Maestros de la costura La 1

Maestros de la costura

Lunes a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5806555
Para todos los públicos Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 6 - Ver ahora
Transcripción completa

(TODOS) ¡Tenemos derechos! ¡Luchamos por ellos!

En esta ocasión, queremos apostar todo al negro.

¡A coser!

¡Au!

Tío, es que vamos, la peor prueba, ¿eh? Te lo digo.

Es un honor ponerte este número uno.

¡Bienvenidos a la repesca!

Sandy Powell.

"Thank you!".

¡Guau!

Yo me voy, yo ya paso de este programa.

El equipo que merece ganar esta prueba es...

el equipo naranja.

El exaprendiz que mejor ha sabido vestir una ópera

es Ancor.

¡Oh!

¡Un fuerte aplauso

para Bibiana Fernández y Anabel Alonso!

¡Eh!

En esta prueba,

tenéis que darle una segunda vida a la prenda que ya creasteis.

¡A coser!

¡Ay, no! (GABRIEL) ¿Qué te pasa?

-Se me han olvidado los patrones.

El aprendiz que no continúa es Fermín.

(ZAZ "La vie en rose")

(Fanfare Ciocarlia "Caravan")

Buenas noches y bienvenidos una semana más

al taller de "Maestros de la costura".

Una semana que vamos a dedicar a la sostenibilidad

como el único camino para afrontar el futuro de la moda.

Los aprendices ya se han dado cuenta

de que no pueden venir relajados ni siquiera a esta primera prueba

y aunque están acostumbrados a los imprevistos,

no sé si van a poder soportar

esta cadena de sorpresas,

empezando por la primera,

los jueces me han dejado sola.

Que pasen los aprendices.

Estos van a flipar.

Buenas noches. No tengo palabras.

Aprendices.

Buenas noches.

-¡Uh!

Qué impresionantes.

Quién me explica si hay alguna razón

para este anticipado carnaval o...

(MILY) Esto es en honor a Fermín.

Se le ocurrió a él la idea.

Tú eres Catwoman. Yo soy Catwoman.

A ver, Lluis, Sandy en "Grease" está bastante más contenta

cuando se pone las licras.

Bueno, estoy contentísima.

Parece más que me llame Manola y me haya pasado con el chinchón

que que me llame Sandy.

¿A que sí?

Danny Zuko.

La pareja de Sandy.

Nos hemos preparado una minicoreografía.

Pues adelante, por favor.

(Suena "You're the one that I want")

(Palmas)

Venga.

¡Vamos, rubia!

# "It's electrifyin'!". #

Hala, con música no la teníamos preparada.

¡Bravo!

Un desastre. -Fatal.

Bueno, ha sido simpática y han aplaudido.

¿Qué querías que hicieran?

Si no aplauden, nos escondemos debajo de la mesa.

Bueno, yo creo que me voy con la amiga de Sandy que está ahí.

La mejor amiga de Sandy soy yo.

No, yo creo que más que la amiga es la rival de Sandy

en el concurso de danza del instituto.

¡Es verdad!

Es la que sale bailando con él, que se lo lleva, que se lo lleva.

Javier, ¿quién eres?

¿Quién de ellos? De todos los que hemos visto.

Pues el padre Karras

que voy con Laura que es la niña del exorcista.

Laura, perdona, no me había dado cuenta de que venías disfrazada.

(Risas)

(Palmas)

Si yo tuviera el equipo de estilismo, maquillaje, etc.,

que tiene Raquel, esto no pasaría.

Yo sería un bombazo,

sería la Norma Duval del 2020,

no, del siglo XX, ¿o del siglo XXI es?

Estamos en el siglo XXI, ¿no?

¿Y tú de qué vienes disfrazado, Gabriel?

De jeque.

Acepto viajes a Emirates, ¿eh?

Por si me quieren invitar, que estoy abierto a todo.

Vale.

Por el amor de Dios, tengamos paz hoy

y llevémonos todos bien.

Habréis notado...

que falta algo.

(LLUIS) Que no hay jueces.

¿Dónde creéis que pueden estar, Laura?

A lo mejor están teletrabajando, pero no lo sé.

Algo nos tienen preparado seguro, en casa no se han quedado.

No nos van a dejar el taller solo.

(JUECES) ¡Basta ya de involución, queremos moda!

¡Basta ya de involución, queremos moda!

¡No más monstruo del lago Ness!

¡Basta ya de involución, queremos moda!

¡No más monstruo del lago Ness! -¡Dale la vuelta!

(JUECES) ¡Basta ya de involución! -La llevas del revés, Caprile.

-¡No más monstruo del lago Ness! -La lleva del revés.

-¡Basta ya de involución, queremos moda!

¡No más monstruo del lago Ness!

¡Basta ya de involución, queremos moda!

¿Nos hicieron caso los jueces con nuestras pancartas?

Pues yo sí que lo voy a hacer porque si no, me meten un puro,

pero ¡no lo haría!

Buenas noches, Raquel, y buenas noches, aprendices.

Que sepáis que nosotros también tenemos nuestro corazoncito.

Espero que a partir de ahora,

no hagáis nada más que no sea evolucionar.

Para atrás ni para coger impulso.

Y, sobre todo, que nos demostréis por favor

que esto es un programa de moda y costura.

Pero oye, ¿os habéis fijado? Vienen como vestidos de algo.

Estoy un poco en shock.

Laura, hija, estás un poquito desmejorada.

(Risas)

Me parece fenomenal que os disfracéis,

pero espero que esto no quite ni un milímetro

de seriedad a vuestros trabajos.

Caprile, ¿has visto la reivindicación de Palomo y mía?

Sí. ¿Y qué pasa? ¿Qué pasa?

Llevamos cuatro años ya de supervivencia.

¿Qué pasa? ¿Y? (RÍE)

Y aquí estáis.

Y seguimos con buen oído, ¿eh?

No os penséis que los aprendices sois los únicos

que lo habéis sufrido

y ya que hemos abierto la caja de Pandora,

Palomo y yo nos hemos venido arriba.

Raquel, nos hemos acordado de ti y te hemos hecho una camiseta.

Es total, yo también sobreviví a Caprile.

Yo sobreviví a Caprile también absolutamente

porque en los primeros programas,

Caprile estaba pesadísimo,

Me considero un superviviente de Caprile.

Javier, tú ya has llegado al programa seis.

Sí.

Y has cumplido la promesa que hiciste.

Cumplí la promesa, sí.

¿Estás contento con el cambio de "look"?

Bueno, mis compañeros dicen que me queda mejor.

-Está superguapo.

Gracias.

Javier hoy está en plan padre Karras y "El pájaro espino".

¿Os acordáis?

Un rollo sí.

"El pájaro espino" era un poco guarrete, ¿sabes?

Por cierto, te tengo que decir que estoy fascinada

con el espectacular vestido que llevas hoy.

Estás guapísima.

Muchas gracias.

Queríamos traer a "Maestros de la costura"

la colección de Pertegaz, la última de Pertegaz

que tiene como director creativo a Jorge Vázquez

que también es un amigo y un diseñador español

al que queremos tener en "Maestros".

Estás preciosa. Muchas gracias.

Aprendices, ya entráis en la sexta semana

y ya habéis rebasado la mitad del programa.

Ahora es fácil hacer un poco de balance de vuestro camino.

Lo difícil es intentar adivinar el futuro.

Mily, tú misma dices que eres medio brujilla.

Se me ha catalogado así.

¿Qué te dice tu intuición?

¿Has predicho algo de lo que va a pasar?

No, igual que en alguna otra semana sí que lo he visto muy claro,

esta vez estoy así, de negro, no, me he quedado...

Antes de que expliquen la prueba,

queremos hablar de cómo están las cosas.

Lluis.

¿Cómo estáis Gabriel y tú?

Sí que es verdad

que Gabriel y yo no somos las personas más afines del mundo.

Somos absolutamente incompatibles,

o sea que somos reactivos.

Son los dos tan idénticos

que claro, ninguno de los dos aguanta nada.

Lluis, dijiste que te marchabas

porque tu relación con Gabriel

era tan insoportable para ti

que preferías perder tu oportunidad en "Maestros de la costura"

y no tener que pasar ni un minuto más con él.

¿Arrepentido, Lluis?

No, necesitaba pensar

y bueno, hablé con mi familia que también es mi apoyo

y bueno, he tenido también apoyo de los compañeros

y de todo el equipo así que después de pensarlo,

tomarme unos días también de tranquilidad, ¿no?

Más contento.

También organizamos este carnaval

y a mí que me encanta disfrazarme y que me encanta el carnaval,

pues me puse contento

y me puse de lleno con todo el equipo con los disfraces

y pues bueno, pues venga.

Me dijo mi madre: "Llevas toda la vida pasando de todo".

"Te ha dado igual todo en la vida

¿y vas a hacer la maleta por un tío que conoces de hace un mes?".

Me dice: "¡Sí, hombre!".

Dice mi madre: "No, no".

Pero, Gabriel, ¿habéis hablado o no habéis hablado?

No, a ver, yo creo que se agobia él solo.

Me refiero como que parece que la relación conmigo

por ser yo es complicada,

pero creo que su mayor enemigo es él mismo.

(LAURA) Gabriel muchas veces no ve los defectos que tiene.

Para mi gusto.

No ve realmente todo... cómo es.

Lo ve desde su punto de vista

y tiene que pararse a...

Siempre digo que hay que analizarte, salirte de tu cuerpo

y mirarte y ver...

¿Sabes?

Hacer un pequeño análisis de ti.

Aprendices, estáis a punto de comenzar

una prueba en la que un pequeño fallo

os puede dejar fuera de juego.

Luces, acción.

(The Beach Boys "I get around")

¡Oh!

(ANCOR) ¡Ay, Dios mío!

Uy, qué guapa es esta.

Mira qué guapa.

¡Ay, es la del otro día!

(MILY) ¡Bravo!

(Aplausos)

Mundo bañador es un total desconocido para el padre Javier.

Fijaos no solamente en el diseño fantástico,

sino también en los tejidos que se han utilizado.

Son tejidos ecológicos de alta calidad

que persiguen ser lo más sostenibles posibles.

Además tienen un sello español.

Os pido un fuerte aplauso para su creadora,

para Patricia Caballero.

¡All Sisters!

¡Hola! ¿Qué tal? Bienvenida.

Muchas gracias. Bienvenida.

Bienvenida, Patricia, encantados. Hola. ¿Qué tal?

¿Qué tal?

Felicidades por este proyecto, por All Sisters

que creo que llega a tu vida hace unos ocho años.

Tú ya trabajabas relacionada con el mundo de la moda,

pero ¿cómo das el salto hacia el diseño?

Empecé a hacer surf hace años

y gracias a pasar mucho tiempo en el agua,

tuve la necesidad de hacer un proyecto

donde moda y sostenibilidad fueran de la mano.

No encontraba esas piezas donde me sintiera segura

en medio del agua, con un montón de chicos guapos alrededor.

(RÍE)

Que me sintiera atrevida para estar enfocada en coger olas

y hacerlo bien.

¿Con qué materiales confeccionáis

estos maravillosos trajes de baño y bikinis?

Los materiales son reciclados de plástico,

principalmente redes de pesca

y materiales con nylon.

Lo que eran residuos se vuelven a trabajar

para crear hilo otra vez de muy alta calidad.

Aprendices, creo que imagináis

en qué consiste el primer reto de la noche.

Debéis confeccionar un traje de baño o un bikini

a la medida de las modelos.

La prueba de hoy es muy, muy, muy dura.

La que más miedo me da, de verdad,

porque ya no es solo coser la licra, que te la puedo coser,

es poner una goma, esas medidas milimétricas

para que a la modelo le quede perfecto.

Mucho miedo.

Os estaréis preguntando,

¿entonces qué hay en el maniquí?

(LAURA) Un socorrista, fíjate lo que te digo.

Un socorrista.

Vamos a descubrirlo.

¿Qué habrá debajo?

¡Guau!

¡Ah!

Este es el mandil dorado de "Maestros de la costura".

El que gane esta prueba logrará tener ese mandil

y con ello, la inmunidad en este programa.

Una semana más. Qué guay.

Caprile, Palomo, ¿vamos a ver los tejidos de este reto?

No perdamos más tiempo.

A mí particularmente me asusta muchísimo

porque nunca he trabajado bañadores.

De hecho, telas con elástico he tocado muy poquitas

y no ha sido exactamente una licra, la verdad que no.

Hoy sí que sí es imprescindible que sepan escoger

la licra que van a utilizar. Claro.

¿Habéis hecho algún bañador?

(ANCOR) Pero años 50.

Bueno, también sirve.

Que sepan elegir una tela elástica a una que no lo es.

Eso es.

Hay unas licras estupendas, esta por ejemplo es reciclada,

es preciosa.

En cualquier caso, si piensan que en esta prueba

elegir la tela es el mayor obstáculo,

están un poquito equivocados

porque van a tener muchas, muchas sorpresas.

Y ya pueden elegir bien

porque hoy se juegan el mandil dorado.

Hombre, Javier, ahora te toca hacer un bañador de fallera.

(JAVIER RÍE)

Vamos a ver qué eligen, yo tengo pocas esperanzas.

Yo me veo en moda baño fatal porque nunca he hecho un bañador.

Jamás en la vida.

¿Vale?

Lo único que hago es ponérmelos y quitármelos

y probármelos.

Aprendices, primero tenéis que tomar la medida a las modelos,

después tenéis que bocetar

y a continuación, entraréis a la mercería.

Tenéis unos tejidos maravilloso

que os pueden dar muchísimo juego si sabéis elegirlos bien.

En la mercería, también encontraréis patrones

que debéis modificar obligatoriamente

y cuando comencéis a coser,

las modelos os estarán esperando en el probador.

Recordad que solo podéis probarles de uno en uno.

Pues es el momento de que las modelos, por favor,

ocupen su lugar en el taller, cerca de vosotros

para esa medición.

(ANCOR) Hola, ¿qué tal?

(LAURA) Ay, qué guay, yo te quería a ti

que tienes un cuerpazo.

¿Os estáis haciendo de verdad los despistados?

Ahí hay unas sombrereras.

No puedo decir lo que hay en las sombrereras.

Puede ser una ventaja o una desventaja,

pero sí os puedo decir

que vais a coger una cada uno,

que la vais a tener en vuestra mesa

y que no podéis abrirla hasta que os lo digamos.

Por lo tanto, vais a ser vosotros quienes elijáis vuestra suerte.

Laura, acércate.

Ten cuidado, que me carga hoy el demonio, ¿eh?

Tienes que elegir un color. El amarillo.

¿Te llevas el amarillo? Muy bien. Me ha gustado mucho.

Muy satánico, ¿eh?

El amarillo.

Lluis, tu turno.

¡Vamos, guapa!

Camina como Sandy, hombre, claro.

¿Qué sombrerera te llevas? La que es más elegante.

La negra.

Ancor, es tu turno.

Yo azul que es el color favorito de mi mujer.

Gabriel, adelante.

Pues a ver qué me espera el verde esperanza.

Si me abandona o no me abandona.

La esperanza no se pierde.

Javier.

Yo creo que me va más el nazareno. Sí, por cómo vas hoy.

Hoy me va más.

Yelimar.

Me quedo la roja que va a juego con mi ropita de hoy.

Mily, por favor, haz los honores.

Yo dudando un poco, a ver, es que...

El gris.

Tu nivel de estrés está aquí porque la prueba ya...

Pero empieza: "Venga, chicos, bañador"

y hace ¡bum!

Luego dice: "Venga, chicos,

cajitas sorpresa" y haces ¡bum!

¿Y qué me van a pedir más?

Mily, ven. ¡Uh!

Miedo me da.

Ahora dímelo a la cara.

"Oh, my God!".

Dímelo.

Vienes con una pancarta, pero tú dímelo,

dímelo como me lo dijiste con la pancarta.

Raquel, quiero que bajes a coser.

Dije: "Sí me atrevo" y cumplo mi palabra.

Hoy voy a coser. ¡Toma!

¡Dale!

¡Vamos, Raquel!

Ya estoy temblando y no he empezado.

¡Tú puedes! (ANCOR) En qué lío te has metido.

Siempre cierro el programa diciéndole a la gente en casa

que se anime, que siga practicando

y diciendo: "Coser y cantar todo es empezar"

¿y yo no lo voy a hacer?

Coser y cantar tiene que ser también empezar para mí.

Si os parece bien, la salida la voy a marcar yo.

Con lo que te gusta. Genial, Caprile,

pero nosotros mientras, si nos disculpas,

nos vamos a cambiar. Nos vamos a cambiar.

¿Os vais a quitar mi camiseta? No puedo más con Caprile encima.

Lo que me faltaba. ¿Os vais a quitar mi camiseta?

Lo que me faltaba. Es tan raro como en "Masterchef".

Suerte.

Aprendices, para crear, confeccionar, diseñar

un traje de baño o bikini

a medida,

contáis con...

90 minutos

que comienzan en...

tres, dos, uno...

¡Ya!

(Canción "King of swing")

A ver, medidas.

Yo creo que cierres no necesito.

Estás acostumbrada, ¿no? -Sí.

64 de pierna.

(ANCOR) 65.

Vale, baja.

Sí.

(ANCOR) Un placer, que sea lo que Dios quiera.

Qué despiste aquí, ¿no?

(MILY) Sí, muchísimo.

Listo, ya lo tengo.

Yo me cojo blanco y negro, inspirado en ella.

(JAVIER) Ya está, muchas gracias.

Este.

(LLUIS) Me gusta el rosa, pero me gusta más el blanco.

Yo que sé, estoy más perdida que nada, no lo sé.

¡Ah, claro! Y papel.

Es la primera vez que Raquel Sánchez Silva baja a coser.

(PATRICIA) Qué ilusión.

Espero que después de tres años, la teoría se la sepa.

Yo creo que sí.

Si no pongo perfecto este centro, Caprile me mata.

Yo sueño con "el centro, el centro, el centro".

Algo se le ha tenido que quedar en la cabeza.

Por lo menos, alguien me escucha en este taller.

¿Cremallera para el bañador, Yelimar?

-Sí.

¡Ah, mierda!

¿Qué se te ha olvidado? -El boceto.

Treinta y cuatro entrepierna...

Voy a salir la última de la mercería yo hoy, por Dios.

Lo que tenemos claro es que Raquel es superperfeccionista

y superempollona y superaplicada.

Aunque coser licra por primera vez...

No es nada fácil. No es nada fácil.

Y está cortando directamente

sin haber marcado con jaboncillo ni nada.

¡Guau!

Esta envalentonada. Es muy valiente.

Lo quiere hacer con un cortapizzas. ¡Cómo corta esto!

Es peor que los cuchillos de "Masterchef".

Yo normalmente coso el tejido que menos elástico tenga.

Entonces mira, es la oportunidad de hacer algo distinto.

¡Hombre, amigo! Bienvenido.

¡Ah!

¡Mily! Sí.

Ha llegado tu momento.

Puedes destapar tu bombonera, por favor.

Ay, madre. A ver qué te encuentras.

¿Un bombón envenenado?

Léenoslo en alto, por favor.

Puedes entrar a la mercería todas las veces que quieras

durante la prueba.

¡Bien! Bueno.

¡Bien! Genial. Muy bien, Mily.

¿Se te había olvidado algo? No.

Esta vez no, pero bueno, nunca está de más.

Ojalá mi sombrera tuviera más tiempo, que me ayude algún juez,

yo qué sé, algo así.

¡Ay, Dios! El hilo.

No me lo puedo creer. ¿Se te había olvidado el hilo?

Os lo juro.

Si no pudiera entrar a la mercería, se acabó.

O sea, se mascaba la tragedia y yo no hacía la prueba.

Dios, o sea es que... ¡Ah, me muero!

Yo creo que esta idea no me va a quedar bien.

Coser y cantar todo es...

Sudar.

Bueno, mira, Raquel, todos hoy exploramos.

Yo voy con tacones así que imagínate.

Te solidarizas conmigo con el tacón.

Sí aunque el mío es más ancho,

pero el dolor es parecido al que debes tener tú.

Laura, ha llegado tu momento.

Léela en alto, por favor.

Tienes que volver a empezar desde cero.

Debes entregar lo que has hecho... ¿En serio?

...y comenzar la prueba. -¡No!

¿Sabes una cosa? No estaba convencida así que mira.

Esa es la actitud. Mira qué bien.

Bravo, Laura. -Esa es la actitud.

Yo creo que ha sido una señal del padre Karras

para que cambie de diseño así que voy a cambiar de diseño.

Esto era tu bikini. No, es como un "tribikini",

pero del revés. Ah, un "tribikini".

Pues lo siento. Vale.

Madre mía, volver a empezar ahora, a mí me da algo.

(LLUIS) Ancor, ¿cómo vas? -Pues mal, ¿y tú?

(LLUIS) Perdidísimo.

Patricia, y tanto hablar de las chicas y tal

¿y para nosotros no vas a hacer nada?

Claro, All Brothers después.

¡Ah! All Brothers. Lo tienes ya pensado.

Claro, de All Sisters, All Brothers.

¡Ay!

Vamos allá.

Si tienes alguna duda, pregúntame.

Otra cosa es que te fíes de mí.

¡Guau!

-¡Funciona!

¡Ole, ole y ole!

¿Tus canales de venta cómo los tienes enfocados?

Trabajo sobre todo "online".

Tu propia web. En mi propia web, en la "eshop"

y estoy trabajando también muy bien fuera de España.

El año pasado nos contactó Victoria's Secret

y vendemos a través de su tienda "online".

¡Guau!

¿Qué "celebrities" lucen All Sisters por el mundo?

Lo han llevado Bar Rafaeli

o Monica Belluci.

Actrices de Hollywood

y luego, otras locales como Nieves Álvarez

que es una amante de las prendas.

¡Ay, no! Lo hice muy corto. Ahora aquí desperdicié tela.

Yelimar, es tu turno, mi amor.

Venga, Yelimar.

¿Es bueno o es malo? A ver qué te depara la fortuna.

Que igual es algo bueno.

¡Ah!

Puedes contar con el asesoramiento de uno de los jueces

o la invitada durante cinco minutos. ¡Toma ya!

¡Guau! Pero, Yelimar.

-Venga, va.

Puedes elegir quién quieres que te asesore y cuándo.

Ya lo tengo clarísimo, yo quiero a la invitada, pero todavía no.

A ver. -¡Toma!

Vamos allá.

¡Ah!

Raquel es muy recatada en la playa, es muy de bañadores.

No, por favor, todavía no.

Nos toca desconcentrarte ahora a ti.

Raquel, Palomo te acaba de llamar recatada.

Las fotos que te he visto en las revistas en la playa

tú eres muy de bañador.

Soy de bañador desde que tuve dos mellizos.

Eres recatada. He sido de bikini toda mi vida,

pero la barriguita que se te queda después de los mellizos...

Barriguita... La barriguita dice.

A ver. El tejido es espléndido.

Recatada poco.

Oye, no tiene mala pinta.

Tiene buena pinta. Mira qué remallado.

Vamos a ponernos en plan jueces.

Porque esto es una idea según tú, Raquel.

Bueno, la verdad es que he cogido el patrón.

¿Esto es una idea? He cogido el más fácil que había.

Esta no es tu primera vez. No.

Reconócenos que alguna vez en tu vida has cosido.

Pero pocas.

He ensañado.

A ver, desde que entró Mily con la pancarta, he ensayado.

Raquel, que nos conocemos.

Hemos visto llegar paquetes a su casa, la máquina de coser,

la remalladora... Cómo me conocéis.

Se ha montado su tallercito.

Y la memoria de su ordenador llena de tutoriales.

Total. Lo he visto.

Sí. Patricia, ¿qué te parece?

Me parece fantástico, va a quedar muy bien.

¿Sí? Sí.

¿Estás nerviosa? Sí, sí.

Os estoy viendo desde aquí y es como "quiero estar ahí",

pero lo voy a disfrutar, ya que estoy...

Sí. Te queda mucho trabajo.

Tenemos que dejarte. Vale.

Me da miedo que...

Lorenzo, tú me estás poniendo unas caras...

Vamos a dejarla con su idea... Que yo no...

Con su concepto.

A trabajar. Venga.

Pero una cosa, el "look" de las gafas no debes quitártelo.

Me encanta. Hecho.

Un poco señorita Pepis.

(Tema "The hard slog around the UK")

La braguita alta queda bien. ¿Te gusta a ti?

Me encanta, sí, a mí, alta.

Gabriel, ha llegado tu momento.

A ver qué me depara el futuro, ¿no?

(YELIMAR) Ay, Gabriel, suerte.

No me fío nada.

A ver el verde si te juega una buena pasada.

A ver.

Qué bien, tienes 10 minutos menos para trabajar que tus compañeros.

En lugar de 90, vas a contar con 80. Pues voy dejando la remalladora.

Voy a hacer zigzag.

La maquinita chiquichiqui.

Gabriel, estás encantado, ¿no?

Podría ser peor.

Pues también es verdad.

No paro de encontrarme piedras en el camino,

pero no pasa nada porque si no, la vida sería todo muy fácil,

sería todo muy sencillo, ¿no?

O sea, está bien tener las cosas un poco más complicadas.

A mí siempre me han exigido más que a los demás, tampoco pasa nada.

Pues me siento muy Sandy, pero me duelen los pies.

¡Ay, madre!

Aprendices. ¡Ay, Dios!

Han pasado 30 minutos.

¡Qué calor!

Os quedan 60 minutos

para finalizar vuestros trabajos.

A todos menos a ti, Gabriel,

que te quedan 10 minutos menos.

Hola, Mily. -Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -¿Qué tal?

¿Cómo lo llevas? -Bueno, aquí practicando un poquito

que como nunca he hecho esto, pues...

Improvisando, creando. -Por intuición.

Un poco por intuición. -¿Qué planteas?

Mira, voy a hacer dos rectángulos. -Ajá.

Con un canutillo para meterle una cinta de este tono,

para atarlo aquí atrás. -Vale.

Y luego, la parte de arriba va igual que la de abajo

para atarlo en el cuello.

Es como un triángulo que se coge por los dos lados.

Un cuadradito y se coge por los dos lados.

-Muy bien.

Luego la braguita es una braguita normalita.

¡Ay, muy bien! -Espero que cuando se estire,

quede mejor. -Yo creo que sí,

pero cuando se estire... Muy bien. -Claro.

A ver si me queda un resultado bonito

y tengo la suerte de coger el delantal.

¡Ah! O sea que tú quieres el mandil dorado.

¡Hombre! Lo quiero así es que por a por él, a lucharlo.

Esa es la actitud, Mily. Muy bien.

Venga, muchas gracias. -Ánimo.

Qué mal esto, chaval, me voy a quedar sin bañador, tío.

(JAVIER) Amanda, cariño.

(LAURA) ¿Has visto a Javier, Sandy?

Lo tienes que tener más vigilado, se está despistando para ser cura.

(LAURA) A ver a quién tocas que somos marido y mujer.

En la casa decimos que somos marido y mujer Laura y yo.

Buscará fuera de casa lo que no le den en casa, ¿no?

(LAURA) Hombre, pues es el primero

que dice que está saciado con mi cuerpo.

Pues es el primero que lo busca fuera.

¿Te ves cómoda? ¿Te ves bien? -Superbién.

-Te queda ideal, bueno, a ti te queda todo ideal.

Lluis, por favor, ¿puedes destapar tu caja?

Sandy.

Ay, perdona.

Sandy, por favor, ¿puedes destapar tu caja?

Debes congelar el trabajo de uno de tus compañeros durante 10 minutos

en los que deberá permanecer de brazos cruzados.

Bueno.

Pues ya sabes, Gabriel, te congelo 10 minutos.

-Genial.

¡Ay, pobre! Vaya.

Si pasa esto es porque hay cierto temor a que acabe la prenda mejor.

¡Uh!

Puede ser, ¿no? Claro.

Que Lluis esté nervioso.

Yo a Gabriel no le tengo miedo.

También te digo una cosa, esta no es mi especialidad,

pero si lo hago mal, todos tenemos que hacer algo mal.

Que te diga Gabriel lo mal compañero que soy,

el pañuelo quién se lo hizo ayer por la noche

y se llevó el dedo en la máquina para que lo lleve puesto.

Lluis, sí, sí. -Que te lo diga Gabriel.

Que no lo sabía hacer él solo y me puse a hacérselo.

Un detalle que contrarresta un poco con lo demás.

Ya te digo que esto es como ambivalencia.

Es un poco una relación de amor odio.

En toda regla. Claro. Sí, sí.

Entre Lluis y Gabriel ni el padre Javier puede hacer nada.

(Música de "El exorcista")

Esta es una batalla perdida.

(YELIMAR) Eh... A ver, Yelimar, perdón.

Necesito mi ayuda y quiero a la diseñadora.

A Patricia. A Patricia.

¡Hola, Yelimar, guapa! -Hola, Patricia.

¿Qué necesitas? ¿Cómo te ayudo?

Colocar una cremallera delante que será tipo camiseta.

-Muy guay.

Y abajo, lo haré con esta cremallera.

-Superbonito. Para que quede terminado y quede muy bien.

Me encanta. -Perfecto.

Bueno, oye,

pues he visto cosas peores.

Pues maravilloso.

¿Cuál es la cantidad que tengo que usar?

-¿De cuánto es esta goma? ¿0,5?

Sí, creo que sí.

-Está bien 0,5.

-Sí. -Te da margen.

Normalmente, yo trabajo con 0,5 o 0,7.

Esto no hay que estirarlo mucho. -No hace falta para que te quede...

Gabriel, venga, a coser.

¿Ya? Pero, chiquilla, un poco más. Bueno, va.

Sandy.

-Madre mía, estoy supercansado de ser Sandy.

¿Por qué no me queda esto bien, tío?

-¿Te lo sientes bien de atrás? -Sí.

Hala.

¿Ya has acabado, Ancor? -Sí, funciona.

¿Qué tal, Yelimar? Vengo a decirte que se te acaba tu tiempo.

Bueno, pero lo aproveché. -Lo está haciendo muy bien.

¿Sí? Cómo me alegro, Yelimar. Muy bonito, muy buen diseño.

¿Alguna vez habías trabajado prendas de licra, Yelimar?

En mi vida he trabajado ni prendas ni bañadores ni nada de esto.

¿Lo vas a forrar? Va a forrar y todo, sí, sí.

Muy bien hecho.

-Me pones nerviosa.

No, no, quiero que te dé tiempo. Me entra el momento Yelimar.

Quiero que te dé tiempo de todo, ¿vale?

Sí, vale, que voy por ese mandil.

¡Uy, Laura! Cada vez puedo andar menos.

Me siento como las tietas a las cuatro de la mañana

que no pueden más con el güisqui y con la boda y no pueden andar

porque ya no puedo andar más.

Aprendices. ¡Ay, Dios!

Ha pasado ya una hora.

¡Uy!

Solo os quedan 30 minutos

para terminar la prueba

y a ti, Gabriel, 20. -20.

Imposible.

Raquel. ¿Qué?

Vente ya que esto de sustituirte es...

No es lo mío. Además no estoy logrando

cerrar esto. Tráelo como lo tengas, Raquel.

No soy capaz de cerrarlo.

Bueno.

¡Venga, nuestra Raquel!

¡Venga! ¡Vamos, Raquel!

¡Vamos, Raquel!

Esto es lo que he podido hacer, no he podido hacer más.

Hombre, bastante es. -Hombre, pero bastante.

Lo mío va a estar peor. Si lo tienes hecho, Raquel.

Pero si lo has hecho.

Para mí, con todos sus fallos, es mi primer bañador,

mi segundo porque había hecho otro practicando.

es el segundo bañador de mi vida, me ha hecho mucha ilusión.

Javier. Sí.

He vuelto a lo mío.

Tú todavía no has abierto la sombrerera, ¿no?

No.

¿Te importaría decirnos qué pone dentro?

Pues pone:

"Debes devolver uno de los materiales

que has cogido en la mercería".

"Cualquiera menos los patrones".

(MILY) Bueno, no es muy malo.

Devuelvo el tejido. Vale.

Bueno, has tenido suerte, has tenido suerte.

Sí. Te ha ayudado Dios.

Dios está conmigo hoy.

(Risas)

En otro momento de la prueba, sería una desventaja,

pero actualmente, tengo todo el trikini cortado

así es que la tela la puedo devolver que no es ningún problema

y aquí paz y después gloria.

Ancor. Hala.

Vamos a descubrir qué hay en tu sombrerera.

¿Qué se esconde detrás de la bombonera azul?

Seguro que malo.

A partir de este momento,

hazte a la idea de que la máquina de coser está estropeada.

Luego se valorará que los acabados no sean tan buenos, ¿no?

Porque a mano en la licra...

Con lo bonito que me iba...

(JAVIER) ¿Qué tal, chicas? Ahora sí que rezamos todo lo que sepamos.

Nunca mejor dicho.

(RÍE)

Es increíble lo fácil que es seguir

todo lo que está pasando en este taller ahora mismo

desde cualquier sitio.

nos puedes encontrar en las redes sociales

para conocer las claves de las pruebas,

pero también detalles y curiosidades

de los jueces, de los aprendices o del taller

aunque todo esto tú ya lo sabes

porque nos sigues fielmente desde la primera temporada

en @MaestrosCostura.

¿Verdad?

(Música instrumental)

Hay que bordar, tengo que bordar.

-Este va aquí, que va en la paletilla,

y el otro te lo he puesto mal para variar.

¿Estás cómoda? -Sí, sí.

Gabriel. Dime.

Creo que estás en un lío importante.

Claro. ¿Esto qué es?

Es un trikini. -Muy sexi.

Gracias. Sí, no tiene mala pinta.

A mí la piel esta rollo sardineta me gusta.

¿Qué te queda?

Esta parte y esta parte.

¿Y probar? ¿Has probado? No.

Pruébalo antes. -Voy a ir ya.

Igual no te hace falta, igual limpio así queda bonito.

Ya, pero luego no sé qué me dirán.

Bueno, Gabriel, no te relajes.

No, no me relajo, pero qué voy a hacer.

No te puedes relajar

porque cada vez que tiene una oportunidad...

Claro, le da la vida. "The new revenge".

La nueva venganza. Total.

Tampoco te veo... ¿Qué voy a hacer, Palomo?

Si es que...

Llega un momento que hay que relajarse un poco.

Al principio no estaba relajado. Pero no rendirse.

Yo rendirme nunca.

¡Ay!

Vamos a ver.

(LLUIS) Laura, ¿cómo vas?

Se me ha desenhebrado la esta.

¿Por qué tengo tan mala suerte con esto?

(GABRIEL) Hola.

Aprendices, todos excepto Gabriel tenéis 15 minutos.

¡Ostras!

Gabriel, tú tienes solo cinco.

¿dónde está Gabriel? ¡Aquí! Probando, probando.

Menos mal. Cinco minutos, Gabriel.

¡Ah, un momento!

Vale.

Sí, exacto.

Y se tiene que vestir y todo la chica.

¿Tú todo eso cómo lo pules ahora? Te ha quedado bien a la primera.

¿Cómo pules la espalda?

-No he podido pulirla porque me faltan 10.

Javier, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

De cerca, este corte de pelo.

Qué bien. Sí.

Sí, sí. -Qué guapo.

Hola, ¿qué tal? Encantado. -Hola, ¿qué tal?

Muy bien. Sí.

Otro trikini. -¡Trikini!

Lleva esto y después, de aquí salen dos tirantes a cada hombro.

Qué bonito.

Así que es lo que estoy perfilando. -Muy bonito.

A ver, te dejo la parte de arriba lista

porque me falta hacer la etiqueta.

Yelimar, tiene que haber una prueba por probador.

Si está la modelo de Gabriel, no puedes estar tú.

Vale, pues...

Habla con Gabriel. Vale.

De uno en uno tiene que ser. Gabi, ¿qué te falta?

-Nada, o sea, ponerle la etiqueta y nada más.

Se lo voy a dejar puesto, se puede sentar.

Se va a liar una en el probador ahora.

Claro, todos a última hora.

Ah, que la saque. Sí, perdona.

¿Puedes salir? Salte, gracias. -Vale, gracias.

Después de Gabi voy yo.

Javier, termina, venga. -Muchas gracias.

Mucha suerte. -Un placer, ¿eh?

Esto de coser a mano es lo mío.

Y ahora arrancan los últimos 10 minutos.

Gabriel, tu tiempo termina en tres, dos, uno.

¡Ya! Ya.

Ya.

¿Qué te quedaba?

Nada, darle las tres últimas puntadas

para quitarle la aguja.

Está la aguja ahí, ¿no? Sí.

Estaba antes Lluis bordando, o sea, yo qué sé.

Javi, después de ti, voy yo. -Vale.

Madre mía, qué mal me ha salido. -Mily, ¿te queda mucho?

-No, mi niño, ya está. -Vale.

-No encuentro la otra parte, Javi.

Bueno, tranquila, Laura, tranquila. No te pongas nerviosa.

Lluis.

Dime.

Sandy, ¿cómo lo llevas?

La verdad que no tengo ni idea de bañadores, es mi primer bañador.

¡Ah!

A ver, cómo lo llevas, déjame ver. ¿Has probado, Lluis?

Sí, lo he probado. ¿Qué tal le queda?

Bien, le queda bien. Está bonito.

La espalda me gusta mucho. Se lo he probado y le queda bien.

No se le ve el pecho. Le queda aquí dentro.

Vale. Si lo has probado... Y detrás así.

Sí, me gusta. ¿Qué te parece, Patricia?

A mí me gusta, me parece muy interesante.

(MILY) Qué bien me ha quedado la braga, no me lo creo.

Es lo más complicado.

¿Por qué le has quitado esos 10 minutos a Gabriel?

Podrías haber hecho una ofrenda de paz, ¿no?

No porque ya le he hecho, lleva un pañuelo que le he cosido,

pero tiene el don para ese comentario que es...

Pero, Lluis.

Entonces, pues... caña,caña.

Pero, Lluis, ¿ha estado mejor esta semana en la casa o no?

Ayer hizo la cena.

¡Bueno! ¿Y qué tal?

¿Estaba buena? Estaba buena, repetí.

¿Ah, sí? ¡Anda!

Es que te va la marcha. ¿Cocina bien?

Lo hago más bueno yo, pero bueno.

(RÍE)

¿Cocinas tú mejor que Lluis?

No porque él además estudió en una escuela de cocina

¡Lluis! ¿Cómo?

Eres una cajita de sorpresas. Cómo nos puedes mentir a la cara.

Bueno, también he ido al cole y no he sido un buen estudiante.

Que haya estudiado no significa... Nos mientes a la cara.

Yo te quiero llevar a mi casa conmigo.

A ti sí que te cocino. Ah, vale.

A ver si consigo hacerlo. Lluis, que quede espectacular.

(ANCOR) Voy, reina.

(MILY) Si no, se te va para un lado.

Natalia, cariño, cuando puedas, sales. Estoy aquí, ¿vale?

Ay, qué rabia me da esto. Bueno, al menos no se te ve nada.

(YELIMAR) Mira, vamos a dejarlo así, ya no puedo hacer más.

A ver, Laura, que has empezado de cero, que te has animado.

Sí. Has dicho que no pasaba nada.

¿Ha pasado? Hola, Patricia, encantada.

Hola, Laura, encantada.

Hola, María, cariño, perdona, encantada.

Qué mala cara tienes.

-¿Qué ha pasado?

-Que hoy, como veníamos de disfraces...

Ah, vale. La niña del exorcista.

Me ha tocado de la niña del exorcista

y el padre Karras es mi...

-El que te está intentando reconducir.

Sí. Sí, hija, porque me pongo muy nerviosa y cuando llego aquí,

soy otra persona. Le da vueltas la cabeza.

De verdad, ¿eh?

Te lo prometo. Te veo, te veo.

-¿Cómo lo llevas? -Me da una rabia...

¿Por qué, Laura?

¿Por qué vas a llorar ahora?

Me da rabia porque no coso tan mal, joe.

Bueno, es la presión.

Ya, pero es que parezco una subnormal y me da mucha rabia.

-Qué bonita.

No quiero llorar porque... -No, llorar no, no sirve para nada.

-Javi me lo dice siempre.

Estamos en el programa seis

¿y quien está aquí en este programa?

Yo.

Pues será por algo. Mira qué prueba de exterior nos diste siendo jefa.

Sí, pero ya se te ha olvidado. ¿O no?

A mí no se me ha olvidado nada de nada, Laura.

Creo que los nervios te juegan malas pasadas

y que tienes mucho que aprender,

pero me encanta el interés que tienes.

Vale. Laura, no te desanimes.

-¡Ánimo!

Gracias, chicas. Tienes la ojera más azul.

Eso es que estás más triste. Arriba.

No me quiero y madre mía.

Es que los nervios me matan la vida.

No sé cómo hacerlo para no ponerme nerviosa.

Me siento como mal conmigo misma porque me da como vergüenza.

Aprendices,

entramos en el último minuto de la prueba.

Recordad que hay un mandil dorado en juego

que le dará la inmunidad al aprendiz que lo consiga.

A ver, Lluis, ¿me estás escuchando?

Sí. Que he dicho un minuto.

Vale. Ven si quieres

y acabo en la mesa.

Qué pena, de verdad.

A ver.

¡Mierda!

-No sé por qué me quedó así.

(ANCOR) ¡Ah! Me he cosido en el dedo.

El tiempo termina en diez..., (LLUIS) Mierda.

...nueve, ocho..., -¡Hay un hilito!

...siete, seis..., -Qué bonito.

...cinco, cuatro, tres, dos, uno.

Laura, tiempo.

Aprendices,

quiero que me ayudéis a despedir a Patricia,

a desearle toda la suerte del mundo

a All Sisters. Gracias. Gracias a todos.

Creo que nos regalará color próximamente.

Próximamente. Chao. ¡Patricia, gracias!

Adiós.

Ahora voy a pedir a las modelos que se coloquen en el probador

y a los aprendices que se dispongan aquí como siempre

para la valoración de los jueces.

Hasta luego, guapa. (ANCOR) ¡Oh! Qué guapas.

(YELIMAR) ¿Cómo te fue? (JAVIER) Yeli, te ha quedado divino.

¿Sí?

Espero que María no sea muy dura conmigo

porque verás tu o Caprile, madre mía.

Aprendices, vamos a comenzar la valoración.

Que entre la modelo de Mily.

Lidia, por favor.

(Canción "Walk like an egyptian")

(GABRIEL) ¡Ole! Es que es muy bonito y le queda superbién.

(YELIMAR) Qué bello. (JAVIER) Sí.

Mily, por favor, acércate.

Es que... parezco una coma al lado de ella.

Mily, explícanos el trabajo

que has hecho para Lidia, por favor.

A ver, yo tuve hace mucho tiempo un bikini así

y me encantó, te voy a decir por qué,

porque me sirvió para muchísimo tiempo,

pues ya sabes, las mujeres, lactancia, no lactancia,

adelgazas, no sé qué y no sé, lo he visto ideal.

A mí estos bikinis también me encantan.

Creo que esta forma de pecho es preciosa,

tanto si tienes poco como más cantidad

recoge y favorece muchísimo.

Has hecho un muy buen diseño

y luego, aparte, la confección esta perfecta

porque el drapeado está muy bien repartido,

has sabido ver bien la talla de ella de pecho

y tomarle bien la medida y le queda perfecto.

Cubre, pero con su escote superbién

y encima, le has hecho su pareo por si tenía que esperar

que se sintiese más cómoda o más a gusto.

Una pregunta,

¿alguna vez habías cosido con licra antes?

Jamás en la vida.

O sea, de verdad os lo prometo, jamás.

Yo creo que vestirte hoy de Catwoman te ha ido muy bien.

Me ha empoderado. Te ha dado poder.

Te ha empoderado.

Y luego, tienes que estar centrada. Sí.

Si no llegas a tener tu caja sorpresa,

no podrías haber hecho esta pieza. No, no.

Ha sido todo un milagro. Ha sido más que un milagro

o sea, es que voy a comprar un décimo de la lotería.

Gracias, Mily y Lidia.

Gracias.

Después de esta valoración, lo tengo claro,

he visto el cielo abrirse.

Bañadores años 50

con licra, estilo, glamur y arte.

Yelimar, damos paso a tu modelo.

Angelina, por favor, adelante.

(Caravan Palace "Dragons")

A ver, Yelimar, véndenos este dos piezas

que has hecho para Angelina.

Me enfoqué un poco en lo que dijo la diseñadora,

en la parte del surf, de prendas cómodas

y bueno, luego para que estuviese un poquito sexi

ya que aquí no estaba mostrando nada,

pues la he dejado acá un poco al descubierto esta parte.

El diseño es precioso y está muy bien

y está muy inspirado además en All Sisters,

pero le falta un poquito en la confección Yelimar.

En la sisa, pues está un poquito...

Sí, ahí tuve un problemita. Un poquito cedida.

Un poquito aquí. Sí.

La braguita, bueno, por detrás está un poquito feúca.

Hay un ladito que si hace surf,

pues se queda Angelina en peloticas.

No veas qué surf va a hacer, todos los pechos para fuera.

Yo lo veo superactual.

Cualquier chica joven ideal como tú o como Angelina

podría llevar ese bikini.

Es verdad que no está perfectamente hecho,

pero es muy resultón, tiene un buen lejos

y un buen diseño porque se te da bien.

Gracias.

Pues muchas gracias, Yelimar y Angelina.

Vale.

Amanda, por favor.

(ANCOR) "Oh, là, là!". (LAURA) Qué bonito.

(YELIMAR) Qué bello.

Le queda superbién, ¿eh?

¡Madre mía, qué bien hecho está!

Javier, por favor. -Sí.

Explícanos tu trabajo.

Pues mira, he elegido una tela un poco más alegre

por no coger un color liso

y he hecho un trikini

que por la parte de detrás no he querido levantar,

puedes girar si quieres,

para que parezca un bikini por detrás de dos piezas

y por delante...

¿Giras, Amanda, por favor?

Y por delante, es el trikini con el escote así con dos tiras

para más sujeción y para más seguridad.

Me encanta la idea de que un cura sea costurero.

Es de película de Almodóvar total.

Lo primero que te tengo que decir es que me encanta esa tela,

creo que está superbién elegida, es superfresca, es monísima.

Luego es como recatadito sexi, ¿no? Sí, sí.

Tiene su...

Y es chic, es un poco de yate

y el doble tirante que le has colocado

y este escote, le da un toque supersofisticado

y el acabado está muy bien.

Tiene muy buena venta.

Yo ese me lo compraría.

¿Tú estás orgulloso?

Sí, sí, estoy muy contento.

Buen trabajo. Vale, Javier.

Me ha gustado la experiencia, pero no me veo en estos lares, ¿eh?

No, pero si hay que hacerlo, se hace, ¿eh?

Hasta ahí podíamos llegar. Ya he roto mano.

Vamos a recibir ahora a la modelo de Gabriel

que es Lana.

(Canción "Put a lid on it")

Gabriel, por favor.

Gabriel, cuéntame qué has hecho

teniendo 20 minutos menos que tus compañeros.

Bueno, lo que he podido hacer pues es... esto.

Por suerte, ella lo luce estupendamente bien

porque tiene un cuerpazo, de medidas y tal le está bien,

pero me hubiese gustado rematar la parte esta

y lo he hecho como he podido.

Si hubiese sido al revés y Lluis tuviese 10 minutos menos

y tú el poder de quitarle 10 minutos más,

¿se los hubieses quitado a él?

No sé porque hubiese sido alimentar un rollo del que estoy ya cansado.

Gabriel, yo creo que tú hubieses hecho lo mismo.

Con sinceridad, Gabriel.

O sea, pues a lo mejor sí le hubiese quitado 10 minutos.

Pues ya está. Lógicamente.

Pues eso es.

Lo lógico por antecedentes es pensar eso.

Se lo hubieses quitado a Lluis. Sí.

O es obsesión o es un poco de complejillo

o algo por el estilo

porque yo preferiría optar por la indiferencia totalmente,

pero a él le gusta en plan rascar.

Es verdad que el tejido

y el intento de diseño de este bañador

está bien, pero claro, ¿cómo has cortado?

No has encarado.

Mira un agujero y mira el otro. Ya.

Hay una cosa que ahí sí que me voy a enfadar,

Lana se hahecho daño por culpa de cómo está tu etiqueta.

Lo entiendo, lo siento. Eso no lo voy a permitir.

De hecho, se lo voy a quitar. Sí, por favor. Claro.

Tienes un problema, Gabriel, eres muy chapucero.

Ya, vale. Tienes que aprender a pulir.

Pues bueno, llegado a este punto, 10 por aquí, 10 por ahí,

al final, asumes un poco la derrota

en el sentido de que es qué vas a hacer.

Eres conformista, te parece todo fenomenal.

Hasta donde llegues ya está bien.

Depende, soy conformista en algunas cosas y en otras no.

A mí verte todas las semanas con esa actitud...

¿Qué hago? ¿Lloro, sufro? Es que hay que elegir

y en mi caso, he preferido estar tranquilo.

Ancor, recibamos a Chantal.

(Mark Isham "The vanity blues")

(LAURA) Ha quedado muy bonito. (LLUIS) Sí.

A ver, Ancor, explícanos qué pretendías

con este traje de baño para Chantal.

Bueno, es la primera vez que hago una prenda entera de licra.

Yo había hecho un bañador años 50, bueno, dos, pero con piqué.

Claro, en los años 50, se hacían con algodón.

¿Y tu mujer se pone el bañador de piqué?

Para dos fotos, hombre. ¡Ah!

Pero bueno, después de hacer esto,

luego pensé, digo: "Mira, pues también me gusta muchísimo".

A lo mejor no es el traje de baño perfecto para hacer surf.

No, no. Pero bueno,

para antes o para después

o para un surf ahí en Saint-Tropez. Sí.

Para el yate que la recoja. Eso sí.

Las costuras están perfectas.

Has hecho doble la parte de arriba. Sí.

Eso está muy bien porque... nos recoge el pecho

y la parte de abajo que has tenido que acabar a mano

pues está francamente bien, Ancor.

Menos mal que he vuelto. Qué ilusión.

He disfrutado y he descubierto una faceta mía que no conocía.

Eso es lo más interesante de esta prueba para ti.

Mira que no lo he podido acabar porque me han faltado medios

como la máquina y no he puesto la goma de abajo,

pero vamos, chicas, quien quiera este bañador que me busque

que yo lo hago para ir a la piscina del Ritz.

Susana, por favor, adelante.

(Lazlo "Busy line")

(LAURA) Te ha quedado bien.

Bueno, Lluis, explícanos tu trabajo para Susana, por favor.

He querido hacer un bañador que se viese un poco elegante

y a la vez que enseñase un poco, un poco provocativo

y bueno, no me ha quedado muy bien.

La idea es bonita y la modelo que tienes es espectacular,

pero no has sabido ponerla para nada en practica.

No has sabido adaptarte a las medidas.

Yo creo que ella está incómoda,

se ha tenido que cerrar varias veces.

Hombre. Haciendo el paseíllo.

Está todo sin rematar.

Si tú hubieras hecho el "fitting" que tenías que haber hecho,

pues te vas, se lo pruebas... Eso es.

Le cierras.

Mira cómo cambia todo. Le abres por aquí más.

Hay un evidente desconocimiento del cuerpo femenino.

Se nota que no has visto el pecho de una mujer en tu vida.

(RÍE) Nunca miro a nadie desnudo, no sé.

Elegante tiene poco,

está más bien vulgar.

No, no estoy muy orgulloso.

Dile a la Sandy esta que se vaya fuera que no la quiero ni ver.

No te preocupes que esto no vuelve a aparecer.

A Sandy le duelen los pies

y le pica la cabeza

y no me cabe la ropa y muchos problemas como Sandy.

Natalia, por favor, acompáñanos.

(Canción "I want a little doggie")

(LAURA) Verás qué grande le queda. Mira, mira, qué vergüenza.

Todo desbocado...

Pobrecita mía.

A ver, Laura, desde aquí, hay muchísimos fallos.

Pues acércate.

Y es una pena porque el diseño, si hubiera estado bien hecho,

le favorecía un montón.

La cinturilla está esto vamos, que no tiene nombre, Laura.

Quería hacer un repulgo.

Querías hacer un repulgo en una licra,

no se ajusta por ningún sitio. No, no, no.

Y la pasamanería, yo no tengo comentarios.

Si se ahoga, se la ve desde dentro.

Claro, con la pasamanería plata. ¡Estoy aquí!

Aunque sea, ahí llegamos, ¿sabes?

¿Y qué hago? A ver.

Pero mira qué mona.

Estabas como endemoniada en esta prueba tú.

Es que me pongo muy nerviosa.

Mis compañeros me dicen que se ponen nerviosos,

pero no sé qué me pasa.

Con la autoescuela me pasó lo mismo, sabía conducir

y me dijo mi profesor que ya estaba para examen,

llegaba al examen

y bueno, bueno, me metía por prohibida,

por prohibida, tía, que es que eso es de tontos,

que sabes que por...

Bueno, bueno, bueno.

Liaba cada una...

¿Tú coses bien o no coses bien?

¿Qué te pasa aquí?

Creo que no me lo termino de creer.

Pues créetelo. Ya.

Nosotros hemos confiado en ti, si no, no estarías aquí.

¿Me das algún consejo para no ponerme nerviosa?

¿Has hecho yoga alguna vez?

A lo mejor es eso lo que necesitas.

Pero tráeme a la profesora. Si te la traigo, ¿vas a practicar?

Sí, totalmente. ¿Vas a practicar?

Sí, sí, sí, todo el rato.

María, por favor, me tienes que traer a esa profesora de yoga

para poder tener un estado de tranquilidad

y empezar a creer en mí y no ponerme tan nerviosa

y dejar que los nervios se apoderen de todo.

Es que soy como un demonio.

¿Qué modelos vais a querer que vayan con vosotros?

Lidia, Chantal, a Lana y a Susana

Por favor.

Que me toque una vez, por favor, un número uno.

He tenido de todos, dos, tres, cuatros, cincos, nueves, de todos,

pero un uno y un delantal.

Por favor, por favor.

Que siga mi racha.

Se lo han llevado porque somos los mejores.

Somos...

¿Sabes que somos los mejores?

Madre mía, no puedo andar con los zapatos.

Yo creo que Susana hoy no ha tenido demasiada suerte con Lluis.

Ha sido un despropósito, está sin rematar, sin terminar...

Está fatal hecho.

Está mal probado, mal entendida la prueba...

En fin.

Sin embargo, Mily con Lidia está divina.

Creo que el color le favorece un montón,

que es supermono el diseño del bikini.

Monísimo.

Es original, es vendible.

Es lo que hemos dicho, puede estar en una tienda desde ya.

Cuando volvamos a Barcelona, te haré a ti ese bañador.

Así practico. Tengo que aprender a hacer bañadores.

Y el que también ha entendido muy bien la prueba es Ancor.

La verdad que yo a Ancor le echaba de menos

porque es un diseño con una gran elegancia

y sabe muy bien lo que hace. Y, sobre todo, Caprile,

una muy buena confección. Sí.

Yo creo que les cansa que lo haga tan bien.

Gabriel... En su línea.

Es el caso contrario.

Lo que más me irrita de Gabriel es ese aire...

Lo que tú has dicho, como de displicencia,

de "bueno, esto es lo que yo he podido dar, pero...".

Que parece que nos está haciendo un favor a nosotros

por estar en este taller.

Si todos es la primera vez,

por qué unos lo hacen tan bien y otros tan mal.

Me siento fracasado. -A ver, yo qué sé, qué más da.

¿Tenemos claro hoy?

Yo creo que sí. Sí.

Es evidente. Lo tenemos bastante claro.

Vamos, compañeros. Chicas, gracias.

Yo sé muy bien cómo está mi prenda y para mí, es el último, totalmente.

Jueces, ¿tenéis un veredicto? Sí, Raquel, lo tenemos.

Lo tenemos.

Yo voy a otorgar el número seis

y es para alguien

que se ha complicado más de la cuenta

y no ha tenido tiempo para terminarlo

ni ha sido capaz de rematarlo.

Laura, el número seis es para ti.

Ten cuidado y no te pinches y cógelo, por favor.

¿Qué sientes al saber que no has hecho el peor,

pero casi, casi el peor?

Me siento decepcionada.

Al final, es que no te gusta ser de lo peor.

¿Te comprometes a demostrarnos que sabes coser bien?

Me comprometo.

Me lo tienes que demostrar, Laura.

El último puesto en esta prueba

le corresponde a un aprendiz

que no ha cumplido el primer requisito,

coser a medida.

El número siete es para ti, Lluis.

¿Te lo esperabas? Sí.

Este último puesto espero que se lo hayan dado a Sandy

y Sandy desaparece de "Maestros de la costura"

y que venga Lluis.

Pues tengo en mi mano el número dos.

Es para un aprendiz

que ha estado a punto de conseguir el mandil dorado

y la inmunidad esta semana,

pero se le ha escapado por los pelos.

Pues el número dos es para... Ancor.

Bueno.

Ancor, te has quedado muy cerquita del mandil dorado.

¿Qué crees que te ha faltado?

Una máquina o dos.

Pues el honor de anunciar

el mejor o la mejor de este reto

es para mí

y en esta prueba, significa mucho

porque conseguir el mandil dorado

y la inmunidad a estas alturas de nuestro concurso

es muy, muy importante.

Y el puesto número uno con su mandil dorado

es para un aprendiz que ha diseñado,

que ha confeccionado

un conjunto de baño de tres piezas.

(Aplausos)

(MILY) Se me ponen los pelos de punta.

El número uno y el mandil dorado son para ti, Mily.

Muchas gracias.

He soñado con esto mucho tiempo y es mío.

Aunque sea una semana, no me importa, pero es mío

y ya me llevo un recono...

No sé, es que estoy tan contenta.

Además de conseguir el mandil dorado,

tendrás una ventaja en la prueba por equipos.

Aprovéchala y juégala bien.

Ahí lo dejo.

Bien, lo haré.

Mily, enhorabuena. Gracias, Raquel.

Pase lo que pase en la prueba por equipos,

incluso si tuvieras que venir a coser en la prueba de expulsión,

estarás con nosotros sí o sí una semana más

y a los demás, a pelear en esa prueba por equipos

por no tener que estar cosiendo en el taller.

Vamos a ello.

(The Tibbs "The story goes")

"Nos quedamos en Madrid porque tenemos una cita

con una de las modelos más cotizadas del mundo,

Blanca Padilla".

"Nadie mejor que ella sabe que la moda transforma vidas,

pero al mismo tiempo, es consciente

de la contaminación tan atroz que genera".

"Por eso, ha decidido combatirla lanzando al mercado

su primera colección de prendas ecológicas".

"Si hay una empresa española

pionera en moda sostenible a nivel mundial

es Ecoalf".

Me encanta el resultado, de verdad.

"Blanca no ha dudado en pedirles ayuda

para crear las prendas ecológicas con las que sueña

y juntos poder distribuirlas por todo el planeta".

Bienvenidos a la Gran Vía de Madrid.

Desde luego, una de las arterias emblemáticas

de la capital y de nuestra ciudad.

Por aquí pasan diariamente 16 000 personas

y muchas de ellas lo hacen cargadas de bolsas

porque una de las grandes actividades

aparte de los teatros en la Gran Vía es ir de compras.

Es verdad que la Gran Vía como arteria principal de Madrid

tiene mucho que ver con el consumo,

pero ahora también tiene mucho que ver con el cambio

porque precisamente en esta calle

tiene sus oficinas la empresa española de moda

que más está apostando por la sostenibilidad.

Os voy a presentar directamente a los invitados.

Ella es una de las "top models" españolas

que triunfa en todas las pasarelas del mundo,

ha desfilado para Chanel, Balmain, Versace, Óscar de la Renta,

pero además ha sido en dos ocasiones

modelo en los grandes desfiles de Victoria's Secret

y él es el primer y único español

que ha ganado el Premio Social Entrepreneur.

¿Sabes lo que significa, Laura?

Social Entrepreneur.

Interpretación de algo.

No.

No. El Social Entrepreneur es

el Emprendedor Social del Año

que es un premio que otorga el Foro Económico Mundial

e insisto, es la primera vez que lo gana un español.

Os pido un fuerte aplauso para Blanca Padilla

y Javier Goyeneche, creador y fundador de Ecoalf.

Hola.

Buenas, Blanca, ¿qué tal?

Hola, bienvenidos.

Nos hace muchísima ilusión teneros aquí.

Tenerte de nuevo, Javier. Es verdad.

Todavía estoy recordando la cara de los aprendices

en esa temporada de "Maestros de la costura"

cuando llegaste con las algas,

residuos del mar... Las redes...

Las redes de pesca.

¿Os acordáis de aquel programa? Sí, sí.

Y tampoco nos podemos olvidar a Blanca

luciendo en nuestra alfombra roja del taller

ese vestidazo maravilloso

que hizo ganadora a Rosa León en la segunda edición del programa.

Blanca no está aquí en calidad de "top model",

sino que está aquí como diseñadora.

¡Anda!

Porque Javier y Blanca tienen un proyecto apasionante en común.

¿Quién llamo a quién?

Yo llamé la primera a Ecoalf

porque bueno, son la empresa líder en sostenibilidad en España,

siempre ha sido pasión desde que los descubrí

y pensé que sería una gran idea

hacer una colección de básicos sostenibles

para que todo el mundo pueda tenerlo a su alcance.

Lo que nos encantó fue la llamada de Blanca de:

"Quiero hacer algo realmente único".

"Me gustaría llevar la sostenibilidad

a lo máximo que nos permita la innovación,

a lo máximo que nos permitan los tintes"

y eso para nosotros ha sido un reto precioso.

¿Qué pretendías personalmente?

Yo sé que a ti el medio ambiente te preocupa muchísimo.

Para mí lo más importante, Raquel,

era cubrir esa necesidad de básicos sostenibles

que yo creo que es tan difícil

porque podemos tener la intención de hacer el armario más sostenible,

pero no estaban tan al alcance de todos unos básicos así

que pudieran durar un montón de temporadas

y realmente, esa era la idea que yo tenía.

¿Cómo ha sido la experiencia de pasarse al otro lado,

de ser diseñadora? Pues brutal.

Es verdad que siempre quería probarlo

y ha sido muy especial

porque me he involucrado mucho en todas las fases del proceso

y lo he disfrutado mucho.

Javier, felicidades por el premio. Muchas gracias.

Emprendedor Social, el Foro Económico Mundial.

Muchas gracias.

¿Qué significa para ti haber recibido ese premio?

Bueno, un orgullo tremendo

a nivel personal y a nivel compañía.

Es algo que ha sido muy inédito en todo el Foro Económico Mundial

dar el premio a una compañía de moda como emprendedor social, ¿no?

Ha sido por toda nuestra labor de limpieza del océano.

Un premio precioso.

Nos encanta vuestro eslogan de "No tenemos un planeta B".

Eso si toda la sociedad se mentaliza y lo aprende,

va a ser un avance para todo el mundo.

Sin duda. Muchas gracias.

Siempre me encanta escuchar la frase

que educas a tus hijos para que cuiden el planeta, ¿no?

Eso lo decimos nosotros mucho.

Vivimos muy obsesionados

con qué tipo de planeta vamos a dejar a nuestros hijo

y deberíamos vivir más obsesionados

con qué tipo de hijos vamos a dejar al planeta.

Muy bien. Eso es verdad.

Imagino que también, Javier, es muy importante

que alguien con tanta visibilidad como Blanca

apoye lo sostenible, ¿no? Importantísimo.

Hay que empezar a pensar

que existen otras formas de hacer moda

y que nos van a permitir vivir

en ese equilibrio con el planeta y nuestras necesidades.

Por ejemplo, se habla mucho ahora del cupro.

Explícanos un poco cuál es el proceso del cupro.

Bueno, el cupro sale de una cáscara

que se produce al recoger el algodón y que se consideraba residuo.

Entonces, toda esa cáscara se tiraba

y bueno, lo que hacemos es recoger esa cáscara

y crear hilatura otra vez con ello.

Es un poco la filosofía de Ecoalf.

Lo que otros llaman residuo nosotros lo consideramos materia prima.

Javier, yo sé que tú eres muy educado

y no le quieres preguntar a Palomo,

pero estate tranquilo que no es piel, ¿eh?

Que no es piel.

No es piel.

Es pluma a que a Palomo le gusta mucho la pluma.

Javier me entiende. Palomo va siempre impecable.

A mí me encanta Palomo con el gorro, es que es mortal.

Además es un gorro para no tener pérdida.

Te vas con ese gorro a un concierto y lo encuentras a...

¿Sabes? "Mira, ahí está". Es enorme.

Yo no sé vosotros, aprendices,

pero la verdad es que yo me muero de ganas

por ver las prendas que llevan esos maniquís

y así conocer por fin

esa colección que tiene una pinta maravillosa.

Blanca, Javier, ¿nos dais permiso para destapar los maniquís?

Por supuesto. Claro que sí. -Sí, claro.

Para que nuestros azafatos Caprile y Palomo...

Hago yo de azafato, vaya.

Los destapen. ¡Vaya!

Es que yo no llego, Caprile. Si lo sé, me pongo más mona.

¡Qué mono!

Qué cosa más bonita, por favor. ¡Guau!

¡Qué bonito!

(BLANCA) Son básicos muy monos.

He intentado que sean esos básicos que no tequieres quitar,

que sean muy versátiles.

(JAVIER) Es verdad que se diseñó durante el confinamiento,

entonces sin querer, también Blanca quiso meter esa comodidad,

crear esas prendas que la gente utilizaba en casa.

Imprescindible.

(BLANCA) Yo decía: "¿Qué me quiero poner en casa?". Es esto.

Están hechos de materiales totalmente sostenibles

y el tintado es totalmente natural

lo que quiere decir que viene totalmente de plantas.

No hay ningún químico envuelto

que eso también es muy importante

porque las personas no se dan cuenta muchas veces

de lo que significa que todas las prendas que nos ponemos

estén teñidas con químicos.

Una sudadera normal de algodón virgen

se lleva 4000 litros de agua.

Para hacer una.

El hecho de utilizar 50 % de algodón reciclado en es aprenda

has ahorrado 2000 litros de agua por prenda.

Es una pasada. -Madre mía, qué barbaridad.

Ahora entendéis la importancia extra

de la prueba a la que os vais a enfrentar

y que va a consistir

en que cada equipo debe replicar dos prendas

de la nueva colección Ecoalf By Blanca Padilla.

Muchísimas gracias, Javier y Blanca.

Gracias. Gracias.

Hasta ahora.

Aprendices,

la visita de Javier Goyeneche y Blanca Padilla

no es la única sorpresa

a la que vais a tener que enfrentaros

en esta prueba por equipos.

Madre mía. -No esperábamos menos.

La primera es para Lluis.

¡Ah! -Mira.

A ver.

Hiciste el peor bañador,

por lo tanto, vas a ser jefe de taller.

¿Otra vez? -¡Oh!

Venga, que lo hiciste muy bien la semana pasada.

Vas a ser el único jefe de taller.

-¡Oh! -Qué sorpresa.

¡Guau!

¿Qué pasa, Lluis, no te alegras?

Hombre, pues no estoy dando saltos desde luego.

No, no, si ya vemos que no estás dando saltos.

Vaya marrón.

Gabriel, ¿qué te parece tener a tu querido Lluis

de jefe de taller?

Pues me parece bien. -Ahora son amiguis.

¡Ah! Ahora sois amiguis. ¡Ahora son amigos!

¿En qué momento estamos? Por favor. ¡Ay!

Pues bien, estamos bien. (LAURA) Están estables.

Estamos estables.

A ver, Lluis,

¿crees que tus compañeros van a aprovechar esta doble jefatura

para ir a por ti y volverte loco?

Tampoco me cuesta nada volverme loco, peor para ellos.

¿Sabes lo que te quiero decir?

Los que lo van a pasar mal serán ellos si voy a gritos.

(LAURA) Le gusta mucho la discusión. (IRÓNICA) ¡Nooo!

¿De verdad? Él sufre.

No nos habíamos dado cuenta, Laura. ¡Vaya!

No me gusta la discusión. -Le encanta.

La gente no lo sabe calar.

Lo único es que soy un poco más bestia quizá,

pero si tú no le tomas en serio,

a los cinco minutos ni me acuerdo de lo que te he dicho.

El problema es cómo te lo tomes. -Es como te lo tomes tú.

Si tú sigues... -Claro.

(MILY) Lluis de jefe de equipo. "Oh, muy God!".

A Lluis le gusta que se hagan las cosas como él quiere.

Si se tiene que poner la cremallera antes que cerrar el hombro,

tienes que poner la cremallera.

Menos mal que tengo el mandil dorado.

Esto me da mucha tranquilidad

según voy pensando en lo que me puede venir.

Mily, mandil dorado, los jueces ya te avisaron

de que tendrías una ventaja.

Tú vas a tener la responsabilidad

de diseñar los equipos

y elegir qué prendas van a tener que confeccionar.

(LAURA) ¡Ostras!

Madre mía.

Vamos a empezar por el equipo verde

que lleva la sudadera Océano, el mono Tierra.

¿Quiénes serán?

Pues será Gabriel,

Yelimar

y Ancor.

Yelimar es muy versátil

y estas prendas las domina bastante bien.

Ancor estas prendas las domina peor

y entonces voy a compensar. -Compensa, claro.

Y Gabriel sé que hace bastante prenda deportiva.

Has buscado equilibrar los equipos. Sí.

Bueno, eso es confección, tampoco es diseño o sea que...

Bueno, pues por eso.

O sea, el otro será Javier, Mily

y Laura. Y Laura.

Yo quería estar con Laura hoy

porque le quería dar ahí, fuerza y confianza.

Sí, ¿eh? Querías estar con Laura. Sí.

Porque la pobrecilla viene así un poquito de bajón

y entonces... -Pero no se nota.

Yo no sé si fuese Laura si querría estar contigo, ¿eh?

Pero ¿cómo? Que...

Mily, tú estás salvada esta semana.

Sí.

Si yo soy Laura y estoy en un equipo de tres,

tengo solo un aprendiz con el que jugarme la expulsión.

Pero es que no va a ir a eliminación.

Ah, eso es otra cosa. No.

Claro. Le he dicho que no va a ir.

Aquí ha quedado claro

que la mente más estratega, más maquiavélica,

más competitiva es María Escoté. Es María Escoté.

Mily no tenía ninguna estrategia a la hora de elegir.

Lo ha hecho desde el corazón

porque me ha dicho que me iba a elegir a mí

y no se sabía cómo iba a ser el tema de los grupos

ni los jefes ni no jefes ni nada.

Se lo he dicho, prefiero estar con ella y con Javier,

pero que emocionalmente esté mejor porque si no, me hundo.

Ya están formados los equipos, esto es lo que hay.

Equipo verde, sudadera y mono,

responsabilidad de Yelimar, de Ancor y Gabriel.

En este caso, sudadera y short,

responsabilidad de Laura, Mily y Javier en el equipo naranja.

Para todo ello, solo vais a tener 90 minutos para trabajar.

Ideal.

Nos vamos a los talleres en las oficinas de Ecoalf.

Adelante.

Coged vosotros. -¡Uh!

El lila será... (ANCOR) ¡Hala, corre!

¡Uh!

(LLUIS) No me da miedo tener que liderar a ningún compañero

que se me suba a la chepa

porque me da igual, si lo tengo que bajar, lo bajaré,

si es con buenos modales o si es con malos modales,

pero no me da miedo.

Lluis, como jefe de taller de ambos equipos,

te toca seleccionar los tejidos

esta vez para los dos equipos.

¿Los selecciono yo? ¡Ah! Tú solo.

Y para eso, tienes solamente un minuto

que empieza en ¡tres, dos, uno, ahora!

¡Vamos, Lluis, que tu puedes! -¡Venga!

Toca, toca.

Sí, está bien. -La sudadera, Lluis.

-La sudadera.

No, no. -Lluis, sudadera.

No, Lluis, tienes... -Lluis, la sudadera.

¡Corre, sudadera! -A ver, me estáis...

La de abajo.

30 segundos, Lluis.

30 segundos.

Esta, esta. -¡Esa no es, Lluis!

Esta no, esta no es. 30.

-Es de color crema. -Esa, esa.

Lluis, la de la esquina esta. -¿Qué?

La de la esquina. -La coral, por favor.

La textura. -Míranos esas de ahí.

-Acuérdate que no importa el color.

10 segundos. La blanca, cógenos otra blanca.

-Esta es demasiado fina. -¡La blanca, Lluis!

Seis, cinco, cuatro... ¡Esa, esa!

No, que es de camiseta. Tres, dos, uno, tiempo.

¡Se acabó!

Como veis, aquí tenéis las mesas de corte

y en la sala contigua, tenéis las máquinas para la confección.

Tenéis 90 minutos para presentar vuestras prendas

y esos 90 minutos comienzan en tres, dos, uno, ¡a coser!

A ver qué vamos a hacer. -A ver si viene Lluis.

Espera a que Lluis diga.

Vamos abriendo los patrones.

Esta para la sudadera está bien.

-¿Y si hacemos la sudadera y el pantalón con lo mismo?

-No. -Antes que con este blanco.

Si este blanco está bien.

-¿Y los elásticos, los puños y el cuello de dónde se sacan?

Nos lo darán, si no, lo cortaremos igual, del mismo tejido.

No hay. -No hay puños.

¿Te parece, Laura, si tú preparas las máquinas

y las vas poniendo a punto?

¿Te parece, Javier, si tú cortas y así entiendes el pantalón

que llevarás tú la confección? -Vale.

Mily, ¿te encargas de la sudadera? -Vale.

Perfecto. -Cualquier duda, te pregunto.

Voy a ver al otro equipo. -¿Cuál pongo primero?

-Blanco. Mira qué tienes ahí, casi todo blancos.

No hay rosa. -Hay rosa.

-Venga.

-Vale, Lluis.

Creo que este es muy adecuado para la sudadera.

Vale, perfecto. -Y este es adecuado para el mono

aunque los colores sean al revés.

Que se encargue Ancor de cortar y coser el mono

y, Yelimar, encárgate de cortar y coser la sudadera.

Vale, perfecto. -¿Puedes preparar la maquinaria?

Prepárale blanco para Ancor y remalladora...

Negro. -Con negro.

-Vale, pues necesito esto.

Mi Lluis ha acertado cuatro tejidos de cuatro.

Estoy como una madre orgullosa. Lo ha hecho muy bien.

Habíamos preparado una trampa de color

y no ha caído en ella. No ha caído en las trampas.

Es la primera vez en seis semanas que escogen todos los tejidos bien,

o sea... Es el mejor punto de partida.

Sí. Igualdad de condiciones en tejidos,

vamos a ver quién lo hace mejor. Eso es.

(MILY) Y no tenemos elástico para los puños.

(LAURA) A ver si viene nuestro jefe de taller.

Lleva mucho con ellos y a nosotros nos ha dejado de vacío.

Voy a ver el otro taller. A ver, Mily, que te estoy oyendo.

Nos tienes abandonaditos. -Nos tienes abandonaditos.

-Tenéis que ir por igual. -¿Cuándo vamos a las máquinas?

Cuando lo tengáis cortado.

¿Lo tenéis cortado? -No. Todavía no.

-Este puño es el hilo, pues no

porque el puño tiene que llevar elástico

y el elástico esta aquí. -Como pone hilo.

Bueno, pues eso... -Yo me lío, vale.

Lo miráis y ya está. -Muy bien, jefe.

-El cuello lo mismo. -Hay que cambiarlo.

Vale, pues cámbialo.

y la cinturilla, lo mismo. -Menos mal que has venido, hijo.

-Pues nada, por eso he venido.

Voy a preparar la maquinaria, Yelimar.

Vale, cuando termines, te vienes.

(GABRIEL) Lluis tiene de bueno como jefe de taller

que tiene conocimientos sobre la confección,

eso es patente, al césar lo que es del césar

y cosas malas, que es muy emocional

y se suele dejar llevar mucho por lo que piensa en el momento,

no es muy analítico

y la impulsividad a veces te lleva a cometer errores.

Eso puede ser un problema, esperemos que no lo sea.

¡Gabriel! -¿Qué tal, Laura?

-A tope.

Venga, suerte, ¿vale? -Igualmente, reina.

Oye, esto sacarlo en niños sería genial

porque hay un montón de niños que tienen problemas de piel,

dermatitis, soriasis... -¿Estás haciendo un llamamiento?

Sí, porque tengo una colección muy mona pensada de niños.

Ancor, ¿qué te ha parecido Blanca Padilla? Bellísima.

Es una pasada y encima demuestra

que las modelos no solamente llevan la ropa,

también la pueden diseñar. -Claro.

Es una pasada. -Me encanta.

Quiere llevar a la población

el tema de concienciar sobre la contaminación.

-Claro. -Y yo, en mi caso,

trato de concienciar acerca de las personas con discapacidad,

la inclusión.

Por supuesto aunque a mí me parece más grande lo tuyo.

Cada uno lucha su batalla a su manera.

-Tú te mereces un monumento. -(RÍE)

-No, lo digo en serio.

-Ahora mismo, los prototipos de las mujeres y de las modelos

en las pasarelas están cambiando muchísimo

y me encanta que en el caso de Blanca refleje

que una modelo no es solo una cara bonita y un cuerpo espectacular,

sino que es mucho más que eso.

¿Y tú qué expectativa tenías de las personas con discapacidad?

Hombre, has ido a hablar con el indicado,

mi padre es ciego y mi madre, albina.

Por eso. -En la ONCE siempre he estado.

Hemos hecho excursiones y todo.

-¿Qué te parece la moda sostenible, Gabriel, cariño?

Me parece que ya era hora de que una marca se centrase en eso.

Sí, totalmente.

Me acuerdo de pequeña que los abrigos me duraban años.

Me los dejaba de poner porque no me valían.

A día de hoy, un abrigo te dura una temporada.

De momento está todo cortado así que a las máquinas a correr

que esto tiene buena pinta. -Laterales y hombros, ¿no?

Primero unes los hombros. -Hombros.

Y cuando los tengas, pones el cuello que lo llevarás mejor.

Vale. -Entonces juntas las mangas,

cierras los laterales y ya pones puños y cinturillas.

-Vale.

Así vas adelantando. -Vale, vale.

Lauri.

Ya está rosa y blanco, ¿vale? -Vale, bien.

(LLUIS) ¿Cómo lleváis lo de cortar? -Bien, cortando.

¿Sí? ¿Te has marcado bien los piquetes?

Sí, mira, asegúrate.

Hay que hacer los bieses.

Ahora te los hago yo.

-Has venido a mandar y al final te mando yo.

Hala, ya tengo todos los bolsillos.

(MILY) ¡Lluis!

¡Lluis! "I need you!".

Te necesito, Lluis. -Dime.

-Ven. A ver. -Madre mía, vamos.

(MILY) El cuello no iba de costura a costura, ¿no?

(LLUIS) Sí, sí, el cuello primero lo cierras.

Vale. -Cuando estés cosiendo, haces así

y te saldrá la mitad.

Toma, hazle un piquetito. -Piquetito.

Lluis, rey, Lluis, te dejo para los bieses.

Me voy a coser. -Muy bien.

A Lluis le van a volver loco hoy.

¡Uh! -Pobrecito, sí.

¿Dónde me has puesto el hilo?

-En las dos.

-Ese es el blanco, vale. -Me voy a coser.

(LLUIS) Le vas preparando los bolsillos a Ancor,

los unes y les das la vuelta. -Ya están aquí las "celebrities".

-Vale.

"Oh, my God!".

Aprendices, atención,

acaban de irse los primeros 25 minutos de la prueba.

Os quedarían 65 para terminarla,

pero tengo una nueva sorpresa.

Qué guay. -Canta, canta.

Es que los jueces van a daros tiempo extra.

¡Oh! -Gracias.

-¿Por qué? -Qué raro.

Venga, no os emocionéis.

Os vamos a dar 25 minutos extra. Ah, muy bien.

Porque queremos que nos demostréis

que sabéis escalar tallas.

Aprendices, debéis saber

que las prendas que estáis confeccionando

corresponden a la talla S

y os vamos a pedir a cada equipo

que escaléis una de las dos prendas.

En vuestro caso, equipo verde, debéis escalar el mono.

Vale.

Además de la talla S que ya estáis confeccionando,

tenéis que presentar la M y la L. Claro.

¡Dos más! La S para mí.

(AMBOS) La M y la L.

Sí, hombre, pero si yo tengo la S, qué me estás contando.

La S la tengo yo.

Y vosotros, equipo naranja, debéis escalar la sudadera,

es decir, presentar S, M y L de esa sudadera

además del "short", ojo. Ajá.

¿Estás tranquilo con la nueva orden de escalado?

No, con la orden no. ¿Queréis también la XL y la XXL?

No. Ah, vale.

Ahora, si te sobra tiempo

y la traes, cuanta más variedad, mejor.

¿Alguna duda para el escalado?

No.

Una vez vi cómo se escalaba y me explotó el cerebro así que...

De esto se encarga él, tú y yo nos vamos.

Vamos.

Menos mal que está Lluis para ayudar porque socorro, socorro.

Para que no haya dudas, a partir de ahora,

tenéis 90 minutos para presentar cuatro prendas cada equipo.

-Vale, perfecto.

El mono en tres tallas, la sudadera en tres tallas

y las otras dos prendas en la talla S.

En la mía.

En la de Caprile. Eso es.

Vale, cabe la talla.

¿Por qué talla quieres empezar?

Vamos a coger y vamos a darle dos centímetros por cada lado.

Como una talla saca un centímetro

y tenemos que hacer dos tallas de más,

vamos a cortar las dos como si cortáramos dos grandes

y a la otra se lo rebajamos, así ya lo tenemos hecho.

¿Te voy colocando las prendas?

-Espera, preparo esto y voy contigo. -Vale.

Madre mía el regalo que nos han hecho los jueces.

Yo sabía que esto no se podía quedar así.

(ANCOR) Yelimar, yo creo que hay que hacer uno bien.

No, hay que hacer todos bien, Ancor.

(JAVIER) Ancor ya está buscando la trampa.

-Uno bien y los demás regular. -Uno bien y lo demás que no miren.

Mira, dejad ya porque sois moscas cojoneras, ¿eh?

Desde que has vuelto en la repesca eres otro.

-¿Yo otro?

Sí, sí, a Ancor lo cambiaron.

No sé qué te ha pasado en Valencia.

-Me fui y ha pasado una prueba que no sé qué os ha pasado.

Soy el mismo y todos habéis cambiado.

Sí, todos hemos cambiado, él nunca tiene la culpa de nada.

(MILY) Te puedo decir que somos seis personas pensando lo contrario.

Mily, dedícate a la brujería. -¿Ves cómo ha cambiado?

-Oye, dedícate a la brujería, te vas a enterar tú,

te voy a hacer un muñeco de vudú y te voy a clavar alfileres.

Pero dejadme en paz, hablad de vuestras cosas.

(LLUIS) En el hombro, subiremos solo poquito, muy poquito

porque en dos tallas no se notará tanto

y el cuello no lo tocaremos, es una sudadera.

Lluis, cuando puedas. -Voy.

Aquí abajo no le des nada

porque de largo no creo

que en dos tallas crezca mucho la persona.

Mira, Lluis, por ahí sobra un poco de tejido,

preo se puede aprovechar por aquí.

-Tenemos que dar un centímetro por talla, por cada lado.

Eso hace un total de cuatro. -Oído.

Está aún con pliegues, Laura.

Ve poniéndola bien.

¡Qué bien me ha quedado el cuello!

¡Uh!

Venga, si es que eres lo más. -¡Qué contenta estoy!

-¡Nos quedan dos, Mily! -¡Me ha salido muy bien!

-A ver, enséñanoslo. -No, que me copias.

Veníos arriba que luego iréis para abajo.

¡Uh! Ancor, esa predicción es muy mala, ¿eh?

(JAVIER) Supercompañero. (MILY) Sí. Muy seguro de sí mismo.

(JAVIER) Pone carita de niño bueno y después, ja, ja, ja.

(MILY) Hay un dicho.

Dios mío, líbrame de las aguas bravas

que de las mansas ya me libro yo. -Ahí, ahí.

¡Envidia! (MILY) Su verdadera naturaleza.

(ANCOR) Estoy harto de que opinéis.

Oye, Ancor, hay que opinar,

otra cosa no, pero opinar todavía es gratis.

Primer bolsillo puesto.

-Va, perfecto, yo estoy montando mangas aquí y tú con el mono.

(LLUIS) ¿Habéis escalado alguna vez?

Yo no, como mucho, Navacerrada.

¿Cómo? -Navacerrada.

Has escalado en Navacerrada.

¡Anda! La Pinilla, Navacerrada...

(MILY) ¡Lluis, mira qué cuello me ha quedado!

¡Ah! ¡Qué maravilla! -De bien.

Madre mía, de ahí al Decathlon. -Mira, tío.

Me alegra porque tienes que coser tres

así que corre. -No, espera.

Ahora me has dicho que cerrara laterales, ¿no?

¿O cierro la manga primero? -No, las mangas.

-Y luego le pongo los puños.

Pones puños y lo de abajo. -Venga.

¿Te imaginabas a ti cosiendo aquí, en la Gran Vía? Qué pasada.

-La Gran Vía me trae muchos recuerdos

porque cuando vine a hacer mi tratamiento de la prótesis,

solía caminar mucho por aquí con mi madre.

¿Lo hiciste en España? -Sí, en Madrid.

-A ver si los buenos recuerdos nos traen buena suerte.

-Bueno, esperemos que sí. -Claro.

# ¡Oh, Gran Vía! #

(YELIMAR) Estar en la Gran Vía cosiendo, particularmente para mí,

me hace recordar muchísimos momentos bonitos.

Me hace recordar caminando por acá

con mi madre, con mi suegra, con mi esposo

porque justamente en la Gran Vía

él y yo comenzamos a dar nuestros primeros pasos.

Al principio, salíamos con silla de ruedas, muletas,

pero justamente acá, en la Gran Vía,

comenzamos a caminar sin ningún tipo de ayuda

así que me parece superemocionante

y jamás imaginé estar cosiendo justo acá.

Mily, no podemos fallar. -No, no, tío, venga.

No podemos fallar, hay que salvar a la Lauri sea como sea, tío.

¿Y esta cinturilla es así de pequeña

o la corté mal?

La veo bien, ¿no?

-No sé si está bien cortada

porque allá decía al hilo y yo puse al hilo.

(LLUIS) A ver, Gabriel, pon este encima

y ya nos salen todos a la vez. Hola.

¿Qué tal, Lluis, cómo vas con tanto mandamiento?

Mira, intentando llevar... Cómo une la costura.

Lo que no una un taller... -Desde luego.

Eres un sol, Palomo, si no llegas tú aquí, parece que esto no se arregla.

Quiero saber cómo has organizado los equipos,

si estás más pendiente de unos y de otros, en fin.

Estoy pendiente de los dos según van necesitando y me van pidiendo.

Estate un poco pendiente de mí ahora.

Diles que dejen un centímetro. Si ven más, que se lo vaya comiendo.

Vale.

¿Crees que van los dos equipos iguales

o va uno un poquito más adelantado que otro?

La verdad que Mily ha venido y va muy bien con la sudadera

así que me tranquiliza, ahora voy a ver a Javier

y en el otro equipo, voy a ver qué están haciendo.

Bueno. ¿Te parece bien?

Yo te veo bien, te veo seguro de lo que estás haciendo.

¿Me ves bien?

Yo creo que lo de mandar es lo tuyo.

Qué remedio. ¿Sí?

Tengo que reconocer

que es la primera vez que damos la doble jefatura

y vemos que el jefe está tan relajado

y parece que lo lleva tan bien.

Bueno. No sé si preocuparme

y relajarme porque a lo mejor va bien.

Si yo pierdo los papeles

y me pongo nervioso y a gritar y a desesperarme,

todo mi equipo se va a venir abajo.

Yo creo que tienes la zona de máquinas abandonada.

No sé si estás dejándolo en plan confiando.

Voy ya, voy ya. Me voy contigo, vámonos, venga.

Vámonos, Alejandro.

Laura, en cuanto haya acabado Javi,

hay que cambiar la "over" en naranja.

-Oído. -Y así tener tres máquinas

y ponernos para la sudadera. -Vale.

(LLUIS) A ver, ¿cómo vais por aquí? ¿Cómo llevas el pantalón?

Creo que lo tengo acabando. -Me encanta oír eso.

Ancor, hijo, olvídate de la alta costura

y a pespunte, no pases más zigzag.

Aquí no pongas más alfileres. -¡Ya está!

Venga, aquí. -Ay, Lluis.

Así, contrólatelo con los dedos. -A ti no te cuesta, pero a mí sí.

Madre mía, Lluis cuando se pone a mandar...

A mí no me había mandado todavía y vamos, madre de Dios.

Lluis, relájate un poco que no pasa nada, escucha las voces que...

de tus esclavos.

Blanca, el escalado es muy complicado.

Yo lo veo muy difícil, la verdad.

Sobre todo, porque el tallaje que tiene Ecoalf

es "S", "M" y "L", no es 36, 38, 40

y, efectivamente, es un tallaje que es más amplio

porque abarca más gente,

pero también por ello se necesitan más centímetros

en cada talla de escalado. Sí.

Vamos a analizar la sudadera.

Depende de la parte del patrón,

se necesitan más centímetros o menos.

Por ejemplo, cadera, cintura

y pecho, los contornos,

tenemos que ir aumentando seis centímetros en total,

es decir, tres y tres.

Ajá. Y el largo total de la prenda

hay que aumentar un centímetro y medio.

Y en la bajada de sisa,

como ya es una bajada bastante pronunciada,

estamos hablando solo de un centímetro.

Pues eso es complicado, ¿eh?, saber hasta dónde...

Y más, este tipo de prenda. Claro.

Vamos a explicar el mono. Vale.

En este caso, el escote, tanto la bajada como la apertura,

sería de solo medio centímetro.

De aquí tendríamos medio centímetro y de bajada, medio centímetro.

El largo total,

que es del hombro al largo del bajo de la pierna,

se alargaría unos tres centímetros.

Volvemos a tener de nuevo muchas medidas diferentes

y muy específicas

en una prenda que al principio parece básica.

(AMBOS) Claro. -Parecía fácil, pero...

es un poco difícil. Escalar no es nada fácil.

"Lo más importante de esta prueba

es hacer bien el escalado del patrón".

"En este caso, la talla está definida por letras,

'S', 'M', y 'L',

que es un tallaje distinto al numérico,

38, 40, 42, etcétera".

"Para aumentar una talla,

aumentamos los contornos de pecho, cintura y caderas

seis centímetros en total".

"En el escote, aplicamos un aumento de solo medio centímetro".

"Aumentamos el largo en tres centímetros

por cada talla".

"Cuando hemos escalado todas las piezas del patrón,

las cortamos en la talla que necesitemos".

"Para confeccionar el mono, unimos las piezas del delantero

y cosemos los bolsillos".

"Cosemos las piezas de la espalda

dejando una abertura para el paso de la cabeza".

"Unimos delantero y trasero por los costados

y los hombros".

"Rematamos el escote, las sisas y el bajo

y aplicamos un botón y una presilla en la abertura del escote".

(Música de acción)

Ya estamos cerrando, fenomenal.

-Mira, la cinturilla me decía que la cortara al hilo, ¿vale?

-La cinturilla no puede ir tiesa, tiene que estirar.

-No entiendo por qué me ponen al hilo

si la cinturilla siempre la corté a la trama.

-Claro, en el otro equipo pasó y lo cambiamos.

-Entonces la corto a la trama. -¿Dónde están los bieses?

-Los está dando en tu espalda. -En tu espalda.

-David, ¿qué tal si vas haciendo bieses?

¿Es suficiente?

-Pero hay suficientes. -(AMBOS) Vale.

-Escúchame, tú, cose. -Vale.

-Y acaba. ¿Me entiendes? -Vale.

-(RÍE) ¡Me encanta... el empoderamiento de Lluis!

-Levántate si estás dándole a las vueltas

y que se siente Gabriel y empiece a unir un mono.

-¿Cómo? -Coge los dos monos y únelos.

-¡Es más difícil de unir el mono! -Bueno, Gabriel sabe,

solo debe unir las costuras. -Ponerlas entre los bolsillos.

-¡Lluis! -¿Qué?

-Lluis, ahora vienes un momentito cuando puedas.

-Voy, voy pitando. -¡Por favor!

-"Me estoy agobiando un poco, me están agobiando un poco,

cuando no me llama uno, me llama otro,

tengo toda la responsabilidad... bajo mi mano, tengo que cumplir

y que no se sientan vacíos ninguno de los dos equipos,

pero me está encantando".

-Vale, lo dejo aquí el pantalón, ¿vale?

¿Tienes encaradas cosas para que yo vaya cosiendo?

-Encaré los hombros, me dijo Mily que primero los hombros.

Toma. -Dime, ¿qué necesitas, Mily?

¿Vas por la segunda sudadera? -No, por la primera,

somos dos cosiendo nada más, echa alguna mano, Laura no cose.

-Claro, pero es que... A ver, Laura, se ha acabado esta máquina, dámela.

-Venga, métela por aquí, ya la he vuelto a hacer.

Voy... encarando las otras. -Es que se acaba el tiempo.

El pantalón, entonces, terminado.

-Sí, ahora lo miras si quieres, lo tienes ahí al lado.

-Ah, bueno, genial, Javier, perfecto.

¡Aprendices, atentos!

¡Quedan... 30 minutos para terminar la prueba!

-¡Venga, chicos!

(Música de tensión)

(RÍE)

-Yelimar, ¿la sudadera cómo va? -La sudadera va bien,

estoy montando la cinturilla, faltan puños y la capucha

que la tengo mitad armada... -Madre mía,

Yelimar, estás haciendo una barbaridad.

Estás a tope. -¿Estoy muy lenta?

-¡No, vas a tope!

-¿Qué tal vas, Javi, cariño? -Bueno, poniendo el cuello.

-Madre mía, ¿eh?

¿Quién nos diría que una sudadera sería tan complicada?

-Pues bájate tres.

-¿Tú cómo vas?

-Bien, estoy acabando ya... -Los bolsillos deben estar acabados,

debes empezar a coser un mono.

-Sí, ya está, estoy acabando el último.

-Dios, estoy tan nervioso que no puedo ni cortar.

-Pues relaja, relaja, que vamos bien.

-Sí, "relaja", "corre, como haya más sorpresas...".

-No os relajéis aunque vayáis bien porque hay para coser tres monos,

relajados, que sois muy relajados y aún vais por el primero.

-Ya.

¡Buenas, equipo verde! (TODOS) ¡Buenas!

¡Traigo a Blanca! -Qué difícil os lo han puesto,

lo de escalar es... muy difícil esto, ¿eh?

-Un poquito, a ver qué pasa. -¿Cómo vais?

Vosotros escaláis. -Sí, ellos están escalando monos

y yo me encargo de la sudadera. -Ah, veo muy bien ya el hombrito.

-Falta la cinturilla que, como la tela la hicimos al ras,

no me estira tanto

y la tuve que cortar y hacerla un poquito más grande

porque lo intenté y nada. ¿Te parece bien?

-Muy bien. ¿Es que sabes qué pasa, Blanca?

Que Yelimar es muy buena alumna, es de esas alumnas discretas,

que hace poco ruido, pero que escucha y atiende mucho

y aprende mucho.

Y, por cierto, también es modelo.

-Sí, bueno, no tan internacional como tú, pero...

Es que lo de Blanca hay muy poquitas en el mundo.

Conversaba con mis compañeros,

me encanta el proyecto que tienes de concienciar,

aparte de que yo también soy muy ecológica

y me gusta muchísimo, así que espero hacer una buena sudadera.

-No, tiene superbuena pinta. Tiene muy buena pinta.

-Bueno, a ver. (RÍE) O sea, que, Yelimar, no aflojes.

Y vamos a ver el mono, lo tiene Gabriel.

-Esto es una de las tallas. -Queda quitarle hilos.

Ah, lo tiene Ancor. -Qué fuer... ¡Mira cómo van!

-Queda quitarle hilos y poner la planchilla.

-¡Qué fuerte! ¡Oye!

¡Súper! O sea, habéis clavado... ¿Hola?

Los bolsillos los han clavado. Está un poco rarito el bies, ¿vale?

-Es la primera vez que pongo uno. Se nota.

Lluis, ¿cómo va el escalado? -Claro. Lo más difícil, ¿no?

-Espero que el escalado vaya bien,

como hemos subido dos tallas, he cortado la talla más grande

y cuando la tenía, he ido rebajando a la más pequeña.

Yo he cortado a dos centímetros

y luego he rebajado uno en la superior.

Entonces, tu medida de escalado, cuatro centímetros por talla.

Por talla. Todo es cuatro.

Todo cuatro, menos cuello y puños. Sisa... ¿Cuello y puño cuánto?

Cuello y puños no porque eran dos tallas y vi

y pensé que no crecería tanto el cuello,

el patrón es muy desbocado...

¿Y el largo? Y no quería...

No, de largo no he dado nada. Vale, ok.

Esa es tu decisión.

A ver, María, hija, ¿qué vienes, a hundirme cuando termino esto?

Ya veremos. Me abro la cabeza contra la silla.

Ya veremos. -(RÍE)

¿Estás contento con tus equipos? Estoy contento con ellos

hasta que vienes tú y me mandas, me...

¿Quién va mejor de los dos?

No sé si decirte que quizás va mejor el equipo naranja.

¿De verdad? Pues eso tenía muy buena pinta, ¿eh?

Lo que sí que quería hacer

es un nombramiento ahora que está Blanca.

Mira, llevo un tiempo ya en "Maestros de la costura"

y me estoy quedando sin bambas y me falta una sudadera

y estaba pensando: "Si Blanca me trajera unas bambas

y una sudadera, me iría estupendísimo".

-Claro que sí. -¿Qué dices tú?

¡Ya está pidiendo! -Bueno, claro que sí, hace bien.

-No soy tan guapo como tú ni sirvo de modelo,

pero unas bambitas y una sudadera, ni tan mal.

Apuntado. -Me queda resultona.

Deja de pedir y a trabajar, que tienes dos equipos.

No me había dado cuenta de que tenía dos equipos.

-¡No nos olvides, Lluis! -Voy, voy ya.

-Por favor. -Lluis, si vienes,

te regalo yo una sudaderita de estas que te han gustado.

-Si la haces tú, ya no voy. -¡No! (RÍE)

¡Te la compro ya hecha! -Ah, pues espera, que voy corriendo.

Haz ya los bolsillos y une todo el mono.

-Vale. -Y te pones a ponerle los bieses.

-Yelimar, necesito que termines ya la sudadera.

-¿A qué se refiere María con lo del escalado?

¿Tú crees que está mal? -Yo creo que no.

A ver, ¿cómo vais vosotros? -Mira, terminando la cintura.

-¿Tú qué estás haciendo, la segunda? -No, estoy terminando la primera ya.

-Necesito que te pongas con la segunda.

-Ya voy, es lo que voy a hacer ya.

Equipo naranja, ¿qué tenéis para enseñarle a Blanca?

Pues mira, eh... -A ver cómo vais.

-Estoy con la sudadera, que estoy poniéndole ya...

finalizando la... cintura. -Ajá.

Ah, muy bien. -Le falta un poquito de plancha

y ya está. Queremos saber

cuántos centímetros has dado, Lluis,

mira, que tengo aquí el metro.

Por cada talla subí cuatro centímetros,

cuatro, y ocho a la más grande.

Perdí tiempo preparando el tejido, pero...

Pero háblame de partes concretas.

¿Has dado esos centímetros a todo? No.

En los contornos, que es donde se crece por ancho.

¿Cuáles son los contornos? Pecho, cintura y cadera.

Vale. ¿Y de largo, Lluis,

de largo de aquí cuánto? -De largo no les he dado nada.

No les has dado nada. No.

O sea, la "S", la "M", la "L"... Todas igual de largas.

Me pierdo con las letras, todas iguales.

Todas igual de largas. Todas iguales.

Es que la he visto en el maniquí

y no pensaba que quedaba tan subida,

pensaba que igual que al... y que iría más caída.

-Hace bombacho. ¿Dijiste que no pensabas?

No pensabas. No pensaba, pensé

que no sé qué de Tonteque. Eso, muy bien.

Hay mucha presión, hay mucha presión.

Los dos talleres... -Mírale, está con todo.

-Nadie sabía escalar, tuve que estar en los dos.

-Sí, yo te entiendo. -He fallado, lo siento.

Creo que te has hecho todas las sudaderas para ti

porque te las quieres quedar.

Hombre, pues, la verdad, si sigo a este paso,

las llenaré todas. -¿Puedo hacer una pregunta?

¿A quién? A Blanca.

-Dime. -¿Las alas pesan mucho?

¿Las...? Las alas de Victoria's.

Ah, o sea, que tú estás haciendo aquí la prueba de escalado

y lo que te interesa

es saber cuánto pesan las alas de Victoria's Secret?

Sí, un poquito. Venga, Laura.

Vámonos porque me va a poner nervioso.

"Veo las alas de Victoria's Secret y digo: 'Debe pesar un quintal',

porque yo, cuando cojo la bolsa de la compra, voy enlomada,

digo: 'Esta muchacha debe tener los hombros dislocados'".

-¿Cómo llevas eso, Gabriel? -Creo que bien.

-Pues venga, pues llévalo mejor.

(RÍE) ¿Qué quieres que te diga? -(RÍE) Será lo mejor.

¡Aprendices, atención!

¡Esto es lo que yo llamo "'rock and roll' medioambiental"!

-¡Ay, madre! ¡Quedan... 15 minutos

de la prueba por equipos! -¡Sí, hombre! ¡Sí, hombre!

Bueno, Raquel, venga. # Rock and roll medioambiental. #

Venga, no nos vaciles más, por favor.

-Venga, Gabriel, tira para delante. -Voy, voy.

-Ponte a tope, déjate ya de alfileres, Gabriel.

-Voy, voy. -Estira

y haz coincidir con las manos.

-¡A ver! -No hay tiempo de alfileres.

Ni "a ver" ni nada, no es un traje de chaqueta,

esto es de punto. -Como está al bies,

quizás se le va. -¿Qué bies?

-Que te calles y cosas, que queda nada,

que quedan 15 minutos.

-Mily, es súper de agradecer que, aunque lleves el mandil dorado,

estés aquí peleando como eres tú con todas las pruebas.

-Está claro, tío, yo ya me meto en faena y me da igual,

porque me acabas de recordar el mandil dorado,

pero, vamos, ni me había acordado.

-Dame un descosedor, corre.

-¿Qué has hecho mal? No hay tiempo para descoser.

-He cosido un hombrete en el otro. -¿Un qué?

-Que he cosido los dos mismos hombros.

-Ya está, Mily, me voy a planchar, ¿vale?

-Vale, venga, perfecto. Gracias, Lauri.

-Lluis, ¿qué tal si plancha Gabriel y tú empiezas con los bieses?

-Vale, ¿te ves capaz de plancharlo bien?

-Gabriel, plancha, porfa. -Hombre, claro.

-Me pongo yo a hacer el bajo... ¡Ah! -Cuidado.

-Mily, ¿cómo vais? Pues, mira, me falta...

-A tope te quiero, no te debe faltar nada,

la sudadera, terminada, venga, que puedes y ya la tienes.

Claro que la tengo, me quedan los puños y la cintura,

o sea, que fíjate.

-Laura, ¿qué tal?

-Pues mira, planchando

para que quede la prenda perfecta, ¿sabes?

¿Qué tal con Lluis como jefe? -Bien, muy bien.

-¿A que sí? Se ha portado bien. -Nosotros siempre trabajamos bien.

-Sí. -No tenemos 15 años.

-Efectivamente.

-Vale, esto tendrá que ser por abajo.

-Vamos, venga, Javi, tío, que podemos.

Vamos, ya. -Venga, venga, Mily.

-Venga, un puño y una cintura y acabo.

-¡Madre mía!

¡A multiplicar el tiempo!

¡Velocidad de la luz!

-¿Y Laura? Lleva planchando

como si estuviera planchando las sábanas de la casa real, ¿eh?

-Toda la vida planchando. -Qué chiquilla, lo que tarda.

-Creo que debo quitar esto porque si no, no entrará.

-Ahora esto sí.

-Venga, que vienen curvas. ¡Aprendices!

-¡Ay, Dios! -Madre mía, está Raquel cantando.

Entramos en los últimos cinco minutos de la prueba...

-¡Uh! Y es indispensable

que hagáis las cosas bien.

Lluis, me explico.

Todas las prendas que hayáis escalado

tienen que estar presentadas sobre la mesa de corte.

-Voy montando la sudadera, chicos.

-¿Te ayudo? -No, no, tranquilo.

Me falta pasar el cordón,

pero lo pasaré montada en un maniquí.

Ya no sé si la estoy poniendo bien, la estoy poniendo mal, ya...

ya no me cabe más la vida. -¡Madre mía!

-Se me ha roto la aguja, no me lo creo.

-¿Qué os pasa, Mily, cómo vais? -Que se le ha roto la aguja.

Pues a cambiarla corriendo. -A mí también.

-¡Yelimar! -Ya, ya, que no sabía cómo vestir.

Vamos con el otro. Eso es.

Cámbiala, cámbiala rápido. -No puedo.

¡No puedo, Mily! -¿Y no puedes utilizar la...?

-Ya lo tengo. -"Oh my God".

-¡Porfa, venid a poner el maniquí, que no puedo sola, por favor!

Que te ayude Lluis. -Ayúdala, Gabriel.

-Ayúdame con el maniquí. -Ah, tú eres del otro equipo.

-Como te ayudemos, no acabamos. -¡Venga, Lluis!

-Madre mía, para una cosa que debe hacer... Esta chiquilla...

-No puedo tirar de... ¡ay, ah!

-Venga, tienes que poner el pantalón...

-El pantalón. Cuidado con la goma, que no se salga, debo cortarla.

-Ay, Gabriel, ¿qué haces? ¡Gabriel! -Tengo que enhebrar una...

-¡No, Gabriel, que se queda sin poner!

¡Ponte a hacer eso!

-Madre mía, no sé cómo vais con el bies, tío.

No vemos prendas de escalado aquí encima de la mesa.

¿Las prendas de escalado dónde están?

Escalando el Everest. -¡Ancor!

Las prendas de escalado, van a cantar el tiempo

y no pueden estar allá.

-¡Ay, Dios! -Ya está, venga.

-Yelimar, ¿qué necesitas? -Que traigan las prendas

porque cantan el tiempo... -No, se están cosiendo,

dice Yelimar que llevemos las prendas. Terminadlo.

¡Lluis!

-Lluis, te llaman. ¡Lluis!

¡Último minuto de la prueba! ¡Corre, díselo a todo el mundo!

-¡Último minuto, venga, último minuto!

Mily, esto debe estar terminadísimo ya.

-Ya, ya, ya. -Venga, te ayudo como sea.

-No me puedes ayudar. -¿Cómo lo llevas?

-Solo me queda esto. -¡Venga, venga! ¡No pares, Javier!

-¡Ancor, por favor! ¿Qué es lo más importante

de la prueba? ¡Los escalados en la mesa!

-¡Los escalados! -Chicos, lo que tengáis,

venga, que queda un minuto, Mily, cariño, da igual.

-¡Tijeras! -¡Pero que queda un minuto!

-¡Gabriel, apúrate! -¿Esta es mi mesa? ¿Cuál es mi mesa?

-¡Aquí es la mesa del corte, apúrate!

-Esperad, quitaré hilos. -Venga, Javier, venga.

-Apaga, apaga. -¡No, no, no!

(AMBOS) ¡Párate! -¡Fuera!

¿Cómo le paras el trabajo a Javier? -¡Que se ha quedado bloqueada!

¿Cómo le paras el trabajo? -¡Que se había quedado bloqueada!

-¡Ya está, ya está! -Venga, Javier.

¡Venga, venga, venga, estira!

¡Estira un poco! -¡Ya está, acabé!

-Ya está, a darle la vuelta y encima de la mesa.

Venga, el escalado. Dadle la vuelta y encima de la mesa.

-¡Ay, un alfiler! -Quita, Laura.

-¡Encima de la mesa!

Diez. -¡Un alfiler!

Nueve, ocho. -La montamos encima de la mesa.

Tres, dos, uno, tiempo.

Ahora mismo estoy superfastidiado, normal,

porque hemos acabado las tres sudaderas con el pantalón

y una de las sudaderas, evidentemente, está mal cosida

y, en teoría, ha sido por mí.

Blanca, qué bonita es la colección. Muchas gracias.

Felicidades. Muchas gracias.

No sabes la ilusión que nos hace que la hayas presentado en sociedad

a través de "Maestros de la costura",

Ecoalf "by" Blanca Padilla.

Yo creo que vais a tener muchísimo éxito,

lo creemos los cuatro... Muchas gracias chicos.

Porque el mundo, este nuevo mundo en el que vivimos,

pide a gritos estas prendas. Gracias, chicos, muchas gracias.

Y muchas gracias por cuidar del medio ambiente, Blanca,

y que tengas ese mensaje tan bonito,

porque es algo imprescindible y no podemos olvidar.

A vosotros por darme la plataforma

para esparcir más todavía la palabra.

Te damos todas las plataformas que quieras.

¡Vuelve, que esta es tu casa! ¡Vuelve a "Maestros", por favor!

¿No quieres colaborar con María Escoté en algún momento?

¡María, por favor! Siempre. Tú estás tú hoy muy mandona, ¿eh?

¡Mua! ¡Gracias, Blanca!

¡Gracias, Blanca, hasta pronto!

Aprendices, creo que ha habido alguien

que durante la prueba ha estado en un mundo de recuerdos

y que ha sido una prueba especial para ti, Yelimar.

¿Puedes compartir con todos por qué?

Porque nuestros primeros pasos

fueron justamente aquí, en la Gran Vía.

Sí, es verdad que lo sufrimos,

que fue superdoloroso caminar nuevamente y todo esto,

pero... que todo ese dolor quedó atrás, que fue pasajero

y que valió la pena todo eso que hicimos

para hoy estar así. Eres un ejemplo para nosotros

y te agradecemos muchísimo todo lo que nos enseñas

todos los días, de verdad,

y nos encanta verte trabajar, verte evolucionar

y que compartas esas historias tan bonitas

con nosotros y que seas tan tan positiva.

Estoy emocionado por la historia de Yelimar,

que es un ejemplo de superación,

y hace unos días tuvimos una conversación, eh...,

y pues me ha removido un poco lo que estaba contando,

o sea, y eso sumado al estrés y a todo,

pues... se juntó un poco todo, ¿no?

(RESOPLA)

Empezaremos por ti, Lluis.

La semana pasada te estrenaste como jefe de taller

e hiciste tan buen trabajo

que... decidimos...

nombrarte el mejor de la prueba por equipos.

¿Crees que esta semana ha habido evolución

o a habido involución?

Pues evolución, supongo. Evolución.

Yo creo que sí.

¿Y vosotros qué opináis, equipo verde?

Bien. ¿Bien?

Yo, vamos, yo no lo hubiese hecho ni la mitad de bien.

Yo la verdad es que lo he visto bien,

no ha perdido los nervios, mm...

Yo le he visto muy bien.

Bueno..., pues nosotros tres tenemos que deciros...

que estamos completamente de acuerdo con vosotros.

Pues merci.

Lluis, nos has sorprendido gratamente

porque liderar dos talleres a la vez

no es nada fácil

y has repartido muy bien el tiempo entre los dos equipos,

has apoyado a todos los compañeros que necesitaban ayuda,

has dado órdenes claras y concisas,

has asignado muy bien las tareas...

Muy bien, Lluis, hijo, sonríe, di algo.

Pues bueno, que... que muchas gracias.

-¡Claro, un aplauso, venga!

-"Me gustaría permanecer una semana más, desde luego,

porque estoy aprendiendo, porque me lo estoy pasando bien,

es una experiencia... gratificante,

cada vez me siento más cómodo con el jurado,

cada vez se va notando más el calor... familiar

y cada vez estoy más a gusto,

entonces, cada vez tengo menos ganas de irme".

Lluis, tengo que decirte

que has sido... un gran jefe con grandes dotes de mando,

pero... lo del escalado, Lluis,

claramente no es lo tuyo,

porque menudo desastre. Lo he puesto en práctica

por primera vez, ¿eh?

Vamos a empezar por algo muy básico.

Creo...

que entiendes la diferencia entre escalar tallas numéricas,

de una 34 a una 36,

40,

a... escalar... una "S"...

Pensaba que era igual.

Una "M" y una "L". No, no, me enseñaron...

Pero ¿cómo va a ser igual?

Me enseñaron, cuando tuve mi profesora,

a mí me enseñaron por tallas, nunca por...

¡Por tallas numéricas! Por... por letra, nunca.

Si se han agrupado, además, por temas de venta "online"

en "S", "M", "L"

es porque la "S" agrupa varias tallas,

la "M" agrupa varias tallas

y la "L" agrupa varias tallas. Eso no lo sabía.

Lluis, yo pensaba que es que habías hecho campana

el día que en clase dieron escalado.

¿"Campana" qué es? ¿Hiciste campana?

¿Qué es "campana"? "Ovillos".

Ah, "pellas", vale. Ah, "pellas". "Ovillos".

No hice campana, pero es que solo di por numeración,

me enseñaron por un lado y por los dos lados

y que crecían así las tallas... y sabía eso.

Bueno, pues como nosotros queremos que aprendáis,

te voy a decir a ti y al resto de compañeros

por qué este escalado ha sido tan desastre.

Vamos a empezar con la sudadera del equipo naranja.

Seis centímetros de contorno

tanto de pecho como de cintura como de cadera,

un centímetro y medio de hombro y un centímetro y medio de largo,

y aquí estamos viendo cuatro o cinco mínimo,

pero de un hombro,

porque en el otro hombro pueden haber seis, siete.

Así, mira.

En el contorno nos pasa un poco lo mismo,

hay más de un lado que de otro, en vez de seis, aquí van ocho.

Y luego, hay una cosa, Lluis, que me extraña,

que es... me das de manga diez centímetros de largo,

pero de cintura, nada.

Tampoco hubiese dado largo de mangas,

ha alargado porque le di sin querer a la sisa.

María, a él le encanta "El señor de los anillos"

y ha patronado para hobbits. ¡Ah! (RÍE)

Bueno, María, aparte del escalado,

que está... no está claramente bien,

estas dos sudaderas,

la confección es... Bueno, toma.

Penosa. La cinturilla la has puesto del revés,

se te debió de liar en las manos... -Ese fui yo.

Porque tienes los puños y el cuello del derecho...

Sí, ha sido... Y esto del revés.

Aquí hay un puño que es más... finito que otro,

como ves, uno es un centímetro más grande que el otro...

En fin, la confección de estas dos sudaderas

deja bastante que desear.

Ojo, Palomo,

que el escalado del equipo verde... seguimos en las mismas,

se nos va del lado,

pues lo mismo, en vez de seis, hay ocho o diez centímetros,

y luego..., es más corto.

Ya es más corto que la muestra.

Es cierto que está mejor que el del equipo naranja,

pero está sin terminar,

falta el escote, falta la espalda...

Y los bolsillos son, pues eso, del Museo Picasso.

En fin, todas las prendas del escalado

han pinchado tanto en tallaje como en confección.

Menos mal... que lo que está en los maniquís

está bastante mejor.

Vamos a empezar con el equipo naranja.

Así visto, pues bueno..., es resultón,

pero, claro, ¿qué pasa?

Que, en este caso, si nos acercamos...,

no sé cómo os ha quedado tan grande.

¿Qué ha pasado, equipo naranja, quién hizo esto?

Yo, lo he hecho yo.

Con burruños, abullonado..., todo este volantón que le sale aquí

como un poco de chándal viejo que se te ha pasado la gomilla ya

y la sudadera pues también tiene sus defectillos.

El cuello está demasiado cedido,

de nuevo, las cargas están cada una a su amor,

esta está a nada, esta está más grande,

esta es más ancha que esta...

En fin, son prendas que son muy sencillas,

pero tienen que estar perfectas, con una confección impecable

y sin estos fallitos que habéis cometido.

Lluis, ¿tú eres consciente

de que el equipo naranja había presentado las prendas así?

-Bueno, es que puestas en maniquí se veían bien,

que luego ha ido cediendo o esto, puede ser.

Luego, las cosas cuando cosemos... A ver, Lluis,

es una tela muy difícil de trabajar,

esto es como una plastilina,

entonces, tienes que tener mucho tacto

a medida que vas cosiendo,

es cómo... metes el tejido en la máquina,

cómo tú mismo lo vas encogiendo, o sea, evidentemente,

ahí no sé quién ha cosido

ha tenido tacto y mira cómo están los bolsillos puestos,

que salta a primera vista,

y este pantalón lo habéis cosido como si cosieseis un delantal,

un tejano, cualquier cosa, y tenéis que empezar a distinguir,

no es lo mismo trabajar una seda que un punto que una sarga

y cada uno necesita su tacto y su forma de trabajarlo.

Un trapo de cocina... desde aquí,

sinceramente, y me da mucha pena decirlo.

Bueno, yo me imagino que después de esto

estáis pensando que por qué he dicho

que las prendas de los maniquís estaban mucho mejores

si ahora os estamos dando el rapapolvo de... del año.

Pues lo digo porque las prendas del equipo verde del maniquí

están... perfectas.

La verdad es que esta sudadera... La sudadera está muy bien.

Da gusto verla.

Mira cómo está puesta la cinturilla.

De hecho, cuando entré,

la cinturilla le quedó como marcaba el patrón, pequeña, a Yelimar

y ella misma se ha dado cuenta de que no funcionaba

y ha cortado una nueva cinturilla

que le pedía más el tejido que el patrón en esta ocasión.

Ella ha escuchado al tejido, de eso se trata,

y lo ha hecho a la perfección.

Las costuras, cargadas, María. La capucha está perfecta,

o sea, es que yo veo esta sudadera

y la veo perfectamente en un maniquí en un escaparate

o en una percha colgada dentro de la tienda.

La sudadera está fenomenal, pero el mono, mira.

Pues lo mismo. Mira las costuras cargadas,

los bolsillos simétricos,

cómo está... muy bien rematada la sisa.

¿Esto lo has hecho tú, Ancor? Sí.

Mira los remates del bajo.

¿Veis la diferencia

de trabajar las cosas con sentido y con amor?

Y, Gabriel, ¿y tú qué has hecho?

Pues yo he estado un poco en todo lo que me han mandado.

Creo que el mérito es absolutamente de mis compañeros

aunque yo haya servido de... de... de extra o de apoyo,

eh..., y... hay cosas que saltan a la vista,

que son incuestionables, Lorenzo.

Pues mira, Gabriel, ese comentario de tus compañeros

la verdad es que te honra. Gracias.

¿Qué queréis decir vosotros de Gabriel?

Que para nada, que él es un ladrillo más de esta pared,

él ha estado haciendo otras cosas. ¿Qué te pasa, Laura?

¿Qué pasa?

¿Qué es lo...? ¿Qué ocurre? ¿Por qué... por qué no quie...?

Iba a decir que voy a llorar y no.

O sea, yo te estoy observando

mientras están hablando tus compañeros,

estás... bajita bajita,

¿no te sientes orgullosa de lo que haces?

No.

¿Por qué?

Pues eso, que, al final, ver que siempre lo haces mal,

pues te vienes abajo.

No estoy bien...

porque me siento que, pues eso, que quiero avanzar, avanzar,

avanzar, avanzar y como que me estoy parando

y, al final,

encima, ver que el veredicto va por mal camino,

pues dices: "Venga, pues otra más".

María, Palomo y yo...

consideramos...

que el equipo que merece ganar esta prueba...

es...

el equipo verde.

(Música alegre)

Gracias a ti también.

Lluis...

-Yo voy a prueba de expulsión, porque era el de los dos. (RÍE)

Pues efectivamente, Lluis, vas a la prueba de expulsión,

pero no por ser el jefe de los dos...

Por el escalado. Sino porque tú

has sido el que has liderado...

este desescalado. Me parece bien.

"También te digo que prefiero irme con esa valoración del jurado

y estar en una expulsión

que salvarme y que me digan que he sido el peor,

pero están salvándome por un equipo,

así que lo que ellos me han dicho es suficiente,

voy con gusto a la expulsión".

Quiero deciros, equipo verde,

que muchas felicidades, me alegro muchísimo por vosotros,

pero, además, queremos destacar el trabajo de uno de vosotros.

Creemos que hay alguien que, además de ganar la prueba,

se ha ganado también... una mención especial,

y esa eres tú, Yelimar.

¡Ah! (RÍE)

¡Bravo!

Bueno, Yelimar, te has currado tú sola la sudadera,

que era la de las partes más complicadas,

está impecable, perfecta, parece... una cosa de una tienda,

supiste resolver problemas según te los has encontrado,

no has parado de trabajar,

y, para nosotros, el resultado de lo que has hecho

es maravilloso.

Muchas gracias. Nos pareciste

la mejor de esta prueba con diferencia,

así que felicidades. Muchas gracias. (RÍE)

"Hoy me he acordado mucho de todas esas personas que nos han ayudado,

que me han permitido... caminar y estar nuevamente de pie,

y quiero también agradecerlo

y... y compartir este triunfo de hoy

con todas esas personas que me han permitido estar acá".

Equipo naranja más Lluis, estaréis en la prueba de expulsión,

recordad que Mily va a tener que coser con vosotros,

pero que hagas lo que hagas, presentes lo que presentes,

continuarás una semana más en "Maestros de la costura",

por lo tanto, Javier...,

Laura...

y Lluis son los que se juegan su continuidad.

-"No estoy nada de acuerdo con que Yelimar haya sido la mejor".

En el otro equipo, Mily estaba haciendo dos sudaderas

y la otra gente se ha mojado en coger más cosas.

Javier ha cogido más prendas,

Gabriel se ha puesto a coger más prendas,

Ancor ha repetido y Yelimar no se ha movido de una sudadera,

así que eso no es hacerlo bien.

(Música alegre)

(Música alegre)

Los siete aprendices regresan al taller,

tres con mandiles blancos, tres con mandiles negros

y una de ellas eclipsando a todos los demás

con su mandil dorado. Mily va a tener la oportunidad

de enfrentarse a una prueba muy interesante pero muy compleja

si te estás jugando la expulsión de "Maestros de la costura".

Ella, haga lo que haga, permanecerá en el taller.

Que entren los aprendices.

¡Uh! ¿Qué es eso?

-¡Oh, qué maravilla! -Ay, por favor, ¿qué es esto?

¿Hay que lavar? -¡Secadora!

¡Bueno, la pareja!

-¡Ay, qué bien! ¡Bueno!

¡La pa...! ¡Ole!

¿Y este momento... China?

-"Tlaje" bonito. "'Tlaje' bonito".

"Tlaje" muy bonito, "glacias", "Malía".

-El rollo de tela que vi en casa y el tejido

nos hablaba de ropa china, entonces...

-No, son los uniformes para un restaurante asiático,

nos los encargaron... Ah, tú también, Mily,

no me había fijado, ¡qué guapa! A ver, Mily. Bueno, bueno,

Mily, esta semana...

-"Mily, Ancor y yo nos hemos abierto un restaurante chino".

Quería hacer un llamamiento para que viniera todo el mundo,

reserva de un mes, tres semanas, por favor,

y... y, bueno, se come genial.

Bueno, vamos con... la prueba.

Me gustaría hablar en primer lugar con Lluis.

Distinguido por tu buena labor

y, a pesar de eso, estás... jugándote la expulsión.

¿Te parece contradictorio? Bueno, no

porque cuando tuve que hacer los escalados

salió mal, entonces, pues era la penalización, pues bueno.

Y todo lo demás que reconocieron también te parece bien.

Por ejemplo,

el reconocimiento a Yelimar como la que mejor hizo el trabajo.

Bueno, no, ese día pensé que no era Yelimar

la que mejor lo había hecho. Yelimar...,

¿estás tú de acuerdo con lo que dice Lluis?

-Cada uno es libre de pensar lo que quiera

y yo respeto la decisión de Lluis, pero, al final,

creo que tuve un buen resultado,

y la idea también era presentar una prenda que quedara bien.

Terminé el trabajo que me encomendó mi jefe de taller.

A mí no me ataca quien quiere, sino quien puede,

y, evidentemente, Lluis, aunque haga esos comentarios,

esas palabras me entran por un oído y me salen por otro

porque estoy contenta con lo que hice,

además, que fue el trabajo

que él me encargó como jefe de taller.

Laura, ¿te has sentido valorada

y cuestionada por tus compañeros durante la prueba?

A ver, durante la prueba, no, pero después, sí, un poco

porque ya dan por hecho que me voy a ir yo

más de uno. Ah, lo dan por hecho todos.

No, todos no.

A ver, los que más, sinceramente, Ancor y Mily.

¡Pero si yo nunca he dicho nada! -Yo no te he dicho nada.

-Bueno, comentarios como:

"Debes pensar que has llegado hasta aquí,

has hecho mucho, no te preocupes, te vas con buen sabor de boca".

Hola, ¿qué tal? ¿Hola? ¿Hola? ¿Hola?

-Pues, mira, Laura, lo siento, yo solo quería darte amor y cariño.

-Pues tanto amor y cariño no hace falta.

-Bueno. -Con pensarse mejor las cosas

me vale, "finish".

"Creo que ha quedado claro que esos comentarios,

si pueden, que lo hagan a mis espaldas,

si yo no me entero, no hay problema, pero delante mía

que se corten un poquito, sinceramente".

Estoy deseando ver qué hay en los maniquíes,

porque ellos ya han empezado a atisbar cositas en el taller

que no suelen ver.

Vamos a descubrir.

Bueno, vamos a ir poco a poco, Raquel,

de momento, vamos a descubrir el primero.

¿Solo uno? Solo uno.

¡Poco a poco!

¡Ole! -¡"Oh là là"!

¡Ay, qué bonito! -¡Ay, qué mono!

Pero ¿es un vestido de novia?

Sí. ¡Hombre!

Claramente, ¿no?

¡Ahora estoy cayendo! Vestido de novia...

La invitada...

¡Claro! ¡Yo pensé que ella venía por otra cosa,

pero no, viene por esto! No, viene por su...

por su gran experiencia. ¡Hilamos muy fino, Raquel!

Ya la has hilado, ¿no, Raquel? No tenéis...

No tenéis piedad. Pues debo cambiar la presentación,

la tengo que presentar de otra manera.

Hoy nos visita una mujer

que... se ha casado en cuatro ocasiones,

y no solo eso,

sino que habla ya de la quinta y de la sexta

porque las tiene preparadas.

Demos la bienvenida

a la finalista de "MasterChef Celebrity" cinco,

la soprano de mi corazón, mi gran amiga, ¡Ainhoa Arteta!

(Música alegre)

-¡Hola! Mi bella, por favor,

que no te puedo abrazar. (RÍE)

¿Qué tal? ¡Hola! ¡Qué guapa! ¡Qué divina!

Qué espectáculo, qué guapa estás, Ainhoa.

Feliz de volveros a ver...

¡Igualmente! ¡Igualmente! En este programa tan maravilloso.

-"Tener a Ainhoa Arteta en el taller de 'Maestros de la costura'

pues es un lujazo".

Además, mira, ha estado concursando en... en "MasterChef Celebrity",

algún consejo seguro que nos da que nos va a venir bien a todos

para ver cómo podemos enfrentarnos a la prueba.

El otro día en el Teatro Real te echamos muchísimo de menos.

¿Sí? Ahí igual os hubiera ayudado más, ¿eh?, que aquí

porque yo de matrimonios, sí, me he casado, pero tampoco...

¡Cuatro veces! Pero tampoco te creas que sé tanto.

¿Sabes por qué me he casado tanto? ¿Por qué?

Porque no tengo amantes. ¡No tienes amantes!

Pues mal que haces, Ainhoa,

mal que haces. Es que lo del amante me estresa.

(RÍE) Que yo he oído, a ver, Ainhoa,

que te has casado cuatro veces, pero no descartas... que haya más.

Claro, porque si yo no... Me dijeron que puede haber

cuatro, cinco... Yo, cuando termino una relación...

Y que a Matías le presentaste el cuarto y el quinto

el día de tu boda. No, el quinto y el sexto.

El quinto y el sexto, ya me pierdo. Sí, tengo hasta ocho,

seguimos poniendo en la lista. Pero ¿cómo es posible?

¡Pobrecillo tu Matías! A ver, yo soy de una relación,

entonces, si esa relación falla, pues...

Tienes el recambio.

Otra. Ainhoa,

el año pasado viniste a visitarnos y a ayudar a Begoña

en la prueba que tuvo que replicar un vestido de novia.

Sí, es verdad. ¿Te atreverías a participar

en un "Maestros de la costura celebrity"?

¡Sí! Tú sabes que sí.

¡Ainhoa, sí!

Ainhoa, que no te vamos a poner en ese aprieto.

Quiero estar en mi zona de confort.

Vienes a disfrutar con nosotros... Si hacemos "Celebrity", te llamo.

Y a darles algún consejo de reciclaje

a nuestros aprendices que se juegan su continuidad

en el taller de "Maestros de la costura",

que tú de reciclar entiendes un rato.

Un rato, sí, sí, sí,

porque cantidad de trajes y eso pues los he reciclado.

Y hasta marido reciclas y todo. Cla... (RÍE)

¿Podemos ya descubrir el siguiente maniquí?

Vamos allá, Raquel. Que no puedo con la intriga,

el suspense. A ver.

Avancemos. -# Chan, chan, chan. #

Ahora lo vamos a ver.

¡Oh! ¡Guau, guau, guau, guau!

Pues este conjunto de pantalón y top

ha sido confeccionado a partir de este vestido de novia.

Aprendices, ya os habíamos hablado anteriormente

del término "upcycling".

Consiste en transformar prendas que ya no utilizamos

en prendas con un valor

y que nos apetezca volver a ponernos.

Bueno, y, Raquel,

¿nos enseñas tu vestido? Llevo un ejemplo, es un ejemplo

porque... es un vestido de Dominnico,

que lo hizo a partir de un... mantón de manila.

Que pasada. Estás guapísima.

-Es impresionante.

Aprendices..., debéis reciclar un vestido de novia

para darle uso en el día a día, ¿vale?

Bien para una fiesta, una cena con las amigas...

Podéis utilizar solo una parte del vestido

o el vestido entero

o incluso combinar más de un vestido.

Por supuesto,

podéis utilizar también las telas y complementos y atrecho

que hay en la mercería. Laura, ¿respiras

o tenemos que bajar a hacerte el boca a boca?

Pues yo, un poquito de boca a boca no me vendría mal.

"A ver, la prueba me la planteo un poco complicada

porque veo un vestido de novia

como con mucho trasto para manejarlo,

como..., es que es muy grande eso,

son metros y metros y metros,

entonces, eso lo veo complicado, el cortarlo, el..., uf,

sálvese quien pueda".

Y para que vuestra prenda nueva no nos recuerde en absoluto

al vestido de novia del que vais a partir,

aquí tenéis tintes de todos los colores.

Aprendices, no os asustéis demasiado

si no habéis teñido una prenda en vuestra vida

porque no es tan complicado como parece.

El proceso es el siguiente: cogeréis del bodegón

los colores que queráis

y todo lo que vais a necesitar para teñir, ¿vale?,

y tendréis recipientes con agua caliente y humectante

y termómetros

para medir que la temperatura llegue hasta los 98 grados,

entonces introducís vuestra prenda y añadís el color.

A los diez minutos, añadís el vinagre,

removéis

según el tejido y el color que queráis que la prenda coja.

Después, debéis sacar la prenda con muchísimo cuidado

y lavarla con agua fría.

A continuación, lo tenéis que meter unos minutos

en la centrifugadora y, por último, a la secadora.

En este reto...,

vais a trabajar en dos fases.

En la primera fase,

contaréis con 60 minutos

para confeccionar la prenda nueva

a partir del traje de novia

y en la segunda fase,

tendréis 30 minutos

para teñirla, lavarla, secarla,

aderezarla y emplatarla, como en "MasterChef".

¿Entendido?

Sí.

-"No he teñido nunca ropa

porque las veces que le dije a mi madre: 'Pues podría teñir...',

me dijo: 'No, no porque se ensucia, se...,

no, la porcelana de las griferías, todo, los cuencos,

en esta casa, no se tiñe'".

Bueno, Caprile,

tú, aquí está tu prueba porque tú eres el rey de las bodas.

Has hecho el traje de novia desde la infanta Cristina

hasta actrices de Hollywood como Margot Robbie

en "El lobo de Wall Street",

que era la que se casaba con Leonardo DiCaprio.

Además, eres el rey del reciclaje...

Eso sí, mira. Y, por no quedarnos cortos,

eres del mejor cliente de Humana. Eso es verdad.

A ver, evidentemente, yo aquí lo que intuyo

es que Palomo te está diciendo

que queremos que esta prueba la hagas tú.

Me conocéis demasiado bien, ¿eh?, jugáis con ventaja.

Lorenzo, ¿dispuesto a reciclar ese vestido de novia

y a ser un poco el profesor Bacterio?

Hombre, pues si lo dicen aquí estos brujos pirulos...

A ver qué vas a hacer.

No los he visto,

pero me da... que siempre habrá alguno como con volantes y tal,

y entonces, mira, una cosa

que siempre he querido hacer en el taller.

Chaquetón, abrigo... Ah...

¿Sabes? ¡Qué bonito!

Para ponértelo, yo qué sé, con un vaquero.

¡Oh, qué bonito! Muy Lady Gaga.

Lorenzo, por favor, ocupa tu lugar en el taller,

mucha suerte.

-"Siempre es una pasada ver a los jueces coser,

porque digo: '¿En serio?', o sea, nosotros hacemos...

alguna cosilla en todo ese tiempo,

pero es que ellos hacen unos vestidos superambiciosos

que son una pasada, jolines,

y que baje Caprile,

vamos, tengo ganas de ver el resultado".

Estamos a punto de arrancar la prueba

y tú, Yelimar,

fuiste la mejor en la prueba por equipos

y ya te anunciaron los jueces que tendrías una ventaja.

-Qué miedo me da. (RÍE)

La ventaja consiste en que puedes decidir

a qué compañero le vas a quitar... 15 minutos de prueba.

¡Uh!

Habrá un aprendiz que solo tendrá 45 minutos

para hacer la modificación del traje de novia.

-Joder, pobrecilla, chaval. -Pues se los quito a Mily...

para que todos puedan jugar con el mismo tiempo

los que se juegan la prueba de expulsión.

Muy bien. Muy bien, Yelimar.

Muy bien, pues es la decisión de Yelimar.

Ha podido, ha tenido la opción

de, bueno, poner las cosas un poco más difíciles

a alguno de vosotros,

pero la que tendrá que terminar 15 minutos antes que el resto

será Mily. Perfecto.

"Lo veía venir".

Yo que me había montado mi idea de: "Voy a hacer esto,

voy a hacer lo otro, venga, una hora, me da tiempo",

y entiendo que me lo haya dado a mí,

la verdad es que ha sido buena compañera, sí.

Laura, como soy consciente

de que vais a estar de los nervios...

Y yo te hice una promesa que voy a cumplir.

Yoga. A ver, Laura, acompáñame.

¿No puedo ir yo también, María? No,

esto es para Laura. ¿No podemos ir todos?

¡Jo!

Laura, te voy a hacer un gran regalo,

y espero que seas muy consciente,

porque... te voy a presentar a mi profesora de yoga.

-¡Oh! Marta.

Laura dice que se pone muy nerviosa

cada vez que viene a coser al taller

y yo pensé que la única que podía solucionar esto eras tú.

¿Cómo puedes ayudar a Laura?

-Pues mira, necesitas canalizar un poco

o balancear un poco ese estrés que tienes.

Vamos a hacer unos ejercicios de respiración,

entonces, si quieres, nos sentamos para que tú luego lo puedas hacer

y tú vas soltando. -Qué guay, gracias.

-De nada, a ti, corazón. Qué suerte, Laura, aprovéchalo.

-¿Cómo me pongo? -A ver.

-¿Como tú? -En postura de "sukhasana"

o "siddhasana", postura de meditación.

Entonces, primero, cierra tus ojos, inhala profundo...

y suelta, ¡ah!

Bien. Y ahora vas a inhalar por la fosa nasal izquierda.

Tapa la fosa nasal izquierda y exhala por la fosa nasal derecha.

Inhala por la derecha...,

tapa y exhala por la izquierda.

Así.

Ahora colocas las manitas aquí adelante, vamos a cuatro puntos.

Exhalando, vamos a llevar la cadera atrás

y vamos como si fuera un perro mirando hacia abajo.

Venga, ahí, muy bien, y ahí, respira.

Mueve la espalda así, llevando el peso hacia las muñecas,

uno. Vamos.

Dos, eso, bien, bien, bien, moviendo la espalda,

tres, desbloqueando,

y en la cuarta, nos quedamos aquí.

Caminamos, manos a pies,

vamos subiendo, vamos subiendo, vamos subiendo, subiendo, subiendo.

Inhalas profundo, elevas tus brazos,

juntas tus palmas, miras tus pulgares,

sigue, sigue, sígueme,

y aquí, manos al centro de tu corazón.

Y tus tres palabras que vas a decir siempre,

una afirmación, "puedo con esto". -"Puedo con esto".

-"¡Puedo con esto!". -"Puedo con esto".

-Y "puedo con esto". -"Y puedo con esto".

-Ya está. Namasté.

-Vale, muchas gracias. -Nada, mucha suerte.

Muchas gracias, Marta,

lo importante es que cada vez que se ponga nerviosa

y antes de entrar al taller o en su vida

recuerde que haciendo estos ejercicios

conseguirá tranquilizarse

y hacerse dueña de su propio cuerpo.

Exacto, y controlar su mente.

Bueno, nos vemos en la próxima clase,

tengo muchas ganas. Muchas gracias.

Muchas gracias, Marta. Adiós.

Laura, ¿qué tal? -Jo, genial, me quedé como...

¿Te quedaste bien? Sí.

"Me ha encantado".

Me hubiera gustado que la clase durara un poco más,

pero estamos en prueba de eliminación,

no pueden estar todo el rato conmigo.

Os recuerdo a todos lo básico.

Debéis elegir un traje de novia y transformarlo en otra prenda

y después, además, teñirlo.

Tenéis 60 minutos para la confección,

excepto Mily, que tiene 45,

y otros 30 para el proceso de tintado,

y, por favor, Laura...

no puede pedir el imperdible, pero los demás sí.

20 minutos de ayuda de cualquiera de los mandiles blancos,

que están en la barandilla, que podrán daros la ayuda o no

durante esos 20 minutos

que son gloria cuando uno se juega la prueba de expulsión.

La prueba de expulsión

comienza en tres, dos, uno,

¡a coser!

(Música alegre)

¡Venga, chicos, que lo vais a hacer de maravilla!

Hombre, habrá que coger uno con buena falda.

Menudo follón...

¡Ah!

-Tengo allí el patrón, vestido, hilo, cremallera...

-Sí. -Ya está, ¿no?

-Eso es, vale.

-Vale, pues venga, a hacerlo, vamos.

-Qué pena da romper esto, de verdad.

Qué pena.

¡Hala, Caprile! ¿Qué llevas?

¡Oh, Dios mío! ¡Venga tul!

-¡Venga, chicos!

"Para transformar el vestido de novia

en el dos piezas de la muestra,

lo primero es descoser con cuidado el vestido

y aprovechar la falda para cortar las piezas del patrón".

"Después, unimos las piezas del delantero

creando un pliegue para ocultar la costura".

"Al cerrar las piezas de la espalda,

dejamos sin coser una abertura para el paso de la cabeza".

"Unimos el delantero y la espalda por los costados y los hombros".

"Recortamos los volantes de la manga

y los aplicamos en los hombros del top".

"Rematamos el escote y las sisas

y aplicamos un botón y una presilla".

"Para confeccionar el pantalón,

cerramos las pinzas de las piezas del trasero

y las unimos colocando una cremallera".

"Cosemos las pinzas del delantero y unimos ambas piezas".

"Unimos delantero y trasero,

primero, por el interior de la pernera

y luego, por los costados".

"Rematamos la cintura y los bajos del pantalón

y teñimos todo el conjunto de un color de tendencia".

(Música de tensión)

-Estoy atacado, es una prueba de eliminación.

Voy a hacer un vestido con costadillos,

en escote recto y después, igual, si me da tiempo,

pues le pongo un fleco ahí para darle otro rollo.

"Pepe Botella". ¡Uy, de Alicante! ¡Es de Alicante!

-¿Es de Alicante? ¿De quién? -De Pepe Botella.

-Ah, Pepe Botella, claro.

Voy a aprovechar el mismo traje

y voy a sacar pues... un traje de fiesta.

Que la pobre mujer dice: "Me he casado, no tengo dinero

y ahora se casa mi prima de Cuenca",

pues, bueno,

que vaya mona a la boda de la prima de Cuenca,

¿sabes lo que te quiero decir?

-Eh, ¿qué está haciendo Laura? -Creo que está descosiendo primero

para luego, no sé, transformar...

Pero mírala qué apañada que está. -Hoy estoy un poquito nerviosa,

pero con la clase de yoga me he venido arriba, ¿eh?

Voy a transformar este vestido en capa sobre capa

y voy a ir haciendo como un vestido de cóctel a media rodilla.

Totalmente diferente, nada que ver con un vestido de novia.

Esta prueba desde luego que es chulísima,

es de lo más interesante que hemos hecho jamás.

A mí me encanta, es una de mis pruebas favoritas, te diré,

pero es una prueba muy complicada. Sí, hay que tener mucha imaginación

para no perder el tiempo

porque de tiempo tampoco tienen demasiado.

-Vale, tengo 45 minutos

y he tenido que simplificar lo máximo.

En principio quería hacer otra cosa,

pero... voy a hacer una especie de top murciélago,

manga de murciélago, escote barco y... y poco más

porque no me va a dar tiempo a nada más.

-Cuando me casé por primera vez fue muy emotivo

porque el vestido de mi madre era un vestido muy Audrey Hepburn,

muy sencillo, con una seda salvaje preciosa,

y lo pude reutilizar, y luego, además, fue muy emotivo

porque casarte con el vestido que se casó tu madre...

El sentimiento y la historia de ese vestido.

Y con el cariño, yo todavía recuerdo

con el cariño que lo desenvolvió y me lo dio.

Pues estoy haciendo una especie de chaquetón

así un poco Lady Gaga, todo de volantes de tul,

y la segunda parte de la prueba, lo de teñir,

eso sí que me preocupa un poco, esto no, transformar esto no.

Hola, Lluis.

¿Cómo estás? "Ni hao".

Asustado. (RÍE)

¿Ya tienes claro lo que vas a hacer?

Pues iba a transformar...

Fíjate, cada vez lo veo más... Bueno, cuéntame.

Más estrecho y no me gusta. Ahí tienes para soltar.

Sí. ¿Ibas a transformar el qué?

Y voy a ponerle como un cuello al bies

y luego le voy a poner una falda corta

y te sirve para... para un apaño. Pensé que igual el cuello al bies no

y le doy la vuelta y voy a hacerle un lazo a lo Laura.

Oye, yo flipo que te hayas casado tantas veces,

soy tu fan, ¿eh? -¿Por qué?

-Hombre, tantas veces, ¿sabes lo que es...?

Tú siempre sueñas: "Y si me caso, ¿cómo será mi boda?".

-(RÍE) -Ha tenido cuatro oportunidades

y las que le siguen, o sea,

"No me gustaba este sitio, todo distinto, que no me gusta...".

Entonces, ¿estás diciendo

que te gustaría casarte cuatro veces?

No, no, yo creo..., no, el día que lo haga, la hago.

Ya está aquí el pensamiento de la tieta otra vez, hay que...

Soy convencional. Bueno, pero la intención

de que sea para siempre, vale,

pero luego la vida da muchas vueltas.

-Que si da, uh, la vida... -No te digo que no,

pero también te digo que, claro, que si yo pensase en hacerlo,

cuando lo hiciese sería porque estoy muy decidido

porque si no, me quedo como estoy, ¿sabes?

Tienes amantes o tienes parejas o tienes...

-Uy, los amantes. -Vida.

-Los amantes son muy estresantes.

Lo malo es que cuando tú le das muchas vueltas a la vida,

entonces ya no es que solo la vida da muchas vueltas,

es que encima tú le das vueltas a la vida

y ella se cambia mucho.

-El día que lo hiciese, sería de verdad, si no, no lo hago.

Eso de que lo hagas "de verdad", eso, es que, mira, Ainhoa,

Lluis tiene 27 años,

pero tiene el pensamiento de una tieta de 86.

¡Lluis, que te centres, por favor!

"Entre lo desorientado que estoy, lo perdido que estoy,

lo agobiado que estoy, no doy a basto,

me estoy perdiendo, me están haciendo preguntas,

no sé cómo atender y cómo seguir, no me veo,

o sea, hoy creo que no soy Lluis, no sé quién soy".

Esto... es que no me gusta nada.

No quiero a casar en la vida, madre mía.

Qué nivel, Maribel.

A ver, igual si la plancho...

-Javi, si te ves agobiado, pide el imperdible.

-Sí, sí, lo sé, lo sé.

-Madre mía, pero ¿qué queréis que haga en 45 minutos?

¡Dios mío!

-¡Venga, chicos! -¡Va!

¡Venga!

Antes de deciros cuánto tiempo ha pasado, recordad,

ese imperdible sigue estando a disposición de quien lo necesite

y que en caso de que lo vayáis a utilizar,

deberíais calibrar en qué momento de la prueba

puede ser más útil

porque os quedan solo 30 minutos

de confección. -Madre mía.

-¿Y a mí cuántos? A ti 15.

-Pues, Raquel, pido el imperdible. ¿Quieres el imperdible?

Sí, quiero el imperdible.

Que baje Ancor.

¡Uy! Ancor, ¿ayudarías a Lluis?

Claro que sí.

-"Pido el imperdible porque me estoy viendo perdidísimo,

veo que están cantando el tiempo

y que no he sacado adelante la prueba

y... y se tiene que reconocer,

cuando se necesita ayuda, se necesita,

y yo, en este caso, necesito ayuda, la necesito".

De alguna manera, esto estaba escrito,

no hay más que ver el uniforme que lleváis.

Ancor, tienes 20 minutos para ayudar a Lluis.

Lluis, dime qué hago. -¿Qué debemos hacer?

Salvar la prueba. -(RÍEN)

Coge la falda. Vamos a hacer la falda lápiz

y debemos hacerle también un cuello al bies, ¿ves?

¿Te ves capaz de salvar la falda?

¿Ves? Porque queda como muy estrecha

la cosa de los lados, ¿ves?

-"Que Lluis me llame a mí, o sea, que me necesite para ayudarle,

quiere decir que valora y que sabe que yo entiendo,

entonces, no sé, me siento muy halagado".

-Mira, solucionamos la falda a lo María Escoté,

¿te parece? -Vale.

(GABRIEL Y YELIMAR) Javier, ¿cómo vas?

-Se le está cayendo todo, ¿eh? -Sí, está muy nervioso.

-"Acaba de pedir Lluis el imperdible, ya me ha fastidiado

porque yo tenía pensado pedirlo cinco, siete minutos más tarde,

no más".

Hola, Javier. ¡Javier!

Hola, ¿qué tal?

Veo que estás sudando la gota gorda,

nunca mejor dicho. Literalmente.

Te traigo un pañuelo.

Ten cuidado con el traje, pero si estás chorreando.

Sí, sí. Pero ¿qué te pasa?

¡Uh!, pues el estrés, los nervios, un placer, ¿eh, Ainhoa?

Cuéntanos qué estás haciendo.

Pues, mira, voy a hacer un vestido con...

quiero este escote recto

y después, seguramente, le pondré... fleco

para aquí y que baje otra aquí.

La idea no es mala, si te sale bien...

Sí, pues ahí estamos. Oye veo el vestido pequeñito,

no sé si... ¿Sí?

Pruébalo en el maniquí antes de que tengamos ningún drama,

que todo entre bien... Sí, lo iba a hacer ahora,

estoy a tiempo de sacar costuras.

Muy bien. Suerte.

Un placer, Ainhoa. -Igualmente, mucha suerte.

-Gracias.

"Menos mal que ha venido Palomo en la visita

y me ha aconsejado que mire la talla del vestido

porque le parece pequeño,

vamos, porque si no, lo planto y no entra".

Es que no sé qué he hecho mal, la cremallera.

Chica, de verdad, tiene una mala leche...

"Claro, ¿ahora qué hago? Debo pensar rápido

para ver cómo lo puedo solucionar".

Es que, Lluis, has cogido... Muchas piezas tiene este vestido.

¡Mily! -¿Sí?

¿Cómo vas, Mily? Bueno...

Porque te quedan cinco minutos de confección.

Vale. Al resto...,

20 minutos de trabajo... -Uy, Ancor, yo me voy.

Para terminar. -¿Qué te vas a ir si estoy yo aquí?

Mira, justo, Lluis, justo.

-Javi, ¿qué te falta?

-Mucho, no... Es que creo que se ha roto la cremallera.

-No hay nadie bordando, ¿no? Corre, ve.

¡Va, chicos, que lo tenéis que hacer superbién!

-Javi, ¿ya has bordado, cariño? -Estoy en ello.

Muy bonito, Laura.

-Laura, muy bonito, ¿eh?

Y el tiempo de confección de Mily

termina en diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno, tiempo.

Tienes que dejarme la prenda por aquí...

y a partir de ahora no la puedes tocar

hasta que arranque... Vale.

El tiempo para teñir. Muy bien.

"Pues... a ver, sí, que no me voy, que lo entiendo,

pero me hubiera gustado tener el mismo tiempo que ellos

para haber entregado algo en condiciones, bonito y bien,

entonces, bueno, jolín, me da un poquito de rabia

esos 15 minutillos menos".

A los demás os quedan 15 minutos de trabajo.

Lorenzo, ¿me oyes? Perfectamente.

(MILY) ¿Qué tal, Javi? -Mal.

-¿Mal? -Pero... vamos a ver.

Vamos, Javi, que tú puedes, dale. -Venga, vamos.

Tira para arriba.

-¿Qué hago yo? ¿Te hago otro triángulo?

-Ve haciéndolo para poner de lazo,

que eso nos decorará el traje. -¿Cómo que para hacer de lazo?

El tiempo del imperdible

termina en diez... Lluis, lo has hecho de maravilla.

Nueve, ocho, siete, seis... Lluis, mucho ánimo con esto.

Cinco... Esto te lo pongo aquí

para que no se extravíe. Cuatro, tres...

La plancha, aquí. Dos, uno, tiempo.

Hala.

-"Yo creo que Ancor con su ayuda,

si no consigue al menos que termine el vestido,

me dejó las papeletas para que pueda llegar

porque me sacó de ese apuro,

entonces, si me salvo, es gracias a Ancor hoy al menos,

porque el agobio que llevaba no era normal".

-¿Qué le ayudaste a hacer? -A cerrar la falda

y a unir el cuerpecito y cerrar la costura de aquí arriba.

Señora Caprile, ¿cómo va?

Va. Es que no encuentro la aguja enhebrada

y me cuesta mucho enhebrar.

(MILY) ¿Te la enhebro? No.

Caprile, que estoy sin hacer nada.

Coincidiréis conmigo

en que lo mejor de las pruebas de expulsión

es que mirando se aprende muchísimo.

Sí, sí, sí. Hay otra forma de aprender también,

el nuevo libro de "Maestros de la costura",

que es... para Yelimar. Oh, qué bien.

"Hazlo tú mismo con Maestros de la costura".

"Mira, aquí tienes instrucciones

para poder hacer muchos de los trabajos de las pruebas

que habéis realizado en el taller,

pero, además, cuenta con patrones, desplegables...".

Tú, con esas manos, con estas cosas tan bonitas

y este libro, ¡mua!

Va salir todo... diez.

¡Ah! ¡Gracias! -(RÍEN)

¡Qué guay, mira! -¡Qué guay!

-A ver, vamos a ver si me entra por aquí o no me entra.

-¡Hombre, mira el que se montó Javi! -Bueno, tiene su rollo, ¿eh?

-Está bonito.

-(SUSURRA) Píllalo con alfileres atrás y ahora lo subes.

-Se me ha roto la cremallera, Mily. -Venga, no pasa nada, sigue.

Lo que me preocupa es el tinte, Dios mío. (RÍE)

(MILY) ¿Qué tal vas, Lluis? -Mal.

(MILY) ¡Bien, venga, bien!

-La falda esta quedará como un globo.

¡Aprendices!

Un minuto y termina el tiempo de confección

también para Lorenzo.

(MILY) Venga, Javi, da la puntada más rápida de tu vida.

Lauri, ¿qué te queda? ¡Venga! -Ya voy a... le voy a poner ya.

-Tía, no tengo muy claro lo que está haciendo Javi, ¿eh?

-Está colocando flecos aquí atrás así, creo, ¿no?

Diez, nueve... (RESOPLA)

Ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno, ¡tiempo!

(RESOPLA)

"Estoy, uf, no sé cómo decirlo, desilusionado

porque la cremallera no he podido solucionarla

y, por lo tanto, está rota".

Aprendices, esa es la prenda que tenéis

y ahora, además, tenéis que darle color,

y ese proceso comienza...

en tres, dos, uno,

30 minutos para teñir que empiezan ahora.

(ANCOR) ¡A colorear!

Una, dos... -Tinte negro.

A ver, ¿eh?, no arraséis.

Esto es negro será, ¿no? -No, es azul, mira la cinta,

el negro es ese de ahí. -Lluis, ¿qué color has cogido?

-Rojo. -Vale. Un, dos, tres, cuatro, cinco,

seis, seis cosas.

¡Vamos, Caprile! ¡Vamos, Lorenzo!

¡Caprile, te queremos!

(LLUIS) Madre mía.

Si parece una... un pescatero pareceré con esto.

Dos van a teñir de rojo, Javi y... -Mily también lleva rojo, creo.

(LAURA) ¡Medid la temperatura!

¡Ay, que me quemo!

Con cuidado.

-Ya te digo que lo voy a sacar aunque lo rompa.

Caprile, ¿alguna vez en tu vida has cocinado algo?

Pues sí. ¿El qué?

Pues no te lo voy a decir. Nada.

¡María, tú lo que me quieres es distraer!

Esto se moja...

-Ya está a 90, lo meto y lo saco.

(YELIMAR) Primero lo calientas...

-Claro, primero lo tienen que mojar, luego, sacar, escurrir,

meter el tinte.

-¡Ah! ¡Pero cómo pesa esto!

Para que quede rojo.

Me combine.

Parece kétchup, ¿eh?

Parece que está echando kétchup Lluis.

Venga, Lauri, rápido.

(LLUIS) Diez minutos.

(MILY) Fumando espero.

Es que Caprile para meter todo eso madre mía, ¿eh?

Allá va Caprile, mira. Mira Caprile.

No tiene precio en casa

ver a Caprile metiendo el tutú en la olla.

A la bailarina en la olla. "A la bailarina en la olla".

Necesita una bañera.

(LAURA) ¿Qué tal, Lluis?

Pues me siento Gargamel.

Me sé la canción de Gargamel, pero en catalán, claro,

si la canto, no la entenderás. -Cántala.

(CANTA EN CATALÁN)

Con la voz que tengo,

parezco Marge Simpson cuando canta las nanas.

Si ya sudo yo bastante,

solo me hace falta el calorcito este.

Esto es para abrir los poros.

(LAURA) Que te vas a quemar, Caprile.

Se parece a un pulpo eso, Caprile. Ya, ¿y?

Pues que no te va a entrar.

(JAVIER) Yo creo que sí me está cogiendo,

¿te coge? -Yo creo que también.

-¿Tú cuál cogiste? ¿Negro? -Negro.

-A mí me ha quedado un rosita muy mono, rosa chicle.

¡Yo también! Pues ponemos la lavadora juntos.

-Sí, la tengo yo también, los tres. -Javi también lleva rosa.

Esto me recuerda a cuando me disfracé de Pitufina.

Esto parece que estamos leyendo el futuro.

¿De qué color lo veis? Yo, rosa.

Yo lo veo muy negro. -Muy negro. (RÍE)

¿Negro?, ¡uh! -¿Negro?

¿Negro?

Lo veo negro el futuro.

-Vale, pero ¿qué color has cogido? -Negro.

-¿Negro? -¿No lo has pillado aún, Gabriel?

-No lo había pillado. -Sigue un poquito más y ya darás.

¡Ay, que pongo el vinagre!

El vinagre ya para que fije, ¿no? -Sí.

¡Puaj, qué olor!

¡Ah! ¡La camisa! (LLORA)

¡Ay, madre! -¡Hala!

A mí siempre me dejáis los marrones,

mira cómo me puse. ¡Caprile, te pusiste perdido!

Pero, Caprile, Jack el Destripador, ¿esto qué es?

Ahora tienes que teñirla. Unos lunares.

Sí, claro, de lolailo, lo que me faltaba.

Yo creo que los tintes no son lo suyo,

a él le gusta el blanco de novia

y los trajes de madrinona y ya está.

No os estoy haciendo ni caso.

Sí, te voy a echar vinagre a ti encima.

Como salpique esto, como se caiga y me salpique, muero.

-¡Ay, qué color más dulce!

Te voy a decir una cosa, aparte de nuestra competitividad,

me da pena que te hayas manchado esa camisa.

Ya, hija, pero esto luego en el tinte se va.

"Pero en el tinte", no, eso no..., ya veremos.

María, ya está, ¿no? ¿Qué pasa?

De verdad, necesitáis terapia de jurado, ¿eh?

No, perdona, las clases de yoga las necesitamos todos.

"Mira, me da igual, María y Palomo me dan igual

porque están siempre chinchando".

"Si hago una cosa, porque hago una cosa,

si hago otra, porque hago..., sobre todo, María,

que es que es muy competitiva y muy pesada

y viene ahí a enredar a la mesa a distraerte".

Hala.

¡Uh! -¡Ay, Mily, espera, que voy!

¿Ya la has puesto? -Sí.

-¡Buah! Eres lo peor.

Tres minutos, ya está.

-¡Ah!

Mira, voy con un zapato sí y el otro no.

¡Vas ideal!

-Ay, Javier, qué bien que vengas,

porque creo que tenemos el mismo color.

-Sí, va, pues vamos. -Venga.

-¿Esta no se puede abrir o no...? Sí...

-¡No, esa no se puede, es la lavadora!

-Es la secadora. -Le quedan dos minutos, ¿vale?

-Vale.

¿Cuál elegirías, Ainhoa? Venga, elige, fantasea un poco.

¿Elegir para una obra del trabajo? Para tu próxima boda.

Este a ti te queda muy bien. No, no.

¿Ese tipo de vestido no?

Sí, pero no... Con este estarías guapa.

Es más de ópera. Sí, este...

Es bonito. De todos los que veo, este.

Esta parte de aquí todavía le pondría más una flor Chanel

o algo así. O un buen broche antiguo bonito.

Sí, o un buen broche antiguo.

Ya está, venga. -Es que lo rompes.

-Venga, pues nada. -Venga, Javier, mételo.

-Dale, tíralo. Hala.

-Ya.

No me extraña que te cases tanto, te quedan fenomenal.

Este parece un Valentino, es precioso, ¿eh?

Sí, parece un Valentino. Sí.

Precioso. Precioso.

A ver, como en el mercado, ¿quién es el último?

¡Madre mía! ¡La camisa! -Yo. Ya no, ahora eres tú.

Bueno, ahora este es el momento de la verdad

porque ahora es cuando veremos si escogieron bien el tejido o no.

-Hala, metedla. -Venga, me toca.

-Javier, mete.

-Vamos allá. -Gracias, cariño.

-Dale. -Cerramos.

-Ah, ya Mily está planchando.

(MILY) Me ha quedado un poco manchada.

-¿Y eso por qué? -Yo qué sé.

-¡Ah!

(JAVIER) Hombre, yo creo que ya, ¿no? El mío sí, ¿no?

-El mío está mojado. -Pues dale tú, ciérralo.

-Por favor, Lluis. -Ciérralo.

¿Qué pasa, que me queréis entretener

para que no me de tiempo a mí? -Ya te toca, Caprile.

Que aquí... todos somos cocineros antes de frailes.

-Oye, que mi padre iba para fraile. Pues mira, así saliste tú.

-Por eso. -Siguiente.

-Venga, Caprile.

Se me ha quedado manchada.

-Mira, yo ya me llevo el mío, tú.

Lo seco con la plancha. -Me queda poco.

¡Ay, qué bonito, Lluis! -¿Sí? Es bonito, es verdad.

-Pero lo tapo por el agujero. Venga, venga.

A ver, espera. Que tú me estás distrayendo

para que no me dé tiempo a mí lo mío.

Compartir es vivir, Caprile. Sí, sí, venga.

Venga.

(ANCOR) Oye, yo creo que se le ve un trozo blanco a Laura.

-Ah, eso no se le tiñó, seguro que era muy sintético

y no le...

(MILY) ¿Qué tal se te ha quedado? -De color, bien.

-Qué bien.

El color de Lluis es el más bonito, ¿eh?

(JAVIER) Vamos a ver si así entra.

(SUSPIRA)

Allá va, allá va Caprile.

¡Guau!

¡Bueno! ¡El abrigo!

Buah, el de Caprile se ve brutal, ¿no?

Esto es horroroso.

Estoy ya muy mayor.

Si yo sé que me sobra tanto..., hubiera hecho otra cosa más.

¡Lluis, se ve precioso! -¿Sí?

-Sí, sí. -Sí.

Aprendices...,

último minuto de la prueba.

¡Espera, Raquel, espera!

Último minuto, Lorenzo.

Javi lleva un rato haciendo lo mismo,

peinando y peinando los flecos.

Y el tiempo termina en diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco... ¡Espera, Raquel, espera!

Cuatro, tres... Por lo que no me dejes

con la aguja en el aire. Dos, uno, ¡quita la aguja!

Cero. Ya.

Tiempo. (YELIMAR) ¡Bravo!

(Aplausos)

No he llegado.

-¿No te dio tiempo a coser la cremallera?

-No, no llega la tela.

Lo he pasado fatal, ¿eh?, fatal. ¡Es precioso, Caprile!

-Eso, vamos... ¡Guau!

Espectacular. -Espectacular.

Caprile es un profesional de los pies a la cabeza.

"Coger un vestido de novia y sacar unas ideas así

es propio de genios".

Qué bello.

Mira, mira, mira, mira. -Esto me lo llevo yo a mi casa.

¡Oh, las plumas! ¡Bueno, Ainhoa, cómo te queda!

¡Madre mía, qué pasada!

El enfado ha merecido la pena. ¡Guau!

¡Guau! ¡Lo más!

¿Qué pasa, Lorenzo? ¿A qué te gusta? ¡Ah!

-Ya está, adjudicado.

¡Estás guapísima! ¡Buah, eres una diva!

¡Es superdiva! ¡Es lo más!

Sí, ha merecido la pena, la verdad. ¡Guau!

"Esta transformación que he hecho, no sé,

'la Gallina Caponata de tul', porque no sé cómo llamarlo,

me ha costado mancharme la camisa,

pero... creo que se ha conseguido un color azulón

pues... muy bonito, muy impactante".

Aprendices, antes de que llegue la valoración,

quiero que despidamos con muchísimo cariño a Ainhoa,

una de las mujeres más cabezota... También es verdad.

Y con más talento que yo conozco. (RÍE)

Un fuerte aplauso para Ainhoa Arteta,

es tu casa, Ainhoa. Gracias.

Muchas gracias, Ainhoa, encantado. Mucha suerte.

Lorenzo...,

esa capa a mí me vendría de cine.

¡Gracias!

Aprendices, ahora los jueces

van a visitar los puestos de costura

para analizar vuestro trabajo.

Gracias y suerte.

"Creo que los jueces me dirán que la cremallera se ha roto

porque faltaba tela en la zona de la cadera

y que, evidentemente, se ha roto por eso,

entonces, se puede subir, bajar, pero no baja del todo".

Bueno, Lluis, por favor, enséñanos tu modelazo.

"La verdad es que una transformación total

se ve, o sea, no tiene absolutamente nada que ver

con el vestido original,

que eso era, realmente, lo que queríamos en esta prueba".

He respetado la botonadura. Un tejido divino,

o sea, es así rústica.

En realidad, está bastante bien confeccionado,

fíjate, además, yo no sé si tú estarás de acuerdo conmigo,

que aquí veo a la tieta un poco rejuvenecida,

se ha quitado... se ha quitado 20 años de encima

de un plumazo, vamos.

Tendrás que darle las gracias a Ancor, ¿no?

Sí, bueno, ya se lo dije, ya hemos hablado, muchas gracias.

-No hay de qué. -Sabe que si no hubiese bajado,

no me hubiese relajado, entré en bucle

y la verdad es que hoy solo no salía adelante y ya lo he visto,

"o pides el imperdible o te vas". Este nuevo Lluis me encanta.

Bueno, Lluis, has hecho un buen trabajo, un gran trabajo,

déjate de rollos ya y vuelve a tu sitio, haz el favor.

"La valoración me ha parecido superbién,

la verdad es que una alegría, le debo una a Ancor,

bueno... creo que para lo que quiera ya sabe que estoy".

Javier, por favor.

¿Para qué ocasión es el nuevo vestido

que has creado a partir de un vestido de novia?

Bueno, he intentado hacer un vestido sencillo.

Era un vestido que tenía bastante vuelo en la falda

y... pues he preparado este vestido sencillo con costadillos

y decorado con tirantes y...

de... de fleco.

A ver, Javier, esto está fatal cortado...

Sí. El escote se te ha ido,

las costuras, míralas, no hay nada bien cortado,

se te ha ido el hilo, se te ha ido el centro,

se te ha ido todo.

Luego, esto... no entiendo,

o sea, si vas..., córtalo o mételo en la sisa,

pero esto aquí en medio, ya me dirás...

No, es que... ¿Lo dejas aquí abajo?

No, si lo que quería al final era haberlo cosido.

Pero no, claro, pero mira cómo se te ha quedado.

Y luego, eh, la cremallera... Esa es la que se me ha reventado.

¿Qué ha pasado con la cremallera?

Es que se te ha roto y luego, mal puesta,

o sea, no entiendo qué te ha pasado.

Tú, normalmente, este tipo de fallos tan graves

no los tienes. No. Lo sé.

O sea, las piezas están supermal cortadas

y la confección... no es digna de ti.

La idea podía tener mucha gracia si estuviera bien hecha, claro.

Ahora mismo, así, te ha quedado un poco que es un Frigopie,

me recuerda a mí.

Javier, creo que tenías uno de los trajes más interesantes

para esta prueba, con unas flores preciosas.

No entiendo cómo teniendo unas flores en ese vestido

me coges este fleco.

Mira, acércamelo un momento. Claro.

Mira.

Mira, mira, Javier.

¡Oh, qué bonito, por favor! Mira.

Has despreciado la parte más interesante de este traje,

que es... Las flores...

Un corpiño valenciano. Bueno, y la falda.

¡Y estas flores! Y esta flor teñida luego,

qué bonito. Teniendo estas flores,

¿por qué usas ese fleco?

Es que, es que tenías una joya, Javier.

Aquí esto me lo tiñes de negro, haces una falda así un poco globo

y ya tienes un vestido de cóctel ideal.

Mm, no lo he visto, evidentemente.

Lo siento mucho, Javier. Gracias. Nada, muchas gracias, ¿eh?

"La valoración era más o menos lo que me esperaba".

A ver, yo sabía los errores y fallos que tenía el vestido

y pues, más o menos, han ido encaminados por ahí.

A ver, Laura,

explícanos por qué has decidido reciclar así tu vestido de novia.

A ver, sinceramente, quería que fuera palabra de honor

porque quería hacer una especie de capa

y entonces vi que este tenía palabra de honor

y que podía jugar con el tema de las capas

y empezar a hacer capa, capa, capa.

El tema de la cinta, me hubiera gustado palabra de honor,

pero tenía un poquito de miedo de que se cayese

y la he cogido para... por si.

A ver, Laura, la idea está muy bien,

pero... has sido muy poco delicada al coser,

está muy chapucero, mira.

Eso es para matarte. Además, si querías teñir de negro,

deberías haber cogido el hilo negro.

Lo sabía desde el minuto cero que lo quería negro.

Pero bueno, por lo menos, pues está bien teñido, pero en fin.

Está muy mal confeccionado, Laura. Mm.

Lo sabes. Sí, sí.

Tiene algo resultón,

yo creo que de auténtica casualidad,

pero lo podemos ver en alguien bastante... "fashion".

A ver, yo creo que le ha quedado, por casualidad,

un volumen... resultón. Pues interesante.

Eso es, "interesante"... Lo que pasa, Laura,

que está muy mal cosido. Eso es.

¿Para qué te ha servido tu yoga?

Esa es mi pregunta, Laura,

¿te ha servido de algo la pequeña clase

que te ha dado de introducción... Marta al yoga?

Creo que me ha servido, que, dentro de mis nervios,

he estado mucho más relajada, y después volví a respirar.

Creo que vamos a ver una nueva Laura

después de tu clase de yoga

y me alegro mucho, de verdad. Gracias.

"Me veo con un pie medio fuera..., sinceramente".

Porque, al final, a ver, que no soy tonta,

que yo lo veo, ¿sabes?

Y ya está, pero bueno.

¿Y qué hago ya?

Mily, por favor.

A ver, Mily. Bueno, pues, a ver, eh...

Yo, con el tiempo que tenía, pues una manga murciélago,

algo sencillito,

y luego, bueno, pues he tenido muy mala suerte con el tinte.

Yo creo que no he disuelto bien el tinte

y he metido enseguida la prenda. Yo creo, Mily,

que el karma te ha jugado una mala pasada.

Lo de irte la primera a la secadora...

(RÍE) Puede ser.

"Doy gracias de tener el... mandil dorado

porque hoy sí que la suerte no me había acompañado mucho".

A ver, Mily, es verdad que, teniendo el mandil dorado,

hubiésemos agradecido

que te hubieses atrevido a arriesgar más

y a haber hecho otro tipo de prenda.

Quería hacerlo, pero hubo en mi mente una cosa que he dicho:

"¿Y si hago algo complicado y no me da tiempo a acabarlo

y ni siquiera lo presento?".

Has preferido asegurar. He preferido asegurar

y hacer algo que pudiera presentar y...

y en el tiempo que tenía, pues eso.

Bueno, una camisa manga murciélago sencillita, básica,

escote un poco asimétrico,

no tiene el mismo escote de un lado que del otro.

"A ver, Mily, yo lo que creo, que aquí,

con lo que tú sabes coser y el nivel que tú tienes,

aquí lo que hay es un trabajo justo, justo,

justo. Justito.

De mandil dorado. De mandil dorado.

Pues yo en eso estoy con María,

tienes el mandil dorado, sabes que no te vas a ir,

chica, pues vuélvete loca.

Eres demasiado conservadora, Mily.

Esto... está bien, pero es muy justito, Mily.

Ya, ya, ya, ya.

Muchas gracias, Mily. Gracias a vosotros.

"Igual que tuve mucha suerte en la anterior prueba,

la individual del bikini,

mm, fíjate tú, la suerte hoy me ha abandonado

porque me ha visto con el mandil... dorado

y ha dicho: 'Pues no, guapa,

esta vez no te va a salir todo tan bien'".

Caprile, María, Palomo,

no sé cuántas prendas necesitáis llevaros.

Nos los llevamos todos. (AMBOS) Nos llevamos los cuatro.

Raquel.

Mandiles negros, mandil dorado, mandiles blancos,

esperad, por favor, en el probador al veredicto.

(Música de intriga)

Bueno, pues la verdad es que el vestido de Lluis,

a mí me gusta darle caña,

pero creo que es de sus trabajos más monos,

tengo que decir, de lo más contemporáneo

y me gusta, me gusta esta nueva faceta.

Ha hecho una buena transformación, un buen teñido, está bien. ¿Y Mily?

Bueno, pues Mily ha ido a lo seguro.

Con un mandil dorado, no se puede ir a lo seguro,

un mandil dorado es para volverte loco

y hacer extravagancias porque sabes que no te vas a ir.

Eh, Javi, está entre tú y yo.

Javi, es tú y yo, Javi, Javi.

Y bueno, el vestido este...,

pues bueno, tiene su gracia.

Es que es una pena que esté tan mal cosido

porque creo que si hubiese puesto un poco más de atención

y un poco más de tiempo, podría haberlo acabado mejor.

Mira, María, está muy mal cosido.

Menos mal que lo teñí de negro, ¿viste? Yo quería negro.

-¿Por? ¿Por qué? -Si no, se verían más los fallos.

Bueno, el Frigopie.

Bueno, Javier yo creo que no entendía la prueba...

María, es que no supo leer el vestido,

era uno de los trajes más interesantes para transformar.

Este está igual de chapucero que el de Laura

y, encima, de rosa.

¿Lo tenemos? Tengo un poco de dudas entre dos,

pero bueno. Yo también.

¿Vamos a ello? Sí, venga.

Vamos. Venga, Caprile, hoy sufriste mucho,

¿vamos a hacer las paces? Sí, sufrí mucho,

menos mal, tenía la pulsera de Palomo, si fuera por ti...

Vámonos. A ver los chakras.

Ah, ya está Raquel. ¿Preparados, aprendices?

Sí. Vamos.

(MILY) Ay, venga...

-"Para mí, irme supone mucha pena y rabia".

Quiero quedarme más, quiero aprender más,

quiero que vean cosas chulas en mí, que vean que no... soy tan desastre.

Todo.

Laura, por favor, acércate.

Laura..., ¿por qué crees que hemos puesto tu vestido aquí?

Porque no está bien confeccionado.

Laura, has salido empoderada de la miniclase de yoga

que te ha regalado María, tú misma lo has dicho.

Y ese empoderamiento te ha durado, por lo menos,

hasta que has llegado a la mercería,

porque has elegido muy bien el vestido.

Lo que pasa es que luego, a la hora de confeccionarlo,

ya ha vuelto la Laura que nos tiene acostumbrados,

que hizo una confección

que, la verdad, a estas alturas, deja muchísimo que desear.

Tiene muchos fallos, Laura.

Laura, ven conmigo, por favor.

(SUSURRA) Buenas. (SUSURRA) Hola.

Por favor, Javier, acércate.

Javier..., en este... vestido,

no vemos para nada el trabajo al que nos tienes acostumbrados.

Lo sé porque es que ni yo mismo me reconozco ahí.

Es verdad que no recuerda en absoluto

al traje de novia del que partías, eso es verdad,

pero es lo único bueno que te puedo decir.

Lo entiendo...

y lo veo.

Pues es una pena, Javier. Sí.

Gracias. Acompáñanos, por favor.

(SUSURRA) Hola.

Venga, no pasa nada, cariño.

(SUSURRA) Ahora sí.

¡Ah!

¿Conocemos ya el nombre, por favor?

Pues sí, Raquel.

Bien. El aprendiz...

que no continúa en el taller de "Maestros de la costura"

es...

Javier.

(SUSURRA) Un besito, Laura.

(RESOPLA)

-"Ahora mismo estoy en una montaña rusa de sentimientos,

la verdad".

Tengo muy claro que esto tenía un principio

y, por tanto, tiene un final y me voy contentísimo.

Pero si es que llegar a la sexta semana

pues ha superado con creces mis expectativas.

¿Qué ocurre, Gabriel?

Nada, no, que me ha sorprendido, lo vamos a echar mucho de menos,

me da mucha pena, la verdad. -Y yo a vosotros.

-Es uno de los pilares más fuertes

que sujeta la viga central de la casa, básicamente.

Ay, qué bonico es. (RÍE)

-"Hombre, no es que sin Javier nos vayamos a matar,

pero se nota que Javier daba paz a la casa".

"Es que es un encanto,

no se puede decir nada malo de Javier".

Quizás es con el que más me meto

porque es el que menos se enfada y el que más me sigue la broma.

¿Y tú qué harás sin tu marido en la casa?

(RÍE) Búscate otro.

¿Eh? (RÍE) No.

Mira qué bien enseñado le tengo. ¿Estoy guapa?

-Siempre. -(RÍEN)

¿Te vas a tu lugar? Venga. Sí, sí.

Laura continúa una semana más con nosotros, ven conmigo.

(Aplausos)

"A mí me duele más

el hecho de que haya sido la expulsión con Javi,

muchísimo más".

Es que me siento, fíjate, me siento... mal

porque como sé que cose guay,

es como: "Joder, ha sido una prueba que le ha salido mal".

Creo que coincidirán conmigo los jueces

en que siempre... ha sido una experiencia bonita

juzgar tus prendas, verte coser, disfrutando

y, además, confeccionando algunas de las prendas

que quedarán en el recuerdo del programa.

¿Eso te hace sentirte orgulloso? Sí,

yo, de verdad que ha sido todo un honor y ha sido una...

y quiero daros las gracias con mayúscula

porque ha sido una experiencia, para mí, inolvidable.

A ver, quiero que valoréis pues la edad que tengo,

la rutina que tenía

y este KitKat en tu vida

para vivir esto, que ha sido un regalazo.

Gracias por haberme elegido

y gracias por haberme dado esta oportunidad,

que ha sido maravillosa.

Gracias, Javier.

Has sido muy generoso... A vosotros.

Te tomaste muy bien nuestros veredictos,

todas nuestras críticas.

Te damos las gracias porque ha sido muy fácil

y una gozada trabajar contigo.

Os agradezco vuestras palabras

y que, vamos, el agradecimiento es mío, de verdad.

"Ahora me vienen ya solo sentimientos y recuerdos bonitos,

me voy agradecido no, lo siguiente".

"Vamos, eternamente agradecido a 'Maestros de la costura'".

Para mí, habrá un antes y un después en mi vida.

Javier, ¿vamos? Claro que sí.

Mira, lo vamos a hacer así:

minuto y resultado, el técnico de Levante

pide el cambio.

Cambio, cambio. (RÍE) Cambio, cambio.

Piénsalo así, me parece una buena lectura,

pensemos en un cambio, y lo que viene...,

quedan todos los partidos, todas las ligas,

todas las competiciones europeas.

Queda moda y costura para rato, Javier, también para ti.

Gracias. Por favor, déjanos el mandil

y el alfiletero.

Bueno,

uno de nuestros principales jugadores

en la gran competición, la liga de "Maestros de la costura",

abandona el taller, Javier.

Muchísimas gracias. Gracias.

(Aplausos)

Adiós, guapetona.

"Yo me voy muy contento,

si es que para mí ha sido un placer".

Me voy con el corazón lleno de gracias

y de amor por todo lo que he vivido, qué bonito ha sido.

Ya solo quedan seis aprendices en el taller

que avanzan hacia la recta final.

Tienen cuatro semanas por delante muy intensas,

con muchas emociones,

y vosotros, en casa, ¿no os vais a animar

si ni yo me lo puedo creer, que no voy a soltar la máquina?

Ya sabéis que coser y cantar, todo es empezar.

¡Los exaprendices de la última edición

de "Maestros de la costura"! ¡Qué bien!

Nos complementaremos superchupi.

¡Ah! -(RÍE)

Tenía yo ganas de... este olor de... taller.

¡Ay! -¡Cuidado!

-¡A las armas! -¡La madre que te trajo!

¡Boris Izaguirre! -¡Ah!

-¡Mua, mua, mua, bellezas!

(AMBOS) # Blanca y azul, # blanca y azul

-# Tiquitiquitiquitiqui. -# La bandera de Huelva. #

"Estamos a los pies de la ermita que alberga a la Virgen del Rocío".

Lo primero es pedir disculpas a toda Andalucía.

¡Viva la Blanca Paloma! -Pero si no es la Blanca Paloma.

(RÍE)

(RÍE) Pero ¿de qué os reís?

(RÍE)

No, no me va a dar tiempo a terminarlo.

Esto huele a drama.

Esto no te lo puedes permitir, ¿eh?

Ancor no se está encontrando bien y...

Te tiene que ver un médico. Vale.

Ha podido con nosotros.

-Estaba muy mal, estaba hiperventilando, soplaba

y... y estaba mal.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T4 - Programa 6

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 6

01 mar 2021

La semana pasada, ‘Maestros de la costura’ nos dio una de cal y una de arena. Uno de los concursante regresó al taller tras ser el mejor aprendiz de la repesca, mientras que otro de los aprendices tuvo que despedirse definitivamente del programa. Esta semana, los aprendices tienen que crear su propio diseño de baño en el primer reto, en la prueba por equipos deben replicar dos prendas de la colección de moda sostenible de Blanca Padilla y, finalmente, dan un nuevo uso a un vestido de novia para salvarse de la eliminación.

ver más sobre "Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 6" ver menos sobre "Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 6"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 657 programas de Maestros de la costura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios