Presentado por: Julie Andrieu

Serie documental que viaja por las regiones y departamentos de la geografía francesa conociendo las recetas, cocina y gastronomía de las gentes y los pueblos de Francia.

Serie documental que viaja por las regiones y departamentos de la geografía francesa conociendo las recetas, cocina y gastronomía de las gentes y los pueblos de Francia. En algunos de sus capítulos las recetas se llevan a cabo con reconocidos chefs.

5831018 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Las recetas de Julie - Las Landas - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

LAS RECETAS DE JULIE

"LAS LANDAS"

(Continúa la música)

Hola y bienvenidos a las Landas.

Me parece que es la primera vez que Micheline y yo

venimos a las Landas para buscar nuestras recetas.

Nos encontramos en un departamento

situado entre el norte de la Gironda y la frontera con el País Vasco,

un poco más arriba de España.

Contrariamente a lo que se podría creer,

el 70 % del territorio

está formado por el bosque regional de las Landas,

el más grande de Europa.

Sin embargo, antiguamente fue una tierra pantanosa y yerma.

No hace tanto que se ha conseguido hacer de ella una tierra próspera.

Os contaré su historia más tarde.

Lo que más me choca de esta región es la variedad de paisajes.

Pasaremos de un territorio llano,

con este tipo de bosque cubierto de pinos,

a los valles más fértiles y verdes,

el Chalosse, el Tursan, el valle de Adur o el Bajo Armagnác,

donde se crían las mejores aves y se hace foie gras.

Además, tienen kiwis, alpargatas y sillas de madera de los bosques.

También abunda el agua, donde se pesca, sobre todo, el sábalo,

un pescado desconocido y sabroso, pero que hay que saber hacerlo bien.

Finalmente, las chicas nos tomaremos un pastís,

pero primero toca remar.

(Música)

"No estamos aquí por casualidad.

Me voy a encontrar con André Labadie,

o Dédé, como le llaman.

Este es el lago de Léon, uno de los más grandes de las Landas.

Es muy apreciado por los pescadores

y una parte del mismo está catalogado como reserva natural.

Dédé, pescador y barquero desde los 14 años,

sigue siendo el presidente del Sindicato de Barqueros".

Hola. Hola.

-Hola, Julie.

¿Estoy ante el famoso Dédé? Eso parece.

Encantada de conocerle.

Hola. Hola.

Están fuertes aquí, ¿eh? Somos de las Landas. ¿Qué pensaba?

¡Vaya! Serán buenos leñadores.

Como dice el proverbio... (HABLA EN FRANCÉS)

¿Qué significa? Landés de la cabeza a los pies.

De la cabeza a los pies.

¿Usted también es landés de la cabeza a los pies?

Sí, soy landés. Pero, ante todo, es...

Conservador de la reserva natural de la corriente de Huchet.

Está a cargo de la protección de esta reserva natural.

Es una reserva del Estado desde 1981.

Somos responsables de su conservación.

Eso significa que, si yo vengo sin conocer a ningún barquero,

¿no puedo coger una barca e ir al lago?

Al lago sí, pero a la corriente de Huchet no.

Vale.

¿El lago está unido al océano por la corriente de Huchet?

Sí. Y ahí ya no se puede navegar.

Solo está permitido a los barqueros de la reserva.

Es una novedad. Sí.

Dédé, ¿me lleva a navegar y a ver el océano y todo eso?

Claro. ¿Sabe nadar?

Claro que sé. Pues yo no sé.

Pues se sube a mi espalda. Aquí hay tortugas,

así que puedo hacer de tortuga. Está bien.

Pues demos un paseo, venga.

Hola. ¿Cómo se llama? Manech, es mi apodo.

Manech. François, ¿les dejamos en la orilla?

Se queda en manos de Dédé y de Manech.

Hasta luego. Adiós.

-Embarcamos. Venga.

¿Por aquí?

(Música)

¿Tenemos que remar, Dédé?

No, va a remar Manech.

¿Privilegios de la edad? Claro.

(Música)

"Navegar en gabarra en el lago de Léon

nos permite descubrir un espectáculo único por su geografía.

Está unido al océano Atlántico por la corriente de Huchet,

que atraviesa el cordón dunar, el bosque de las Landas,

los pantanos y las turberas".

(Música)

¿Qué son esas plantas de la izquierda?

Son nenúfares amarillos.

Qué bonitos.

Flotan con delicadeza en la superficie.

Sí.

Hubo una época en que, para pasar por aquí,

había que abrirse camino entre los nenúfares.

"Se dice que, en el año 1934,

se clasificó este lugar como monumento natural,

artístico, histórico, científico, legendario y pintoresco".

(Música)

Qué salvaje es. Parece que estamos en el Amazonas.

Sí, es salvaje.

Julie, yo podría llevarla...

No sé, a cualquier país del mundo.

Empecemos por América. Pues por América.

Con nuestra barquita y tan monos en flotador.

Si quiere, lo intentamos. Yo estoy dispuesto.

No diré que no. También soy una aventurera.

(Música)

Todo este paseo que estamos dando sin ver ni un alma,

sin un rastro de civilización y, por supuesto, sin edificios,

es gracias a usted.

Gracias a mí y al alcalde de la época.

Buenos días. Buenos días.

¿Qué va a pescar? Lucio y lucioperca.

No lo pasa mal, ¿eh? No, no, se está bien.

Ni que lo diga. ¿Ve?

Si me pidieran una estampa de la felicidad,

esta no estaría nada mal. Mire.

Por eso le digo que, si no podemos ir a dar la vuelta al mundo,

puede venir a vivir aquí conmigo.

La felicidad no está en la otra punta del mundo.

Eso sí que lo sé. Pues claro.

¿A dónde me está llevando?

Ya era hora de que se preocupara de eso.

Confío en usted, no me preocupa nada.

(Música)

Vamos a la cabaña de la corriente de Huchet.

La cabaña de la corriente de Huchet. ¿De qué época es?

Ya hemos llegado.

¿Del año 1900,

cuando se abrió la corriente? Sí, más o menos.

Venga. ¿Vamos? Sí.

"Una cabaña que el propietario le cedió

en reconocimiento a su esfuerzo por preservar el lugar.

La utiliza cuando sale de pesca

y en reuniones con familiares o amigos".

¡Vaya! Se nota que aquí ha habido mucha vida.

Es una cabaña de pesca. Eso es.

¿Nos va a hacer anguilas? Pescadas ayer.

¿Las pescó usted? Por supuesto.

Veamos, grasa de pato.

Anguilas con grasa de pato, no lo conocía.

Sí. ¿Le paso el pescado?

Sí.

Tome. Muy bien.

¿Lo pone a dorar y luego añade el aliño de ajo y perejil?

Sí. Qué bien, me encanta.

Ya debe de estar hecho.

(Música)

Me lo llevo. ¿Pone un poco más?

No se pase con el ajo. Ya está.

A mí me encanta, pero no hay que pasarse.

Venga.

¿Nos lo comemos así, tal cual?

Para mí esto es todo un placer. Me encantan las anguilas.

Le falta sal.

Toma.

No está mal con la grasa de pato. Le da un toque de carne,

como de mar y tierra.

No me eche mucha a mí.

Tengo ganas de decir algo, pero no lo voy a decir.

Venga. No.

Va. No.

En cualquier caso, está muy bueno.

Un poco salado, pero está bueno.

Todo esto es muy bonito, pero no sé dónde está.

Estamos perdidos en medio del bosque.

Tengo que llegar a Micheline y poner rumbo a Port-de-Lanne

para cocinar sábalo.

¿Conoce el sábalo? Por supuesto.

¡Madre mía, Dédé!

No voy a comer durante dos días con esto.

(Música)

(Música)

Nuestra primera receta es muy emblemática.

Se trata de un pez que se pesca en el Adur,

un río de 300 km,

que ha caído un poco en el olvido fuera de la región.

Sin embargo, ocupa un lugar importante

en el corazón de los landeses,

al igual que este pescado.

Es un pez migratorio que vive en el mar

y que sigue el curso de los ríos para desovar y morir.

Así funciona la naturaleza. Pero es un pescado delicioso.

A los landeses les encanta.

El único problema es que está lleno de espinas,

pero, por suerte, aquí tenéis a Super-Julie

para proteger las recetas de antaño.

Y, para ello, vamos a ceder la palabra a Luciene.

(Música)

Hola, Luciene. Hola, Julie.

Hola.

Es mi hijo. Me lo había imaginado.

Se dan un aire. Sí.

¿Cómo se llama? Jean Michelle.

Entramos por la cocina. Sí, por la cocina.

Como siempre.

Era la estancia principal de las casas.

Nosotras vamos a por el sábalo.

Lo descamamos. Había oído hablar del sábalo

porque conozco la parte norte de la región.

Lo he visto hacer a la parrilla sobre sarmientos de viña.

¿Aquí lo hacen aquí? Sí, de vid.

También se hace con acedera.

Nunca lo he hecho. ¿No?

No.

Siempre he oído hablar del sábalo con acedera.

Me han contado que la acedera, que es ácida,

tiene la propiedad de disolver las espinas.

Por eso se cocina con acedera. Eso dicen.

Pero no está comprobado.

"Una vez descamado el pescado, se pasa por agua antes de vaciarlo.

Por ahora, solo soy espectadora.

Luciene parece no tener por costumbre delegar el trabajo.

Finalmente, me asigna una tarea,

dorar en aceite una cebolla previamente picada por ella.

Añadimos un diente de ajo bien picado,

lo dejamos en el fuego y lo tapamos.

Sería buena idea que yo también me pusiera un delantal".

Primero, corto por aquí.

Mi misión es que no se queme la cebolla,

así que tengo que vigilarla.

Esto no lo quitamos, ¿eh?

Se hace con la cabeza.

La ponemos también. Para dar sabor.

Ahora corto la cola. Vale.

Ya está.

¡Anda! La carne es roja.

Casi como el atún. Sí.

Luego, ¿ve el trozo de aleta de aquí? Sí.

Se corta justo antes de las aletas pequeñas ventrales.

Veo que lo está cortando en rodajas.

Rodajas de 4 o 5 cm, ¿no? Luego se reduce con la cocción.

¿Hago lo mismo por el otro lado? Sí.

Venga.

Ya tiene bastantes espinas el pescado,

solo faltaba que tuviera pelos. No son agradables.

(Música)

Ahora póngase encima de la olla

y rasque la zanahoria con el cuchillo.

Se lo enseño. No, si lo he entendido,

pero estoy sorprendida. ¿Por qué no a rodajas?

Porque se hace así. Así vale.

Es así y punto. Ya lo he dicho. No pidáis explicaciones.

Hágalo hasta llegar casi al corazón. Claro.

Así se deshace con más facilidad.

Yo siempre lo he visto hacer así. ¿Quién lo hacía? ¿Su madre?

Mi abuela primero,

y luego mi abuela se lo enseñó mi madre.

Vale.

"El centro de la zanahoria se pone también a cocer,

pero se saca antes de comerlo.

No me preguntéis por qué, Luciene siempre lo ha hecho así.

Luego añadimos vino blanco en abundancia.

A continuación, echamos la misma cantidad de agua, 1 l.

Ya está. Se tapa y lo dejamos hervir bien.

"Después de unos minutos, añadimos las rodajas de pescado".

(Música)

¿Cuánto tiempo lo dejamos?

Ahora se queda así, en el fuego, sin que llegue a hervir,

durante dos días y medio.

¿Lo dejamos dos días y medio? Sí.

¿En serio? En serio.

¿En el fuego dos días y medio? Sí, dos días y medio.

¿Cuál es el resultado? El resultado es un sábalo hecho.

Si lo comiera mañana, por ejemplo, estaría plagado de espinas.

Vale, la cocción larga, progresiva y lenta deshace las espinas.

Eso es.

Luciene, todo esto tiene muy buena pinta,

¿pero podremos probarlo en el banquete?

Sí, claro.

Pero hoy no podremos probarlo. Tengo uno hecho.

Qué detalle.

¿Lo hizo hace dos días sabiendo que venía?

Sí. ¡Madre mía!

¿Probaré el sábalo de 48 horas? Sí, de 48 horas.

Ya verá cómo están las espinas. Me muero por probarlo.

"Mientras se calienta el sábalo de 48 horas,

aprovecho para apuntar la receta.

Para el sábalo con ciruelas pasas de Luciene,

necesitamos un sábalo de 2 kilos 300 gramos.

Descamado y vaciado por las branquias.

750 g de ciruelas pasas,

que se añaden cuatro o cinco horas antes de servirlo.

50 cl de vino blanco dulce, dos zanahorias, una cebolla,

un poco de ajo, dos cucharadas de aceite

y un ramillete de hierbas compuesto por tomillo, perejil y laurel".

(Música)

Hola a todos.

Hola. Es mi esposa.

¡Ah! La nuera.

Hola.

(Música)

¡Madre mía!

Espere, quiero ver qué pinta tiene.

Esto ha estado al fuego 48 horas. 48.

Parece caramelizado, es increíble.

¡Madre mía! Qué bien huele.

Esta es una operación delicada.

¿Es para mí? Claro.

Este es el trozo más codiciado.

Ya sabía yo que el de las aletas es el mejor trozo.

Hay que comerlo enseguida. Enseguida.

Estoy viendo las espinas. Deberían estar deshechas.

No, es verdad.

Basta con apretar encima y desaparecen. Se deshacen.

Se funden. Increíble.

Lo mejor de todo es que las estoy viendo,

pero no tienen consistencia, se deshacen.

De hecho, se comen. Sí, se pueden comer sin problema.

Pues tiene casi la textura del atún en conserva.

Sí, sí.

Se nota la acidez del vino y el toque dulce de la fruta.

Está exquisito.

Sinceramente, ¿saben qué?

Si lo hubiera probado con los ojos cerrados

y sin haber hecho la receta y sin saber lo que es,

hubiera sido incapaz de saber de qué se trata.

Hubiera dicho que es ternera. Casi parece carne.

Ahí estoy de acuerdo. ¿Verdad?

En este programa he descubierto muchas cosas,

pero esto, realmente, es lo más sorprendente de todo.

Es lo que yo siempre he pensado.

El exotismo está en la puerta del lado.

Sí.

Luciene, ¿tendremos sábalo en nuestro banquete?

Sí.

Así que, en 48 horas, vendrán con el sábalo

a celebrar las tradiciones culinarias de las Landas

con nosotros. En eso quedamos.

Estupendo.

Lo haremos en Soustons, no está muy lejos.

No.

Algo me dice que, hasta los propios landeses,

se sorprenderán con este plato.

(Música)

¿Os dais cuenta?

La calidez del clima oceánico de las Landas permite, incluso,

cultivar productos exóticos, como el kiwi.

Vamos a conocer a uno de sus productores,

que nos contará en qué consiste su cultivo.

Ya os dije que esta región nos depararía sorpresas.

Y esta no es la última.

(Continúa la música)

"El kiwi de Adur tiene doble certificación.

El Sello de Calidad Rojo desde 1992 y la Indicación Geográfica Protegida

desde el año 2009. Eso garantiza al consumidor

el origen del producto. Hoy en día, hay alrededor de 400 productores

en la región de Adur, que venden 20 000 toneladas de fruta

al año, lo que representa un cuarto de la producción nacional.

Estoy en Saint-Lon-les-Mines, donde he quedado con Hervé".

Hola, Hervé. Hola.

Cuidado con los cables. Sí, ya veo.

Hola, Julie. Hola.

(SE BESAN)

Es curioso que haya tantos kiwis en la región porque es una planta

que no tiene su origen por estas tierras.

En absoluto. Es un árbol originario de China.

A principios del siglo pasado, los neozelandeses lo introdujeron

en su país y lo llamaron kiwi. Les pareció gracioso

porque se parecía al pájaro. Si le quitas el pico y las patas,

el kiwi se le parece. Vale...

Hace 45 años, un ingeniero agrónomo de la región,

que se fue a Nueva Zelanda, pensó que este árbol

podría adaptarse perfectamente en el suroeste de Francia.

Esta es la planta. Sí, aquí tenemos la flor.

Se están abriendo porque faltan solo unos días para la polinización.

Sí. Tenemos machos y hembras.

Este es un macho que polinizará las cuatro o cinco plantas hembra

más cercanas. Vale.

Gracias a... ¿a las abejas? No solo a las abejas.

También al viento y a los abejorros. ¿Los abejorros?

Los abejorros... que traemos. ¿Los colocan aquí?

Espero que no con las manos. No, no, tenemos colmenas.

Los adiestro para que polinicen las plantas.

¿Puedo probarlos? Sí, vamos.

(Música)

Madre mía... Me ha dicho que salen en primavera,

pero ¿en qué época se recogen los kiwis?

Alrededor del 10 de noviembre. ¿Tan tarde?

Sí, los recolectamos lo más tarde posible.

Hay que dejar que el azúcar aumente. Necesitan frío,

el calor no aumenta el azúcar, sino el frío.

¿El contraste entre ambos? Sí, esa es la gran ventaja

de la región y eso es lo que nos permite obtener un kiwi muy dulce.

Dulce y no muy ácido. Eso es.

¿Es de la cosecha del año pasado? Eso es.

No, qué va... Son kiwis de Nueva Zelanda.

No, no... Son del año pasado. Era broma.

Entonces...

(Zumbido)

Son mis amiguitos, los abejorros. Ah, ya decía yo...

¿Qué ruido es ese? Madre mía... ¿Los va a soltar?

Sí, vamos a soltarlos. Le dejaré hacerlo.

Puedes tutearme, aunque esa no es la prioridad ahora mismo.

¿De verdad quieres que lo haga yo?

Sí, es muy sencillo. También me puedo quedar ordenando

kiwis, cada uno con lo suyo. ¿Me abres este kiwi?

Venga. Vamos allá.

El pajarito quiere salir.

(Música)

Gracias. Una rodaja.

Hum... Está riquísimo. ¿A que sí?

Es el mejor. No es nada harinoso.

Está un poco ácido, como tiene que ser,

pero en su justa medida. Está dulce, pero no demasiado.

Estoy redescubriendo el kiwi, es muy rico en vitamina C.

Un kiwi de 100 g equivale a tres naranjas de 200.

¿En serio? No lo sabía.

Un kiwi al día es suficiente. No tenía ni idea.

Siempre se habla de la naranja. Sí.

¿Vamos a soltar a las fieras? Venga, va.

Venga.

(Música)

¿Cómo hay que colocarse? Supongo que no por donde se abre.

Es por este tapón. La lengüeta.

Luego, ¿hay que salir corriendo? ¿Como con los petardos?

No, vamos a alejarnos con calma, como si nada.

Y veremos cómo salen, a ver si quieren.

Vale. ¿No nos ponemos una máscara? No, no son abejas.

¿No pica? Sí, un abejorro tiene que picar,

pero están muy gordos. ¿Lo haces tú?

No. ¿No? Lo hago yo.

Venga.

Ya está.

Ya empiezan a salir. Reculamos despacio.

(RÍE)

Les cuesta salir, ¿eh? Sí, están gorditos.

Cada noche, vuelven a entrar y los encierro.

No, es broma. Entran por la noche. ¿En serio?

Vuelven por la noche. ¿Sí?

Yo creía que los soltabas y ya no volvían.

No, es una colmena. Su colmena.

Una colmena portátil.

Ya empiezan a salir. Sí.

Bueno, ya he entendido cómo funciona.

Voy a ir tirando. Sí, es hora de irse.

Venga, me voy contigo. Nos vemos en Soustons.

No olvides los kiwis. Lo prometo.

Gracias, Hervé.

(Música)

"Empieza un nuevo día para mí y para los amantes de las olas.

Aquí, el deporte nacional, después del rugby, que es el surf.

Un deporte ligado a las Landas, donde las olas sedujeron

a los surfistas desde los años 50. La ausencia de meseta continental

es lo que permite que el oleaje rompa con toda su fuerza.

Vieux-Boucau es uno de los sitios más bonitos

de la región para hacer surf. Yo paso de largo,

me siento más cómoda en mi Micheline que con los pies en el agua.

Sigo mi camino para descubrir una nueva receta".

(Música)

Ahora vamos a un pueblo que se llama Herm,

situado a unos 20 km de la costa, al norte de Adur.

Allí nos espera Valérie, que va iniciarme en la tradición

del pastís de las Landas. El pastís es un postre

o, mejor dicho, un dulce porque no creo que se tome solo

de postre. Es muy común por aquí, aunque estuvo un poco olvidado

durante un tiempo. Hoy en día, abunda la versión industrial,

pero ella lo hace casero. Antiguamente, se preparaba

entre varias personas. Algo me dice que estará acompañada.

Probablemente, de chicas; porque, al contrario que en la Provenza,

aquí el pastís es cosa de mujeres.

"Este dulce local, antiguamente, se reservaba

para las celebraciones familiares, bodas, comuniones

y fiestas populares. Se servía con crema inglesa.

Vamos a verlo más de cerca".

(Música)

(Llama a la puerta)

Qué casa más bonita. Representa las Landas modernas.

(Chirrido)

Hola. Hola, Valérie.

¿Ya con el delantal? Sí, estoy a punto. Pasa, venga.

Gracias.

Hola. Cuánta gente. Hola, Julie.

Hola. Soy Annie.

Muy bien.

¿Es Raymonde? La prima.

Ah, la prima, vale. Es la profe.

Eso es. La maestra Raymonde.

Bueno, ya han empezado a prepararlo todo.

Sí. ¿Por dónde empezamos?

Primero, tamizamos la harina. Muy bien.

Voy a ponerme un delantal. Yo voy a hacer la masa madre.

¿Es un pastel que lleva masa madre? No es levadura química,

como en los pasteles. No. No, no.

Vale. ¿Siempre ha sido así? Sí.

¿Esto es levadura? Fresca.

¿La desmiga? ¿No se diluye en agua?

Primero la desmigo... Y le añade harina.

Sí. Nosotras vamos a ir rompiendo los huevos.

Vamos a poner la mitad enteros y, del resto, solo las yemas.

Las yemas. Las claras de huevo las haremos

a punto de nieve. Vale.

¿Cuántos poco enteros? Todos estos.

Todos. Y estos, los separo.

(Música)

Ya está.

¿Qué hago con el azúcar avainillado?

¿Cuántos sobres se echan? Todos los que hay, 12.

¿Tantos? Sí.

Vale.

(Continúa la música)

¿Qué hacemos ahora? ¿Añadimos el azúcar?

Sí. Y un poco de sal, como de costumbre.

En las claras y en los huevos enteros.

La vainilla... ¿Pone todo esto?

La mitad. La mitad.

Son 125 mililitros. Echamos unos 60.

-Luego, echamos un poco más. Les gustan las especias.

Antes eran los marineros quienes traían ron y la vainilla.

Venían con las bodegas llenas. Hay que dar vueltas.

No nos distraigamos con la historia que estamos con el pastís.

Venga, voy a darle vueltas. Soy la novata del grupo, ¿no?

Sí.

Como soy novata, me toca pringarme.

"Ahora añadimos el ron. En general, hay que contar un vaso de ron

por cada kilo de masa, que yo continúo manoseando".

¿No sería más práctico con la batidora?

Es divertido, pero... Hay quien lo hace con la batidora,

pero lo estamos haciendo al modo tradicional.

Ahora, la mantequilla. ¿Así? Vamos.

(Chorro)

Está caliente.

¿No pasa nada? Mejor que esté derretida.

Vaya con las novatadas...

Es agradable. Se está calentando.

Es la misma sensación que con el agua caliente

de la bañera.

"Annie se encarga de montar las claras a punto de nieve

con un batidor. Mientras, yo sigo mezclando

y añadiendo progresivamente la harina, también con las manos.

Las novatadas aún no han terminado".

¿La cuchara de madera tampoco os gusta?

No. -No. Es la mano.

-Es la mano.

-Ah.

¿Echamos las claras de huevo? Primero, la masa madre.

La masa madre primero. Vale.

¿Lo mezclo? Sí.

Venga, allá vamos. Antes de poner la masa madre,

¿no añadimos toda la harina? Se integraría mejor.

Es así. Me encantan

las recetas tradicionales que se han transmitido oralmente,

de generación en generación. De repente, un día,

alguien hace algo de cierta manera, por casualidad,

y todo el mundo hace lo mismo. Diciéndose, bueno,

si lo hacemos así, será por algo.

¿Sigo mezclando o añadimos las claras?

¿Las pongo todas?

Sí. Luego, lo mezcla. Voy a ello.

Con cuidado.

Bueno, hago lo que puedo. ¿Cuántos pastís vamos a hacer?

Unos 10. Normalmente, hacemos más, una veintena.

Ya que nos ponemos... El horno se calienta igual.

Está claro. Lo que hay que tener es

un buen brazo, ya me dirán cuándo paro.

Aún no. Qué pena.

Espere unos minutos y, luego..., la golpea.

¿Cómo? Hay que pegarle. Darle golpes.

A ver, ¿cómo es?

(Golpes)

Ah, vale. ¿Para qué sirve eso? ¿Para ablandarla?

Para aligerarla.

Ah, vale.

Le toca. Allá voy.

¿Durante cuánto tiempo? Por lo menos, cinco minutos.

Vale. Julie, diez minutos, ¿verdad?

¿Pero qué he hecho yo?

(RÍEN)

He venido de buenas.

(Golpes)

Propongo parar ya.

"Por fin, hacemos una pausa y anoto la receta...

mientras que la masa sube. Para hacer tres pastís,

cada uno para ocho personas, necesitamos:

Un kilo de harina, 300 g de mantequilla,

12 huevos, 300 g de azúcar, 40 de levadura de panadería,

cuatro sobres de azúcar avainillado, 15 cl de ron ámbar,

30 ml de extracto de vainilla y una pizca de sal.

Annie mete agujas de pino al horno de leña para hacer el fuego.

Es un combustible perfecto, originario de los bosques

de las Landas; pero, por supuesto, también se puede hacer

en un horno doméstico. De vuelta a los pastís,

repartimos bien la masa, que ya ha subido en los moldes.

A mano, eso sí". Ahora hay que presionar.

Presionamos. Como escurriendo.

-Es un movimiento tradicional. -Así es más fácil.

Me gusta manosear esto. Raymonde, ¿no quiere pringarse

las manos? Ah, no, no.

Nos lo deja nosotras, ¿eh?

Venga, va. Espero que tengan amigos y familia,

hay mucho que comer. Esto se come solo.

Ya imagino, incluso para el desayuno.

Claro... Sobre todo.

(Música)

¿Es aquí?

¿Saben la temperatura que alcanza? Unos 150 °.

Entonces, no debe estar muy caliente.

De ahí, lo de usar agujas de pino en vez de madera.

Voy a empujarlo.

(Música)

Y ahora lo cerramos.

¿Cuánto rato se deja? Tres cuartos de hora.

Tres cuartos a 150. ¿En el horno de casa también?

Sí. ¿A 150 °?

Sí. Bueno, en casa, hay que bajar un poquito la temperatura.

¿Al final? Aquí tenemos un calor descendente,

así que tras el primer cuarto de hora,

hay que bajarlo un poco.

"Mientras esperamos para probar el pastís casero,

nos tomamos un cafetito. Algo me dice que será muy diferente

a los que he probado hasta ahora".

Huele muy bien.

Qué mesa tan bonita.

Siéntese en el sillón, Raymonde. Yo me pongo aquí.

No estamos nada mal, ¿eh? "Según la tradición de las Landas,

son tres pastís por persona como mínimo.

¡Es increíble! Es el país de la abundancia".

Tome.

(Música)

Hum... Con el azúcar por encima está crujiente.

Lo que es curioso es que, a pesar de la cantidad de azúcar,

no está muy dulce. Y a pesar de la cantidad de ron,

apenas se nota. No, es cierto. Es discreto.

Vale. 3504.

Está increíblemente bueno. Es curioso,

está entre un quatre-quarts, un brioche e, incluso,

una magdalena. No estamos muy lejos de Dax,

donde hacen buenas magdalenas. Pero, al mismo tiempo,

no se les parece a nada. Cuando viajo

por las regiones de Francia, hago recetas tradicionales

que casi han desaparecido, como en este caso.

Luego, nos sentamos alrededor de una mesa para celebrar,

precisamente, esas tradiciones culinarias.

Y cada uno lleva su plato. No les pido que lo vuelvan a hacer

porque, dentro de dos días, debería seguir habiendo pastís.

Aunque no sé... ¿Podrían guardar uno y llevarlo?

¿Solo uno?

No sé, somos unos 10. ¿Qué le parece?

Necesitamos tres.

(RÍE) Bueno, pueden llevar todos los que quieran.

Va a ser en el Domaine de Millon, en Soustons.

Será un placer. -Estupendo.

-Iremos con mucho gusto.

(Canción en francés)

Bueno, aún no hemos probado el famoso pollo amarillo

de las Landas. Vamos a visitar a Odile,

que es ganadera en Tartas. Tartas está en la frontera

entre Chalosse y la Gran Landa, el bosque de las Landas.

Odile nos hablará de estas aves, que luego cocinará una amiga suya.

Se llama Gilou y podremos probarlo más tarde

en nuestro famoso banquete. Creo que está buenísimo.

(Continúa la canción)

"El pollo de las Landas fue el primer Sello de Calidad Rojo

de la historia agroalimentaria de Francia.

Este símbolo de calidad se le otorgó en 1965.

Los pollos, llamados de cuello pelado,

viven en la explotación agrícola de Odile y de su marido

desde hace 30 años. Su cría está sometida

a unas condiciones muy estrictas. Los pollos amarillos de 100 días

se alimentan en un 80 % de maíz, producido aquí".

Esta es mi granja de pollos en libertad con Sello de Calidad Rojo.

Tienen 10 semanas y su aspecto es muy saludable.

Se pasean al aire libre por el bosque y, durante el día,

les gusta esconderse bajo los matorrales

y estar a cubierto. Por la mañana, les dejo salir sobre las siete

y es como soltar unos lobos. Salen corriendo a toda velocidad

y, a menudo, se van al prado que hay allí.

Luego, es como si estuvieran de vacaciones.

Se pasan el día por ahí sin hacer nada.

Su principal tarea es rascar la tierra

para ver qué pueden encontrar.

Bichos pequeños, gusanos...

Hay 12 cabañas y 500 pollos en cada una.

Cuando son capones, ponemos menos. No más de 150...

porque viven más tiempo, se hacen más gordos y, además,

son los reyes, así que los mimamos más.

No es posible hacer esto si no te gusta lo que haces

porque requiere mucho tiempo de dedicación,

así que es algo que te debe gustar. Es una alegría cocinar un pollo

que ha sido feliz y que ha vivido en la naturaleza.

Creo que lo hacemos lo mejor posible. Venga, vete.

"Ya va siendo hora de que yo también me vaya a ver a Gilou.

Va a preparar uno de estos pollos felices siguiendo

una receta familiar. Me está esperando en casa

de Ewdige y Michel, propietarios de la casa rural

donde celebraremos nuestro banquete".

(CANTA EN FRANCÉS)

(Canción en francés)

Hablando de pinos, la historia de este bosque

es la historia de la conquista de la naturaleza a manos del hombre.

Eran tierras pantanosas, arenosas y casi inhabitables.

De ahí, la imagen tan emblemática del landés sobre zancos.

Era su manera de desplazarse y de vigilar el rebaño.

Las Landas estaban prácticamente vacías.

El cordón dunar, la playa más larga de Francia,

con más de 100 km que delimita a las Landas,

retrocedía cada año unos 20 m a causa de la erosión.

En este sitio, en concreto, el océano golpea las dunas

con mucha fuerza. De hecho, hay tormentas a menudo.

Algunos ingenieros, como Nicolas Brémontier,

se plantearon plantar pinos. Los pinos son los únicos árboles

que pueden echar raíces y estabilizar la tierra en la arena.

Son una muralla contra el océano. A partir de ahí,

Napoleón III impuso una ley que obligaba a los habitantes,

a los aldeanos, a plantar pinos para frenar el retroceso

de la tierra, estabilizarla y hacerla habitable.

Ese fue el inicio de la era de prosperidad de las Landas.

Y dio como resultado este magnífico bosque,

el más grande de Europa.

(Música)

Madre mía...

Qué casa tan bonita, típica...

Vamos a verla.

(Llama a la puerta)

Hola, Julie. Hola, Ewdige.

Hola, Michel. Hola, Julie, bienvenida.

Gracias.

¿Son los afortunados propietarios de esta casa?

Sí. Es espectacular llegar

y ver esos árboles. El parque es magnífico.

Varias generaciones han visto crecer estos árboles.

¿Generaciones de su familia? De la mía.

-Michel nació aquí. -Pertenezco a la quinta generación.

¿Es una auténtica casa familiar? ¿Dónde está Gilou?

Estará por allí. -Estará en la cocina.

Vale.

Aquí está. Manos a la obra.

Hola, Gilou. Hola, Julie.

Qué buenos pollos. Sí, buenos pollos amarillos.

¿Los pollos de Odile? Eso es.

Qué maravilla. ¿También cocinan?

Ella sí. ¿Ewdige es quien cocina?

Sí.

Yo no soy una gran cocinera. Por eso, recurro a Gilou.

Es famosa en toda la región. ¿Hasta ese punto?

Es lo que me han dicho. Son muy amables

por prestarnos su cocina, aunque seguro que sacarán provecho.

Sí, me muero por probarlos. -Vamos a montar la mesa.

¿Cada uno a lo suyo? Eso es.

Gracias, Michel. Gracias, Ewdige.

¿Qué hacemos? Vamos a trocearlo.

Lo troceamos y no tiramos nada. Utilizaremos las patas,

el cuello y la carcasa una vez deshuesada

para hacer un fondo con un ramillete de hierbas,

un poco de ajo y beicon.

Luego, doramos todo esto. Empezamos por la cabeza.

¿Me pongo con el otro? Sí.

(Música animada)

Madre mía...

(SILBA)

Vas rápido.

"Esto es una competición, os aseguro que aquí hay nivel".

Es un trabajo minucioso. Sí.

Empezamos a poner esto. Vamos a empezar a cocer la carcasa.

Venga, hay que dorarla bien. Vale, chef.

No pasa nada si coge color o si se pega.

Luego, vamos a desglasarlo con vino blanco.

Vale, eso no está mal. ¿Qué es eso? ¿Panceta de cerdo?

Sí, "ventre", que añado al fondo. Vale.

Voy a cortarlo así. Muy bien.

En trozos así, está bien. Ahora añadimos también

un poco de ajo a nuestro fondo. Bien.

Pone los dientes enteros, ¿no? En trozos grandes.

No vale la pena cortarlos muy pequeños.

Vale. Es el principio de la receta.

¿Quiere que haga algo más?

En un momento u otro, tendremos que llorar con las cebollas.

Venga, me pongo. ¿Qué quiere que haga con las cebollas?

Pelarlas todas. Solo pelarlas. Bien.

Un poco de pimentón de Espelette. Vale.

Bueno, un poco bastante. Ya empieza a dorarse,

así que voy a echar el vino blanco. Muy bien.

(Música)

Le echo una mano con las cebollas.

No diré que no. Claro.

Después, la cebolla se deshace. ¿No quería poner a dorar el pollo?

Sí, he puesto el aceite a calentar. Ya me encargo yo.

Siga con las cebollas. Vale.

(CANTA EN FRANCÉS)

A ver...

Imagino que hay que ponerlo todo a la vez.

Sí, primero por el lado de la piel. Séllelos bien

para que se dore la piel. ¿No tendrá por ahí un delantal?

Seguro que sí. Gracias.

Además, no es pequeño.

Un auténtico delantal vasco.

Vamos allá.

Aquí tenemos el ramillete de hierbas,

melisa, serpol y hojas de laurel atadas.

Está. Melisa...

No hubiera pensado nunca en poner melisa. ¿A qué sabe?

Sabe a cítrico, aporta ligereza a muchas salsas.

Es bastante digestiva.

"Condimentamos el pollo con una cantidad generosa

de pimentón de Espelette y lo apartamos para dorar

la panceta en el jugo. Mientras tanto,

Gilou rocía el fondo con salsa de tomate casera".

¿Quiere que vuelva a poner el pollo? Sí, lo volvemos a poner.

Venga.

Allá vamos. ¿Y las cebollas?

Ah, las echa así, directamente. Eso es.

Vale.

Madre mía... Vamos a poder invitar a todo el pueblo.

Ahora lo tapamos.

"Lo dejamos a fuego lento una hora con el fondo de la salsa

previamente filtrado".

Ya lo tenemos. Mientras se hace,

voy a apuntar la receta. Vamos.

"Para el pollo amarillo de las Landas con cebolla

necesitamos un buen pollo amarillo de unos dos kilos troceado.

Algunas toneladas de cebollas amarillas,

en concreto, un kilo. Cinco trozos grandes de 'ventre'

o panceta seca enrollada. Un ramillete de hierbas con serpol,

melisa y laurel. Perejil, una cabeza de ajos,

30 cl de vino blanco seco, 25 de salsa de tomate,

3/4 partes de una cucharadita de pimentón de Espelette,

cuatro cucharadas de aceite de girasol o de grasa de pato

y un kilo de patatas, que se añaden la mitad de la cocción.

Ahora vamos a reunirnos con los anfitriones,

que han puesto una mesa preciosa en el exterior.

Vamos sincronizados porque los invitados

ya están empezando a llegar. Las primeras, las reinas del pastís,

Valérie, Raymonde y Annie".

Hola, Annie. Hola, Julie.

Hola, Luciene. Hola, Gaston.

Hola. ¿Qué les apetece beber?

Anda, mira, llega en el mejor momento.

Hola, Jean-Charles. Él es Jean-Charles, que es...

Es complicado. Diría que es un vitivinicultor prehistórico.

"El desfile no ha terminado porque Hervé llega con sus kiwis

y también Odile, la criadora de pollos de las Landas"

Creo que en Gilou y yo hemos hecho un buen trabajo.

Ya lo verán. Adelante.

"Insistí en que viniera un vitivinicultor de esta tierra

de vinos y no cualquiera. Jean-Charles elabora

un vino de vid silvestre, como lo hacían

en tiempos prehistóricos".

¿En qué consiste el trabajo de la vid?

¿Hay mucha diferencia entre el de la prehistoria

y el que se hace hoy?

La vid silvestre es una vid dioica, tiene cepas macho y hembra.

En el proceso de elaboración, hay algo que nos acerca

a lo que los hombres de la prehistoria pudieron conocer.

La elaboración del vino se hace con levaduras indígenas de las uvas,

es decir, no añadimos ninguna otra levadura.

O sea, que es una fermentación natural.

Completamente natural.

Es la auténtica expresión de la tierra.

Da la impresión de ser muy puro. Sí, es un tinto muy tánico.

Tánico... Es agradable. De sabor en boca.

Puedo asegurar que va a maridar muy bien con el sábalo

porque tiene consistencia. No podemos tomarlo con vert blanc,

por ejemplo. Huy, no.

Vamos a servir el sábalo. Qué pinta...

(Música)

Bueno... ¿Annie?

Annie va a tientas.

Debe pensar: "Madre mía, aquí nos sirven pescado cocinado

durante 48 horas y vinos prehistóricos.

Nos toman por cobayas".

¿Qué les parece esta receta? Muy buena.

-Deliciosa. -Es la primera vez que lo tomo así.

Sin espinas. Si tuvieran que decir

cuál es la receta más representativa de las Landas, ¿cuál sería?

El panturon. Era un plato de pobres

porque, antiguamente, se aprovechaba todo.

Se hacía con las asaduras del cordero, la sangre,

los intestinos, el corazón, el hígado e, incluso, los pulmones.

Corderos que se criaban en el bosque.

En el bosque, eso es.

Me imagino que eso ayudaba a desbrozar y cuidar la tierra.

Sí.

Es un animal útil. Sí, claro.

"Llegó el momento de deleitarnos con el pollo con cebolla

o las cebollas con pollo. Qué maravilla".

Creo que, durante mucho tiempo, esta región ha vivido

de la resina, ¿verdad? Sí.

Es decir, de extraer la resina de los pinos.

El pino era nuestro árbol por excelencia.

Ah, vaya... Aún lo es un poco. En todo caso, es el emblema.

Está delicioso. La panceta le da un sabor magnífico

y la cebolla se ha confitado. Sí. Parecía mucha,

pero al final desaparece. Es una maravilla este pollo, Gilou.

"Hay que pedir 15 días de vacaciones para pelar tantas cebollas,

pero es bastante sencillo".

En el campo celebramos una fiesta rural donde todo el mundo

va a comer pollo con cebolla. ¿Cómo se explica

que siendo de las Landas hagan tantas fiestas?

¿Tiene que ver con la tauromaquia? Sí, la carrera landesa,

las vaquillas. -Sí, las vaquillas.

Cruzan la plaza de toros con un recortador,

que hace saltos y recortes ante la vaquilla.

Hacen varias figuras. No las matan, ¿no?

No, no hay matanza. -La costumbre de ese festejo

se debe a la herencia de nuestros padres y nuestros abuelos,

que se reunían en familia o por barrios

y hacían todos los trabajos de la granja juntos.

¿Qué relación tiene con la fiesta? Luego, se hacía un buen banquete.

Vale, ya veo. Y eso se ha mantenido.

¿Me permite, Julie? Ah, gracias.

No podemos terminar sin queso. ¿Son locales?

No hay muchos. ¿Qué es esto?

Es queso de vaca quemado. ¿Quemado?

Se hace el queso y se quema con un soplete

para que en la corteza se ennegrezca. ¿Para qué? ¿Para quitar los pelos?

No tiene pelos.

¿Para darle un sabor ahumado? Sí, eso es.

¿Y es típico de las Landas? Sí.

Estoy aprendiendo un montón de cosas.

(Música)

"Inmediatamente después llegan los dulces,

los famosos pastís, acompañados de crema inglesa casera.

Un postre que no podía faltar, además del concentrado

de vitamina C de los kiwis de Hervé".

Es bonito, ¿no? Con la crema inglesa está delicioso.

En un momento se ha convertido en todo un postre.

Si no, sería un simple dulce.

(Música)

Ha llegado la hora de volver a casa. Abandonamos esta tierra de agua,

bosques, fiesta y sonrisas. Espero que durante mucho tiempo

sigamos teniendo a muchos Dédé que nos muestren

rinconcitos salvajes en plena naturaleza.

Y a muchas Luciene, que cocinen el pescado

durante 48 horas. Sobre todo, acompañadme en mis próximos viajes.

Adiós.

(Música)

Serían demasiadas. ¿Seguro?

¿No quiere poner más de tres? Sí.

Esto será un recuerdo único. Al menos, para mí.

Sí. Le aseguro que lo recordaré

mucho tiempo. Bueno, para mí,

no es un recuerdo único porque la semana pasada comí aquí

Las recetas de Julie - Las Landas

52:58 09 abr 2021

Julie está en Las Landas, paraíso surfista y destino veraniego donde se conjugan los placeres de la playa y del océano. Cuenta con cinco estaciones termales, y 106 kms. de playa. Tres recetas: "El sábalo", "El pastis" con ron y "El pollo amarillo de Las landas con cebolla".

Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

Julie está en Las Landas, paraíso surfista y destino veraniego donde se conjugan los placeres de la playa y del océano. Cuenta con cinco estaciones termales, y 106 kms. de playa. Tres recetas: "El sábalo", "El pastis" con ron y "El pollo amarillo de Las landas con cebolla".

Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

ver más sobre "Las recetas de Julie - Las Landas" ver menos sobre "Las recetas de Julie - Las Landas"

Los últimos 36 documentales de Las recetas de Julie

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El cabo corso

    El cabo corso

    52:12 ayer

    52:12 ayer Julie está en Córcega. En la zona de Centuri, tierra de calas salvajes, pueblos de pescadores, castañas, cidras y botarga y tres recetas corsas: "Las castañás", "El pasticettu di rizu" (buñuelos de arroz con salsa de carne con verduras y aceitunas)y "Mujol a la Bastiana y espaguetis con botarga". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • El valle de Les Baux

    El valle de Les Baux

    52:32 pasado martes

    52:32 pasado martes En el valle de Les Baux, en los Alpilles, Julie comienza este nuevo viaje. Es la Provenza interior, el país de los escritores Daudet y Mistral. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • 52:45 pasado lunes Mientras los parisinos aún duermen, Julie va al Mercado Internacional de Rungis, donde en sus diferentes pabellones se abastece a toda Francia. Haremos tres recetas "Carrillada de cerdo a la sidra", "Lomos de bacalao con chorizo y salsa vírgen" y "Yuzu con fruta de la pasión con torta crujiente". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Saintonge

    La Saintonge

    52:13 pasado viernes

    52:13 pasado viernes En la zona de La Saintonge, estamos en Charente Marítimo, donde Christian Haury, pescador aficionado nos cuenta el tipo de peces que hay. De seguido, con Lisette Boutin, hacemos "Cagouilles a la charentaise" (caracoles). Seguimos y visitamos a Joan Brisson, Vitinicultor, y con una gran plantación de Bambú y variedades; también hacen coñac y Pinaud. Pescamos cangrejos de río al lado de Taillebourf, con Morgan Jeroullé, guía de pesca. A la mañana siguiente visitamos las vacas de Charente y Denis Roguier, Productor de Mantequilla, nos cuenta cómo la hacen. Seguimos camino a Saint Jean d'Angely, para hacer con Philippe Grindet, "Piqthiu" un estofado de cerdo llamado "Gigouri". Visitamos la Confitería La Rosiere, donde Anne Gimard, confitera, nos cuenta lo que es el "bois-cassé"; también visitamos a un productor de angélica, Jean François Caleau, quien nos relata como la producen y usos. Por último, vamos a casa de Michèle Frappier en Saint Denis du Pin, donde haremos el "Pastel Charentés con angélica". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • A orillas del Marne

    A orillas del Marne

    53:10 pasado jueves

    53:10 pasado jueves Julie está en el sureste de París, a orillas del Marne. Entorno verde que ha inspirado a pintores, escritores y cantantes. Los merenderos son símbolos del lugar, que dieron lugar a las recetas familiares al sonido del acordeón. Marne es el río más largo de Francia, y en Nogent, junto con Mattieu Chapron, remamos por el río. Ahora va a la Île de la Beauteux y con Brigitte de Compreignac hace "Conejo con uvas"; después va a ver a Philippe Jouvin, Vitinicultor sobre todo del Vino blanco de Nogent. Después se dirige a la comunidad italiana, para hacer con Fabrice Masera, "La zuppa inglese". Sigue rumbo al Puerto de Joanville donde tomar un aperitivo con Elise, que es la propietaria de la embarcación más antigua del puerto. Luego va a Perreux, para hacer con Christine de Klezk y Michelle, su madre, "Ternera a la marinera con anchoas". Visita también en Favières, la granja "Trente Arpents, Fábrica de queso Brie de Meaux. El banquete se celebra en el Merendero más antiguo "el Martin Pescador Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Corrèze

    La Corrèze

    51:53 28 abr 2021

    51:53 28 abr 2021 Estamos en la Corrèze, en el pueblo de Curemonte, popular por sus tres castillos medievales e iglesias románicas. En Corrèze, el paisaje es de maderas de brezo y nogales. Visitamos a David Bon, productor de nueces, quien nos cuenta el proceso de maduración y cómo se recolectan. Su hermana Karine Bon, nos dará la receta de "Magret de pato con costra de nuez". Volvemos a Brive-La-Gaillarde para visitar la destiladora Denoix, donde su nieta Sylvie, es quien lo lleva ahora. Nos dirigimos a Domaine de Salagnac, donde Apolline Terrier y su madre, Marie Clause, diseñaron una casa en el bosque completamente integrada en el entorno. Al día siguiente, Julie va a Brain donde Michele Leymart, le enseñará a hacer los "Crépes de antaño". Visitamos también una cantera de pizarra, propia de la región, y donde Jean François Bugeat, nos relata cómo la trabajan. Nos dirigimos más al sur, lleno de terneras, y donde Laurence Salvant, agricultora, nos enseñará a hacer "Aleta de ternera rellena". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • El Borbonés

    El Borbonés

    52:11 27 abr 2021

    52:11 27 abr 2021 Hoy iremos desde Vichy a Moulins a través de Noyant-d'Allier y Charroux. Julie descubrirá los castillos de Allier desde un avión de madera, gracias a Daniel Touzard.Tierra de los Borbones, Bourbonnais refleja la historia de esta provincia. Vamos a descubrir "el pastel de patata" de Lucien Colbert, después vamos a Charroux, donde Simone Maenner y su hijo Oliver, son productores de mostaza y donde se sigue haciendo a la antigua usanza.Después haremos con Hubert Deveaux, algo muy borbonés "el pato a la salsa duchambais". Vamos a Allier donde visitamos la zona de los vietnamitas, la Comunidad budista. Y seguimos camino hacia Moulins, parando en Marlicone, donde Arnaud Delbar, viverista, (vivero, huerto y jardín) nos cuenta las variedades de fruta que hacen. Paramos en Vichy para visitar el Balneario y Termas, siendo Jean Luc Sicot el Director, quien nos acompaña. Luego se dirige a Moulins para hacer "la picansaña" de Françoise, pastel con peras típicas de Bourbonnais. Finalmente el Banquete será en Besson. Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Bahía de San Brieuc

    La Bahía de San Brieuc

    52:38 26 abr 2021

    52:38 26 abr 2021 La bahía de Saint Brieuc, situada en Côtes-d'Armor en Bretaña, es la bahía más grande de Francia. Las Siete Islas forman la reserva ornitológica más grande de Francia,así como de vieiras, almejas y alcachofas. Haremos "Judías de Paimpol a los tres pescados", "Almejas a la marinera" y "Farz Bretón" Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • La Drôme Provenzal

    La Drôme Provenzal

    52:27 23 abr 2021

    52:27 23 abr 2021 Estamos en la zona de La Drôme Provenzal, lleno de lavanda, olivares, viñas, almendros y robles truferos. Además hay queso de cabra, pintadas, y hermosos jardines y castillos. Las recetas son: "Grantén con queso de cabra" (o llamados "Lasagnetts"), "Pintada rellena" y "Crocante de almendras". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • 51:30 22 abr 2021 Es una inmersión en el mundo de uno de los personajes más emblemáticos de la literatura francesa al que Julie nos invita esta semana, para descubrir al Comisario Maigret y su creador, Georges Simenon. Para el banquete: pastel de arroz al fricandó y luego al pollo «bonne femme». Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2021.

  • 52:30 21 abr 2021 Hoy en Las recetas de Julie será una mujer quien nos servirá de guía, una mujer de letras cuyo espíritu vivaz, brillante, impertinente, libre y divertido, ha sobrevivido al paso del tiempo gracias a su correspondencia. Se trata de la marquesa de Sévigné. Contenido disponible hasta el 21 de mayo de 2021.

  • La mesa de Marcel Pagnol

    La mesa de Marcel Pagnol

    52:43 20 abr 2021

    52:43 20 abr 2021 Julie nos redescubre a Marcel Pagnol. Julie viaja a las colinas provenzales, al pie del Garlabán que inspiró toda la obra de este novelista, dramaturgo y cineasta con mucho talento. La comida está omnipresente en su obra: el guiso de pulpo, la bullabesa de Marius, la brocheta de zorzal, las navettes... Contenido disponible hasta el 20 de mayo de 2021.

  • 53:08 19 abr 2021 Julie nos invita a descubrir un país imaginario, Rabelasia, un país de buena comida, vinos fáciles de beber y una cultura alegre que se sitúa en torno a los lugares donde nació y vivió a finales del siglo XV François Rabelais, en Indre y Loira. Contenido disponible hasta el 19 de mayo de 2021.

  • La mesa de Cocteau

    La mesa de Cocteau

    54:33 16 abr 2021

    54:33 16 abr 2021 Julie nos invita a la mesa del príncipe de los poetas, en Milly-la-Forêt, Jean Cocteau. Junto a su amigo Raymond Oliver firmó un libro de cocina en el que se van a inspirar para el menú del día. Contenido disponible hasta el 16 de mayo de 2021.

  • La mesa de Cézanne

    La mesa de Cézanne

    52:56 15 abr 2021

    52:56 15 abr 2021 Nos sentaremos a la mesa de un artista: Paul Cézanne. Antes de descubrir a este personaje, su taller, y sobre todo las recetas que marcaron su vida en la Provenza y París, os mostramos un lugar increíble: su cabaña, que está en medio de las canteras de Bibémus. Contenido disponible hasta el 15 de mayo de 2021.

  • La mesa de Emile Zola

    La mesa de Emile Zola

    52:21 14 abr 2021

    52:21 14 abr 2021 Julie viaja a Médan, en Yvelines para sumergirnos en el mundo literario y culinario de Emile Zola. Zola fue el escritor social por excelencia. En Médan, el piragüismo, la bicicleta y la fotografía, lo mantenían ocupado y también recibía a sus amigos a los que deleitaba con deliciosos platos. Contenido disponible hasta el 14 de mayo de 2021.

  • Versalles

    Versalles

    49:00 13 abr 2021

    49:00 13 abr 2021 Versalles, declarado monumento Patrimonio de la Humanidad. Muchas personas anónimas nos relatan por sus conocimientos el arte de banquetes, fiestas y celebraciones reales en la época de Mª Antonieta y tres recetas: "Sopa de pichones con guisantes", "Pain perdu" y "Flan de pejesapo con tomate". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • Región de Uzès

    Región de Uzès

    52:34 12 abr 2021

    52:34 12 abr 2021 Estamos en el río Gardon, que desemboca en el río Ródano cerca de Beaucaira. Vistamos Uzès, donde haremos visitas interesantes en la zona y tres recetas típicas: "Brandada de abadejo y bacalao de Nîmes", "las cailletes", y "Buñuelos de acacias" y "de rosas". Contenido disponible hasta el 30 de Diciembre de 2023.

  • Las Landas

    Las Landas

    52:58 09 abr 2021

    52:58 09 abr 2021 Julie está en Las Landas, paraíso surfista y destino veraniego donde se conjugan los placeres de la playa y del océano. Cuenta con cinco estaciones termales, y 106 kms. de playa. Tres recetas: "El sábalo", "El pastis" con ron y "El pollo amarillo de Las landas con cebolla". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

  • El lago de Annecy

    El lago de Annecy

    52:38 08 abr 2021

    52:38 08 abr 2021 Estamos en la Alta Saboya, en Annecy, donde está el lago más azul y puro de toda Europa. Se entra en Annecy por canales repletos de Iglesias y conventos. Fue Obispado gracias a Francisco de Sales. Y tres recetas: "Salvelinos con voletus", "Sopa de plantas silvestres" y "Fricassé de Cerdo". Contenido disponible hasta el 30 de diciembre de 2023.

Mostrando 1 de 2 Ver más