo gastar 15 minutos.

¡Adjudicada Juana a José Mari por 17 minutos!

Juana, que tú no quieres ir con José Mari nunca.

Hoy no hay un ruido.

José María, ¿me lo prometes? -Te lo juro.

¡Qué bonito! Continuemos.

Tengo un aspirante baratito...

¡Cinco minutos cuesta solo Alberto!

¡Ana! Siete minutos da Ana por Alberto...

¡José Mari levanta su cuchara y nos da nueve minutos por Alberto!

¡Oh! ¡11 minutos da Ana!

¡11 minutos da Ana por Alberto!

¡Hala, 13! ¡13 minutos! ¡15 minutos!

Está subiendo como la espuma. ¡Ahí va, 17!

¡Hala! ¡19 minutos, Ana! ¡Es la leche!

¡Hala, 21! ¡21 nos da José Mari!

¡23 Ana! ¡Esto está imparable!

25... ¡27 Ana! Pieza codiciada.

29 minutos nos da José María... Cierro Alberto por 29 minutos

en tres, dos... uno...

¡Ha levantado! ¡31 minutos nos regala Ana!

José Mari, ¿33 minutos? No.

¡Adjudicado! Ana, has ido a pocas subastas, eh.

Continuemos. Tengo un último aspirante.

Es un producto preciado. Es el gallo, es Iván.

Sale por diez minutos, claro, cinco veces en Eliminación.

¡Ana, 12 minutos por Iván! ¡14 da José Mari por Iván!

¡16 minutos da Ana...! ¡18 José Mari!

¡20 minutos da Ana! ¡22 da José Mari...!

No te va a parar de subir. Ana, ¿sigues queriéndote arriesgar?

¡24 minutos da Ana por Iván! José Mari...

¡26 minutos José Mari!

Ana, ¿28 minutos? ¿Los das? ¡28 minutos!

José Mari, ¿30 minutos?

¡30 minutos por Iván! ¡Ana, 32 minutos!

¡José Mari 34 minutos da por Iván!

Ya están igualados. Adjudicado a la una...

A las dos...

¡Y a las tres! ¡Adjudicado Iván a José Mari

por 34 minutos! El aspirante más caro.

¡El aspirante más caro! ¡Estarás contento!

Jamás se había pagado a un gallo tan caro.

Bueno, bueno, los gallos están cotizados.

Aspirantes, la formación de equipos y los tiempos

de cocinados quedan así... Ana, serás la capitana

del equipo formado por Luna y Alberto

y has pagado por ello 55 minutos.

Contarás con 115 minutos para cocinar.

José Mari, tu equipo está formado por Andy, Juana e Iván,

has pagado 60 minutos

y, por tanto, disfrutarás de 110 minutos para cocinar.

Solo por cinco minutos menos te llevas un aspirante más.

Al final, José María ha jugado muy bien sus cartas.

Ana ha sido un desastre. Al final, los equipos están

bastante descompensados.

Oye, Iván, ¿estás contento de estar con el pollito?

Evidentemente, el equipo que me llevo,

no es el que hubiese elegido yo.

Bueno, Iván, ¿por qué no vas a querer cocinar

en el equipo que tú querías?

Es muy fácil, porque no me gusta cocinar con José María y con Andy.

Tú ya sabes... ¿No te gusta?

No, no me gusta, en absoluto. Mira que ha pujado por ti bien

y se ha dejado muchos minutos.

Bueno... José María tendrá su propia cábala.

Tiene un pin para utilizar. A ver cómo lo utiliza.

¡Toma! ¡Hala!

¡Pues la puñalada está adjudicada para José María! ¡Bravo!

(JOSÉ MARÍA) Hice mi equipo con rivales fuertes

y no en base a la amistad porque así puedo llegar a la Final.

Pero también pienso que si somos eliminados,

serán mis contrincantes más fuertes los que estarán abajo.

Si esta prueba la perdemos, entregaré el pin

y me salvaré una semana más para llegar a la semifinal.

En un homenaje tan especial como el de hoy

en el que estamos celebrando la importancia de la solidaridad,

no podía faltar el chef

que más ha velado por vosotros en este concurso.

¡El gran Carlos Maldonado, ganador de la tercera edición

de "MasterChef" y mentor en esta última promoción!

¡Bravo!

¿Qué tal? -Encantado de estar por aquí.

Estás un poquito crecidito. Desde que te han dado

ese Sol Repsol y te han incluido en la Michelín, eres otro ya.

Me miras un poco así por encima. Ya hay otro restaurante ahí

cerquita, dando guerra, eh.

Carlos, bromas aparte, muchas gracias por dejarte liar,

como siempre. Y, además, sé que te hace especial ilusión

esta prueba porque Ruth, tu mujer, es enfermera y ha vivido

en primera mano las brutales consecuencias de este virus.

¿Cómo lo habéis llevado?

Ella ha estado trabajando día y noche. Y la sensación

de llegar a casa y estar en contacto con nosotros,

no querer tocarnos, no querer mirarnos, no querer acercarse

a su hijo, es una sensación muy difícil.

Pero es una luchadora. Al igual que ella,

todos sus compañeros y compañeras y... Vamos...

Un trabajo maravilloso, de verdad.

¡Vamos a levantar campanas! ¡Dale caña!

Comenzamos con este entrante...

¡Hala! Ensaladilla moruna.

¿Qué lleva, Carlos, esta ensaladilla?

Es una ensaladilla tradicional. Lleva un poquito de mayonesa

con "ras el hanut", un poco de remolacha y mostaza de hierbas.

Continuamos con un primero, ¿te parece?

Callos con bacalao a la madrileña. Típico plato de callos,

pero, en este caso, de bacalao a la madrileña con un buen lomito

de bacalao al horno. Maravilloso.

Veamos en qué consiste el segundo.

Caldereta de cordero.

Pues una caldereta, más o menos, tradicional,

con sus patatitas, sus zanahorias...

Ligeramente picante. Sencillez, cantidad

y que esté maravilloso.

Y para terminar, ojo al postre que nos ha preparado. ¡Chan, chan!

Arroz con leche con "dorayaki" de carillas.

El "dorayaki", realmente, es un bizcocho, un bollito

relleno de "anko". Pero, en este caso, vamos a hacer

nuestro propio "anko", entre comillas, con carillas,

que es una legumbre de mi tierra.

Fácil, ¿no? -Chupado.

Parece fácil, pero no. Ana, por haber sido la mejor

en la prueba anterior, te corresponde elegir

qué dos platos quieres que cocine tu equipo.

Voy a elegir el rojo. ¿Se puede saber por qué?

Creo que el bacalao se le puede dar muy bien a Alberto.

No quiero escuchar eso, quiero escuchar:

¡Porque se nos dará muy bien el bacalao

y el arroz porque lo haremos bien seguro!

José Mari, te ha dejado Ana la ensaladilla y la caldereta.

¿Contento con los platos? Estoy muy contento.

La ensaladilla es uno de mis platos favoritos.

Y... cómo no, un guiso de cordero, que es lo que quiere

mi amiga Juana en todos los programas.

¡Ha llegado tu día! ¡Qué felicidad, Juana, por favor!

¡Y no me dejes mal!

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis a la Cruz Roja.

Coged vuestros delantales y todos corriendo

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno... ¡Ya! ¡Vámonos!

(JALEAN)

¡Dale! -¡Vamos, Iván!

(LUNA) ¡Vamos, vamos, vamos! (ANA) ¡Vamos, equipo!

¡Venga! ¡Vamos, señores!

Después de la subasta de aspirantes, el equipo rojo

dispone de cinco minutos más para cocinar,

en concreto, de 115 minutos.

Empiezan ellos. Vosotros, equipo azul, 110 minutos.

¿Está claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Ya sabéis que todos tenéis que hacer 150 raciones

de cada elaboración. Hoy no es el día para fallar.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues, equipo rojo, a trabajar en tres, dos, uno...

¡Vámonos! ¡Adelante!

¡Suerte!

¡Venga, chicos, a tope, eh! -A ver, una olla enorme...

Ponte con los ingredientes. -Me pongo con el champiñón,

a cortar el champiñón contigo. -Finito, eh.

Le tenemos que meter caña

a la verdura. -Sí.

Oye, Ana... -Dime.

-¿Por qué tanta puja por Luna? -Luna es la mejor.

Es la mejor compañera de habitación que he podido tener.

Quiero que llegue a la Final conmigo.

Yo también estoy contento de que la hayas elegido.

-Sí, ¿no? -Ha luchado por nosotros.

-Hemos salido caros. -Yo feliz de la vida

de tenerte a ti de capitana.

¡Lo vamos a hacer genial como equipo!

-¡A tope! -¡Venga, a tope!

(ANA) ¡Nos vamos a la Semifinal!

(NARRA) Para su primer plato, el equipo rojo debe preparar

un guiso de tripas de bacalao con garbanzos

que acompañará con tacos del mismo pescado.

Hacer un buen sofrito es la clave para potenciar el sabor.

¡Vamos, mis chicos, eh! -¡Venga!

¡Que lo vais a hacer genial!

Es que es muchísima cantidad.

(ALBERTO) Luna, ¿cómo vas? -¡Bien!

Preparando la infusión y enseguida me pongo a pesar

todo lo del bizcocho.

(NARRA) El postre consiste en un arroz con leche infusionado

con aromáticos, que irá acompañado a modo de "dorayaki"

de bizcocho relleno con pasta de carillas.

(ANA) ¡Que no se nos queme nada, por favor!

Yo tengo una pregunta... 36 minutos pagaste por mí. ¿Por...?

Porque eres fuerte, Iván, y me gusta trabajar contigo

en exteriores. -¡Oh!

-Por mí, solo siete, eh. -Por ti...

Porque eres un polluelo. -Y a mí nadie me quería por 15.

-Sí, yo el primero, Juana. -No hace ni buen caldo.

Equipo azul, espero que hayáis aprendido de los errores

de la semana pasada, porque hoy no es un día ni para discutir,

ni para cometer errores. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef! Vuestros 110 minutos para cocinar

empiezan en tres, dos, uno...

¡A currar! ¡Vamos, chicos!

¡Vamos, chicos! (JUANA) ¡Que el tiempo apremia!

Juana, por favor, ponte con la caldereta.

Iván, te pones con ella. -OK.

-Empezamos con esto. -Tú y yo hacemos la ensaladilla.

-Ahí haces la carne. -Echo la sal.

Cualquier cosa, me dices. No te compliques.

Échasela después. Ahora que se pongan bien fuertes

y te pones con eso. Me pongo con las verduras.

Me encanta hacer ensaladilla porque en casa siempre hago.

-¿Por qué te gusta tanto? -Me recuerda a mi madre,

que la hace buenísima. -¡Qué buena!

Pero tú estuviste gordo en su día. ¿De tanta ensaladilla

rusa que comiste? -Yo estaba muy gordo.

Estuve delgado, luego me fui a la mili delgado,

me fui a Inglaterra y engordé, volví...

Y ahora, más o menos, pues bueno... "Fofigordi", es lo que se lleva.

(NARRA) Para hacer la ensaladilla, el equipo azul debe cocer

con suficiente antelación la patata, la zanahoria

y el huevo para que dé tiempo a que se enfríen.

Después, lo mezclarán con el resto de ingredientes

y los aliñarán con mayonesa de "ras el hanut".

¿Qué voy pelando, Iván? -Pimientos, verde y rojo.

¿Vale? -¿Y zanahoria?

-¿Cómo? -Zanahoria.

Zanahoria también. -¿Dónde están?

(NARRA) Una vez dorada la verdura, hay que añadir

la carne de cordero que debe estar previamente rehogada

y cubrir con agua para que cueza.

Por último, deben incorporar al guiso la patata,

que tarda menos en hacerse.

¿Cómo vais, chicos? (IVÁN) Vamos bien.

(JUANA) ¡Muy bien, estupendo!

¡Eso ya huele, Juana! ¡Estoy muy contento!

-¡Muchas gracias! ¡Y tú, el mejor! -¡Venga!

¿Me oyes? -Sí, ya lo sé.

No te preocupes. No te preocupes por eso.

Compañeros, no me digáis que no ha habido nivelón

de juegos esta temporada. Bueno, bueno...

Os he hecho moler café, saltar vallas,

cortar cañas de azúcar... Hasta hacerme un retrato.

Hoy he querido recuperar un clásico de "MasterChef".

¡Mis maravillosas mini campanas!

Eres sorprendente. Ya sabéis que una esconde

una bolita azul y otra una bolita roja.

Por edad, empieza Pepe.

Pepe, ¿cuál quieres? ¿La de la derecha?

Sí, esta misma, me vale. Qué más me da.

Levanta... La roja.

¡La azul! La roja y la azul.

¡Dadme las campanitas y a trabajar, que hay que hacer

un montón de cosas! ¡Eh! Hay que sacarlo bien, eh.

¡Por favor, no quiero ni un error en ningún equipo! ¿Oído?

(Música)

¡Chicos, ritmo en cocinas! ¡No paréis, por favor!

-Oye, Ana... -Dime.

¿Y la subasta...? ¿Cómo la has visto?

Me he visto fatal en la subasta, porque creo que se me ha visto

demasiado rápido mi estrategia. Creo que José Mari ha sabido

que os quería a toda costa y lo ha aprovechado, claro.

Yo creo que él quería a Iván sí o sí, porque siempre está

con Iván, que es pesadísimo. -¡Es pesadísimo!

Aunque Iván no le hace ni caso.

Está obsesionado con Iván, eh. -"Iván, esto... Iván, lo otro..."

Por Iván habría pagado lo que sea.

Luni, que no falte leche. Haz leche como si no hubiese

un mañana. -Ya. He puesto dos.

-Cantidades, ¿cómo? Haz una. -Esto a ojo.

La leche, he infusionado a ojo total.

Pero bastante, eh. Ani...

-Dime. -El bizcocho.

-Dime. -Estoy haciendo zumo de naranja.

Vale. ¡Voy contigo para el zumo, Lu, espera!

¡En cuanto pueda, voy contigo!

Oye, José, la que has liado a Anita en la subasta, eh.

-¡Hombre! -¡Qué bien te salió!

Ana es una chica muy inteligente, pero le ha faltado experiencia

en ese aspecto y se ha puesto un poco nerviosa.

Creo, sinceramente, que Ana hoy ha tirado más

por la amistad, que por qué rivales eran más duros. ¿No crees?

Creo que tienes razón. ¡Venga, vamos!

¿Me has pelado las patatas? -¿Cuántas necesitas?

-Las suficientes para el guiso. -Me pongo con ello.

Iván, ¿tú crees que Ana ha cogido el equipo por amistad?

-Claramente. -Claramente, ¿verdad?

Y tú lo sabes, que jugaste con eso. Pero me parece bien.

Yo opino que Ana se dejó llevar

por los hilos de José María, pero bueno...

Emocionalmente hablando, puedo entenderla.

Te ha tocado con los mejores.

-Me tocó con la Juana. -¡Hombre!

# Por un beso de la Juana. #

(IVÁN) Venga, mucho ritmo hoy, eh.

¡Chicos, quiero que salga perfecto! ¡No puede salir mediocre!

-Voy haciendo el zumo, ¿vale? -OK.

¿Qué tal, mi capitana?

Encantado de estar en tu equipo. ¿Qué tal, chef?

Ya. Capitana blandita, que va a estar

a punto de cambiar la marcha y a ponerse tensa...

¡Y meter un poco de caña!

De capitana blandita, nada, que mi equipo me está obedeciendo

en todo lo que pido.

A mí me tiene trabajando. Blandita.

Bueno, pero a la tercera va la vencida.

Vamos a comprobarlo. ¿Cómo has repartido tareas?

Mira, he puesto a Alberto

con el guiso de bacalao. ¿Por qué?

Porque se le da genial. Vale.

Tengo que entender que has puesto a Luna,

¿por descarte en los postres? ¿O porque se le dan bien?

Se le dan genial. ¿Seguro?

Ya he visto defectitos. ¿Qué tienes ahí metido?

Pues ahí tengo de todo. Cáscara de naranja, como podrás ver.

Cáscara de limón, como podrás ver.

Mira, es que huele. ¿Qué más? ¿Qué más necesita?

Leche, nata...

¿Habéis echado la cantidad de leche

que pone en la receta? Eh...

¡Luna...! -Sí, sí.

¿Sí, qué? A ver, Jordi... Eh...

Aquí están los cacharros y he echado dos de estos,

más dos de nata.

Pues echo más, echo más. No, lo que tú quieras.

Tú tienes mucho criterio... ¿Has hecho muchos arroces

con leche en tu vida? Yo sí.

¿Ah, sí? No como Carlos Maldonado...

Pues hazle caso a Carlos. Claro que se lo haré.

Una garrafa no le has puesto porque no te ha dado la gana.

Hoy no meteremos la pata, no quiero chorradas.

Ahora meto otra garrafa. Pon esa cantidad

que marcó el chef. Yo me fío de Carlos Maldonado

y el arroz con leche, si lo hervimos bien, va a salir.

No se hable más. ¿Vale? Venga, por favor.

¡Por el amor de Dios! Rectificar es de sabios.

Muchas gracias por el consejo. ¡Venga, caña!

Voy a ver a mi amigo. Sí, ayuda a Alberto.

Dale algún consejo, aunque lo está haciendo genial.

¿Lo está haciendo genial? Bueno... ¿Estamos haciendo un sofrito?

Sofrito con ajo, cebolla... Tomate, ¿cuánto?

Tomate tengo aquí, tomate frito y listo.

Vale. Al sofrito, luego metemos el chorizo.

¿Cuánto chorizo hay? Todo este.

Vale. ¿Cuánto chorizo tienes aquí?

No me andes con chiquiteces, que no estamos cocinando en casa.

Esto se lo come Pepe de aperitivo. Vale.

Un poco más. Día importante, tiene que haber cantidad,

no raciones tontas. Estamos dando de comer bien.

La gente se lo tiene que currar.

¿Guay? Guay.

¡Dale caña, venga! Oye, caña porque no va mal,

pero es que está solo y hay un montón de trabajo.

El arroz con leche se hace solo. Sí, vale.

La parte del trabajo está aquí. Eso se hace solo.

El arroz con leche es ir meneándolo y se hace solo.

Genial, venga. ¡Gracias, chef!

¡Luna, necesito que termines tú el zumo de naranja!

Me tengo que poner con Alberto. -OK.

En cuanto esté el zumo, le metes ralladura de limón,

mezclas todo y bizcocho al horno. -OK.

¿Cómo va? -Le queda poco a esto.

A ver, escucha... Para un guiso, una patata, que es grande...

Yo creo que hay para cinco raciones ahí.

Cinco por... 150...

30, José. Un poco más de 30.

No se agarra. -El problema es que tenemos

que tostarlas. ¡Vamos, ese equipo azul!

¿Cómo estamos? ¡Muy bien, chef!

¿Cómo está el capitán? Pelando patatas.

Sí. Como tiene que ser.

Los capitanes tienen también que...

Bajarse a los infiernos. Claro que sí.

Intuyo y veo que Juana e Iván están con la caldereta.

Y ustedes con la ensaladilla rusa. La ensaladilla...

Y yo estoy un poco por todo.

Y usted está un poco por todo. Vale.

¿Has hecho ensaladilla rusa alguna vez?

Sí, muchas veces. Y te gusta pelar patatas.

Sí. Sí, mucho mejor.

No, estas son para el cordero. ¡Ah!

Estas son para el cordero. Estas son para la ensaladilla rusa

y estas para el cordero.

Las dejaremos en agua para que no se oxiden.

¿Has oído, Andy? -Sí.

Pon agua. Vamos a poner a cocer,

que se nos va el tiempo.

No hierve, chef. A ver, José Mari...

¿Sabes hacer caldereta de cordero? ¿La has hecho alguna vez?

He hecho alguna vez, pero Juana es la número uno en calderetas.

¿Habéis consensuado cómo se hace

la caldereta? Sí.

(IVÁN) Más o menos. ¿De qué dudas?

Quería tostar más la carne y no se tuesta.

A eso venía. Si tengo cuatro fuegos, los utilizo y doro bien.

Estamos cociendo el cordero, no rehogando.

Y cordero que no falte.

De ahí no sacamos las 150 raciones ni en broma.

Ahí tengo cordero... Seamos generosos,

no me pongáis tres tajadas.

Hoy no es alta cocina, cocinamos para gente

que tiene que comer de verdad. ¡Vamos a ello!

¡Eso es, así! Que esté caliente antes.

¿Ves toda esa agua que tienes aquí?

Porque está cociendo. Exactamente.

Hay que darse cuenta desde el principio,

si no, perdemos tiempo. ¡Oído! Os echo una mano.

Pendiente de la ensaladilla. Bien. Dices que la controlas.

No hierve la patata, vamos tarde.

No estás pendiente de que tenemos que poner más fuegos.

Sí, chef. Amagas y no das. Amagas y no das.

Claro que sí, chef.

¡Vamos a movernos! ¡Sí, chef!

Os dejo. Juana, mete esa carne allí

para rehogar, que se tueste. No tenemos ese sabor.

-Que sí. -Lo importante es el sabor tostado.

-Esto caliente a tope, ¿vale? -Perfecto.

-Cuidado, no te quemes. -Vale.

¡José Mari! -¡Dime!

¿Tú qué vas a hacer?

¿Sueltas el pin, subes a la galería y ves

cómo Andy, yo y Juana nos batimos el cobre?

Si estás con Andy abajo, subo a arriba.

¡Ah! (RÍEN)

¡Ah! -Eso también es estrategia, ¿no?

Hombre. -Pujaste por mí para eso, ¿no?

-Hombre. -Vale, quería saberlo solo.

No es que no quiera cocinar contra ti en eliminación,

no sabemos qué nos caerá, pero me gustaría verme en la final

contigo, me encantaría y creo que es el momento

de ir diciéndole 'adiós' al pin, no quiero ser recordado

como el hombre del pin. -Yo lo que tengo claro

es lo que te he escuchado, si estoy yo, no cocinas,

perfecto, me querrás ver en la final y no será por miedo.

Te quiero ver en la final y quiero que ganes a Andy.

-Pero sería un poco absurdo que te suicidases hoy

siendo el capitán, ¿te vas a boicotear a ti mismo?

-Este es capaz, sí. (IVÁN) Tenía dos vertientes:

Una tenerme en el equipo por ser muy fuerte, lo dijo él

y en el caso de perder, él usar el pin

y así a ver si te vas y yo me quedo arriba

y una semana sin ti y a seguir en el programa,

pero no es día para eso, es de otras cosas y lo dejamos ahí.

Venimos de Cruz Roja a repartir alimentos.

Mire, somos de Cruz Roja, le traemos un...

¡Equipo azul, equipo rojo, so comunico que acabáis de consumir

los primeros 45 minutos, en una hora cerramos cocinas

y vais lentos y vamos tarde! Caña, caña, va.

Os aseguro que no es el día para no servir, ¿vale?

Quiero caña, rock'n'roll y que lo deis todo, ¿oído?

¡Oído! Al lío, venga.

Bizcocho hecho. -Vale, perfecto.

No te olvides de pesar el arroz, por favor.

Sí. -Pero superimportante

los bizcochos al horno ya. -Vale, pues primero el bizcocho.

Ana, corta y lo tenemos. -Vale, me voy con Luna.

-Sí. -Vale, las bandejas.

Vale, estíralas bien, ¿vale? -Oído.

Venga, a tope, vamos. -Alberto, ya tienes el chorizo.

-Gracias. -Voy a arreglar la infusión.

Vale. -Lu, unta el molde

que no se te olvide. -Lo sé, voy, voy.

Ahí tienes mantequilla, venga, venga.

Venga, que lo estáis haciendo genial.

-Vamos, que lo tenemos.

Luna. -Dime, corazón.

Relax, ¿vale? Acuérdate de la respiración.

Voy, voy, sí, es verdad. -Con calma, con calma

que lo sacamos, con calma, pero sin parar.

¿Cómo era? Ahí, dale, dale.

Venga, venga, va. -Lu, estíralas bien, ¿vale?

Ayúdate con la lengua que se quede todo bien repartido

y muy finita, Luna. -Oído.

-Vale, Luna, ya corregí la infusión, ¿vale?

Vale. -¿Cómo vais? Luna, finita, eh.

Sí, finita. -Voy a meter esto ya en el horno.

Venga, gracias, churri, qué bien

estás haciendo de capitana. -Gracias, vosotros también.

Deja, deja la carne, que se haga, no la muevas, Juana.

Se pega si no la muevo. -Pero así se cuece, se cuece.

Bueno, pues lo que tú digas. -Capitán.

-¿Qué necesitas? -Ven aquí.

¿Qué necesitas, nene? -Le quería decir

que cómo quiere el pimiento cortado.

Tío, como una ensaladilla, Andy, una brunoise de medio centímetro.

-Vale. -Escuchad, chicos,

ahora vamos a meter las patatas todo junto, las cortamos,

pero primero el tomate. -Andy, cuando estén las zanahorias

me las sacas así. -Échalas.

-No. -Échamelas, échamelas.

Échalas tú que tengo que ir para allá.

-Que te desentiendes, vale. -No, estoy ahí,

Cuando estén las zanahorias, las sacas y guarda el agua

para hervir los huevos si no, tardan mucho, venga.

Juana, tenemos que echar las patatas.

-¿Te parece que las vaya echando? -Vale, perfecto.

Equipo azul, vengo con el gran Carlos Maldonado.

Un placer, señores, ¿qué tal vais aquí?

Está preocupado por ver cómo destrozáis su menú, ¿no?

Bueno, un poco preocupado, sí que veo ahí un poco de lentitud,

necesito más acción. La ensaladilla, ¿cómo vamos?

A ver, las patatas están cocidas, ¿no?

¿Aún no están? -No, para 150 personas

necesitábamos muchas, las metimos y estamos esperando.

Y la zanahoria está a punto ya. -La zanahoria a punto.

Solo es una ensaladilla, pero hay 20 kilos de patatas

y una barbaridad de zanahorias, hay curro detrás, acción, vamos.

Sigamos, caldereta. Falta un poco de fuerza.

La caldereta... -Cuéntame, Carlos.

La tenemos cocida la carne, no está marcada, no está sellada.

La sellamos poco y la rectificamos, pero...

Ha sido un poco de fallo, pero lo rectificamos.

-Venga, dadle caña, vamos, vamos. -Sí.

Vamos. ¿Crees, Carlos, que en 60 minutos

tendremos 150 raciones de ensaladilla

y 150 raciones de caldereta de cordero?

La verdad, estoy preocupado. Pues yo mucho más, sí.

Está difícil. Vais muy mal de tiempo,

por favor, equipo azul, os quiero ver en modo...

Avión. Cruz Roja.

No, avión, no, dadle caña.

A ver, hoy no podemos consentir que no demos de comer a la gente,

¿me oís? Aquí mucha palabrería, mucha fuerza y poco sudor.

Han empezado con mucha fuerza, que sí, que lo bordamos

y ya estamos otra vez igual.

Lo tienen que bordar, tengo la chaquetilla

y haré lo que sea para que salga, eso sí, que los chefs

mantengan la chaquetilla prevenida por si acaso hay acción.

Vámonos, Carlos. Venga.

¿Y el majado, Iván? -Coge los ajos, mételos en aceite.

-¿No me los laminas un poco? Lamínamelos.

-Mételos dentro, hazme caso. -¡Ah! Están laminados.

José, los huevos. -No están.

José, ven aquí. -Voy, los huevos.

Luna, no paramos. -A recoger esto y a dividir,

a pesar el arroz. -Venga, va.

Vamos a poner el horno a 240. -Vale.

Y lo vamos a hornear 10 minutos, ¿vale?

A ver, cocina roja. ¿Qué pasó?

Venimos calentitos del otro lado, Luna, ¿cómo vas?

Perfecto, ya están los bizcochos en el horno, peso el arroz,

dos kilos y medio y medio kilo de mantequilla, ¿no?

Correcto. Me contó Jordi

que no empezaste bien, hiciste mal la infusión...

Sí, pero rectifiqué y rectificar es de sabios.

Vale, ¿pero cómo vas de tiempo? Me queda que se haga el arroz.

Pues, apura. Prueba la infusión

del arroz con leche. Vamos allá.

Confío en ti, es tu plato y hoy te dejo probar.

Sí, el puntito así de cardamomo que le da un rollo espectacular.

Un rollo de Talavera de la Reina. Está bueno.

Está bien, está bueno. Está rico, está bueno,

yo creo que de azúcar, de cantidad está bien.

Vale, 150 raciones las tenemos. ¿Y las carillas?

Deja de fregar y ponte a cocinar, ¿dónde están las carillas?

Estoy con el arroz y empiezo la mantequilla.

¿Cómo que el arroz? ¿No está cociendo todavía?

Deja... vais a comer, no se preocupen.

¡No llegáis! ¡Vale, oído, chef!

El caldito de callos, déjame probar.

Perfecto ahí, vamos a ver.

Cuidado. Tengo la boca ya ahí encallada.

Tiene todavía que guisar.

Aquí queda. Sí, queda, por lo menos

has hecho chof, chof, que ahí ni lo hacía.

Lo tengo al tope ya. -Cierra eso que hierva,

tiene buena pinta, los callos tienen que estar troceados.

Genial, le quito la piel, ¿no? Venga, pelo y troceo.

-Los lomos bien que salgan 150, vamos.

Muchas gracias. -El postre me da miedo,

creo que el arroz no estará. -No, de verdad, corazón.

-Tiene que estar más de 40 minutos cocinando.

No paramos, venga. Vergüenza me daría

en un día como hoy no servir el menú.

No estoy parando, un momento.

Os dejamos, pero me voy muy preocupada.

Vámonos, Carlos, qué desastre. Vamos.

Gracias por los consejos. -Vamos, chicos, va.

Luna, quiero el arroz pesado ya. -Venga.

Dos kilos y medio. Carlos, estoy preocupada

porque hoy sí que no podemos fallar y les veo a los dos por igual

bastante, bastante desastre. Está la cosa difícil,

no sé si van a llegar.

¿Me pesaste el arroz? -Sí.

-Ana, vamos a calmarnos que si no, no llegamos.

¿Te parece, Carlos, que les dejemos 15 minutos más

y si veo que no reaccionan nos ponemos todos la chaquetilla?

Hecho. (SUSPIRA) ¡Ay, madre!

¡Vamos! Vamos, chicos. -Vamos, chiquis.

Hay que meter las patatas en breve. -Pues, Juana, hierve las patatas.

¿Tenemos patatas suficientes, creéis que son suficientes?

Pélame cinco más. -Pusimos 50 patatas.

¿Qué? -50 patatas.

-Pelad más, 150 personas. -Son muy grandes, tío.

Juana, no la quiero así, no podemos ponerla así de grande.

-No te preocupes, las hice grandes

porque con la carne se deshacen enseguida.

No se deben deshacer. -No te preocupes, José María,

que la hago lo pequeñas que quieras.

¿No es mejor pelar cuatro patatas que hacer más pequeñas

las que tenemos? Pregunto. -Lo que diga el capitán.

-¿Cuántas patatas pusimos? -¿Dónde?

Aquí, para el guiso. -¿Para el guiso?

-¿55, 50? -No, hemos puesto 34, 35.

-50 para el otro. -Para la ensaladilla.

-Cada patata para cuatro personas porque es en un guiso

y no comen una patata entera, está bien, Iván.

¿Qué pasa aquí? Vengo preocupado, me ha dicho Carlos

que ve problemas en esta cocina. Me están planchando la chaquetilla.

No, ¿qué pasa? Que me la voy a tener que poner

para echarte una mano. No será necesario, Pepe.

Esto bien picadito. Voy.

Vamos a ver, siempre que se hace un guiso, que os quede claro,

se cubre lo justo. Ya echaré agua o caldo

si me lo pide, no lo echo a lo loco y luego, a ver qué ocurre, ¿vale?

¿Quién ha hecho el caldo? Lo hemos hecho Iván y yo.

Iván y tú, pues ya está. Pero al principio echamos un poco

y luego, un poco más. Siempre se cubre justo, Iván.

Ya lo dijimos, sí. Siempre se cubre justo.

Para después ir echando si necesitamos.

¿Vale? ¿Cómo va la patata de la ensaladilla, Andy?

No hierve. Pero lleváis dos horas aquí para...

Esto está duro, eh, esto está duro. Sí.

Saca patata de aquí, ¿tienes otra olla?

Pongamos otra aquí, reparte, es que esto es de sentido común.

Vamos, dale marcha a todo eso ya. Venga.

¿Puedes? Vuelca. Sí.

Vamos, vamos, vamos. Un poco más, venga, ahí.

Me vale. Estoy recordando, que me viene a la mente ahora,

el cocinado de la semana pasada.

Para nada, hombre. ¿Te acuerdas, José Mari?

Perfectamente. Cómo exigías tu capitán.

Sí. La vida da muchas vueltas.

¿Te imaginas que te pedimos el mismo rasero o medida?

Dijo Andy que hay capitanes que no se dejan ayudar,

yo me dejo ayudar. Está el aspersor funcionando, ¿no?

Sí. Ya está lanzando para fuera.

(IMITA EL SONIDO DE UN ASPERSOR)

No tiene nunca la culpa él, ¿no? ¿Cómo lo ves, Iván?

Yo veo que José María hace un segundo me decía

que había que echar mucho caldo y yo decía que menos.

En la primera. -Bueno, pues nada.

-Aquí no le puse yo. -Que no lo va a reconocer.

Vale, fui yo, vale, vale. -Claro que fuiste tú.

Hoy no vamos a discutir. Venga, vamos, vamos.

Venga, vuelvo en un momento. Oído, chef.

Gracias, gracias, Pepe. -Oído.

Vamos, vamos, vamos. -Va, sin parar, eh, vale, chicas.

Venga, os quiero ver tranquilos, pero sin parar, por favor.

Sí, sí, el postre está. -Ana, deja eso y ponte con Luna

y me pongo yo con eso que acabé. -Estoy con la pasta.

Lo que queda no paramos. Capitana, ¿cómo está la cosa?

Escucho a Carlos Maldonado decir 'chaquetillas'

y estoy nervioso. Nos ponemos con el arroz ya.

Tenéis retrasado esto, la crema de azuki

que él hace con carillas. Azuki son unas alubias dulces,

te coges un poco de esa infusión, nitrito, la cantidad justa de esto,

hacemos hervir y texturizamos porque es la misma receta.

Vale, perfecto. Vamos a sintetizar, ¿vale?

Venga. Albertito. Sí, Jordi.

Bacalao, ¿cómo lo tienes, guapo? Cocido lo tenemos aquí.

Vale, de acuerdo. Hay dos ollas, ¿no?

Sí. Me interesa cortar eso

muy rápido, picar eso muy rápido, garbanzos, ¿los pusiste a cocer?

Ya están todos metidos a cocer. Vaya,, pues no vamos tan mal.

Bueno, bueno, capitana, si metemos caña aquí, oye,

lo sacaremos justito, pero podemos sacar. Caña, ¿vale?

Alberto, no bajes la marcha. Venga, sin parar.

Al lío, venga, caña. Ana.

-Dime, Alberto. -Jordi ha dicho

que si metemos caña, llegamos. -Sí, lo ha dicho, podemos.

-¡Vamos, que lo tenemos!

¡Qué invento! Yo esto no lo he comido en la vida.

Alberto, horno liberado para el pescado cuando quieras.

-Es lo único que falta, el pescado. -Fenomenal.

(ALBERTO) Ana se ha tenido que ir con Luna para controlar

un poco el postre y me quedé yo solo

con el bacalao, pero la tranquilidad de conocer,

más o menos, el plato la estoy transmitiendo

a la hora del cocinado.

Dadle caña, muy bien, chicos, lo estáis haciendo genial.

Pero no me bajéis el ritmo, eh. -Seguimos, seguimos, Ana, va.

Ya está. Equipo azul, equipo rojo.

Sí, chef. Últimos 25 minutos de la prueba.

Oído, chef. -Chicas, cómo lo lleváis,

¿Vamos bien o no? -Vamos bien.

Ya sabéis que Carlos ha sugerido que nos pongamos las chaquetillas.

De momento, estamos aguantando. Aguantamos.

Pero, por favor, ¡volad! Oído.

Oído, madre mía, madre mía. ¡Corred, por favor, corred!

Andy, muy bien, ritmo, tío, ritmo. -Tenemos la ensaladilla

ya preparada solo faltan huevos y patatas.

La patata me da miedo, como no salga la patata

me corto las venas, te lo juro. -Hombre, no.

Iván, ¿eso lo dejas que se haga solo

y hacemos la mayonesa? -Voy con la mayonesa.

Hay que hacer la mostaza de hierbas.

La patata, Andy, déjame coger una.

-Está, está. -Pues sácala.

¡A ver, a ver! -¡Ay, ay!

Sé que este no es mi programa, ¿vale? Pero esto es Cruz Roja

y yo soy voluntario de Cruz Roja y no voy a permitir

que las personas que están esperando esta comida

coman a destiempo. ¿Me entendéis bien?

Sí, sí, Caprile. -Sí, Caprile.

Os veo con una pachorra, ¿pero os dais cuenta

lo que estáis haciendo en esta prueba?

Sí, Caprile, sí. -Que vais a dar de comer

a gente que, a lo mejor, no ha comido en una semana.

Es muy importante. -El del moñito,

¿por qué no vais en tiempo? ¿Qué estáis haciendo?

Está casi todo preparado ya. -¿Casi todo preparado ya

para qué, para que salgan las ambulancias vacías sin comida?

Eso nunca. -Nunca lo vamos a permitir, nunca.

-Mi madre, cómo grita este.

Vamos, y este midiendo, ¿pero qué mides?

-Para llevar la mostaza ahí, un segundito.

-¡Ah, la mostaza! Porque en una pandemia

es importantísima la mostaza, ¡madre mía! No habéis acabado nada

y tú preocupado por la mostaza, di que sí.

Vamos, la sé hacer hasta yo una ensaladilla rusa.

¿Y tú qué eres, abogadito de qué? De causas perdidas.

Lorenzo, va a salir, te lo aseguro. -No me vais a dejar mal

delante de Cruz Roja, lo siento mucho.

Ni yo. -Y pensábamos

que eran complicados los nuestros. -En Maestros no chilla tanto.

¿Qué te pasa, Lorenzo? Que no van a llegar a tiempo,

a mí no me importa. Lorenzo, ¿qué está pasando?

¿Qué está pasando? Explícamelo tú, Samantha.

Luego dicen que gritamos mucho. Les he dicho a los chicos

que esta era la prueba más importante

de todas las que ha habido en "MasterChef"

por lo que están cocinando y para las personas

a las que va dirigida esta comida y les veo... Y a vosotros tres,

vamos, ya ni os cuento. Lorenzo, hazme caso,

lo van a sacar, no te preocupes, nos comprometemos que lo sacan

y te diremos algo que Pepe y yo estamos de acuerdo,

estás contratado. De verdad, hablo en serio,

yo quiero ver los platos acabados que no soy capaz de estar aquí

sin hacer nada, dadme unos guantes.

Ponte guantes y vamos a echar una mano.

Venga. Pelamos patatas y venga.

Claro, ¿dónde están los guantes?

Señores, ¿dónde están los guantes? ¿Dime?

¿Dónde cogemos guantes para echar una mano?

Señor Caprile. Vaya carácter.

Me ahorro una de gritos estando él. Realmente, solo falta pelar

las patatas y ponerlas. Está todo preparado.

No me lo cuentes, haz. Más patatas, ¿dónde están?

¿Les ayudas, Lorenzo, a pelar patatas, por favor?

Queman mucho, Lorenzo. Lleva guantes, esto lo pongo aquí

y así trabajamos mejor. Venga, ahí te dejo, Lorenzo.

¿Pero esto no es lo primero que tenías que haber hecho?

Vale para todo, Lorenzo. José María quiere gobernar

y hacer lo que él diga y si no hubiera montado

la de San Quintín y yo le digo: "Eres el mejor,

ya está, venga, tira". -Aquí, José, aquí.

Vamos a ir metiendo aquí la ensaladilla.

-¿Hay dos de esas, seguro que coge ahí?

-Sí, hombre, sí, venga, mezclad todo ahí.

Yo y las medidas, tío. -Venga, por favor.

-Luna, dale la vuelta a arroz. -Sí.

Alberto, eso al horno ya, ¿vale? -Sí.

¿Qué hace falta, Ana? -Haz lo mismo que yo,

tenemos dos circulitos de estos, tú te pones con uno y yo con otro.

-Voy. -¡Buah! Qué buena pinta el arroz

con leche, creo que es el mejor arroz con leche

que hemos hecho en nuestra vida. -¿Sí o no?

Buenísimo. -Muy bien, Lu.

El guiso lo tenemos controlado. -Sí, solo falta meter las tripas

que son dos minutos y lo tenemos y con el mismo calor

ya se irá cociendo. -Monto la manga pastelera.

-Venga, va. -Tú, haz los circulitos.

Yo le voy dando a esto. Equipo azul, equipo rojo,

hemos entrado en los últimos 10 minutos de prueba.

Oído. Oído, no, lo que quiero es comida.

Sí, claro. Veo a los equipos que no llegamos.

Equipo azul, la ensaladilla no está, está caliente,

lo tenéis fatal. Equipo rojo, doriyakis no tenemos,

el arroz no está terminado. ¡Al final va a tener razón Caprile

y aquí lo que falta son gritos y mosquearse!

Menos mal que me das la razón.

¡Vale, en 10 minutos deberíamos tener cocinas despejadas

y montar cosas, ¿vale?! ¡Sí, chef!.

Sí, chef, no, a correr. Ok.

Siempre soy yo el ogro de todas partes, siempre el ogro,

siempre el ogro y luego, me dan la razón.

Oye, esos doriyakis, hay que hacer 150,

lo quiero llevo a cascoporro. Venga, estaba tranquilo

hasta ahora, he confiado en vosotros:

"Sí, Jordi, todo bien". ¿Tengo la manga?

¿Quién rellena doriyakis? Está Ana dándole ahí.

Yo. ¿Qué haces con eso, a ver?

Pues los estoy haciendo. Estás haciendo una tontería

eso es lo que haces. Póntela así,

¿ves que tengo el peso aquí? Pones pequeña cantidad

y cierro y cierro y cierro.

Eso es lo que quiero, ¿vale? Genial.

Venga, rápido, 150 si esto es rápido, venga.

Nos falta eso y podemos emplatar. Vamos, chicos.

¿Queremos correr un poco? Sí.

Vamos a meternos cera, ¿vale? Sí, llegamos a todo, gracias, chef.

Iván, ¿cómo va la mayonesa? -Me pongo con ella.

Oye, el traje rojo de doña Letizia fue el no va más.

-Pero si eso pasó hace mucho, Juana.

-Anda, hijo, pero se recuerda. -16 años han pasado ya.

Mucho que no te encargó el traje de novia.

-No, el traje de novia lo tenía que hacer

don Manuel Pertegaz, por Dios.

Y que en paz descanse don Manuel que a mí me ayudó mucho

y tanto que aprendí de él. No os he dicho nada,

¿queréis un cafetito o algo? Os veo ahí a los dos tan a gusto.

Pues estamos conversando. Tengo unas pastas ahí.

¿Sabes qué te digo? Que esta mañana la única

con dos dedos de frente es ella, ni vosotros.

-Entérate, Pepe. -¡Ahí lo dejo!

Y me apaño estupendamente con él. Vamos a ver cómo está esta cocina.

¿Tú te crees que no tengo razón cuando les digo que tengo 75 años?

Veamos, veamos, guiso. Y quieren que corra

como los chicos jóvenes. -Ya, pero a veces

las prisas no son buenas. Bueno, vamos a ver, señores,

el guiso, la patata está, pero el cordero le falta.

Le falta un poco ya lo sé. ¿Qué quiere decir eso?

Pues que la patata se nos puede deshacer en exceso

y el cordero vamos a ver, ¿vale? 15 minutos le faltará a esto,

pero nos quedaban menos de 10 para salir, el resto lo tenemos.

Sí, pimiento del piquillo, remolacha, aceitunas.

Ve echando. ¿Todo aquí?

Sí, qué más da, si hay que mezclarlo.

Venga, venga. ¿A que te sientes muy satisfecho

de hacer el bien a los demás, a que no hay dinero en el mundo

ni te importa el dinero ni nada haciendo el bien a los demás?

Vamos, Lorenzo, entras pegando voces,

pero te pones con Juana y te relajas.

Ahora la culpa es mía. Te baja la tensión ahora.

¿Con qué estás tú, Iván? Con la mayonesa acabando.

Vamos. Ensaladillón.

Sí. Mira, voy con vosotros.

Venga, echando, echando. Voy con los guantes.

-¿Los has cambiado, están limpios? -Sí.

Venga, venga. Dale.

¡Qué bien huele eso! Inventamos el apio.

Rebáñamelo bien, venga, lo tenemos, ¿no?

Sí. Me voy.

Vamos a limpiar la mesa. -Perfecto, movemos todo hacia allí.

Vamos a intentar ser ordenados ahora

que nos dicen siempre lo mismo.

Vamos, vamos, lo tenemos, eh.

Pepe, Jordi,

¿están las cuatro elaboraciones a punto?

Las dos del equipo rojo, sí. Al cordero le falta poquito,

unos 15 minutos, en lo que emplatamos el primero

y está el fuego, quizá, esté, pero la patata

se nos va a deshacer. ¿Emplatamos?

Vamos, lo tenemos. No pueden esperar más,

tengo a Lorenzo nervioso y a todos los voluntarios ya.

Lorenzo, ven con nosotros. Carlos Maldonado, por favor.

Vamos allá, ¿qué tal? ¡Equipo azul, equipo rojo!

Oficialmente, acaba de terminar la prueba, hemos agotado el tiempo

y comprenderéis que hoy no os demos tiempo extra.

Hagamos una cosa, como ya tenemos información suficiente

sobre ambos equipos y la prioridad es que no se enfríen

las elaboraciones y que la furgoneta salga zumbando

cuanto antes, vamos a emplatar entre todos, ¿os parece?

Me parece maravilloso. Jurado, Carlos,

yo me voy con Samantha a la roja y el resto al azul.

Venga, vamos a ello. Venga, al lío, al lío.

Todo el mundo guantes, por favor. Yo con Juani.

Tú, conmigo, conmigo. Chicos, a emplatar.

Venga. -Juani, una puntita

de esta mayonesa verde. -La de la mostaza.

Y aceite de oliva. -¿Es la de la mostaza?

-Chorrito de aceite, lo hace Juana, venga.

Luego, voy a ir yo a tus prendas a criticarlas y este volantito

que lleva aquí, ¿y esta lentejuela a la derecha?

Perdona, a mí no me ha tocado hacer ropa

para una pandemia. Primero el arroz

y luego el dorayaki, pues el dorayaki para allá,

el arroz para acá. Venga.

Porque luego sale por allí, ¿no? Hay que hacer las cosas con cabeza.

Venga, venga, vamos apilando, pilas de cinco, lo que sea.

Venga, Alberto, venga, Alberto. Dadle caña, dadle caña.

Lorenzo, se te da mejor gritar que hacer, te veo parado.

Mira, yescas, no me toque los cataplines.

-¿Contabilizáis los platos que llevamos o qué?

Andy, contable del equipo, cuéntame.

Que cuente el abogado que contará de más.

¿Cuánto llevamos? -Ahora os digo.

Vamos, rápido, así me gusta, vamos, vamos, vamos

que se acaben los platos ya.

Voy a empezar a poner tapas en cuanto acabe con esto, vamos.

Estamos a la mitad, llevamos unos 70

y de cantidad vamos bien. Guay.

Me gusta saber que la ración va a estar curiosa, bien.

Andy, ¿sabemos algún número ya? Andy.

-Seguid cerrando. -Necesito saberlo ya.

Por favor, Andy. -Cállate un segundo, José.

Vamos a cambiar la marcha que no baje el ritmo, venga,

esto va a salir como un cohete. Vamos, chicas, cómo vais, vamos.

Van 81 hechos. ¿Sabemos algo de números?

120, 121, 122, 123, 124, 125, 126,

127, 128, 129, 130, 131.

¿Faltarían? 20. -19.

Venga, que era una ración, empezamos dando raciones

y vamos por la tapa. José Mari... Justo por los pelos.

Si vamos recortando un poquito, llegamos, eh, pero...

No, pero bien, bien. Bien, bien...

Bien, bien. Samantha, Jordi,

tenemos emplatada ya la ensaladilla.

Tenemos aquí el doble de gente que allí, por favor,

¿puede ir alguien a echar una mano? Voy.

Tapas, chicas, tapas, vamos, dadme tapas, marchando.

Te traigo. -¿Qué pasa, qué tal, cómo vais?

Vamos, Carlos. ¿Con qué me pongo?

Mete guiso ahí, ayuda a Alberto, está solo, por favor.

Oído. Guiso, guiso, guiso.

¿Emplatamos el guiso? Que sea lo que Dios quiera,

por lo menos la patata está, así que, venga, para adelante.

A mí me han cabido 18, hay que optimizar

que el cartón contamina, chicos.

Voy quemando. -Vale.

¿Está bueno? Trozos mejores, trozos peores.

Qué diplomático eres, hijo. Chicos, venga,

emplatando esta caldereta, eh.

Vamos con ello, venga. Sí.

Dos trocitos, más o menos para comensal iría bien.

Venga, un guisito, a ver si ahora vamos a medir

también las raciones y vamos a dejar con hambre.

Luna, caja de ahí y me la pones aquí, va.

Vale, caja. Vamos con ellos, venga.

Señores, aquí no hay patata, no lleva patata, no lleva patata,

ya no te digo zanahoria que alguien no la echó en alguna olla.

Poca patata, poca patata. Poca patata, no, ninguna patata.

Ni zanahoria ni patatas, claro, es que, joder.

Yo no digo nada porque luego, el malo siempre soy yo.

Me cago en la mar salada. Bacalao, 18 más, ¿vale?

Listo. Con estos tres hacemos los 150.

12, aquí 12, ya está. -Apúntalo.

-Ahí va la última. -Esa capi ahí.

Ahora que no te digan nada

porque has sacado el nervio que llevas dentro.

(ANA) Yo solo quiero dejar claro que lo intenté de todas las maneras

siento que no hemos parado que hemos intentado hacer todo

lo mejor que hemos podido con nuestros más y nuestros menos

pero, bueno, satisfecha porque ha salido todo.

Señores... no llegamos. Tiene que haber otra olla más

por ahí, ¿no? Aquí no queda más.

Se acabó. No hay patatas, no hay zanahoria

y lo peor es que no hay cordero, me cago en la mar salada.

Llevamos tres horas cocinando y no tenemos de nada.

¿Qué hacemos? Joder, no me lo creo.

No me lo creo, oye, ¿no se hizo este cordero?

No. Te lo dije, José Mari.

Sí, chef. Estaba tapado,

¿me lo tapáis para no verlo? No, no.

Me cago en la mar salada, ¿cómo que no?

Mira que lo dije, lo dije.

Venga, señores, vamos a llenar lo que se pueda y ya está,

pero es una pena tener ahí seis kilos de cordero

y no utilizarlo. ¿No habéis terminado equipo azul?

¿No habéis acabado? Sois un aspirante más,

dos jurados más, echando una mano y aún no habéis terminado.

Vámonos, venga. ¡Caprile, vamos, hombre!

No digo nada. (RÍE)

¿Están todas ya cerradas? Sí.

Pues ya está, venga, vámonos. Creo que han faltado seis o siete.

(JOSÉ MARI) Me siento un poco decepcionado,

las raciones de ensaladilla eran muy correctas,

es verdad que fallamos en las raciones de caldereta.

Equipo azul, equipo rojo, con ciertos errores,

pero tenemos las cajas, a mí me gustaría

que demos el aplauso más grande de este mundo

a estos dos genios que nos han acompañado

en esta prueba que son: Carlos Maldonado y Lorenzo Caprile.

(Aplausos)

Gracias a los dos y hasta siempre.

Muchas gracias. -Gracias.

Las cajas están listas y va a ayudarnos a meterlas

a la furgoneta, Lola, voluntaria de la Cruz Roja, adelante.

Hola. Hola.

(Aplausos)

Lola, gracias por estar aquí, sobre todo, por la labor

que tú y otros 200000 voluntarios estáis haciendo por España.

Bueno, agradeceos a vosotros el gesto que habéis tenido

y agradecerle a todos los españoles la respuesta tan grande

que hemos tenido de solidaridad. Solo en el primer mes

fueron 40000 llamadas de nuevos voluntarios

para participar en los proyectos que llevamos a cabo

y, bueno, para nosotros es muy importante contar

con ese apoyo. ¿40000 llamadas en solo un mes?

Sí, 40000 llamadas en solo un mes. Increíble, este país es lo más.

Sí, estamos superagradecidos. ¿Te parece que carguemos las cajas

antes de que se enfríen, te ayudamos?

Genial. Vámonos, venga.

Cogemos, vámonos.

(LUNA) Ha sido un cocinado muy duro, exigente

y a la vez hermoso. Venga, vamos.

Gracias. Esto es arroz.

Ayudar a los demás te hace grande y me voy con eso, me voy con eso.

Muchísimas gracias. -A vosotros.

Ya está todo. ¿Está todo bien?

Todo perfecto. Fenomenal.

Muchas gracias. Muchas gracias, señores.

Lola, esperemos que todos los que reciban la comida,

reciban también el cariño con el que lo hemos hecho

todas las personas de "MasterChef". Se lo daré.

Diles de nuestra parte que les deseamos lo mejor

en el futuro y en el presente y siempre nos tendrán a su lado.

Por supuesto que lo haremos y estoy segura que lo recibirán

con mucho cariño y nada, agradeceos otra vez

este gesto tan bonito que habéis tenido.

La verdad, no sé qué habría sido de nosotros sin gente como vosotros

o comerciantes, transportistas, agricultores, ganaderos,

en definitiva, todos aquellos que han puesto sus recursos

al servicio de la sociedad y además por enseñarnos

que unidos podemos con todo.

Gracias y hasta siempre. Gracias a vosotros, hasta luego.

Gracias, Lola. Gracias, Lola.

(Música)

Creo que a estas alturas todos sabéis la debilidad

que me producen los actos solidarios.

Haber ayudado hoy a que 150 personas

coman caliente y bien me produce

muchísimo orgullo. Gracias por ayudarnos

a cuidar a quienes lo necesitan.

Me emociono por todo y creo que a partir de ahora

los que lo necesitan, que van a ser muchos,

los tenemos que ayudar todo lo que podamos y no tirar

ni un grano de sal.

Confieso que cuando preparábamos esta prueba, los tres imaginábamos

cocinas llenas de vida, ritmo, pasión,

con unos aspirantes supermotivados

sacando su mejor versión.

Y lo cierto es que no ha sido así.

Habéis sido ambos equipos al límite.

Tanto que Carlos nos ha pedido que planchemos

las chaquetillas porque no llegabais.

¿Sabéis dónde ha estado vuestro error, capitanes?

¿En la puja? Efectivamente.

Vuestro error ha sido la subasta.

Está bien competir y disfrutar del juego,

pero siempre con cabeza.

Habéis desperdiciado minutos que eran de oro.

Creo que habéis pecado ambos de imprudentes,

poniendo en peligro lo más importante.:

que haya gente sin recursos que se quede hoy sin comer.

¿Entendéis la gravedad de lo que estoy diciendo?

Sí, chef. Totalmente. -Sí, chef.

Pero igual que digo esto, Ana,

te diré que enhorabuena. Gracias, chef.

Por fin he empezado a ver esa capitana que llevo

11 programas reclamando. Has trabajado con pasión,

tensión, has marcado los pasos...

En definitiva, esa líder que toda cocina necesita

con mente fría y el corazón caliente. Y la sonrisa habitual.

He tenido un equipo que me ha apoyado.

Me han hecho caso y eso se agradece.

-Yo he sentido un grandísimo apoyo,

muchísima lucidez a la hora de tomar decisiones.

A mí me ha ayudado un montón, la verdad.

¿Y tú, Alberto? Sí.

Desde el principio tenía claro qué hacer,

más o menos, lo hemos sacado adelante.

-Hoy los jueces por fin han visto

que puedo liderar mi equipo y que mi esté contento conmigo,

así que no pienso bajar la guardia, me quedo en esta línea

y no les voy a decepcionar.

Alberto, que estoy muy contento por cómo has trabajado hoy.

Tú solito has cocinado los callos de bacalao en tiempo récord.

Además, rico de sabor

y cantidades clavadas.

Quiero darte la enhorabuena y nada...

(HABLAN EN CATALÁN)

-Ya me tocaba una valoración buena

y me da mucha fuerza para continuar y seguir adelante.

Luna.

Para ti solo tengo un tirón de orejas.

Has estado igual que en la prueba anterior: perdida,

nerviosa y moviéndote como pollo sin cabeza.

Suerte que has tenido con la capitana,

sino te la pegas de triple mortal.

Me hace mucha gracia que me digas esto

cuando viste mi nerviosismo al principio del cocinado.

Al final, gracias a esta mujer maravillosa

que me ubicó y lo saqué adelante.

No sé si Alberto es el culpable de que ella esté descentrada.

Ya, me he pensado si poneros juntos.

A pesar del caos inicial con el postre,

los dos platos han salido ricos y en tiempo.

Justo lo que pedíamos.

(ANA) Gracias, chef. Andy...

Estás poniendo caritas, abogado.

¿Te molesta? Sí, me molesta

porque creo que otra vez estoy en el equipo

que seguramente vaya a eliminación.

La vez anterior con Michael boicoteado por José Mari

y esta vez por José Mari boicoteado por José Mari también.

¿Cómo que José Mari ha vuelto a boicotear?

Ha dejado muy claro en público que nos ha escogido a Iván y a mí

para eliminarnos. ¿Es así, Iván?

Sí, sí.

Le pregunté textualmente si la puja

que había hecho había sido porque tenía ganas

de cocinar conmigo o por otra cosa

y al final acabó balbuceando que...

Tenía le pin, podía utilizarlo y si estábamos fuera

podía eliminarme también.

-Son palabras que no he dicho. Si las he dicho, estoy loco.

Es cierto que he dicho que si él va a eliminación,

yo no quiero cocinar contra él,

que entregaría el pin y me iría para arriba,

pero no he dicho que quiero que te vayas.

Y tampoco he boicoteado al equipo ni a mí.

-José María está haciendo el bumerán,

tira la piedra y esconde la mano,

como es siempre la misma historia, no te vas a poner en el programa 11

a discutir con un niño pequeño.

Voy a darle un giro a esta conversación

y voy a arrancar en positivo

y felicitando.

En concreto a ti, José Mari.

Esta vez sí que has acertado, fíjate,

pero escurriendo el bulto.

Has relegado media capitanía en Iván.

No te lo puedo reprochar, porque creo, sinceramente,

que era lo más inteligente porque sabes que tiene más energía

y las ideas más claras que tú. ¿Estamos de acuerdo?

Sí, chef. En este caso,

Iván, te felicito de nuevo otra vez.

Has arrancado esta prueba diciendo que no te hacía gracia

cocinar con José Mari y con Andy. Sí.

Sin embargo,

eso lo has dejado fuera y has sido uno más,

como si fuesen tus amigos,

ayudando, colaborando, haciendo.

Eso es a lo que yo llamo ser un aspirante, serio profesional

y por eso te felicito. Muchas gracias.

Juana, ¿y a ti qué te digo?

Trabajadora, como tú eres, pero cocinando para muchos,

que tú debes estar acostumbrada, y cocinando un plato popular,

todavía esperaba más. Te has quedado en modo caldereta

y de ahí no te has movido.

Busco algo más. Me encantaría saber

quién ha sido el responsable de las 15 o 20 raciones

que no hemos servido. Unos iban bien, otros mal y otros regular.

No llevaban patatas todos, ¿verdad?

No lo sé. Y zanahorias tampoco.

Estábamos sirviendo otra cosa.

Qué pena porque la caldereta quedo rica de gusto.

Con la ensaladilla hemos llegado justo.

Empezamos sirviendo mucho e íbamos decreciendo, ¿verdad?

No estoy tan de acuerdo con el veredicto,

han dicho que Iván se ha comportado

como un capitán y yo no

porque no ha hecho una buena caldereta.

Mi primera elaboración, la ensaladilla con Andy,

ha salido bien y ha salido rica.

Los tres jueces coincidimos

que el equipo ganador de esta prueba es...

El equipo rojo.

(JUANA) ¡Venga, bien!

Luna, Alberto, Ana,

enhorabuena. Los tres sois ya

semifinalistas de la octava edición de "MasterChef".

(GRITA)

Soy semifinalista gracias a mi Ana,

que es una campeona, y a Alberto,

si me llega a tocar con el otro equipo, pues no.

Y a vosotros, equipo azul, solo puedo desearos

que descanséis porque vais a necesitar

mucha fuerza y mucha buena suerte

en la prueba de eliminación.

Gracias, chef.

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Cuatro aspirante regresan a estas cocinas

con delantal negro después de una prueba polémica.

Andy e Iván acusan a José Mari

de no haber luchado por ganar.

Si quieren salvarse, los cuatro tendrán que enfrentarse

a lo que más temen: la repostería.

Buenas noches. Aspirantes,

bienvenidos de nuevo a las cocinas.

(TODOS) Gracias, chef.

Quiero dar la enhorabuena al equipo rojo

porque acabáis de cruzar el esa puerta

ya como semifinalistas de la octava edición

de "MasterChef".

Enhorabuena, chicos. (LUNA) Muchas gracias.

Ana, tercera capitanía

Por fin brillas al frente del equipo,

¿cómo te sientes? Estoy contentísima.

Por fin se ha lucido mi capitanía.

Pero estoy un poco triste, porque no están

todos los que me gustaría en la semifinal.

¿Quién te falta? Me faltan Juana e Iván,

cien por cien, pero bueno...

Muy contenta. Alberto enhorabuena.

Sé que para ti estar en "MasterChef"

es el sueño de tu vida.

Es un sueño cumplido estar en la semifinal,

es una cosa que me hace mucha ilusión.

y estoy muy contento de poder estar aquí, la verdad.

Ser semifinalista es parte de un sueño,

pero me falta la otra parte: llegar a la final y ganarla.

Luna, ¿qué te hace más ilusión?

¿Ser semifinalista tú o que lo sea Alberto?

Hombre, a mí me hace mucha ilusión

ser semifinalista. Me alegro un montón por ellos,

porque tengo que decir que gracias a estos dos personajes

yo he llegado donde he llegado.

No me lo creo,

muy fuerte. ¡Muy fuerte!

¡Estoy, de verdad, que no quepo en mí!

Más feliz imposible, de verdad.

Antes de comentar la prueba por equipos,

vamos a hablar del gallinero de esta temporada.

Nos hemos estado documentando y nos hemos enterado

de que los gallineros tienen una jerarquía clara

y existen cuatro categorías de gallos bien definidas.

Siempre hay un dominante cordial.

Tiene ecuanimidad, inteligencia,

y sabe cuándo y cómo intervenir

dependiendo de las circunstancias.

¿Quién de los tres se identifica con el dominante cordial?

¿No eras un pollito?

(RÍE) -Pero también me ha gustado.

Pues nosotros no te vemos a ti, Andy, ahí.

Ah, vale. Vemos claramente a Iván.

¿Qué te parece, Iván?

Es una definición de gallo que creo que se ajusta más

a lo que creo que podría ser mi personaje.

Alguno te quería usurpar eso.

Es lo que pasa cuando la ambición puede a la razón.

Guau. En todo gallinero,

hay también un dominante hostil,

de talante alocado, un poco agresivo

y que domina a coscorrones al resto del equipo.

No está acostumbrado a recibir golpes

y cuando le llega alguno se hace presa del pánico

y huye.

¿Alguien se siente identificado?

(RÍE) Muy bien, José Mari,

coincidimos. Claro que sí.

¿Lo hemos clavado o no? Sí.

Me habéis clavado un poquillo.

Y por último está

el hostil sumiso.

(JOSÉ MARI RÍE)

Acostumbrado a ser vapuleado por los demás,

es tímido y se aparta de las demás aves.

Solo se acerca a comer cuando los demás

pollos, gallos y gallitos han terminado.

Muchas veces son eliminados del grupo.

Andy, ¿no te sentirás identificado?

Para nada.

(RÍEN) -Pero si lo ha clavado.

¿Qué es lo que no ves: gallo o sumiso?

Sumiso.

Me considero una especie completamente particular

y diferente, que no me vengan con rollos.

José Mari, en la pruebas por equipos del programa anterior,

según comentasteis,

boicoteaste a Michael para llevarle a eliminación

y fue eliminado.

En este exterior, tus compañeros han confesado

que les dijiste a la cara que formaste los equipos

para cargártelos porque pensabas usar

el pin de la inmunidad. ¿Sigues opinando lo mismo?

Vamos a ver, lo que dije en todo momento es

que si nos íbamos a eliminación, entregaría el pin para salvarme.

Claro que quiero que se vaya todo el mundo y ganar yo,

no significa que diga "lo haré mal para que perdáis".

Estás diciendo que ellos se lo han inventado.

No, lo dijo Andy e Iván asintió.

Corroboró. Yo corroboré,

tu estrategia era clara,

dijiste que ibas a pujar por mí

costase lo que costase porque era alguien que trabajaba

fuerte en equipo. En caso de que saliera bien,

estaríamos arriba. Y si no salía bien...

-Eso no te lo he dicho a ti.

-Si no me lo has dicho, no seguimos hablando.

No quiero hablar con un gallo alocado.

-No te lo he dicho. Ni yo con uno hostil.

-No, pero el hostil era él.

José Mari, una manera de desmontar

estas acusaciones sería no utilizar

el pin de inmunidad que ganaste en el programa cinco

y que aún llevas. ¿Lo vas a utilizar?

No estoy seguro nunca hasta el final.

La decisión en firme

la tomarás a su debido tiempo, amigo.

En su debido momento, hay tiempo. Iván,

según la hoja de ruta José Mari, ¿a quién de los dos piensas

que quiere ver fuera de las cocinas esta noche?

¿A ti o a Andy?

Honestamente, me tiene más miedo a mí que a Andy.

-A Iván le tienen miedo los demás,

Iván abre la boca y se callan. Yo creo que ellos son los sumisos

y no Andy. Ya veremos qué ocurre.

Antes tenemos que deciros que ya tenemos ganador

de los vídeos que habéis estado haciendo durante el confinamiento

y que vimos la semana pasada.

El mejor vídeo tiene premio.

Bueno, no uno, sino tres.

Un horno, una batidora de mano

con accesorio de bomba de vacío y un huerto doméstico

de interior para cultivar plantas aromáticas

y flores. Hala.

-Toma.

Todo de nuestro patrocinador, Bosch.

Y los ganadores son...

(IMITA UN REDOBLE)

Venga, venga, venga.

Alberto y Juana. No me lo creo, Alberto.

-Juana, no podemos hacer muchas cosas, choca.

¡Por el vídeo DJ!

Te quiero. -"Te quiero", dice.

(ANA) Dale ahí, Juani, dale ahí.

¡Uh! ¡A tope, a tope!

-¡Uh! -Esos DJs.

Qué maravilla de vídeo.

Juana, te veo en Ibiza este verano.

Sí. Sí.

Menuda marcha tienes.

Juana... (RÍE)

Estoy muy contenta de haber ganado

el horno, la batidora...,

y tengo buen sitio para ponerlo.

Delantales blancos, subir ahora mismo a la galería

no solo significa que aseguráis la permanencia,

sino que ya sois semifinalistas.

¡Enhorabuena! ¡Bien!

Podéis subir a disfrutarlo, adelante.

Gracias. -¡Vamos! ¡Suerte, chicos!

-El día que entré por primera vez en las cocinas de "MasterChef"

no imaginé ni de lejos que llegaría a estar en la semifinal.

Para mí ha sido como cumplir un pequeño gran sueño

porque es algo que nunca me habría imaginado.

-Pues aquí estamos. (GRITA)

Aspirantes,

os enfrentáis a una nueva caja misteriosa, pero esta

es la que os puede dar el paso a la semifinal.

(SILBA) José Mari,

¿qué alimentos pondrían en riesgo tu paso

a la semifinal?

No me gustaría un postre complicado,

de estos que son muy retorcidos y tal y tengamos que hacer

alguna... Eso no me gustaría. Andy,

¿a ti qué te gustaría encontrar?

Me gustaría encontrarme algo dulce. ¿Dulce?

Sinceramente, sí.

Iván, ¿crees que se va a portar bien?

Espero que se porte bien conmigo. (RÍE) Vamos a descubrirlo.

A la de tres quiero que levantéis las cajas

todos a la vez. Una,

dos,

y tres.

(LUNA) Ostras. (JOSÉ MARI) Me encanta.

-Ostia, qué bonitas.

-¿Flores? -Me encantan las flores.

Andy,

¿significan algo esas rosas? No lo sé.

¿Te las ha mandado alguien? No lo sé, ¿mi familia?

¿Mis amigos? ¿Iván?

(RÍE) Iván,

José Mari... José Mari.

-Ostia, qué bonitas. José Mari,

¿te gusta regalar rosas? La verdad que sí.

Casi siempre regalo flores a mis seres queridos y...

(Música emotiva)

-¿Qué pasa?

(JUANA) No te emociones, no pasa nada.

¿Por qué te emocionas? ¿Qué pasa? Arriba, hombre.

(JUANA) Anda, arriba. (IVÁN) Venga.

-José, venga. ¿Qué recuerdos te traen?

Mi abuela.

Nació en Barcelona, como yo. Cuando murió mi abuelo,

yo cada año en Sant Jordi le llevaba la rosa

en nombre de mi abuelo.

Y cuando murió mi abuela, ya no se las llevo.

Y... Lo siento.

Es un link que tengo con ella.

Cuando te falta un familiar,

el abrazo ya es más pequeño.

Y al final,

te puedes quedar solo. Eso sí que me da miedo en la vida.

Como os hemos recordado,

estamos muy cerca de la final y ya podréis imaginar

que a estas alturas no os lo vamos a poner nada fácil.

Para conocer en qué consiste el último reto

de la noche, vamos a recibir a una invitada

que tiene la respuesta. Adelante,

la última jefa de pastelería del restaurante

Sant Pau de Carme Ruscalleda

y directora de la propuesta dulce

del nuevo concepto en gastronomía Foodlona en Badalona,

Valentina Lorieto,

adelante. ¡Bien!

-Hola, ¿qué tal? Valentina.

¿Qué tal? Hola a todos.

-Hola. -Hola.

-Bienvenida. -Hola.

Valentina, bienvenida de nuevo

a "MasterChef". Gracias, un gusto estar aquí.

Cuéntales en qué momento decidiste dejar de lado

tu carrera de bióloga para dedicarte

a la cocina y, sobre todo, a la pastelería.

Siempre me gustó

desde chiquita al cocina y la pastelería

y un día dije: "¿Por qué no me voy a estudiar a España?".

Y me apunté en el Basque,

que ustedes deben conocer bien,

y como me aceptaron dije:

"Bueno, allá voy". Qué bien.

Hemos hablado en tu presentación

de Foodlona, cuéntanos qué es eso exactamente.

Es una tienda de comida para llevar

con producto de buena calidad.

Hacemos cursos también, hacemos catering...

Está gustando mucho y el proyecto es abrir en Barcelona también

una nueva tienda. Qué bien.

Yo cuando veo a un invitado llegar a las cocinas

de "MasterChef" lo que pienso es el plato va a ser muy dificultoso.

Ahora sí, Valentina, muéstrales qué has traído.

Madre mía... ¡Uf!

Os he traído un postre que estuvo en la carta

del último menú del Sant Pau, de sus 30 años,

de Carme Ruscalleda. Representa una rosa

con un producto típico de la zona, que es la fresa.

Tiene una mouse de fresa, agua de rosa,

un interior también de frutos rojos y los pétalos

son de chocolate. -"Oh, yeah".

-Vaya, vaya. -Al finalizar frente al cliente,

lo que hacíamos... ¿Darle aroma?

Darle un poco de rocío sobre los pétalos.

-¡Oh! Qué bonito y qué maravilla.

¿Entendéis ahora por qué había rosas en la caja misteriosa?

Sí, chef. -Y tanto...

Aspirantes,

tenéis que replicar este postre en 100 minutos.

(RÍE) Ay...

Para que no digáis que os pedimos un imposible,

vais a encontrar una cesta con los ingredientes

en el supermercado y también tendréis

la receta. José Mari, ha llegado el momento

de que nos digas si utilizas el pin de la inmunidad

y te subes a la galería o te lo guardas,

cocinas y te arriesgas a ser eliminado.

Me encantaría realizar ese postre,

pero por dos razones no lo haré.

Primero, soy más de salado. (RÍE)

Me gustaría estar a la par

con mis compañeros de una vez, sin pin.

-Pues pónmelo a mí.

(RÍE) -Lo he jugado de la manera mejor

que he podido... Muy bien. Oye, ya está.

Despréndete. (RÍE)

(LUNA) Has hecho muy bien. -Por fin.

-Bien, José María.

-¡Por fin lo deja!

Pues te conviertes en semifinalista.

¡Bien! Sube a la galería.

Bien, José María. -Suerte. Suerte, tío.

-Gracias. -Suerte.

-Gracias.

-Ha utilizado muy bien sus cartas,

era el momento de dejarlo porque había mucho en juego

y había gente abajo que realmente le imponía respeto.

Ya habéis escuchado a Valentina.

Ha llegado el momento de ponerse manos a la obra.

¿Estáis preparados? (LOS TRES) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. Ya.

Adelante. ¡Venga, vamos, chicos!

-¡Vamos, Juanita! -¡Vamos, Juani!

-Ya está todo, ¿no?

-Es difícil. -Pobrecitos,

que lo hagan bien, por favor,

y que lo disfruten. ¡Disfrutadlo! ¡Disfrutadlo mucho!

¡Vamos, Juani, mi tesoro!

¡Ere reposterito, pollito!

-Venga, Andy, dale caña.

-Vamos.

(ANA) Creo que tienen que hacer un coulis.

(LUNA) Tiene pinta. (ANA) Muy bien, Juani.

¡Qué buena pinta Iván! (ALBERTO) ¿Buena pinta?

-Si todavía no ha empezado, hija mía.

-"Qué buena pinta", dice.

-Andy, qué buena agua. (RÍEN)

Queridos amigos,

para saber qué tenemos que exigir hay que probar, ¿verdad?

(SILBA) Yo no puedo más.

Yo quiero un petalito. Yo quiero un petalito.

La "finetza". Hum...

"Mamma mia".

Brillante, crujientito. Fresa pura y dura. Muy rico.

¿Podemos probarlo? Lo que quiero ver

después del tuyo es qué probaremos de los aspirantes.

Cuidado, cuidado. -¿Qué hace Andy?

(LUNA) Andy, ¿qué hace?

Si no hace falta, Andy. No hace falta con la batidora, hombre.

Una cucharita...

Lo de Andy es de juzgado de guardia.

Hay cosas donde no hay que ser cocinero

ni pastelero. (VALENTINA) Sentido común.

(ANA) Son las yemas para la mouse, ¿no?

-Puede ser. -Separa la yema de la clara.

Juani, con otro, no pasa nada.

A Iván le veo bastante concentrado.

(LUNA) Lo está haciendo fenomenal.

(ANA) Ya lo está metiendo en los moldes.

Valentina, cuéntanos cómo empezamos a hacer este postre.

Lo primero que tienen que hacer es el interior

porque tiene que congelarse. Luego haría el bizcocho

para que se enfríe y tengan las piezas de la esfera,

y luego la mouse. (LUNA) ¡Hala, para dentro!

(ANA) Muy bien, Juani.

-Te veo muy tranquila, cariño. -Muy organizada.

Tenemos como tres texturas.

Más luego los puntitos... Sí, luego el cremoso,

que es para, más que nada, sostenerlos.

Sostener los pétalos. Y los pétalos.

Y los pétalos. Que es más complicado.

Tendrían que empezar cuando tengan la esfera en el congelador,

si no, no van a poder montarla.

-Andy, veo que lo de los huevos

de las gallinas no lo llevas muy bien, ¿eh?.

(RÍEN)

-¡Buah! -¡Qué mirada!

-Bomba, qué mirada.

(ANA) De poco en poco. (LUNA) Que las yemas no tengan...

¡Eh, eh, eh!

Es que aquí es complicado.

(ANA) Juanita, no te olvides de ese cazo.

(LUNA) ¡El cacito, Juani! -Estoy hecha polvo,

la flor no me asusta, me asusta el contenido.

Lo iré haciendo como salga,

pero no tiro la toalla. -¡Vamos, Juani!

-¡Vamos!

Muy bien, Iván -Muy bien, Iván,

muy bien, cariño mío. -La verdad es que hoy

voy a demostrar que esta obsesión que tiene Andy por mí

y por mi poco nivel y por su gran repostería...

Voy a intentar callarle la boquita en la cocina.

Si puedo hacer un postre mejor que él,

perfecto. Y, sobre todo, no irme. Ahora mismo mi mente está

en final, final, final,

y gran postre. (ANA) Increíble.

(LUNA) Perfecto. (ALBERTO) ¿Para qué es, Andy?

-Bizcocho.

-Bizcocho, ¿veis? (LUNA) Así se mezcla.

(ANA) Venga, mezcla. (LUNA) ¡Envuélvelo ahí!

Movimientos envolventes. (RÍE)

(ALBERTO) ¿"Movimientos envolventes"?

-Como los que tú me has hecho

durante esta temporada. -¿Qué dices? ¿Yo qué te he hecho?

Si eres tú que me has "envolvido". (LUNA) Se dice "envuelto".

-Clases de lengua con Luna, te enseñará a hablar bien

con este tonito. -Andy, tú sí sabes de bizcochos.

Juana se está saltando las normas de la pastelería.

Está echando harina a puñados. Está haciendo un panete.

(ALBERTO) Venga, Juani.

(LUNA) Vamos, Iván. (ANA) Qué meticuloso,

colando todo, me encanta. Iván hace lo que tiene que hacer,

sabe que no se le da bien y lo hace con mucho mimo.

Mirad cómo está el bizcocho

de Andy, que es perfecto. Sí que se le da bien.

Trabaja bien bajo presión, con receta de repostería

y es fino. Sí, lo tiene todo.

Vamos a abrir un restaurante en Mallorca

y yo estaré en lo salado y él en el dulce.

-Ha dicho que viene solo y se va solo.

No te hagas ilusiones con el pollito.

Juana creo que va a hacer el bizcocho,

pero va a hacer otro diferente al tuyo.

Sí, lo veo un poco espeso. Está muy espesa.

Ha movido todo... Algo espesó mal.

-Aquí está.

-Dale cañita a esos frutos, Juani.

-¡Muy bien, Iván! ¡Hala, venga, perfecto!

Hasta aquí han hecho el bizcocho y el coulis que está allí

con las esferas... -¡Vamos, Juani! Mételo ahí.

-¡Vamos, Juanita!

Si tienes que celebrar un cumpleaños, un aniversario

o quieres disfrutar de la buena mesa,

reserva ya la tuya en el Restaurante MasterChef.

El primer Restaurante MasterChef del mundo.

Podrás probar la mejor cocina de temporada

y alguna de las recetas más famosas del programa.

Si necesitas más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

-"Yes, yes". Qué pintón. -Qué buena pinta, Andy.

Qué pintón ese bizcocho que acabas de sacar, Andy.

(ANDY) Gracias. (JUANA) Ay, madre.

Estoy viendo que no llego.

¿Cómo vas? Hola, bueno,

intentando llevarlo lo mejor que puedo.

La gelatina para que entre en ebullición,

el bizcocho en el horno, le quedan tres minutos,

me voy a poner con la mouse. Te veo tranquilo, ¿no?

Estoy tranquilo hoy, con muchas ganas

de hacerlo bien y que sea lo que Dios quiera.

La repostería era tu asignatura pendiente

y has practicado. Lo sigue siendo,

pero aprendí que tengo más asignaturas pendientes.

Está bien, mira, reconocer sus propios...

(VALENTINA) Debilidades para fortalecerse.

-Justo, justo. ¿Quién crees que se va a ir?

Si tengo que elegir, prefiero que se vaya Andy.

¿No te quieres enfrentar a él en un duelo final?

Andy tiene unas cualidades fuertes en algunas cosas

y las tiene Juana.

En guiso, ¿quién quiere medirse con la abuelita?

Te vamos a dejar, suerte. Gracias.

Vamos. (ANA) Muy bien, Iván.

(IVÁN) Esto está.

(CANTANDO) ¡Vamos, Juanita mía!

-Voy a echar tres hojas y media de gelatina.

(JOSÉ MARI) ¿Para los pétalos? -No, la "mousse".

-¿Y los pétalos? -Luego.

-Con lo mismo... ¿por qué no hacéis más?

-Para la "mousse" no se atempera.

-Ah... lo está atemperando. -No, lo está fundiendo.

Aquí lo tienes...

Andy... ¿Qué tal, Andy?

-Hola, Valentina, ¿qué tal? Encantado.

-Hola. Hola, Valentina...

Y a mí que me den morcilla, claro...

Está enfadado conmigo. ¿Por qué?

-Porque me dicen que soy sumiso. Nosotros lo hemos dicho

en medio broma, tus compañeros te ven así.

Mis compañeros van a pinchar mucho.

Tiene la capacidad Andy que, pase lo que pase fuera,

él se centra y va paso a paso e intenta hacerlo bien.

La actitud es buena. Muchas gracias, chef.

La verdad es que... Vas bien, ordenado y rápido;

aunque eso no significa que termines el postre.

El bizcocho tiene buena pinta.

-Muchas gracias, Valentina. No lo animes, pasa de pollo a pavo

en 0,2... no lo conoces, tiene una gran capacidad de mutación.

Valentina, me meten mucha caña. Mucha caña...

-Bueno, así es la cocina, la profesional es peor todavía.

-También es verdad. ¿Qué esperas que los pétalos

de las rosas te los tiremos a los pies?

Pues va a ser que no, vamos. Para nada, chef. Encantado.

(LUNA) Que no te ponga nervioso este hombre.

Que Jordi pone nervioso a cualquiera.

Tú céntrate y lo estás haciendo muy bien.

¿Qué hace Juani? Va a ir al...

Juani va a derretir el chocolate en el micro.

-Iván, ponme un minuto esto.

-Va de 30 en 30 segundos, poco a poco.

-A Juana le falta el bizcocho, no lo ha sacado.

-Vale, le damos aquí la potencia, con estos 35 debería llegarte.

-Vale.

-Muy bien, Iván...

¿Conoces "La Biblia de MasterChef"? No, no la conozco.

Oh... vamos a ver a Juana, luego te regalo un libro.

Juana, últimamente, no me quiere ni ver.

En todos los programas estábamos muy bien.

Últimamente, cada vez que vengo, sale corriendo.

Estoy con el chocolate. Voy para allá.

Algo tiene conmigo, mira, no podía más.

Jolín...

¡Oh! Ay, hijos...

¿Tienes chocolate de sobra?

Anda, mira, anda que no hay nada... Porque tengo un hambre...

Este será para los pétalos. Ah...

.Mira lo que te traigo, "La Biblia de MasterChef".

Pues muchas gracias. Deseabas que te lo regalara.

Pues te va a ayudar a convertirte en una auténtica chef,

ya que tú cocinas de maravilla y haces una gran cocina tradicional

pues aquí te vas a atrever a soñar con las estrellas Michelín.

Vas a encontrar las mejores recetas,

te van a ayudar con el paso a paso, todas las técnicas, elaboraciones

dulces, saladas... de todo. Verás, cuando te vea José Luis.

Vienen recetas de grandes estrellas Michelín.

¿Cuántas elaboraciones llevas echas? ¿Qué te falta?

Mira, ni sé, tengo una barbaridad, tengo el bizcocho

que si me descuido se me quema. ¿Cómo va?

Mira... el bizcocho está demasiado. Eh...

Tranquila, algo rescatamos. Juana...

Es un trocito lo que hay que poner. Sí, es nada...

¿Cómo estás viendo a Juana? Pues la veo bien.

A ver dicho que se necesitaba más tiempo.

Pero... ya estamos con el tiempo, tú tranquila

vete haciendo el paso a paso... Mira, yo pienso hacer

la rosa aunque sea fuera de tiempo.

Tú hazla, seguro que te da tiempo, me llevo dos trozos de chocolate.

Ten cuidado con lo que te queda. Muchas gracias.

(LUNA) ¡Muy bien, Juanita! ¡Muy bien, Juani!

(ANA) ¡Vamos, Iván, que se te da superbién!

¡Olé, Iván!

-Lo tengo... -Ya ha mezclado el coulis...

Ahora montará la nata. -Sí, la está montando.

-Vas a montar la nata, ¿no? -Aquí... no, aquí no.

(Traqueteo de la batidora de mano)

Vaya, hombre...

Aspirantes, habéis consumido 60 minutos.

Os quedan todavía por delante 40 minutos.

(TODOS) Oído, chef.

(ANA Y LUNA ANIMAN A IVÁN DESDE LA GALERÍA)

(ANA) Muy bien, Juanita. (LUNA) Muy bien, Juani.

Ahí... mucho mejor.

-¿Se le ha cortado? -Sí, se le ha cortado.

-¿Sí? -A ver... ¿se te ha cortado la nata?

-Pero Andy todavía no ha hecho las semiesferas con la gelatina.

Es, claramente, una eliminación del programa 11.

Iván, la nata... -Sí, ya la tiene.

-Cuidado, a ver si vais a decir cosas desde aquí.

-Eso lo tiene que ver él.

¡Mira la ranura! ¡El bordecito! -¡Ahora!

¿Está enchufada la máquina, Juani? -Sí...

-Ana... -A ver, es la máquina, no pasa nada.

Vamos a ver el palomar, próxima ayudita animar...

Próxima ayuda... -Vale, chef.

(ALBERTO) Os lo llevo diciendo...

-Venga, Andy, cariño...

-Uy, eso ya...

(LUNA) Muy bien, Iván, muy bien. Lo tienes controlado.

-Se le ha cortado la nata a Juana. -No puedo ni mirar.

-Mantequilla...

-¡Vamos, Juani, vamos! ¡Que te da tiempo a hacer otra!

-¡Te da tiempo a hacer otra! ¡Venga, venga!

Fíjate que es una tontería el montar la nata,

puedes repetir, pero tienes que hacerlo de nuevo y pierdes...

Cinco o siete minutos más y es un tropezón tras otro...

Vas acumulando... (LUNA) Venga, Juanita, mi amor.

-Venga, voy a sacar otro así.

Bueno, Valentina, por lo que veo

quitando a Juana que se le ha cortado nata,

Iván y Andy ya llevan los pasos bastante bien;

pero nos falta esa puntita de mousse que no es mousse...

Es un cremoso. Un cremoso... de frutos rojos.

Para que ahí queden los pétalos. Para que los pétalos

de fuera de todo se sostengan.

-Ahora mete la esfera ahí.

-Y el bizcocho de tapa. -O sea, mousse, esfera y bizcocho.

Y otra vez mousse. -Esto lo congela...

-Luego lo saca perfecto.

-Ay... Está todo cortado.

-Otra vez se le ha cortado. -¿Se te ha cortado otra vez, Juani?

-Jolines... pobre. Juana, ¿qué pasa?

¿Dos veces ya la nata?

Hay que estar mirándolo, no tiene que estar montado en exceso.

Lo vuelvo a montar, no me voy a rendir, no.

(TODOS ANIMAN A JUANA DESDE LA GALERÍA)

-A la tercera va la vencida. -Venga, vamos.

-¿Cuántos pasos te faltan, Andy? -Atemperar solo.

-Y montarlo todo. -Calla, calla, Alberto.

-Ole mi Juani... ¡bien! (ANIMAN A JUANA)

-Le voy a dar más flojo.

Oye, ¿te ves tú en la pastelería con 75 años...

Haciendo pasteles, bollos, bizcochos?

Esos son los años que tiene Juana. Una crac.

(JUANA) Entre unas cosas y otras... ni sé lo que me toca.

Las ganas que tiene esta mujer de conocer.

Me parece genial, ella dice: "Vengo a aprender y disfrutar".

"Y me lo estoy pasando... como una enana".

(LUNA) Vamos, Juani, muy atenta a la nata.

-No sube. -Ay, mi niña... venga.

-No echo la nata, tampoco pasa nada. -Vamos, Juana... que llegas.

(JUANA) No me da tiempo a montar otra vez la nata,

así es que tiro sin ella y ya está.

-¿Qué lleva eso, Andy?

-Nata, fresas, glucosa atomizada... gelatina y cobertura de chocolate.

(ALBERTO SILBA) Vaya postrecito... ¿eh?

(LUNA) ¡Vamos, Ivanchu! -¡Vamos!

Pero eso... eso se supone que es el "mousse".

-Porque no tiene la nata. -No tiene la nata.

-Uf... pobre Juani, venga, Juani.

-¿Va a atemperar el chocolate algún día? Quedan 15 minutos.

Qué desastre, Andy...

Que está atemperando el chocolate sobre el mármol...

Donde lo va a trabajar. El calor sobre el frío.

Ahí... pero no mojes el mármol. Además, está... mojado...

Que no se le olvide secarlo, es importante.

(ANA) Tiene agua...

(LUNA) Tiene agua, Andy. (ANA) ¡Andy, que tiene agua!

-Cuidado, chicas, os han vuelto a mirar.

Claro, si Ana y Luna no corrigen a Andy, el error era catastrófico.

Voy para arriba, un segundo.

(ALBERTO) Os lo he dicho diez veces, tío.

-¿Va a subir? -Oh...

-Mira que lo sabía que iba a subir. Lo sabía, tío.

¿Qué tal? Bien...

¿Cómo lo ves desde aquí? Desde aquí bien...

Pues desde abajo, ¿sabes cómo se ve?

Totalmente injusto.

Porque quizá has corregido un error que hubiera sido fatal.

Y no ha salido de él mismo.

Ha salido de vosotras dos. ¿Sabéis qué va a salir de mí?

Mirad, uno para ti y otro para ti. No, no...

Cogedlo, es vuestro, os lo habéis ganado a pulso.

Aquí los que damos ventajas, quitamos y ponemos es el jurado.

Vais a empezar la semana que viene con ese delantal negro.

Es decir, vais directas a eliminación.

Salvo que... hagáis muy bien el reto de la primera prueba.

Y ahí me pienso si os libráis o no.

¿Entendido? Sí, chef.

(ANA) Es que se me ha escapado, de verdad...

Me lo merezco por no haber metido la pata, pero no por ayudar a Andy.

(JOSÉ MARI) No habéis parado, os lo he dicho.

-Ya está... sí, ya lo has dicho. -No hacéis caso.

-Ya, bueno... siento no hacerlo todo tan perfecto como tú.

-Yo no soy perfecto. -Ya está, no ha sido por ayudar.

-Jo, tía, no quiero llevar este delantal.

(LUNA) No entiendo por qué le hacemos

un favor a Andy, le echamos un cable si tampoco...

Es santo de nuestra devoción, el pollito.

Ojo, que Juana ha hecho los pétalos,

no sabemos cómo, pero los ha hecho.

Aquí nos hacemos cábalas, nos montamos la película...

Y al final, pasa lo más inesperado.

Ahora, voy a hacer así... -Venga, va.

-Tengo que hacer el agua de rosas.

-Me parece la prueba más complicada de todo lo que llevamos, sin duda.

-Mucha elaboración, bien emplatado, o sea, una prueba que no es para mí.

-Tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

¡Oído! -Un poquitín más.

(TODOS RÍEN)

¡Venga, Juana! Venga que es fácil eso para ti, mujer.

(DESDE LA GALERÍA) ¡Vamos, Juani!

Aspirantes, los pétalos los vamos a poner aquí.

Delante de los jueces, ¿vale? Oído, chef.

-Perfecto, chef. -Juana está corriendo hoy...

-¡Vamos, Juanita! Que ya no queda nada.

-Venga, mi niña, lo estás haciendo muy bien.

-Corre, Juani... -¿Ya lo tienes?

-No... tengo que poner los pétalos. -Me lo tienen todo adelantado,

cuando llevo una cosa ya se la han llevado ellos.

-Vamos, Juanita...

-Venga, esas almendritas, qué ricas. -Vamos, marineros.

Yo creo que no la tiene suficientemente congelada la bola.

Faltan tres minutitos, por ahí.

-No... es que no está, no hay forma.

-Mira, Andy... -Qué leches...

-Oh... hala... -Vamos, Andy... ¡Vamos, vamos!

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos;

pero acabáis de entrar en el último minuto.

A ver los de Juani cómo salen. (RÍEN)

-¡Ay, pobrecita mía! -Pobrecica...

-Bien, bien, Iván... bien.

-Vamos allá... cremoso.

-Qué estrés, por Dios. Diez...

Nueve, ocho, siete... (TODOS ANIMAN A JUANA)

Seis, cinco...

Cuatro... tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(TODOS APLAUDEN Y FELICITAN A LOS ASPIRANTES)

¡Campeones!

(JUANA) Hacer una rosa no parecía tan difícil;

pero si llegaba a un sitio, no llegaba a otro y cuando empezó

a oler tenía las almendras en el horno, se han achicharrado.

Tantas elaboraciones me han superado,

la verdad es la verdad.

Ahora sí, ha llegado el momento de la cata.

Juani, tú serás la primera, adelante, por favor.

Yo casi no debía ni de ir, es que no lo tengo hecho.

Trae todo lo que tengas, vamos a ver qué tienes.

(TODOS ANIMAN A JUANI)

¡A por todas! -Venga, campeona.

-Mira... un desastre, es que...

Se me han quemado las almendras, esto está espachurrado...

Se han notado mucho los 75 años y mala pastelera...

Y ya está... déjalo así. Juani...

Se te está fundiendo el chocolate mientras hablas.

Es que... he sufrido mucho. Dale.

No... mira, que no sale... que no sale, míralo.

Las cosas como son. Pero ¿no lo metiste en frío?

¿No atemperaste bien? ¿Qué pasó? Yo qué sé, Pepe.

Que me he acelerado de una manera imposible.

El frigorífico, el microondas, el horno...

La placa... el cacharro por aquí.

El otro por allí... es que me ha superado.

Juana, cuando has empezado a cocinar

la actitud era de "voy a intentarlo",

porque tú das la sensación de que no te ves capaza de hacerlo.

El problema de Juana es el tiempo.

Ella te lo hace, lo dice: "Si me das más tiempo...".

Te doy tiempo y lo haces en casa tranquilamente.

Y la voy a hacer en mi casa.

Y me juego lo que tú quieras que lo haces. Eso lo sé.

Y sacaré la foto. Es verdad que "MasterChef" exige

no está el postre, no es lo que pedíamos...

No salen los pétalos, están calientes, es imposible.

No...

Hay bizcocho... Hay algunas elaboraciones.

Te ha faltado entenderlo, ordenarlo...

A ver qué pasa, pero tantas elaboraciones cualquiera...

-Lo tenías todo bastante organizado, pero creo que te viniste abajo

como tú misma te fuiste autoconvenciendo de que no...

No lo lograbas. No llego, no llego... y no llegó.

Sí, yo quiero que sepas que estoy superorgullosa de ti,

que lo que has hecho está bueno. Gracias...

Tiene mucho mérito haberte visto correr para un lado y otro...

Y no te ha salido al final;

porque era muy difícil, Valentina, pones un postre muy complicado.

Es una cosa que si el pétalo,

que si lo otro... el bizcocho, tal y tal...

Chanchán... una barbaridad.

Vamos a ello, Andy. Oído.

O sea, tienes las almendras en el fondo...

La bola aparentemente hecha. Tiene buena pinta la bola.

¿Y qué ocurre con los pétalos? La margarita no va a tener...

Sinceramente, si les digo, chefs, lo he dejado cerca del horno...

Los pétalos... al final...

Y se me han calentado un poquito. Valentina, esa crema que es

la que debe pegar los pétalos,

¿debería estar así de líquida? Debe tener más cuerpo, como mousse.

Porque es más denso que una mousse.

Está... está bastante feo, la verdad.

Andy, preséntanos tu...

Tu flor. El plato se llama...

Fino alla fine.

Es una expresión que significa "hasta el final".

¿Por qué? Porque identifica, ahora mismo,

un poco como me siento. La primera semana

después de este confinamiento vine inseguro a las cocinas;

pero... después del cocinado de hoy,

aunque no hayan salido los pétalos perfectamente, es verdad,

que me he sentido mucho más cómodo y a gusto y he recuperado el ritmo

de antes del confinamiento. Estás orgulloso de ti mismo.

Estoy orgulloso de mí mismo, sí.

Porque yo no he tenido esa inseguridad, aunque sí es verdad

que el postre... Es increíble lo tuyo.

Estás orgulloso de tu postre... ¿No te hará falta un ayudante

con seguridad para tu pastelería?

De verdad, ha sido culpa del calor. -Es importante.

El calor del horno. Ya sabéis que no pongo excusas.

La culpa no la tiene le horno, porque has empezado muy bien.

Con la actitud buena, has hecho el bizcocho rápido...

Ha dicho Pepe "a este hombre le va a sobrar media hora".

Te has puesto a atemperar y, de repente, haces el tonto.

Ya te he visto con el bol encima del mármol echando agua,

suerte de tus amigas

que te han cascado el defecto y se han ganado un delantal negro.

Pues no ha valido para nada, porque los pétalos no han aparecido

porque cuando los has tenido hechos que, tampoco,

están muy bien, los has apretado.

Ese chocolate si le das temperatura a lo loco, te lo cargas.

Es una lástima, porque podías haber hecho el mejor plato.

Valentina, ¿algo que añadir?

Te felicito porque verte trabajar fue bueno,

trabajaste muy ordenado, creo que el punto de inflexión

fue el chocolate que te hizo perder el eje, pero bueno...

Lástima, porque las elaboraciones están bien hechas.

Está perfecto por dentro. Sí...

Lo tiene, más o menos bien.

Andy, no sé qué es peor...

Que Juana no lo termine o que metas la pata en ese punto.

Mira lo que te digo... encima estás orgulloso.

Me parece una broma, te ríes un poco de nosotros.

Para nada... Vale... Andy...

Delante de cocinas. Oído.

(ANDY) Sí que es verdad que, a veces, peco mucho de ir

de subidito... pues, bueno, que me den este zasca con postres

que considero que se me dan bien... duele.

Bien... -Bueno, tiene forma de pétalo.

¡Andy! Al gallo dominante cordial le han salido los pétalos.

¿Qué te parece? Han tenido más frío.

Iván, nombre de tu plato, ahora sí. Mousse de casi rosas sin espinas.

Mousse de casi rosas... entiendo lo de la mousse, la veo,

la casi rosa es porque te falta rematar la estética.

¿Y lo de las espinas? Sin espinas porque...

No es que esté increíblemente satisfecho pero creo

que he llegado a algo más

de lo que había demostrado con los postres, así que...

No se me clavó, esta vez, no se me atravesó la espina.

O sea, estás orgulloso igual que Andy.

No, estoy orgulloso de mi evolución dentro de los postres.

Iván, durante todo el cocinado

has sabido mantener algo que es muy básico

pero es esencial, que es la tenacidad

para lograr hacer algo que se puede aplaudir.

No te ha influenciado el pensar "no soy bueno en postres",

"se me va a dar mal", "es muy complicado"...

Tú has dicho "lo voy a hacer", lo mejor que pueda y chimpún.

No tengo nada más que decirte. Gracias.

Lo importante es, como dice el dicho: "Persevera y triunfarás".

-Espero que os guste.

-Una sugerencia que les doy, sean muy observadores.

Es algo que faltó en los tres, creo que no se detuvieron a mirar

con detalle y eso es muy importante a la hora de querer la excelencia.

Es lo que estamos buscando, pero...

En general, es muy bueno el resultado.

Cuando alguien dice...

"Jo, estoy acostumbrado a que siempre saco un cuatro,

si saco el seis me vale...".

O sea... Iván, sí, lo has hecho, pero...

Todavía un pasito más te pedimos.

Pequeños detalles que tú los podrías salvar.

Te tengo que felicitar por tus pétalos...

Gracias. Están superbonitos,

el chocolate está bien atemperado,

te han salido perfectos, el chocolate brilla y bien.

Me ha gustado mucho tu postre.

Muchas gracias. Ha sido el menos malo.

Quiere decir Samantha.

Quería ser el mejor, no el menos malo.

Eso es lo que quiero oír. Vale...

Iván, delante de cocinas. Gracias.

(IVÁN) La verdad, me ha ayudado bastante

que esas semanas de parón, pues, practicar,

practicar, practicar...

hasta que casi se puede ver un pequeño repostero dentro de mí.

Aspirantes, la cata ha terminado y llega el momento

de deliberar para decidir quién abandona esta noche las cocinas.

Pero, antes, despidamos a nuestra invitada, Valentina.

Muchas gracias por venir. Gracias a ustedes.

Nos vemos en tu pastelería. Ahí estamos... gracias.

(VALENTINA) Nos vemos pronto. (TODOS DESPIDEN A VALENTINA)

Ahora sí, vamos a deliberar.

-Sí, ya lo sé... -Ay, no, no.

¿Dos?

A los postres hay que tenerles respeto

pero nunca miedo. Es verdad que el postre de Valentina

no era sencillo; pero teníais la receta y siendo preciso y cuidadoso

no era tan complicado.

Además, llevabais ya 16 semanas en "MasterChef" y habéis hecho

muchas recetas dulces.

Ha habido un aspirante que ha trabajado tranquilo,

tenaz, entendiendo la receta... Ha sido el mejor de los tres

y eso supone el pase a la semifinal de "MasterChef VIII".

Y ese aspirante es...

Iván... enhorabuena.

(IVÁN) Ya puedo decir que soy semifinalista de "MasterChef";

pero no es donde tengo que llegar,

el objetivo final es ganar este concurso, por supuesto.

-Cómo has sufrido, ¿no?

Andy, tu rosa no era una rosa. Sí.

Con lo orgulloso que tú estabas, ¿es lo que querías presentar?

No estoy orgulloso del postre, sino de haber recuperado la confianza.

Pero, bueno, estoy de acuerdo con ustedes.

Juana... tú empezaste con muchas ganas,

parecía que ibas bien; pero a mitad de cocinado ya no sabías...

Aún así, lo has intentado hasta el final.

He sudado la gota gorda, es verdad. Sí.

-Pobrecita mía... -Y tanto.

Andy, ¿qué crees que va a pasar? Que me vais a echar.

¿Te quedaría quedarte a un pasito de la semifinal?

Me mataría. Hombre, las elaboraciones...

Sí estaban mejor las de Andy, pero...

Qué metedura de pata final.

¿Se van a ir los dos?

¿Se van a ir los dos? Por tanto...

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Juana.

Y Andy...

Te libras por muy poquito.

Andy, te conviertes en semifinalista

de la octava edición de "MasterChef".

Si puedes... sube arriba. ¡Anda!

Juani... dame un besito... ¡No, no puedo!

(ANDY) Uf... estoy en la semifinal de "MasterChef" por los pelos.

Acabo de ver cómo te flaqueaban las piernas.

-¿Lo has visto? -Sí, tío.

-Bueno, tranquilo.

(IVÁN) Que me gane Iván me sienta muy mal.

Si llego a poner los pétalos, ni Iván ni nadie.

Juana, sabes que estamos todos

muy contentos de que hayas hecho "MasterChef".

Y yo encantada y muy agradecida.

Tiene mucho mérito lo que has hecho.

Estamos todos muy orgullosos de hasta dónde has llegado

de tu actitud en todo el concurso.

De todo lo que has conseguido, visto y vivido.

De tu evolución en la cocina.

No sé si bautizarte ya como la abuela de España.

No me hagas llorar, ¿eh? No...

Ni se te ocurra. Oye, Juani, sabes que por aquí

han pasado muchas personas, casi de tu edad... se lo han currado

han llegado lejos, no tanto como tú y nos han robado el corazón.

No tanto como tú, te diré más, el confinamiento nos quitó cosas:

la confianza es una de ellas.

Los besos, los abrazos...

Y, ahora que te vas, me quedo con las ganas de darte uno grande.

¡Ay, mi niña...!

Se va a notar tanto la ausencia de Juana, de nuestra abuelita.

Porque es nuestro tesoro más preciado

desde hace ya muchísimo tiempo.

Mira cómo tienes a tus compañeros.

Alberto, ¿vas a echar de menos a la abuela?

Pues mucho, la verdad, siempre digo que hace años

que no tengo abuela y...

Tenerla a ella cerca ha sido volver a recordar todo...

Todos los momentos con mis abuelas, entonces...

La voy a querer siempre. -Y yo a ti y a todos.

-Totalmente. Oye, Juana y mirando la galería,

¿quién quieres que gane "MasterChef"?

A mí me gustaría que se jugara la final...

Luna y Alberto.

Y que ganase quién...

Todos, pero Alberto. (TODOS RÍEN)

¡¡¡Viva Juana!!! ¡Viva!

Sabes que despedimos, siempre, a los concursantes,

no nos queda otra; pero contigo lo hacemos con pena grande.

Lo hemos pasado muy bien contigo, hemos aprendido muchas cosas de ti.

Así que, muchas gracias, Juana.

Juana, ha llegado el momento, ahora sí, de dejar tu delantal

en tu puesto de cocina. Gracias y hasta siempre.

(TODOS DESPIDEN Y APLAUDEN A JUANA)

(JUANA) Me voy muy contenta.

Para mí "MasterChef" ha sido como una segunda juventud.

Aquí he vivido muchísimas cosas.

He viajado muchísimo, claro antes había ido a pocos sitios

ahora casi conozco toda España. También tuve momentos emocionantes.

Todo ha sido extraordinario.

Juana se ha quedado a un paso de la semifinal,

pero sus compañeros tienen la próxima semana

tres oportunidades para demostrarnos

que son el mejor cocinero amateur de este país y conseguir

el paso a la final. Nosotros nos vemos en siete días

mientras ya saben pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos al Soto de Mozonaque.

¡Vamos, chicos! ¡Vamos! (TODOS GRITAN))

(IVÁN) Oye, chicos, vamos a ir hablando entre nosotros.

-Oído, gallo. -Aquí no había capitanes.

-¿Vas bien, José Mari? -Sé cómo van las elaboraciones,

sé qué hay que poner, qué utilizar, las medidas, todo.

-No empieces. Falta ritmo en cocinas.

Vida, vida, Luna... vida. -Yo no sé más rápido hacer esto.

-¿Tienes los choriceros? -Sí, pero no hay más.

-¿Abajo? -No lo había visto, estaban ahí.

¿No lo has visto? Llevas las gafas. Iván, no servimos el tartar...

Falta el doble casi. A eso es a lo que voy.

-¿Qué pasa, Iván? Te veo preocupado. -Me preocupa ver que no creces.

El mejor del reto de esta noche, se clasificará

para el combate final. (TODOS) ¡Oh...!

Vais a tener que replicar este plato mío

de tres estrellitas. Iván...

Esta chaquetilla es de Andy. Tiene mi nombre, Iván, lo siento.

Muy cerca os han puesto. -Ya... si necesita ayuda, la doy.

-Espectacular... Hay elaboraciones que se hacen

mientras uno corta queso, así que pon el agua.

Mira, se ha enamorado aquí...

De Alberto el que te gusta a ti. Te entiendo perfectamente.

-Pon un Alberto en tu vida.

Un caldo sucio, lo has hecho y has sacado aguachirri...

Ni el primer día en las cocinas de "MasterChef".

Yo no pensaba que ibas a sacar ese postre así,

qué pena... Con concentración, confianza...

Esas cosas se evitan. Lo siento.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 11

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 11

22 jun 2020

Los aspirantes de 'MasterChef 8' se enfrentan a una auténtica prueba de presión. El jurado y el humorista Florentino Fernández, aspirante de la próxima edición de 'MasterChef Celebrity', piden a los aspirantes platos para picar a través de una tablet. En la carta encuentran hummus con crudités de verduras, ceviche de lubina, taco al pastor o wok de ternera y verduras. Junto a la comanda, los aspirantes reciben el tiempo con el que cuentan para realizarlo. Eso sí, pueden entrar al supermercado cada vez que reciban un nuevo pedido. Es la primera prueba de la noche, antes del cocinado solidario en la prueba por equipos.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 11" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 11"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Danny Terán

    Andy que buenas agua LOL . Que pena Juana una grande. Por lo menos se fue con su viaje para ella y su marido, y el regalo del horno y la batidora al vacio.

    03 jul 2020
  2. Padrino

    Me está encantando esta edición. Y sobre todo Juana. A la que se le ha visto concursar realmente y no siendo el típico meme de mujer mayor de su casa que solo sabe hacer puchero. No, Juana a llegado al programa 11 con la cabeza alta.

    26 jun 2020
  3. SALOA

    Soy de Brasil. Parabenizo por el program en tiempos de Pandemia. Huego por la final com Ivan e Alberto. Deseo participar en Masterchef Celebrity.

    25 jun 2020
  4. Numi

    Que fastidio con los cortes comerciales, se corta el video y vuelve a comenzar de cero

    24 jun 2020
  5. Oriana

    Yo no paro de llorar con la despedida de juana!!!!! Que mujer con ímpetu y amor a la vida

    24 jun 2020