www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5508238
Para todos los públicos Maestros de la costura 3 - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Solo tenéis que hacer una falda.

Ah. Eso sí, tiene que ser la minifalda.

Ahí está.

¿Quién está compartiendo los hilos de la canilla?

Pero, Margarita, si nos acabas de decir que no.

Begoña, quiero que sigas así porque este es el camino.

Muchísimas gracias.

Hoy hemos traído dos vestidos aparentemente sencillos.

¡Fuera, todo Cristo fuera!

-¿Cómo que no, quillo?

-Me mira tan profundo que me pongo supernerviosa.

¿Tú te crees que esto es normal? Claro que no.

El equipo ganador es... el equipo naranja.

A coser.

¡Caprile, socorro!

-Caprile. Lorenzo.

Lo he cosido al revés.

El aprendiz que no continúa en el taller

de "Maestros de la costura" es... Marc.

Marc abandona el taller de "Maestros de la costura".

(Sintonía "Maestros de la costura")

Buenas noches y bienvenidos a "Maestros de la costura".

Esta semana los aprendices están un poquito más cerca

de convertirse en profesionales de costura

y solo uno de ellos en maestro.

Para conocerlo tendrán que enfrentarse

a muchos más retos.

Los tres de esta noche son especialmente trepidantes.

Que entren los aprendices.

Hola.

¿Qué tal, aprendices? ¿Cómo estáis?

Superbién. -Bien.

Quiero empezar por Borja.

Nos quedamos un poco preocupados todos

viendo lo mal que lo pasaste en la despedida de Marc.

¿Cómo estás? Ay, pues bien.

Ya estoy más asentado. Le sigo echando mucho de menos,

pero nada comparable a lo del otro día.

Gracias por preguntar.

Begoña, ¿qué tal la convivencia con tus compañeros?

Bien. La calificaría con un 9. Bien.

Xiaona, ¿cómo lo estás viviendo tú?

La verdad, prefiero vivir yo sola. (RÍE)

Yo soy la típica que me ducho con 30 botes,

tengo mi tónico, concentración, serum...

Y a veces sí que tardo mucho más

porque cada día me pongo cientos de cremas...

Claro, por eso tienes esa piel tan maravillosa.

Borja, ¿Xiaona ha compartido contigo

algún secretito de mascarillas o algo?

Pues mira, me ha quedado la espinita de que me gustaría

preguntarle sus secretos de belleza

porque hay que decir que luce una piel de espectáculo.

Joshua, ¿hay un sobresaliente en convivencia ahora mismo?

Yo tengo mi propia opinión.

Y no la quieres compartir.

A mí no me importa, yo no escondo nada.

Pues si no te importa...

Si no, no me entero de lo que pasa. Te estoy mirando así.

Te abrevio.

Justamente la primera semana, escucho a Margarita decir:

"A mí que nadie me venga a decir nada

porque yo ya he empezado a competir".

Ella quiere ir a por todas,

pero llevándose por delante a quien se tenga que llevar.

-Cuando lo cuentes, cuéntalo entero,

porque no fue así.

-¿Pero no te ha pasado con nadie más?

-Me ha preguntado...

-Has tenido problemas con más gente,

no solo conmigo.

-La que ha tenido más problemas en la casa has sido tú.

Menos mal que la convivencia era de 9, menos mal.

Menos mal que era de 9.

Soy claro,

sincero y directo, a la cara siempre; moleste o no.

-Aquí todos vienen de vacaciones,

la única que viene a competir soy yo y todos son muy buenos;

pero poco a poco se van viendo y se van quitando las caretas.

David, te veo asentir a todo lo que dice Margarita.

Porque yo soy muy pro-Margarita, tiene mucha razón.

Aparte, el comentario que dice Joshua que dijo

Margarita lo dijo totalmente en un contexto de broma.

¿De repente esas lanzas sin venir a cuento de nada?

O sea, estoy muerta.

Margarita, ¿tú has estudiado para venir al programa?

Sí. ¿Qué has estudiado?

Pero vamos, que no soy la única. -Y tanto que ha estudiado.

-Yo tengo hechos mis esquemas de los programas anteriores,

me he visto incluso dos veces las dos temporadas...

¿Y quién ha estudiado tanto como tú?

Ah, que levanten la mano.

¿Por qué te ríes, Fran?

Porque Margarita ha estudiado el programa;

yo soy fan del programa.

¿Pero anotas? No, no.

¿Tomas nota? Suelo retener.

A veces la lío parda, pero suelo retener.

Me parece genial, precioso. Nos encanta eso, os lo decimos, eh.

Aparte de retener líquido y lo que no es líquido,

prefiero retener las cosas en la mente

porque si haces un boceto o haces algo,

te lo pueden copiar y después empiezan

que si los plagios, que si yo te dije esto... Y paso.

Bueno, hayáis estudiado mucho, hayáis estudiado poco,

no tengo yo claro de qué forma puede ayudaros

en una prueba como esta,

que podría calificar de... fabulosa.

Histórica. Histórica.

Histórica. Ay, qué nervios.

Fabulosa tú con este pedazo de vestido.

Pareces un cisne.

El vestido es de Marcos Luengo y... Y la percha es tuya.

El vestido de Raquel me lo pondría para ir a por mis hijos al cole,

y no la falda del otro día.

Todas las madres: "Selena, ¿cómo vas tan guapa?", y yo...

Es una suerte. Y mira que hoy tienes competencia,

porque la verdad es que tenemos un reto...

A ver qué pasa.

Tenemos la enorme suerte de contar en este taller

con una de las piezas más icónicas de la historia de la moda.

Balenciaga fijo.

Es una pieza propia de las diosas del Olimpo.

Joshua, por lo que acaba de decir María,

¿en qué piensas?

Grecia... ¿Y Xiaona?

El famoso vestido Delphos.

-De Mariano Fortuny. -Sí.

¿Estáis preparados para descubrir de qué se trata esta prueba?

¿Sí?

Totalmente Mariano Fortuny.

Un auténtico Delphos de Mariano Fortuny,

con su correspondiente kimono.

Qué bonito.

Borja, te has quedado en shock.

Me he quedado ojiplático, la verdad, Lorenzo.

Es una referencia importante y a mí,

unido a que me gustan bastante los plisados

y que quiero dedicarme en un futuro al tema de plisados,

pues lo veo... Lo veo guay, pero muy difícil.

Qué interesante. Yo trabajo con poliéster,

no con tejidos naturales como Mariano...

¿Cuando dices "Mariano", te refieres a Fortuny?

A Mariano Fortuny, sí, perdón. Al amigo Mariano.

Qué confianzas, Borja. Ay, me meo.

Mariano Fortuny fue un auténtico hombre del Renacimiento.

No solo fue diseñador de moda,

sino pintor, grabador, fotógrafo;

un artista universal.

Es muy interesante porque fue el inventor del plisado,

técnica que se conseguía a través de una estructura,

que él mismo creó con tubos de calor.

En junio de 1909, tras varias pruebas,

patentó este patrón que estáis viendo.

En su origen,

el Delphos se utilizaba para estar por casa,

para recibir en las grandes mansiones

a las amigas, tomar el té;

pero las mujeres más avanzadas de la época

comenzaron a utilizarlo también

como traje de tarde, traje de noche,

hasta convertirlo en uno de los vestidos más populares

de la Europa de entreguerras.

Una vez me probé un Delphos; me quedaba espectacular.

O sea, no me probé el original, me probé una réplica, pero oye...

Con unos deportes.

Para hablar de este mítico diseño, tenemos con nosotros

a una de las historiadoras del arte españolas

con mayor prestigio internacional.

Ella es académica de la Real Academia de las Bellas Artes

de San Fernando.

Os pido un fuerte aplauso para Estrella de Diego.

Estrella, bienvenida a "Maestros de la costura".

Una persona que sabe tanto de ese personaje y de su obra

es digno de admirar, y yo admiro mucho esas cosas.

-Un placer estar con vosotros

y con todos estos chicos y chicas estupendos.

Estrella, muchísimas gracias por venir.

En realidad vengo a ver el vestido básicamente.

¿Qué ha supuesto el Delphos de Fortuny

para la historia del arte

y la historia del vestido en general?

Yo creo que es una pieza, como antes decíais, única

y ha supuesto, pues la primera vez que se esculpe un vestido,

que podría estar, como muchos otros vestidos,

en un museo al lado de un cuadro.

Obra de arte en el plató, una prueba por delante;

querréis saber qué tenéis que hacer.

Aprendices, este primer reto de la noche

consiste en replicar

este Delphos de Mariano Fortuny.

Ah, qué bonito.

Solo el vestido.

Menos mal.

El secreto, si es que lo hay, es escoger una buena tela,

escoger un buen material. Amigo.

Caprile, María,

¿vamos a echar un ojo? Vamos.

Yo es que es escuchar la palabra "réplica"

y ya digo: "Diosito, ayúdame",

-Lo importante es la tela.

-Qué difícil. -Y estamos lejos.

Yo estoy de verdad sin palabras. Y yo, estoy muy emocionada y feliz.

Esta tela yo creo que es la más perfecta.

De esa hay dos rollos solamente. Esa y esta de aquí.

No la saquemos. Además tiene un color precioso.

Son preciosas.

Siempre hay trampa, ¿y sabes quién cae?

El amigo Borja cae en todas. -Espérate.

-Tiene pinta. -Me muero.

Ya verás que alguno se deja impresionar por la textura...

Y por el color. Y cogerá esta.

Yo creo que van a... Ya lo verás.

Una bambula, ¿no?

Bueno, y si cogen esto, Caprile... Eso ya ni te cuento.

Me parece dificilísimo

esto que tengo que hacer hoy. Digo: "Uf, no sé si voy a poder".

Y ahora viene la sorpresa.

Veremos a ver.

Vais a poder acercaros al Delphos para verlo.

Es un auténtico privilegio.

Os pido, por favor, que no lo toquéis.

Vale.

En esta prueba tenéis una única oportunidad

para entrar en la mercería

y tenéis que aprovecharla justo después de terminar

ese boceto con todas las instrucciones necesarias

para un vestido tan complejo.

Tenéis que firmar la prenda que nos vais a presentar

y tenéis que tenerla colocada en maniquí

antes de que termine el tiempo.

A raíz de esto,

Joshua, Margarita, la Begoña; he pensado:

"Acaba de empezar mi concurso".

"Acaba de empezar Selena competidora"

y, si te tengo que pisar, lo voy a hacer.

Tenéis 90 min para esta prueba,

que es historia de "Maestros de la costura".

El tiempo comienza en tres, dos, uno... A coser.

Es muy emocionante porque no es un vestido convencional.

-La feria del plisado.

Esta me va a gustar a mí.

Se mira pero no se toca.

¿Os lleváis la tela entera?

¿La tela entera nos llevamos?

-Podéis compartir tela, chicos. -Vale.

-Si alguien quiere la mía,

que lo diga. -Lo mismo.

-Lo siento, pero hoy viene también Selena mala

y no quiero que cojan la misma tela que yo

porque si hacen el vestido mejor con la misma tela, ¿qué?

No.

-Ay, la máquina.

Toma.

-Me da que olvido algo.

Margarita ha elegido muy bien el tejido.

Pero David también, eh. Sí, los dos.

Cordones, hilo... -Cordones, hilo, cuerda...

Venga. Al lío, tío.

Estrella, háblanos del misterio del Delphos de Fortuny.

El misterio es que con dos pinceladas

consigue hacer algo bastante inigualable,

porque el patrón es muy básico.

Era un hombre muy de teatro, muy iluminador,

y yo creo que aquí está buscando esas luces.

Las telas hacen esa especie de agua,

que es lo que también buscaba con la iluminación.

O sea que probablemente era mucho más que un modista,

pero era mucho más también que un pintor.

El mítico modelo Delphos de Fortuny

se compone únicamente de dos grandes piezas de patrón

que hay que cortar al hilo

para que el plisado quede en vertical.

Tras el corte del patrón,

se unen el delantero y la espalda por los costados.

Rematamos el borde del escote, los hombros y las mangas a mano,

con mucho cuidado para no estirar el plisado.

La bocamanga, por donde se introduce el brazo,

es lo más difícil de interpretar

y está marcada en el patrón con un piquete.

Colocamos unos ojetes hasta donde indica el piquete

por donde introducimos un cordón para unir las dos partes.

El plisado hace que el vestido se adapte a las formas del cuerpo

creando un efecto de abanico en la manga.

Madre mía, compañero.

-¿Se te olvidaron los patrones?

-Si alguien me los presta...

-No, no dejan; si no, te los prestaba.

-Venga, sácalos. -A ver, Borja, resolución.

-La prueba me parece complicada.

No es nada fácil, y más teniendo ese trabajazo ahí.

Pero vamos a ver cómo sale.

Creo que todos están igual que yo,

expectantes, a ver qué sacamos de aquí.

¿Todavía no nos sigues en redes sociales?

Para no perderte nada,

para aprender costura de los maestros,

para conocer los entresijos del taller y de los aprendices,

y todo en tiempo real,

solo tiene que seguirnos en @MaestrosCostura

para disfrutar muchísimo de este programa.

Me queda más corto. -A mí también me queda más corto.

-He decidido cortar el vestido a contra

porque he puesto la tela encima de la mesa

y el patrón era más grande que la tela.

Todos los secretos asociados al Delphos, los plisados,

la máquina que utilizada; ¿todo eso se sabe ya?

No, son tejidos de seda natural. Cualquier de nosotros sabe

que los plisados en seda natural no duran.

Y aquí tenemos un ejemplar que tiene 110 años

y el plisado está intacto.

Ese secreto se lo ha llevado Fortuny a la tumba.

En mi vida había cosido esta tela.

Yo no sé si esto se puede planchar, ¿se deshace el plisado?

-Yo ya la había trabajado. -¿Sí? Qué suerte.

-Hice un trabajo del cole. -Yo conocía el plisado Fortuny,

pero lo conocía en papel.

¿Tú sabes si se puede planchar esta tela?

-Yo no la plancharía.

-He elegido esta tela porque se me ha ido la pinza.

Tenía otra tela en mano, pero me resultaba muy finita

y digo: "Venga, me la juego con un Delphos de invierno".

No es la mejor elección seguramente,

pero es la que he cogido, así que a tirar para adelante.

-Borja, esta prueba te gustará, tú que eres tanto de plisados...

-Sí, pero yo soy más de plisado tipo molde, con mis origamis,

con mis moldecitos guáis...

Borja ha cogido una tela malísima,

pero estamos viendo que me parece que está él intentando plisarla.

Churruscarlo así a tope de "power"

y a ver qué tal se porta aquí la amiga.

Va a usar la termofijadora. No lo va a conseguir,

tiene que mojarla.

A ver cómo funciona la palangana.

No tiene sentido.

Esto es meterse en grandes jardines, pero bueno.

Sobre todo que aquí no hay agua, que para plisar se necesita agua.

Begoña. -Gracias, Laura.

-¿Cómo vas? -Con las telas que te cagas.

-Ya, ten cuidado con los pliegues. -Ya.

-Me tiembla hasta el DNI.

-Oye, David. -Dime.

-Me ha encantado, eh. -¿El pro-Margarita?

-Hombre, que seas fan mío. -Es que yo soy superpro.

-Te quiero, vamos. -Y yo a ti, Margarita.

-¿No entra? -Le está muy estrecho.

-Tú sabes que yo también soy muy pro-Selena.

Superfán, fan.

-¿En serio? -En serio.

-Joder, me estás asustando.

-Ni de coña, a tomar por culo. -Vamos, Bravi.

-Yo me he quedado un poco asombrada, pero bueno...

-Sí. -Que no venía a cuento,

una cosa que pasó hace ya... ¡Uf!

-Sí. -Le sentó mal un comentario mío,

pues lo siento.

-Andrea. -No, a mí dejadme.

¿Habéis visto lo que está haciendo la Brava?

Ha cogido un terciopelo sin elasticidad

y no le cabe el vestido al maniquí. Ahora lo está cortando de nuevo,

lo que implica ese gasto de tela del que siempre hablamos...

Y eso que lo decís y lo repetís, y lo volvemos a repetir...

Ay, madre mía, la que estoy liando.

-Yo con estos tejidos no tengo experiencia

porque yo utilizo las telas de las cortinas duras...

Estos tejidos valen muy caros, entonces...

Demasiado que me dan aquí la oportunidad de poderlos tocar

y de poderlos trabajar.

-El cordón es finito, son dos, cae por aquí uno...

Otro.

Una piedra y otra piedra. Pues goma no tengo.

-Ha sido mala idea el churrusqui, eh.

-Selena capitana viene hoy, cuidadito.

-¿Quieres ser capitana? Yo te lo regalo.

-Salen brillos... Me he cargado la pieza entera.

Estrella, todos los Delphos son iguales,

pero según el proceso de elaboración,

cada uno es único, ¿no? ¿Por qué es esto, por el tinte...?

Porque está absoluta y totalmente hecho a mano cada cosa que tiene.

Un detalle que es siempre único son las cuentas de cristal,

que ayudan a cerrar,

y simplemente ya por el hecho de que en cada Delphos

las cuentas eran distintas, pues ya cada pieza es única.

Pero incluso el vestido, las luces, los colores;

a estar hecho a mano es único. Eso es.

Yo he tirado de tela... una cosa mala. ¿Esta la puedo usar?

No.

-Hala, de perdidos al río. Otra vez al meneo.

-Tengo dudas porque nunca he trabajado los plisados.

Como mucho he hecho una falda con una goma arriba.

Porque el plisado creo que es un género que no requiere

grandes fornituras.

Por eso estoy tan dudosa,

entre si hacer un vivo o no hacer un vivo.

A mí me gusta rematar las piezas muy bien

y aquí estoy teniendo mis dudas.

-Borja, espabila que no llegas.

-Lo más correcto es un vivo, está clarísimo, pero...

-Venga, me voy a dejar de tonterías.

-Voy a hacerlo sin vivo, no sea que la caguemos.

Estoy agobiada porque no sé cómo actuar.

Mi mente, que va muy rápida, se me está quedando...

Luego el Delphos para su época

también fue bastante liberador para la mujer,

porque veníamos de una época más victoriana, encorsetada;

y se hizo para llevarlo sin nada debajo.

Claro, claro, era muy radical.

Era un poco librar a esa mujer, que estaba constreñida

por fajas y corsés, etc.

Y se adaptaba mucho a la forma y a diferentes tipos de cuerpos.

Sí, sí, claro.

Si te pones esto dependiendo,

pues evidentemente el traje es tu cuerpo.

Yo creo que era la idea de una mujer que fuera más libre,

también por el modo en que vestía. ¿Y por qué se llama Delphos?

En honor a una estatua de bronce maravillosa

que se descubrió en aquellos años, que es "El Auriga de Delfos".

¿Te entra? -Sí.

Será que la mía estira un poco más.

Aprendices, atención. No.

Habéis consumido 45 min de la prueba,

solo os queda la mitad.

Espabila, Borja, que ni has empezado a confeccionar.

-Acabo de unir dos costados.

Y...

Y ahora no lo entiendo.

-Menos mal que no es eliminación, me voy a quedar con eso.

-Centro, centro... No he entendido mucho, pero...

A ver, estoy nerviosa porque es un "leto" total.

"Reto"... La erre me cuesta, soy china.

Pero me gustan las dificultades.

-Lo has hecho a contra. -La largura de la tela no me daba.

Lo he tenido que hacer así. -Ostias.

Lo bueno es que tú eres una de las más resolutivas.

¿Fortuny nunca lo utilizó en horizontal, jamás?

Pero mira qué buena pinta, tía.

Oh, qué buena pinta. -Guau.

A ti te queda más ajustado que a mí, ¿por qué?

Tienes el maniquí vestido. Quiero ser capitán.

-Yo no entiendo nada, ¿por qué me queda así?

-¿Ya no me frunce esto?

Estoy alucinando hoy.

-Yo no entiendo la manga.

He unido este y luego, ¿dónde está mi manga?

-No sé, estoy investigando.

-Es así, ¿verdad? ¿Al unirlo queda así?

-Sí, pero yo estoy investigando también.

-Ay, ay...

Borja, ¿qué tal? Pues cuanto menos,

he perdido patrón,

me he pegado con la termofijadora, me ha dado de tortas...

Y ahora estoy intentando

darle un poco más de hombro, fruncirlo, pero...

¿En qué estás pensando para que se te olvide todo?

Soy un gran enemigo de los tiempos, Caprile,

entonces bueno... Yo doy gracias de que no es

prueba de expulsión, ya lo estaba comentando,

porque si no, estaba ya de paseo a la puerta...

¿Pretendías plisar tú? Sí, con la amiga.

Y te hemos puesto en la mercería diferentes telas plisadas,

¿por capricho?

Ya. Porque si querías demostrar

que eres un maestro plisador, me parece que no.

Me parece que va a ser... -Caprile, hasta el final...

Sí, yo no digo nada. No, ya lo dices todo con la mirada.

Bastante tolerante estás siendo para el estropicio que he hecho.

Se me ha complicado la patata,

la termofijadora la carga el diablo,

no podía haber salido peor... Vamos, esta me la apunto

pero bien en la frente para no caer otra vez en la misma.

-Me cago en mi santa estampa, compadre.

Vamos a ver a Arantxa.

Ay, madre mía. Hola, Arantxa.

¿Nos cuentas, por favor, qué estás haciendo?

He cosido los costados y ahora quiero intentar

poner los corchetes para el cordón...

El plisado está en horizontal.

Sí, porque lo he ido a poner al hilo,

pero el patrón era más largo que la tela

y se me quedaba corto; entonces lo he hecho a contra.

¿Crees que te va a quedar una buena reproducción?

Intento hacerlo lo mejor que puedo,

porque no sé tanto, pero buena, buena no.

Soy conciente del lujo que es eso.

Yo no sé qué les ha pasado por la cabeza

para ponernos esto en el tercer programa.

Yo no lo puedo entender.

¿Por qué dices que queda corto?

Porque al poner el patrón... Mira.

Pero el patrón es una guía. Ya.

Tenéis el maniquí para modelar. Ya, ya.

Y plantear las cosas antes de cortar, Arantxa.

Y aquí el largo da perfectamente.

No era de los peores tejidos. Ya, ya.

-Esto parece Mary Quant más bien, un traje sesentero.

Sí, pero a mí lo que me gusta e Arantxa

es que siempre resuelve, siempre tira adelante...

Claro, hay que resolver. Tiene ganas de aprender...

¿Por qué te emocionas?

Me da impresión.. y sé lo que es tener ese traje ahí,

Bueno, pero estás haciendo lo que puedes.

Claro. -Totalmente.

Y seguro que lo que he hecho en el maniquí

ya no se te olvida, ¿a que no? No.

Y Arantxa nunca se rinde. No, eso no.

Continúa, Arantxa, venga.

Gracias. Resuelve.

No sé qué ha pasado.

-Creo que he cogido poco de esto. -Yo también he cogido pocos.

Por tonta me pasa. -He contado ocho,

pero por un lado nada más.

-La mierda del cordón la que me está dando.

-A ver qué me sale.

-La he liado que no te haces una idea.

-Esa manga, ¿ves? -Me queda...

-Es muy pequeña, es que mira cómo se me queda.

¿Aquí qué brazo entra? -Lo mismo he tenido que hacer yo.

-Claro, entonces si no, lo pondré así caído, ¿sabes?

No es lo que tenía en mente y he dicho:

"Tengo que hacer algo que esto no se puede poner así".

-Lo peor es meter los cordones en la manga. Yo no lo tengo claro.

La ignorancia es muy mala.

-Vamos, hoy quedo la última. -No, la última no, ¿verás?

-Tú no sabes la de tela que he tirado.

He cortado el vestido tres veces. -No vas a quedar la última.

Demasiado tranquilos os veo porque es una primera prueba;

quedan 20 minutos y os aseguro que lo que pase en esos 20 minutos

será esencial.

Me he dormido haciendo mulas, he perdido patrones,

no me entra el cordón;

voy a tener que renunciar a muchas cosas

en el "vestido" que voy a presentar.

Estoy hasta intrigado yo de siquiera si voy a llegar

a presentar algo.

Me estoy inventando todas las costuras.

-¿Qué tal? Encantado. -Hola, ¿qué tal?

-Pues medio nervioso, medio tranquilo.

La he liado parda escogiendo el tejido.

Ya, ya sé que la has liado parda.

Necesitas un poco de clases de tejido.

De palpar los tejidos. De aprender,

de saber cómo te funciona cada tejido,

el que da caída, el que da elasticidad...

Eso se aprende. Como siempre he trabajado

con las telas que he trabajado. Ahora tienes la oportunidad

de poder practicar con diferentes tejidos

y ver lo que te aporta cada uno ¿Te gusta esta prueba, Fran?

Todas las pruebas te tienen que gustar.

La vida es un reto.

Si quiero una vida tranquila, no hubiese venido.

Fran, mucha suerte. Muchas gracias por la visita.

-No cabe aquí... ni harto de vino.

-El zapatero de mi pueblo lo hacía la mar de bien.

¿Qué estás haciendo, hijo? Poniendo esto.

¿Sabes que tienes un ojetero? Hay una máquina de hacer ojetes.

Pues no la he cogido.

Uh... -Es un poco chapucero eso, eh.

-Es que yo soy un poco chapuzas.

¿Y esto no tiene otra parte de atrás?

Un arito pequeño. Tiene que tenerlo.

La que pone la máquina. -Pues ese refuerzo...

no lo he cogido yo.

No lo has cogido, ah, amigo; así se atranca la máquina.

Con lo bien que estaba. Venga, venga.

Pero un momento. Ay, hay que pillarlo justo...

Claro, es que si tuviera la hembra, encajaba.

Es que yo soy muy de machos.

A mí las hembras no... -Pero a veces hacen falta.

-¡Toma! Creo que lo de la hembra te lo has inventado.

No metas la pata ahora, con lo bien que vas.

Has gritado desde aquí: "Quiero ser jefe de taller".

Me apetece mucho. Tengo que enseñar esa faceta mía.

Pues si terminas este vestido lo bien que tiene que estar,

quizá seas jefe de taller esta semana.

Ojalá.

Me apetece un montón que se vea una Selena seria, mandona, chula...

Bueno, mandoncilla, que no mande mucho y lo haga bien.

-Voy a hacer los ojales.

-Y para adelante. -Venga, venga.

Venga.

-Auxi, ¿qué tal? -Mal.

Al principio no he entendido;

al final he entendido y no hay tiempo.

-Laura, ¿cómo vas? -Pues voy, que no es poco.

-Ay, te has cogido mucha pedrería. -Yo elegancia ante todo.

-Aquí no hay miseria.

-Quillo, ¿en serio? ¿Ya ni el hilo?

Hola, Brava. Buenas.

Hoy no es el mejor día para que vengan a verme.

¿Por qué? Encantadísima de conocerte.

-¿Y por qué no es tu día? -Hay días que lo he hecho mejor.

Hoy ha sido todo; he hecho el Fortuny de invierno.

De terciopelo, claro, más gordito. El Fortuny de invierno.

Primero he cosido a la contra,

para que vaya la trama... como Fortuny, pero no estiraba.

He hecho un vestido,

he desperdiciado un montón de tela, pero mucha...

Estoy superavergonzada.

Enséñanoslo. No.

Lo veis después, porque es una aberración.

¿No nos lo vas a enseñar? No,

lo estoy haciendo porque tengo que hacerlo

y las réplicas no son mi fuerte. A ver,

enséñanoslo, que lo tenemos que ver.

¿En serio? Sí, en serio.

Claro, tenemos que verlo.

-Ay, qué bajonazo.

Qué pereza me estoy dando yo misma con esto que estoy haciendo.

¿Y este tono de cordón por qué lo has cogido,

no había otro más mono?

Sí, claro. -Es un fallo.

-He cortado el vestido tres veces; ya la última sin mirar, la verdad.

Bueno, pues mucha suerte. Sí, la necesito.

Muchas gracias. Hoy la vas a necesitar.

Sí, hoy sí.

Esto es Brava cuando no tiene un buen día.

-Jo, el Fortuny, qué mala "fortuny" he tenido.

-Que no te entre la risa porque es para reírse, llorar

y volverse a reír.

Aprendices, os quedan tres minutos

para que esto parezca el museo Fortuny.

Fortuna es lo que necesitamos.

-Más que el museo Fortuny,

va a ser la casa de la bruja Piruja.

-La casa del terror. -Eso es.

-Algunos están muy bien y otros están un poquito raros.

(RÍE)

Pero qué cosa más fea de mangas.

-Las mangas no le caben a nadie.

-Esto más arriba... Baja más la manga.

No sé por qué han quedado las mangas así.

No paro de pensar si a lo mejor no he cortado bien la tela

o el tema de la plancha,

que a lo mejor tendría que haber estirado el plisado;

es que no lo sé, no sé.

-Estas van separadas, ¿no? Una por delante y una por detrás.

-Es que amarra aquí. -Arriba, ¿no?

-Claro, amarras al cuello.

Aprendices, último minuto de la prueba.

Último minuto.

Madre mía.

-Qué mordisquito.

Veo maniquíes sin poner.

¿Dónde está? -Madre mía, qué mangas.

El tiempo termina en diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno... Qué horror.

Tiempo.

Brava... Uf.

Aprendices, os pido un fuerte aplauso

para despedir a nuestra invitada por todo lo que nos ha traído,

que es un pedacito de historia.

Gracias, Estrella de Diego.

¿Os acordáis que decía:

"No voy a ganar, voy a disfrutar"? Cuidado.

O sea, voy a disfrutar, pero a lo mejor gano y todo.

Ahora sí, aprendices, os pido que cojáis vuestros trabajos

y los traigáis aquí

para que los jueces pueden valorarlos.

Qué vergüenza.

-Xiaona, ¿lo acabaste? -Sí, lo he acabado.

-Ay, es que es bochornoso.

No es una prenda, es... algo.

Porque... Lo voy a llamar la tragicomedia griega,

porque no puedo llamarlo de otra manera.

Palomo, María, Caprile, cuando queráis.

Yo no me puedo callar una cosa.

Siempre os decimos que la elección de materiales

es fundamental,

pero en este reto te podía encumbrar al Olimpo

o bajarte... A los infiernos.

A los infiernos.

¿No os habéis dado cuenta de que en el original

el cordón era prácticamente del mismo tono que la tela?

Hala. -Claro, el mismo color.

Ay, ay, ay... Con la cantidad de cordones

que había en la mercería.

¿Me podéis explicar por qué habéis elegido tan mal los colores?

¿Qué os ha pasado?

Que los primeros rollos que estaban a la vista, pues...

Habéis cogido lo de la mesa. Totalmente.

-Como los burros.

Hay cuatro rollos y nos conformamos,

por no girarnos y ver que hay 35, 55, 65 rollos de colores;

cada color, cinco gamas.

Es una réplica. Si el cordón va en el mismo tono,

¿qué hago metiendo dorado?

Margarita, por favor.

¿Por qué has elegido ese tejido con ese cordón?

Bueno, el tejido lo he elegido porque creo que era el más parecido

al Fortuny,

y el cordón, sinceramente, no me había fijado.

Es una pena, Margarita, meter en un vestido

con un corte tan clásico, tan elegante,

y un tejido tan maravilloso, un cordón de bota de montaña.

Ha sido un error.

Margarita, has elegido la mejor tela con diferencia,

pero te la has cargado un poco con el cordón.

Es el tipo de detalle que hace la diferencia

y lo hace fino, y tú te has acercado varias veces

y a ti no se te escapa un perejil.

El resultado es bueno.

Si hubieras conseguido el cordón idóneo,

te hubiera quedado un vestido muy bien,

un trabajo muy bueno.

Vale. Gracias.

De esta valoración he aprendido

que tengo que seguir fijándome más en los detalles

y prestar más atención a cada prueba.

Begoña.

Begoña, está bien ejecutado, está bien rematado;

pero ¿por qué has elegido ese tejido?

Bueno, cuando llegué a mercería me gustó el color

y lo toqué y me pareció, no el mejor, pero sí correcto.

Igual me he equivocado.

Pero me han quedado las manos como los dinosaurios Rex...

¿Sabes por qué? Esta manga está hecha para un tejido idóneo.

Por tanto, teníais que transformar y escalar esa manga.

En función de la tela, se tiene que escalar de una manera

o disminuir de otra.

Te ha quedado una manga, tú dices de dinosaurio,

un pico de pato...

No sé cómo llamarla. Un churro de mi pueblo.

A ti no te voy a permitir volver a decirme

que escoges un tejido por el color.

¿De acuerdo? Totalmente.

Gracias, Begoña.

Estoy orgullosa, pero no me gustan las mangas.

En general, pues no...

Creo que para un cero no es.

A ver, David.

Creo que me ha castigado el karma. Si no te he preguntado.

¿Qué crees que es lo mejor de tu Delphos?

El tejido, y creo que lo he cosido bien...

¿Por qué digo que me ha castigado el karma?

Porque he cogido el tejido y me lo he llevado,

sin querer compartirlo, porque he pensado que si alguien

lo cogía y se marcaba un "look", que yo coso peor...

Me ha venido la vena competitiva. Lo siento.

Qué chunga. ¿Os enteráis de lo que dice?

Menos mal que había un 9 en convivencia.

Me ha poseído una Selena mala. "Bad" Selena.

"Bad" Selena. (TODOS RÍEN)

Por lo menos David nos ha hecho caso

y es verdad que la elección de tu plisado

era la mejor elección que podías hacer.

Qué bien aplumado está...

Simplemente la caída, el volumen, la proporción...

Bueno. Y ya esto pues bueno. Me lo he inventado.

Yo creo que sabías lo que estabas haciendo,

que no era el primer Delphos.

El Delphos nunca lo he hecho, pero en el cole hice un trabajo

inspirado en Fortuny y trabajé los plisados.

Ya había cosido esta tela y toqueteado.

Oye, pues ni tan mal mi vestido.

O sea, estoy supercontenta de mí misma.

Me considero de las fuertes ahora mismo. Margarita...

Brava, por favor.

Antes de preguntarte, queremos comprobar una cosa, ¿vale?

Yo estoy aquí, Brava. Vale, perdón.

Aquí hay un vestido, ¿tú qué tienes?

Yo diría que otro, o al menos da para hacer otro.

¿Cuántos metros hay aquí malgastados?

No quiero ni saberlo.

Me parece indignante que hayas desperdiciado tanta tela.

Soy conciente de ello.

Has llegado a hacer hasta tres vestidos

para entregar un vestido que no tiene nada que ver

con el que pedíamos.

Es lo que hemos hablado

un montón de veces. Sí...

Ay, madre mía.

Ay, madre mía.

-Ay, no... -Uf.

Brava, lo siento muchísimo,

pero tu Delphos no lo vamos a valorar.

Vale.

De aquí vas directamente a expulsión

porque esto es intolerable.

¿Tú crees que es lógico para un Delphos,

que es la sencillez,

cortar tres veces?

Claro que no, pero tenía dos opciones;

o coger y dejarlo, o llegar hasta el final.

¿Que he llegado derrapando? Es evidente,

pero lo que no iba a hacer era quedarme... sin nada.

Esperamos de corazón que esta sanción

os sirva de escarmiento,

¡a todos!

Se me ha quedado grande el reto.

¿Que podían haber sido un poco más benevolentes?

También. ¿No lo han sido? Pues lo acepto y respeto.

Xiaona, por favor, acércate a los jueces.

Xiaona, defiende tu Delphos, por favor.

Yo sabía que el mejor tejido lo han cogido David y Margarita.

Como me quedaban pocos rollos, he intentado buscar el más cercano.

¿Y por qué no le has pedido a Margarita y a David?

Ya habían salido de la mercería.

Ellos ya no estaban en la mercería. -Yo cuando he ido

a por las cuentas estas,

Xiaona estaba cogiéndolas también, y yo tenía el rollo al lado.

Si me lo llegas a pedir... -No me había fijado.

-Ah, vale. -Solo que en la mesa no estaban.

Pero si ves que la tela idónea se la está llevando un compañero,

lo lógico es que luches por tu tejido en la mercería

y se la pidas ahí. Lo siento.

A ver, lo mejor de este vestido es que has engamado.

La gama cromática está correcta.

Has empezado bien, pero has cortado de manera desastrosa.

Estos agujeros, donde me cabe el dedo entero...

Como nunca he hecho estos ojales,

he cortado con tijeras,

y como no conozco esta tela, he puesto todo, pero se me cayó.

Un ojete tiene dos partes: el macho y la hembra.

Yo no sé alguien ha cogido la hembra,

pero por lo que he visto todo el mundo haciendo el esfuerzo,

cargándose la tela...

Si solo cogéis uno,

evidentemente a la hora de clavarlo no vais a poder.

Cuando son telas más finas,

se refuerza esa parte donde van los ojetes

con una entretela, con un tejido más grueso;

porque si el tejido es muy blando o fino, los ojetes se salen.

En fin, Xiaona, tu vestido es una chapuza.

Mejoraré.

En España y en China se dice: "El tiempo es oro",

e intento optimizar, dentro de lo que cabe,

tener un trabajo presentable.

Joshua, ¿tú cómo vas a defender tu Delphos?

Está acabado, pero erróneo.

Las mangas, la elección del cordón, como dijeron...

¿Y el tejido crees que lo has escogido bien?

Me guié por los plisados, también el color...

Uy, el color. No, el color no.

Era la primera, de arriba, la que más me llamó la atención.

Ay, la primera de arriba. Ay, la primera.

Ay, Joshua. Qué ingenuo, de verdad.

Qué ingenuo. Os tenéis que fijar en el tejido,

no en el color. Sí, sí, tienes razón.

A ver, el cuello está demasiado subido.

Para ponerse esto, habría que aflojar los laterales;

pero has hecho aquí un juego de nudos

que no se entiende,

y es muy posible que esto no haya cuerpo humano

que se lo pueda poner.

Además, la manga... Queda alta, sí

Lo que está claro es que tu Delphos no está a la altura

de lo que tú nos tienes acostumbrado.

Hoy has patinado. Patiné muchísimo, muchísimo.

Muchas gracias. A ustedes.

Arantxa, por favor.

Aquí marcaba la diferencia cortar el plisado en vertical.

Para mí te has cargado un Delphos.

Es que nos lleva a otra época. Sí, es otro vestido.

Que no tiene nada que ver.

Y la manga de nuevo... No, esto no se lo puede poner

ningún ser humano ni animal...

O sea, esto es lo que diría mi tía una marranada.

Así de claro, un desastre. Gracias, Arantxa.

A ti.

Fran, acércanos tu vestido.

A ver, te has inventado el patrón, traías uno de casa... Cuéntame.

Antes de nada, pedir disculpas por esta aberración de vestido.

Qué vergüenza de vestido, Dios mío.

Todos entallados y el mío es la gasa que va debajo

del vestido de los compañeros.

Él ha dicho que estos vestidos eran los primeros que se ponían

en las casas, en plan ropa interior...

Para tomar el té, para recibir a las amistades.

Lo entendí mal, lo entendí como un camisón.

Te lo iba a vender por ahí. No es lo mismo.

Pero para el verano, fresquito. -Qué arte tiene.

Menos mal que tienes gracia para venderlo,

porque nada más lejos de la realidad.

Me he ido como caballo percherón hacia la tela azul.

Le pueden sus vírgenes, ¿no ves los colores?

Oro, azul, la perla... Son los colores de las vírgenes,

de las Inmaculadas de Murillo. Soy un inconciente de los tejidos.

Yo he tocado la ropa que me pongo y poco más.

Fran, un Delphos se caracteriza precisamente

por adaptarse al cuerpo.

Ya, y eso es...

Tu vestido es el claro ejemplo

de que elección de un mal tejido... Correcto.

Determina el resultado final. Esto al baúl y arriba del mueble.

Y lo que no puede ser, esto en general,

es que en la prueba de expulsión hagáis un trabajo magnífico

y en la primera prueba tengáis un general que es bochornoso.

Me da que esto no va a volver a suceder.

Poneos las pilas.

Cualquier día os vais a la calle en una primera prueba.

Lo hemos hecho antes. Sí.

Fran, puedes volver a tu sitio. Gracias.

Borja, ¿preparado?

A ver, yo si no hubiera visto el cosido

y veo el vestido de Margarita y el tuyo,

diría que no habéis tenido ni el mismo tiempo

ni los mismos materiales, ni la misma referencia...

Ni la misma prueba. Ni el mismo día, vamos.

Es un cúmulo de errores, de despropósitos.

¿Puedo explicar un poco mis cúmulos de errores?

Se remonta a que he vuelto a elegir la tela menos correcta;

eso unido a que me he olvidado los patrones,

ha desembocado en que he intentado experimentar con la termofijadora,

lo cual me he dado cuenta de que ha sido un total error...

El momento ese de hacer un rulo sin agua, sin nada,

metiéndolo en la termofijadora...

¿Qué esperabas, que saliese plisado por arte de magia?

Necesitaba plisar más la tela y no se me ha ocurrido otra forma.

¿Lo has hecho alguna vez? No.

¿Dónde has visto lo de hacer el gurruño

y meterlo en la termofijadora?

No quiero hablar del tema.

No te lo tomes a mal. ¿Por qué no quieres hablar?

No tengo nada que argumentar.

Pero no te enfades conmigo. Ni con María ni con nosotros.

Y si te decimos algo con un poco de humor,

no pasa nada, porque si no le ponemos humor a esto,

nos ponemos a llorar.

Voy al inicio;

¿por qué no has cogido una tela plisada?

No sabría responderte, Lorenzo.

Es que la elección del plisado era fundamental.

Pues ya está, Borja, vuelve a tu sitio.

Madre mía.

Es que desde que he empezado a planearlo en la cabeza,

la logística que tanto me gusta, hasta el resultado final,

ha sido un chasco...

cuanto menos duro, duro.

Laura, tu turno.

Laura, ¿te parecía demasiado sencillo el diseño de Fortuny?

No, la verdad es que no, y no tiene nada que ver.

Cuando lo he cortado, estaba bastante contenta;

pero he visto que se me quedaba de T-Rex...

Y he dicho: "¿Qué hago? Lo cierro, que aparentemente está mono,

pero es inservible,

o intento un poco... que se pueda poner?".

Has perdido el tiempo intentando hacer ese tirante,

ese collar-tirante,

y no lo has perdido intentando enmendar esa manga.

No he sabido cómo solucionarlo y he intentado salir del paso.

No podemos alterar ni recargar un diseño

que precisamente funciona por su sencillez.

Y tampoco has sabido de todas formas, Laura,

combinar el color del cordón con el vestido,

y al final has conseguido vulgarizar esta pieza,

que esto solo vale de carnaval.

Si al menos hubiera sido negro.

Estoy de acuerdo totalmente.

Me cuesta mucho ceñirme a dónde tengo que entrar.

Pero claro, poco tiene que ver con el original.

Y se trataba de una prueba que era una réplica.

Palomo, María, Caprile, entiendo que necesitaréis

algunas de las prendas para la deliberación.

¿Cuáles os vais a llevar?

Borja... Laura.

Arantxa.

Begoña... Y David.

Ay, qué feo.

-Qué alivio.

-Los jueces no se han llevado mi maniquí y pienso:

"No sé si será de los de en medio".

Porque de los peores no es,

y al no llevárselo pienso que no es de los mejores;

no sé, ya veré.

Bueno, de Borja yo no tengo nada más que decir.

Mejor no decir nada. Mejor no decir nada.

No me gusta esa actitud de te digo algo malo y me cabreo...

Aquí estamos para enseñar. Total.

Sobre todo cuando lo que le estábamos diciendo

era con la mejor intención.

Él nos ha querido deslumbrar demostrando que sabía plisar

en directo un tejido, y eso...

Tiene muchas expectativas

y necesita poner los pies en el suelo,

afrontar lo que sabe y, a partir de ahí,

empezar a demostrarlo.

No te agobies, Borja. -No me agobio.

Era indefendible, al César lo que es del César.

Y Arantxa pues... Tampoco creo que tenga nada claro

por dónde van los tiros. Ha cortado mal,

el patrón no lo ha entendido...

Tiene muy buena actitud, nada que ver con la de Borja.

Pero aquí venimos a coser.

Te enfadaste, es normal, todos nos enfadamos y explotamos.

La reinterpretación de Laura

yo creo que también lo hemos dejado claro.

La elegancia del Delphos,

que es tan eterna que tiene 110 años...

Pues esto es viejo ya en este momento.

Eso es. Ya se ha pasado de moda.

Ya se ha pasado de moda en cero coma cinco, sí.

El hecho de venir y que me pongan un traje

y que yo lo tenga que hacer igual, me bloquea.

Yo no estaba despistada, estaba acojonada.

Begoña, perfección en confección. Como siempre.

Pero no ha entendido el patrón.

No estoy preocupada.

Lo más clave de todo era la elección de tejido.

Y David lo ha clavado. Sí.

Ha dejado hablar al tejido... Le han faltado un par de detalles,

pero la verdad es que el resto está bastante bien.

Más concienciada que estoy yo no estáis ninguno de ustedes.

Me ha dolido un huevo.

Ya está, porque es que... -Venga, anda, venga, Andrea, tía.

Podemos hacer ya un ranking, ¿no?

Sí. ¿Lo tenemos? Vamos, compañeros.

Necesito llorar mucho

porque estoy muy enfadada.

Eso es lo que quiero; irme y hartarme de llorar.

Jueces, ¿tenéis un veredicto ya? Lo tenemos.

Pues cuando queráis.

Tengo aquí el número 9, que es el segundo peor.

¿Alguien cree que se lo merece?

Una por aquí, dos por aquí...

Pues en el noveno puesto, por los pelos, está Fran.

Superconsciente.

Fran, parte del éxito de este vestido radica

en que el vestido se ajuste a la forma del cuerpo

y el tuyo es un saco.

Este noveno puesto es un tirón de orejas.

Yo voy a dar el tercer puesto.

Es para un aprendiz que cuando ha comenzado a coser

ha dicho que le temblaba hasta el DNI,

y que toda su obsesión era rematar bien

y lo ha conseguido.

Si hubiese escogido la mejor tela, hubiese sido el mejor vestido.

Begoña, el número 3 es para ti. Gracias, muchas gracias.

En mi mano tengo el número 8,

y es para alguien que no ha escuchado

o ha decidido ir por libre.

Laura.

En este reto os pedíamos replicar, reproducir,

el Delphos de Fortuny.

Lo sentimos muchísimo, pero te has equivocado.

Lo asumo.

El número 2 se nota que en esta ocasión

sabía lo que estaba haciendo.

El segundo es para ti, David.

¡Segundo puesto, tía, estaba harta de quedar última!

O sea, segunda, se-gun-da.

El siguiente es el primero.

Nos quedan los extremos: el mejor y el peor.

Vamos a conocerlos.

Cuando hemos empezado el reto, nunca me iba a imaginar

que este aprendiz quedaría en el último puesto.

Conocía perfectamente el vestido Delphos,

era de los pocos,

y por supuesto el plisado.

Por eso no entiendo por qué ha elegido una tela tan nefasta.

Borja, el número 10 es para ti.

Y no te cabrees con nosotros; estás aquí para aprender.

¿Quieres decir algo?

Es una deliberación de la cual no podía estar más de acuerdo.

Quiero pensar que me va a servir de lección para espabilar,

para meterle caña y no dejar que me coman los demás

la tostada, en ese sentido.

En esta prueba elegir bien

el tipo de plisado

era el único punto de partida.

Dicho esto, Margarita,

el número 1 en esta prueba es para ti.

Y a mí dártelo.

Quien más te quiere te hará llorar. Ya lo sé.

Si Joshua quería,

hablando mal de mí, como infravalorarme

o bajarme los ánimos,

le ha salido mal la jugada, porque he quedado primera.

Margarita es la ganadora de la prueba;

cada uno tenéis una posición

en esta primera valoración del programa;

sabéis que eso tendrá consecuencias en la prueba por equipos,

en la que Brava trabajará en favor de un equipo,

pero no para lograr salvarse de la prueba de expulsión,

porque tendrás que estar en ella necesariamente.

¿Quieres añadir algo? Me ha dolido.

A nosotros también nos duele

cuando vemos que os explicamos las cosas,

insistimos en daros una serie de instrucciones,

y que no nos hacéis caso.

Soy muy pesada en cuanto a reciclar materiales,

a ahorrar en materiales...

Mis compañeros pueden corroborar que precisamente yo no soy así.

-Ella es la persona que más mira por el medio ambiente

y es la primera que está mirando la basura a ver quién

se ha equivocado con el plástico y agarrarlo de la oreja.

Tienes un montón de pruebas, espero que sean muchas,

para demostrarnos que no eres así, como has dicho.

De acuerdo.

Ahora nada me parece justo, pero sé que después lo entenderé.

En la prueba por equipos tendréis la oportunidad

de demostrar muchas cosas, tú también, Brava.

Vamos a ello.

Como sea jefa de taller, verás.

Nos trasladamos al circo Price de Madrid para disfrutar

de una cita ineludible con la moda en nuestro país:

The Petite Fashion Week;

el desfile de moda infantil

más prestigioso y divertido de nuestra industria.

Desde hace siete años,

grandes firmas nacionales e internacionales

participan en este evento único en España

que reúne a "celebrities"

y amantes de la moda de todas las edades.

Hoy se celebra la octava edición y no podemos estar más ilusionados.

"Maestros de la costura" va a desfilar con firma propia

en la Petite Fashion Week;

un privilegio único para nuestros aprendices

y también una enorme responsabilidad.

Aprendices, bienvenidos al circo Price de Madrid.

Esperamos todos que seáis buenos equilibristas,

porque en esta prueba vais a tener que dar

un triple salto mortal. Para estamparnos, vamos.

Por primera vez unos aprendices de maestros

van a confeccionar prendas

para un desfile de moda real.

Es mi día para ser jefa.

Vais a desfilar en la Petite Fashion Week

de Madrid. Hala, qué guay.

Sentadas en esas butacas va a haber más de 1000 personas,

entre ellas los "influencers" más top.

¿Alguien quiere desmayarse? Es demasiado.

No es por meteros más presión,

pero quiero que sepáis que los organizadores

de este desfile

llevan un año preparándolo

para que hasta el último detalle quede perfecto.

Este evento lo crearon un grupo de madres blogueras,

que no entendían por qué la ropa infantil tenía

tan poca visibilidad en los circuitos de moda

cuando realmente las cifras de venta estaban por las nubes.

Razón no les faltaba en absoluto;

la moda infantil española factura 1000 millones de euros al año

y además se exporta a todo el mundo

y tiene gran prestigio internacional.

En la ropa infantil, en la ropa para niños,

el detalle es importantísimo,

y elegir tejidos delicados, que no queremos niños con sarpullidos.

Y sobre todo sin alfileres.

Begoña, otra vez con tus tembleques, ¿por qué?

Es como... que estoy un poco confundida ahora.

Es una sensación que no sé cómo explicar.

Me siento... afortunada.

Esa es la palabra; muy afortunada.

Me siento libre; es cómo me siento: libre.

Como si el mundo no me pudiera atrapar.

O sea, estoy... No sé.

Como los ángeles, como se suele decir.

Esta va a ser una prueba muy especial

porque nos va a acompañar la ganadora de la segunda edición

de "Maestros de la costura", ¡Rosa León!

Qué recuerdos.

Pues sí, sí. Qué alegría.

Qué alegría. Qué guapa.

Ponte aquí. No sabéis la emoción que tengo.

-Qué chula. -Hola a todos.

Encantada de conoceros.

Bueno, nosotras ya nos conocemos.

Ah, ¿sí? ¿A Margarita? Que me emociono.

Estudiamos desde preescolar juntas

y hasta el mismo día hicimos la comunión,

y un día pongo la tele y la vi, y me hizo mucha ilusión.

Y hoy verla aquí me da más.

Rosa, te vemos estupenda... Sí.

Te seguimos en RRSS, sabemos que estás bien,

que has presentado tu nueva colección

y que además vas a desfilar hoy aquí.

Cuéntanos cómo estás. Estoy superfeliz.

A raíz de mi paso por el programa, sigo cumpliendo sueños.

No he parado; ha sido un año con muchos eventos,

mucho trabajo también;

igual que el trabajo que hice en el programa,

sigo haciéndolo.

Y además poniendo tu foco en la moda infantil, ¿por qué?

Me gustó mucho la idea; en cierto modo,

homenaje a mi niñez, que fue cuando empecé con la costura;

homenaje a mis hijas, y que son las primeras prendas

que nos ponemos en nuestros inicios de contacto con la moda.

En muy pocas horas va a empezar ese desfile;

estarás nerviosa y con mucha responsabilidad;

así que vamos a saber qué hay que hacer en la prueba.

Vais a confeccionar los cuatro diseños

de "Maestros de la costura",

que van a cerrar el desfile en la Petite Fashion Week.

El prestigio de este programa

y el buen nombre de Rosa León

están en vuestras manos.

Vamos a conocer qué tenéis que hacer.

Pues sí.

Con tu permiso, Rosa. Concedido.

-Qué bonito, me lo pido.

-Los modelos están inspirados en las pruebas del concurso.

Qué bonito. Monísimo.

-Este es el kimono que hice en la primera prueba de expulsión.

¿El centro? Rosa... No, hombre.

(RÍE) Sueño con los centros.

Me parece una monada. Vamos, ni caso.

Me gusta muchísimo. Gracias.

Y de este vestido estilo ibicenco, ¿qué nos puedes contar?

Está yendo superbién en ventas, ha arrasado, ¿no?

Sí, es el que más se ha vendido

y está inspirado en cuando fuimos a Ibiza

al taller de Charo Ruiz; pues moda ibicenca para niñas.

Muy bonito.

Vamos a descubrir qué otras dos prendas van a representarnos.

(TODOS) Ay, guau...

Son dos conjuntos de niño con camisa de cuello mao

y pantalón con cinturilla elástica.

Acabo de ver los vestidos y estoy cagado.

Pero voy con ganas y con fuerzas,

e intentaré hacerlo lo mejor que pueda.

Rosa, mil gracias. A vosotros.

Muchas gracias.

Como tenemos el tiempo muy justo;

Margarita, fuiste la mejor de la primera prueba;

el segundo clasificado fue David;

por tanto, así, directa, vais a ser jefes de taller ambos.

¿Estás contento? Sí, porque me apetecía un montón

demostrar que puedo ser una jefa superchula.

Pero estoy un poco achantada. ¿Por qué?

Porque me parece un reto... Superdifícil.

¿Y tú, Margarita, feliz con la responsabilidad?

No mucho, la verdad.

A mí, aunque parezca que no, me gusta estar en segundo plano

y con el tema de que sean de Rosa,

todavía me siento con un poco más de presión.

Como os he dicho tenemos un problema real de tiempo.

Por tanto, tienes que darme los cuatro nombres

de los aprendices con los que quieres trabajar. Ya.

Andrea, Begoña, Fran y Xiaona.

Andrea porque tiene el mandil negro y quiero que esté en primera línea.

Begoña porque creo que me hace falta.

Fran igual, cose muy bien, resuelve mucho.

Y Xiaona porque cada día aprende más

y quiero que demuestre la evolución que tiene.

No he elegido a Joshua queriendo en mi equipo

después de lo que pasó en la primera prueba;

no me fío de él.

Por tanto el equipo de David estará formado por Joshua, Laura,

Borja y Arantxa.

Supercontenta estoy. ¿Satisfecho?

Súper. ¿Por qué?

Porque a Borja lo quería, a Laura también

y a Joshua también.

¿Quién me falta? -Arantxa.

-Pues también la quería, de verdad.

Bueno, quería un poco también a Fran,

pero con los que tengo estoy supercontenta, y veréis.

Margarita, no vas a tener todos los privilegios.

David tendrá un privilegio. ¡Toma, ya era hora!

Vas a elegir qué dos modelos quieres que confeccione tu equipo.

Hay dos identificados con verde y dos con naranja;

debes elegir un color.

Mira las camisas, por favor. Míralos bien.

Creo que verde. ¿Por qué verde?

Porque veo más fácil de confeccionar la camisa

del equipo verde

y el vestido del equipo verde me parece un pelín más fácil

que el kimono ese.

Margarita, tu equipo por tanto hará el kimono

y el dos piezas del niño.

Vale. Aviso para no tener sorpresas.

Pedimos una réplica,

una reproducción.

Necesitáis modelos importantes para una cita como esta.

Ellos han demostrado ser muy habilidosos en los fogones,

pero no sabemos si lo serán en la pasarela.

Que entre Josetxo y Lu,

ganadores de las dos últimas ediciones de "MasterChef Junior"

y Vega y Albert, aspirantes de la última edición.

¡Esa energía, por favor! Ay, ay, ay, Albert,

que me lo como. ¡Hola!

Qué guapa.

Ellos son muy habilidosos con los fogones lo sabemos;

¿pero qué tal con la pasarela?

Yo nunca lo he hecho; creo que se me da fatal o genial,

no tengo ni idea.

Qué tranquilos estáis aquí, eh. Sí.

Aquí se está mejor que ahí, eh. Sí.

Ahí con los nervios... Pero aquí ya...

Aquí ya lo tenéis todo hecho.

Bueno, Margarita, David,

yo traigo una sorpresita para vosotros.

Ya sabéis que lo que más nos gusta en "Maestros de la costura"

es que los aprendices aprendáis y evolucionéis.

Por tanto, en esta prueba,

serán Fran y Borja

los encargados de elegir los tejidos

con los que vais a coser.

Queremos comprobar si traen bien aprendida

la lección de la prueba anterior.

Menudo marrón que me vuelva a tocar la tela.

No me entero de lo de las telas y no quiero perjudicar a mi equipo

con una nueva mala elección de telas. A ver qué tal.

Tenéis los modelos, tenemos una cita con 1600 personas

y creemos que lo podéis hacer muy bien.

Vais a tener 90 minutos para este trabajo.

Eso es muy poco. -Madre mía.

-¿Y cuántas máquinas de coser?

Os pido que cojáis los acericos, por favor, y a talleres.

Vámonos que nos vamos. -90 minutos...

-Me presento con una energía en esta prueba.

Voy a ser la mejor jefa de taller que ha habido

en "Maestros de la costura".

Tengo mucha energía, muchas ganas y vengo vestida para la ocasión.

Fran, Borja, tenéis 45 segundos

para elegir el tejido con el que van a trabajar vuestros compañeros.

El tiempo comienza en tres, dos, uno... Ahora.

Mirad todo lo que tenga.

Ay...

Me voy a quedar con este. Cinco segundos...

Cuatro, tres, dos, uno, ¡tiempo!

A talleres, aprendices, a trabajar. ¡Vamos, vamos, vamos, venga!

Esperad, un momento, a ver. ¿Este qué es, el pantalón?

Ostias, illo... -Lo he tocado y palpado.

-Es muy gordo. Bueno, es lo que ha elegido, ya está, se acabó.

Tareas, a ver.

Brava, tú el pantalón. -Vale.

-Begoña, tú con la camisa.

Tú en la plancha y le ayudas a ella a cortar el pantalón.

Xiaona va a enhebrar todas las máquinas

y yo voy cortando el de las chicas. Vamos, rápido, venga.

-Arantxa, tú te vas a poner a enhebrar las máquinas,

vosotras dos a cortar el vestido de las chicas;

Borja, nosotros con la camisa;

y el pantalón lo dejamos para el final. Pues venga.

-Margarita, tengo una duda. -Dime.

-¿Esto va así? -Claro.

-Ya está. -Eso va doble, eh.

¡Corta por dos, por favor!

-Así, ¿no? -Sí, perfecto.

Acuérdate del contrahilo del canesú, por Dios.

-Sí, sí. Me acabo de bloquear.

-Venga, no bloqueos. -Qué cosas.

-¿Cómo vais, compis? -¡Bien!

-¡Remalladora puesta!

-Mira, se corta al hilo. -Una pregunta, ¿la tela del forro?

-La tela del forro. -¿Cogiste tela del forro?

-No. -No.

Pues sin tela de forro.

-Me vais a matar. -No pasa nada.

Se hace un forro con esta y ya está.

-Vamos a darnos vida. -¿No?

-Sí. -Con cuidado.

-Vale, canesú cortado al contra.

-Venga, chicos, daos prisa. Hacedlo muy requetebién,

que va directamente al desfile;

que diga mi amiga Rosa: "Ole ese equipo bueno".

La Petite Fashion Week no sería posible sin una de sus fundadoras.

Por favor, Belén Martí Junco, conmigo.

Gracias. Bienvenida.

Por acogernos, por invitarnos,

que sé que es un día de locos para todos vosotros.

Pues sí, porque nos esperan muchas sorpresas en solo dos horas,

pero para nosotros es un orgullo y un lujo teneros aquí.

Explícanos cuál es la esencia.

Es una pasarela solidaria, donde intentamos potenciar

la inclusión de niños con capacidades diferentes.

Vamos a donar el 100% a la lucha contra el cáncer infantil.

El 100%, el total. El total de las entradas se dona.

Llevamos un año preparando este desfile,

con mucho trabajo y mucha ilusión.

Cuéntame quién va a venir hoy.

Pues nunca fallan Samantha Vallejo Nágera,

que sus hijos desfilan siempre con nosotros;

Roscón y Diego son un clásico en nuestros desfiles.

María Palacios, Ana Antic, Cari Lapique...

Es que son muchísimas personas que nunca dicen que no

a acompañarnos en un día tan importante para nosotros.

Belén, yo lo que te aseguro es que no nos puede hacer

más ilusión estar aquí;

vamos a poner todos de nuestra parte,

lo más importante, para que el circo Price

brille hoy especialmente con la Petite Fashion Week.

Gracias de todo corazón

por acompañarnos en un día tan importante para nosotros.

Esto es un "front row" de los muy importantes.

Te acompaño. Gracias.

-Nos tenemos que dar mucha vida en cortar porque si no...

-Yo creo que dentro de lo que cabe he elegido bien las telas.

-Yo no quiero meter mala energía,

pero creo que la tela de la camisa no está muy bien elegida.

-Es que la otra era más pocha. -¿Sí?

-He dudado. -Y el pantalón...

El pantalón lo veo gordo.

-¿El pantalón está mal?

-En cuanto terminemos aquí,

Arantxa, te pones a cortar el pantalón.

-Vale.

Teniendo en cuenta que ambos habían suspendido

la elección de tejidos, ¿qué tal lo han hecho?

Creo que ha sido, de hecho, la peor elección de telas

que hemos visto en esta edición hasta el momento.

Borja ha escogido una tela de pantalón de chico, para empezar

terrorífica, gordísima; muy difícil de trabajar.

Un príncipe de Gales muy gordo.

Como de chaquetón. Eso, en un pantalón de niño.

Y el tejido de camisa de chico tampoco tenemos explicación lógica

para entender qué ha pasado.

Ha dudado. Sí, ha dudado.

Teniendo este popelín de camisa magnífico, han cogido una viscosa

que puede ser para camisa de señora,

para nada de niño.

Luego han cogido el lino bien para el vestido,

pero han olvidado el forro, que era precisamente esto,

porque no son nada observadores.

Y lo más importante, no ha cogido entretela.

Fran el pantalón lo ha cogido bien, pero la camisa...

Ha cogido una sarga que es para una pieza más exterior,

para un pantalón...

Se han dejado aquí el típico piqué de camisa de chico,

la que usamos nosotros. Como el de muestra, es evidente.

La tela rosa para el kimono bien,

pero se ha dejado... El color del vivo.

Del color new. Vamos a esperar que se den cuenta,

aunque el tejido ya... No lo pueden cambiar.

Huele a tragedia, Raquel.

Plancha esa parte de la botonera,

que tenga mucho cuerpo, que esté rígida.

¿Vale? -¿Lo que tú has doblado lo plancho?

-Eso, sí.

-Xiaona. -¿Qué?

-Ve remallando. -Tengo que planchar.

-Ah, pues plancha. -Dámelo.

-Toma, esto para remallar.

Pero solo por aquí, Xiaona,

la copa. -La copa solo.

-#Con una copa de vino...# -Ya está cantando.

-#Una guitarra y un sombrero de mujer...#

Quien canta su mal espanta.

Xiaona, porfi, la otra parte. -Sí, toma.

-Tienes que unir los canesús así...

Y este aquí, ¿vale?

-Voy a ir entretelando, puños y...

-¿Entretela dónde hay? ¿Dónde está la entretela?

¿Alguien lo sabe? -No, ni idea.

-Oye, en serio, ¿la entretela?

-Me cago en... Qué lío.

-Pero a ver, Borjita, alma de Dios,

que tenías 45 segundos, que tenías el maniquí al lado.

Si tenías que coger cuatro cosas contadas

y te has venido sin la mitad de las cosas. No, Borja, no.

-Estoy empapado en sudor.

-Esta...

David. Hola.

¿Qué te ha parecido la elección de telas que ha hecho Borja,

estás contento? No mucho,

pero no hay que... ¿No mucho? ¿Y por qué?

Creo que la del pantalón es un poco... más gruesa.

¿Un poco, un poco? Un poco más gruesa

y la de la camisa tampoco creo que sea la acertada.

Pero bueno, para adelante como los de Alicante.

A ver, Borja.

No sé qué tienes que decir tú, Lorenzo, pero yo creo que...

Pin-pan, un poco.

A ver, la tela de la camisa está fatal, Borja.

Fatal.

¿Y la tela del pantalón, ¿tú crees que un pantalón de niño

se puede hacer con esa lana de chaquetón?

Y con respecto al vestido ibicenco,

vale, la tela está más o menos bien elegida;

¿y el forro?

Me lo he dejado. ¿Puedo sentarme mientras comentas?

¿Tú los puños de una camisa y los cuellos nunca los entretelas?

Sí. ¿Entonces?

La situación del equipo verde, David, es crítica,

porque la elección de las telas ha sido nefasta.

Y eso va a influir en la confección.

Estoy bastante disgustado

porque he fracasado en lo que a tela respecta

y no quiero manchar a mi equipo.

Hemos pedido, y lo digo para todos,

¡hemos pedido una reproducción!

Una manzanilla. ¡Reproducción!

Una manzanilla. ¡Un reproducción exacta!

Para este hombre, se nos muere, madre mía...

¡Ni reinterpretaciones, ni creaciones ni adaptaciones!

Y para ti una tila, chocho.

Entonces ya una camisa que no tiene entretelas,

ya me dirás tú.

¡Ostias, entretela! -Entretela.

A ver cómo lo solucionáis, no digo más.

Pues... tendré que solucionarlo luego yo con lo que me caiga.

-No lo vamos a coser, vamos a cortar la entretela.

¿Dónde está la entretela? -A ver...

Ahí, ahí. Coge la blanca.

-A ver, yo he visto la tela, pero la entretela no.

Pero Begoña que es muy lista la ha robado;

sabe más que los ratones colorados.

-La única solución que veo es tirar para adelante.

-Sí, no hay otra. -No hay otra, no pasa nada.

-No, sí pasa. A vosotros no, pero a mí,

que tenía la responsabilidad y he fallado, sí pasa.

-Esto me estás pidiendo. A ver...

-No se puede hacer sin saberlo primero.

Llegar aquí me costó un poco. Espera.

-Necesito una máquina

o alguien que dé un par de pespuntes.

A ver, Begoña. Dime.

Ven aquí un momento.

No, porque estáis todos muy tal y yo estoy muy serio.

¿Quién tenía que coger las telas?

¿Quién? Fran.

Fran.

¿Tú has cogido entretela? No.

Vale. ¿Y por qué tenéis una entretela en la mesa?

La he cogido yo.

¿Y quién eres tú para coger telas en el equipo naranja?

Nadie. ¿Entonces?

¿Me puedes dar la entretela? Sí, señor.

¡Y todo lo que hayáis cortado en entretela!

Tranquilo, que te da un infarto.

Yo te la traigo, no te pongas nervioso.

-Han mangado una entretela. -Ríñenos, pero no chilles.

Preocupaos por respetar las normas del concurso.

¿Habéis cortado algo de aquí? No, no.

¿Seguro? Seguro, libres, míranos.

Nada, cero. Porque ya no me fío.

No es lo correcto.

¿Quién volvió dos veces a la mercería?

Yo. ¿Y esta trampa quién la ha hecho?

Yo. ¿Y quieres que me fíe de ti?

Sí, claro que quiero. Pues vas por mal camino.

Y no me río. Yo tampoco.

-No os riáis, por favor.

A ver cómo solucionáis esto.

No lo ha hecho queriendo, ella pensaba que podía cogerla.

¿Cuál es mi frase preferida?

(TODOS) "Don Creíque y don Penséque

son parientes de don Teque".

Pues ahí lo dejo.

Tenemos baile ya y todo. Y me voy.

Suerte. Gracias.

Illa, cuando nos riñan, no os riáis...

-De verdad, lo vamos a matar. -Lo vas a matar tú.

-Hay que medir 17 de aquí para arriba,

que es lo que mide el otro vestido.

-Vale, lo voy haciendo. -Espera.

Tengo que meterlo; cuando lo meta te digo a ti.

-Vamos a dar una solución para la entretela:

vamos a usar esta tela de entretela.

-Vale... -Pues venga.

Dame lo que se debe entretelar: cuello, puños...

-He cosido el cuello ya.

-Se descose, dame. -No, no.

-Sí, sí.

-¿En serio? No entreteles.

-Monta la camisa, no entreteles. No pierdas tiempo en entretelar.

-Deja la entretela, vamos a montar el cuello.

-Mira, de verdad... -Limítate a tu vestido.

-Vale, vale. -Va, ya está, por favor.

Estamos ahora como para discutir, lo que faltaba.

-Quería ser jefa, pero no con esa presión;

tenía una voz aquí,

y era: "Por favor, que se calle".

Lo he pasado fatal, estaba presionado por todos lados.

Vale, toma, cose el cuello ya.

Métele esto dentro.

-No, no, tiene que ir cosido. -¿No puedes meterlo dentro?

-Yo quiero hacerte caso, pero no podemos.

-Vale, hazlo. -Quiero hacerte caso,

pero no podemos.

Yo estoy hoy muy enfadado.

Por un lado, se ha demostrado que el amigo Borja

no sabe elegir telas;

por otro lado, David va mucho de que manda,

pero no sabe mandar.

-¿Cómo va la cosa?

-Haciendo ojales. -Muy bien.

¡Ah, qué bien, Fran!

Fantástico.

-¿Es muy gorda de coser? -¿Qué?

-¿Es gorda de coser? -¿Qué?

-¡¿Que si es gorda?!

-Vamos de coser no, es gorda de ponérsela.

-Estamos en invierno.

-¿Me planchas los puños, por favor, el cuello?

-Eh... Déjalo ahí. -Esto va así, ¿vale?

-Así, ¿verdad?

-Y esto me haces un doblete así, pan-pan.

esto pan-pan, pan-pan y pan-pan. Venga, todo pan-pan.

Fran olvidó la entretela y me he acordado de cosas

que mi madre me enseñaba: dobletela.

He cortado de la misma tela para reforzar.

No es lo mismo, pero se asemeja.

Y bueno, por ahí creo que nos vamos a salvar.

-¿Cómo se monta el canesú?

-¿No sabes montarlo? -Ah, que tiene tabla. No coincide.

No se le ha dado holgura al canesú, ¿quién lo ha cortado?

-Yo. Se corta otro. No problema.

-Joshua, eso lo puedo hacer yo.

-Vale, pero... -Ya, de poco en poco.

-Tiene que ser superminucioso. -No te preocupes, lo hago;

pero ve haciendo otra cosa.

-Tengo que montar eso, pero no puedo hacer todo.

-Ya, por eso, déjamelo a mí.

-De momento ya hemos cometido un error.

Marga, la botonera es al contrario.

¡Marga! -¿Qué?

-El maniquí lleva abrochada la botonera al contrario.

-Vale. -Lo hemos puesto como mujer.

¿Giro las piezas y hago la botonera cerrada?

-Begoña. -Como esté el modelo, Begoña

-Pero no me estás entendiendo. -Déjalo.

-Begoña, ¡Begoña! Te estoy hablando.

-Dime, cariño. -Es así como lo quieres, ¿verdad?

-Sí, sí, perfecto. -Vale, para estar segura.

-Margarita, ¿qué hago, lo giro o lo dejo así?

-Déjalo así. -Vale.

-Brava, ¿cómo vas? -Aquí estoy terminando

los bolsillos para poder coser las piezas...

-¿Y? -Y de momento voy;

espero no atascarme como me pasó el otro día.

-Laura, Borja, ¿qué tal? -Aquí andamos. Joshua está montando

bastante bien el vestido. -¿Sí?

-Le voy echando una mano. Creo que el vestido fenomenal.

-David, hago lo que puedo, pero es supergorda la tela,

para pasar por la máquina y todo.

-Pero lo estás haciendo muy bien. -Pero bueno...

-Muy, muy bien. -Lo que yo...

-Dime. -Yo lo veo bien;

voy a pasar los laterales, poner la cinturilla...

Aprendices, 1600 personas esperan ver esas prendas

y ya habéis consumido la mitad de la prueba.

¿Cómo vais, chicos? 45 minutos.

Con el culo pelado. -Pues venga.

Los detalles dejadlos para el final,

id cerrando prenda.

-El canesú sigue sin coincidir.

-No llegamos ni de coña.

-No te pongas con florituras, cierra la prenda.

-No cortes más, David. -Tú a tu pantalón. Ay, me mato.

-David, escucha... Afinamos de manga, tío.

Afinamos de manga. -¿Sí?

Lo cortamos en un segundo. -No, no.

Hay que ser resolutivos.

45 minutos y la manga todavía no está confeccionada.

-Vale, venga. -Va a ser un pitorreo.

-Venga, vamos, ¡vamos, vamos, equipo!

-¿Me ayudas a coser el botón?

-Sí. -Este botón.

-¿Dónde está el hilo blanco? -No, estoy con este hilo.

-¿Va con el hilo amarillo? -Sí.

-¡Necesito la camisa! Hay que poner cuellos y mangas.

-Dale la camisa para ponerle las mangas.

-Es que me he atascado. -Ahora se desatasca.

-Se me caen los botones. -¿Has cosido alguno?

-Uno solo.

-Es que con esta tela, ¿quién hace un pantalón de niño?

-Borja, ¿sabes que el bolsillo es verdadero?

-¿El de delante? -Sí.

-Pues estamos acabados. -Pues va a ser falso.

-Vamos, chicos, no se vengan abajo.

-Esto no nos va a hundir, hemos buscado una solución,

se va a poner lo que yo he dicho y punto.

Ya está. -Y para adelante.

-¿Cómo vas con el vestido? -Pues no os lo vais a creer,

pero estoy casi terminándolo.

-Lo sé. -Tú eres una jefaza.

-Jefaza buena y el equipo también bueno.

Ahora terminamos el vestido y nos ponemos con lo otro.

Brava, ¿cómo vas?

¿Te ayudo? -¿Cómo vas?

-Estoy terminando dobladillo del vestido y "finish".

-Estoy con la cinturilla.

-¿Tienes los bolsillos cosidos y todo? ¡Te voy a besar!

Parece mentira que te hayan puesto el mandil negro.

-Eso es una falacia.

Equipo verde, estoy aquí con Rosa. Hola, Rosa.

Es una mujer de la que tenéis que aprender muchísimo

y que os puede orientar

en lo que estáis haciendo mejor y lo que estáis haciendo mal.

David, quiero ver el modelo de niño

y quiero verte de jefe, respondiendo... Venga.

Jo... ¿Qué tipo de corte es este?

Lo he hecho yo. ¿Esto es una manga? No me lo creo.

¿Esto es una manga? (ASIENTE)

Esto me da vergüenza verlo.

¿Qué os ha pasado con el canesú?

Pues que lo hemos hecho un poco más pequeño...

¿Un poquito más pequeño?

¿Tú cómo lo ves? No le va a quedar bien la talla.

Y además las proporciones de aquí le doy menos, aquí más;

al final va a ser un cuerpo bastante amorfo. No sé.

Yo aconsejo que repitan y que se pongan las pilas.

Ritmo, ritmo... "Ritmo, ritmo", eso es muy tuyo.

Total. Vais a hacer un trabajo muy laborioso

para no quedar bien. Yo repetía del tirón.

-Entra Rosa y dice que el canesú no está bien.

Se le hace caso, ¿no?

No tardamos ni tres minutos en coser el canesú.

Tardamos más en discutirlo que en descoserlo y coserlo.

¿Qué tipo de fruncido le ves tú en la cintura a esto,

con esta tela? Es horroroso.

-Ya lo sé. -La tela, vamos, de verdad.

Yo incluso no lo fruncía.

O atrás nada más. Solo un poco en la espalda.

¿Le pongo la cinturilla sin fruncir?

-Sí, solo en la parte de atrás,

porque eso le va a hacer daño al niño.

-Por el tamaño del niño. Escuchad a Rosa,

porque su consejo vale oro. Atrás solo.

El tamaño que tenga atrás le dará ventaja.

Y a ver el vestido.

Por favor, quiero verlo.

Es así. Quiero ver el patrón del tirante.

Son 17 cm. Está allí. ¿Allí dónde?

¿El patrón? ¿A qué te refieres?

El patrón del tirante. Vale..

Te lo doy ya. No, esto es camisa.

¿Tú crees que a Lu le cabe este vestido?

Son 17 cm lo que mide allí. Vale, vale,

¿y qué tiene que ver lo que mide allí

con lo que os hemos dicho de que hacéis ropa

a medida para los niños de "MasterChef"?

¿Tú crees que si ponemos aquí este patrón es por gusto?

No, no, no, me basé en medir

el que teníamos para ver.

Le habéis quitado 5 cm por la cara, Joshua.

Esto no tiene nada de gracia. Es que mira.

Ya, es que estoy haciéndolo igual que aquel.

Es que esto no le entra. Lo voy a acabar

y en la parte de atrás lo descoso y empato otro trozo.

No tengo palabras para este grupo. No tengo palabras.

Equipo verde, David, hijo,

aquí huele a tragedia total, a desastre;

huele a chamusquina.

Tienes menos de media hora para reconducir esto

e intentar presentar algo que se pueda mostrar en pasarela;

aunque yo aquí ya veo... Es que no lo veo nada.

Yo lo veo difícil. Rosa, lo siento

por hacerte pasar tan mal trago. Sí, es una responsabilidad, eh.

Fíjate yo desfilando ahora con estos niños.

-¡Ah!

-Xiaona, si el vestido está ya,

ponlo en el maniquí y plánchalo ahí.

-Sí, en el maniquí.

-Tú que eres la empresaria del grupo, ponlo para venderlo.

-Te voy a dar un beso nada más que acabe.

-Tú tienes unas ganas de besar. -A mí, que estoy falta de besos.

-¿Sí? -Sí, yo me pido primera.

¡Yo quiero besos!

-Es que los españoles sois muy besucones.

-Yo soy muy pesada en esto del querer.

Soy una persona muy pegada,

muy... Sí, reclamo siempre cariño, cariño, cariño.

Soy así.

Hola, equipo naranja. Hola.

Margarita, vengo a por ti, que eres la jefa de taller.

Cuéntame, ¿cómo vamos?

Un momento, mira. -Me pongo las gafas.

-Dale la vuelta a esto, ahí...

-¿Lo metes todo y después lo coses? -Hay que ir rápido.

-Bueno, cada una... -Tú sabes.

-Cada una lo que sabe hacer. -Pero qué buena planta tiene.

El bolsillo de parche

os ha quedado bien. Y no está planchado.

Sí, le falta plancha.

Tiene buena pinta. -Sí, hombre.

Begoña, cuando puedas, me enseñas la camisa.

Se me ha cortado el hilo. Buen momento para enseñármela.

¿Cómo habéis solucionado el tema de entretela?

Ha metido más tela. -Hemos metido otra tela dentro,

solo un lado, para que no fuera muy grueso.

Un momento. Sí, está al revés.

¿Os habéis dado cuenta de la abotonadura?

Es de chica. Pero mira, está bien.

Chico o chica, que sea indistinto.

Esto no lo voy a tener en cuenta. Gracias.

Pero sí esta forma de planchar. Por favor, abrid las costuras.

Antes de darle la vuelta,

planchadlo en abierto y luego coséis.

No puede ser que dentro de la costura

haya un dedo de gordo.

Sí, bueno, yo os escucho.

-¿Hay que ponerlo en maniquí?

¿Dónde lo vas a poner? El vestido ponlo ya.

Ya está puesto. Ya está puesto.

-No hemos equivocado al coger la tela.

Y al cortarlo porque la dirección está al contrario que el original.

Si lo miráis, este que tiene marras y la raya,

que se ve la dirección,

aquí viene todo en horizontal... Eso ha sido culpa mía.

-La trama de estos tejidos hay que tenerla en cuenta.

¿Y esta tela por qué?

-Porque la he liado yo. -Que te lo explique.

-Es mi asignatura pendiente. Yo aquí, por ejemplo,

descosía, cosía de nuevo...

¿Da tiempo? ¿Tiene esto algo que ver

con los acabados de tu vestido? Nada.

Cualquier fallo puede ser decisivo. Tenéis perfectamente

las mismas oportunidades que el otro equipo

de ir a la prueba de eliminación;

así que pilas, y quiero perfección, que hay desfile.

Sí, sí. Pues dale caña.

Venga, no bajéis la guardia. Suerte.

-Esto es un despropósito. -He quitado el canesú, sí.

-¿Quién ha desmontado el canesú? -Yo.

-En vez de ir para delante, vamos para atrás.

-No se podía poner ese niño ese canesú.

-Ahora se la va a poner sin canesú. -Lo voy a hacer ahora.

Si no me perdéis todas las mierdas.

-Menos le va a caber si no cosemos hombros y cuello.

Voy a hacer los ojales a ojo. El que me diga lo que quiera,

luego nos damos de tortas en el patio.

-Fantástico. -Porque no acabamos.

-No te pongas a hacer ojales como un loco.

-¿Qué quieres que haga?

-Estoy terminando ya esto. Ahora lo cosemos.

-David me desmonta el canesú y lo vuelve a cortar igual.

Luego no coincide con otra cosa. Esto es un caos;

parece el taller de la Chari esto.

Qué recuerdos. Qué recuerdos.

Y ahora no sé qué cuerpo tienes después de visitar los talleres.

Tengo el cuerpo cortado, porque como no puedan reconducir

algún equipo, lo llevan muy mal.

¿Hoy está mal, mal? Mal, mal.

En el caso de que sea un absoluto desastre,

siempre tenemos tus modelos,

porque hoy el evento es muy importante

y no te lo queremos fastidiar.

Tú tienes que triunfar hoy. Eso espero.

Rosa, muchísimas gracias por venir.

Te echamos de menos.

Vamos a estar en el "front row" aplaudiendo.

Muy bien. Sin perdernos nada.

¿El "front row" qué es, la delantera?

Sí. Eso.

Estoy viviendo lo insoñable: yendo a la universidad,

he creado una colección que la voy a desfilar hoy.

Para mí es superemocionante porque es mi primer desfile.

-Begoña, ¿en qué te podemos ayudar? -El ojal...

-¿El qué? -El ojal.

-¿Qué ojal? -El de la manga.

-¿Qué ojal? -El de la manga.

-¿Qué le pasa? -El de la manga.

-¿No está hecho? -No, de las dos mangas.

Y el botón. Venga, rápido.

Preparad la plancha que vamos. -Ya está.

-Esto está listo.

-El otro. -Venga.

-Si es que no sé ni por dónde...

-Te ayudaría, pero hay que alargar como sea.

Le voy a hacer un remiendo de primera.

-¿Ha quedado corto el tirante? -Sí.

-El canesú, no sé lo que has cortado, pero sigue igual.

-Joder, pues le he puesto 2 cm de más.

-Al de antes también.

-No, ahora he puesto dos más: cuatro.

-Pues debemos ser muy torpes porque no coincide.

Ahora coincide menos.

Yo tampoco sé qué hacer. No vamos a tener camisa.

A mí me habría gustado tomar las riendas

porque ha quedado claro que David no ha sabido dar órdenes.

Si no sabes confeccionar una camisa, no mandes.

-¡Bajos cosidos!

-Tráelo a la plancha. -Toma.

-Corriendo. -Perdona, Bego.

-Si me da tiempo, le coso el botón del bolsillo.

Margarita, David, ahora es cuando se demuestra todo.

Quedan 15 min para terminar. ¡Venga, vamos, equipo!

-15 minutos, me da tiempo. -15 minutos.

-Ayúdame, David... -No sale la camisa.

-15 minutos. -Unas tijeras.

-Toma, toma. -Y tú ve cortando.

Mira, así. -Por favor, la camisa.

-No sale la camisa.

-Aunque sean las mangas, que se lo pueda poner.

-Lo están cosiendo. -No está ni el canesú

ni los hombros juntos.

-Es muy lento, es que...

Buenas, equipo verde.

¡Hola! ¿Qué tal?

Os traigo a los modelos.

Qué guay. -Hola.

Tengo que contarte algo, Albert.

Tu tela está mal elegida. Tócala a ver qué te parece.

Sobre todo por dentro... A ver, a ver.

Es lo más rasposo.

Por dentro está más rasposo que por fuera.

-Te va a picar. Le va a picar.

Y por fuera no pasa nada que pique porque no hace falta tocar...

-Es que no hay por donde cogerlo.

Mira, Albert, tengo que contarte que la camisa...

Lo primero, el tejido es de señora.

Han hecho mal la parte de detrás, el canesú,

y es un poco camisa de fuerza.

Lo mismo no puedes ni moverte. Tienes que salir...

¡Con la libertad que me gusta tener a mí!

A los niños, que solo quieren libertad,

Laura, ¿cómo le habéis hecho eso?

A ver, está mal todo desde principio a fin.

Vale, tenéis que contar y decirles que solo quedan 5 min

y que la cosa está muy mal, que hay que poner orden.

Caña, que solo os quedan 5 min.

-Venga, haz mi pantalón bien, que si no, no voy a desfilar

y voy a ser el peor.

-Mucha caña, ¿vale? -Gracias, guapa.

-Queremos desfilar, eh.

-Tú sí, pero tu amigo me da a mí que no va a desfilar.

-¡Mete caña! -A su orden.

-¡Solo quedan cinco minutos! -Venga.

-¡Rápido, rápido!

Venga, chicos, lo habéis hecho fenomenal, vamos.

¡Vamos, Albert!

Venga, vamos bien.

Hasta la última puntada hay que lucharla.

En el maniquí. ¿El pantalón cómo va?

-Planchándose. -Ole, venga. Los fajos.

-Marga. -¿Qué?

-Coso los botones colocado en el maniquí

y se le da desde el maniquí con la plancha.

Vamos a asegurarnos. -Sí, sí.

-¿Los puños sabes dónde están?

-No, no lo sé. -Pues no hay puños.

¿Sabes dónde están los puños? -Aquí está el bolsillo.

Nada, cero organización.

-Se cortan tres veces puños.

Mira, ha aparecido uno. Este es el taller de los misterios.

-David, por favor,

intenta la que está aquí pasarla hasta aquí.

-Madre mía, esto no hay por donde cogerlo.

No vamos a llegar y ya no es eso,

es que lo que vamos a presentar es como dijo el otro día Caprile

cuando estuvimos en Galicia, auténtica chatarra.

Equipo naranja, os presento a Juan.

Hola, Juan. Aspirante de la última edición

de "MasterChef Junior",

y también va a ser modelo de la Petite Fashion Week.

¿Dónde está el look de Vega? A ver, el kimono.

¿Cómo lo ves?

¿Cómo es la talla? La talla la veo bien.

El largo te gusta. Pero ahí veo una puntada mal hecha.

-Ojo tiene. En una frase, ¿cómo veis?

Bien. ¿Estáis tranquilos?

Sí. -Yo creo que sí.

-Desnudos no vais a ir.

¿Nos vais a impresionar? Espero que sí.

Venga, vamos, vamos. ¡Gracias!

-Adiós. -Adiós.

Suerte, equipo naranja.

Voy a cortar, que parece un misionero.

-Está guapísimo. -¡Vamos, equipo!

-Dos nudos. -Oh, qué pantalón más chulo.

-Necesito una aguja con hilo. -¿Para?

Aquí tengo yo.

-¿De qué color? -¿Qué tienes que coser?

-Cuando la tengamos puesta, si me da tiempo.

-¿El qué? -La etiqueta de la manga. Dame.

Venga, id poniéndola. -¿Para qué?

-Queda más rematada.

Y si el niño levanta la manga, que se vea bonita.

-El pantalón no ha quedado tan mal. -Para como podría haber quedado.

-David, tío. -Ay, mi madre.

-Dale ahí. -Después de esto,

¿alguien nos va a dar trabajo?

-Venga. (BEGOÑA TARAREA)

Hasta la última puntada. Muy bien, Fran.

-Estamos... -Xiaona, parece que estás

maltratando al niño.

Aprendices, que hoy tengáis modelos no significa

que las normas cambien.

Las prendas deben estar sobre los maniquís.

Queda un minuto para que termine la prueba.

Venga, venga. -Vamos.

-Espera que le dé al último botón. -Al cuello, Marga.

-Que alguien me ayude a poner botones.

-David, no se pueden poner sin ojales.

¿Alguien me ayuda a abrirlos?

Limítate a coser eso, por favor. -Sí, jefa.

-Haced el favor de ponerlo en el maniquí ya.

-Papichula,

papi, papi, papichula...

¡Ay!

-Se me ha caído un botón.

-Tijeras ya. Tijeras. -No entran los botones.

-Estoy sudando.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Tiempo. No toques.

-Bueno, el vestido es monísimo.

-No podía haber salido peor la prueba;

Ni en cuanto a telas, ni en cuanto a órdenes,

ni en nada. Ha sido un vacile.

De las tres pruebas que he tenido con equipos

podría decir que el peor jefe de taller lo he tenido hoy

con nosotros.

Como no tiene sentido evaluar vuestras prendas

puestas en un maniquí,

vamos a dar paso a nuestros modelos.

Adelante, por favor, Vega.

Ay, qué linda. -Qué bonita.

Josetxo.

¡Ole! Muy bien, Josetxo.

Parece comprada la camisa.

-Sí, parece comprada.

Vamos con el equipo verde.

Adelante, Lu.

Qué pelazo.

Ya solo nos falta el último modelo.

¡Albert!

Que me pica. -El pobre cómo se rasca.

¿Te pica mucho? Sí, es que es una indignación.

¿Una indignación? Me han puesto unos impermeables...

-Impermeables.

-Unos imperdibles...

¡No me habéis puesto botones, lo más importante de una camisa!

Las mangas a medio hacer.

El pantalón, tela equivocada, muy gruesa...

Picantísima.

Como una guindilla.

Lorenzo, puedes marcharte de "Maestros de la costura",

ya tenemos a Albert.

El cuarto juez.

Albert, como veo que tienes mucho que decir sobre tus prendas,

vamos a empezar analizando lo tuyo.

Ya nos has dado muchas pistas. Ven.

Poco hay que añadir, pero vamos a empezar por la camisa.

Aquí falta el puño, efectivamente.

Las costuras no están remalladas.

No hay botones. No hay ni un botón.

Bueno, mira, aquí sí hay uno. ¿Dónde? A ver.

Hay dos realmente.

La camisa es un desastre. Vamos con el pantalón, Albert.

¿Qué te cuelga aquí?

Un bolsillo, que esto no parece un bolsillo, parece...

No sé.

Venga, volvamos a nuestro sitio, que ya ha quedado claro.

Fatal, muy fatal.

-Vaya, qué duro. Equipo verde,

¿quién es el responsable de estas dos chapuzas?

Me duele decir "chapuzas"

en una prueba en la que teníamos tanta ilusión.

A mí me gustaría decir que el hecho de que haya elegido

una peor tela para el pantalón ha dificultado mucho las labores

y ha desembocado en que quede la cinturilla así de fea.

No habéis buscado ninguna solución de urgencia,

sabiendo que es para un desfile;

un pespunte a mano corriendo;

algo que se salve al menos lo que es la apariencia.

Si se me permite el comentario,

estoy muy de acuerdo con el pedazo tejido del pantalón,

que es el más desacertado del mundo,

pero no estoy de acuerdo con el comentario de María

de que una viscosa no es para hombre.

A ver, Borja, la viscosa para camisería de hombre

estuvo de moda en los 80;

estuvimos además en Adolfo Domínguez;

toda una tendencia de las camisas "oversize",

que arranca antes en Armani...

No me cuentes a mí si la viscosa es o no para hombres,

por favor.

Estábamos pidiendo una reproducción;

una reproducción de una camisa para niño.

En cuanto a reproducción, he elegido mal.

¡Pues ya está, Borja!

Una pregunta, si te lo dice Caprile, ¿te queda más tranquilo?

Pues bueno, me quedo igual de tranquilo

que si hasta la misma Raquel me lo dijese, así que...

Como decías que te lo había dicho yo...

Es que has hecho hincapié antes en que era de mujer.

Y Caprile también.

Perfecto, nada que objetarle a Lorenzo,

ya que tengo un claro favoritismo,

si quieres que diga eso. Pero a mí sí.

A él no, pero a mí sí. A él no. Solo quiero saber eso.

No, para nada. A él no.

Una última cosa; ¿tú te atreves a desfilar vestido así o no?

Ni de broma.

Nos encanta tu sinceridad. Gracias.

Vamos a ver qué tal le ha ido a tu compañera.

Ven conmigo, Albert, ponte aquí.

Bailamos tú y yo. Está muy bien.

¿Qué tal los tirantes, los tienes cómodos?

Yo creo que están un poco grandes. Un poco grandes.

El vestido en sí yo creo que está bastante bien.

¿Estás contenta? Pero los tirantes... Yo sí.

¿Te ves desfilando? Sí.

-Qué bonita.

Lo bueno es que no se te cae. No.

Teniendo en cuenta que no te lo ibas a poder poner,

porque habían dejado una sisa de muñequita,

pues prefiero que lo hayan dejado un poco más grande;

lo han sabido resolver; no se podría vender,

pero para desfile, con el pelo suelto... Bueno.

Este vestido está ahora mismo aquí

porque se lo ha currado Joshua.

¿Estamos de acuerdo? Totalmente.

Bueno, vamos a valorar al equipo naranja.

Vamos a ver tu vestido, ¿te parece, Vega?

El tema del bies.

Fran ha fallado escogiendo el tejido del bies,

pero con esas cinco cabezas pensantes,

¿por qué no lo habéis hecho en el mismo tafetán?

Digo: "Bueno, al ser una réplica querrán el cambio de tejido,

aunque sea de otro color"... Pero una cosa,

¿cambio de tejido para empeorarlo? Ya.

Por no hablar de que el corte no está al hilo.

¿Quién ha cortado? Yo, yo.

Ha sido un error de principiante, lo reconozco.

En una tienda no podría estar porque no se podría vender así,

pero es cierto que para un desfile está correcto.

Cuando ha dicho que está bien y que para un desfile está bien,

me ha hecho el cuerpo... Pero aquí no te puedes relajar,

porque de repente estás aquí que mañana estás abajo,

con el blanco o con el negro.

Pues vamos a ir con Josetxo, acompáñame.

A primera vista... Es guapísimo.

Está bastante guapo.

Equipo naranja, tengo que decir que sin duda es el mejor resultado

de los cuatro looks que hemos hecho hoy.

La camisa, a pesar de que la botonadura está al revés,

está femenina;

no pasa nada, eso hoy en día nos olvidamos.

Está bien terminada.

El bolsillo de aquí está bastante mono.

El cuello mao está bien;

para mí le falta un pelín de plancha,

una cosa un poco más fina, de rebajar costura,

que quede planchado.

Las mangas, a ver. Un poco largas, yo creo.

Están un poco largas, pero el puño está bien hecho,

con su botón, su ojal...

¿Quién se ha encargado de la camisa?

Todos. ¿Todos?

Begoña la ha cortado... -Begoña la ha cortado

y cosido casi toda. -Un poco entre todos.

Ella la ha dirigido la camisa.

¿Y el pantalón? La Brava.

La verdad es que está fantástico.

Ha sido ella. Cinturilla...

Estoy impresionado por el bolsillo de parche,

que está muy cosido,

muy bien los pespuntes, todos a la misma distancia;

una cosa ya un poco mejor.

Me alegra mucho que seas tú, que llevas el mandil negro,

pero aun así lo has dado todo. No te ha condicionado,

no has perjudicado a tu equipo.

No iba a dejarles tirados. -¿Y no se puede salvar?

Y la verdad es que, Brava, chapó, porque lo has hecho muy bien.

Aunque fuera a eliminación,

obviamente yo estoy aquí para demostrar lo que sé hacer.

Pero podías haber jugado en contra de tu equipo.

¿Y qué hubiera ganado? Así que un aplauso.

Bravo.

Por todo ello el equipo ganador de esta prueba

pues es el equipo naranja.

Equipo naranja, habéis claramente ganado esta prueba;

pero es que además uno de vosotros nos ha gustado especialmente

cómo ha trabajado en esta prueba.

Aunque hayáis cometido algunos errores,

como no cortar al hilo o la botonadura;

creemos que como jefa de taller lo has hecho francamente bien.

Felicidades, Margarita. Gracias.

Gracias.

Hoy estoy muy orgullosa de mí,

porque lo he hecho muy bien y me hacía falta un subidón

de este tipo, así que a celebrarlo.

Quiero destacar que es una lástima, Brava, que hoy que has hecho

un trabajo tan magnífico tengas que estar

en la prueba de expulsión con tus cinco compañeros.

Sí os pediría que apartéis por unos minutos

la prueba de expulsión,

disfrutéis de lo bonito que va a ser,

de los aplausos que vais a recibir,

y nos vamos directos,

por primera vez "Maestros de la costura"

en la Petite Fashion Week.

¡A la pasarela!

Que comience el espectáculo.

A los aprendices les toca ahora enfrentarse a un trago nada fácil:

el reto de expulsión.

Pero a estas alturas saben perfectamente

que también es una oportunidad impagable para mejorar.

Que entren los aprendices.

Buenas. Buenas.

Hola. Hola, buenas.

-A esta prueba de expulsión vengo acojonada,

porque cualquier patinazo o fallo

me puede llevar a casa.

Aprendices, bienvenidos. Gracias.

Es evidente que no es un buen momento para vosotros,

que estáis en la prueba de expulsión.

Borja, si tuvieras la oportunidad de viajar en el tiempo

y situarte justo antes de esos 45 segundos

en los que tuviste que elegir los tejidos,

¿cambiarías algo?

Pues sí, ya que yo creo que el gran motivo

de que nos encontremos todos hoy aquí es por mi primer error

que tuve con las telas;

así que ya podéis disculpar, chicos.

-Estás disculpado. -No pasa nada.

David,

tú tenías muchas ganas de ser capitán;

de hecho, te habías vestido y todo para la ocasión.

De jefaza, sí; pero me quedé en jefecilla.

¿Qué nota te pondrías?

Ay, un cuatro, creo. Un cuatro.

Es que empecé bien, pero luego...

Un cuatro. Un cuatro, sí.

Antes de seguir, Raquel, tengo que decir que estás guapísima

y quiero que los aprendices miren, observen,

que con la elección de un buen tejido,

mantiene completamente ese lazo. Qué guapa.

-Qué guay. Es de Isabel Sanchís.

Es una diseñadora valenciana.

En la anterior edición también llevé uno de sus vestidos

y, bueno, hace estas maravillas, en este rojo

que no puede ser más moda y más bonito.

Qué pasada.

Aprendices, ojalá algún día seáis capaces de hacer un traje así.

Para eso están aquí, para poder llegar a hacer

maravillas como esa. Eso espero,

y que no sigan tropezando con la misma piedra,

prueba tras prueba. Pues sí.

Debéis tener claro que aunque hayáis perdido

una prueba de equipos,

estando aquí ganáis una experiencia.

Al fin y al cabo habéis venido aquí a coser.

Además es donde tenéis la oportunidad de luciros.

Y debo decir que en este caso, os lo adelanto,

la experiencia va a ser muy enriquecedora.

Mira, oye.

A ver, Palomo, ¿me ayudas?

¡Toma!

-Madre.

-Lo sabía.

Aprendices, un bolso es algo fundamental

porque puede salvar o arruinar por completo,

como diría Palomo,

¿un "look"? ¿Se dice así? "Total look".

Un "total look".

Creo que es hora y ya es el momento de que entre nuestra invitada.

Ella es una mujer espectacular,

una gran consumidora de moda

y una amante de los bolsos.

Os pido un fuerte aplauso para...

¡Bibiana Fernández!

¡Ah, bravo, no!

Me desmayo, me desmayo. Uh, qué vestidito de tul.

-Un placer, por favor.

-Tengo la piel de gallina.

Para mí Bibiana Fernández es un superreferente.

Por favor, qué luz, qué fuerza,

está buenísima, es que por favor...

-Qué guapa.

-Me dijeron un bolso con alguna historia sentimental.

Sentimental podría tener muchos y habría traído uno de David.

Pero cuando Tom Ford dejó Gucci, yo me quedé un poco viuda de ambos.

Entonces yo tenía dinero, ahora no tengo un duro,

ya no puedo gastar, todo tiene que ser "low cost".

Y traje este bolso que pesa mucho;

a mí me parece que esto es como los relojes,

que lo bueno pesa. -Qué pasada.

Este es el último que hizo Tom Ford para Gucci, ¿no?

Es la última colección que hizo, que era la de la serpiente.

Bibiana, este es precioso, ¿pero cuántos bolsos tienes?

Muchos, muchos, y eso que me robaron.

¿Los ladrones no se llevaron este? Pero verás, porque hay muchos.

Hay cajones que tú abres y son bolsos, bolsos, bolsos...

Lo que hay son muchos trastos, lo que no hay es dinero.

Lo que tienes que hacer es ponértelos muchísimo.

Todo el rato.

Hay que disfrutar de ellos. Claro,

yo la gente que compra algo y dice: "Me lo dejo para tal".

¿Y yo que sé si para entonces estaré viva o muerta?

Yo me lo pongo ahora y mañana Dios dirá.

Bibiana, tú has dicho que no podemos hablar de "gastar"

cuando compramos moda, sino de "invertir".

Mira, cuando dije esto, parecía una frivolidad.

Cuando digo invertir me refiero que lo importante en la vida

es ser, no tener;

pero en esta profesión muchas veces las apariencias cuentan mucho.

Entonces si tú tenías una imagen

que cuando aparecías en actos y eventos,

siempre estabas como bien, te estabas vendiendo bien.

Ahora como no tengo para invertir,

pues tengo cosas de todas las temporadas

y los vestidos son como los guardianes de terracota,

que están vigilándome;

que engordo un kilo, no me entra el vestido.

Este de Dior, de Galiano... No me lo puedo poner,

tengo que adelgazar, no me queda más remedio;

porque están ellos vigilantes, pendientes de que yo no engorde.

Cuéntanos cuál ha sido tu última inversión.

Ahora ya puedo invertir poco, pero me concedí un capricho.

A mí me parece que en la moda internacional hay

dos hombres que destacan por encima de los demás;

el que hace Saint Laurent, Anthony Vaccarello,

y Pierpaolo Piccioli, que estaba en Valentino,

que es una barbaridad. ¿Qué te has comprado de Valentino?

De Valentino no, de Vaccarello; un traje negro muy corto,

que debía ser para una niña de 15 años.

O sea, podríamos decir: "Nos sentamos todos en el suelo

y a escuchar a Bibiana",

pero tenemos que explicar un poco más la prueba.

Creemos que queda clarísimo

que tenéis que diseñar y confeccionar un bolso,

pero antes tenemos que mostrar lo que hay debajo de la lona.

Venga, Palomo, ¿bajamos tú y yo, que somos las azafatas oficiales?

Yo soy muy azafata. A mí me gusta mucho ser azafata.

Es verdad, tú serías muy buena azafata.

¿Estamos? Venga, una, dos y tres.

Ostras, de obra. -Qué guay.

Qué guay, ¡qué guay! Pedazo de prueba.

Me gusta.

Es que esto es yo; o sea, ahí pone "Selena".

Aprendices, esta prueba pretende concienciaros

sobre el aprovechamiento de materiales

que a priori son para otros usos.

Y esto creo que tiene una denominación concreta,

una palabreja de esas que le gustan a Palomo,

algo como... Api... apy...

"Upcycling". Eso, "upcycling".

Es un recurso creativo para ser sostenibles.

Más que simplemente reciclar,

consiste más en transformar materiales,

en dar otra vida a materiales.

Que en el castellano de toda la vida,

se traduciría como reciclaje creativo

o suprarreciclaje.

A mí como a David esta prueba me flipa, eh.

Se me ocurren viendo esto mil millones de historias

que se podrían hacer. Posibilidades hay, eh.

Palomo, te digo una cosa, si tan creativo te has puesto,

¿te atreves a hacer la prueba?

Uf, ganas no tengo, pero claro que me atrevería.

¿Cómo que ganas no tienes? Porque hoy estoy regulero,

pero yo creo que lo que más me costaría a mí

es escoger qué material trabajar.

Por eso no te preocupes; el material lo vamos a decir

Caprile y yo. Ah, ¿que trabajo?

Hombre, claro. Que me toca ya.

No sé cuándo lo has dudado.

Pues hacedlo a conciencia, ponedme algo complicado.

Yo le pondría el más difícil.

Mira qué malos. -Tiene cara de malos.

Pues mira, Palomo, vas a hacer tu bolso

con este maravilloso sintasol.

Con un suelo. No te quejes.

Y luego si quieres me lo regalas.

Me hubiera venido genial en el baño que me acabo de hacer.

Me toca pringar, qué le voy a hacer.

Esta prueba me da mucho miedo porque yo no soy nada "bricomanía";

así que no sé cómo me voy a apañar con el material de construcción.

A ver si no se me resiste mucho.

Acabáis de ver que Palomo va a tener que hacer un bolso

con sintasol,

y en ese bolso ese material va a ser el elemento principal.

Vosotros vais a tener que hacer lo mismo.

Margarita fue elegida la mejor de la prueba por equipos

y el elemento principal de vuestro bolso

lo va a elegir Margarita.

Ay, no, qué responsabilidad.

Como seas tan buena como mis compañeros...

Te quejarás. Si hemos sido buenísimos.

Margarita, tú vas a tener el privilegio de facilitar

el trabajo a algunos aprendices

y de obstaculizar clarísimamente el trabajo de otros.

Hombre, yo con algunos tengo pensado algo.

¿Tienes pensado? Bueno, pues vamos a empezar.

Joshua.

Joshua es muy imaginativo, creo que cualquiera le viene bien.

Venga, este naranja. -Me gusta.

-Porque creo que se parece mucho a los materiales que él usa,

de licra, siempre con gasas...

Vale; siguiente: David.

Ay, David, ¿a ti cuál creo yo que te puede ir...?

¿El transparente? -Lo que tú digas.

Cristal flexible transparente.

Lo has hecho genial, estoy supercontenta.

-¿Te gusta? Ay, me alegro. Laura.

A Laura, que la veo más... roquera y tal,

le pega el metálico.

También me parece bonita.

¿Borja? Ay, mi Borja... A ver.

El cañizo.

-No. La caña.

¿Con qué lo corto? Borja, la caña, te ha tocado.

Brava.

A Brava, por ejemplo, el... ¿Cómo se llama eso, el negro?

La suela de goma antideslizante.

Sí, verás que eso es... -Eso tiene que ser duro...

-No, pero lo veo bien.

Arantxa. Arantxa, los tubos,

porque ella sabe muy bien hacer a mano

y creo que los tubos básicamente van a necesitar mucha manualidad...

No des ideas a los concursantes, por favor.

Si no es nada competitiva.

-Sinceramente le he dado a cada uno

lo que creo que pueden tener menos dificultad.

Bueno, gracias por tu ayuda, ya veremos qué pasa. Venga.

Gracias.

Yo creo que lo he repartido bien.

Sinceramente le he dado a cada uno el que creo que es más fácil.

Puedo poner la mano en la Biblia, por ejemplo, y jurarlo.

Aprendices, se trata de crear y confeccionar un bolso;

no de hacer unas manualidades

para el Día del Padre o de la Madre.

No olvidéis que el bolso se debe sujetar sobre el brazo del maniquí,

tanto si es de asa larga o de asa corta.

Palomo... Es que le estoy viendo con el sintasol...

Yo me estoy arrepintiendo, me estoy un poco...

Qué va. Que no, hombre.

Si esta prueba es muy Palomo. Claro que sí.

Va a hacer un bolsazo, seguro. -Ya.

Palomo se incorpora al taller de "Maestros de la costura".

Cojo el casco.

Que me dé suerte.

Me pone nerviosa que estés detrás, eh.

No te voy ni a mirar,

estoy pensando en si me va a dar tiempo.

Aprendices, tenéis una hora y media

para confeccionar un bolso que nos sorprenda a todos.

Tiene que estar firmado, colocado sobre el maniquí;

tenéis que bocetar y plantear muy bien qué vais a necesitar

de la mercería, en la que solo podréis estar una vez.

Y además...

Tenéis todos vosotros,

excepto Borja y Laura, que ya lo han utilizado,

un recurso importante, que es el imperdible.

Muchísima suerte a los seis

y el tiempo comienza en...

Tres, dos, uno...

A coser. ¡Vamos, Palomo!

Que te come, que te come.

-Eso es, muy bien, David, mira primero el material.

-Qué de cosas, ¿no?

-¿Esto qué coño es?

-Qué locura. El pegamento no está.

Podéis coger de todo; de aquí también, lo que queráis.

Yo creo que ya...

Estoy.

Mira, le está midiendo al maniquí.

Lo bueno de estar aquí es que puedes aprender

de cómo está trabajando Palomo. -Cómo trabaja Palomo.

-Meneíllo.

Hola, Fran. Hola.

¿Me dejas ponerme a tu lado? Claro, sí, madre. Qué guapa.

¿Tú sabes el privilegio que es estar aquí,

poder ver a tus compañeros

y tener cerca a los jueces, con sus consejos?

Es una "master class".

Pues para ampliar esa "master class",

te voy a regalar el libro de "Maestros de la costura".

En él vas a encontrar inspiración; tienes el paso a paso,

el planteamiento de patrones, remates decisivos;

todo lo que necesitas tanto para diseñar

como para confeccionar.

Ya tiene el sitio en la estantería. Eres de los primeros en tenerlo.

Aprovéchalo. Muchas gracias.

-¿Se corta bien? -Perfecto.

-Qué bien, qué alegría. -Pues venga

-Yo creo que ya. -Venga.

-A ver Arantxa.

Ese material parece, pero luego no veas para moldearlo.

-Esto no hay Dios que lo parta.

-Yo veo complicado cortar el de alambre.

Para hacer el bolso de la muestra,

se necesita suelo de goma antideslizante,

césped artificial,

loneta negra, raso,

cerrojos dorados y cadena.

Se cortan las piezas del patrón en los distintos materiales.

Para hacer el exterior del bolso se recortan las fibras

de una tira del césped para quedarse solo con la malla

y se pega la pieza de goma.

Se confecciona un bolso base con la loneta y el raso.

Se pega la pieza exterior a la loneta del bolso base.

Por último se añade una cadena como asa

y dos cerrojos como cierres.

No se pega.

Bibiana, te has operado del pie hace poco, ¿no?

¿Quieres un taburete? Sí, me va a venir bien,

porque el pie se va hinchando y se me pone modo...

bollo preñado asturiano. Eso lo soluciono yo,

te traigo una banqueta. Claro.

Y en vez de bollo preñado, tenemos un "cupcake".

Pues un "cupcake" me gusta más. Pues venga.

Y así María y yo no parecemos tan pequeñas.

A ver, Bibiana... Cómo queda de mono.

Así, de "cupcake", ¿ves? Como si fuera un gofre

con el "cupcake". Mira, verás. Mira cómo queda.

¿Pero vas a estar cómoda?

Claro. Mira.

Sencilla jamás. Nunca, antes muerta.

Sencilla nada. No hay necesidad.

Sencilla sí, en tu casa. Cuando la gente dice:

"Vas a tal sitio, ¿te vas a poner cómoda?".

Yo cómoda estoy en mi casa, en chanclas,

con el pelo recogido, descalza, que estás en camiseta...

Cuando tienes una imagen, si sales a un evento,

sales a jugar, a divertir, a que la gente se lo pase bien.

¿Vas a venir a la tele como un muermo?

Tendrás que venir con este colorido que es un escándalo.

¿Que te tienes que poner

toda artificial, peluca, chapar en oro...?

¡Me chapo!

-¿Esto cómo funciona?

Mira, no tengo ni idea. Fuera.

-Me he enganchado los dedos.

-¿Se ha cortado? -¿Qué te ha pasado, te has cortado?

-No, tengo los dedos de pegamento, que no los siento.

El pegamento que he cogido no aguantaba suficiente el tubo

para engancharse entre sí,

así que voy a hacer un bolso de inglete, de tela;

el tubo lo pondré de asa

y el mismo tubo, cortado en aritos, lo decoraré.

-Qué mal rollo. Me he dejado los hilos.

-Cose a mano.

-Con el de hilvanar. -Sí, sí. Joder, el gran lío.

-Con el de hilvanar. -Hay de hilvanar.

-Eso, venga, así.

-Esto es trabajo muy de fuerza, yo tanta fuerza no tengo.

¿Qué os parece el material

con el que tiene que trabajar David?

Yo creo que es de los más fáciles,

que yo creo que lo puedes trabajar bien

y es un material que te puede dar un muy buen resultado

para un bolso.

¿Qué tal, Arantxa?

-Bien, pero no siento las manos.

-Venga, que lo vamos a hacer muy bien.

Vamos a repasar otro material, por ejemplo, los tubos.

Con los tubos no se me ocurre nada.

Solo se me ocurre hacer el museo Pompidou en París,

pero es muy grande.

El peligro que yo le veo a los tubos es

que Arantxa se pueda desviar peligrosamente

hacia una manualidad.

¿Qué me decís de lo de Borja? Porque a mí...

Me parece el más fácil.

Me recuerda a esa especie de sobre,

que vas a Filipinas y te lo venden de souvenir.

Es muy fácil de hacer. Sí.

-Voy a hacer un bolso playero, monísimo,

y me lo voy a pasar muy bien cosiendo a mano,

ya que he cometido el error de dejarme los hilos.

A mí el de Joshua también me parece un muy buen material

para hacer una buena bolsa.

Es fácil de manipular, de trabajar. Y se cose bien.

La malla de Laura a mí me parece que puede resultar,

pero sin olvidar que el material principal es el de construcción.

Y nos queda... pues esa superficie antideslizante,

lo que tiene la Brava. Eso mezclado,

como parte principal y poniendo cualquier cosa...

Es un buena base. Claro.

Debe saber que tiene una buena base y jugar con esa baza.

Ay, estoy sangrando.

Espero que no importe la sangre. Lo vas a hacer muy bien.

Me estoy dejando el brazo

con esta mierda que no sé ni cómo se llama.

En serio, que alguien me ayude. ¿No ves que brazo tengo yo?

Caprile, yo sé que tú disfrutas mucho con estas pruebas,

eres un creativo... Soy muy Diógenes.

Ah, Diógenes nos gusta a todos. ¿A que sí?

¿Te atreves a traer tu bolso y enseñar lo que llevas?

Por supuesto, no tengo nada que ocultar.

Esto es historia de la tele, eh.

Ay, me estoy colapsando.

Estoy super-mega-colapsada. ¿Qué hago, qué hago?

-David, venga.

-Es que va a ser superfeo, joder.

-Si tiene un rollazo que flipas.

-Igual que tú.

-Yo creo que ese material se puede coser.

-Yo también lo creo. -Seguro

-Yo hubiese probado.

Uh, pero esta es nueva. No, que va a ser nueva.

No, esta es la de este año.

Pero a ver. Pero esto no es nada.

Por favor, lo que lleva aquí. El agua,

porque hay que hidratarse siempre.

Yo voy cogiendo.

Mira, para repasar el programa.

Este, que es precioso. Claro, me gusta.

Una colonia.

El cargador del móvil, que mi móvil es muy antiguo.

¿Ese es tu móvil? Ese es.

Sí. No puede ser.

Este es su móvil. Pero entonces tú las fotos...

No. Ni fotos ni WhatsApp ni nada.

¿Y esto, Caprile? Eso lo llevo siempre.

Ah, las cartas.

¿Pero tú echas las cartas? Sí, me enseño Paloma Navarrete.

¿Pero tienes un don para la lectura del tarot?

Sí. No.

A ver... No, es intuición.

Es lo que le sale, pero... Según Paloma Navarrete sí,

yo no me lo creo.

Toma, Caprile... Métete eso, mete algo.

Pues venga, para dentro. Pesa un poco más.

Hala, que me estáis liando. Hasta ahora.

¿Cómo vais, aprendices? Bueno.

Porque ya habéis consumido 45 minutos de ese tiempo;

solo os queda la mitad de la prueba.

El tiempo vuela. -¡Vamos, chicos!

-Aplaude, chiquilla.

-Borja, ¿detrás de ti quién va?

-No sé, ¿había alguna cola?

-No, no. -Ah, pues luego vas tú.

-Pobre Arantxa...

Le he dado lo peor.

-Raquel, por favor, el imperdible.

-Ha pedido el imperdible.

¿Has pedido el imperdible? Sí.

¿Quién quieres que te ayude 20 minutos?

Margarita, por favor. ¿Quieres ayudar?

Sí, pero vamos...

Ven aquí.

Segunda vez que bajas...

Y las que le quedan. ¿Has oído?

No, por Dios.

-Margarita la Imperdible. Venga, 20 minutos con Margarita.

Cariño, me acabo de dar cuenta de que te he dado el peor.

Lo siento.

-Mira, necesito que me pases la cuerda...

-¿Por aquí? -Sí.

-He decidido pedir el imperdible

porque me he visto muy apurada de tiempo

y que necesito una segunda mano

que me ayude a coser.

-¿Qué hago con los tubos? -A ver si me das ideas.

Quiero coserlos a mano, los circulitos, de decoración,

y el asa la quiero hacer de tubo, pero no sé cómo.

-No te menees.

-¿Más chico, más corto? -Chiquitito.

-Vale, una cosa así, ¿no?

¿Así? Mira. -Sí, lo que tú veas.

-Joder, se me mete. Hola, Joshua.

Hola.

Te presento a Bibiana. Hola, un placer.

Con esas piernas no me concentro. Qué guapa.

¿Qué tal?

Aquí tengo el... boceto más o menos.

Ah, vale. Más o menos.

Está muy bien.

¿Lo vas a forrar? ¿Le vas a cortar estrellas?

Voy a hacer muchas tiras largas y haré como unos pompones,

para intentar que no parezca una malla de obra.

Pues te queda trabajo aún. Sí, el bolso casi lo tengo

y voy a decorarlo.

-Porque algún día me vistas. -¡Ahí va!

¡Me encantaría! Pues debo decirte que Joshua

es muy tu estilo, eh. Ah, ¿sí?

-Muchas gracias. -A ti, mi vida.

-Tener a Bibiana delante

es un lujo, y más con esas piernas;

imposible estar más guapa.

Me ha abrazado, me ha dicho: "Quiero que me vistas",

y me he quedado en plan... ¡Yo encantado!

Esto está ya. No te preocupes, luego se frunce...

-¿Y a David qué le pasa? No puedo pegar las dos piezas.

No consigue pegar las piezas.

A ver, a ver.

Ahora te lo enseño, espera, que mira cómo estoy.

Mira. Pero tú vas con ventaja.

-Pasas esto, ¿vale? -Por debajo.

-Exactamente, eso es.

-Vale, vale. -Y vas tirando el cordón;

como una cremallera, igual. No te agobies, cóselo.

-Voy a ver si el plástico pasa por la máquina

y se cose guay.

A ver.

Qué bonito, me cago en todo.

Tonta, tonta.

-Pero Palomo mira cómo va.

Hombre, Palomo. Aquí peleando con las herramientas,

que yo no he nacido para llevar una ferretería.

Pero mira qué mono está quedando. Qué mono.

Me falta todo el trabajo de después.

Pero me gusta el abrepuertas. Esto es que yo lo hice

para un desfile que me encantó, en el Hotel Palomo.

Y ahora voy a colgar estas llaves que he cogido.

Vamos a dejarle, que veo mucha llave suelta.

Muchas llaves faltan. Mira ya, ahora.

Está precioso. Ahora me lo cuelgo, esto por aquí,

ahora voy a colgar otro... Pero me encanta.

Palomo, te queda mucha llave. Me queda una barbaridad.

Queda ideal con lo que lleva.

-¿El asa me la puedes reforzar? -Sí.

-Laura, venga, es precioso.

-Tenía que haberlo hecho al revés.

Arantxa.

Te traemos a Bibiana, que siempre da suerte.

¿Puedo saludarte? Claro.

Te deseo toda la suerte del mundo, mi amor.

¿Qué tal? Pues mal.

¿Por qué? ¿Qué ha pasado con tu idea?

Que no he cogido silicona, he intentado ir por la costura,

pero este tubo es... Es complicado.

Sí. ¿Te ha ayudado mucho Margarita?

Sí. Porque se termina el tiempo ya.

No, un momentito.

Voy, voy, voy.

Ya voy. Tienes que terminar.

Sí, sí, es un segundo. Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno. Tiempo, Margarita.

Tienes que soltarlo, lo siento.

Ya se va. -Marga, ven.

-Mucha suerte. -Gracias.

A ver si te vas a aficionar, como ya es tu segundo imperdible.

Me da mucha pena porque realmente es un material imposible.

Le has dado una trampa sin querer. Sí.

Pero no llores.

No lo has pensado cuando se lo has dado.

Se sentirá mal, claro.

Margarita. Venga.

Me agobio, me derrumbo, porque veo que creo que es

un material trampa

y se lo he dado a la persona más inocente

y que menos resolución tiene para él.

-Tranquila, verás que lo pasa.

-Hola, muy buenas. -¿Cómo lo llevas?

-Primero déjame darte dos besos.

-Mucha suerte. -Jo, pues sí,

porque el hecho de dejar los hilos de lado...

Basta que te pongas a pensar de fornitura, herramientas,

para que te dejes lo más importante.

¿Qué te ha parecido el material que te han asignado?

Ha sido una ayuda total

y Margarita me lo ha facilitado mucho con esta maravilla

que tiene mucho cuerpo.

Yo creo que le favorece al rollo playa.

-Claro. Sí.

Suerte, Borja.

¡Ah!

¡Sí! Venga, Palomo.

-¡Venga, Palomo!

Yo ya lo tengo, creo que sí. No ha levantado la cabeza.

Queda chulo, eh.

Ay, yo lo quiero.

-Qué pasada. Bueno, ¡bravo!

Tú que eres la experta, por favor. No me puede gustar más.

-Qué bonito queda.

Yo espero que María y Caprile sean buenos y no me expulsen

porque creo que me lo he currado bastante.

He visto cosas buenas por ahí también,

pero espero que me toque irme que todavía quiero estar

hasta la final al menos.

A ver, Palomo, es que al verlo,

te he cogido lo de tu camerino,

que es lo que te falta... Me encanta.

Qué bonito.

Hola. -¡Ay!

¡Ha ocurrido!

¡Selena Winters y Bibiana!

Mi amor.

-Jope. -Qué alegría.

Nunca la he visto tan emocionada.

Es que para mí eres un super-mega-referente.

-No llores. -Una mujer superluchadora

y superchula.

-No me gusta que llores. -Pero es de emoción.

Creo que me he pasado de moderna. -No.

-Me he inspirado un poco en Jacquemus.

-Claro, un referente tiene que ser un sueño.

A la altura de los sueños es muy fácil si te lo propones llegar.

Mi amor, toda la suerte del mundo. -Muchas gracias.

-Mucha suerte, pero no solo para hoy.

David, termina. Gracias.

-Venga, mi vida.

-Conocer a Bibiana Fernández ha sido lo más.

No lo voy a olvidar en mi vida. Estoy supercontenta.

Aunque me vaya, me da igual; ya la he conocido.

Aprendices, ¿cómo vais? Mal.

Os quedan solo diez minutos para terminar.

Laura, ¿qué tal?

Te presento a Bibiana. ¿Qué tal?

-Encantadísima, te haría la ola.

-Un beso, te lo cambio por la ola.

Laura es muy fan de David.

Fíjate si es fan de David que una de sus hijas se llama...

Bimba.

-Ah, ayer vi a su hija, a Dora,

que está preciosa y hacía mucho que no la veía.

O sea, me gusta mucho tu mundo.

Tu mundo es mi mundo también.

Pues tengo que decirte que me encanta la elección.

-Es un bolso que no es para moneditas;

es para meter el teléfono, un monedero...

Yo lo he interpretado así. Vale.

Me recuerda a las hueveras de antaño y recuerdo una época

en que Brigitte Bardot, por ejemplo, las llevaba;

tanto el canasto como la huevera, como bolsos.

Y llevaba un pañuelo amarrado de Gucci en el canasto...

Los bocadillos. Eso, cualquier cosa.

Me parece divino. -Gracias.

Aunque vayas así, sigue. No, por Dios.

Sigue, no pares hasta el final.

El pobre mío es así.

Aprendices, recordad las condiciones

para terminar la prueba.

Queda un minuto para terminar. ¡Vamos!

-Borja, al maniquí.

Ya, deja la aguja.

-Venga, Arantxa, venga, cuélgalo.

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno...

Tiempo.

Qué tensión.

Yo estoy fatal,

porque acabo de acabar la prueba, no me ha salido cómo quería,

he tenido un montón de problemas entre medio;

pero he hecho lo que he podido.

Ella sabe perfectamente lo que es pasar el mal trago

de una valoración en una prueba de expulsión.

Y porque la queremos mucho

y, si seguimos haciendo este programa,

ella va a seguir aquí siempre.

Siempre. Siempre.

No la despedimos, no es un adiós;

con ella siempre es un hasta pronto.

¡Un fuerte aplauso para Bibiana Fernández!

Quiero decir una cosita muy corta, a todos los que seguís.

Esto es un concurso,

pero la vida es un concurso que dura más que un programa.

Suerte. Seguid confiando en lo que queréis.

Es maravilloso hacer lo que uno quiero;

así que un millón de besos.

-Para mí que haya venido Bibiana aquí es el chute que necesitaba,

y verla a ella, ese positivismo y esa forma de ser que tiene,

pues me ha encantado y espero que me dé suerte.

Mandiles negros,

ahora los jueces van a valorar mesa por mesa

vuestros trabajos. Suerte. Gracias.

-Gracias.

Vamos contigo, David.

¿Para qué ocasión has creado tu bolso?

Para dos.

Una por si tienes un marido que trabaja en la obra,

para estar al lado tranquila, con tu móvil, tus llaves y ya está.

Y otra, pues para mí si salgo de fiesta.

David, lo primero que quiero decirte

es que en la primera parte de la prueba estabas muy perdido.

¿Qué te ha pasado?

En mi cabeza lo tenía superbién,

pero a la hora de plasmarlo no me salía

y estaba un poco fuera de órbita.

El acabado no es muy perfecto; es tu punto débil.

Sí, eso y que a última hora es

cuando me he dado cuenta de que se cosía más o menos bien.

Tenéis que tener en cuenta que cuando coges materiales nuevos

lo primero es coger un trozo y probar en la máquina.

Eso todos; ahí es cuando veis si funciona o no.

Podría haber hecho un bolso más chulo.

Bueno, muchas gracias. A vosotros.

La valoración me ha parecido que tienen razón.

Yo soy muy chapucera, no remato bien

y me voy inventado la historia según va;

pero de todo se aprende.

Joshua, por favor.

Joshua, ¿cómo definirías tu bolso?

Bueno, lo he pasado un poco mal con el plástico este

porque no sabía cómo introducirlo en el bolso.

Hice una base de tela; está todo forrado con el material.

Y luego lo he adornado para darle un poco de volumen.

A ver, Joshua, está bien rematado.

Tengo que agradecerte mucho cómo has intentado y conseguido

casar la malla.

Mi tiempo me ha llevado. Es mucho de agradecer.

Una prenda muy bien hecha, que funciona muy bien

y con un buen diseño. Y la combinación funciona.

A mí me hace mucha gracia este asa con pompones...

Y a mí. Si vas conjuntado.

Queda guay. A mí también.

No, es que me encanta. A mí esto me tira.

¿Crees que a mí me pega? No voy en los mismo colores.

Yo creo que también.

Lo que más agradezco es que es un tamaño grande,

porque en este taller, caballo grande...

(LOS TRES) Ande o no ande.

Gracias. Muchas gracias.

Muchas gracias.

Salvado, según comentarios. -Sí, claro.

-Yo creo que estoy en muy buen camino

porque los jueces están contentos con lo que hago,

me felicitan continuamente,

y estoy tranquilo.

No bajo la guardia, solo estoy tranquilo.

A ver, Borja, dime muy honestamente

qué es lo que más te gusta de tu bolso.

Lo que más me gusta es que por una vez en la vida

he integrado bien los materiales

He querido construir un bolso para una mujer para la playa...

O un hombre.

Está bonito. -Está muy bonito.

-No obstante, he estado pensando en un montón de cosas

y no he pensado en lo más importante: tela e hilo.

La tela la he cogido, pero el hilo no.

No me había dado cuenta de que te faltaba el hilo.

Al final has escuchado lo que te decía el material,

has aprendido de él, lo has integrado bastante bien

y la verdad es que te ha salido un bolso bastante majo.

Muchas gracias. Me esperaba otra cosa.

-Qué lindo.

Gracias, Borja. A vosotros.

Mi valoración me ha parecido de fantasía,

porque los jueces me han dicho cosas preciosas

y me he sentido muy halagado y arropado por ellos.

Arantxa, ¿cómo defenderías tu bolso?

Pues un bolso para ir a tomar café con mis amigas

o a la feria de abril.

Lo veo flamenco.

¿Flamenco? Sí.

A ver, Arantxa, el material principal cuesta verlo.

Se ha convertido en un asa y unos detalles mal cosidos.

Creo que sinceramente te ha faltado pararte a pensar

y llegar a una idea. Has querido hacer un bolso...

¡Ay! Y no te has parado a trabajar antes con el material,

a moldear.

A ver, Arantxa,

es verdad que los tubos estos son dificilísimos

como elemento de costura;

pero podrías haber hecho algo más vistoso.

Vas pegando los aros, haces una estructura redonda,

y haces unas asas.

Sí, la idea principal era esa,

pero el pegamento que he cogido no pegaba bien los tubos

y he tenido que reconstruir.

Menos mal que has reconducido, te has reorganizado

y has conseguido colgar tu bolso en el maniquí.

Vale. Gracias.

A vosotros.

En mi bolso no es el material principal los tubos,

pero en mi momento de bloqueo y que no podía hacer nada;

que se me ha bloqueado la cabeza; no sabía cómo meter el tubo

como elemento principal

Brava, por favor.

Brava.

¿Qué ha pasado con tu bolso?

Qué difícil ha sido. Ha sido muy difícil.

Estoy llenita de magulladuras.

A ver, enséñanos las manos.

No podía usar hilo, porque se rompía;

la aguja normal no pasa...

Entonces he usado directamente el alambre.

Parece que en vez de describir un bolso,

es una sesión de tortura medieval.

Este bolso para mí es para ir a la guerra

o para usarlo como chaleco antibalas.

Yo lo hubiera unido mediante las arandelas

y todos estos remates los hubiera intentado poner por dentro.

Hay cierto diseño,

la combinación de colores me ha encantado;

pero el resultado no es bueno.

Deja mucho que desear. He hecho lo que he podido.

Las manos no me han dado para mucho más.

Gracias. A vosotros.

Estoy de acuerdo con el veredicto de los jueces.

Los trabajos de los compañeros estaban mucho mejor

resuelto y acabados que el mío.

Pero espero que como veredicto final mi esfuerzo

lo tengan en cuenta.

Laura, por favor.

Laura, a ver, cuéntanos qué has hecho.

Al principio pensé que me iba a resultar más difícil,

no sabía la dureza y demás;

pero luego del diseño que he hecho a lo que he plasmado,

se asemeja bien.

He usado el rojo, que me parece muy alegre y vivo;

he puesto una cremallera para cerrarlo,

y he ido poniendo los flecos para reforzar

y que no raspase al ponerlo.

Pues Laura, guau, no tengo palabras.

Me parece que es la pera el bolso.

No se lo cree.

Esas cintas parecen de bolso caro, de un Loewe...

No estoy de coña. No sé si me estáis vacilando..

No, es que nos has dejado fascinados, Laura.

Es que es chulísimo.

Es que no puede ser más mono.

Es ideal. Es monísimo.

Laura, se puede decir en una palabra: espectacular.

Espectacular. Este acabado...

Qué alegría.

-Gracias.

Es que es una monada. Una monada.

Jolín, creo que es la primera vez que en una prueba de expulsión

me atrevería a decir que no me voy a ir.

Vosotros aprendices, mandiles negros y blancos,

os pido por favor que esperéis el veredicto

como siempre en el probador.

Suerte a todos.

Laura, increíble, qué guay. Me has hecho llorar y todo.

-El bolso visualmente es monísimo,

pero es un arma de destrucción masiva.

Tengo miedo porque no quiero irme.

Creo que no lo he hecho tan mal

y que he peleado mucho en esta prueba,

aunque el resultado no sea el mejor, como para irme.

Yo esto no lo veo por ningún lado.

Hay que reconocer que el material era muy complicado de usar,

muy complicado.

Y Arantxa... Se te deshace el bolso

por segundos, Caprile.

Yo cuando me arregle me lo pienso poner.

Enhorabuena a todos en general porque habéis hecho un supertrabajo

con los materiales tan difíciles.

Bueno, bueno, ¿qué me podéis decir de esta joyita?

De verdad que hoy... No tiene un pero.

No me puedo ir más contenta con la prueba de Laura.

Yo hoy estaba contenta. -Ya sabes, a hacer bolsos.

La verdad es que Borja hoy ni tan mal.

Tiene su gracia el bolso. Sí.

A mí que me encantan los bolsos, mira...

Te han dicho cosas bonitas. Me he quedado flipado.

-Te juro que me encantó.

-Es verdad, yo me lo ponía. -No me lo esperaba.

Esto sí que me parece un poco punk, un poco London.

Aparte del diseño, este tipo de cosido

no es de recibo en "Maestros de la costura".

Yo creo que se ha liado.

Se ha bloqueado, que es muy normal en una prueba como esta.

Se ha bloqueado y ha hecho lo que ha podido.

Yo estoy entre Pinto y Valdemoro.

-Qué va, lo tienes superbién acabado.

-A ver, está chulo, pero le das cuatro meneos y...

Es verdad. -Pan-pan, y adiós bolso.

Ver trabajar a Joshua da gusto. Me parece que ha sabido

combinar muy bien la malla de plástico

con el material que ha elegido para lo de dentro.

Todo felicitaciones, ni una cosa, ni una palabra mala.

¿Preparados? Sí.

-Vamos.

Aprendices, somos conscientes de que para los más puristas

esta prueba no es estrictamente una prueba de costura,

pero hemos visto quién tiene buena disposición para esto

y quién no.

Y precisamente sus bolsos están ahí.

Acércate, Laura, por favor.

Qué contenta viene. -Es una monada.

¿Qué sientes al ver el bolso que has hecho aquí?

Muchísima emoción, es que todavía no me lo creo.

En este caso lo has bordado. No te has bloqueado

y has hecho algo muy fiel a ti. Sí.

Que al final los trabajos hablan de nosotros

y hay que hacer algo que realmente nos creamos.

Muchísimas gracias.

Estamos supercontentos con el bolso, el mejor del reto,

y puedes volver a tu mesa. Muchísimas gracias.

Brava, por favor.

¿Te imaginabas que tu bolso iba a estar aquí?

Obviamente sí.

Es una pena que tanto esfuerzo

no se haya visto reflejado en el resultado final.

Hay cosas mejores, soy conciente de ello.

Hubieses podido hacer algo mejor. Lo sé.

Hoy te la estás jugando bien jugada.

Brava, ven aquí.

Arantxa.

¿Qué sientes al ver tu bolso aquí?

Estoy totalmente de acuerdo.

Soy la primera que soy muy exigente conmigo misma,

y resume el caos que he tenido toda la prueba.

Ven, ven, ven, Arantxa, ven.

Un cuadro, ¿no? -Estás muy guapa.

Brava, Arantxa,

la aprendiz que no continúa

en el taller de "Maestros de la costura"

es...

Arantxa.

Me lo esperaba, pero de calle. Cada semana le toca a uno

pasar por esto; esta semana me ha tocado a mí.

Totalmente de acuerdo; había mucho nivel, era muy difícil,

yo llevo muy poquito cosiendo y he hecho lo que he podido.

Brava, sabemos que ha sido

un programa especialmente duro para ti,

pero has conseguido salvarte.

Continúas una semana más en "Maestros de la costura".

Te lo mereces.

-Enhorabuena, Andrea.

-El haber convivido con Arantxa

es de las mejores cosas que me han pasado en el programa

y haber compartido todo esto también con ella

me ha hecho crecer mucho más a mí.

Ha sido la pequeña, ¿no? Sí, sí.

Margarita, ¿quieres decirle algo?

Que lo siento muchísimo.

Me da mucha pena porque tiene mucho que demostrar

y con esta prueba ha sido imposible por culpa mía.

-No, cada semana le toca a uno y no pasa nada.

No pasa absolutamente nada.

Quería decir que muchas gracias por esta experiencia,

que haber llegado donde he llegado es un logro,

no me lo esperaba para nada;

llevo cinco meses cosiendo, superpoco,

y tengo mucho que demostrar.

Ay, que no puedo.

-Pobrecita, Dios.

-Me quedo muy dolida, muy mal,

porque al final me siento un poco responsable

y me da mucha pena.

-¡Arantxa!

-Caprile para mí es un grande,

le tengo muchísimo respeto,

lo adoro;

creo que ha visto en mí que tengo ilusión, ganas,

y nos vamos a separar; entonces me da mucha pena eso.

Ha sido muy difícil, ¿vale? Ya lo sé.

Tranquilo. No cambies nunca,

¿vale? Te prometo que no.

Porque con tu actitud puedes conseguir lo que quieras.

Lo intentaré. No pararé, te lo prometo.

Arantxa, yo no quiero verte llorar, de verdad te lo digo;

quiero que te vayas contenta; acabas de empezar

y seguro de que veremos tus éxitos. Muchas gracias.

No te preocupes, y lo que necesites de nosotros,

estaremos ahí fuera para ayudarte.

Estaré para lo que necesitéis y encantada de la vida.

Aprender y a seguir adelante.

Mi paso por el programa ha significado muchas cosas;

los compañeros, los jueces, las pruebas; la experiencia en sí.

Una experiencia única que te cambia la vida

y... no sé.

Qué difícil es cuando eres tan pequeñita.

Pues sí. Pero va a ir todo muy bien.

Va a ir todo fenomenal. Muchas gracias.

Deja tu mandil, deja tu acerico

y llévate esa máquina estupenda,

porque te vas a convertir en una auténtica profesional.

Muchas gracias.

¿Preparada?

¿Me das un beso? ¿Cómo no? ¡Ay!

Gracias.

Te deseo todo lo mejor.

¡Adiós! Cuando uno tiene 19,

¡lo mejor está por venir!

Arantxa abandona el taller de "Maestros de la costura".

Restar aprendices, sumar experiencias;

este es el durísimo camino de "Maestros de la costura",

y cada vez será más difícil, será más exigente;

pero también será más emocionante.

La próxima semana os espero con intensidad, con tensión,

con alegría y con mucha, mucha costura.

Porque ya sabéis que coser y cantar todo es... empezar.

Puede parecer que los compañeros de "MasterChef"

se han metido en "Maestros de la costura".

Vinagre. -Yo soy más de limón.

Es la primera vez que un concurso de talentos

se mete dentro de otro concurso de talentos.

Estoy cagado.

Me espero lo peor.

¡Mamá, te necesito!

Begoña, vergüenza nos debería dar.

Margarita, lo has cosido mal. Para, para, para.

Este desastre tan grande tiene un nombre propio.

¡Amparito Taconcito!

¿Me gusta tu compañera? Sí, es tan mona como yo.

¡Nacho Duato!

Vamos, vamos. -¡Al lío, tío, que estamos casi!

-Uh, esto no parece nada. -Ya me estoy bloqueando.

-Me he bloqueado. No te bloquees.

David, no llores. -Eh, eh, tranquila.

Ay, me voy a poner a llorar. A lo hecho, pecho.

Bueno, vamos a ver qué pasa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura 3 - Programa 3

10 feb 2020

Los aprendices de 'Maestros de la costura' descubren el vestido Delphos de Fortuny, una de las piezas más icónicas, atemporales y enigmáticas de la moda mundial, creada por el diseñador de moda y pintor Mariano Fortuny. Tras visitar Grecia y quedar maravillado por las prendas clásicas de los museos, Fortuny inventó y patentó su propia técnica de plisado a través de una estructura con tubos con calor.
Estrella de Diego, historiadora del arte español y académica de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando, explica lo que representaron los diseños de Fortuny. El jurado retará a los aprendices a hacer una réplica de su vestido Delphos a la perfección en 90 minutos.

En la prueba de exteriores, 'Maestros de la costura' se desplaza al Circo Price de Madrid, donde tiene lugar una cita ineludible: The Petite Fashion Week, el desfile de moda infantil más prestigioso y divertido de la industria española. Grandes firmas nacionales e internacionales participan en este gran evento creado por un grupo de madres blogueras, que no entendían la poca visibilidad de la moda infantil en los circuitos de moda. Los aprendices confeccionan cuatro diseños de la colección cápsula de Rosa León, ganadora de la segunda edición del programa, con los que se cerrará el desfile en esta pasarela.

De regreso al taller, se enfrentan al complemento por excelencia, el bolso, cuya fuerza puede cambiar radicalmente el significado de la vestimenta. El jurado les conciencia del upcycling, un recurso creativo para ser sostenibles que consiste en transformar materiales y residuos en objetos de valor usando la imaginación. La actriz Bibiana Fernández intenta inspirarles y Alejandro G. Palomo se anima a participar en esta prueba.

ver más sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 3" ver menos sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 3"
Programas completos (9)
Clips

Los últimos 150 programas de Maestros de la costura 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. isabel b

    No puedo cargarlo ni verlos...ni el 3 n el 4.....ayuda pliss

    19 feb 2020