Maneras de educar La 1

Maneras de educar

FUERA DE EMISIÓN

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4324721
Para todos los públicos Maneras de educar - Colegio Ramón y Cajal, Zaragoza - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

¿Quién dijo que la educación debía ser algo aburrido?

Conmigo vais a descubrir que esto no es así.

Me voy a recorrer toda España

y os voy a enseñar los colegios más innovadores.

Bienvenidos a "Maneras de educar" con James Van der Lust.

(Música)

Soy maestro de primaria y youtuber,

y esta cámara me acompañará durante todo mi viaje.

(Campanadas)

Dice así el artículo 27

de la Constitución: "Todos tienen el derecho

a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo

de la personalidad humana

en el respeto a los principios democráticos de convivencia

y a los derechos y libertades fundamentales".

(Timbre)

Ahí.

Vale, muchas gracias. Vamos allá, gracias.

Y hasta Alpartir hemos llegado:

una pequeña localidad de 600 habitantes en Zaragoza,

para conocer el colegio Ramón y Cajal.

Este colegio es muy especial,

porque tiene solo 38 alumnos, y no solo lo forman los alumnos.

También están implicados los padres, los profesores,

el Ayuntamiento y hasta la comunidad de vecinos.

("I'm Yours")

Mirad qué emblema:

"Para educar a un niño hace falta el pueblo entero".

Vamos a conocerlo. Podéis empezar ya.

Lo que haré será daros instrucciones.

Venga. ¡Hola!

¿Estáis jugando? Sí.

¿Puedo pasar? Venga, pasa.

¿De qué va esta clase? Pues esta clase es de matemáticas,

pero la cosa está dividida como en tres grupos.

¿Y están toda una hora haciendo lo mismo?

Están toda la sesión, pero no. Luego van rotando.

Carolina, cuéntame:

¿qué hay por aquí? Hola.

Pues estamos resolviendo problemas.

Entonces lo que hacemos es que todos trabajamos el mismo problema,

hacemos una pequeña reflexión individual

de cómo resolverlo y la ponemos en común.

Vale, pues os dejo concentrados, que os veo concentrados.

¡Guau, LEGO! Me encanta. Y preséntame, Cristina.

Pues ella es María, y es la mamá

de una de mis alumnas.

Trabajamos matemáticas.

Aquí aprenden operaciones y a contar mediante el juego.

Se entretienen. No se enteran

que están en clase. -Es muy divertido.

Sí. Les gusta mucho.

Ahora te voy a presentar a otra mamá.

Ella es Hadiya. Hola, mucho gusto. ¿Qué hacéis?

Estamos haciendo un juego de cartas

para que aprendan los números a través de juegos.

Sí, porque hay unas operaciones matemáticas en cada carta.

Sí, porque les repartimos las cartas y luego

les decimos que hagan el número, y luego

a ver quién lo resuelve antes,

así, mentalmente. Y luego comprobamos,

y el que tiene más cartas es el que gana.

Y todo cálculo mental. No escriben nada.

No, nada. Todo mentalmente.

¿Cómo se te ocurrió participar en este proyecto?

Pues me animó Idiji.

Y es una experiencia muy buena. Lo pasamos muy bien también

y aprendemos nosotros también.

Yo en particular entiendo la docencia

como una manera de ser y estar en este mundo.

Uno llega a un centro docente con un ideal de trabajo.

Y cuando ve que se dan las circunstancias para ello,

se pone en marcha. En este caso nos hemos encontrado

con la facilidad por parte del Ayuntamiento,

la colaboración de la familia...

Ya no hablamos del colegio,

sino de la comunidad educativa de Alpartir.

Porque ya las propias asociaciones y las familias

son las que nos proponen proyectos en los que participar.

("One Piece At A Time")

Cuéntame un poco. Me has dicho que íbamos de excursión

pero no sé por qué llevamos tantas cosas.

Ahora empezamos el recorrido propiamente,

y lo que llevamos ahora, en la parada que hagamos con ello,

llevamos unos mapas de la zona, porque luego en clase me interesa

trabajar lo curricular, trabajar

contenidos de ciencias, de orientación, de educación física...

Llevamos guías de aves, de árboles... Lo que vayamos viendo

durante el recorrido, me interesa

que aprendan a consultar documentación

y sepan lo que hacemos, que es interpretar el paisaje.

Son ciencias naturales al aire libre.

Claro. esto es nuestro libro de texto.

Estás viendo nuestro libro.

Entonces hacemos interpretación del paisaje,

vemos las plantas,

huellas de animales, para identificar la fauna de aquí.

Todo lo que es curricular verlo en el campo.

Te quiero preguntar por estas bolas que voy cargando.

¿Para qué sirve esto? Son bolas de arcilla que dentro

llevan semillas de planta autóctona de aquí.

Algunas serán de romero,

otras de tomillo...

Esto es una técnica japonesa que se llama "ningo dango",

que cada vez que salimos al campo

hay un impacto ambiental,

porque estamos pisando otras plantas...

En este caso no, pero si venimos en vehículo

dejamos una huella. Y la idea es que los niños lleven esto en el bolsillo

y las vayan lanzando por el recorrido.

El día que se den las condiciones adecuadas de lluvia, humedad

y demás, germinarán las plantas que van en su interior.

Qué manera de enlazarlo todo. Debo reconocer que ningo dango

me ha sonado más a africano que a japonés.

Entonces ¿qué, las repartimos?

Las repartimos. Vamos a repartir la suerte.

("Wake Me Up")

Sí, ya te veo. Pues aquí tenemos a Carlos.

Cuéntale qué hacéis desde la asociación,

y así coge aire. -Siempre que han demandado

y han pedido colaboración en el colegio,

hemos ido a las excursiones,

los hemos acompañado a municipios cercanos.

Vamos con ellos a hacer las rutas botánicas...

Y bueno, con Gigi, las propias clases

de naturaleza que les da en el día a día.

Tanto de flora como de fauna. De todo.

Aprendemos todos: ellos y nosotros.

Elvis, ¿cómo te sientes realizando esta actividad?

Me siento muy activo y con mucha ilusión además.

Y nos dedicamos a limpiar sendas,

algún camino de vez en cuando...

Claro. Si queremos mantener y respetar esto,

para respetarlo hay que conocerlo.

Hay que quererlo, que amarlo. Se trata de eso:

de que lo conozcan y digan: "¿Ves lo que tenemos? A respetarlo".

Y que eso pase de generación en generación.

Eso también es importante:

que los niños vean cómo las familias se implican,

porque así ven que le dan un valor a la educación.

Se molestan en venir porque es importante.

Eso también lo aprecian los niños,

que nos acompañe la gente del pueblo y sobre todo

los mayores, que tienen mucho que decir.

("Remy Drives a Linguini")

Este colegio me gusta mucho

porque con los juegos que hacemos aprendemos mucho.

Lo que destacaría del centro

es el apoyo que recibe de toda la comunidad educativa

y también el esfuerzo por motivar al alumnado

dándole sentido a todo lo que está aprendiendo

de una manera lúdica y divertida.

A mí me gusta mucho este cole porque aprendemos jugando,

y el primer día ya nos conocemos todos y todo el cole.

Yo lo que cambiaría del cole es que fuera un poco más grande,

y sobre todo la zona de biblioteca,

para que pudieran pasar más rato los niños allí leyendo.

Que hubiera más tiempo de recreo.

Quiero que cambien el parque por una feria de videojuegos.

Hacer un experi... Hacer un robot.

Aquí estamos con Marta,

la alcaldesa de Alpartir.

¿Qué vamos a hacer ahora? Pues mira,

ahora mismo vamos a estar con todos los docentes

y los niños y niñas del Ramón y Cajal

a aprobar la actualización

de un artículo que quieren incluir en su constitución escolar.

Yo digo que nuestra comunidad educativa es como un triángulo.

En un vértice está el colegio con los alumnos,

en otro está el AMPA

y los padres y madres, abuelos y abuelas,

que representan a la familia,

y en el otro vértice estaríamos

el ayuntamiento, las asociaciones, y todos tenemos que colaborar

por la educación de nuestros niños y niñas.

Por eso nuestro lema del cole es:

"Para educar a un niño hace falta el pueblo entero".

Bienvenidos al ayuntamiento, que ya sabéis que es la casa de todos.

En esta constitución se recogen, como hemos dicho,

todos los artículos para los españoles,

y vosotros tenéis una constitución escolar

que recoge todos los derechos y obligaciones

de todos los alumnos y alumnas del colegio Ramón y Cajal.

Por favor, Gigi, si nos quieres explicar

esos cambios que queréis hacer. -Gracias, Marta.

Pues como ha dicho Marta, a nuestra constitución escolar

vamos a añadir un artículo nuevo

con motivo del Derecho Internacional de la Paz,

que nos leerá Salma, ¿vale?

"El Día Internacional de la Paz se celebra una asamblea general

para renovar nuestro compromiso para construir la paz

a través de la educación,

la libertad de expresión,

el diálogo intercultural

y el respeto de los derechos humanos".

Bueno, pues si os parece, incorporamos este artículo,

que trabajamos en el aula.

Lo incorporamos a la constitución escolar.

Le damos un aplauso a Salma por haber leído el artículo.

El modelo que tienen las familias de educación

es el que ellas recibieron en la escuela.

Todo lo que salga de ese modelo chirría, ¿no?

Y ahí está nuestro reto profesional de explicarle a la familia

que todo lo que hacemos es curricular,

que no son ocurrencias, sino que todo lo que hacemos

es movernos por evidencias científicas.

Por ejemplo, hacemos ajedrez en la escuela.

¿Por qué ajedrez? Hay un informe de la Unión Europea

que recomienda a los países miembros que se haga ajedrez en el colegio.

¿Cómo lo dejamos para una extraescolar?

Habrá que hacerlo dentro del horario.

Entonces hacemos una selección del currículo, de los contenidos,

y decimos: "¿Esto se puede trabajar por proyecto? Sí".

"¿Esto no? Pues al libro de texto".

Entonces en cuanto a contenidos van como la media de la comarca.

En la evaluación inicial de secundaria vemos eso,

que no están ni mejor ni peor.

Pero sí vemos que destacan en temas de habilidades sociales,

utilización de las TIC, expresión oral, trabajo en equipo,

que es lo que trabajamos.

Ya estamos en el exterior. ¿Qué vamos a hacer, Eva?

Pues mira, hemos preparado con los niños de infantil

unas plantas de invierno. -Puedes ir abriendo los surcos

y vamos preparando los plantones... Vale.

...para los niños. Estupendo. Voy ahí.

Venga, que os doy los plantones por aquí.

Vamos a coger las plantas. -Yo os doy las plantas.

¿Quién va a venir con una planta?

Venga. -Ponemos los carteles

que hemos hecho en clase. -Sujétala. Échale tierra.

Venga, ponla aquí. Sujétala, que echamos aquí...

Y ahora...

Gigi, ¿qué estás plantando aquí?

¿Qué son estas plantas? Ahora ponemos el huerto de invierno.

Hay borraja, que es muy típica de Aragón.

Entonces eso nos da pie para trabajar la alimentación saludable,

el mantenimiento de un huerto,

de los seres vivos, de las plantas,

el mantenimiento que llevan, su ciclo reproductivo...

Veo que tienes muy en cuenta todos los contenidos académicos

para meterlos en estas actividades.

No puede ser de otra forma.

Utilizamos metodología activa, donde el protagonista es el alumno.

Esto podríamos verlo en un libro de texto,

pero entendemos que de esta forma, ya desde infantil

los vamos acostumbrando.

Los que tengan regadera... -Vamos a coger la regadera, Hassan.

Vamos a regar un poco.

Por aquí, Julia. -Venga, échale agua. Muy bien.

Todo por ahí. Eso es. -Así.

En la escuela rural no es solo

que se haga innovación. Están a la vanguardia de la innovación,

porque en la escuela rural es donde menos recursos hay.

Y cuando la necesidad aprieta tienes que buscar recursos.

Sofía, tengo una idea.

¿Cuál? Mira lo que he encontrado aquí.

Mira qué tengo para ti.

Pero no se podían comer.

Bueno, yo me como uno e igualo.

¿Sabes qué más podemos hacer con los caramelos

aparte de comérnoslos? ¿Qué?

Mira.

Un plato... Podemos ponerlos.

Y los vamos a poner en orden, ¿vale?

Coge un color, el que quieras.

Podemos poner... El amarillo, vale.

Pongo el amarillo aquí.

Ponemos un verde. Vale.

Genial. ¿Qué color me das ahora? Uno distinto, ¿eh?

Color... Naranja.

¡Ups! Ya.

Ya casi se va a romper. Así.

Uy, perdón.

¿Y qué otro color me das?

Rojo. Rojo. Genial.

Se parece al marrón. Se parece al marrón, ¿verdad?

¿Y qué color nos falta si tenemos estos cuatro?

El cinco. El cinco.

Lo voy a poner yo, ¿vale? Vale.

¿Lo ponemos en círculo? Vale.

¿Quieres que hagamos un círculo? Claro.

El círculo es así, redondo.

¿Le has echado alguna vez

agua caliente

a un plato de caramelos? No.

Pues mira, vamos a probarlo. ¿Preparada?

Mira, mira, mira.

Mira todos los colores.

Se está saliendo. Y mira, mira.

Van hacia el centro.

Qué bonito.

Hemos hecho un arcoíris...

De colores. Sí.

¿Te gusta? Sí. Pero ahora

vamos a buscar a mi madre.

Va a ver esto, ¿vale? Y se va a quedar alucinada.

¿Vale, vamos? Venga, sígueme.

Vamos, dame la mano. Vamos.

Seguro que os preguntáis si hace mucho frío aquí

en invierno. Yo me pregunto lo mismo.

Pero no es por eso que llevan jersey.

Llevan jersey porque resulta

que vienen unas abuelas a participar,

y voluntariamente les enseñan

este punto de cruz a los alumnos.

Les ha costado mucho a los niños

aprender a manejar estos bastoncillos.

Pues no, la verdad.

Nos sentamos aquí un par de días

y sí que aprovechamos bien el tiempo.

Claro, vosotras les enseñáis esta artesanía.

Pero ¿recibís algo a cambio?

Sí que lo recibimos, claro. Muchas cosas.

Ellos nos han enseñado las nuevas tecnologías:

el iPad, el móvil, la tablet, a manejarlo...

La verdad es que a los chicos

les das un poco y ellos te lo multiplican.

Y lo más importante de todo

es que a los críos no les cuesta venir al colegio.

No les encuentro yo

ningún día: "Yo no quiero ir, me duele esto". Al revés.

Pues yo, la experiencia que mantuve con mi nieta,

me dijo: "Yaya, estudiamos por proyectos".

Digo: "Anda, ¿y eso qué es?".

Y cuando ella me lo explicaba y lo fui viendo,

pues dije: "Esto es muy diferente, pero me gusta".

Y me gusta... Hay una cosa

que para mí es primordial, y es trabajar las emociones.

La verdad que cuando yo vi cómo trabajaba dije:

"Chapó". A mí esta educación me ha conquistado.

A mí me ha gustado.

Ya la hubiera querido tener yo en mis años.

Para mí yo pienso que la base de un país es la educación.

Con lo cual, esta labor es fantástica.

Yo invitaría a que se animaran muchos colegios

a hacer esta labor, porque merece la pena

para un futuro mucho mejor.

(Música instrumental)

(Timbre)

Hola. -Hola. Buenos días.

¿Qué tal, chicas, chicos?

¿Qué tal? -Bien.

¿Venís dispuestos ya?

¿Ya sabéis lo que queréis hacer hoy? -Sí.

Tú, Darío, has dicho agujas. -Sí.

Paula. ¿Tú también agujas?

¿Cinthya y María? -Agujas.

Así, con este dedo... -Sí.

No, con este.

Bueno, tú eres de la otra mano, ¿no?

A ver, Matías, ¿tú habías visto a alguien hacer esto

en algún sitio? -Nunca.

¿Nunca? Bueno, pues mira.

Ahora lo vas a aprender

y lo vas a hacer muy bien. Mira, ya tienes un trozo.

Y encima has aprendido otra técnica nueva

para hacer la cadeneta, que yo no sabía. Fíjate qué bien.

A ver, Darío. -¿Sí?

¿Así te es más fácil hacerlos?

Así, simplemente meter en la aguja. -Sí.

¿Sí? Pues lo hacemos así. A ver.

Bien, muy bien. Sigue.

Tú, Paula, ¿qué? ¿Vamos bien?

¿Qué os gustaría haceros a vosotras?

Pues... -A ver, Sofía, ¿qué querías?

Un gorro. -Te gustan los gorros.

Para el invierno ir muy abrigada.

¿Y a ti? -Unos calcetines.

Unos calcetines. Muy bien. -Sí, que perdí uno.

Y el otro no sé dónde está. -Pues nada.

Nos animamos y hacemos unos calcetines.

Yo creo que por parte de la Administración

se tendrían que consolidar los equipos docentes.

Estamos en la zona rural, aquí en Aragón,

que cada año cambia el 60 por ciento de las plantillas.

Y así no hay manera de darle continuidad a los proyectos.

El objetivo de nuestro proyecto educativo

es que los niños sean felices, y así está escrito.

Pero eso no significa que el colegio sea jauja.

Para eso pondríamos castillos hinchables

y estarían todo el día saltando y tan felices.

¿Cómo son las niñas y niños felices?

Si obtienen buenos resultados, si se escucha su opinión...

Es un poco lo que hacemos desde el colegio:

que ellos sean los protagonistas del aprendizaje.

Vamos fuera, a conocer a Raquel, de Nómadas,

una empresa de educación medioambiental.

Y nos contará algo de las abejas que nos interesa muchísimo.

Vamos a hacer un taller sobre la apicultura.

Venga, empezamos conociendo a los miembros de la familia

del enjambre. En una colmena

viven unas 35 000-40 000 abejas.

Y solo una es la reina.

La abeja reina se pasa

toda su vida, de tres a cuatro años, poniendo huevos.

Solo pone huevos.

Las abejas obreras no paran. Viven menos que la abeja reina:

cinco o seis semanas.

hacen diferentes funciones en la colmena.

¿Todas las abejas pican? (TODOS) No.

¿Qué piensas, James?

¿Todas picarán?

Pues la verdad es que a mí me dan mucho miedo las abejas.

No sé a vosotros. Los zánganos no pican.

Porque los zánganos no tienen aguijón.

La abeja reina sí que tiene aguijón.

Pero como os he dicho que no sale de la colmena,

pues no tenemos problema. Y las obreras sí tienen aguijón.

Si se ven en peligro, nos podrían llegar a picar.

A ver, las abejas ¿dónde viven?

En las colmenas. Pues aquí os he traído una colmena.

Las abejas entran por aquí abajo. ¿Veis?

¿Está llena? -No, aquí no hay nada.

Esto se llama piquera. Por aquí entran.

Y los apicultores, para ver la abeja, abren por aquí.

Con el tape. Y aquí tenemos

los diferentes cuadros. En estos cuadros ahora no hay abejas

ni hay miel. Solamente veis la cera.

Por eso os he traído esa sorpresa,

que es donde están las abejas dentro,

para que podáis verlo.

(Alboroto)

¿La vemos?

Bueno, a ver.

¿Y la reina? -A ver. Mirad.

Aquí podéis ver los cuadros.

Esos cuadros que hemos visto, imaginaos

que esto estaría ahí dentro cuando vamos al monte a verlas.

Los que cuidamos de las abejas somos los apicultores.

Pero como sabemos que las abejas tienen aguijón,

debemos ir protegidos.

Para eso tenemos este traje, ¿vale?

Nos protegemos.

El mono con la careta.

Entonces veo que este traje es un poco grande para vosotros.

No sé si James querrá ayudarnos poniéndoselo.

¿Vale? Es que es muy grande.

Lo siento.

¿Os importa? A ver.

Hala, James.

Creo que... -Que se lo ponga James.

Sí, quítate los zapatos.

Así vamos a ver a James en acción.

(NIÑOS) ¡Huele a queso! -A ver, James.

Voy. Ahí voy. ¿Me ayudas? Venga, sí.

Un pie primero. Tendrás que ponerte

las botas. Vale. Luego el otro.

Muy bien. Un brazo.

Creo que voy a estar preparado para ir al espacio.

Vas a ser el apicultor...

perfecto. Espera, mete primero la cabeza.

Ahí. Bueno.

Las abejas solas...

hacen la miel y solo recogiéndola

sacamos un tarro de estos.

Porque hasta ahora ¿quién pensaba que esto

salía del supermercado?

¿Solo yo? ¿Tú también, Darío?

Bueno, María, te voy a contar cómo era mi cole

cuando yo era pequeña.

Pues mira, estábamos en la clase

30 alumnos, o 32, no me acuerdo,

y solo íbamos con un libro y un cuaderno.

La clase eran los ejercicios del libro...

y ya está. -Pues vaya rollo.

-¿Por qué crees que es un rollo?

-Porque en este cole eso no se hace,

y aprendemos jugando, y no llevamos ni siquiera un libro.

Aprendes jugando. -Sí.

Nosotros jugábamos en el recreo, pero en la clase pues...

Jugar era que nos castigaban si jugábamos a cosas.

Aquí las clases de matemáticas, como vengo y participo,

al hacerlas con LEGO, son muy entretenidas.

Por ejemplo, en el pueblo, que me dices a veces:

"Es que he estudiado matemáticas por el pueblo"...

¿Cómo es eso? ¿Cómo se puede hacer eso?

Vamos por el pueblo buscando formas geométricas,

y las vamos buscando,

y cuando las encontramos lo ponemos en el cuaderno.

Te voy a contar cómo eran las clases cuando yo era pequeña.

Las de matemáticas.

Teníamos una profesora que era la de todas las asignaturas,

y cuando no hacíamos los deberes nos decía:

"Venga, pon la mano", y nos daba con la regla así.

Pues en Robótica

hacemos muchas cosas chulas con robots,

y los programamos, y les ponemos...

baterías y muchas cosas.

A veces se rompen, pero... eso.

¿Cómo eran tus clases de Robótica?

Es que Robótica antes no existía.

Y tú, ¿qué dibujos veías en casa?

Pues yo veía... "Barrio Sésamo". Lo echaban después del cole.

(Sintonía "Barrio Sésamo")

Era un programa que era de un barrio de una ciudad o así,

y había varios personajes.

El personaje principal era un erizo,

que era un puercoespín rosa.

¡Espinete!

-Y Don Pimpón.

Luego, alrededor de estos dos personajes,

que eran muñecos, había personajes:

un panadero, un abuelo que contaba muchas historias,

dos niños que eran muy amigos de Espinete y Don Pimpón.

Y aparte de esos

luego salían otros personajes, que eran muñecos,

y enseñaban matemáticas.

Por ejemplo un Drácula que decía...

Contaba los truenos y te enseñaba los números.

¿Y ves mucho la tele?

No, porque me gusta salir por el pueblo con mis amigas.

Quiero que construyan unos columpios.

Un coche de carreras.

Yo lo que destacaría de este centro es el proyecto educativo,

y cómo todos los maestros

se implican de una manera muy importante en el mismo.

Lo que me gusta de mi colegio es que hacemos andadas todos juntos.

Los niños son muy espabilados, tienen muchas habilidades sociales,

tienen mucha capacidad para resolver los conflictos,

y valoro mucho eso.

A mí me gusta este cole, porque me lo paso muy bien. No cambiaría nada.

Cerraríamos el círculo cuando las niñas y niños del colegio

sean padres o madres y entonces

quieran este modelo de educación para sus hijos.

La educación es lo más importante de cualquier país.

Esto me lo ha dicho una abuela

que lleva a su nieto a este colegio.

Una abuela que tuvo un sistema educativo

totalmente diferente a lo que hemos visto hoy.

Y ella se lo cree. Cree en este proyecto.

Porque cuando recoge a su nieto

lo recoge feliz y contento, y le pregunta: "¿Cómo te ha ido?".

Y él dice: "Muy bien, abuela. Estoy haciendo muchos amigos,

estoy aprendiendo mucho y me lo estoy pasando muy bien".

Quizá es por eso que la abuela

se implica tanto en el colegio y participa en los talleres.

Como muchos otros vecinos,

que vienen al colegio y montan actividades.

Está lleno de gente este colegio.

Hasta el ayuntamiento abre sus puertas

y viene la misma alcaldesa a participar de las actividades.

¿No es eso bonito?

Salen los chicos del colegio, recogen frutos, senderismo...

Estos chicos aman la naturaleza.

Eso son ciencias naturales, eso es experimentar,

eso es respeto por la naturaleza.

Grandes cosas que se hacen en un sitio pequeño.

Pequeños proyectos que dan grandes resultados.

Esto es una prueba verídica de que la educación aquí funciona.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Colegio Ramón y Cajal, Zaragoza

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maneras de educar - Colegio Ramón y Cajal, Zaragoza

25 nov 2017

Colegio Ramón y Cajal. Colaboran las abuelas enseñando ganchillo y macramé. Llamado rural Knitting (tejiendo en el pueblo). Todo es curricular. Desarrolla la psicomotricidad fina y ayuda a mejorar la convivencia y las relaciones sociales. 34 alumnos y 5 profesores. Uno de los tres centros españoles que entrarán a formar parte este año de la red internacional de Escuelas Changemaker de Ashoka, consiste en una fundación filantrópica nacida en EE.UU que recorre el mundo en busca de los mejores colegios. Grupos heterogéneos.

ver más sobre "Maneras de educar - Colegio Ramón y Cajal, Zaragoza" ver menos sobre "Maneras de educar - Colegio Ramón y Cajal, Zaragoza"
Programas completos (24)

Los últimos 24 programas de Maneras de educar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. David

    Simplemente felicitar a James y a RTVE por enseñarnos un camino diferente en el mundo de la educación. Sin duda, un ejemplo para docentes, equipos directivos y padres que aún piensen que la educación es unidireccional. El alumno es el protagonista de su aprendizaje y depende de todos nosotros que ese camino sea idóneo y divertido para motivar a los estudiantes a ir a la Escuela felices y contentos.

    02 dic 2017