www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5725348
Los camioneros - Somos jóvenes y podemos esperar  - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Pitidos del petaco.

Pitidos.

Pitidos.

Pitidos.

Pitidos.

Pitidos.

Pitidos.

Pitidos.

Juégala.

¿Ha venido esta mañana el Juranito por aquí?

-Nunca viene por aquí cuando ha perdido.

Los chicos le gastan bromas y...

Una vez aposté por él. Fuerte, perdí, lo supo.

Estuvo dos meses sin venir. (RÍE)

Creíamos que había vuelto a su tierra, a la pesca.

Pero en cuanto ganó un combate, volvió.

Almería siempre ha dado buenos boxeadores.

-Sí, tipos pequeños.

Pitidos.

-Hola. -Hola.

-¿Qué? ¿Preparando el viaje a Alemania?

Como me dijo Paco que se iba...

Pitidos.

Pitidos.

-Hola.

Deja eso. Hola, mi vida.

¿Qué te pasa? -Deja eso, tenemos que hablar.

Espera un poquito, que tengo muy buena puntuación.

Pitidos.

-Conque a Alemania, ¿eh?

Vamos, Loli, ¿es que no podemos hablar de otra cosa?

-El verano pasado me dijiste que de este no pasaba.

Es sólo un año. Llevaré camiones a Alemania

cada dos semanas, por conocer el extranjero.

Porque cuando nos casemos quiero que vivamos aquí.

-Pues vete buscando otra, porque lo que es conmigo...

Loli, que tengo en el cuerpo seiscientos kilómetros

y estoy muy cansado, ya está bien.

-También yo me canso de esperar. Escucha, ¿no podríamos dejarlo

para Navidades? -Si te empeñas,

lo dejaremos para siempre y tan amigos.

Ya tengo para la mitad de un camión,

del camión del que vamos a vivir tú y yo.

-Me estás hinchando la cabeza con el dichoso camión.

Pero, Loli, ¿yo qué quieres que haga?

Es la única profesión que conozco.

-¿Qué es más importante para ti, el camión o yo?

¿No te das cuenta que es lo mismo, que sin él no nos podemos casar?

-Yo, con un hombre que me quiera, no pido más.

Pero eso después nunca es así. -¿Es que no estás conforme

con tu trabajo? Pero no quiero pasarme la vida

trabajando para otro. Y, además, tengo derecho

a conocer el extranjero, ¿no?

Estaré fuera por un tiempo mínimo.

-Me has estado engañando. Eres un mentiroso.

Te lo iba a decir, pero con tu manera de ser...

-Sí, un mentiroso. Estoy arrepentida

de haberte querido como... Y encima te atreves a hablar

de mi manera de ser. Se podrían escribir novelas

con tu manera de ser.

Bueno, ya se te pasará.

Además, somos jóvenes y todavía podemos esperar un tiempo, ¿no?

Eh...

Osteguna, dame unas pesetas. -El Juralito ha estado aquí.

Preguntó por ti. Bien.

Marcación telefónica.

Toma.

-¿Qué te pasa, hombre, qué te pasa? Nada.

-Toma, bebe.

Ponte tú uno.

-Hola, Paco. Hola, Reme.

-Un chato.

¿Qué? ¿Bronca? ¿Por qué?

-Por la cara que tienes.

Tu nena se lo tiene muy creído.

Sí, no me mires así.

Es buena chica y está bien, pero no te dejes comer la moral.

Haz lo que se te antoje, que si no te va a traer

por la calle de la amargura. Mira que yo de esto sé tela.

¿Ya la has llamado otra vez? Sí.

-Ay, madre, qué tonto. Me marcho mañana y...

-Estupendo. Vete sin decirle ni adiós.

¿Cuánto tiempo vas a estar fuera? Cuatro o cinco días.

-Si aguantas, a la vuelta se te derrite.

Adiós, Osteguna.

-¿Ya te vas? Sí.

-Voy contigo. No, déjalo, voy solo.

-Bueno, hombre, bueno. Adiós, Lolo.

-Soy muy tenaz, Loli, y no me importa insistir

una y otra vez. Piénsalo, por favor.

Ahora bien, en el trabajo no quiero que nadie lo sepa.

Es... por el qué dirán y para mantener la disciplina,

¿comprendes? -Lo pensaré.

-Está bien. Pero, en cualquier caso, con tu novio has terminado,

¿no? -Eso sí.

-No es necesario que me contestes enseguida, tómate el tiempo

que te haga falta. -Carlos, no debí salir contigo.

-¿Por qué? ¿Me he portado mal? -No lo digo por eso.

Soy yo la que no me he portado bien contigo ni con él.

-Te repito que soy tenaz, y cuando me propongo una cosa

la consigo. Entré a trabajar de botones

y soy jefe de sección. -Pero no cuentes conmigo.

Yo estoy hecha un lío. -Sé dar tiempo al tiempo.

-Hasta mañana. -Adiós, Loli.

-Por cierto, ¿qué flores te gustan más?

-Ah, no, no quiero que te molestes. -Daré con ellas.

Uh...

Como se vuelva a acercar a esa mujer le parto la cabeza.

-¿Con qué derecho? Es mi novia.

-¿Está seguro? Si no sabe retener a una mujer no lo va a solucionar

a bofetadas. Loli no le pertenece.

-Para ganar hay que saber aguardar, Paco.

Toma uno de estos.

Ese tipo...

-Bah, mañana al camión. Sí, al camión.

-Lo que se piensa de noche no vale, Paco.

¿Qué quiere decir? -Sencillo.

De noche las cosas que se piensan al día siguiente uno mismo se ríe.

(RÍE)

Yo no puedo remediarlo.

La quiero de verdad. -Pensar en quien quieres,

en el porvenir, es costoso.

Duro, sí. Ella no se da cuenta de nada,

está equivocada, es injusta. -Sé fuerte.

Yo sé que puedes.

Suerte, Paco.

Suerte, capitán.

¿Me dejas tres pesetas?

Mira, ahí viene nuestra carga. -¿Qué es?

Es una máquina para elevar el mineral desde el fondo del pozo.

Una cinta sin fin, una máquina muy complicada.

La hicieron en Bélgica. Veinticinco toneladas de peso neto.

(SILBA) Viene en piezas.

-Un dinero. Mucho.

-Cada vez que pienso la cantidad de sacos que han pasado

por mis riñones... Los tiempos cambian.

-Sí, pero a mí me tocaron los peores.

Y estos también. -Ya me queda poco

para disfrutarlos. Dentro de nada

me llega la jubilación

Ah...

Y tú no sabes cómo era esto entonces.

Camiones viejos con el motor de gasoil acoplado.

Ni un recambio. Ruedas llenas de parches.

¿Y las carreteras? Madre mía...

Terminar bien un viaje era todo un triunfo.

Los nuevos habéis nacido señoritos. No tanto, Lucas, no te pases.

-Cómo nos va cogiendo la vida.

Conoces a una mujer... medio en broma, medio en serio,

te casas,

tienes hijos y cuando quieres darte cuenta ya no sabes

si aquello está bien o está mal.

Es así y no sirve darle vueltas. Si ahora alguien me preguntara,

no sabría que responder.

Bueno, sí, una cosa.

Que me pase lo peor antes que a ella

le pase algo malo.

-¿Qué te pasa, criatura? ¿Qué es lo que te ocurre?

-Nada, señora Luisa, que Paco y yo...

Pero... pero ¿qué trastada te ha hecho ese golfo?

-Que hemos tenido una... pero definitiva.

Anda, anda, pasa. Pasa y cuéntamelo, anda.

Conque a conocer los países extranjeros, ¿eh?

Le voy a cantar las cuarenta.

-Y por eso no quiere darme fecha. Siempre me dice

que antes quiere un camión y que somos jóvenes

y podemos esperar. -Qué cara más dura.

-Lo único que me importa es que no me haya dicho nada

cuando todos lo sabían. -Ni a mí. Pero no te preocupes.

Proyectos aventureros siempre los ha tenido.

Y ya ves. -Tengo que hablar con él.

Y decirle que haré todo lo que él quiera.

-Está de viaje. ¿No lo sabías? -¿Adónde ha ido?

-Mañana estará en Río Tinto, y pasado en el puerto de Cádiz.

¿Sabes qué vamos a hacer? -No, señora.

-Siempre que viaja de noche pone la radio.

Si no la pone, algún compañero la oirá.

Sí, vamos a ir a la radio.

-¿A la radio, dice? -Hay un programa para ellos

que se llama "Rutas en la noche". Dejamos un mensaje para Paco

y todo se arregla.

¿Me acompañas? -¿Qué le va a decir?

-Que le quieres. ¿No es bastante? -Hum.

(RONCA)

Lucas... (RONCA)

¡Lucas! -Ah...

(RADIO) -Amigos conductores, a todos muy buenas noches.

Como siempre, estamos una vez más con todos vosotros

con vuestro programa "Rutas en la noche".

Con las voces de... -María Luisa Clemente.

-Y Fermán. -Un saludo cordial para todos,

amigos. "Rutas en la noche" es un programa al servicio

de todos los conductores españoles.

-A lo largo de nuestra emisión les...

Apaga la radio.

(RADIO) ...dando el estado de todas las carreteras

de la península... -Más música y menos cuento.

(RADIO) ...mensajes familiares y peticiones de música

para todos aquellos que lo soliciten.

-Intentaremos ser a lo largo de la noche una buena compañía

para los hombres de la ruta. -Cóbrate.

-Esto hace ocho... (RADIO) -Hoy tenemos

muchos mensajes, la mayoría serán buenos, afortunadamente.

-Y diez. -¿Qué? ¿Aquí no tenéis

ningún detalle con los clientes? -No perdonas una, ¿eh?

-¿Qué voy a perdonar? (RADIO) -Luis Sanabria Pérez,

en ruta de Barcelona a Madrid. -Francisco Ruiz Merino,

en ruta de Madrid a Huelva.

-Anda, mi amigo Paco haciendo la misma ruta

que nosotros. Trabajábamos juntos en Transportes Generales.

Seguro que es una chavala la que le llama.

(RADIO) -Papá, soy Joaquín. -Toma.

-Tampoco te has pasado, macho. -¿Qué os dan por ahí?

-Además, café y copa. (RÍE)

(RADIO) -No te olvides del regalo, adiós.

-Toma. (RADIO) -Atención,

Francisco Ruiz Merino, alguien... -Buen viaje.

-Gracias. (RADIO) ...está pensando en ti.

Y en su nombre, "Rutas en la noche" te dedica en primer lugar

tu melodía favorita.

Música clásica.

¿Has dormido bien? -Vaya...

¿Y tú, qué tal? ¿Pensando en ella?

A unos treinta kilómetros de aquí ha habido un accidente.

Los guardias dijeron que no hubo ningún muerto.

Pero parecía imposible. Si hubieras visto la cabina...

-Nos toca ver cada cosa. Bueno, ¿qué? ¿Me dejas el turno?

No, esta noche no tengo sueño.

Estoy desvelado.

Menos mal que con esas ambulancias estarán ya en Sevilla.

-A veces lo decisivo es correr y ganar unos minutos.

La velocidad también salva vidas, para que veas.

(RADIO) -Paco, hijo, ¿me oyes? Soy tu madre.

Tu madre. ¿Seguro que me estará oyendo?

-No lo sé, señora, pero es posible que sí.

-Bueno, entonces sigo, ¿eh?, sigo.

No... no sé por dónde empezar. Quiero... quiero que escuches bien,

Paco. Loli... Loli estuvo a verme y me dijo que...

que se había equivocado. Te quiere bien,

y deberías hablar con ella

Y arreglarlo todo y...

-Es un deber penoso comunicar a nuestros oyentes que el camión

matrícula... -Hola, buenas noches.

¿Qué te pongo? -Llénalo.

(RADIO) -matrícula de Barcelona, 355101

ha sufrido un accidente en la carretera de Sevilla

a la altura del kilómetro 357. Es el que yo vi.

-No fue grave, los de carretera se lo dijeron a mi compañero.

-No es mala zona, pero así y todo...

-Fíjate, que lo pierdes.

-Hola. -Buenas noches, Loli.

¿Quieres algo?

-Un café. -Ya sabes que es de puchero, ¿eh?

-Ya, ya, me vale.

¿Quién va ganando?

-Ya, ya...

-No puedo seguir así. -Paco, ¿verdad?

-Siempre estamos discutiendo. -A veces es un poco patoso.

Pero es un buen chico, hija.

-Yo sí que soy patosa. ¿Qué podría hacer?

-Ah, no te preocupes, Loli, tus problemas no son difíciles.

(RÍE) -¿Qué dice?

(RÍE)

-¿Qué tal el viaje? Bien, bien.

¿Dónde dejamos esto? -Abajo, en el piso 16.

-¿Descargan ya? -Enseguida.

Podéis ir quitando la lona. Hasta ahora.

¿Eres capaz de arreglártelas sin mí?

-Pues claro. ¿Qué quieres? ¿Telefonear ya?

Ajá.

-Anda, lárgate ya. Todos hicimos lo mismo.

Por favor, póngame con la sección Ropa de Niños.

-Sección de Ropa Infantil, ¿dígame? Yo quiero hablar

con la señorita Loli Nieto. Nieto. -No, la señorita Loli no está,

pero si podemos servirle en algo... Oiga, es que yo tengo urgencia

de hablar con ella. -Sí, comprendo.

¿Está enferma? -No, no puedo decirle

si está enferma o no. Simplemente no ha venido por aquí.

Y debo advertirle que este teléfono no está

para que nuestras empleadas reciban llamadas particulares.

Está bien, disculpe.

¡Para, para!

¿Me puedes bajar?

-Hola, Paco. ¿Qué hay?

-Oye, por cierto, cómo lo pasamos anoche de divertido con la radio

a costa de tu madre. Pero no pongas esa cara, hombre.

Es que tu madre habló por la radio para que hicieras las paces

con tu novia. Qué risa, chico, qué graciosa estuvo.

Pues no es para enfadarse, digo yo.

-Oiga, por favor, ¿para ir al puerto?

-El puerto está ahí mismo, señorita. Puede ir andando.

-Gracias.

-Mañana cargamos amianto para Madrid.

¿Qué te pasa?

No voy a esperar. Voy a pedir permiso

para irme esta noche. -¿Ir adónde?

Lo he hecho todo muy mal. Voy a verla y a decírselo.

-¿Sabes lo que pienso? Me da igual.

-Entonces no te lo digo.

Me han dado permiso, el tren sale dentro de una hora.

Mañana mismo puedo estar de vuelta. -¿Cuando hables con ella?

Sí. -Cuando le des la razón.

Fue una discusión tonta.

Ella tiene que saber que la quiero.

-Hum, claro.

¿Qué piensas tú? -Antes no te importaba.

Haz lo que creas que esté mejor, yo te espero.

Oye...

¿Qué haces aquí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Somos jóvenes y podemos esperar

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Los camioneros - Somos jóvenes y podemos esperar

26 nov 2020

Paco y su novia tienen una discusión muy acalorada por culpa de la falta de compromiso de Paco. Su novia le recrimina que no quiera casarse con ella y siempre ponga excusas.

ver más sobre "Los camioneros - Somos jóvenes y podemos esperar " ver menos sobre "Los camioneros - Somos jóvenes y podemos esperar "

Los últimos 13 programas de Los camioneros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios