Presentado por: Julie Andrieu

Serie documental que viaja por las regiones y departamentos de la geografía francesa conociendo las recetas, cocina y gastronomía de las gentes y los pueblos de Francia.

Serie documental que viaja por las regiones y departamentos de la geografía francesa conociendo las recetas, cocina y gastronomía de las gentes y los pueblos de Francia. En algunos de sus capítulos las recetas se llevan a cabo con reconocidos chefs.

5825346 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Las recetas de Julie - La región de Montpelier - Ver ahora
Transcripción completa

LAS RECETAS DE JULIE

LA REGIÓN DE MONTPELLIER

Qué bonito.

Hoy vamos a descubrir juntos lo que, para mí, es

una tierra desconocida: la región de Montpellier.

Acabo de llegar y ya tengo ganas de conocer los paisajes típicos.

Estamos a orillas del Étang de L'Or,

entre una superficie de agua lagunosa, unos canales,

unas cabañas y una reserva ornitológica natural.

Ante una naturaleza tan salvaje cuesta creer que estemos

a 15 minutos de Montpellier.

Es una tierra llena de contrastes entre el mar y la garriga

y entre la influencia italiana y española.

Vamos a descubrirla.

(Música suave)

Buenos días. Buenos días.

No pregunto qué hace porque ya veo que está pescando anguilas.

Eso es. Mejor no le doy la mano.

¿Se dedica a esto o lo hace por afición?

Es mi profesión. Llevo años dedicándome a esto.

Se transmite de generación en generación.

¿Cómo pesca las anguilas? ¿Cuál es el método?

Se utiliza un red muy larga; una nasa que se coloca

y se puede dejar varios días en el agua.

La anguila y otros peces,

porque no solo se quedan atrapadas las anguilas, entran y pican.

Y ya no pueden salir. Son técnicas ancestrales.

Sí. Cuando las sacamos están vivas. La anguila se vende viva.

¿En buen estado? Eso es. Nunca hay problemas.

Hay varias especies. ¿Esa es la anguila plateada?

Sí. Se la reconoce por las orejas.

¿Esta especie de aletas? Parece que tiene aletas a los lados.

Sí. Y está la verde, que no podemos pescar hasta el 1 de marzo.

¿Por razones de reproducción? Eso es.

Parece muy viscosa. Mucho. Tiene mucha baba.

¿No tienen escamas? No.

¿Puedo? Sí.

La tengo.

Vaya, se escurre.

Qué asqueroso. Pero me encanta.

Tiene un tacto particular. Especial.

¿Cómo se cocinan en la región?

Se pueden hacer a la parrilla, en barbacoa. Están riquísimas.

La piel se tuesta mucho. Después es fácil quitársela.

Hay varias maneras de cocinarlas. Allí, un poquito más a la derecha,

está el restaurante "La Cabaña Encharcada".

Marie-Eve me compró unas ayer. Seguro que ya las ha cocinado.

Ella las hace en escabeche.

Si no consigue venderlas se las puede dar a los gatos.

Ya. Parecen buenos clientes.

Gracias. Adiós.

(Música en francés)

Qué bonito es esto. Ah, algo me dice que es aquí.

La Cabaña Encharcada. Yo conocía las cabañas "tchanquée"

de la bahía de Arcachon, pero no las encharcadas.

Buenos días, ¿hay alguien?

Esta antigua cabaña de pescadores aloja desde hace 20 años

a un grupo de artistas locales que vienen a inspirarse

con este paisaje idílico y a darse comilonas.

Me da la sensación de que esto está abierto a todo el mundo.

Sylvain, el pescador de anguilas de ahí al lado,

me ha dicho que venga a ver la cabaña,

a Marie-Eve y a sus anguilas.

¿Quién es Marie-Eve? Soy yo.

Está ahí, en el mostrador. Hablando de anguilas.

Ah sí. Hola.

Uy, perdón. Vaya tela.

Hola, Marie-Eve. Hola.

Hola a todos.

¿Estas son las anguilas? Sí. Es una receta de mi madre.

¿Cómo se hacen?

Se enharinan, se fríen en aceite de oliva, se salan

y después se hace una salsa con ajo, perejil y vinagre de vino tinto

que se echa a las anguilas. Es un escabeche.

Sí. El escabeche es una receta típica del Mediterráneo

porque las anguilas se comían mucho en la Edad Media.

Era un pescado muy abundante, más que ahora. Se pescaba mucho.

En aquellos tiempos se solía mezclar lo dulce y lo salado,

pero también se hacían platos ácidos

por una razón lógica:

no había frigorífico y el ácido era un buen conservante.

Yo recuerdo haber probado el escabeche en España y en Italia.

Siempre me ha gustado el sabor ácido del vinagre o del vino.

¿Puedo probarlas? Adelante.

Venga.

Riquísimo. Tienen mucha carne. Sí.

Es todo un descubrimiento. Es un pescado que se conoce poco

en Francia. En París no encuentras fácilmente anguilas en pescaderías.

Ya, pero aquí también pasa. Es complicado encontrarlas.

Están deliciosas, de verdad. "Escabeche". Se dice así, ¿no?

"Escabeche". ¿De quién es esta casa? Es la casa de Denis.

Ah, de Denis. Hola.

Me encantaría ver la cabaña. Claro, con mucho gusto.

Vamos, entremos.

Hace exposiciones, ¿no? Sí.

Es como una galería.

(Música suave)

¿Es tinta? Es tinta sobre papel.

Como ve, son trazos de tinta.

Es superminucioso.

Siento una gran fascinación por los árboles y los bosques.

Claro. Tiene que inspirarse en los alrededores.

Está en plena naturaleza. Sí. Paseo mucho por el bosque.

Es genial.

Es un sitio que inspira actividades artísticas, culinarias.

Gracias por la acogida. Ha sido un placer.

Gracias.

Aquí rinden homenaje al arte culinario,

pues todas las exposiciones empiezan con un pícnic.

Una razón más para volver, en mi próximo viaje,

a este rincón del mundo: al pueblo de Mauguio, en la pequeña Camarga.

Vuelvo al coche y voy en dirección a Montpellier

para que me enseñen una receta de la región.

(Música suave)

Ya estamos en casa de Bernard.

Tiene una casa preciosa en la parte alta de Montpellier.

Nos va a preparar una receta familiar y de domingo:

calamares rellenos; un plato imprescindible aquí.

Bernard es una amante de la buena cocina y su profesión.

Se dedica a vender champán a los mejores restaurantes.

Su cocina no solo es de tres estrellas.

También es una cocina de corazón.

Nadie contesta.

Está abierto así que entremos a ver si hay alguien.

Oigo ruido de cuchillo. Es por aquí.

Hola, Bernard. Hola, Julie. ¿Qué tal?

Le pillo in fraganti. ¿Qué tal?

Dos besos. Perdón. Seguro que huelo a cebolla.

¿Aquí son tres? Tres. Sí, aquí es así.

¿Ya está en ello? Ya me he puesto manos a la obra.

Para hacer los calamares rellenos. Me alegro mucho.

Creo que los he probado en Italia. ¿Puede ser?

Sí, puede ser. Se hacen en Italia, en Córcega, en Sète y aquí.

¿En Sète es un plato típico?

Es una receta que se hace en todas partes.

Sobre todo en el Mediterráneo. Eso es.

Un momento, que me voy a cambiar. Póngase cómoda.

Venga, cuénteme.

Estoy haciendo la salsa, la base. Lleva cebollas y tomates.

Salsa de tomate. Y algunos secretos.

Lleva ajo, hierbas, especias. Quiero conocer todos esos secretos.

Por eso estoy aquí. Si no leería libros.

Empezamos por las cebollas y la pulpa del tomate.

Bernard va siempre por delante.

Ha preparado la salsa en la que se harán los calamares.

Doramos la cebolla con la pulpa de tomate en aceite de oliva.

Luego aclaramos la salsa con el equivalente a dos vasos

de vino blanco seco y lo dejamos borbotear

antes de añadir los demás ingredientes.

Esto es pimiento de espelette, como el que hay ahí.

¿De Espelette? Sí, de Espelette.

Cuando está seco lo trituro. A mí me gusta que esté picante.

Muy bien. Por aquí gustan los platos especiados.

Sí. Estamos cerca de España. Claro. Tiene que estar especiado.

Ay, ay, ay. Caramba.

A continuación se pone el ajo. El ajo.

Venga. ¿Le ha puesto un diente? Sí.

Ahora ya podemos preparar el relleno.

Para el relleno, a la carne de cerdo y ternera ya picada

le añadimos ajo machacado, perejil, un huevo y una pizca de pimienta.

A veces, no siempre, solo a veces pongo zanahorias en el relleno.

Las rallo muy finitas y eso le aporta ese toquecito dulce.

Para espesarlo se pone pan duro rehidratado con leche.

Pasemos a los calamares, que no chipirones, porque serían pequeños.

Tienen que tener un tamaño razonable para rellenarlos.

Hay que quitar las cabezas y, sobre todo, esto.

Yo lo llamo la pluma. Es como un hueso.

Ya está. Pero hemos dicho que nos quedamos con los tentáculos.

Eso es.

Se cortan en trocitos. Venga.

Los usamos para el relleno, ¿no? Eso es.

Para que el relleno esté suave y sepa a pescado.

Es un plato de mar y montaña. Efectivamente.

En esta región gustan mucho los platos así.

En la parte de Colliure se hace conejo con gambas.

Luego están las vieiras con tocino.

El secreto de mi abuela era poner salchichón. Solo un poco.

¿Ah, sí? Sí. Es mi toque personal.

¿Ve? Corto tres o cuatro rodajas y las pico en trocitos muy finitos.

Luego las pongo en el relleno. Así.

Esto cambia un poco el sabor, pero le da un toque rústico.

Le da un poco más de sabor.

Ya está. El relleno está listo. Vamos a rellenarlos.

¿Cada uno hace uno? Venga.

¿Lo relleno al máximo? Hay que dejar un poco de espacio.

Se pueden coser o se pueden poner palillos, que es lo que hago yo.

No logro llegar al fondo. El secreto está en sacar el aire.

Y luego empujar. Y se rellena del todo, ¿vale?

Tiene su técnica. Doy una puntada. Ya está.

Repetimos la operación para rellenar una docena de calamares.

Aunque cocinen para dos, siempre se piensa

que alguien podría llegar de improviso.

Después terminamos la salsa con un toque de azafrán

diluido en un poco de agua antes de batir.

Por último dejamos que los calamares se hagan en la salsa

durante una hora a fuego lento.

Dejamos esto haciéndose a fuego lento

y, mientras tanto, voy a apuntar la receta en mi cuaderno.

Para hacer los calamares de Bernard necesitamos 12 calamares medianos.

Para la salsa: seis tomates grandes, cuatro cebollas de Cévennes,

dos dientes de ajo, una cucharadita de pimentón de Espelette,

dos cucharadas de aceite de oliva y dos vasos de vino blanco.

Para el relleno: 400 gramos de carne picada de ternera

y 300 de carne picada de cerdo, un huevo, dos ramitas de perejil,

dos dientes de ajo, una zanahoria pequeña,

50 gramos de pan empapado en leche, alioli y un poco de salsa rouille

y picatostes para la degustación.

Sarah, la hija de Bernard, se une a nosotros.

Antes, el dueño de la casa hace una combinación sorprendente.

Había pensado poner un champán rosado. ¿Le apetece?

Si insiste.

Este plato es bastante fuerte. Está especiado, lleva mucho ajo

y, sin embargo, irá bien con un champán.

El champán es un vino. En Francia, desgraciadamente,

lo hemos considerado como un vino para fiestas

y nunca hemos aprendido a comer con él.

Es verdad.

Madre mía, calamares al champán.

Sarah, me han dicho que este es un auténtico plato familiar,

un ritual en el que participa todo el mundo.

Sí. Nos reunimos todos. Es costumbre vernos los domingos

con los abuelos, los tíos... ¿Sí?

Bernard es un loco de la cocina. Sí.

¿Esto se transmite de padres a hijos?

Sí. En verano, cada día elegimos un tema en concreto

y hacemos un plato relacionado con ese tema.

¿Tema libre? Sí, libre. Cada uno elige un tema.

Mi hermano suele hacer platos italianos y yo, españoles.

Otra vez las influencias principales de la región.

Gracias por este regalo. (AMBOS) Un placer.

Vamos a por estos deliciosos calamares.

Qué buena combinación. Le va muy bien el tomate con pimienta.

Y con un poco de rouille, mejor. ¿Como una sopa de pescado?

Sí. ¿Pongo un poco de rouille al pan?

¿Es pan con ajo frotado? No. A mí me encanta el ajo,

pero la salsa ya lleva, al igual que el plato. Hay bastante ajo.

Vale. Está delicioso. Es curioso porque mi abuela era monegasca

y ella no los hacía rellenos sino con salsa de tomate.

Ahora, de repente, pone el arroz. Todo lo demás me recuerda a eso.

Es la memoria de la cocina.

Delicioso.

Tengo una pregunta: ¿están libres mañana, a la hora de comer?

(AMBOS) Sí.

Me ha gustado ese "sí", ese impulso.

Me alegro mucho. Si están libres quedamos en el Hotel Magnol

y cada uno lleva un plato. Así celebramos

las tradiciones mediterráneas y de Languedoc.

Será un placer.

(Música en francés)

Seguimos con los productos del mar.

Después de los calamares, y antes del rape,

para nuestra siguiente receta vamos a la Laguna de Thau.

A lo mejor habéis oído hablar de ella. Tiene 7500 hectáreas.

Es la más grande de la región de Languedoc.

Aquí se practica la ostricultura y la miticultura,

la cría de mejillones. Vamos a conocer a un hombre

que ha creado un proceso que reproduce las mareas,

un fenómeno que no existe en las lagunas, claro.

De ese modo aumenta la calidad organoléptica de las ostras.

Mejor dejo que él nos lo explique.

Probablemente habréis oído hablar de las ostras de Bouzigues,

una variedad cóncava de concha marmórea

propia de la Laguna de Thau

y separada del Mediterráneo por un cordón dunar.

La familia Tarbouriech, que se dedica a la ostricultura

desde hace tres generaciones, es consciente del beneficio

de las mareas para este molusco.

Ha tomado el control de la naturaleza y de la laguna

poniendo en práctica un ingenioso sistema que permite que la concha

se desarrolle progresivamente.

Aquí se ven las diferencias: en la textura de la ostra.

Es más carnosa y crujiente. Al nácar le da más tiempo a formarse.

Aparte de las diferencias físicas, también las hay en su sabor.

Tardamos entre tres y cuatro años en obtener resultados,

mientras que las ostras de Bouzigues o del Mediterráneo

tardan entre 12 y 18 meses.

La idea se le ocurrió a Florent en 2006.

Estuve dos años sacando una ostra del agua con una cuerda

para ver cómo evolucionaba.

La sacábamos todos los días para imitar las mareas

y hacer como si el agua se fuera y volviera.

Desde el principio, a partir de los primeros meses,

empezaron a aparecer características en su forma, color y textura.

Tenemos una profesión tan tradicional y tan antigua

que ninguno de mis compañeros me tomó por loco,

pero sí estaban bastante sorprendidos.

Hemos dotado a cada percha de un motor

que se alimenta por energía solar o eólica, los dos tipos de energía.

Con este sistema existen dos fases en la cría de las ostras.

En esas cestitas triangulares

ponemos ostras que miden entre tres y cinco milímetros.

Las engordamos durante seis meses.

A continuación, los bebés ostras se pegan en bandas de red;

un meticuloso trabajo que hacen las mujeres en el taller.

Con ayuda de una mezcla de resina y concha machacada,

los moluscos permanecen unidos a esos soportes

antes de que los envíen a un segundo parque.

Tenemos ostras que medían unos dos o tres centímetros

cuando las pusimos en el soporte.

Ahora se van a quedar en esta tabla con las mareas artificiales

durante unos 36 meses, más o menos.

En muchos de estos parques se producen durante todo el año.

Estas llevan 24 meses criándose.

Les quedan unos diez meses máximo antes de poder consumirlas.

-Mire, está muy carnosa.

Riquísima. Muy buena.

Dejo a los ostricultores trabajar y cruzo los dedos

para que puedan venir al banquete y nos deleiten con sus ostras.

Es hora de rodear Montpellier e ir a ver a Jacques Cairel,

un amigo de Bernard. Jacques también sabe de vinos

porque en su familia son bodegueros desde hace ocho generaciones,

más de 150 años.

Son los bodegueros más antiguos de Montpellier.

Conocen al dedillo los vinos de Languedoc.

Jacques va a preparar un plato emblemático de la región

y del Mediterráneo, aunque cada zona tiene su variante.

Se trata de la "bourride".

(Música suave)

Como se hacía antes.

Hola, Jacques. Hola, ¿qué tal?

Dos besos. Muy bien. ¿Qué tal? Bienvenida.

Aquí está la cocina. Es preciosa.

Sí, es bastante agradable. Es muy abierta.

Es tarde, pero tiene vistas al jardín.

Es muy amplia y bonita. Sí, así es.

Cuénteme. La "bourride" es una sopa de pescado tradicional de Languedoc.

No es una sopa de pescado. Entonces ¿qué es?

Es pescado, en concreto rape, cocinado en caldo de pescado.

Va con verduras y una salsa con base de caldo de pescado y alioli.

Yo le añado un poco de hígado de rape.

Se sirve con la salsa caliente por encima.

Madre mía. Menos mal que he venido. Pensaba que era una sopa.

¿Cómo lo hace? He empezado con antelación

y he hecho el caldo de pescado.

Le ha puesto un montón de cosas. Zanahorias, puerros y laurel.

También las espinas del rape para que den sabor al pescado.

Cuando el caldo está hecho, sacamos las verduras y las espinas del rape

para ponerlo a hervir. Empezamos a elaborar el plato:

puerros, zanahorias, apio y acelgas que Jacques ha preparado antes.

Vamos a mezclar las verduras. ¿Se cortan así?

A mí me gusta presentarlas así. Además se hacen más rápido.

También se puede hacer con las verduras enteras.

Ahora voy a sacar el pescado. Todo el mundo sabe cómo es el rape.

El rape es feo con ganas. (RÍE) No hay un pez más feo.

Este pez ha estado maldito durante mucho tiempo.

Debido a su imagen se pensaba que atraía desgracias y mala suerte.

Hoy es uno de los más raros y caros. Eso son las carrilladas.

Qué buenas están. Es un manjar. Es magnífico.

Hoy vamos a disfrutar.

El caldo debe estar muy caliente. ¿Tiene que hervir?

Sí. En cuanto hierve, lo paro y echo el pescado.

Tiene que hacerse sin que llegue a hervir.

Se hace solo. Eso es.

Así se hace el pescado. Muy cierto.

Venga, seguro que tiene mucho sabor. Y que lo diga.

Se hace enseguida. Ya ha cambiado de color.

Vaya, hay uno que sigue vivo.

Solo se necesitan unos minutos para sellar el pescado.

Lo reservamos en el caldo caliente mientras empezamos a hacer

la salsa que acompañará a la "bourride";

un alioli que enriquecemos con 2 cucharones de caldo de pescado

y patatas machacadas para darle consistencia.

Así se liga la salsa. Sí. Es alioli mezclado con el caldo.

Tiene ajo.

El ajo es salud. Sin duda.

A continuación voy a dorar los hígados.

Ya está. Perfecto.

Simplemente los sella un poco, ¿no?

Sí, los paso un poco por la sartén para ponerlo en las tostadas.

Ya han salido. Aquí os gustan las tostadas.

Antes de emplatar tomo nota de la receta.

Para la "bourride" de rape

necesitamos 800 gramos de rape fileteado,

sus carrilladas, sus hígados, media botella de vino blanco seco,

500 gramos de zanahorias, tres ramas de acelgas, dos de apio,

tres puerros grandes, 800 gramos de patatas,

tres cucharadas de aceite de oliva y un poco de perejil,

sin olvidar las tostadas.

Para el alioli: dos dientes de ajo, el zumo de medio limón,

una cucharada de vinagre de vino blanco,

dos cucharones de fumet de pescado, 10 cl de aceite de girasol

y 10 de aceite de oliva.

Muy bien, vamos a poner los hígados. Qué maravilla.

Es verdad que no estamos acostumbrados a comer hígado de rape

pero es una pena porque está delicioso.

Creo que ya podemos sacar las colas.

¿Saco las colas y las carrilladas? Sí.

¿Ha visto lo blanco y nacarado que es este pescado? Es mágico.

¿Así? Sí.

¿Pongo alrededor las verduras? Sí, es verdad.

Se nos han olvidado. Es verdad.

Me gustan así, cruzadas. Cruzadas.

¿Ve? En juliana quedan mejor. Sí, más elegante.

Más mono. Es cierto.

El hígado de rape queda muy bien.

No se suele usar como las carrilladas.

Recuerdo oír a Alain Ducasse decir que, para él, el mejor alimento

era el hígado de salmonete. Una maravilla.

Solo nos comemos el filete.

Sin embargo el higadito tiene muchísimo sabor.

El toque final. Un poquito más sobre el pescado...

Madre mía qué preciosidad.

A la mesa. Como ve no es una sopa. Chin chin.

¿Dónde nos ponemos, en esta mesa? Si quiere, sí.

¿Una copita de vino blanco? Bueno, si insiste.

Como sé que es de los suyos... Sí, es un vinito de Languedoc.

Cuénteme, ¿qué le une tanto a estos vinos,

aparte de haber nacido aquí? En primer lugar porque nací aquí

y en una familia de vitivinicultores.

Además, porque desde hace 170 años somos comerciantes de vino.

Este año es nuestro aniversario. Primero se hacía en depósitos,

luego en botellas. Tiene mucha historia.

Bueno, al ataque. Buen provecho, Julie.

Qué bueno está. ¿Sabe lo que me gusta?

Que tiene muchas texturas. Por un lado está el hígado,

que está supertierno. Por otro, el rape que es bastante consistente.

Luego están las verduras. Es muy del sur.

Se nota que le gusta el ajo. El ajo, el aceite de oliva

y el vino son pura vida.

Es la Santísima Trinidad mediterránea.

Termino este primer día en compañía de Jacques.

Mañana volveremos a verlo en nuestra comida de final de viaje.

(Música en francés)

Hoy, antes de volver a la zona al lado del Pico Saint-Loup

Michelin y yo damos un paseo por el pueblo de Grande-Motte.

Por aquí hay varios balnearios muy concurridos en verano,

como este, característico por su arquitectura de los años 70

y construido por Jean Balladur.

Tiene una parte masculina con pirámides altas,

y otra femenina con pirámides redondeadas.

El centro de la ciudad está dominado por una gran pirámide de 15 pisos

opuesta al Pico de Saint-Loup.

Hoy, además de dedicarnos a la gastronomía,

será un día musical. He quedado con un lutier.

Para ello nos alejamos un poquito de Montpellier

y vamos a una de sus colinas más famosas: el Pico de Saint-Loup,

donde se hace un vino maravilloso.

Allí vive Frédéric Chaudière, nuestro lutier.

Nunca pensó que se dedicaría a esta profesión.

También es amante de la cocina. Va a preparar palomas con garbanzos.

Los garbanzos que se cultivan en esta región

son de los mejores de Francia; os lo aseguro.

(Música suave)

(Llamada en la puerta)

Hola, Frédéric. Hola.

Qué sitio tan bonito. Dos besos. Ah, no, tres. A ver si lo aprendo.

Es impresionante. Todas las casas tienen unas vistas preciosas.

Las cocinas son muy amplias.

Con las vistas que tenemos sería una pena poner paredes.

Es cierto. ¿Y el Pico de Saint-Loup? Enfrente. Es el que está al fondo.

¿No es el de la derecha? El de la derecha es el Hortus.

El Saint-Loup está al fondo.

¿La paloma se cocina mucho en esta región?

Antes, sí. En la Edad Media, tener palomas era un privilegio de señores

y los campesinos lo tenían prohibido.

En las granjas no había. Después de la Revolución Francesa

se construyeron palomares en casi todas las granjas.

Fue la revancha del pueblo. Sí.

No es parisino. No tienen nada que ver

con las palomas de París. Ya, pero eso dígaselo

a quienes no les gustan las palomas.

¿Construyó el palomar? Así es.

Qué bien.

Venga, vamos a verlo.

Es un remanso de paz. Sí, se está en la gloria.

Está a 20 kilómetros de la ciudad y nada te molesta:

ni coches, ni vecinos. Se oyen los arroyos.

Sí. Estamos en primavera. Hay muchas.

Vaya, el palomar está muy limpio. Sí. Esta es su casita.

¿Qué les da de comer? Les doy maíz y ¿esto qué es?

¿Garbanzos? Eso es.

Para la receta. ¿Sí?

Para mí es interesante cocinar la carne con algo que haya comido.

Qué curioso. Son alianzas naturales. El sabor se queda en la carne.

Eso es. Qué buena idea.

Igual no habría que dejar la puerta abierta.

Están en libertad. Pueden salir.

¿Vuelven al nido? Sí, esta es su casa.

Hola, pequeñaja.

Será horrible tener que matarlas.

¿No se le parte el corazón? Sí, claro.

Así es la vida. Así es.

¿Ejercemos nuestro derecho señorial y nos comemos una paloma?

(Música en francés)

Madre mía, este sitio es magnífico.

Podríamos pasar horas en el jardín de Frédéric,

pero tenemos que cocinar una paloma que ya está desplumada.

Voy a poner dentro un poco de sal gorda y enebro.

Bayas de enebro. ¿Lo comen las palomas?

Sí, se las comen las palomas y están deliciosas.

Ahora voy a ponerla a hervir en una cazuela.

¿La hierve en agua? Sí.

La lleno de agua y echo sal. ¿No las hace en un caldo de pollo

o algo así? No. El caldo lo hago ahora.

Sal, tres dientes de ajo sin pelar y una hoja de laurel.

Qué curioso. Es la primera vez que veo una paloma escalfada.

Ya verá el resultado.

Me gusta añadirle... ¿Qué es eso?

Huela. Oh, cómo huele.

Yo diría que es hierba luisa, pero sé que no es.

Se parece, pero no lo es. ¿Qué es?

Es geranio. Ah, pues claro.

Geranio de olor. ¿Esto se come?

Está riquísimo. ¿Sí?

Con eso se hace la esencia de rosas y las delicias turcas de rosas.

¿Las delicias turcas de rosas no se hacen con rosas?

Nos han timado. (RÍE) Sí.

Qué bien huele. Lo metemos dentro.

Paloma con geranio. Qué nivel. Ahora lo ponemos a cocer.

Lo dejo hervir unos 45 minutos hasta que la paloma esté tierna.

Cinco o diez minutos antes pongo los membrillos.

¿Es una receta salada y dulce? Sí.

Es una fruta de invierno. Sí. Casa muy bien con la carne.

Queda genial. Vale.

Aprovecho para apuntar la receta. Para las palomas con membrillos

y garbanzos de Frédéric necesitamos un par de palomas,

dos membrillos que pondremos a cocer diez minutos antes

de que acabe la cocción, tres dientes de ajo,

una hoja de laurel, una ramita de geranio,

una cucharada de azúcar, diez bayas de enebro,

un chorrito de aceite de oliva, 700 gramos de patatas pequeñas

cocidas en el caldo en el que se hacen las palomas

y 200 gramos de garbanzos.

Por último, dos cucharadas soperas de mermelada de kumquat

que, en este caso, hace el padre de Frédéric.

Es más una pasta de fruta que una mermelada.

Lo que es sorprendente es que es ácida. Bueno, acidulada

porque no es ácida. Es dulce, pero no es muy amarga.

Me encanta. Esto ¿cuándo lo usa?

Reduzco el jugo de la cocción de las palomas,

diluyo un poco la mermelada con el jugo

y cubro las palomas con la mermelada antes de meterlas al horno.

¿Qué hago si no tengo esta mermelada?

Puede usar de naranja amarga. O cualquier mermelada de cítricos.

Lo que está preparando es una melodía culinaria.

Queda contratada. Lo hace muy bien. Soy una cocinillas.

Entonces echo la salsa sobre las palomas, ¿no?

Solo sobre ellas. Se ha reducido bastante. ¿Es para glasearlas?

Sí. Vale.

Y un chorrito de aceite de oliva artesanal.

No habíamos puesto nada de materia grasa.

Sí que es artesanal. Sí.

Qué maravilla.

Bueno, al horno bien caliente.

¿A cuánto lo pone? A 280.

Eso es mucho. Sí.

¿Cuánto tiempo lo deja? Unos cinco minutos. Hay que vigilar.

Frédéric, ¿qué le parece si nos vemos en su taller

en el Hotel Magnol? Estupendo.

Así podré perderme un rato en las callejuelas de Montpellier.

¿Podría hacer mi banquete allí? Claro.

Genial. Así me enseña el taller. Ha sido un placer ver su casa.

¿Nos tocará un poco el violín? No. Eso es mucho pedir.

Pero puede ver cómo se fabrican. Me encantaría.

Me despido de nuestro lutier a la vez que cocinero, escritor

y pintor aficionado. Nos vamos al centro, al Hotel Magnol.

Magnol era botánico y dirigió el Jardín Botánico de Montpellier

alrededor de un siglo después de su creación, en el siglo XVII.

Fue un botánico que se hizo famoso porque fue el primero que clasificó

las plantas por familias, algo innovador en la época.

Para rendirle homenaje, se decidió darle su nombre a una planta

que está muy presente en esta región: la magnolia.

El Jardín Botánico es el pulmón verde de Montpellier

y aún está vinculado a la Facultad de Medicina,

donde se impartían clases de botánica.

En el s. XIII fue la primera ciudad del mundo occidental

en acoger una facultad dedicada a esta disciplina.

El Jardín Botánico ocupa más de cuatro hectáreas,

cuenta con unas 2780 especies y diversas colecciones de plantas

mediterráneas, medicinales y cultivos de subsistencia.

Volvamos con Pierre Magnol. Era hijo de un boticario de Montpellier

y enseguida se interesó por la botánica.

Diplomado en Medicina en 1659, se convirtió en el médico del Rey,

quien hizo que se desmarcara del resto de botánicos

y que fuera conocido en el mundo.

Magnol, por su parte, desarrolló esta ciencia

e introdujo la clasificación de plantas por familias.

Para rendirle homenaje, Carl von Linné,

fundador de la Ciencia Botánica Moderna en el siglo XVIII,

dio a la magnolia el nombre del doctor.

(CANTA)

Una canción de magnolias.

(Música animada)

(CANTA)

(Continúa la música)

He dejado a Michelin en la Plaza de Sainte Anne

ya que, en su mayoría, Montpellier es peatonal.

Es uno de los grandes triunfos de la ciudad. Uno más.

Es el centro peatonal urbano más grande de Francia.

Por ello cuentan con una red enorme de tranvías para desplazarse.

Algunos están decorados por artistas como Christian Lacroix,

que es de Montpellier; Garouste y Bonetti.

Parece que el New York Times declaró

que eran los tranvías más sexis de Europa.

A saber qué es un tranvía sexi.

No hay que creerse nada de los estadounidenses.

Mientras buscamos el Hotel Magnol

aprovechamos para ver el casco histórico.

(Música suave)

Pues aquí estamos.

Qué bonito.

(Música clásica)

La casa es preciosa.

Aquí está. Al fin encuentro a Frédéric

que lleva su delantal de lutier y está trabajando en su taller.

¿De qué época es esta casa? De 1700.

En aquella época aquí no se hacían violines.

Si no me equivoco, en este siglo apareció el violín.

Es el siglo de los grandes lutieres, como Stradivari, pero se creó antes.

¿Ya existía? Sí, desde hace dos siglos.

(Música suave)

¿De dónde le vienen estos conocimientos?

Del amor por la música. Me enamoré de la música a los 14 ó 15 años.

¿La música clásica? No, para nada.

Estaba en un grupo de música punk. Odiábamos la música clásica.

Ya imagino. Era lo último que pensaba que haría.

Luego empecé a hacer guitarras para los miembros del grupo.

Más tarde pensé que, si aprendía a hacer violines,

podría hacer cualquier cosa.

¿Los violines Stradivarius siguen siendo la referencia

o están obsoletos en comparación con las nuevas técnicas?

No, para nada. Los solistas del mundo

tienen un Stradivarius o un Guarneri.

Los dos eran importantes lutieres de Cremona en la misma época.

¿Son instrumentos de tres siglos? Sí, entre dos y tres siglos.

Cuesta mucho reproducirlos y aprender las técnicas de la época.

Trabajamos exactamente igual que ellos: sin máquinas,

con la misma madera, las mismas herramientas y técnicas.

Es una profesión maravillosa. No hay muchas profesiones

en las que uno pueda trabajar sin preocuparse del tiempo que pasa.

¿Cuánto tiempo tarda en fabricar este violín?

Este, tres semanas. ¿A tiempo completo?

Sí, claro. Porque se hace a mano todo. Todo.

Cuando esté terminado, ¿cuánto vale? 20 000 E.

Vaya, 20 000. Ahora entiendo que se tome su tiempo.

Cuesta 20 000 E. El músico lo compra si suena adecuadamente, si es bueno.

Pero es para toda la vida, ¿no? Uno no cambia de violín

como de camisa. Sí.

Le dejo seguir. No voy a decir "terminar" porque no terminará hoy.

Yo voy poniendo la mesa. Vale.

¿Como si estuviera en mi casa? Claro.

Me adueño de la casa y pongo la mesa mientras espero a los invitados.

Marie-Eve, con sus anguilas, y Denis, el pintor,

son los primeros en llegar.

Hola, amigos. Marie-Eve, trae anguilas.

Es todo un detalle. Les va a encantar. Hola, Denis.

Hola.

Seguidos por Jacques, el especialista en rape,

su mujer Hélène y su amigo Bernard, acompañado de su hija.

Hola, Bernard. ¿Cómo lo hace para llevar sopa ahí dentro?

Ninguno viene con las manos vacías.

Tomamos, de aperitivo, las anguilas en escabeche.

Ahí están. Hay que cogerlas con los dedos.

Con los dedos.

Gracias por el champán. -De nada.

¿Subimos ya? Venga.

Mientras, llega Florie, la ostricultora.

Vamos a ir empezando con los calamares de Bernard.

Madre mía. Qué bien.

Hola, Florie. Gracias por venir. Es un placer.

Qué detalle el haber podido sacar un hueco.

Hay un sitio al lado de Hélène.

Acabamos de empezar con los calamares rellenos.

Pueden poner un poco de rouille por encima.

Un poco de rouille. Sí. Le da más sabor a la salsa.

Venga, al ataque. Buen provecho.

Está riquísimo. Delicioso.

No hay tiempo de descansar. Jacques aparece con el rape.

(Música suave)

Un poquito por aquí.

Las verduras las corto en juliana. -Y las tostadas tienen hígado.

Es curioso. No hay una gastronomía de Montpellier como tal.

Me da la sensación de que la cocina se ha creado en los alrededores

en vez de en la ciudad como tal.

Tienen influencias italianas, de la zona de Béziers, de España.

Todo eso ha ido influyendo en nuestra gastronomía.

-Hay mucho pescado. Son platos de pescadores,

recetas hechas a base de pescado.

Pero no hay un plato como tal que sea típico de aquí.

No, pero no es algo que me importe. Es parte de su esencia.

Está delicioso. La salsa está exquisita.

Acabo de caer en que podríamos haber hecho tellinas.

Aquí tenemos tellinas. Hay entre Fos y... ¿cómo se llama?

Nunca las he probado. ¿Son moluscos pequeñitos?

Hablando de moluscos, Florie está lista

para abrir sus ostras de Bouzigues. Aquí están. Mirad qué ostras.

Es todo un trabajo familiar.

Están muy buenas. Sí, es verdad.

Son extraordinarias. Riquísimas.

¿No hay que poner un poco de vinagre o de limón?

-Un poco de limón. Me gustan con un poco de pimienta.

Es verdad. La pimienta molida le da más sabor.

Qué bien. Así despejamos el paladar.

Frédéric sirve su plato con la ayuda de su hija Lucie.

Entre el membrillo y el kumquat, me parece que huele de maravilla.

Es paloma escalfada y aderezada con mermelada de kumquat

que hace el padre de Frédéric.

Luego hemos hervido los membrillos en el caldo, cocido las patatas

y terminado con los garbanzos. Es una receta familiar.

Es cocina familiar; una mezcla de lo que hace mi padre

y lo que he incorporado yo. -Está muy bueno.

Y con productos propios y del huerto.

Por un lado los membrillos que, como pueden imaginar, son suyos

y por otro porque cría las palomas. ¿Por qué las cría?

-Por placer. Me gusta verlas volar alrededor de casa,

oírlas y comérmelas. Las palomas son muy interesantes.

-¿Están en libertad? -Claro.

¿Por qué son interesantes?

Porque viven en pareja, en sociedad. Por eso es un animal interesante.

Cuando coges a una paloma y te la comes, rompes una pareja

y los pichones se mueren. ¿Por qué? Porque ambos padres los alimentan.

No solo los alimenta la madre. Claro.

La organización del palomar también es interesante.

El palomar tiene dos niveles. ¿Hay jerarquías?

Claro, hay jerarquías. En el palomar pelean por un territorio.

También hay agujeros en los que los machos vigilan

e impiden a su hembra que entre o que salga del nido.

¿Cómo ve todo eso? ¿Hay cámaras? No. Hay que fijarse.

Es fascinante ver lo que pasa en un palomar. Es una sociedad.

En cualquier caso, estaba muy rica. Los garbanzos también.

Para terminar bien...

Chicos, siento comunicar

que Montpellier no tiene un postre típico. Es culpa vuestra.

He ido a un confitero.

He traído algunos dulces: unas nubes, chocolate

y "grisettes" de Montpellier. Su origen está en la Edad Media.

Eso son golosinas de regaliz. ¡Ostras!

¿Eso qué es?

Es chocolate, mazapán y naranja confitada. Bueno, ¿eh?

Me gustan las golosinas de postre. Es la primera vez que hago algo así.

Creo que hemos demostrado que la cocina puede formar parte

de las artes mayores y de las artes menores.

Ha sido un viaje de encuentros y de risas.

Nos vemos en el próximo episodio.

Hasta entonces, ensayad la canción de las magnolias.

Ahí, a la derecha, está el restaurante La Cabaña Encharcada.

¿La qué?

Ya que no las hace, ¿dónde puedo...?

Las recetas de Julie - La región de Montpelier

52:18 31 mar 2021

Julie descubre la región de Montpellier. Su paseo comienza alrededor del estanque del Oro, una extensión de agua situada en el sureste del departamento de Hérault. Haremos tres platos de la zona: "Calamares rellenos", "L'amburie de Rape" y "Palomas con membrillo y garbanzos".

Contenido disponible en España hasta el 30 de diciembre de 2023.

Julie descubre la región de Montpellier. Su paseo comienza alrededor del estanque del Oro, una extensión de agua situada en el sureste del departamento de Hérault. Haremos tres platos de la zona: "Calamares rellenos", "L'amburie de Rape" y "Palomas con membrillo y garbanzos".

Contenido disponible en España hasta el 30 de diciembre de 2023.

ver más sobre "Las recetas de Julie - La región de Montpelier" ver menos sobre "Las recetas de Julie - La región de Montpelier"

Los últimos 36 documentales de Las recetas de Julie

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El cabo corso

    El cabo corso

    52:12 ayer

    52:12 ayer Julie está en Córcega. En la zona de Centuri, tierra de calas salvajes, pueblos de pescadores, castañas, cidras y botarga y tres recetas corsas: "Las castañás", "El pasticettu di rizu" (buñuelos de arroz con salsa de carne con verduras y aceitunas)y "Mujol a la Bastiana y espaguetis con botarga". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • El valle de Les Baux

    El valle de Les Baux

    52:32 pasado martes

    52:32 pasado martes En el valle de Les Baux, en los Alpilles, Julie comienza este nuevo viaje. Es la Provenza interior, el país de los escritores Daudet y Mistral. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • 52:45 pasado lunes Mientras los parisinos aún duermen, Julie va al Mercado Internacional de Rungis, donde en sus diferentes pabellones se abastece a toda Francia. Haremos tres recetas "Carrillada de cerdo a la sidra", "Lomos de bacalao con chorizo y salsa vírgen" y "Yuzu con fruta de la pasión con torta crujiente". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Saintonge

    La Saintonge

    52:13 pasado viernes

    52:13 pasado viernes En la zona de La Saintonge, estamos en Charente Marítimo, donde Christian Haury, pescador aficionado nos cuenta el tipo de peces que hay. De seguido, con Lisette Boutin, hacemos "Cagouilles a la charentaise" (caracoles). Seguimos y visitamos a Joan Brisson, Vitinicultor, y con una gran plantación de Bambú y variedades; también hacen coñac y Pinaud. Pescamos cangrejos de río al lado de Taillebourf, con Morgan Jeroullé, guía de pesca. A la mañana siguiente visitamos las vacas de Charente y Denis Roguier, Productor de Mantequilla, nos cuenta cómo la hacen. Seguimos camino a Saint Jean d'Angely, para hacer con Philippe Grindet, "Piqthiu" un estofado de cerdo llamado "Gigouri". Visitamos la Confitería La Rosiere, donde Anne Gimard, confitera, nos cuenta lo que es el "bois-cassé"; también visitamos a un productor de angélica, Jean François Caleau, quien nos relata como la producen y usos. Por último, vamos a casa de Michèle Frappier en Saint Denis du Pin, donde haremos el "Pastel Charentés con angélica". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • A orillas del Marne

    A orillas del Marne

    53:10 pasado jueves

    53:10 pasado jueves Julie está en el sureste de París, a orillas del Marne. Entorno verde que ha inspirado a pintores, escritores y cantantes. Los merenderos son símbolos del lugar, que dieron lugar a las recetas familiares al sonido del acordeón. Marne es el río más largo de Francia, y en Nogent, junto con Mattieu Chapron, remamos por el río. Ahora va a la Île de la Beauteux y con Brigitte de Compreignac hace "Conejo con uvas"; después va a ver a Philippe Jouvin, Vitinicultor sobre todo del Vino blanco de Nogent. Después se dirige a la comunidad italiana, para hacer con Fabrice Masera, "La zuppa inglese". Sigue rumbo al Puerto de Joanville donde tomar un aperitivo con Elise, que es la propietaria de la embarcación más antigua del puerto. Luego va a Perreux, para hacer con Christine de Klezk y Michelle, su madre, "Ternera a la marinera con anchoas". Visita también en Favières, la granja "Trente Arpents, Fábrica de queso Brie de Meaux. El banquete se celebra en el Merendero más antiguo "el Martin Pescador Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Corrèze

    La Corrèze

    51:53 28 abr 2021

    51:53 28 abr 2021 Estamos en la Corrèze, en el pueblo de Curemonte, popular por sus tres castillos medievales e iglesias románicas. En Corrèze, el paisaje es de maderas de brezo y nogales. Visitamos a David Bon, productor de nueces, quien nos cuenta el proceso de maduración y cómo se recolectan. Su hermana Karine Bon, nos dará la receta de "Magret de pato con costra de nuez". Volvemos a Brive-La-Gaillarde para visitar la destiladora Denoix, donde su nieta Sylvie, es quien lo lleva ahora. Nos dirigimos a Domaine de Salagnac, donde Apolline Terrier y su madre, Marie Clause, diseñaron una casa en el bosque completamente integrada en el entorno. Al día siguiente, Julie va a Brain donde Michele Leymart, le enseñará a hacer los "Crépes de antaño". Visitamos también una cantera de pizarra, propia de la región, y donde Jean François Bugeat, nos relata cómo la trabajan. Nos dirigimos más al sur, lleno de terneras, y donde Laurence Salvant, agricultora, nos enseñará a hacer "Aleta de ternera rellena". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • El Borbonés

    El Borbonés

    52:11 27 abr 2021

    52:11 27 abr 2021 Hoy iremos desde Vichy a Moulins a través de Noyant-d'Allier y Charroux. Julie descubrirá los castillos de Allier desde un avión de madera, gracias a Daniel Touzard.Tierra de los Borbones, Bourbonnais refleja la historia de esta provincia. Vamos a descubrir "el pastel de patata" de Lucien Colbert, después vamos a Charroux, donde Simone Maenner y su hijo Oliver, son productores de mostaza y donde se sigue haciendo a la antigua usanza.Después haremos con Hubert Deveaux, algo muy borbonés "el pato a la salsa duchambais". Vamos a Allier donde visitamos la zona de los vietnamitas, la Comunidad budista. Y seguimos camino hacia Moulins, parando en Marlicone, donde Arnaud Delbar, viverista, (vivero, huerto y jardín) nos cuenta las variedades de fruta que hacen. Paramos en Vichy para visitar el Balneario y Termas, siendo Jean Luc Sicot el Director, quien nos acompaña. Luego se dirige a Moulins para hacer "la picansaña" de Françoise, pastel con peras típicas de Bourbonnais. Finalmente el Banquete será en Besson. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Bahía de San Brieuc

    La Bahía de San Brieuc

    52:38 26 abr 2021

    52:38 26 abr 2021 La bahía de Saint Brieuc, situada en Côtes-d'Armor en Bretaña, es la bahía más grande de Francia. Las Siete Islas forman la reserva ornitológica más grande de Francia,así como de vieiras, almejas y alcachofas. Haremos "Judías de Paimpol a los tres pescados", "Almejas a la marinera" y "Farz Bretón" Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Drôme Provenzal

    La Drôme Provenzal

    52:27 23 abr 2021

    52:27 23 abr 2021 Estamos en la zona de La Drôme Provenzal, lleno de lavanda, olivares, viñas, almendros y robles truferos. Además hay queso de cabra, pintadas, y hermosos jardines y castillos. Las recetas son: "Grantén con queso de cabra" (o llamados "Lasagnetts"), "Pintada rellena" y "Crocante de almendras". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • 51:30 22 abr 2021 Es una inmersión en el mundo de uno de los personajes más emblemáticos de la literatura francesa al que Julie nos invita esta semana, para descubrir al Comisario Maigret y su creador, Georges Simenon. Para el banquete: pastel de arroz al fricandó y luego al pollo «bonne femme». Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2021.

  • 52:30 21 abr 2021 Hoy en Las recetas de Julie será una mujer quien nos servirá de guía, una mujer de letras cuyo espíritu vivaz, brillante, impertinente, libre y divertido, ha sobrevivido al paso del tiempo gracias a su correspondencia. Se trata de la marquesa de Sévigné. Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2021.

  • La mesa de Marcel Pagnol

    La mesa de Marcel Pagnol

    52:43 20 abr 2021

    52:43 20 abr 2021 Julie nos redescubre a Marcel Pagnol. Julie viaja a las colinas provenzales, al pie del Garlabán que inspiró toda la obra de este novelista, dramaturgo y cineasta con mucho talento. La comida está omnipresente en su obra: el guiso de pulpo, la bullabesa de Marius, la brocheta de zorzal, las navettes... Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2021.

  • 53:08 19 abr 2021 Julie nos invita a descubrir un país imaginario, Rabelasia, un país de buena comida, vinos fáciles de beber y una cultura alegre que se sitúa en torno a los lugares donde nació y vivió a finales del siglo XV François Rabelais, en Indre y Loira. Contenido disponible hasta el 19 de mayo de 2021.

  • La mesa de Cocteau

    La mesa de Cocteau

    54:33 16 abr 2021

    54:33 16 abr 2021 Julie nos invita a la mesa del príncipe de los poetas, en Milly-la-Forêt, Jean Cocteau. Junto a su amigo Raymond Oliver firmó un libro de cocina en el que se van a inspirar para el menú del día. Contenido disponible hasta el 16 de mayo de 2021.

  • La mesa de Cézanne

    La mesa de Cézanne

    52:56 15 abr 2021

    52:56 15 abr 2021 Nos sentaremos a la mesa de un artista: Paul Cézanne. Antes de descubrir a este personaje, su taller, y sobre todo las recetas que marcaron su vida en la Provenza y París, os mostramos un lugar increíble: su cabaña, que está en medio de las canteras de Bibémus. Contenido disponible hasta el 15 de mayo de 2021.

  • La mesa de Emile Zola

    La mesa de Emile Zola

    52:21 14 abr 2021

    52:21 14 abr 2021 Julie viaja a Médan, en Yvelines para sumergirnos en el mundo literario y culinario de Emile Zola. Zola fue el escritor social por excelencia. En Médan, el piragüismo, la bicicleta y la fotografía, lo mantenían ocupado y también recibía a sus amigos a los que deleitaba con deliciosos platos. Contenido disponible hasta el 14 de mayo de 2021.

  • Versalles

    Versalles

    49:00 13 abr 2021

    49:00 13 abr 2021 Versalles, declarado monumento Patrimonio de la Humanidad. Muchas personas anónimas nos relatan por sus conocimientos el arte de banquetes, fiestas y celebraciones reales en la época de Mª Antonieta y tres recetas: "Sopa de pichones con guisantes", "Pain perdu" y "Flan de pejesapo con tomate". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • Región de Uzès

    Región de Uzès

    52:34 12 abr 2021

    52:34 12 abr 2021 Estamos en el río Gardon, que desemboca en el río Ródano cerca de Beaucaira. Vistamos Uzès, donde haremos visitas interesantes en la zona y tres recetas típicas: "Brandada de abadejo y bacalao de Nîmes", "las cailletes", y "Buñuelos de acacias" y "de rosas". Contenido disponible hasta el 30 de Diciembre de 2023.

  • Las Landas

    Las Landas

    52:58 09 abr 2021

    52:58 09 abr 2021 Julie está en Las Landas, paraíso surfista y destino veraniego donde se conjugan los placeres de la playa y del océano. Cuenta con cinco estaciones termales, y 106 kms. de playa. Tres recetas: "El sábalo", "El pastis" con ron y "El pollo amarillo de Las landas con cebolla". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • El lago de Annecy

    El lago de Annecy

    52:38 08 abr 2021

    52:38 08 abr 2021 Estamos en la Alta Saboya, en Annecy, donde está el lago más azul y puro de toda Europa. Se entra en Annecy por canales repletos de Iglesias y conventos. Fue Obispado gracias a Francisco de Sales. Y tres recetas: "Salvelinos con voletus", "Sopa de plantas silvestres" y "Fricassé de Cerdo". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

Mostrando 1 de 2 Ver más